Page 1


Para Adrian ~ J.D. Para Anna y Emily ~ L.M.

BALANCÍN Y EL UNICORNIO Una publicación de Ediciones Fortuna www.edicionesfortuna.com www.facebook.com/edicionesfortuna info@edicionesfortuna.com Copyright © 2015 sobre la presente edición Título original: Sugarlump and the unicorn First published 2013 by Macmillan Children’s Books an imprint of Macmillan Publishers Ltd 2013 Text copyright © Julia Donaldson 2013 Illustrations copyright © Lydia Monks 2013 Traducción: The Deworders Primera edición. Reservados todos los derechos. Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47) ISBN: 978-84-941634-8-7 Materias IBIC: YFU-YBC-2ADS-5AC Depósito legal: BI-1610/2014


Escrito por

Ilustrado por

Julia Donaldson

Lydia Monks


El unicornio, con cuerno de plata, de ojos brillantes y azules sin par, si oye a un caballo pedir un deseo, raudo y veloz lo hará realidad.

Balancín, en madera construido, era de dos niños el juguete preferido. Mece que mece, adelante y atrás. Con el caballito lo pasaban genial. «En este dormitorio es donde quiero estar. Mece que mece, adelante y atrás. ¡Así quiero vivir por siempre jamás!».


Pero cuando los niños a la escuela marchaban, el pobre Balancín muy triste se quedaba. «¡Ojalá por el mundo pudiese viajar! Lo que más deseo es poder trotar».


«¡Concedido!», se oyó, y de repente allí lo vio. Era un unicornio del color de la nieve. «Concedo deseos si truena o si llueve», explicó el hermoso unicornio.


Con las patas delanteras el suelo golpeรณ. Girรณ siete veces y las crines sacudiรณ. De sus ojos azules un destello surgiรณ y en ese instante su deseo cumpliรณ.


Ahora Balancín vivía en una granja y tiraba de un carro con balas de paja. ¡Tocotó, tacatá! Trotar y tirar. Siempre tenía algo que acarrear. «En esta bonita granja es donde quiero estar. ¡Tocotó, tacatá! Trotar y tirar. ¡Así quiero vivir por siempre jamás!».


Pero el tiempo pasó y la carga aumentó. Balancín se entristecía y a sí mismo se decía: «¡Ojalá este carro pudiese dejar! Lo que más deseo es poder galopar».


«¡Concedido!», exclamó el unicornio. Giró siete veces y las crines sacudió. De sus ojos azules un destello surgió y en ese instante su deseo cumplió.


Ahora Balancín en las carreras competía y con un jinete por las pistas corría. Galopar y saltar para la meta alcanzar. Siempre dejando a los demás atrás. «En este famoso hipódromo es donde quiero estar. Galopar y saltar para la meta alcanzar. ¡Así quiero vivir por siempre jamás!».


Pero el tiempo pasó y de correr se cansó. Balancín se entristecía y a sí mismo se decía: «¡Ojalá del hipódromo me pudiese marchar! Lo que más deseo es brincar y bailar». «¡Concedido!», exclamó el unicornio. Giró siete veces y las crines sacudió. De sus ojos azules un destello surgió y en ese instante su deseo cumplió.


Ahora Balancín en el circo actuaba y un bonito lazo su cola adornaba. Brincar y bailar para el aplauso escuchar. La estrella de un show espectacular. «En este mágico circo es donde quiero estar. Brincar y bailar para el aplauso escuchar. ¡Así quiero vivir por siempre jamás!».


Para conocer el final de este divertido cuento, visita tu librería más cercana o nuestra página web www.edicionesfortuna.com.

¡A la venta a partir del 23 de marzo de 2015!

Balancín y el unicornio  

¿Qué aventuras viviría un caballito de madera si pudiera convertirse en uno de verdad? Balancín lo descubre cuando un unicornio, con una sa...

Balancín y el unicornio  

¿Qué aventuras viviría un caballito de madera si pudiera convertirse en uno de verdad? Balancín lo descubre cuando un unicornio, con una sa...

Advertisement