Page 1

LA CONVENCIÓN REVOLUCIONARIA DE AGUASCALIENTES (LA HISTORIETA)


2


LA CONVENCIÓN REVOLUCIONARIA DE AGUASCALIENTES (LA HISTORIETA)


LA CONVENCIÓN REVOLUCIONARIA DE AGUASCALIENTES (LA HISTORIETA) Primera edición 2014

D.R. © Universidad Autónoma de Aguascalientes Av. Universidad 940, Ciudad Universitaria Aguascalientes, Ags., 20131 http://www.uaa.mx/direcciones/dgdv/editorial/

D.R. © Instituto Nacional Electoral

Viaducto Tlalpan No. 100, Col. Arenal Tepepan, Delegación Tlalpan, C.P. 14610, México, D.F. © Víctor Manuel González Esparza (textos) © Manuel Alejandro Altamirano Fernández (ilustraciones) ISBN Pasta blanda: 978-607-8359-21-9 ISBN Pasta dura: 978-607-8359-22-6 Edición no venal Impreso y hecho en México / Made and printed in Mexico


Los Tratados de Teoloyucan pactados en agosto de 1914 rubricaban la incondicional rendición de la dictadura huertista ante la fuerza militar de quienes la combatieron. Sin embargo, en 1914 no fue posible la restauración del régimen democrático inaugurado con Madero. Los vencedores no consensuaron un procedimiento para la restauración del Estado de derecho. El pacto de Torreón y los Acuerdos de Chihuahua, de julio y septiembre del mismo año respectivamente, pretendían contemporizar los intereses de las diversas facciones que se arrogaban la titularidad del Poder Ejecutivo Federal. La presente publicación ilustra el lapso que comprende desde la instalación de la Soberana Convención Revolucionaria (sucedánea de la primera convocada en la Ciudad de México) el 10 de octubre de 1914 en la ciudad de Aguascalientes, hasta el nombramiento de Eulalio Gutiérrez como Presidente Provisional. Destacan estos acontecimientos por constituir el encuentro de todas las fuerzas que contribuyeron a la derrota de la dictadura para definir un rumbo común para nuestra nación. Esta Convención constata el aspecto distintivo que permite catalogar como revolución a la guerra civil mexicana: se plantea ya un nuevo Estado de derecho democrático que incorpora las aspiraciones sociales y el carácter popular de sus instituciones. No obstante, su protagonismo disminuyó sistemáticamente hasta su extinción el 18 de abril de 1916 en Jojutla, Morelos. El Instituto Nacional Electoral se congratula en presentar esta historieta acerca de tan relevante hecho de nuestra historia, en el ánimo de contribuir a la reflexión sobre la importancia de una cultura cívica cimentada en los valores del diálogo, la construcción de amplios consensos, la diversidad política y el irrestricto compromiso con la democracia, aspectos imprescindibles para garantizar el bienestar y la paz en nuestra sociedad mediante un Estado de derecho sustentado en el respeto, la salvaguarda y garantía de los derechos humanos.

Instituto Nacional Electoral


Después de la Batalla de Zacatecas el proyecto del general Villa había entrado en pugna con las fuerzas del carrancismo. La Convención se iniciaba en ese contexto. Con los acuerdos de la Ciudad de México, las fuerzas revolucionarias habían decidido reunirse en una ciudad neutral. ¿La Convención en Aguascalientes lograría conciliar los proyectos en pugna? Sin duda era una buena apuesta.

6


¿Podremos aprender de la experiencia? Era lo que le preocupaba a Beto de Alba, en su viaje de regreso a Aguascalientes para cubrir como periodista la Convención. Su experiencia maderista lo había dejado marcado, aun así pensaba que la historia estaba por hacerse.

7


La revolución maderista había sido como un cometa fugaz que había dejado algunos huérfanos, pero la cercanía de Aguascalientes hacía que Beto se sintiera en casa.

La Convención de Aguascalientes es una excelente oportunidad para recuperar la esperanza, para acabar con dictadores y caudillos.

8


El jardín de San Marcos le aparecía como en un sueño en su travesía.

Cuántos gratos recuerdos me trae Aguascalientes: la bohemia con López Velarde y los hermanos Fernández Ledesma, las tertulias en el jardín de San Marcos, con Manuel M. Ponce y su música, seguramente Herrán se nutrió de esta patria chica común…

9


Beto llegaba a la estación del tren en Aguascalientes con la expectativa de la Convención Revolucionaria.

El 10 de octubre, el Jefe de Armas de Aguascalientes, el general Martín Triana, apoyado por la Junta de Gobierno encabezada por Alberto Fuentes Dávila, decidió ofrecer un banquete en el bello jardín de San Marcos. 10


Ese mismo dĂ­a se iniciaron los registros de los convencionistas, sĂłlo gobernantes y militares tuvieron cabida, acompaĂąados de periodistas y algunos invitados. 11


14 de octubre de 1914

¿Crees que me dejen entrar, tío?

Seguro, mantente cerca de mí. Córrele que ya empezó la primera sesión.

¡Rápido, por las escaleras!

12


El general Álvaro Obregón en el estrado: Respetuosamente suplico a ustedes...

...hagan entrega del estandarte...

...que al entrar la nueva mesa directiva...

...que se trajo para la Convención.

13


Mexicanos, al grito de guerra el acero aprestad y el bridón...

En nombre de la Convención, os entrego esta Bandera que debe guiar al Ejército Constitucionalista por el buen camino…

14


Propongo que proteste primero el seùor Presidente de esta asamblea‌ y sobre el blanco de la Bandera, firmemos nuestro juramento solemne.

Ante esta Bandera, por mi honor de ciudadano armado, yo, Antonio I. Villarreal, protesto cumplir y hacer cumplir las decisiones de esta ConvenciĂłn.

15


Si no lo hiciese, que la Patria se lo demande.

JosĂŠ Isabel Robles, Vicepresidente.

16


Felipe テ]geles Presente.

David Berlanga Presente. Saturnino Cedillo

Lucio Blanco

Presente.

Presente. Roque Gonzテ。lez Garza... Presente.

Benjamテュn G. Hill...

Eugenio Aguirre Benavides...

Presente.

Presente.

17


La revolución no se hizo para que determinado hombre ocupara la Presidencia de la República: la revolución se hizo para acabar con el hambre de la República… Para que no sean los caprichos de los caudillos los que han de lanzarnos a la guerra; que sean las exigencias de los principios, los dictados de la conciencia.

18


Tengamos el valor de proclamar que se mueran los caudillos con tal de que salvemos el bienestar y la libertad de la Patria.

Y en vez de gritar vivas a los caudillos que aĂşn viven y a quienes todavĂ­a no juzga la historia, gritemos, seĂąores:

19


¡Viva la ¡Viva! ¡Bravo!

¡Bravo!

¡Bravo!

20

¡Clap!

¡Viva! ¡Clap! ¡Clap!

¡Bravo!


Revolución! ¡Viva! ¡Clap! ¡Bravo!

¡Viva!

¡Bravo!

21


...ayer era un cadáver moralmente porque creía que no éramos dignos de tener un país libre...

...este solemne juramento que hemos hecho hoy, no debemos olvidarlo; no debemos olvidar esta enseñanza, no debemos olvidar a ese gran héroe que está presenciando este acto solemne...

...a ese gran Morelos

Compañeros, es indispensable lograr la unificación de todos los revolucionarios. Para ello propongo la participación de los zapatistas…

22

La propuesta es aceptada. Se nombra a los comisionados y luego Roque González propone el texto de la invitación, también aprobado.


Ha sido una maniobra genial, así los carrancistas no tendrán mayoría en esta Convención.

Tío, pero, ¿los zapatistas no están levantados en armas?

Sí, mi compañerito, pero no se puede pacificar al país sin el consentimiento de Zapata y Villa.

Con el fin de esperar a los zapatistas, se posponen las reuniones hasta el lunes 19 de octubre.

No se puede garantizar la neutralidad de esta Convención mientras las fuerzas del general Villa, hoy en Rincón de Romos, avancen hasta muy cerca de Aguascalientes…

¡Clap! ¡Clap! ¡Clap! ¡Clap! ¡Clap! 23


Mientras tanto, en la Ciudad de MĂŠxico los periĂłdicos comentan que Aguascalientes estĂĄ dominado por las fuerzas villistas.

Villa arriba al Teatro Morelos.

24


Villa no será sombra del porvenir mexicano.

Se deben pedir garantías y la neutralidad de la plaza.

¡Viva Villa!

¡Órale, échenle vivas a mi general Villa!

25


El Encino

Los convencionistas aprovechan los días de espera para conocer la bella ciudad de Aguascalientes.

San José

San Antonio

Visitan sus barrios y plazas más típicos.

San Marcos

26


También los generales van al cine. En el mismo Teatro Morelos se proyecta propaganda carrancista, y de pronto un disparo atraviesa la imagen de Carranza a caballo. Martín Luis Guzmán, quien casualmente se encuentra detrás de la pantalla, queda paralizado…

¡Qué suerte que a Carranza lo filmaron a caballo!

27


Después de las primeras sesiones un tanto desenfrenadas, algunos generales aprovechan para candidatearse, como Antonio Villarreal.

Compañeros, es necesario que le restemos fuerza a los carrancistas, que ahora son mayoría, hagamos posible un nuevo gobierno legítimo, que salga de esta misma Convención.

28


En otra parte de la ciudad…

…el general Eduardo Hay, en una cantina, rodeado de generales, les propone su candidatura…

No dejemos que nos gane el carrancismo, Villarreal es de los mismos, así que voten por mí…

29


Mientras tanto, Beto visita a sus familiares. Tito, sobrino, hay que estar bien atentos, las cosas se han agravado, así que no te me pierdas.

El otro día, tío, cuando salimos de las sesiones, me fui a comer a la casa, y al pasar por la estación, vi a muchas personas esperando que de los vagones les tiraran algo de maíz…

…mi mamá me dice que pronto ni frijoles comeremos…

Es cierto, mi compañerito, muy rápido las cosas han cambiado, me temo que comienzan a ganar las ambiciones personales y el caudillismo otra vez, el sueño de una patria unida corre peligro…

En los días siguientes, los delegados, es decir, gobernadores y generales o militares representantes de fuerzas regionales, comenzaron a abandonar la asamblea sin permiso.

30

Eulalio Gutiérrez se refirió al caso del general Pesqueira y a su representante en la asamblea, Joaquín V. Casarín, quien había solicitado permiso para retirarse por órdenes de su general:


El caso del señor Pesqueira podría resumirse en el caso del jugador fuellero: como ve (tal general) que la asamblea no responde a sus intereses, puede decir: no fue de a deveras, y se echa la apuesta a la bolsa.

¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

La asamblea resuelve que Casarín no obedezca las órdenes de Pesqueira, y que continúe como delegado.

Por otro lado, el corresponsal que no cumpla con las disposiciones de esta asamblea, será expulsado de Aguascalientes.

Algunos periodistas comentaron que tenían sus telegramas para que la asamblea cotejara sus informes y lo que finalmente publicaban los periódicos.

Demos la bienvenida a los zapatistas.

31


La llegada de los representantes zapatistas renovó las esperanzas. Eran veintiséis delegados zapatistas, entre ellos los generales Paulino Martínez y Otilio Montaño, quien se dice escribió el Plan de Ayala. El 27 de octubre se reanudaron las sesiones, y tomó la palabra Paulino Martínez, el jefe de la delegación zapatista.

¿Qué es el Plan de Ayala? La condenación de un hombre que faltó a sus promesas… Tierra y Libertad, tierra y justicia, es lo que sintetiza este Plan…

Es estruendosamente ovacionado. Luego pide la palabra Antonio Díaz Soto y Gama.

…lo que se llama nuestra independencia no fue la independencia del indígena, fue la independencia de la raza criolla y de los…

32

…no sillones presidenciales para los ambiciosos de mando y de riqueza… sino un hogar para cada familia, tierra para todos…

Si quieren que la Historia los señale mañana como personalistas, apoyen el Plan de Guadalupe, si sois libertarios, amantes del progreso y del bienestar del pueblo mexicano, adheríos al Plan de Ayala. Creo que vale más la palabra de honor que la firma estampada en este estandarte, que al final de cuentas, no es más que el triunfo de la reacción clerical encabezada por Iturbide. Yo, señores, jamás firmaré sobre esta Bandera. Estamos haciendo una revolución que va expresamente contra la mentira histórica, y hay que exponer la mentira histórica que está en esta Bandera…


… herederos de la conquista, para seguir infamemente burlando…

¡C@#&%!

¡Miserable! ¡Deja esa…!

¡Traidor!

¡Bájate, traidor!

¡Se pide respeto al expositor en turno!

Si esta Bandera se ha santificado después con la gloriosa derrota del 47 y con los gloriosos triunfos de la Intervención francesa, yo la respeto, yo me inclino ante los tres colores... Pero vengo a hablar de una confusión, de creer que Carranza representa a la revolución, de que sin Carranza no existe revolución y que sin Plan de Guadalupe se sacrifica a la Patria…

Por el pueblo mexicano, por el pueblo del Sur y por el honor de esta Bandera, que hay que saber enarbolar con mano firme, y no con mano de hipócritas; por esta Bandera, por la Bandera Nacional, de la que si algo debe surgir es esta palabra: Plan de Ayala, emancipación, justicia para los humildes; por esta Bandera, por los principios del Plan de Ayala, venimos a luchar los hombres del Sur.

33


Gracias a este gran discurso de Soto y Gama, la Convención aprobaría el Plan de Ayala; en sesión memorable del 28 de octubre, J. Siurob, R. González Garza y V. Alessio Robles propondrían a la asamblea:

Proponemos: que por ser unánime la opinión de la asamblea, se declare que se aceptan los principios contenidos en el Plan de Ayala.

A partir de este momento, los principios agrarios zapatistas lograrán establecerse como prioridad nacional, y con la aprobación del artículo 12 modificado, se establecerá que la Convención nombrará un Presidente Provisional, por lo que seguirá la separación de Carranza del poder…

Hay que unificar a la nación.

34

La asamblea propuso entonces invitar a Venustiano Carranza a que se uniera a la asamblea. Obregón fue a transmitirle personalmente la atenta invitación…


…pero la respuesta de Carranza fue un largo documento en el que establecía condiciones para su renuncia:

Establecer un gobierno apoyado por el Ejército Constitucionalista, que Villa renuncie a la jefatura de la División del Norte, que igualmente Zapata renuncie al mando de sus fuerzas, y que éstas sean entregadas al gobierno que emane de la Convención…

35


La asamblea nuevamente reunida el día 30 de octubre discutió el dictamen elaborado por la Comisión de Guerra y Gobierno, que en resumidas cuentas pedía la renuncia de Carranza y Villa sobre sus fuerzas militares:

Primera: Por convenir así a los intereses de la Revolución, cesan en sus funciones, como Primer jefe del Ejército Constitucionalista, Encargado del Poder Ejecutivo, el C. Venustiano Carranza, y como Jefe de la División del Norte, el C. general Francisco Villa…

Procedía entonces nombrar a un nuevo Presidente y gobierno emanado de la asamblea, con el propósito de hacer cumplir el programa que emane de ella…

¡Carranza nada ha hecho por la Revolución! ¡Carranza nada ha hecho por la Revolución! ¡Carranza nada ha hecho por la Revolución! ¡Carranza nada ha hecho por la Revolución! ¡Carranza nada ha hecho por la Revolución!

Procédase a nombrar por esta Convención un Presidente Interino de la República…

36

La discusión sobre los ceses de Carranza y Villa prolongó la reunión del 31 de octubre hasta la mañana del día siguiente. A la medianoche, después de la aprobación final de dichos ceses, Pánfilo Natera puso a discusión el siguiente tema del dictamen:

¡Propongo a Eulalio Gutiérrez!

¡Que sea Antonio Villarreal! ¡A Juan G. Carbajal!

¡No, él es carrancista. Mejor a…!

¡Mejor a José Isabel Robles…!


Hecho el cómputo, resultó electo el general Eulalio Gutiérrez por 88 votos, Cabral con 37, Robles con dos votos y Eduardo Hay con uno. Al darse a conocer el resultado, todos gritaban con entusiasmo:

“¡Viva la Revolución! “¡Viva la Revolución! “¡Viva el general Eulalio Gutiérrez! “¡Viva Zapata!

“¡Viva Villa! “¡VIVA MÉXICO! El Presidente Provisional de la República Mexicana es el general Eulalio Gutiérrez, quien obtuvo la mayoría de votos.

37


Eran las 12 de la noche y los delegados abandonaban el Teatro Morelos. Habían sido sesiones históricas, en todos prevalecía el optimismo por los acuerdos logrados.

…Sin embargo, el programa de reformas quedaba pendiente, así como los mecanismos para cesar a los jefes revolucionarios. Al día siguiente, Villa respondió ante el acuerdo de cesarlo que no sólo aceptaba el cese, sino que proponía:

¡Que nos pasen por las armas tanto a mí como al señor Carranza!

El caos comenzó a apoderarse de la asamblea y del país. Carranza se había rehusado a obedecer los mandatos de la asamblea convencionista, eran días aciagos.

38


¿Protesta usted por su honor de ciudadano armado, y como Presidente Provisional de la República, cumplir y hacer cumplir las decisiones de esta Convención?

No obstante, el día 6 de noviembre a las 12 del día, Eulalio Gutiérrez tomó la protesta de ley como Presidente Provisional de la República.

¡Sí, protesto! Los delegados felicitaron al general y en el pórtico del Teatro, las bandas tocaban el Himno Nacional. Las campanas de los templos fueron echadas al vuelo y una batería de cuatro cañones hizo una salva de 21 disparos.

En el ambiente flotaba, no obstante, una nube de tristeza. La Convención creyó haber asegurado la paz en México.

39


Desconozco al gobierno de Eulalio Gutiérrez, por no cumplir las condiciones establecidas.

Las nubes presagiaban una nueva tormenta. La guerra entre las facciones estaba declarada. Hay que aprender de la experiencia, por más terrible que sea. La oportunidad para que los generales se pongan de acuerdo, me temo que seguirá en espera. Sin embargo, la Convención será un punto luminoso en nuestra historia.

40

¿Cómo se lidia con el fracaso, querido sobrino?


Bibliografía Recomendada 1. Alessio Robles, Vito, La Convención Revolucionaria de Aguascalientes, inehrm, 1989. 2. Amaya, Luis Fernando, La Soberana Convención Revolucionaria, 1914-1916, inehrm, 1989. 3. Ávila Espinosa, Felipe Arturo, El Pensamiento económico, político y social de la Convención de Aguascalientes, Instituto Cultural de Aguascalientes, 1991. 4. Guzmán, Martín Luis, Obras Completas, inehrm/fce, 2010. 5. Katz, Friedrich, La Guerra secreta en México, Ed. era, 1983. 6. ____________, Pancho Villa, Vol. 1 y 2, Ed. era, 1998. 7. Knight, Alan, La Revolución mexicana, Del Porfiriato al nuevo régimen constitucional, fce, 2010. 8. ____________, Repensar la Revolución mexicana, Vol. I y II, El Colegio de México, 2013. 9. Matute, Álvaro, La Revolución Mexicana: Actores, Escenarios y acciones. Vida cultural y política, 1901-1929, Ed. Océano, 2010. 10. Medellín, José de Jesús, Las ideas agrarias en la Convención de Aguascalientes, Centro de Estudios Históricos del Agrarismo en México, 1986. 11. Quirk, Robert, La Revolución Mexicana 1914-1915, Ed. Azteca, 1962.

LA CONVENCIÓN REVOLUCIONARIA DE AGUASCALIENTES (LA HISTORIETA)

Se terminó de imprimir en septiembre de 2014 con un tiraje de 13000 ejemplares en pasta blanda y 500 ejemplares en pasta dura. La investigación, el diseño y el cuidado de la edición estuvieron a cargo de la Dirección General de Difusión y Vinculación de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.


Viaducto Tlalpan No. 100 Col. Arenal Tepepan, Delegación Tlalpan, C.P. 14610, México, D.F.

Consejero Presidente Lorenzo Córdova Vianello Secretario Ejecutivo Edmundo Jacobo Molina Consejeros electorales Enrique Andrade González Marco Antonio Baños Martínez Adriana M. Favela Herrera Beatriz Eugenia Galindo Centeno Ciro Murayama Rendón Benito Nacif Hernández José Roberto Ruiz Saldaña Pamela San Martín Ríos y Valles Arturo Sánchez Gutiérrez Javier Santiago Castillo Contralor General Gregorio Guerrero Pozas Director de Capacitación Electoral y Educación Cívica Luis Javier Vaquero Ochoa Junta Local Ejecutiva en el Estado de Aguascalientes

Vocal Ejecutivo Vocal de Capacitación Electoral y Educación Cívica

Ignacio Ruelas Olvera Alejandro Solís Hernández

Av. Universidad 940, Ciudad Universitaria Aguascalientes, Ags., 20131 http://www.uaa.mx/direcciones/dgdv/editorial/ directorio

M. en Admón. Mario Andrade Cervantes rector

Dr. en C. Francisco Javier Avelar González secretario general

Dr. en Hist. Víctor Manuel González Esparza director general de difusión y vinculación

Profile for Universidad Autónoma de Aguascalientes / Editorial

La Convención Revolucionaria de Aguascalientes (La historieta)  

Cuna ilustre que a la Patria mil héroes le das Uno de los rasgos de la cultura de hoy es el olvido. La nostalgia se ha vestido de a...

La Convención Revolucionaria de Aguascalientes (La historieta)  

Cuna ilustre que a la Patria mil héroes le das Uno de los rasgos de la cultura de hoy es el olvido. La nostalgia se ha vestido de a...

Advertisement