Page 1

LUNES 13 DE ENERO DE 2020

13


14

ANIV. CLUB ATLÉTICO RAFAELA

LUNES 13 DE ENERO DE 2020

Atlético, 113 años de un crecimiento continuo y de servicio a la sociedad En épocas donde los valores de las instituciones deportivas se van perdiendo, el club de barrio Alberdi celebra su 113er aniversario con la cabeza puesta en seguir creciendo. El 13 de enero de 1907, en una vivienda de calle San Martín, donde hoy se erige la Mutual de la institución, un grupo de jóvenes entusiastas fundaba el Club Atlético Argentino de Rafaela. Allá por el 3 de mayo de 1915 se modificó la denominación a Club Atlético de Rafaela y el 1 de abril de 1988 se cambió el nombre, definitivamente, a Asociación Mutual Social y Deportiva Atlético de Rafaela, al transformarse en entidad mutualista.

El acta N° 1 El día trece de enero del año mil novecientos siete, re-

unidos los al margen nombrados en Asamblea General, con el objetivo de fundar un club Atlético para dedicarse al juego del Foot Ball y bajo la presidencia de Atilio Brambilla, queda abierta la sesión a las cinco de la tarde, y a moción del mismo se pasa a votar para la conformación de la Comisión Directiva que deba presidir dicha sociedad, quedando formada por unanimidad de votos en la forma siguiente: Presidente: Eduardo Ripamonti. Vice Presidente: José Scossirolli. Secretario: Atilio Brambilla. Pro Secretario: Virgilio

Fanti. Tesorero: Alberto Santucci. Consejeros vocales: Máximo Ghioni (hijo) y Ramón Febrer. Presidente Honorario: Antonio Vivanco. Consejero Honorario: Bruno E. Zaballa. Vocales Suplentes: José Dardati y Enrique Riondet. Cuyos cargos fueron aceptados. De común acuerdo se dio poderes amplios a esta Comisión para que llevase a cabo todos aquellos trabajos que fueran convenientes para la buena marcha de la sociedad, como ser: formación del Estatuto y Reglamen-

tos, formación de Field, etc. Conforme a lo expresado, se levanta la sesión siendo las seis y media de la tarde.

Las primeras 500 Millas El 6 de junio de 1926 a las 7 de la mañana, 29 autos hacían tronar el piso de tierra. Más de 40 mil personas esperaban la largada. La carrera se disputaría en un circuito de caminos vecinales, ubicado a 2.000 metros al oeste de la hoy Ruta 34, en la prolonga(Continúa en pág. 15)

El Monumental de Barrio Alberdi, la casa Celeste.


ANIV. CLUB ATLÉTICO RAFAELA

LUNES 13 DE ENERO DE 2020

(Viene de pág. 14) ción del bulevar Roca. Un dibujo de aproximadamente 37 Km. que debía ser recorrido en 21 oportunidades y así encontrar una equivalencia gaucha de las 500 Millas Gringas en Indianápolis. A las 2 horas de carrera se desató un temporal para que la competencia fuera más dramática en la lluvia y el barro. Domingo Bucci, quien figuró como el primer inscripto en la nómina, se había situado en el liderazgo con su automóvil Hudson y ahí permaneció hasta que finalmente llegó la suspensión. El reloj marcaba 2 horas, 15 minutos y 1 segundo de carrera. Los competidores recibieron la bandera a cuadros por lo que no debió conside-

rarse suspensión sino finalización de la competencia, con la victoria de Domingo Bucci con un tiempo de 2hs 15'01". Así concluía la primera parte del espectáculo que fueron a ver miles y miles de personas que se hospedaban en alojamientos especiales, casas, bares, cines, galpones de campo y también bajo los árboles de la plaza y las veredas. El clima les cortó la fiesta, de igual manera para casi todas las experiencias y las sensaciones vividas ya eran únicas e inolvidables. Pasarían semanas para que se retome la prueba deportiva. Se produce una fuerte ruptura de relaciones entre Atlético y el Automóvil Club Argentino. La confusión ganó a muchos y las desprolijidades propias de la

inexperiencia hicieron que se cometieran muchos errores al reanudar la prueba después de muchos intentos y postergaciones. Recién el 29 de agosto de 1926 se largaron nuevamente las 500 Millas Argentinas. Pasaron frente al control, a poco de iniciarse la competencia, solamente 12 coches. Con intervalo de un minuto, los coches fueron puestos en carrera. Pasadas las 13 horas, el piloto del coche Nº 10, Raúl Riganti, cumplió las 21 vueltas del circuito, recorriendo las 500 millas en 6 horas 20'25", con un promedio de 126,925 km/h. De esta manera superó el promedio de 116 km/h alcanzado por Dutruel en 1925. Clasificación final: 1° Raúl Riganti (Hudson ) 6hs 20'23"; 2° Ernesto Blanco (R.E.O ) 6hs 46'41"; 3° Emilo Karstulovic (Auburn) 9hs 03'48".

Nacimiento del Monumental

Las primeras 500 Millas organizadas por Atlético.

Había que remodelar el campo de deportes, porque para la construcción de las tribunas de cemento, el campo de juego debía cambiar de orientación. Ya no estaría orientado de Norte a Sur.

Nació la actual fisonomía del estadio, puesto de Este a Oeste, con un arco sobre calle Urquiza y el otro sobre calle Víctor Manuel, con la figura del frontón cubierto como parte de la escenografía desde ya hacía una década. Ya con el campo de juego se inició la monumental obra: la tribuna de cemento que cubre el lateral norte del estadio y que da espaldas al Colegio Normal. Luego de mucho tiempo de trabajo se concluyó esa enorme tribuna y se realizó también la cancha de básquetbol, orientada de la misma forma que la de fútbol y ubicada sobre calle Dentesano. Se le construyó además una tribuna de cemento. El 10 de octubre de 1953 la obra se inauguró con actos que se desarrollaron hasta el día 12, cuando luego de la actuación de la banda militar del Liceo General Belgrano de Santa Fe, Atlético enfrentó a Platense. El vibrante partido amistoso que estrenó el Monumental lo ganaron los "Calamares" de Buenos Aires 5 a 3.

Inauguración del Óvalo La inauguración del nuevo circuito tuvo lugar el 2 de

15

Uno de los equipos que logró el ascenso en 1989.

agosto de 1953, corrieron en esa jornada coches de la categoría Turismo Carretera, donde otra de las grandes figuras del deporte nacional vio aclamado su nombre como indiscutido vencedor: Juan Gálvez, a quien le faltaba engarzar esa conquista en su corona de triunfador. Recorridas las 15 vueltas, Juan Gálvez vio asegurada su posición, que podía perder únicamente con un desperfecto mecánico. Blanco, el veterano corredor, puso emoción al salir en busca del segundo puesto, con tenaz persecución. Y fue ganando lugares en la colocación hasta tener lo necesario y ponerse detrás del puntero y finalizar en ese puesto.

Las 300 Indy La consigna esa traer Indianápolis a Rafaela, algo que de ninguna manera se veía como sencillo de concretar. Sin embargo, al sueño, a la utopía se le sumó trabajo, esfuerzo, perseverancia. Con tratativas comenzadas en 1970, Clarence Kagle, el supervisor del trabajo, dio el visto bueno para que, en el renovado Autódromo de Rafaela se puedan disputar las 300 Indy. El costo de la competencia fue de 90.000 dólares que hubo que depositar en el mes de enero de 1971 en el Banco Nacional de Indianápolis, (Continúa en pág. 16)


16

ANIV. CLUB ATLÉTICO RAFAELA

(Viene de pág. 15) más el traslado de la delegación compuesta por 137 personas. El domingo 28 de febrero de 1971, a las 15:25hs, cuando Tony Ullman, el propietario del legendario autódromo de Indianápolis, tomó el micrófono y en un confuso castellano dio la conocida orden de apenas seis palabras: "señores, pongan en marcha sus motores", de pronto el aire quedó prendido con el rugir de casi 20.000

HP y la escena pareció escapada de la pista de Indiana. Vibró el cemento y el corazón de los espectadores latió a mil por hora, fue un momento inolvidable para los presentes, una sensación que nunca olvidarán. Transcurrido el tiempo reglamentario la bandera a cuadros cayó sobre el ganador, Al Unser, quien tripulaba un poderoso Colt-Ford, con turbo compresor y 700 HP de potencia. También quedó para Ra-

faela el promedio más alto realizado en cualquier circuito del mundo, la vuelta record a 278,861 km/h, lograda en las pruebas de clasificación por Lloyd Ruby con el Mongoose- Ford N: 12. Finalmente Rafaela había tenido su Indianápolis, atrás quedaron proyectos esperanzas, posibilidades y concreción.

El ascenso al Nacional B Atlético viajó a Jujuy con cierta tranquilidad, la que le daba el 3 a 1 conseguido en Rafaela el 28 de mayo y con una fuerza interior que lo hacía imbatible porque se sabía superior al rival y así lo demostró con un 3 a 0 como para que no queden dudas. Atlético formó con Marino; Fertonani, Querini, Levrino, Berzero; Bernasconi, Alfaro, López; Giordano (Poelman), Fuentes y M. Riberi ( R. Cesar).

La llegada a Primera división

2004, Atlético recibiendo a Boca por primera vez.

LUNES 13 DE ENERO DE 2020

El 7 de diciembre de 2002, en el último partido del Torneo Apertura, Atlético le ganó en Rafaela 2 a 0 a San Martín de Mendoza, con goles de Fabricio Sánchez de penal y Rubén Darío Forestello, con-

Panorámica de las 300 Indy disputadas en 1971.

sagrándose campeón del Apertura 2002- 2003 de la Primera B Nacional. Y el 21 de junio de 2003, más de 2000 rafaelinos llegaron hasta el estadio de San Martín de Mendoza en busca de un momento histórico único, y fue aquel lugar al pie de la Cordillera de Los Andes donde Atlético escribió su página más gloriosa, porque logró el ascenso a Primera División.

La Fiesta del Centenario El sábado 13 de enero de 2007 Atlético cumplió sus 100 años. La celebración oficial fue por la noche. El clima no quiso asociarse al festejo

igualmente el estadio "Monumental" reunió a miles de feligreses de Atlético para ser testigos de un momento histórico. Horas de recuerdos y reconocimientos, discursos, cánticos, marchas, música, artistas, ilustres nombres y más nombres, cientos de jóvenes y viejos deportistas, cientos de jóvenes y viejos dirigentes, todos de alguna manera estuvieron presentes. El momento más explosivo de la noche se escuchó cuando la imagen del inolvidable Lucio Casarín apareció en las cuatro pantallas gigantes montadas en el estadio. Todas las disciplinas deportivas tuvieron su momento para desfilar por la alfombra roja y caminar hacia el gran escenario para evocar las pequeñas y grandes conquistas, pero el fútbol y el automovilismo dejaron en claro cuales fueron y son las columnas principales sobre las que se edificó esta enorme y

brillante historia de un siglo.

El soñado regreso a Primera El 21 de mayo de 2011, luego de venir realizando una gran temporada de la mano de Carlos Trullet, Atlético vuelve a la Primera División a falta de cuatro fechas, donde su última participación había sido en 2004, al superar en Tucumán por 2- 0 al local Atlético con goles de Oscar Carniello y Alexis Nicolás Castro. Mientras que el sábado 4 de junio se consagró campeón de la temporada 2010/ 11 de la Primera B Nacional al superar 1-0 con gol de Lucas Bovaglio a Unión de Santa Fe en el estadio "15 de Abril". Hoy, luego del descenso en el 2017, la Crema se prepara para afrontar la segunda parte de la temporada 2019/20 en la Primera Nacional, donde intenta ser protagonista y volver a un lugar que desea y donde merece estar, el fútbol máximo.

Los jugadores celebrando el ascenso del 2011.


ANIV. CLUB ATLÉTICO RAFAELA

LUNES 13 DE ENERO DE 2020

17

MIRADA DE HINCHA

Mis colores del alma Por Oscar Martínez

oscarmartinez@wilnet.com.ar

La verdad, no se bien cual fue la razón que despertó mi amor por Atlético. O mejor dicho, tengo infinidad de sospechas, pero ninguna certeza, de cuando y como me atrapó esta pasión que aún hoy parece crecer en mi interior. Es que en mis años de pibe, en la década del sesenta, eran los hombres mayores de la familia los que apelaban a rudimentarias nociones de lo que con el tiempo se llamó marketing, para que los chicos les asegurásemos en el ámbito hogareño, la perpetuación de su mensaje futbolístico. Decían entonces, encendidos en discursos de palabras que hoy sonarían obsoletas, que "¡la camiseta de Atlético tiene los colores del cielo y, por ende, de la bandera!". O también, "solo los clubes grandes, fundamentalmente los porteños, tienen un estadio de cemento

como el nuestro". Y hasta se hacían fuertes sumando al automovilismo como un respaldo de peso, "si conocen a Rafaela fuera de aquí es gracias a las 500 Millas, que es lo mismo que decir Atlético". Eso sin mencionar los que hacían referencia a la cantidad de torneos ganados y el apego al paladar negro futbolístico: "en Atlético no solo sirve ganar, también hay que hacerlo jugando bien. Eso distingue al club". Sin embargo, yo no tuve en mi familia hombres que se apasionaran por el fútbol nuestro, o sea que por allí no puedo seguir buscando. Tampoco mis amigos del barrio Córdoba se muestran en mis recuerdos como desesperados por ver fútbol -si por jugarlo, claro está-, algo que entonces solo se hacía en las canchas. Y de nuestra Liga. Porque la televisión recién ganaría el centro de la escena en los setenta y los viajes para visitar estadios de Primera eran verdaderas aventuras. Se ingresaba en inferiores en séptima u octava y hasta entonces solo se jugaba en los campitos. Además, casi nadie vestía camisetas de clu-

bes locales. Quizá mi amistad con el Yugo Zamora pueda contar. Es que él era para nosotros una suerte de Maradona de entonces. Nunca supe bien si no conseguía sacarle la pelota por mi notoria torpeza, por su notable habilidad, o porque lo único que me gustaba más que patear yo, era ver como él hacía malabares con cualquier cosa redonda con que contáramos esa tarde para armar un partido. Y el Yugo jugaba en Atlético. Es más probable, por cierto, que me haya sentido deslumbrado por la manera en que vestían los jugadores cremosos. Recuerdo esa época con mucha ternura. Apenas pasado el mediodía del domingo salía para el Monumental. Había que llegar temprano para tener tiempo de colarse por los baños de la cancha de básquet, que entonces era abierta. En realidad no había motivo para hacerlo, porque me dejaban pasar, pero la ceremonia del suspenso por saber si me verían o no, era tan temida como esperada. Daba la vuelta detrás del arco oeste y salía por el fren-

te para comprar una cordobesa que hoy no podría soportar ningún estómago martirizado por el stress. Pesada. Desbordante de un dulce de leche sospechoso. Grasosa. En fin, exquisita. Y me subía a lo más alto de la tribuna de cemento para ver todo desde arriba. Hasta que por el túnel inolvidable, por el que todos soñábamos salir, aparecían los jugadores. Tal vez los colores fueran menos brillantes que los que hoy recoge una memoria mística, y seguramente aquellos futbolistas eran una tropa voluntariosa y humilde, sin demasiado margen para la soberbia. Igual a mí se me cortaba la respiración al tiempo que el sueño me ganaba: yo quería ser como ellos. Nunca pude, es por eso que respeto profundamente a quienes tiene la fortuna de manejar la pelota con virtuosismo, porque en definitiva, ellos juegan. Un acto de profunda seriedad que pocos grandes pueden hacer. Con el paso del tiempo hubo hechos que me marcaron y me hicieron sentir orgulloso de ser hincha de Atlético. Las 300 Indy las viví en medio de un estado de exal-

Archivo

tación. Aún vibra mi pecho por el estruendo que se produjo luego de que sonaran las palabras mágicas: "Señores, pongan en marcha sus motores". Y vaya si lo hicieron. Lloré por primera vez por el fútbol tras un sorteo desopilante realizado en el quinto piso de la AFA, cuando entre Atlético y Renato Cesarini se dirimía quién jugaría el Torneo Nacional con los grandes del fútbol argentino. Recuerdo innumerables momentos de felicidad extrema y de profunda tristeza generados por el fútbol, pero en cada uno de ellos hay un sentimiento que se mantiene inmaculado: el orgullo por sentir que es Atlético el principal

embajador de la ciudad. Atlético es una parte importante de mi vida. Que condiciona mi labor profesional. Lo acepto y adapto mi trabajo a ese sentimiento. Simplemente porque no puedo ni quiero modificarlo. Estos son tiempos en que distintas situaciones han puesto en jaque ese sentido de pertenencia. Pero al ver a los hinchas cantando en la tribuna, ofreciendo su corazón a un equipo que acababa de descender, a pibes y abuelos llorando y aplaudiendo, me hicieron cerrar los ojos, mirar en mi interior y verlos como siempre, celeste y blanco, los colores del cielo. Mis colores del alma.


18

ANIV. CLUB ATLÉTICO RAFAELA

LUNES 13 DE ENERO DE 2020

Una celebración Celeste y tradicional en la esquina del club Anoche, aguardando por la llegada de los 113 años, los hinchas de Atlético se reunieron para festejar en Dentesano y Urquiza, donde hubo música, reconocimientos y mucha algarabía, esperando que el 2020 traiga buenas noticias. Fotos: N. Gramaglia


ANIV. CLUB ATLÉTICO RAFAELA

LUNES 13 DE ENERO DE 2020

19

PREMIOS INSTITUCIONALES

Se retomó la tradición de galardonar a los deportistas destacados En el 2019, Atlético condecoró a sus mejores deportistas, tanto por los desempeños en sus disciplinas como por los valores que transmitieron a lo largo del año. La Deportista del año fue la tenista Sofía Vivas, mientras que el basquetbolista Gonzalo Nasi se quedó con el premio a los Valores Deportivos. En la primera semana de diciembre del 2019, en el Salón Celeste, Atlético realizó la gala de los Premios al Deportista del Año y Valores Deportivos. Dicha ceremonia se llevaba adelante en la institución, pero se había dejado de consumar por distintas razones. Según lo explicado por los dirigentes, la meta es reconocer el desempeño de los deportistas que trabajan diariamente para aumentar sus rendimientos y galardonar a quienes mediante sus valores enaltecen el nombre de la institución, promoviendo al deporte como medio de unión familiar y desarrollo humano. De esta forma, el club promovió su agradecimiento a todos sus deportistas, no solamente por llevar la bandera del Celeste en su interior, sino por izarla en otros lugares de nuestro país y del mundo. En cuanto a los premios, los principales se destinaron a la tenista Sofía Vivas, elegi-

da como Deportista del Año, y al basquetbolista Gonzalo Nasi, galardonado en Valores Deportivos. También hubo mención especial por todos sus logros en el 2019 para Iara Barros y Gonzalo Knoll (pareja de patín), para las categorías de fútbol 2004 y 2010, y para el fútbol femenino. Los premiados en cada disciplina como deportista del año y valores deportivos fueron los siguientes: Básquet: Luca Bulacio y Gonzalo Nasi. Pelota Paleta: César Azzaroni y Néstor Castellano. Ajedrez: Salvador Delgado. Gimnasia Artística: Delfina Negro y Dana Pinery. Hockey: Gisela Domínguez y María Eugenia Lencioni. Baile: Ludmila Previotto y Sabrina Bressan. Patín: Lara Barros – Gonzalo Knoll y Martina Rupen. Tenis: Sofía Vivas y To-

CASTELLANOS

más Faya. Vóley: Julieta Rivero y Candela Florio. Tiro: Matías Batistoni y Lautaro Sambrini. Enduro: Fernando Ernesto Segatti y Ariel Alcides Dellasanta. Cross: Franco Appo. Fútbol Infantil: Máximo Molina y Gino Franzetti. Mención especial: Categoría 2010. Fútbol Inferiores: Gonzalo Díaz y Ayrton Portillo. Mención especial: Categoría 2004.

La palabra del presidente En la ceremonia de premiación, el presidente Eduardo Gays, tomó la palabra y expresó lo siguiente: "El club tiene 17 disciplinas, son muchas y todas tienen que estar en su año calendario deportivo haciendo sus entrenamientos y fijándose en que Liga o en qué Federación intervenir. El

Todos los deportistas premiados por Atlético durante el 2019.

fútbol es el que se lleva las mayores de las atenciones, pero siempre reconocemos que a Atlético de Rafaela lo conforman no solamente los deportes que más pantalla tienen, sino que la esencia del club está en todas las disciplinas que le dan vida". Luego, la máxima autori-

dad del club dijo que se pueda observar un gran caudal de chicos dando vueltas en el club y que hay que tener en cuenta que detrás de estos está el trabajo de los profesores y de los padres, quienes le dan sustento económico a la actividad. Para concluir, Gays mani-

festó el orgullo que sienten como institución al ser representados por tantos deportistas en diferentes partes del mundo y las exigencias que tienen: "Ellos saben que tienen que dar lo mejor porque ya la misma marca Atlético de Rafaela les exige estar compitiendo a alto nivel".


20

ANIV. CLUB ATLÉTICO RAFAELA

LUNES 13 DE ENERO DE 2020

Profile for Diario Castellanos

Aniversario 113° Atlético de Rafaela  

Suplemento especial 113° Aniversario Atlético de Rafaela de Diario Castellanos

Aniversario 113° Atlético de Rafaela  

Suplemento especial 113° Aniversario Atlético de Rafaela de Diario Castellanos

Advertisement