Page 1

personaje

Por Daniela Rossi Fotos: Flor Cosin

“Los artistas estamos para provocar”

CATHERINE FULOP volvió a la conducción pero sueña con “retirarse” para dedicarse a la fotografía. la relación con sus hijas adolescentes y por qué ya no quiere mostrar más su cuerpo.

L

lama la atención. Con su acento caribeño, su altura y su espumoso peinado. Tiene a mano un espejo, una base en polvo para retocarse el maquillaje y su smartphone que controla de reojo. A cada lugar que va traslada una botella grande: uno de sus tips de cuidado personal es tomar mucha agua para hidratar la piel, además de ser “la loca de las cremas”. Catherine Fulop, 47 años, nacida en Caracas pero porteña por elección, esposa de Ova Sabatini y madre de dos mujeres adolescentes hace honor al título que ganó en Miss Venezuela. En ese concurso de 1986 fue cuarta finalista y la coronaron como “Miss Fotogenia”. Veinticinco años después posa frente a la cámara con naturalidad y oficio. En los últimos años también dedicó su trabajo detrás del lente, y aprovecha la sesión para sacarse algunas dudas con la fotógrafa. Ese hobby, la fotografía, y la conducción 38

es lo que más la apasiona, su prioridad, aunque reconozca que hubo conversaciones para hacer una novela con Fernando Carrillo, su ex marido. Fue ese mundo, el de los culebrones, en el que comenzó su carrera a fines de los ’80, y el camino que siguió ya en la Argentina. Pero, sus últimas elecciones televisivas no estuvieron en la ficción: “Talento Argentino” y “Tendencia” fueron sus últimas presencias fuertes. “La conducción me da la oportunidad de mostrarme como soy. En este programa estoy más tranquila, soy más una presentadora, pero también puedo aportar lo mío: una broma, un baile, las risas”, cuenta. El programa al que se refiere es “¿Quién quiere casarse con mi hijo?”, un reality show que arrancó hace muy poco en el prime time de Telefé, en el que los candidatos –acompañados de sus madres- hacen una suerte de casting entre varias mujeres para elegir a su futura pareja. -Durante cada emisión del progra-

ma se arma un revuelo con muchas críticas. ¿Las lee? -Los sigo en Twitter y leo lo que me dicen, sí, pero sólo contesto lo que quiero. Estamos en democracia, ellos pueden elegir qué decir y yo qué responder. Yo pensé que la polémica giraría en torno al programa, a cómo esta gente busca el amor. Esto es un entretenimiento en el que la mujer va a la conquista del hombre, no al revés; muestra su cuerpo, su sensualidad, todas las armas que somos capaces de desplegar las mujeres para divertirnos. Las mujeres somos bellísimas, mucho más que el hombre, y no se busca dejarla en un mal lugar. El programa no se me plantea como algo tan dramático, grave. Es un entretenimiento que genera polémica, y los artistas estamos para provocar. -Está planteado como un reality. ¿Qué le atrae de esos programas? -Sacan de contexto a alguien y lo ponen en otro. Y eso llama la atención. Pero acá


39


“A veces me encierro tres horas en el baño a sacarme fotos, o le pido a Ova que se meta en la bañera y lo fotografío.”

no se busca que sólo pase el tiempo, acá los chicos –y sus madres- buscan el amor, una pareja, entretenerse, y también exposición, no vamos a ser ingenuos. El que va, quiere que lo vean. Cuando vimos la versión española con mi marido terminé llorando, porque vi ese amor que tienen las madres, quieren lo mejor. -¿La movilizó desde la relación que usted tiene con Oriana y Tiziana, hablan de sus novios? -Mirá, uno le da la vida a sus hijos, no al revés. El amor de una madre es incondicional, para siempre. Hace poco me enojé porque se me hizo tarde y ni siquiera me llamaron para ver si yo iba a cenar, empezaron sin mí. O les querés hablar y ellas están con los auriculares escuchando música. Pero es así. De los chicos con los que salen no quieren hablar mucho, dicen que no son novios sino “salientes”, aunque yo quiera, siempre que pueden evitan que hablemos de hombres porque les da vergüenza. -¿Y usted con sus padres era igual? -Yo con mi papá era complejo de Edipo total, íbamos juntos al mercado, salíamos, estábamos enamorados. Y los participantes también son así, los entiendo (risas). -El año pasado estuvo más vinculada a la fotografía que a la TV. ¿Le gustaría dedicarse más a eso? -¡Espero retirarme para dedicarme a hacer fotos, poder viajar para hacer retratos! Ahora me queda un poco de lado, no es algo continuo sino como hobby. Me gusta tomarme mi tiempo, revelar. Es como andar en bici, después de un tiempo sin ha40

la venezolana dice que la fotografía es algo que “viene de mi familia”.

cerlo cuesta tener equilibrio. La fotografía me hace pensar como artista. A veces me encierro tres horas en el baño a sacarme fotos, o le pido a Ova que se meta en la bañera y lo fotografío. A las “chamas” también les saco pero a veces se enojan, porque les saco en la computadora, con sus cosas. Es algo que viene de mi familia, mi abuelo era fotógrafo y mi mamá guarda valijas repletas de fotos. Yo tengo un placard lleno de imágenes, él que lo ve piensa que estoy loca. -En sus proyectos aparece siempre la figura de la mujer. ¿Por qué cree que pasa eso? -Me gusta mostrar diferentes bellezas,

respetarlas. Amo a la mujer, me encanta valorizarla. Hice una serie de fotos de mujeres en Puerto Madero, mostré en detalle a cada una, les elegí el lugar. -En sus comienzos mostraba su cuerpo, hoy elige otra posición. ¿Por qué ese cambio? -Fui coherente, cuando mostré me parecía que lo que hacía era bello. Después hubo más carne destapada y empezás a entrar en el mismo paquete. Hay muchos prejuicios y enseguida a la mujer se la encasilla como que es un gato. Es algo de una mentalidad cerrada, yo creo que nos tendríamos que divertir más.


41

"Los artistas estamos para provocar" (7 Dias)  

Entrevista a Catherine Fulop.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you