Issuu on Google+

EL NEÓN NO ME DEJA DORMIR Y PRETENDO SEGUIR TODAVÍA HASTA QUE ME AGUANTEN O EL MOTOR (DEL AUTO) SE FUNDA

Marco Montiel-Soto


Esta instalaci贸n es el resultado de un viaje en auto desde Santiago hasta el norte de Chile y la isla de Pascua. En el camino Marco Montiel-Soto re煤ne las piezas de un rompecabezas, el inmigrante, el exiliado, el turista, el errante, el explorador y los recorridos, una especie de cazador-recolector en la arqueolog铆a de la memoria de una expedici贸n.

Diciembre 2012 - Enero 2013


Intervención en edificio

El edificio de la Galería D21, situado en la calle Providencia con nueva de Lyon se observa deformado y bajo los efectos de un terremoto. Esta pieza es una Fotografía del edifico en los años ´70 intervenida por el artista, en donde realizo una residencia durante dos meses.


Cordillera

Un conjunto de adobes hechos con tierra de San Pedro de Atacama fueron transportados en auto hasta Santiago, en el camino la mayor铆a se rompieron, lo cual demuestra el movimiento del territorio y la distancia del recorrido. Con los adobes rotos se recre贸 una cordillera por la que vuela un avi贸n.


Avión volando sobre Cordillera

Un avión vuela siguiendo el movimiento de un ventilador, el avión fue cortado de un instructivo de seguridad de la linea Aérea Lan Chile y esta amarrado al ventilador con una cuerda de guitarra. El avión realiza un vuelo permanente con la corriente del aire, en ocasiones entra en turbulencia.


Arqueología de una memoria

Sobre una mesa se pueden observar algunos objetos encontrados durante el viaje, todos ellos son parte de un rompecabezas con el que se construye una memoria: piedras, sal, flautas, ocarinas, kalimba, calabaza, palo de lluvia, semillas, dientes de caballo, restos de Moai, imágenes de indios Selk´nam y postales enviadas a Santiago durante 1969 - 1984 desde New York, Miami, San Francisco, Houston, Los Angeles, Washington, Florencia, Lima, Cannes, Cascadas del Niagara y Disneyland. En alguna de las postales se lee “ y pretendo seguir todavía hasta que me aguanten o el motor (del auto) se funda “ frase apropiada como parte del titulo de la exposición.


Mapas sin cartografĂ­a

Tres patrones colgados en la pared muestran en sus pliegues un color amarillo que demuestran el paso del tiempo en que estos estuvieron guardados, al abrirlos es como descubrir el mapa de un tesoro o de un viaje en el que ya no se ve la cartografĂ­a de sus rutas.


Lechera sostenida por un palo manchado de blanco en la punta

De Melkmeid, una mala replica de la pintura del holandĂŠs Johannes Vermeer fue encontrada en la calle, la pintura esta dispuesta en equilibrio en una de las esquinas de la GalerĂ­a con la ayuda de un palo de madera (manchado con pintura blanca en la punta). La leche que sale de la jarra y la mancha blanca en el palo es el gesto a la cual hace referencia esta pieza.


Piedra con la cárcel de Valparaíso

Una piedra pintada y con forma de diamante fue encontrada en la ex cárcel de Valparaíso, actualmente un Parque cultural. Esta piedra fue pintada con liquid paper por el vigilante del Parque y tiene la perspectiva de la cárcel vista desde la casilla de vigilancia.


Portada de Antofagasta

Dos postales antiguas en donde se observa la Portada de Antofagasta (un monumento natural de rocas sedimentarias y restos de f贸siles con forma de arco) son presentadas sobre un arco de madera encontrado en la calle e instaladas sobre un pasillo de la galer铆a, las personas tienen que pasar por debajo de la Portada de Antofagasta para continuar el recorrido de la exposici贸n.


Nube de costillas de caballo

Rapa nui, la isla de Pascua parece ser un cementerio de caballos, los esqueletos se encuentran bajo el sol dispersos por la isla, muchos de los caballos salvajes que deambulan libremente por la isla mueren de sed en el camino. Con un conjunto de costillas recolectadas de estos caballos se da forma a una nube, un puente visual entre la vida y la muerte.


Calavera percusi贸n con costillas 1

Rapanui - video 1:53 min Una calavera y dos costillas de caballo son utilizadas para hacer una melod铆a.


Bandera pendiendo de un hilo Cerca de Antofagasta - video 0:52 min Una Bandera desgarrada se mueve con el viento.


Tela Leopardo

Rapanui - video 1:07 min Una tela de leopardo esta sujetada a una palmera de coco para no volarse con el viento.


Guirnalda de banderas sin color

Las banderas son de plástico y están desteñidas por el sol del desierto, fueron encontradas en San Pedro de Atacama y son la típica decoración que es utilizada para festejar las fiestas patrias chilenas. Al exponerlas desteñidas y fuera de las fechas y contexto para las cuales fueron utilizadas, se crea una situación de precariedad patriótica y de confusión festiva.


Accidente laboral o callejero

Composición sonora 21:47 min Un perro ladra en el parque forestal, un evangélico grita en la plaza de armas, un mendigo pide dinero luego de pegarse en la cabeza con un retrovisor, una niña vende calzoncillos de todas las tallas, un afilador deja los cuchillos como navajita barbera, una melodía bailada por el loro Lorenzo en el mercado de Franklin, el metro de Santiago y el aeropuerto de Maiquetia en Caracas, son una compilación de sonidos que se mezclan con los instrumentos de música encontrados durante el viaje. La composición sonora se escucha en la esquina de providencia con lyon, una esquina ruidosa y atiborrada de personas en donde los sonidos se acoplan con los ruidos de la calle.


El artista venezolano residente en Berlín Marco Montiel-Soto (Maracaibo, 1976), presenta una intervención en la terraza de D21 Galería de Arte desde el 25 de enero hasta el 13 de marzo de 2013. Tomando como materia prima sus viajes a Isla de Pascua, Valparaíso y su travesía en auto por el norte de Chile, el artista montará una colección de sonidos –cual arqueólogo– junto a una serie de objetos encontrados intervenidos o puestos en relación. Montiel-Soto desarrolla su obra desde la postura del turista y el curioso urbano (un cazador-recolector postmoderno lo podríamos llamar), haciendo uso de la fotografía, el sonido y el video junto a objetos y recuerdos de corte biográfico y cercano a lo surrealista. Utiliza frecuentemente el objeto encontrado como reliquia o amuleto, cargándolo simbólicamente o interviniéndolo para resignificarlo, despojándolo de su contexto habitual. Ha realizado instalaciones como Strudel (Berlín, 2011) donde pone en escena los trasvasijes culturales entre Alemania y Venezuela, exigiendo que el espectador circule alrededor de una mesa atiborrada de objetos dispuestos al modo de evidencia, mientras se escucha su propia voz narrando sus viajes imaginarios. O como Viaje a dedo sin destino urbano (Berlín, 2009), una memoria de viaje a partir de un relato docuficcionado, estructurada por un mapa que registra las grandes vías urbanas por las que atravesó Europa en el 2002, acompañada de innumerables anécdotas, objetos y ensambles. Durante su residencia en Santiago, el artista ha ido acumulando fragmentos de historias –propias o prestadas, presentes o pasadas–, las que traslada a D21 Galería de Arte, permitiéndonos acercarnos a su trabajo de taller. Desde un cementerio de caballos hasta una piedra con dibujos realizados por un guardia de seguridad, desde una ocarina hasta una postal de Disneyland comprada en una feria de las pulgas enviada por un chileno en 1984 a su familia, desde imágenes de indígenas selk’nam hasta una guirnalda desteñida de banderas chilenas, Montiel-Soto nos presenta piezas de un rompecabezas que van tramando sus historias guiadas por el conjunto de sonidos rimados que las envuelven. Marco Montiel-Soto se encuentra en Chile como parte del programa de residencias de Taller BLOC, en conjunto con D21 Galería de Arte. Es graduado en fotografía (Escuela Julio Vengoechea, Maracaibo-Venezuela) y master en Sound Studies (Universität der Künste, Berlín-Alemania), sus obras se encuentran en colecciones de Venezuela, Italia, Alemania y USA. Ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas alrededor del mundo. Vive y trabaja hace 7 años en Berlín, donde ha acuñado la frase “Yo no voy, siempre vuelvo”.



El neon no me deja dormir Marco Montiel Soto