Issuu on Google+

CompromisoGremial + FORO

Mayo 2011 / NĂşmeroDos / 45

LA CARRERA DE MEDICINA INTEGRAL COMUNITARIA: UN SERIO REVÉS PARA EL SISTEMA PÚBLICO NACIONAL DE SALUD

Foto: Mirnelia Castillo G.

  En   junio   de   este   aĂąo   se   gradĂşa   en   Venezuela   la   primera   cohorte   de   mĂĄs   de   8.000   estudiantes   de   la   ca-­ rrera   de   Medicina   Integral   Comunitaria,   creada   por   esta   gestiĂłn   gubernamental   en   el   aĂąo   2005   como   resul-­ tado   de   un   acuerdo   polĂ­tico   entre  ChĂĄvez  y  Castro  con  la   ÂżQDOLGDGGHIRUPDUDFLHQPLO mĂŠdicos  para  su  exportaciĂłn   a   la   regiĂłn   latinoamericana.   (VWUDWHJLDTXHOXHJRIXHPR-­ GLÂżFDGD \ HQ OD DFWXDOLGDG HVWRVIXWXURVPpGLFRVHVWiQ propuestos   para   integrar   y   complementar  el  sistema  de   atenciĂłn   ambulatorio   Barrio   Carlos Moros Ghersi - Carlos Walter – Roberto Ochoa - JosĂŠ FĂŠlix Oletta Adentro.     Ya   en   el   aĂąo   2007   el   nales.  Sin  embargo,  no  hubo     Sin   embargo,   el   re-­ doctor  Luis  LĂłpez  Grillo,  mĂŠ-­ en  ese  momento  respuestas   ciente   ingreso   de   estudian-­ dico  cardiĂłlogo  y  ex  Decano   ni  posturas  institucionales,  a   tes   de   los   Ăşltimos   aĂąos   de   de   la   Facultad   de   Medicina   SHVDUGHORVHVIXHU]RV\WUi-­ esta   carrera   a   los   servicios   de   la   UCV,   liderĂł   un   primer   mites  cumplidos. de  emergencia  de  los  hospi-­ movimiento  de  alarma  y  dis-­ tales   ha   generado   una   ver-­ cusiĂłn   acerca   de   las   debili-­   En   esa   declaratoria   dadera   preocupaciĂłn   entre   dades  de  esta  nueva  carrera,   pĂşblica,   los   mĂŠdicos   docen-­ los   mĂŠdicos   docentes,   debi-­ que  culminĂł  en  una  declara-­ WHV ÂżUPDQWHV DVHYHUDEDQ GRDODIDOWDGHFRPSHWHQFLD toria  pĂşblica  en  el  Aula  Mag-­ “Si   nuestra   voz   no   es   to-­ evidenciada   por   estos   jĂłve-­ na,   con   el   respaldo   de   mĂĄs   mada  en  cuenta,  el  Sistema   nes   para   atender   casos   de   GHÂżUPDVGHSURIHVRUHV PĂşblico   Nacional   de   Salud   gravedad  a  consecuencia  de   de   la   Facultad   de   Medicina   pronto   estarĂĄ   en   manos   de   VXIRUPDFLyQ de   las   universidades   nacio-­ los   egresados   de   este   sis-­


CompromisoGremial + FORO

  La  propuesta  y  coordi-­ QDFLyQGHOIRURVREUHOD&D-­ rrera   de   Medicina   Integral   Comunitaria   estuvo   a   cargo   del   doctor   Roberto   Ochoa,   docente  del  Hospital  Univer-­ sitario,   mÊdico   internista   y   Representante  Editorial  de  la   Revista   APUCV/Compromiso   Gremial   por   la   Facultad   de   Medicina   de   la   UCV.   Como   analistas   invitados   asistie-­ ron   los   doctores   Carlos   Mo-­ ros   Ghersi,   ex   Rector   de   la   Universidad   Central   de   Ve-­ nezuela,   docente   y   mÊdico   internista;͞   Carlos   Walter,   ex   Ministro   de   Salud,   Director   del   CENDES,   Doctor   en   Po-­ líticas   y   Programación   para   el   Desarrollo   de   la   Universi-­ dad   de   París   I;͞   y   JosÊ   FÊlix   Oletta,  ex  Ministro  de  Salud,   docente  y  mÊdico  internista.

Foto: Mirnelia Castillo G.

WHPD SDUDOHOR GH IRUPDFLyQ GH SURIHVLRQDOHV \ R WpFQL-­ cos  en  salud,  a  quienes  no  se   les  ha  brindado  la  posibilidad   TXH QXHVWUDV IDFXOWDGHV GH PHGLFLQDRIUHFHQDVXVHVWX-­ GLDQWHV XQD FDUUHUD FRQ XQ pensum  acreditado,  garantía   de  la  obtención  de  grados  y   otorgamiento   de   títulos   de   indiscutible  solvencia  acadÊ-­ PLFD \ SURIHVLRQDO´ 'H DOOt que  la  revista  APUCV/  COM-­ PROMISO  GREMIAL  propicia-­ UD OD UHDOL]DFLyQ GH XQ IRUR para   debatir   este   tema   de   tanta  importancia,  compleji-­ dad  y  actualidad  para  el  país.

Mayo 2011 / NĂşmeroDos/ 46

Roberto Ochoa - JosĂŠ FĂŠlix Oletta

Venezuela tendrå en un futuro próximo dos tipos de mÊdicos con calidades de formación diametralmente distintas nocimiento   que   tienen   los   mÊdicos   venezolanos   a   ni-­ vel   internacional   y   la   deci-­ sión  gubernamental  de  crear   unos   estudios   paralelos   de   medicina,  cuyo  diseùo  curri-­ cular  y  lo  que  el  país  puede   HVSHUDUGHHVWRVIXWXURVPp-­ dicos   es   un   hecho   verdade-­ ramente  incierto.

  Acota   que   los   estu-­ diantes   de   medicina   de   las   universidades   tradicionales   tienen   una   exposición   pro-­   Roberto   Ochoa   abre   medio  a  mås  de  un  centenar   el   debate   contraponiendo   GH SURIHVRUHV D OR ODUJR GH la   aceptación   y   alto   reco-­ su   carrera,   con   quienes   en-­

tran  en  contacto  y  aprenden   de   sus   experiencias   como   especialistas.   Mientras   que   en   estos   estudios   paralelos   de  medicina,  los  estudiantes   puede   que   lleguen   a   tener   FRQWDFWR FRQ XQ VROR SURIH-­ sor   en   el   transcurso   de   sus   estudios,   quien   ademås   es   XQ PpGLFR FXEDQR VLQ IRU-­ mación  docente  y  sigue  una   modalidad   de   enseùanza   a   distancia,   por   lo   que   Ochoa   VH SUHJXQWD ³¢FyPR HQWUDQ estos  estudiantes  a  las  pråc-­ ticas   hospitalarias   cuando   VX IRUPDFLyQ HVWi RULHQWDGD exclusivamente  a  la  atención   mÊdica  comunitaria  y  al  pa-­ FLHQWHDPEXODWRULR"´  $¿UPDWDPELpQTXHHV un  hecho  que  Venezuela  ten-­ GUiHQXQIXWXURPX\SUy[L-­ mo  dos  tipos  de  mÊdicos  con   FDOLGDGHV GH IRUPDFLyQ GLD-­ metralmente  distintas,  por  lo   TXHVHKDFHXUJHQWHGLIHUHQ-­


CompromisoGremial + FORO Foto: Mirnelia Castillo G.

Mayo 2011 / NĂşmeroDos / 47

se  consolida  como  uno  de  los   avances   mås   importantes   y   exitosos  de  la  educación  su-­ perior  venezolana.

Carlos Moros Ghersi

ciar   y   buscar   mecanismos   para  que  la  poblaciĂłn  conoz-­ FD FRQ FHUWH]D \ FRQÂżDQ]D que  el  mĂŠdico  que  lo  atiende   “sabe  lo  que  tiene  que  saber   \ HVWi FDSDFLWDGR SURIHVLR-­ QDOPHQWHSDUDDWHQGHUOR´               Carlos   Moros   Gher-­ siHVHQIiWLFRHQRSLQDUTXH para  crear  una  carrera  nue-­ va   en   Medicina   el   Gobierno   debiĂł  consultar  a  las  univer-­ sidades,  tal  como  estĂĄ  esta-­ blecido   en   el   ArtĂ­culo   85   de   la  ConstituciĂłn  Nacional.  In-­ ÂżHUHTXHHVWDDFWLWXGQRWLH-­ QH XQD H[SOLFDFLyQ FLHQWtÂżFD ni  docente,  porque  los  mĂŠdi-­ FRV IRUPDGRV HQ ODV HVFXH-­ las  de  medicina  del  paĂ­s  son   aceptados   en   instituciones   PX\ FDOLÂżFDGDV GHO H[WHULRU por   lo   que   concluye   que   “si   en   Venezuela   tenemos   cur-­ sos   de   posgrado   en   Medici-­ na  se  debe  justamente  a  las   universidades   autĂłnomas   y  

El Gobierno se encuentra en grave falta con los jóvenes cursantes de la carrera de Medicina Integral Comunitaria, porque los ha colocado en una situación de verdadera minusvalía en el aprendizaje, sin ninguna necesidad QRDO(MHFXWLYR´3UHFLVDTXH en   el   aùo   1941   se   dictó   en   el   país   el   primer   curso   de   posgrado   en   Medicina   que   llegó   a   representar   el   pri-­ mero   en   AmÊrica   Latina,   y   es   a   partir   de   1958   cuando  

  La   Facultad   de   Medi-­ cina   de   la   UCV   tiene   en   la   actualidad  170  posgrados  de   especializaciĂłn.   Y   en   mate-­ ria  de  investigaciĂłn,  la  labor   de  la  Facultad  llegĂł  a  repre-­ sentar  en  los  aĂąos  80  casi  el   74%   de   la   investigaciĂłn   clĂ­-­ nica  del  paĂ­s  y  el  39%  de  la   investigaciĂłn  biomĂŠdica,  y  a   pesar   del   tiempo,   aĂşn   sigue   siendo   -­en   opiniĂłn   de   Mo-­ URV *KHUVL XQ FHQWUR IXQ-­ damental   de   investigaciĂłn.   “Por   lo   que   es   inadmisible   que  dentro  de  este  contexto   y   con   estas   instituciones   el   Gobierno   nacional   desprecie   conocimientos   acumulados   durante   tantos   aĂąos   de   in-­ YHVWLJDFLyQFLHQWtÂżFD\SUiF-­ WLFDGRFHQWH´   Pero   es   que,   ademĂĄs,   DÂżUPD TXH ÂłHO *RELHUQR VH ha  dado  a  la  tarea  de  desa-­ rrollar  una  campaĂąa  mediĂĄti-­ ca  de  descrĂŠdito  nunca  antes   vista   contra   las   universida-­ GHV DXWyQRPDV \ ORV SURIH-­ sionales   de   la   medicina   que   DOOtVHIRUPDQOHVLRQDQGRQR solamente   la   dignidad   de   la   Facultad   de   Medicina   de   la   Universidad,   sino,   tambiĂŠn,   la   dignidad   del   mĂŠdico   ve-­ QH]RODQR´ FXDQGR KDQ VLGR MXVWDPHQWH HVWRV SURIHVLR-­ nales  de  la  medicina  quienes   han   asumido   durante   dĂŠca-­ das  cargos  hospitalarios  con   un   altĂ­simo   sentido   de   ser-­


CompromisoGremial + FORO

vicio   y   sensibilidad   humana,   sin   importar   el   volumen   de   trabajo   diario,   las   limitacio-­ nes  de  recursos  ni  los  bajos   sueldos.   AĂşn   mĂĄs,   asume   que   “el   Gobierno   se   encuen-­ WUDHQJUDYHIDOWDFRQWRGRV esos   jĂłvenes   cursantes   de   la   carrera   de   Medicina   Inte-­ gral  Comunitaria,  porque  los   ha  colocado  en  una  situaciĂłn   de   verdadera   minusvalĂ­a   en   el   aprendizaje,   sin   ninguna   necesidad,   al   privarlos   de   los   conocimientos   y   de   los   recursos   tecnolĂłgicos   que   RIUHFHQ ODV XQLYHUVLGDGHV YHQH]RODQDV´   Carlos   Walter   con-­ sidera,   por   su   parte,   que   la   creaciĂłn   de   la   carrera   de   Medicina   Integral   Comunita-­ ria   no   puede   verse   separa-­ da  de  la  decisiĂłn  polĂ­tica  del  

“Lo mĂĄs grave para el paĂ­s es que el Gobierno, ademĂĄs, estĂĄ pretendiendo resolver el dĂŠficit de especialistas ofreciendo cupos de cursos de postgrado a estos estudiantesâ€? Gobierno  de  crear  el  sistema   paralelo   de   salud   conocido   como  Barrio  Adentro,  el  cual   FRPHQ]yRÂżFLDOPHQWHDIXQ-­ cionar  en  la  categorĂ­a  de  Mi-­

Mayo 2011 / NĂşmeroDos/ 48 Foto: Mirnelia Castillo G.

Carlos Walter – Roberto Ochoa

siĂłn  en  el  aĂąo  2003.  Admite   MXVWRUHFRQRFHUHOGpÂżFLWHQ la  atenciĂłn  mĂŠdica  de  primer   nivel   existente   en   el   paĂ­s,   pero   “era   innecesario   resol-­ YHU HVH GpÂżFLW FRQ OD FUHD-­ FLyQ GH XQD QXHYD FDUUHUD´ De   hecho,   Barrio   Adentro   no   se   instala   en   los   puntos   JHRJUiÂżFRV GHO SDtV GRQGH se   detectan   estadĂ­sticamen-­ WH ODV PD\RUHV GHÂżFLHQFLDV de   atenciĂłn   mĂŠdica   de   pri-­ mer  nivel,  por  lo  que  asume   como   obvio   el   carĂĄcter   polĂ­-­ tico   de   una   decisiĂłn   que   es   tomada  en  el  contexto  de  las   YRWDFLRQHV GHO UHIHUpQGXP revocatorio   porque   “el   pro-­ pĂłsito   del   Gobierno   era   ob-­ WHQHUDSR\RSRSXODU´  +DFH UHIHUHQFLD D ORV orĂ­genes   de   esta   decisiĂłn   tomada   por   ChĂĄvez   y   Fidel   en   ciudad   Sandino,   Cuba,   cuando   ambos   presidentes   proponen  la  creaciĂłn  de  una   FDUUHUDSDUDODIRUPDFLyQGH 100.000   mĂŠdicos,   no   sola-­ mente   para   ejercer   en   Ve-­

nezuela   sino   como   producto   de  exportaciĂłn  “siguiendo  la   misma   experiencia   del   pro-­ \HFWR SROtWLFR FXEDQR´ 6LQ embargo,  no  hay  que  perder   GH YLVWD LQÂżHUH :DOWHU HO EHQHÂżFLR HFRQyPLFR TXH KD obtenido  Cuba  con  la  imple-­ mentaciĂłn  en  Venezuela  tan-­ to   de   Barrio   Adentro   como   GHO SURJUDPD GH IRUPDFLyQ de   mĂŠdicos   integrales   por-­ que   sencillamente   “Cuba   IDFWXUDSRUORTXHKDFH´   Pero   “lo   mĂĄs   grave   para   el   paĂ­s   es   que   el   Go-­ bierno,   ademĂĄs,   estĂĄ   pre-­ WHQGLHQGR UHVROYHU HO GpÂżFLW GH HVSHFLDOLVWDV RIUHFLHQGR cupos  de  cursos  de  postgra-­ GR D HVWRV HVWXGLDQWHV´ OR que  va  a  implicar,  en  su  opi-­ QLyQXQIUDFDVR\XQQLYHOGH IUXVWUDFLyQH[WUHPDGDPHQWH altos  para  esos  jĂłvenes.   Roberto   Ochoa   con-­ trasta   el   elevado   costo   que   KD VLJQLÂżFDGR SDUD HO SDtV la  implementaciĂłn  de  Barrio   Adentro   con   datos   suminis-­ trados   por   voceros   cuba-­ nos,   donde   se   precisa   que   “el   sistema   Barrio   Adentro   le  estĂĄ  costando  a  Venezue-­ la   entre   5.000   y   6.000   mi-­ llones   de   dĂłlares   al   aĂąo,   en   dinero   pagado   al   gobierno   de   Cuba;Íž   mientras   que   por   boca   del   primer   mandatario   de   Venezuela   sabemos   que   el   50%   de   los   mĂłdulos   de   Barrio   Adentro   estĂĄ   inope-­ rante,  28%  trabaja  a  medias   \HOUHVWDQWHIXQFLRQDD WLHPSRFRPSOHWR´$QWHHVWH escenario,  Ochoa  se  pregun-­


CompromisoGremial + FORO

ta   entonces   cuåles   son   las   UHIHUHQFLDV TXH WUDHQ HVRV muchachos   de   5°   y   6°   aùos   de  estudios  que  estån  ingre-­ sando  a  los  centros  hospita-­ larios,  y  deja  en  la  mesa  tres   DVSHFWRVDDQDOL]DUHOFRVWR y  el  colapso  del  sistema  Ba-­ rrio  Adentro  y  lo  que  aparen-­ temente   es   la   pobre   calidad   GHIRUPDFLyQGHHVWRVHVWX-­ diantes  de  Medicina  Integral   Comunitaria.

Foto: Mirnelia Castillo G.

  JosÊ  FÊlix  Oletta  re-­ WRPD IHFKDV \ VXFHVRV TXH considera   claves.   Parte   del   Acuerdo  de  Sandino  del  aùo   2005   -­ya   mencionado   por   Carlos   Walter-­   donde   Ve-­ nezuela   y   Cuba   asumen   el   FRPSURPLVR GH IRUPDU D 100.000   personas   en   la   es-­ pecialidad   de   medicina   y   en   otras   åreas   de   la   salud   y   FX\RV FHQWURV GH IRUPDFLyQ serían,   en   primera   instan-­ cia,  La  Habana  y  luego  Cara-­ cas.   Los   cursos   en   Caracas  

JosĂŠ FĂŠlix Oletta

Mayo 2011 / NĂşmeroDos / 49

Este sistema de formaciĂłn de recursos humanos de carĂĄcter masivo ya supera, en la actualidad, la poblaciĂłn de estudiantes de las facultades de medicina de las universidades tradicionales venezolanas

dĂŠmico   que   es   exigido   en   el   resto   de   las   universida-­ des   para   el   reconocimiento   de  la  carrera,  lo  cual  genera   una  gran  preocupaciĂłn  en  el   ĂĄmbito   mĂŠdico   docente   uni-­ YHUVLWDULR´ SRU OR TXH HO  de   julio   de   2007   se   hace   el   pronunciamiento   pĂşblico   en   el   Aula   Magna,   a   objeto   de   alertar   al   paĂ­s   acerca   de   las   debilidades   de   esta   nueva   FDUUHUD \ HVSHFtÂżFDPHQWH sobre  la  “ausencia  de  garan-­ tĂ­as  de  los  estĂĄndares  de  ca-­ lidad   que   deben   darse   para   que  los  cuidados  a  la  pobla-­ comienzan   en   el   2005   y   en   ciĂłn  se  realicen  en  los  tĂŠrmi-­ este   punto   Oletta   indica   un   QRVUHTXHULGRV´ SULPHU SUREOHPD Âł/D DSUR-­ baciĂłn   parcial   de   la   carrera     Con   el   agravante   adi-­ por   el   CNU   para   dos   sedes   cional   de   que   este   sistema   de  la  Universidad  Bolivariana   GH IRUPDFLyQ GH UHFXUVRV se   hace   el   22   de   noviembre   humanos  de  carĂĄcter  masivo   de  2007,  es  decir,  dos  aĂąos  y   ya   supera,   en   la   actualidad,   medio  despuĂŠs  de  haber  co-­ la   poblaciĂłn   de   estudiantes   menzado  los  estudios‌  unos   GH ODV IDFXOWDGHV GH PHGL-­ estudios  que  venĂ­an  dĂĄndose   cina   de   las   universidades   vis   a   tergo   sin   el   rigor   aca-­ tradicionales   venezolanas,   FRQXQDFLIUDTXHOOHJDDORV 23.000   o   24.000   estudian-­ tes.     Otro   punto   clave   ana-­ lizado   por   Oletta   es   la   de-­ serciĂłn   que   se   ha   dado   en   la   primera   cohorte   de   esta   carrera,   que   comenzĂł   con   una   poblaciĂłn   inscrita   de   36.000   personas   para   pa-­ VDUDODFLIUDDFWXDOGH cursantes,   por   lo   que   reve-­ la  una  deserciĂłn  que  supera   el   68%,   situaciĂłn   ĂŠsta   que   -­a  su  juicio-­  coloca  en  grave   duda   la   calidad   del   sistema   docente.  


CompromisoGremial + FORO

El 98% de estos docentes no tiene la certificaciĂłn ni la calificaciĂłn como profesores universitarios

Foto: Mirnelia Castillo G.

  JosĂŠ  FĂŠlix  Oletta  cie-­ rra   esta   primera   interven-­ FLyQ SURIXQGL]DQGR VX DQi-­ lisis   en   el   docente.   SeĂąala   TXH HIHFWLYDPHQWH ORV GR-­ centes   de   esta   carrera   son   mĂŠdicos   que   estĂĄn   al   servi-­ cio   del   Sistema   Asistencial   Barrio  Adentro.  Y  de  acuerdo   con   documentos   tĂŠcnicos   a   los  que  Êl  ha  tenido  acceso,   GHHVWRVPpGLFRVIXH-­ ron   seleccionados   como   do-­ centes   e   inscritos   en   cursos   SDUD OD HGXFDFLyQ PpGLFD “En  estos  diplomados  patro-­ cinados   por   el   Ministerio   de   EducaciĂłn   Superior   Cubano,   sĂłlo   125   de   los   6.175   mĂŠdi-­ cos   obtuvieron   el   grado   de   MaestrĂ­a  en  EducaciĂłn  MĂŠdi-­ ca  en  la  Escuela  Nacional  de   Salud   PĂşblica   Cubana,   por  

JosĂŠ FĂŠlix Oletta

Mayo 2011 / NĂşmeroDos/ 50

lo  que  casi  el  98%  de  estos   GRFHQWHV QR WLHQH OD FHUWLÂż-­ FDFLyQQLODFDOLÂżFDFLyQFRPR SURIHVRUHVXQLYHUVLWDULRV´  (Q OD SUHFLVLyQ GH IH-­ FKDV DÂżUPD 2OHWWD TXH ORV estudiantes   de   la   carrera   de   Medicina   Integral   Comu-­ nitaria   debieron   iniciar   sus   prĂĄcticas   hospitalarias   en   el   DxR  SHUR HO GHVIDVH interno   de   la   carrera   obligĂł   a  posponer  para  el  aĂąo  2010   el   ingreso   a   los   hospitales,   lo   cual   implicĂł   que   los   es-­ tudiantes  de  4°  aĂąo  no  reci-­ bieran   la   preparaciĂłn   clĂ­nica   que  estaba  prevista.   “Esto   obligĂł   a   que   al-­ gunos  docentes  -­conociendo   el   problema-­   expresĂĄramos   QXHVWUD RSLQLyQ GH IRUPD pĂşblica,   seĂąalando   las   in-­ conveniencias   de   hacer   una   incorporaciĂłn  masiva  de  es-­ tos   8.581   estudiantes   a   181   hospitales.  Algunos  de  estos   hospitales   con   experiencia   docente,   pero   la   gran   ma-­ yorĂ­a  sin  experiencia  docen-­ WH´([SOLFDHQFXDQWRDORV hospitales   con   experiencia   docente,  que  esto  se  debe  a   que  en  ellos  tienen  sede  las   HVFXHODV IRUPDOHV GH 0HGL-­ cina,   por   lo   que   preocupa-­ ba   la   sobrecarga   que   podĂ­a   darse  en  estos  hospitales,  ya   de   por   sĂ­   muy   limitados   en   su   capacidad   de   operaciĂłn,   la  situaciĂłn  de  abandono  en   que   se   encontraban,   el   de-­ WHULRURGHVXLQVIUDHVWXFWXUD Âł\ XQ WUDEDMR GH IRUWDOHFL mieto   que   se   venĂ­a   hacien-­

do  en  condiciones  precarias,   por   lo   que   la   docencia   en   esos   centros   no   era   la   más   DGHFXDGD´ Asegura   que   no   se   dieron   FRQYHUVDFLRQHV IRUPDOHV GH SODQL¿FDFLyQSDUDODLQFRUSR-­ ración  de  estos  estudiantes  a   esas  sedes  docentes.  Y  al  no   KDEHUSODQL¿FDFLyQQRSXGR hacerse  la  distribución  de  la   carga   académica,   ni   se   co-­ nocieron   las   condiciones   en   que   se   encontraban   los   de-­ partamentos  donde  se  iba  a   atender   a   estos   estudiantes   en   las   distintas   especialida-­ des  médicas.  (VWD IDOWD GH FRPXQL-­ cación  tiene,  para  José  Félix   2OHWWDXQDQWHFHGHQWH³ODV conversaciones   de   coopera-­ ción  entre  las  universidades,   el   Ministerio   de   Educación   Superior   y   el   Ministerio   del   Poder   Popular   para   la   Salud   se  dieron  hasta  diciembre  de   IHFKDFXDQGRVHORJUy HODERUDUXQSHU¿OSURIHVLRQDO SDUD GH¿QLU ODV FRPSHWHQ-­ FLDVJHQpULFDV\HVSHFt¿FDV (VH GRFXPHQWR VH ¿UPD HQ el  2007,  un  mes  después  de   que  se  le  dio  el  visto  bueno  a   la  carrera  médico  integral,  lo   cual  termina  siendo  una  con-­ tradicción   absoluta,   porque   OD FDUUHUD PpGLFD SURIHVLR-­ QDO WLHQH XQ SHU¿O GLIHUHQWH a  la  que  el  propio  Ministerio   y  el  Consejo  Nacional  de  Uni-­ YHUVLGDGHVMXQWRFRQODVID-­ cultades  de  medicina,  habían   HODERUDGR´ Oletta   tiene   la   certeza   de   que  el  Gobierno,  a  partir  de  


CompromisoGremial + FORO

Mayo 2011 / NĂşmeroDos / 51

Foto: Mirnelia Castillo G.

ción,  donde  se  resuelvan  los   casos   que   no   ameritan   ser   UHIHULGRV D ORV KRVSLWDOHV porque   los   hospitales   estån   hechos   para   alta   tecnología   tanto   en   diagnóstico   como   en   terapÊutica,   por   lo   que   deberían   recibir   solamente   el  5%  de  cada  100  de  los  pa-­ cientes   que   ingresan   al   sis-­ WHPDYHQH]RODQRGHVDOXG´

ese   momento,   desecha   el   PRGHOR GH IRUPDFLyQ GH ODV universidades   que   imparten   HVWXGLRV IRUPDOHV GH PH-­ dicina   e   inicia   con   ímpetu   el   desarrollo   de   un   sistema   paralelo   de   educación   supe-­ rior  a  travÊs  de  la  carrera  de   Medicina   Integral   Comunita-­ ria.   De   hecho,   sostiene   que   desde  diciembre  de  2007  no   se   han   vuelto   a   dar   conver-­ saciones  entre  el  Gobierno  y   las   comisiones   de   currículo,   QL VH KD IRUPDOL]DGR QLQJ~Q elemento   adicional   para   la   adecuada   integración   de   la   IRUPDFLyQ GH UHFXUVRV KX-­ manos  en  salud  con  las  uni-­ versidades   nacionales   autó-­ nomas.

  Carlos  Walter  recuer-­ da  que  en  el  marco  de  una  in-­ vestigaciĂłn  que  hizo  sobre  el   Sistema   Barrio   Adentro   en-­ trevistĂł   a   una   egresada   del   posgrado  de  Medicina  Gene-­ aĂąo,  lo  cual  da  una  aprecia-­ ral   Integral,   quien   ademĂĄs   ciĂłn  de  25  mĂŠdicos  por  cada   tenĂ­a  un  posgrado  en  Pedia-­ 100.000  habitantes,  lo  que,  a   trĂ­a  y  por  quien  se  entera  de   su  modo  de  ver,  es  una  pro-­ TXHHOSURFHVRGHIRUPDFLyQ porciĂłn  correcta.  Sin  embar-­ de   los   estudiantes   de   pre-­ JRFRPLHQ]DHVWDIRUPDFLyQ grado   de   Medicina   Integral   paralela   de   mĂĄs   de   7.000   Comunitaria   ocurrĂ­a   en   los   mĂŠdicos   por   aĂąo,   orienta-­ mismos   espacios   de   Barrio   da   al   primer   nivel   de   aten-­ Adentro  donde  los  cursantes   FLyQHLQÂżHUHDFRQWLQXDFLyQ de  ese  posgrado  recibĂ­an  su   “cĂłmo   se   puede   apresurar   IRUPDFLyQSRUORTXHOHSUH-­ OD IRUPDFLyQ GH PpGLFRV JXQWD Âł'H DFXHUGR FRQ WX GH SULPHU QLYHO \ GH IRUPD IRUPDFLyQ FRPR HVWXGLDQWH LQHÂżFLHQWHFXDQGRHOYHUGD-­ de   pregrado   y   en   relaciĂłn   a   dero  Êxito  del  sistema  de  sa-­ lo   que   estĂĄs   viendo,   quĂŠ   tĂ­-­ lud   consiste   en   que   existan   tulo   le   pondrĂ­as   al   egresado   mĂŠdicos  bien  capacitados  en   de  la  carrera  de  Medicina  In-­ los  primeros  niveles  de  aten-­ WHJUDO&RPXQLWDULD´$ORTXH ella   le   contestĂł   sin   cortapi-­ VDVÂłHOHTXLYDOHQWHDXQWpF-­ QLFRVXSHULRU´

     Carlos  Moros  Ghersi  re-­ ÀH[LRQDSRUVXSDUWHDFHUFD GHORVSDUiPHWURVGHIRUPD-­ ción   de   los   recursos   huma-­ nos  en  medicina  e  indica  que   en   las   Facultades   de   Medi-­ FLQD GH 9HQH]XHOD VH IRU-­ PDQ  SURIHVLRQDOHV DO

  JosÊ   FÊlix   Oletta   considera   que   mås   allå   del   vacío  legal  que  ademås  exis-­ te  en  Venezuela  para  el  ejer-­ FLFLR SURIHVLRQDO GHO PpGLFR integral   comunitario,   lo   que   realmente   le   preocupa   son   las   garantías   que   la   univer-­

Carlos Walter

El verdadero ĂŠxito del sistema de salud consiste en que existan mĂŠdicos bien capacitados en los primeros niveles de atenciĂłn


CompromisoGremial + FORO

IXQGy\GHVDUUROOyXQVXEVLV-­ tema   de   educaciĂłn   para   el   mĂŠdico   general,   como   espe-­ cie   de   Consejo   Nacional   de   EducaciĂłn  que  se  llevĂł  como   propuesta   a   los   paĂ­ses   de   la   &RPXQLGDG $QGLQD´ 2SLQD que  esa  visiĂłn  hay  que  reto-­ marla,   para   que   esos   estu-­ diantes   graduados   sin   pos-­ grado   puedan   desarrollar   JHQXLQDPHQWH VX SHUIHFFLR-­ QDPLHQWR SURIHVLRQDO Âł(VD es   una   estrategia   educativa   KDFLDHOIXWXURSRUTXHHVWD-­ mos   hablando   no   solamente   de  crĂ­ticas  al  sistema,  sino  de   darle  salidas  que  sean  honro-­   Roberto   Ochoa   re-­ VDV´ ÂżHUHTXHHQGLYHUVRVSDtVHV Menciona  que  existe  un   del   mundo   cuando   hay   du-­   anĂĄlisis  acerca  del  desarrollo   das   acerca   de   la   calidad   de   ORV SURIHVLRQDOHV VH FUHDQ de   los   recursos   humanos   en   sistemas   supra   universita-­ Venezuela  y  los  retos  que  te-­ rios  para  la  acreditaciĂłn,  no   QHPRV TXH DVXPLU D IXWXUR solamente   en   medicina   sino   (VH DQiOLVLV IXH LQFRUSRUDGR tambiĂŠn   en   otras   carreras,   por   la   FederaciĂłn   MĂŠdica   en   SRUORTXHSUHJXQWD³¢QRSR-­ su   ponencia   de   octubre   de   drĂ­a   pensarse   que   en   Vene-­ 2010   y   en   cuya   elaboraciĂłn   zuela   se   realice   un   examen   participaron   seis   universida-­ para   la   acreditaciĂłn   de   los   des.   Ese   documento   se   pre-­ mĂŠdicos  egresados,  conside-­ sentĂł   recientemente   a   las   rando   que,   dentro   de   poco,   autoridades   de   la   Facultad   tendremos   dos   calidades   de   GH 0HGLFLQD GH OD 8&9 ÂłSRU ser  esta  Facultad  la  mĂĄs  an-­ PpGLFRV"´ tigua  y  capacitada  debe  asu-­   JosĂŠ  FĂŠlix  Oletta  es-­ mir  el  compromiso  y  lideraz-­ tima   que   ese   es   un   escena-­ go  necesarios  en  un  proyecto   rio  que  estĂĄ  a  vuelta  de  pĂĄ-­ GH HVWD QDWXUDOH]D´ DÂżUPD gina‌  que  en  este  momento   Oletta. no  existe,  pero  que  tiene  que   Carlos   Walter   consi-­ darse   para   poder   desarro-­   llar  cualquier  especialidad.  Y   dera  que  el  tema  de  la  acre-­ menciona  la  deuda  que  tiene   ditaciĂłn  no  puede  darse  úni-­ el  paĂ­s  hoy  dĂ­a  con  el  mĂŠdico   camente   para   los   mĂŠdicos   general  venezolano  no  espe-­ reciĂŠn   graduados   sino   que   FLDOL]DGR Âł+DFH  DxRV HO debe   incluir   tambiĂŠn   a   los   doctor   Carlos   Moros   Ghersi   especialistas,   tal   como   ocu-­ VLGDGWLHQHTXHRIUHFHUSDUD asegurarle  a  la  poblaciĂłn  los   estĂĄndares  de  calidad  en  los   servicios   mĂŠdicos,   “por   lo   que   hemos   pedido   tanto   a   la   FederaciĂłn   MĂŠdica   como   a   las   universidades,   especĂ­-­ ÂżFDPHQWH D ODV IDFXOWDGHV de   medicina,   comenzar   la   SODQLÂżFDFLyQ \ HO HVWXGLR GH estrategias   de   nivelaciĂłn,   capacitaciĂłn   y   complemen-­ taciĂłn  de  aquellas  åreas  que   VH LGHQWLÂżTXHQ FRPR LQVXÂż-­ FLHQWHV R GpELOHV HQ OD IRU-­ maciĂłn   de   este   recurso   hu-­ PDQR´

Mayo 2011 / NĂşmeroDos/ 52

rre   en   los   paĂ­ses   donde   se   preserva   la   calidad   del   ejercicio   de   la   medicina.   Sin   embargo,   le   preocupa   que   cualquier   iniciativa   que   sur-­ ja   en   este   sentido   pueda   ser   revertida   por   el   Gobier-­ QR FRPR XQD IRUPD GH OL-­ mitar   el   ejercicio   de   quie-­ QHV VH HVWiQ IRUPDQGR   Por  otro  lado,  tiene  en-­ tendido   que   el   Gobierno   no   SUHVXSXHVWy SDUD HO DxR ÂżV-­ cal   2011   la   creaciĂłn   de   car-­ gos   para   la   primera   cohorte   de  mĂŠdicos  integrales  comu-­ nitarios  que  egresarĂĄn  en  ju-­ nio   de   este   aĂąo.   Pero   como   se  avecinan  tiempos  preelec-­ torales,  a  juicio  de  Walter,  el   Gobierno   no   se   darĂĄ   el   lujo   de  repetir  lo  que  hizo  con  los   egresados   del   Posgrado   de   Medicina   General   Integral,   a   TXLHQHVQRVHOHVRIHUWyFDU-­ gos  en  esa  especialidad,  sino   que   resolverĂĄ   el   ingreso   de   estos  muchachos  reciĂŠn  gra-­ duados   a   travĂŠs   de   la   con-­ trataciĂłn.   Opina   que,   en   la   medida   en   que   vaya   avan-­ zando   el   proceso   electoral,   ORV FDUJRV TXH VH RIUH]FDQ vĂ­a   contrataciĂłn   o   por   la   vĂ­a   de   cargos   existentes   serĂĄn   dados,   en   primera   instancia,   a  los  egresados  de  este  siste-­ ma   de   estudios   paralelos   de   medicina,   “por   lo   que   se   va   a   producir   en   Venezuela   una   situaciĂłn  de  exclusiĂłn  que  va   a  agudizar  la  migraciĂłn  de  jĂł-­ YHQHVDRWURVSDtVHV´


Medicina Integral Comunitaria en Venezuela