11 minute read

Chrigel Maurer

Foto: Marcus King

SEIS SEGUIDAS

Chrigel Maurer lo hizo de nuevo y ganó su sexta Red Bull X-Alps consecutiva. Al día siguiente de haber terminado la carrera, Charlie King conversó con él en Mónaco. 

Chrigel, felicitaciones por tu sexta victoria. ¡Qué hazaña tan increíble! Lo primero que quiero preguntarte es acerca de tu entrenamiento. ¿Haces algún entrenamiento específico y cuando empiezas? No he dejado de entrenar desde mi primera carrera en 2009. Si no paras, serás cada vez más eficiente. Lo que intenté hacer esta vez fue hacer sesiones de entrenamiento cortas y más intensas de fuerza y potencia, que hacen que seas más eficiente. Antes lo hacía en invierno y luego paraba y cambiaba a otro tipo de entrenamiento antes de la carrera, pero esta vez continué. También compito en esquí de travesía y a pie para mantener la velocidad.

Mi nuevo entrenador es un amigo [Bernhard Hug]. Iba a estar en el equipo de la X-Alps, pero lamentablemente se lesionó y no pudo y entró Steffi. ¡Un cambio en el equipo dos semanas antes de la carrera no es ideal, pero es una aventura!

¿Qué tan importante es la parte mental? Llegaste luego de haber hecho un récord de 340km en triángulo y ganaste el Prólogo - la carrera de calentamiento de la X-Alps. ¿Te animan estas cosas? Generalmente, siento que estoy en buena forma. El año pasado gané todos los eventos de paramontañismo que hice excepto el Dolomitenmann que ganó Aaron Durogati. Esta primavera, gané todas las compes de vuelo en las que me inscribí. No he volado tantas horas este año, así que haber roto el récord dos semanas antes de la competencia fue muy importante para saber que puedo volar rápido. Lo más importante mentalmente es la motivación. Si estoy sano podré esforzarme y mantenerme motivado. La aventura es diferente cada edición, con balizas nuevas y clima diferente. Esto hace que siga siendo interesante y me mantenga motivado.

¿Cómo te familiarizas con la ruta? En realidad no la recorro mucho. Ya conozco gran parte de ediciones pasadas y planifico mucho con Google Earth, mapas y fotos. Visualizo mucho y me imagino volar la ruta con climas diferentes, a alturas diferentes y sueño toda la noche con la carrera perfecta. ¡Siento que si puedo soñarlo, puedo lograrlo!

Hay partes de la carrera que todos dicen que es imposible, pero pienso en soluciones y sueño con la mejor versión, y cuando llego, a veces funciona. Luego todo sale bien, ¡y rápido! ¿Cómo estuvo esta carrera comparada con las anteriores? En cuanto a condiciones y participantes En general, las condiciones estuvieron buenas y seguras. No hubo Föhn, ni viento fuerte, ni sorpresas. Al principio estaba un poco suave y luego hubo días con buenos techos. Pude aterrizar en la difícil baliza de Titlis [3.238m], lo que fue una sorpresa.

Luego hubo dos días de lluvia, pero incluso entonces se pudo caminar y volar al menos, así que no fue tan difícil. Al final, hubo buen clima, pero la estabilidad fue un problema. Creo que es la primera vez que ha pasado. En otras ediciones, cuando había sol también había térmicas, así que fue algo nuevo.

Fue muy interesante volar con los demás atletas. Al principio mi táctica era alejarme lo más que pudiera de Suiza con ellos, no cometer errores y después ver si podía acelerar o no. Volar con Maxime Pinot [quedó de segundo lugar] fue divertido porque es muy buen piloto y no tiene miedo de volar adelante, y trabajamos juntos, probando líneas diferentes. Fuimos muy eficientes y eso lo hace muy divertido. ¡Después me quedé solo, pero estoy acostumbrado!

¿Crees que la suerte influye? Creo que hay que estar bien preparado. Hace falta tener un buen equipo pero también hace falta un poquito de suerte para cosas como aterrizar en el Titlis. También hay que pensar que “quizás sea posible”. El el sueño es posible. Si no crees que sea posible, seguramente no tendrás suerte.

¿Cometiste errores? Quizás cuando aterrizaste justo antes de la baliza en Davos - ¿fue un error? ¿Hubo otros? Sí, fue un error. Me arriesgué demasiado. Cuando vuelo rápido, generalmente dejo la térmica en la que estoy porque espero que haya otra más adelante y en este caso ¡no había nada! Fue un error de novato. Al final significó un retraso de 50 minutos, una hora, que es difícil, pero ese día me colocó en mejor posición, creo, porque había una tormenta. En realidad logré recorrer más distancia en la noche desde donde estaba.

Desde luego que cometí muchos errorcitos durante la carrera, pero es una aventura y no se puede saber todas las situaciones, así que sería imposible hacer la X-Alps sin cometer errores.

¿Planificas cada detalle de tu día? ¿Qué tanto cambias de plan durante el día? Generalmente tengo un plan - conozco un poco los senderos y la ruta de vuelo. Conozco las dificultades y los puntos clave del día, pero al final tomo las decisiones según la previsión de clima y las tomo lo más tarde posible. Si no se puede volar, calculamos la ruta más corta para caminar. Si se vuela, buscamos el mejor despegue. Procuro escoger un despegue donde pueda seguir avanzando sin volar en caso de que no se pueda volar, en vez de tener que regresar por donde vine. Es importante avanzar en la dirección correcta

MAURER ATERRIZA SOBRE EL TITLIS Chrigel tuvo el doble de suerte al aterrizar en el Titlis a 3238m: pudo bajar volando gracias a la buena visibilidad que hubo en la tarde y el clima se cerró detrás de él. Los demás tuvieron que caminar. Solo el ruso Evgenii Griaznov logró aterrizar, unos días después.
Foto: Harald Tauderer

Siempre te ves relajado en las fotos y los videos. ¿Es así o a veces estás tenso? Creo que hay diversas razones por las que estoy bastante relajado. Una se debe a la experiencia porque luego de cinco X-Alps sé cómo son las cosas. La segunda es que mi meta es llegar a Mónaco, por supuesto, pero también relajarme y disfrutar de la carrera: los paisajes, la gente y los fanáticos.

En realidad, sí me pongo un poco tenso en las balizas si siento que es un buen día de vuelo y quiero seguir avanzando, pero hay mucha gente que quiere autógrafos y tomarse fotos. Quiero continuar porque sé que cada minuto que me detengo pierdo un kilómetro, pero intento encontrar un equilibrio y pasar un poco de tiempo con los fanáticos pero no detenerme demasiado. Sé que el contacto con los fanáticos y los medios es muy importante para la carrera y mi trabajo, pero sé que si tuviera que hacerlo podría mejorar mi velocidad un poco y no pasar tanto tiempo en ello.

Cuéntame acerca de la academia X-Alps Empezamos la academia hace 18 meses. La idea es compartir mi experiencia con jóvenes suizos y tener más equipos suizos que sean competitivos en la X-Alps. Me fascina el paramontañismo, pero en Suiza no hay un entrenamiento específico para ello. En dos semanas, haremos el Eigertour de cuatro días [10-13 de julio 2019].

¿Sabes con certeza si estarás recuperado a tiempo para el Eigertour? Creo que tendré que dormir bastante los próximos días, pero las piernas están muy bien. Llegué a Mónaco sin dolor. Nunca me había sucedido. Siempre tenía las piernas adoloridas y cansadas y me hacía falta un mes para recuperarme, pero esta vez creo que no habrá problema.

Esta vez, sentí que podía esforzarme todo el tiempo. Creo que es por el entrenamiento más corto, fuerte y rápido y porque intenté ahorrar energía los primeros días. Mi experiencia es que el primer día uno daña mucho el cuerpo, pero luego de uno o dos días el cuerpo aprende a recuperarse más rápido y luego de cuatro días puedes esforzarte mucho porque el cuerpo se recupera más eficiente. Benoit Outters en tercer lugar] es ultramaratonista y me dijo eso la última edición.

¿Cuáles fueron los momentos destacados de la Red Bull X-Alps? Aterrizar en la baliza de Titlis fue inesperado - fue un gran momento. También fue tener el clima y la ruta para aterrizar en mi pueblo natal. También hubo momentos pequeños como despertar un día hermoso con un paisaje hermoso frente a la cara norte del Eiger, por ejemplo. Este tipo de cosas son muy especiales.

Sabemos de las multitudes en las balizas y otros ligares, pero generalmente los atletas están solos en las montañas, ¿no es así? A veces, el contraste entre la muchedumbre y estar solo puede ser enorme y repentino. En el Gaisberg [la primera baliza el primer día] había 1.000 personas y de repente estabas solo con la naturaleza. No había nadie que te ayudara ni te apoyara. Si te atascas o sientes que te has equivocado, pero ser desmoralizantes y sin nadie que te anime te darán ganas de abandonar.

¿Qué tal el ala y el arnés? El arnés tiene nueva forma, está basado en el Lightness 3. Es un poco más cómodo y te puedes relajar más en vuelo que el anterior, además de ser 100g más ligero.

La Omega X-Alps 3 es completamente nueva. Es un concepto con dos bandas y funcionó muy bien. Al principio sentí que podría ser demasiado fácil, no con tanta energía como un ala de competencia, pero luego de unos días cuando estaba cansado era el parapente perfecto. Confío plenamente en ella. En 40 horas de vuelo solo tuve dos colapsos y el más grande fue de tres metros, así que no hubo ningún problema. Volar acelerado a 80% la mayor parte del tiempo también fue fácil. Podía acelerar con un pie y hacer todas las correcciones con las bandas B, así que fue mucho más relajando. Antes controlaba la vela con las piernas cuando volaba acelerado, pero podría decir que esta vez moví las piernas 90% menos, una gran ventaja porque las piernas se mantenían frescas para caminar. La vela también es más estable y necesita menos correcciones.

Foto: Marcus King

¿Regresarás en 2021? Eso espero. Todavía está muy lejos, pero siento que es mi fascinación, mi pasión y creo que la próxima vez puede que la ruta, el clima y el parapente sean distintos. Tendré más experiencia. También

aprenderé a ser más rápido. Creo que los jóvenes de la academia me presionarán. Espero que dos o tres de ellos estén listos. Sepp Inniger, el asistente de Patrick von Känel, está listo. No está acostumbrado a volar rápido, pero está en tan buena forma como yo y es muy bueno navegando. Diría que podría estar entre los primeros diez. ¡Cuando hemos hecho competencias juntos, Patrick, Sepp y yo hemos estado siempre en el podio!

Por último, ¿algún consejo para los que quieran incursionar en el paramontañismo o vivac? La planificación, estrategia y habilidad de ser flexible son mucho más importantes que el rendimiento. Es mucho mejor tener un ala que puedas controlar con viento fuerte. También es importante entrenar de forma realista. Si quieres hacer un vivac de una semana, haz una prueba de dos días para tener un día completo a tu ritmo.

PRIMEROS 10

1 Christian Maurer (SUI1) 9 días, 3 horas, 6 minutos

2 Maxime Pinot (FRA4) 9 días, 21 horas, 52 minutos

3= Paul Guschlbauer (AUT1) 10 días, 8 horas, 45 minutos

3= Benoit Outters (FRA1) 10 días, 8 horas, 45 minutos

5 Manuel Nübel (GER1) 10 días, 11 horas, 26 minutos

6 Simon Oberrauner, (AUT2) 10 días, 12 horas, 5 minutos

7 Gaspard Petiot (FRA2) 10 días, 13 horas, 12 minutos

8 Patrick von Känel (SUI2) 10 days, 13 horas, 46 minutos

9 Aaron Durogati (ITA1) 10 días, 17 horas, 22 minutos

10 Tom de Dorlodot (BEL) 10 días, 22 horas, 33 minutos

Cronologia

DÍA 1

32 pilotos salieron de la plaza Mozart en el centro de Salzburgo, Austria con una sola meta: Mónaco, a 1.138km con 13 balizas en la ruta en zig zag por los Alpes. El francés Maxime Pinot empezó como quiso continuar - adelante y llegando de primero a la primera baliza.

REY POR UN DÍA Maxime Pinot llegó a la cumbre del Gaisberg de primero en 1h 5 min. Las condiciones perfectas permitieron a los pilotos despegar rápidamente y partir dejando a la muchedumbre detrás.
Foto: Marcus King

DÍA 2

Toma Coconea llegó de primero a la 2da baliza en Wagrain-Kleinarl. Las condiciones de vuelo permitieron a los pilotos pelearse por el primer lugar. Chrigel, Maxime y el novato Patrick von Känel fueron algunos de ellos. Los líderes recorrieron casi 300km, en vuelo principalmente.

Foto: Archivos Red Bull

DÍA 3

Chrigel y Maxime empezaron el día en la cara norte de los Alpes de Zillertal. A final del día, habían atravesado la columna vertebral de los Alpes dos veces y marcaron las balizas de Kronplatz (2275m) y Zugspitze (2962m).

DÍA 4

A final del día, Chrigel ya había sobrepasado el psicológicamente importante punto intermedio de la carrera. Su momento más crucial fue cuando aterrizó en la baliza de Titlis (3238m) y firmó. Después de descansar un rato, bajó volando al valle y aterrizó a 90 minutos a pie de la siguiente baliza: el Eiger. El clima se cerró detrás de él.

DÍAS 5 y 6

Detrás de Chrigel, Maxime hacía lo posible para cerrar la brecha de 50km que los separaba, pero tuvo que caminar. “Ahora es un poco más difícil”, comentó mientras decía que había subido 9.000m en dos días. A la delantera, Maurer ya iba camino a las balizas 9 y 10, Mont Blanc y Saint Hilaire

DÍA 7

Chrigel voló viento en cola hacia la baliza 11 en el monte Viso (3841m). Unos días después, Toma Coconea llegó hasta 6000m dentro de una nube de tormenta, pero Chrigel simplemente hizo la baliza y siguió. Sin embargo, el viento fuerte y la estabilidad lo hicieron aterrizar mientras avanzaba a Cheval Blanc, la penúltima baliza.

KINGA LO DA TODO Para Kinga Masztalerz todo fue un aprendizaje, una experiencia impresionante. “Confío en mí misma, en lo comprometida que estoy”, dijo. Voló excelentemente. “Me siento tranquila volando, no tengo miedo. Todo lo que hago son decisiones conscientes”. Fue una de las últimas atletas en ser eliminadas y caminó toda la noche para adelantar al coreano Chikyong Ha. Pero una mala decisión hizo que caminara en la dirección equivocada los últimos minutos y fue eliminada
Foto: Honza Zak

DÍA 8

El vuelo se convirtió en una lucha contra la estabilidad y el viento. En tierra estuvo brutal con la ola de calor en Francia. El techo subió en las montañas, pero en los demás lugares no de podía volar. Chrigel siguió avanzando pero las esperanzas de aterrizar en la última baliza en Peille desaparecieron entre el vaporón.

DÍA 9

Luego de una última caminata agotadora por la carretera asfaltada que serpentea por esta zona de los Alpes Martítimos, Chrigel finalmente atravesó el arco de la meta en Peille con un tiempo de 9 días, 3 horas y 6 minutos. “¡Estoy contento de estar aquí!” dijo antes de bajar volando a la famosa balsa a final de tarde.

DÍA 10

Maxime Pinot a las 9:30am del miércoles después de haber volado y caminado la carrera de su vida. Detrás de él, Paul Guschlbauer y Benoit Outters se juntaron para volar y caminar juntos todo el día. Cruzaron la meta juntos.

COMPAÑEROS Paul Guschlbauer y Benoit Outters se aliaron para volar y caminar juntos el último día. El espíritu deportivo le ganó a la rivalidad y fue uno de los mejores momentos en el gol.
Foto: Harald Tauderer

DÍAS 11 y 12

El buen clima llegó a la cola de la carrera y la meta estaba al alcance para quien estuviera a 150km. Seis pilotos más cruzaron la meta. Tom de Dorlodot fue el último en llegar y fue la primera vez que llega a Mónaco en siete ediciones de la Red Bull X-Alps.