Page 1

BARRANQUILLA, AGOSTO UNIVERSIDAD DEL NORTE

AGOSTO / 2010

DE 2010

BARRANQUILLA, COLOMBIA

PROGRAMA DE COMUNICACIÓN SOCIAL Y PERIODISMO

www.uninorte.edu.co

EDICIÓN No. 10

4

LO QUE TITA NOS DEJÓ La muerte de Idalia Margarita Visbal, una destacada estudiante de medicina, fue sorpresiva y trágica. Tita, como era mejor conocida, representaba un modelo de rigor y excelencia, pero también de humildad y sencillez. Al final, su legado es un estímulo y un reto para próximas generaciones.

7

PASIONES EN EL PARAÍSO Un motel es un lugar para el amor, aun para el más fugaz. En la materia, Barranquilla ofrece una atractiva variedad de opciones y, en todo caso, buenos motivos para no renunciar al placer.

12

CRÍMENES

20

FAMILIARES

FUEGO Y

En distintos momentos y épocas, cuatro homicidios enlutaron a Barranquilla. Entre historias familiares, celos y envidias, estos hechos pueden cuestionar la idea del remanso de paz.

foto. www.sxc.hu / héctor saavedra

8

LA CIÉNAGA VA

El Pacto de Recuperación Ambiental, anunciado en marzo de este año por el Ministro de Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, parece dar nuevas señales de vida a la Ciénaga de Mallorquín. Historia de una esperanza.

9

CORAZÓN Más allá de las postales idealizadas, los bomberos son gente común, con alegrías, sueños y derrotas. En el caso de la Estación de Bomberos de Barranquilla, las historias pueden ir de la euforia del deber cumplido hasta la amargura de no poder evitar un suicidio.

LOS VAIVENES DE SIEMPRE

Los cambios en el nivel del mar son tan particulares como las teorías que intentan explicarlo. Pero hasta ahora, no se había advertido que una canción podía ayudar a entenderlo todo mejor.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

editorial

UNIVERSIDAD DEL NORTE BARRANQUILLA, COLOMBIA

e SE ACABÓ EL SHOW El pasado 7 de agosto asumió como nuevo mandatario de los colombianos, el economista Juan Manuel Santos. Aunque las banderas que izó durante la campaña electoral fueron las mismas que defendió durante sus dos cuatrienios el Presidente Álvaro Uribe Vélez y es muy probable que esas sean la que subraye en su plan de gobierno, con Santos se inicia una nueva era. Al menos para el periodismo. Porque, independientemente de sus aciertos y sus yerros, que son muchos o pocos según la óptica de adeptos y detractores, el gobierno Uribe fue un gran proveedor de insumos para los medios de comunicación. Y no propiamente de información. Cada vez que el Jefe de Estado regañaba a sus funcionarios en público porque habían dejado de atender un anhelo popular; o le ordenaba a su cúpula militar, dar captura o dar de baja a cierto jefe guerrillero que azotaba a una región; o mandaba a poner preso a empleados gubernamentales durante uno de sus famosos consejos comunitarios, los periodistas hacíamos fiestas mediáticas, sin detenernos a revisar, siquiera, la responsabilidad de aquellos actos. O cuando en entrevistas al aire nos regañaba porque esa no era la pregunta que debíamos hacer o, en el peor de los casos, nos calificaba de miserables. O cuando le negaba el sexo viril a un contratista amigo porque cometió actos de corrupción que enlodaban su administración. O cuando usaba argucias

semánticas para fundamentar sus dilemas del alma en tanto coqueteaba la extensión de su mandato; o cuando, en vez de un fin de semana en la Casa de huéspedes ilustres de Cartagena, se ponía su poncho y su sombrero y se iba al Ubérrimo a llamar por sus nombres a las vacas recién paridas, ante la corresponsalía de una cámara de televisión que enviaría las imágenes a Bogotá.

“Porque, independientemente de sus aciertos y sus yerros, que son muchos o pocos según la óptica de adeptos y detractores, el gobierno Uribe fue un gran proveedor de insumos para los medios de comunicación. Y no propiamente de información” Uribe, pues, fue un gran producto mediático y, como tal, siempre ocupó las primeras planas. Y es sabido que la presencia permanente de una fuente en los titulares de la prensa y los canales electrónicos, genera un sentido de recordación ascendente en el público, que se traduce en índices de favorabilidad como los que detentó el dirigente antioqueño durante los ocho años en el Palacio de Nariño. Por ello, en algún

EDICIÓN

momento el Presidente apeló al Estado de opinión para justificar acciones que eran al menos indelicadas en el Estado de derecho. Santos, en cambio, es un estadista más sobrio. La crítica, inclusive, dice que es un poco aburrido: tiene mala dicción, es formalmente citadino, se hace las uñas, combina muy bien sus corbatas finas y la primera impresión de su expresión facial genera desconfianza. Como si fuera poco, es uno de los dueños de la más influyente casa editorial del país, lo que, de paso, abre sospechas sobre la independencia de aquella y la tolerancia de él. El carisma que le hace falta tendría que ganarlo, entonces, con acciones de gobierno. Es decir, mientras Santos se dedica a gobernar, los periodistas tendremos que ocuparnos, sin remedio, de informar, eso sí, con los juicios de valor que dimensionen los alcances y, por supuesto, las limitantes de las decisiones del Presidente. Se trata de un ejercicio que, en buena hora, devolverá la esencia que el periodismo perdió con tantos y tan consentidos elementos distractores, porque remarcará las distancias y atemperará la información y, de contera, afianzará la objetividad de las decisiones democráticas, si aceptamos a la prensa como uno de sus bastiones principales.

No.

10

RECTOR Dr. Jesús Ferro Bayona

DECANO DE HUMANIDADES José Amar Amar

DIRECTOR DEL PROGRAMA DE COMUNICACIÓN SOCIAL Y PERIODISMO Jesús Arroyave

COORDINACIÓN DE PROGRAMA Jennie Peña

EDICIÓN Y COORDINACIÓN Estela Guevara Manuel Dueñas

ASESORES Alberto Martinez

DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN Héctor Saavedra Emanuel Gamarra

ILUSTRACIÓN

e UNA BUENA INVITACIÓN “Interrumpí mi educación para ir a la escuela”, dicen que dijo el escritor irlandés Bernard Shaw. La frase podría aplicar a la universidad y, en particular, a la formación de periodistas. En un oficio necesariamente intuitivo, ¿qué sentido deberían tener las clases? Tal vez haya uno fundamental: acercar la realidad, estimular su comprensión más cabal.

“En un oficio necesariamente intuitivo, ¿qué sentido deberían tener las clases? Tal vez haya uno fundamental: acercar la realidad, estimular su comprensión más cabal” En una carrera de periodismo, es saludable que el potencial teórico tenga reflejos

en la fuerza práctica. Que la educación sentimental de la pirámide invertida no sea, en todo caso, un campo aislado. Del mismo modo que no se tocan arpegios sin un motivo melódico, la técnica periodística alcanza su mejor coherencia al servicio de las ideas. En esa línea, habría que hacerse varias preguntas. Una de ellas —la más importante— tiene que ver con definir la función del periodismo. Conviene saberlo en una época en la que Internet reinventó las posibilidades de lo inmediato. Como la imagen borgiana de los espejos enfrentados, el infinito parece suceder todo el tiempo. En rigor, a los periodistas sólo les queda pensar e interpretar. Más allá de la avalancha de información —ese patrimonio que, para bien o para mal, dejó de ser sólo del periodismo—, la esencia del oficio parece volver a sus orígenes: contrastar, investigar, indagar, entender. Con una profesión desprestigiada, quizá

eso —la posibilidad de articular un pensamiento, un argumento, una idea— marque diferencias. Las páginas de este periódico son, en ese sentido, un buen ejercicio. Funcionan como una invitación permanente a los estudiantes del programa de Comunicación Social y Periodismo. Y en gran parte viven de eso. Una nueva edición es comprobar la curiosidad y el talento de jóvenes inquietos, pero también imponerse nuevos retos. Está la continuidad. Y, a partir de ahí, ratificar una manera de ver el periodismo en la que haya cosas más importantes que Twitter. Aun cuando los diarios impresos acaben, siempre habrá —como lo diría el escritor mexicano Juan Villoro— un refugio para los inconformes.

Jaime Paternina

FOTOGRAFÍA Hernán Sierra Carlos Cordero Nicolás Sastoque Adriana

REDACTORES EN ESTA EDICIÓN Julia Martínez Daniella Orozco Manuel Dueñas Marianella Orozco Carlos Cordero Estela Guevara Kelly Aguirre Andrés Jimeno Nicolás María Andrés Romero Juliana Redondo Adriana Chica

IMPRESO EN Gráficas Lourdes


4

FOTOGRAFÍA NICOLÁS SASTOQUE A.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

04

UNINORTE

EL LEGADO DE LA DOCTORA TITA Por. Julia Martinéz.

fotos. archivo particular

En octubre del año pasado, la estudiante Idalia Margarita Visbal murió en un accidente de tránsito. Tita, como prefería que la llamaran, dejaba un brillante historial académico y un camino por recorrer en la medicina. Dejaba, además, un gran recuerdo entre quienes la conocieron. Perfeccionista, carismática y aplicada, Tita vivió 25 años de logros. El reflejo de una mujer que prefirió trascender.

El lugar de estudio predilecto para muchos de los estudiantes de medicina de la Universidad del Norte era el apartamento de Idalia Margarita. Mejor, inclusive, que la biblioteca. Encontrar, libro en mano, a cinco o seis de sus compañeros en la sala o en algún rincón de la casa, era lo más normal. Muchos llegaban en busca de sus notas de clase, sus libros o, simplemente, la disciplina de estudio. Los que más, de esa compañera que ante la más elemental de las inquietudes inmediatamente se transformaba en profesora y dejaba ver el vasto conocimiento que manejaba.

dice, siempre terminaba por convertirse en el cuaderno de todos.

Tita, como prefería que la llamaran y le decía todo el mundo, siempre tuvo una cualidad que la diferenciaba y la hacía única entre los demás: su gran curiosidad, su incontrolable sed por aprender y adquirir cada vez más conocimiento. Nunca se conformaba con lo que los profesores le enseñaban, pues ella sentía la necesidad de conocer más sobre el tema, bien para ampliarlo o corroborarlo.

“Este reconocimiento fue muy merecido porque en verdad ella era una estudiante de excelencia, pero con ello también quisimos exaltar su extraordinaria calidad humana”, anota el decano de la División de Medicina, Hernando Baquero.

Y esto sucedía con todo. Nada, por sencillo que pareciera, quedaba por fuera de su minuciosa inspección. El médico Jaime Galindo, profesor y gran amigo de Tita, explica que “era de esas típicas personas que no tragaban entero lo que le decían”. Por eso mismo, sus amigas más cercanas afirman que quien decidiera estudiar con ella debía saber, de antemano, que el ejercicio consistiría en fotocopiar por lo menos tres libros para luego analizar por completo la información de cada uno de ellos. Si hay algo que bien recuerdan sus compañeros de estudio eran los perfectos apuntes que tomaba y los completos resúmenes que elaboraba, ya que todos en el curso estudiaban a partir de ellos. Marisabel Vargas, gran amiga y compañera, no olvida que minutos antes de empezar los exámenes parciales, los resúmenes de Tita circulaban por todo el salón. Su cuaderno,

Porque si bien Tita siempre fue la mejor, nunca presumió serlo. “La enseñanza más linda que me dejó fue esa, que puedes llegar a ser grande, sin ver pequeños a los demás”, afirma Irina Molina, amiga de la universidad. Sus esfuerzos dieron grandes frutos. Al graduarse, fue reconocida como la mejor estudiante de su promoción y recibió la Medalla de Plata al Mérito de la Excelencia.

Pero sus éxitos no pararon allí. Al terminar sus estudios fue escogida por la propia universidad para que hiciera su rural en el hospital de la misma y, adicionalmente, asumiera la cátedra de Semiología, un reto que tomó con la misma responsabilidad de siempre. Desde tercer semestre hasta el último que hizo, formó parte del Comité Estudiantil de Medicina desde el cual organizó, en conjunto con varios amigos y amigas, concursos de medicina y simposios, inculcaron en la Universidad la cultura de la donación de órganos e institucionalizaron y organizaron las fiestas para los niños del hospital. Allí, Urgencia es el pabellón que más la recuerda. Médicos, enfermeras y camilleros, sin la excepción de alguno, tienen la certeza de que no había persona que hiciera mejor su trabajo que Tita. Todos, según confesaron, confiaban plenamente en su criterio clínico y en su vocación médica, no sólo cuando diagnosticaba a sus pacientes, sino cuando ayudaba a sus colegas frente a alguna duda.

Al momento de revisar a un paciente, por ejemplo, ella hacía un examen completo, meticuloso y riguroso, sin importar el tiempo que fuera necesario. Según el médico Osvaldo Lara, amigo que la guió en su proceso de aprendizaje en el hospital, Tita era hábil, proactiva, juiciosa con los exámenes que pedía y, para nada, negligente. Por ello, sus historias clínicas también rayaban en el perfeccionismo. Eran muy ordenadas, descriptivas, perfectas y pensadas para ser de urgencia. Todas mantenían un orden: los puntos, las comas y las tildes iban donde tenían que ir, relata su amiga Juliana Otero, al recordarlas. “Ella impuso un paradigma aquí en el hospital digno de imitar, digno de ser ejemplo para todos, incluso para sus profesores. Para mi fue ejemplo de lucha, de entrega, fue un ser humano incondicional con todo lo que se le exigía, con todos los favores que se le pedían, con todo lo que ella se proponía, siempre daba el ciento, por ciento”, agrega el doctor Galindo con elocuente tono de nostalgia. La directora del programa de Medicina, Lila Visbal, dice que el gran consuelo que les queda es que “ella vivió cada uno de los momentos como si fuera el último: podía salir a bailar, a divertirse, estar con sus amigas, con su novio, pero siempre fue también muy responsable: nunca llegó tarde, nunca dejó un turno tirado, nunca tuvo un llamado de atención de algún profesor y siempre dictó sus clases”. Hoy, las autoridades del Departamento deMedicina de la Universidad del Norte están contemplando la posibilidad de institucionalizar un premio que lleve el nombre de Idalia Morales, como un honoris causa, tras conocer la fatal noticia de su accidente en la Vía al Mar, el pasado 29 de octubre. Idalia Margarita nació el 18 de marzo de

1984 en Cartagena, compartía el primer nombre con su mamá y era la hija mayor de la familia. Toda su vida vivió en La Heroica en compañía de su padre Rafael Morales, su madre Idalia Eugenia y sus dos hermanos Rafael Enrique y María Juliana. Después de graduarse del bachillerato, donde también se destacó por su excelencia académica, se trasladó a Barranquilla para iniciar sus estudios universitarios.

“Todo con ella estaba lleno de magia” Siempre supo encontrar el equilibrio adecuado para lograr todo lo que quería. Si bien era brillante como estudiante, médica y profesora, su vida no giraba sólo en torno a los apuntes, las fotocopias y los libros. Leía, investigaba, estudiaba, trabajaba pero también vivía, salía, bailaba y se divertía. Aquí — tampoco— nada la detenía. “Tenía ese don de alegrarles los días a las personas, con sus detalles, sus espontaneidades, sus ocurrencias”, comenta su novio Juan Carlos Martínez, una de las personas que más la conoció. “Cada momento que viví con ella, me hizo vivirlo plenamente con una alegría inigualable, cada conversación con ella estaba llena de jocosidad, de ternura, de inocencia y es que en realidad todo con ella iba más allá de lo común y corriente, todo estaba lleno de tanta energía, de tanta magia”, recalca Juan Carlos. María Juliana, su hermana menor, cuenta que Tita siempre estaba muy preocupada por la familia, si faltaba algo en la casa ella misma lo compraba. Pero además, les dedicaba mucho tiempo a sus hermanos. “Ella y yo nos contábamos todo y yo la quería como si fuera mi segunda mamá, de hecho ella era quien iba a recoger mis


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

05

UNINORTE

notas, cuando mi mamá no podía. Todo de ella me hace falta, su compañía, sus palabras, sus gestos, sus caricias”. No había que hacer mucho esfuerzo para conocerla. Su personalidad espontánea y abierta le facilitaba a cualquiera ese trabajo. Pocas veces dudó sobre la manera indicada de romper el hielo, la forma correcta de acercarse y tratar a las personas o el modo para crear empatía. Su sonrisa pícara, su mirada centelleante y sus gestos tan particulares son quizá el recuerdo más latente que guardan todos los que alguna vez tuvieron la oportunidad de compartir con ella. No hay persona que pueda negar la permanente jovialidad con la que contagiaba a todos a su alrededor. Tenía el don de persona, era sensible, capaz de sentir los problemas y el dolor del otro. No sólo mantenía un excelente trato con los pacientes, hasta el grado de crear un vínculo con ellos, sino también con los familiares. Cuando le tocaba comunicar la muerte de un paciente, no se retiraba una vez daba la noticia y, a diferencia de muchos médicos, permanecía allí con los deudos, compartiendo y sintiendo en verdad su dolor. He ahí la calidad de médica y ser humano, como la que todos reconocían a la doctora Tita. No podía dejar nada a medias, tenía que terminarlo y de la mejor forma, vivía cada momento, experiencia y circunstancia hasta

la última gota, al pie de su filosofía de vida: “Vivir como si no hubiera mañana”. Pero lo más sorprendente —coincidieron todos— era la capacidad que tenía Tita de llegar a la vida de las personas y marcarlas y, de esa manera, lograr que fueran diferentes. Juan Carlos, por ejemplo, dice que ella lo hizo cambiar de forma notable. “Me hizo mejor persona, mejor hombre, mejor médico, mejor novio… y me hizo creer que las cosas siempre podían ser buenas”. Así también lo hizo ver la médica Lila Visbal cuando conoció la última noticia de su alumna. Tita venía de Cartagena a Barranquilla con su madre para recoger el Registro Médico que debía anexar a su hoja de vida. A pocos kilómetros de la entrada a la ciudad, la llanta delantera izquierda del auto que venía conduciendo, estalló. El carro perdió completamente el control, se salió de la calzada y golpeó contra uno de los postes que separa las dos vías. Al pasar al carril contrario fueron embestidas por una volqueta que iba rumbo a Puerto Colombia y en cuestión de segundos el carro se incendió. “Solo vivió 25 años —apuntó la médica Visbal— pero fueron 25 años bien vividos y muy completos, porque lo único que logró fueron puros éxitos”. Al fin y al cabo, vivió responsablemente el hoy como si no hubiera mañana.

El rebusque en Uninorte Por. Daniela Orozco

En Barranquilla, se vive un ambiente de angustia debido a la falta de empleo que aumenta cada día más, centenares de jóvenes y personas adultas buscan a diario una oferta de trabajo para poder llevar a sus hogares algo de dinero y poder vivir dignamente. Dicha situación lleva a los barranquilleros a recurrir a diversos mecanismos para conseguir dinero, pero no solo los padres de familia son quienes buscan nuevos caminos, también los jóvenes se han visto afectados con la problemática que envuelve a la ciudad. Antes no era común ver a estudiantes universitarios vendiendo productos a sus compañeros, pues en la mayoría de instituciones hay cafeterías internas. Sin embargo hoy en día hablar de estos casos es completamente normal. Este mecanismo de comercialización se le reconoce como “El Rebusque”, ya que quienes ejecutan este método deben buscar la mejor estrategia para atraer a sus compradores, ser muy creativos a la hora de ofrecer sus productos y tener en cuenta el lugar y las personas a las cuales se van acercar. En la Universidad del Norte, una de las más prestigiosas universidades de la región Caribe y la más importante en la ciudad de Barranquilla, también se manifiestan las ventas ambulantes, realizadas por los mismos estudiantes. Testimonios han declarado que este “Rebusque” surge por múltiples razones, dependiendo de la persona, puesto que las situaciones familiares y personales son diversas.

El caso Adriana Loaiza Encontramos el caso de Adriana Loaiza, jóven de 19 años, estudiante universitaria, quien decidió separarse de sus padres, debido a que ellos no estaban de acuerdo con la carrera que ella quería estudiar, a partir de esto, lo que la motivó a vender en su lugar de estudio fue la necesidad de hacer lo que a ella realmente le apasionaba, necesitaba buscar dinero para alimentarse, sacar copias y pagar sus transportes. “Me tocaba trasnocharme para preparar galletas, brownies y chocolates, a veces sentía que mi esfuerzo no valía la pena, pero inmediatamente pensaba en mi futuro, en que debía salir adelante”, afirma Adriana. No solamente las personas de escasos recursos se ven afectadas por problemas económicos. Adriana vivía en estrato 5 con sus padres. Ahora no vive mal, simplemente no tiene las mismas comodidades y debe pagar una pensión para vivir. “No todos los días me traen buenas ganancias, a veces no vendo toda la mercancía y me toca trabajar más duro al día siguiente para reponerme, pero sé que esto lo hago por mi bien, estoy sembrando para recoger frutos”, dijo Adriana.

Tita no solo se destacaba por ser una gran estudiante, sino también por lo que proponía. En sus años académicos, formó parte del Comité Estudiantil de Medicina e impulsó desde allí concursos de medicina y simposios.

José Viecco, estudiante del Programa de Ingeniería, que desde hace 4 años hace parte de los universitarios que se “rebuscan” con la venta de dulces a sus compañeros, también recibe ganancias de esta nueva

forma de hacer dinero; la situación de José es un poco diferente al caso anterior, la motivación de este muchacho surge debido a un momento en su vida en el que sus padres sufrieron una crisis económica, frente a ello él se vió obligado a dejar de estudiar durante 6 meses. “A partir de esto, entré a estudiar inglés, empecé vendiendo algunos dulcecitos y al ver que me estaba produciendo dinero, decidí invertirle más al negocio y llevar más mercancía”, dijo José. De esa forma se reintegró en la universidad. Cuando alguien se acerca con un frasco lleno de dulces, lo primero que piensan las personas es que está ahorrando o pasando por una mala situación. José Viecco desde hace más de un año se paga sus estudios con el dinero que le produce la venta de dulces. Él es una persona de admirar, se pasea por todos los pasillos de la universidad en horas libres para vender su mercancía y recoger más dinero. “Para vender como yo lo hago, se necesita paciencia, ganas y sobre todo esfuerzo, yo traigo aproximadamente 140 mil pesos en mercancía que la vendo en 2 días máximo, tengo alquilados 2 lockers de la universidad, en el cual guardo parte de los dulces”, cuenta José. Él es muy conocido en Uninorte por los estudiantes, la gente sabe que José lleva morrales grandísimos y que casi siempre está todo el día en la Universidad vendiendo sus dulces.

La chica de los brownies Carolina Patiño es otra estudiante de la Universidad del Norte, que se destaca entre los alumnos por su venta ambulante, es conocida como “La Chica de los Brownies”, así como su apodo lo indica, ésta es su especialidad. “en las tardes me dedico aproximadamente 2 horas a preparar los brownies del día siguiente”, cuenta Carolina. La motivación de Carolina para vender en la Universidad es tener dinero diario en su billetera, además del dinero que le suministran sus padres, a ella también le gusta sentir la satisfacción de que consigue cosas por sus propios méritos. Esta joven actualmente no está pasando por ninguna crisis económica, se puede decir que lo hace como un hobbie, “mi mamá desde muy pequeña me enseñó a hacer brownies, ahora que entré a la universidad me di cuenta que podía sacarle provecho a la venta y así tener siempre dinero para lo que se me antoje: ya sea salir con mis amigas, ir a comprar ropa y no depender de lo que me dan mis padres solamente”, aseguró Carolina. Estos solamente son 3 casos de muchos que existen en la Universidad del Norte, aquí se ve reflejado la perseverancia que poseen algunas personas cuando quieren salir adelante, son ejemplos de vida que sirven para crecer como seres humanos, está dentro de cada quien lograr sus propósitos y buscar las maneras de sobresalir ante los demás y el rebusque por medio de ventas ambulantes es una buena opción.


fotos. hernán sierra

Un invento francés Por. Manuel Dueñas

Por lo general, la música es un buen motivo para celebrar. Fuera de la sala de conciertos, hay alrededor de ella, casi definiéndola, una invitación a lo espontáneo. En el ánimo de las calles y los parques, las ciudades brillan con colores distintos. Lugares que, más allá de lo que son todos los días, parecieran ser otros. Algo así debía suceder con Barranquilla en la pasada “Fiesta de la música”, el evento que desde hace 28 años —y en más de 30 capitales en el mundo— propone escuchar al margen de los prejuicios. Impulsada por Jack Lang —el ministro de cultura que por esos mismos años encabezó una manifestación del orgullo gay—, la idea refleja las convicciones de un país que asume la cultura como una política de Estado. Puesta en el contexto de la ciudad, sin embargo, era un buen pretexto para exponer la diversidad. Aunque en Barranquilla no pasen muchas cosas, la inquietud de algunos músicos puede dar la sensación de lo contrario (o algo parecido). Era importante demostrarlo. Y, en ese sentido, problematizar los géneros. Con 10 tarimas regadas en poco más de 30 cuadras, la fiesta fue ese límite inexacto y difuso donde es apenas posible categorizar. Por lo demás, Barranquilla tenía antecedentes singulares. Según Louise Arend, coordinadora cultural de la Alianza Colombo Francesa de Bogotá, “ha sido el caso más exitoso en toda Colombia”. Y hay, tal vez, buenas razones para pensarlo. Con instituciones culturales casi siempre aisladas, la ciudad responde bien a una actividad que las aglutine en torno a un proyecto común. Ese espíritu parece estar, además, en el ambiente. Una tarde puede bastar para sentir que algo se movió en el tiempo. El 26 de junio no fue, en todo caso, un gran día. En parte por la lluvia y por pequeñas fallas logísticas, hubo retrasos y dispersión. Y una fiesta que debió ser más. Hubo, sí, lo de siempre: grupos notables, propuestas bien concebidas, puestas mediocres, músicos monótonos. Y —acaso lo más llamativo— la curiosidad de un perro que quiso hacer danza experimental.

06

BARRANQUILLA, JUNIO 13 DEL 2010

CULTURA


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

07

CIUDAD

PASIONES EN EL PARAISO Por. Marianella Orozco Sarmiento

ilus. jaime paternina

En Barranquilla, los moteles son un espacio para el amor. Incluso para el de un rato. Con más de 800 opciones para escoger, la ciudad entrega buenos motivos para no quedarse solo.

Es cosa de que llegue el fin de semana —y, más aún, la noche—para que los enamorados y parejas de un rato busquen ese lugar perfecto en donde puedan desatar sus más íntimas pasiones: el motel. En Barranquilla, por lo menos, tienen 860 opciones donde pueden gastar dinero a cambio del gusto y el placer de conocer más a fondo a su acompañante o cumplir sus fantasías sin molestia alguna, pues los moteles están hechos exclusivamente para ello.

“Hay veces en que sus 91 habitaciones no alcanzan para todos y es ahí cuando a algunos les toca esperar, llegando en ocasiones a fastidiarse, las mujeres a avergonzarse por estar en un lugar como éste y, en el peor de los casos, a decidir irse a otro lugar” Es sábado por la noche, aproximadamente las 9:30, cuando llego a uno de estos lugares, “Paraíso Romano”, ubicado en el municipio Soledad. Su fachada característica, estilo romana con un inmenso parqueadero, les dan la bienvenida a sus visitantes. Aquí el negocio da frutos, como dijo su dueño Ricardo Gutiérrez. “En los días de semana el más concurrido es el martes, donde pueden llegar en todo el día alrededor de 80 parejas, pero cuando llega el fin de semana es totalmente exitoso, claro que el día estupendo es el domingo en el que pueden llegar hasta 400 visitantes”. Hay veces en que sus 91 habitaciones no alcanzan para todos y es ahí cuando a algunos les toca esperar, llegando en

ocasiones a fastidiarse, las mujeres a avergonzarse por estar en un lugar como éste y, en el peor de los casos, a decidir irse a otro lugar. Se encuentran habitaciones de todo tipo: sencillas, que tienen cama doble, dos baños, sillas reclinables y una “especial” para tener sexo y por supuesto el espejo en el techo; múltiples, con una cama mucho más grande, televisor, equipo de sonido, sala de estar con muebles, “columpio sexual” y jacuzzi con sus respectivas asoleadoras; habitación presidencial, similar a la anterior, y cabañas con piscina que incluyen todo lo antes mencionado. Sin embargo, las más solicitadas son las sencillas. Carros en su mayoría lujosos y taxis con cortinas en las ventanas entran al parqueadero tratando de mantener a la pareja en la clandestinidad, intención que se rompe al momento en que la pareja se tiene que registrar en la recepción donde se encuentra Jenny Pérez, quien recibe la mayoría de las veces a las personas que llegan al lugar y cuenta que nunca se han visto casos escandalosos y que lo más fuera de lo normal, pero que ya se ha vuelto común, es que mujeres encuentren a sus esposos con otra mujer o que después de que en una habitación presidencial estuvieron varias parejas, los aseadores encuentren restos de drogas y botellas de alcohol. Le pregunté si este tipo de casos han sido reportados a las autoridades. Respondió que evitaban al máximo crear escándalo para no perder clientes. Mientras me encontraba con ella llegaron unas 20 parejas quienes en su mayoría pagaron $33.000 que corresponden a tres horas en la habitación sencilla; sólo 5 gastaron $60.000, que también son tres horas pero en la habitación presidencial. Los precios en general van hasta los $220.000 que corresponden a ocho horas en una cabaña con piscina. “Rara vez una

sola pareja cancela este valor, sería una que ande en negocios raros”, dijo Jenny. Entre las parejas que llegaron hubo una que causó curiosidad en mí pues era una mujer mucho más entrada en años que el hombre al que le calculo podría tener 20. Ella podría ser su mamá fácilmente. Dice Jenny que es común esto y que también se dan casos contrarios donde las mujeres parecen las hijas de los señores.

“Entre las parejas que llegaron hubo una que causó curiosidad en mí pues era una mujer mucho más entrada en años que el hombre al que le calculo podría tener 20. Ella podría ser su mamá fácilmente” Hablando sobre otros casos curiosos que han llegado a ese “paraíso”, arribó el que podría ser uno más: una mujer alta, cabello rubio, de aproximadamente 25 años, entra y mira hacia todos lados, se acerca a la recepción pero no dice nada a pesar de que Jenny le pregunta: “Buenas noches, ¿qué desea?”. Unos diez minutos después, entra un hombre de tez morena, alto y fornido, saluda a esta mujer y la abraza por la cintura después de haberla acariciado en público completamente. Cancela lo correspondiente a una habitación sencilla y se dirigen hacia ella. A mi parecer esta mujer sería una más de esas que buscan refugio en diferentes hombres por necesidad de sobrevivir, pero después de tres horas salen hacia el parqueadero, ella toma un taxi y él se monta en su carro y listo, al parecer su historia de “amor” y placer ha terminado. Fue una agitada noche para todos en ese lugar, la discreción era el principal arma

de las parejas, nunca pude distinguir una historia como la anterior, ya que todos parecían ser aparentemente felices enamorados dispuestos a entregarse por completo a su pareja y a pasar una noche inolvidable en la cama. Mi inspección había terminado, las historias parecían un poco fantasiosas de esas que se relatan en cuentos literarios. Pero no había terminado de subirme al carro cuando un hombre de estatura media, de cejas gruesas y apariencia ruda, sale sin compañía del lugar con cara de satisfacción; hasta ese instante todo me pareció normal, pero minutos después un taxi retrocedió y de él se bajó una mujer, más o menos de contextura gruesa, cabello lacio y mono, que sorpresivamente levantó el brazo y empezó a gritar: “Así era que te quería encontrar ¡cachón de M!#%$&!”. Esa noche un matrimonio terminó. Este “lugar inolvidable para el amor”, como dice su lema, no sólo es tan recordado precisamente por amor, sino por las tantas aventuras y momentos que muchos han vivido en él. Cabe resaltar que es uno de los favoritos por los barranquilleros debido a las comodidades, higiene, servicios y precios que ofrece.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

08

MEDIO AMBIENTE

Por. Carlos Cordero

El deterioro empezó con la construcción de los tajamares de Bocas de Ceniza, pero se prolongó con el olvido y las malas administraciones. Hoy, la ciénaga de Mallorquín es un territorio de contaminación y malos recuerdos. Pero hay alguna esperanza. Con el anuncio del pacto de recuperación ambiental de la zona, hecho por el Ministro de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, aparecen motivos para pensar que no todo está perdido. Sentía el olor del mar. El viento era cada vez más fuerte y la arena más ligera. En el horizonte, las casas iban desapareciendo. Al parecer me acercaba a mi destino. Venían a mi mente imágenes de cocoteros, gente disfrutando de la playa y del paisaje, pero mientras más me acercaba ese olor a mar cambiaba por olor a basura, a pescado muerto, a agua estancada, y aquel paraíso que pensé encontrar se convirtió en una costa seca, deteriorada y de aguas verdes, con espumas que parecían trazar un croquis del olvido que es. Las preguntas eran inevitables: ¿cómo pudo llegar a esta situación un lugar rodeado de tanta naturaleza?, ¿cómo pudo transformarse tanto verde?, ¿cómo tanta vida pudo dar paso a tanta contaminación? Había llegado a La Ciénaga de Mallorquín, que es una laguna costera de 650 hectáreas de extensión, ubicada entre las jurisdicciones de los municipios de Barranquilla y Puerto Colombia.

“El Distrito de Barranquilla utilizó el sector de Las Flores durante 32 años para disponer los residuos sólidos de la ciudad en forma indiscriminada. El botadero a cielo abierto promovió la contaminación de las aguas, así como la proliferación de enfermedades para la población aledaña”

La culpa es de los Tajamares Con la construcción de los tajamares, que en el año 1935 buscaba cambiar la dirección de sedimentos provenientes del mar que se dirigían hacia el río Magdalena, se modificó el régimen estuario y se perdió la conexión y dependencia permanente que la ciénaga de Mallorquín tenía con el río Magdalena. De esta forma, empezó un deterioro de sus aguas y su superficie misma.

Todo —dijo Juancho, un pescador de la zona—“es culpa de las malas administraciones, de la poca atención al medio ambiente, del olvido a este sector de la ciudad”.

de haber suspendido su utilización no se ha definido un plan de recuperación del sector y mucho menos una estrategia para evitar la acción prolongada de los efectos.

Como fuente de ingresos para muchos de los pobladores del corregimiento La Playa y el barrio Las Flores, pueblos tradicionalmente pesqueros, el deterioro de la ciénaga de Mallorquín está afectando a una vasta zona, con la sedimentación de los suelos y la contaminación de sus aguas. Lo que antes era un lugar con mucha vegetación, en el cual decenas de pescadores conseguían su sustento diario, es hoy en día un lugar de olor insoportable y de aspecto desagradable.

Otro factor importante es la falta de sistemas adecuados de tratamiento de las aguas residuales, principalmente aquellas provenientes del suroccidente de la ciudad y de los municipios ubicados en la parte alta y media de la cuenca del Arroyo Grande y León, así como los vertimientos dispersos de La Playa y sectores aledaños, que causan la entrada de grandes cantidades de material orgánico procedente de las descargas domesticas a la ciénaga de Mallorquín. Pero lo que es más grave aún es que se está contaminando con bacterias fecales las aguas de la ciénaga.

Pero no son sólo ellos los afectados. El mangle que rodea la ciénaga genera el 40% del oxígeno que respiran a diario los barranquilleros, lo que llevó a Jaime Enrique Herrán, Coordinador del Comité de Medio Ambiente de la Contraloría, a decir que es un problema de todos. Lorena Lucia Salazar Gamez, directora del Laboratorio de Aguas de la Universidad de Norte, cree que el punto de giro es precisamente la construcción de los tajamares en 1935. Allí, dijo, empezaron los problemas de la Ciénaga. “Al cortarse la comunicación con el río Magdalena se evitó el intercambio necesario de las aguas y se rompió el equilibro natural, causando graves consecuencias a la vida acuática que albergaba y la acumulación de contaminantes en niveles no aceptables y procesos de sedimentación importantes”, asegura Salazar Gamez. Sin embargo, ese hecho no constituye el único factor de intervención del ecosistema de la ciénaga que ha influido en su estabilidad. El Distrito de Barranquilla utilizó el sector de Las Flores durante 32 años para disponer los residuos sólidos de la ciudad en forma indiscriminada. El botadero a cielo abierto promovió la contaminación de las aguas, así como la proliferación de enfermedades para la población aledaña. Aún después de 13 años

“En total se requieren $90 mil millones para la descontaminación de la Ciénaga de Mallorquín. De estos recursos hasta ahora están asegurados $18 mil millones del Distrito a través del Damab” El panorama no es nada alentador. “Aquí no hay nada, ni trabajo, ni comida, solo encontramos enfermedades”, dice Eusebio, otro pescador, padre de tres hijos de los cuales dos tienen enfermedades relacionadas con infecciones y bacterias obtenidas por consumir alimentos contaminados. El problema de la ciénaga, pues, ya no es simplemente ecológico: “Es social, de salud y de calidad de vida”, sostiene. Además, si todo sigue así, en pocos años va haber un gran problema de salud aquí.

Revive la esperanza Pero el 16 de enero de este año revivió la esperanza. Ese día el ministro de Ambiente vivienda y desarrollo territorial, Carlos Costa, estuvo en el corregimiento de La Playa para anunciar lo que sería el pacto de recuperación ambiental del cuerpo de agua.

En total se requieren $90 mil millones para la descontaminación de la Ciénaga de Mallorquín. De estos recursos hasta ahora están asegurados $18 mil millones del Distrito a través del Damab. El alcalde Alejandro Char dijo que ya ejecutan obras en la Estación Depuradora de Aguas Residuales —Edar—de El Pueblo, para limpiar los 800 litros por segundo de aguas contaminadas que le caen al arroyo León y de ahí a Mallorquín. “A mediados de abril estarán listos los trabajos con lo cual se oxigena el espejo de agua porque estas aguas contaminadas no llegarán más”, dijo Char. También están garantizados $22 mil millones de la Gobernación del Atlántico para la construcción de la vía Las Flores– La Playa–Los Manatíes, obra que según el mandatario Eduardo Verano cumple todas las normas ambientales que se requieren para no afectar el ecosistema. El Gobernador afirmó que si hay embarque de carbón en la zona debe hacerse con el cumplimiento de exigentes normas ambientales. Además de estas cifras y valores, sin embargo, aún no se conocen más detalles acerca de este pacto. Los pescadores, familias y pueblos enteros están a la expectativa de este proyecto, y toda la población tiene puesta sus esperanzas en el. Juancho y Eusebio esperan que con las inversiones vuelva a florecer este ecosistema y con él toda la industria pesquera que ayudará a mejorar la calidad de mi vida de miles de personas, su expectativa es cada vez mayor. De esta forma los habitantes esperan ver pronto caminando por la calles de sus barrios a ingenieros, biólogos, médicos y autoridades que les den nuevas oportunidades de sobrevivir en una ciénaga en renacimiento, para más adelante, tener muchos peces que pescar.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

09

MEDIO AMBIENTE

foto. any barrios

Por. Estela Guevara S.

Se han tejido diferentes explicaciones para el aumento del nivel del mar. Al margen de las ideas más panfletarias (y también de las más disparatadas), una canción pegajosa puede ayudarnos a entender el vaivén.

Para empezar, el protagonista de este artículo es el mar, y no la canción que en nuestras cabezas estamos tatareando. El mar, que tanto aman las personas que viven en las costas y que tanto añoran quienes no; el mar, que es símbolo de unión entre los diferentes continentes y que es fuente de inspiración para muchas canciones y poesías, y que es específicamente el mar porque alrededor de él existen diversas teorías sobre el nivel de sus aguas y el daño que puede causar a las personas que viven en las zonas costeras si su volumen aumenta.

“Al mar mucho se le teme porque no se le conoce, y porque además no solo es protagonista en este artículo sino también en las más dramáticas noticias de los últimos tiempos, como el tsunami en Haití, Chile o el derrame de petróleo en el golfo de México” Al mar, mucho se le teme porque no se le conoce, y porque además no solo es protagonista en este artículo sino también en las más dramáticas noticias de los últimos tiempos, como el tsunami en Haití, Chile o el derrame de petróleo en el golfo de México. A este personaje se le teme también por lo que pueda traer como consecuencia el aumento del nivel de sus aguas, consecuencias que estudiándolas en un plano local, no serían de ningún modo nefastas para nuestras poblaciones costeras.

Para algunos que suban las mareas, y el nivel del mar como tal, no significa ningún inconveniente. Por el contrario, es algo que ya está avisado. “Eso ya está dicho, la verdad eso no me asusta”, como afirma Johanna Figueroa, quien lleva viviendo toda su vida en Puerto Colombia, Atlántico. Johanna, que está casada y tiene 2 hijos de 10 y 6 años, ha escuchado hablar de este tema con anterioridad, de allí que afirme que no le asusta en lo más mínimo lo que suceda. Ella, al igual que la mayoría de los porteños, sabe que públicamente el gran culpable de los alces del nivel del agua marina es “el calentamiento global”. El calentamiento global, término mucho más popular que el mar mismo, gracias a la avalancha de información proveniente de internet, donde se pueden encontrar todo tipo de documentos, imágenes y videos sobre lo que significa, es la más simple explicación a los cambios climáticos que se viven en el mundo. Al Gore, activista ambiental estadounidense, presentó en el 2006 “Una verdad incómoda”, un documental en el que explica lo que el calentamiento global significa, y claro, advierte sobre lo que puede ocasionar: se genera debido a la masiva contaminación del medio ambiente, al uso exagerado de energías, ocasionando huecos en la capa de ozono que hacen que los rayos solares pasen la atmósfera pero no salgan de ella —lo que conocemos como efecto invernadero— y que luego esos rayos solares intensos y directos resulten ser altamente perjudiciales, porque el extremo calor provocaría el derretimiento de los polo, y al derretirse los polos, aumenta en nivel del mar, entonces, ciudades que estén ubicadas a orillas del mismo desaparecerán o sufrirán grandes pérdidas.

Como es el caso “supuesto” de Puerto Colombia y Cartagena, para no ir más lejos. Pero, habría que preguntarse: ¿es esta es la primera vez que dicho fenómeno se lleva a cabo en el mar? Manuel Alvarado, ingeniero y experto en hidrología, e investigador de la Universidad del Norte, conoce muy a fondo el pasado de nuestros mares, y asegura que en el planeta Tierra sube desde hace millones de años el nivel de las aguas del mar, y que sorpresivamente también baja en el caso de países como Suecia, donde el nivel del mar es cada vez menor. “Estos fenómenos no solo sucedieron desde hace millones de años, sino que han sucedido con frecuencia, si vemos la cantidad de años que tiene el planeta tierra”, asegura el ingeniero.

“El calentamiento global, término mucho más popular que el mar mismo, gracias a la avalancha de información proveniente de internet, donde se pueden encontrar todo tipo de documentos, imágenes y videos sobre lo que significa, es la más simple explicación a los cambios climáticos que se viven en el mundo.” Para él, en este asunto el que manda es el sol y otros factores de carácter geológico. Según el experto, “la tierra es como un grano de arena y el sol es quien la manda, por tanto es quien hace que suba o baje el nivel del mar, además de otros factores que también influyen”. Otros factores como, por ejemplo, los movimientos rotacionales

de la tierra que no solo gira alrededor del sol sino también sobre su propio eje, la inclinación con la que gira el planeta con respecto al sol y el universo como tal, y la misma forma elíptica de la tierra. El calentamiento global, entonces, no es lo que más afecta —ni el único que lo hace— el nivel del mar. Como agrega Manuel Alvarado, “es un cuento a nivel de periódicos, es un tema de intereses económicos, la tierra no es nada comparada con el universo, por ello el mar no solo sube por el efecto invernadero y derretimiento de los polos, sube también por diversas razones que además tienen como fuente su propia comparación con el pasado y mapas trazados anteriormente”. El mar es un protagonista complejo, lleno de pros y contras, de miedos e incertidumbres, pero en cuanto al nivel del mar es cuestionable que el calentamiento global sea quien cause el aumento de éste, ya que depende de muchos factores, antes mencionados. Por eso, más allá de lo que afirman los grandes medios de comunicación y la Internet, y como una nueva propuesta para percibir esta problemática, podemos comparar la canción “Collar de perlas finas”, de Marbelle, la reina de la tecno carrilera, con la historia misma del nivel del mar. Y es que sube, que baja y que vuelve a subir.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

10

medio ambiente

foto. flickr

UN PROBLEMA DE TODOS Por. Kelly Aguirre

La contaminación auditiva es, por definición, cualquier emisión de sonido que afecta adversamente la salud, la seguridad de los seres humanos, la propiedad, su espacio público o el disfrute de estos mismos. La norma que regula el nivel de ruido es la Resolución 627 de 2006, “por la cual se establece la norma nacional de emisión de ruido y ruido ambiental”, expedida por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, además del Acuerdo 79 de 2003, una norma que regula el ruido en la ciudad y que establece la cantidad de ruido sea alto o bajo que se presenta en un lugar. Vemos que estas medidas son muy importantes para nuestra ciudad, pero ¿nos ayuda esa norma a nosotros como ciudadanos a concientizarnos? Pues no, porque no estamos consientes que el ruido nos puede afectar a todos. Desde el punto de vista del tráfico vehicular, es sorprendente ver como las personas viven en sus afanes cotidianos y no se dan cuenta si perjudican a las personas que lo rodean, aquí en Barranquilla lo podemos notar en los sitios donde hay más movimiento vehicular y en las horas pico tales como las 6 de la tarde, en el centro, en la 84, la fila de carros es larguísima, y podemos escuchar más de seis carros pitando a la vez sin saber que esto causa problemas severos de salud y auditivos tanto al que pita como al que se encuentra caminando en la calle o los que están en diferentes vehículos. Por otro lado, en los lugares cerrados vemos como las personas barranquilleras

estamos acostumbrados a convivir con ruido, y de hecho a hablar alto. Si nos encontramos en un lugar público, ya sea en un lugar de comidas rápidas, o en cualquier sitio hablando con nuestros amigos, tropezamos un sin número de conversaciones que se están haciendo a la vez y es fácil escuchar las conversaciones de los demás porque hablamos tan alto que el que está al lado de nosotros sabe que estamos diciendo, no estamos consientes que eso lo que logra es que haya una desatención y escuchamos tantas cosas y a la vez no entendemos nada.

“Por otro lado, en los lugares cerrados vemos como las personas barranquilleras estamos acostumbrados a convivir con ruido, y de hecho a hablar alto. Si nos encontramos en un lugar público, ya sea en un lugar de comidas rápidas, o en cualquier sitio hablando con nuestros amigos, tropezamos un sin número de conversaciones que se están haciendo a la vez” También encontramos el problema de las nuevas tecnologías, los Ipod, mp3,mp4, los reproductores de música en el celular, son uno de los contaminantes auditivos que más afectan a nuestra juventud de hoy en día, encontramos muchas personas que pasan horas y horas de su tiempo escuchando música a todo volumen, tanto así que es normal escuchar lo que la otra persona oye si estas a su lado, las personas no han tenido conciencia que el escuchar música tan alta

afecta a nuestros oídos y esto nos puede ocasionar hasta quedarnos sordos, pero no nos concientizamos hasta que nos pase a nosotros o a alguien conocido. Ventura Muñoz es un ambientalista de la Universidad del Norte. Especialista en ruido, me habló acerca de las problemáticas de la contaminación auditiva y los riesgos que puede tener en las personas. Y comentó que la concientización se da a través de la educación, que el ruido no es algo que solamente molesta sino que esto tiene ciertas repercusiones en la salud de las personas ya que cuando hay niveles de ruido muy altos se deterioran las células auditivas. Otro riesgo de salud ocupacional es que las personas que estén expuestas al ruido no logran vivir en un espacio tranquilo sino que se estresan, les puede dar dolor de cabeza y no saben que esto lo ocasiona el ruido en el que conviven diariamente, el comenta que aquí en la ciudad va a llegar un momento en que las autoridades tomen las medidas necesarias y coloquen partes a aquellas personas que piten prolongadamente, pues piensa que manejar la conciencia ciudadana a toda una población es complicado, aparte porque un aspecto muy importante es que la educación empieza desde el hogar y si estás bien informado y educado podrás hacer las cosas bien y dar ejemplo a los que te rodean. Explica que nosotros los jóvenes también estamos acostumbrados a tener varias fuentes sonoras al mismo tiempo, llegamos a nuestra casa y tenesmos prendido el televisor, estamos hablando por celular, alguien tiene una conversación y no nos damos cuenta de el daño

que nos hacemos, y cuando intentamos hablar con alguien gritamos porque nuestra nivel de intensidad ha ido en aumento por exponer a nuestro oído a tanto ruido. Encontramos un problema que está presente siempre y es en las discotecas, la música está tan alta que si acaso puedes entender la canción. En ese sentido, una noticia muy importante que se publicó en estos días en la radio de RCN fue que, en la ciudad de Cali, el DAGMA(Departamento Administrativo de Gestión Ambiental) tomó la decisión de cerrar algunos bares nocturnos como “Macondo”, ya que se pasa de los decibeles permitidos. El director de la identidad, Carlos Alberto Rojas, dijo que con la medida se busca concientizar a los caleños de respetar las normas ambientales, aquellos dueños de los establecimientos que sobrepasen las normas deberán pagar 500 salarios mínimos. Es primordial que nosotros como ciudadanos nos concienticemos y dejemos de ser egoístas y pensemos en los demás, en no pitar prolongadamente en las calles cuando vayamos en el carro por nuestros afanes, no escuchar música tan alta, hablar de una manera que nos escuchen sin necesidad de gritar, que las personas utilicen los mp3 de una manera adecuada y en un volumen aceptable, tener en cuenta que vivimos en un planeta donde convivimos con gente a nuestro alrededor y que merecen nuestro respeto, porque más adelante este problema que vemos tan insignificante se puede convertir en un daño irreversible para nuestros oídos.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

FOTOGRAFÍA

CARLOS CORDERO

11


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

12

judicial

foto. andrés jimeno

MUERTE EN LA PUERTA

DE ORO

La vida de un bombero no se limita a apagar incendios; impensables calamidades hacen parte de su diario a vivir, pero sobretodo, nunca dejan de ser humanos comunes y corrientes, con sentimientos emociones y sueños.

La capital del Atlántico era conocida como la “Puerta de oro de Colombia”. Muelle fluvial y marítimo del país por excelencia, había sido pionera en varios aspectos: el tren, desarrollo de la aviación, el surgimiento de la radiodifusión, el liderazgo en telecomunicaciones, la práctica del fútbol, que fueron noticia de primera página como también lo serían los asesinatos más estremecedores. De acuerdo con el investigador cubano José Nieto Sánchez, residenciado en esta ciudad, la primera muerte violenta que acaparó el interés del país entero fue la del médico Pedro Quesada Romero, asesinado a tiros por el poeta Fernando Baena, a mediados de 1910, en el centro de Barranquilla. Este hecho recorrió el país entero ya que se trataban de dos personas muy distinguidas de la sociedad y además porque fue un duelo a pistola en pleno Paseo Colón, conocido ahora como Paseo de Bolívar. Pedro Quesada Romero era un reconocido doctor y Fernando Baena un poeta y periodista de prestigio en la ciudad. Los hechos ocurrieron el 29 de Septiembre de 1910. Desde entonces, los sucesos judiciales, enmarcados en crímenes atroces, han sido pan de cada día en esta localidad, que fue erigida en Villa el 7 de abril de 1813. Entre los más recordados figuran el de ‘El sádico de El charquito’, Daniel Camargo Barbosa, quien fue capturado el 3 de mayo de 1974 en momentos en que se disponía a enterrar a una niña de nueve años que había violado y asesinado; o el de Helena Rebaje, que mató y enterró a su marido bajo la cama, en complicidad con su amante, a comienzos de los 80, también encontramos la masacre a garrote físico de once recicladores de basura en la Universidad Libre, en

pleno Carnaval de 1992. Tan deplorables como aquellos, fueron loscrímenes de: las damas Kaled, los ancianos padres de Juanito, Jacqueline Caballero y Clarena Piedad Acosta, que barnizaron con el tinte rojo de la criminalidad las páginas de la historia de esta ciudad.

01

LA CONFESIÓN DEL PARRICIDA “A las 6:00 de la mañana del 30 de noviembre de 1981 maté a mi mamá y a mi papá. Yo, que por ese entonces fumaba marihuana en abundancia, de 7:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, de lunes a domingo, estaba encerrado en mi cuarto, atormentado por una voz que me atosigaba: ¡Mata a tus padres! Mata a tu padres! ¡Mata a tus padres! Primero golpee a los viejos y después los degollé con un cuchillo de carnicería”. Juan Senior Szlapak, mejor conocido como ‘Juanito’, explica con detalles, sin pausas y sin remordimientos, cómo les quitó las vidas a sus ancianos padres luego de golpearlos salvajemente con la tapa del inodoro de su casa, allá en el barrio El Golf. Sentado en una silla, en el patio de la unidad mental del Hospital CARI, casi 39 años después de aquel suceso que le dio un sacudón a la ciudad, Juanito habla sin parar, gesticulando, con la mirada extraviada. A ese centro hospitalario llegó el 22 de julio de 1992, procedente de la Cárcel La Picota de Bogotá, donde permaneció recluido desde el 29 de mayo de 1983 hasta el 22 de julio de 1993. Durante ese tiempo ha sido valorado por psicólogos y siquiatras. Por el tiempo que lleva interno, Juanito es una especie de Capo, los demás pacientes que están recluidos lo respetan

y lo quieren. En varias ocasiones durante la entrevista, sus compañeros de estancia le ofrecieron agua, y cigarrillos, para que estuviera cómodo en todo momento. ‘Juanito’ prosigue el relato: “El viejo precipitó las cosas. Él llegó a la puerta de mi cuarto y tocó varias veces, justo en el momento en que esa voz interna estaba atormentándome. Con desespero me levanté, abrí y en respuesta lo cogí a golpes. El viejo, que tenía 83 años, cayó de bruces. Entonces, con el bastón que utilizaba para caminar, le pegué varias veces en la cabeza y en el cuerpo. Luego arrastré el cuerpo inconsciente hasta el baño. Allá le propiné otro golpe, pero con la tapa del inodoro”. Con los ojos desorbitados, y todavía sin mirar, con una facilidad para narrar, Juanito reconstruye esa historia que se quedó atrapada en su memoria con la nitidez de una proyección cinematográfica: “Atraída por el ruido, mi mamá, que tenía 77 años, se dirigió sin chancletas a mi cuarto. El pelo canoso en desorden y la caja de dientes en sus manos le daban la apariencia de una bruja espantosa, lo que hizo renacer en mí la ira que me consumía por dentro. Entonces, la enfrenté y le conecté un puñetazo en la cabeza. La vieja cayó en forma aparatosa y le di un par de patadas, ahí en el suelo. Enseguida la cogí por el cabello y, a rastras, la conduje al baño, donde continuaba tirado mi papá. Al igual que a él, le asesté un porrazo con la tapa del inodoro que la privó en el acto. “Mi vieja tiene la culpa de que yo la hubiera matado. Si se queda en su cuarto, con toda seguridad no le hubiese pasado nada”. Recuerda ‘Juanito’ que bajó hasta la cocina y tomó un chuchillo de carnicería. Lo miró dos veces antes de regresar al baño. Lo que vino a continuación fue un acto dantesco del cual Al Día y Q’hubo -los dia-

Por. Andres Jimeno y Nicolas María

rios amarillistas que hoy por hoy tienen su imperio en Barranquilla- se habrían dado un banquete hasta la saciedad. Avisada por vecinos que escucharon los gritos, agentes de la Policía detuvieron a ‘Juanito’ a las 9:00 de la mañana del primero de diciembre. No vaciló un instante en confesar el doble homicidio. Su primera noche en prisión la pasó en la Cárcel Municipal, en el centro de la ciudad. Después fue trasladado a la Cárcel Modelo de la Vía 40, en la que permaneció por espacio de año y medio. De ahí fue trasladado al anexo psiquiátrico de La Picota de Bogotá. Estuvo recluido ahí durante diez años y dos meses. Juan Senior Szlapak, ‘Juanito’, recuerda que tenía 29 años y llevaba el pelo largo, como el de una mujer, cuando les quitó la vida a sus padres. Era bachiller y había viajado a Estados Unidos, donde laboró como vendedor de zapatos. Uno de los rumores que rondaba la prensa de la época era que Juanito había matado a sus padres, porque estos no querían financiarle una operación de cambio de sexo en el exterior. Al ser preguntado sobre esto Juanito replica: “Eso si es mentira, ustedes saben como son los periodistas. Yo no les niego que a mi me penetraron dos veces en mi vida: una vez en Boston, cuando me fui a trabajar y la otra vez en la cárcel, pero yo no era homosexual, eran vainas de pelao.”

Una Vida Normal Juan Senior Szlapak nació el 27 de febrero de 1952 en Bogotá. Vivió hasta los dos años en Armero junto a sus Padres y su hermano Nicolás. Posteriormente se mudaron a Barranquilla donde estudió hasta cuarto de Bachillerato en el Colegio Biffi La Salle. Finalmente se graduó en el colegio Fernandez Baena, de donde saldría a estudiar inglés al


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

13

judicial

foto. andrés jimeno

“El amor bien entendido es libertad. Querer el bien para el otro. El problema es cuando se crean expectativas como esa es la mujer de mi vida o ese es el hombre que me prometió seguridad económica, y ahí enseguida se amarra el principio de propiedad”.

Antropólogo Álavaro Baquero

EDIFICIO LOS ROBLES, LUGAR DONDE VIVÍA LA FAMILIA CAMPO CABALLERO.

Instituto tecnológico de la Florida, en Estados Unidos. Nueve años después ocurriría la tragedia. Nicolás Senior Szlapak, hermano de Juanito y único familiar cercano, nunca quiso verlo después de ocurrido los hechos. “Yo nunca vi a mi hermano, lo único que supe de el fue una vez que vino su esposa a visitarme, y me trajo una foto, pero mas nunca. Lastimosamente mi hermano se murió en un accidente en la finca que tenemos en el Magdalena” dice Juanito con semblante triste.

Estado de Salud de Juan Según la Doctora Sonia Rodado, directora de neurociencias del CARI, Juanito sufre de esquizofrenia, diagnóstico psiquiátrico que se refiere a un grupo de trastornos mentales crónicos y graves, en personas con alteraciones en la percepción o la expresión de la realidad. “Lo que activó la esquizofrenia y la violencia para hacer lo que hizo fue el consumo de Marihuana y Cocaína en el paciente. Ahora Juan es muy tranquilo, y no sufre de ataques de violencia. El ayuda a los nuevos pacientes a adaptarse y estos lo admiran”.

Estado Judicial La libertad le llegó a Juanito en el año 1990, pero debía ser liberado bajo la supervisión y responsabilidad de alguien. Su hermano no lo quiso sacar, es por eso que todavía está en el CARI. “Hace 6 meses me dijo mi familia que si me quería ir para la casa. Yo le dije que dentro de 3 o 4 años o 5 años, cuando esté más viejo, porque después me encontraba con mis amigos y comenzaba a meter Marihuana y Cocaína” relata Juan. Contactamos a los familiares pero estos se negaron a dar declaraciones.

Se llamaba Jacqueline Caballero de Campo y era una apreciada dama, residenciada en Barranquilla, aunque era oriunda de Pivijay (Magdalena). Estaba casada con el odontólogo Marco Campo Bornacelli, también nativo de Pivijay. Tenían cuatro hijos: Marco Tulio, de 15 años; Gustavo Adolfo, de 14; Ricardo Antonio, de 13, y Jacqueline María, de 4.

02

ron a los hombres correr hacia la calle 80 después de propinarle el disparo mortal a la indefensa mujer.

versiones que circulan en la calle es que el papá de Jacqueline Caballero de Campo, fue quien ordenó el crimen.

Siete días exactos después del homicidio, y tras una exhaustiva investigación por parte del capitán Sigifredo Hidalgo Guevara, se reveló la identidad del autor intelectual del asesinato: Marco Campo Bornacelli, el propio esposo de la víctima.

Ernesto Mc Causland, quien era periodista del diario el Heraldo para época cuenta: “Yo creo que ese crimen sintetiza a la perfección lo que es el tipo de crimen que se da solamente en Barranquilla. Primero que todo por su naturaleza. Yo creo que encontrar en los canales de la historia un crimen de un marido y su amante hombre que manda a matar a la mujer porque es homosexual y porque tiene unas aspiraciones con el legado de esa mujer es absolutamente impensable, creo que ni en la ficción.

EL ODONTÓLOGO QUE PAGÓ POR EL

Marco Campo Bornacelli confesó que era homosexual, motivo por el cual se derrumbó su matrimonio con Jacqueline Caballero, con quien vivía peleando, a partir de entonces.

Dice Juan Carlos*(nombre que utilizaremos para proteger la identidad de la fuente), sobrino de la víctima, que Jacqueline Caballero era una mujer entregada en cuerpo y alma al hogar y a su trabajo. Ella era la jefe de personal de la repostería Violy de McCausland. Con su esposo y sus cuatro vástagos vivían en el noveno piso del edificio Los Robles, en la carrera 58 con calle 67, barrio El Prado.

“Mi tia sufría mucho, porque le llegaban chismes de que el tenía una amante y eso la atormentaba. Pero peor fue cuando se llevó la sorpresa que no sólo le estaba siendo infiel sino que era con otro hombre. El mismo le confesó. Ella lo iba a dejar y todo se iba a saber, por eso fue que la mató”, declara Juan Carlos*.

ASESINATO DE SU ESPOSA

A las 7:45 de la mañana del 7 de marzo de 1983, justo cuando se disponía a ingresar en su sitio de trabajo, ubicado en la carrera 58 B con calle 79, barrio El Golf, Jacqueline Caballero fue ultimada de un tiro en el cráneo. Las primeras versiones suministradas al día siguiente por la prensa indicaron que el posible móvil del homicidio obedeció a un intento de robo. El diario El Heraldo, en su edición del 8 de marzo, publicó en primera página: ‘La matan cuando se negó a dejarse robar’. A renglón seguido, el autor de la nota escribió que dos hombres asaltaron a la mujer para quitarle una pulsera y una esclava de oro. Jacqueline opuso resistencia y empezó a gritar. Varias personas observa-

El hombre confesó, también, que pagó la suma de 205 mil pesos para que su esposa fuera aniquilada. El autor material fue identificado como Ángel María de la Rosa, conocido con el alias de ‘El Bagre’. Por el crimen, Marco Campo fue sentenciado a una pena de 25 años de cárcel. No pudo cumplir la condena, pues una tarde del mes de septiembre de 1991 (en el octavo año de reclusión) cuando realizaba una actividad en el centro penitenciario La Modelo, fue asesinado a tiros. Cabe resaltar que por la apelación efectuada por su defensa, iba a quedar libre cerca a la fecha de su asesinato por haber cumplido las tres cuartas partes de su condena, más las rebajas por buena conducta y trabajo.Por este asesinato nadie fue inculpado ni encarcelado. Una de las

Lo tengo incrustado en el alma, prosigue Mc Causland. ese crimen por la manera en que nos toco cubrirlo, por una imagen en especial que se me quedo grabada que siempre como que me ha enseñado algo sobre el papel de los medios, que fue llegar un medio día a la casa de Jacqueline Caballero Whitman y encontrar al papa de ella, todo un pro hombre, gobernador del Magdalena, durmiendo la siesta en un sillón solo en la terraza de la casa donde ellos Vivian y con el periódico El Heraldo, con los titulares de las noticias en primera plana. Inclusive estuve tentado de tomarle una foto, porque fue una noticia que definitivamente estremeció a la ciudad, como comienza un atraco común y corriente a una dama de la ciudad, para robarle tal cosa y tal otra. Y de repente empiezan a surgir el dani, el bagre, el cacique Miranda y una cantidad de personajes del hampa que habían participado en el crimen pues digamos que trastorno este mundo.”


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

14

judicial

ASESINATO EN EL AÑO NUEVO

foto. nicolás maría

LA CASA DE FAMILIA VIÑAS ACOSTA, LUGAR DONDE OCURRIERON LOS HOMICIDIOS.

Los cuatro Huérfanos Campo Caballero fueron a vivir al Rodadero con su abuelo materno Carlos Octavio Caballero quien era senador de la república por el departamento del Magdalena. El fue quien inicialmente los sacó adelante. Luego de varios años se devolvieron a Barranquilla y la tragedia los volvió a tocar.

hay una separación, se divide en dos esta. Entonces, muchos prefieren antes de partir en dos el patrimonio, quedarse con todo, eliminando al otro”, señala Baquero. En otros casos puede ser asunto de intolerancia familiar o de reacción violenta frente a la falta de respeto por las diferencias.

“Mi abuela murió, y a los pocos meses a mi abuelo lo secuestraron y lo asesinaron en una finca cerca al Cesar. Toda la familia quedó consternada porque mi abuelo Carlos era el jefe, era el motor económico y anímico de la familia” relata Juan Carlos*.

03

Los jóvenes Campo Caballero fueron a vivir con sus tíos, quienes los ayudaron en esta dura etapa hasta que se pudieron reponer y realizar como personas. Actualmente Jacqueline Campo Caballero vive en México. Es Ingeniera industrial, está casada y tiene una hija. Marco Tulio, el mayor, es Médico, está casado y vive en Bogotá. Gustavo es administrador de empresas, es casado y tiene 2 hijos y vive en el exterior al igual que Ricardo su hermano menor quien es Ingeniero industrial y es soltero. Según el antropólogo Álvaro Baquero “El amor bien entendido es libertad. Querer el bien para el otro. El problema es cuando se crean expectativas como esa es la mujer de mi vida o ese es el hombre que me prometió seguridad económica, y ahí enseguida se amarra el principio de propiedad”. “Otra causa –continúa- es que las mujeres son muy machistas, rayando en el sadomasoquismo. Las mujeres deben ser más valientes y decididas. Los hombres son machistas porque sus mamás y sus hermanas son machistas”. “También está el ingrediente económico. Una pareja es una empresa, y cuando

ASESINATO

EN EL AÑO NUEVO Barranquilla empezó la segunda década del presente milenio con una noticia que la estremeció en todos sus puntos cardinales: el asesinato de la distinguida dama barranquillera Clarena Piedad Acosta Gómez, diseñadora profesional, ultimada de dos tiros en la cabeza por su esposo, el reconocido empresario Samuel Enrique Viñas Abomohor, también oriundo de esta ciudad. A la 1:50 de la madrugada, cuando aún la gran mayoría de los habitantes de la capital del Atlántico celebraban el advenimiento de un nuevo año, se produjo el deceso de Clarena Piedad. Según Charlie Rodríguez, amigo de la familia, quien estaba alojado en la casa Viñas Acosta, la pareja había sostenido minutos antes del hecho una discusión que él y Laura, la hija mayor de la victima presenciaron. Una amplia franja ocupó la noticia en todos los medios de comunicación del país, al día siguiente. El hecho tuvo lugar en el cuarto nupcial de los Viñas-Acosta, ubicado en el segundo piso, barrio Riomar, en el norte de la ciudad. Se supo después que, pese a ser una pareja que había permanecido casada

durante dos décadas y que era próspera en los negocios, la víctima tenía el serio propósito de divorciarse, hastiada, en gran medida, por el comportamiento autoritario de su marido. Éste, por su parte, se negaba de manera rotunda a la separación. ¿Qué llevó a Samuel Viñas a quitarle la vida a su esposa, con la que había creado una cadena de almacenes de ropa para niñas, llamada ‘Laura V’, y que gozaba de envidiable prestigio por la calidad de sus productos y sus ventas? ¿Celos? ¿Incompatibilidad? ¿Intolerancia? ¿Problemas financieros? Los interrogantes sobre las causas del homicidio siguen siendo comidilla de cada día, por parte de los curiosos, y le dan vía libre a las especulaciones. Lo cierto fue que a las 6:00 de la mañana de ese primero de enero, Viñas Abomohor confesó el crimen y se entregó de manera voluntaria ante la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía (URI). Declaró que con un revólver, calibre 38, le había quitado la vida a su esposa, de 43 años, con la que tenía tres hijos: Laura, de 20 años, Samuel David de 18, y Felipe, de 12. | No obstante su confesión, el informe de la captura de la Policía y la respectiva acta de incautación del arma homicida, el fiscal 10 de la URI, Edilberto Corredor Ropero, consideró que no encontraba méritos para privar de la libertad a Viñas porque éste no fue detenido en flagrancia, y el revólver que oprimió no estaba en el mismo sitio donde permanecía muerta su esposa. La medida, sin embargo, desató de inmediato una acalorada polémica. Guillermo Mendoza Diago, Fiscal General de la Nación encargado, expresó su sorpresa y el abogado de la familia de la víctima, Miguel Bolívar Acuña, no dudó en afirmar que la decisión del fiscal Corredor Ropero era un error gravísimo que deslegitimaba las instituciones. A las siete de la noche de

ese mismo primero de enero, Samuel Viñas fue recluido en la Clínica Psiquiátrica Renacer, pues un informe preliminar arrojó que tenía problemas mentales. Tres días más tarde, sin embargo, cinco psiquiatras forenses de Medicina Legal lo evaluaron en el centro hospitalario en que se hallaba y dictaminaron que se encontraba en óptimas facultades mentales. Así las cosas, fue remitido a la Cárcel del Bosque, donde permanece en los actuales momentos a la espera de un juicio. Viñas será procesado por homicidio agravado y porte ilegal de arma. De ser hallado culpable en el estrado, podría purgar una condena de 25 a 30 años de cárcel.

Habla el amigo de la familia Charlie Rodríguez recuenta que Samuel llegó a las 8:30 de la noche a la residencia con un empleado que lo acompañaba, lo saludó pero su concentración no estaba ahí, la mente estaba en otro lugar y dijo: “con permiso quiero subir al segundo piso”. Luego bajó y dijo “vengo mas tarde”, se fue y regresó como a las 10:30 de la noche. En esta ocasión, cuenta Rodríguez, le pidió que lo acompañara a buscar a un muchacho de nombre Fabio. En el camino se expresaba muy enojado, y volándose los semáforos en rojo. “tengo todas las pruebas y te las quiero mostrar porque yo quiero desenmascarar a Clarena”, llegaron al condominio Doral, lugar donde Samuel tiene un apartamento, subió y regresa, con una mochila; de esta sobresalía un computador portátil. Conduciendo de regreso y nuevamente saltando los semáforos, Charlie Rodríguez intentó calmarlo. Samuel con una mano abrió el portátil e intentó prenderlo pero no pudo hacerlo porque estaba descargado.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

15

judicial

EL MISTERIOSO CASO

DE LAS DAMAS

KALED

Regresaron de nuevo al apartamento y subieron, allí entra y trae consigo el cargador, conecta el computador y dice mira aquí están las pruebas. Le enseña a Rodríguez un correo electrónico entre dos personas llamados Fabiano y Fabiana, lo que efectivamente era una correspondencia amorosa. A lo que Rodríguez le complementa ¿kike pero donde está el nombre de Clarena?

“Lo que ocurrió es muy simple: Laura no quiere seguir acusando a su padre y por lo tanto a uno como abogado no le queda más que hacer un paso al costado”, dijo Bolívar Acuña.

Horas más tarde, en la casa de la familia Viñas Acosta se vive la discusión que detonó el fatal desenlace entre los esposos. Durante esta, mientras Samuel reclamaba,

“En las relaciones humanas en general hay un marco de desconfianza, y en el caso de Barranquilla esto es alimentado porque es una ciudad de inmigrantes”, que aparentemente le habrían agregado a la tipología de hombres y mujeres unos elementos culturales de dominio y vejación social, heredado de otras culturas.

Clarena sentada al borde de la cama, solo respondía calmadamente que eso no era así. Samuel le apunta a su esposa, Laura, la hija mayor se lanza sobre su mamá intentando salvarla, a lo que Samuel le apunta en la cabeza a su hija y le lanza improperios. Luego la saca del cuarto, al igual que a Charlie, a quien el mismo había llamado porque quería que fuera testigo. Viñas se devuelve, entra al cuarto, pone seguro a la puerta y casi que al ritmo del seguro suenan los dos disparos que acabaron con la vida de Clarena. Laura viñas dice que no acusará a su padre. “Me dio una serie de explicaciones en el sentido de que su papá era una persona muy buena, que la había querido mucho, que tenía conocimiento de que estaba sufriendo en la cárcel y las incomodidades por las que está pasando. Que ella estaba profundamente adolorida y, por esa razón, me pedía que desistiera del negocio”, explicó Bolívar Acuña. Laura Viñas Acosta le aclaró también que, de todos modos, no iría a declarar en el juicio en contra de su papá, porque “había llegado a unos acuerdos de una sociedad que iban a hacer sus hermanos con su papá”.

El especialista en sociología Álvaro Baquero, asegura que los crímenes pasionales son complejos.

“En general, los costeños en término de género son muy celosos, porque perciben las relaciones afectivas con términos de propiedad”, agrega en alusión al caso más reciente, el de Viñas Abomohor, aunque bien podría aplicarse para el caso del odontólogo Campo Bornacelli y su esposa Jacqueline Caballero.

04 EL MISTERIOSO CASO

DE LAS DAMAS

KALED El miércoles de ceniza de 1984, 7 de marzo para ser más exacto, los rotativos de la ciudad y también los del país, destacaron en primera página un hecho luctuoso que azotó fuertemente la sensibilidad de los barranquilleros: el asesinato, a punta de garrotazos, de tres damas pertenecientes a una misma familia. Las víctimas fueron identificadas como Lucía Kaled, de 74 años; la hija de ésta,

Nina Kaled, de 50, y Lucía Fernanda, nieta de la primera, de 16. Los cuerpos destrozados fueron encontrados el lunes de carnaval, en la casa situada en la carrera 44 entre calles 75 B y 76, mientras la ciudad se preparaba para la celebración del Festival de Orquestas en el Coliseo Cubierto Humberto Perea. Las autoridades policivas no escatimaron esfuerzo ninguno para iniciar la investigación pertinente. 52 agentes especiales del F2 emprendieron la búsqueda del autor o los autores materiales del triple homicidio. Según se informó a las pocas horas, al parecer el móvil del asesinato había sido el robo de unas joyas que le habían dado a guardar a las Kaled, el día anterior. Una semana después, las autoridades vincularon a un destacado estudiante de medicina, amigo de las víctimas, que confesó haber cometido el triple homicidio. Su nombre: Miguel Ángel Torres Socarrás, edad: 21 años. De acuerdo con los archivos judiciales, Torres Socarrás era visitante asiduo de las Kaled. En un arranque de locura, acicateado por drogas y alcohol, según el reporte de los investigadores, había ultimado a sus víctimas. Al momento de su captura se encontraba en Bogotá. En un juicio llevado a cabo en Barranquilla, en 1987, durante 45 días, Torres Socarrás fue condenado el 8 de agosto a 22 años de prisión. Homicidio simple fue el cargo que se le imputó. Sin embargo, el 6 de noviembre del mismo año, el juez tercero superior modificó la pena, luego de apelaciones por parte de los abogados de la parte defensora. Su pena fue reducida a 20 años. Su vocero defensor Gaspar Hernández nos relató su estrategia en el juicio. “La táctica en el juicio fue criticar las pruebas, porque cuando ocurrieron los hechos, al

foto. imageshack / héctor saavedra

día siguiente lavaron toda la casa, donde estaban las huellas y demás. Las pruebas no eran concluyentes. Es así que al final de un largo juicio logramos que el veredicto fuera contradictorio, en el sentido de que a el lo acusaban de haber matado a esas tres mujeres porque quería robarle unas joyas. El jurado concluyó que no había motivo para agravar el delito, es decir un homicidio simple, sin motivo. En otro país hubiera dado para otros juicios, porque nadie mata a tres señoras sin ningún motivo.” En virtud a su buena conducta, Torres Socarrás obtuvo libertad condicional durante un período de prueba de 6 años y 8 meses. Finalmente, en carta de extinción de la sanción penal, dirigida a la Cárcel nacional Modelo, el 19 de noviembre de 2003 Miguel Ángel Torres Socarrás quedó libre sin condiciones y se dio por cumplida su pena. “Lo condenaron inicialmente a 22 años, apelamos y le rebajaron 2 años. El, como era casi médico, trabajaba en la atención en la enfermería de la cárcel Modelo. En el 86 vino el Papa, lo que provocó que le bajaran mas su condena, sumado a su trabajo y a la buena conducta terminó por purgar 11 años de cárcel” cuenta Hernández. Los verdaderos autores del crimen andan sueltos, o por lo menos ese es el saber popular de Barranquilla. Miguel Ángel Torres Socarrás inicialmente había confesado los hechos pero después se retractó como nos comenta Gaspar Hernández “El había confesado, y en ella el decía que había tenido una infancia muy traumática, porque su padre era alcohólico y el veía como maltrataban a su mamá. Y que su mamá se quería quitar la vida cortándose las venas. Pero cuando nosotros hicimos la investigación nos dimos cuenta de que eso no era real. Fue una confesión montada para proteger a los verdaderos homicidas” y añade “Yo logré grabar a Miguel Ángel diciendo quienes eran los verdaderos responsables”


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

16

judicial

Una de las hipótesis que se maneja es que Torres Socarras se inculpó para proteger a los hijos de un hombre poderoso de la ciudad llamado Carlos De Biase. “Yo le hice una entrevista a Carlos De Biase, porque a sus hijos los estaban implicando en el crimen”, señala Gaspar, cuando este trabajaba como corresponsal del diario El Caribe. Y Concluye “a mi muchas veces me propusieron escribir un libro sobre lo que en realidad había pasado, pero yo no iba a tomar ese riesgo, tenía a mi hija recién nacida, y estaba recién casado”. En la actualidad, Miguel Ángel Torres Socarrás lleva una vida normal en el norte de Barranquilla. Está casado, es padre de una niña y es dueño de una peluquería. Se esmera por mantener un bajo perfil. Su esposa se llama Gloria Baena Oquendo, y se desempeña como inspectora de policía urbana. Cabe resaltar que cuando ocurrieron los hechos, ella era novia de Torres Socarras, y lo esperó hasta que cumplió su pena.

“Barranquilla tenía la fama justa de ser la ciudad más hospitalaria y pacífica del país, pero con la desgracia de un crimen atroz cada año”. El periodista Ernesto McCausland, hoy editor de El Heraldo, tiene un testimonio particular sobre el caso de las damas Kaled, desde su óptica de reportero: “Recuerdo haber ido al sitio del crimen unos días después, dos o tres después. No recuerdo con precisión. Tuve acceso, cosa que ya no se puede. En ese entonces, los periodistas podíamos hacer todo eso, pues éramos amigos de los policías; entrabamos adonde queríamos y recuerdo que esa casa estaba llena de sangre por todos

lados, pero recuerdo una mano ensangrentada en la pared en particular. Alguien, desesperadamente, trato de huir y cuando el asesino le da el trancazo y le rompe la cabeza. Y puedo agregar, además que yo no comulgo con la teoría que hay de que esto fue una matanza de narcotraficantes. Yo creo que esto fue un crimen motivado por una serie de factores personales, pero por encima de todo, un crimen motivado por la droga y por algo que exacerbó los ánimos y que llevó a un hecho escabroso como pocos se han vivido, que haya matado a la abuela, a la sobrina y a la tía, es una cosa totalmente impensable. McCausland tiene el convencimiento pleno de que Torres Socarrás fue el autor material del triple asesinato. “No tengo la menor duda de que fue él. Esa es otra particularidad de Barranquilla, que siempre le surge una quinta pata al gato, ya vemos que en el caso Viñas, antes del primer año de haberse cometido el homicidio, surgió una quinta pata. Y siempre va a ser así, las cosas pasan a la historia como no ocurrieron, pero aquí eso está clarísimo con lo que pasó. De hecho, siempre faltó un poquito de evaluación científica, ¿que pasó exactamente?, y en algún momento, leyendo un informe internacional, un informe que se llamaba el informe Smith Wesson (no tiene nada que ver con el revólver) revelaba que una mezcla de marihuana, cocaína y licor puede generar comportamientos violentos inusitados y desbordados en una persona, y allí en ese momento entendí ese crimen. Es mi hipótesis después de haberlo investigado y trabajado hasta sus últimas consecuencias con la que yo más me quedo”. “Ahora fue tal la presión de la ciudad de que había otra cosa y comenzó el chisme a correr a la inversa, que al condenado no le tocó otro remedio que aceptarlo asu-

mirlo y comenzar a decir, para su propio beneficio, que lo que el confesaba no era tal y que era otra cosa totalmente distinta pero no existe tal cosa”, agregó McCauslad.

De frente Con Torres Socarrás El martes 8 de junio de 2010. Llegamos al lugar donde vive Miguel Angel Torres Socarrás y su familia. A escasos 15 metros, un retén de policías se esmeraba por detener solo a los automóviles, objetivo para el cual aplicábamos. En medio de la conversación con los policías, llega un joven en una bicicleta a entregar un domicilio a la casa de Miguel Ángel. Este mismo es quien atiende el mandado, oportunidad que no perdimos para tomarle una fotografía donde apenas pudimos registrar su espalda. Estabamos Asustados por la situación que estábamos viviendo, tener al protagonista de una de nuestras investigaciones tan cerca. Los nervios nos invadieron y mi compañero exclama “vamos hasta allá” a lo que yo nerviosamente sonreído y mirando al incrédulo policía respondo “estás loco”. Este insiste y finalmente me convence. Él con un comparendo y yo temblando con la cámara digital en la mano nos dirigimos hasta la casa de Torres Socarrás. Agito mis muñecas como indicio de miedo, damos dos portazos en la madera, incomodados por la fuerte reja de hierro que la cubre y luego nos alejamos dos pasos. Abre la puerta Miguel Ángel, un hombre de 47 años de edad. Alto, blanco de grandes ojos verdes y algo barbado. “si a la orden”. ¿Señor Miguel Ángel? Le preguntamos. A lo que este responde nuevamente “Si a la orden”. Nos identificamos, le mostramos nuestro carné y proseguimos a preguntarle si podía regalarnos cinco o diez minutos para conversar acerca de nuestro trabajo de grado. No terminamos de decir el nombre

de la facultad a la que pertenecemos cuando Torres afanosamente grita: “no señor, de eso no hablo” y tira la puerta en gesto de desagrado. Mi compañero y yo nos miramos atónitos y sin pronunciar palabra retrocedimos hasta donde el policía, que ahora entendía menos, y nos montamos en el carro un poco aturdidos por la inolvidable vivencia. Por esa razón, en la página 161 de ‘Vivir para contarla’, Gabriel García Márquez rememora sus primeros años en Barranquilla, a finales de la década de los 30, cuando aún no había celebrado su décimo aniversario de vida: “Barranquilla tenía la fama justa de ser la ciudad más hospitalaria y pacífica del país, pero con la desgracia de un crimen atroz cada año”.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

17

deportes

RECUERDOS DEL

MUNDIAL Por. Andrés Felipe Romero

Para bien o para mal, la Copa del Mundo de Sudáfrica fue un torneo que se recordará, así muchos piensen lo contrario. Reconozco que hablé pestes del mundial durante su desarrollo, pero con el paso de los días mi opinión ha ido cambiando, tal vez por la nostalgia de ver que hay que esperar cuatro años para volver a disfrutar de la fiesta del balón. Eso sí, no nos engañemos: la copa no tuvo un buen nivel. Y esto se explica en que en casi todas las selecciones primó el físico antes que el talento, la marca antes que la creación. Sólo hubo dos excepciones a esta premisa: la campeona España y la revolucionaria Alemania. El primer mundial —y tal vez único— de la historia realizado en África lo recordaremos por:

1

El “Waka Waka” de Shakira, la canción pegajosa cuya letra poco y nada simbolizaba a este deporte, pero que para algunos compatriotas era la representación colombiana en el mundial.

2

Las vuvuzelas que le dieron un sonido único a la cita orbital. En los archivos televisivos quedarán registradas por siempre.

3

El descalabro de las grandes figuras: Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Kaká. El brasileño pasó sin pena ni gloria. Lo de Ronaldo es para tratarlo con un sicólogo, su talento es incuestionable, pero su falta de carácter es innegable. Leo Messi mostró pinceladas de buen fútbol en los dos primeros partidos pero poco a poco se fue diluyendo hasta el último encuentro en donde desapareció por completo.

4 5

La rebelde pelota jabulani, que tomaba tanto vuelo como una jabalina. El show mediático circense de Maradona. “El Diego” habló a diestra y siniestra, se peleó con todo el que lo atacara, repartió besos y toquecitos a sus jugadores, cumplió con exóticas cábalas, realizó promesas de desnudos. No obstante, nada de esto le sirvió para repetir el titulo de México 86. Los 4 goles alemanes recibidos en cuartos de final lo mandaron de regreso a casa y afortunadamente con la boca cerrada. Alguien se atrevió a decir, parafraseando a Nietzsche: “Dios ha muerto”.

6

El coraje y pundonor de los uruguayos. Los guerreros charrúas comandados por Tabarez dejaron la piel en la cancha por su pequeño país.

7

El fiasco de los equipos africanos. Tal es así que no sabemos cuál de todos fue el peor. Parafraseando a Shakira, ¿será que esto es África?

8

El progreso de los equipos asiáticos. Ya no son tan ingenuos en defensa y tienen habilidad con la pelota. Japón estuvo cerca de los cuartos de final, mientras que Corea del Sur clasificó a la segunda fase y complicó a la celeste.

9

Los clamorosos errores arbítrales. El gol despojado a Lampard, y el regalado a Tévez en octavos de final, fueron los ejemplos más evidentes.

10

El pulpo-oráculo salido de un acuario alemán. El buen Paul se convirtió en la verdadera mascota del mundial. A todas estas, ¿cómo se llamaba la mascota?

11

La eliminación de un opaco Brasil, tan opaco y soso como el conducido por Parreira en 2006. La despedida temprana de Francia con escándalo incluido y el papelón de la nazionale italiana.

12

La revolución del fútbol Alemán. Quizás no ha existido selección alemana que haya dejado mejor impresión en los espectadores. El joven equipo dirigido por Löw deslumbró y de qué manera.

13

La sorpresa de Holanda. La ‘naranja’ menos mecánica y vistosa en muchos años logró clasificarse a la final con una contundencia y practicidad admirables.

14

La consagración de España. La gran favorita ganó el título con justicia. Fue un equipo fiel a una manera de ver el futbol, a un estilo de jugar. Fue un conjunto sin veleidades ni vedetismos malsanos, con verdaderos cracks como Iniesta y Xavi y con su técnico Vicente del Bosque, sinónimo de sencillez y nobleza. Sonará a cliché, pero el triunfo de España es el triunfo del fútbol y de la humildad.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

18

opinión

JAQUE AL PERIODISMO

Por. Adriana Chica

El acomodado proceso de adjudicación del tercer canal de televisión es un camino más para que miembros del Estado sigan haciendo de las suyas, incluso en sus últimos días de mandato. Actores del gobierno actual, en la lucha de la era uribista, están haciendo todo lo posible para que los candidatos que legalmente están aspirando no les puedan ganar a su oferente, en un proceder tan transparente como el plomo. Aquí lo realmente claro es que el 3 canal se le va a regalar al Ejecutivo, como lo espera Francisco Santos. Pues aunque al procedimiento de adjudicación le han querido llamar subasta pública, la elección a dedo parece ser la primacía de la Comisión Nacional de Televisión, curso que favorecería al postor que más apoyo le brinde al Gobierno. Desde que dos de los aspirantes, el español Grupo Prisa y el venezolano Cisneros, se retiraran por múltiples fallas y falta de garantías, quedó como único licitador el Grupo Planeta. A pesar de que este no

cumpla con algunos requisitos como la excesiva participación extranjera (posee más del 40% de antena, el máximo aceptado por la CNTV), el Gobierno se ha empeñado en “demostrar” que sería la mejor opción para el país, y ese afán de conseguir dueño tiene una sola explicación. Al grupo Planeta pertenece, entre otros, la Casa Editorial El Tiempo, cuyos principales accionistas son miembros de la Familia Santos. La editorial es propietaria del periódico “El Tiempo”, al cual se le atribuye la parcialidad de sus publicaciones a favor del gobierno de Uribe, donde incluso el diario ha llegado a despedir columnistas que han criticado actos del gobierno, como ocurrió con la politóloga Claudia López en opinión sobre los falsos positivos. El fin justifica los medios, ha vuelto a relucir en esta nueva batalla de poder. Un ejemplo es el nombramiento de un Comisionado de Televisión por parte de Uribe, quien designó en representación de la Asociación de Padres de Familia y las facultades de Comunicación Social al subdirec-

tor de Recursos Humanos de la CNTV, Gustavo Adolfo Araque; un delegado que debió ser escogida por padres de familias y universidades. Además de estar fuera de las funciones del Presidente de la República, esto va en contra de lo establecido y lo que ocasiona es una ruptura en el equilibrio de poderes que están concentrados en la CNTV, quitándole independencia a la entidad a la hora de tomar una decisión. Esta situación da pie para pensar que las diferencias entre Uribe y Chávez sólo radican en el actuar, y hay que aceptar que al jefe de Estado vecino le hace falta la inteligencia del nuestro. Mientras en Venezuela cerraron 34 emisoras de radio y canales de televisión opositoras al gobierno, nuestro querido presidente en vez de cerrarlas las acapara y las usa para beneficio propio. Los medios de comunicación se han convertido en un arma de poder político que durante 8 años han justificado las acciones del gobierno actual haciéndole jaque al periodismo.

¿QUÉ SERÁ LO

QUE BUSCA ÍNGRID?

Por. Juliana Redondo

“Gracias a mi Ejército Nacional”, fueron las palabras que Íngrid Betacourt pronunció horas después de haber sido liberada en la tan famosa Operación Jaque llevada a cabo el 2 de julio de 2008, donde aparentemente se mostraba inmensamente agradecida y feliz con el Ejército y con el Estado por haberla liberado después de estar 6 años bajo poder de las FARC. Pero lo que hizo ahora, dos años después, sin duda ha dejado a más de uno desconcertado. ¿Demandar al Estado colombiano por 12 mil quinientos millones de pesos, por haber sido secuestrada por las FARC, a pesar de haber sido advertida muchas veces por los organismos de seguridad? Ella decide irse por su cuenta y riesgo, y eso lo asume ella al firmar el libro de registro del puesto de control del Ejército en la que manifiesta su disposición. Es algo muy

irracional, lo que me pregunto es: ¿por qué lo hace 2 años después y no lo hizo inmediatamente? Pero primero que todo, pienso que esta demanda no tiene lógica, pues fue el Ejército quien la rescató en una operación sencillamente espectacular, como le ha sido catalogada por muchos e inclusive por ella misma, en la cual se empleó mucho tiempo y dinero. Lo que hizo el norteamericano Mark Gonsalvez, demandar a las FARC por su secuestro es lo más justo. Pues a mi parecer, son los únicos culpables de tener a tantas personas secuestradas y de hacer tanto daño. Muchos culpan al Estado por la lentitud en los procesos de liberación, por no ceder al intercambio humanitario, pero ¿es que acaso ellos secuestraron poniendo

condiciones? Secuestraron unilateralmente, y así es como los deberían liberar, sin pedir condiciones y pagando por los daños que han causado. Aquí, creo que son los únicos culpables. Pero además a Íngrid Betancourt le deberían cobrar su rescate, asi como lo hicieron con la alemana secuestrada por el ELN. Su gobierno les advirtió a los ciudadanos que el movilizarse a lugares de alto riesgo implicaría cobrarles los gastos que éstro tragera consigo. Si lo hace un país desarrollado como lo es Alermania, por qué no lo podemos hacer nosotros?, es solo usar el sentido común para actuar correctamente y no quedar en ridículo ni pasar por desagradecida, y parece que a Íngrid le hace falta un poco de esto.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

opinión

19

fotos.

hernán sierra

Tras ocho años de mandato, el presidente Uribe deja el poder. En su última visita a la Universidad, el Coliseo Los Fundadores lució vacío. En parte por las estrictas medidas de seguridad, pero también por el agotamiento de casi una década de gobierno, las imágenes de aquel día parecían mostrar el ocaso de una época.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

20

CIUDAD

¡BOMBEROS

DE CORAZÓN!

Por. Adriana Chica García

La vida de un bombero no es sólo apagar incendios. Impensables calamidades hacen parte de su diario a vivir, pero nunca dejan de ser personas comunes y corrientes, con sentimientos, emociones y sueños. fotos.

Cerca de las 7:30 de la noche, un edificio ancho de pequeñas rejas de rayas negras y amarrillas, me dio su bienvenida. Un gran patio de cemento me distanciaba de grandes carros rojos ordenados casi intencionalmente que anunciaban mi tan esperado destino. Un hombre vestido elegantemente con pantalón azul oscuro, camisa azul claro y zapatos negros casi tan brillantes como su sonrisa, me recibió amable afirmando lo que de alguna manera era evidente: estaba en la sede central del Cuerpo de Bomberos de Barranquilla. Comenzamos la visita con un recorrido al interior de esas paredes teñidas de blanco paz. La primera parada fue en el casino, que no era una sala de juegos de azar. Por el contrario, era un verdadero sitio de recreación sana, con un televisor por cable, mesas de buchácara, una nevera llena de mecatos, sillas, muebles y un extintor del siglo XXIII decoraba el lugar. Más adelante, en las oficinas administrativas, el comandante del cuerpo, Jaime Pérez Pacheco, me recibió sonriente. En el segundo piso estaban los dormitorios. Dos habitaciones con cinco camas cada una y, en la mitad de los cuartos, el tradicional tubo utilizado por los bomberos cuando suena la alarma de emergencia, que da al piso de abajo, no al casino, sino al parqueadero donde se encontraban los uniformes, cilindros de humo y esos majestuosos carros rojos con agua en su interior. Bajé por el tubo para pasar a nuestro próximo encuentro, mis brazos quedaron rojos y mis manos ardían, aunque ese ar-

dor –pensé- era nada en comparación con el que ellos sienten cada vez que entran en una edificación envuelta en llamas. Los trajes hechos de un tejido grueso llamado “Nomex”, desgastados y en malas condiciones aún servían: algunos rotos, otros no tanto, pero todos habían perdido el color negro que los caracterizaba. Las líneas amarillas pálidas y su tela desteñida advertían el trabajo de cada labor realizada.

“En Barranquilla, 60 hombres entrenados y estudiados, con el apoyo institucional de la Policía Nacional, el grupo Gatapel y la Alcaldía Distrital, combaten catástrofes urbanas todos los días, han hecho cosas que en ninguna otra parte del mundo nadie haría con tanta dedicación y entrega, desde atrapar un jaguar en una casa de familia, rescatar a las víctimas de un accidente automovilístico y sacar ahogados del río (en su defecto de arroyos) hasta abrirle la puerta a una señora que dejó la llave adentro” Un canto de gallo llamó mi atención. En las instalaciones, donde sonreír parece ser una regla, no sólo se encuentran los héroes

de la comunidad, también es el hogar de gallos, gallinas, pájaros y perros. En 1986 la alcaldía de Guido Borrero Durán y el gobierno nacional de Belisario Betancourt Cuartas, fundaron ésta sede de bomberos, sin imaginarse que hoy en día sería la mansión de estas particulares mascotas. En una demostración, el guía me enseñó a ponerme el uniforme en cuatro segundos y procedió a mostrarme la función de cada carro. Empezamos con uno que aparentemente era una ambulancia y aunque no estaba equipado como una de ellas, contenía los primeros auxilios para mantener viva a una persona algunas horas. Se trataba de la Unidad de Rescate R16, quien además contaba con dos herramientas hidráulicas especiales para cortar hierro (mandíbula de la vida” y “gato power) que sirven para ayudar en casos de colisión de autos. El “Becker 18” es el auténtico carro de bomberos para incendios: rectangular, largo y rojo, con una escalera que puede llegar hasta un sexto piso, una manguera que mide 25 metros y un tuvo succionador, usado para obtener agua filtrada de albercas o lagos cuando no hay un hidrante cerca. Como éste hay otros cinco, uno cada vez más moderno que el otro, pero no siempre estos autos están destinados a la misma función, aunque el fin de su construcción así lo parezca. Para Colombia, para Indonesia, para España y en general, para el mundo entero los bomberos tienen la misma tarea: apagar incendios, pero su labor va mucho más allá de tomar una gran manguera con agua y convertir el fuego en cenizas.

hernán sierra

En Barranquilla 60 hombres entrenados y estudiados, con el apoyo institucional de la Policía Nacional, el grupo Gatapel y la Alcaldía Distrital, combaten catástrofes urbanas todos los días, han hecho cosas que en ninguna otra parte del mundo nadie haría con tanta dedicación y entrega, desde atrapar un jaguar en una casa de familia, rescatar a las víctimas de un accidente automovilístico y sacar ahogados del río (en su defecto de arroyos), hasta abrirle la puerta a una señora que dejó la llave adentro, neutralizar a un suicida y bajar animales de grandes alturas, como pasa en los dibujos animados. Richard Palomino es el bombero encargado de atender a los curiosos e informantes que llegan al Cuerpo de Bomberos. Fue él quien me contó sobre el verdadero significado de lo que llamamos en la costa “perrenque”. Con una sonrisa tan grande que no le cabe en el rostro, lleva 14 años sirviendo a la comunidad barranquillera. Ante un cielo oscuro y lleno de estrellas, nos sentamos a conversar, mientras las horas pasaban y la espera ante una llamada de auxilio que acabara con esa tranquilidad. Las experiencias de casi media vida tocaron la entrada e inició el primer relato.

El primer relato de Richard Palomino Un día normal, a las ocho de la noche, atendieron una llamada: un suicida iba a tirarse de un sexto piso. “Al principio pen-


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

21

CIUDAD

sé que era una broma pero aun así nuestra labor es ir”, afirma Palomino. Junto a tres compañeros llegaron al lugar y encontraron que una niña de 16 años trataba de quitarse la vida. “Fueron siete horas intentando hacerla reaccionar, los policías ya estaban cansados de esperar pero nuestra misión era salvarla y aun no lo habíamos hecho; pretender ser un psicólogo o consolador no dio abasto, tuvimos que convertirnos en sus nuevos amigos”, agrega. Sólo de esa forma lograron saber qué la llevó hasta ese punto. “Era de ese grupo de personas que la sociedad no acepta por pensar y sentir diferente, era homosexual”, explica Palomino. Al descubrir su condición, sus padres habían decidido mandarla a vivir a Brasil. Después de llorar con ella, de muchos intentos en vano, les pidió un cigarrillo. Por obvias razones, en el Cuerpo de Bomberos ninguno fumaba. Sin embargo, un bombero consiguió uno y se lo dio queriendo encendérselo. “La niña no cedía y luego de excusas falsas accedió a que lo encendiéramos; era el momento perfecto para capturarla y así fue. Hace ya cuatro años que sucedió esto y hoy sólo espero que esa niña aún viva”, concluye. Por un segundo olvidó que era bombero y se dedicó a ser padre y ser humano. Con cuatro hijos fantásticos, según él mismo expresó, el bienestar de una familia es lo más importante de todo, con metas y sueños como los que tiene cualquier hombre. Fue aquella conversación la que me hizo dar cuenta que no sólo hablaba con un bombero sino con una persona de carne y hueso, con una gran persona cuyo corazón

es tan grande que no sólo cabe su familia y sus amigos en él, sino toda la arenosa. Más que atender calamidades y desastres urbanos, los bomberos hacen una auténtica tarea de valentía y coraje, no cualquiera arriesgaría su propia vida por salvar la de los demás, no por nada Richard tiene su título de bombero.

trabajo, es una verdadera vocación. Aún sentados, el tiempo seguía pasando y las historias de un verdadero héroe continuaban, esta vez para enseñarme una nueva lección. Para los bomberos no existe ni la más mínima equivocación, un error podría ser fatal, todo debe ser previamente calculado, la prevención es la clave de su éxito.

“Hace 8 años, no recuerdo exactamente cómo fue cómo pasó, pero una imagen sí la tengo grabada en la mente desde ese momento. Fuimos a atender un incendio en una vivienda, todavía había gente adentro así que entré a rescatar algún sobreviviente; decidí entrar de primero al único cuarto que no estaba en llamas, era pequeño y alcancé a ver las paredes azules, el humo no me dejaba ver bien pero en un momento todo aclaró y ante mis ojos estaba una imagen impactante: el cuerpo de un niño de unos siete años de edad estaba sentado en el borde de la cama con los pies en el piso, el niño había intentado salir del cuarto pero ya era tarde, su cuerpo ya estaba teso y sin rastro de quemaduras, murió asfixiado. Ese día nos fue mal, no pudimos salvar ni una vida”, dijo Richard con un gesto de desilusión.

“Hace 12 años, por la calle 30 con 38, donde salen los buses hacia los pueblos, un transporte de personas con alrededor de 25 pasajeros, se estrelló casi de frente con un camión de carga que llevaba cerdos y galones de gasolina ilegal. Hubo 12 muertes humanas porque muchos cerdos estaban hechos trizas, todos los que estaban en la parte izquierda del automóvil. Las imágenes eran horribles, daban ganas de llorar, sesos estaban en la calle, niños sin extremidades, sangre por todos lados, una mujer con un bebé calcinado en brazos”. Bajó la cabeza, suspiró y prosiguió: “Cuando llegamos nos tocó abrir el bus y sacar el resto de personas que aún estaban dentro, fue un riesgo pues la gasolina estaba regada por todo el lugar y la más mínima chispa haría explotar a todos en segundos, tuvimos mucho cuidado y agilidad, afortunadamente nada de eso pasó; sólo muchos llantos y gritos de los familiares de las víctimas que llegaron al lugar poco después del accidente, estaban desconsolados, cómo no, tremenda forma de morir”.

“Para los bomberos no existe ni la más mínima equivocación, un error podría ser fatal, todo debe ser previamente calculado, la prevención es la clave de su éxito” Por historias como estas es que uno piensa que ser bombero no es una profesión ni un

Ya eran las cuatro de la mañana y mi visita debía terminar, afortunadamente esa noche no pasó nada, ninguna llamada interrumpió el sueño de los bomberos ni

mi interesante charla con Richard. Sin tener que acudir a un evento como los anteriores, aprendí que el valor y la solidaridad son las mejores cualidades de estos héroes y que su gran misión es ayudar a la comunidad independientemente del estrato, el color de piel o la religión. Sin duda alguna son un buen ejemplo de unión y esperanza que jamás olvida su principal ideología: “Todos vamos y todos regresamos”.


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

22

AGENDA AGOSTO 2010 10 Colectiva de Arte

TEMA I “El Bicentenario de la Independencia de Colombia” ARTISTAS

Beatriz Vergara, Marina Arteta, Clara Inés de Osorio, Amada Luz Espinosa, María Claudia Puche, Juliana Uribe, Helena Meisel, Fanny Martínez y Adela Dugand.

FECHA

Abierta hasta el 26 de agosto.

HORA

7:00 p.m.

LUGAR

Lobby edif. De postgrados

FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE BOGOTÁ TEMA I Exposición de arte “CÓMO NOS DUELE NUESTRO PAÍS” FECHA

Abierta hasta el 23 de agosto. En el marco de ITINERARTES

19 COCTEL TEMA I Exposición de arte “CÓMO NOS DUELE NUESTRO PAÍS” FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE BOGOTÁ En el marco de ITINERARTES

CINECLUB CAYENA PRESENTA EL CICLO Encuentro con el Cine Colombiano

Con el auspicio de la Cinemateca del Caribe, Ministerio de Cultura y el Plan Audiovisual Nacional (PAN), durante el Segundo Semestre de 2010 se presentarán ciclos concertados con las entidades en mención, en el marco del Programa Institucional Red Caribe Audiovisual, iniciando con el Ciclo: Encuentro con el Cine Colombiano, realizando un recorrido a través del trabajo de algunos de los grandes del Cine Colombiano: Carlos Mayolo, Luis Ospina y Víctor Gaviria, iniciando con:

CARLOS MAYOLO, De Película

Salón de proyecciones bloque b primer piso 0 2 / 0 8 / 1 0 - 0 5 : 3 0 P. M .

SINOPSIS

En clave biográfica y autobiográfica, el documental retrata a Carlos Mayolo (1945-2007), uno de los más dotados e importantes directores de cine que ha tenido Colombia. A partir de los testimonios del propio Mayolo y de algunos de sus amigos, vamos descubriendo su entorno familiar y afectivo, su concepción sobre la vida y el cine y la fuerza creativa con la que asumió tanto su quehacer artístico como su cotidianidad. En palabras de algunas de las personas que fueron cercanas a su vida y obra, se nos revela un personaje imprescindible en la historia del cine nacional, tanto por su innovador talento artístico como por su capacidad para mirar la realidad individual y social de una manera crítica e inédita.

DIRECTOR, GUIONISTA Y PRODUCTOR

PARTICIPAN

DURACIÓN

GÉNERO

PAÍS

AÑO

Roberto Triana Arenas.

Carlos Mayolo, Beatriz Caballero,

60 min

Documental

Colombia.

2006

Luis Ospina y otros.

AQUEL 19

DIRECTOR

EXTENSIÓN

DURACIÓN

GÉNERO

PAÍS

AÑO

Carlos Mayolo

Cortometraje.

25 min

Drama

Colombia.

1985


BARRANQUILLA, AGOSTO DE 2010

23

CARNE DE TU CARNE

Salón de proyecciones bloque b primer piso 0 9 / 0 8 / 1 0 - 0 5 : 3 0 P. M .

SINOPSIS

Una historia gótica de amor entre un adolescente y su media-hermana durante la dictadura militar de los años 50 en Colombia. A través de la relación incestuosa los amantes son poseídos por los fantasmas de sus antepasados y se convierten en criaturas caníbales y vampíricas que siembran el terror al confundirse con mitos autóctonos. Al tomar como víctima al hijo de un campesino, los hermanos son asesinados y enterrados por este. Los amantes resucitan y salen de su tumba para seguir sembrando el terror.

DIRECTOR

GUIONISTAS

REPARTO

DURACIÓN

GÉNERO

PAÍS

AÑO

Carlos Mayolo

Carlos Mayolo, Jorge Nieto y Elsa

Adriana Herrán, David Guerrero,

94 min

Documental /

Colombia.

1983

Vásquez

Santiago García, Vicky Hernandez,

MONTAJE

Cortometraje

Carlos Mayolo y Luis Ospina.

Luis Ospina

PURA SANGRE

Salón de proyecciones bloque b primer piso 2 6 / 0 8 / 1 0 - 0 5 : 3 0 P. M .

SINOPSIS

Roberto Hurtado, un anciano magnate azucarero, regresa a Cali después de hacerse un examen médico en los Estados Unidos. Lo acompañan en el avión privado su hijo Adolfo y el médico norteamericano Hughes quién le revela a Adolfo que su padre padece de una extraña enfermedad que exige transfusiones masivas de sangre de niños o adolescentes del mismo sexo. Roberto vive aislado del mundo en un penthouse, desde donde controla su imperio económico. Su única comunicación con el mundo exterior es por medio de un circuito cerrado de televisión. Ignora de dónde proviene la sangre que lo mantiene vivo. Adolfo encuentra unas fotos que comprometen a tres de sus empleados en un turbio crimen sexual, los chantajea para que le procuren la sangre a como dé lugar. Ever, Perfecto y Florencia conforman una banda de sádicos que recurren a métodos inescrupulosos para conseguir la sangre.

DIRECTOR

GUIONISTAS

REPARTO

DURACIÓN

GÉNERO

PAÍS

AÑO

Luis Ospina

Luis Ospina y Alberto Quiroga

Fiona Lemaître, Carlos Mayolo,

98 min

Drama

Colombia.

1983

MÚSICA

MONTAJE

Humberto Arango, Luis Alberto

FOTOGRAFÍA

Bernardo Ossa

Luis Ospina y Rodrigo Lalinde

García y Gilberto Forero

Ramón Suárez

UN SOPLO DE VIDA

Salón de proyecciones bloque b primer piso 3 0 / 0 8 / 1 0 - 0 5 : 3 0 P. M .

SINOPSIS

Una película de cine negro colombiana que gira en torno del asesinato de una joven, conocida como Golondrina, en un sórdido hotel del centro de Bogotá. Por razones del destino, Emerson, un ex-policía, se convierte en el investigador del crimen. Sin conocer la verdadera identidad de la víctima, él reconstruye, en el curso de su investigación, fragmentos de la vida de la muchacha. Descubre, paso a paso, que esta joven misteriosa tuvo relaciones con varios hombres: un boxeador fracasado, un vendedor ciego de lotería, un torero cobarde y un político corrupto con vínculos con grupos paramilitares. Lo que comienza como una simple encuesta de un crimen pasional termina por convertirse en una trama en la cual el propio detective-narrador descubre algo sobre su propia vida.

DIRECTOR

PRODUCTOR

REPARTO

DURACIÓN

GÉNERO

PAÍS

AÑO

Luis Ospina

Marc Imer

Fernando Solórzano, Flora Martínez, Robinson

110 min

Thriller

Colombia.

1999

MÚSICA

Díaz, Constanza Duque, César Mora, Álvaro

FOTOGRAFÍA

Germán Arrieta y Gonzala Sagramínaga

Rodríguez, Álvaro Ruíz

Rodrigo Lalinde

VICTOR GAVIRIA

Salón de proyecciones bloque b primer piso 0 1 / 0 9 / 1 0 - 0 5 : 3 0 P. M .

SINOPSIS I Rodrigo D No Tiene Futuro

CORTOMETRAJES

Es el año 1988: tiempos difíciles. Rodrigo no tiene todavía 20 años. Está en una ventana del último piso de un céntrico edificio en Medellín. Va a saltar sobre esa ciudad que lo oprime, lo llama, lo margina. No tiene otra opción, le grita a la ciudad. El tiempo se detiene y ahí está todo lo que ha sido su vida y lo que la rodea. Al final aparece: “Dedicada a la memoria de John Galvis, Jackson Gallegos, Leonardo Sánchez y Francisco Marin, actores que sucumbieron sin cumplir los 20 años, a la absurda violencia de Medellín, para que sus imágenes vivan por lo menos el término normal de una persona”.

Los Habitantes de la Noche. DIRIGIDO Y ESCRITO Víctor Gaviria. AÑO 1983. DURACIÓN 20 min. Los Músicos DIRIGIDO Y ESCRITO Víctor Gaviria. AÑO 1983. DURACIÓN 32 min.

DIRECTOR, GUIONISTA

REPARTO

FOTOGRAFÍA

DURACIÓN

GÉNERO PAÍS

AÑO

Victor Gaviria.

Ramiro Meneses, Carlos Mario Restrepo,

Rodrigo Lalinde

90 min

Drama

1990

MONTAJE

Alberto Restrepo

Jackson Idrian Gallego, Vilma Díaz.

Colombia.


El Punto ed.10  

Edición No 10 del periodico que pertenece a el programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad del Norte en Barranquilla, COL

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you