Page 1

BR0269

Dosier de

Simón Martí Angulo

presentación

en

Medicina pediátricA

Medicina

pediátricA en Simón Martí angulo Josep Arús  •  José Ballester  •  Joaquín Cerdeira Ana Díaz  •  Pedro P. Esteve  •  Sonia Fernández Juan Carlos Giménez  •  Sofía Lafuente Gustavo Machicote  •  Isidro Mateo  •  Miriam Ortiz Ana Ríos  •  Vanessa Salas  •  Rafael Segarra Natalia Valbuena  •  Manuel Villagrasa  •  Paulo Rogério Yin


Medicina pediátrica en pequeños animales

Autor: Simón Martí Angulo

(coordinador).

Formato: 22 x 28 cm. Número de páginas: 408. Número de imágenes: 350. Encuadernación: tapa dura.

p.v.p.

85 €

Libro técnico multidisciplinar sobre pediatría canina y felina, escrito por destacados especialistas en las diferentes materias, que aborda todos los aspectos clínicos relacionados con la primera etapa de la vida. Cada uno de los capítulos refleja la dilatada experiencia de los autores en aspectos tan diversos como la detección temprana de alteraciones del desarrollo tanto neurológicas como del sistema musculoesquelético, las patologías infecciosas o parasitarias o los tratamientos farmacológicos y quirúrgicos indicados en este periodo etario, con el objetivo común de ofrecer una obra completa y aplicativa sobre la atención veterinaria de los animales pediátricos.


Presentación de la obra La pediatría canina y felina es una parte de la veterinaria clínica que se encuentra en pleno desarrollo y, por tanto, poder coordinar un libro de estas características ha sido un sueño que por fin se ha cumplido. El libro está dividido en 14 capítulos, cada uno de los cuales abarca una parcela o especialidad, y está escrito por diferentes autores con una amplia y reconocida experiencia clínica en cada una de ellas. El enfoque es totalmente práctico y está basado en numerosos casos clínicos y en su resolución, con objeto de que sea usado de una manera rápida y sencilla por el clínico de pequeños animales. De esta forma se hace mas fácil la consulta y resulta más ágil encontrar la ayuda que necesitamos para la resolución de una determinada patología. Se ha intentado abarcar el mayor número de especialidades y hemos dado una especial importancia a las fotografías y a su calidad, de forma que éstas sirvan también de atlas de consulta que ayude a identificar el diagnóstico final. Asimismo, hemos hecho especial hincapié en el manejo de cada patología y en los tratamientos resaltando las diferencias que existen con respecto al perro adulto. El conocimiento de la pediatría clínica permite anticipar el diagnóstico en el cachorro y en el gatito de forma que en muchos de los casos será fundamental para la resolución de la enfermedad. Es un libro dirigido también a los alumnos de veterinaria, sobre todo para los que estén cursando el último año, a los que va a permitir completar sus estudios y mostrarles un enfoque fundamental de lo que se van a encontrar en sus inicios como clínicos de pequeños animales. Quiero dar las gracias a todo el equipo de la Editorial Servet del Grupo Asís por su paciencia y por su dedicación, y espero que este libro se consolide entre veterinarios y estudiantes de veterinaria como un libro de cabecera para el desarrollo diario de su profesión. Simón Martí


Medicina pediátrica

El autor Simón Martí Angulo Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid en 1983. Realiza su actividad clínica en la Fundación Once del Perro Guía desde 1990, donde lleva la dirección del Centro de Cría de la Escuela de Perros Guía de la Once en los apartados de reproducción, neonatología y pediatría; además trabaja como especialista en reproducción en el Hospital Clínico Veterinario de La Universidad Alfonso X el Sabio y en la Clínica Veterinaria Plutos de Madrid. Actualmente es profesor de Obstetricia y Reproducción en la Universidad Alfonso X el Sabio. Autor del libro Reproducción y neonatología felina y canina publicado en 2011 y coautor del libro Neonatología y pediatría canina y felina. Ha realizado publicaciones en diversas revistas nacionales e internacionales destacando el Premio Científico Miguel Luera 2003 por el artículo “Colposuspensión para prevenir la incontinencia urinaria en perras castradas”.

Ha sido miembro del Comité Científico de AVEPA en el periodo 2002-2010 en la especialidad de Reproducción, tesorero del GERPAC, vocal de AVEPA por Madrid y Coordinador de Vocalías de la Junta de AVEPA. Trabaja exclusivamente en la clínica de pequeños animales con especial dedicación a la reproducción.

hkeita/shutterstock.com

Es Acreditado por AVEPA en la especialidad de Reproducción y Neonatología canina y felina. Miembro de la EVSSAR (European Veterinary Society for Small Animal Reproduction) y del GERPAC (Grupo de Estudio de la Reproducción y Pediatría de Animales de Compañía).


Colaboradores Capítulo 1. Exploración clínica en pediatría Sonia Fernández Pérez. Licenciada en Veterinaria por la Universidad Autónoma de Barcelona. Centre Veterinari Doc’s (Premià de Mar, Barcelona).

Capítulo 2. Farmacología pediátrica Simón Martí Angulo Sofía Lafuente Carballo. Licenciada en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid en 2011. Estancia en la Fundación Once del Perro Guía. Veterinaria en el Centro Veterinario Arturo Soria (Madrid).

Capítulo 3. Enfermedades cardiorrespiratorias Pedro P. Esteve. Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid en 1991. Cardiosonic – Diagnosfera, Centro de Referencia de Cardiología, Diagnóstico por Imagen y Oftalmología (San Sebastian de los Reyes, Madrid).

Capítulo 4. Patología de la cavidad oral en pediatría Paulo Rogério Yin Chen. Licenciado en 2006 por la Pontificia Universidad Católica do Paraná, en Brasil. Especialista en odontología y cirugía maxilofacial veterinaria (2007), miembro de la Sociedad Española de Odontología Veterinaria (SEOVE). Responsable del servicio de odontología de la Clinica Veterinaria Velázquez (Madrid).

Capítulo 5. Patología esofágica pediátrica José Ballester Dupla. Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid en 1980. Miembro del Comité Científico de AVEPA (1990-2002) y coordinador y ponente en el programa de Formación Continuada de AVEPA sobre Gastroenterología (1999-2001). Actualmente dirige un grupo de cinco clínicas y está especializado en patología digestiva.

Capítulo 6. Otitis externa en pediatría canina y felina Gustavo Machicote Goth. Licenciado en Veterinaria por la Universidad de Buenos Aires. Veterinario clínico de la Clínica Veterinaria Vilanova (Vilanova de Arousa, Pontevedra) con especial dedicación a la Dermatología desde 1990. Responsable del servicio de Referencia en Dermatología DERMAPET. Responsable del servicio de Dermatología de la Clínica Veterinaria Fauna en Pontevedra.

Capítulo 7. Oftalmología pediátrica en perro y gato Miriam Ortiz. Diplomada en Oftalmología. Centro Oftalmológico Veterinario Goya (Madrid). Vanessa Salas. Diplomada en Oftalmología. Centro Oftalmológico Veterinario Goya (Madrid). Manuel Villagrasa Hijar. Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid. Diplomado superior en oftalmología (CES) por l´Ecole National Veterinaire de Toulousse, diplomado en Oftalmología por la Universidad Autonóma de Barcelona y diplomado en Microcirugía por l´Ecole National Veterinaire de Toulousse y por la Universidad de Cáceres. Profesor de Oftalmología en la Universidad Alfonso X El Sabio. Dedicación exclusiva a la oftalmología veterinaria en el Centro Oftalmológico Veterinario Goya (Madrid).


Medicina pediátrica

Capítulo 8. Patología renal y urinaria en animales pediátricos Ana Díaz Ramos. Licenciada en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid en 2005. Servicio de Medicina Interna y Servicio de Obstetricia y Reproducción, área de pequeños animales, del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Alfonso X el Sabio. Veterinaria en la Fundación Once del Perro Guía. Natalia Valbuena Hernández. Licencia en Veterinaria por la Universidad Cardenal Herrera CEU en 2005. Servicio de Medicina Interna y responsable del Servicio de Rehabilitación y Fisioterapia, área de pequeños animales, del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Alfonso X el Sabio.

Capítulo 9. Enfermedades del desarrollo musculoesquelético Joaquín Cerdeira Lozano. Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid en 1991. Socio de AMVAC y AVEPA, y miembro del GERPAC y del EVSSAR. Socio del Centro Veterinario Aluche las Águilas (Madrid) desde su fundación en 1992 hasta la actualidad.

Capítulo 10. Enfermedades infecciosas en pediatría Simón Martí Angulo Sofía Lafuente Carballo

Capítulo 11. Dermatología y pediatría Ana Ríos Boeta. Licenciada en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid. Miembro de la Sociedad Europea de Dermatología Veterinaria desde 1990. Máster en Dermatología por el European School of Advanced Veterinary Studies (ESAVS) y acreditada en Dermatología por AVEPA (2011). Directora del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Alfonso X el sabio.

Capítulo 12. Neurología pediátrica del perro y el gato Isidro Mateo Pampliega. Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid en 2003. Residencia en neurología veterinaria por el European College of Veterinary Neurology. Responsable del Servicio de Neurología de la Universidad Alfonso X el Sabio.

Capítulo 13. Anestesia y cirugía neonatal y pediátrica Josep Arus Martí. Miembro del GERPAC. Diplomado por el European College for Animal Reproduction. Arvivet Veterinaris SL (Terrassa, Barcelona). Rafael Segarra Menéndez. Arvivet Veterinaris SL (Terrassa, Barcelona).

Capítulo 14. Nutrición del perro y el gato en crecimiento Juan Carlos Giménez. Licenciado en Ciencias Biológicas (esp. Zoología) por la Universidad de Valencia y Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor de Nutrición de la Facultad de Veterinaria Alfonso X el Sabio de Madrid. Profesor colaborador en docencia práctica del Dpto. de Medicina y Cirugía Animal de la Facultad de Veterinaria de la UCM. Director Técnico Veterinario Hill’s Pet Nutrition España.


Servicios de comunicación Sitio web Visualización online del capítulo promocional. Archivo pdf del dosier de presentación. Presentación del autor. Visualización y descarga de pdf compatible con dispositivos móviles.

Comunicación en medios Anuncio. 1 Entrevista al autor. 1 Nota de prensa.

www.grupoasis.com/promo/pediatria

1 

Consultar condiciones.


44

Medicina pediátrica en pequeños animales

a

b

Datos clínicos Las características clínicas del CAP son: ■■ Enfermedad congénita con persistencia de la comunicación vascular entre la aorta descendente y la arteria pulmonar (fig. 24). ■■ Habitualmente presenta una morfología con mayor diámetro en aorta y estrechamiento en el extremo pulmonar. ■■ Se aprecia un soplo de tipo continuo y en muchos casos frémito (thrill) de localización craneal en la región axilar izquierda. ■■ Mayor incidencia en hembras, con un índice de probabilidades de 3 a 1, aunque no ocurre igual en todas las razas. ■■ Edad de presentación: desde la detección del soplo a edades muy tempranas. ■■ CAP con comunicación de izquierda a derecha: soplo continuo de localización axilar craneal. ■■ CAP con comunicación de derecha a izquierda: puede existir soplo diastólico o estar ausente. ■■ Síntomas: puede que no se observe ninguno en las primeras semanas o meses, posteriormente suele cursar con insuficiencia cardiaca congestiva.

Aorta Arteria Pulmonar

c

Figura 23. Secuencia del tratamiento mediante valvuloplastia. (a) Doppler continuo previo a la intervención en un perro con estenosis pulmonar severa, con velocidad máxima de 7,18 m/s, equivalente a 206 mm Hg. (b) Doppler continuo tras la valvuloplastia con velocidad máxima de 4,6 m/s, equivalente a 87 mm Hg, con una reducción del gradiente de presión del 58%. (c) Imagen intraoperatoria de dilatación de la válvula pulmonar mediante valvuloplastia. Se observa una pequeña cintura en el balón hinchado durante el proceso de dilatación valvular.

El conducto arterioso es la comunicación que existe entre el sistema arterial pulmonar y la aorta durante la vida fetal.

Conducto arterial persistente (animal adulto)

Figura 24. Esquema de la comunicación del conducto arterioso persistente entre la arteria pulmonar y la aorta.


EnfErMEdadEs cardiorrEspiratorias

Presentación clínica

ECG

Es una enfermedad cardiaca congénita frecuente. Se produce por un fallo en el cierre del conducto por alteraciones en la musculatura lisa que forma la pared del conducto. La presentación varía según el sentido de la comunicación: ■■ CAP con flujo de comunicación izquierda-derecha: sobrecarga volumétrica del ventrículo izquierdo y exceso de circulación pulmonar, con hipertensión pulmonar sistólica leve. Dicha sobrecarga conduce, dependiendo del volumen de comunicación, a la dilatación de aurícula y ventrículo izquierdos y del tronco pulmonar (fig. 25). ■■ CAP con flujo de comunicación derecha-izquierda: se debe a que existe una elevada resistencia de la vascularización pulmonar (hipertensión pulmonar), mayor que la resistencia vascular sistémica. Induce niveles bajos de saturación sistémica de oxígeno (aproximadamente del 65%). Debido al aumento de presión, se produce la dilatación e hipertrofia de aurícula y ventrículo derechos y del tronco pulmonar.

Se observan signos de agrandamiento del ventrículo izquierdo con ondas R elevadas, superiores a los límites normales, o complejo QRS de mayor duración. En fases avanzadas o en perros con insuficiencia cardiaca pueden observarse otras alteraciones en el ECG como arritmias (p. ej.: fibrilación auricular) o alteraciones en la repolarización.

Pruebas complementarias Radiografía de tórax Se observa una dilatación del ventrículo izquierdo y de la aurícula izquierda con exceso de circulación pulmonar, así como una dilatación de la arteria pulmonar y de la aorta descendente. Puede apreciarse un edema pulmonar después de la aparición de insuficiencia cardiaca congestiva. En casos leves podemos encontrar radiografías de tórax normales.

Evaluación ecocardiografíca La prueba de elección para el diagnóstico definitivo es la realización de un estudio ecocardiográfico Doppler completo. Se observa una dilatación de la aurícula izquierda, del ventrículo izquierdo, de la aorta ascendente y de la arteria pulmonar, debido a la sobrecarga volumétrica. Se puede observar parte del CAP desde diferentes proyecciones, pero la que aporta mayor calidad de imagen es la proyección craneal izquierda en eje corto (figs. 26, 27 y 28). Es importante la medición del diámetro y de la morfología para la evaluación del conducto arterioso, bien con ecocardiografía transtorácica o transesofágica. Deben descartarse otras patologías congénitas combinadas como por ejemplo, estenosis pulmonar o estenosis aórtica, entre otras posibilidades.

La imagen combinada de ecografía bidimensional con la imagen Doppler color en tiempo real ayuda a localizar el conducto arterioso más rápidamente.

Modo M

Dependiendo de la gravedad se puede observar disfunción sistólica (diámetros internos elevados del ventrículo izquierdo durante la sístole, fracción de acortamiento reducida) en perros con comunicaciones de gran volumen, y con frecuencia persisten o parecen empeorar después de una ligadura u oclusión exitosa. Exploración doppler

Figura 25. Proyección paraesternal longitudinal derecha donde se observa dilatación (hipertrofia excéntrica) del ventrículo izquierdo debido a la sobrecarga de volumen del ventrículo izquierdo.

Mediante Doppler se pueden evaluar diferentes aspectos (figs. 29, 30 y 31): ■■ Doppler color: presencia de turbulencia en el tronco pulmonar con características de jet (chorro de eyección) que se acerca al transductor desde el orificio del CAP hacia la válvula pulmonar. ■■ Doppler continuo: flujo continuo en la arteria pulmonar principal con flujo inverso en diástole con velocidad aproximada del flujo diastólico de 5 m/s (equivalente al gradiente aortaarteria pulmonar de 100 mm Hg).

45


70

Medicina pediátrica en pequeños animales

Membrana frenoesofágica Ángulo de His

Peristalsis: ondas 1ª y 2ª

Segmento esofágico abdominal

Figura 11. La barrera antirreflujo evita la salida de contenido gástrico al esófago, está formada por el ángulo de His, el segmento del esófago abdominal, las ondas peristálticas y la membrana frenoesofágica.

Las ondas peristálticas, que también forman parte de esta barrera de protección ya que se encargan de mantener al esófago libre de contenido.

Cuando los escapes hacia el esófago son poco frecuentes y de pequeñas cantidades, seguramente el peristaltismo es capaz de solucionar el problema. La gravedad de la lesión irá en función del contenido, del tiempo que permanezca en el esófago y de la frecuencia con que se presente el reflujo. 41 El reflujo puede ser de contenido gástrico o de contenido gastroduodenal. Si se trata de contenido gástrico, el mayor efecto nocivo está a cargo del ácido clorhídrico que altera la regulación del volumen en la célula y, además, inactiva la bomba Na/K (ATPasa) localizada en la pared basolateral de la célula en el estrato espinoso de la mucosa. A diferencia de lo que antes se pensaba, se ha visto que el reflujo de contenido gástrico sin contenido duodenal no produce más que lesiones leves. El reflujo puede ser de contenido gastroduodenal, siendo éste el más peligroso por las lesiones importantes que es capaz de producir. El reflujo gastroduodenal, aparte de contener ácido clorhídrico que como hemos visto por sí solo produce lesiones moderadas (fig, 12), puede contener ácidos biliares, pepsina y tripsina. Los ácidos biliares tienen propiedades detergentes por lo que producen una solubilización de la membrana lipídica de la mucosa, además, cuando el pH desciende, el pepsinógeno contenido en el reflujo se activa a pepsina, la cual, con sus

propiedades proteolíticas, es la principal protagonista en las lesiones severas del esófago. Resumiendo, podemos afirmar que las lesiones más severas las encontraremos en los reflujos gastroduodenales que contengan ácido clorhídrico, bilis y pepsina (figs. 13, 14 y 15). En muchas ocasiones se presentan síntomas más o menos importantes de esofagitis después de realizar un procedimiento quirúrgico en el que se requiere de anestesia general. 42,43 Durante la anestesia general hay una interrupción de las ondas peristálticas del esófago, además de producirse también una importante reducción de la presión del esfínter gastroesofágico, haciéndose de esta forma más fácil el paso de contenido gástrico al esófago. Al estar interrumpido el peristaltismo esofágico por efecto de la anestesia, el contenido gástrico puede permanecer el tiempo suficiente en el esófago como para producir lesiones importantes. Todo esto se ve favorecido por la posición del paciente, que generalmente es ventrodorsal o lateral. Hay muchos fármacos utilizados como agentes preanestésicos que han demostrado su capacidad para disminuir la presión de cierre del esfínter gastroesofágico 44,45, entre los que destacan por su frecuente uso en medicina veterinaria los anticolinérgicos, la acetilpromacina, el diacepam o los analgésicos narcóticos. Los fármacos inductores como tiopental o propofol y los anestésicos inhalatorios como halotano e isofluorano, entre otros, también favorecen la relajación del esfínter gastroesofágico. Generalmente, el reflujo se produce entre los 5 y 15 minutos después de la inducción. Se ha comprobado en un estudio realizado sobre 100 perros sometidos a diferentes procedimientos quirúrgicos, que el 25% de estos animales muestran reflujo gastroesofágico durante la anestesia. 46 Comparando los tipos de cirugía se vio en este estudio que las cirugías que presentaban mayor riesgo de sufrir reflujo gastroesofágico eran las ortopédicas, con un 48% de los perros operados, seguido de las cirugías abdominales, con un 24%. El resto de las cirugías como, ojos, piel, etc., representaban en conjunto un 28% de todos los casos con reflujo. Frecuentemente, encontraremos las lesiones en el tercio distal del esófago. Cuando la esofagitis está producida por un reflujo gastroesofágico durante la anestesia, los síntomas se presentan entre 2 y 4 días después.

Cuadro clínico La sintomatología depende de la severidad y extensión de la lesión. El animal puede presentar: disfagia, anorexia, hipersalivación, odinofagia y ocasionalmente se pueden producir vómitos.


PATOLOGÍA ESOFÁGICA PEDIÁTRICA

Células sanas

Pepsina pH:2-3

Tripsina pH:5-8

Figura 12. Esofagitis producida por vómitos persistentes.

Figura 13. Mucosa esofágica sana y con lesión.

Figura 14. Esofagitis grave producida por una hernia de hiato.

Figura 15. Esofagitis grave en un perro adulto con invaginación gastroesofágica. Este perro se presentó con un cuadro de vómito crónico intermitente.

Con frecuencia se secreta una saliva densa que puede estar teñida con sangre. En otros casos se presentan signos de dolor que el animal manifiesta no queriendo mover la cabeza o manteniendo el cuello estirado. En medicina humana, el reflujo produce una sensación de ardor que suele ser bastante dolorosa y se piensa que esto también puede sucederle a los animales. En algunas ocasiones las esofagitis pueden ir acompañadas de signos respiratorios como tos y disnea, pudiendo relacionar estos síntomas con una neumonía por aspiración. Los casos leves pueden pasar desapercibidos por presentar una sintomatología muy liviana y de corta duración, y generalmente se curan sin tratamiento. Los casos más graves necesitan tratamiento inmediato y no es raro encontrar complicaciones tales como neumonía por aspiración o perforación del esófago. En estos casos el animal

puede presentar además de los síntomas propios de la esofagitis otros no tan relacionados como son tos, fiebre o depresión. 47

Diagnóstico Debemos de sospechar la presencia de esofagitis en todos los animales que muestren síntomas de enfermedad esofágica, sin olvidar que la esofagitis por reflujo puede ser una enfermedad silente con muy poca sintomatología, por lo que en ocasiones su diagnóstico será muy difícil. Hay que realizar una buena anamnesis, evaluando la posible ingestión de cuerpos extraños o sustancias corrosivas. Si se ha realizado una anestesia unos días antes de la presentación de la sintomatología es un buen dato para sospechar de una esofagitis por reflujo secundaria a la anestesia.

71


94

Medicina pediátrica en pequeños animales

SignoS clínicoS Los síntomas que puede manifestar un animal cuando tiene afectado el oído externo son los siguientes: ■■ Sacudidas de cabeza y algunas veces inclinación de la misma. ■■ Eritema del pabellón auricular. ■■ Secreción de aspecto variable. ■■ Rascado de la oreja. ■■ Mal olor. ■■ Dolor y malestar general. Si se encuentra afectado el oído medio los signos que se evidencian pueden ser: ■■ Inclinación de la cabeza. ■■ Síndrome de Horner. ■■ Manifestaciones de dolor.

Figura 1. Otitis en un cachorro con reacción de contacto.

AfeccioneS del oído en cAcHorroS

Hipersensibilidades

A continuación pasaremos a desarrollar las diferentes afecciones de los oídos que pueden presentarse en cachorros.

La dermatitis atópica y la reacción adversa a los alimentos son hipersensibilidades que pueden desencadenar, como causa primaria, el inicio de una otitis. Esto suele ser mucho más frecuente en perros desde los 6 meses de edad (fig. 2). En los gatos no suele presentarse tan temprano, excepto en casos de hipersensibilidades con prurito facial y complicaciones bacterianas y/o por malassezias que pueden desembocar en una otitis externa (fig. 3). La alteración del ecosistema del conducto auditivo suele dificultar la migración epitelial e iniciar la acumulación de desechos inflamatorios. El desequilibrio se inicia con eritema del pabellón, hipersecreción glandular, prurito y luego la invasión de agentes secundarios. Sintomáticamente, en muchos casos, no se ve el exudado hasta que los agentes secundarios hacen su aparición. Si el cachorro de perro empieza a sufrir otitis muy recidivantes e hiperplásicas con tendencia a cerrar el conducto, debemos pensar siempre en la posibilidad de una parasitosis por Otodectes y tratarla aunque no localicemos al parásito.

cuerpos extraños La introducción de cuerpos extraños en el conducto del oído de cachorros suele ser una causa primaria frecuente para la aparición de inflamación del conducto auditivo externo. Es más frecuente en perros, principalmente aquéllos que suelen salir al campo y tener contacto con espigas de diferentes hierbas. Se intuyen por la insistencia en la inclinación de la cabeza, la frecuente unilateralidad, las sacudidas y, al principio, poca secreción. En estos casos los animales suelen utilizar la pata delantera para rascarse el oído. Según el tiempo transcurrido, la producción de cerumen y a veces de pus es considerable. Debemos ser precavidos ya que en ocasiones los cuerpos extraños pueden romperse en varios trozos y dificultar la extracción. El tratamiento consiste en la extracción del cuerpo extraño y la restauración del microambiente del oído.

dermatitis irritativa de contacto Los propietarios de cachorros, con su entusiasmo muchas veces loable, pueden excederse en la limpieza auricular, con la utilización de líquidos en exceso, bastoncillos o prácticas de arrancamiento de pelo. Estas prácticas pueden provocar la irritación del conducto, con la dificultad de la migración epitelial y la consecuente otitis. Pero algunos componentes de los limpiadores auriculares, por mecanismos de hipersensibilidad o cáusticos, pueden provocar una reacción de contacto que por sí sola puede desencadenar la otitis (fig. 1).

Si se confirma su origen alérgico, será necesario frenar el desarrollo de esta hiperplasia para evitar la cronificación hasta alcanzar el año de edad y poder realizar las pruebas diagnósticas. Dentro de las hipersensibilidades podemos hablar de atopia y de reacción adversa a los alimentos.

Atopia Es la hipersensibilidad más frecuente por lo que es la causa más común de otitis (80% de las atopias), y en muchos casos la tiene


Otitis externa en pediatría canina y felina

Figura 2. West Highland White Terrier de 6 meses con hipersensibilidad.

como único síntoma (3 a 5%). 1 Si evitamos la instauración de factores perpetuantes, muchas otitis atópicas se controlan sólo con terapia tópica. Un ejemplo característico son los perros nadadores que siendo atópicos no desarrollan otitis hasta que la humedad favorece la alteración del ecosistema. En los cachorros, estos factores perpetuantes no suelen desarrollarse pero es fundamental evitarlos para impedir la cronificación en la edad adulta. En gatos la otitis atópica es poco frecuente y afecta más al pabellón y a la zona periauricular.

reacción adversa a los alimentos Se acompaña de otopatía en la mayoría de los casos, alcanzando cifras del 80%, presentándose como único síntoma en hasta un 20% de los afectados. 6 En gatos, el 20% de las hipersensibilidades alimentarias se manifiesta con otitis externa, y afecta principalmente al pabellón auricular y a la zona periauricular. 6 El shar pei y el labrador son razas predispuestas a sufrir esta enfermedad desde jóvenes. El control correcto de las hipersensibilidades se basa en la identificación del alérgeno causante, si es posible, y su evitación. En el caso de los alimentos esto puede ser factible corrigiendo la dieta, pero a los aeroalérgenos no es tan fácil evitarlos y es más probable llevar a cabo una desensibilización y/o medicación que evite las complicaciones secundarias o mejore la calidad cutánea. Debemos tener en cuenta que para realizar las pruebas diagnósticas de la atopia deberemos esperar a que el animal cumpla un año de edad aproximadamente, ya que si las hacemos antes podríamos no detectar la reacción a algunos alérgenos.

Figura 3. Otitis por hipersensibilidad en un gato joven.

Es de reseñar que las hipersensibilidades a alimentos y aeroalérgenos están muy relacionadas y cada vez se tiende más a considerar su etiopatogenia como un todo.

Parasitosis El parásito por excelencia del oído es Otodectes cynotis, que afecta a gatos y perros (fig. 4) Desde temprana edad. Suele inflamar el conducto auditivo con la producción de un cerumen oscuro característico. 2 Esta parasitosis auricular puede perpetuarse durante largos periodos, manteniéndose como una simple hipersecreción con sacudidas de cabeza, hasta desencadenando una otitis bacteriana grave como complicación secundaria.

Figura 4. Vasculitis del margen de la oreja en un Boxer de 6 meses. Sacudidas abundantes por otodectes.

95


182

Medicina pediátrica en pequeños animales

Figura 9. Imagen microscópica de Demodex injai utilizando un objetivo de 40x. El ácaro es más largo y grande que Demodex canis.

asociada a estados de inmunosupresión (exceso de corticoesteroides y neoplasias, especialmente linfosarcoma). La demodicosis juvenil aparece normalmente entre los 3 y 18 meses de edad. Puede ser localizada, multifocal o generalizada. La forma localizada aparece con áreas alopécicas irregulares, eritema, hiperpigmentación y descamación y en ocasiones presencia de comedones. Al adquirir los parásitos por contacto directo en el periodo de lactancia, las lesiones suelen aparecer en labios, párpados, frente y pabellones auriculares (fig. 10). Conforme pasa el tiempo, los ácaros pueden colonizar cualquier parte del cuerpo. El prurito es variable, aunque oscila de leve a ausente. En una proporción baja de animales con demodicosis juvenil localizada, las lesiones se extienden provocando cuadros generalizados de alopecia asociados frecuentemente a infecciones bacterianas del folículo y fragmentación del mismo y a la aparición de foliculitis, forunculosis y celulitis (figs. 11 y 12). Las lesiones se pueden extender por todo el cuerpo y es frecuente la presencia de lesiones en los pies (pododemodicosis) y menos frecuentemente en el canal auditivo externo (otodemodicosis) (fig. 13): ■■ La pododemodicosis comienza con eritema interdigital pero progresa a edema, fistulización y presencia de granulomas (fig. 14). Esta presentación puede ser complicada de diagnosticar y de tratar debido a la presencia de fibrosis y de tejido de granulación. Los animales afectados presentan mal olor y el cuadro puede afectar a su estado general. ■■ La otodemodicosis se asocia a otras lesiones corporales y se caracteriza por una otitis externa con exudado seborreico (fig. 15).

El cuadro generalizado puede aparecer también en perros jóvenes de hasta 18 meses de edad. La forma generalizada se produce más frecuentemente en razas medianas y gigantes. El diagnóstico de la sarna demodécica se confirma mediante el examen microscópico del material obtenido mediante raspado profundo de las aéreas alopécicas. Los raspados se realizan con una hoja de bisturí (nº 10-20) o una cucharilla de Volkmann (5-6 mm) ayudándonos con una gota de aceite mineral. Debido a que la demodicosis tiene un amplio espectro de presentaciones, el raspado profundo de lesiones está indicado en la mayoría de cuadros dermatológicos del perro. En perros poco cooperativos o cuando las lesiones se localizan en zonas difíciles de raspar (p. ej.: párpados) se puede utilizar la técnica del tricograma que, aunque es menos sensible, permite realizar el diagnóstico en la mayoría de los casos. El tricograma detecta ácaros en la vaina de los infundíbulos. Una vez que el pelo es depilado se añade una gota de aceite mineral y se examina con aumentos de 40-100x. En el caso de la otodemodicosis se observan numerosos Demodex en el exudado ceruminoso. Se deben realizar también citologías del exudado pustular para confirmar la presencia de bacterias intracelulares. Si se observan bacilos es necesario realizar cultivos con antibiogramas para elegir el antibiótico adecuado. Ocasionalmente, en aquellas lesiones muy fibróticas o granulomatosas es necesario realizar biopsia para confirmar el diagnóstico. La demodicosis juvenil localizada no requiere tratamiento, ya que es una enfermedad autolimitante y en el 80% de los casos remite espontáneamente. La demodicosis juvenil generalizada requiere de un tratamiento agresivo y prolongado con antibióticos y avermectinas. Toxicidad de la ivermectina en algunas razas

■■ Ciertas■razas■y■sus■cruces■como■el■Collie,■Pastor■de■ Shetland,■Bobtail,■Bearded■Collie,■Border■Collie■y■ Pastor■Australiano■tienen■una■mayor■permeabilidad■ en■la■barrera■hematoencefálica■a■la■ivermectina,■por■ lo■que■este■medicamento■puede■producir■cuadros■ tóxicos■con■depresión,■ataxia■y■muerte.■Lógicamente,■ la■ivermectina■no■debe■utilizarse■en■estas■razas.■En■la■ actualidad■se■dispone■de■una■prueba■mediante■PCR■ (reacción■en■cadena■de■la■polimerasa)■para■identificar■ individuos■portadores■del■gen■MDR-1■(susceptibles■a■ la■toxicidad■de■la■ivermectina).


DerMaTología y peDiaTría

Figura 10. Lesiones alopécicas en el párpado de un cachorro con demodicosis canina localizada.

Figura 11. Alopecia multifocal en la cabeza, tronco y extremidades, con eritema y seborrea en un Bulldog con demodicosis canina generalizada.

Figura 12. Lesiones pustulares con costras hemorrágicas que indican una pioderma profunda en la cara de un cachorro de raza Afgano con demodicosis juvenil generalizada.

Figura 13. Pelo adherido asociado a una dermatitis papular en una pododemodicosis.

Figura 14. Alopecia, eritema, úlceras con costras típicas de una forunculosis causada por la demodicosis.

Figura 15. Dermatitis seborreica en un perro con otodemodicosis.

183


208

Medicina pediátrica en pequeños animales

a

b

Figura 15. Imagen obtenida mediante TC en reconstrucción sagital (a) y plano transversal (b) en la que se observa una dilatación del tercer ventrículo y contenido hipoatenuante en disposición infratentorial. Puede apreciarse la compresión cerebelosa existente y la hidrocefalia obstructiva.

Divertículos rostrocerebelosos

Son acumulaciones de LCR localizadas dorsalmente a los colículos y rostralmente al cerebelo, en la región correspondiente a la cisterna cuadrigémina. Este término engloba a los quistes aracnoideos de la cisterna cuadrigémina y a los divertículos del tercer y cuarto ventrículos. 40 Aunque se desconoce su significación clínica (pudiéndose tratar de un hallazgo incidental) 42 la compresión cerebelosa u occipital que producen puede dar lugar a sintomatología neurológica. Se ha descrito que aquellos divertículos que producen más de un 14% de compresión occipital siempre están asociados a síntomas clínicos (convulsiones, frecuentemente). 43 Los animales afectados pueden presentar hidrocefalia concurrente, posiblemente debida a las alteraciones en el flujo de LCR. En otros casos pueden estar asociados a otras malformaciones complejas como la ausencia de adhesión intertalámica o la agenesia de cuerpo calloso. 44 Son especialmente frecuentes en perros de razas braquicéfalas, aunque también han sido descritos en otras razas y en gatos. 43-47 El diagnóstico de estos divertículos no es complicado ya que los hallazgos obtenidos por ecografía, TC y RM son muy característicos y han sido descritos en numerosas ocasiones (fig. 15). 43-47 En el caso de la utilización de TC y RM, la realización de una cisternografía permitiría identificar si existe comunicación entre la lesión y el sistema ventricular (en cuyo caso la denominaríamos divertículo) o si está independizada de éste (quiste), lo que permite la elección del mejor tratamiento quirúrgico. Si existe una comunicación con los ventrículos (divertículo simple) se puede optar por una derivación ventriculoperitoneal, mientras que si no hay comunicación se debe optar por la escisión o drenaje del quiste. 44,48,49

perros y gatos. Es especialmente frecuente en perros de razas pequeñas como Chihuahua, Yorkshire Terrier, Lasha Apso, Shih Tzu, Maltés, Bulldog Francés e Inglés y Pomerania, pero también se ha descrito en otras razas de perros y en gatos. 50,51 No obstante, todavía no se ha podido demostrar su carácter hereditario en ninguna de estas razas. Esta patología consiste en la acumulación de LCR en el sistema ventricular, especialmente en los ventrículos laterales, originado en la mayoría de las ocasiones por una estenosis del acueducto mesencefálico y fusión de los colículos rostrales (fig. 11). 3 Esta acumulación de LCR hace que los hemisferios cerebrales aumentan considerablemente de tamaño y, como consecuencia de ello, la cavidad craneana y el propio cráneo lo hacen también, adquiriendo éste un aspecto redondeado y abombado (fig. 16). 3,50 El aumento del tamaño del cráneo hace que las fontanelas permanezcan abiertas en la mayoría de los animales con hidrocefalia. Sin embargo, no se debe confundir el hecho de tener la fontanela abierta con la existencia de hidrocefalia. 8

Hidrocefalia

Es sin duda la malformación congénita encefálica que con mayor frecuencia se diagnostica en la consulta veterinaria de

Figura 16. Cachorro en el que se aprecia la prominencia de la bóveda craneal.


Neurología peDiátrica Del perro y el gato

Los individuos afectados pueden presentar estrabismo ventrolateral bilateral. No se ha demostrado una relación directa entre la severidad de los síntomas neurológicos y el grado de dilatación ventricular y, a pesar de que la dilatación del sistema ventricular puede continuar después del nacimiento del animal, la progresión de los síntomas neurológicos es variable.  8 En perros braquicéfalos y algunas razas miniatura, la ventriculomegalia puede ser un hallazgo incidental sin ningún tipo de repercusión clínica. En algunos casos, la causa de la hidrocefalia en animales jóvenes puede ser adquirida, siendo frecuente que se produzca por procesos inflamatorios que cursen con colapso del acueducto mesencefálico. Por tanto, el análisis de LCR es imprescindible en estos casos. El diagnóstico de la hidrocefalia se realiza por los hallazgos clínicos y radiológicos. En la radiología convencional se observa una imagen del cráneo en “vidrio esmerilado” debido a la falta de impresión de los surcos cerebrales sobre la bóveda craneal. En los animales con persistencia de las fontanelas se puede realizar una ecografía transfontanela que permita evidenciar la dilatación de los ventrículos laterales. 52 Estas técnicas han sido ampliamente superadas por la TC (fig. 17) y en especial por la RM, ya que aportan una información más precisa del estado del encéfalo y de las causas que han podido provocar la hidrocefalia. En los casos más severos se observará únicamente una delgada línea de parénquima alrededor de los ventrículos dilatados (fig. 18). El tratamiento médico está encaminado a disminuir la producción de LCR y a controlar las convulsiones u otros signos neurológicos. Esta terapia es paliativa y debe aplicarse antes de optar por el tratamiento quirúrgico. El protocolo

a

Figura 17. Imagen obtenida mediante TC del cachorro de la figura 16. Obsérvese la dilatación de ambos ventrículos laterales así como la persistencia de la fontanela (punta de flecha).

más aceptado consiste en la administración de prednisona o dexametasona junto con omeprazol (cuadro 2). En algunas ocasiones se utilizan diuréticos como la furosemida junto con acetazolamida. 50 La acetazolamida, al ser un inhibidor de la anhidrasa carbónica, disminuye los niveles de potasio y requiere una monitorización continua de los niveles de electrolitos mientras se esté utilizando, por lo que no se suele utilizar para mantenimiento a largo plazo. cuadro 2 Protocolo de tratamiento médico de la hidrocefalia.

1

prednisona o dexametasona: prednisona: 0,5 mg/kg cada 12 horas. Dexametasona: 0,1 mg/kg cada 48 horas.

2

omeprazol: 1 mg/kg cada 24 horas.

3

Furosemida: 1 mg/kg po cada 24 horas.

4

acetazolamida: 10 mg/kg po cada 8 horas.

En casos en los que la dilatación ventricular (evidenciada mediante pruebas de imagen) o los signos clínicos sean progresivos a pesar del tratamiento médico, se recomienda la realización de una derivación ventriculoperitoneal cuyo objetivo es desviar el flujo del LCR desde un ventrículo lateral hacia la cavidad abdominal, donde será absorbido. La salida de LCR se regula gracias a una válvula, que establece el límite de presión intracraneal a partir de la cual se permite la salida de LCR desde el ventrículo. 50,53,54 Actualmente no existe un consenso sobre qué tipo de válvulas se deben utilizar en los perros y gatos y algunos autores recomiendan la utilización

b

c

Figura 18. Imagen obtenida mediante RM ponderada en T2 en los planos sagital (a) y transversal a nivel de lóbulos frontales (b) y mesencéfalo (c). Obsérvese la marcada dilatación ventricular con contenido de LCR (hiperintenso) y delimitada por una delgada capa de parénquima encefálico. Imagen cedida por A. Cauduro.

209


262

Medicina pediátrica en pequeños animales

Tabla 2

Tabla 3

Contenido nutricional de la leche de la perra.

Composición de la leche de mamíferos y su relación con el ritmo de crecimiento.

Nutriente

Por 100 g de leche

Materia seca

Humedad (g)

77,3

0

Materia seca (g)

22,7

10

Proteína (g)

7,5

33

■■ Arginina (mg)

420

1,85

Grasa (g)

9,5

41,8

■■ Ácido linoleico (g)

1,1

4,9

Lactosa (g)

3,3

14,5

Calcio (mg)

240

1,06

Fosforo (mg)

180

0,79

Sodio (mg)

80

0,35

Potasio (mg)

120

0,53

Magnesio (mg)

11

0,05

Cobre (mg)

0,33

0,0015

Hierro (mg)

0,7

0,003

Energía metabolizable (kcal)

146

6,43 kcal/g

Digestibilidad

> 95%

Anderson, R.S., Carlos, G.M., Robinson, I.P. et al. Journal of Nutrition, 1991-1994.

La leche La leche de las diferentes especies de mamíferos contiene los mismos componentes pero en diferentes proporciones. Una de las razones es la diferencia en las tasas relativas de crecimiento de cada especie. Cuanto mayor es el ritmo de crecimiento más concentrada es la leche en nutrientes (tabla 3). La leche de la perra es más alta en energía, grasa, proteína, calcio y minerales y más baja en lactosa que la leche de la vaca y, al igual que en otras especies, su composición también varía a lo largo de la lactación. Dado que la evaluación directa de la calidad y cantidad de leche de la madre es difícil, la manera más práctica es hacerlo de forma indirecta, de forma que garantice una ganancia de peso adecuada del cachorro. Los cachorros deben ganar entre 2-4 g/kg del peso adulto durante las primeras semanas de vida (p. ej.: para un peso adulto de 15 kg, entre 30 y 60 g/día). Para evaluar las tasas de crecimiento pueden usarse también guías como la de la tabla 4. Se debe monitorizar la ganancia de peso diariamente durante el primer mes de vida y luego cada semana, así como la ingestión de leche y el estado de salud del cachorro. No obstante, como la ganancia de peso diaria puede ser algo variable,

Días Especie

requeridos

Proteína

Grasa

Calcio

Fosforo

para doblar

(%)

(%)

(%)

(%)

el peso Mujer

180

1,6

3,75

0,03

0,014

Yegua

60

2,0

1,4

0,10

0,07

Vaca

47

3,3

3,7

0,12

0,10

Cabra

22

2,9

3,8

0,19

0,10

Cerda

14

6,0

8,0

0,21

0,15

Gata

9,5

7,5

8,6

0,18

0,16

Perra

9

7,5

9,5

0,24

0,18

Coneja

6

11,5

15

0,61

0,38

puede evaluarse el promedio semanal. Durante este periodo sólo hay que asegurarse de que los cachorros tienen acceso a mamar la cantidad suficiente, al principio cada 3-4 horas y luego progresivamente se irán espaciando las tomas a 4-5 diarias. Hay que recordar que los perros no crecen linealmente y que la curva de crecimiento tiene forma sigmoidea con una fase inicial más rápida, seguida de otra más lenta (fig. 4). Como regla general, los perros de razas pequeñas y medianas (hasta 25 kg) alcanzan el 50% de su talla y peso de adulto sobre los 4 meses de edad, mientras que los más grandes lo hacen sobre los 5 meses. Sobre el año de edad alcanzan todos la talla de adulto y un poco más tarde, a los 16-18 meses, las razas gigantes (fig. 5). Si la ganancia de peso no es adecuada o si existe un comportamiento anormal como vocalización excesiva o inquietud, después de descartarse una enfermedad debe revisarse la salud de la madre y su alimentación, de forma que sea la correcta en calidad y cantidad. Si la perra no ingiere suficiente cantidad, puede aumentarse la palatabilidad, mezclando con alimento húmedo o añadiendo agua tibia al alimento seco. También puede añadirse una cucharada de aceite vegetal (maíz, soja, girasol) por cada 250 g de alimento seco. Si estos procedimientos no incrementan la producción de leche de forma adecuada y se considera necesario, se puede proporcionar a los cachorros alimentación suplementaria utilizando leches maternizadas comerciales de calidad. Es mejor aportar un suplemento a todos los cachorros que retirar la leche materna a algunos.


NUTRICIÓN DEL PERRO Y EL GATO EN CRECIMIENTO

Tabla 4

Semana

Mes

% del peso actual

50

1

8 (5-10)

2

6

3

4

4

3,5

1-2

3 g/kg de PC adulto/día

Desde los 2

2-4 g/kg de PC adulto/día

40

Peso corporal (kg)

Periodo de tiempo

Gran Danés

60

Ganancia media de peso de cachorros.

PC: peso corporal.

Pastor Alemán

30

Collie Bulldog

20

Niño 10

Pequinés

Adaptado de Kienzle, E., Meyer, H., Dammers, C. et al. Advances in Animal Phisiology and Animal Nutrition, 1985; 16:27-50.

0 0

2

4

6

8

10

12

14

16

18

Edad (meses) Figura 4. Curvas de crecimiento (Kirk, 1971).

100% 90%

Fase de crecimiento

80%

Fase de maduración

% Peso corporal adulto

70% 60%

Cierre de las placas de crecimiento de los huesos largos

50% 40% 30% 20% 10% 0 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

Meses de edad

Figura 5. Curva de crecimiento medio frente al cierre de las epífisis de los huesos largos (adaptado del libro Small Animal Clinical Nutrition, 4ª ed, pág. 511).

263


264

Medicina pediátrica en pequeños animales

periodo de destete El proceso de destete es gradual y debe comenzar sobre las 3 o 4 semanas, aunque si es necesario puede hacerse antes. Es una fase muy estresante para el cachorro debido a los cambios en la alimentación y en el ambiente. Por tanto, la transición desde la leche de la madre al alimento sólido debe controlarse adecuadamente para mantener el crecimiento del cachorro. La mayoría de los cachorros empiezan a comer el alimento de la madre sobre las 3-4 semanas y sobre las 6-8 deben ser capaces de ingerir suficiente comida sólida para satisfacer sus necesidades.

Si se ha escogido un alimento de reproducción/ crecimiento adecuado para la madre, los cachorros pueden seguir ingiriendo esta comida, salvo si se trata de cachorros de razas grandes o gigantes, en los que se debe hacer una transición desde el destete a un alimento específico para razas grandes, con menos energía y menos calcio que el alimento de la madre. Desde las 3 semanas se pueden empezar a administrar pequeñas cantidades de papillas de destete, alimentos para crecimiento húmedos, alimentos muy digestibles (dietas gastrointestinales) o comidas semisólidas específicas. Si se desea introducir alimento seco, debe hacerse de forma gradual, mezclándose inicialmente una parte de alimento seco con tres partes de agua caliente, que se irá reduciendo progresivamente. Los cachorros deben tener siempre agua fresca y limpia a su disposición.

periodo de posdestete Se extiende desde de las 6-8 semanas hasta alrededor de los 10-12 meses de edad, dependiendo de la raza, y es la etapa crítica para el desarrollo esquelético y general. Alimentar adecuadamente en este periodo es especialmente importante en cachorros de razas grandes y gigantes en los que la nutrición ha demostrado ser el factor no genético más importante para el desarrollo óseo saludable. Los cachorros deben evaluarse inicialmente para identificar posibles factores de riesgo a fin de poder llevar a cabo unas recomendaciones nutricionales específicas adecuadas. Debe prestarse especial atención a los cachorros de razas grandes y gigantes, animales castrados, con riesgo de obesidad o de padecer otras patologías. Es importante prevenir la obesidad desde el mismo momento del destete. Como en las personas, una vez que el cachorro

se ha hecho obeso será difícil retornar al peso ideal y más aún mantenerlo. La ingestión excesiva de alimento durante el crecimiento contribuirá al desarrollo de obesidad. Aunque no se ha establecido si esto ocurre también en perros, durante el crecimiento en humanos se incrementa tanto el tamaño como el número de los adipocitos. La reducción de peso, sea cual sea la edad, reduce el tamaño de los adipocitos, pero no su número. Por tanto, la grasa depositada en exceso durante el crecimiento incrementa el número total de adipocitos y predispone a la obesidad el resto de la vida. La obesidad se asocia con múltiples problemas médicos que afectan a la actividad, productividad, longevidad y calidad de vida, y un cachorro “gordito” presenta un mayor riesgo de padecer problemas de salud durante toda su vida. Entre otros se incluyen: un mayor riesgo de padecer hipertensión, enfermedades cardiacas, diabetes mellitus, dislipidemias, osteoartritis, intolerancia al ejercicio y una función inmunitaria disminuida. La obesidad también incrementa el estrés oxidativo celular, lo que ocasiona a largo plazo problemas de salud. Debería instruirse a los dueños de todos los cachorros, y especialmente a los de los animales con mayor riesgo (p. ej.: castrados o razas más predispuestas), para que alimenten de la forma y con las cantidades adecuadas. Idealmente deberían llevar un control quincenal por escrito con la cantidad de comida suministrada, el peso y la condición corporal (CC) del cachorro y mantener un contacto regular con la clínica veterinaria. Esto permitiría realizar ajustes en la cantidad de alimento suministrada, con el objetivo de mantener una CC entre 2,5/5 y 3/5 en una escala de 5 puntos (fig. 6) (en caso de utilizarse una escala de 9 puntos el 5 representaría el peso corporal ideal). Los pesos basados en los estimados de adultos según los estándares raciales deberían utilizarse, únicamente, como guía de referencia.

Tipos de alimenTo Para la alimentación de los cachorros y de los perros adultos pueden utilizarse alimentos comerciales o preparados en casa. Aunque los alimentos caseros correctamente elaborados, siguiendo una receta equilibrada y adecuada para la etapa de la vida, pueden ser perfectamente válidos, en la práctica su elaboración es compleja, consume tiempo y suele acabar convirtiéndose en una mezcla indiscriminada de ingredientes, incompleta y desequilibrada. Es más recomendable, salvo situaciones particulares en las que debe recurrirse a recetas caseras 34, utilizar


La fuerza editorial de Grupo Asís La editorial Servet, perteneciente a Grupo Asís, se ha convertido en una de las editoriales de referencia en el sector veterinario a nivel mundial. Más de 15 años de experiencia en edición de contenidos veterinarios avalan su trabajo. Con una gran difusión nacional e internacional, las obras de su catálogo pueden encontrarse en multitud de países y ya han sido traducidas a más de ocho idiomas entre los que se encuentran el inglés, francés, portugués, alemán, italiano, turco, japonés y ruso. Su sello de identidad es un gran equipo multidisciplinar compuesto por doctores, licenciados en veterinaria y bellas artes y diseñadores especializados y con un gran conocimiento del medio en el que desarrollan su labor. Cada título se somete a un trabajo técnico y exhaustivo de revisiones, verificaciones y análisis que permite crear obras con un diseño único y un excelente contenido. Servet trabaja con los autores nacionales e internacionales más prestigiosos para incorporar a su catálogo los temas más demandados por el veterinario. Además de obras propias también elabora libros para empresas y entre sus clientes figuran las principales multinacionales del sector.


Servet (División de Grupo Asís Biomedia S.L.) Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1 • 50002 Zaragoza (España) Tel.: +34 976 461 480 • Fax: +34 976 423 000 • www.grupoasis.com


Medicina pediátrica en pequeños animales  

Libro técnico multidisciplinar sobre pediatría canina y felina, escrito por destacados especialistas en las diferentes materias, que aborda...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you