Issuu on Google+


Corazon del Aikido

19/1/07

11:04

Página 3

EL CORAZÓN DEL AIKIDO Enseñanzas espirituales

KANSHU¯ SUNADOMARI


Corazon del Aikido

19/1/07

11:04

Página 5

Índice

«El espíritu de Aiki Manseido», caligrafía . . . . . . . . . . . . .

10

«El espíritu de Aiki Manseido» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

11

Nota del traductor de la versión en inglés, por Dennis Clark . .

17

Prólogo, por el reverendo Andrew Ellis . . . . . . . . . . . . . . .

19

Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

23

Mi misión

......................................

27

A las personas que he tenido el placer de conocer a lo largo de este camino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

33

Encontrar el camino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

37

La propia misión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

41

Retirar la hostilidad de nuestros corazones . . . . . . . . . . . .

45

¿Qué es «Takemusu Aiki»? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

49

La misión de Takemusu Aiki . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

55

Un camino para el nuevo milenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

59

Cada uno de nosotros somos el Salvador . . . . . . . . . . . . . .

65

El espíritu del cielo y de la Tierra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

71

Corazón y mente presentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

75

El camino hacia la cúspide . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

79

Los últimos cinco minutos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

83


Corazon del Aikido

6

19/1/07

11:04

Página 6

El corazón del aikido

¿Dónde estás ahora? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

87

Nuestra única posesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

93

El gran drama de la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

97

Entender la gratitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

101

Un mundo en el que prevalecen puntos de vista diferentes: ver, oír e interpretar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

105

El espíritu del universo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

109

En el relámpago del momento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

113

¿Qué es «shu¯gyo¯»? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

117

La realización de la propia misión . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

121

Altibajos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

125

Recordar nuestros comienzos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

129

El don de la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

133

El significado de la fuerza (I) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

137

El significado de la fuerza (II) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

143

El espíritu de Aiki Manseido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

149

El poder de aiki (I) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

153

El poder de aiki (II) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

159

Los dones que nos son otorgados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

165

Con ocasión del 45 aniversario de Manseikan Aikido . . . .

169

Cincuenta años después, reflexiones sobre la estrella del nuevo siglo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

173

Furimiru (I) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

177

Furimiru (II) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

181

Cierre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

187

Información sobre Aiki Manseido . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

191


Corazon del Aikido

19/1/07

11:04

Página 7

EL CORAZÓN DEL AIKIDO Enseñanzas espirituales


Corazon del Aikido

19/1/07

11:04

Página 11

El espíritu de Aiki Manseido Aiki es amor. Es el camino que pone nuestros corazones en unidad con el espíritu del universo para que completemos nuestra misión en la vida, infundiendo en nosotros un sentimiento de amor y reverencia por la totalidad del mundo natural *. Aiki supera al yo. No sólo se lleva la hostilidad de nuestros corazones, sino que transformando a esos que aparecen como enemigos y haciendo que dejen de serlo, conduce a la absoluta perfección del yo. Este arte marcial, por tanto, es el camino supremo y una llamada a unir nuestro cuerpo y espíritu bajo las leyes del universo **.

* banyuaigo no daiseishin: son las palabras que el fundador usaba para descubrir el corazón y el espíritu del aikido; se traduciría como «un espíritu del amor y reverencia por todo lo natural», o «un espíritu de protección amorosa por todas las cosas». ** ten-chi se traduce, literalmente, como «cielo y Tierra», aunque también puede significar «universo».


Corazon del Aikido

19/1/07

11:05

Página 27

Mi misión

«Las artes marciales deben ser el camino que lleve nuestros corazones a la unidad con el espíritu del cielo y de la Tierra a fin de completar nuestra misión en la vida, infundiendo en nosotros amor y reverencia por la totalidad de la naturaleza.»

E

STAS PALABRAS PRONUNCIADAS por el fundador son producto de

la inspiración divina. La misión del aikido fue asignada al fundador desde el cielo. ¿Cuántas de las personas en la actualidad viven su vida conscientes de cuál es su misión? En 1974, cuando tenía unos cincuenta años, tomé conciencia de mi misión en la vida. Habían transcurrido veinte años desde que comencé a enseñar aikido profesionalmente. En aquel tiempo sentí intensamente que mi misión era extender el verdadero aikido por el mundo, y que las palabras que el fundador había recibido de Dios son el corazón y el espíritu del aikido. Inmediatamente pedí al difunto Yoshito Nakashima, asistente al dojo y famoso calígrafo, que pintara «El espíritu del aikido» (véase página 10). Hice que el cuadro se imprimiera, lo distribuí a cada dojo y decidí que todo el mundo repitiera estas palabras al unísono, después de mí, al comienzo de cada práctica. Me llevó mucho tiempo darme cuenta que estas palabras son el espíritu del aikido. Después de pasar muchos años superando vicisitudes y penalidades en el camino de la vida, comienza a revelarse la propia misión. En «El espíritu del aikido» se dice:


Corazon del Aikido

28

19/1/07

11:05

Página 28

El corazón del aikido

«Este arte marcial debe ser un sendero para completar nuestra misión en la vida.»

¿Cuál es la misión de la que habló el fundador? ¿Podemos completarla? ¿Cuál es el verdadero significado de «compleción»? Creo que una vez que uno se ha dado cuenta de cuál es su misión en la vida, él/ella ya ha recorrido la mitad del camino hacia su realización. Podemos pensar que la mitad del viaje es el camino de penalidades que uno tarda en llegar a descubrir la propia misión. Han pasado dieciocho años desde que he convertido «El espíritu del aikido» en el propósito y enfoque de nuestro entrenamiento aikido. En aquel momento, en el punto medio del viaje, y ahora, dieciocho años después, ¿adónde hemos llegado? En febrero, abril y mayo de 1992 Manseikan Aikido puso un anuncio en el periódico Kumamoto Nichinichi, que decía: «En el siglo XX estamos construyendo los fundamentos para la realización de un mundo de verdadero amor y armonía: Manseikan Aikido.»

Junto con esta declaración de nuestra misión, imprimimos «El espíritu del aikido» *. ¿Por qué publicamos dicho anuncio? Después de un siglo caótico en el que la raza humana ha atravesado muchos pasadizos empinados de montaña, en el amanecer de este nuevo siglo debemos establecer confiadamente un propósito colectivo y avanzar hacia su realización. Con este espíritu de amor y reverencia al que el fundador aludió como «los fundamentos», podemos convertir el mundo en un lugar de verdadero amor y armonía. Siento con fuerza que mediante la práctica del aikido Manseikan podemos ayudar a construir las bases para convertir esto en realidad. El caótico mundo de nuestros días es producto del egocentrismo y del deseo egoísta. Para extinguir estas tendencias egocéntricas, transfor* Titulado posteriormente como «El espíritu de Aiki Manseido»; el dojo también cambió su nombre de Manseikan Aikido a Aiki Manseido. Debido a que algunos textos están datados, el nombre antiguo aparece aquí en ocasiones. (N. del T.)


6865c