{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

Extractos del mensaje sobre las vocaciones del

OBISPO DAVID M. O’CONNELL, C.M.

‘Llamados por su nombre: Les daré pastores’

E

n su mensaje para el Día Mundial de Oración por las Vocaciones del 2019, nuestro Santo Padre, el papa Francisco escribió:

El padre Nicolas Dolan, vicario parroquial de la Parroquia San Antonio de Padua, Red Bank, bendice a una mujer durante la Misa de su ordenación en junio del 2018. Por una ventana con la imagen de Jesucristo, el padre Dolan y el padre Michael DeSaye se preparan por su ordenación al sacerdocio. Fotos por Craig Pittelli

La llamada del Señor, por tanto, no es una intromisión de Dios en nuestra libertad; no es una “jaula” o un peso que se nos carga encima. Por el contrario, es la iniciativa amorosa con la que Dios viene a nuestro encuentro y nos invita a entrar en un gran proyecto, del que quiere que participemos, mostrándonos en el horizonte un mar más amplio y una pesca sobreabundante. … Se nos pide esa audacia que nos impulse con fuerza a descubrir el proyecto que Dios tiene para nuestra vida. En definitiva, cuando estamos ante el vasto mar de la vocación, no podemos quedarnos a reparar nuestras redes, en la barca que nos da seguridad, sino que debemos fiarnos de la promesa del Señor. ¡Palabras profundas perspicaces! La Iglesia Católica en los Estados Unidos “tira nuestras redes” de nuevo al celebrar la Semana Nacional de las Vocaciones del 3 al 9 de noviembre, 2019. La palabra ‘vocación’ significa ‘un llamado’ y presume que alguien llama y alguien es el llamado. Como católicos, sin duda, nosotros nos identificamos a la persona que llama como Dios mismo. En nuestra fe, creemos que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros y que Dios nos llama, nos invita, a considerar ese plan y, con esperanza, aceptarlo. Diferente que un trabajo, una ‘vocación’ es algo universal que requiere

36   REVISTA EL MONITOR   Noviembre 2019 

de una respuesta libre y dispuesta y un compromiso total al Uno que llama y a lo que nos pide en el llamado. La vida matrimonial y el amor de esposos es ese tipo de vocación. La vida consagrada/religiosa en sus muchas formas es ese tipo de vocación. El estado del laico soltero es ese tipo de vocación. Y el ministerio ordenado como diáconos y sacerdotes es ese tipo de vocación. La Diócesis de Trenton y todas sus parroquias deben fomentar, promover y orar por todos estos tipos de vocaciones – o sea “estados de la vida” como antes las llamábamos – en cada manera posible para que los fieles puedan ver sus vidas como respuestas generosas y amorosas a un Dios generoso y amoroso. Como el obispo de la Diócesis de Trenton, tengo una responsabilidad especial de animar a los jóvenes hombres a considerar una vocación al sacerdocio aunque ciertamente animo una respuesta con la oración y la generosidad a todas las vocaciones mencionadas arribita. Los sacerdotes son, como dice claramente en el Rito de Ordenación a los Ordenes Sagrados, los colaboradores principales del obispo en el servicio ministerial al Pueblo de Dios. Las vocaciones sacerdotales son una prioridad urgente para nuestra Diócesis. Eso no disminuye el compromiso ministerial de tantos hombres y mujeres laicos de ninguna manera. Nuestras parroquias no sobrevivirían sin ellos. Sin embargo, recuerdo a menudo el sentimiento expresado por el papa san Juan Pablo II: sin sacerdotes, no habría la Eucaristía; sin la Eucaristía, no habría Iglesia.


el Anzuelo  sigue de página 36

El Señor Jesús “ha llamado por su nombre, a los sacerdotes de todos los tiempos”. En otras palabras, todavía está llamando y llamando “por su nombre”. Ese llamado viene en una variedad de maneras, que a veces puede ser simplemente la pregunta de un sacerdote, religioso u otro católico comprometido o hermano feligrés a un buen hombre joven, “¿Alguna vez TÚ has pensado en ser sacerdote”? Una vocación al sacerdocio – como otros estados vocacionales en la vida – requiere mucho de la persona llamada. El sacrificio está escrito por todas partes de la “descripción del trabajo” del sacerdote, sin duda. Pero, también lo es la oración y el estudio y predicar la Palabra de Dios y compartir la enseñanza de la Iglesia y administrar los sacramentos y ofrecer el consejo pastoral y hacerse dispuesto a servir el Pueblo de Dios respondiendo a sus necesidades más básicas 24/7. Sin duda alguna, se rinde mucho para seguir esta vocación al altar. El camino, sin embargo, y el destino al final brindan alegría incomparable y un sentido de cumplimiento que ni se puede explicar adecuadamente. A los hombres que ya son sacerdotes, ¡demos gracias a Dios! A los hombres considerando el sacerdocio, tomen el próximo paso. A los hombres que aún no lo hayan considerado, piénsenlo. A todos los demás, “rogar ante todo al Dueño de la mies para que envíe obreros a su cosecha”. Para leer el mensaje completo, visita PecesdeTrenton.com.

Pertenecerle

a Jesús

E

l Papa Benedicto XVI, en la fiesta del Santo Rosario, nos dice que cada vida tiene su propia vocación, tiene su propio código y su propia ruta. Ninguna vida es sólo una imitación, estampada junto con una multitud de vidas idénticas. Cada vida requiere el valor creativo de vivir la propia vida y no sólo convertirse en una copia de otra persona. Cada uno de nosotros somos únicos. Nadie es igual que otro, aunque sean hermanos, o hasta gemelos idénticos. Cada uno es único. Somos únicos, para muestra sencilla, vemos nuestras huellas digitales, pero no sólo ellas. Tenemos nuestros propios gustos, nuestros pensamientos, sentimientos, y una tremenda cantidad de otras cosas que nos hacen diferentes e individuales. Por eso el Papa Benedicto, nos dice que si vemos las vidas de los Santos, todas son distintas. Nuestra vocación es única también. Por eso es que nacimos en el lugar que nacimos. Por eso es que tenemos los padres que tenemos. Por eso es que tenemos la familia que tenemos. Todo esto alimenta nuestra vocación, el llamado que Dios tiene para cada uno de nosotros. No todos, nos dice el Papa Benedicto, tienen que ser una Madre Teresa o un

JOSUE ARRIOLA Director, Evangelización y Vida Familiar

Padre Pio. Podemos ser músico, artesano, madre de familia, mecánico, jardinero, etc. Todos estamos llamados a vivir una vida extraordinaria. En una entrevista que le hicieron a la Madre Teresa en Irlanda en el 1974, le preguntaron ‘qué es tener una Vocación’. Ella simplemente respondió que, [la] “vocación es pertenecerle a Jesús”.  Mis hermanos y hermanas, todos tenemos una vocación, un propósito, un código, una ruta, que es el pertenecerle a Jesús.  ¿Cómo le pertenecemos a Jesús? “Si me aman”, dice Jesús, “guarden mis mandamientos” ( Juan 14:15).

La familia, conocida como la “Iglesia doméstica, es el lugar más importante donde se debe aprender del discernamiento y la vocación. Foto por Craig Pittelli

PescesdeTrenton.com   37


el Anzuelo

Cursillo: experiencia del

pasado, presente y futuro

POR MATEO GREELEY

Director asociado | Comunicaciones

L

a curiosidad: Es un Movimiento universal de la Iglesia Católica, no es un retiro, aunque parecería un retiro. Hay cosas que se pueden revelar, pero se debe preservar la confidencialidad del mismo. Sin duda, las personas salen diferentes a cómo entran. Cursillo tiene una historia curiosa, algo que facilita que el Movimiento siga hasta hoy y se mueva hacia el futuro. El Cursillo hispano de la Diócesis de Trenton ha crecido mucho en los últimos 5 años. De hecho, el Cursillo más grande en la historia del Movimiento en la diócesis se llevó a cabo este año del 10 a 13 de octubre. 33 hombres de muchas partes de la Diócesis llegaron al convento de la Catedral Santa María de la Asunción para cambiar la dirección de sus vidas de manera inesperada. “La meta es acercarse mucho más a Dios”, dijo Diego Valencia, feligrés de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, Keyport, y rector de este Cursillo # 48. Siguió, “los candidatos vienen hambrientos y sedientos de Dios y encuentran a Cristo mismo, alimento que da la vida eterna. El centro del Cursillo es la Eucaristía misma, fuente y culmen de toda la vida cristiana.” El Cursillo no trata solamente de

facilitar la conversión personal, sino también la formación de líderes en la Iglesia. Para cumplir con esa meta, se ha establecido la Escuela de Dirigentes del Cursillo. La escuela está coordinada por Junior Santos, de la Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, Trenton. “Yo viví mi Cursillo en 2016”, dijo Santos. “A partir de ahí, me he estado involucrando cada vez más. Me pidieron tomar cargo de la escuela de dirigentes tanto aquí en Trenton como en Red Bank (Parroquia San Antonio de Padua). Eso es a raíz de la necesidad que tenemos de formar nuevos líderes para que el Cursillo siga creciendo” y para servicio de la Iglesia diocesana en cada parroquia. “El Cursillo tiene su propio método de formación”, compartió Santos. “Estudiamos la metodología del Cursillo, las Sagradas Escrituras y la doctrina de la Iglesia”. El padre Neiser Cardenas, vicario parroquial de la Catedral Santa María de la Asunción en Trenton, es el asesor espiritual del Cursillo hispano y quien lidera el Movimiento en la diócesis junto al secretariado diocesano (7 miembros laicos). El padre Cardenas estaba muy contento con el crecimiento mostrado en los últimos años. De hecho, este Cursillo de hombres, que fue el # 48 en la Diócesis desde su inicio, fue el más grande con 33 candidatos + 12 dirigentes.

Los nuevos cursillistas del Cursillo #48 celebran después de la Misa de clausura. Foto cortesía de Padre Neiser Cardenas

38   REVISTA EL MONITOR   Noviembre 2019 

Candidatos del Cursillo se profundizan en temas teológicas y los conectan con la fe a través de la reflexión y la oración. Foto por Mateo Greeley

El padre comentó que la experiencia del Cursillo va mucho más allá de un fin de semana. La idea, comparte el Padre Cardenas, es que los cursillistas “puedan fermentar todos los ambientes del cursillista: su casa, su familia, amigos, compañeros de trabajo, y esencialmente su servicio en la Iglesia”. “La idea de Cursillo”, siguió el padre, “es vivir lo fundamental Cristiano para que ellos puedan vivir y dar testimonio… Cursillo trabaja a través de la amistad. La amistad con Cristo… hacer amigos, ser buen amigo, y llevar amigos a Cristo”. El Cursillo es así de sencillo y así de hermoso. Y fue cómo Arismendy Rodríguez, feligrés de la Catedral Santa María de la Asunción en Trenton, se interesó. Rodríguez notó la alegría de los cursillistas después de haber participado en la experiencia. Uno nota en alguien que vive esta experiencia ese fervor, ese avivamiento, ese despertar que es la fe y eso despierta curiosidad”. “Lo que llama la atención del Cursillo es su voto de confidencialidad, por decirlo así,” compartió Rodríguez, no se puede compartir públicamente lo que sucede. “Hay que vivirlo para poder conocerlo a fondo. Yo lo conocía de oído pero ya ahora, soy un testigo porque lo estoy viviendo”. “El Señor, a cada uno, nos llama”, dijo Rodríguez al reflexionar sobre la bendición que es el Cursillo. “Estamos llamados a ser santos. Y eso es una vocación universal, para todos, incluyendo al laico, al padre de familia, incluyendo al sacerdote, y a la religiosa, y al obispo. Todos estamos llamados a ser santos, cada uno de una manera particular y de la mano de Dios”.


el Anzuelo

La Luz de Guadalupe Ilumina Fe

V

iva la Guadalupana! Por la cuarta vez, en una Misa emocionante y unificadora, las Antorchas Guadalupanas estarán encendidas y enviadas por todas partes de la Diócesis. Sábado, 26 de octubre, todos están invitados a Las Antorchas Guadalupanas recorren la Diócesis de Trenton a la Misa celebrada en la partir de la Misa de Envío el 26 de octubre hasta estar reunidas de Co-Catedral San Roberto nuevo en Trenton el 7 de dic. para la Peregrinación Guadalupana. Belarmino, Freehold, Foto por Vic Mistretta por el monseñor Thomas Gervasio, el vicario general de la Diócesis de Trenton y párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Dolores, Hamilton. Al concluir la Misa, el monseñor prenderá las 16 antorchas y de ahí empezarán su recorrido por la Diócesis durante las próximas cinco semanas. Durante el recorrido, habrá muchas Misas especiales, ceremonias, Rosarios, serenatas y compartir, todo basado y centrado en Nuestra Señora de Guadalupe. 7 de diciembre, las Antorchas llegarán a Trenton en la Iglesia Inmaculada Concepción para arrancar su última procesión del año por las calles rumbo a la Catedral Santa María de la Asunción. Se invita a todos participar y llevar sus oraciones a la Guadalupana, la Patrona de las Américas. Detalles y mucho más información está en dioceseoftrenton.org/dotguadalupe.

Veo la celebración como una oportunidad para acercarme más a Dios espiritualmente y también puedo ver las danzas y presentaciones y aprender sobre mi cultura mexicana. Me gusta cómo todos usan sus talentos para hacer posible el día.” – Edwing, Trenton Catholic Academy, Hamilton, 7º grado Estoy muy agradecida por todo lo que he vivido por amor a la morenita hermosa , yo sé y estoy muy segura de que la antorcha Guadalupana va a crecer cada mas y más. Dios los bendiga, mis hermanos. – Benita González, Pueblo Nuevo, Oaxaca, y siempre también, de Parroquia Santa Rosa de Lima, Freehold Unos frutos que recibo a través del recorrido de las Antorchas son: Mantener mi fe firme y ver a mis hijos interesados por saber más. - Efraín, San Pablo, Princeton

¿Por qué Papi va a Misa?

Los Muñoz reflexionan sobre discernir el llamado

E

l tema de las vocaciones es bastante amplio. Eso dice don Mario Muñoz, diácono permanente jubilado que fue ordenado al diaconado hace 40 años en la Diócesis de Paterson. Don Mario y su esposa, doña Maritza, ahora viven en Hainesport y pertenecen a la Parroquia Nuestra Señora Reina de la Paz. “La vocación tiene muchas traducciones”, empieza don Mario. “Una… llamada. ‘Ven, que te voy a mostrar esto’. La llamada que Jesus hace a sus apóstoles, “‘Ven y sígueme”’. Para Doña Maritza, ese llamado es un mandato de Dios hacer algo. “¿Vocación? Bueno, vocación tenemos todos. Yo siempre he pensado que vine a este mundo con un mandato. Que yo vine a este mundo para hacer algo por alguien. Que yo vine a este mundo, digamos, para sembrar. Sembrar para mí es ser misionero”. Y no es fácil responder al llamado sigue la doña, “Porque dice Ventana pintada en la Iglesia Santa Dios que a quien más que le ha Ana, Lawrenceville, representa el dado, más se le va a exigir. Sembrar y cosechar necesita de trabajo”. llamado universal a la santidad.

Los recursos para aprender cómo discernir se puede encontrar dentro de la Iglesia dice la pareja. En la vida sacramental la persona se alimenta bien. “¿Por qué”? pregunta Don Mario antes de responder a la misma pregunta. “Porque está en contacto con lo divino. Cuando uno está en contacto con lo divino, lo divino pasa a nosotros y de nosotros Para la familia Muñoz, el llamado de trasciende hacia Dios. Por eso Dios ha sido central. Foto de cortesía la llamada para mí es algo muy grande dentro de nuestra madre, la Iglesia”. Y el llamado debe llevar más importancia en los hogares de los fieles. “El primer ejemplo de la vocación se ve en el hogar. Pero si a los padres ven hacer cosas no rectas, no va a salir vocaciones. Dando tú un buen ejemplo, te van a ver. ¿Por qué Papi va a Misa”? Demostrar que discernir y responder al llamado que Dios sea algo para cada fiel significa estar al tanto de lo que Dios pide de cada uno. Para leer más sobre la vida y el llamado que Dios tuvo para los Muñoz, visita PecesdeTrenton.com para un artículo sobre su libro autobiográfico, Yo Vengo del Sur.

PescesdeTrenton.com   39

Profile for Diocese of Trenton

El Anzuelo: Noviembre 2019 TODOS ESTAMOS LLAMADOS  

El Anzuelo: Noviembre 2019 TODOS ESTAMOS LLAMADOS