Page 1

DE LOS

OASIS A LAS SURGENCIAS

Una agenda de conservaci贸n para el Golfo de California


Texto: Exequiel Ezcurra Octavio Aburto Fotografía: Octavio Aburto Miguel Ángel de la Cueva Fulvio Eccardi Patricio Robles Gil Edición y diseño: Octavio Aburto Ana Ezcurra Todos los derechos reservados, México, 2009.


Un legado natural En las últimas dos décadas se han consolidado un número importante de esfuerzos enfocados a la conservación del Golfo de California —uno de los mares con mayor biodiversidad del planeta—, en los que han participado tanto el gobierno mexicano como instituciones académicas y organizaciones de la sociedad civil. Este empeño colectivo se ha cristalizado en 29 áreas naturales protegidas en el noroeste mexicano, que tienen como meta proteger y conservar la biodiversidad de la región. Los trabajos realizados han colocado al Golfo de California como una de las pocas regiones para las cuales se han diseñado ordenamientos regionales de vanguardia y, gracias a ellos, el Golfo ha sido objeto de importantes contribuciones científicas que demuestran la importancia de los ecosistemas para las comunidades locales y de conservar el capital natural para las futuras generaciones.

3


No obstante estos esfuerzos de ordenamiento y planeación, el deterioro de la región continúa. Los objetivos de conservación específicos (p. ej., la vaquita marina o los esteros) y el escaso reconocimiento de la conexión entre los mismos ha favorecido una cultura de conservación que por temporadas incrementa sus esfuerzos en uno u otro de los objetivos, pero que no ha sido efectiva en revertir la trayectoria de degradación del ecosistema completo. 4


El avance del deterioro Alguna vez considerado el acuario del mundo, el Golfo de California experimenta una presión antropogénica constante que comienza a sobrepasar la capacidad natural de reponer sus recursos naturales. El impacto del acelerado crecimiento poblacional, como resultado de estrategias para incrementar el sector turístico, ha sido subvaluado por todos los niveles de gobierno. Los acelerados proyectos de desarrollo desafían cualquier principio sobre el uso racional de recursos naturales, principalmente los que se refieren al consumo de agua potable y manejo de desechos. Este estilo de desarrollo ha abierto las puertas a la especulación de venta de tierras, impulsada por la demanda de extranjeros retirados que residen sólo una parte del año en la región. Los nuevos centros urbanos, que han crecido sin ninguna planificación a lo largo de las costas, comienzan a representar importantes fuentes de contaminación. Así, los principales atractivos de la región —los grandes espacios naturales y la baja densidad poblacional— se ven amenazados por un creciente número de proyectos especulativos que carecen de sustento ambiental y están pensados para el beneficio a corto plazo.

7


Las actividades humanas han alterado los ecosistemas en un nivel tal que la simple regulación de actividades no será suficiente para revertir el deterioro. Los contaminantes de la agricultura y la fragmentación de hábitats costeros tienen impactos severos sobre las pesquerías a nivel regional. Y, a pesar de la experiencia acumulada, se siguen presentando casos de introducción de especies exóticas capaces de devastar las poblaciones de especies nativas y modificar totalmente los ecosistemas naturales.

Las altas tasas de extracción de recursos del mar y la adopción de prácticas pesqueras con redes de malla, arrastre, palangres, y pesca nocturna con arpón, han ocasionado una rápida reducción en las poblaciones de un gran número de especies, poniendo en riesgo la sustentabilidad marina. 8


Un nuevo paradigma En el Golfo de California, la mayoría de los servicios derivados de los recursos naturales se encuentra asociada a ecosistemas de alta productividad, tanto en la tierra como en el mar. El agua es captada en las partes altas de las sierras de donde baja alimentando oasis en los cañones. Asimismo, este escurrimiento arrastra nutrientes a lagunas y manglares, donde juveniles de muchas especies se refugian durante su etapa de crianza. Finalmente, arrecifes rocosos y montes submarinos reciben a estos individuos una vez que alcanzan su madurez, congregándose allí en enormes grupos para reproducirse. La tierra brinda vida al mar y el mar corresponde. Alrededor de las grandes islas, la turbulencia de las corrientes genera zonas de surgencia que llevan nutrientes del fondo del mar a la superficie. Inmensos cardúmenes de sardina y anchoveta dependen de la productividad de estas surgencias que, con menos de 1% del área marina del país, mantienen la cadena alimentaria del Golfo y proveen casi 30% de las pesquerías de México. Los peces que se alimentan de sardina y anchoveta se congregan luego en estuarios para desovar millones de huevecillos, y las poblaciones de aves marinas que consumen su parte del festín transportan nutrientes a la costa en forma de guano, cerrando así el flujo de energía y nutrientes entre la tierra y el mar.

11


Como un caprichoso director de orquesta, las anomalías oceanográficas modulan y dirigen la productividad de estos sitios. Durante los años de El Niño, cuando las aguas del Pacífico mexicano se calientan por encima de lo normal, se reduce la productividad del océano pero se incrementan las lluvias en el desierto, reponiendo las fuentes de agua dulce en oasis y llevando nutrientes a las lagunas costeras. A la inversa, durante los años de La Niña, el mar se enfría, la surgencia aumenta, y la vida pulula bajo el agua mientras el desierto muere de sed. La conexión y el dinamismo de los dos sistemas, mar y tierra, en el Golfo de California es íntima e intensa; afecta el éxito reproductivo de aves marinas y la cadena alimentaria del mar, 14

y determina el éxito de las pesquerías y los ciclos de sequía en la tierra.


Los sitios de alta productividad deben ser la base de la planeación y el ordenamiento del Golfo de California, ya que sustentan la mayor producción pesquera, brindan fertilidad al mar y a la tierra, y regulan el abasto de agua para las comunidades locales. Los bosques de manglar producen cada año un promedio de 19 millones de dólares solamente en productos pesqueros para comunidades costeras; las arribazones de reproducción de curvina golfina, que ocurren en tan sólo 20 días al año, pueden representar más de tres millones de dólares para la economía regional durante la temporada de cuaresma. Es necesario consolidar una agenda que tenga una base ecorregional y reconozca la conectividad de los ecosistemas a lo largo de todo el Golfo de California. A la agenda de conservación de espacios naturales se debe agregar una nueva agenda de conservación de procesos ecológicos, de aquellos servicios ambientales que permiten la continuidad de la vida en la región.

17


Los caminos del éxito Los ecosistemas más críticos del Golfo pueden ser protegidos y es posible revertir la trayectoria de deterioro que están sufriendo. El camino está trazado: por años, varios esfuerzos se han cristalizado en ejemplos de éxito gracias a la tenacidad de personas y comunidades que han luchado por lograr un cambio. Hay que exportar y dimensionar estos ejemplos de éxito a los ecosistemas más productivos y frágiles de la región. Dos aspectos que han sido determinantes en casos exitosos de conservación son la clara definición de los derechos de propiedad y de acceso, y la participación de las comunidades locales. El libre acceso a la explotación de los recursos naturales ha sido uno de los principales detonantes de la degradación de ecosistemas; sin embargo, un ordenamiento de actividades basado en elementos científicos y la distinción de los derechos de propiedad, incentivan la organización de comunidades que fincan estrategias de conservación importantes a través de acciones políticas. Mediante la organización local, las comunidades protegen y administran ecosistemas enteros y no actividades aisladas, lo que mantiene la estructura natural y la función de los ecosistemas naturales y su productividad.

19


HISTORIAS

EXITOSAS

DE MANEJO Y

USO SUSTENTABLE...

Isla Rasa El espectáculo de medio millón de aves marinas en una isla de menos de 1 km2 de superficie es uno de los eventos naturales más fascinantes del Golfo de California. Desde 1979, y bajo el liderazgo de la Dra. Enriqueta Velarde, año con año se ha llevado un monitoreo exhaustivo de las aves anidantes en la isla. Los datos recabados durante tres décadas han permitido entender la biología reproductiva, la dieta, y la evolución de la longevidad en las aves marinas. Más importante aun ha sido la demostración de una correlación sorprendente entre las capturas pesqueras y la dieta de las aves, las cuales predicen, con meses de anticipación, el éxito de la pesquería.

Cabo Pulmo Una pequeña localidad en la parte sureste de Baja California Sur alberga las mayores poblaciones de corales en el Golfo de California. Durante un siglo, la familia Castro se dedicó al buceo en esta región, primero como pescadores de perlas y después como líderes locales en el buceo recreativo. En junio de 1995, en una iniciativa que conjuntó los esfuerzos de los Castro, la Universidad de Baja California Sur, y el gobierno federal, Cabo Pulmo fue declarado Parque Marino Nacional. Después de 14 años de protección, Cabo Pulmo es una historia de éxito. La comunidad mantiene una elevada calidad de vida, y el ecosistema marino es saludable, con poblaciones densas de peces, varias de ellas en peligro de extinción.

20


Punta Abreojos Las pesquerías de langosta y abulón han sido reconocidas por su manejo sustentable por más de tres décadas. La comunidad ha establecido la clausura de áreas durante las temporadas reproductivas, ha restringido la pesca que destruya el ecosistema, ha establecido controles en las tallas comerciales de los individuos, y ha reconocido que ninguna hembra en estado reproductivo pueda ser pescada. Asimismo, la comunidad vigila las áreas de pesca con equipos y tecnología de punta y goza de una concesión de los recursos costeros desde la década de 1930. La pesquería de langosta de Punta Abreojos ha sido certificada como una de las pesquerías más sustentables del mundo.

Isla San Jorge La pesca de moluscos en esta isla se basa en información referente a las corrientes marinas, a datos de muestreos biológicos y a patrones reproductivos de ostras espinosas y caracoles. En 2002, pescadores de Puerto Peñasco crearon una red de reservas marinas para ayudar a la recuperación de la pesca de callos y caracoles. El éxito fue sorprendente: en sólo dos años la abundancia de la pesquería aumentó más de 40%. En 2007, el gobierno mexicano concedió a la cooperativa pesquera local derechos exclusivos para sus áreas de pesca; una medida que demuestra la importancia, por un lado, del compromiso por parte de la comunidad, y por otro, del conocimiento local y científico para lograr una conservación exitosa.

21


Hacia una geografía de la esperanza y una ecología del optimismo Un programa de conservación exitoso para el Golfo de California debe incluir el mantenimiento de los servicios ambientales de los ecosistemas y de la conservación del capital natural. No es viable seguir impulsando el desarrollo a partir del uso destructivo de los recursos naturales; un futuro viable no puede estar basado en la destrucción de barras costeras, arrecifes, y manglares, ni en la pesca exhaustiva y el agotamiento de los recursos del mar. Un programa alternativo debe necesariamente entender los procesos que sostienen la vida, y debe estar vinculado a la salud y productividad de los ecosistemas naturales, sobre la base de tres puntos:

1. Ecosistemas clave para la vida Para mantener los servicios ambientales que dan vida a la región, oasis terrestres, lagunas costeras, manglares, montañas submarinas y arrecifes, islas oceánicas y las zonas marinas que las rodean, y el estuario del Río Colorado en el Alto Golfo deben ser objetivos primarios de las acciones de conservación.

22


Una nueva agenda La nueva agenda para el Golfo de California debe dar prioridad a la conservación de cuatro ecosistemas y procesos críticos para la vida y, al mismo tiempo, altamente vulnerables en la región:

1. Arrecifes y montes submarinos . Agregaciones reproductivas De inmensa diversidad biológica y grandes concentraciones de vida, los arrecifes son el hábitat donde miles de peces llegan a desovar, pero son también sitios donde se practica cada vez más la pesca depredatoria. 28


2. Dinámica ambiental Las anomalías oceanográficas y climáticas (como los eventos de El Niño, y huracanes y chubascos) generan pulsos abruptos de disponibilidad y colapso de los recursos del mar. El ambiente marino del Golfo de California es cambiante y dinámico, y los grandes cambios ambientales globales que ocurrirán en el siglo XXI lo harán más dinámico aún. 25


3. Valoración económica de los recursos del ambiente Para poder estimar el valor económico de los recursos que se pierden bajo las presiones de proyectos de desarrollo o por la degradación ambiental, es necesario realizar un análisis económico serio del valor real de los servicios que proveen los ecosistemas regionales.


2. Humedales costeros y manglares . Refugio de pesquerías Las lagunas costeras y los estuarios, y muy especialmente los bosques de manglar, proporcionan hábitat, refugio, y alimento para las etapas juveniles de muchas pesquerías de alta mar, pero están sufriendo grandes presiones de los proyectos de desarrollo y las granjas acuícolas.

31


3. Islas del Golfo . Surgencias y productividad Las islas del Golfo de California, y en particular las grandes islas del Golfo Medio, generan intensas surgencias de aguas cargadas de nutrientes y mantienen uno de los ecosistemas más productivos del mundo, con enormes cardúmenes de sardinas y anchovetas, que alimentan densas agregaciones de aves marinas, calamares, peces, y mamíferos marinos, pero que son también pescadas en cantidades crecientes por la flota industrial.

4. Alto Golfo . Vida estuarina El antiguo estuario del Río Colorado, en el fondo del Golfo de California, alberga una vasta área de aguas someras que se nutren y enriquecen por el mezclado de las mareas, que proporcionan el hábitat y el alimento que mantiene las pesquerías de camarón, pero que son también el refugio de especies en riesgo crítico de extinción, como la vaquita y la totoaba. 32


Un manejo y ordenamiento ecol贸gico que tome en cuenta estos grandes h谩bitats y sus procesos asociados deber谩 ser parte medular de un programa de conservaci贸n y uso sustentable del ecosistema del Golfo. De estos procesos depende la continuidad de la vida en el mar, y de ellos se derivan los servicios ambientales que permiten la mayor parte de los procesos productivos en el Golfo de California. 35


Créditos fotográficos Octavio Aburto Portada, 2, 3, 4; Páginas, 2, 4b, 6, 8, 9, 12, 13, 16, 18, 20b, 21a, 21b, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 32, 33, 36

Miguel Ángel de la Cueva Portada, 1; Páginas, 1, 4a, 5, 10, 14, 31, 34 Patricio Robles Gil Páginas, 20a, 23, 35 Fulvio Eccardi Página, 15

Todos los derechos reservados. La reproducción parcial o total de esta publicación debe ser autorizada por sus autores.

36


Créditos fotográficos Octavio Aburto Portada, 2, 3, 4; Páginas, 2, 4b, 6, 8, 9, 12, 13, 16, 18, 20b, 21a, 21b, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 32, 33, 36

Miguel Ángel de la Cueva Portada, 1; Páginas, 1, 4a, 5, 10, 14, 31, 34 Patricio Robles Gil Páginas, 20a, 23, 35 Fulvio Eccardi Página, 15

Todos los derechos reservados. La reproducción parcial o total de esta publicación debe ser autorizada por sus autores.

36


De los Oasis a las Surgencias - Una agenda para la conservación en el Golfo de California  
Advertisement