Page 1


Índice de contenido Portada Índice de contenido El Himalaya hoy Preparación del viaje Escoger época para viajar Preparación física antes de salir Preparación mental antes de salir Escoger el tipo de viaje Equipaje Botiquín Gastronomía peculiar Agenda de festivales Forma física y vida de trekking Templos y lugares sagrados Viajar en bicicleta Viaje organizado o independiente Leer sobre el Himalaya LOS MEJORES VIAJES POR EL HIMALAYA 1. Valle de Katmandú (Nepal) 2. Alto Ganges (India) 3. Bután 4. Autopista del Karakorum (Pakistán) 5. Darjeeling (India) 6. Trekking del Everest (Nepal) 7. Trekking del Manaslu (Nepal) 8. Ladakh (India) 9. Parque Nacional Chitwan (Nepal) 10. Trekking por el Glaciar Concordia (Pakistán) 11. Sikkim (India) 12. Dharamsala (India) 13. Parque nacional Corbett (India) 14. Trekking de Langtang (Nepal) 15. Cachemira (India)


CÓMO PREPARAR UN VIAJE AL HIMALAYA

EL HIMALAYA HOY El Himalaya es la cordillera más formidable de la Tierra, la que cuenta con las catorce montañas que sobrepasan los ocho mil metros de altura. Se extiende a lo largo de 2.800 kilómetros desde sus estribaciones occidentales –donde se convierte en el Karakorum y el Hindu Kush– en Pakistán y Afganistán hasta su extremo oriental, en el Arunachal Pradesh indio. En el centro se encajan dos de los países más enigmáticos y bellos del mundo, Bután y Nepal. Por el norte limita con el siempre misterioso Tíbet. Los impetuosos ríos que la cruzan y la salvan despiertan ansias de viajes: Indo, Ganges, Brahmaputra… cauces que son más antiguos que la propia cordillera, y que la cruzan, aun naciendo en el norte, para escurrirse hasta el sur y desembocar en el océano Índico y en el mar Arábigo. Conocer el Himalaya no está restringido a los montañeros. Aunque las aventuras que se pueden emprender por sus laderas y cimas son interminables, esta fabulosa pared de piedra es accesible también para el viajero simplemente interesado en las diferentes culturas, religiones, arquitectura, naturaleza, lenguas, gastronomías… que se alojan en él. Aun con sus intimidantes montañas, visitar el Himalaya es relativamente sencillo, pues el territorio ha estado poblado desde antiguo, y hay una red de ciudades, pueblos y valles unidos por carreteras que se trazaron siglos atrás. Solo hay que tener ganas de disfrutar de algunos de los paisajes más majestuosos del planeta.


(6&2*(5(/7,32'(9,$-( Foto: Campamento en el valle de Humla Karnali, Nepal. Hay que tener en cuenta que los países del Himalaya cuentan con estándares de infraestructuras y comodidades diferentes a las que gozamos en Occidente. El estado de las carreteras es siempre precario, y el nombre muchas veces no indica nada. Denominaciones como “Autopista del Karakorum” o “Grand Trunk Road” no se corresponden con lo que estamos acostumbrados a ver. En esos dos casos, se trata de dos de las principales vías de la cordillera. Y, sin embargo, están mayoritariamente sin asfaltar y sufren recurrentes aludes que las bloquean. Afortunadamente, ese hecho es tan cotidiano que los derrumbes suelen limpiarse en pocas horas. Pero vaya preparado para retrasos y condiciones de viaje incómodas.


(48,3$-( Foto: El monte Everest desde los altos lagos de Ngozumba, Nepal. Nuevamente, deberemos tener en cuenta si vamos en estación seca o de lluvias, a la vertiente norte o sur de la cordillera, a una región rural o urbana, en hotel o refugio. Pero, a grandes rasgos, deberemos llevar los siguiente: Maleta resistente e impermeable o mochila grande (65 litros aprox.) Mochila de ataque o bolso. Para usar a diario, en los trayectos de avión y autobús. Siempre deberá contener algo de abrigo, gafas de sol, gorro, crema solar, cámara fotográfica, documentación personal.


GASTRONOM�A PECULIAR Los viajeros amantes de probar comidas exóticas tienen un buen terreno en el Himalaya. La cocina tradicional es muy båsica y estå ligada a los productos que se cultivan con facilidad: arroz, maíz, patatas, cebollas‌ Pero en esos países existe una rica tradición gastronómica y experiencia en recibir viajeros, por lo que siempre se come bien, ya sea ateniÊndose a las recetas tradicionales o decantåndose por la comida occidental, que se encuentra con mucha facilidad. En India se encuentran los famosos curries, increíblemente aromåticos y sabrosos. Se consiguen con docenas de especias y a menudo se acompaùan de carne, especialmente cordero y pollo. No espere encontrar ternera, recuerde que la vaca es sagrada. Las comidas se acompaùan sobre todo con arroz, pero tambiÊn con pan åzimo. Hay muchas sopas y la comida siempre estå especiada, aunque en la zona del Himalaya no es especialmente picante. En Nepal el plato nacional es el daal bhat, un estofado de lentejas rojas peladas y verduras acompaùado de grandes cantidades de arroz blanco. En el valle de Katmandú se elabora un riquísimo yogur conocido como juju dhau. Se vende en puestos callejeros de artesanos servido en tarrinas de ceråmica desechables. El mås afamado es el de Bhaktapur. En Butån el queso tiene gran presencia y las guindillas se incorporan a casi todos los platos. TÊngalo en cuenta si no le gusta el picante.  (Q3DNLVWiQVHFRPHPXFKRFRUGHURFRPREXHQSDtVPXVXOPiQ 1RJXVWDGHPDVLDGRHOSLFDQWHDVtTXHORVHVWyPDJRVGHOLFDGRV QRWHQGUiQTXHVXIULU3HURVtDURPDWL]DQODVFRPLGDVFRQ FRPSOHPHQWRVLPSRUWDGRVGHODYHFLQD3HUVLDFRPR]XPR GHJUDQDGDDJXDGHD]DKDURGHURVDV


El explorador perdido Conrad Anker y David Roberts. Ed. Península Un libro que relata el descubrimiento del cadáver de George Mallory en las laderas del Everest.

El leopardo de las nieves Peter Matthiessen. Ed. Siruela Un viaje por el remoto reino nepalí de Dolpo a la búsqueda del esquivo felino de montaña, convertido en una aventura apasionante.

El misterio del Everest Tom Holzel y Audrey Salkeld. Ed. Mondadori La mítica expedición de 1924 al Everest en la que perdieron la vida George Mallory y Andrew Irvine.

En el infierno de Nepal Wilhelm Filchner. Ed. Timun Mas Aventuras de un científico y explorador alemán en el Nepal de 1939, justo cuando estalla la Segunda Guerra Mundial.

La ascensión al Everest John Hunt. Ed. Juventud El relato de la primera ascensión exitosa al Everest contado por el jefe de expedición.


LOS MEJORES VIAJES POR EL HIMALAYA


1. VALLE DE KATMANDÚ (NEPAL)

Foto: La plaza Durbar Square de Patán (Nepal), repleta de pagodas. La capital de Nepal enamora por su exquisita mezcla de exotismo oriental con las comodidades de Occidente. Está muy bien equipada, en lo referente a alojamientos, restaurantes y librerías, y es excelente para comprar recuerdos. En la propia Katmandú no hay que dejar de visitar Durbar Square, el templo de Swayambunath, la torre Bhimsen y el bullicioso barrio de Thamel. No hay que olvidar que el conjunto arquitectónico del valle está declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, habrá que acudir a las encantadoras villas de Patán y Bhaktapur, con maravillosas muestras de arquitectura newar;


2. ALTO GANGES (INDIA)

Foto: Peregrinos en Gaumukh (India). El Ganges es uno de los ríos más sagrados del mundo. Nace en el glaciar de Gangotri, en un enclave llamado Gaumukh (La Boca de la Vaca) e inmediatamente se desliza por un cauce estrecho y repleto de cascadas. Se puede llegar hasta ese sitio en un corto y fácil trekking desde la ciudad de Uttarkashi. De todas maneras, si no desea caminar por la montaña –o no está preparado para ello–, puede visitar algunas de las localidades más interesantes de su curso alto, empezando por Gangotri, el templo más importante, pues está junto a la roca donde Shiva recibió el agua entre la maraña de su cabello que dio paso al río. Además, son muy recomendables las ciudades de


4. AUTOPISTA DEL KARAKORUM (PAKISTÁN)

Cuando llega a su extremo occidental, la gran cordillera del Himalaya se ramifica en otras dos secundarias: el Hindu Kush y el Karakorum. En esta última se puede vivir una aventura para cuerpos y mentes duras: transitar por la llamada Autopista del Karakorum. En realidad se trata de una carretera mayoritariamente sin asfaltar que enlaza las provincias del noroeste del país con China. Solo los grandes autobuses y los vehículos todoterreno están preparados para discurrir por un terreno polvoriento cuando está seco, embarrado en la estación de lluvias y siempre pendiente de los grandes aludes. Pero la recompensa es llegar a las catedrales de piedra de Pasu y visitar los enigmáticos valles de Hunza y el


7. TREKKING DEL MANASLU (NEPAL)

Foto: El imponente Manaslu (8.156 m), completamente cubierto de nieve en diciembre. En los últimos años el trekking alrededor del Manaslu ha ganado popularidad. Antaño una caminata remota y con servicios muy básicos que obligaban al excursionista a ir acompañado del equipo completo de porteadores, cocinero y guía, se han ido abriendo lodges que simplifican la preparación de la caminata. Todo ello debido a que en el vecino valle del Annapurna –que todavía concentra el mayor número de trekkers por año en Nepal– se ha abierto una carretera que lleva a los peregrinos hindúes a Muktinath y que ha rebajado mucho el encanto de aquel valle. Así


9. PARQUE NACIONAL CHITWAN (NEPAL)

Toda la franja meridional de Nepal está ocupada por el Terai, la selva. En el país de las grandes montañas, pocos imaginan un llano forestal de campos de arroz, bosques de bambú y cultura mayoritariamente hindú. En el Terai se halla la Joya de la Corona de los espacios naturales nepalíes: el parque de Chitwan. En él se realizan safaris a pie para seguir los rastros del esquivo tigre de bengala (200 individuos), y a lomos de elefante para encontrar al rinoceronte, que cuenta con los últimos efectivos de esta parte del planeta. Además, son muy tradicionales las excursiones en canoa para contemplar al exótico gavial, un cocodrilo piscívoro propio del subcontinente indio que se distingue por su morro afilado y estrecho. Chitwan es un paraíso


15. CACHEMIRA (INDIA)

Cachemira es un jardín regado por los monzones, pero su altitud le mantiene en unas temperaturas más que agradables, lo que motivó que los británicos la convirtieran en su estación de reposo predilecta. En la capital, Srinagar, el lago Dal se ve poblado por cientos de casas-barcos, consecuencia del largo periodo en el que estaba prohibido construir en la ciudad. Hoy los turistas se alojan en ellas – las hay desde humildes “pensiones” hasta auténticas suites flotantes– y se desplazan a las orillas en las románticas barcas a remo llamadas sikara. El propio lago Dal, la mezquita Blanca –en el interior de la cual se guardan como reliquias unos pelos de la barba de Mahoma– y la cueva de Amarnath, lugar de peregrinación para


GUÍAS DIGITALES ECOS Ámsterdam | Atenas | Barcelona | Berlín | Bilbao | Budapest | California | Camboya, bajo la lluvia del monzón | Camino de Santiago | Camino de Santiago en Galicia | Copenhague | Costa Brava | Donostia-San Sebastián | Dubrovnik | Edimburgo | Estambul | Estocolmo | Flandes | Florencia | Glasgow | Ibiza y Formentera | Islandia | Lisboa | Londres | Madrid | Mallorca | Manhattan | Marrakech | Menorca | Mississippi, el río. La autopista del blues | Nápoles | Oslo | París | Praga | Provenza | Roma | Tallinn | Valencia | Zurich

GUÍAS ECOS EN LIBRERÍAS Berlín | Bretaña | Budapest | Camino de Santiago | Copenhague | Croacia | Escocia | Estambul | Finlandia | Islandia | Lisboa | Madeira | Marrakech | Noruega | Nueva York | Repúblicas Bálticas | Suecia

WWW.GUIASECOS.COM Si tienes algún comentario o información que enriquezca los contenidos de esta guía, o simplemente quieres contarnos tu visita al Himalaya, puedes escribirnos a: info@ecosediciones.com

Himalaya  

Conocer el Himalaya no está restringido a los montañeros. Aunque las aventuras que se pueden emprender por sus laderas y cimas son intermina...