{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1


Editorial

Por Martín Rodrigo Villasante

HOMO HIRSCHER

L

as categorizaciones del origen de la especie humana conforman,básicamente, un sexteto antropológico: australopithecus afarensis (bípedo de hace 3.000.000 millones de años); homo habilis (2.500.000 de años, primero en usar herramientas y construir viviendas, no más de 1,60 metro y 55 kilos, extinguido en un invierno volcánico del Asia); homo erectus (1.800.000 años, 1,80 metro y 70 kilos, recolector y cazador en el África, primero con hachas de piedra y en manipular el fuego); homo neanderthalis (200.000 años, lenguaje complejo, extinguido por el retroceso del hielo, bautizado así porque sus restos se encontraron en el valle de Neander, Alemania, Europa); homo sapiens (90.000 años), hallado en Sudáfrica, Etiopía y Marruecos, luego desparramando hacia Medio Oriente, Europa y el Asia; y el actual homo sapiens sapiens. Grandes y anchos músculos. Pelaje largo y áspero. Mandíbula aplastada y frente estrecha. En el Paleolítico (‘Vieja Piedra’) de la Edad de Piedra, cazadores y recolectores en economía de subsistencia, nómades carroñeros, organizados en bandas, pintando rocas con pigmentos, politeístas creyentes en las fuerzas de la Naturaleza y enterradores de sus muertos. En el aún ágra-

fo Neolítico (‘Nueva Piedra’) de la Edad de los Metales, ya sedentarios en aldeas, dedicados a agricultura y ganadería, cerámica y tejido, economía de producción. Hablaba el pensador italiano Giovanni Sartori a fines de los noventa del homo videns, porque, decía, la revolución multimedia, polivalente e interactiva, transformaba al homo sapiens (fruto de la cultura escrita) en homo videns. Palabra destronada por la primacía de la imagen, lo visible por lo inteligible, ver sin entender. Línneo clasificaba homo sapiens a la especie humana en su Sistema de la Naturaleza (1758). Nada excepcional, salvo su capacidad simbólica. Animal symbolicum lo llama el filósofo prusiano Ernst Cassirer, exiliado a Suecia con la llegada de Hitler: Lengua, mito, arte y religión […] son los diversos hijos que componen el tejido simbólico. Planeta del siglo XXI plasmado por medios que entretienen y divierten. Nada existe si no se ve en las redes. Non vidi, ergo non est. A mayor información, mayor desinformación. Urdimbre virtual de la que surge una nueva especie: el homo Hirscher, a partir de las hazañas de un esquiador austriaco, Marcel Hirscher. Si Stenmark, sueco al igual que Línneo, reinaba en la cumbre del

poder mediático de los ochenta y la televisión cual chupete, Hirscher —temido en la pista cual dinosaurio en las cuevas— ha imperado en esta era de lo instantáneo y huidizo. Cambia de andarivel el mensaje, no su rimbombancia. Devino Hirscher emblema nacional en Austria a la altura de Mozart, Haydn, Schubert, Strauss, Wittgenstein, Popper o Freud, Klimt incluso. Figura también en el mundo entero. Un mundo plagado en estos tiempos cambiantes y turbulentos de crisis políticas y sociales en la Bolivia de Evo, Beirut, la Venezuela de Maduro, Hong Kong, la Barcelona de los independentistas, Zimbabue, la Chile de Piñera. Bestial sin nublársele la mirada, Hirscher se retira con apenas 30. Sano, alabado, victorioso. Padre tuvo que ser para adquirir perspectiva lozana e insurrecta de la fama y dar el portazo poco después de Lindsey Vonn, otra con vida cinematográfica en este “Circo Blanco” ahora hambriento de luminarias. Montaña liberada, Mikaela Shiffrin. Deja la sombra de Hirscher de opacarla. Hombre arcaico Marcel. Primitivo. Ningún billete, ningún suelo empinado untado de nieve le importa tanto como mecer sangre de su sangre entre sus morrudos brazos.•


STAFF EDITOR Responsable Y DirecciÓn General

SUMARIO

Diego Detang

DIRECCIÓN EDITORIAL Alejo Miranda

DirecciÓn PERIODÍSTICA Martín Rodrigo Villasante

DirecciÓn De Imagen

María Victoria Fernández Musso

RedactorES

Martín Rodrigo Villasante Belén Sainz Trápaga

DEPARTAMENTO DE ARTE Carla Pyszkowski

FOTOGRAFÍAS Getty Images

AdministraciÓn General Santiago Videla Dorna Cintia García

Rr. Pp.

Pier Fernández Vigil

LogÍstica Javier Silva

Para informes, sugerencias, opiniones, contactarse a info@editorialmundial.com.ar. Todos los derechos reservados. Se prohíbe la reproducción total o parcial de los artículos de esta revista. La revista no se responsabiliza por la opinión y/o comentarios de los autores de las notas. Ski Mundial es propiedad de Stad Entertainment S. A.,en Catamarca 2032, Martínez,Buenos Aires, Argentina. Tel.: (54-11) 4717-3009/6444/4114.

/editorialmundialarg @Edimundial Editorialmundial

w w w. e d i tor i a lm un d i a l . co m . a r

36 54 68

ADIÓS, SEÑOR DE LAS NIEVES Su primer hijo modificó de cuajo sus prioridades: icono de Austria y una de las principales figuras del Deporte internacional de la última década, en estado de gracia se jubila Marcel Hirscher

SIEMPRE PROTAGONISTA Magnetiza igualmente alejada de las pistas: distinguieron a la estadounidense Lindsey Vonn con los premios Princesa de Asturias y Laureus, y sus últimas andanzas se verán en pantalla chica

MÁS QUE GENIALIDAD Todos los focos apuntan ahora a Mikaela Shiffrin: joven, carismática, notable física y técnicamente, crecida entre esquiadores y fórmulas exóticas, posee solidez para asimilar las presiones del circuito


84

HEMISFERIO SUR Pistas de nivel internacional para expertos y noveles en Esquel, Chubut, San Carlos de Bariloche, El Bolsón, San Martín de los Andes, Villa La Angostura y Tierra del Fuego, además de los IV Juegos Nacionales de Invierno de Neuquén


HOTEL EMPERADOR BUENOS AIRES www.hotel-emperador.com.ar

Av. del Libertador 420, C1001 ABR, Buenos Aires, Argentina. | Tel. (54 11) 4131-4000.


GALERÍA Marcel Hirscher, imparable en Alta Badia, Italia, el 22 de diciembre de aquella temporada 2013-2014 en que acumularía cinco victorias en la Copa del Mundo: tres en eslalon (Levi, Adelboden y Lenzerheide); y dos en eslalon gigante (Vald’Isère y Alta Badia)

16

n

SKIMUNDIAL


SKIMUNDIAL n 17


GALERรA Dibujando trazos mรกgicos en los grรกnulos de nieve del eslalon gigante de Beaver Creek, Colorado, domingo soleado del 7 de diciembre de 2014

18

n

SKIMUNDIAL


SKIMUNDIAL n 19


GALERĂ?A Nuevamente en la dificultosa pista negra (ni verde, ni azul, ni roja) Gran Risa de Alta Badia, corazĂłn de los Dolomitas, volando con las rodillas al pecho en el eslalon paralelo, 17 de diciembre de 2018

20

n

SKIMUNDIAL


GALERÍA Garmisch-Partenkirchen, alpes alemanes, 1º de marzo de 2015, eslalon gigante, legendaria pista Kandahar, iniciada en la cima del monte Kreuzjoch y escenario del fatídico accidente en 1994 de la austriaca Ulrike Maier

22

n

SKIMUNDIAL


GALERÍA Termina su faena en el eslalon gigante de PyeongChang 2018, celebrado en el Yongpyong Alpine Centre, el domingo 18 de febrero: ese instante sublime antes de ganar uno de sus dos oros olímpicos (el otro lo consiguió en combinada, también en Corea del Sur)

24

n

SKIMUNDIAL


SKIMUNDIAL n 25


GALERĂ?A Pirueta en casa para mantener el equilibrio, supergigante de Kitzbuhel, 23 de enero de 2015, como cuando jugaba con la cuerda floja en Anneberg 26

n

SKIMUNDIAL


GALERÍA Avanzando en la pendiente en la séptima jornada de Beaver Creek, Estados Unidos, camino a las tribunas coloridas repletas de público, el 8 de febrero de 2015

28

n

SKIMUNDIAL


SKIMUNDIAL n 29


GALERÍA Toda su furia en el eslalon gigante de Kranjska Gora, Eslovenia: segundo, 14 de marzo de 2015, detrás del francés Alexis Pinturault, uno de sus varios herederos, junto al noruego Henrik Kristoffersen

30

n

SKIMUNDIAL


SKI NEWS

DE AUSTRIA A CHAPELCO Dos lugares hermanados por la historia y el amor a la montaña, que comparten los mejores instructores de esquí y un legado cultural que se transmite de generación en generación

L

a Patagonia está llena de historias de europeos que llegaron, sembraron, entrelazaron sus vidas con gente del lugar y recogieron frutos con sabor a dos culturas, las que claramente dieron forma a una nueva identidad, que dejaron como herencia. El cerro Chapelco no escapa a este maravilloso proceso. Es así que este centro de esquí ubicado al sur del Neuquén escribe los primeros párrafos de su historia enlazando cuentos de

66

n

SKIMUNDIAL

pioneros locales con relatos de acento austríaco y música del Tirol. Corría el año 1973 cuando el Gobierno del Neuquén le ofreció a Guillermo Reynal, titular de Austral Líneas Aéreas y Cielos del Sur, el desarrollo comercial del cerro Chapelco, que hasta ese momento contaba con una Escuela Provincial de Esquí y otra del Club Lácar, que enseñaban a esquiar a la gente de la ciudad. Reynal elegía cada invierno las pistas de Zürs Arlebrg, en Aus-

tria, para disfrutar de la nieve. Su instructor personal era Peter Paul, a quien invitó a Chapelco para encomendarle la creación de la primera Escuela de Esquí en el marco de su proyecto que explotaría comercialmente a Chapelco. Peter Paul, reconocido instructor austríaco, convocó a otros instructores jóvenes que quisieran sumarse a la aventura de viajar a la Patagonia argentina durante el verano europeo. Así es como llegó Alfred Auer a Chapelco,


Juan Cruz Adrogué y Alfred Auer

Alfred Auer con 23 años, lleno de sueños y expectativas, luego de muchos inviernos compitiendo y enseñando a esquiar en Saint Christoph, en la Escuela Nacional de Esquí de Austria. Alfred nació en una aldea pequeña y centro de esquí austríaco llamado Göstling an der Ybbs. Su primera temporada en Chapelco fue en 1977 junto a otros instructores austríacos y a unos pocos españoles. Al año siguiente, al verlo ganar una carrera de profesionales, Billy Reynal le ofreció la Dirección de la Escuela de Esquí de Chapelco. Además, era profesor y demostrador de la mejor escuela austríaca, cuna de la enseñanza de la técnica del esquí más importante del mundo, la que impuso la “anti-rotación” (pecho al valle) en contraposición a la escuela francesa. Auer, quien llegó solo por una temporada “de aventura a la Patagonia”, continuó 10 años haciendo doble temporada entre Austria y Argentina hasta que se quedó definitivamente en la Argentina. “Como yo trabajaba en la Escuela Nacional de Esquí de Austria -recuerda- donde se formaban los mejores instructores, profesores de educación física y de deportes de montaña, podía elegir qué instructores traer, hombres y mujeres. Durante los primeros años, en Chapelco contábamos con un nivel de instructores que no había en otro lugar del mundo. En un principio teníamos 50 instructores austríacos y tres argentinos. Todos

querían venir a la Argentina”. Esos jóvenes de entusiasmo inagotable, que cantaban en el bosque y divertían a los esquiadores argentinos mientras enseñaban, brindaban en sus clases mucho más que técnica sobre las tablas. Compartían historias de los Alpes y entregaban en herencia algunas costumbres de la nieve del norte, como “la celebración del after-ski”. Alojados en su mayoría en el emblemático Hotel Sol de los Andes, al cual llegaban por una semana en charters exclusivos, los turistas argentinos cenaban una vez por semana con sus instructores. Allí compartían la música y diversión tirolesa, con acordeones y cánticos que disfrutaban en veladas que aún recuerdan. Pete Somweber (hoy Cónsul austríaco en la Patagonia y ex gerente general de Chapelco), fue uno de los grandes animadores de la época.

El esquí crecía en la Argentina. Alfred capacitó gente de San Martín de los Andes como instructores locales, en quienes despertó aun más el amor por la montaña y su profunda avidez de crecer. Todos eran argentinos con raíces patagónicas, o quizás con sangre de padres y abuelos europeos que también habían elegido asentarse en el lugar. Austríacos y argentinos en Chapelco hablaban un único idioma que era el de la pasión por enseñar en la nieve. Esta sólida fusión de culturas hizo que pronto Auer diera la oportunidad de levantar vuelo a los instructores argentinos y los llevara a Austria a hacer innumerables contra-temporadas: Nelson Williams Franklin Ravelo, Jesús Ibañez, Alex Paredes y Ángel de la Canal son algunos de los que participaron del “ida y vuelta” entre Austria y Argentina, acompañados por la figura del

SKIMUNDIAL n 67


Alfred Auer, Jonathan Berger y Héctor "gringo" Reviriego

Alfred Auer y Juan Cruz Adrogué

desaparecido Quito Astete, hijo de uno de los pioneros de Chapelco, Américo Astete. “Quito era muy buen esquiador -recuerda Auer- tenía muchas ganas de aprender y mucha capacidad”. Aquí y allá Las familias combinadas con personas de ambos países que hicieron hogares aquí o allá, yendo y viniendo una vez al año, fueron muchas. El recordado Peter Paul representó a los medios de elevación Dopplemayer en el país y puso una tienda de venta y alquiler de esquí en San Martín de los Andes a la

68

n

SKIMUNDIAL

que llamó Austria. Luego se casó con una argentina y tuvo hijos allí. Luego de varios años de contra-temporada, Pete Somweber se casó con una instructora argentina, con quien vivió en Austria para luego instalarse en la Argentina. Alfred Auer también se casó con una argentina y se quedó a vivir en el país. Fue director de la Escuela de Esquí de Chapelco hasta 1992 y Gerente General de la empresa desde 1998 hasta 2003. Hoy tiene su tienda de deportes de montaña, llamada Spirit Patagonia, en pleno centro de la ciudad. Verónica Astete, nacida en el seno de una familia de pioneros

de Chapelco, viajó a Austria fruto de las olas migratorias de instructores, donde conoció a Richard Berger quien fuera, entre otros grandes títulos, miembro del Equipo de Demostradores de Saint Christophe. De esa relación nació Jonathan Berger, un “pura sangre” que lleva en su ADN el legado de su abuelo argentino Don Américo, de sus padres y abuelos montañeses de aquí y de allá. Hoy es instructor de la Escuela de Esquí de Chapelco y viaja por el mundo haciendo doble temporada entre Europa y Estados Unidos. Héctor “gringo” Reviriego, un gringo de origen pero nacido y criado en San Martín de los Andes, fue mano derecha de Alfred Auer junto a Nelson Williams. Era instructor de la Escuela Provincial cuando los austríacos comenzaron a llegar y fue una pieza clave en el tejido de la trama intercultural entre estos dos países. No le faltan cuentos de la montaña, de la noche, de los días en que llegaban “los de afuera”, de quienes había mucho por aprender. Recuerdos que cuenta fácil, parado en la nieve, con su uniforme de instructor de Chapelco, que aún hoy viste. PREMIADO en Austria La academia de los World Ski Awards otorga anualmente los premios globales más importantes de la industria en Kitzbühel, Austria. Más de 40 años después del desembarco de los austríacos en Chapelco, una nueva mirada desde los máximos referentes en la cuna del esquí mundial se deposita sobre Cha-


Uniforme de la primera Escuela de Ski de Chapelco

pelco Ski Resort, que fue premiado como Mejor Centro de Esquí de la Argentina en 2015, 2016 y 2017. En esta última edición, los miembros de la Academia entregaron también la máxima distinción al Presidente de Nieves del Chapelco S.A., Juan Cruz Adrogué, por su “Aporte Monumental a la Industria del Esquí”. Adrogué fue reconocido formalmente como un “pionero y líder inspirador de la excelencia en el turismo de esquí, por su contribución en el desarrollo de la industria y por haber logrado un impacto positivo y definitivo en ella”. En su discurso ante los principales referentes del turismo de esquí del mundo, Juan Cruz Adrogué, el concesionario que más invirtió y desarrolló Chapelco Ski Resort en sus 13 años de gestión, expresó: “Aun estoy en estado de shock por recibir este premio. Realmente amo la industria, amo los deportes, y ser premiado aquí junto a todos estas leyendas del esquí del mundo -como Pierre Josserand o como fuera Hans Grimus- me conmueve profundamente. Crecí en la Patagonia Argentina junto a mucha gente que llegó de aquí, del Tirol; crecí escuchando música y can-

ciones tirolesas en Chapelco. Por eso es aún más especial estar aquí, en la cuna del esquí del mundo, recibiendo este premio. Muchas Gracias. Nunca dejen de soñar y nunca dejen de esquiar”. Abrigar recuerdos Chapelco celebra su historia y abriga tantos recuerdos vinculados con Austria que en 2019 reeditó la versión un sweater que vestían los instructores argentinos y austríacos en su primera escuela de esquí, con las banderas de Austria y de Argentina en las mangas. Una edición limitada de este sweater fue producida para agasajar a quienes honraron la cultura de ambos países, uniéndolos en una misma huella sobre la nieve, que hoy se proyecta hacia un futuro de mayor intercambio. En junio de 2019, a las puertas de una nueva temporada de nieve en Chapelco, el cónsul de Austria en la Argentina, Christian Irbinger, recibió a Juan Cruz Adrogué para celebrar el premio obtenido en Austria y recibió como regalo el sweater de la hermandad. Allí se selló un compromiso de mayor intercambio entre dos culturas que, fusionadas en familias, ya ofrecieron varias genera-

ciones de montañeses. Montañeses que, cualquiera sea su color de ojos, cantan en Chapelco canciones del Tirol pero saben de asados, de mate y de puestas de sol sobre los Andes. • Más información: www.chapelco.com

SKIMUNDIAL n 69


UN mito, UN hombre

PADRE

DEL ÉXITO Hombrecito de rodillas sanas Cuando cualquier otro se hubiera aferrado a su excitante popularidad (dos medallas doradas y una medalla plateada en Juegos Olímpicos, ocho grandes Globos de Cristal seguidos y 20 títulos en Copa de Mundo, además de 67 victorias y 138 veces en el podio en 245 competencias), el austriaco Marcel Hirscher, venerado y en plenitud física, a los 30 años decide alejarse del espectáculo para dedicar tiempo a sus seres queridos

Nada dice más del alma de una sociedad que la forma en que trata a sus hijos.

S

udodana es padre de Sidarta Gautama, el Buda Sakiamuni, nacido en luna llena bajo árbol de sala. A regazo de las raíces de ese árbol del sur de los Himalayas, crecido en Birmania, Bután, Nepal, Bangladesh e India. Al concebir a Sidarta, su madre, reina Maya, princesa Koli, tuvo un sueño: un elefante blanco de seis colmillos blancos entrando por su lado derecho. Diez meses más tarde, nacería el príncipe Sidarta. Adán, según las escrituras judías, cristianas y musulmanas, es padre de todos los humanos. Abraham es padre de Isaac en el judaísmo. Su nombre significa ‘Padre de Muchos Pueblos’. Filipo II de Macedonia, “Señor de la Guerra”, tuer-

36

n

SKIMUNDIAL

Nelson Mandela (1918-2013), líder sudafricano to de fleca y cojo de lazazo, asesinado por su guardaespaldas Pausanias, es padre del épico Alejandro Magno. Ni Sócrates ni su pupilo Platón tuvieron hijos. Sócrates era hijo de comadrona (Penareta) y escultor (Sofronisco). Esculpía en el siglo V antes de Cristo. Sofista relativista sin cobrar, a pesar del enojo de su esposa, Xantipa. Padre de la mayéutica, “el Arte de Ayudar a dar a Luz”. Despertaba a otros con incómodos interrogantes que develaban contradicciones, apaciguaban los dolores del parto del verdadero conocimiento. Se iluminaba el comerciante holandés Anton van Leeuwenhoek en 1677, cuando descubrió con su microscopio ese pececito movedizo que nada en

zigzag en los vientres del planeta: el espermatozoide. En 2005, el enigma del espermatozoide y el óvulo se desveló a partir de investigadores japoneses que identificaron el ligando: la proteína Izumo, bautizada así por el santuario sintoísta del nombre vinculado al matrimonio. Hallarían en 2014 el receptor. Juno, en honor a la diosa romana de la Maternidad. Ferdinand Hirscher es padre del austriaco Marcel Hirscher, para algunos el mejor esquiador alpino de todos los tiempos. A estas alturas, ya retirado “el Señor de las Nieves”, con 30 años. Ocho grandes Globos de Cristal consecutivos en la general de Copa del Mundo (2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018


Por MartĂ­n Rodrigo Villasante

SKIMUNDIAL n 37


Savater. Nueve capítulos, trata acerca de la ética, moral y filosofía de la vida a través de la Historia. Lleva el nombre del hijo de Fernando Savater, y el vasco Savater se dirige a su hijo en esas líneas: Todo lo que voy a decirte en las páginas siguientes no son más que repeticiones de ese único consejo una y otra vez: ten confianza. No en mí, claro, ni en ningún sabio aunque sea de los de verdad, ni en alcaldes, curas ni policías. No en dioses ni diablos, ni en máquinas, ni en banderas. Ten confianza en ti mismo. En la inteligencia que te permitirá ser mejor de lo que ya eres y en el instinto de tu amor, que te abrirá a merecer la buena compañía.

Bienvenido a la Tierra del Deporte, se lee en el cartel en que aparece Marcel Hirscher como símbolo de Salzburgo

y 2019). Récord, delante de los seis de su compatriota Annemarie Moser-Pröll; los cinco del luxemburgués Marc Girardelli; y los cuatro del italiano Gustav Thöni, el suizo Pirmin Zurbriggen, su coterráneo Hermann Maier y la estadounidense Lindsey Vonn. Además, 67 victorias y 138 podios en 245 pruebas (138 segundos puestos), detrás del sueco Ingemar Stenmark (86 triunfos, de 1975 a 1989, 46 en eslalon gigante y 40 en eslalon) y de Lindsey Vonn (82, de 2001 a 2019), y delante de Annemarie Moser-Pröll (62, de 1969 a 1980). Tiene Marcel 12 pequeños Globos de Cristal. Seis en eslalon gigante (2012, 2015, 2016, 2017, 2018 y 2019), a uno de Ingemar Stenmark. Seis en eslalon (2013, 2014, 2015, 2017, 2018 y 2019), a dos de Stenmark. Total de 20 títulos, igualando a Lindsey Vonn. Plata olímpica (eslalon) en Sochi 2014 y dos oros olímpicos (combinada y eslalon gigante) en PyeongChang 2018. Diecisiete podios en Mundiales, últimos dos en Are 2019, Suecia. Siete en eslalon gigante y cinco en eslalon. Siete veces campeón mundial en mayores (dos títulos en Schladming 2013, dos en Beaver Creek 2015, dos en Saint Moritz 2017 y uno en Are 2019). Cuatro veces subcampeón mundial, tres en eslalon gigante. Seis podios en Mundial Juvenil: tres oros (eslalon gigante en Flachau 2007, y eslalon gigante y eslalon en Formigal 2008); dos platas (eslalon

38

n

SKIMUNDIAL

***

en Flachau 2007 y supergigante en Garmisch 2009); y bronce (eslalon gigante en Garmisch). Debutante en Copa a los 17, marzo de 2007 (153º en la general y 49º en la combinada), egresado de la Escuela de Esquí de Bad Hofgastein. Título mundial en individuales en el eslalon de Schladming 2013, ante 50.000 compatriotas. Vencedor en dos disciplinas mundialistas: eslalon y eslalon gigante de Saint Moritz 2017. Único con cuatro oros seguidos en Mundiales (Schladming 2013, Beaver Creek 2015, Saint Moritz 2017 y Are 2019). Primer hombre en retener el Globo de Cristal de la general de Copa desde el austriaco Stephan Eberharter (2002 y 2003). Primer hombre en ganarlo tres años consecutivos desde el estadounidense Phil Mahre (1981, 1982 y 1983). Podios y podios. Insignificantes ante su mayor logro y desafío en curso: asumirse padre. Acontecimiento inaugural para cualquier ser humano. Gesta que lo ha obligado a replantearse el vértigo de sus marchas, el sentido profundo de aquello que se descascara y llamamos éxito. “Quiero ver crecer a ese pequeño hombrecito —comenta Marcel—. La real aventura comienza ahora”. *** Ética para Amador se titula un ensayo publicado en abril de 1991 por el escritor y filósofo español Fernando

Todos estaban ansiosos por saber qué diría Marcel el miércoles 4 de septiembre de 2019 en la conferencia de prensa “Retrospectivas, ideas y perspectivas”, retransmitida en directo y en horario de máxima audiencia en la televisión pública de Austria. Incluso el primer gran debate televisado entre candidatos a las elecciones legislativas del 29 de septiembre se retrasaba. Muchos suponían que anunciaría su retiro. Aparecía la novedad entre noticias mundanas. Nueva crisis económica en la Argentina de “la Grieta”. Masacre en un bar de Coatzacoalcos, México, con al menos 29 muertos. Crisis política en Italia con Salvini, y en Inglaterra con Johnson. Muerte en la sierra de Guadarrama de Blanca Fernández Ochoa, primera española con oro olímpico en esquí alpino (bronce en eslalon de Albertville 1992). Estragos del huracán Dorian en Bahamas (13.000 casas arrasadas y 60.000 afectados). La cadena Walmart adelantando ya no vendería municiones para armas que no fueran rifles de caza luego de los tiroteos en El Paso, Texas (22 muertos), y en Dayton, Ohio (al menos nueve víctimas). Los 80 años en América del Winnipeg, barco alquilado en 1939 por el poeta Pablo Neruda como cónsul chileno en París y amarrado en Valparaíso con 2200 republicanos españoles, aún con el tronar de las bombas de la Guerra Civil en los oídos. ¡Gracias, Marcel! Una era fenomenal y única, se había anticipado el sábado el


Es de noche en Schladming, 29 de enero de este 2019, y Marcel Hirscher desparramando contundencia en el eslalon

diario austriaco Kronen Zeitung. Y Marcel confirmaba el indicio: “Ustedes me conocen. Siempre he dado el 150% de esfuerzo o nada. Puedo estar satisfecho con mi carrera. Tuve la suerte de no tener lesiones graves, de estar sano. Poco a poco, me fui dando cuenta de que no estaba dispuesto a pagar el alto precio que se necesita pagar para estar siempre en la cima. Quería irme campeón, y siento que este es el mejor momento. Quiero jugar fútbol con mis hijos, montar en motocrós. Será un gran cambio, pero algunos proyectos me esperan. No será fácil, pero ahora puedo elegir cuándo esquiar. Disfrutaré de la adrenalina de los deportes extremos, el kayak en rápidos, escalar entre rocas, bicicrós. El miedo ayuda a sentirse vivo. Pero el esquí alpino seguirá siendo el más aterrador. Cuando estás bajando por la pendiente, no hay tiempo para nada, y eso da mucho miedo. Tengo mucha suerte de tener dos rodillas sanas”. Las fenomenales Lindsey Vonn y Mikaela Shiffrin se mostraban conmovidas. Escribía Lindsey: Felicitaciones por tu increíble carrera, amigo mío. Haber esquiado en la misma época ha sido un honor. ¡El récord de ocho Globos no lo superará nadie!

Y añadía Mikaela, confesando haber asimilado las lecciones de Marcel: Es muy extraño lo que se puede sentir al decir adiós a un atleta retirado, aunque, al mismo tiempo, no es extraño en absoluto. Sobre todo, cuando es un atleta del que has aprendido. Que llevó tu deporte a niveles totalmente diferentes. Que demostró que lo que una vez pensamos imposible es posible. Que ha inspirado a generaciones para levantarse, luchar, dar lo mejor. Que siempre trató a los demás con respeto, y nos mostró lo que significa deportividad. Gracias por los increíbles momentos, Marcel. Y todo lo mejor para el futuro. Hijo dilecto de Austria y del esquí alpino. A 12 años de su aparición en Copa del Mundo, Marcel, especialista en eslalon, se confesaba ya en marzo de 2019: “Muy muy cansado. Tengo 30 años y 18 más”. Concidía este desgaste con cuestiones personales: en 2018, se había casado con Laura Moisl, y ambos se convirtieron en padres de un hijo del que no publicaron ni una foto y del que no se sabe ni el nombre. Desea un ritmo de vida manos. Explosivo en las pistas, hombre discreto, amante del tiempo en familia en las cumbres de Ore en Annaberg.

Necesitaba tomarse el verano europeo para meditar. Postergó una conferencia de prensa del 6 de agosto de 2019. Señal de despedida, si bien era incluido en el seleccionado de Austria oficialmente para la temporada 2019-2020, iniciada a fines de octubre de 2019 en el glaciar de Rettenbach, Sölden, Austria, con el eslalon gigante femenino y masculino, y con desenlace a fines de marzo de 2020, en Cortina d’Ampezzo, Italia. La China, sede de los Juegos de Pekín 2022, figurará por primera vez entre las sedes de Copa con la ciudad de Yanquing, elegida para los caballeros en supergigante y en descenso, trazados de velocidad, 15 y 16 de febrero de 2020. Serán 43 carreras femeninas en 22 estaciones y 46 recorridos masculinos en 23 estaciones. Desandará “el Circo Blanco” parajes de Austria (Sölden); Finlandia (Levi); el Canadá (Lake Louise); los Estados Unidos (Beaver Creek y Killington); Francia (Val d’Isère, Chamonix y Courchevel); Italia (Val Gardena, Alta Badia, Bormio, Madonna di Campiglio, Cortina d’Ampezzo, y Sestriere y La Thuile); Croacia (Zagreb); Suiza (Adelboden, Wengen, y Saint Moritz y Crans Montana); Austria (Kitzbuhel, Schladming, Hinterstoder y Lienz,

SKIMUNDIAL n 39


PRINCIPALES LOGROS DE MARCEL HIRSCHER JUEGOS OLÍMPICOS Oro 2018 PyeongChang, Corea del Sur Oro 2014 PyeongChang, Corea del Sur Plata 2014 Sochi, Rusia

Eslalon gigante Combinada Eslalon

MUNDIALES Oro Oro Oro Oro Oro Oro Oro Plata Plata Plata Plata

Eslalon Por equipos Combinada Por equipos Eslalon gigante Eslalon Eslalon Eslalon gigante Eslalon gigante Combinada Eslalon gigante

2013 2013 2015 2015 2017 2017 2019 2013 2015 2017 2019

Schladming, Austria Schladming, Austria Beaver Creek, Estados Unidos Beaver Creek, Estados Unidos Saint Moritz, Suiza Saint Moritz, Suiza Are, Suecia Schladming, Austria Beaver Creek, Estados Unidos Saint Moritz, Suiza Are, Suecia

Zauchensee y Flachau); Alemania (Garmisch y Ofterschwang); la China (Yanquing); el Japón (Yuzawa Naeba); Noruega (Kvitfjell); Suecia (Estocolmo, y Are); Eslovenia (Kranjska Gora, y Maribor); Bulgaria (Bansko); Rusia (Rosa Khutor). Ya sin Lindsey ni Marcel. Batir el récord de Stenmark o los próximos eventos importantes (Mundial de Cortina d'Ampezzo 2021, Juegos Olímpicos de Pekín 2022) se volvieron insulsos comparados con las insoportables lesiones de rodilla de Lindsey y con una sencilla mueca del hijito de Marcel. *** Como nadie es capaz de saberlo todo, no hay más remedio que elegir y aceptar con humildad lo mucho que ignoramos. Se puede vivir sin saber Astrofísica, ni Ebanistería, ni Fútbol, incluso sin saber leer ni escribir: se vive peor, si quieres, pero se vive. Ahora bien, otras cosas hay que saberlas, porque en ello, como suele decirse, nos va la vida. Es preciso estar enterado, por ejemplo, de que saltar desde el balcón de un sexto piso no es cosa buena para la salud; o de que una dieta de clavos (¡con perdón de los fakires!) y ácido prúsico no permite llegar a viejo. Tampoco es aconsejable ignorar que si uno cada vez que se cruza con el vecino le atiza un mamporro las consecuencias serán antes o después muy desagradables. Pequeñeces así son importantes. Se puede vivir de muchos modos, pero hay modos que no dejan vivir.

40

n

SKIMUNDIAL

*** Nadie ha dominado tanto en su señorío. Cuasi canibalesco el apetito de Marcel. Ni homo habilis, ni homo erectus, ni homo sapiens, ni homo neanderthalis. Homo Hirscher. Técnica y potencia. Capaz de salir airoso de resbalones que costarían estruendosas caídas a otros. Un bendecido. Marcel lo simplificaba: “Antes de tomar la salida, me digo «Puertas azules y puertas rojas, puertas azules y puertas rojas»”. La revista L’Equipe le dio en 2018 el premio Campeón de Campeones, compartido con el tenista español Rafael Nadal y el tenista suizo Roger Federer, el atleta jamaiquino Usain Bolt y el futbolista argentino Lionel Messi. Eurosport lo nombró Deportista del Año, a la altura del tenista serbio Novak Djokovic, la gimnasta estadounidense Simone Biles y Lewis Hamilton, piloto inglés de Fórmula Uno. Esos privilegios demandan elevado precio. Agobiarían a cualquiera algunas de sus rutinas. Parecía emular Marcel al personaje Phil Connors, interpretado por Bill Murray, en el filme El día de la marmota. Meteorólogo cubriendo el Día de la Marmota en Punxsutawney, Pensilvania. Hombre atrapado en un bucle de tiempo Phil Connors, suicidado incesantemente. Despertando la misma fecha incesantemente. Conmemoran el Día de la Marmota desde el 2 de febrero de 1887. Gente reunida para ver si Phil, la marmota, sale o no sale de su madriguera. Si aparece, el invierno

se acaba; si hiberna, el invierno dura otras seis semanas. Precisaba Marcel hibernar. “Sé que cada 25 de diciembre aterrizo en Denver, camino cinco pasos, giro a la izquierda y ahí estará el auto estacionado para ir a practicar a Vail y cenar en el mismo restorán. Esto puede ser frustrante. En este momento, me siento brillante. Mi cuerpo, mi mente, todos en mi equipo mejorando. No quiero retirarme cuando sienta que ya no puedo figurar entre los 15 primeros. Me retiraré cuando me sienta cansado o ya no me divierta. En este momento, no me siento motivado, pero es algo que puede cambiar en semanas”. Nadie sabía si la zanahoria de emparejar a Stenmark mantendría vivaz su fuego. “Marcel algún día superará mi récord”, conjeturaba en enero de 2018 el propio Stenmark, récord de ocho títulos de eslalon, tres grandes Globos de Cristal hasta 1989. “Quizá, este haya sido mi último Mundial”, advertía Marcel en Are 2019. Rehuía a las comparaciones con Stenmark en la Avet andorrana, nieve dura, mítica por el abeto alzado en el centro del último muro: “Yo tengo mis propios récords. Ocho Globos de Cristal. Veinte en total. Tan grandes como la incertidumbre al inicio de esta campaña. Hace once años, nunca pensé que llegaría a ni uno solo. Nunca soñé demasiado grande. Odio soñar en grande, porque al final de la carrera uno termina por alcanzar el 1% de sus sueños. Mejor tener pequeños sueños, y vivirlos a lo grande. Pueden imaginarse lo que significa todo esto para mí. El Marcel de 2012 ya no existe. No pienso en alcanzar a Stenmark. Estos años han sido maravillosos, pero me están pasando factura. Mucha energía hace falta para lograr lo que hemos logrado. Ya veremos…”. Pensó en varias ocasiones en un año sabático. “Puede suceder que me necesiten en otro lugar, que no vaya a una carrera, porque está sucediendo algo más importante. Muchas personas me han dicho que esto no es inusual en otros trabajos. Este tiempo, cuidaré de mi bebé. Y cocinaré. Cocina austriaca”. Titubeaba. Deshojando margaritas, guardaba cansancio e incógnitas en su equipaje: “¿Sigo o me retiro, sigo o me retiro, sigo o me retiro?”.


*** No le preguntes a nadie qué es lo que debes hacer con tu vida: pregúntatelo a ti mismo. Si deseas saber en qué puedes emplear mejor tu libertad, no la pierdas poniéndote ya desde el principio al servicio de otro o de otros. Por buenos, sabios y respetables que sean: interroga sobre el uso de tu libertad... a la libertad misma. […] En lo único que a primera vista todos estamos de acuerdo es en que no estamos de acuerdo con todos. […] Nadie discute si las piedras deben caer hacia arriba o hacia abajo: caen hacia abajo, y punto. Los castores hacen presas en los arroyos, y las abejas panales de celdillas hexagonales: no hay castores a los que tiente hacer celdillas de panal ni abejas que se dediquen a la Ingeniería Hidráulica. En su medio natural, cada animal parece saber perfectamente lo que es bueno y lo que es malo para él sin discusiones ni dudas. No hay animales malos ni buenos en la Naturaleza, aunque, quizá, la mosca considere mala a la araña que tiende su trampa y se la come. Pero es que la araña no lo puede remediar... *** Dentro de su estricta dieta, elegía Marcel el kaiserschmarren, postre de la cocina austriaca, tradicional en el antiguo Imperio Austrohúngaro. Trozos de crepes, dulces y gruesos. Masa caramelizada, más huevos que un panqueque común. A menudo, con pasas de uva, almendra molida y confitura de manzana. Espolvoreado con azúcar. Acompañado de compotas de ciruelas, fresas. Incluso de almuerzo. “¡Lo he comido más que cualquiera! —bromeaba Marcel ante alemanes, franceses, italianos, holandeses, noruegos—. Tal vez por eso, no crecí en tamaño, ¡pero los músculos están bien!”. Simetría admirable su cuerpo. Hombre de Vitruvio. Primer secreto, su cuerpo. Ni pequeño ni pesado. Mide 1,73 metro, 75 kilos. El campeón de Copa más bajo de la historia. “¡Y con buenos genes!”, jugueteaba Marcel. Menos imponente que Svindal (1,89 metro, 97 kilos). Segundo secreto, el detalle. “No soy el mejor, pero, gracias mi equipo, puedo tener todo a punto”. Tercero, el

Entre botas, cascos y esquíes, parte de su cosecha de medallas y Globos de Cristal

temple. Cuarto, explosión y sangre fría. Comentaba Peter Schröcksnadel, titular de la Federación Austriaca, en la CNN: “Marcel no puede ocultar que no puede perder. Mientras otros duermen, Marcel se mete con la técnica, fijaciones, materiales, agarres. Casi no tiene tiempo libre, lo usa para enfocarse. ¿Qué lo vuelve tan grande? Su modo de ser. Es el esquiador más concentrado que he conocido. No le importan los primeros puestos sino ser el primero, ese es su foco. Yo lo ubico en el mismo rango que Stenmark. Podría superar a Stenmark, pero quizá él no quiera”. Marcel, como Stenmark, experto en pruebas técnicas. Danzaba a ritmo infernal en eslalon y eslalon gigante. Bajo presión. Bajo presión. Veloz en suelo escarpado. Números estratosféricos. Entre 67 triunfos en Copa en 245 presentaciones (promedio del 27%), 138 podios (56%), 21 en la temporada 2012-2013, su mejor trabajo anual hasta el momento, y 19 en las temporadas 2015-2016 y 2016-2017. Sumó 1546 puntos en 2018-2019. Su mayor puntuación, 1795, en 2015-2016 (al comenzar, 2007-2008, acumulaba 167). En la 2017-2018, depositaba en su cuenta bancaria 669.681 francos suizos, su

máximo embolso en premios en Copa. Total, desde 2011-2012 hasta 2018-2019, según la Federación Internacional, 4.138.924 francos suizos. Notable en 2019, descomunal en 2018: 13 victorias en Copa y primeros oros olímpicos, eslalon gigante y combinada en PyeongChang en febrero. Triunfo en eslalon gigante por 1 segundo y 27 centésimas, la mayor desde Grenoble 1968. Habiéndose roto en agosto de 2017, primer día de práctica, el tobillo izquierdo (maléolo lateral, entrenando en el glaciar austriaco Mölltaler en lugar de Nueva Zelanda). Renovaba contrato con Atomic hasta 2020. Demoledor desde la fractura: 15 victorias en 23 carreras, 13 éxitos en 20 incursiones de Copa (equiparando récords de Stenmark y Maier en una temporada), dos victorias en tres carreras en Juegos. Sin embargo, al bicampeón olímpico y séptuple campeón del mundo le empezaban a desalentar las circunstancias. Lo dejaba entrever el 14 de abril de 2019. “Me alegro de que llegue el verano, pero pronto será de nuevo invierno, y seguirá todo de nuevo”. Eso declaraba en Austria, una pizca resignado, en los premios Romy, gala en que destacan

SKIMUNDIAL n 41


En 2014, ganaría Globo de Cristal de general y eslalon de Copa del Mundo, además de plata en eslalon en Sochi, Rusia, el primero de sus tres podios olímpicos

películas y programas de televisión. Protagonizó el “Momento televisivo del año”. Triunfo en el cinematográfico eslalon nocturno de Schladming. “Este premio pertenece a los telespectadores. Y por eso este premio. Hay mucha gente que ve el esquí por televisión”. Desde 2012, apabullante. Consistencia en eslalon y eslalon gigante, y no cambiaba su fórmula, aunque se metía en carreras de velocidad en puntas de pie. Cuando contrajo enlace con Laura Moisl, ya embarazada, en el verano de 2018 (junio) y nació su primer hijo en el otoño de ese año (7 de octubre), varios pensaron que se retiraría al instante. Primero, la molestia de su tobillo (su padre, Ferdinand también se había lesionado el tobillo cuando Marcel era niño). Después, la felicidad de su matrimonio y paternidad. “¡Excusas! —opinaba Kristoffersen—. Lo ha estado diciendo los últimos cinco años. Va a ser el de siempre, y hará lo que sea necesario para competir”. No. Quedará a 15 triunfos de los 82 de Vonn y a 19 de los 86 de Stenmark. Socio vitalicio de ese panteón. De mantenerse (ocho victorias al año en las últimas ocho temporadas), habría superado a Stenmark en un par de años. Eso, si Mikaela Shiffrin, 60 triunfos, no lo superaba antes, o si el propio Marcel no se retiraba antes. “Mi objetivo es mejorar cada día. Cuando yo me detengo, los demás no están durmiendo. No he llegado a mi techo”. No. Su techo lo esperaba sentado a la vuelta de la esquina. *** Cuando te hablo de libertad, es a esto a lo que me refiero. A lo que nos diferencia de las termitas y de las mareas, de

42

n

SKIMUNDIAL

todo lo que se mueve de modo necesario e irremediable. Cierto que no podemos hacer cualquier cosa que queramos, pero también cierto que no estamos obligados a querer hacer una sola cosa. Y aquí conviene señalar dos aclaraciones respecto a la libertad. Primera: No somos libres de elegir lo que nos pasa (haber nacido tal día, de tales padres y en tal país, padecer un cáncer o ser atropellados por un coche, ser guapos o feos, que los aqueos se empeñen en conquistar nuestra ciudad) sino libres para responder a lo que nos pasa de tal o cual modo (obedecer o rebelarnos, ser prudentes o temerarios, vengativos o resignados, vestirnos a la moda o disfrazarnos de oso de las cavernas, defender Troya o huir). Segunda: Ser libres para intentar algo no tiene nada que ver con lograrlo indefectiblemente. No es lo mismo la libertad (que consiste en elegir dentro de lo posible) que la omnipotencia (que sería conseguir siempre lo que uno quiere, aunque pareciese imposible). *** Ese niño en la pantalla será ocho veces seguidas campeón. Año 1992. Día 28 de febrero. Película de video. Cuatro minutos. El pequeño Marcel baila y canta. Lleva sombrero de tirolés con pluma. Toca acordeón rojo. Lleva tiradores. Esquía con chupete blanco. Baja la ladera con esquíes más largos que su cuerpo. Número 41 en el dorsal, campera amarillenta, pantalón violeta. Antiparras cubriéndole el rostro entero. Ese niño, hoy hombre, asistía el 14 de octubre de 2018, a días de ser padre primerizo, junto a Mikaela Shiffrin al Atomic Media Day y dialogaba con neveitalia.it: “Nunca quiero estar en segundo lugar. Es mi na-

turaleza. En la escuela o en infantiles. Eso no cambiará. Quiero darlo todo. Entrenando no soy así, pero en una carrera cambio. Compito por el simple placer de competir. Disfruto luchar y sentir cómo sube la adrenalina. Siempre busco mejorar, y esto no significa que la temporada que viene vaya a ganar 15 carreras, sería absurdo. Tengo aspectos para pulir, como mis deslizamientos a la izquierda en el gigante. Eso es progresar. ¿El descenso? Debo ser honesto: necesitaría años para lograr el apoyo justo en los pies. Cinco o seis años vista, y no estoy dispuesto”. Lo invadían las perplejidades. Su estado físico. “Se avecina el gigante de Sölden. Como cada año, solo puedo decir que aún no estoy a punto. Me ayuda la experiencia. Espero que, cuando me ponga el chaleco, vaya todo como el último invierno. No sé cuáles serán mis próximos objetivos. Sé que el cronómetro está a cero para todos. Ahora es pronto para hablar”. El 26 de octubre de 2018, era máximo favorito en la Copa. Vencedor en 12 de los últimos 14 gigantes, Mundial y Juegos incluidos. En las últimas tres temporadas, campeón general con 335 puntos sobre Henrik Kristoffersen en 2018, 675 sobre el también noruego Kjetil Jansrud en 2017, y 497 sobre Kristoffersen en 2016. Comenzaba el circuito con el eslalon gigante del glaciar de Rettenbach, Sölden, Austria (en 2013, sacaba cuentas Marcel: “El eslalon gigante de Sölden tendrá lugar el día 2416 de mi trayectoria y será mi 107a carrera de Copa”). Le faltaban días de práctica. Le vino bien la suspensión por la nieve, viento y poca visibilidad. El 18 de noviembre de 2018, se imponía en el eslalon gigante de Levi, Finlandia, a nueve centésimas de Kristoffersen. Llegaba a 60 triunfos el 8 de diciembre de 2018, eslalon gigante de Val d’Isère. Oro en el estadio francés de la Face de Bellevard, delante de Kristoffersen y Matts Olsson. Exhibición. Según Marcel, el más complejo gigante. Nevada insistente, visión escasa, nieve húmeda. Inusitada pendiente. Séptima victoria en Val d’Isère (cinco gigantes y dos eslalon). En Val d’Isère, nueve años atrás festejaba su primer triunfo, 13 de


Único con cuatro oros seguidos en Mundiales: Schladming 2013, Beaver Creek 2015, Saint Moritz 2017 y Are 2019

diciembre de 2009. El alemán Stefan Luitz debía demostrar que su éxito de hacía una semana no había sido gracias a la inhalación de un oxígeno prohibido por la Federación Internacional pero no por la Agencia Mundial Antidopaje. “No he estado a gusto —confiesa Marcel—. Las condiciones acá nunca son buenas. ¿La clave? Mantener la línea lo más alta posible y dejar deslizar los esquíes. Y que las lesiones te respeten diez años, algo que me permitió llegar a 60 victorias, y de lo que estoy agradecido”. El 16 de diciembre de 2018, abismal ventaja en el eslalon gigante de Gran Risa de Alta Badia. Sexta victoria en los Dolomitas italianos (empatando la marca de seis triunfos de Ted Ligety en Kranjska Gora). Su tercer gigante. Pista larga la Gran Risa, severa, ladera que no permite descuido. La mayor diferencia en gigante de Copa la registró Stenmark, en Jasna 1979, respecto de Bojan Krizaj. Al día siguiente, gigante paralelo, igualaba Marcel a Annemarie Moser-Pröll. Durante 35 años poseería Moser-Pröll el récord femenino de seis éxitos en general de Copa: 62 victorias en 174 pruebas y 113 podios, además de oro olímpico en el descenso de Lake Placid 1980. Moser-Pröll se quedaba con su primer podio de Copa el 25 de enero de 1969, en Saint Gervais, Francia (segunda en descenso, con 15 años). Primer oro de Moser-Pröll, el 17 de enero de 1970, Maribor, Eslovenia, con 16 años. Debieron transcurrir 35 años para que Lindsey Vonn alcanzara los 62 triunfos de Moser-Pröll, enero de 2012, descenso de Cortina d’Ampezzo, Italia. Y, ahora, Marcel. Cuarta victoria de 2018 (segunda seguida). Queda a 24 victorias del sueco Stenmark (86). Suma 128 podios. El 20 de diciembre de 2018, era inalcanzable en el eslalon de Saalbach-Hinterglemm, Austria. Alcanzaba 63 triunfos. Quinto éxito. A 38 centésimas del suizo Meillar, de 22 años. La pista Schneekristall (“Cristal de Nieve”) tiene mejor aspecto que la víspera. Ligera llovizna, cielo abierto. A punto Meillard de romper el maleficio suizo en eslalon, en la que no celebra Suiza hace 108 carreras. Marcel no arriesga. El 6 de enero de

2019, inalcanzable en el eslalon de Zagreb, Croacia (64 triunfos), seguido por su coterráneo Marco Schwarz. Quinto festejo en Zagreb (2012, 2013, 2015, 2018 y 2019). Admitía: “He sufrido”. El 12 y 13 de enero de 2019, escalaba a 66 triunfos en Adelboden, Suiza. Eslalon gigante y eslalon. Pista Chuenisbaergli, sector de pastura vacuna, donde registra nueve oros y 16 podios, récord masculino. En la CBC Sports, apuntaban: tercera vez barriendo el fin de semana en Adelboden, y años seguidos. Han ganado ocho veces Stenmark en Madonna di Campiglio; Svindal en Lake Louise; Marcel en Alta Badia. Igualaba a Stenmark con al menos cinco victorias en eslalon en dos sedes. Libre de lesiones, se encaminaba al octavo gran Globo de Cristal. *** Marco Aurelio fue emperador de Roma y además filósofo, lo cual es bastante raro porque los gobernantes suelen interesarse poco por las cuestiones que no sean indiscutiblemente prácticas. A este emperador le gustaba anotar algo así como

unas conversaciones que tenía consigo mismo, dándose consejos o hasta pegándose broncas. Frecuentemente, apuntaba cosas de este jaez (acudo a la memoria, no al libro, de modo que no te lo tomes al pie de la letra): “Al levantarte hoy, piensa que a lo largo del día te encontrarás con algún mentiroso, con algún ladrón, con algún adúltero, con algún asesino. Y recuerda que has de tratarles como a hombres, porque son tan humanos como tú y, por tanto, te resultan tan imprescindibles como la mandíbula inferior lo es para la superior”. *** Lo aguardaba su entrañable Schladming el 29 de enero de 2019. Rubricará en casa sus nostálgicos 67 triunfos. Luz difusa, vino caliente, lo miran 45.000 aficionados. Antiguas torres y tejados del histórico Kitzbuhel en el valle. Cuarto eslalon nocturno del salvaje Schladming para Marcel, alcanzando la marca de Benjamin Raich, bicampeón olímpico en Turín 2006. Un año atrás, había igualado los 54 éxitos de

SKIMUNDIAL n 43


Una de otras de sus tantas pasiones: bajar de las silenciosas montañas para colocarse traje y casco y practicar motocrós

su también paisano Hermann Maier en Copa. Décima victoria del calendario en Schladming. Alberto Tomba había brillado frente a 25.000 personas en el primer Schladming nocturno, 30 de enero de 1997. Aturde el miedo escénico en la Planai de Schladming. Marcel volaba para sentenciar la carrera en la primera manga, 65 palos. Dejaba al francés Pinturault a segundo exacto y boquiabierto. Trazado de 216 metros. Despiadado a la hora de definir. El 15 de febrero de 2019, Mundial de Are. Oro del eslalon gigante Kristoffersen, aventajando a Marcel. Kristoffersen, enfurecido, primera vez campeón mundial. A Marcel le falta bravura. Anulaba la rueda de prensa alegando resfrío. El 16 de febrero de 2019, llegaba Austria al último examen, eslalon masculino, sin oro alguno, insólito desde 1987 en Crans Montana (Suiza lograba de local todos los oros femeninos y tres de los cinco masculinos), y ocurrido otras siete ocasiones: 1931, 1934, 1937, 1938, 1939 (Austria ya anexionada al Tercer Reich alemán), 1966 y 1985. En Marcel recaía la tensión de la pista Olympia. (Se sabe que el pintor Gauguin llevaba una foto del Olympia de Manet en su visita a Tahití) Austria era la nación con más títulos mundiales (159), oros olímpicos (37), victorias en Copa (893). Sin oro en gigante y sin participar en combinada, Marcel se carga el favoritismo. Austria en vilo, y Marcel cumple. Sacaba pecho en las peliagudas. Si no fuera por Marcel en los Juegos de PyeongChang 2018, Austria no ganaba oro olímpico en la combinada desde el 13 de febrero de 1998, Nagano, Japón,

44

n

SKIMUNDIAL

con Mario Raiter. “Estoy acá por una misión —desafiaba en Corea del Sur—. No vine de vacaciones. Mi principal rival soy yo mismo”. Venía de rehabilitarse seis semanas. Dedicaba tiempo a la Música, los videojuegos. Colecciona pinturas al óleo. Rodeado de pinceles e instrumentos. Pensando en Ushuaia, donde solía prepararse. Vacilaba ya tras Pyeongchang en 2018. Aunque en agosto de 2017 se había fracturado el tobillo izquierdo (parate de dos meses) y transitaba una de sus mejores temporadas. “Esta es una decisión muy difícil para Marcel —decía Hans Pum, de la Federación Austriaca, a AFP—. No deja nada al azar. No importa lo que decida, sabemos que el esquí es parte de su vida, su mayor pasión. Es un modelo para muchos. Vive para el deporte, las 24 horas, con una excepcional actitud”. Pretendía Marcel en PyeongChang 2018 alcanzar los tres oros en un mismo Juego de su coterráneo Toni Seller (Cortina d’Ampezzo 1956) y del francés Jean-Claude Killy (Grenoble 1968). Hasta Marcel, solo dos noruegos, Kjetil Andre Aamodt y Lasse Kjus, y dos estadounidenses, Bode Miller y Ted Ligety, habían logrado en la combinada oro mundialista y oro olímpico. Manifestaba en un pasado no muy lejano: “No me veo esquiando hasta PyeongChang 2018. Para superar a Stenmark, necesitaría una nueva columna vertebral, una nueva rodilla, y como preparador físico a Adrian Newey [ingeniero de la Fórmula Uno de automovilismo, de la cual Hirscher es aficionado]”. Se sacaría “la espina olímpica” en la combinada, martes 13 de febrero. Primer oro olímpico. “Ya me he quitado la presión”. El domingo 18 de febrero, éxito en eslalon gigante. “El mejor eslalon de mi vida”. Siguiente objetivo, eslalon, jueves 22 de febrero. Pero el sueco Andre Myhrer se iluminó. “Es complicado mantener tanta concentración —aseguraba Marcel—. Ya antes de empezar, sentí que algo no iba bien en mi cabeza”. Año más tarde, 24 de febrero de 2019, Bansko, Bulgaria, Kristoffersen se imponía en el gigante en la pista Banderiza, delante de Marcel (apenas 4 centésimas). Pero Marcel se llevaba el sexto Globo del gigante, cuarto consecutivo. Primer éxito de Kristoffersen en Copa,

y en la disciplina que dominaba hacía una semana, en Are. La nevada del viernes al sábado impedía el supergigante. Marcel se había contenido. El último de sus actos profesionales sucederá el 10 de marzo de 2019, en Kranjska Gora, Eslovenia. Tercero en eslalon, detrás del espigado suizo Zenhaeusern (le lleva dos cabezas) y del noruego Kristoffersen. Octava victoria consecutiva en general de Copa, sexta corona de eslalon gigante (quinta consecutiva). Ese fin de semana, Mikaela Shiffrin se convertía en la única persona en ganar 15 carreras de Copa en una temporada. Famélicos, los periodistas ya consultaban a Marcel si un noveno Globo de Cristal sería posible. “Hablamos en el verano. La familia es prioridad. La pregunta sería cuánto tiempo más puedo seguir haciendo ambas cosas de modo sensato”. *** Por ello, cuanta más capacidad de acción tengamos, mejores resultados podremos obtener de nuestra libertad. Soy libre de querer subir al monte Everest, pero, dado mi lamentable estado físico y mi nula preparación en alpinismo, es prácticamente imposible que consiguiera mi objetivo. En cambio, soy libre de leer o no leer, pero como aprendí a leer de pequeñito la cosa no me resulta demasiado difícil si decido hacerlo. Hay cosas que dependen de mi voluntad (y eso es ser libre), pero no todo depende de mi voluntad (entonces sería omnipotente), porque en el mundo hay otras muchas voluntades y otras muchas necesidades que no controlo a mi gusto. Si no me conozco ni a mí mismo ni al mundo en que vivo, mi libertad se estrellará una y otra vez contra lo necesario. Pero, cosa importante, no por ello dejaré de ser libre. “La libertad no es una filosofía y ni siquiera es una idea: es un movimiento de la conciencia que nos lleva, en ciertos momentos, a pronunciar dos monosílabos: Sí o No. En su brevedad instantánea, como a la luz del relámpago, se dibuja el signo contradictorio de la naturaleza humana” (Octavio Paz, La otra voz). *** Creció Ferdinand Hirscher en Annaberg. Exactamente, Lammertal. Tra-


La misma fiereza en la nieve que en los rápidos para navegar en kayak con pala y chaleco salvavidas

bajaba de instructor de esquí, leñador, camionero, guía de montaña. Conoció Ferdinand a su esposa holandesa, Sylvia de Vlieg, en un cuento de novela. Dicen que se averió en la ruta el auto en que ella viajaba de Holanda a Austria con su hermana y su cuñado. Y que Ferdinand los ayudó a colocar cadenas para la nieve en las ruedas. No suelen durar esos amores. Pero ella terminaría viajando en tren a Annaberg, y Ferdinand visitándola en La Haya. Dos años yendo y viniendo, infinitos llamados telefónicos. Sylvia renunciaba a su puesto de recepcionista en un hospital y se mudaba a Austria. Trabaja de camarera. Ferdinand, instructor de esquí en invierno, leñador el resto del año. Marcel, primer hijo, nace en 1989, derrumbe del comunismo con la caída del “Muro de Berlín”. Crece parado en dos esquíes y usando chupete. Nace en Hallein, Salzburgo, a orillas del río Salzach y vecina del macizo Untersberg, cerca de Alemania. Famosas las salinas de Hallein. En el siglo XI, contribuyeron al germen del arzobispado de Salzburgo. En el siglo XX, campo de concentración en la Segunda Guerra Mundial. León, segundo hijo de los Hirscher, llegará en 1996 (trabajador en Atomic, “el mayor fanático de Marcel”, según Sylvia, abandonará el esquí por problemas en la cadera). Alquilaría Ferdinand ese 1989 del nacimiento de Marcel una estación de esquí a 1467 metros de altura: la Gosaukamm Stuhlalm. Fueron 14 veranos. Ahora, copropietario de una escuela de esquí de Annaberg en Dachstein-West. Sylvia de instructora. Ferdinand competía. Prefirió no irse a los Estados Unidos. Entre marzo de 1999 y abril de 2004, participó en torneos internacionales. Supervisaba a los 63 años la carrera de Marcel, quien pasó infancia y adolescencia en la idílica Stuhlalm, a 50 kilómetros de Hallein. “Ya a los 2 años, Marcel tenía un excelente sentido del equilibrio —recuerda Sylvia a la cadena holandesa RTL News—. Cómo frenaba no era normal para su edad. Se caía y se levantaba, mientras la mayoría lloraba. Les ganaba incluso a muchachos más grandes”. Contaba Ferdinand el 14 de febrero de 2019 al diario austriaco De Derstandard: “Era muy independiente, intentaba todo lo posible. Cuando se

aprende en la niñez a caminar en un terreno ondulado, rocoso y difícil, se desarrolla un equilibrio distinto al obtenido en una ciudad. Una agilidad muy temprana. En esa época, yo tuve una fractura de tobillo. Igual, esquiaba en una pierna, no quería quedarme sentado en casa. Le empecé a enseñar lo básico del esquí. Eso fue en marzo”. A su padre, Marcel lo denomina “el Supervisor” (otro de sus motes es “Ferdl”). Asistía a todos los compromisos de su hijo, a menos que hubiera que subirse a un avión. En ese caso, conversaban telefónicamente antes de cada largada. El miedo no es zonzo. No acompañó a Marcel a los Juegos Olímpicos de Sochi 2014, Rusia; ni a la fecha de Copa de 2015 en Vail, Estados Unidos; ni a los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018, Corea del Sur. Sí a Vancúver 2010, Canadá (estuvo cerca de su primer podio, al figurar entre los cinco mejores en el eslalon —5º— y en el eslalon gigante —4º—). Padre e hijo siempre juntos. Ferdinand aportando su experiencia y su conocimiento. “Separamos, muy estrictamente, trabajo de familia —avisa Ferdinand—. Corren por andariveles diferentes”. Rememoraba Marcel: “Era difícil cuando yo era adolescente y buscaba mi propia identidad. Hoy, eso se modificó: yo soy el jefe, porque soy yo quien asume las consecuencias de las decisiones que tomo en una pista”. Se parece Ferdinand a Astérix, “el Galo”, personaje de historietas creado en 1959 por los franceses René Goscinny y Albert Uderzo. Astérix vive en el año 50 antes de Cristo en una aldea al noroeste de la Galia, única parte del territorio no conquistada por Julio César. Cabellera y bigotón blancos engalanan a Ferdinand. Modesto, realista, meticuloso.

Nacido el 11 de agosto de 1955. Templada la codicia por los golpes de su hacha. “Siempre tengo dudas: en eslalon, cada meta es un obstáculo en el que se puede fallar. Dudas hasta el último instante”. Lo mismo Sylvia: “Aunque hasta ahora le haya ido bien a Marcel, siempre estoy nerviosa, con un poco de miedo de que algo suceda. Si uno mira atrás, es increíble lo que ha ganado. Casi todo lo que se puede ganar”. Nadie se asumía infalible en el Universo Marcel. Las lecciones brotaban del alud de equivocaciones. “Desafortunadamente, no siempre tomamos las decisiones correctas —admite Ferdinand, entrenador del último campeón mundial de motocrós en MX3/650 y ganador del Rally Dakar, el austriaco Matthias Walkner—. Mis colegas han ridiculizado mis enfoques, pero a lo largo de los años he desarrollado un estilo que nos benefició. Sin ánimo de presumir, tengo una cierta observación que no todos tienen”. Muchos le consultan si alguna vez había imaginado que Marcel sería un corredor tan excepcional. Nunca. “Consciente de la facilidad con la que uno se puede lastimar, y todo termina. Si el éxito no llega, no hay por qué estar decepcionado sino tratar de seguir adelante. El mejor no se distingue del común de la gente: es como cualquier otro, salvo que puede ser lo suficientemente afortunado para ser más habilidoso que otros en su campo. ¡Nunca subestimé a Marcel por ser segundo! El podio siempre es un honor”. *** En una palabra, no solo de lentejas vive el hombre. Por conseguir sus lentejas, Esaú sacrificó demasiados aspectos importan-

SKIMUNDIAL n 45


MÁXIMOS CAMPEONES DE LA GENERAL DE COPA DEL MUNDO DAMAS/VARONES NOMBRE Varones Marcel Hirscher Damas Annemarie Moser-Pröll Varones Marc Girardelli Damas Lindsey Vonn Varones Gustav Thöni Varones Pirmin Zurbriggen Varones Hermann Maier Varones Phil Mahre Varones Ingemar Stenmark Damas Mikaela Shiffrin

tes de su vida, la simplificó más de lo debido. Actuó bajo el peso de la inminencia de la muerte. La muerte es una gran simplificadora: cuando estás a punto de estirar la pata, importan muy pocas cosas. […] La vida, en cambio, es siempre complejidad y casi siempre complicaciones. Si rehúyes toda complicación y buscas la gran simpleza (¡vengan las lentejas!), no creas que quieres vivir más y mejor sino morirte de una vez. Y hemos dicho que lo que realmente deseamos es la buena vida, no la pronta muerte. […] Yo creo que la primera e indispensable condición ética es la de estar decidido a no vivir de cualquier modo: estar convencido de que no todo da igual, aunque antes o después vayamos a morirnos. […] ¿Sabes cuál es la única obligación que tenemos en esta vida? Pues no ser imbéciles. La palabra imbécil es más sustanciosa de lo que parece, no te vayas a creer. Viene del latín baculus, que significa ‘bastón’: el imbécil es el que necesita bastón para caminar. Que no se enfaden con nosotros los cojos ni los ancianitos, porque el bastón al que nos referimos no es el que se usa muy legítimamente para ayudar a sostenerse y dar pasitos a un cuerpo quebrantado por algún accidente o por la edad. El imbécil puede ser todo lo ágil que se quiera y dar brincos como una gacela olímpica, no se trata de eso. Si el imbécil cojea no es de los pies sino del ánimo: es su espíritu el debilucho y cojitranco, aunque su cuerpo pegue unas volteretas de órdago.

46

n

SKIMUNDIAL

PAÍS Austria Austria Luxemburgo Estados Unidos Italia Suiza Austria Estados Unidos Suecia Estados Unidos

*** Ubicaban a Marcel en su incipiente crepúsculo a la altura de Ingemar Stenmark, Franz Klammer, Hermann Maier. Marcel se escurría cual lagartija de la prensa. No enfundado en el hermetismo semejante al del ajedrecista estadounidense “Bobby” Fischer, pero, ya padre, daba un giro de 180 grados a sus primacías. “El esquí ya no es lo más importante —anunciaba el 19 de marzo de 2019, en Soldeu, Andorra, a la CNN—, pero, a la vez, esta sea, quizá, la decisión más difícil de mi vida. No es sencillo decidir, si has he hecho esto 10 años con esta intensidad. Lágrimas, sudor, éxito y sufrimiento, todos los altibajos…”. Vive en la Annaberg de minas de estaño, plata, cobalto. Entre las montañas Ore. Escultura de Lutero, del matemático Adam Ries. Vive con su esposa, Laura Moisl, y su primogénito. Familiero, nunca ha sido una estrella rimbombante. “Es «el Hombre de Hielo»”, decían a la La Vanguardia el 16 de marzo de 2019 los organizadores de la pista Avet, Grandvalira, Andorra. Recorría sigiloso los pasillos. Hablaba esquiando. Le han sido útiles las redes sociales en ese sentido. Contaba las andanzas a sus 587.000 seguidores en Instagram. También en la revista Héroes, editada por Red Bull. Para Georg Fraisl, del Kronen Zeitung, “no es cierto que a Hirscher no le guste la prensa. Lo que no le gusta es hablar

PERÍODO 2007-2019 1969-1980 1980-1996 2001-2019 1966-1980 1981-1990 1996-2009 1975-1984 1973-1989 2012-presente

CANTIDAD 8 6 5 4 4 4 4 3 3 3

antes de correr. Después, es abierto, conversa de lo que sea”. Incluso de Arte. Admira a los impresionistas. El cuadro Impresión, sol naciente, de Monet, expuesto en el París de 1874 en una de las habitaciones del antiguo taller del fotógrafo Nadar. Salón de artistas independientes, ese taller contenía 165 telas de Degas, Renoir, Cézanne. “Pinto… como un pájaro canta”, recitaba Monet. En Austria, Marcel es muy reconocido. Un Renoir o un Cézanne. “Donde vive, en las montañas, ningún vecino lo molesta —cuenta Fraisl—, pero, apenas baja a Salzburgo, ni siquiera puede ir al cine. Va cubriéndose la cara con una gorra. Es el deportista más importante en un país que ha tenido a Franz Klammer, Hermann Maier”. Eclipsando al futbolista moreno David Olatukunbo Alaba, ascendencia filipina y nigeriana, jugador del Bayern Munich alemán, o al tenista Dominic Thiem. Caminando por Kitzbuhel, Marcel tarda 20 minutos en tramos que a otros les demandaría 20 segundos. Pertenecen a Austria iconos del Arte, la Música, las Ciencias, el Deporte. Dos de los mayores filósofos del siglo XX, Wittgenstein y Popper. El neurólogo Sigmund Schlomo Freud, “Padre del Psicoanálisis”, y el psiquiatra Viktor Frankl, prisionero en campos de concentración en la Segunda Guerra Mundial y autor de El hombre en busca de sentido. El pensador Peter Drucker. Niki


Primer hombre en ganar el Globo de Cristal de la general de Copa tres años consecutivos desde el estadounidense Phil Mahre, quien había triunfado en 1981, 1982 y 1983

Lauda, tricampeón de la Fórmula Uno. El navegante Roman Hagara, campeón olímpico en Sídney 2000 y Atenas 2004. El tenista zurdo Thomas Muster, ganador de Roland Garros en 1995. Poetas, escritores y novelistas: Franz Kafka, Rainer Maria Rilke, Elfriede Jelinek y Peter Handke. Viena, del siglo XVIII al siglo XIX, la de los grandes músicos patrocinados por los Habsburgo: Beethoven, Brahms. Eslavos y húngaros, súbditos del Imperio: Liszt, Smetana, Bartók. Compositores como Mozart, Haydn, Schubert, Strauss, Mahler. Viena, de fines del siglo XVIII a la Primera Guerra Mundial, capital cultural europea, solo superada por París. Viena de los cafés históricos, de los palacios imperiales Schönbrunn y Belvedere. Pertenece a Austria el futbolista Mathias Sindelar. “El Mozart del Fútbol” por su habilidad, “el Hombre de Papel” por su floja contextura. Descendiente de checos, Sindelar capitaneaba el Wunderteam (“el Equipo Maravilloso”) austriaco de los años treinta del siglo XX, invicto 14 partidos entre abril de 1931 y diciembre de 1932. Se negó a jugar Sindelar para Alemania después de que la Alemania nazi se anexara Austria en 1938. Encontraron muerto a Sindelar en su departamento de Viena el 23 de enero de 1939 junto a su novia. Envenenamiento con el monóxido de carbono de una chimenea. Gloriosos esquiadores ha dado Austria. Toni Sailer (muerto en 2009, 73 años, cáncer de laringe), triple oro olímpico en Cortina d’Ampezzo, Italia, y cuádruple campeón mundial allí mismo, cuando Juegos y Mundiales se disputaban en un único certamen, de 1948 a 1980. Sailer, “el Rayo de Kitz”, oriundo de Kitzbuhel, tricampeón mundial en Bad Gastein 1958, Salzburgo. Hermann “Terminator” Maier, cinco veces dueño de Copa en descenso (1998, 1999, 2000, 2001 y 2004) y bicampeón olímpico en Nagano 1998. De Maier guardaba un

póster el Marcel adolescente (Edi Unterberger, asesor de Marcel, trabajaba con Maier). Franz Klammer, quíntuple campeón de descenso (1975, 1976, 1977, 1978 y 1983) y oro olímpico en descenso en Innsbruck 1976. Al rescate de virtudes (“la fuerza viril del guerrero”, dirá Savater), los contrastes se tornan irrelevantes. Cada cual ocupa su butaca en una sinfonía de voces. “No se puede comparar a Sailer con Hirscher —opina Franz Klammer en la CNN en Kitzbuhel—. Diferentes eventos, condiciones, equipos, nutrición, situaciones. Quien esquía en el descenso es diferente a quien esquía en el eslalon. Pero Hirscher es, definitivamente, uno de los mejores de la historia”. El oro

olímpico lo metió a Marcel en esa tropa de deidades. Su última carrera en propia morada, eslalon nocturno de Schladming en enero de 2019, convocaba a casi 2.000.000 de espectadores. Buen tributo. “Todo mundo esperaba que yo ganase un oro en los Juegos. En mi país, el esquí es algo muy grande, y todos me decían: «Tu carrera está siendo muy buena, pero te falta el oro olímpico». Solía cargar un montón de kilos sobre los hombros”. Austria es una república federal parlamentaria del centro de Europa (83.879 kilómetros cuadrados, 9.000.000 de habitantes) donde el esquí es sagrado. Especie de Venus de Willendorf, escultura de piedra caliza de 11 centímetros, 28.000 antes de Cristo, la más célebre de la prehistoria, descubierta en 1908 en humus austriaco. Veneran en “el Reino del Este” a su joya Marcel, cuyo hijo na-

SKIMUNDIAL n 47


Caminando relajadamente junto a su musa, Laura Moisl, compañera leal y madre de su hijo

ció en una clínica de Salzburgo. Se rinde Salzburgo a Marcel cual si fuera su patrono, san Virgilio, obispo en el año 755 con apoyo de Pipino “el Breve”, mayordomo de palacio y rey de los francos. Nacido Virgilio en Irlanda, y hacia el 743 peregrino en Tierra Santa. Le decían “el Geómetra” al intelectual Virgilio. En honor de san Ruperto, levantaba la catedral de Salzburgo, incendiada a cuatro siglos de su muerte (784). Al excavar los escombros, aparecieron su sarcófago y los eventos sobrenaturales que llevaron al papa Gregorio IX en 1233 a ungirlo santo. San Bonifacio acusó a Virgilio de enseñar que bajo la Tierra había otro mundo, y otros hombres, y otro Sol, y otra Luna. Quizá por eso, Marcel parecía extraterrestre en la nieve. Y sus milagros, mayordomo o rey, eran corrientes. *** ¿Por qué termina Gloucester vuelto un “enemigo de sí mismo”? ¿Acaso no ha conseguido lo que quería, el trono? Sí, pero al precio de estropear su verdadera posibilidad de ser amado y respetado por el resto de sus compañeros humanos. Un trono no concede automáticamente ni amor ni respeto verdadero: solo garantiza adulación, temor y servilismo. Sobre todo, cuando se consigue por medio de fechorías, como en el caso de Ricardo III. En vez de compensar de algún modo su deformación física, Gloucester se defor-

48

n

SKIMUNDIAL

ma también por dentro. Ni de su joroba ni de su cojera tenía él la culpa, por lo que no había razón para avergonzarse de esas casualidades infortunadas: los que se rieran de él o le despreciaran por ellas son quienes hubieran debido avergonzarse. Por fuera, los demás le veían contrahecho, pero él por dentro podía haberse sabido inteligente, generoso y digno de afecto; si se hubiera amado de verdad a sí mismo, debería haber intentado exteriorizar por medio de su conducta ese interior limpio y recto, su verdadero yo. Por el contrario, sus crímenes le convierten ante sus propios ojos (cuando se mira a sí mismo por dentro, allí donde nadie más que él es testigo) en un monstruo más repugnante que cualquier contrahecho físico. ¿Por qué? Porque de sus jorobas y cojeras morales es él mismo responsable, a diferencia de las otras que eran azares de la Naturaleza. La corona manchada de traición y de sangre no le hace más amable, ni mucho menos: ahora se sabe menos digno de amor que nunca, y ni él mismo se quiere ya. *** Debutaría Marcel en juveniles el 5 de diciembre de 2004, en Italia (26º lugar). Su lema era Más riesgo, más diversión. En Mundiales, combinada del 9 de febrero de 2009, Val d’Isère, Francia. En Copa, eslalon gigante de Lenzerheide, Suiza, 17 marzo de 2007, con 17 años (153º en general y 49º en combinada), viendo cómo el noruego Svindal ganaba general, eslalon gigante y combinada. Primeros oros en Copa en la temporada 2011-2012 (general y eslalon gigante). Primera victoria, aquel 13 de diciembre de 2009, en Val d’Isère. El momento más emotivo de Marcel, y de Ferdinand. “Luchar por años, comenzando por carreras locales, y luego triunfar en Copa —declaraba Ferdinand al Kronen Zeitung—... Es lo máximo, salvo los Juegos. Y Marcel era un niño. Empezó a crecer como atleta después de esa victoria. Todo lo que pasa con nuestro hijo no era previsible. Si uno cree que alguien puede convertirse en un ganador en serie, es arrogante. Ese es el problema de muchos. Marcel ha tenido suerte, porque este es un deporte en el

que todo debe encajar: físico, mente, técnica, materiales”. Transitaba sus 20 años Marcel ese 2009. Lo custodiaba Ferdinand. Desconfiaba “el Supervisor” de los esquiadores expertos, atmósfera rodeada de egos inflamados, auspiciantes inescrupulosos y sedientos, millones de billetes en juego. “Temía que los mayores pudieran presionarlo. Pero era un miedo infundado. Todos han cuidado de Marcel”. Relajarse supone una extrañeza en ese ambiente. Exige dedicación absoluta. Radares encendidos a toda hora. “Casi no hay tiempo. Mucho estrés —asevera Sylvia—. Hablar con la prensa, asistir a la entrega de premios, control antidopaje. Recién horas después podemos abrazarlo. De allí, al hotel a hacer las valijas para ir a otro sitio. Entrenamientos, pretemporadas. A veces, se cansa. Encima, amén del cariño invalorable del aficionado, cuando va a comer todos le toman fotografías, generalmente, sin preguntarle. Tiene poco descanso. Y esa es una de las desventajas”. No lo atosigan a Marcel en todas partes. Invisible en la Holanda de quesos, molinos, zuecos. Fortuna para un campechano. Sylvia lo explica: “Es reconocido, salvo en mi país”. Marcel goza del anonimato en terruño materno. “Casi nadie lo registra en Países Bajos. Le gusta mucho. Mar y playa, sin montañas. Habla holandés, y ama la mentalidad holandesa. Son más abiertos y, sin embargo, sobrios. ¡Es un chico típicamente holandés!”. Reza un dicho holandés: Actúa con normalidad, que eso ya es locura suficiente. Podría haberse vestido de naranja si hubiera optado por el pasaporte materno. Esquiar con el equipo de los Orange, Ana Frank, Erasmo y Spinoza, Rembrandt (noveno hijo de padre molinero, nieto de panadero) y Van Gogh. Se inclinó por Ferdinand y Austria, país con 288 podios en Mundiales (53 oros, 54 platas y 49 bronces, con 156 hombres, y 40 oros, 46 platas y 46 bronces, en 132 podios femeninos), lejos de Suiza (193), Francia (142), Alemania (112), los Estados Unidos (87). Holanda y Austria quedaron enlazadas fatalmente en 2012, cuando, en la estación austriaca de Lech, el príncipe


SKIMUNDIAL n 49


holandés Juan Friso fue víctima de una avalancha mientras esquiaba. Para muchos colegas (Hannes Reichelt, oro del supergigante del Mundial de 2015, o Vincent Kriechmay, plata del supergigante del Mundial 2019), corría con ventaja Marcel en la Copa. De allí, concluyen, sus cifras. “El calendario favorece a Hirscher”. Argumentan que, de las 38 pruebas del último invierno 2018-2019, hubo 15 carreras de velocidad (descenso) y 21 carreras técnicas (eslalon y eslalon gigante), especialidad del austriaco. Marcel ganó nueve de los 15 trayectos que protagonizó. Acumulaba 1558 unidades (818 de eslalon y 660 de eslalon gigante). Ni liderando todos sus compromisos un velocista podría haber conseguido el gran Globo de Cristal. Desde 2010, no lo gana un velocista (el suizo Carlo Janka). Ya en 2011, el croata Ivica Kostelic, emparentado al eslalon como Marcel, y desde entonces la racha histórica del austriaco. Algo de razón tendrán. Porque tanto el segundo como el cuarto del ranking de la temporada 2018-2019, es decir, el francés Alexis Pinturault (1233 puntos) y el noruego Henrik Kristoffersen (1101), sucesores naturales de Marcel, también son técnicos. Quedó tercero el velocista italiano Dominik Paris (1119 unidades: 560 en descenso, 530 en supergigante, 29 en combinada). Quinto (Vincent Kriechmayr), sexto (el también austriaco Beat Feuz) y séptimo (el suizo Mauro Caviezel) fueron velocistas. Marcel, por su lado, sugiere experimentar de vez en cuando en disciplinas técnicas. A la hora de sumar porotos a la canasta, él recurría al supergigante o al eslalon paralelo. No sería sencillo agregar a la grilla descensos: requieren normativa más rigurosa, pistas más extensas no siempre útiles en malas condiciones meteorológicas. *** Un gran poeta y narrador argentino, Jorge Luis Borges, hace al principio de uno de sus cuentos la siguiente reflexión sobre cierto antepasado suyo: Le tocaron, como a todos los hombres, malos tiempos en que vivir. En efecto, nadie ha vivido nunca en tiempos completamente favorables, en los que resulte sencillo ser hombre y

50

n

SKIMUNDIAL

llevar una buena vida. Siempre ha habido violencia, rapiña, cobardía, imbecilidad (moral y de la otra), mentiras aceptadas como verdades, porque son agradables de oír... A nadie se le regala la buena vida humana ni nadie consigue lo conveniente para él sin coraje y sin esfuerzo: por eso, virtud deriva etimológicamente de vir, la fuerza viril del guerrero que se impone en el combate contra la mayoría. ¿Te parece un auténtico fastidio? Pues pide el libro de reclamaciones... Lo único que puedo garantizarte es que nunca se ha vivido en Jauja y que la decisión de vivir bien la tiene que tomar cada cual respecto a sí mismo, día a día, sin esperar a que la estadística le sea favorable o el resto del Universo se lo pida por favor. *** Celes Piedrabuena calcula en el Mundo Deportivo español que Marcel se ha calzado en su carrera 2000 pares de esquíes Redster, y que cada par necesitó seis horas de puesta a punto. Comenzó cada temporada con 100 pares de esquíes: 40 para gigante, 40 para eslalon y 20 para eventos veloces. Una década de carreras, neto de 7 horas, 17 minutos, 50 segundos y 40 centésimas esquiando. En 245 pruebas, 138 podios, logrados con un margen de 51 segundos y 16 centésimas. Ejemplo: festejó en el gigante del Mundial de Garmisch 2015 por 3 segundos y 28 centésimas. Ese 2015, en Madonna di Campiglio, un dron cayó en plena pista cuando Marcel descendía raudo. El aparato se estrelló contra la nieve, casi rozándole la espalda. Marcel, ni enterado. “Si alguien ve el video, entenderá lo cerca que estuvo de golpearme. Pregunté a los expertos, y me dijeron que un dron de 15 o 20 kilos cayendo desde 10 metros me habría causado daños graves”. No lo arropaban en esas rabiosas neviscas sus camperones. No, sus botas ajustadas. No, las canilleras. No, sus potentes piernas. Lo arropaba, invierno tras invierno, Laura. “Ella lo hizo", decía Marcel a Héroes. Ella lo hizo. De lo contrario, esta historia no existiría. “Laura ha estado esperando a mi lado siete años por mi bien. Ha pasado su vida esquiando por mí. Sin ella, no habría Globos de Cristal ni medallas olímpicas. Nada

sería como es. Laura fue, a menudo, el último remanente de normalidad y de seguridad en este momento tan loco para mí. El recurso más fuerte. Mi patria en cada gira”. Resguardaron el nombre de su hijo, y después de nacido tampoco publicaron imágenes. Disfrutan de sus perros, Timón y Pumba. Respira aliviada Laura: “Me alegro de que todo haya bajado de intensidad un poco”. Algo intangible permanece incólume de especulaciones y glaciales guarismos. En todas esas pendientes carcomiéndole los tobillos, de Zagreb a Schladming, de Vancúver a PyeongChang, de Saint Moritz a Are, de Bansko a Val d’Isère, lo han sostenido el amor de los suyos, su corazón, y ese halo de los tocados por la varita. “Me sostiene lo que siento —aseguraba Marcel en su Stuhlalm natal el 21 de julio de 2016 al Salzburger Nachrichten—, y eso es más valioso que cualquier cosa: seguridad, estabilidad, coraje”. A su querida Stuhlalm lo llevaron Ferdinand y Sylvia por primera vez a los tres meses de edad, y hasta pasados los 15 años. Cada verano, de mayo a septiembre. “Tengo muchos recuerdos gratos. Al principio, ni siquiera teníamos agua corriente. Nos duchábamos con regadera. Los primeros siete años, solo agua helada”. Iba de árbol en árbol. Corriendo, saltando. Pantalones cortos, y en patas. A los 10, rara vez lo hipnotizaban los dibujitos animados de un televisor. Estupefacto, veía caminar sobre una cuerda floja a los escaladores hospedados en la cabaña de los Hirscher. Circo improvisado al aire libre. Ni elefantes ni domadores de leones, ni payasos zancudos ni mujeres barbudas. “Después, papá me preparó a mí una cuerda para que yo también intentara, y los próximos cinco años practiqué casi todos los días. No estaba tan alta”. Cuando su esquí se volvió cosa seria, ese rito profético de sentirse lanzado al vacío abriendo los brazos se esfumó. Arrasaría a cada tranco. Nuevas hazañas tallaría en la corteza de la montaña. Palmas, trofeos, medallas, cristales. Un amor de amores, un hijo, y dos rodillas sanas. “Quiero ver crecer a ese pequeño hombrecito”. ¿Hablará de él mismo o de su benjamín? Para lo uno y lo otro, sueña en miniatura el equilibrista de Anneberg. •


Parece descargarse con un grito de liberaciĂłn Marcel Hirscher, aquĂ­, en el eslalon gigante de Kranjska Gora, Eslovenia, en marzo de 2016

SKIMUNDIAL n 51


SKI NEWS

La fiesta de los porschistas

Se celebró un nuevo Porsche Festival en el autódromo de San Nicolás, que incluyó el lanzamiento de la Cayenne Coupé y el anuncio de la llegada del Taycan eléctrico para marzo

F

ue un espectacular evento el que tuvo lugar en el autódromo de San Nicolás, provincia de Buenos Aires, el sábado 23 de noviembre. Allí se realizó por segundo año consecutivo el Porsche Festival, una jornada de pruebas automovilísticas junto a los aficionados y miembros del Porsche Club Argentina, y como cada cierre de año, fue el momento ideal para el anuncio de las próximas novedades de la marca alemana en el país.

52

n

SKIMUNDIAL

Allí, Hugo Pulenta, presidente de Nordenwagen -el importador de Porsche en Argentina- presentó la nueva Cayenne Coupé, que desde entonces está disponible en el país en cuatro versiones distintas. La Cayenne Coupé Turbo S E-Hybrid es el híbrido más potente, veloz y costoso que se vende en Argentina. Sus motores V8 4.0 biturbo y eléctrico tienen un rendimiento combinado de 680 cv y 900 Nm, que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y alcanzar los 295 km/h.

Pulenta también confirmó que en marzo saldrá a la venta el nuevo Taycan, el primer auto 100% eléctrico de Porsche. El Taycan estará disponible en Argentina en sus tres versiones: 4S (530 cv), Turbo (680 cv) y Turbo S (761 cv). El primer lanzamiento será el del Turbo S, que será el auto 100% eléctrico más potente y veloz de Argentina: acelera de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos, alcanza los 260 km/h y tiene una autonomía de 412 kilómetros. Todos los Taycan se venderán con un cargador


para que los clientes recarguen el vehículo en su casa o en su trabajo, y además podrán cargarlo en todos los concesionarios de Porsche en el país: Vicente López, Rosario, Córdoba y Mendoza, que instalarán cargadores de reabastecimiento gratuito para sus clientes. En cuanto a las actividades, es la segunda vez que la familia de Porsche Argentina elige celebrar su festival en San Nicolás. Y es que su autódromo es uno de los más modernos del país y sus instalaciones son muy cómodas. Por

supuesto, todo el lugar estuvo acondicionado especialmente para la ocasión: hubo un lounge en el interior de la torre de control y se armaron varios livings en la parte de afuera para ver el espectáculo al aire libre disfrutando de un rico y variado catering. Durante la mañana se hicieron las pruebas de regularidad en las que los pilotos debían dar cinco vueltas a un ritmo parejo y las diferencias eran penalizadas. La organización estableció los tiempos para las distintas categorías y, si bien fueron bastante exigentes, la seguridad fue lo más importante. El segundo tipo de pruebas en la pista fue de habilidad conductiva, que se trató de un circuito donde se podía acelerar un poco más la velocidad. Cabe destacar que el personal del Porsche Service estuvo presente para asistir a todos los participantes. Hubo más de 50 modelos de Porsche en total. Entre los presentes se destaca-

ron varios 911 991 y un Cayman -que llegaron por ruta desde Buenos Aires, a dos horas de distancia-, los 911 GT3 RS y GT2 RS - de distintos colores-, varios 911 993, algunas SUV -una Macan y una Cayenne-, un 718 Cayman S y un par de 911 Cabriolet, y entre los más viejitos, varios 911 Targa, Cabrio y Coupé, un RS, un 911 Turbo y un 924. Además, se lució el 911 Sport Classic -presentado en el Salón de Frankfurt de 2009-, que es uno de los 250 que existen en el mundo. El día terminó con una entrega de premios y con el público fascinado tras haber admirado de cerca y probado -a alta velocidad- sus modelos favoritos de la marca alemana. •

Más información: www.porsche.com

SKIMUNDIAL n 53


LEJOS DE LAS PISTAS

DE PELÍCULA La tortuga y el hada de los repollos Incluso retirada, se las arregla para llamar la atención la estadounidense Lindsey Vonn: en una agenda incesante, la mejor de todos los tiempos (82 éxitos en Copa del Mundo) ha pasado de recibir el galardón Laureus en Mónaco y operarse otra vez de rodilla a posar en la revista Sports Illustrated, presenciar el torneo de tenis de Roland Garros, participar en programas televisivos, ser distinguida con el premio Princesa de Asturias y promocionar su próximo filme La temporada final, con estreno en HBO este noviembre

Mirada de cerca, la vida es una tragedia, pero, vista de lejos, parece una comedia.

Charles Chaplin, actor inglés de cine mudo

A

Ícaro lo traiciona la desmesura. Se le queman las alas de subir y subir y de tanto subir. Es hijo del inventor Dédalo. Desterrado de Atenas ha sido Dédalo por matar en un rapto de furia y envidia a su sobrino creativo, Pérdix, obstáculo para su fama. Luego al servicio del rey Minos en Creta, Dédalo, el más famoso de los ingenieros, crea a Talos, gigante animado de bronce, para defender la isla; para entretener a la hija de Minos, Ariadna, una pista de baile. Cambia la relación entre Minos y Dédalo: negado Minos a sacrificar al mejor de sus toros en honor de Poseidón, el Dios de los Mares hechiza como castigo a la esposa de Minos, la reina Pasífae, para que se enamore de otro, aunque no de otro ser humano sino de un toro, blanco y hermoso toro. Poseidón reñido con Minos, Minos colérico con Dédalo. Irrita a Minos que Dédalo ayude a la reina Pasífae a satisfacer sus deseos cuando Dédalo le construye

54

n

SKIMUNDIAL

una vaca hueca de madera para que se esconda dentro, esperando ser fecundada por el toro blanco. Cuando Pasífae da a luz al monstruoso Minotauro, llamado Asterión, cuerpo de hombre, cabeza de bóvido, Minos encarga a Dédado que trace un laberinto, el laberinto de Creta, morada oculta del Minotauro. “El símbolo más evidente de la perplejidad es el laberinto —dice Jorge Luis Borges—, edificio raro, cuyo fin es que se pierda la gente”. Alimentan con carne humana al Minotauro, todos los años seis mancebos y siete doncellas. Cuando Teseo se presenta entre estos mancebos con ánimo de matar al Minotauro, Ariadna, “la Muy Pura, la Muy Santa”, enamorada de Teseo, pide auxilio a Dédalo: no solo regala a Teseo un ovillo de hilo rojo para encontrar pronto la salida del laberinto, sino que asiste a Teseo para que abandone Creta con Ariadna. Rabioso Minos, encierra en el laberinto a Dédalo y a su hijo, Ícaro, engendrado con la esclava Náucrate, quien per-

sonifica la región occidental del Delta del Nilo. Vigilante Minos de todo, Dédalo decide imitar a los pájaros. Fabrica alas, para él e Ícaro. Enlaza plumas, uniendo con hilo las centrales y con cera las laterales. Bate sus alas. Enseña a Ícaro el arte de volar, advirtiéndole que no volase demasiado alto, porque el calor del Sol derretirá la cera de las alas, ni tampoco bajo, porque la espuma del mar las mojará. Pasadas las islas de Samos, Delos, Paros, Lebintos y Calimna, Ícaro, entusiasmado, asciende y asciende. Los rayos solares despegan las plumas, e Ícaro, desesperado, cae al mar (Pausanias cuenta que Ícaro, torpe navegante, naufraga frente a la costa de Samos). Dédalo llama Icaria a la tierra cercana. Heracles da sepultura a Ícaro. El mar más próximo recibirá el nombre de Icario. Viaja Dédalo a Sicilia, protegido por el rey Cócalo. Levanta un templo en honor de Apolo, y cuelga sus alas. Desde siempre, los sucesos paradigmáticos han quedado grabados en


Por MartĂ­n Rodrigo Villasante

SKIMUNDIAL n 55


El primer documental sobre Lindsey Vonn se tituló La subida y se estrenó en 2015; en noviembre de este 2019, La temporada final

piedras de cuevas, papiros egipcios, vasijas, libros medievales de escribas, pantallas. Muchos, vinculados al Deporte. Existe un documental de 2017 titulado, precisamente, Ícaro. Clave de suspenso, aborda el dopaje en los Juegos Olímpicos de Verano de Pekín 2008 y en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, y sus lazos políticos, a partir de dichos de Grigory vio Mijáilovich Ródchenkov, director de laboratorio en Moscú. Dadas sus repercusiones, el Comité Olímpico Internacional (COI) impidió que Rusia participara en los Juegos de PyeongChang 2018. Los rusos desfilaron con uniforme neutral como Atletas Olímpicos de Rusia. En el filme Carrozas de fuego (1981), banda sonora del griego Evangelos Odysseas Papathanassiou, alias Vangelis, el director

56

n

SKIMUNDIAL

Hugh Hudson revive en su ópera prima a los británicos Harold Abrahams y Eric Lidell, clases sociales distintas, a la vista de París 1924, primeros Juegos con eslogan (Citius, Altius, Fortius; Más rápido, más alto, más fuerte), y en los que, a pedido del barón Pierre de Coubertin, forman parte las categorías Arquitectura, Literatura, Música, Pintura y Escultura. Harold Abrahams, judío, no cuenta con simpatía inglesa. Lo contrario Eric Lidell, famoso rugbier, cristiano evangélico, padres misioneros en la China. Las estrellas del documental Cuando éramos reyes (1996) son los boxeadores estadounidenses George Foreman y Muhammad Ali (nombre del “esclavo” Cassius Clay), al diablo la Guerra de Vietnam y hermano del Islam; el promotor Don King, acusado de dos asesi-

natos; el cantante de soul James Brown y el guitarrista de blues B.B. King, nacido en una plantación de algodón de Mississippi. “¡Comparado con aquel niño que correteaba a Sonny Liston, soy mejor! —vocifera Muhammad Ali, horas antes del combate «Rumble in the Jungle» («la Pelea en la Selva»), 30 de octubre de 1974 en Kinshasa, capital de la entones Zaire y actual República del Congo—. Mi mandíbula se ha roto. ¡Ahora soy malo! He cortado árboles, luché con un cocodrilo, peleé contra una ballena, esposé rayos y truenos en la cárcel. ¡Y más rápido! Anoche apagué las luces y, antes de que el cuarto se oscureciera, ya estaba metido en la cama durmiendo”. Casi tan rápido como movía sus piernas, sus puños y su lengua de cactus el afroamericano Muhammad Ali esquiaba la rubia Lindsey Vonn, embajadora de la Wings For Life World Run, evento global deportivo caritativo largado al unísono en decenas de países, desde el Brasil, Croacia y Polonia hasta Italia, República Checa y Túnez. Descoordinada en las primeras pruebas internacionales, su entrenador la apoda “Tortuga” en tono socarrón. Viajaba a casi 109 kilómetros por hora Lindsey cuando, a los 25 años, una década en el anonimato, ganó el oro en descenso de los Juegos de Vancúver 2010, en Canadá, primer oro de esa clase de una estadounidense. Como rayo le cayó gloria y aplauso. Anzuelo de focos desde Vancúver, acumula en sus actos mediáticos un libro Strong is the New Beautiful (La fortaleza es la nueva belleza), en el que refiere lesiones, enfermedad, depresión, y película propia. Más bien, dos: Lindsey Vonn: The Climb (Lindsey Vonn: la subida), estrenada en 2015, y, ahora, tras su retiro, Lindsey Vonn: The Final Season (Lindsey Vonn: la temporada final), que se estrenaba por la cadena HBO el 26 de noviembre de este 2019. Dura una hora The Climb. Describe su peregrinaje desde la caída en el supergigante con evacuación en helicóptero y gritos en febrero de 2013 en el Mundial de Schladming, Austria, hasta el bronce en el supergigante del Mundial de Vail 2015, en Colorado, su hogar. Roturas de


En las pistas de Val d’Isère, Francia, hace una década, febrero de 2009, máxima curva de su rendimiento

ligamento de rodilla. Dos operaciones al año. Nueve meses tras Schladming fuera de los Juegos de Sochi 2014, Rusia. Ayuda del austriaco Robert Trankwalder y del cirujano James Andrews. Prácticas en Portillo, Chile. Frases de su novio, Tiger Woods. Caída en Copper Mountain e inestabilidad en Val d’Isère a fines de 2013. Prótesis en el gimnasio. Caminatas con su perro, Leo, por una Beever Creek verde en otoño soleado. Exámenes computarizados. Victoria número 60 de Copa del Mundo con llanto en Lake Louise, donde había vencido 14 veces, primer descenso de la temporada, diciembre de 2014. Aprender a ganar otra vez. Podio y fango. “Es lo más cerca que ha estado nadie de todo cuanto me rodea, y espero que anime a otros”. The Final Season se remonta a la infancia en Minnesota, y concluye con el bronce en descenso del Mundial de Are en Suecia, a principios de febrero de este 2019. Cierre de una carrera soberbia. Retirada a los 34 años. Esquiando 19 temporadas, aunque ausente casi por completo en 2012-2013 y en 2013-2014 por lesiones. Récord femenino de 82 victorias y cuatro títulos generales en Copa del Mundo, tres seguidos (2007-

2008, 2008-2009, 2009-2010 y 20112012). Tres podios en cuatro Juegos (oro en descenso y bronce en supergigante en Vancúver 2010 y bronce en descenso en PyeonChang 2018). Once podios en Mundiales (dos oros en Val d’Isère2009, dos platas en Are 2007 y una plata en Garmisch 2011), tres siendo juvenil (plata en descenso de Brianzón 2003, Francia, plata en descenso y bronce en eslalon gigante de Maribor 2004, Eslovenia). Y, ahora, premio Princesa de Asturias de los Deportes de 2019. *** Otra película de nieve es Eddie, “el Águila” (2016). Juegos Olímpicos de Invierno de Calgary 1988. Tenía 4 años Lindsey, nacida el 18 de octubre de 1984. El mundo se enamora del estrambótico Michael Edwards, primer saltador inglés desde 1928. Desmañado para obtener en adelante boleto olímpico. Ni Albertville 1992, ni Lillehammer 1994, ni Nagano 1998. Calgary 1988 sirve de escenario para Jamaica bajo cero (1993). Novatos jamaiquinos, varios del Ejército, subiéndose con casco a un bólido del bobsleigh a 150 kilómetros

por hora en un tobogán. Practicaban en su isla caliente del Caribe, terruño de Bob Marley y Usain Bolt, con carritos de supermercado. Vuelcan, cruzan la meta a pie. Teniente Devon Harris. Soldado Michael White. Ingeniero de trenes Samuel Clayton. Y los hermanos Dudley Stokes, capitán y piloto de helicóptero, y Nelson Christian “Chris” Stokes, listo a entrar en la Universidad de Idaho. A Devon, mucha pobreza, hermano de 15 hermanos y buen futbolista, le decían “el Pelé Negro”. Narra la película Rush (2013) la temporada 1976 de la Fórmula Uno, rivalidad entre el británico James Hunt y el austriaco Andreas Nikolaus “Niki” Lauda, cara a cara con la muerte en la curva Bergwerkel de Nürburgring. Rostro agrietado de quemaduras, hasta un sacerdote le dio la extremaunción a Lauda, listo para manejar a las seis semanas. Peor suerte la del brasileño Ayrton Senna, muerto en 1994 en San Marino, a una década del debut, y cuyas hazañas aparecen en Senna (2010). Cuenta El héroe de Berlín (2016) la historia del atleta afrodescendiente Jesse Owens, coloso velocista, campeón olímpico en 1936 en la Berlín nazi. Acerca del básquetbol,

SKIMUNDIAL n 57


Ayudada por un bastón para caminar, en el Gran Premio de Fórmula Uno de automovilismo de Montmeló, Barcelona

Más que ídolos (1986), con Gene Hackman y Dennis Hopper. Sobre boxeo, es popular Toro Salvaje (1980), de Martin Scorsese, con Robert De Niro dándole vida al tozudo Jake La Motta. Clint Eastwood se inspiró en el libro El factor humano, del británico John Carlin, crecido en la Argentina, al dirigir su Invictus (2009), ambientada en los noventa, cuando, salido de la cárcel, Nelson Mandela llega a la Presidencia de Sudáfrica y se propone abolir el apartheid para reconciliar a la mayoría negra y a la minoría blanca. Mandela usa en 1995 la Copa Mundial de Rugby y su seleccionado, los Springboks, sin apoyo negro. Afrodescendiente el personaje Ken Carter, entrenador del equipo de básquetbol de la Richmond High School, en Entrenador Carter (2005). Dice Carter a sus pupilos: “¿Desde cuándo ganar no es suficiente, y esforzarse no basta? Parece que deben humillar a su oponente. Pero ¿con qué derecho ensucian el deporte que amo con sus insultos de presumidos? ¿Qué les da derecho a actuar como patanes en lugar de actuar como campeones? El deporte es un privilegio”. Novios morenos ha tenido la blanca Lindsey Vonn. Impulsiva en lo que

58

n

SKIMUNDIAL

afronta. Extraño para algunos, lleva el apellido de su exmarido y entrenador de 2007 a 2011, el blanco Thomas Vonn, nueve años mayor y razón por la cual el padre de Lindsey no le habló nueve años. En el amor, buscaba pareja por Twitter el Día de San Valentín en PyeongChang 2018. La acusaban de “antipatriota” por sabérsela en contra del presidente Donald Trump. “Soy la más estadounidense —aclaraba a la cadena CNN—. Procedo de Minnesota, tierra agrícola. Amo a mi país. Represento al pueblo y no al presidente”. Ni antipatriota ni racista, estuvo en pareja con el golfista Tiger Woods; Kenan Smith, entrenador de fútbol americano de los Saint Louis Rams de la National Football League (NFL); el canadiense Pernell-Karl Sylvester “P. K.” Subban, jugador de hockey sobre hielo de los Nashville Predators de la National Hockey League (NHL). Entre bambalinas, subyuga el halo de la mejor esquiadora de todos los tiempos. Récord femenino de 82 victorias en Copa del Mundo (originada en 1967 en Berchtesgaden, Alemania), además de 35 platas y 20 bronces. Lejos de la marca de 63 triunfos de la austriaca Annemarie Moser-Pröll, vigente un cuarto de siglo, y cerca del récord absoluto, 86 oros, del sueco Ingemar Stenmark. Apoyada en su fama, se animó a pedir a la Federación Internacional de Esquí (FIS) competir con hombres en noviembre del 2018 en Lake Louise. Lo quería desde 2012. “Voy contra la institución. Contra esos viejos caballeros que nunca han estado dentro del deporte”. No se trataba de lucha de género. “Sé que me van a ganar, pero quiero llegar a otro nivel. He conseguido muchísimo, pero quiero conseguir más”. La Federación Estadounidense la apoyaba y algunos esquiadores, también; otros, como el italiano Christof Innerhofer, la desafiaban: “Si tantas ganas tiene de correr contra hombres, que venga al descenso de Kitzbuhel [la estación austriaca conocida por su temible descenso de Hahnenkamm]”. *** Hombres o mujeres, posee Lindsey, “la Tortuga”, récord de éxitos en descenso (43). La sigue el austriaco Franz Klammer, oro olímpico en Innsbruck 1976,

con 25 triunfos. Ocho títulos de Copa para Lindsey en descenso (2008 a 2013, 2015 y 2016), cinco en supergigante (2009 a 2012 y 2015), tres seguidos en combinada (2010, 2011 y 2012), además de 20 Globos de Cristal, récord, incluso por encima del sueco Stenmark, 19 Globos de Cristal de 1975 a 1984. Y una de las seis esquiadoras con triunfos en cada una de las cinco disciplinas (descenso, supergigante, eslalon gigante, eslalon y combinada). Nace Lindsey en Saint Paul, Minnesota, pero formada en Vail, Colorado. Cuatro hermanos (Karin, Reed, Dylan, Laura), ascendencia noruega, germanoparlante. Se calza esquíes a los 3, guiada por dos esquiadores, su abuelo y su padre, campeón juvenil y retirado a los 18 con lesión de rodilla. Debuta a los 7. Con 9, conoce a su héroe, Picabo Street, plata en descenso de Lillehammer 94, primera estadounidense con Globo de Cristal en descenso de Copa del Mundo (repitió en 1996), oro en el Mundial de Sierra Nevada, oro olímpico en supergigante de Nagano 1998. Se parecen Lindsey y Picabo en su afán de exponerse públicamente. Tras colgar los esquíes en 2002, se abocó Picabo a la televisión: compitió en el programa Gladiadores americanos, paseó por Barrio Sésamo, rivalizó con militares en un programa de telerrealidad, comentó los Juegos Olímpicos de Sochi 2014, a la par de la lesionada Lindsey. Fue noticia en la sección Policiales en 2016 por agredir su padre, de 76 años, y encerrarlo en un sótano. Sus padres eran hippies en los sesenta. Quisieron que ella misma eligiera su nombre. La llamaron Baby Girl hasta los 3 años, cuando en un viaje a México los obligaron a tramitar el pasaporte de su hija pequeña, que decía Peek-a-boo (cucú, en inglés) cuando jugaba a las escondidas. Picabo significa Aguas Brillantes en dialecto indio. Picabo participó en 1986 en el Trofeo Juvenil Topolino en Italia. Allí, con 14 años, Lindsey se consagra primera campeona estadounidense. “Mientras más rápido iba —recordaba Picabo Street de Lindsey—, más grande era la sonrisa que tenía”. Con 16, noviembre de 2000, estreno para Lindsey en Copa del Mundo, Utah. Se impone en 2001 en una fecha FIS. Con 17, Juegos de Salt Lake


City 2002, antes de la plata en descenso del Mundial Juvenil de Brianzón 2003, Francia. Cambia su forma de entrenar esos días en bicicleta en California con los Mancuso (papá Ciro y Julia). A los 19, enero de 2004, primer podio (bronce) en Copa del Mundo, Cortina d’Ampezzo. A los 20, primera victoria en descenso, Lake Louise. En la temporada 20042005, encabeza seis carreras de Copa y se presenta en el Mundial de Bormio, Italia. Evacuada en helicóptero en una práctica de los Juegos de Turín 2006. Platas en descenso y supergigante del Mundial de Are 2007. Segunda estadounidense líder general de Copa en 2008, con Tamara McKinney (1983). Una mujer (Lindsey) y un hombre (Bode Miller) estadounidenses, campeones generales, a medio siglo de sus compatriotas Tamara McKinney y Phil Mahre (1983). Abruma Lindsey. En 2009, campeona del mundo de descenso y supergigante en Val d’Isère, además de la general de Copa. En la temporada 2011-2012, supera los 18 triunfos de la austriaca Renate Götschl en el supergigante de Copa. Abruman sus festejos, abruman sus lesiones, en Schladming, Copper Mountain, Nueva Zelanda, Andorra. Cualquiera de sus actos, eclipsa el esquí. Crea en 2014 la The Lindsey Vonn Foundation, lanzada en 2015 para promover igualdad. Becas a chicas para estudiar en Minnesota o defender el derecho de acceso a ropa de diferentes talles. La propia Lindsey (mide 1,78 metro y pesa 73 kilos) es más pesada que muchas chicas. A fines de 2015, 25 triunfos en supergigante, y atrás el austriaco Hermann Maier. En 2016, otra rodilla rota y fractura del húmero del brazo derecho. La operación le deja afectado un nervio de la mano. No puede estirar los dedos. Se pega el bastón a la mano. Supera con 63 victorias el récord femenino de Annemarie Moser-Pröll. Y el bronce de 2019 en Are la convierte en la esquiadora de mayor edad en lograrlo. *** Apenas tres meses pasaron entre el retiro de Lindsey y el XXXIX premio Princesa de Asturias. Le reconocieron los españoles “extraordinario aporte

El 1º de abril de este 2019, clínica Steadman, Vail, Colorado, con su fisioterapeuta y amiga Lindsay Winninger, posoperatorio de su última cirugía de rodilla

al mundo del deporte” y “capacidad de superación ante la adversidad”. Trofeo alusivo a la princesa Leonor de Borbón. Denominado Príncipe de Asturias a octubre de 2014, cuando abdicó el rey Juan Carlos I de Borbón y se coronó a su hijo, el príncipe de Asturias, Felipe, ahora Felipe de Borbón y Grecia. Sin escalas pareció volar Lindsey, desde Are —mismo sitio de dos de sus primeras medallas, en el Mundial de 2007 (dos plateadas), y mismo sitio del oro en descenso y bronce en supergigante en 2018—, al teatro de Campoamor de Oviedo, España, capital del principado de Asturias. La “muy noble, muy leal, benemérita, invicta, heroica y buena” Oviedo, entre los ríos Nalón y Nora, simbolizada en el árbol carballón, roble sagrado para antiguos astures y cántabros. Ninguna esquiadora había recibido el Princesa de Asturias de los Deportes. Releva la polivalente Lindsey en el Asturias al alpinista italiano Reinhold Messner, primer hombre que llegó a la cima de las 14 montañas más altas de la Tierra, y al alpinista polaco Krzysztof Wielicki, primero en ascender el Everest en invierno. Primera mujer en conseguirlo desde 2009, cuando lo recibió la saltadora con garrocha rusa Yelena Isinbayeva. “A lo largo de su carrera, se ha destacado por su capacidad de supe-

ración ante la adversidad”, explicaba Abel Antón, exfondista español, presidente del jurado y senador del Partido Popular. Hubo en este 2019 un total de 277 candidatos de 62 países al trigésimo noveno premio Princesa de Asturias. Se han presentado al premio de los Deportes 20 candidaturas de ocho nacionalidades. El Asturias se entrega desde el 3 de octubre de 1981, por impulso del periodista Graciano García. Hasta 1990, solamente a iberoamericanos. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) lo declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad en 2005. Unos 150 expertos hubo en ocho jurados este 2019: Comunicación y Humanidades; Ciencias Sociales; Artes; Letras; Investigación Científica y Técnica; Cooperación Internacional; Concordia (instaurado en 1986); y Deportes (1987), algunos de cuyos especialistas fueron el extenista Alex Corretja o el entrenador de fútbol Vicente del Bosque, y periodistas de los diarios españoles AS, Marca, Mundo Deportivo. En Deportes, han sido galardonados el atleta británico Sebastian Coe (1987); el golfista español Severiano Ballesteros (1989); el saltador en alto cubano Javier Sotomayor (1993); la tenista checoslovaca Martina Navratilova (1994);

SKIMUNDIAL n 59


Su medalla y unas flores en la tumba de su abuelo Don, combatiente en la Guerra de Corea en los cincuenta, fallecido en noviembre de 2017 a los 88 años y cuyas cenizas esparció Lindsey en PyeongChang

el piloto alemán Michael Schumacher (2007), postrado en una cama desde el 29 de diciembre de 2013, cuando, mientras disfrutaba de las vacaciones navideñas con su familia, sufrió un gravísimo accidente en la cabeza practicando esquí en la estación invernal francesa de Méribel; el tenista español Rafael Nada (2008); el Maratón de Nueva York (2014); los hermanos y basquetbolistas españoles de la NBA Paul y Marc Gasol (2015); el seleccionado masculino de rugby de Nueva Zelanda (2017). Casi la mitad de los premiados ha sido española (en 15 de 32 ocasiones). *** Cada Princesa de Asturias consta de diploma, 50.000 euros, y escultura de Joan Miró. Fue sonado en 2007 el caso de Bob Dylan: renuente a visitar Oviedo, solicitó infructuosamente que le fuera enviada la escultura de Miró. De día, Miró estudiaba Comercio; de noche, dibujaba. Y así hasta los 17. Nace el 20 de abril de 1893 en Barcelona. Abuelo herrero de Cornudella, Tarragona, pies de la sierra de Montsant y las montañas de Prades. Monta su padre, Miquel, taller de orfebrería y relojería cerca de la Plaza Real. Conoce Miquel a Dolors, hija de ebanista mallorquín. Dos hijos tendrán: Dolors y Joan. Decidido a ser pintor, Joan expone en 1918 decenas de paisajes, naturalezas muertas, retratos. Rastros postimpresionistas, fovistas, cubistas. En Ciurana, el pueblo y Ciurana, la

60

n

SKIMUNDIAL

iglesia (1917), se aproxima a tonos de Van Gogh y paisajes de Cézanne. Nuevos colores, formas más minuciosas: Nada de simplificaciones ni abstracciones —escribe Miró—. Por ahora, lo que me interesa más es la caligrafía de un árbol o de un tejado, hoja por hoja, ramita por ramita, hierba por hierba, teja por teja. Durante el invierno siguiente, continuarán los señores críticos diciendo que persisto en mi desorientación. Viaja a París en 1920. Invierno en el taller del escultor Gargallo en calle Blome. Frecuenta Montparnasse. Picasso le compra Autorretrato (1919) y Bailarina española (1921). “Picasso, siempre frío, calculador. Nada de loco. Todos influidos por él, porque es como el gran resumen de la historia del Arte”. Nueve meses demora Miró en La masía, reflejo de la granja familiar en Montroig. Animales, objetos, detalles al mínimo, “caligrafía mironiana”. Por 5000 francos, la adquiere el escritor Ernest Hemingway (se conserva en Washington). Contacta con dadaístas y surrealistas, André Bretón al frente. Lo inconsciente y onírico en Tierra labrada y Cabeza de fumador. Visitan su exposición de 1925, a medianoche y con orquesta. Colabora en 1926 con Max Ernst en diseños de Diaghilev en el Romeo y Julieta del ballet ruso, entre silbatos y folletos rojos con texto de protesta de Aragon y Bretón. Pintura célebre es Carnaval de Arlequín (1925), autómata guitarrista junto a bigotudo arlequín, pájaro azul saliendo de un huevo e insecto saliendo de un dado, peces voladores, escalera con oreja. Intenté plasmar las alucinaciones que me producía el hambre que pasaba. No es que pintara lo que veía en sueños, como decían entonces Bretón y los suyos, sino que el hambre me provocaba una manera de tránsito parecido al que experimentaban los orientales. Amigo de Ernst, Éluard, Magritte, viaja Miró en 1928 a Países Bajos. Admira al neerlandés Vermeer. A su vuelta a París, trabaja en su serie Interiores holandeses, análoga a Retratos imaginarios. Pilar Juncosa se llama su esposa. Dan el sí en 1929 en Palma de Mallorca, donde morirá Joan una Navidad de 1983. Departamentito en París, nace en 1931 la tercera Dolors, única hija. Está en Mon-

troig cuando la Guerra Civil Española en 1936. Vísperas de la Segunda Guerra Mundial, alquila en Normandía. Premio Guggenheim 1959, en la Casa Blanca y de manos de Eisenhower. Aunque la vida de Joan discurrió, mucho tiempo, anónima y sin un céntimo. Comentaba en 1978 al diario español El País: “La gente llana, no maleada ni contaminada, ve mejor mi obra que los intelectuales. ¿Por qué se empeñan en buscar pelos a la rana? La teoría aniquila la acción y la vida. Y yo aún no estoy muerto. Mi obra está cargada de símbolos, abiertos a la Naturaleza, signos que indican su enigma diario. Aquello que decía Machado: «Se hace camino al andar». ¿Para qué tanto esfuerzo? Para que vean que vivo, que respiro, y que tengo una gran confianza en el porvenir”. *** Muchos se preguntan cuánto Lindsey ha metabolizado el duelo necesario al alejarse de las pistas, su hábitat natural. Porque esta mitad del año 2019 ha estado yendo de evento en evento. El lunes 18 de febrero de 2019, en el principado de Mónaco, glamoroso vestido blanco, mereció Lindsey el galardón al Espíritu en el Deporte de los premios Laureus, el Óscar para atletas, premio que se había adjudicado en 2010 como mejor deportista femenina. Celebró en la costa francesa, entre lágrimas, junto al tenista serbio Novak Djokovic, cuarta vez mejor deportista masculino (queda a uno del suizo Roger Federer); a la tenista japonesa Naomi Osaka, revelación; a la gimnasta estadounidense Simone Biles, mejor deportista femenina, marcada por la adicción a las drogas de su madre, Shanon, y la detención por triple asesinato de uno de sus tres hermanos, Tevin; al seleccionado de fútbol de Francia; al golfista estadounidense Tiger Woods, su exnovio, protagonista del “regreso del año”. El domingo 3 de marzo, en su ciudad, Saint Paul, dará Lindsey “el puntapié inicial” del partido de hockey sobre hielo entre Roman Josi, de los Nashville Predators, y Zach Parise, de los Minnesota Wild. Puerto Vallarta, México, oficiaba de escenografía el martes 5 de marzo, posando en malla en la revis-


A modo de conmemorar el Día Olímpico este 2019 (23 de junio), visitó a su abuela Shirley en el asilo

ta Sports Illustrated. Para no perder las mañas, se mete al quirófano el lunes 1º de abril, ya fuera de las desorbitantes exigencias del circuito, para una enésima operación de rodilla (izquierda). Clínica Steadman, Vail, Colorado. La acompaña su fisioterapeuta, Lindsay Winninger, casi una hermana, valiente denunciante de Vail Salud por monopolio de la terapia física, “subiendo precios y excluyendo competencia”. Representa a Winninger legalmente el padre de Lindsey, Alan Kildow (el verdadero nombre de Lindsey Vonn es Lindsey Caroline Kildow). “Buscamos la perfección en el ritmo —solía decirle en las rehabilitaciones Winninger—, buscamos la perfección en el ritmo”. El miércoles 15 de mayo, distinguen a Lindsey en España con el premio Princesa de Asturias de los Deportes, días antes de viajar a París, a presenciar el torneo de tenis de Roland Garros. No le pasa inadvertido el domingo 23 de junio. Festeja el Día Olímpico, y en intimidad. La memoria le estruja el corazón. Viaja a Wisconsin, centro de inmigrantes germanos y escandinavos, producción lechera y sabroso queso. Comenta en sus redes sociales: Visité a mi abuela en Wisconsin, y, finalmente, tuve la fuerza para mostrarle mi medalla de Corea del Sur... Me hubiera gustado mostrársela también a mi abuelo [Don, combatiente en la Guerra de Corea en los cincuenta, fallecido en noviembre de 2017 a los 88 años y cuyas cenizas esparció Lindsey en PyeongChang]. Me resultaba difícil visitar su tumba, pero hablé con él, y espero que me haya oído. La abuela tiene demencia senil, pero su sonrisa me hizo tan feliz... En este Día Olímpico, en lugar de celebrar mis medallas, celebro los recuerdos olímpicos con mi familia. La vida es corta, seguí tus sueños. Nunca se sabe cuándo las cosas podrían cambiar. Ya la noche del miércoles 10 de julio, acepta en Los Ángeles el premio ESPYs al Mejor Momento en el Teatro Microsoft. El jueves 11 de julio, en Santa Mónica, también California, enchastrada en líquido verde, proclama Lindsey en el Nickelodeon Kids’ Choice Sports: “El Deporte me dio la confianza, la disciplina y la determinación para afrontar cada desafío, tanto dentro como fuera de

la montaña. La realidad es que muchos niños no tienen las mismas oportunidades de jugar”. Posa a las dos semanas, 28 de julio, en Francia, junto a la golfista surcoreana Jin Young Ko, campeona del Evian Championship, en los hoyos del Evian Resort Golf Club. Instituyeron el Día Olímpico en 1948, a tres años del fin de la Segunda Guerra Mundial. Fundación de la Organización Mundial de la Salud y del Estado de Israel. Asesinato del pacifista Gandhi y parto del bailarín ruso Mijaíl Baryshnikov. Juegos Olímpicos de Verano en Londres. Huracán en Turkmenistán, 178.000 víctimas. Masacre de Deir Yassin en Palestina. Estreno de los filmes El ángel ebrio, de Kurosawa; Hamlet, de Laurence Olivier, y Macbeth, de Wells; La soga, de Hitchcock; Ladrón de bicicletas, de Vittorio de Sica. Pretendían con el Día Olímpico en 1948 conmemorar el surgimiento del COI y de los Juegos Olímpicos modernos, 23 de junio de 1894, en La Sorbona de París. El barón Pierre de Coubertin lograba su anhelo. Del COI formaban parte nueve Comités Olímpicos nacionales en 1894, a diferencia de los casi 150 actuales. Evangelios Zappas, griego millonario residente en Rumania, había intentado revivir la justa olímpica en 1859. La historia del Cine comenzaría también en esa “Ciudad de la Luz”, un año después, 28 de diciembre de1895: los hermanos Lumière proyectan en público imágenes de la

salida de obreros de una fábrica en Lyon, la demolición de un muro, la llegada de un tren, y un barco saliendo de puerto. No vislumbran imágenes para construir historias narrativas. Mientras, el industrial Léon Gaumont se asocia con el ingeniero civil Gustave Eiffel, el astrónomo y geógrafo Joseph Vallot, el banquero y filántropo Henry Besnier; compra la Compañía General de Fotografía; y crea la Compañía Gaumont. Así, hacia fines del siglo XIX brotan las artes deportivas modernas y el Cine, “Séptimo Arte”, si se consideran las seis artes del renacimiento: Pintura, Escultura, Arquitectura, Música, Danza, y Poesía o Literatura, germinadas, a su vez, del cúmulo de las siete artes clásicas del trívium (Gramática, Retórica y Dialéctica) y del quadrivium (Aritmética, Geometría, Astronomía y Música). Noción consolidada en el Manifiesto de las siete artes (1911) del futurista italiano Ricciotto Canudo. Olimpismo y “Séptimo Arte”. Nuevas criaturas, manadas de la Revolución Industrial. Hacia fines del siglo XIX, aparece el Olimpismo. Asoman los Juegos de la Edad Moderna, en Atenas, 1896. Reciben medalla solo los dos primeros (plata y bronce, y rama de olivo). Sin mujeres ni Villa Olímpica, estrenada en Los Ángeles 1932. Aunque el estadio Panathinaikós, del año 330 antes de Cristo y renovado en 1870, alberga 80.000 personas, otras 10.000 se agolpan en

SKIMUNDIAL n 61


A los 9 años, con su ídola, Picabo Street, plata olímpica en descenso de Lillehammer 1994 y oro olímpico en supergigante de Nagano 1998

nera en dirigir filmes de ficción y, por pionera, comparable entre las mujeres a las proezas de Lindsey. ***

las colinas. El poeta Kostis Palamas y el músico Spyridon Samaras componen el Himno olímpico. Despuntan dos héroes en la cuna de la Filosofía: James Connolly, estadounidense hijo de pescadores irlandeses, campeón del triple salto, y Spyridon Louis, pastor, aguatero, mensajero griego devenido granjero, policía e ídolo nacional, invencible en los 40 kilómetros del maratón. Connolly renuncia a la Universidad de Harvard para ser el primer campeón olímpico tras 1503 años. Asiste a Grecia pagándose boleto en barco de carga alemán, el Barbarossa, y, escala en Nápoles, boleto en tren. Corre Spyridon en 1896 entre Atenas y Maratón, nombre de la batalla de griegos contra persas en las Guerras Médicas del 490 antes de Cristo. Horas antes, reza horas Spyridon, y se come una gallina. Hasta el rey Jorge I, nacido en Copenhague, y el príncipe Constantino, muerto en la Palermo italiana, lo acompañan en las últimas zancadas, en medio del júbilo. Mira, vestido de civil, el italiano Carlo Airoldi, origen campesino, tan ilusionado que, a falta de transporte, caminó a Atenas desde Milán unos 70 kilómetros diarios. Lo priva de competir por profesional el mismísimo Constantino (se supo que obtuvo 2000 pesetas en la marcha Milán-Barcelona). Año antes, 1895, había desafiado

62

n

SKIMUNDIAL

Airoldi a Buffalo Bill en un carrera de 500 kilómetros jamás concretada: Airoldi, a pie; Buffalo Bill, a caballo. Hacia fines del siglo XIX, aparece el Cine. Asoman directores, actores, al compás de los rayos X de Wilhelm Roentgen o de la radiación uraniana de Henri Becquerel; La mano de Dios, del escultor Auguste Rodin; la ópera La bohemia, de Puccini; la obra guitarrística Recuerdos de la Alhambra, de Tárrega; el nacimiento del escritor estadounidense Scott Fitzgerald o la muerte del poeta francés Paul Verlaine. Aparecen en el Cine el director alemán Friedrich Wilhelm Murnau, nutrido de Literatura, Historia del Arte, Filosofía y Música en la Universidad de Heidelberg, influenciado por Schopenhauer, Nietzsche, Shakespeare o Ibsen. El actor vienés Erich Oswald Hans Carl Maria von Stroheim, en la Primera Guerra Mundial encarnando a malvados oficiales prusianos. El actor, guionista británico Charles Spencer Chaplin, nacido en un carromato de Black Patch Park, campamento gitano de Smethwick, madre psiquiátrica, padre muerto de cirrosis. El actor de cine mudo estadounidense Joseph Frank “Buster” Keaton, cuyo padre lo lanzaba con 5 años en los espectáculos al foso de la orquesta. Y la francesa Alice Ida Antoinette Guy Blaché, pio-

Adelantada Lindsey, la realidad, a fuerza de golpes, le marcó tortuosos límites. “Mi mente y mi cuerpo no están en la misma sintonía. Mi cuerpo me está gritando que pare, y es hora de que lo escuche... Después de muchas noches sin dormir, por fin he aceptado que no puedo continuar. He tenido más lesiones y cirugías de las que me gustaría. Un éxito increíble, también accidentes dramáticos. En este punto, la artritis es la menor de mis preocupaciones, y espero poder seguir esquiando con mis hijos algún día”. Adelantada Alice Ida Antoinette Guy Blaché, en el ostracismo actriz, productora, directora, guionista, autora. Precursora en efectos especiales, planos, iluminación, montaje. Grabaciones con gramófono, cámara lenta y rápida, secuencias en retroceso. Cientos de películas. Mudas y sonoras, blanco y negro, color: cuentos de hadas, parábolas religiosas, fantásticas, óperas, comedias románticas, westerns, policiales. Nadie hasta Alice y su Un tonto y su dinero (1912) rodaba con protagonistas todos afrodescendientes. Primera en sostenerse de la profesión económicamente. Borraron su huella: la redujeron a secretaria, a amante de Gaumont. Atribuían sus filmes a su exmarido, el camarógrafo británico Herbert Blaché, o a sus colaboradores. Dedicó años a recuperar sus películas. Unas 1000. Sin la influencia de Alice, imposible


El 5 de mayo de este 2019, durante una de las actividades de la Lindsey Vonn Foundation

Georges Méliès, “el Mago del Cine”, relator de las historias de Julio Verne en Viaje a la Luna (1902) y Viaje a través de lo imposible (1904). Continuadoras argentinas de Alice han sido María Luisa Bemberg o Lita Stantic, luchadoras con censores en la dictadura. Cerca de París nació Alice, SaintMandé, 1º de abril de 1873. Fallecería en un asilo el 24 de marzo de 1968, meses antes de “el Mayo Francés”, a los 94 años, en Nueva Jersey. Niñez en Francia, Chile, Suiza. Quinta hija menor de Emile Guy, librero en Santiago y Valparaíso, casado con Marie Clotilde Franceline Aubert. Familia de que emigra debido a una epidemia. En Francia, estudia secretariado para sostener a su madre viuda. Trabaja en una fábrica de barniz, antes de la Compañía General de Fotografía de Felix Max Richard, a la postre de Léon Gaumont. Década más tarde, 22 de marzo de 1895, Alice se fascina a los 21 años con la cámara de los hermanos Lumière que convierte fotos fijas en movimiento. Proyectaron en privado Salida de los obreros de la fábrica Lumière en Lyon Monplaisir. Alice quiere contar ficciones. “Revistiéndome de valentía, propuse tímidamente al señor Gaumont escribir una o dos historias cortas para que mis amigos se divirtieran. Mi juventud, la falta de experiencia, mi sexo, todo conspiraba en mi contra”. Gaumont le contestó: “Como quieras. No es más que un juguete para niños. Trabaja los domingos”. El 28 de diciembre de 1895, dan a conocer los Lumière en público, Salón Indio del Gran Café (10 películas por un franco), Salida de los obreros de la fábrica Lumière en Lyon Monplaisir, Llegada de un tren a la estación de la Ciotat y El regador regado. Entre los espectadores, Georges Meliès. Los Lumière, cercanos al documental; Méliès, ilusionista, a la fantasía. Instaló Alice un lenguaje cinematográfico narrativo. Escribe en sus memorias (1976): Gaumont, como Lumière, estaba interesado en problemas mecánicos. Era una cámara más para clientes. Los valores educativos y de entretenimiento no parecían llamar su atención. No obstante, se había abierto un pequeño laboratorio para el revela-

do e impresión de tomas cortas: desfiles, estaciones de ferrocarril, retratos. Con su cámara Demeny-Gaumont, dio luz a su primera película: El hada de los repollos (1896). Pareja soñadora en un sembradío de repollos. Hada tocando con su varita una planta de la que nace un bebé chupándose un pulgar. Actúan dos amigas de Alice, jardín con telón pintado ampliando el paisaje. Filmó Los ladronzuelos del bosque verde, La momia, Fausto y Mefisto, Jesús ante Pilatos. Protagonistas burgueses, personajes de todo sector. En La llamada de la rosa, una cantante de ópera se casa con un minero. En Nacimiento, vida y muerte de Cristo, 25 decorados y 300 extras en el bosque de Fontainebleau. La Esmeralda se basa en El jorobado de Notre Dame, de Víctor Hugo. En Falling Leaves, el doctor Earl Headley descubre un suero para la tuberculosis. Las mujeres controlan el mundo en En el año 2000. Escribe Woman’s Place in Photoplay Production (1913), denunciando la exclusión femenina en el Cine. Igual que Ricciotto Canudo en El manifiesto de las siete artes, defiende el Cine como Arte. Dice Canudo: Este arte de síntesis total es el Cine, prodigioso recién nacido de la máquina y del sentimiento. Necesitamos al Cine para crear el arte total que, siempre, han tendido todas las artes. Embarazada, mantenía tres rodajes por semana. La Metro Goldwyn Mayer distribuyó sus filmes hasta 1918, pero ya no podía competir con Hollywood. En 1922, volvió a Francia, nunca al Ci-

ne. Recibiría en la vejez, 1955, la Legión de Honor francesa. Para entender su trascendencia, el documental La historia del cine: una odisea (2011), los textos de la periodista Alison McMahan o el libro Vida de Alice Guy Blaché, de Alejandra Val Cubero: Esta mujer, cuyo nombre no encontrarás en los grandes manuales de Historia del Cine, fue una de las primeras personas en tomar una cámara y ponerse a filmar. Ella vio las posibilidades del Cine donde otros solo veían una maquinaria, y tuvo una carrera más extensa que cualquiera de los otros pioneros: los hermanos Lumière dejaron de hacer películas antes de 1905, y Méliès, antes de 1912. Guy, sin embargo, rodó su primer filme en 1896 y siguió hasta entrados los años veinte, para cuando ya había acumulado más de 1000 películas, de las que, por desgracia, no han sobrevivido más de cien. Inmerso en el aserrín, entre tesoros abandonados, sillones y relojes, sombreros y paraguas, bronces y hierros, tinieblas y faroles, se ahueca el suspiro. Gotea la trama a métrica de sordina. Siglo después, los cachivaches mecánicos que adoraba la invisible Alice y en cuyos engranajes el hada percibía sortilegios insondables adoran a Lindsey. Omnipresente hasta en la sopa. Rendida y destronada majestad de las tortugas. Cuadro a cuadro, derrape a derrape. • FIN

SKIMUNDIAL n 63


SKI NEWS

Una experiencia única

Belmond Hotel das Cataratas ofrece todo el lujo y confort en uno de los destinos más fascinantes de Sudamérica, Foz do Iguaçu

A

dentrarse en la selva es una experiencia sensorial inolvidable: por los colores de la vegetación, las mariposas que sobrevuelan, el perfume de las flores, la humedad en el aire, el canto de las aves y el poderoso rugido de las 275 cataratas del Iguazú, una de las siete maravillas naturales del mundo, declarada patrimonio de la humanidad por UNESCO. No hay ningún edificio alrededor. Belmond Hotel das Cataratas es el único hotel en Brasil dentro

64

n

SKIMUNDIAL

del Parque Nacional Iguazú. Y es por eso que sus huéspedes tienen un acceso exclusivo antes de las 9 de la mañana y después de las 5 de la tarde, que en verano llegan a ser seis horas de luz dorada del amanecer o atardecer para disfrutar de una vista privilegiada de las cataratas sin multitudes. Rodeado por jardines de palmeras, orquídeas y bromelias, el hotel está a 15 kilómetros del aeropuerto internacional Foz do Iguaçu, a 25 del centro de la ciudad y a 42 del aeropuerto argentino

de Misiones. Es un edificio de 50 años pero desde que Belmond lo adquirió, en 2007, realizó una inversión de 42 millones de dólares en reformas que lo convirtieron en la opción más lujosa de la zona. El hotel tiene 177 habitaciones y 16 suites con vista a las cataratas o a los jardines y la piscina. Construidas con un estilo arquitectónico colonial portugués, cuentan con pisos de madera oscura, muebles elegantes y coloridas cortinas con motivos de la flora local.


Las sábanas son del más suave algodón egipcio y la ropa de cama incluye batas y pantuflas. Los baños, de mármol blanco y azulejos portugueses, tienen cosméticos traídos de la boticaria más antigua de Brasil. Para tomar un trago al atardecer hay dos opciones: el Bar Tarobá, con shows en vivo de piano y saxo que van desde el Bossa Nova al jazz, es un paraíso para los amantes de las frutas exóticas como mango, acerola, lichi y mangostino. Y por último, el bar de la piscina,

que ofrece cocktails, snacks y appetizers. Y a la hora de comer también hay dos restaurantes. Ipệ Grill combina un ambiente interior con una gran terraza frente a la piscina y el jardín. Chef Luiz está al frente de la parrilla y logra una deliciosa carne asada al estilo brasileño, que va muy bien con ensaladas. Itaipu, por otro lado, está en la planta baja del edificio y tiene una galería con vista a las cataratas para cenar al aire libre. Aquí los huéspedes encontrarán platos típicos brasileños y de cocina internacional. Para los más inquietos, que buscan actividades, hay dos piscinas bajo las palmeras -una muy grande con borde infinito y una más pequeña para niños-, un Fitness Center, canchas de te-

nis y un Business Center para trabajar. Y quienes se animen a la aventura podrán contratar excursiones a las cataratas en helicóptero, ser “bautizados” en catamarán, conocer el Parque das Aves o vivir una experiencia cultural con la comunidad indígena Tupi-Guarani, que recibe a los turistas con comidas típicas, les cuentan leyendas, les tocan sus instrumentos y les enseñan sus danzas ancestrales. •

Más información Parque Nacional Iguazú, 469 km 32, Foz do Iguaçu, Parana, Brasil +55 (45) 2102 7000 reservations.brazil@belmond.com

SKIMUNDIAL n 65


LA NUEVA MONARCA

66

n

SKIMUNDIAL


Por Martín Rodrigo Villasante

SOLISTA

PRODIGIO Una fusa zumba en la cúspide Para la estadounidense Mikaela Shiffrin, nada parece ser imposible: único esquiador con 17 éxitos en una temporada de Copa del Mundo, con Globo de general, eslalon, eslalon gigante y supergigante en un invierno, con cuatro medallas doradas mundialistas seguidas en una especialidad —eslalon, disciplina en la que se consagró campeona olímpica más joven—, y a tiro (sin lesiones y con 60 triunfos) de las 86 victorias del sueco Stenmark

Toca cada nota como si tu vida dependiera enteramente de ello, pues tu vida depende enteramente de ello.

Friedrich Gulda (1930-2000), pianista vienés

M

artha bebe jugo de manzana escuchando Beethoven y Schumann, sus favoritos. “Venerad a los viejos”, sugiere Schumann, refiriendo a Bach, Beethoven, Mozart. A los veintipico, Martha siente pavor de Mozart. Espanto le genera Johannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart, compositor del antiguo Arzobispado de Salzburgo en el siglo XVIII, capacidad prodigiosa en su niñez para el violín y chirimbolos de teclado. ¿Estremecida la irreverente pianista argentina Martha Argerich, otro genio? “La ambigüedad de Mozart —confiesa al diario Clarín— me resul-

taba terrorífica. Cuando era chica, no le tenía miedo. Fue en una crisis: sentía que todos tocaban bien Mozart, pero yo, horrible. Dicen que tocar el piano hace bien al cerebro. Se habla de la Sonata para dos pianos, de Mozart, pero no parece de sus mejores cosas”. Embiste y pulveriza partituras Martha. Las teclas se incendian cuando sus dedos taconean los blancos y negros del piano. “Me zambullo en cada partitura, sin método. ¡Ninguno! ¡Como siempre, es caótico! Al parecer, uno se estructura profundizando un lenguaje. Nunca lo he logrado. Ataco y trituro la partitura en todos los sentidos del término. Tal estropicio desesperaba a uno de

mis maridos”. Habla el mismo dialecto prelingüístico que ese instrumento cordófono de percusión inventado en siglo XVIII por el paduano Bartolomeo Cristofori: el piano. Dialogan encantados Martha y el piano; a veces, se odian. “Cuando los pianos no me quieren, no los toco”. Despierta el éxtasis Martha en esos segundos irrepetibles. Su música sana. Ha tocado con lumbago, muelas infectadas, cejas recién suturadas, rastros de pasto en el pelo (había caminado descalza en un bosque), silla de ruedas, minifalda (perdida su valija en un aeropuerto). Su lazo con el piano perdura en incluso lo solemne, sabiendo que lo solemne la ahoga.

SKIMUNDIAL n 67


Su apoyo fundamental es la familia: mamá Eileen y papá Jeff, también su hermano mayor, Taylor, a quien emulaba en los inicios

Siempre rara avis Martha. Ningún conservatorio. Única discípula del extravagante vienés Friedrich Gulda. Lejos de teléfonos. Anhelo de ser médica, delantal blanco y estetoscopio. Capaz de presentarse 50 veces al año, casi ninguna al siguiente. “¿Cómo estuve hoy: como un caballo salvaje o de calesita? Soy un poco infantil. Si lo fuera del todo, no lo diría”. Necesita hablar en el escenario con el más cercano. Nada de que le besen la mano. La han visto planchando un vestido azul sobre una tabla con pie. No adhiere a soledades. Desde 1980, se presenta con otros. “No quiero ser una máquina de tocar el piano. Un solista vive solo, toca solo, come solo, duerme solo, y eso es muy poco. He tocado demasiado como solista. Allí se encuentran las páginas más hermosas. Allí me embriagué, pero no hay nadie que nos sostenga en escena, que nos inspire. Es un sufrimiento. Nada reemplaza a la música de cámara, sus juegos, los desafíos, las bromas, las armonizaciones conmovedoras, esta solidaridad. Solo alcanzo esta respiración natural de la música tras un trato prolongado con mis compañeros”. Cuando irrumpe uno de estos prodigios, nada es lo mismo. Mozart, Martha o la esquiadora Mikaela Shiffrin. Son como un rayo que siembra conexiones inusuales en la tribu. Renuevan el aire. Genialidad delirante a ojos mundanos. Seres que rompen moldes. Como el renacentista Leonardo Da Vinci y sus ideas imposibles del siglo XV: paracaídas, submarinos, helicópteros; dibujando La Gioconda y La Última Cena; disecando cadáveres para explorar la anatomía. Un prodigium en la Antigua Roma era cualquier signo de presagio o augurio. Incidentes extraños. Cólera divina que interrumpía la pax deorum,

68

n

SKIMUNDIAL

“la Paz con los Dioses”. En el 207 antes de Cristo, durante las Guerras Púnicas, el Senado trató casos sin precedente: ignición de armas, contracción del disco solar, dos lunas en un cielo diurno, lluvia de piedras, sudor de estatuas, sangre en fuentes, gallinas tornadas gallos, niños hermafroditas. Narra Livio escasez de prodigios. Significaba la incomunicación entre dioses y hombres. “Un prodigio. Ella es Mozart”. De la solista Mikaela eso decía Dave Gavett, de la Green Mountain Valley School. Máxima atracción Mikaela, retirados Lindsey Vonn y Marcel Hirscher. Cuatro veces seguidas premio Longines Rising Ski Stars, otorgado a las mejores menores de 21 años y a los mejores de 23 años. Campeona del prestigioso Topolino italiano en 2010 en eslalon y en eslalon gigante. Bronce, mes antes, en eslalon del Mundial Juvenil de Crans Montana, Suiza. También con 15 años, un mes después, 11 de marzo de 2011, debut en Copa del Mundo, Spindleruv Mlyn, República Checa. Primer oro en abril de 2011, eslalon del Nacional estadounidense, Winter Park, Colorado, ya con 16, la más joven en llevarse ese título. Triunfo en su tierra en eslalon de 2012, supergigante de 2014, eslalon de 2015 y 2016, y supergigante de 2016. Primer podio en Copa (bronce), 29 de diciembre de 2011, en la austriaca Lienz, donde unos 30.000 cosacos del Eje y sus familias fueron capturados por británicos en 1945 y deportados a la Unión Soviética al fin de la Segunda Guerra Mundial para ser fusilados. Vence Mikaela en su primera prueba de Copa en eslalon con 17 años y nueve meses, 20 de diciembre de 2012, Are, Suecia. Segunda estadounidense más joven, detrás de otro prodigio, Judy Nagel, de 17 años y cinco meses cuando

festejó, en 1969, en la aldea italiana de Vipiteno, atravesada por el río Isarco y sus lácteos (a los 16, había competido Judy en los Juegos Olímpicos de Grenoble 1968). Dos semanas después, seguidilla de éxitos para Mikaela: oro en Zagreb, Croacia, y oro en Flachau, Austria (4 y 15 de enero de 2013). Primera esquiadora en dos décadas, desde la alemana Katja Seizinger en los años noventa, con cinco éxitos seguidos. Embiste y pulveriza Mikaela. Primera estadounidense con dos éxitos de Copa antes de los 18. Lindsey Vonn no subyugó hasta los 20. Ya con 18 y campeona mundial de eslalon en Schladming 2013 (la más joven desde 1985), iba Mikaela a los Juegos de Sochi 2014. Favorita al oro olímpico en eslalon y amenaza en eslalon gigante. Atrae la atención reservada desde 2010 a Lindsey, ausente en Rusia, rodilla maltrecha. “Sé que durante los Juegos millones de personas en los Estados Unidos ven esquí —matiza Mikaela—. Entiendo la importancia, pero no es el fin del mundo”. Habilidad, contundencia, precoz madurez. Monopolio de pruebas técnicas. Oro en eslalon en Rusia (primera estadounidense tras 42 años, desde Barbara Cochran en Sapporo 1972). Campeona olímpica más joven del eslalon Mikaela. Supera en Sochi a la alemana Maria HoeflRiesch (29 años), la eslovena Tina Maze (30), la suiza Marlies Schild (32). Oro en eslalon gigante y plata en combinada de PyeongChang 2018. Primer éxito en supergigante de Copa del Mundo, en 2019, Cortina d’Ampezzo (mientras Lindsey cierra su trayectoria), y tercer título consecutivo general. En Mundiales, récord de cuatro oros seguidos en eslalon (Schladming 2013 con 17 años, Beaver Creek 2015 con 19, Saint Moritz 2017 con 21 y Are 2019 con 23). Ocho años esquiando en la Copa (2011-2019) y 60 victorias: 40 en eslalon (récord femenino igualando al sueco Ingemar Stenmark), 10 en eslalon gigante, cinco en eslalon paralelo, tres en supergigante, una en descenso y una en combinada. A 22 victorias del récord femenino de Lindsey Vonn (82) y a 26 victorias del récord absoluto del sueco Ingemar Stenmark (86). Tres títulos consecutivos en general (2017, 2018, 2019), a dos de Lindsey Vonn y a tres de la austriaca Annemarie Moser-Pröll. Ocho Globos de Cristal: seis en eslalon


Primera estadounidense con dos éxitos de Copa del Mundo antes de los 18 años (Lindsey Vonn no subyugó sino hasta los 20)

(2013, 2014, 2015 y 2017, 2018 y 2019), uno en eslalon gigante y uno en supergigante (2019). Campeona olímpica de eslalon más joven, con 18 años y 345 días (Sochi 2014). En Copa, único esquiador con 17 éxitos en una temporada (supera las 14 victorias de la suiza Vreni Schneider, vigente tres décadas). Único esquiador en ganar en las seis disciplinas: eslalon, eslalon gigante, descenso, supergigante, combinada y eslalon paralelo. Esquiador más joven en lograr 50 éxitos, con 23 años y 9 meses (delante del sueco Ingemar Stenmark, 23 años y 11 meses). Récord femenino en eslalon de 40 victorias (iguala a Stenmark) y en año calendario de 15 éxitos (iguala a Hirscher). En Mundiales, único esquiador con cuatro títulos seguidos en una disciplina (eslalon). *** Nace Mikaela Pauline Shiffrin el 13 de marzo de 1995. Vail, pueblo de Colorado. Centro de esquí fundado el 5 de diciembre de 1962 por el ranchero Earl Eaton y Pete Seibert, combatiente en la Segunda Guerra Mundial, competidor en el Mundial de Aspen 1950. Hija de es-

quiadores, se calza esquíes a los 2 años. Su padre, Jeff Shiffrin, se crió en Dover, Nueva Jersey. Pasaba Jeff fines de semana esquiando en Stratton o Sugarbush, sur de Vermont. A los 13, según Sports Illustrated, Jeff se unió al equipo del Great Gorge Ski Resort (Mountain Creek), noroeste de Nueva Jersey. Lo recibió un entrenador austriaco cuya única instrucción era “¡Seguime!”. Se matriculó en el Dartmouth College, formaba parte del equipo de esquí. Cuando no estudiaba para anestesiólogo, trataba de mejorar en las pistas. Se mantuvo activo aun recibido. Mamá Eileen Condron es de Lanesborough, Massachusetts. Aprendió a esquiar a los 3. Integrante del equipo de Mount Greylock Regional High. Cada tarde en Brodie Mountain. Esquiaba en la secundaria. “Obtuve buenos resultados —reconoce Eileen a The New Yorker—, pero no lo tomé en serio. Era totalmente social”. Fue a la Universidad de New Hampshire. No se le permitió esquiar estudiando Enfermería. Para cuando era enfermera en el Hospital Saint Elizabeth de Boston, no esquiaba hacía años. En Boston conoce a Jeff. Corre 1985. Primera cita en Killington Mountain, centro de Vermont. Matri-

monio en 1986. Retoma Eileen cuando conoció a Jeff. Se arrepiente de la demora. No le tocaba convertirse en esquiadora profesional. Con más de tiempo... A Colorado se mudan en 1991. Mejor nieve, montañas más altas. Voluntarios en el Mount Greylock Ski Club. Limpian árboles y arbustos. De modo competitivo esquiaban los Shiffrin en circuito de adultos, el Masters Racing, mientras trabajaban en el Hospital Saint Elizabeth en las afueras de Boston, fundada en 1630 por puritanos ingleses, “los Peregrinos Patriarcas”, península de Shawmut. Reacia al inicio, Eileen se enamora de esos torneos. Meticulosa, pronto estudia en detalle videos de los campeones de Copa, metodologías de ajuste de esquíes. “Aprendí tanto como muchos de los corredores”. Según el entrenador Brandon Dyksterhouse, “Eileen observa más videos que cualquier entrenador”. A veces, enciende la computadora o el televisor a las 5 de la madrugada. Pasó en el Mundial de Vail 2015. Se esfuerza para no despertar a Mikaela y mostrarle sus hallazgos. Eileen se impone en torneos de veteranos. Para Jeff, “ella podría haber sido esquiadora olímpica”. Taylor nace en 1992. Mikaela, en 1995. Rika Moore,

SKIMUNDIAL n 69


PRINCIPALES LOGROS DE MIKAELA SHIFFRIN JUEGOS OLÍMPICOS Oro 2014 Sochi, Rusia Oro 2018 PyeongChang, Corea del Sur Plata 2018 PyeongChang, Corea del Sur

Eslalon Eslalon gigante Combinada

MUNDIALES Oro Oro Oro Oro Oro Plata Bronce

Eslalon Eslalon Eslalon Eslalon Supergigante Eslalon gigante Eslalon gigante

2013 2015 2017 2019 2019 2017 2019

Schladming, Austria Beaver Creek, Estados Unidos Saint Moritz, Suiza Are, Suecia Are, Suecia Saint Moritz, Suiza Are, Suecia

MUNDIALES JUVENILES Bronce 2011 Crans Montana, Suiza

entrenadora en Vail, recuerda a Eileen embarazada de Mikaela en la montaña. Mikaela, honor al linaje paterno, nativos de las afueras de Minsk, Bielorrusia. Según la leyenda, el gigante Mincz tenía un molino sobre la ribera del río cercano para moler piedras y elaborar panes con los que nutrir a sus guerreros. Sin presionar, les enseñaron a esquiar Jeff y Eileen. Inculcando actividad física. Windsurf, fútbol, tenis. Y esquiar. A sabiendas de que los casos de precocidad no son nuevos; tampoco sus riesgos. Púberes inmaduros e indefensos, multimillonarios y famosos, hábitos y lesiones de adultos, inmersos en burbujas mediáticas. A los 19, el futbolista portugués Joao Félix llega al Atlético de Madrid por 127.000.000 de euros. Tiger Woods empieza en el golf a los 2 años. A los 11, la estadounidense Lucy Li, hija de chinos, participa en el US Open femenino de golf, provisto de 530.000 euros. La primera gran patinadora sobre hielo, la noruega Sonja Henie, accede a una definición olímpica a los 11, en 1924, y gana oro mundial, en 1927, a los 14. Inge Sorensen logra bronce olímpico a los 12 en los 200 metros braza de Berlín 1936. Alzain Tareq, de Bahréin, nada a los 10 en el Mundial de Natación de Kazán 2015. A los 15, la atleta estadounidense Barbara Jones, oro olímpico en Helsinki 1952 en los 400 metros con relevos. A los 15, la gimnasta rumana Nadia Comaneci descolla a los 14 en Montreal 1976. A los 17, el futbolista argentino Lionel Messi debuta en el Barcelona. En tenis, la suiza Martina Hingis domina Australia a los 16 y tres meses, y el esta-

70

n

SKIMUNDIAL

Eslalon

dounidense Michael Chang se impone en Roland Garros, 1989, a los 17 y tres meses. Ya un estudio efectuado entre 1952 y 1972 sobre 2000 atletas demostraba que el 66% de los nadadores en la Unión Soviética comenzaba entre los 10 y los 13, y que explotaban entre los 16 y los 17. El 75% de las nadadoras se había iniciado entre los 9 y los 12. Nadie posee tantas victorias (17) ni tanto dinero en premios en la Copa como Mikaela. La última temporada, 886.000 francos suizos (unos 781.000 euros). Más del doble que su perseguidora, la eslovaca Petra Vlhova, 428.000 francos suizos. La Copa suele pagar 45.000 francos suizos (unos 39.000 euros) por cada triunfo, excepto Kitzbuhel: hasta 74.000 euros a los vencedores. Cada sede reparte, mínimo, 120.000 euros entre los 30 primeros de cada especialidad, salvo en Bormio (141.400 euros en descenso y 141.400 euros en supergigante), Kitzbuhel (228.000 euros en descenso y eslalon y 171.000 euros en supergigante), y Schladming (183.769 euros en su eslalon nocturno). Entre los hombres, Marcel Hirscher embolsó menos que Mikaela, 565.000 francos suizos, en menos pruebas: Mikaela, podio en 21 ocasiones; Hirscher, 15 veces. Temprano empezaron Taylor y Mikaela. Rutinas heterodoxas. Eileen les compra un monociclo para que cultiven el equilibrio dando vueltas a la manzana. Incluyen malabarismos. Patinan en el garaje. “Seguro, los vecinos —supone Eileen— pensaban que estábamos locos”. Nunca toman Taylor y Mikaela una clase de esquí. “Siempre

recurrimos a esas instrucciones —rememora Jeff—: «¡Seguime!» o «¡Sigan a mamá!». No tuvieron la oportunidad de demasiados giros sin alguien que tuviera interés en su seguridad y en su progreso enseñándoles”. A medida que Taylor y Mikaela muestran más interés, Jeff y Eileen los inscriben en clases. Los instructores en Vail recuerdan a la Mikaela prodigio. “Tenía muchas habilidades y una gran confianza —apunta Simon Marsh, quien, antes de entrenar a Mikaela en Mount Hood, la ayudó a instruirse a los 6 años en el Vail Ski Club—. Excepcionalmente motivada, solo quería aprender más”. Al The New York Post ha contado Taylor, estudiante de Economía en la Universidad de Denver, que sus padres los hacían caminar en casa por la sala de estar con pequeños esquíes de plástico del ratón Mickey Mouse. A los 5 de Mikaela, sus monitores se declaraban desorientados. No sabían en qué grupo incluirla. Demasiado avanzada. A los 6, sus padres le regalaron un cartel autografiado por la olímpica estadounidense Heidi Voelker. Debajo de su firma, Heidi Volker escribió en mayúsculas seis letras: ABFTTB. Y tradujo: Always Be Faster Than The Boys (Que siempre seas más veloz que los varones). Mikaela lo transcribió en sus esquíes de juvenil, y después lo llevaría en su casco. Enlazaba a la pequeña Mikaela con la Mikaela adulta. *** Parece haber brotado de un piano Martha Argerich. El 5 de junio de 1941. Del piano, sobrenatural caja de resonancia, tres patas, atril, cilindro, teclado, pedales. Aquel 1941, Hitler proclamaba en Berlín: “Este enemigo [la Unión Soviética] está roto, y nunca se levantará otra vez”. Tiene Martha ascendencia paterna (Juan Manuel Argerich, contador) de catalanes afincados en la Argentina en el siglo XVIII; la de su madre, Juana Heller, taquígrafa, familia judía ucraniana huyendo de los pogromos del siglo XX. Papá Juan Manuel le contaba historias, cosas mágicas. Estimulaba su imaginación, el riesgo. A la vera de un río, tomados de la mano y, de repente, ¡zas!, la soltaba. Ese abismo sale de sus dedos. Mamá Juana era diferente, más distante.


Es la campeona olímpica más joven en la historia del eslalon: lo logró en Sochi 2014, Rusia (primera estadounidense tras 42 años, desde el éxito de Barbara Cochran en Sapporo 1972, Japón)

Cuenta su hermano menor, Juan Manuel, “Cacique”, que en la siesta del jardín de infantes de Marthita una maestra tocaba piano. Con un dedo, Marthita repite esas notas. Destroza su pianito de juguete. Mamá Juana busca profesora. Ernestine de Kusrow. Usa animalitos. A los 3, toca Mozart. De oído. A los 4, primer recital público. Los Argerich viven en Belgrano. Rinde la primaria libre. Papá la prepara. Estudia Inglés, Armonía con Teodoro Fuks, danza española. A los 5, discípula del crotonés Vicente Scaramuzza, mentor de Gelber, los tangueros Salgán y Pugliese, y el pedagogo Enrique Barenboim, padre de Daniel Barenboim. “Quizá, le deba mi relación conflictual con el piano a Scaramuzza —revela Martha a La Nación—. Yo manifestaba timidez enfermiza. Me recibía y despedía tendiéndome la mano. Si estaba insatisfecho, me decía en tono glacial: «¡Hoy no merece que le dé la mano!». Aterrador”. A los 6, queda satisfecho Scaramuzza y la alza en brazos. Lo rechaza. No tolera que Martha no llore. Ella se concentra en la verruga del labio superior del maestro. “Mis alumnos —dice Scaramuzza— se forjan como espadas. Las de hierro se doblan pero recobran su forma. Las de acero se doblan para quebrarse de golpe. ¡Prefiero que se quiebren pronto!”. A los 8, le añade indicaciones en la partitura. Martha no ejecuta ni una. A los 7, toca el Concierto para piano y orquesta n.º 20 en re menor, K. 466, de Mozart, con la orquesta de Radio El Mundo. “¿Por qué es tan fácil para mí lo que a otros cuesta tanto? Puede ser una trampa, una excusa para mi pereza, un escollo para mis búsquedas”. (Picasso dibujaba con la izquierda para mantenerse fresco.) Papá Juan Manuel la lleva a lo de Rosenthal. La escuchan músicos visitantes ilustres. Gulda, Gieseking, Backhaus, Solomon, Arrau. Antes de que a “Cacique” lo manden a vivir con sus abuelos (decían que la distraía), van al Jardín Botánico, al cine, a los carnavales. A los 10, mamá Juana logra una audición con Gulda. “¡Detesto a los prodigio!”, espeta Gulda. Marthita desayuna

con discos de pasta de conciertos. Cambia de profesor. Francisco Amicarelli. Carmen Scalchione. “Martha —exige Juana—, estudiá”. En su cuarto, toca Chopin sin error mientras lee un libro de Oscar Wilde apoyado en el regazo. Perón la recibe en 1954 en Casa Rosada, gracias al arquitecto Sabaté, intendente porteño y admirador de Marthita. Papá Juan Manuel, “Tirano” (por Juan Manuel de Rosas), no va. Juan Manuel es radical; Juana, peronista. “Yo tenía más de 12 años, había tocado en el Colón. Perón me preguntó: «¿Y adónde querés ir, Ñatita?». Quería ir a Viena, estudiar con Gulda. Le gustó que no quisiera Estados Unidos”. Ñatita llega a Viena en 1954, último año de ocupación de los Aliados y de Rusia. A papá Juan Manuel le asigna Perón cargo diplomático; a Juana, tareas administrativas en esa Embajada. Escucha Martha que la llaman: “¡Arrrgerich!”. Friedrich Gulda. “Tengo problemas con una sonata de Beethoven. ¿No querés seguirla a mi lado, partitura en mano?”. Le infunde confianza. “Toqué para él con tranquilidad. Casi me doblaba en edad y me había tratado como adulta, sin descuidar mi lado infantil”. Al mes, Gulda la provoca: “Te creía dotada; temo haberme equivocado. Tenés cinco días para preparar Gaspard de la nuit, de Ravel, y las Variaciones Abegg, de Schumann”. Juego de niños para Martha. “¡El implacable Scaramuzza me había vacunado!”. *** Deja su trabajo de enfermera Eileen para entrenar a Mikaela. Jeff trabaja de anestesiólogo. Asumida la vocación de sushijos,lesbuscanunmonitorenColo-

rado, terruño de Lindsey Vonn. “Cuando era más joven —confiesa Mikaela—, admiraba como loca a Lindsey”. Elogia a Mikaela el estadounidense Ted Ligety, campeón olímpico en Turín 2006 y Sochi 2014: “Pureza y serenidad a máxima velocidad. Hay títulos generales de Copa en su horizonte”. Vonn ha ganado cuatro. Mikaela lleva un terceto en la general, y ocho en tres disciplinas. “Va a competir con los registros de Lindsey —avisora Sarah Schleper—. Hará cosas increíbles”. Dato: Mikaela se consagra campeona mundial a los 17; Lindsey tiene 24 cuando obtiene su primer oro mundialista. Viaja Eileen de aeropuerto en aeropuerto con su hija. Miran horas de video. Aconseja a Mikaela en lo técnico. “Uno debe tener un par de entrenadores sin grandes egos —explicaba Eileen—, ni territoriales, ni machos alfa”. No resulta sencillo convivir en esos términos. Piotr Wozniacki propone lo contrario. “Aconsejaría a los padres que no entrenaran a sus hijas”. Su hija es la tenista Caroline Wozniacki, ganadora del Abierto de Australia 2018; su hijo es Piotr Wozniacki, futbolista del Manchester United. Habla Piotr Wozniacki mandarín, francés, polaco, italiano, pero no siempre puede hablar con sus hijos. Reconoce esos cortocircuitos Mikaela. “La relación con mi madre es complicada: es mi madre, pero también mi entrenadora. Si me está hablando como mi entrenadora y yo la estoy escuchando como su hija, no logramos entendernos. Esas conversaciones pueden ser terribles. Que sea dura conmigo, que es lo que le pido para ser la mejor, no significa que no me quiera. Ella es mi madre. Estoy empezando a comprenderlo. Y es asombroso.

SKIMUNDIAL n 71


Eslalon femenino de los Juegos Olímpicos de PyeongChang, Corea del Sur, disputado en el Yongpyong Alpine Centre

En cuanto a mi padre, cuando yo tenía 2 años, ya nos tenía esquiando por el salón de casa sobre aquellos esquíes de plástico de Mickey”. Le prepara comida Eileen a la Mikaela adolescente. La ayuda con Matemática y Ciencias Sociales para rendir a distancia. Palean estiércol del jardín de la casa de New Hampshire. Sin divismos. Procesos antes que resultados. “Mikaela tiene mucho talento —sentencia Eileen—, pero no se preocupa por eso. Siempre buscamos la normalidad. Suele decirme: «Mamá, quedémonos en casa y veamos la televisión». Nunca tuvimos planes. Un millón de cosas podrían haber pasado. ¿Acaso Mozart [autor a los 8 de una sinfonía y a los 12 de una ópera] planeó sus logros o maximizó oportunidades?”. Inevitables las comparaciones madre e hija. Eileen manifiesta a Outside: “No esquío contra Mikaela. Nunca me comparo. Aunque todavía esquío bastante rápido. Tengo mis propios intereses. Me gusta correr. Quiero más cursos de Enfermería”. Según el entrenador austriaco Roland Pfiefer, “Mikaela y Eileen son una combinación impresionante. Sin Eileen, nada de esto habría sucedido. Es una dama inteligente”. A los Shiffrin les encanta el esquí. Como patitos, Taylor y Mikaela van tras sus padres montaña abajo. En ese

72

n

SKIMUNDIAL

contexto progresa Mikaela. No siempre ocurre. “Era una niña feliz a los 7 años esquiando —rememora la entrenadora Rika Moore—. Muchos esquían para juntarse con amigos u obedecer a sus padres. No Mikaela. Tenía su propia motivación, y estaba enfocada en maniobras perfectas, una tras otra”. En 2003, cuando Taylor tiene 11 y Mikaela 8, la familia se muda de una bonita casa con “nieve azul” de la turística Colorado a una casa derruida y con mucho terreno de New Hampshire. “Trabajábamos 14 horas—refresca Eileen— pintando el exterior y el interior”. Papá Jeff va a trabajar al Centro Médico Dartmouth-Hitchcock. Los grupos de entrenamiento son demasiado grandes; la participación de las familias, ínfima. Jeff y Eileen organizan un programa más reducido, en Storrs Hill, bajo la dirección de Rick Colt. “No estábamos preparados para aquel sistema —admite Jeff—. Si un profesor tiene 35 niños en el aula, es difícil obtener algo más que mediocridad. Lo mismo en el esquí. Como teníamos los conocimientos y las herramientas, la mejor manera de lograrlo era por nuestra cuenta”. No pretenden los Shiffrin una Mikaela olímpica. Crian una esquiadora sana, carácter fuerte y lúdico, amor por el deporte. “Los resultados han sido im-

portantes —recapitula Jeff—, pero ese no era el objetivo”. Estrategia: correr lo mínimo posible, entrenar lo máximo posible. Taylor y Mikaela llaman la atención de los entrenadores del Este. “Como las hermanas Serena y Venus Williams en el tenis —explica Kirk Dwyer, director de Burke Mountain Academy, norte de Vermont, entrenador personal de Mikaela—, cuando eran jóvenes practicaban y practicaban mientras otros competían. La base consistió en mucho tiempo en la nieve sin competir. En un torneo, hay dos carreras en un día; en la montaña, habrás corrido 12 o 13 carreras”. Si bien Mikaela se pierde las grandes montañas del programa de carreras juveniles de Vail (en el que Lindsey Vonn se entrenaba), el cambio la beneficia. Tres años, con Eileen y Jeff entrenadores, esquía en la pequeña colina de Storrs en New Hampshire. Entrenar en dimensiones diminutas y sin distracciones turísticas. (Lindsey aprende en una montaña de Minnesota hasta que fue a Vail a los 11.) Los Shiffrin quieren que su hija perciba las diferencias entre Oeste y Este. Del amplio Vail (caídas de 3500 pies) al nimio New Hampshire (caídas de 300 pies). Campos duros y helados en la New Hampshire que exige fortaleza mental. Similares a los


Alzando el Globo de Cristal en Are, Sucia, en 2018, con el austriaco Marcel Hirscher, uno de sus ejemplos a seguir

campos europeos de Copa. “Odiaba al principio el Este —se sincera Mikaela—. Llovía mucho en New Hampshire. Hubo rasgos culturales o geográficos del Este que me ayudaron. Subíamos y bajábamos la montaña rápido. Eso nos daba varios tramos diarios. Todos quieren replicar mi historia como fórmula, aunque para mí el esquí era una cosa recreativa familiar. No soy un superhéroe. Cómo llegué hasta acá es un camino medio loco que no podría replicarse. Me convertí en campeona más rápido que la mayoría, pero la gente debería darse cuenta de que hay distintas formas de llegar adonde uno quiere llegar”. Cuando Taylor se inscribe en Burke, Mikaela se inscribe en Burke. Taylor gana dos nacionales por equipos. Pasa inviernos Mikaela entrenando con corredores de Burke, batuta de Kirk Dwyer. “Ella ya era una buena atleta y una esquiadora especial, confiada y equilibrada, con excelente sensación de la nieve. Su actitud, alimentada por sus padres, fue la que más se destacó”. Dos años prospera, hasta que en 2008 vuelve Jeff a Colorado. Taylor se queda en Burke; Mikaela, de 13, a Vail con sus padres. Decae. “Se sentía estafada —revela Jeff—. ¿Cómo afectó sus prácticas? No lo sé. Quería volver a Burke”. A tres meses de regresar a Vermont como estudiante y con Eileen cerca, Mika acapara las tres carreras del Este y gana una prueba juvenil internacional en British Columbia. Mira videos en la oficina de Kirk Dwyer. Desmenuza su

técnica y la técnica de camaradas como Marlies Schild, entonces líder del eslalon de Copa de todos los tiempos con 35 victorias, la última en Lienz, eclipsando 19 temporadas de reinado de la suiza Vreni Schneider (Schild, máxima ganadora olímpica austriaca con cuatro medallas, prefería el descenso, pero cinco cirugías de rodilla la obligaron al eslalon). Mikaela es la primera en el único elevador de Burke Mountain, y la última en irse. *** Tras 17 lecciones, Friedrich Gulda decide que a Martha le queda poco por aprender. “Me dio tanto —expresa Martha a Clásica—. Era un revolucionario. Lograba máxima expresión”. En 1999, Gulda difunde, en tercera persona, la muerte de Friedrich Gulda. Semana después, domingo de Pascua, convoca a una fiesta de resurrección (morirá en 2000, a los 69 años, el día que quería, 27 de enero, nacimiento de Mozart). Ese 1999, Gulda resucita, supera Martha un melanoma que la enfrentó a la muerte, y Daniel Barenboim funda, con el filósofo Edward Said, la orquesta del Diván de Oriente y Occidente (nombre inspirado en poemario de Goethe). Espíritu de concordia, reúne a jóvenes palestinos, árabes e israelíes. Foro de reflexión del conflicto Israel-Palestina. Compleja en lo interno Martha, sencilla en las formas. Charlatana, bromista. Magnética. Dudas y temores, contrapeso de su volcánica energía. “Muchas ve-

ces me sorprendo a mí misma. Tengo un temperamento muy extraño. No sé por qué, me dejo llevar. No sé qué es lo que viene antes, lo que pasa después”, dice a Infobae. A inicios de 1956, decide irse de Viena. Juana no quiere; Juan Manuel: “Hay que dejarla volar”. Vuela a Ginebra, por la rumana Madeleine Lipatti y el ruso Nikita Magaloff, amigo de Prokófiev, de quien Magaloff aprende ajedrez. Para Magaloff, hay modos de tocar octavas. Desde el hombro, antebrazo o muñeca, o lo Argerich, tumultuosa, limpia, veloz. Le enseñan el polaco-belga Stefan Askenase y la napolitana María Curcio, negada a los 7 años a tocar ante Mussolini. También, el italiano Arturo Benedetti Michelangeli. A los 16, gana el Concurso Busoni, de Bolzano. A las tres semanas, el de Ginebra. El primer día en Ginebra se queda dormida de tan relajada. Arguye enfermedad. “No fui a competir sino a superarme a mí misma. Hoy, siendo jurado, me río de los premios y me enriquezco escuchando a otros”. En 1960, Juan Manuel padre y Juan Manuel hijo se van a Buenos Aires. Juana se queda, y la presiona. “Martha, estudiá… Martha, estudiá”. No disimula fastidio cuando la presionan, la elogian o le acarician la cabeza. En 1961, vive en Estados Unidos cerca de su querido Horowitz, pianista ucraniano, a quien en la Rusia de los veinte le pagaban con pan, manteca y chocolate. No se anima siquiera a hablarle. Visita la Argentina cuando muere su abuelo. Le encanta.

SKIMUNDIAL n 73


MÁS VICTORIAS EN COPAS DEL MUNDO DAMAS/VARONES NOMBRE Varones Ingemar Stenmark Damas Lindsey Vonn Varones Michael Hirscher Damas Annemarie Moser-Pröll Damas Mikaela Shiffrin Damas Vreni Schneider Varones Hermann Maier Varones Alberto Tomba Damas Renate Götschl Varones Marc Girardelli

Inesperadamente, se casa con Robert Chen, compositor chino, y queda embarazada. “En 1964, la vida me atrapó, y eso es más hermoso que una carrera. Sin quererlo, me había casado, y era madre”. A los tres meses, rompe con Chen, regresa a Europa. Caída libre. Pierde la tenencia de Lyda. De los 20 a los 23, no toca. Sola, mira la TV, duerme, va al cine, fuma, camina, lee. Piensa en ser secretaria y mecanógrafa. Desde Buenos Aires, papá Juan Manuel le manda cartas de diez páginas. Nada. Sale del limbo cuando mamá Juana la conecta con Stefan Askenase en Bruselas. Los Askenase la motivan. Estudia como tromba. Conciertos en Londres, éxito de 1965 en el Concurso Chopin de Varsovia, organizado cada cinco años desde 1927 (suspendido en 1942 por la ocupación alemana de Polonia). Primera mujer en lograrlo. Varsovia le canta el Stala lat (Que viva Usted cien años), canción polaca de agradecimiento que solo había recibido en esos años el octogenario Arturo Rubinstein. Del siglo XX, tres o cuatro pueden comparársele. Rachmaninoff, Horowitz, Rubinstein. A los 24, acepta ir a Abbey Road, en Londres hay amigos. Faltan cuatro años (1969) para que allí el escocés Iain Macmillan tome seis fotos de los Beatles — John, Paul, Ringo y George— caminando una senda peatonal. Martha pide una cafetera llena. Toca de corrido tres veces el repertorio. Duerme en el London Club donde paran Barenboim, Jacqueline Du Pré, Nelson Freire, Fou-Tsong, Kovacevich. Un teléfono, goteras y pianos, sillones apolillados, ceniceros repletos de colillas. Graba donde quiere, lo que quiere, cuando quiere. Antes que sumar piezas, nuevas versiones. “Cuando vuelvo a retomar una obra, siempre

74

n

SKIMUNDIAL

PAÍS Suecia Estados Unidos Austria Austria Estados Unidos Austria Austria Italia Austria Luxemburgo

veo cosas distintas”. Lo mismo en el piano que en la vida. En 1987, en Ciudad del Vaticano, de pronto, manda retirar macetas y floreros, porque, oculto entre plantas, un grillo la disipa. Una de las glorias argentinas, con Gardel, Maradona, papa Francisco, Piazzolla, Evita, Ginóbili, “el Che”, Fangio, Borges, Vilas. Le gusta la película El pequeño diablo, de Benigni. Marlon Brando. El checoeslovaco Kundera, autor de La inmortalidad, de La insoportable levedad del ser. *** Duerme la siesta Mikaela (¿la siesta del jardín de Marthita?). Tiene 14. Campeonato de Esquí Juvenil del este de los Estados Unidos. “¡Estaba tendida en una de las redes! —evoca su amiga Brayton Pech, compañera en Burke, en el The New York Times—. Despertó 20 minutos antes de competir con los mejores de nueve estados. Los pasó por encima”. Termina 11 segundos delante. Ángulos agudos y agresivos. En la cocina familiar, mamá Eileen coloca palos de escoba. Simula banderas del eslalon. Mikaela los enhebra, bloqueando con las manos aquellos espantapájaros. Esta filosofía artesanal implica inviernos en los que Mikaela participa solo en 11 carreras, conquistando todos los títulos. Incluso en Italia. Mundial para jóvenes de 13 y 14 años: arriba por más de 3 segundos. El mismo torneo ganado por Lindsey Vonn. A los 15, primera vez en Copa del Mundo. Pesada carga, desde 2010 la señalan a Mikaela heredera de Lindsey Vonn. Viaja por América del Norte. Dispone de apoyo financiero de la cadena NBC. Cada vez, retorna al oasis de Vermont para reconectarse. Decidida a graduarse con su clase de Burke.

PERÍODO 1973-1989 2001-2019 2007-presente 1969-1980 2012-presente 1984-1995 1996-2009 1986-1998 1993-2009 1980-1996

TRIUNFOS 86 82 67 62 60 55 54 50 46 46

“Cuando volvió de la Copa, compartió vivencias —manifiesta Brayton Pech—, pero a la mañana siguiente ya sus cosas estaban guardadas como antes. Nunca más mencionó la Copa. Entrenaba, quería saber de nosotros”. Mikaela escucha mucho, habla poco. Lo saben los veteranos. “Un modo de esquiar tan preciso para su edad —reflexiona la austriaca Bernadette Schild—. Gran futuro”. Ted Ligety escribe en el The Denver Post: “Es dementemente buena”. Los buenos augurios contrastan con la salud de su amigo Thomas Walsh: en 2009, antes de la beca para Green Mountain Valley en Vermont, le diagnostican un raro cáncer, sarcoma de Ewing, que afecta pelvis, fémur, húmero, costillas. Atraviesa cirugías. Meses de hospital. Quimioterapia. Denver a Boston. Y Mikaela allí. Ella nunca había ido a un baile de graduación. Burke no tenía; Green Mountain, sí. En la primavera de 2012, van juntos. Un día antes de los 16, está sentada en un albergue de Spindleruv Mlyn, República Checa. Espera su turno en eslalon de Copa. A su lado, Sarah Schleper, olímpica cuatro veces. Schleper se ve inquieta. “Mi confianza no era buena —narra Sarah Schleper a Sports Illustrated—. Pero Mikaela las observó a todas, y me dijo tranquila: «Esto es exactamente lo que tenés que hacer… Acá, y acá, y acá». Salí, y tuve una de mis mejores carreras. Cuando mi hijo tenía 4 años, Mikaela estaba más cerca de su edad que de la mía, pero en ese momento sentí que ella era una atleta más madura que yo”. A los 16, primer podio. “Es un ambiente intimidante. Recuerdo haber empezado en el eslalon y pensar: «No pertenezco a este lugar». Y no quería correr”.


A los 6, sus padres le regalaron un cartel autografiado por la olímpica estadounidense Heidi Voelker, debajo de cuya firma Heidi Volker escribió en mayúsculas seis letras, ABFTTB, y tradujo: Always Be Faster Than The Boys (Que siempre seas más veloz que los varones), una frase que Mikaela transcribió, primero, en sus esquíes de juvenil y, después, en su casco

No es Schleper la única en atisbar dones. Los intuye Roland Pfeifer, guía del equipo femenino estadounidense. “Cuando vi por primera vez a Mikaela en 2011, le dije: «Si corrieras así en la Copa, nadie te vencería». He tenido chicos de 17 talentosos, pero como ella”. (Talento viene del latín talentum, ‘plato de la balanza’, y unidad monetaria griega del peso del agua necesaria para llenar un ánfora, moneda oriunda de Babilonia, ilustre por las parábolas de Jesús.) Con 17, licencia de conducir en mano, turba a las estrellas. “No me estoy adelantando —avisa Mikaela—. A veces, me siento una bebé”. Parada en su primer podio (bronce), confiesa su respeto a Marlies Schild. Autógrafos tras su primer éxito en Copa, Are. A las dos semanas, domina la carrera Snow Queen, montaña Medvednica, norte de Zagreb, 985 metros. Ante una multitud y millones de televidentes, recibe la capa Snow Queen. “Cuando pequeña, me ponía toallas alrededor del cuello y corría por casa como si tuviera esta capa en mi espalda”. Los Shiffrin aceptan que Mikaela pase las dos primeras temporadas de Copa con adultos. Seleccionado de los Estados Unidos. Primavera de 2012. “Querían que las mayores fueran sus mentoras —apunta Eileen—. ¡Pero tenía 16! No era precoz en otros sentidos. Escuchaba todo tipo de historias sobre lo que sucedía en la Copa”. Dan marcha atrás los Shiffrin, y exigen que Eileen viaje con Mikaela. Mikaela sueña con los Juegos. Antes de Sochi 2014, intercambia mensajes con Missy Franklin, la nadadora de Colorado cuádruple oro en Londres 2012 a los 17. “Si Missy pudo, yo también”. Ha relatado Simón Marsh: “Fui entrenador en un campamento de verano en Mount Hood. Mikaela tenía 9. Les pedimos a los chicos que escribieran una meta de vida. Mikaela escribió: Estar en los Juegos Olímpicos a los 16 años. Muchos escriben ese tipo de cosas, pero, con Mikaela, todos nos miramos y nos di-

jimos: «¡Sí, puedo ver eso!». Lo único que lo impidió fue que no había Juegos Olímpicos cuando ella tenía 16 años”. *** Noctámbula, impredecible, alquila Martha un orfanato del siglo XIX en Ginebra. Puerta sin llave. Pianos, gatos, sofás. Recibe jóvenes pianistas en crisis. Los adopta. Juegan al Dígalo con mímica. Quiere fundar una pensión para artistas retirados, como la de Giuseppe Verdi en Milán para cantantes sin voz. Vive en Ginebra, Bruselas, y París, con un piano, una cama, un televisor, y una foto de Liszt pegada en la pared con cinta adhesiva. Recibe el Konex de Platino 1989 a la mejor pianista de la historia, el Konex de Brillante 1999 a la más destacada de la música clásica de 1989-1998, el Kennedy 2016 otorgado por el presidente Barack Obama, la Orden al Mérito italiana 2018. Tres matrimonios, tres músicos, ha tenido Martha. El chino Robert Chen; el francés Charles Dutoit (obligado en 2018 a dejar la Royal Philharmonic de Londres tras denuncias de acoso sexual de seis mujeres); el estadounidense Stephen Kovacevich. Una hija con cada uno: la violista Lyda Chen; la violinista Annie Dutoit; y la cineasta Stephanie Kovacevich, a quien nunca le habló castellano (sí, francés) y cuya ópera prima, Bloody Daughter, acerca de la vida de su madre, presentó en el Festival de Roma. En ese documental, están las cuatro en el césped. Se pintan las uñas de los pies. Cada dedo de Martha, color diferente. Lyda, la mayor, recuerda a Martha radiante luego de tres horas de quirófano por un melanoma en 1999. Se negó a que le abrieran el tórax: “Un pianista necesita todos los músculos de su cuerpo para tocar”. Annie, la del medio, se

echaba bajo el piano a mirar los pies descalzos de Martha hasta dormirse. “Esto es mamá. Más que el pelo, el cigarrillo y el mohín: ¿dónde han visto pies tan enormes y tan femeninos?”. La primera vez que Stephanie, la menor, acompañó a su Martha a tocar, presenció su calvario. “Todo muy solemne, muy dramático, no me gusta —se queja Martha—. Me siento rara, tengo fiebre, no quiero tocar”. Excéntrica, la veneran en Japón, aun con arrebatos. Los emperadores le llevan rosas. Una vez, canceló un concierto en Tokio, último de su primera gira. Peleada con Charles Dutoit, se tomó un avión a Alaska. Regresó al año. Ella paga el pasaje. Da 14 conciertos. Gratis. Elige al organizador que la enjuició. Ya a los 17, cancelaba (aunque jamás firma contrato) conciertos. “Quería saber qué se sentía. Pero ¡no exageremos! He dado más conciertos de los que he anulado. No subo a un escenario hacer un simulacro de sinceridad. En una oficina, el entorno acepta que uno se enferme, se deprima o no esté en forma. Los músicos, ¿deberíamos ser sobrehumanos para responder a las ideas que el público proyecta en nosotros? O, peor aún, ¿deberíamos engañarlo?”. Celebra 77 años en Beppu. Torta y cotillón. De las 6852 islas del archipiélago del Japón, Kyushu alberga a esta ciudad que se rinde a Martha. Aguas termales, 120.000 habitantes, “siete infiernos”. Columnas de humo y olor a azufre, se la homenajea hace décadas. Takegawara es una casa de baños de 1879 que inspiró a Miyazaki en su filme El viaje de Chihiro. El primer Festival Argerich ocurrió en Beppu. Mes de conciertos. Miles de personas. Luego, Bruselas, Pescara, Taipéi. En 2005, Buenos Aires, tocando en una fábrica recuperada y el cine Gran Rex.

SKIMUNDIAL n 75


Con su novio, el francés Mathieu Faivre: “Él es esquiador, así que me comprende. Es la persona menos complicada”

Brindan en Beppu con vino Argerich, cepa de tinto mimada con acordes de Schumann. Papá Juan Manuel le decía que, si cavaba un hoyo en la Argentina, llegaría al Japón, país sin bullas en el que Martha suscita ovaciones. Temiendo un accidente nuclear como en 2011, actuó entre terremotos en 2016, cuando la galardonan con la Orden del Sol Naciente del emperador Akihito. *** La nadadora Gaurika Singh, de Nepal y residente en el Reino Unido desde los 2 años, fue la más joven en los Juegos de Río 2016, con 13 años y 255 días. El más joven medallista olímpico ha sido el gimnasta griego Dimitrios Loundras, verano de Atenas de 1896, bronce —entre tres conjuntos— en las barras paralelas por equipos, 9 de abril, con 10 años y 218 días. En individuales, el medallista más joven ha sido el sueco Nils Skoglund, en 1920, con 14 años y 11 días, plata en clavados. El oro más joven en un evento por equipos es el remero alemán Klaus Zerta, 13 años y 283 días, en Roma 1960, junto con sus compañeros Bernhard Knubel y Heinz Renneberg. El nadador japonés Kusuo Kitamura fue la persona más joven en obtener un oro en un evento individual, 14 años y

76

n

SKIMUNDIAL

309 días, al ganar los 1500 metros estilo libre de Los Ángeles 1932. Debemos remontarnos a Ámsterdam 1928 para encontrar a la más joven medallista olímpica: la italiana Luigina Giavotti, plata en gimnasia artística por equipos, 11 años y 302 días (sus compañeras eran también muy precoces: Inés Vercesi, de 12 años y 99 días, y Carla Marangoni, de 12 años y 269 días de edad). En contraposición, el medallista más veterano es el tirador sueco Oscar Swahn, plata en 1920, con 72 años y 281 días. La medallista de mayor edad ha sido la estadounidense Lida Peyton Pollock, oro por equipos en arco, a los 63 años y 333 días, en los Juegos de 1904. La más joven en ganar medalla individual olímpica, Inge Sorensen, de Dinamarca: 12 años, triunfo en 200 metros estilo pecho en 1936. Murió el 9 de marzo de 2011, mientras Mikaela debutaba y subía al primer podio en la Copa del Mundo. El primer año en el circuito es una aventura. Cada día, algo novedoso. ¿Los baños? ¿Y el hotel? Gloria por fracciones de segundo. En Lenzerheide, Suiza, eslalon final de Copa, éxito sobre la eslovena Tina Maze. Cae de rodillas. Llora, cara hundida en sus guantes. De ser mascota a posar con Roger Federer. “Nos vamos poniendo viejos, y, ojalá, más maduros. Siento que estoy entrando en dimensiones diferentes”. Alterna con sus series favoritas, Madam Secretary o Blue Bloods. Eileen continúa sorprendiéndola. “Mamá piensa que es tan normal —apunta Mikaela al Time—, pero yo le digo: «No, la gente común no hace eso». Siempre fuimos una familia extraña. Probablemente, uno de los factores que ha potenciado mi carrera ha sido tenerla a ella ayudándome a mantenerme en buena forma siendo mi mejor amiga, mi madre, mi entrenadora”. Rondando los 19, temporada 2014, llega dos veces al podio en eslalon gigante. Más recto, más rápido. Agrega a su catálogo el supergigante, en el que a los 15 entrenaba en Chile. “Voló tan lejos en un salto cuando practicaba en Chile que hasta asustó a Eileen —recuerda el entrenador Adam Chadbourne—. Le pregunté: «¿Tuviste miedo?». Me dijo: «¡No, para nada!»”. Los estadounidenses rara vez transitan un camino

lineal hacia las medallas. Phil Mahre y Steve Mahre, Bode Miller, Picabo Street y Lindsey Vonn crecieron en los márgenes. Igual Mikaela. Tres veces se ha mudado. Sus padres le enseñaron. La excelencia no se sustenta en ambiciones sino en pasión. Quizá, le queden a Mikaela dos o tres Juegos Olímpicos (12 años de carrera). Tendrá 27 años en Pekín 2022. Administrar energías resulta crucial. En PyeongChang 2018, ganó plata en combinada y oro en eslalon gigante. “Tengo una relación de amor-odio con el gigante”. Una de las tres estadounidenses con dos podios olímpicos. El día previo a la definición del eslalon, la ceremonia en la que recibiría su oro de eslalon gigante se prolongaba hasta la noche. Permaneció despierta más de dos horas pasado su horario. Necesita dormir nueve horas. (Los leones suelen dormir más de 13 horas; para los caballos, son suficientes dos.) Su proemio para el eslalon comenzó al alba. Los otros premiados no competían a la mañana. Mikaela pidió reprogramar la ceremonia. “Estos son los Juegos Olímpicos”, le respondieron. Mikaela se encoge de hombros. “Lo que tenía que suceder tenía que suceder. No funcionó. Uno vive y aprende”. Corea del Sur, Chile, Suiza. Merced al esquí, conoce lugares y vive experiencias inimaginables para simples mortales. En Finlandia hasta se saca una foto con un reno. “Si tengo que elegir un lugar especial, sería Zagreb, difícil de recorrer en auto. Estoy aprendiendo alemán, la lengua del esquí alpino. Como estamos cuatro meses en Europa, siempre resulta útil. Tomé clases de francés dos años. Mi entrenador, de Austria, me anticipó que no sería sencillo. Los europeos valoran que un estadounidense se interese por su Cultura”. Las diferencias horarias son un problema. Leche tibia para dormir. Cuando vuelve de cinco semanas en Nueva Zelanda, le cuesta dos aclimatarse. Lleva chocolates, almohada y libros al viajar. En los días libres de Europa, se va con Eileen a Salzburgo o a Innsbruck. Disfruta ser turista. Aunque, muchas veces, necesita dormir. “Por más ganas que tenga de pasear, mi trabajo es el esquí, con lo que implica”. Como toda celebridad, pisa alfombras rojas de cuando en cuando. Presentó


Tendrá Mikaela apenas 27 años en los Juegos de Pekín 2022, China

los premios ESPY. Asistió al Festival de Cine de Cannes. Francés es su novio, el esquiador Mathieu Faivre, nacido en 1992 en Niza. Relación a distancia. “Él es esquiador, así que me comprende. Es la persona menos complicada”. Han visitado la torre Eiffel, viajado al Caribe. Faivre se especializa en eslalon gigante, disciplina instaurada en el Mundial de Aspen 1950 y añadida a los Juegos en Oslo 1952, Noruega. Stenmark ha ganado 72 medallas en eslalon gigante. En febrero de 2014, Faivre compitió en los Juegos de Sochi, irregular. Su padre era instructor. Su familia se mudó en 2000 a la región montañosa de Isola. Club de Deportes de la Plagne. Es hábil nadador y surfista. El primer viaje de Mikaela fue a Disneylandia o a Maui, isla del archipiélago de Hawái con nombre de semidiós. Tiene 2 o 3 años. Le da miedo meterse en un submarino. Miedo le tiene la prodigio Martha al prodigio Mozart. “¡También me dio pánico Mickey Mouse!”. El famoso Mickey, creado por Walt Disney en 1928. “Maui es mi lugar preferido, al que íbamos siempre dos semanas hasta los 8 años. Practicábamos windsurf. Me encantan, también, el tenis y el fútbol. Mamá jugaba muy bien al tenis”. La apoya la fábrica de pastas Barilla, lo mismo a Federer, ejemplo para Mikaela a la hora de llevar las redes sociales o las relaciones con los aficionados. “A

menudo, me considero una inversión, literalmente. Suena serio, como una especie de deshumanización, pero soy consciente de que mi imagen funciona como marca. Hay atletas que no piensan lo suficiente en eso. Soy una persona y, además, una esquiadora, pero muchos auspiciantes invierten en mí esperando que lo gane todo”. *** A los 22, Mika consigue cuatro éxitos de Copa en una semana y alcanza 40 victorias. Arranca el 1º de enero de 2018 con triunfo de Año Nuevo en el eslalon de Oslo. “Quiero oros, nuevas marcas —anuncia al AS, al USA Today—, sumar más triunfos”. El 2 de diciembre de 2018, primer éxito en supergigante: Lake Louise (allí, solo había triunfado una vez, descenso de 2017). Primera persona en ganar en las seis disciplinas: eslalon, eslalon gigante, descenso, supergigante, combinada y eslalon paralelo, en el que ni Lindsey Vonn ni Tina Maze vencieron. A los 23, Mika es lo que Lindsey era 11 años atrás. Afronta las bajas velocidades y las técnicas del eslalon, el infernal descenso. El 16 de diciembre de 2018, presencia un conflicto entre los organizadores de la Copa y aficionados por un cartel con una mujer desnuda con esquíes y bastones. Luna entre sus piernas. “Una

mujer desnuda y en lo oscuro”, cantaría Serrat. Diseñado por el austriaco Christian Ludwig Attersee para el eslalon y el eslalon gigante del 28 y 29 de diciembre en Semmering. No tengo ningún problema con el erotismo, la desnudez y el arte, pero ¿qué tiene que ver esto con el rendimiento de las deportistas?, critica un aficionado. Las mujeres deportistas deberían enterrar ese póster en la nieve, señala otro. Hay quien recuerda las acusaciones de abuso sexual en el esquí austriaco de 2017. El secretario de la Federación Austriaca de Esquí, Klaus Leistner, se disculpa: No queremos herir la sensibilidad de los espectadores con este trabajo de un artista austriaco tan importante. Si este fue el caso, lo sentimos mucho. Christian Ludwig Attersee, de 78 años, explica: El desnudo pone de relieve el poder, la independencia y la confianza de las mujeres. Desde la Edad Media, los pechos han sido una expresión de la fuerza de las mujeres hacia el mundo marcial masculino. La imagen muestra al atleta en acción, la desnudez le da confianza en su entorno. Como resultado, logra una pose de cuento de hadas que ya ha sido calificada como positiva por muchos. El 22 de diciembre de 2018, Mikaela, con 23 años y 9 meses, es la persona más precoz con medio centenar de victorias en Copa (142 pruebas disputadas). Lo logra en Courchevel, Francia, eslalon,

SKIMUNDIAL n 77


En Cerro Castor, Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina, el 11 de agosto de este 2019

mo el Flautista de Hammelin, las cosas saldrán mal”. Según Tiger Shaw, presidente de la Federación Estadounidense de Esquí, “Mikaela es pieza central de muchos eventos que recaudan cientos y cientos de miles de dólares. Con su creciente popularidad, se ha vuelto más valiosa, pero también más difícil recurrir a ella, porque destina unos 250 días al año en la nieve”. *** a 24 horas de su éxito en gigante. “Intenté no fijarme en esa cifra —admite al Marca—. Era fácil distraerme”. De los 50 triunfos, 35 en eslalon (iguala a la austriaca Marlies Schild). Cuando le preguntan si quiere ser una especie de Michael Phelps, el mejor nadador estadounidense de todas las épocas, objeta: “¿Están locos?”. Escribe su historia. Con 50 éxitos, a la par del luxemburgués Alberto Tomba, y arrebatándole a Stenmark el honor de ser el más joven en llegar a esa cifra: Stenmark también gozó 50 éxitos con 23 años, aunque con dos meses más que Mikaela. Nada es gratis. En la CNN aseguran, el 21 de enero de 2019, que Mikaela vomita antes de correr. “Solía sentir que había un objetivo pintado en mi espalda, y odiaba esa sensación”. Semana después, en Semmering, Austria, única con 15 victorias en año calendario, tapando las 14 del austriaco Marcel Hirscher (2018) y las 13 de Stenmark (1979). De nuevo en Austria, atraviesa el 24 de enero de 2019 un inaudito descenso en Schladnming. Lanzan bolas de nieve al noruego Kristoffersen. “No importa quién seas —dice Mikaela—, lanzar bolas de nieve a los esquiadores mientras descienden es repugnante y peligroso”. El 1º de febrero, marca otro hito, brumoso eslalon gigante de Maribor, Eslovenia. Se une a la suiza Vreni Schneider, tercera entre ganadoras de Copa, con 55 éxitos, detrás de Lindsey (82) y la austriaca Annemarie MoserPröll (62). El 4 de febrero, Mundial de Are. Oro supergigante y bronce eslalon gigante. Cuarto título mundial, primero en velocidad (esquivo a Lindsey, quien sufre una caída). “Mikaela

78

n

SKIMUNDIAL

está en otra dimensión —explica Lindsey—. Batirá todos los récords estando saludable”. Oro de eslalon en Suecia, pese a un resfriado. Tose tanto que Eileen se preocupa. El 9 de marzo, triunfo del eslalon en Spindleruv Mlyn, República Checa. Rompe el récord en una temporada de Vreni Schneider. Primera persona con 15 victorias. Tres décadas duraron los 14 éxitos de Schneider. Se recupera Mikaela de la frustración del viernes en eslalon gigante. “Ayer, presionaba demasiado. Hoy no quise evitar riesgos sino pelear”. Ya al 10 marzo, nueva reina: 24 años, récord absoluto de 17 éxitos, 60 victorias y 83 podios, récord de 40 triunfos en eslalon, igualando a Stenmark. Tercera corona consecutiva de general, primer Globo en supergigante, cuarto título mundial de eslalon en serie. Se apropia del supergigante en Grandvalira el 14 de marzo. Camino a cuatro Globos en un año, algo que, entre mujeres, solo consiguió Lindsey (2010 y 2012). Entre los hombres, Pirmin Zurbriggen acaparó cinco en 1987. Mika desconfía. “Mi carrera está en construcción”. Las estadísticas juegan de su lado: más prematura que Lindsey y Annemarie Moser-Pröll. En la Federación Internacional de Esquí, se frotan las manos. La comparan con Tiger Woods, Michael Phelps, Michael Jordan. El 22 de marzo, la alaban en el The New York Times. Único esquiador campeón en un invierno de la general, eslalon, eslalon gigante y supergigante. Posee 11 medallas en Juegos (dos oros y un plata) y en Mundiales (cinco oros, plata y dos bronces —uno en juveniles—). “Tan pronto como empiece a actuar co-

Aunque se vuelca a eventos técnicos, eslalon y eslalon gigante, desea Mikaela la velocidad del supergigante y descenso. “La velocidad es mi naturaleza”, diría Martha. “Siempre hay una forma más rápida—asevera Mikaela—. Ya sea aprendiendo a dar un golpe de revés en el tenis, con la Química en la secundaria o mejorando en el esquí”. Es un lema familiar: Ser más rápido. “Será buena esquiadora de velocidad —afirmaba Roland Pfeifer—. Ella sabe muy bien cómo deslizarse. Pero es más importante que se afiance en eslalon y eslalon gigante”. Vive con el rótulo de “la Próxima Lindsey Vonn” desde que tenía frenillos. “Es halagador, pero, al final, quiero mi propia historia. No tengo apuro. Si me apresuro, no sucederá. Si me enfoco, los resultados vendrán”. ¿Cómo es que Mikaela esquía tan bien? En disciplinas técnicas, transita las caídas en una línea lo más recta posible. Pistas empinadas, heladas. Los mejores minimizan la pérdida de velocidad. “Mikaela es la maestra—garantiza Roland Pfeifer—. Y suavemente. Tan sólida, hace que parezca fácil cuando no lo es. Es muy joven, pero, mentalmente, una de las más fuertes”. El tres veces olímpico Chip Knight indica: “Mikaela se adelanta. Cualquier otro ejerce presión en el esquí. Ella rara vez lucha con la gravedad. Casi nunca deja al pasar ese rocío de nieve áspero. Sin acrobacias, nunca llega a una posición de la que tenga que recuperarse. De tan buena, casi aburre”. Suma el entrenador Paul Kristofic a The Associated Press: “A veces, vuela lejos y hacia la izquierda, y tiene que hacer correcciones. No hay muchos que puedan hacer eso, y no solo para recuperarse


SKIMUNDIAL n 79


del error sino para sacar velocidad”. Kristina Koznick, con seis eslalon de Copa de 1993 a 2006, aporta: “Postura muy sólida. Toque casi mágico. Buena en toda condición. ¿Pusieron agua en la montaña para congelarla? Ningún problema. ¿Está nevando? Ningún problema. Eso no se aprende, se lleva en la sangre”. Esgrime Sarah Schleper razones anatómicas: “Sus esquíes son extensiones de sus pies”. Apoyado en las teorías de Malcolm Gladwell, autor de La clave del éxito, británico en Nueva York, mezcla de periodista, científico y filósofo, papá Jeff sostiene que se necesitan 10.000 horas para ser un experto. Defiende Gladwell que cabeza de ratón puede ser mejor que cola de león. “No me importa decir cosas que van en contra de la sabiduría popular —declara a El País el esmirriado Malcom Gladwell, padre matemático, rizos afro heredados de madre jamaiquina psicóloga—. Mirar algo que todo el mundo ve blanco y decir que es negro. Si todo aconteciera como pareciera, no habría nada que explicar”. Concibe su trabajo como historias de aventuras centradas en muchos ángulos. “Las dificultades ocurren y, a menudo, son el motor de algo poderoso y precioso”. Mikaela no ha cruzado muchas adversidades; sí, ángulos. “Sé que todo es una batalla —asume Mikaela ante el The Guardian—. Alguna vez, pensé: «¿Qué pasa si todo esto es una casualidad, y todas las demás se equivocaron con sus esquíes? Y ¿si todo esto solo fuera una historia mágica de Navidad? Siento mucho menos esa tensión. Cuando estoy en la salida, somos solo yo y la montaña. Y, así, todo el drama se detiene”. Debuta Mikaela en Spindleruv Mlyn, República Checa, y en Spindleruv Mlyn bate el récord de carreras de Vreni Schneider. La República Checa regala épicos momentos a esta descendiente de bielorrusos, de “la Rusia Blanca”. La República Checa del compositor Gustav Mahler. Judío converso al catolicismo. Hijo del dueño de una destilería y taberna. Nieto de vendedor ambulante y de fabricante de jabón. Segundo de 14 hermanos, seis muertos. Los informes escolares del Gymnasium de su ciudad, Jihlava, llena de catacumbas laberínticas, lo retrataban a Gustav Mahler como de “mente distraída y poco fiable”. Su amigo Lipiner lo introdujo en Schopenhauer, Nietzsche. Temperamental

y autoritario Mahler. Ataques de hemorroides y migrañas e infecciones de garganta. Descubrió el piano en casa de sus abuelos en Bohemia cuando tenía 4 años. Influenciado por Wagner, lo consideraron wunderkind, niño prodigio. Prodigios Lope de Vega, Capote, Rimbaud en las Letras. “Bobby” Fisher, campeón mundial de ajedrez a los 14, cociente intelectual superior a Einstein y graves enfermedades mentales. Miles de niños ajedrecistas prodigios de la China pretenden la plaza del Centro de Alto Rendimiento de Pekín, dispuestos a vivir separados años de sus familias. En ese inmenso país, 1400 millones de habitantes en 22.457 kilómetros de fronteras con 14 países, lengua común el mandarín que convive con ocho idiomas, cientos de dialectos y 56 etnias, los padres se obsesionan con asegurar el futuro de su hijo. Sobre todo, a raíz de la política del “Hijo Único”, vigente de 1979 a 2015 (ahora, el límite es dos). Prohibidos el ajedrez y Beethoven en la Revolución Cultural (1966-1976) mientras agonizaba Mao Zedong. Esa voracidad familiar no es distinta al hostigamiento de los padres argentinos hacia sus hijos en los potreros para que sigan los pasos del Maradona que, apenas con 10 años, soñaba en blanco y negro con jugar un Mundial. Prodigio el malagueño Pablo Picasso, primera gran pintura de aceite exhibida en la Barcelona de Gaudí a los 15. Shirley Temple debuta a los 4 en el Hollywood de los años treinta. William Rowan Hamilton, a los 13 hablante de latín, griego, hebreo, sánscrito, persa, italiano, árabe, siríaco. Prodigio la sueca Greta Thunberg, de 16, “la Niña del Clima”, luchadora contra el cambio climático. “Nuestra casa está en llamas”, denuncia Greta. Participaría el 23 de septiembre de 2019 de la Cumbre sobre la Acción Climática de Naciones Unidas, en medio de brutales incendios intencionales en el Amazonas, Angola, El Congo y el Ártico. Se recuerda la compra ilegal en 1999 de 7.000.000 de hectáreas de la selva en Altamira por parte del ya fallecido multimillonario constructor brasileño Cecílio do Rego Almeida. Un área similar a Holanda y Bélgica juntos. Ha escrito Greta: Nuestra biósfera se está sacrificando para que las personas ricas en países como el mío puedan vivir de lujo. Son los sufrimientos de muchos


los que pagan por el lujo de unos pocos. Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos. *** Vuela Martha. Toca rápido, tan rápido como esquía Mikaela. Cuestión temperamental. “La velocidad es mi naturaleza”, le dice Martha a Ñ. “Lo aprendí a los 10 años. El demonio que tengo. «¡Cuidado con el dominio de la velocidad!», me indicaba Magaloff. A veces, dicen que es el latido del corazón. No me gusta asentarme, tampoco el énfasis. Me gusta que la cuestión fluya. Cuando es un poquito más sutil”. Podría prescindir de conciertos. Actos contrarios a su espíritu animal. Manos frías, nariz goteando ante cientos. “No soporto verme prisionera de una programación, yo que vacilo y tanteo”, confiesa a la La Nación. Tiene pesadillas. La orquesta aguardándola, brazos cruzados, a que ataque una obra que jamás ha escuchado. Todos con partitura. Todos, menos ella. Suena Martha en Chicago, Montreal, Berlín. Ciudadana del mundo. Como una esquiadora. Jugando con teclas a lo niña. “Nunca me sentí exactamente mujer. Solo alcanzo a ver a la nena de 5 años y al muchachito de 14 que hay en mí”. Siempre se sintió andrógina. “¿Qué sería lo femenino, una manera de expresar una melodía? ¿Más sentimental? Y lo rítmico, ¿sería masculino? No, son estructuras y convenciones que pueden existir en otras artes, pero en la interpretación no existen. Rostropovich decía que cuando hacíamos Música debíamos ser hermafroditas”. Habita lo leve Martha (La insoportable levedad del ser, de Kundera) en esos instantes a cuatro manos con Daniel Barenboim. Lo conoce desde la infancia en la Buenos Aires de los cincuenta. Desde las tortuosas exhibiciones de los jueves en casa del señor Rosenthal. De menú, strudel. “Yo corría a esconderme debajo de las mesas, y Daniel, seis meses menor que yo, venía a sacarme de mi escondite. Daniel adoraba mostrarse”. Según Barenboim, “Martha es un cuadro sin marco. Hizo lo imposible por destruir su carrera, pero no lo logró”. La historia de Daniel suena similar a la de Martha. Hijo de los pianistas Enrique Barenboim y Aída Schuster.

Becado a los 7 a estudiar a la Salzburgo de Mozart. Viudo de la deslumbrante cellista británica Jacqueline Du Pré, fallecida a los 42 años en 1987, esclerosis múltiple. Casados en 1966 en el Israel de la Guerra de los Seis Días, Jacqueline se retirará de los escenarios en 1973. Son artistas Daniel, Martha, Mikaela. Según el pensador canadiense Marshall McLuhan, “el artista tiene la percepción sensorial necesaria para decirnos de qué está hecho el mundo. El artista es la única persona capaz de poner al día la sensibilidad. Tiene el poder y el coraje del vidente para leer el lenguaje del mundo exterior y conectarlo con el mundo interior”. A su modo, Mikaela canta, esculpe, pinta. Tararea un Otello, un Nabucco, un Rigoletto. Cincela un David, una Venus de Milo. De sus trazos en lienzo blanco emergen El beso y Un grito, Guernicas y Giocondas. Ese es su invalorable arte. “Este es mi arte. Como un rompecabezas, una pintura, una música. Cuando esquío, es como una canción. Puedo escuchar el ritmo de mi andar en mi cabeza, y, cuando empiezo a esquiar en ese ritmo y empiezo a unir mis giros, de repente siento un fluir y un poder dentro de mí con los que no puedo evitar sentirme agraciada. De ahí, proviene una enorme alegría”. El mundo es una partitura para Martha Argerich, Mikaela Shiffrin, Daniel Barenboim. Una fusa murmura en la cúspide. Retumban universales las palabras de Barenboim incluso en la ventisca zumbona de una cima nevada: Cada nota debe ser consciente de sí misma pero también de sus propios límites, las mismas normas que se aplican a los individuos en la sociedad se aplican a las notas de la música. Cuando se tocan cinco notas ligadas, cada una de ellas lucha contra la fuerza del silencio que quiere quitarle la vida y, por tanto, se halla en relación con la nota precedente y la siguiente. Ninguna nota puede hacerse valer buscando ser más fuerte que las precedentes; si lo hiciera, desafiaría la naturaleza de la frase a la que pertenece. La individualidad y el colectivismo no tienen por qué ser mutuamente exclusivos; en realidad, juntos son capaces de dar realce a la existencia humana. •

SKIMUNDIAL n 81


SKI NEWS

LA MAGIA DE VIAJAR EN TREN Con sus pintorescos paisajes, ciudades de cuento y cruce de culturas, Europa es ideal para recorrer a través de Eurail, la red ferroviaria más moderna del mundo

E

l imaginario colectivo asocia la época dorada del ferrocarril con referentes como el Orient Express o los fastuosos convoys de Belmond, donde los glamorosos pasajeros disfrutaban cenas de etiqueta a bordo al tiempo que ocurrían todo tipo de hazañas y peripecias. Hoy en día cualquiera puede experimentar lo que pasa en las películas.

82

n

SKIMUNDIAL

A través del Eurail pass, cualquier viajero tiene acceso a la red de trenes europea, que es una de las más seguras y modernas del mundo. Con más de 250.000 kilómetros de vías y miles de estaciones, los trenes llegan a todos lados: desde ciudades importantes hasta pueblos remotos, desde resorts de playa hasta centros de esquí y de un país a otro. Más de medio millón de viajeros ex-

perimentan cada año la diversidad de Europa a través de los flexibles pases de tren de Eurail, que sigue siendo tan relevante y popular hoy como en 1959. Con solo un pase de tren, los viajeros de todas las edades tienen la posibilidad de visitar hasta 31 países europeos, así como acceder a beneficios y descuentos adicionales a lo largo de su viaje. Sin importar la duración de la estadía,


Para conocer más sobre Eurail, se pueden ver los distintos pases en su página web: www.eurail.com. También dispone de una aplicación para celular llamada “Rail Planner”. @eurail | #eurail | #createyourownstory

Eurail ofrece distintos pases con opciones a partir de los 3 días, que pueden extenderse a itinerarios de hasta 3 meses. Dice el refrán que lo importante no es llegar sino el camino en sí. Y si en algún lugar cobra sentido esta filosofía que propone disfrutar del trayecto es en los viajes en tren de alta velocidad por Europa. ¿Qué mejor manera de ver los diversos paisajes de Europa que desde

la comodidad de un asiento? Un claro ejemplo es el viaje que une Barcelona con París en tren de alta velocidad, que dura 6 horas y brinda vistas inolvidables. Durante el trayecto se pueden apreciar los Pirineos de Girona, la Costa Brava, los pastos de vacas de la Borgoña, los estanques de agua salada, las formaciones rocosas de Los Alpes y el paisaje de la campiña francesa.

Otra ventaja a la hora de viajar en tren es que las estaciones se encuentran en el centro de las grandes ciudades, a diferencia de los aviones y sus alejados aeropuertos. Además, no hay que llegar tantas horas antes, hacer check-in, ni registrar equipaje. Basta con llegar 20 minutos antes de la partida con las valijas listas para subirlas al vagón. •

SKIMUNDIAL n 83


TEMPORADA ARGENTINA


Por Belén Sainz-Trápaga

LOS DE SIEMPRE

Y LOS DEL FUTURO Tras las competencias de este invierno en el Hemisferio Sur quedó más claro que nunca que hay lugar para todos. Los atletas ya consagrados permanecen en los podios pero también asoman con fuerza las nuevas generaciones

C

ada vez son más los centros de esquí argentinos que cumplen con las condiciones necesarias para ser sede de competencias de nivel internacional. Cada uno con su propio paisaje, atractivos y pistas desafiantes que los hacen únicos. Este invierno, el circuito de carreras de la Federación Internacional Ski (FIS) del Hemisferio Sur comenzó en Esquel, Chubut. Continuó por Bariloche, luego El Bolsón, San Martín de los Andes, Villa La Angostura y Tierra del Fuego, para terminar la temporada con los IV Juegos Nacionales de Invierno en Neuquén. Es importante mencionar que previo al inicio de las competencias, la atleta del Equipo Nacional Francesca Baruzzi -que era la mejor argentina posicionada al momento- sufrió una lesión en Cerro Castor que le impidió participar. Tras haber logrado un histórico puesto 13 en la Copa Europa, con su resultado de Top 10 en Combinado Alpino durante el Campeonato Mundial Junior en Pozza di Fassa, Italia, Francesca abrió dos cupos para Argentina de cara a los Juegos Olímpicos de la Juventud. Esto permitirá que en total cuatro atletas de esquí alpino vayan a los YOG 2020 en Lausanne, Suiza: Tiziano Gravier, Bautista Alarcón, Sofía Saint Antonin y Esperanza Pereyra Iraola.


y Máximo Basualdo el tercero. Para los competidores de entre 15 y 18 años, esta era la primera oportunidad para intentar clasificar a los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud, que se disputarán del 9 al 22 de enero de 2020. El esquí alpino -la disciplina con mayor cantidad de atletas federados en el país, casi 400-, ya tiene confirmados dos mujeres y dos varones. Los atletas también tendrían la posibilidad de sumar puntos en las siguientes fechas del circuito en Cerro Catedral, Cerro Perito Moreno y Chapelco.

Comienzo en La Hoya La competencia que abrió la temporada se realizó en Esquel y fue organizada por el Centro de Esquí La Hoya junto con el Club Andino Esquel. Fue un encuentro de Slalom para atletas de diversas partes del mundo que compitieron bajo reglamento de la Federación Internacional de Ski en la pista El Cielo, re-homologada por dicha institución en 2018. La primera carrera se disputó el 2 de agosto por la Copa La Hoya. Entre las

86

n

SKIMUNDIAL

mujeres, Sofía Saint Antonin obtuvo el primer puesto, María Laura Mazzoleni Mella el segundo y Micaela Medina Palmieri el tercero. Entre los varones, Felipe Eiras terminó primero, Juan Ignacio Roncallo segundo y Marcos Roiz tercero. Al día siguiente se corrió la Copa Club Andino Esquel. La primera de las mujeres fue Esperanza Pereyra Iraola, seguida por Sofía Saint Antonin y por María Laura Mazzoleni Mella. Entre los hombres, Matías Drajzibner logró el primer puesto, Felipe Eiras el segundo

Semana FIS en BARILOCHE Del 5 al 8 de agosto, 150 atletas de Argentina, Chile, España, Rusia, Francia, Suiza, Italia y Estados Unidos, entre otros países, llegaron a Cerro Catedral para la Semana Internacional FIS de esquí alpino. Entre éstos, hubo 60 atletas locales incluyendo los representantes del Equipo Nacional Juan Pablo Vallecillo, Tomás Cantero, Tiziano Gravier, Pedro Paul, Bautista Alarcón y Tomás Birkner de Miguel, quien desde hace dos años retiene el título de Campeón Argentino de Slalom. Las competencias se realizaron con la organización


del Club Andino Bariloche (CAB), el Ski Club Bariloche (SCB), el Club Universitario Buenos Aires (CUBA) y el Club Argentino de Ski (CAS) junto a la Federación Argentina de Ski y Andinismo en la pista Patagónico, ubicada en la parte central de la montaña. El circuito de Copa Sudamericana, que continuó durante toda la temporada en diferentes lugares de la Argentina y Chile, premia al final a los campeones sudamericanos de cada disciplina. Hubo dos fechas SAC bajo la denominación de Copa Catedral: un Slalom Gigante y un Slalom. La primera fecha se llevó a cabo el 5 de agosto bajo un clima ventoso que demoró un poco la largada pero con muy buenas condiciones de pista. España y Madagascar fueron los países que lideraron el Slalom Gigante. Entre los hombres, en primer lugar quedó Alejandro Puente Tasías (España), segundo Leonidas Karavasali (Gran Bretaña) y tercero Kay Holscher (Chile). Los mejores argentinos fueron Cristian Simari

Birkner en cuarto lugar y Tomás Birkner de Miguel en quinto, empatado con Joaquim Salarich de España. Entre las mujeres, el primer puesto fue para Mialitiana Clerc (Madagascar), seguida por María Belén Simari Birkner (Argentina) y por Mia Saglia (Francia). Las otras argentinas que se destacaron fueron las atletas junior: en sexto lugar Esperanza Pereyra Iraola y en octavo lugar Catalina Rosenkjaer.

En tanto, la fecha de la Copa Sudamericana de Slalom se corrió el 8 de agosto. Entre las mujeres, volvió a ocupar el primer puesto Mialitiana Clerc, el segundo fue para Macarena Simari Birkner y el tercero para Elena Yakovishina (Rusia). También se destacó María Belén Simari Birkner en el cuarto puesto y Sofía Saint Antonin en el octavo. Entre los hombres, el primer lugar fue para Juan del Campo (España), el

SKIMUNDIAL n 87


segundo para Lars Kuonen (Suiza) y el tercero para Aingeru Garay (España). El mejor argentino fue Tomás Birkner de Miguel en el sexto puesto, seguido por Delfín Van Dirmar en el octavo. El 6 de agosto se corrió el tradicional Memorial Raúl Saliva, que se realiza por cuarto año consecutivo en homenaje al periodista y creador de Informe Blanco. Este año se trató de una carrera FIS de Slalom Gigante en la pista Patagónico, con muy buenas condiciones. El podio fue totalmente internacional: entre los hombres, el primer puesto fue para el español Alejandro Puente Tasías, el segundo para el suizo Lars Kuonen y el tercero para el español Aingeru Garay. El mejor argentino fue Tomás Birkner de Miguel, en el puesto 11°. Entre las

88

n

SKIMUNDIAL

mujeres, el primer lugar lo obtuvo la rusa Elena Yakovishina, el segundo la estadounidense Meagan Olsen y el tercero la francesa Mia Saglia. La primera argentina, que llegó en quinto lugar, fue Catalina Rosenkjaer, integrante de la Federación Rionegrina de Esquí. Y para cerrar la Semana Internacional FIS de esquí alpino se disputó nada más y nada menos que el Campeonato Nacional Argentino de Slalom. El podio femenino estuvo integrado

por tres francesas: Salome Desmalles, Cleo Chalamel y Lena Dauphin. Entre las argentinas, la mejor fue Macarena Simari Birkner en el cuarto puesto, seguida por su hermana María Belén en el sexto, Esperanza Pereyra Iraola en el noveno y Angélica Simari Birkner en el décimo. En tanto, el podio masculino estuvo formado por Juan Del Campo (España) en el primer lugar, Dionys Kippel (Suiza) en el segundo y Aingeru Garay (España) en el tercero. El mejor


CAMPEONES ARGENTINOS DE SLALOM

argentino esta vez fue Juan Pablo Vallecillo, que terminó noveno, seguido por Tomás Birkner de Miguel, que quedó en el puesto número 11. El Bolsón hizo historia Ubicado a solo 25 kilómetros de la ciudad de El Bolsón, el centro de esquí Cerro Perito Moreno organizó en conjunto con el Club Andino Piltriquitrón y con la fiscalización de FASA un programa que incluyó, del 10 al 13 de agosto, una carrera FIS de Slalom, una fecha de la Copa Sudamericana de Slalom y para cerrar, dos Slalom Gigantes con puntos FIS. Con 131 participantes provenien-

CATEGORÍA HOMBRES

MUJERES

Mayores

1º Juan Pablo Valecillo 2º Tomás Birkner de Miguel

1º Macarena Simari Birkner 2º María Belén Simari Birkner

Junior

1º Juan Pablo Valecillo 2º Tomás Cantero

1º Esperanza Pereyra Iraola 2º Sophia Lehmann

U18

1º Tiziano Gravier 2º Máximo Basualdo

1º Esperanza Pereyra Iraola 2º Sophia Lehmann

tes de Estados Unidos, Francia, Suiza, Andorra, España, Inglaterra, Grecia, Rusia, Chile y Argentina, el 10 agosto se realizó la primera competencia FIS, un slalom para hombres y mujeres. La prueba se llevó a cabo en la pista Leo Rudolph, homologada por la FIS para competencias de esta categoría. El gran nivel del evento atrajo una gran cantidad de público y quedó demostrado en los resultados, ya que los dos podios estuvieron formados por atletas del hemisferio norte. Entre los hombres, el primer puesto fue para el suizo Lars Kuonen, seguido por el andorrano Xavier Salvadores y por el suizo Alain Zurbriggen. El mejor argentino fue Cristian Simari Birkner, que finalizó sexto. El año pasado, en la primera edición de una fecha FIS en El Bolsón, Cristian había sido el ganador en dos pruebas de Slalom. También se destacaron Delfín Van Ditmar, en el puesto 11, y Juan Pablo Vallecillo, flamante campeón de la especialidad, quien terminó en el puesto 15. Entre las mujeres, la vencedora fue la francesa Mia Saglia, escoltada por la rusa Elena Yakovishina y por la francesa Lola Arnaud. Las mejores argentinas fueron Sofia Saint Antonin y

Esperanza Pereyra Iraola, sexta y séptima respectivamente. El lunes 12 de agosto fue un día histórico para el Cerro Perito Moreno: ese día se disputó por primera vez una competencia por la Copa Sudamericana, el circuito de esquí alpino de mayor jerarquía que organiza la FIS en la región y que otorga puntos para determinar al final de la temporada el campeón y la campeona de América del Sur. La prueba válida por la South American Cup es todo un espectáculo porque participan los mejores esquiadores de Sudamérica y varios equipos extranjeros que entrenan en Argentina durante el verano del Hemisferio Norte. Esta primera carrera consistió en un slalom para hombres y mujeres en la que hubo 108 atletas representando a España, Francia, Suiza, Gran Bretaña, Andorra, Estados Unidos, Madagascar, Rusia, Bolivia, Chile y Argentina. El nivel de competidores fue superlativo y marcó un nuevo hito en la Comarca Andina. Cabe destacar que esta vez los hermanos argentinos Macarena y Cristian Simari Birkner lograron un lugar en los podios masculino y femenino al meterse en el tercer puesto. Entre los varones, el primer puesto

SKIMUNDIAL n 89


fue para el español Juan Del Campo, un corredor que ya participa en pruebas de Copa del Mundo -la máxima categoría de esquí alpino de competición-, lo que elevó la vara de la competencia. Del Campo marcó un tiempo de 1:32:34 ente las dos mangas. El segundo puesto fue para su compatriota Aingeru Garay, con 1:33:18. Tercero quedó el barilochense Cristian Simari Birkner, con 1:34:02. Entre las mujeres, la vencedora fue Mialitiana Clerc, proveniente de Madagascar, que registró un tiempo de 1:38:32. El segundo puesto fue para la española Jana Suau, con 1:40:27, y el tercer lugar fue para la argentina Macarena Simari Birkner, con 1:40:41. Para cerrar, la última jornada de carreras con puntos FIS tuvo dos pruebas de slalom gigante, una disciplina en la que los corredores desarrollan una mayor velocidad que en slalom. En un frío día de sol, que mantuvo la pista en óptimas condiciones, hubo una par-

90

n

SKIMUNDIAL

ticipación récord de 136 atletas de 13 países: España, Francia, Suiza, Gran Bretaña, Grecia, Andorra, Estados Unidos, Madagascar, Turquía, Rusia, Bolivia, Chile y Argentina. Como en los días anteriores, el nivel de competencia fue altísimo y, nuevamente, los podios masculinos y femeninos fueron copados por extranjeros. Entre los varones, los corredores suizos lograron los primeros cuatro puestos. El ganador fue nada menos que el portador de un apellido ilustre en el esquí alpino: Alain Zurbriggen, hijo del mítico Pirmin, ganador de cuatro Copas del Mundo absolutas y medallas en Campeonatos del Mundo y Juegos Olímpicos de Invierno. Lo escoltaron sus compatriotas Dionys Kippel y Lars Kuonen, quien había ganado el primer slalom del sábado. El mejor argentino clasificado fue nuevamente Cristian Simari Birkner, que finalizó quinto, seguido por Tomás Cantero, en el puesto 16.

Entre las mujeres, la vencedora fue nuevamente Mialitiana Clerc, de Madagascar; el segundo puesto fue para la rusa Elena Yakovishina, y en tercer lugar quedó la francesa Cleo Chalamel. La mejor argentina fue Carolina Blaquier, que finalizó quinta, seguida por Anna Jaione Tornero, que quedó novena. Vale la pena mencionar que esta temporada Cerro Perito Moreno inauguró una telesilla doble que conecta el centro de operaciones de la cota de 1350 metros con el mítico Plateau -a 1650 metros-, un lugar único por la cantidad y calidad de nieve durante todo el invierno. De esta forma, aumentó más del 100


CAMPEONES SUDAMERICANOS

por ciento de su dominio esquiable -de 11 a 25 kilómetros-, además de incorporar una nueva área de principiantes. Chapelco, como nunca El centro de esquí de San Martín de los Andes recibió más de 150 competidores representando a la Argentina, Chile, España, Inglaterra, Bulgaria, Suiza, Francia, Madagascar, Estados Unidos y

Rusia. En su mítica pista de Los Italianos, homologada por la FIS para competencias de esta categoría, se disputaron dos pruebas de altísimo nivel. El 15 de agosto se corrió una fecha de Slalom Gigante de la Copa Sudamericana. Entre las mujeres, el podio estuvo integrado por Elena Yakovishina (Rusia) en primer lugar, Jana Suau (España) en segundo lugar y Samantha Mc-

Al finalizar el circuito de Copa Sudamericana, que además de Argentina tuvo pruebas en Chile, se dieron a conocer los campeones de cada categoría. Entre los hombres, el overall lo lideró Cristian Simari Birkner, que fue el mejor sudamericano en Slalom y en Descenso. En Slalom Gigante quedó detrás del chileno Andrés Figueroa y en Súper Gigante el mejor fue otro chileno, Henrik Von Appen. Entre las mujeres, el overall fue para Macarena Simari Birkner, que fue la mejor sudamericana en Slalom, Descenso, Combinado Alpino y Súper Gigante. Solo en Slalom Gigante fue superada por su hermana María Belén. En categoría Junior, la mejor sudamericana en Slalom fue Sofía Saint Antonin, mientras que la mejor en Slalom Gigante fue Esperanza Pereyra Iraola.

Clellan (Estados Unidos) en tercer lugar. La mejor argentina fue Macarena Simari Birkner, que terminó cuarta, seguida por su hermana Angélica, quinta. Entre los hombres, Alejandro Puente Tasías (España) obtuvo el primer puesto,

SKIMUNDIAL n 91


CAMPEONES ARGENTINOS DE SLALOM GIGANTE CATEGORÍA HOMBRES

MUJERES

Mayores 1º Tomás Birkner de Miguel 2º Cristian Simari Birkner

1º Macarena Simari Birkner 2º María Belén Simari Birkner

Junior 1º Tomás Cantero 2º Tiziano Gravier

1º Sofía Saint Antonin 2º Catalina Rosankjaer

U18

1º Sofía Saint Antonin 2º Catalina Rosankjaer

1º Tiziano Gravier 2º Bautista Alarcon

Dionys Kippel (Suiza) el segundo y Albert Ortega (España) el tercero. El mejor argentino fue Cristian Simari Birkner, que terminó quinto, seguido por Delfín Van Ditmar, que quedó en el puesto 19. Al día siguiente, se corrió el Campeonato Nacional de Slalom Gigante. La ganadora fue la rusa Elena Yakovishina, seguida por la argentina Macarena Simari Birkner, que logró un muy buen segundo puesto, y por Mialitiana Clerc de Madagascar, que finalizó tercera. También se destacaron María Belén y Angélica Simari Birkner, en cuarto y quinto lugar, respectivamente. El podio masculino fue completamente español: Albert Ortega, primero; Alejandro Puente Tasias, segundo y Aingeru Garay, tercero. El mejor argentino fue Tomás Birkner de Miguel, que terminó cuarto, seguido por Cristian Simari Birkner, en el quinto puesto. Cerro Bayo, de estreno Otro sitio argentino que por primera vez en la historia recibió esta temporada una competencia FIS de esquí alpino fue el centro boutique de Villa La Angostura, Cerro Bayo. Allí se disputaron

92

n

SKIMUNDIAL

el 7 y 8 de septiembre dos pruebas de slalom femenino y masculino organizadas por CAVLA (Club Andino Villa La Angostura) con el apoyo de FASA en la Pista Provinciales, homologada este año bajo reglamento de la FIS y con la participación de una gran cantidad de atletas de diferentes lugares del mundo. El sábado 7 se corrió la Copa CAVLA, que tuvo en el primer puesto a Esperanza Pereyra Iraola, seguida por la chilena Matilde Schwencke y por otra argentina, Sofía Saint Antonin en tercer lugar. Entre los varones, el podio fue completamente argentino: el primer puesto fue para Tiziano Gravier, el segundo para Tomás Cantero y el tercero para Sebastiano Gastaldi, quien representó al país en los últimos Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang. Al día siguiente se disputó la Copa Cerro Bayo, que tuvo a las mismas atletas en el podio pero intercambiando posiciones: primera fue la chilena Matilde Schwencke, segunda Pereyra Iraola y tercera Saint Antonin. Entre los hombres, ganó Enrique Evia y Roca, seguido por Emilio Valenzuela y por Tomás Cantero.

Altísimo nivel en USHUAIA Del 16 al 20 de septiembre la acción se mudó al sur del continente, que tuvo una intensa actividad profesional: cuatro pruebas de Copa Sudamericana y seis carreras con puntos FIS. En Slalom de la Copa Sudamericana ganó la francesa Doriane Escane, seguida por la italiana Roberta Midali y la suiza Nicole Good. La mejor argentina fue Macarena Simari Birkner, que terminó en el puesto 15, seguida por su hermana María Belén, que alcanzó el 17. Entre los hombres lideró el francés Robin Buffet, seguido por el español Alejandro Puente Tassias y por su compatriota Joaquim Salarich. Entre los argentinos se destacaron Cristian Simari Birkner, que terminó 21, y Tomás Cantero, que se ubicó 25. En tanto, en Slalom Gigante de la Copa Sudamericana, el podio femenino estuvo formado por la suiza Lindy Etzensperger, la italiana Roberta Midali y la finlandesa Riikka Honkanen. Las mejores argentinas fueron nuevamente las hermanas Belén y Macarena Simari Birkner, que terminaron 22 y 25 respectivamente. Entre los varones,


SKIMUNDIAL n 93


lideró el francés Thibaut Favrot, seguido por el ruso Ivan Kuznetsov y por el español Albert Ortega. Los destacados a nivel nacional fueron Cristian Simari Birkner, que terminó 14 y Tomás Cantero, 35. En cuanto a las carreras FIS de Slalom, el podio estuvo integrado por las italianas Martina Peterlini y Marta Rosetti, seguidas por la francesa Doriane Escane en tercer lugar. Entre las argentinas se destacaron Macarena Simari Birkner, octava, y Sofía Saint Antonin, decimoprimera. En tanto, el podio masculino fue liderado por el ruso Simon Efimov y los italianos Hannes

94

n

SKIMUNDIAL

Zingerle y Tommaso Sala. Cristian Simari Birkner, en el puesto 17, y Tomás Cantero, en el 20, fueron los argentinos mejor posicionados. En Slalom Gigante hubo dos carreras FIS por el reemplazo de las dos que originalmente iban a correrse en Las Leñas. En la primera, el 19 de septiembre, ganó la italiana Roberta Midali y las mejores argentinas fueron Macarena Simari Birkner (22°) y Carolina Blaquier (24°). Entre los hombres ganó el alemán Bastian Meisen y los mejores argentinos fueron Tiziano Gravier (13°) y Cristian Simari Birkner (14°). Al día siguiente, en la segunda prue-

ba, ganó la serbia Nevena Ignjatovic y las mejores argentinas resultaron Sofía Saint Antonin (6°) y Esperanza Pereyra Iraola (7°). Por el lado de los hombres, el primero fue el ruso Aleksander Andrienko y entre los argentinos se destacaron Cristian Simari Birkner (8°) y Tomás Cantero (15°). Juegos de Invierno San Martín de los Andes recibió, del 19 al 24 de septiembre, la cuarta edición de los Juegos Nacionales de Invierno. Un evento en el que participaron aproximadamente 300 deportistas de ocho provincias en las siguientes dis-


ciplinas: biatlón, persecución y sprint; esquí de montaña (modalidad sprint); esquí de fondo en 5 y 10 kilómetros (técnica libre y sprint técnica clásica), esquí freestyle big air, slalom gigante, snowboard big air, snowboard boardercross y esquí adaptado. En las carreras FIS de Slalom Gigante, que se disputaron en Chapelco el 23 de septiembre, el podio femenino fue para las tres hermanas Simari Birkner: la primera fue Macarena, luego Angélica y tercera María Belén. Por el lado masculino, su hermano Cristian Simari Birkner quedó primero, seguido por Tiziano Gravier y el boliviano Simon

Breitfuss Kammerlander. Juan Pablo Vallecillo quedó en cuarto lugar. Vale destacar que por segunda vez se incluyó al esquí adaptado en la competencia, tras su debut el año pasado en Ushuaia. Entre los atletas que participaron en esquí de fondo, esquí alpino y esquí nórdico estuvieron: Pablo Robledo (Neuquén), Nicolás Lima (Tierra del Fuego), Matías Lascano (Río Negro), Ricardo Cárcamo (Tierra del Fuego), Pablo Traverso (Chubut), Felipe Marino (Buenos Aires) y Joaquín Cano (Buenos Aires). Habitualmente los deportistas compiten en forma individual en los dife-

rentes torneos internacionales. Los Juegos de Invierno agrupan durante una semana a los competidores en seleccionados provinciales. Río Negro, con 35 participantes, fue la provincia más ganadora: obtuvo 29 medallas (11 de oro, 10 de plata y 8 de bronce). Es la cuarta vez que los rionegrinos triunfan en los Juegos: ya habían ganado en Caviahue 2016, Bariloche 2017 y Ushuaia 2018. Los Juegos Nacionales de Invierno se realizaron con el apoyo del Ministerio de Deportes de Neuquén y la Agencia de Deporte Nacional, con la organización de la Asociación Deportiva y Cultural Lácar.•

SKIMUNDIAL n 95


SKI NEWS

EVENTOS ALL INCLUSIVE

Con 30 años de experiencia en la realización de eventos empresariales y el marketing deportivo, Stad ofrece un servicio llave en mano a cargo de un equipo de profesionales interdisciplinario

Porsche World Roadshow 2019

C

Stand Ford Final del Abierto de Tortugas

itar al público en determinado escenario y tener todos los detalles bajo control, como el sonido, las pantallas, el fotógrafo, las promotoras, los premios o el catering, resulta una tarea nada sencilla. Para que todo salga de maravillas es necesaria una buena coordinación, con profesionales en cada sector. Stad es una agencia de comu-

96

n

SKIMUNDIAL

nicación integral con más de 30 años de experiencia fundada por Diego Detang, un ex jugador y amante del polo que vio en ese deporte la oportunidad de realizar sponsoreos con prestigiosas marcas. Sus primeros pasos en la organización de eventos deportivos fueron en esa disciplina y con el tiempo sumó también el golf, la motonáutica y la equitación, entre otras áreas.

Presentación Porsche 718

El concepto de organización de eventos en Stad es llave en mano: desde el diseño de renders, pasando por la producción y el armado de stands y carpas, incluyendo cartelería, banderas y backs de prensa, hasta la ambientación con livings, sillas y almohadones personalizados, así como todos los detalles de decoración, velas, faroles y arreglos florales.


Merco en el Teatro Colón

Copa de Golf Porsche

Beach Polo Pinamar, Cariló, Valeria del Mar

Palenque La Albertina Abu Dhabi

Desde hace casi tres décadas, Stad está a cargo de la realización y comunicación integral del Campeonato Abierto de Polo del Tortugas Country Club, primer torneo de la Triple Corona argentina y el de mayor promedio de handicap del mundo. Cada primavera, más de 20.000 espectadores concurren al club ubicado en Tortuguitas para disfrutar del espectáculo dentro y fuera de la cancha, con un sector VIP y un after polo en el patio de sponsors ambientado especialmente con carpas y stands de primer nivel. La empresa también fue pionera en el mundo en trasladar este deporte a la arena con el espectáculo de polo más impactante del verano, el Grand Slam Beach Polo. Este certamen para toda la familia se realiza con entrada libre y gratuita en las playas de Cariló, Pinamar y Valeria del Mar desde hace más de 25 años, con reconocidos polistas jugando frente al mar. Declarado de interés municipal debido a su presencia ininterrumpida y por su atractivo para el turismo, el torneo convoca alrededor de 10.000 personas cada año. Los paradores se acondicionan con espacios VIP para agasajar a los invitados y brindarles la oportunidad de despejarse y dis-

frutar de una experiencia inolvidable. Además, Stad ha brindado servicios a los equipos de polo más importantes como La Dolfina Sancor Seguros, Cría Yatay, La Albertina Abu Dhabi y La Esquina Los Machitos. Entre ellos, el diseño, armado y desarme de sus palenques, que se trasladan a las distintas sedes de la Triple Corona; la ambientación de sus stands en el Argentino Abierto; y las presentaciones oficiales para la prensa, con su convocatoria de medios de comunicación especializados y posterior difusión. En cuanto a los eventos de golf que Stad ha organizado se encuentra la “Copa de Golf Porsche”, un circuito con certámenes en los exclusivos Martindale Country Club, Tortugas Country Club, Abril Club de Campo y Las Delicias Country Club, este último en la provincia de Córdoba. En cada torneo participaron los socios e invitados del club, al tiempo que podían realizar un Test Drive de los nuevos modelos de la prestigiosa automotriz alemana, Macan y Cayenne. Se montaron plataformas y totems para exhibir cada vehículo, además de un espacio para consultas y sorteos. En eventos del rubro automotriz, la

agencia también trabaja junto a Porsche en la producción de sus stands para exhibiciones como Autoclásica, donde tuvo un espacio destacado, presentaciones de los nuevos modelos de la marca y el imponente Porsche World Roadshow. Stad también ha estado al frente por muchos años de la Semana Internacional del Yachting, y si bien su especialidad es el marketing deportivo, ha sabido organizar eventos en áreas de salud, espectáculos y negocios para prestigiosas firmas como Sancor Seguros y Merco, en exclusivos espacios como el Teatro Colón. Por su amplia experiencia, versatilidad y practicidad en brindar soluciones integrales, así como por contar con un equipo multidisciplinario de diseño, producción, montaje, coordinación, prensa y difusión, Stad es la opción más completa a la hora de pensar en organización de eventos empresariales. •

Más información: Catamarca 2032, Martínez 011 4717 3009/4114 www.stad.com.ar info@stad.com.ar

SKIMUNDIAL n 97


LA FOTO

Dio las ¡hurras! el austriaco Marcel Hirscher, a quien se extrañará por ser uno de los más grandes atletas de todos los tiempos,sobre todo, en su país, donde el esquí alpino es sagrado (aquí, plata del eslalon gigante de Kranjska Gora, 14 de marzo de 2015)


Profile for Editorial Mundial

Ski Mundial 47  

Todas las novedades, noticias y los mejores análisis del mundo del Ski. En esta edición te contamos sobre el fin de la dinastía Hirscher, qu...

Ski Mundial 47  

Todas las novedades, noticias y los mejores análisis del mundo del Ski. En esta edición te contamos sobre el fin de la dinastía Hirscher, qu...

Advertisement