La Voz Católica Diciembre 2022

Page 1

† Darío de Jesús Monsalve Mejía Arzobispo de Cali AÑO XXXI ISSN: 2462-9979 No 267 SANTIAGO DE CALI, DICIEMBRE DE 2022 VALOR $1000.00

Vivir sin haber nacido

Alrededor de ocho mil millones de seres humanos poblamos el planeta en estos tiempos. La vida humana, que conquista altos niveles de desarrollo científico y tecnológico, traducidos en sorprendentes muestras de calidad y de longevidad, enfrenta, no obstante, graves riesgos de extinción como especie.

Si bien los hechos nos han acercado al nivel del tiempo real y del rompimiento de barreras y de fronteras, aún vivimos el desafío de la coexistencia respetuosa y de la convivencia entre pluralidades, diversidades y contrariedades.

Más agudo aún, es el reto de superar las graves desigualdades y de transformar los conflictos en respuestas civilizadas y racionales, en caminos de integración y de fraternidad global.

Aún alegorías tan colectivizantes como el deporte olímpico o el mundial de fútbol, entre otras expresiones, se dan en contextos dramáticos de contrastes, injusticias, violencias y dictaduras fabulosas y deslumbrantes del dinero, como Qatar.

La vida humana, entre estos parámetros socio globales, se ve en calzas prietas ante la amenaza de guerra nuclear y de luchas por el control absoluto de sociedades, economías, territorios, subsuelo y espacio sideral, así como del espectro electromagnético y digital, que controla personas y sistemas de gobierno y que acumula y concentra poderes.

Como si fuese poco, la humanidad, esta de la que hacemos parte, se ve urgida por el calentamiento global y sus dramáticos efectos, por el tránsito rápido a nuevas fuentes de energía, por controlar las relaciones entre los seres humanos y el equilibrio ambiental, por ponerle freno a la voracidad consumista que arriesga el futuro humano, en fin, por regular la transmisión de virosis entre animales y humanos, entre muchos otros pendientes.

La vida humana, que hace la parte decisoria del rumbo que le demos a lo que está a nuestro conocimiento y alcance, requiere volver sobre su conservación, más allá del instinto y del conflicto, y sobre la restauración del ecosistema o biosfera.

En nuestro pequeño mundo local y nacional, todos podríamos describir los fenómenos que amenazan este don maravilloso del vivir humano y de nuestro hábitat propio. Son muy dolorosas las cifras de asesinatos, desapariciones, desplazados, damnificados por la ola invernal, víctimas de accidentes y hasta de suicidios.

Las imágenes de “volquetadas de muertos” en Putumayo, o de masacres por doquiera, dejan una mezcla entre el luto, el desconcierto y la expectativa de cambio, de paz y de una nueva oportunidad para toda vida humana, desde su inicio hasta su fin temporal.

En medio de tanta violencia, conflicto armado y tragedias, entre las expectativas de la población más sufrida y las calculadas maniobras de quienes luchan por su poder y hegemonía, nos llega la Navidad 2022. Llega con toda la carga decembrina de vivir de otro modo la tragedia, de maquillar con ferias, luces, encuentros y regalos la resbalosa cotidianidad.

Con el panorama anterior, no pretendo desconocer todo el esfuerzo humano para que la vida de todos sea mejor. Por fortuna, hay mucha reserva y capacidad de bondad, de amor y de servicio denodado para que la humanidad y el mundo encontremos cómo avanzar unidos en favor de la vida, del bienestar, del conocimiento y de la paz.

En medio de todo, ustedes y yo nos movemos como personas en el mundo y en esta historia de cada vida y de nuestros entornos, con algo más que lo meramente humano: Dios se hizo hombre, El Verbo se hizo carne, habitando entre nosotros, y su Espíritu de Amor habita hoy en nuestros corazones, ilumina nuestras mentes, sostiene el vivir humano sobre el ser de Dios, sobre los hombros de Cristo Jesús y de su Iglesia.

Navidad es decir que dentro de nuestro mundo y universo, dentro de nuestra naturaleza y condición humana, hay una semilla en gestación, una cosecha de personas que no solo vivimos sino que somos vividos por Dios en Jesús, vividos hasta desvivirse en la cruz con cada quien, para que todos tengamos vida y la tengamos en abundancia.

Navidad es más que recordar y que celebrar un nuevo aniversario de Jesús: es vivir porque nacemos de nuevo y como nuevos, penetrados completamente por la Luz, el Amor y la respetuosa Solidaridad de Jesús, de Dios, de María y José, de este glorioso intercambio de Dios hecho hombre para hacer de cada ser humano un “hijo adoptivo” de Dios, un “hermano universal” como Jesús, una familia en la Casa Común que es el Amor de Dios, la Casa del Padre, la Nueva Creación.

Belén, Nazaret, Palestina, Jerusalén, más de dos mil años después de Cristo, tantas generaciones de creyentes y de santos y santas de Dios, la Iglesia que busca su unidad de Cuerpo Místico y de comunidad sinodal y ecuménica en medio de la humanidad: todo ello revive con la Navidad.

Hoy somos nosotros. Hoy nos toca a nosotros. Hoy nosotros pregonamos la Navidad y la Pascua, pregonamos la Cruz y la Resurrección, proclamamos y aclamamos al Emmanuel de los profetas, al “Dios-connosotros”.

Para vivir, ahora tenemos que haber nacido como La Palabra hecha carne, “luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo”, “la cual no nació de sangre, ni deseo de carne, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios”, “y a todos los que la recibieron les dió poder de hacerse hijos de Dios” (del Prólogo del Evangelio de San Juan).

La Navidad no es ya solo que “nació Jesús”. Esta podría ser una celebración que no requiere la fe en Él. Un reconocimiento universal e histórico, cultural y de festejo.

Ahora, Navidad es para todo creyente y bautizado mi nacimiento en Jesús, que también hoy nos dice como a Nicodemo: “el que no nazca de agua y de Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios. Lo nacido de la carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu. No te asombres de que te haya dicho: tienen qué nacer de lo alto” (Jn 3,3-7).

La Navidad 2022 nos llega entre las grandezas y ambigüedades de la humanidad que somos hoy estos ocho mil millones de habitantes.

Quizás nunca antes como hoy estemos más cerca de acoger y recibir a Cristo Jesús, cuando estamos más lejos de sentirnos seguros en nuestras falsas trincheras.

Para vivir es necesario nacer, sí. Pero hoy, más que nacer, vivir, morir, necesitamos volver a nacer, “nacer siendo ya viejo”, como pregunta Nicodemo en su diálogo con Jesús.

Navidad 2022 nos convoca a esta era de renacimiento humano en Jesús.

Veamos a Jesús, Evangelio de Vida y de la Soberanía del Amor o Reino de Dios, muy cercano a nuestro tiempo, muy luminoso en nuestras noches e incertezas, muy pleno de Amor y de Paz en medio de nuestros miedos.

Animemos a la humanidad desde esta Colombia, esquina prodigiosa de América y para el mundo, desde este “encanto” y tragedia que somos a la vez, a abrirle las conciencias de cada individuo y hogar, de cada nación y continente, de la humanidad de estas épocas, a “la Gran Alegría que lo será para todo el pueblo: les ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor”.

Así lo anuncia el Ángel de Navidad, dando como señal: “encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lucas 2, 10ss).

Mi abrazo más fraterno, más estrecho y lleno de amor, de gratitud, de paz y esperanza. Mi bendición que sea la que les da con su manita el Niño Jesús. Nacer para que vivamos y la vida tenga siempre un mañana.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 2 Editorial
Por: † Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía Arzobispo de Cali

Navidad sinodal

Durante el año 2022 hemos sido convocados por el Papa Francisco a apropiarnos de un estilo particular de vida que es la sinodalidad. Si partimos del significado de la palabra sínodo, que es “caminar juntos”, el tiempo de adviento y de navidad recogen buena parte de sus características, pues son días en los que la familia se reúne, los sectores en los barrios y comunidades territoriales se congregan, y en las parroquias se promueve el rezo de la novena de preparación para el nacimiento del Niño Dios en la que participan fieles de todas las edades.

La sinodalidad implica estar juntos, caminar juntos, tener sentimientos comunes, mirar el futuro con esperanza, porque sabemos que está siempre en las manos de Dios.

Pero este año estos tiempos litúrgicos llegan en contextos históricos muy complejos. A nivel mundial, incrementos de acciones bélicas, guerra entre Rusia y Ucrania que no termina, etc. A nivel local también estamos pasando por situaciones de aumento de la pobreza, de la violencia y de la incertidumbre en buena parte de la población. Esto puede hacer pensar que no hay motivos para celebrar el adviento y la navidad.

Por el contrario, el adviento habla de esperanza. Para el que tiene fe, las situaciones de adversidad pasarán. Esperamos los cielos y tierra nuevos que se nos han prometido, por lo que no podemos dejar de vivir plenamente este tiempo, que finalmente, es tiempo de gracia.

Y para vivir mejor el adviento, que nos prepara para la navidad, es necesario volver a casa, restablecer los vínculos rotos, ser solidarios con los pobres y acompañar a los que están o se sienten solos. Es la manera como la sinodalidad se vuelve acto concreto. Son los sentimientos de gozo que se comparten y hacen posible que los tristes recobren la alegría, y los que anidan en sus corazones la desesperanza reconozcan que Dios no ha abandonado a su pueblo.

La invitación es clara: ¡a vivir en su auténtico significado el adviento y la navidad! Dios, que por amor asume nuestra condición humana, y nace en el portal de Belén, haga posible que los sueños y anhelos que tenemos se cumplan.

Los invito a vivir el adviento y la navidad 2022 en clave

de sinodalidad, para que escuchemos la voz de la Iglesia y para que escuchemos también lo que el Espíritu nos dice. Para ello, la Arquidiócesis publica el texto de las reflexiones para la novena de navidad de este año.

Otra forma de vivir la sinodalidad es sentir que vale la apena dar gracias. ¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él, él ser humano para darle poder?, dice el salmo 8. ¿Quiénes somos nosotros para que Dios se haga hijo de hombre, y se “abaje”, asumiendo nuestra condición humana?

En realidad, no somos nada, no merecemos tan grande distinción. Dios, en su infinita misericordia, nos envió a su Hijo para que tuviéramos vida. Esa es la navidad.

Por esto no nos queda sino dar gracias a Dios y con el coro de los ángeles, glorificar por siempre a Dios y suplicar de él su paz.

Esos sentimientos de gratitud son los que tenemos en la Arquidiócesis por la vida y el ministerio de Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía, quien nos ha acompañado por más de doce años, poniendo al servicio de esta Iglesia particular de Cali toda su persona y todo su ser.

Esta edición de la Voz católica quiere ser un signo más del aprecio y gratitud al arzobispo saliente. Baste solo con que cada uno de los lectores haga un recuento de las experiencias vividas con Mons. Darío, para descubrir como el Señor ha hecho grandes maravillas a través de su persona.

Como su sucesor, me llena de satisfacción haber podido compartir con él más de ocho años de ministerio episcopal en Cali, por lo que puedo dar fe de sus desvelos, de su entrega, de su persistencia, de su amor de Iglesia y de la incansable búsqueda para hacer de Cali un pueblo que camine de la mano de Dios y que se comprometa a sanar heridas y vivir en paz.

Ni las dificultades, ni las limitaciones propias del ministerio, ni los fracasos en algunos proyectos emprendidos, ni los inexorables años que llegan le quitaron la alegría de saberse servidor, pastor y guía.

Con toda la comunidad arquidiocesana, damos gracias a Dios por su vida y la obra que realizó en medio de nosotros. Imploramos sobre él su abundante bendición.

Año 2022 No. 267 de Diciembre de 2022

Publicación Mensual ISSN: 2462-9979

Arzobispo de Cali Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía

Arzobispo Coadjutor de Cali Monseñor Luis Fernando Rodríguez Velásquez

Arquidiócesis de Cali Curia Arzobispal Cra. 4 No. 7-17

PBX: (602) 889 0562

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 3
Delegado Arzobispal Pbro. José Over Gallego Londoño Comunicador Social Periodista Oscar Andrés Orejuela Valero Diseño y Diagramación Bernardo Arcila Parra
Casa
El Tiempo
Los
solo comprometen
los firman.
DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES
Impresión
Editorial
www.arquicali.org
escritos de los colaboradores
a quienes
Por: † Monseñor Luis Fernando Rodríguez Velásquez Arzobispo Coadjutor de Cali
Tips Pastorales

Direccionamiento Episcopal en la Fundación Arquidiocesana Banco de Alimentos de Cali

El 3 de junio de 2010, Su Santi dad Bene dicto XVI lo designa como Ar zobispo Coadjutor de la Arquidiócesis de Cali con derecho a sucesión y asu me su cargo el 1º de agosto de 2010, tomando en pro piedad la Arquidiócesis de Cali, como titular el 17 de mayo de 2011. A lo largo de su trabajo episcopal, Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía como Ar zobispo de Santiago de Cali ha reorganizado admi nistrativamente las Institu ciones de la Arquidiócesis: la Curia, las Funerarias y Camposantos, la Universi dad Católica “Lumen Gen tium”, los Colegios Arqui diocesanos y la Fundación Arquidiocesana Banco de Alimentos de Cali.

Ha presidido de manera directa la Junta Directiva de la Fundación dejando claro su preocupación e interés en su primer año, por la sostenibilidad del Banco de Alimentos y la búsqueda de adoptar un modelo admi nistrativo que permita redi reccionar el Banco de Ali mentos aplicando para ello la estrategia de reingeniería del mismo. Se continua en la búsqueda de visibiliza ción y relanzamiento de la Fundación aprovechando el marco del día internacional de la alimentación, el 16 de octubre, así como la necesi dad de formular un plan es tratégico. Designa mediante Decreto 057 de diciembre 19 de 2011 al Pbro. Oscar Hernán de la Vega Álzate. En el 2014 se diseñan di rectrices para fortalecer el área de mercadeo, así como las organizaciones sociales beneficiarias y gestionar ante la Dirección Nacional de estupefacientes un local para nueva sede.

Para el 2015 se aprueba el modelo «transformán donos para servir mejor», se realiza la revisión de la modalidad de vinculación del personal a laborar en el Banco de Alimentos, y la creación del área de Co municaciones, así como el planteamiento alternativo

de tener territorialmente varias sedes del Banco de Alimentos. Por otra parte, se propone que el área de gestión social desarrolle y consolide investigación e impactos de la acción del Banco en las comunidades y organizaciones, el rela cionamiento y alianzas a desarrollar todo esto orien tado a la profesionalización del Banco de Alimentos. Comparte la satisfacción del logro obtenido en el perfil higiénico sanitario, calificado por Global Fund Banking -GFB con 94.7 y su respectiva certificación En el periodo 2016 -2017 Autoriza el proceso organi zativo (operaciones, merca deo, contabilidad y gestión del talento humano) así como el fortalecimiento de inversiones necesarias para garantizar aspectos sanita rios a cumplir (Túnel lavado de canastillas, canastillas, entre otros). Se ha logrado por ello, contar consecuti vamente durante tres años la certificación sanitaria. Se complace en destacar el número de organizaciones (220) que son atendidas por el Banco de Alimentos y cerca de 47.555 benefi ciarios en el 2017 pasando en el 2018 a (240) organi zaciones que son atendi das por el Banco de Ali mentos y cerca de 64.777. y en el 2019 destaca el incremento del número de organizaciones (277) que son atendidas por el Ban co de Alimentos y cerca de 68.300 beneficiarios.

En pro de la sostenibili dad del banco de alimen tos se adopta el proyecto de Reagro (Recuperación de excedentes agrícolas) y aprobación de la adqui sición de dos vehículos aportando el 20% de co financiación a través de ABACO, lo que ha per mitido acceder a alimen tos frescos, solucionando el problema no solo del hambre sino del desperdi cio de alimentos desde el principio de la cadena de producción de alimentos, así mismo, se destaca el papel de las alianzas estra tégicas con instituciones como la Policía, Ejercito, Bomberos y Defensa Civil.

El direccionamiento es tratégico está alineado al cumplimiento de los ob jetivos del milenio OD2 y OD12, se complace en el reconocimiento ciudadano del banco, y la adopción

de protocolos de Biosegu ridad para atender durante la pandemia, y como se dio atención a la pobla ción como respuesta a los cambios que exige el entorno. Atención a po blación vulnerable. 302 organizaciones y 200.035 personas, Incremento al 104% de las donaciones.

En el marco de la virtua lidad, y en cumplimiento del estatuto de la funda ción ha realizado el re emplazo de tres integran tes de la junta directiva y mediante Decreto 1405 del 23 de marzo de 2021 realiza la designación de los nuevos directivos.

Mostró su gran preocu pación por la situación de la ciudad, destacó la filan tropía del empresariado frente a la realidad social del paro, destacándose la posición del Banco de Ali mentos de Cali como un

referente de la sociedad. Planteó la reinversión en la búsqueda de una sede propia y la formulación del gobierno corporativo.

Hace cambios en la di rección ejecutiva desig nando mediante Decreto 1548 del 14 de enero de 2022 al Pbro. Joaquín Al berto Gómez Rendón, se destaca el informe de gestión 2021, la sostenibi lidad del número de orga nizaciones (272) que son atendidas por el Banco de Alimentos, el número de trabajadores vinculados al Banco (63), 128 volun tarios y 1029 donantes, y cerca de 68.300 benefi ciarios. En la revisión del I trimestre del 2022, se acordó tomar como refe rencia para el análisis el año 2019, dado la atipici dad del 2020. Revisión del direccionamiento estraté gico y el proyecto de la línea de frio para el Banco de Alimentos.

En este último periodo, Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía ratifi ca el papel del Banco de Alimentos, lo dimensiona con alcance regional con tribuyendo desde los ali mentos a la dignificación de la vida en el territorio, a tener una sociedad inclu yente, solidaria, sustenta ble, justa, y a garantizar el derecho a la alimentación adecuada que se va alcan zando progresivamente en las personas atendidas por nuestra fundación arqui diocesana.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 4
Banco Arquidiocesano de Alimentos
Reconocimiento de FENALCO Valle del Cauca por los 22 años de contribución a la seguridad Alimentaria y Nutricional de las personas Monseñor Darío orando por el personal y su labor diaria

Una apuesta al desarrollo humano integral

Hablar del episco pado de Monse ñor Darío es en esencia hablar de la puesta en práctica en pri mer lugar, del evangelio en la vida diaria, del impulso que dio a nuestras co munidad de experimentar la pre sencia de Dios vivo en cada uno y, en segundo lugar, la realiza ción de todo el legado del ma gisterio de la Iglesia con respecto a los aspectos sociales del hom bre, que se resume en el manda miento supremo del amor a Dios y al prójimo y en la búsqueda incesante de la Justicia y la paz con los problemas que surgen en la vida de la sociedad en nuestra Iglesia particular de Cali.

Gracias a este impulso el cami nar de la Iglesia a lo largo de to dos estos años ha atravesado to dos los campos de la vida de las personas, desde lo espiritual que configura su razón de ser, hasta los aspectos más comunes en el desarrollo social de las personas y las comunidades.

Para Monseñor, la evangeli zación de lo social, el cuidado integral del ser humano en cual quier situación, especialmente a aquellos que han quedado al margen de la sociedad, la bús queda de la paz y el destierro de la violencia del corazón hu mano, es en sí, la vivencia real de la misericordia de Dios y así lo hizo desde el primer minuto que pisó suelo Vallecaucano, no escatimó esfuerzos para que las armas, la violencia, junto con el odio y la codicia por la riqueza y el poder, dejaran de formar parte

de la vida cotidiana de nuestras tierras vallecaucanas.

Su anhelo de una paz verdadera, lo llevó a crear inicialmente la Vi caria para la Reconciliación, para una mejor atención a la comuni dad, la situación de violencia que vive Colombia y en particular el sur occidente del país, que exige velar de manera especial, por la promoción y la defensa de los de rechos humanos y posteriormente configura la Vicaría para el Servi cio al Desarrollo Humano Integral con el deseo de articular la acción social de la Arquidiócesis, de ma nera que se logre una mayor efec tividad en su acción al servicio de quienes más sufren.

Su amor por los más necesitados es inagotable, y, sobre todo, su an helo de una paz verdadera, que lo llevaron a buscar incansablemente

caminos de reconciliación. Nuestro arzobispo soñó con una Cali que le hiciera honor de verdad a su título de “la sucursal del cielo”, para ello, acompañó, orientó, abrazó, consoló y guió con alma de pastor, como Je sús a sus ovejas, a hombres y mujeres vulnerables, a las víctimas de la vio lencia y de tantas agresiones hechas por todas las fuerzas oscuras del mal.

Siempre oportuno con sus men sajes de dolor y solidaridad a las

familias afectadas por hechos dolorosos, de su corazón de pas tor, salieron palabras de reclamo y denuncia, de consuelo y espe ranza a toda una sociedad que ha normalizado estas situaciones tan dolorosas.

Ahora nosotros necesitamos se guir caminando con esta herencia que nos deja, es lo menos que po demos hacer y la mejor forma de decir: ¡Gracias Monseñor!

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 5
Monseñor Darío, junto con el Cristo de Bojayá, clama por la paz y la esperanza en el país La Vicaría trabaja por el cuidado integral del ser humano
Vicaría para el Servicio del Desarrollo Humano Integral Luis Fernando Rodríguez Velásquez Excelentísimo monseñor Feliz Cumpleaños 08 de diciembre de 2022
Por: Pbro. Dagoberto Cárdenas Vicario Episcopal para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

Pastoral de los trabajadores: acompañamiento y formación de la conciencia social de los trabajadores

Que a nadie le falte el traba jo y que todos sean justamente remunerados y puedan gozar de la dignidad del trabajo y la belleza del descanso ha sido siempre la consigna de la Iglesia ante las injusticias y des igualdades sociales que vive la humanidad.

La historia de la Pastoral de los Trabajadores se viene tejiendo desde hace un centenario. Las estrategias y metodologías han sido diversas, con fuerza en al gunos momentos de la vida polí tica del país y fuertes en algunas ciudades.

La preocupación de la Iglesia católica colombiana por el me joramiento de las condiciones de trabajo y de vida de los obreros y campesinos se ha demostra do constantemente mediante la predicación evangélica, la pro moción de obras sociales y la formación de dirigentes para la acción sindical y cooperativa. Esta nace de la contemplación misericordiosa de la vida de los trabajadores (as) y la necesidad de evangelizar y ser evangeli zada por ellos(as), siguiendo a Jesús y animada por el testimo nio de sacerdotes, religiosos(as) y laicos, hombres y mujeres que han entregado su vida a este servicio.

A partir de la publicación de la encíclica Laborem Exercens la Comisión Episcopal de Pastoral Social convoco al primero colo quio Nacional Iglesia -Trabaja dores en el año 1983. En 1985 se creó la vicaría de Pastoral Obrera en la ciudad de Mede llín, con los objetivos de coordi nar las actividades parroquiales y zonales en la promoción del mundo obrero, asesorar a los movimientos y sindicatos en la orientación cristiana del traba jo, y con la Vicaria de Pastoral Social ofrecer programas de for mación al clero en el trabajo de Pastoral de los Trabajadores(as).

En 1996 la Pastoral de los Tra bajadores(as) de la Diócesis de

Facatativá, ante la interpelación por la grave situación del trabajo y de los trabajadores(as), inicio el camino de articular esos impor tantes esfuerzos pastorales a tra vés de encuentros anuales, con vocando gradualmente a otras comunidades religiosas, movi mientos apostólicos y diócesis de otras regiones del país. El fortale cimiento de la pastoral (2009) se da con las hermanas juanistas en la diócesis de Barrancabermeja, Apartado, Zipaquirá, Facatativá,

Ibagué, la Arquidiócesis de Cali, Bogotá y Manizales.

Hoy podemos informar que con el respaldo de la Arquidiócesis de Cali continuamos vivos la Pastoral de los Trabajadores(as) impulsando tareas de formación y conmemoración para los trabajadores, principalmen te a trabajadores no organizados como los vendedores ambulantes y trabajadoras domésticas bastantes olvidadas y explotadas.

La Arquidiócesis de Cali y con ella en Monseñor Darío de Jesús

Monsalve Mejía, en su episcopa do mostró su constante preocupa ción y compromiso por la evan gelización del mundo del trabajo, así como su cercanía, aliento y estímulo a cuantos se dedican con generosidad y paciencia a llevar la Buena Noticia de la salvación al mundo del trabajo, así como la promoción de la Pastoral de los Trabajadores en el seno de la Pastoral General de la Iglesia ofre ciendo sus algunas orientaciones y líneas de acción.

Uno de los mensajes más impor tantes hacia esta pastoral desde el episcopado de Monseñor Darío es su denuncia sobre los atropellos que sufren muchos obreros y tra bajadores, a quienes su dignidad muchas veces es pisoteada, mu chos convertidos en esclavos del trabajo para sobrevivir: trabajo for zado, mal pagado. Por ello, insiste que cualquier injusticia cometida contra el trabajador es un atrope llo a la dignidad humana, e invi ta a los empresarios de la región, de la ciudad a que luchen por la justicia en el trabajo, que cuidan a los trabajadores como si fueran sus hijos, así mismo muestra como modelo a San José y pide para que nos ayude a luchar por la dignidad del trabajo y para que haya trabajo para todos.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 6
Pastoral para los Trabajadores
BENEFICIARIOS TITULAR Conosinparentesco 8+ PBX: 320 716 5357 NUESTRO PLAN ES Monseñor mostró su constante preocupación por la
“Cualquier injusticia cometida contra el trabajador es un atropello a la dignidad humana” evangelización del mundo del trabajo

Pastoral de la Salud

Él impulsó a la Pastoral de la Salud

NEl Papa Juan Pa blo II con el motu proprio Dolentium hominum (1985), establece el Ponti ficio Consejo para la Pastoral de la Salud, llamado en ese momento Pontificia Comisión para la Pastoral de los Agentes Sanitarios. La misión de este Pontificio Conse jo es: coordinar, animar y promover iniciativas a nivel nacional e in ternacional en favor del mundo de la salud y de la Pastoral de la Salud. De igual forma, bus cando sensibilizar a la sociedad y a las institu ciones de salud, estable ce en 1992, la Jornada Mundial del Enfermo el 11 de febrero, fecha en que se celebra la fies ta de Nuestra Señora de Lourdes. Este día, el Santo Padre envía una bendición apostólica. La Pastoral de la Salud, a partir de enero del 2017, pertenece al Di casterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano.

La Iglesia Arquidioce sana ha estado presente desde la formación de la ciudad; ha sido testigo de su poblamiento y de los cambios que le han sucedido a través del tiempo. Ha tenido la ta rea de acompañar espiritualmente a sus gentes, brindando esperanza, abrazando los esfuerzos y siendo consuelo en los sufrimientos. En los inicios de la ciudad abanderó la organización social y comunitaria para proveer a los nacientes barrios de infraestructura en servicios edu cativos y de salud, principalmente. La historia de Cali da cuenta siem pre de la presencia de la Iglesia, unas veces más visibles, otras más discretas, pero siempre ha estado como apoyo y sostén constante del caminar de su pueblo. La labor pastoral ha transcurrido en medio de una experiencia de hacer Iglesia que intuye la diversidad del territo rio y los múltiples sentidos que allí se gestan. Los énfasis de la tarea pastoral han estado marcados por los desafíos de los tiempos y sus contingencias.

A partir del 2015, el Señor ar zobispo Darío de Jesús Monsalve Mejía, crea las diaconías sociales, como respuesta a la acción de la Pastoral social, dirigida por Fray Francisco Leudo; la diaconía de la salud, que hace parte de las diaco

nías sociales, queda a cargo del pa dre Marino Merchessan. En el año 2017, propicia el primer encuentro para analizar el estado y las perspec tivas de la Pastoral de la Salud en la Arquidiócesis. Se tiene como resul tado del encuentro un documento publicado en el 2018 con el título “Cartilla Para Pensar la Pastoral de la Salud en la Arquidiócesis de Cali”.

Durante esta etapa se realizaron varios eventos tales como: En cuentro de voluntariados hospita larios y agentes de la Pastoral de la

Esta Jornada Mundial del Enfermo se realizó con la colaboración del grupo El Pan de San Antonio.

El aporte a esta pastoral del epis copado de Monseñor ha sido tras cendental ya que es en el episco pado de Monseñor Darío de Jesús se afianza esta Pastoral y a partir de allí, ha tenido su constante apoyo en los diferentes momentos que han hecho parte de su recorrido. Igualmente, ha sido posible la crea ción de documentos tales como la “Cartilla Para Pensar la Pastoral

con elementos de desarrollo claros que le permiten un avance acorde con las necesidades de la pobla ción que hace parte de la Arqui diócesis de Cali, es en sí, apostarle a humanizar la atención y cuidado de los enfermos y el adulto mayor.

Además debemos entender que la Pastoral de la Salud de la Arqui diócesis de Cali, es una institución que trasciende su espacio geográ fico, ya que al albergar Cali, ins tituciones hospitalarias de niveles 3 y 4, es decir que atienden altas complejidades, llegan enfermos procedentes de todo el occidente colombiano, desde el (Chocó hasta el Caque tá), lo que implica un conocimiento y acep tación de la pluricul turalidad y un ser muy conscientes de que la experiencia de cómo sean tratadas los enfer mos durante su tiempo que estén al abrigo de la Arquidiócesis será la huella que permanez ca al retornar a sus si tios de origen.

Salud de la Arquidiócesis de Cali, Seminario taller de la humaniza ción del servicio en las institucio nes de salud de Cali, Congreso de la Pastoral de la Salud en el mar

de la Salud en la Arquidiócesis de Cali” que ha sido el derrotero para el actuar de la Pastoral.

El legado que Monseñor Darío de Jesús Monsalve es en sí misma

Por último, ante la mercantilización de la salud, la cultura del egoísmo, la normali zación del aborto y la eutanasia, la no ética en las investigaciones científicas y en el ejer cicio de la medicina, así como la vulneración de los derechos religiosos, la Pastoral de la Salud se constituye en el pro motor y cuidador de la vida des de la concepción hasta la termi

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 7
Por: Delegación Pastoral de la Salud

Una apuesta por la reconciliación en los territorios

Lograr la conviven cia pacífica y la no violencia en los territorios de la Arquidiócesis de Cali es un de ber de toda perso na, pero a su vez se convierte en un desafío tanto para el estado, las instituciones, como para la Iglesia, cuyo fin es hacer de la paz un es tilo de vida, un modo de ser de la persona. Así lo pensó Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía desde el mismo momento de pisar territorio Vallecaucano.

El compromiso entonces era desarrollar estrategias no violen tas desde la fe, en la promoción de la paz, implicando a todos los actores, víctimas y victimarios para construir una sana convi vencia basada en el perdón y la reconciliación, nace así, enton ces, la Dirección de Reconci liación y la Paz, un espacio que permite, especialmente en el te rritorio, reconocerse unos a otros como personas, con dones espe ciales, sagrados, dotados de una inmensa dignidad, actores prin cipales de la paz.

El camino recorrido por esta Di rección, ha dejado grandes resul tados de impacto e incidencia y transformaciones que se lograron a partir del trabajo interdiscipli nario del equipo de profesiona les, guiados por Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía y acom pañados por los padres Gersaín Paz Buendía, el Padre José Gon zález y su actual director, Padre Jolman Ávila, en la construcción de la paz en los territorios en los que se hace presencia.

El apostolado de Monseñor Darío de Jesús Monsalve ha es tado marcado por su interés de cidido en promover y defender los procesos de Reconciliación

en el país y la región como pasos necesarios y fundamentales en la transformación social, moral y espiritual de Colombia. Creó la Vicaría para la Reconciliación y la Paz, la CIUR, Comisión Interur bana de Reconciliación y el Ob servatorio de Realidades Socia les, hoy conocido como Centro de Paz Urbana.

La tarea específica dada ha sido coordinar todos los esfuerzos y trabajos a favor de las víctimas de la violencia para lograr la recon ciliación y la paz queridas por el evangelio: “En Cali nos compro metemos a amar la vida propia y la de los demás; a rechazar todo tipo de violencia; a dar buen trato a nuestros semejantes; a reconci liarnos con la naturaleza; a amar más y no odiar; a exigir respeto por los derechos humanos; a tra tar a los demás como queremos ser tratados”.

Monseñor, a través de la Direc ción de Reconciliación vio la in minente necesidad, que quienes conforman la sociedad, es decir, las personas, las familias, las co munidades y el Estado deben abrirse al perdón para remediar

las relaciones interrumpidas, para superar situaciones de condena mutua, para vencer la tentación de excluir a los otros, y sobre todo, entender que la capacidad de perdón es básica y necesaria para promover el desarrollo, la paz, la justicia.

La Dirección de Reconciliación se convierte en este brazo de la Iglesia que tiende puentes, que rompe muros, para sembrar re conciliación, para que las comu nidades, las mujeres, los niños, los jóvenes, la ciudad y la región ese sientan acompañadas por la Iglesia, en todas las situaciones difíciles, especialmente violentas, de nuestra gente, comprometidos con la vida, la cultura, la socie dad, no borrándonos sino cami nando con nuestros hermanos.

La Arquidiócesis de Cali crea la Vicaría de Reconciliación y Paz, para que toda la sociedad civil, el Estado, los actores del conflic to consideren el perdón y a la re conciliación, no solamente como categorías espirituales y morales, sino también como categorías éticas y políticas, que involucran a la sociedad entera en el camino

para la consecución de la paz.

Cada acción en el territorio realizada por la Dirección, espe cialmente con los jóvenes, con los niños, las mujeres y las per sonas más vulnerables conllevan a que sientan que la reconcilia ción construye comunidad, rela ciones vecinales, familiares, des integradas a causa del dolor, los recelos y el miedo. Así mismo, ella, como lo afirma Monseñor Darío, permite un cambio per sonal, una aceptación del otro y reconocimiento de los propios errores, ayuda a la cimentación de un nuevo consenso social de respeto a los derechos humanos que se expresa en cambios polí ticos y sociales.

El legado que deja Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía a través de la Dirección de Re conciliación es todo el trabajo realizado durante estos años, es el aporte contundente en la bús queda por la restitución de la in tegridad de las víctimas a través del acompañamiento psicoso cial y espiritual, reconociendo sus experiencias de sufrimiento y resistencia.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 8
Dirección de Reconciliación y Paz
Su apostolado se vio marcado por su interés en promover y defender los procesos de reconciliación Monseñor vio la necesidad que todos nos abriéramos al perdón Construyendo comunidad desde la paz y la reconciliación

Mil gracias, Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía

Al terminar su ges tión como arzo bispo titular de la ciudad de Cali, la comunidad de la Fundación Uni versitaria Católi ca Lumen Gentium UNICATÓLI CA expresa un merecido y sentido mensaje de agradecimiento por toda la labor desarrollada durante su período arzobispal para recu perar la Institución, consolidarla y llevarla al sitio que hoy ocupa, en el contexto de las instituciones de educación superior de la ciudad, la región Pacífica y de Colombia.

Al retomar la Fundación, luego de ocho años de ser administrada por UNIMINUTO, la Institución, bajo su acertada dirección, inició la tarea de su consolidación aca démica, administrativa y pastoral.

A lo largo de los últimos diez años, UNICATÓLICA ha logrado desarrollar una oferta educati va pertinente y de calidad en los niveles tecnológico, profesional y posgradual, para dar respuesta a las necesidades de educación superior, a los ya casi quince mil egresados de la misma y a muchos otros que ingresarán en los años por venir, dando así cumplimien to al sueño de sus fundadores de “formar personas de manera in tegral, reafirmando su dignidad humana en la relación con Dios, consigo mismo, con los demás y con el medio ambiente, a través de la generación y difusión del conocimiento, para contribuir al desarrollo de los pueblos”(Misión institucional).

A pesar de ello, de manera si multánea, la Institución ha lo grado actualizar y consolidar el marco normativo requerido para la obtención de las condiciones institucionales y los registros cali ficados de sus programas, se en cuentra inmersa en una profunda reforma curricular y pedagógica para elevar la calidad de la edu cación impartida, ha ampliado y profundizado su tarea investigati va y su proyección social al entor no regional y nacional, además, ha consolidado la pastoral uni versitaria, ha modernizado el sis tema de gestión académica y ha desarrollado una reforma admi nistrativa y financiera que le per mitirá hacer más eficiente, eficaz, efectiva y sostenible su labor. Todo ello hubiera sido imposible sin su acertada dirección y apoyo.

En nombre de todos los directi vos, profesores, estudiantes, cola boradores y egresados, la Institu ción expresa sus agradecimientos

Como expresión de lo que sen timos todos con su retiro, recor damos un texto del escritor uru guayo José Enrique Rodó: “Hasta el pájaro al volar comunica cier to estremecimiento a la rama en que cantó”.

Monseñor Darío, lo vamos a extrañar.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 9
Unicatólica
Su labor y apoyo a la educación permitieron recuperar y consolidar académicamente la UNICATÓLICA “Monseñor Darío, lo vamos a extrañar”

El pastoreo en el camino de los migrantes

Recordamos con gran aprecio una anécdota, de las muchas compar tidas con Monse ñor Darío de Jesús Monsalve, en una reunión nos dice con su fino hu mor que lo caracteriza siempre, que el alzhéimer es un don de Dios, ante nuestras caras de sor presa, nos aclara, “es un don de Dios porque Dios todo lo olvida.” Y hoy que lo despedimos de su labor pastoral como Obispo de la Arquidiócesis de Cali, reconoce mos que este don de Dios él no lo ha aplicado con nuestra Pasto ral de la Movilidad Humana, pues siempre estuvo presente en nues tra acción pastoral, orientando, guiando y pastoreando.

Son muchas los aportes que nuestro apreciado Pastor ha hecho a nuestro trabajo diario con las personas que salen de sus lugares de origen, ya sea en la búsqueda de la tierra prometida, la tierra donde esperan encontrar el lugar para realizar sus sueños, o porque han sido obligados a dejar sus tie rras producto de distintas mani festaciones de violencias y con flictos. La presencia de Monseñor ha sido inspiradora para nosotros, cuando nos ha repetido:

1. Pónganse en camino: “La realidad misma nos exige ese caminar juntos que la Iglesia llama Sínodo y que la huma nidad define como inclusión y ecosistema.” Para nuestra labor este imperativo llamado de Monseñor nos ha ayudado a entender que la labor nues tra como parte del gran cuerpo que es la iglesia, es estar siem pre en el camino; salir al paso de los más vulnerables entre los vulnerables. Esta época, dice Monseñor Monsalve, “es una época de grandes movili zaciones de pueblos enteros” y esta nueva realidad global, reta la labor misional de la Iglesia, de tal manera que las experiencias de fe se hagan efectiva a través de la acogida, la solidaridad y el amor. Gra cias Monseñor Darío.

2. No estamos solos en el de venir de la historia: Con este llamado vehemente, Monseñor nos ha dicho que la presencia de Jesús, debe ser la fuente de inspiración diaria de nuestro trabajo, que frente a las noches oscuras que vive la humanidad, nuestra labor pastoral con los migrantes, desplazados y re

fugiados debe traer luz a estas personas que han sufrido gran des penurias y esa luz es la res puesta eficaz y oportuna para ellos y ellas, proporcionando lo básico para que su llegada a la ciudad sea digna y encuen tren como realizar los sueños que buscan construir. Gracias Monseñor Darío.

3. Cooperación para el salva mento colectivo: Este llamado de Monseñor Darío, ha impli cado que distintitos actores, nacionales e internacionales, hagan realidad el compromiso de la solidaridad internacional en las respuestas para atender a las personas migrantes y que progresivamente vamos enten diendo que el fenómeno de las migraciones, por la compleji dad del mismo, por los retos a los que nos enfrenta, por las graves consecuencias humani tarias que trae consigo, requie re una respuesta global, que las responsabilidades implica a todos los estados; a la sociedad humana mundial y, especial mente, a nuestra propia iglesia. Gracias Monseñor Darío. Destacamos estos tres poderosos e inspiradores mensajes pastorales de nuestro Obispo; pero siendo él el Pastor que es, su presencia para nuestra labor pastoral también se ha concretado con hechos y accio nes concretas:

• El acompañamiento per manente: Acompañamiento espiritual a nuestros dos direc tores, acompañamiento orien tado a brindarle herramientas para guiar las labores pastorales con las personas en movilidad humana e igualmente, acom pañamiento para revisar los avances y procesos liderados por la Pastoral para los Migran tes y orientaciones valiosas para buscar nuevos aliados. Gracias Monseñor Darío.

• Respuesta eficaz y opor tuna para brindar asistencia humanitaria de emergencia:

Monseñor Darío, identificó oportunamente que ante la avalancha humana que llegó a la ciudad de hermanos y her manas venezolanas, muchos de ellos tenían que permane cer en la calle, expuestos a toda suerte de riesgos y que Cali no contaba con una res puesta eficaz para atender esta necesidad, por ello, nos puso el gran reto de reabrir el hogar de paso que pudiera acoger a estas personas, es así que en el año 2018 abrimos el primer es pacio para albergar a familias migrantes provenientes de Ve nezuela, ubicado en el barrio la independencia, entendien do la necesidad y el querer de Monseñor posteriormente hicimos la apertura del Ho gar de Paso Nuestra Señora de los Remedios. Posteriormente Monseñor dando respuesta a las precarias condiciones de la comunidad indígena Wouna na desplazada por la violencia y asentada en Buenaventura, gestión recursos con la empre sa privada, animó y gestionó la apertura del Centro Huma nitario Arcesio Paz Paz ubica do en el vecino municipio de Dagua. Hoy estos dos espacios de protección existen gracias a la incansable labor y compro miso de nuestro Pastor Darío. Gracias Monseñor Darío.

• Respuesta eficaz y oportu na para brindara atención inte gral a la población migrante: La Pastoral para los Migrantes en frentando los grandes retos que existen para atender a la pobla ción refugiada, migrante y des plazada ha crecido de manera importante en los últimos años, aumentado los funcionarios vin culados, estableciendo nuevas relaciones con socios financia dores, construyendo gran reco nocimiento y confianza con los gobiernos local, departamental y nacional, así como con las distintas organizaciones inter

nacionales que tienen presen cia en nuestra ciudad. Hemos aumentado nuestras capacida des, construimos una sede pro pia ubicada en el Barrio Popu lar, donde brindamos servicios de asistencia legal, orientación psicosocial y apoyo a las co munidades refugiadas, migran tes, desplazadas y de acogida. Todo esto proceso lo hemos hecho bajo el liderazgo, guía y acompañamiento de Monseñor Darío. Hemos sido los prime ros respondientes para atender a las personas en condición de movilidad humana en la ciu dad; tenemos una reputación impecable como institución de iglesia y sabemos que aún te nemos un largo camino por re correr; pero esta etapa de cre cimiento y fortalecimiento son fruto del compromiso pastoral de nuestro Arzobispo. Gracias Monseñor Darío.

• Apoyo en la gestión de recursos: Monseñor ha lide rado los diálogos con distintas fuentes de financiación tanto internacional como nacional; vinculando a la empresa pri vada en los procesos de finan ciamiento para el adecuado funcionamiento de la Pastoral para los Migrantes.

Queremos cerrar diciendo, que la laboral de pastoreo de Monse ñor con la población refugiada, migrante y desplazada ha sido invaluable, sus aportes ilumina dores y en la gestión han sido im prescindibles.

Por ello a nombre de nuestro equipo pastoral, a nombre de la población desplazada, refugia da y migrante que hemos atendi do; a nombre de nuestros socios y aliados, queremos manifestar a Monseñor Darío de Jesús Monsal ve que bajo su dirección hemos hecho “posible lo imposible”: he mos hecho vivo los mensajes de nuestro Arzobispo, hemos hecho que la palabra de Jesús se haga realidad y vida los cuatro verbos rectores del Papa Francisco Aco ger, Proteger, Promover e Integrar. Hemos caminado junto a nuestro Arzobispo y en ese camino he mos aprendido que el compromi so cristiano trasciende fronteras, nacionalidades y diferencias; se guiremos caminando con el gran legado que nos deja y con la con vicción de que el Reino de Dios los construimos entre todos.

Deseamos que en esta nueva etapa de su vida la presencia del Dios de la vida siga iluminándolo y su pastoreo pueda seguir ejer ciéndolo desde el lugar donde Dios lo requiere.

Un abrazo fraterno en Cristo Jesús.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 10 Pastoral para los Migrantes
Monseñor trabajó por humanizar y dignificar las personas en sus diversas situaciones Por: Lina María Rojas Aguirre Coordinadora de la Pastoral para los Migrantes

Modo de hacer lo: como cada año, en familia, con amigos, con los veci nos, en la Pa rroquia, nos reunimos alrededor del pesebre. El Papa Francisco escribió en diciembre del 2019: “El hermoso signo del pesebre, tan estimado por el pueblo cris tiano, causa siempre asombro y admiración. La representa ción del acontecimiento del nacimiento de Jesús equivale a anunciar el misterio de la en carnación del Hijo de Dios con sencillez y alegría. El pesebre, en efecto, es como un Evangelio vivo, que surge de la Sagrada Es critura. La contemplación de la escena de la Navidad, nos invita a ponernos espiritualmente en camino, atraídos por la humil dad de Aquel que se ha hecho hombre para encontrar a cada persona” (n. 1).

• Entonces este año 2022, cuando toda la Iglesia está en

camino sinodal, invitamos a to dos los creyentes a “sentir con la Iglesia” (la expresión es de San Ignacio de Loyola, escrita al final de los Ejercicios Espi rituales: “Sentir es discernir, comprender, percibir la volun tad de Dios en el plano salvífi co y querer gozosamente aco modarse a él”).

• El camino sinodal se inició en el 2021, continúa y conti nuará siempre, porque caminar juntos es la manera propia de ser Iglesia. Es la gran invitación que nos hace el Papa Francisco. Se ha cumplido la fase diocesa na (escuchar y recoger lo que el Pueblo de Dios ha expresado). Ha comenzado la fase conti nental (el discernimiento entre todos, pastores y fieles), la fase universal (o celebrativa, será en el mes de octubre 2023), le se guirá la fase operativa.

• El domingo 16 de octubre, después del rezo del Angelus el Papa Francisco anunció que en el “Proceso sinodal no hay que tener prisa, por eso establezco que haya dos momentos o se siones: una en octubre del año 2023 y otra en octubre del año

2024”. De esa manera el Papa Francisco señala un caminar continuo de toda la Iglesia. No un acto aislado y temporal en la historia eclesial.

• Además, el 27 de octubre se publicó el documento para la fase continental del Sínodo. Allí se presenta una imagen bíblica muy importante: la imagen de la tienda (Isaías 54,2). También se puede usar ese documento para las consideraciones de cada día de la Novena.

• Esta navidad en clave si nodal está propuesta para que alrededor del pesebre, oremos, contemplemos, sintamos con la Iglesia y continuemos cami nando juntos en una Iglesia que escucha, que es misericordiosa, que acompaña, que celebra la fe comunitaria e invita a todos a construir el Reino de Dios.

• Hacemos las oraciones que desde pequeños aprendimos, no por mera repetición sino con sentido de hoy: “Jesús Mesías es el mismo hoy que ayer y será el mismo siempre. No se dejen arrastrar por doctrinas compli cadas y extrañas, lo importante es fortalecerse interiormente por

gracia y no con prescripciones alimenticias, que de nada valie ron a los que las observaban” (Hebreos 13, 8). Para cada día proponemos un “frase sobre la sinodalidad”, o un pasaje bíblico que pueden ampliarse haciendo “eco” entre todos los presentes de esta realidad ecle sial de hoy. Los villancicos y to das las oraciones de la Novena nos ayuden pues este año 2022 a seguir creciendo en la fe.

PARA TODOS LOS DÍAS

Benignísimo Dios de infini ta caridad, que nos has amado tanto y que nos diste en tu hijo la mejor prenda de tu amor, para que hecho hombre en las entrañas de una virgen naciese en un pesebre para nuestra sa lud y remedio. Yo, en nombre de todos los mortales, te doy infinitas gracias por tan sobera no beneficio. En retorno de él te ofrezco la pobreza, humil dad y demás virtudes de tu hijo humanado, y te suplico por sus divinos méritos, por las incomo didades en que nació y por las

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 11
En este tiempo tan especial, tomemos conciencia de la importancia de este caminar juntos Por: Pbro. Germán Martínez R. Vicario Episcopal de Educación ORACIÓN
Novena de Navidad

tiernas lágrimas que derramó en el pesebre, dispongas nuestros corazones con humildad pro funda, con amor encendido y con tal desprecio de todo lo te rreno, que Jesús recién nacido, tenga en ellos su cuna y more eternamente. Amén.

Se reza el Gloria.

Soberana María que por tus grandes virtudes y especialmen te por tu humildad, mereciste que todo un Dios te escogiera para madre suya. Te suplico que tú misma prepares y dispongas mi alma y la de todos los que en este tiempo hagan esta novena, para el nacimiento de tu adora ble Hijo. ¡Oh dulcísima madre! Comunícame algo del profundo recogimiento y divina ternura con que le agradaste tú para que nos hagas menos indignos de verle, amarle y adorarle por toda la eternidad. Amén.

Se reza el Avemaría.

¡Oh Santísimo José! Esposo de María y padre putativo de Je sús. Infinitas gracias doy a Dios porque te escogió para tan altos ministerios y te adornó con to dos los dones proporcionados a tan excelente grandeza. Te rue go por el amor que le tuviste al divino niño, me abraces en fer vorosos deseos de verle y reci birle sacramentalmente mientras en su divina esencia le veo y le gozo en el cielo. Amén.

Se reza el Padrenuestro, el Avemaría y el Gloria.

para enseñarnos la prudencia que hace verdaderos sabios!

¡Oh, Adonaí potente que a Moisés hablando, de Israel al pueblo diste los mandatos! Ah, ven prontamente para res catarnos, y que un niño débil muestre fuerte brazo.

¡Oh raíz sagrada de Jesé que en lo alto presentas al orbe tu fragante nardo! ¡Dulcísimo Niño que has sido llamado lirio de los valles, bella flor del campo! Llave de David que abre al desterrado las cerradas puertas del regio palacio! ¡Sá canos, oh Niño, con tu blanca mano, de la cárcel triste que la bró el pecado!

Rey de las naciones, Em manuel preclaro, de Is rael anhelo, Pastor del reba ño. ¡Niño que apacientas, con suave cayado, ya la oveja aris ca, ya el cordero manso!

¡Ábranse los cielos y llue va de lo alto, bienhechor rocío como riego santo! ¡Ven, hermoso Niño, ven, Dios hu manado! ¡luce, hermosa estre lla! ¡brota, flor del campo!

Ven, que ya María, previene sus brazos, do su Niño vean en tiempo cercano. Ven, que ya José, con anhelo sacro, se dispo ne a hacerse de tu amor sagrario.

Acuérdate ¡Oh dulcísimo Niño Jesús! que dijiste a la venerable Margarita del Santísimo Sacra mento, y en persona suya a todos tus devotos, estas palabras tan consoladoras para nuestra pobre humanidad agobiada y doliente: “Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia, y nada te será negado”. Llenos de confianza en Ti ¡Oh Jesús, que eres la misma verdad! venimos a exponerte toda nuestra miseria. Ayúdanos a llevar una vida san ta, para conseguir una eternidad bienaventurada.

Concédenos, por los méritos infinitos de tu Encarnación y de tu infancia, la gracia, de la cual necesitamos tanto. Nos en tregamos a ti ¡Oh Niño omnipotente! seguros de que no quedará frustrada nuestra esperanza, y de que en virtud de tu divina promesa, acogerás y despacharás favora blemente nuestra súplica. Amén. Se reza el Gloria.

¡Oh lumbre de oriente, Sol de eternos rayos, que entre las tinieblas, tu esplendor vea mos! Niño tan precioso, dicha del cristiano, luzca la sonrisa de tus dulces labios.

Espejo sin mancha, San to de los santos, sin igual imagen del Dios soberano. Borra nuestras culpas, salva al desterrado y en forma de niño da al mísero, amparo.

¡Del débil auxilio, del do liente amparo, consuelo del triste, luz del desterrado. Vida de mi vida, mi dueño adorado, mi constante amigo, mi divino hermano!

¡Véante mis ojos, de ti enamorados! ¡Bese ya tus plantas! Bese ya tus manos. Prosternado en tierra te tiendo los brazos, y aun más que mis frases, te dice mi llanto.

¡Ven, Salvador nuestro, por quien suspiramos; ven a nuestras almas! ¡Ven, no tardes tanto!

Viernes 16 de diciembre Después de las oraciones propias para todos los días, y antes de los gozos, se lee el siguiente texto del Papa Francisco sobre el pesebre: “El pesebre es desde su origen franciscano una

Dulce Jesús mío, mi niño adorado

¡Ven a nuestras almas!

¡Ven no tardes tanto!

¡Oh sapiencia suma del Dios soberano, que a in fantil alcance te rebajas sa cro! ¡Oh Niño divino, ven

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 12
ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA Novena
ORACIÓN A SAN JOSÉ GOZOS DÍA PRIMERO
de Navidad

invitación a “sentir”, a “to car” la pobreza que el Hijo de Dios eligió para sí mismo en su encarnación. Y así, es implícitamente una llamada a seguirlo en el camino de la humildad, de la pobreza, del despojo, que desde la gruta de Belén conduce hasta la cruz. Es una llamada a en contrarlo y servirlo con mi sericordia en los hermanos y hermanas más necesitados (Mateo 25, 31-46).

Se puede hacer un breve diá logo o también guardar un poco de silencio para meditar ese pasaje. Luego se continúa como de costumbre.

vena se lee este texto del Papa Francisco: “El Espíritu Santo nos guiará y nos dará la gra cia para seguir adelante juntos, para escucharnos recíproca mente y para comenzar un dis cernimiento en nuestro tiempo, siendo solidarios con las fatigas y los deseos de la humanidad. Reitero que el Sínodo no es un parlamento, que el Sínodo no es un sondeo de opiniones; el Sínodo es un momento ecle sial, y el protagonista del Sí nodo es el Espíritu Santo. Si no está el Espíritu, no habrá Síno do” (discurso el 9 de octubre del 2021 al comenzar el proce so sinodal).

Breve comentario de quien pre side la novena, o un poco de silencio meditativo. Siguen los gozos de la novena.

cuchar de nuevo al Papa Fran cisco: “Hay tres oportunidades para seguir en este proceso si nodal: La primera es la de en caminarnos no ocasionalmen te sino estructuralmente hacia una Iglesia Sinodal; un lugar abierto, donde todos se sientan en casa y puedan participar. El Sínodo también nos ofrece la oportunidad para ser Iglesia de la escucha. Escuchar el Espíritu en la adoración y en la oración. ¡Cuánto nos hace falta hoy la oración de adoración! Por últi mo, tenemos la oportunidad de ser una Iglesia de la cercanía. Volvamos siempre al estilo de Dios, el estilo de Dios es cerca nía, compasión y ternura. Dios siempre ha actuado así” (del discurso de apertura el 9 de oc tubre del 2021).

En este día, ante el pesebre, se puede hacer el ejercicio de la oración de adoración. Guar dar un momento prolongado de silencio. Siguen los gozos de la novena.

Domingo 18 de diciem bre

Terminadas las oracio nes introductorias, la considera ción para este tercer día es es

Lunes 19 de diciembre Se hacen oraciones introduc torias y antes de los gozos es cuchamos nuevamente al Papa Francisco: “Que este Sínodo sea un tiempo habitado por el Espíritu. Porque tenemos nece sidad del Espíritu, del aliento siempre nuevo de Dios, que libera de toda cerrazón, revive lo que está muerto, desata las cadenas y difunde la alegría. El Espíritu Santo es Aquel que nos guía hacia donde Dios quiere, y no hacia donde nos llevarían nuestras ideas y nuestros gus tos personales...Ven, Espíritu Santo, Tú que suscitas lenguas nuevas y pones en los labios palabras de vida, líbranos de convertirnos en una Iglesia de museo, hermosa pero muda, con mucho pasado y poco fu turo. Ven en medio nuestro, para que en la experiencia sinodal no nos dejemos abru mar por el desencanto, no di luyamos la profecía, no ter minemos por reducirlo todo a discusiones estériles. Ven, Espíritu Santo de amor, dis pón nuestros corazones a la escucha. Ven, Espíritu de san tidad, renueva al Santo Pueblo fiel de Dios. Ven, Espíritu crea dor, renueva la faz de la tierra. Amén” (palabras finales en la apertura del Sínodo, octubre 9 del 2021).

Este pasaje tan profundo invita al silencio y a realizar un breve diálogo entre los participantes. Siguen los gozos de la novena.

DÍA QUINTO

Martes 20 de diciembre

Para este día la considera ción o reflexión propia se toma del Concilio Vaticano II, un pasaje de la Constitu

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 13
Sábado 17 de diciembre Después de las oraciones pro pias del comienzo de la no
Novena de Navidad
DÍA SEGUNDO DÍA TERCERO DÍA
CUARTO

ción sobre la Iglesia: “En todo tiempo y lugar son aceptos a Dios los que le respetan y practican la justicia. Quiso, sin embargo, el Señor santi ficar y salvar a los hombres no individualmente y aisla dos entre sí, sino constituir un pueblo que le conociera en la verdad y le sirviera santamen te. Eligió como pueblo suyo al pueblo de Israel, con quien estableció un pacto, y a quien instruyó gradualmente ma nifestándosele a Sí mismo y sus divinos designios a través de su historia, y santificándo lo para Sí. Pero todo esto lo realizó como preparación y símbolo del nuevo pacto per fecto que había de efectuarse en Cristo, y de la plena revela ción que había de hacer por el mismo Verbo de Dios hecho carne” (L. G. n. 9).

Se puede ampliar con una breve reflexión sobre el sen tido que tenemos de Iglesia hoy o se puede hacer un bre ve silencio. Siguen los gozos de la novena.

de Dios. Remite por tanto al Señor Jesús que se presenta a Sí mismo como “el camino, la verdad y la vida” (Juan 14,6), y al hecho de que los cristia nos, sus seguidores, en su ori gen fueron llamados “los dis cípulos del camino” (Hechos 9,2; 19,9.23; 22,4; 24,14.22).

Con un significado específico, desde los primeros siglos se designan con la palabra “sí nodo” las asambleas eclesiás ticas convocadas en diversos niveles (diocesano, provincial o regional, patriarcal, univer sal) para discernir, a la luz de la Palabra de Dios y escuchan do al Espíritu Santo, las cues tiones doctrinales, litúrgicas, canónicas y pastorales que se van presentando periódica mente (números 3-4).

Breve comentario o un rato de silencio. Siguen los gozos de la novena.

dará el trono de David su an tepasado; reinará para siempre en la casa de Jacob y su rei nado no tendrá fin” (1,31-33). Palabra del Señor. Contemplamos ante el pe sebre este gran anuncio del ángel, anuncio de nuestra sal vación ya que el nombre de Jesús en hebreo significa dios salva. Jesús, el Hijo de Dios, nacido de mujer, es nuestro salvador. Sólo Él nos libera de toda angustia, de la soledad que aplasta, del sinsentido de la vida, de nuestra incapaci dad para amar. Digamos con alegría en este día de la nove na: ven salvador nuestro, ven sin tardar.

DÍA OCTAVO

lo que te han dicho de parte del Señor se cumplirá” (1, 3945). Palabra del Señor. Breve comentario sobre la “actitud de María”. Se puso en camino...llamada dichosa por Isabel por haber creído la Palabra de Dios.

Sábado 24 de diciembre Resuena en este último día la Palabra de Dios:

La consideración propuesta para este día está tomada de un texto de la Comisión Teo lógica Internacional, sobre la sinodalidad, publicado en marzo del 2018: “Sínodo es una palabra antigua, indica el camino que recorren jun tos los miembros del Pueblo

Jueves 22 de diciembre Estos tres últimos días de la novena vamos a centrarnos en los pasajes del Evangelio que narran el gran acontecimiento de la encarnación.

Del Evangelio según san Lu cas: “Dijo el ángel Gabriel a María: Vas a concebir, dará a luz un hijo y le pondrás de nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le

Viernes 23 de diciembre Después de las oraciones in troductorias se proclama este pasaje del Evangelio según san Lucas: “Unos días después María se puso en camino y fue a toda prisa a la montaña, a la provincia de Judea; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto oyó Isabel el saludo de María, la criatura dio un salto en su vientre. Lle na de Espíritu Santo, dijo Isa bel con fuerte voz: ¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu sa ludo llegó a mis oídos, la cria tura saltó de alegría en mi vientre. Y ¡dichosa tú, que has creído! Porque

Del Evangelio según san Lu cas: “A María le llegó el tiem po del parto y dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no encontra ron sitio en la posada. En las cercanías había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando el rebaño por turno. Se les presentó el ángel del Señor: la gloria del Señor los envolvió de claridad, y se asustaron mucho. El ángel les dijo: Tranquilícense, miren que les traigo una buena no ticia, una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un salvador: el Mesías, el Señor. Y les doy esta señal: Encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. Palabra del Señor. Sin mayores comentarios de sear a todos una santa navi dad. El que nace es el Santo de Dios, el Hijo de Dios, el que nos ha regalado la Igle sia, comunidad santa que ca mina hacia Dios.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 14
Miércoles 21 de diciembre
DÍA
DÍA NOVENO DÍA SEXTO
SÉPTIMO
Novena
de Navidad

Pastoral Penitenciaria

Gratitud perenne a nuestro padre y pastor

Desde el inicio de su episcopado y en especial su ministerio en la capital Vallecau cana, Monseñor Darío de Jesús mostró gran interés y preocu pación por la acción social de nuestra Arquidiócesis de Cali; realidades como la pobreza, el hambre, la migración, la violen cia, la enfermedad, los DD.HH., la privación de la libertad, entre otras, fueron su ruta navegadora para impulsar la evangelización y mostrar el rostro misericordioso del Padre.

Su voz profética siempre giró en pro de la construcción de una Iglesia más humana, más frater na y más solidaria, alentando así a los directores de las depen dencias sociales, a los ministros ordenados de nuestro presbiterio y a los fieles laicos a ser cerca nos con estos contextos, al punto de llevarnos a tender la mano al pobre, contribuir a la seguridad alimentaria, respaldar la ola mi gratoria de nuestros hermanos necesitados, fortalecer la asisten cia espiritual del enfermo, acé rrimo defensor de los Derechos y Humanos y garantías procesales y Pastor que acompañó a nues tros hermanos y hermanas prisio neros, y sus familias, luchando en contra del estigma social de aquel que ha tocado las puertas

del mundo carcelario. En todo ello, siempre buscó el perdón, la reconciliación y la paz.

Es por eso que de la mano de Monseñor Darío y la dependen cia social “Pastoral Penitencia ria” siempre se buscó el mejo ramiento de la calidad de vida de nuestros hermanos reclui dos, les recordó insistentemen te que, pese a estar encarce lados son libres para Dios, les invitó a no aferrarse al pasado, al ayer que los atormenta sino al hoy esperanzador. “Para ser libres nos liberó Cristo Jesús y donde está Espíritu del Señor allí hay libertad, que todos aun en las condiciones difíciles que siempre lo serán en una cárcel

y haciendo votos para que esas condiciones sean humanas, dignas y rehabilitadoras, todos sintamos que la libertad es mu cho más que estar dentro o fue ra de una cárcel”. (Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía).

Estas fueron las palabras de nuestro obispo en el marco de la fiesta de Nuestra Señora de la Merced “Patrona del mundo Penitenciario y Carcelario”, nos brindó su saludo y oración tam bién a las familias de los encar celados “preso uno, preso todos” y por supuesto a la guardia y al personal administrativo de los

establecimientos de reclusión, quienes tocan día a día la carne de nuestros hermanos cuya li bertad física les ha sido restrin gida pero su alma y espíritu son libres para Dios.

Muchas Gracias Monseñor Darío, por sus años de evan gelización, su sonrisa y salu do fraterno siempre nos hizo sentir cercanos y miembros de una Iglesia donde caminamos juntos, era la misma sonrisa de Dios presente en su humanidad, era el abrazo fraterno del Hace dor y era la voz de consuelo y ánimo de Cristo el Señor.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 15
“Su voz profética siempre giró en pro de la construcción de una Iglesia más humana, más fraterna y más solidaria” Monseñor nunca apartó su mirada de los hermanos privados de la libertad

Vicaría para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

Palabras que edifican… aunque pisen callos

Una de las caracte rísticas principales de los grandes líde res es la capacidad de observar la rea lidad, reflexionar sobre ella y trans formar esas reflexiones en mensajes sencillos, profundos, pero fuertes, que mueven el piso tanto a los ciu dadanos, como también también a todo un establecimiento.

A monseñor Darío no solo se le recordará en Cali por sus grandes obras sociales, pastorales, espiri tuales, su preocupación por los más necesitados y vulnerables, su pastoreo intachable, su amor a la Eucaristía y seguimiento a Jesús. Lo recordaremos también por sus declaraciones públicas, que para algunas personas son escandalosas, para otros crudas y duras, pero para muchos, reales y necesarias.

Un obispo frentero, a quien le cabe el argot popular “se tenía que decir y se dijo…”, porque no ca lla las injusticias, y denuncia todo aquello que va en contra de la vida y de la dignidad humana… “Los hechos desbordan los relatos y las palabras. No nos queda a quien reclamarle, porque la sordera es la primera “respuesta” de la terque dad. Ni declaraciones, ni comuni cados, ni movilizaciones y planto nes, ni encuestas, mucho menos aún el vandalismo o el extremo de la indiferencia, el “non me ne fre ga niente” (no me importa nada) del italiano. Vamos en un punto en el que sólo nos queda volvernos sobre nuestra propia libertad y ac ción. Solo nos quedan la fidelidad a valores y principios de vida y la disciplina social de la palabra, de romper cercos y prejuicios, de pro mover acuerdos de emergencia y de aplicación personal, doméstica, entre vecinos territoriales, gremios e instituciones” (mayo 13 de 2021).

Tan importantes son sus mensa jes que en ellos se cumple lo que a Palabra de Dios dice: “Lo que yo les digo en la oscuridad, repítanlo ustedes a la luz, y lo que les digo en privado, proclámenlo desde las azoteas.”(Mateo 10,27) “Soy un sacerdote y nosotros no podemos quedarnos callados ante estos ase sinatos sistemáticos, selectivos… La gente espera que los pastores de la Iglesia hagan algo, yo no soy capaz de quedarme quieto viendo morir la gente” (Entrevista radial La W, mayo 13 de 2021).

Como periodista, laica compro metida y simplemente como mujer, cada declaración, discurso, homilía o intervención en las innumerables

reuniones de Monseñor Darío, han sido luces para el discernimiento de esta cruda realidad y es una manera directa de pellizcarnos para no estar indiferentes ante tanto sufrimiento, desigualdades, odios y violencias que carcomen esta sociedad.

Una de las formas más simples para sensibilizar utilizada por Mon señor, fue su permanente cuestiona miento, lanzando preguntas que to das y todos, si queremos una mejor ciudad, debimos responder: ““Todo asesinato es una tortura contra el alma humana de la víctima y de su familia. También una tortura y un estigma más contra la población pobre que integra el territorio. ¿Y los asesinos? ¿Y los que los organizan como “empresa” para matar? ¿Y los que dan la orden? ¿Y el Estado? ¿Y la sociedad? Son preguntas que invita mos a cada quien que respondamos y definamos la responsabilidad”. (agosto 13 de 2020)

sensos que les permita salirse del espiral de la violencia: “Cada perso na es vida y dignidad humana que requiere conocimiento por parte de todo otro y otra, pero también del colectivo llamado ciudad, sociedad, economía, estado. “casa común”. Personas amadas serán sujetos de derecho y deberes, y de bien y bien estar común” 16 de mato 2021.

La construcción de la paz ha sido uno de sus temas banderas en su pastoreo, puesto que esta es el resul tado de la amistad social, de la fra ternidad y del amor de Dios visible en la humanidad. Dentro de todos sus mensajes a lo largo de su cami nar por esta Arquidiócesis, resalto el mensaje para la Semana por la paz 2021, como un llamado a “valorar este bien irrenunciable de la paz y a rehacer el protagonismo ciuda dano, personal y colectivo, en su construcción”, puesto que, para él, todos, absolutamente todos somos

equidad y el respeto por los dere chos de las mujeres, destaco su pro nunciamiento ante los feminicidios presentados en la ciudad de Cali a principios del año 2019: “Así como hemos querido sacar la violencia de la política y de la vida social, pues saquemos la violencia de la vida de géneros, entre hombres y mujeres, de cualquier discriminación por di ferencias, que la violencia no sea jamás el arma”.

Ahora bien, si miramos la radica lidad del evangelio: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Jn 10,10), mirada desde esta realidad social, re quiere ir de la mano de la exigencia de la justicia, la búsqueda de la repa ración integral y de lograr que nunca más se repitan los hechos que han generado tanta violencia, en este sentido, las prácticas del monseñor Darío de Jesús Monsalve en relación con la paz urbana y la necesidad de acompañar desde lo espiritual vin culando a la convivencia social, a la restauración de distintos grupos, colectivos, en orden a la justicia y el acercamiento a la reconciliación, que en últimas nos llevan a entender esa verdad de Dios, todo esto es su verdadero legado. Y si, la radicalidad de Monseñor en sus mensajes es su incesante capacidad de exigir justi cia, de gritarle al mundo que la vida es sagrada, y la dignidad humana hay que protegerla como lo plantea el evangelio.

A la hora de cuestionar al gobierno de turno, Monseñor Darío no tiene pelos en la lengua, aun sabiendo la tormenta mediática que se le viene; lanza sus palabras certeras, con el fin de motivar la reflexión sobre la necesidad de ser críticos y exigirle al Estado un manejo más limpio, acer tado y transparente en la búsqueda del cese al derramamiento de sangre y la violencia: “Desmiente el triun falismo publicitario y manipulador del actual gobierno la cruel realidad de masacres, persecución, revocato rias, desbarajuste socio económico y ambiental, torpeza diplomática, derroche burocrático y talante auto ritario, ajeno a toda política estruc tural de paz”. Twitter 3 de enero de 2022. Comentario que no pasó des apercibido, pues sus detractores ex presaron ante la opinión pública que “la sotana no es para hacer política”. Para Monseñor Darío toda perso na, independiente de si es víctima o victimario, es digna, su vida vale, su llamado constante es para que las victimas sean reparadas, a los victi marios les hace un llamado fuerte a transformar los odios, a deponer las armas, a dialogar y a llegar a con

corresponsables del perdón, la re conciliación y la paz. Su mensaje es un “llamado a la conciencia que interioriza el valor de la paz como meta, camino y método, basados en la verdad y el respeto por el diverso y por el adversario. La paz transita por el ejercicio de la palabra entre personas, en todo espacio y territo rio, entre etnias y pueblos, entre so ciedades e instituciones, entre Esta do y pueblo, entre nacionalidades y naciones. Es el bien que nos permite forjar una consciencia de humani dad planetaria, de ciudadanos de la tierra y buenos ancestros de las ge neraciones futuras.

Cada uno de sus mensajes es una luz y una oportunidad para sumar nos en la transformación de esta de teriorada Colombia. Su pastoreo nos conduce a ubicarnos en la periferia, a no mirar al otro desde arriba, sino a los ojos, abrazar al pobre y dialo gar entre todos sin distinción alguna, porque todos somos Colombia.

No puedo terminar esta reflexión sin mencionar o destacar la cons tante preocupación del Arzobispo por las violencias basadas en géne ro, y su interés permanente por la

Por último, con respecto a la pe derastia, monseñor Darío ha sido claro y coherente frente a este mal que afronta la Iglesia: “No pode mos seguir ocultando y destruyen do el rostro de Dios ante los niños y niñas, abusando en su nombre de ellos, de su inocencia, de la confian za o la de sus familias. Esto resulta criminal y escandaloso cuando los protagonistas son sacerdotes o re ligiosos, obligados a transmitirles a todos, especialmente a los niños, la verdad de Dios, con respeto total a su dignidad y con una trasparen cia de vida que no deje sospecha alguna. La pederastia y los abusos sexuales cometidos por algunos no pueden destruir la confianza social ni la identidad segura y cierta de los pastores católicos en nuestra misión de servidores de todos para que se pongan en relación filial con Dios y fraterna con sus semejantes”. (Ser món de las siete palabras 2012).

La mejor manera de agradecer a Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía su paso por esta Iglesia Par ticular de Cali, es recordar y sobre todo llevar a la reflexión y a la vida práctica sus mensajes que han sido, sin lugar a dudas, iluminados e ins pirados por el espíritu de Dios, para que todas y todos podamos juntos caminar y avanzar hacia una ciu dad pacífica, reconciliada y en paz.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 16
Por: Luz Adriana Lozada Vidal Vicaría para el Servicio del Desarrollo Humano Integral

Opinión

El Artesano de la Paz

“Población civil e Iglesia católi ca no podemos ser marginales, ni indiferentes, ni manipulables a la desinformación mediática y política, de cara al de ber inaplazable de desmontar todas las violencias y concentrar todos los esfuerzos. Y así avanzar hacia paz con inclusión social”.

Este es el último mensaje que al escribir estas páginas ha publicado monseñor Darío de Jesús Monsalve en su cuenta de Twitter. Pero bien podría ser el primero, o el más im portante, porque entraña el que ha sido el apostolado prioritario para quien ya completó once años como Arzobispo de Cali.

En efecto, desde su llegada a la capital del Valle del Cauca nuestro Pastor se ha ocupado de imprimirle un sello muy propio y contundente a su labor eclesial: trabajar sin pau sa por la búsqueda de la paz y el de rrocamiento de todas las formas de violencia no solo en la región sino en todo el país.

Es por eso que, de manera para lela a su desempeño como máximo Jerarca de la Iglesia Católica en Cali, ha multiplicado su tiempo para adelantar complejas tareas como escuchar, con el debido permiso de las autoridades civiles, a todos los grupos al margen de la ley que han pedido su mediación para afianzar y buscar cristalizar su intención de hacer tránsito a la legalidad.

Un propósito que ni mucho me nos es un capricho personal sino que encuentra todo su sustento en antecedentes como la creación mis ma de la Jornada Mundial de la Paz

por parte del Papa Paulo VI, el 1 de enero de 1968. “Pensamos que esta propuesta interprete las aspiraciones de los pueblos, de sus gobernantes, de las entidades internacionales que intentan conservar la paz en todo el mundo, de las instituciones religio sas tan interesadas en promover la paz, de los movimientos culturales, políticos y sociales que hacen de la paz su ideal”, decía Su Santidad en aquella ocasión, destacando “cuan necesaria sea hoy la paz y al mismo tiempo cuan amenazada”.

“Es un compromiso, en primer lu gar, de fe. La fe no puede ser indife rente a las víctimas. Basta ver la Pa rábola del Samaritano, donde unos pasan y no escuchan el clamor de la víctima y este extranjero y paga no sí lo escuchó y la atendió. Y no solo atender las víctimas, también es buscar que no haya más víctimas; es un deber también de la fe buscar que se elimine el asesinato, la vio lencia... Y luego hay que tenderle la mano al victimario, a los perpetra dores. El Evangelio pone siempre a Jesús en encuentro con las personas excluidas, rechazadas o estigmatiza das e incluso él aceptó ser cambiado por un criminal, Barrabás”, me diría monseñor Monsalve, en octubre de 2016, cuando le pregunté por qué un obispo se dedicaba de lleno a buscar la paz con el ELN y a apoyar las negociaciones de La Habana.

Para esa época ya era reconocido como ‘el Artesano de la Paz’ por que no solo reclamaba que el país se volcara a rodear las conversacio nes entre el Gobierno y las FARC, sino por acciones concretas como su acompañamiento a las víctimas del caso de los diputados del Valle cuando viajaron a Cuba para en contrarse cara a cara con los res ponsables de su dolor. Ahí estuvo el Arzobispo, dando soporte espiritual y emocional a unos y a otros, en

pro de la reconciliación de todos los hijos de Dios.

Meses después asumiría intensas y largas jornadas por todo el país tratando de convencer a los líderes del Ejército de Liberación Nacional para que se decidieran a avanzar a una fase pública de negociaciones que tendría lugar en Quito, pero con un compromiso serio con los colombianos en general y especial mente con las víctimas de esa gue rrilla, que también había atormen tado a los vallecaucanos con una práctica tan absurda y demencial como el secuestro.

“Todo el país siente que cierta mente se bajó la guerra, se vació de heridos el Hospital Militar, se dejó de transportar víctimas de la guerra en los territorios, se ha avanzado en la aplicación del acuerdo de La Ha bana y hay una mesa de diálogos con mucha ambigüedad en Quito, pero el agridulce de esto es que to davía hay una amenaza que es esa violencia demostrativa, selectiva contra líderes sociales, defensores de derechos humanos y líderes de

paz, eso preocupa mucho”, me diría con el ceño fruncido por la impotencia en la Semana Santa del 2017, meses antes de la visita del Papa Francisco a Colombia.

Me quedaba claro entonces que monseñor Monsalve no concebía la Paz como un papel firmado, sino como un precepto de ética religio sa que lo impulsa a gastarse su vida y su obispado en acciones, ideas y reclamos para que los grupos arma dos ilegales, las bandas criminales, los narcotraficantes, pero también el Estado y la sociedad misma en tiendan que solo hablando, escu chando al otro, renunciando al uso ilegítimo de la fuerza y superando la injusticia social, se pueden erra dicar todas las formas de violen cia que atentan contra la vida y la dignidad que Dios le ha regalado a cada colombiano.

Monseñor ha dejado clara su convicción de que no se trataba solamente de superar el conflicto armado como tal, sino todas las formas de violencia que se siguen registrando en el país.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 17
Sus acciones y acompañamiento a los procesos de paz lo consolidaron como un artesano de la misma Monseñor dejó en claro su compromiso con la paz en cada territorio

Monsalve y la 15ª obra de misericordia

El Catecismo clá sico nos enseñó desde la infancia las catorce obras de misericordia (siete corporales y siete espiritua les). En la línea del gran pensa dor español Miguel de Unamuno (1864-1936), que puso sus ojos en “la persona de carne y hueso”, Monseñor Darío de Jesús Mon salve nos enseñó también la de cimoquinta obra de misericordia: despertar al dormido.

Fue tarea del filósofo español, fue programa continuo del Arzobispo de Cali: en consejos de gobierno, en visitas al Seminario Mayor, en reuniones de planeación pastoral, en lecturas de la realidad nacional y local, Monseñor Monsalve nos “despertó” del letargo, nos sacudió la pereza intelectual, nos ayudó a

mirar más allá del momento his tórico que impresiona, emociona, inquieta, pero añora el pasado, re trocede en busca de refugio seguro y paraliza toda acción dialogante. Unamuno se propuso “despertar al dormido”, Monsalve trabaja por “despertar” la conciencia que se adormece fácilmente, la mirada re ducida frente al quehacer creyente que con facilidad se refugia en una

fe supersticiosa, ajena a todo sen tir social, a la separación entre fe y vida, fe y compromiso humano, fe y caridad cotidiana, fe y construcción del reino de Dios, fe e Iglesia pe regrinante, fe y renovación de toda estructura que deshumaniza.

Las Fundaciones educativas, los docentes, los alumnos de los cole gios (32.000 jóvenes), el personal administrativo, el vigilante, la se

ñora de los tintos, todos en general han recibido “un buen magisterio”: han abierto los ojos, han visto que la línea pastoral de la Arquidiócesis de Cali es el ser humano concreto, el que vive, el que siente, el que sufre y agoniza (entiéndase este úl timo término en su sentido griego: el que lucha y combate cada día). En nombre de todos ellos firmamos con gratitud.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 18 Fundaciones Educativas
Gracias, Monseñor Darío, por articular una educación más humana y con sentido social

La voz de los que no tienen voz

Monseñor Darío de Jesús Mon salve Mejía, el 3 de junio de 2010 llega a Cali como Arzo bispo Coadjutor y el 18 de mayo de 2011 asume como como Arzobispo de Cali en propiedad. Han sido 12 años de servicio pastoral y con voz pro fética en esta Iglesia particular; ahora por directrices de la Iglesia se encuentra a punto de terminar su tarea pastoral, sabemos que cuando se trata de ejercer el pa pel profético no hay jubilación y que seguirá trabajando para apor tar desde su experiencia por la paz de Colombia.

Mons. Darío de Jesús, una persona que desde muchos frentes ha sido cuestionado, criticado y porque no decirlo per seguido, todo por querer hacer el bien y más como le corresponde desde su posición como pastor. Solo que en ocasiones se desconoce labores que se hacen por el bien de los demás y que no se es aje no al dolor y sufrimiento de tantas personas; uno de los tantos casos es el de Johana, la mamá de Celeste.

¨Murió bebe que recibió bala perdida en la cabe za por enfrentamiento de barristas, Celeste, como se identificaba la menor de un año, perdió la vida en la mañana de este martes, luego de durar 2 días con muerte ce

rebral en un hospital de Cali. ¨ Así registraban las noticias el 2 de marzo de 2021. La situación de violencia que hemos vivido por décadas en Colombia no ha perdonado ni edad, condición social, una niña de escasamente un año de vida que se encontra ba en su cama se convierte en una víctima y en un número más de las estadísticas, los medios, la justicia, la sociedad se lamentan de hechos como estos y se pro mete dar con los responsables de hechos como estos.

Todo termina quedando en el olvido, puesto que vivimos en una sociedad tan hipócrita que rápidamente olvida lo que paso con Celeste y con tantas otras víctimas de la violencia, tales como lideres sociales, militares, campesinos y ciudadanos del co

aparecen personas que le apues tan a la paz, la reconciliación y la promoción social, son tilda das de ¨guerrilleros¨ y terminan estigmatizados. Para quienes tie nen claros sus ideales nada les puede detener, puesto que en ocasiones siguen haciendo un trabajo en silencio por el bien de los demás y no tienen necesidad de publicarlos en las Redes So ciales, como se hacen muchas veces con tal de lograr miles de me ¨gusta¨. Es mejor ser voz de los que no tienen voz, como es el caso de Johana quien escribe los siguiente:

“Estimado Monseñor, hoy en nombre de mi amada y extraña da hija Celeste que ya no está con nosotros, que nos ve desde el cielo y que juega con los án geles en el cielo; en nombre de

Usted con su cariño, compren sión y compromiso social, llegó en ese momento donde mi fe y esperanza desvanecían, donde mi tristeza superaba mis ganas de vivir; su mano extendida nunca la olvidaré.

He recibido en múltiples oca siones sus bendiciones, pero hoy quiero detenerme al agra decimiento que usted me inspira y que desde lo más alto del fir mamento y en la fe católica que profesamos, extenderle cientos de bendiciones, que Dios todo poderoso lo llene de vida y que pueda desde su corazón bonda doso seguir ayudando a quienes lo necesitan. Su bondad la llevo en mi corazón, al igual que mi familia y mis allegados, usted fue y sigue siendo parte esencial en este proceso duro que como madre sabemos nunca sanaré por completo; es inevitable que los recuer dos lleguen inesperados y entristezcan mi alma; pero con su ayuda y la de los profesionales que me brindo he logrado aprender a salir de esos episodios de penumbra y volver a sentir que los rayos del sol también alumbran para mí.

Monseñor, conocedo ra de su gran bondad, sé que a muchos les ha llegado con un alivio a sus problemas; hoy quie ro reconocerle que me ha devuelto las ganas de luchar y seguir mi cami no adelante, ayudando a quienes me necesiten desde la fe y el amor.

mún; hay quienes pareciera que quisieran que estas tristes reali dades nunca acabarán. Cuando

mi familia y en el mío propio, quiero hacerle un especial re conocimiento y agradecimiento.

Gracias Monseñor, con mi alma y mi corazón muchas gracias. Con Cariño, Johana”.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 19
Por: Pbro. Héctor Fabio Fernández O. Monseñor Darío se destacó por ser la voz de los que no tienen voz
Opinión

Gracias Monseñor Darío

La transición a emérito que mon señor Darío vie ne anunciando desde el inicio de este año, su con movedor mensaje de noviembre en la editorial de Voz Católica “Aprender a des pedirse” citando a su santidad el Papa Francisco y la lectura de Los Hechos de Los Apóstoles (20,1727), nos anima a “volver a pasar por el corazón” (Eduardo Galea no, 2009) tres mensajes en los que con el tiempo entenderemos sobre sus profundas enseñanzas y desafíos para la Iglesia particular de Cali, el movimiento social del suroccidente y las ciudadanías del litoral Pacífico:

1. “Que la dignidad de todo ser humano tengan lugar y horizonte de futuro” (Noviembre 2020)

El primero de ellos, tiene que ver con su constante conexión con las encíclicas del Papa, en una ver sión contextual y culturalmente aterrizada a lo colombiano, mon señor Darío con insistencia nos ha invitado a abrir las puertas de la Iglesia, ser hospital de campa ña y ejemplo de fraternidad, bus cando encarnar el mensaje de Je

sús con nuestra familia extendida, con el vecindario aquí en la tierra y en conexión con las realidades concretas que vive el pueblo de Dios; esto ha llevado a desarrollar en la última década un área social reconocida por su servicio a dife rentes grupos poblacionales como las pastorales migrantes, peniten ciaria, trabajadores, de la salud y social, y por su especialización en reconciliación y paz, solidari dad alimentaria, formación para el trabajo, seguimiento y análisis de la realidad. Un amplio equipo de

trabajo y directrices que han sido providenciales ante emergencias humanitarias como las vividas por cuenta de la pandemia Covid 19 del año 2020 y el estallido social del año 2021.

2. “La ambigüedad empeora las cosas en favor de los violentos, dejando al pueblo en manos de quienes manipulan la violencia y la guerra como arma electoral” (Septiembre, 2013)

La segunda, está relacionada con un movimiento social al que monseñor Darío ha logrado llegar

Pastoral de Catequesis

en sintonía con memorias como las de monseñor Gerardo Valen cia Cano (el hermano mayor del Pacífico), el padre Álvaro Ulcue Chocué (primer sacerdote indíge na), la hermana Yolanda Cerón y monseñor Isaías Duarte Cancino; cuatro mártires que desde Buena ventura, Santander de Quilichao, Tumaco y Cali, entreveran una opción preferencial por los pobres que impide guardar silencio ante las violencias del centralismo, el abandono, la desigualdad, el ra cismo, el narcotráfico, el mercado de armas y las amenazas contra la casa común. En síntesis, voz pro fética comprometida con el pue blo y sus periferias.

3. “Pactar la alianza y partici par del cuerpo, vivir una “común participación” (comunión), es el camino comunitario que deberá enriquecer la realidad societaria y política” (Noviembre 2017)

La tercera y no menos impor tante, se masifica en acompañar a ciudadanías diversas, (pluriét nicas, pluriclasistas y pluriterrito riales) en la lucha por el cuidado de la vida, la justicia social, la de mocracia, la paz y la reconcilia ción; allí su discernimiento le ha llevado a tender puentes, animar la búsqueda de mínimos comunes para la unidad, calmar los ánimos para transformar conflictos y cla mar por optar el camino de la No Violencia del crucificado.

Monseñor Darío, un catequista

Desde su perio do de Arzobispo Coadjutor en el año 2010, Mon señor Darío de Jesús Monsalve Mejía fue dando luces de cómo su ministerio se cernía sobre la misión de ser el primer catequista de esta Iglesia local, al demostrar que entregaba su persona para iniciar en la fe a todos los fieles que están a su car go, interviniendo directamente en la transmisión del Evangelio. Toda homilía, toda carta pastoral, todo contacto directo del obispo con los fieles, individualmente o bien en comunidad, tenía una dimensión catequética auténtica, ayudando al pueblo de Dios a penetrar más aún en el sentido de los misterios de la fe cristiana. El obispo demostró

en estos contactos el alimento para su propia vida de fe, instruido por aquellos a los que le inicia.

Como Arzobispo, promovió la cate quesis en la arquidiócesis, animando a los sacerdotes y a los agentes pasto rales más directamente comprometi

dos en este campo, sensibilizando a las comunidades cristianas en cuanto a las responsabilidades propias de su campo, “suscitando y manteniendo una verdadera pasión por la cateque sis”, retomando los mismos términos del directorio. Esto implica que él

mismo tiene que ser un apasionado por la iniciación en la fe.

Desde él, las más de tres mil qui nientas catequesis que hay en la Ar quidiócesis de Cali agradecemos su cercanía, apoyo y promoción de la catequesis en todas sus dimensiones.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 20 Observatorio de Realidades Sociales
Gracias por su arduo trabajo en al área social El catequista es el eco de la Palabra de Dios

Opinión

Que la sangre corra por las venas y no por las calles de la ciudad

El viernes 8 de no viembre de 2013 en la dis coteca ‘La Barra de la 44’ de Cali, ubicada en la calle 44 con carrera 27, se produjo un atentado si carial dejando un total de ocho personas muertas y cinco más heridas. El ar zobispo de Cali, Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía, preocupado por es tos hechos, acompañó a las familias de las personas que fueron asesinadas y a

la comunidad donde está ubicada esta barra y des de allí, instauró el rezo del Santo Rosario al sitio como desagravio de las víctimas y en reparación por los vic timarios, lanzando una voz de protesta contra los vio lentos y exigiendo justicia para las víctimas.

El primer Rosario al Si tio inició el domingo 10 de noviembre (2013) y se prolongó ininterrumpida mente hasta el año 2020, seis años consecutivos recorriendo las calles de la ciudad, abrazando las familias, acompañando a las comunidades y, sobre todo, llamando a los vio lentos a desarmar las ma nos y el corazón.

El Arzobispo quiso que en cada esquina, en cada calle, en cada lugar donde ha caído un hermano por

causa de la violencia rece mos en comunidad el San to Rosario como símbolo de desagravio, que los fieles católicos alcemos nuestra voz al cielo para clamar justicia ante la pér dida de la vida a manos de los asesinos, para él, cada sitio donde ocurrió un ase sinato tiene una connota ción especial, ya que es el especio donde se hirió a una familia, aun vecin dario, el barrio, la ciudad, dicho acto no solo destru ye una vida, destruye una convivencia. Por ello con toda valentía salió a las calles, a romper el silen cio, e invitar a todos a mo vilicemos, diciendo con firmeza “urge una mirada que no deje apagar la es peranza y esa mirada es la de fe, al poder de Dios y a la protección de la vida”.

En ese entonces, la Vi caría para la Reconcilia ción y la Paz acogió este llamado del arzobispo, e inició la invitación para que todos los viernes los fieles, los vecinos, las co munidades se desplacen al sitio más cercano donde ocurrió el hecho violento en la comunidad, guiados por la parroquia, para re zar el Santo Rosario e ir generando una romería constante de ciudadanos para hacer ver que allí, como afirma el arzobis po, “no se mató una rata o una culebra… si no que

ahí se le arrebató la vida a un ser humano, allí se cometió un atropello con tra una vida, una familia y contra el dueño de la vida y la muerte, que es Dios. Es un desagravio y un acto de reparación, no solo por el asesino sino por lo que nosotros hemos dejado de hacer para que haya tantos asesinatos en la sociedad colombiana”.

Con esta iniciativa que ha quedado en el recuer do de los caleños, Monse ñor invitó a toda la socie dad a pedir perdón, pues nada justifica cometer in justicias y menos despojar, arrebatar la vida, don gra tuito de Dios que hay que respetar y cuidar. Exclamó muchas veces al Igual que el Papa Francisco: “¡Recen por sus enemigos! ¡Recen por aquellos que los per siguen! ¡Recen! y díganle a Dios: Cámbiale el co razón. Tiene un corazón de piedra, pero cámbialo, dale un corazón de carne, que sienta y que ame”.

Desagravio y reparación

La muerte violenta de cualquier ciudadano le dolió en el alma a Mon señor y más aún la indi ferencia de algunos ante estos hechos, que, por la continua recurrencia, ya se volvía cotidiano saber de algún hecho violento en los tantos barrios de la ciudad, por ello repe tía en estos espacios que

“ante las manos de los asesinos que acechan sin compasión a la ciudad, levantemos las nuestras hacia el Cielo. Nuestra impotencia y desamparo no busque el camino de las “armas amparadas”, y menos aún el de las armas criminales, sino más bien el de “las armas de Dios” (Efesios 6,10-20). Ellas fortalecen, tanto a los ciu dadanos como a quienes tienen el deber de prote gerlos, para que nos adhi ramos juntos a la verdad y al propósito común de construir la convivencia entre libres e iguales”.

Monseñor convocó a sus feligreses y a los hombres y mujeres que valoran la espiritualidad y la Palabra del Dios vivo, a “ponerse en pie y caminar juntos en el comienzo de la noche, veladora y camándula en mano, hacia el sitio, te rritorio parroquial que se ha profanado con la san gre de nuestros prójimos. Será la hora del Rosario al Sitio, en vez de hacerlo en el templo o en las ca sas. Se les unirán los más vecinos a ellos, o incluso de distintos lugares de la Arquidiócesis, sobre todo cuando el terror de quie nes asesinan los ha ense ñoreado de los sectores”.

Con esta iniciativa que marca el paso de Mon señor Darío de Jesús Monsalve Mejía en la

construcción de una ciu dad reconciliada, él qui so “romper el silencio y hacer desagravio a las víctimas y a sus familias, al mismo tiempo ofrecer reparación a Dios por los victimarios y por quienes hemos sido incapaces de formar a toda persona con un compromiso sagrado y radical hacia la protección de toda vida humana. Una ciudad que se pone de pie en oración con sus pasto res, doblegará con el po der de Dios, la perversidad de los asesinos y la insen satez de nuestros métodos para doblegarlos”.

El Rosario al Sitio, se convirtió en una de las

estrategias más importan tes para sensibilizar sobre el valor fundamental que tiene la vida, el respeto por ella, porque toda vida humana es sagrada por ser un don divino y su pérdi da siempre es un drama y duele mucho, no solo a su familia, sino también a toda una comunidad y una ciudad entera, due le, sobre todo cuando el hombre es el responsable de dicha muerte.

Este legado de Monseñor no se nos puede olvidar, comprometernos con la oración y la acción, invi tando, como lo hace él, a apartar del corazón, de las palabras y de los gestos la violencia, y a construir co munidades no violentas, que cuiden la casa común porque todos podemos ser artesanos de la paz.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 21
Por: Pbro. José González
“Una ciudad que se pone de pie con sus pastores, logrará transformar con el poder de Dios y la oración, el corazón de los asesinos…” Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía, Arzobispo de Cali.

¡Gracias, Monseñor Darío!

En nombre de la comunidad dio cesana, a lo lar go de estos años, en donde se nos ha conducido a la comunión con Jesucristo, desde donde nos lle ga persistente y comprometido el envío a anunciar el Evange lio». La Escuela Diaconal Pablo VI, y todos los estudiantes y diá conos que están y han vivido su proceso de formación diaconal en este espacio de discernimiento vocacional, quere mos expresar nues tros más sinceros agradecimientos en este mensaje de despedida a nues tro Pastor, Monse ñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, arzobispo de nues tra arquidiócesis de Cali, quien ha guiado esta Iglesia particular por un poco más de doce años.

Hoy, esta Iglesia particular experi menta la llegada del final del tiem po de su ministe rio episcopal en tre nosotros, es un tiempo que se ha cumplido. Es por eso que expresa mos nuestros más sinceros sentimientos de gratitud y oración a quien ha sido nues tro guía e iluminador del cami

no, que es el mismo Jesús durante todos estos años.

Monseñor Darío, siempre ha te nido la capacidad de confortar a su pueblo con su palabra, con su cercanía, con su acogida, con su testimonio de vida y a su vez en todos estos actos de caridad, ha logrado expresarnos y enseñar nos su amor apasionado por esta Iglesia arquidiocesana.

Es de destacar su trabajo incan sable por las vocaciones, espe cialmente su preocupación por todo su esfuerzo, el cual decidió realizar para que nuestra escuela diaconal se fortaleciera y se con virtiera en un referente a nivel

ministerio del diaconado per manente en nuestra arquidió cesis. Este acompañamiento ha permitido que en nuestra Iglesia se venga fortaleciendo la uni dad entre este ministerio, que ha venido poco a poco a forta lecer el clero, como un signo de comunión fraterna, adquirien do especial importancia para la vida diocesana de estos tiempos actuales, en donde se evidencia cada vez más la escasez de las vocaciones sacerdotales.

Por su paso por esta porción del pueblo de Dios, nuestro arzobis po, deja una huella muy impor tante e imborrable, ya que con su

una de las comunidades de esta Iglesia particular, desde cada pa rroquia, los arciprestazgos y las zonas pastorales; las comunida des de vida consagrada y tan tas instituciones, movimientos y grupos apostólicos, a los que el siempre acompaño en su tarea de evangelizar los territorios de esta Arquidiócesis de Cali.

Nos faltarían las palabras y los sentimientos de gratitud ha cia nuestro pastor, que continua su servicio al Señor, pero ya en otros escenarios. Por eso damos gracias por su vida, y queremos agradecer al Dios de la vida por permitir que estuviera en medio de todos nosotros y por haber ungi do y anunciado a todos, con ardor, “a tiempo y a des tiempo” el Evan gelio de Jesucristo (cf. 2 Tm 4,2).

nacional, mostrándonos la forma como se debe realizar la forma ción integral de los aspirantes al

guía dedicada nos ha permitido a todos ser instrumentos del Se ñor para hacer su

Quedan senti mientos de nostal gia, pero también de esperanza por lo que vendrá con ese legado pasto ral que nos deja. Pero como dice el refrán «Es de bien nacido ser agra decido» y por eso queremos agrade cerle todos estos años de dedica ción y decirle que guardaremos siem pre un gran recuer do de su paso por nuestro territorio. Que Dios le bendi ga y que el nuevo camino que empieza sea tan pro vechoso como el que ha com partido con nosotros.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 22
Diaconado Permanente
Por: Juan Carlos Cuellar C. Escuela Diaconal Pablo VI
obra en cada
Su guía dedicada permitió a todos ser instrumentos del Señor para hacer su obra en cada comunidad

Opinión

Paz y reconciliación, siempre su desvelo

Soy de quienes cree que una alta dignidad como lo es ser el Arzobispo de una ciudad como Cali, constituye una extraordinaria oportunidad de dejar huella como se dice coloquialmente, pero mejor digamos, dejar un legado. Digo que se trata de una oportunidad, pero justo es decir que se refiere más bien a un imperativo, una obligación.

No se trata de nutrir el ego humano ni de engran decimientos personales sino, por el contrario, de honrar el complejo deber de guiar a una Iglesia tan extendida como la católi ca, en tiempos que requie ren de gran discernimien to espiritual, la palabra justa y la acción correcta bajo el mandato de lo que nos orienta Jesús que no es otra cosa que el com promiso con la justicia, la dignidad humana y el amor en acción por sobre todas las cosas.

Monseñor Darío de Je sús Monsalve no solo deja una huella sino también un gran legado. Por las distintas controversias pú blicas (incluso nacionales) que han generado en dis tintos momentos sus pro nunciamientos ya podría decirse que deja una hue lla difícil de olvidar, pero lo decisivo es su legado, digno de imitar.

¿Qué queda de ese lega do? Por supuesto mucho, pero quisiera destacar en particular el de su compro miso con la tarea siempre inconclusa de la paz y la reconciliación. Se requiere de mucha valentía, cohe rencia y compromiso estar en un lugar tan público no solo para promover la paz sino que casi también para exigirla, denunciando al mismo tiempo las circuns tancias y responsables (le gales e ilegales) de que aún no haya llegado plenamen te a Colombia.

El Arzobispo de Cali, Da río de Jesús Monsalve, ha señalado por ejemplo y con mucha alarma, como

en distintos momentos la presencia de la violencia en medio de un proceso de paz como el adelan tado con las FARC no ha traído más convivencia pa cífica, como suponíamos todos, sino lo contrario. Y al hacerlo, refiriéndose las responsabilidades guber namentales de garantizar y desarrollar esa paz en cabeza del presidente Iván Duque recuerdo que utili zó una frase que en su mo mento fue objeto de gran controversia y polémica: violencia genocida.

Se trata de una expre sión fuerte, sin duda. Yo en lo particular no la hubiera utilizado para advertir de la grave situación que ha esta

do ocurriendo, pero mon señor es dueño de una gran coherencia además de te ner la autoridad que le con fiere la Iglesia para hacerse vocero de preocupaciones colectivas y esta ha sido justamente una de ellas, tal vez la más alarmante.

Puede que haya sido mejor utilizar otro tipo de frase pero lo que ha sido señalado por monseñor es terriblemente contunden te: a lo largo y ancho del país, cientos de excom batientes de la antigua guerrilla de las FARC han sido asesinados, al igual que muchos líderes socia les. ¡No hay paz que pue da ser construida en esas condiciones!

La polémica generada dio para que algunos ca lificaran de “comunista” a monseñor y solicitaran su traslado (no era la primera vez), pero al mismo tiem po motivó innumerables expresiones de solidari dad de grupos y sectores del más diverso origen que celebraron que el nuestro no hay sido un monseñor que este solo como una figura decorati va, para complacencia de las elites y los dueños del poder. Y a juzgar por esas expresiones de respaldo, Darío de Jesús Monsalve tiene, sin duda, un enor me arraigo, no solo entre fieles y creyentes.

En apoyo, del mismo

Vaticano provinieron dos pronunciamientos que lo dicen todo. En uno de ellos se dice que un hombre de Iglesia cercano a su pueblo merece atención y respeto por parte de la sociedad y sus dirigentes. Y en uno posterior, en el contexto del llamado “estallido so cial” y directamente como expresión del Papa Francis co, este fue claro al señalar que “defender al pobre no es ser comunista, es el cen tro del Evangelio”.

A la hora de hacer algún tipo de balance algunas defenderemos la obra de monseñor mientras otros le atacarán, no siempre con argumentos ni verda des sino con calumnias e injurias, lo cual ha tenido lugar en la mayor parte de su ejercicio pastoral como Arzobispo de Cali.

En momentos en que ha llegado un nuevo gobier no comprometido con una Paz Total (incluida una ne gociación de paz con el ELN), muchos esperamos por un lugar significativo para Monseñor Darío en esa difícil tarea.

De entre todo su legado yo me quedo, lo reitero, con su especial vocación y compromiso por construir la paz, por ser artesano de ella, honrando la Bienaventuran za de que quienes hacen y trabajan por la paz serán lla mados hijos de Dios.

Santiago de Cali, Diciembre de 2022 3 23
“De entre todo su legado yo me quedo, lo reitero, con su especial vocación y compromiso por construir la paz, por ser artesano de ella” “Monseñor Darío de Jesús Monsalve no solo deja una huella sino también un gran legado” Por: Diego Arias «Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios» (Mt 5, 9).
Santiago de Cali, Diciembre de 2022 2 24 Actualidad Calendario Arquidiocesano 2023 Regala en Navidad Obséquiale a tu familiar, amigo, vecino, calendario de la Arquidiócesis de Cali 2023. Encuéntralo en tu parroquia más cercana o llamando al (602) 889 0562 ext. 1050