Issuu on Google+

a g o Y

Ramiro Calle

en

Nívola Uyá

a v l e s la


En memoria de mi siempre amado y recordado hermano Miguel Ángel Calle, un alma sensible y un gran poeta, que siempre me apoyó tanto en lo personal como en lo profesional. Era una persona generosa y entregada a los demás. Fue mi mejor amigo y siempre estaré en deuda con él. —Ramiro Calle — A mis queridos amigos, para ellos el color de este bello canto a la amistad. Con amor. —Nívola Uyá —

Yoga en la selva © 2014 del texto: Ramiro Calle © 2014 de las ilustraciones: Nívola Uyá © 2014 Cuento de Luz SL Calle Claveles, 10 | Urb. Monteclaro | Pozuelo de Alarcón | 28223 | Madrid | España www.cuentodeluz.com ISBN: 978—84—16078—12—7 Impreso en China por Shanghai Chenxi Printing Co., Ltd., xxx 2014, tirada número xxx Reservados todos los derechos


a g o Y en

Ramiro Calle

a v l e s la Nívola Uyá


Raví y Tony se encontraron de golpe en el enorme hall de la Embajada de los Estados

Unidos en Delhi. Ambos iban corriendo y chocaron violentamente el uno contra el otro. Se miraron sorprendidos e interrogantes, cada uno preguntándose qué hacía el otro allí. Raví era de piel muy oscura, pelo como el azabache y unos ojos muy brillantes y negros. Tony tenía piel muy clara, cabellos rubios y ojos claros.


¿Quién eres tú? —preguntó Tony sin salir de su asombro.

—Soy Raví —dijo el niño indio con naturalidad y soltura—. ¡Vaya golpe que me has dado! ¿Cómo te llamas? —Yo soy Tony, el hijo del embajador. Esta es mi casa. —Pues yo soy el nieto del jardinero de tu casa —replicó Raví en tono un poco burlón. —Tú sí que me has dado un buen golpe —dijo sonriente Tony, que casi nunca tenía la oportunidad de ver niños de su edad—. ¡Eres como una locomotora!


Raví comenzó a reír como si hubiera escuchado

lo más divertido del mundo, mientras hacía gestos desmesurados con los brazos e imitaba el resoplido de una locomotora de vapor.


De repente, a la par, los niños comenzaron a mirarse con detenimiento y curiosidad. —¿Juegas al béisbol? —preguntó Tony. —Aquí jugamos al cricket —replicó Raví—. Pero ¿sabes lo que te digo? Prefiero la sabiduría de la selva.


Los ojos de Tony se abrieron como

enormes ventanas. ¿Qué era eso de la sabiduría de la selva? —No pongas esa cara—dijo Raví, riendo—. ¿Es que no has oído hablar nunca del secreto de la selva? —Nunca. ¿Me lo cuentas? —No, no es para hablar sobre ello. —¿Entonces? —Mañana nos vamos a la selva —aseveró de súbito Raví. Hay cosas que son para sentir y no para hablar de ellas.


Pรกginas ocultas


Yoga en la selva es una hermosa historia de amistad que nos transporta a la India y nos introduce en su exuberante selva, iniciando a los más pequeños en los beneficios de la práctica de yoga. A través de exóticos animales que estimularán su lenguaje corporal gracias al aprendizaje mimético, las bellamente ilustradas posturas de yoga que contiene este cuento ayudarán a los niños a equilibrar su cuerpo y a mejorar su concentración, fomentando de esta forma un aprendizaje que los hará sentirse unidos, felices y en paz. ¿Estás preparado para la aventura de la selva? Su sabiduría y sus secretos te esperan en este libro.


Yoga en la selva