__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1


25 Aniversario IES Salvador Victoria

El 15 de junio de 1995 el BOE publicaba el Real Decreto de 12 de mayo por el que se creaba el Instituto de educación secundaria de Monreal del Campo, junto a otros 24 centros más en toda España. 25 años más tarde, teníamos previsto recordar este momento con una pequeña celebración en el centro, que la pandemia por el COVID-19 nos ha impedido realizar. Este cuadernillo central de la revista Dijiendas está dedicado a recorrer estos veinticinco años a través de muchas de las personas que forman y han formado parte de la vida del instituto desde sus inicios hasta la actualidad. No se trata de una exhaustiva línea del tiempo, de una recopilación cronológica de hechos, méritos y avances, sino un reflejo de lo que un centro educativo como el nuestro aporta al entorno en el que se localiza, a la formación de muchas generaciones de alumnos, de lo que significa un centro rural, de promover iniciativas y apostar por el territorio.

15 de junio de 1995 2

Isabel Pérez Pérez Jefa de estudios 2017-2019 El 15 de junio de 1995 fue jueves y los estudiantes aragoneses del extinto COU estaban en plena selectividad. Reinaba en España Juan Carlos I, presidía el gobierno Felipe González, era papa san Juan Pablo II y Valdano entrenaba al Real Madrid. Tras las elecciones municipales y autonómicas del 28 de mayo, se anunciaba gobierno de coalición PP- PAR en Aragón, bajo la presidencia de Santiago Lanzuela, mientras que en Monreal del Campo Pedro Castellano había revalidado la alcaldía. El 15 de junio de 1995 se cumplió el 18º aniversario de las primeras elecciones democráticas en España, una mayoría de edad salpicada de casos de corrupción y malas artes políticas. Las portadas y los editoriales de aquellos días los ocupaban los escándalos de las cintas del CESID – las escuchas al rey-, los fondos reservados y la guerra sucia contra ETA. Nombres como Amedo y Domínguez, Vera y Barrionuevo, Garzón, Serra, Sancristóbal, Roldán, Mario Conde... protagonizaban la actualidad del momento. Ah, y también Pujol, por supuesto. No en vano el ABC del mismo 15 de junio alertaba: “En su desesperado intento de mantenerse en el poder a toda costa incluso comprometiendo la unidad de España con una política suicida de concesiones a Cataluña, País Vasco y Canarias, Felipe González ha liquidado y está dispuesto a continuar liquidando a sus más directos colaboradores si eso le permite continuar unos meses más en la Moncloa...”. Ay, cómo nos parecemos a nosotros mismos.

nº 31 | Junio 2020

En Aragón, el escándalo del momento tenía que ver con un sillón, el del ex-presidente Marco, juzgado en aquellos días. Y el mismo 15 de junio se anunció que la Congregación de los Obispos del Vaticano autorizaba a las parroquias de la Franja, que hasta entonces habían pertenecido a la diócesis de Lérida, a incorporarse a la de BarbastroMonzón. A las parroquias y a sus bienes. Si les llegan a decir que veinticinco años después estamos como estamos... Pero entonces aún se hablaba de la gran gesta del 10 de mayo de 1995: el Real Zaragoza había ganado la Recopa de Europa tras aquel golazo de Nayim, entre el milagro y la perfecta geometría. Lamentablemente, la actualidad dio un zarpazo unos días después: el 27 de junio el GRAPO secuestró al empresario Publio Cordón a la salida de su casa, junto al Canal Imperial. Y nunca se supo la verdad. En 1995 todavía existían la EGB y las Galerías Preciados, los yogures Yoplait y los Drakis de Matutano, pero los teléfonos móviles eran una rareza y ser “internauta” casi ciencia ficción, aunque la prensa especializada ya pronosticaba que en Internet estaba el futuro. Aquel año Microsoft lanzó Windows 95 con Internet Explorer y Sony puso a la venta la primera Play Station. Algo de ese futuro que hoy es presente debió de intuir José Saramago, que publicó entonces su Ensayo sobre la ceguera. En 1995 pocos habían viajado al extranjero y pocos extranjeros habían venido a nuestros pueblos. Los pequeños continuaban despoblándose y los pueblos grandes se


imperativo de lo políticamente correcto. Entretanto, Induráin iba a por su 5º Tour, Schumacher dominaba la Fórmula 1 y Conchita Martínez y Arancha Sánchez Vicario, el tenis femenino. Y, evidentemente, el Madrid, la Liga, y eso que aquel mismo 15 de junio de 1995 se despidió de Butragueño y se acabó una era. En Monreal seguro que 1995 fue un año ilusionante. Con lo que había luchado, por fin le llegó su instituto. Fue el año en que se emprendió la reparcelación y reforestación del monte, se preparaba la primera edición de Artemón, se firmó el protocolo de hermanamiento con Auffay y Tôtes y se impartía por primera vez el curso de Música Tradicional. Pyrsa llevaba cinco años en funcionamiento y por Los González pasaba media comarca. En 1995 pensábamos en pesetas y en duros y veinte duros cundían bastante. Por 3000 pelas te podías comprar una falda en las rebajas del C&A y un vuelo de Iberia a Canarias te costaba alrededor de 30000. Los portátiles IBM Thinkpad –aún tenemos alguno en el instituto- costaban 180000 pesetas, que suena a sueldazo, y más en pesetas. No fue hasta diciembre de 1995 cuando se acordó crear el euro, que se iba a llamar “ecu”, pero que acabó cambiando de nombre porque “ecu” en alemán suena como “vaca” y a Helmut Kohl no le hacía gracia. Con el “espacio Schengen” recién estrenado, cada vez éramos más europeos: la del 95 era la “Europa de los 15”. Aquella mañana del 15 de junio de 1995 en la que el BOE nos anunció el instituto desayunamos con “Érase una vez la vida” y “La vuelta al mundo de Willy Fogg” en la 1 de TVE y comimos con “Cifras y Letras” en la 2. En la parrilla televisiva reinaba María Teresa Campos, que dirigía “Pasa la vida” y daba paso a Karlos Arguiñano en la cocina, a Matías Prats y Ana Blanco en el Telediario y a José Antonio Maldonado en la información meteorológica. Aquella tarde de junio las Españas vieron por la tele “Agujetas de color de rosa”, “Curro Jiménez” y la retransmisión de la corrida de la Beneficencia, con toros de Sepúlveda para César Rincón y Enrique Ponce, que, por mansos, fueron muy protestados por el exigente público de Las Ventas. Algún anuncio se colaría en la parrilla, tal vez el del flamante Opel Astra Merit o el del Peugeot 306 Tariffa, con dirección asistida, aire acondicionado, elevalunas eléctrico y, ojo, radiocasete. Pero para anuncio impactante- impactante, el de la Coca-Cola Light y las secretarias a las 11:30. Era el 15 de junio de 1995, siglo XX- cambalache. Y al día siguiente hubo clase.

nº 31 | Junio 2020

25 Aniversario IES Salvador Victoria

mantenían a duras penas. Monreal del Campo contaba con 2.300 habitantes y España con 39,6 millones de almas, algunas más en temporada alta, porque el turismo seguía dando grandes alegrías. Port Aventura se inauguró aquel verano. El paro preocupaba mucho a los españoles y no era para menos, porque después de aquel 92 olímpico y “currista” en el que España se mostró al mundo moderna y cosmopolita, el desempleo alcanzó el 24%, -el 50% en los menores de 20 años-, una marca que se mantuvo imbatible hasta la reciente crisis (y ya veremos). Con todo, en 1995 las inquietudes sociales eran algo distintas a las actuales. El 8-M pasó sin pena ni gloria y, pese a que la ONU alertaba de la desertización de una cuarta parte del planeta, a que las lluvias torrenciales estaban haciendo estragos por aquellos días en Andalucía y a que se avecinaba un verano tremendamente seco, no parecía existir la emergencia climática. Por no existir, no existía ni “Teruel Existe”, aunque empezaban a sobrar motivos. Lo que si existía era la mili, y la insumisión, que podía acarrearte la cárcel (si eras chico). También existía ETA. Siete días antes había asesinado en San Sebastián al inspector de la Policía Nacional Enrique Nieto Viyella. Solo en 1995 la banda terrorista mató a quince personas, entre ellos Gregorio Ordóñez y los seis asesinados en el Puente de Vallecas. Y en abril había atentado contra el jefe de la oposición, José María Aznar, que por entonces decía mucho aquello de “Márchese, señor González”, y que un año después se convertiría en el cuarto presidente del gobierno de la democracia. Y es que en 1995 ver las noticias era tan desalentador como ahora. La historia del niño esclavo paquistaní Iqbal Masih conmocionó al mundo; en Afganistán, la guerra talibán hacía estragos, Rusia sufría el terrorismo checheno, los campos de África central estaban sembrados de minas antipersona y, para pasmo del mundo libre, Francia reanudaba sus ensayos nucleares. Fue el año en que por fin la OTAN intervino en Bosnia y paró aquella guerra de la vergüenza, el año del genocidio de Srebrenica, que conocimos por las crónicas de Ángela Rodicio, Arturo Pérez Reverte y Gervasio Sánchez y que nos encogió el corazón. La epidemia de la que se hablaba entonces era el SIDA: la OMS estimó que para el año 95 habría 15 millones de personas con VIH en todo el mundo, pero afortunadamente hubo logros en las terapias antirretrovirales. En 1995 Bob Dylan tocó en el Príncipe Felipe; triunfaban en los 40 Principales The Cranberries, Nirvana y Alejandro Sanz; se murieron Lola Flores y su hijo Antonio y España tampoco ganó Eurovisión. Fue el año en que Disney estrenó Pocahontas y la Pixar, Toys Story; Álex de la Iglesia, El día de la bestia; Tarantino, Pulp Fiction y Ken Loach, Tierra y libertad. ¡Qué añazo! Se ve que aún no conocíamos el

3


25 Aniversario IES Salvador Victoria 4

Juan Enguídanos Orientador Parece ser que desde ya hace algunos años, se ha ido desarrollando en nuestro instituto un nuevo departamento que no aparece en ningún documento, que no tiene personal fijo asignado ni programaciones escritas que cumplir, pero que podría decirse que se ha convertido en un elemento clave y distintivo del mismo. Aunque ese departamento es conocido por todo el personal del centro, hasta ahora no se le asignaba ninguna denominación, pero qué mejor momento que el 25 aniversario del IES Salvador Victoria para empezar a llamar a las cosas por su nombre. A partir de ahora lo llamaremos “Departamento del Tiempo”. Seguirá sin aparecer en ningún documento legal, pero el personal continuará colaborando en él para conseguir los fines por lo que se creó. El lector de este artículo se preguntará qué es esto del Departamento del Tiempo, quiénes lo componen y sobre todo para qué sirve. El Departamento del Tiempo tiene ya su historia, se formó un 1 de septiembre de 2012 para colaborar en el proyecto de centro del curso 2012-2013 “Leonardo da... juego”, aunque la colaboración en este Departamento se extiende a todo el Centro, sus integrantes suelen ser el director/a que lo preside, el jefe/a de estudios, el coordinador/a de formación, el jefe/a de departamento de extraescolares y

el orientador/a. Su misión principal es decidir a qué personaje ilustre de la historia o de la ficción se va a invitar para que venga a visitar y presentar nuestro proyecto, y organizar tanto su viaje como su estancia el día de la exposición pública del proyecto. Aún recuerdo la cara de todos los integrantes del Departamento cuando se decidió invitar a Leonardo Da Vinci, que si no vendrá, que si cobrará demasiado, que si tendrá muchos años, que cómo lo vamos a invitar, que si vive muy lejos… Bueno, a nadie se le escapaba que el escollo más difícil era poder viajar a su época primero y poder ir a su casa después. Para ello, la primera misión fue encargar al departamento de tecnología, que ya tenía experiencia y había ganado bastantes premios en todo aquello que tuviese que ver con la construcción de máquinas innovadoras, que construyese un vehículo capaz de viajar a la época de Leonardo Da Vinci, aunque no fue fácil nos lo construyeron y allí que fuimos, lo invitamos y aceptó encantado. A todos nos sorprendió su campechanía, porque pensábamos que un personaje de ese calibre se mostraría distante y con indiferencia, pero no, nada más lejos de la realidad, se comportó de forma abierta, alegre y muy amable, y aceptó con agradecimiento nuestra invitación. Ese fue el principio del Departamento del Tiempo. La invitación de este personaje tan ilustre y lo bien que habló de nosotros hizo que se multiplicaran las

nº 31 | Junio 2020

ofertas, por tanto, en los siguientes proyectos y gracias a la construcción del vehículo por parte de nuestro departamento de tecnología, hemos podido seguir invitando a más personajes ilustres de nuestra historia. En el siguiente proyecto que se denominó “Viajes y Viajeros”, nuestro Departamento lo tuvo bastante más fácil y ya nadie dudó de que podríamos traer al personaje o personajes que nos propusiésemos. En este caso y después de recibir muchas ofertas, nos decantamos por invitar a Fhileas Fogg y a su mayordomo Jean Passepartout, que seguían con su vuelta al mundo en 80 días, pero nos hicieron un hueco y, como iban bien de tiempo, se acercaron a nuestro instituto y se lo pasaron en grande. En el siguiente proyecto, “Objetivo 2030. Otro mundo es posible”, tuvimos la mala suerte de que se nos estropeara el vehículo del tiempo y no pudimos invitar a nadie, pero de todas formas fue un éxito, y hasta nos concedieron un premio. El equipo del departamento de tecnología se puso manos a la obra y consiguió reparar el vehículo justo para nuestro siguiente proyecto, “Kronosferia”, y desde el Departamento propusimos invitar, en vista de lo que nos había pasado, a los personajes más famosos de la película “Regreso al futuro”, el doctor Emmet Brow “Doc” y su inseparable amigo Marty McFly, que vinieron con su flamante vehículo del tiempo “DeLorean”. Aprove-


Luis Torrijo. Jefe del Departamento de Instalación y Mantenimiento del IES “Salvador Victoria” desde su misma creación hasta la actualidad.

chando su estancia, el departamento de tecnología intercambió conocimientos de nuestro vehículo con el doctor Emmet Brown, que estuvo encantado de compartir los suyos para mejorar nuestro vehículo y que no se nos volviera a estropear. Con el vehículo arreglado y con los ánimos renovados, llegamos a nuestro nuevo proyecto, “Monreal 2018” una empresa hecha a la medida del alumnado, pues tuvieron que inventar un montón de deportes para competir, y aquí el Departamento lo tuvo fácil e invitó al famoso Medallín Monro para que presentara nuestra olimpiada de deportes inventados. En 2019, nuestro proyecto se llamó “MoncreArte”, y de nuevo tuvimos que echar mano del ingenio y saber hacer para invitar al famoso pintor Salvador Dalí, que a decir verdad, fue más fácil de lo que pensábamos, pues cuando le nombramos que también había venido Leonardo Da Vinci, aceptó encantado. Y ya llegamos al año 2020 con nuestra línea de trabajo, proyecto o como lo queramos llamar, “Verba Volant” una empresa que apuntaba alto, que iba sobre la mejora de la expresión oral y la oratoria, pero que por culpa del COVID19 y el estallido del estado de alarma, en vez de oratoria se quedó en otra historia. Al final, solo vino Santa Claus en Navidad, nos quedamos con las ganas de invitar en nuestra jornada cultural a Lope de Vega. Otra vez será.

Corría el año 1988 y don Mariano Alquézar Pérez, tutor de los alumnos de 8º de EGB del Colegio Virgen de las Cuevas de Caminreal, quiso organizar una mañana de mayo una excursión en bicicleta para llevar a sus pupilos a golpe de pedal a conocer la Formación Profesional del Instituto de Monreal. Él decía, ya por entonces, que lo que necesitaba nuestro país era una buena cantera de técnicos bien formados y, en eso, creo que el panorama laboral no ha cambiado, como tampoco lo ha hecho la visión, a mi juicio errónea, de que estudiar bachillerato y una carrera es para personas más aptas académicamente hablando, cuando en realidad lo que se debería potenciar es la verdadera vocación de los estudiantes para buscar en su interior lo que más les gustaría ser de mayores. Hay que desarrollar al máximo las habilidades innatas de cada persona para disfrutar formándose hasta conseguir llegar a ser un profesional orgulloso de su potencial y del trabajo que va a ejercer día a día con la mejor ilusión posible, dejando a un lado las modas y las tendencias sobre lo que han estudiado otros, que no hace sino masificar ciertos estudios universitarios para los que luego el mercado laboral no puede ofrecer trabajo.

25 Aniversario IES Salvador Victoria

HISTORIA DE LA FP EN EL INSTITUTO DE MONREAL DEL CAMPO

5

Por aquel entonces llevaban algunos años ya impartiendo dos cursos de “electricidad” del primer grado de Formación Profesional y otros dos de “corte y confección”. Profesoras como Marisa Collados, Carmen Layunta y el que fuera director fundador del nuestro actual IES “Salvador Victoria” Luis Diego Arribas ya impartieron clase en aquellas enseñanzas. De aquel periplo todavía nos quedan también, y en pleno uso de sus facultades físicas, una cizalla de corte, un taladro de columna y algunos motores, que todavía acoplamos a la fuente de alimentación trifásica regulable con salidas adicionales de corriente continua también recuperada de entonces. Quizá sea cierto que las máquinas antiguas duraban más. Aquello se acabó cuando en 1992 irrumpió la LOGSE, cambiando sustancialmente la estructura del viejo Sistema Educativo, porque aquellos alumnos de 14 a 16 años que alimentaban las aulas de la FP de primer grado, pasaron a formar parte de los cursos de 3º y 4º de ESO o su equivalente llamado por entonces Reforma. La implantación de esa nueva Enseñanza Secundaria Obligatoria llegó a Monreal en 1994, cuando todavía el Centro era una sección del Instituto Politécnico de Teruel. Nuestras aulas de FP se convirtieron en los talleres de Tecnología y Plástica y el resto de espacios en clases para

nº 31 | Junio 2020


25 Aniversario IES Salvador Victoria 6

acoger a un número creciente de cursos. Porque por primera vez en la historia educativa de nuestro país, los estudiantes de 12 años pasaron al instituto como alumnos de 1º y 2º de ESO y se abrieron las vías de los bachilleratos hasta saturar el Edificio de la Calle Gonzalo de Liria, de tal modo, que tuvieron que instalarse barracones en el patio donde se pasaba mucho frío en invierno y mucho calor al llegar el verano. Varias acciones reivindicativas hicieron falta ante el Servicio Provincial y la Consejería de Educación del Gobierno de Aragón para conseguir que en septiembre del año 2000 estuviera acabado el nuevo edificio de nuestro actual Instituto. Pero aun así tuvieron que pasar unos años más hasta conseguir que la Formación Profesional volviera de nuevo a nuestro Centro, ya con edificio nuevo y con el nombre de Salvador Victoria en sus carteles y membretes como Centro Educativo independiente. En Septiembre de 2002 se inició un curso de Garantía Social sobre Deportes impartido a través del Ayuntamiento de Monreal. En 2003 la Garantía Social también de un año, similar a la actual FP Básica, cambió de especialidad, gracias a la petición del Equipo Directivo, entonces capitaneado por Miguel Ángel Morón, que supieron ver la carencia y necesidades de Formación hacia la Fontanería y la Refrigeración en toda la provincia de Teruel, junto con las posibilidades que ofrecía de cara a un futuro prometedor y la firme intención de que al curso siguiente pasase a manos del Instituto Salvador Victoria, como así ocurrió. Con un poco de retraso, debido a la falta de profesorado en la listas, en octubre 2004 se implanta la Garantía Social “Operario de Refrigeración y Climatización” ofertada desde el Servicio Provincial de Educación, momento en el cual me decido a volver al centro como profesor de Frío y Calor, después de haber ocupado la plaza de tecnología dos años atrás.

nº 31 | Junio 2020

En 2005 se inició el ciclo formativo de Grado Medio de “Frío y Calor” que por aquel entonces se estudiaba conjunto en un plan de estudios de tan solo dos años. En 2008, la antigua Garantía Social pasa a llamarse Programa de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), una formación de un año que había servido, e iba a seguir sirviendo, para formar a los alumnos en riesgo de abandono escolar intentando reinsertarlos de nuevo en el sistema educativo para que pudieran cursar un ciclo formativo de Grado Medio con buenos niveles de éxito. En 2011, debido a la entrada en vigor, unos años atrás, de la LOE y la necesidad de modificar los currículos de FP, el ciclo de Frío y Calor, queda separado en dos titulaciones pero con un primer curso común, por un lado Técnico de instalaciones de producción de calor y por otro Técnico de instalaciones frigoríficas y de climatización que en Monreal se imparten alternativamente para poder obtener los dos ciclos en tan solo tres años. En ese mismo curso se participa en el proyecto de innovación del Ministerio de Educación con cargo al Fondo Social Europeo, “IESCO2 “Nuevas tecnologías frigoríficas de compresión de vapor con utilización del CO2 como refrigerante junto al R-134a en sustitución de los actuales refrigerantes fluorados (HFC)”, que pone a la cabeza de Aragón al Instituto de Monreal en tecnologías frigoríficas, ya que gracias a la obtención de una ayuda de más de 100000€ se pudo adquirir una instalación frigorífica con las máquinas típicas de un supermercado monitorizadas en tiempo real, pero esta vez con un refrigerante ecológico autorizado definitivamente por la Unión Europea gracias a su muy bajo poder de calentamiento atmosférico. En 2014, debido a la entrada en vigor de la LOMCE, el PCPI de un año pasa a formar parte de la nueva FP Básica, que aúna dos especialidades en dos cursos relacionadas


situando a Monreal como Centro de referencia en la refrigeración ecológica y vanguardista. Ayer lo pensaba, veinte años no es nada cantaba Gardel, pero no ha sido un tiempo de balde. Durante estos más de tres lustros nos ha dado tiempo a renacer con ideas renovadas sin el lastre de lo antiguo que arrastran otros centros de esta especialidad, de ir construyendo un presente basado en la actualidad de las nuevas tecnologías empleadas en la industria y de encarar un futuro con posibilidades de seguir situados en la proa del rompehielos que necesita la formación de futuros técnicos de frío y calor para dar respuesta a un mercado laboral muy cambiante y todavía obsoleto en muchas parcelas de la técnica. Prueba de ello es la cantidad de empresas a nivel nacional que solicita constantemente técnicos frigoristas porque no encuentran trabajadores con la cualificación profesional que estos ciclos les aportan y cuya necesidad no somos capaces de aliviar por completo debido a los escasos centros que imparten estas enseñanzas. En la actualidad nuestro Centro tiene una tasa de colocación relacionada con los estudios que se imparten prácticamente del 100%. Esperamos que los futuros alumnos de FP sepan ver la oportunidad única que se les brinda, para llegar a tiempo de ser todavía los primeros, en titularse en una especialidad emergente donde se buscan, desesperadamente para trabajar, técnicos formados en soldadura, instalación de tuberías, electricidad, autómatas programables, refrigeración y aire acondicionado, energía solar, calefacción, gas y combustibles líquidos e instalaciones de agua. Materias todas ellas impartidas en nuestro centro con los últimos avances incorporados a nuestras prácticas.

nº 31 | Junio 2020

25 Aniversario IES Salvador Victoria

con la Fontanería y los trabajos de Herrería. Fabricación y Montaje es su nombre oficial y sigue nuestra tradición formativa en el campo de las instalaciones, el primer curso dedicado a la manipulación de herramientas en el taller y el segundo dedicado a la instalación de tuberías de fontanería, calefacción y aire acondicionado. Ese mismo curso 2014-2015 comienza también a impartirse por las tardes y en oferta parcial el ciclo de Grado Medio de “Atención a personas en situación de dependencia” para cursarlo en tres años, buscando un perfil formativo que pudiera dar respuesta a otro tipo de preferencias vocacionales. Este año 2020 han salido tituladas ya la segunda promoción de alumnas. En 2015 un nuevo proyecto de innovación “Aplicación del CO2 transcrítico en centros educativos” convierte al instituto de Monreal en el único de España en impartir con sus máquinas, las dos tecnologías existentes hasta la fecha en refrigeración ecológica con CO2. Ya que, a partir de la ayuda de 15000€ recibida, se adquirió una máquina frigorífica de ciclo transcrítico. En 2018 se instala la primera máquina de amoniaco para producir frío, un generador de hielo donado por Cryosphera, que no posee ningún instituto de Formación Profesional del Estado y que permanece instalado en el patio del instituto protegido por un recinto cerrado al paso de personas, pero con amplia ventilación. En 2019 se completa el circuito frigorífico de amoniaco de Cryosphera, con un compresor Bitzer y un condensador diseñado e instalado por los propios alumnos. Con esta instalación se completa la serie de modificaciones necesarias para actualizar los refrigerantes utilizados por el IES Salvador Victoria,

7


25 Aniversario IES Salvador Victoria 8

LOS INICIOS DEL IES SALVADOR VICTORIA Diego Arribas Director 1995-2000 El tiempo pasa y un buen día te dicen que el IES Salvador Victoria cumple 25 años. En efecto, fue en el curso 1995/96 cuando el centro consiguió su plena autonomía administrativa y pedagógica al independizarse del Instituto Politécnico de Teruel, el actual IES Segundo de Chomón. ¿I n d e p e n d e n c i a? ¿Autonomía? ¿Pero entonces… ya existía el centro? Digamos que sí, el actual IES Salvador Victoria había nacido unos años antes, en el curso 1984/85, como una Sección de Formación Profesional en la que se impartían dos especialidades: Electricidad y Moda y Confección. Pero a principio de los años 90, la llegada del nuevo sistema educativo trajo notables cambios en la oferta educativa provincial y los planes que el Ministerio de Educación tenía para la sección de Monreal era su cierre. Así hubiera sido si no es por un grupo de familias que plantearon a la Dirección Provincial la posibilidad de que sus hijos e hijas pudieran cursar allí los estudios de la nueva reforma educativa. A regañadientes, en el curso 1991/92, la Dirección Provincial autorizó las enseñanzas de la Reforma Experimental de Enseñanzas Medias a la vez que suprimía definitivamente las de FP. Ése fue el germen de un proceso de transformación que continuó con la implantación anticipada del segundo ciclo de la ESO al curso siguiente y la

solicitud del Bachillerato LOGSE para dar continuidad al alumnado que terminaba esa etapa. A pesar de que el centro de Monreal había sido pionero en la implantación del nuevo modelo educativo, la Dirección Provincial se negó a conceder el bachillerato. La reacción de la comunidad educativa no se hizo esperar: intensas sesiones de trabajo, reuniones con todos los interlocutores del sistema educativo, protestas,

manifestaciones y una firme voluntad de conseguir aquella justa reivindicación, alcanzaron su objetivo después de que, en una reunión en Madrid, los técnicos de la Dirección General de Enseñanzas Medias del MEC concluyeran, a la vista de los informes, que las enseñanzas de Bachillerato eran viables en el centro de Monreal. Os podéis imaginar el júbilo de toda la comunidad educativa después de más de un año de litigio. Así, el bachillerato LOGSE comenzó a impartirse en el curso 1994/95. La oferta educativa siguió creciendo en años posteriores: en el curso

nº 31 | Junio 2020

1996/97 se implantó el Primer Ciclo de la ESO y en el 1998/99 el Bachillerato de Ciencias Sociales, quedando cubierto el tramo educativo desde los 12 a los 18 años. Pero aún faltaba algo. Después de varios años de impartir clases en barracones, el centro seguía reclamando la construcción de un edificio donde poder desarrollar su trabajo dignamente. De nuevo hubo que superar reticencias y dificultades antes de que en el curso 2000/01 se inaugurara el actual edificio que alberga las instalaciones del IES Salvador Victoria. Era el colofón a un proceso reivindicativo sin precedentes en la provincia. Lo que se concedía a otros centros, a veces sin pedirlo, en Monreal había que conquistarlo con uñas y dientes. En un periodo de diez años el centro de Monreal había pasado de ser una Sección de FP de 24 alumnos y 5 profesores, condenada a desaparecer, a un instituto de ESO y Bachillerato con 250 alumnos y 33 profesores. No todo fue reclamar. Junto a este espíritu reivindicativo, el centro desarrolló una intensa actividad académica tanto en las aulas como fuera de ellas, participando en numerosos programas educativos en algunos de los cuales fue pionero: Centros de Educación Ambiental, Recuperación de Pueblos Abandonados, Olimpiada Matemática Nacional, Nuevas Tecnologías en el Aula, Programas Europeos, Intercambios con institutos franceses… un conjunto de iniciativas que, junto a los buenos resultados del alumnado en las pruebas de Selectividad, fueron construyendo un merecido prestigio convirtiendo al instituto


25 Aniversario IES Salvador Victoria

en un referente para la Dirección Provincial y para otros centros. La consolidación de este instituto fue un proyecto colectivo largo y tortuoso, con alegrías y decepciones, que no hubiera sido posible sin el tesón y la implicación de todos los sectores de la comunidad educativa: profesorado, personal laboral, alumnado, padres y madres. Hay que reconocer también la firme apuesta que el Ayuntamiento de Monreal hizo desde el primer día por este instituto con el consenso de todos los partidos del consistorio. Si algo nos envidiaban desde otros centros era la unidad que siempre hubo entre ayuntamiento, instituto y AMPA, así como el apoyo decisivo de las localidades de procedencia del alumnado: Bañón, Blancas, Bueña, Caminreal, Monreal, Ojos Negros, Pozuel, Ródenas, Sierra Menera, Torrijo, Villafranca y Villar del Salz. El instituto funcionó también como un importante elemento de cohesión social de la comarca. En lo personal, el periodo de once años que permanecí en este centro, ocho de ellos como director, constituye la experiencia más gratificante y enriquecedora que he tenido en mi carrera docente, junto con la fortuna de haberlo compartido con un excelente equipo de profesores cuya amistad se extendía más allá de las aulas. Desde entonces, sigo con interés la actividad del instituto y da gusto comprobar cómo aquel espíritu combativo no sólo continúa vivo, sino que sigue creciendo curso tras curso ampliando la oferta educativa, la calidad de las enseñanzas y el reconocimiento de la actividad docente en forma de premios y galardones. A la vista de todo ello, el IES Salvador Victoria es un centro del que sentirse muy orgulloso. Sólo me queda desearos un feliz cumpleaños brindando por vuestro excelente trabajo, por todos los éxitos que habéis conseguido y por los que, sin duda, vais a seguir consiguiendo. ¡Felicidades!

EL ÁRBOL DE LA PACIENCIA Miguel Ángel Morón Director 2000-2004 Dice un antiguo proverbio que “la paciencia es un árbol de raíz amarga pero de fruto muy dulce”. Me gusta este proverbio porque se puede aplicar a muchos aspectos de la vida: la paciencia para ser padres, la paciencia para ser docentes, la paciencia para ser estudiantes, la paciencia para conseguir nuestros objetivos, la paciencia para... (añade lo que quieras, seguro que tiene sentido). En estos días, cuando se cumplen veinticinco años de que nuestro Instituto se considerara como tal, no puedo por menos que recordar aquellos inicios, cuando nuestro árbol empezaba a arraigar. Era la época en la que nos tocaba lidiar con el amargor de las raíces. Hoy nuestro árbol tiene veinticinco años. Es un árbol frondoso, magnífico, pleno de vitalidad, lleno de dulces frutos. No nos lo ha regalado nadie. Hemos tenido que trabajar mucho, todos, desde todos los estamentos. Hubo que cuidarlo con esmero en sus etapas más delicadas y ha habido que seguir cuidándolo a diario, con

trabajo e ilusión. Pero ahí están sus dulces frutos. Nuestro Instituto es un referente a nivel de Aragón, e incluso nacional, tal y como lo atestiguan los numerosos premios que ha obtenido por sus proyectos innovadores y por su trayectoria. Y lo más importante, por los centenares de alumnos que han pasado por sus aulas y por los que todavía tienen que pasar. Y precisamente por ellos, por los que todavía tienen que pasar, os pido a toda la comunidad educativa que sigáis cuidando de nuestro árbol con ganas, con ilusión y con trabajo. En algún momento os podréis encontrar alguna raíz amarga pero pensad que el dulce fruto está ahí, al alcance de la mano. Mucho ánimo. Vale la pena.

Rosa Martínez Jefa de estudios 2000-2001 Hola, soy Rosa Martínez y estuve en el IES “Salvador Victoria” de Monreal del Campo durante tres cursos académicos, desde 1998/99 hasta 2000/2001. Mi estancia en el instituto fue una experiencia que me hizo crecer a nivel profesional y personal. Personalmente encontré un centro

nº 31 | Junio 2020

9


25 Aniversario IES Salvador Victoria 10

ACOGEDOR con mayúsculas, hice amistades que, todavía hoy, siguen estando y, estoy segura, serán para toda la vida. Recuerdo con mucho cariño nuestros “grandes” desayunos en la sala de profesores y nuestro entusiasmo e ilusión por conseguir un nuevo centro. Profesionalmente empecé con la experiencia de trabajar como profesora en el ámbito científico-tecnológico del departamento de orientación. Realmente una experiencia profesional que ha marcado mi carrera profesional como profesora de física y química. También tuve el “honor” de participar en el equipo directivo junto a Marisa y Miguel Ángel el primer curso del centro nuevo. Fui la jefa de estudios ese primer año, recuerdo con mucho cariño nuestro proyecto de convivencia, nuestro trabajo y nuestra ilusión. A pesar de los años, que no son pocos, el IES “Salvador Victoria” y Monreal del Campo es una etapa inolvidable y muy feliz de mi vida. ¡Enhorabuena por este aniversario!

Lourdes Muro Jefa de estudios 2001-2004 Monreal del Campo. Salvador Victoria. Si antes del 2000 alguien me hubiera mencionado estos nombres yo solo hubiera podido decir: ”Son dos nombres propios, uno topónimo y otro antropónimo”. En el año 2000 llegó el temido concurso de traslados y destino definitivo: IES Salvador Victoria. Población: Monreal del Campo (Teruel). Desde luego no era el destino más deseado. A 280 Kilómetros de mi Pirineo natal. Pero ya se sabe que las cosas no son como empiezan sino como terminan. Aunque recordando las palabras de un querido compañero que siempre decía: “A Monreal se llega llorando y se va uno llorando” y tenía razón, pero las lágrimas, la pena y los motivos eran diferentes.

Muchos son los recuerdos que se agolpan: esos viajes por ese interminable puerto de Paniza, esas risas compartidas en los coches, esa inolvidable y temida Jefatura de Estudios, esa puesta en marcha de Dijiendas, la revista que tantas satisfacciones nos dio, esos proyectos de innovación, esos premios conseguidos por el buen hacer del alumnado y el profesorado y tantos esos…podría decir, pero voy a emular a nuestro paisano Baltasar Gracián: “lo bueno si breve, dos veces bueno” (aunque se quedará solo en breve, lo de bueno lo dejaremos para otro momento). “y al volver la vista atrás” se puede decir: “Hay recuerdos que nunca se borran y personas que nunca se olvidan” Desde luego después del año 2000, Monreal del Campo y Salvador Victoria son mucho más que un topónimo y un antropónimo, son recuerdos que se quedan en el corazón.

Marisa Collados Secretaria 2000-2004 En estos 25 años han pasado por delante tantos acontecimientos y tantas personas que, a veces, se mezclan en la memoria. Lo que queda más claro son los sentimientos y

nº 31 | Junio 2020

emociones vividas y el cariño que se ha ido forjando en todo este tiempo. Este centro forma parte de mi vida, son muchos años compartidos con el IES de Monreal del Campo. He formado parte del Claustro de profesores, Equipo Directivo con Rosa, Miguel Angel y Lourdes y de la Asociación de Padres y siempre la gente me ha hecho sentir muy a gusto. He compartido experiencias inolvidables con mis alumnos y compañeros en los Centros de Educación Ambiental de Viérnoles (Cantabria) y Villardeciervos (Zamora) y en las convivencias en Pueblos Abandonados (Umbralejo, Bubal), así como con las repoblaciones forestales de Monreal con Julio. Con nuestros proyectos, jornadas culturales y en el día a día tengo la suerte de trabajar en el Salvador Victoria, un centro modelo en muchos aspectos, en convivencia, innovación y participación. Además de contar con compañeros muy profesionales y con verdadera dedicación al centro. Tengo anécdotas de todo tipo y lo que más me llena, es el encuentro con mis alumnos, sus saludos; ver que el trabajo realizado ha servido para conseguir sus metas y las buenas amistades que han ido trazándose en todo este tiempo.


Carmen Soguero Pamplona Directora 2004-2007 El instituto era nuevo. Dos edificios: uno impecable, con una dotación cuidada y casi recién estrenada, y espacios amplios, de los que no había en los centros más antiguos. El otro, con mucha historia a sus espaldas, que no me era ajena. Los compañeros, desconocidos salvo alguna excepción. Era mi primer destino definitivo después de años esperándolo. Pero para mí, la historia con Monreal del Campo era la historia de un retorno. Yo nací en Monreal, jugué mucho por sus calles. Me recuerdo bajo los grandes árboles de la plazoleta de San Antonio, con Mari, jugando a “a las tierricas”. Y en la panadería que había cerca de la Torre o en el estanco de la calle Mayor, donde comprábamos algunas chuches para pasar la tarde del domingo en uno de los dos cines que estaban entonces abiertos. En la pequeña tienda de Elena, debajo de mi casa, a quien le estaré siempre agradecida por tener la paciencia de enseñarme a leer, aún antes de ingresar en “parvulitos”. Con Araceli, la carnicera... Nueve años de vida, aunque sean de la infancia, dejan mucha huella, y es la que yo me llevé al marchar. Cuando llegué de nuevo, el IES Salvador Victoria era la muestra de un cambio que había transformado el pueblo. Un centro moderno, innovador, fuertemente enraizado con las gentes a las que ofrecía su servicio, del cual estaban orgullosas. Para mí, las gentes que conocía se habían convertido en padres deseosos de lo mejor para sus hijos. La integración en el equipo del centro fue fácil: un claustro no muy grande de profesionales con ganas de trabajar bien. La acogida en el pueblo: la de viejos conocidos que te dan su voto de confianza. Y con los alumnos,

una relación de aula que, con el paso de los años, se convirtió en saludos cariñosos y alegría de encontrase. Es posible que entre estas relaciones tan cordiales y fructíferas con compañeros y alumnos, hubiera algunas que no lo fueran tanto. Pero no recuerdo los casos (no quiero, no merece la pena). Sin embargo, sí ocupan un lugar en mi memoria personas como Pilar y Ladis, o como Jesús y Roberto, que ya no están. Cuántas conversaciones disfrutadas... No voy a decir que en el IES Salvador Victoria yo hice de todo, porque no es verdad. Pero mi trabajo fue variado. Y por eso lo valoro tanto. Si hablamos de asignaturas, el centro de mi actividad eran mis chicos y chicas de Diversificación Curricular (figura que ya no existe) ¡Qué recuerdo tan bueno y positivo tengo! Quiero pensar que con estas clases llegábamos mucho más allá de las materias curriculares. Aún me lo recuerdan cuando nos encontramos, en algunas ocasiones. Después llegó la etapa del Equipo Directivo. En septiembre de 2004 comenzamos una aventura para la que una no se prepara. Con Ricardo y Paco (más tarde Pilar) abordamos el pilotaje del barco que habían puesto en nuestras manos. Y aprendimos haciendo, expresión que está muy de moda ahora en el mundo de la enseñanza. Fueron años muy fructíferos, de la mano de un excepcional equipo de profesores. Tiempo de proyectos, de desarrollo, de lanzar a los cuatro vientos la valía de las gentes de nuestro centro. De demostrar que desde un pueblo, con ganas e ideas, se puede hacer mucho. Dijiendas, esta ya veterana revista, es buena prueba de ello. Hoy, entro al Instituto y al mirar hacia arriba, me enorgullezco de ver todas sus portadas, como banderas del buen hacer en el centro. Certámenes como Educared o Jóvenes Investigadores, fueron ventanas a las que nuestro alumnado se asomó

pisando fuerte. Desde ellas vieron que se podía llegar lejos sin perder los vínculos. Quisimos mostrarles que, sin salir de casa, también se puede investigar y que se debe devolver a la sociedad lo que esta nos da: organizamos I+C: Investigo y lo Cuento, un proyecto con el que, durante tres años, celebramos nuestro pequeño congreso en Monreal, con el alumnado como protagonista y con toda la comunidad educativa como espectadores. Si tuviéramos que observar desde el exterior el discurrir del centro durante aquellos años en que lo dirigimos, habría un aspecto que quedaría destacado sobre el resto: la integración de recursos asociados a las tecnologías de la información y de la comunicación. Puede sonar a profecía, dada la triste importancia que han cobrado recientemente, pero entonces abordamos un camino completamente novedoso. La presencia de equipos informáticos, individuales y grupales, en las aulas, o el desarrollo de actividades que fomentaran la localización y el tratamiento crítico de la información nos situaron como pioneros en el uso de estas tecnologías en las aulas. Hoy ya no es novedad, pero entonces... No tengo más que buenas palabras, reflejo de sentimientos intensos, al recordar mis años en el IES Salvador Victoria, tanto los de la Dirección como aquellos en los que fui “profesora de a pie”. Parafraseando a Gardel en su tango Volver, podría decir que 25 años no es nada, pero mentiría. Es mucho, en esos veinticinco años el IES Salvador Victoria ha crecido convirtiéndose en un elemento básico, clave e insustituible de la sociedad de Monreal del Campo y de los pueblos de su entorno. A la espera de que podamos hacerlo físicamente, desde aquí brindo por todos los que hemos tenido la suerte de formar parte de él.

nº 31 | Junio 2020

25 Aniversario IES Salvador Victoria

HACE UN TIEMPO, EN MONREAL

11


25 Aniversario IES Salvador Victoria 12

EQUIPO DIRECTIVO 2007/2011 Juan Cebrián Director 2007-2011 En junio de 2007, desde Inspección se nos eligió de forma digital (con el dedo, se sobreentiende) a Eva Segura, Teresa Asensio y a mí, como el trío que a partir del 1 de julio dirigiría el Centro. También se dio la oportunidad de que algún voluntario/a se ofreciera para alguno de los cargos. Por esta vía, Pilar Latorre, secretaria saliente del anterior equipo directivo, se ofreció para continuar en el cargo. Así pues, el equipo inicial fuimos, Eva, Pilar y yo como director. En julio de 2008, Teresa Asensio se incorporó como Jefa de Estudios, al dimitir Eva, por motivos personales. En los 4 años hubo de todo: aciertos, tropiezos, tristezas, alegrías, momentos duros y momentos felices y gratificantes: ganar concursos, premios… Pero también la labor callada del día a día, y la comprobación que nuestra labor a veces sirve para algo. El cargo directivo es una experiencia dura en la que se pasa mal a veces, pero en la que se aprende mucho sobre la profesión y sobre las personas, y por la que deberíamos pasar todos los docentes. Lo mejor de la experiencia sin duda fue la buena relación que mantuvimos dentro del equipo y la colaboración desinteresada de muchos compañeros, familias y personal no docente, a los que nunca agradeceremos bastante su ayuda. El paso por el equipo directivo dejó en todos nosotros un recuerdo imborrable, con muchas más luces que sombras. El IES Salvador Victoria fue nuestro trabajo, pero también algo más, la fe en un proyecto educativo que venía de atrás y que nosotros tratamos de llevar adelante con nuestra mejor voluntad y dedicación. Ojalá continúe el mismo espíritu durante otros 25 años más, por lo menos.

guardo de mi paso por Monreal del Campo. Me queda desearos a todos, compañeros, muchas felicidades, no solo porque el Centro cumple 25 años, sino por formar un equipo humano tan extraordinario que hace que el IES Salvador Victoria sea un Instituto tan grande.

Pilar Herrero Elena Directora 2011-2015 Transcurridos, prácticamente, casi dos cursos desde mi traslado a Zaragoza todavía me vienen muchos recuerdos de mi estancia en el Instituto Salvador Victoria. Cuando entro en su página web veo que perviven el dinamismo y la creatividad que han sido siempre signo de identidad de este Instituto. Así compruebo que, pesar de esta situación excepcional, la Jornada Cultural... a distancia, sigue viva. Pero si hay algo que especialmente añoro, es ese ambiente de un instituto “pequeño”, donde el trato con los alumnos y los compañeros es más directo y personal. Llegué al Departamento de Geografía e Historia durante el curso 2008/2009 y permanecí durante nueve cursos. Mi paso por la Dirección del Centro abarcó desde julio de 2011 hasta finales de junio de 2015. A pesar de las dificultades, fueron años de movilización y cambios en el mundo de la educación, siempre encontré apoyo y colaboración entre los compañeros, entre los que incluyo no solo a profesores, sino también al resto de trabajadores: administrativa, personal de limpieza y conserjes. Sinceramente, pesan mucho más los buenos recuerdos que

nº 31 | Junio 2020

Sergio Paramio Jefe de estudios 2011-2015 Si no me falla la memoria, que bien podría ser, estuve una docena de años en vuestro instituto. Una buena parte de mi vida de la que guardo bastantes buenos recuerdos. Estuve de Jefe de Estudios cuatro años y, aunque no fue un cargo que eligiera ni deseara, siempre pensé que el IES Salvador Victoria era un buen sitio para afrontar la dura tarea de ese puesto de responsabilidad. ¿Por qué digo esto? Pues porque desde el primer día que llegué al instituto siempre encontré buen ambiente y una dinámica de trabajo muy buena y bien organizada (aunque a veces el trabajo sea excesivo, por poner algún pero). También es verdad que mi tarea de Jefe de Estudios se vio facilitada, en general, por alumnos y compañeros y en especial por algunos nombres que citaré aun a riesgo de dejarme a muchos en el tintero. Así, empezaré por mis dos compañeras del equipo directivo: Pilar Herrero y Pilar Villuendas. Con la primera pasé muchísimas horas de trabajo juntos y nunca le agradecí lo suficiente su apoyo y respaldo en todo momento y lo fácil, agradable y productivo que fue trabajar con ella. Bajar a secretaría para resolver cualquier asunto fue muy fácil con Pilar Villuendas y con la simpatía y eficiencia de Ana Cris con las que siempre era fácil trabar una conversación que alegrara un poco la mañana. También tengo que agradecer a Teresa Asensio que me ayudó a coger


EL MEJOR INSTITUTO Blanca Pérez Directora 2015-2019 ¡Cómo pasa el tiempo! Ya llevo en el centro doce años, pero estuve hace diecinueve durante un curso, aún en expectativa de destino y embarazada de mi segunda hija. Y entonces decidí que mi destino definitivo tenía que ser este, aunque pasasen veinte años. Y regresé a mi valle, al lugar del que procedo. Con mi familia y mi gente, con mis retos y mis sueños. De todos los centros en los que he estado, es el mejor con creces. Habrá otros buenos, pero como este, no. ¿Cuál es la razón? Los profesores y los alumnos, que son la esencia de que el instituto sea un manantial constante de ideas, de proyectos y de extraordinaria convivencia.

El claustro de profesores es el motor del centro, que fomenta la buena convivencia y el aprendizaje, con una implicación perseverante, capaz de involucrar al alumnado. Benjamin Franklin dijo: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. Es el claustro el que ha logrado que en estos 25 años nuestro instituto se sitúe en los primeros lugares a nivel autonómico y nacional. Además, los compañeros con destino definitivo y que viven en la zona, los que siempre están y de los que formo parte: Juan, Marisa, Luis, Pilar L., Carmen, Isabel, Ricardo, Pilar V., José Carlos y Gemma. La buena armonía y el afecto entre nosotros emanan esa fuerza que sostiene la avenencia en el centro y que se contagia a los demás. También, los compañeros que durante el curso tienen su domicilio en Monreal, que pasan muchas tardes en el instituto y que tanto se implican en la vida del centro. Otro punto fuerte es la acogida a los nuevos compañeros, que llegan expectantes. En cuanto entran por la puerta se les dice: “Ya verás qué a gusto vas a estar aquí”. Pues a los cinco minutos tienen la sonrisa en la cara porque les agrada lo que ven. Pasarán un curso o más, pero, como dijo en un claustro mi querida compañera de Lengua, María: “A Monreal llegas llorando y te marchas llorando”. De mi paso por el equipo directivo siempre tendré buenos recuerdos y agradecimientos. A Miguel Ángel Morón, maestro de todos. A Pilar y Sergio, nuestros antecesores en el equipo y excelentes guías. A Ricardo y Víctor, nuestros sucesores. A Ana Cris, por su cordialidad y un trabajo rápido y eficaz. A Juan Enguídanos, por su capacidad para solucionar conflictos y su optimismo permanente. Al claustro de profesores, por su labor en todos los niveles. Al inspector Agustín Martínez por su constante apoyo y conse-

jos y por compartir nuestras ilusiones. A las limpiadoras y conserjes por su disposición y eficacia. A la AMPA, por su colaboración personal y económica. A las instituciones y centros que no pertenecen a la Comunidad Educativa pero que siempre nos apoyaron y se implicaron: el colegio Nuestra Señora del Pilar, ATADI, Ayuntamiento y servicios municipales y la fundación Carlos Sanz. Y tuve los mejores compañeros en el equipo: Pilar Villuendas (secretaria), Pedro Moreno (jefe de estudios durante los dos primeros cursos) e Isabel Pérez (jefa de estudios durante los dos cursos siguientes). Gracias por vuestro abnegado trabajo, por ser cómplices y amigos, buenos profesionales y excelentes personas. Por ser extraordinarios en todo. ¡Qué grato y qué valioso me resultó trabajar con vosotros! A toda la Comunidad educativa, y en especial a nuestros alumnos, esencia del centro. ¡Felicidades por estos 25 años!

SIETE AÑOS EN MONREAL Pedro M. Moreno Pérez Jefe de estudios 2015-2017 Dicen que la vida está hecha de periodos más o menos cortos de felicidad y otros, más prolongados, de melancolía, tristeza y decepción, en un lento despeñar de los años hasta que emprendemos el viaje final a través del espejo. De esos momentos plenos y dichosos está llena mi experiencia como profesor en Monreal del Campo, y ya que fueron siete años y me gusta ir contracorriente, cambié las tornas y fui feliz durante ese tiempo. Y como este presente es tan sombrío y el futuro no tiene buena pinta, el recuerdo de aquellos años, cuando fuimos jóvenes y felices, brilla todavía más, como una luz que se impone y resiste los embates de la vida. Eso no quiere decir que

nº 31 | Junio 2020

25 Aniversario IES Salvador Victoria

el testigo de la Jefatura y a Luis Torrijo por ser el “Jefe de Estudios encubierto” de ese otro edificio y ese otro mundo que son los Ciclos Formativos ya que sin su ayuda hubiera sido todo mucho más complicado. Y, a pesar de recordar muchísimos nombres más (Cristina, Miguel Ángel, Pedro, Eva,...,¡Belén!), no me quiero extender demasiado o me bajarán el micro como en los Óscar. Me queda eso sí un reconocimiento muy grande a Juan Enguídanos que como Orientador, compañero de coche y, a partir de ahí, gran amigo, hizo que hasta en los momentos más complicados pudiésemos sacar algo de humor, combustible básico para muchos momentos de esta profesión. A todos ellos, a todos los alumnos, profes, conserjes y limpiadoras que estuvieron entonces y a todos los que estáis ahora, ¡felicidades por vuestro 25 cumpleaños! y besos y abrazos muy grandes.

13


25 Aniversario IES Salvador Victoria 14

lo que hubo antes y lo que ha venido después haya sido peor, sino que durante ese tiempo, que a veces parecía ser un presente perpetuo, uno se sentía agradecido por la dicha cotidiana de ir a aprender a Monreal. Venía de estar tres años en el IES Vega del Turia de Teruel –donde pasé de cocinero a fraile- y estaba feliz por el destino definitivo que había obtenido: Monreal estaba cerca mi casa y para mí el Jiloca siempre ha sido un lugar en el que me he sentido a gusto. Además, el instituto era un referente en muchos aspectos: innovación, trabajo en equipo y renovación pedagógica. Pero lo que no sabía es que había algo más que lo hacía único y que es lo que más he valorado siempre: había una sensación de pertenencia, de seguridad y de ir todos en una misma dirección que es infrecuente en educación (y en la vida). Los alumnos colaboran y se implican en empresas y proyectos que a veces pudieran parecer quiméricos, las familias también aportan su cercanía, complicidad y responsabilidad en la compleja tarea de educar a sus hijos y el pueblo siempre es garante de apoyo y confianza. Con esos mimbres lo único que esperaba era no desentonar mucho y tratar de ofrecer trabajo y aprender, porque cada día uno se llevaba alguna pequeña lección (a veces amargas, que de todo hay). Supongo que conforme iban pasando los años la sensación de pertenencia e identificación con Monreal iban creciendo. Y eso lo noté de manera muy especial durante los dos años en los que fui jefe de estudios. Creo que nunca estaré lo suficientemente agradecido a quienes me ayudaron y enseñaron durante ese tiempo y a quienes disculparon mis errores y meteduras de pata. Por eso, tres años después de mi marcha, y coincidiendo con los 25 años de la inauguración del instituto como independiente (antes era sección), pienso que he sido muy

afortunado de haber podido trabajar allí, de haber intentado transmitir mi amor a la lengua y la literatura a varias promociones de alumnos y que durante dos años tuviera la responsabilidad de desempeñar el puesto de jefe de estudios, sabiendo que por mucho que lloviera, siempre tenía un paraguas que me protegía. Cuando ya no se está en el instituto abrotoña la nostalgia de ese tiempo, pero también se siente uno orgulloso de haber pertenecido a uno de los centros educativos más valorados y considerados, más allá de los límites aragoneses. Y todavía hoy, cuando surgen nuevos retos, dificultades y problemas, me acuerdo de cómo lo habríamos planteado en Monreal, seguramente de manera humilde, callada y silenciosa, pero con una sonrisa y la certeza de que iba a resolverse. Quiero terminar estas líneas agradeciendo a todos los alumnos, padres y madres y profesores e inspector, que durante siete años me permitieron formar parte de la vida de ese centro, donde traté de ofrecer lo poco que sabía y de donde me llevé mucho aprendido, sin lo cual ahora, quizás, se vería todo de otra manera.

Víctor Pedraza Jefe de estudios actual En el 2016 llegué a Monreal sin saber a dónde iba, no conocía nada del pueblo ni del instituto, y con una sensación extraña, una mezcla de nervios ante lo desconocido y de tristeza por estar lejos de casa. El día que me vaya me iré con esa misma sensación, nervios ante lo desconocido y con tristeza, pero esta vez por irme de lo que se ha convertido en mi casa. Mi primer año en Monreal fue de aprendizaje. Venía de trabajar en un centro de características similares, rural y de pocos alumnos, pero cada instituto es un mundo. El centro realizaba cada año un

nº 31 | Junio 2020

proyecto interdisciplinar. Mi primer curso el proyecto trataba del tiempo. Durante los dos primeros trimestres estuvimos trabajando para generar contenido con el alumnado, esto hacía que vieran una parte de las materias que normalmente no encuentran en los libros. He de decir que durante todo este tiempo no entendía muy bien cuál era el fin del proyecto, hasta que llegó la jornada cultural y se realizó Kronosferia, la implicación del profesorado, alumnado y de la gente del pueblo fue espectacular. El segundo año el proyecto lo dedicamos al deporte. Nuestro alumnado creó y desarrolló diferentes deportes. En la jornada solidaria el profesorado participó en la presentación de estos deportes y en la jornada cultural celebramos una divertida olimpiada. La convivencia y la relación entre profesorado y alumnado es algo que siempre podremos destacar de este centro. En el curso 18-19 trabajamos en un proyecto relacionado con el arte, se estudiaron diferentes obras de arte como el Partenón o Las Meninas. Además, se recreó una casa del terror y tuve la suerte de participar en el grupo de teatro del instituto. Este proyecto, además, ganó un premio del ministerio gracias al magnífico trabajo del claustro y del alumnado. Pasando a un plano más personal, pertenecer al departamento de matemáticas de este centro ha hecho que desde el primer día disfrutara de conversaciones, proyectos, ideas o talleres que me hacían formarme a nivel personal y profesional. Además, aprobé las oposiciones, realicé las prácticas y pude compartir clases con el jefe del departamento, experiencia que repetiría cada año si fuera posible. El curso 2019-2020 ha sido mi primer año en la jefatura. El curso empezó bien, con mucho trabajo, pero tranquilo. Tuvimos una primera crisis en enero con la nieve, tres días sin transporte escolar, que pudimos sobrellevar


Ricardo Alonso Director 2019 actual Mis comienzos en el instituto coincidieron con la puesta en funcionamiento del nuevo edificio. Llegamos

25 Aniversario IES Salvador Victoria

con la ayuda de todos el profesorado y las familias. En marzo llegó la segunda crisis, cerrábamos el instituto a causa de una pandemia. Lo que en principio iba a ser para quince días se transformó en más de tres meses. Las tres primeras semanas de confinamiento fueron agotadoras para todos, si organizar el trabajo presencialmente es difícil, hacerlo a distancia es algo realmente complicado. Me gustaría destacar el trabajo de todo el claustro, estuvieron pegados al ordenador dando clases y resolviendo dudas prácticamente las 24 horas del día, los siete días de la semana. Encontrar las formas, los métodos y la cantidad de trabajo adecuado fue difícil y supuso un trabajo arduo. A pesar del cansancio acumulado, de la situación que estamos viviendo, agradezco a todo el claustro su trabajo y su predisposición a ayudar para que todo funcionara lo mejor posible. Y aunque este probablemente no sea el sitio para los agradecimientos personales, me voy a tomar la licencia con dos personas a las que debo muchas cosas de las que he conseguido en los cuatro años que llevo en Monreal. María Sánchez, por sus consejos, por enseñarme a ser mejor docente, por hacerme ver que las letras y las ciencias están más cerca de lo que la gente cree y, lo más importante, por ser mi familia. Y a Ricardo Alonso, por introducirme en el mundo de los desafíos, del twitter matemático, de las matemáticas en la calle, en general, por introducirme en su mundo matemático y confiar en mi.

varios profesores con destino definitivo que dimos un poco de estabilidad a una plantilla muy cambiante. Nos encontramos un edificio que acogía los estudios de secundaria, con una ampliación ya prevista antes de su estreno, con un patio sin urbanizar y con montones de paredes y columnas que decorar para crear un entorno más agradable. Ahora, al recorrer sus pasillos una pléyade de fotografías, exposiciones, columnas… dan testimonio del trabajo realizado durante todos estos años por muchos profesores y alumnos desarrollando iniciativas y proyectos. Quizá uno de los que menos queda reflejado en esos soportes sea el de las tecnologías de la información y la comunicación El momento en el que las TIC entraron a formar parte de la vida diaria de nuestro centro no está señalado de una manera rotunda por una fecha concreta. En mi opinión, si hubiera que adjudicarle un comienzo, lo concretaría cuando llegó al centro el primer ordenador portátil. Avalados por una trayectoria de actividades en las que se incorporaban las tecnologías al trabajo en el aula, fuimos seleccionados para iniciar un proceso que nos brindó la posibilidad de acceder a proyectos autonómicos

y estatales relacionados con el uso de las TIC. Este pequeño hito supuso el comienzo de una febril y fructífera actividad durante los siguientes años. La incorporación a distintos programas de implantación de las TIC nos permitió ser de los primeros centros en disponer de proyectores y ordenadores en las aulas, pizarras interactivas, carros con portátiles para llevar a las clases, cableado e internet en todo el centro, intranet... La incorporación de toda esta tecnología supuso que hubiera que adaptarse, formarse, aprender a incorporar estas herramientas a las clases. En los cursos de formación que impartimos Carmen y yo, siempre colábamos una expresión que acuñamos como lema y resumen de nuestra experiencia, y que seguimos manteniendo: la tecnología ha de ser cotidiana, transversal y transparente. Con esta premisa abordamos el trabajo dentro del aula, aprovechando el acceso a mucha información, la posibilidad de consultar multitud de datos, visitar museos, obtener recursos para investigar, para elaborar trabajos… Y empezaron a surgir iniciativas muy variadas, propuestas de trabajo innovadoras desde muchos ámbitos, trabajos interdisciplinares… Muchos de estos proyectos se han

nº 31 | Junio 2020

15


25 Aniversario IES Salvador Victoria 16

ido presentando a múltiples concursos y certámenes de carácter autonómico, nacional e incluso alguno internacional, consiguiendo en muchas ocasiones importantes logros para el centro, que han revertido en la mejora del equipamiento o de la formación. La vertiente comunicativa de las TIC nos aventuró al desarrollo de interesantes proyectos, cooperando con centros educativos de lugares distantes. Así mismo, facilitó y mejoró la presentación de resultados, de trabajos, exposiciones…, aprendizaje básico y transversal que potenciamos, y además, nos ha permitido mostrar el trabajo que llevamos a cabo en el centro, a través de la página web, escaparate público de la vida del instituto. En estos momentos formo parte, por segunda vez, del equipo directivo. En esta ocasión, como director. Con el apoyo del equipo anterior, la solidez de Pilar como secretaria ya bregada en ese puesto, la ilusión y ganas de Víctor como jefe de estudios, y del resto de compañeros conocedores y partícipes de la vida diaria del centro, el curso se presentaba más o menos, como todos los años, con sus tareas burocráticas, proyectos, extraescolares…, y la preparación de una pequeña celebración de estos 25 años del instituto. Buscamos una fecha cercana a la publicación en el BOE de la creación del centro y elegimos el 13 de junio, sábado, para llevarla a cabo. Habíamos limpiado hasta la cristalera de la entrada y comprado vasos para tomar un refrigerio. Una pandemia ha truncado la celebración, pero podemos emplazarnos para festejarlo en otro momento, otro aniversario. No obstante, quedará este suplemento de la revista Dijiendas, como recuerdo de estos 25 años, que espero sean muchos más.

COMO UN HILORAMA Agustín Martínez Martí Inspector de Educación Decía hace un año en uno de mis informes referidos a este centro con ocasión del último premio nacional obtenido por el proyecto MonCreArte, que “no soy objetivo, ni pretendo serlo, el IES S. Victoria de Monreal del Campo es un centro admirable”. Desde hace unos siete años, mi responsabilidad profesional como inspector de educación ha estado ligada a este pequeño instituto, además de otros centros educativos de la comarca del Jiloca y del área de Teruel. En mi larga trayectoria profesional de inspector que supera los veinticinco años, puedo asegurar que no he encontrado otro centro de secundaria en toda la provincia de Teruel más comprometido ni más activo con la innovación educativa, el papel significado del alumno como protagonista y partícipe de su propio desarrollo y formación y con un claustro de profesores que, aunque tiene altos índices de provisionalidad en su composición, se muestra como una gran TRIBU unida e inquieta, capaz de responder -casi siempre- a la difícil tarea que es la enseñanza. Lo mejor se esconde en ese comprometido equipo de profesores que es capaz de ilusionar y sorprender a sus alumnos, capaz de integrar y acompañar a otros compañeros nue-

nº 31 | Junio 2020

vos que se incorporan al centro. También son admirables los equipos directivos que he conocido en su labor de facilitar y encauzar todo ese hervidero de proyectos, ideas e iniciativas. Después de varios años me he dado cuenta que no tiene tanta importancia quién lo compone, porque es todo el claustro y la CCP quienes participan y se involucran en todas las iniciativas. No se cansan casi nunca, siempre hay ideas nuevas que debatir, objetivos, proyectos… A ellos hay que sumar unos estupendos tramoyistas que trabajan en la penumbra –PAS, limpiadoras, auxiliares-, que con su eficaz labor realzan y facilitan la vida diaria de todos. Después de varios años y del conocimiento cercano de muchos profesores del claustro, de los diferentes miembros del equipo directivo que he conocido y de coordinadores o responsables de proyectos o programas, después de haber tenido la ocasión de asistir a algunas clases, de hablar con representantes de alumnos, de las familias y diversos representantes del municipio o la comarca, no puedo sino mostrar mi satisfacción con los resultados obtenidos por este centro. Es referencia provincial y autonómica en la innovación educativa, en la puesta en marcha de proyectos interdisciplinares por parte de profesores y departamentos muy diversos, en el acogimiento inicial de sus profesores y en la coordinación con los centros de primaria, en la puesta en marcha de programas y medidas que favorecen la inclusión y la convivencia escolar y en proyectos punteros de formación profesional y de investigación. No me importa decirlo, porque lo he pensado alguna vez tras recorrer sus pasillos y entrar en sus aulas, que el instituto de Monreal es el centro que me hubiera gustado para ejercer como profesor o en el que me hubiera gustado matricular a mis hijas, hoy mayores.


del camino, sino de haber vivido y haber ejercitado numerosas competencias e inteligencias que general el CONOCIMIENTO verdadero, el que no se olvida. Lo importante no es la meta, sino el propio camino vivido, las decisiones que vamos adoptando en cada encrucijada, etapa y situación. Vosotros, alumnos que aún estáis en el centro o que ya lo fuisteis, ha-

béis tenido la gran suerte de estudiar en un centro educativo con profesores pacientes, muy involucrados, que han sabido someteros a numerosos retos durante estos años, retos casi siempre superables, en un espacio protegido y de libertad donde las relaciones sociales y la convivencia han sido casi siempre fluidas y cordiales. Habéis sido poetas y poetisas cantando al amor, apasionados contertulios en debates encendidos, bailarines terroríficos por Halloween, jóvenes que domináis todas las artes, desde la cristalografía, la decoración o la pintura hasta las mandalas o la fotografía geométrica. Sois ingenieros e ingenieras admirables, capaces de diseñar centrales y fuentes de energía inagotables o una App asociada a un dispensador de pastillas para personas mayores. También actrices y actores estupendos en vuestras cla-

ses y talleres de teatro clásico o en vuestros cortos y videos originales. Habéis sido locutores radiofónicos o músicos de viento y cuerda, capaces de arrancar los aplausos de un público muy entregado. Pasáis del ciclo del frio al calor todos los años, aunque vuestros padres no están muy seguros si dejaros revisar la caldera de casa, o practicáis algunas curas y vendajes con vuestras familias. Sois incansables deportistas, capaces de correr por una buena causa o diseñar juegos imposibles de pronunciar. Pero también durante estos años habéis compartido emociones, confidencias con vuestros amigos y amigas. Habéis sentido rabia ante las injusticias y el dolor de algún compañero. Sois apasionados, constructivos, positivas, negociadores, críticos con las mentiras, defensoras de causas perdidas… sois únicos e irrepetibles. Cuando vuestra casa –y remarco lo de vuestra casa- ha cumplido 25 años, quiero daros la enhorabuena por lo bonita, acogedora, diversa y abierta que es. Sois una familia estupenda, un hilorama admirable con sus hilos tensos, llenos de vida y color, donde cada uno de vosotros y vosotras sois un clavo o un hilo que proyecta energía al resto, dibujando una comunidad envidiable de la que yo –de algún modo- también me siento partícipe.

nº 31 | Junio 2020

25 Aniversario IES Salvador Victoria

En las paredes de la entrada al centro cuelgan mandalas e hiloramas, junto a reproducciones circulares y esféricas del pintor de Rubielos de Mora, Salvador Victoria, baja la atenta mirada de la benefactora del pueblo Dña. Ricarda Gonzalo de Liria. Cuando contemplo los hiloramas, con sus innumerables clavos por donde serpentean hilos tensados de todos los colores para formar un sinfín de figuras geométricas, pienso que el instituto de Monreal es como uno de esos hiloramas. Toda la comunidad educativa del centro –padres, alumnos, profesores, instituciones y entidades municipales y comarcales… - habéis sabido tejer un gran círculo de vida, de convivencia y de inclusión. El círculo acoge a todos, es perfecto, nada ni nadie queda fuera de él. Pero dentro de él hay diversidad, hilos de todos los colores que representan figuras cuadrangulares, angulares, circulares o trapezoidales. Hay espacios internos únicos, los hay concéntricos y también espacios interseccionales. El equilibrio lo domina todo. Hay una gran planificación. Los vectores y direcciones son casi infinitos, pero desde fuera, desde lejos, emergen las imágenes y la armonía. La enseñanza, como la vida, no es sino una sucesión de estímulos, retos, búsquedas, decisiones, conocimientos, ensayos, errores, experiencias y emociones que nos van esculpiendo la personalidad. Unas capacidades de todo tipo que nos marcarán y condicionarán para entrar a formar parte de una sociedad cada vez más cambiante y exigente. Atrás quedó el pensamiento único, inalterable que transmitían los maestros y los libros junto a los viejos de la tribu. El conocimiento por sí solo ya no es suficiente. No se trata de adquirir muchos conocimientos al final

17


25 Aniversario IES Salvador Victoria 18

Josefina Gálvez Lario Ex profesora El IES Salvador Victoria está de aniversario. Cumple veinticinco años. Aún recuerdo mi llegada al Instituto. Estaba en obras y en la entrada había un montón de cascotes, no teníamos donde reunirnos. No cabíamos todos y algunos estuvimos un tiempo en el colegio. Luego llegaron los barracones en el patio y después llegó el edificio nuevo. A través de estos años he conocido a muchos compañeros. La escuela rural es lo que tiene, los índices de interinidad son altos y los definitivos se van pronto. Pero el compañerismo siempre ha sido factor que ha hecho posible la participación en proyectos que cuando los explicaba a compañeros de otras comunidades, les impactaba. El ser un centro pequeño ha servido para que la atención al alumnado estuviera personalizada y eso se nota cuando todavía te encuentras con ex alumnos/as que te saludan a pesar de que no los reconozcas porque todos cambiamos por la edad. Los años que pasé en el Salvador Victoria siempre quedarán como la más importante de mi etapa profesional. No creo que llegue a ver el cincuenta aniversario, pero que por mí no sea, lo intentaré.

Socorro Albarrán Ex profesora Tempus fugit: Sí, cómo pasa el tiempo. ¡Qué suerte que podamos celebrar este cumpleaños!, aunque sea de esas maneras por culpa del maldito virus cuyas consecuencias están por ver. Parece que fue ayer, cuando llegué al vetusto edificio rodeado de barracones. Estas condiciones no perduraron. Pronto estrenamos el nuevo edificio, gracias a Dª Ricarda Gonzalo de Liria, una mujer con generosidad

y visión de futuro que cedió los terrenos para que se ubicaran todas las dependencias de los centros educativos monrealenses, tal y como hoy las conocemos. ¿Cómo trabajar en un entorno rural con sus singulares condicionamientos? Pero… ¿Qué es la educación sino una utopía? Afortunadamente, ahí estaba la RED de las Escuelas Asociadas a la UNESCO, acercándonos el mundo en unos tiempos en que Internet apenas balbuceaba en nuestras vidas. Red de escuelas que, contrariamente a lo que pudiera pensarse, aportó al Centro, directa o indirectamente, grandes aperturas. La docencia directa a tantos alumnos/as diversos con infinitas posibilidades fue alentadora; al igual que el encuentro con compañeras, todavía hoy amigas. La llegada de inmigrantes de los primeros años exigía una respuesta que, felizmente, se resolvió con la Tutoría de acogida. Tutoría que permitió conocernos y aproximarnos a culturas, en aquel momento, poco conocidas y que hoy, en muchos casos, forman parte de la Comunidad Educativa y del lugar. En cualquier caso, nada de esto hubiera sido posible sin los compañeras/ os que secundaron las iniciativas; el alumnado que siguió la ruta; las madres y padres que apoyaron los proyectos y el resto de personas que desde el Centro y desde la localidad acompañaron el proceso. Todo fue tan enriquecedor que no puedo dejar de agradecer los veinte años en el Centro compartiendo mi vida profesional con toda la Comunidad Educativa (colegas, alumnado, familias y personal no docente) que pasó, sigue estando y, que algunos de ellos, desgraciadamente, y, muy a pesar nuestro, se fueron. Las adversidades en su momento pudieron hacernos llorar, pero aquí está el instituto: presente y de cara al futuro.

nº 31 | Junio 2020

Tanto a nivel colectivo como individual o individual como colectivo, “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que [hay]”. ¡Qué Continúe el instituto! ¡Qué continúe en ese rumbo trabajando siempre por un mundo más justo que, con la COVID 19 o sin ella, falta nos hace.

Este curso celebramos el vigésimo-quinto aniversario del Instituto Salvador Victoria. Cinco de los actuales profesores, fuimos hace ya unos cuantos años alumnos de este centro educativo. Parece que fue ayer, cuando nos reuníamos juntos y luchábamos para poder conseguir este gran edificio. Lo conseguimos y lo disfrutamos unos años, tuvimos que marchar; pero la vida nos ha vuelto a ofrecer poder gozar de aquel lugar que siempre hemos llevado por delante durante todo este tiempo, Monreal, nuestro pueblo. Poder vivir y poder trabajar aquí en nuestro instituto es para todos nosotros una gran satisfacción.

Ruth Peribáñez Marco Ex alumna y profesora del Dpto. Inglés Cuando la vida te brinda una oportunidad, hay que disfrutarla y saber saborearla. La vida me la dio en el momento que me enteré que iba a trabajar en el instituto donde había sido alumna hace ya unos cuantos años. Fui alumna de este instituto durante seis años. En 1996 comencé a estudiar 1º ESO; es más fuimos la primera generación que cursó la ESO desde principio a fin. Todo el pueblo unido luchamos por conseguir este centro educativo, con sus amplios ventanales que son capaces de llenar de luz incluso hasta los rincones más oscuros; hacen que parezca que siempre


lescentes ya que formábamos parte del instituto. Después nos tocaron los famosos barracones. Ahora que el tiempo ya ha pasado, me pregunto ¿cómo pudimos ser tan felices en esas clases de chapa? Pues sí, éramos y fuimos felices, muy felices. La razón es porque estábamos en unos de los mejores años de nuestras vidas, cuando lo más importante no era dónde se impartían las clases, sino con quién se daban y con quién se disfrutaban; los profesores y los compañeros. También, nos tocó dar clases en las aulas de la planta baja de la Escuela de Música y Danza para poder seguir estudiando Bachillerato. Y sí por suerte tenías alguna optativa, quizá podías pasar a dar alguna que otra clase en el edificio nuevo que así lo llamábamos. Pero eso sólo ocurrió en muy pocas ocasiones. Aun así, tras este trasiego de clases de idas y venidas, fueron y serán unos de los momentos más entrañables de nuestras vidas; cuando la única preocupación era ir al instituto y poder disfrutar de la vida que allí adentro creábamos entre todos los compañeros y profesores. Después de 18 años, he vuelto a pasear por los pasillos del que para mí siempre será mi instituto. Esta vez por el nuevo edificio y aunque en sí, el edificio no lo disfruté; sí que disfruté de quiénes ahora se han convertido en mis grandes compañeros; aquellos profesores que me despertaron el interés por esta gran profesión. Fueron grandes profesores y, más aún, grandes personas que me hicieron volar, y gracias a ellos he conseguido volar para conquistar mis sueños. Veselina Kenalieva Ex alumna y profesora del centro Mi nombre es Veselina Kenalieva, ex alumna y actual profesora del centro, IES Salvador Victoria de Monreal del Campo. Os voy a contar mi historia, un tanto peculiar, de los

años que he pasado en el instituto, primero como estudiante/alumna y actualmente como profesora en el ciclo formativo de grado medio. Yo nací en un pueblo más o menos como Monreal del Campo, pero a unos 3000 km de aquí, en Bulgaria, y en el año 2002 mis padres, que ya estaban trabajando en la provincia de Teruel, decidieron que teníamos que venir (mi hermana y yo) aquí con ellos. Me acuerdo perfectamente de la fecha en la que llegamos a España, era el 2 de septiembre y, como es lógico, en 10 días empezamos a ir al instituto. Los primeros días que pasé en el instituto fueron muy difíciles, porque no sabía absolutamente nada de español, ni entendía lo que me decían ni podía expresar lo que yo quería decir. Los dos primeros meses de ese año escolar fueron muy duros, llegaba llorando a casa todos los días después de las clases, me sentía impotente ante la situación. Por otra parte, la acogida tanto por parte de los profesores como por parte de los compañeros de clase fue excepcional. Gracias a esta acogida y al tiempo que nos dedicaban los profesores de refuerzo en unos dos o tres meses ya me podía comunicar con todos, incluso ya empezaron a ponerme exámenes al igual que a mis compañeros de clase. Conseguí pasar de curso satisfactoriamente y así sucesivamente hasta que completé mis estudios de bachillerato para poder irme a estudiar a la universidad. Son muchos los profesores que me ayudaron el primer año, a los que estoy más que agradecida, porque gracias a ellos hoy en día soy quien soy. Unos años más tarde, después de acabar mis estudios universitarios, me matriculé en el ciclo de grado medio de Atención a personas en situación de dependencia, que se empezó a impartir en el instituto IES Salvador Victoria. Como no había conseguido trabajo relacionado con mis estudios universitarios (estábamos en plena

nº 31 | Junio 2020

25 Aniversario IES Salvador Victoria

hay vida dentro. Cada vez que piso el instituto siento esa calidez que en su momento experimenté, cuando fui alumna. Regresar y volver a pasear por los pasillos del instituto en el que tanto aprendí y disfruté, ha sido para mí algo realmente extraordinario. Poder estudiar hasta 2º de Bachillerato en mi localidad fue algo maravilloso, ya que pude disfrutar de mi pueblo y de mi gente todos esos años. Después, la mayoría de nosotros tuvimos que marchar para perseguir nuestros sueños, cada uno el suyo. El mío especialmente era convertirme en profesora de inglés en un instituto. Había tenido grandes maestros y profesores que me habían despertado ese interés y me habían hecho amar la profesión a la que actualmente me dedico. Escuché siempre a mis profesores decir que estudiar lo que a uno le apasiona es fantástico. Lo conseguí. Disfrute de mi carrera, y más si cabe de mi meta final, la enseñanza. Durante este tiempo no he dejado de seguir aprendiendo; considero que la mejor forma de enseñar es no dejar nunca de aprender. Después de finalizar mis estudios en la universidad, cursé un Máster de Lingüística Inglesa y otro de Competencias Docentes Avanzadas. Ambos me han ayudado a seguir formándome, y a no perder el entusiasmo por enseñar. Mis compañeros y yo empezamos 1º ESO, pero las clases las seguimos dando en el Colegio Nuestra Señora del Pilar. En ese momento, recuerdo que nos hubiese gustado tener un instituto, pero ahora que el tiempo ha pasado, es verdad, que el poder haber seguido unos meses más en nuestro queridísimo colegio fue una gran suerte para todos nosotros,ya que pudimos disfrutarlo un poquito más. Después nos habilitaron unas clases en el antiguo Colegio de la Salle, ahora ubicada la Escuela de Música y Danza. Las clases ya tenían otro color, nos sentíamos más ado-

19


25 Aniversario IES Salvador Victoria 20

crisis económica) y como siempre he dicho - “hay que abrir otras puertas para la vida laboral” - no me lo pensé dos veces, además el saber no ocupa lugar. Al mismo tiempo, aparte del ciclo, me había matriculado en la EOI (escuela oficial de idiomas), para obtener el nivel de B1 en Inglés y posteriormente hacer el máster de profesorado. El año escolar 2018/2019 me matriculé en la Facultad de Teruel para obtener el Máster de profesorado en el que hay que hacer prácticas en centros educativos. Por lo que el año pasado estuve realizando las prácticas del máster en el instituto, otra vez de regreso, y es que donde iba a estar mejor que aquí, en el instituto en que he estado tan bien tantos años de mi vida. Y para concluir, mi primer año de docente, mi primera vez de profesora, no podía haber empezado mejor esta nueva etapa: en el mismo instituto donde empezó todo, en el mismo instituto donde he pasado mi adolescencia, en el mismo instituto y con los profesores que antes me daban clase y ahora son mis compañeros, los mismo que antes me ayudaban y apoyaban en mis estudios y ahora me ayudan y apoyan como buenos compañeros. Quiero agradecer a todos (no pongo nombres porque son muchos) por todo lo que han hecho por mí y por todo lo que siguen haciendo por todos los alumnos de este centro. Para conseguir lo que se quiere solo hay que creer en uno mismo y luchar con todas fuerzas para conseguirlo. El camino puede ser largo y duro pero la recompensa merecerá la pena.

Carmen Tortajada Vázquez Ex alumna y profesora del centro Las vueltas que da la vida…. Yo empecé el instituto en 3º de ESO, ya que mi generación fue la úl-

tima que cursó 8º de EGB. Por aquel entonces la enseñanza obligatoria era hasta los 14 años. Por lo que pasamos del colegio directamente a 3ª junto con los alumnos de 1º y 2º de la ESO. Las clases como todos sabéis se impartían en el “instituto viejo” Como no había aulas suficientes para todos los cursos que estábamos estudiando, muchos tuvimos que dar las clases en los barracones (aquellas neveras en invierno y saunas cuando empezaba el buen tiempo) repartidos por el patio de las Beltranas, la pista roja no existía y lo último que pensábamos en aquel momento era que allí se celebrarían las mejores verbenas del verano. Esos primeros años de instituto fueron muy intensos. Fue un tiempo de manifestaciones y protestas, recuerdo que llegamos incluso a cortar la carretera. Gracias al esfuerzo por parte de todos, profesores, alumnos, familia, etc. ahora podemos disfrutar del ansiado “Instituto Nuevo” Cuando fui alumna no llegué a disfrutarlo, ya que el curso que se inauguró yo comencé a estudiar en la universidad tras haber acabado el bachillerato. Una vez terminada la carrera me seleccionaron en una oferta de empleo que no podía rechazar, ¡¡en plena crisis!! ¡¡Menuda suerte!!! Aunque pasados unos años la empresa se fue resintiendo y poco a poco nos fueron despidiendo, el paro hizo que regresara a casa y empecé a plantearme la opción de la docencia. Necesitaba el B1 de Inglés para cursar el máster del profesorado, excelente oportunidad para estrenar el instituto nuevo como alumna en la EOI (un privilegio que no podemos perder). Me volví a marchar a otra empresa, pero mientras estaba trabajando y haciendo encaje de bolillos conseguí sacarme el master. Seguí trabajando pero en cuanto tuve la oportunidad de optar a una plaza de profesor, no me lo pensé, lo deje todo para dedicarme a esta profesión.

nº 31 | Junio 2020

He tenido la gran suerte de regresar al Instituto de Monreal esta vez como profesora, y aunque la mayor parte del tiempo la paso dando clases en el edificio del que me despedí como alumna, me enorgullece ver desde sus ventanas el “Instituto nuevo” y saber que aporté mi granito de arena para conseguirlo.

Noemí López Latorre, Ex alumna y profesora del Dpto. Inglés Cuando yo estudié en el I.E.S Salvador Victoria prácticamente estábamos estrenando el nombre del centro, si no recuerdo mal lo habían elegido por votación el año anterior. Era 1993 y mi quinta fue la 4ª promoción que se matriculaba en el centro, que entonces dependía del Segundo de Chomón de Teruel. Fuimos la avanzadilla de toda España al implantarse aquí la ESO de manera excepcional para ver cómo funcionaba antes de que se estableciera a nivel nacional. Conozco a muy poca gente de mi edad fuera del pueblo que haya hecho la ESO, casi todos cursaron BUP y COU, el sistema anterior. No exagero si digo que no llegábamos a los 100 alumnos, sólo había dos grupos de 3º, dos de 4º y uno de primero de Bachillerato de Ciencias/ Tecnología. Como ya han comentado mis compañeros, las clases tenían lugar en “el edificio viejo”, que entonces daba lo mismo si era viejo o no, porque no había otro. Donde hoy se encuentra el instituto había sólo campos de coles. O de patatas. O choperas. Bueno, campos. Mi clase, en concreto, estaba donde ahora está el panel de escalada. El aula de enfrente, también ocupada por el Club de Escalada ahora mismo, era la Sala de Profesores. Entonces se podía fumar en el centro y pienso que


Recuerdo en particular un par de fiestas en la Capilla, lo que ahora es el Salón de Actos. Asamos chuletas con unas parrillas en la puerta y nos las comimos todos juntos allí dentro (no había sillas, estaba vacío y fue fácil acomodarnos con bancos, tableros y caballetes). Por la tarde hubo concurso de guiñote, premios a diferentes alumnos por diferentes motivos y discomóvil, no me preguntéis quién la montó, ni quién la trajo, de eso no me acuerdo, pero poníamos la música nosotros, a toda mecha, y teníamos luces de colores de las que giran. ¡Y humo! Bailábamos y cantábamos con los profes por el pasillo de abajo y en la penumbra de la capilla. Y no voy a dar más detalles, lo que pasó en la Capilla, se queda en la Capilla. Además, siempre he podido presumir de las excursiones que hacíamos

y las extraescolares que teníamos. Después de muchos niveles de enseñanza y muchos centros públicos y privados como profesora y como alumna, puedo decir que en ninguno he visto tantas actividades tan estupendas como las que nos organizó el equipo docente aquellos años. Destacaba el intercambio con los franceses, que derivó en un hermanamiento entre los dos pueblos tras varios años celebrándose. Cómo olvidar un viaje a Francia de 16 horas en autobús con 14 años, con todos tus amigos y con los profes, aquello era como Gran Hermano. Genial. Juro que llevábamos vueltas de longaniza y botes de conserva en el maletero del autobús, creo recordar que acordamos hacer acopio de víveres entre todos por si lo que nos ofrecían en Francia no era de nuestro agrado. Mon Dieu! La semana que los alumnos franceses pasaban aquí era la “Semana Cultural” en la que se realizaban excursiones a diferentes ciudades y se organizaban actividades muy interesantes. Cuando salí a estudiar a la universidad, yo era la única alumna de mi clase que a los 18 años había estado en el Museo Arqueológico Nacional, El Prado, El Thyssen y el Reina Sofía entre otros muchos. Al año siguiente entraron dos grupos más y empezamos a crecer en número y en fama, porque como también han apuntado mis compañeros el centro y el pueblo entero se manifestaron por unas instalaciones mejores y para que se implantara el

nº 31 | Junio 2020

25 Aniversario IES Salvador Victoria

en comparación había más gente que fumaba que ahora, o yo lo percibía así. Nos reíamos con los compañeros porque cuando íbamos a preguntar algo a la Sala de Profes y abrían la puerta salía una nube de humo. Ay, el siglo XX, qué mal le sentó a nuestros pulmones. 3º de la ESO, mi primer año, fue genial. El gran paso del cole al instituto fue más fácil porque estábamos muy arropados. Los alumnos de Monreal teníamos por entonces fama de fieros, no era un destino muy popular. Se decía en aquel tiempo que los buenos estudiantes iban a Calamocha y los malos a Monreal. ¿Cómo os quedáis? En lo académico, recuerdo a los profesores (perfectamente, a todos). Con alguno de ellos he coincidido en mis años como docente: el entonces director, Diego Arribas, fue mi compañero en la universidad, y Marisa Collados ha pasado de ser una muy buena profesora a una muy buena compañera. Se trataba de un grupo de profes que lo dio todo por el centro y por nosotros, una plantilla joven que vivía casi en su totalidad en Monreal porque por aquel entonces (y durante muchos más años después) no existía la autovía y hasta aquí no se llegaba tan fácilmente. En lo lúdico, me vienen a la cabeza las innumerables fiestas del instituto, porque, sí, amigos, entonces los menores podíamos organizar fiestas para recaudar dinero para el viaje de estudios, impensable ahora. Ay, el siglo XX, qué mal le sentó a nuestros hígados.

21


25 Aniversario IES Salvador Victoria 22

Bachillerato de Ciencias Sociales y Humanas. Los miércoles, a la hora del recreo, íbamos a la carretera de Madrid y cruzábamos todos por el paso de cebra de la Calle Mayor, subíamos hasta el de la Cruz Roja, cruzábamos y bajábamos de nuevo al otro paso de cebra sin parar, cortando así la carretera durante todo el tiempo que duraba el recreo. Qué subidón. No llegué a tiempo de que pusieran el Bachillerato para poder quedarme a estudiar aquí dos años más y después de 4º, con muchísimo dolor de corazón, tuve que marcharme a Teruel para seguir con mis estudios. De allí, fui a Zaragoza y tras varios años trabajando en diferentes instituciones públicas y privadas, este año (25 años después de mi 4º de la ESO, mátame camión…) he podido volver donde todo empezó. Creo que en el germen de esa Semana Cultural, en el ahínco de esos primeros profes empeñados en que el IES fuera un lugar de referencia para todos nosotros y en el trabajo de quienes han ido tomando el relevo posteriormente, se encuentra el origen de los diferentes proyectos llevados a cabo y los premios que el centro ha recibido a lo largo de su historia. Me encanta ver que ese espíritu de los docentes que empuja a enseñar no sólo en clase, sino también con salidas del centro y proyectos prácticos, sigue vigente hoy en día. Creo que es otro de los factores que diferencia positivamente a nuestro IES de muchos otros. Me encanta ver a los alumnos, contagiados por ese espíritu de trabajo, implicados en cada propuesta educativa. Estoy muy contenta al comprobar que el buen trabajo hecho desde el inicio del centro hasta el día de hoy

permite afirmar que aquella mala fama de los estudiantes de Monreal era una tontería. Nuestro IES ha sido y será el inicio de brillantes carreras de profesionales de todos los ámbitos, la referencia de cientos de buenas personas que harán de nuestra sociedad y nuestro futuro un lugar mejor, que para eso trabajamos. Un placer.

Juan Antonio Martín Domingo Ex alumno y profesor del centro Mi nombre es Juan Antonio Martín y por circunstancias de la vida he tenido la suerte de poder regresar a la localidad en la que crecí y he vivido durante muchos años como profesor del IES Salvador Victoria, impartiendo clases a los ciclos formativos. Pero hace unos cuantos años (cada día que cruzo la puerta me vienen a la mente vivencias) fui también alumno de este instituto. Fue en el curso 1995/96, primer año de funcionamiento del IES Salvador Victoria de forma autónoma, cuando entré al instituto a cursar 3º de ESO. 1º y 2º de la ESO aún no se habían implantado, ya que estábamos inmersos en una reforma educativa (la LOGSE), por lo que éramos los más jóvenes del instituto.

nº 31 | Junio 2020

Quizás mis mejores recuerdos sean los de ese año, dábamos las clases en la planta baja del antiguo colegio de la Salle, donde actualmente se imparten algunos de los cursos de los ciclos formativos y está la escuela de música y danza, ya que el “Instituto nuevo” todavía no existía. También recuerdo todas las manifestaciones y protestas que realizamos, llegamos incluso a cortar la carretera, para que construyesen un “Instituto nuevo”. Finalmente, gracias al esfuerzo de mucha gente, se consiguió y fue una realidad en el año 2000. Al año siguiente, el espacio en el antiguo colegio de la Salle se hizo insuficiente para todos los alumnos y tuvieron que colocar unas aulas prefabricadas. Yo cursaba 4º de la ESO y teníamos como aula uno de los cinco barracones de chapa que estaban colocados sobre el suelo, todavía de grava, del patio de las Beltranas. Fue un año de muy gratos recuerdos, pese a las condiciones de las instalaciones, sobre todo en invierno, ya que nos tocó pasar algo de frío en clase. Finalmente los dos cursos de bachillerato los cursé en la planta primera del antiguo colegio de la Salle, acabando mi etapa en el centro en el año 1999. Fue una época que recuerdo con cariño y en la que hice muchos amigos que todavía perduran con el paso de los años. En 2017 surgió la oportunidad de volver aquí como profesor, al instituto de mi pueblo, donde me formé y pasé mi adolescencia, encantado de haber formado y de formar parte de nuevo del IES Salvador Victoria.


Beatriz Malo Polo Ex alumna 25 años y aquí seguimos. Tantas personas han pasado por este instituto… que entre ellas me incluyo. Recuerdo el primer día que comencé el instituto, una aventura nueva. Tenía claro a que me quería dedicar en el futuro, me gustaban tanto las matemáticas como la docencia, sabía que quería ser profesora, como era Paco, el primer profesor de matemáticas que tuve el instituto o como Ricardo, el que terminó por hacerme ver lo vocacional que es esta profesión. Terminé el instituto y como muchos de mis compañeros salí a estudiar fuera, pensando que mis visitas al instituto serían eso: visitas. No sabía que iba a volver con otro fin, pero el año pasado acabe haciendo las prácticas del Máster de Profesorado en el mismo instituto en el que había estudiado, en el Salvador Victoria. Que sensación tan extraña, el instituto ha cambiado poco, los pasillos siguen teniendo la misma esencia, incluso hay profesores que siguen allí con el mismo entusiasmo con el que nos daban las clases a nosotros, pero a su vez, que bonito pasar de ser alumna a futura docente en el mismo lugar. Recuerdo como alumna la cantidad de actividades que teníamos, excursiones, proyectos, trabajos, revista… pero no me daba cuenta del trabajo que había también por parte del equipo de profesores para preparar todo eso. Y es que si algo caracteriza a este instituto son las ganas e ilusión con la que se prepara todo esto. Ha sido un placer pertenecer a este instituto, igual en la parte de alumna como en el periodo de prácticas. Me despido dándoos las gracias a todos los que formasteis y formáis parte de esta comunidad, por haber dejado la suficiente huella como para continuar creciendo y conseguir llegar a los 25 años, esos que dicen de plata. Os propongo un reto ¿nos vemos para los de oro?

nº 31 | Junio 2020

25 Aniversario IES Salvador Victoria

Clara Pérez Gálvez Ex alumna ¡Enhorabuena en el 25 aniversario del IES Salvador Victoria! Si hay algo que defina a este centro es: innovación constante. Sigo la trayectoria del instituto en redes, y es increíble la capacidad que tenéis de fomentar entre sus alumnas/os la curiosidad por aprender más allá de los libros; sino mediante experimentación y aplicación de los conocimientos, y eso es lo que realmente “engancha” e incentiva la curiosidad del alumnado. No dejéis nunca de seguir creciendo como centro. Siempre hemos participado en convivencias con otras comunidades, en proyectos de lectura, tecnología, ciencias. Y esto, junto con una educación casi individualizada y de calidad, es lo que os convierte en un gran centro para cursar los estudios que nos harán decidir porque senderos seguir. Ahí decidí mi vocación, influida por profesores, y lo que les agradeceré siempre. He tenido la suerte de poder ir a impartir charlas formativas en distintas ocasiones, y siempre ha sido muy grato volver a pisar esos pasillos; esta vez desde el otro lado. ¡A por otros veinticinco años! Con la misma ilusión y esfuerzo diario que os caracteriza.

23


25 Aniversario IES Salvador Victoria 24

Equipo Directivo “CEIP Nuestra Señora del Pilar” Miguel Ángel Garcés Rando, María Ángeles Meléndez Juderías y Manuel Millán Sancho

Este curso se celebra el XXV Aniversario del “IES Salvador Victoria”, hace 25 años que somos “vecinos”, “compañeros con mayúsculas”, “hermanos” y que junto al resto de Centros Educativos de la localidad contribuimos a la educación y formación de las personas del pueblo y pueblos de alrededor. Gracias a la herencia de Doña Ricarda Gonzalo de Liria y la cesión de sus terrenos, disfrutamos de la cercanía entre centros educativos, Instituto, Colegio, Escuela de Infantil, Escuela de Música y Danza, Escuela de Adultos, Atadi, Instalaciones de F.P., una cercanía que, junto con la Casa de Cultura y el apoyo de nuestro Ayuntamiento, hacen que se respire un ambiente de sapiencia y cultura a raudales en esta zona del pueblo. La construcción y puesta en marcha del Instituto de Educación Secundaria fue un gran logro para la localidad de Monreal del Campo. Conseguir su construcción y funcionamiento no fue sencillo y requirió de muchísimo esfuerzo, que tuviéramos un Instituto de Educación Secundaria cercano, en la localidad de Calamocha, no favorecía la presencia de otro más en el valle del Jiloca. Añadido a dicho impedimento se encontraron otro tipo de trabas y obstáculos de carácter burocrático, político y económico. Desde el colegio siempre estuvimos a favor de la iniciativa de la construcción de este centro educativo, apoyamos en las manifestaciones, escribimos cartas, recogimos firmas con el fin de tener un Instituto propio y que nuestro alumnado no tuviera que salir a los doce años a estudiar fuera. La implantación de la LOGSE supuso pérdida de alumnado para el colegio, ya que el alumnado de 7º y 8º de E.G.B. continúa su formación en el IES estudiando 1º y 2º de Educación Secundaria. Con la puesta en funcionamiento de IES Salvador Victoria, nuestro alumnado simplemente tiene que desplazarse unos metros, sin necesidad de tener que coger un autobús que lo lleve a otra localidad. Una de las rutas de transporte que comenzó a funcionar y que compartimos los dos centros educativos es la que recorre las localidades de Fuentes Claras, Caminreal, Bañón y Torrijo del Campo. La empresa de autobuses cubre otras rutas de transporte de alumnado antes de realizar esta, así que tuvimos que cambiar el horario del colegio y por esta razón coincide la hora de comienzo de las clases a las 9.15 horas. Los dos centros siempre hemos tenido muy buena relación y sabemos que nos tenemos al lado para todo lo que necesitemos: colaboraciones, asesoramiento en programas y proyectos, préstamo y cesión de mobiliario escolar, espacios educativos, nuestro servicio de comedor escolar ha sido utilizado por Profesorado y Alumnado del Instituto... Las fiestas locales

nº 31 | Junio 2020

también las proponemos al Ayuntamiento en años alternos. A lo largo de estos años se han hecho actividades comunes muy interesantes, participación en “Semanas Culturales”, ferias, exposiciones, representaciones teatrales, conciertos de música, reivindicaciones y también podemos destacar la actividad deportivo-solidaria navideña en la que hemos participado y convivido juntos con el fin de conseguir fondos para colaborar con Cruz Roja Jiloca, Aspanoa, Fundación Carlos Sanz... Desde hace varios cursos también podemos destacar el programa común de “Transición de Primaria a Secundaria” que facilita la escolarización de nuestro alumnado en la nueva etapa de Educación Secundaria. Seña de identidad que nos caracteriza en los dos centros es la apuesta que hemos hecho por las Nuevas Tecnologías y la enseñanza de las Lenguas. En el colegio se implantó hace seis años un Programa de Bilingüismo que está funcionando con mucho éxito y buenos resultados, actualmente estamos en el 3º curso de implantación del Modelo BRIT-Aragón. Este curso 2019-20 con la implantación del Modelo BRIT-Aragón en el Instituto Salvador Victoria, nuestro alumnado puede seguir su formación bilingüe, convirtiéndonos en la única localidad de la Comarca del Jiloca pionera en centros bilingües. El Instituto Salvador Victoria cuenta y ha contado con un gran “Claustro de Profesores” que lo sitúan en uno de los mejores Institutos de la Comunidad Autónoma de Aragón, ha recibido multitud de Premios y reconocimientos a nivel nacional. Desde el colegio queremos poner en valor esa gran labor de los “MAESTROS y MAESTRAS” que tan importantísimo papel han desempeñado con su trabajo en el primer Ciclo de la E.S.O. durante muchos años, es opinión nuestra que los maestros y maestras nunca deberían haber desaparecido del 1º Ciclo de la ESO porque tenemos “algo especial” que nos ayuda a enseñar, empatizar, comprender y a ayudar al alumnado de estas edades. Por ello, no podemos dejar de mencionar a Josefina Gálvez Lario, Socorro Albarrán Gismera y Miguel Ángel Morón Rueda, grandes profesionales, que han dejado estampada una gran huella en el alumnado y en el centro. Desde el CEIP. Nuestra Señora del Pilar os queremos felicitar por todo lo que habéis hecho y seguís haciendo por el alumnado, por los éxitos, los logros y los premios que conseguís y por poner ese gran grano de arena para que la Educación y la Cultura de Monreal del Campo y los pueblos que nos rodean, sigan siendo reconocidas por toda la sociedad. Hoy, 25 años después, queremos dar un significado a la palabra “juntos” a la hora de educar. Juntos significa compartir, acompañar, divertir y emocionar; juntos significa necesitarnos, ayudarnos y conocernos; juntos significa elegirnos y eso es lo que hemos venido haciendo durante todo este tiempo. ¡Enhorabuena!


Muchas felicidades, 25 años es más que una mayoría de edad, es una trayectoria de trabajo consolidada y de gran valor para nuestro territorio. Desde el Servicio Comarcal de Deportes y de Juventud queremos aprovechar esta celebración para reafirmar que, en un principio como Mancomunidad de Municipios del Jiloca y actualmente como Comarca del Jiloca, siempre se ha podido trabajar con el IES Salvador Victoria, dándonos todas las facilidades para poder proponer actividades, así como colaborando con el centro cuando nos lo habéis pedido. La buena relación entre el Instituto y nuestros servicios nos ha permitido presumir en las reuniones con otros servicios comarcales donde siempre hemos puesto como ejemplo vuestro buen trato y todas las facilidades que se nos dais y como esto es motivo de que el trabajo se realice con más alegría y por supuesto, mejores resultados. Un Instituto es un centro de cultura de gran valor para nuestra comarca y el Salvador Victoria un gran ejemplo de trabajo, que está facilitando a los alumnos aumentar su formación, no solamente académica, sino también personal. El día que Monreal por fin pudo tener un centro de educación secundaria sin miedo a las ratios o a los cambios políticos, tanto Monreal como los pueblos de su entorno más cercano, dieron un paso muy importante a esto que ahora

está tan de moda como es la lucha contra el abandono de la zona rural y que se lleva tantos años luchando, aunque los resultados no hayan sido siempre satisfactorios. En este caso sí lo fueron, nuestros jóvenes tenían la oportunidad de estar en su pueblo hasta los dieciocho años, pudiéndose formar académicamente y teniendo un montón de vivencias que les han podido animar a querer regresar a su pueblo y no marcharse cuando todavía no has podido echar raíces que te animen a regresar a tu tierra. Desde el curso 2003/2004 tenemos la suerte de contar con una persona del equipo de Juventud dentro del instituto para ejercer tareas de dinamización y apoyo. El hecho de poder trabajar dentro del centro es un ejemplo de colaboración efectiva: por un lado, nos permite llegar a todo el alumnado, independientemente de la localidad en la que residan, a la hora de difundir información y promover actividades, y por otro, ofrecemos apoyo al instituto en tutorías, proyectos socioeducativos y actividades socioculturales. ¡Un tándem perfecto! El instituto fue un gran logro para Monreal y que sean ya 25 años se traduce en muchos jóvenes que han pasado por sus aulas año tras año y un gran elenco de profesores que han contribuido a sus éxitos. Por eso queramos volver a felicitaros a todos, alumnos y profesores y desear que sean muchas más las celebraciones sin perder este espíritu de cooperación y compañerismo que tanto enriquece a toda la comunidad educativa que abarca el instituto.

nº 31 | Junio 2020

25 Aniversario IES Salvador Victoria

Gloria Villalba y Raquel Lucas Servicio de Juventud y Deportes de la Comarca del Jiloca

25


25 Aniversario IES Salvador Victoria 26

25 AÑOS DE OPORTUNIDADES Mari Carmen Fuertes Sanz Hay veces que la vida te brinda oportunidades que solamente el tiempo puede llegar a valorar en su justa medida. Parece que fue ayer pero ya son 25 los años que el Instituto Salvador Victoria lleva entre nosotros. El tiempo es caprichoso y hace que estos 25 años se hayan pasado en un suspiro, pero también hace que sean una eternidad y que nos parezca que el Instituto lleve toda la vida en Monreal del Campo. Este es un aniversario extraño, como lo está siendo todo en estos últimos meses: encuentros virtuales, clases sin aulas, aulas sin gente, calles silenciosas y lluvia, mucha lluvia, como si la naturaleza quisiese acompañar este tiempo de quedarnos en casa. Es un aniversario extraño que nos hace celebrarlo sin celebración, festejarlo sin fiesta… pero esto también puede ser otra oportunidad, la oportunidad de poner por escrito lo que pensamos, lo que sentimos, lo deseamos… Este Centro se inició también desde la oportunidad que se daba a las secciones de Formación Profesional a pasar a ser Instituto; esto dicho así nos puede hacer pensar que ha sido un camino de rosas, pero, como casi todas las cosas importantes en la vida, costó pelearlo. A mí la vida también me dio la oportunidad de vivir este proceso en primera persona y, tanto personal como profesionalmente, me ha unido al Instituto Salvador Victoria a lo largo de todos estos años, tanto por mi trabajo desde el Área de Cultura del Ayuntamiento, como por ser el Instituto en el que han estudiado mis hijos.

Oportunidad ha sido también haber trabajado de manera coordinada con los distintos equipos directivos, con los departamentos de Lengua, de Plástica, de Tecnología, de Ciencias, de Matemáticas… Hemos organizado actividades de formación para alumnado, talleres de escritura, de creatividad, de música, de rock, cuentacuentos, conciertos, teatro, exposiciones, encuentros con autores, certámenes literarios… ponerlas todas por escrito nos ocuparía toda la revista. Unas veces se han hecho en la Casa de Cultura, otras en el Centro. Unas veces hemos propuesto nosotros la actividad, otra ha sido al revés y nosotros hemos acogido la propuesta. Han sido 25 años que nos han brindado la oportunidad de realizar un trabajo conjunto, unas veces de manera más intensa y otras de forma más pausada, pero siempre colaborando en cuantas actividades o propuestas han surgido por alguna de las partes. La oportunidad de haber conocido a muchos de los profesores que han pasado por aquí, de haber aprendido de ellos, de que hayan pasado a formar parte de nuestras vidas…. Cuando hace 25 años se inició el Instituto, se plantó una semilla que ha ido creciendo a lo largo de los años, formando una comunidad de alumnos, profesores, padres, personal no docente, etc. que se ido regando y abonando hasta formar el Instituto tal y como lo conocemos hoy en día: pionero, puntero, moderno, involucrado con la educación y con el municipio, merecedor y ganador de un sinfín de premios… Un Instituto al que todos sentimos como propio, como fruto del esfuerzo y del trabajo conjunto. Hace años un profesor dijo que había llegado a Monreal llorando y que se iba de la misma manera. El Salvador Victoria es un Instituto en

nº 31 | Junio 2020

el que la mayoría de los que llegan se sienten acogidos y como en casa. Yo, como trabajadora del Área de Cultura del ayuntamiento de Monreal del Campo, solo puedo estar orgullosa y agradecida de que nos hayáis dado siempre la OPORTUNIDAD de sentirnos como uno más de la familia educativa, como uno más de casa.

Hace un cuarto de siglo Marie-Claire Decay de Victoria Fue muy importante para mí el homenaje a mi marido, Salvador Victoria, que se desarrolló en Monreal del Campo, el 16 y el 17 de junio de 1995, solamente diez días antes del primer aniversario de su fallecimiento, el 27 de junio de 1994. Los doce meses transcurridos desde esta triste fecha fueron como un agujero negro en mi vida, un periodo blanco en mi memoria. Pues bien, creo poder afirmar que empecé a reaccionar a partir de este acto, que figura entre mis recuerdos más entrañables. Gracias a Diego Arribas, que había sido alumno y amigo de Salvador en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid y fue primero profesor y después director del Instituto de Educación Secundaria de Monreal del Campo, visitamos con frecuencia esta localidad turolense, parada obligatoria y especialmente simpática cuando íbamos camino de Rubielos de Mora, pueblo natal de Salvador. En efecto, la familia Arribas nos acogía con los brazos abiertos en Monreal desde el año 1991 y así tuvimos la suerte de conocer a los compañeros de Diego en el Instituto monrealense, como Miguel Ángel Morón o Ana López Hernández, y


Al verme envuelta en esta atmósfera tan cálida, con un ambiente de cariño y rodeada de mis mejores amigos, sentí la presencia de Salvador y noté un despertar anímico, una fuerza que me empujaba a seguir adelante. En fin, empecé a levantar cabeza. Por ello nunca olvidaré este homenaje monrealense a partir del cual encontré fuerzas para las tareas que tendría que llevar a cabo. Y las necesitaba urgentemente porque poco después empezamos a preparar la grande exposición antológica de Salvador que se inauguró en diciembre 1995 en las salas del Centro Cultural del Conde Duque en Madrid. He escrito estas breves notas delante de la escultura que realizó Diego Arribas para ofrecer a todos los asistentes a este homenaje. Es un precioso relieve de cerámica en tonos ocres y negros sobre un fondo grisáceo sembrado de puntitos negros. Testimonio evocador de estos actos del lejano año 1995, este relieve figura entre mis pequeñas obras de arte más preciadas.

¿POR QUÉ MONREAL DEL CAMPO TIENE UN INSTITUTO DE ENSEÑANZA SECUNDARIA? Pedro Castellano Ibañez Alcalde de Monreal del Campo en 1995 Por la voluntad, unión y firmeza de muchas personas que pensaron que era muy importante que en nuestro pueblo se impartiera enseñanza secundaria. Muchas veces hay que empezar con logros que parecen tener poca importancia, pero que son la semilla que después de cierto tiempo da sus frutos. Para conseguirlo hay que trabajar, superar contratiempos y ser constantes en su cuidado. En el año 1984 se consiguió que el Departamento de Educación implantase en Monreal del Campo una sección de Formación Profesional en el edificio de la Fundación. Unos años difíciles, con poco alumnado, la Formación Profesional no gozaba de buena reputación en aquellos momentos, en fin, una situación que hacía presagiar lo peor. Fue, sin lugar a dudas, toda la comunidad educativa con Diego Arribas Navarro al frente, quien arriesgándose a impartir las enseñanzas experimentales que la LOGSE conllevaba, la que hizo posible el aumento de alumnos en unas instalaciones que dejaban mucho que desear, barracones incluidos, instalados en el patio. Mención especial merecen los alumnos que aquellos cursos aguantaron los rigores del invierno y sus padres, por su esperanza y voluntad de que este centro saliera adelante. La entrada en vigor de la LOGSE hizo que pasáramos de ser Centro de

nº 31 | Junio 2020

25 Aniversario IES Salvador Victoria

también el hermoso Museo del Azafrán, el restaurante El Botero donde reinaba Pili, mujer de Miguel Ángel, y los paisajes minerales de la zona... Recuerdo de forma muy especial los actos del fin de curso de 1993 a los cuales Diego invitó a Salvador que asistió a la inauguración de una exposición de obras de los alumnos del I.E.S., seguida por una charla muy animada con estos chavales. Aun así, estaba lejos de imaginar el extraordinario ambiente con el que me iban a recibir durante todos los actos de este homenaje. Me acompañaron a Monreal los pintores Lucio Muñoz y Amalia Avia, marido y mujer, cuyo apoyo en estos años tan duros para mí nunca agradeceré bastante. Lamentablemente, ambos ya están con Salvador donde quiera que esté. Asistieron emocionados a la proyección de documentales sobre la obra de Salvador en el Instituto, a la inauguración de la exposición de obra gráfica en la Casa de la Cultura y a la mesa redonda en la que estaba Lucio. Evocamos muchísimas veces en nuestras tertulias posteriores estas cuarenta y ocho horas en el pueblo turolense y la maravillosa organización de este homenaje. Fue especialmente distendida esta mesa redonda que se desarrolló en una sala abarrotada de público: hablaron el amigo Lucio, con estas palabras justas que siempre sabia encontrar, Diego Arribas, que anunció en una sentida intervención que propondría al Ministerio de Educación el nombre de Salvador Victoria para su instituto, el comisario de exposiciones Jesús Cámara y Ángel Gracia, alcalde de Rubielos de Mora, quien en esta época estudiaba ya la creación del Museo Salvador Victoria. Recuerdo que varios de los asistentes a esta mesa se atrevieron a formular muchas preguntas y comentarios.

27


25 Aniversario IES Salvador Victoria 28

Formación Profesional a Instituto de Educación Secundaria. Este feliz acontecimiento para Monreal, no fue del agrado de la administración provincial y mucho menos para una parte de la sociedad de la zona, que llego a pedir que se cerrara el centro. Manifestaciones en Monreal, en Teruel frente al edificio de la Dirección Provincial de Educación. Una situación difícil y desagradable, superada por la ilusión de que los chicos y chicas de nuestro pueblo y su entorno que lo desearan, pudieran quedarse en el mismo y realizar los estudios de secundaria. Empezaban a verse los frutos de muchos viajes, reuniones, llamadas. Se veía más gente joven en el pueblo, más profesores, más actividad, pero nos faltaba un edificio acorde con las necesidades educativas de un nuevo tiempo. Después de muchas gestiones, fuimos a Madrid y gracias a la ayuda de Pedro Roche Arnas (q.e.p.d.), natural de Albalate del Arzobispo, impulsor de los CRIETs y en aquellos años con influencia en el Ministerio de Educación, se logró por fin que se licitasen las obras para un nuevo edificio, y después de numerosos avatares con la empresa constructora, se pudo poner en funcionamiento, mejorando la habitabilidad para alumnos y profesores. Posteriormente se realizó una ampliación, que esta vez sí, culminaba la ilusión de unas instalaciones dignas de nuestro municipio. Este sencillo relato, cuyos hechos se iniciaron en 1984 y que en el año 2000 nos permitieron estrenar el nuevo edifico, hacen que hoy podamos celebrar el 25 aniversario de nuestro Instituto. ENHORABUENA Quiero dar las gracias a todos los que lo hicieron posible, Alumnos, Ampa, Profesores, Trabajadores municipales, Concejales que a lo largo de estos años formaron parte de las distintas corporaciones y al pueblo en general por su VOLUNTAD, UNIÓN y FIRMEZA.

Lo mejor está por venir Carlos Redón Alcalde de Monreal del Campo en 2020 El año 1995 pasó a la historia de Monreal del Campo. Lo hizo porque abrió sus puertas uno de los espacios de los que más orgullosos nos sentimos todos los monrealenses: el Instituto de Enseñanza Secundaria “Salvador Victoria”. Un centro educativo que ha permitido que nuestros jóvenes puedan seguir formándose sin abandonar nuestro pueblo o que aquellos de municipios de nuestro entorno tengan mucho más cerca un emplazamiento puntero, innovador y de alta calidad. Hoy cumple un cuarto de siglo y buena culpa de la pujanza de Monreal del Campo la tiene ese centro, los profesionales que han pasado por sus aulas y los alumnos que han forjado su perfil profesional y humano allí. El presente que vivimos lleno de oportunidades es gracias en buena parte a nuestro querido Instituto y el futuro seguirá dependiendo de él. De las personas que pasen por sus aulas y hagan de nuestro municipio el lugar ideal para quedarse a vivir, emprender y desarrollar sus proyectos vitales. Todos los monrealenses estamos profundamente orgullosos de lo que el IES Salvador Victoria representa

nº 31 | Junio 2020

para Monreal del Campo y de todo lo que ha hecho y seguirá haciendo por nuestro pueblo. Los premios que ha recibido en su cuarto de siglo de existencia, las ayudas de las que ha sido beneficiario por su proyecto docente y sus inmejorables instalaciones, que lo convierten en el mejor espacio de formación “frío-calor” de España, son un gran motivo de honra y de felicitación, pero lo es más el comprobar que los que un día fueron sus alumnos hoy son la esencia de la localidad. El futuro no está escrito, aunque las bases para ello sí que se encuentran perfectamente asentadas. Nuestro Instituto ha sido y seguirá siendo un lugar inmejorable para la formación, con un cuerpo docente capacitado, implicado y decidido a hacer de las próximas generaciones el motor de desarrollo de Monreal del Campo y del Jiloca, y con unos alumnos que sabrán perfectamente que aquí obtendrán la mejor formación para los retos que les deparará su porvenir. Este primer cuarto de siglo no es más que un punto y seguido. Porque queda mucho trabajo por desarrollar y porque cuando en el futuro se haga un nuevo balance de la importancia que tiene el Instituto para Monreal del Campo, la hoja de servicios seguirá llenándose de razones de gratitud. Las de un pueblo que ha visto formarse y crecer en él a los nuevos monrealenses. Por eso, por todo lo que les queda por hacer, lo mejor está por venir.

Profile for Revista Dijiendas

25 años del IES Salvador Victoria  

Monográfico del Instituto Salvador Victoria por su 25 años

25 años del IES Salvador Victoria  

Monográfico del Instituto Salvador Victoria por su 25 años

Profile for dijiendas
Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded