Issuu on Google+

aRTeKilTrO

Año I - Número 2 REVISTA DIGITAL DE LETRASKILTRAS

1

Atardecer en el bosque Cris Garmend MAURICIO TORRES PAREDES. DESMITIFICANDO LA POESÍA Y AL POETA - PATRICIA ANTUNEZ ROJAS EROTISMO EN LA POESÍA – ALEJO URDANETA DÉBORAH ALBARDONE – PATRICIA ANTÚNEZ EL LIBRO DE ARTISTA – JOSÉ EMILIO ANTÓN ACERCA DE LOS ESCRITORES – NORMA SEGADES-MANIAS PRESENCIA DE JULIO BALDERRAMA – RICARDO LAUDATO GIRAPOEMA – NAT GAETE LAS MARIPOSAS Y LOS GUERREROS DE CURICAUERI – IGNACIO GONZÁLEZ LA REVELACIÒN – JOSÉ RAMÓN HUIDOBRO LA HISTORIA LA HAREMOS NOSTROS. NO ELLOS – JOSÉ FERNÁNDEZ DEL VALLADO

Artistas de LetrasKiltras Año I / Número 2/Febrero 2010


aRTeKilTroes una publicación de LetrasKiltras Todos los derechos reservados Directora: Nat Gaete Editoras: Patricia Antúnez Rojas Nat Gaete 2

Columnistas en esta edición:

aRTeKilTro

Alejo Urdaneta Norma Segades-Manias Patricia Antúnez Rojas José Emilio Antón Ricardo Laudato Nat Gaete José Ramón Huidobro José Fernández Del Vallado

Créditos: Colabora Alejandro López Palacios – Alicia Fontecilla – Andrea Arco Blanco – Bardellini – Byron Picada Molina – Cris Garmend – CristtoffWOLGtown DamasArt – Domingo Javier Sánchez – Emanuela De Stefano – Elsa Gillari Ever Sangel – Francisco Álvarez Hidalgo – Francisco Peiró – Fran Blanco –Fernando Omar Vecchiarelli - Héctor Gómis – Javier López – Javier Monroy – Jean Machuca – Jorge –Jeroni Mira – José Ángel Italiano – Julio W. Tonetti – Luis Llarens – Marcela Vanmack – María de Fátima Kern – María Mercedes Castro – Nora Komatsu – Óscar Néstor – Patricia Viot – Roberto Makianich –Ronaldo Adolfo – Rosario González – Rosemarie Parra – Sandra Taragán - Roy Rvans – Vastasimon – VidaXimena Gautier – Zaza Bakhuaschvili

Fondos obtenidos de recursos gratis disponibles en internet


EDITORIAL Editorial

Terremoto de consonantes y vocales

Tiempo de movimientos, de sacudidas que nos llevan a hacernos preguntas, reflexiones, búsquedas. Lo vivido por nuestro país no sólo ha cambiado su cara también cambió el alma y la vida. Miles de cuestionamientos se agolpan en las numerosas mentes de personas, en los pensamientos sensibles de muchos hombres y mujeres, sensibles como nosotros. El pensamiento es lenguaje puro sin censuras ni purezas y así dejamos salir lo que nos inquieta, pero también las emociones esas que se sienten en la piel y nos estremecen los intestinos son letras que quieren arrancarse. Sigamos esos golpes y tiremos afuera esa mezcla de pensamiento y emoción todo confundido en millones de palabras que adquieren sentidos infinitos para muchos ojos que las transportan a sus cerebros y apenas contienen los suspiros y las lágrimas. Este nuevo número les da la bienvenida y los invita a adentrarse en los roqueríos de letras que existen gracias a las sensaciones y pensamientos que conforman eso que llamamos realidad y que deseamos poder expresarla juntando consonantes y vocales. Acá es el espacio donde les mostramos las mezclas de letras que puedan imaginar para llenar este número de sentidos, olores y visiones. Abrazos miles.

Patricia Antúnez. Editora.

aRTeKilTro

Cris Garmend

3


La arena está floreciendo Fantasía o realidad Eva no hacia caso, seguía insistiendo en que quería pareja. Las amigas les decían ¡basta!, que el amor llega sólo, era cuestión de tiempo y oportunidad. Se había convertido en una cazadora de hombres, con 'zeta´, pero lo que quería era con 'ese': ¡casamientooo!...Todo es cuestión de paciencia, si te desesperas se te nota en la cara, en la forma de moverse y decir las cosas, aunque te quedes callada. Sobretodo eso: ¡callada! Eva, espantás a los hombres. Pero, Eva, no paraba de insistir, de hablar y espantar. Se hizo unos toques de cirugía, en la nariz y se colocó dos bellos y sabrosos pomelos rosados de siliconas, cuando avisó que tenía turno con el cirujano para una tercera intervención, le dijeron que cortarían su amistad. Para que entendiese le hicieron hablar con un vecino extranjero que daba consejos de acuerdo a su experiencia personal, este dijo: 'Lo que el hombre desea son dos cosas diferentes: una mujer para la fantasía y otra para la vida.O,lo uno, o lo otro. Aunque hay algunos que se quedan con las dos. Con la primera, la relación será temporaria y artificial, y con la segunda después de los embarazos la mujer pierde la figura y la proporción, entonces para la casa mejor elegir una señora como Laidi Di, hermosa que continúe así. Cómo es en la intimidad, nadie lo sabe. La primera, es buena, pero para mostrarla entre los compañeros, pues, lo más probable es que pierda toda su belleza, luego de casada. Esto, innegable, en forma muy general, ya que no hay recetas para encontrar pareja, ni menos para el amor'. A Eva, se le habían ido las ganas de hablar, por que pensaba todo el tiempo en trucos, estrategias y modos de conseguir un tímido amor. Se había vuelto extraña, muda, solitaria. Lo que hacia era leer literatura barata en donde le ofrecían exactamente recetas eróticas por Internet. 'Aprende a manejar tu cualidad y tu talante para adoptar una pose de diosa, seducir con éxito y cautivar de forma irresistible. Cómo ser una diosa cuando buscás pareja', cuyo autor anónimo utilizaba el seudónimo de Cupidón. Luego del atracón de lectura, se empecinó y comenzó a frecuentar pub, bares, cafés. Las amigas las seguían, temían por ella. No quedó lugar en donde no visitara, haciendo su ronda romántica en actitud de diva fatal. Llevaba una pequeña libreta en donde iba anotando datos y después tachaba, había nombres, números de teléfonos, direcciones. Las amistades le increparon tanta pretensión, al final te vas a quedar a vestir santos, tarambana. Aceptá, aunque más no sea una próxima cita. Eva, era un péndulo emocional, iba de la desesperación absoluta hasta los momentos de inapetencia amorosa, de forma evidente no podía controlar sus impulsos afectivos. Cuando conocía a alguien, o bien lo hostigaba a llamadas telefónicas, seguía sus pasos hasta cuando estaba durmiendo o lo abandonaba por la indiferencia. Las más de las veces, recorría los lugares que la víctima frecuentaba, hasta que la cansaba y le cortaban la galleta, la plantaban en plena calle, nadie tolera el acoso, menos los hombres. Tenía una obsesión enfermiza, le aconsejaron que viera a un terapeuta. Eva, contaba: me siento como una estúpida contando mi historial a un desconocido. Una tarde la vimos debilitada, sin ganas, le pedimos que no se deprimiera y fuese con nosotras, comentó una amiga íntima. Ella, no quería ir, pero insistimos hasta que cedió, si no fuera por esa instancia del destino, Eva seguiría sola, esa noche encontró a su actual esposo, sin buscarlo. Fue un flechazo a primera vista.

Marcela Vanmack

4


Mauricio Torres Paredes DESMITIFICANDO LA POESÍA Y AL POETA

Patricia Antúnez Rojas

De mirada transparente y actitud cálida Mauricio Torres nos habla de sus inicios en el camino de las letras, de su encuentro con la poesía y sus intensiones desmitificadoras sobre el lenguaje literario y la cultura. ¿Quién es Mauricio Torres? 5

Es un conjunto de historias, de percepciones, de sentimientos, de vida, todo codificado en un registro que es el nombre. Yo creo que Mauricio Torres es una persona que está en estos momentos viviendo en un proceso de vida y generando vida.

¿Cómo llega ese Mauricio a las letras? Llego como a los trece o catorce años. Comencé a escribir pequeñas cosas y a relacionarme con la literatura. Empecé a leer, pero siempre desde una posición bien dispersa. Nunca fui un lector o escritor que tuviera un esquema metódico definido. Siento que hay un desorden en esto. Tomaba los libros que había cerca y frente a eso iba haciendo los descubrimientos de este mundo. Hubo un episodio que podría tomarse como un hito… escribí para un concurso de literatura del colegio un día después del combata Naval de Iquique y lo hice desde mis propias carencias de la historia del combate. Hubo temas que yo los hice ficción desde esas carencias generando otros tipos de magia distintos y menos formales.

¿Ahí te sentiste reconocido? Sí, ahí saqué el primer lugar, entonces eso me permitió reconocer que había un espacio desde el cual yo podía generar cosas. Parece que le pego a esto así que puedo seguir explorando. Más tarde con un vecino nos juntábamos a escribir sobre temas de jóvenes. Tuve la suerte de ser leído y no tener auto crítica lo que significó escribir y lanzar y en ese botar se fue dando una interacción con el lector. Porque se me leía y empecé a sentir la inquietud le tomé el gusto y desde ahí empiezo a trabajarlo más y empecé a fortalecer las diferencias con otros tipos de escritura. A vincularlos con temas que me gustaban a mí y me fui comprometiendo. Me abrió nuevos espacios de conocerme a mí mismo. Fue como un encuentro, una sorpresa descubrirse a uno mismo.

La época, el contexto de tu juventud que marcó el país influyó en tu escritura. Hace una diferencia porque estoy en el corte del fin de la dictadura y comenzando la democracia. Yo venía de una acción de la dictadura donde empezaban a notarse las generaciones nuevas lo que significó una diferencia con la gente que luchó contra la dictadura. Ahí tengo la posibilidad de ver los dos espacios. Cómo las cosas que se pensaban podían cambiar lo hicieron o no y eso me permitió avanzar, tomar este espacio nuevo y no quedarme pegado. ¿Cuál fue ese espacio? Es el espacio alternativo que se fue generando en los años ochenta con los grupos de diferencia, mujeres jóvenes.

¿Había más cosas por las qué luchar en esa época? Yo creo que no. El que no se desplazó no encontró en el nuevo espacio la fórmula para generar espacios ni temas nuevos. Muchos no hicieron el clic y yo creo que vi que lo alternativo era lo que se venía. La masificación de los medios de comunicación


abrió nuevas dimensiones de creación. La realidad mundial topó con estos cambios y eso dio oportunidad de generar nuevas dimensiones.

Alguna temática especial Todos estos temas se relacionaron con mi historia y me ayudó a tener un desplazamiento mucho más rápido. Me dijeron que estaba adelantado a la época porque estos discursos lo tuvieron los jóvenes de los noventas y yo ya lo había hecho. Y tú temática actual… 6

Sigue siendo lo social. Mi poesía no es introspectiva ni del sentimiento metafísico o religioso sino que tiene que ver con las relaciones sociales con el cómo uno observa lo que discute.

En el año 1997 escribiste “Al mundo le haze falta un argazmo maz” con clara intención rupturista, al menos desde el punto de vista de la estética de las palabras.

Obedece a romper al tema de lo establecido en normas y formas de cómo se debe escribir. Lo primero fue esta carencia de no haber tenido el acercamiento a la literatura en grande. En ningún momento me sentí cuadrado por la ortografía y eso me dio la posibilidad de inventar. Y en el tema social como discurso diciendo que se puede escribir como uno quiera ¿quién me dice que no? El contexto es cómo dar la oportunidad de que nada es sagrado así que pónganse a escribir. Se puede desarmar el lenguaje, la ortografía y ese libro se generó así. Yo pensé que iba a ser un poema y después pensé: qué pasa si hago todo el libro.

Entonces lo visual ocupa un papel importante en tú poesía… Mi poesía se genera de lo visual, son imágenes que se describen más que metáforas. Son filtros de mis vivencias, de cómo las percibo. Trato que todo lo que yo percibo lo trabajo desde acciones que no siempre son. En un poema puedo hablar de un tema que parezca interpretarme, pero no es así. Son las percepciones que descubro y cómo las vinculo a temas sociales, pero que no necesariamente esté de acuerdo. Me defino como un médium creo el vínculo para expresar. Es lo que puede llegar a hacer, pero no es. Relación entre fantasía y realidad.

Esto se contrapone un poco a la imagen del poeta. Es un quiebre y es un quiebre consciente refleja la intención de desmitificar cosas. Creo que esa es mi cadena, mi vínculo. Volver a construir otro espacio.


En lo que se refiere a la literatura ¿Qué significa ser un poeta en la ciudad de Santiago? Ser un poeta en el año del bicentenario en el siglo XXI tiene varias lecturas. Un poeta en estos momentos es alguien desplazado, es el loco que está más loco porque la sociedad lo aguanta bajo el tema de la poesía. Algunos temen acercarse a ese loco porque es de los peores. Está la imagen del iluminado, el que habla con las musas y los dioses entonces se preguntan cómo me voy a acercar a esta persona si ella debe hablar cosas superiores. Sin embargo, cuando el poeta logra acercarse a la gente se convierte en persona. La gente se da cuenta que el poeta es mucho más banal y burdo, saben que van a los mismos lugares, baja del cielo. Yo creo que la gente cuando conoce la ciudad del poeta cuenta y logra ver al poeta fuera del espacio del arte y es reconocido en el espacio cotidiano y desde esa relación lo siente más cercano, pero esto no sucede a través del libro, ahí tienen sus honores ahí siempre está en el cielo. En la normalidad cuando las personas se acercan ya saben que es una persona común. Ya no es inalcanzable.

¿Cuáles serían las diferencias entre el poeta y el escritor que habitan ese cielo artístico? El escritor se relaciona con la intelectualidad. Dentro de la literatura el máximo es ser poeta y creo que obedece al tema de la libertad que tiene la poesía. El escritor tiene un conocimiento más racional. Es más intelectual, tiene estudios una base académica y puede hablar sobre distintos temas. El poeta tiene otro mundo y puede hablar desde sí mismo.

Entonces las relaciones con el lector son diferentes… El tipo de relación con el lector me importa incluso más que con el oyente. Al hablar de lector me refiero a todo tipo de lector. A mí me sirven todas las plataformas porque lo que me interesa es el texto y que éste sea para el lector, más que ser escuchado. El público que más me interesa que lea es el que tendría una reacción con lo que yo escribo, quiero que disloque al que está más tenso. Yo quiero que provoque una reacción se entienda o no se entienda. Me interesa que la gente diga “oye cómo escribió algo así, cómo pudo”. Una respuesta una reacción que mueva a cualquier público común. Con los pares es distinto, porque con ellos se ve la parte más técnica ahí hay un cruce de egos, de formas, de avalamientos y posibilita que uno tenga una perspectiva amplia y que uno sea reconocido es allí dónde uno se da cuenta del abanico de personas distintas que tienen las obras de uno.

¿El escritor chileno escribe para el público o escribe lo que quiere escribir? Siempre hay un público, siempre hay alguien en el que el creador está pensando. El poeta se hace de lo que observa. Ambos buscan una respuesta para que se establezca la comunicación.

Tomando esa búsqueda de respuesta en el ámbito virtual y su inmediatez… Es complicado porque hay un público lector de poesía y hay un público al que le gusta oír de poesía. Existe otro público que le extraña la poesía porque quizás lo ve como algo de niños. Esas relaciones son extrañas porque se desvinculan del arte. Ese público que lee y escucha poesía es el público que uno quisiera alcanzar. Pero está un público al que uno le puede abrir otros espacios, otras dimensiones, generar nuevas fantasías. La posibilidad de generar reflejos desde lo cotidiano del otro.

7


¿Estos espacios virtuales favorecen esa comunicación? Yo creo que sí Tal vez en las comunidades literarias los escritores no tienen tan claro la intención En el tema de la palabra me parece que ésta es la relación entre los seres humanos. Todo es lenguaje y ya partimos desde una relación imperfecta porque el lenguaje tiene que adaptarse y las personas deben adaptarse lo que genera una tensión. Esa entrega de información se dispersa por un montón de canales entonces yo puedo creer que tú me estabas hablando una cosa, pero te referías a otra. Es un estar conectados desconectados. Tiene que ver con lo que yo quiero comunicar. Yo proyecto y elijo lo que comunico en un fluir y a través de pequeños códigos que vamos asimilando. Por ejemplo los afectivos también se encuentran hay personas que se enamoran de lo que se les dice. Esos códigos generan acciones. El computador o Internet son un instrumento nada más, soportes. Es lo mismo leer un libro en papel o Internet Eso tiene que ver con las tradiciones y lo difícil de desacostumbrarse. Tres condiciones que debería tener un poeta Saber leer y escribir. Desde la técnica Sensibilidad exacerbada, transfigurada y explotada en todos los aspectos y temas. No puede haber un poeta al que le pase inadvertido algo y que piense que desde la palabra no puede hacerse nada. Tener claro que uno está entregando energías está siendo la voz del débil, del marginado, del silenciado y del no escuchado. Tener la libertad de búsqueda, darse la oportunidad de ir más allá, de saber que aquí hay un potencial que puede dimensionar otras cosas distintas. Debe ser un buscador de la innovación, inventar y crear.

Te refieres a lo cambiante del lenguaje Reconocerle eso al lenguaje es reconocer su evolución constante. A los poetas les cuesta porque está la tradición del poeta vinculado a la nación y al purismo académico. Eso está arraigado en Latinoamérica. Entonces al poeta le cuesta reconocer la evolución del lenguaje porque le teme a la crítica. El poeta le teme a esa crítica y a esa tradición, es decir el poeta tradicional. Pero esa crítica es la que reconoce a esos poetas y escritores. En su mayoría si, pero hay que desmitificar eso para eso tenemos la libertad que nos da la poesía.

aRTeKilTro

8


Still Live Roy Evans 9

LUX AETERNA Fran Blanco

Besos y Piel Alicia Fontecilla BESOS Exploro besos en tu boca, y tu lengua y la mía danzan poemas en los labios

PIEL

Me gusta tu piel, porque bajo tu piel, estás tú

Tus pies son como raíces que se hunden en la tierra de la tierra vienes y de la tierra eres como sombra y agua, sonrisa y crepúsculo. Tu carne es tu ley y tus ojos son el mar que abre sus entrañas y escupe la sal. ¿Saber es conocer? Si conocer es amar, tú eres mi verdad. ¿La verdad? Es una gastada moneda de dos caras que nadie puede acuñar una espada de dos filos que nadie puede empuñar. Sé que en ti mora el mismo fuego la negra llama la oscura Moira que teje y desteje el hilo que a ti y a mí nos devora. Hemos llegado al final del camino. Es la hora. Sábanas de piel dura cubrirán mi rostro. Delirios de madrugada velarán tus ojos. Testigo será el alba de nuestra condena, como amarga sentencia aún por cumplir. La culpa no es nuestra, pero pagamos la moneda. ¿La verdad? Es esta: En la otra orilla, con culpa o sin ella Caronte en su barca nos espera.


Rosa nativa:

Rosa nativa

El tiempo lleva Todo hasta Ti Byron Picada Molina pleno de olorsabores en el viento porque el presente es nuestro. Tus ríos crean Honduras Guatemala y el fuego fecunda los huracanes selvas Nicaragua; tus aguas torrenciales optimizan diamantinas promesas, Costa Rica.

aRTeKilTro 10

Eres Guyana Tierra laborando los fines, remodelando historias Panamá, saciando las Jamaiquinas ganas, Pacífico deseo. Todo es sin fronteras, sin muros y sin miedos porque llegaste Belize Surinam tomando Paraguay posesión del ignoto, indomable, territorio Atlántico. Recreando Uruguay sueños delineamos Haití verdades. El Salvador María actuando, deconstruyendo los Estados Unidos, Dominicanas, célicas, anchuras, Bahamas colores concretando desde el centro del Ser globalizado. Bolivia vivos forjamos plenamente este ahora sin fin desde el fértil hondón Argentino Mexicano, Puerto Rico Cuba Venezolano, Alaska Brasilero, fuego congelado, Chilena esperanza Canadiense, Colombiana Perú, Ecuador Sol dado y más. Se esparcen tus fragancias, América Mujer.

Patria de poetas Sandra Taragán - Vicairot

Existe una patria, no tiene fronteras, sus lagos son las lágrimas de cada verso, y su sonrisa un collar de perlas de cultivo Sus semillas sentires. Sí, un lugar mágico enclavado en corazones que a diestra y siniestra regalan albores. Carpinteros de metáforas e hipérboles, dominados en libertad. Forman una patria: La Incomprendida, la llaman una pluma, una hoja, una mirada al mundo y el expresar. Como maná ellos alimentan sus vidas, esculpiendo el sendero de la vida. Puede que hablen de amor o tal vez no. Inhalan letras, expiran versos Por sus venas un arpa de vivencias y sacuden su plumaje con ahínco para volar más alto. Y como abejas derraman su polen, a todo lugar que vuelan. No, no tienen fronteras, difunden vida.

Delicatese 2 Andrea Arco Blanco


La cachorra No es necesario que me digas nada, no me hables no quiero tus excusas.

Fernando Omar Vecchiarelli

Sé que en la calle hace frio y llueve como nunca. Siéntate a mi lado y deja ya de toquetear tu oreja. ¿Dónde has estado, esta vez, correteando hembras, verdad?

11

Y yo aquí esperándote como una idiota, muerta de hambre de tus caricias. Pero te juro que no me veras más. ¿Quien te has creído que soy una mujer?… Soy una perra vagabunda y tú no eres mi dueño.

Concéntrica DamasArt

Copa ilusionada (ÁRBOL) Rosemarie Parra Un coral trina por doquier. Un colorido inusitado quiere ejercer su mágico despertar, es la naturaleza a cortejar. Con advenimiento renace la ilusión, en un abrir y cerrar se encanta la visión. Los tímidos brotecillos coquetean, presumen briosos y consultan a los cielos, a la tierra, en su derredor la algarabia se instala alrededor de brotecillos verdes que se aprimoran.

Violencia cotidiana José Ángel Italiano

Crecen cada día primaveral desterrando la nefasta visión invernal. Un canto de copa ilusionada, encanta.


He visto pasar la vida María Mercedes Castro Tal vez sea muy tonto Que después de tantos años Comience a Cuestionarme la vida Creo que por cansancio, la rutina Y el hastió, Pero esta es mi verdad He visto pasar la vida Por la ventana de la cocina.

Technicolor Andrea Arco Blanco

Llene mi corazón Con el amor de mis hijos, Impregne cada rincón de mi ser, Con sus risas y alegrías. Mientras pelaba papas y demás verduras, vi. por la ventana de la cocina, Como se hacia hombre mi hijo Y mujeres mis niñas Por la ventana de la cocina Se fueron mis sueños La pasión y el amor Convertidos en odiosa rutina

Realidad Óscar Néstor Nos ha escindido el tiempo esa dura realidad. Ya no vendrán más horas con aquellos que han partido. Le pido, humilde, que vuelva, que me acaricie en secreto. Que por mi lado pase para encandilarme de nuevo.

Ahora, ahora no hay tiempo Para quejarse, ¡Lo echo, echo esta! Arrepentirse, es perder el tiempo Ser madre y esposa siempre será bueno. Solo que hoy En esta tarde gris de otoño, Mientras fregaba las ollas Me encontré secando una lágrima Que rodaba por mi mejilla Mientras miraba la vida… Pasar, por la ventana de la cocina.

Si hasta parezco con alas para encontrarla a cielo abierto Pues ella era como el mar con olas a cielo abierto. En fin, sueño despierto recordando aquel pasado. Rosal dorado en un tiempo con veinte abriles a cuestas.

aRTeKilTro

12


EROTISMO EN LA POESÍA Alejo Urdaneta Desde el siglo XVIII el erotismo ha sido tratado abiertamente por el arte literario. El erotismo como la llama roja que sostiene otra llama, azul y duradera: el amor nunca definido como complemento del otro, conocido como la unión espiritual y muchas veces mística. El poeta Octavio Paz fue oficiante de esta clave misteriosa. El erotismo es un diálogo entre el cuerpo y el espíritu, siempre implícito en todas las expresiones del arte, pero que no se había manifestado del modo en que desde el Barroco se ha desarrollado. Había el horror al cuerpo y se pretendía ocultar su presencia con formulas rituales: El sacrificio por el fuego y por el oro, los arrebatos místicos. No se hablaba de Eros en forma directa y el deseo se transfiguraba en la llama. Recordemos que la tradición cristiana practicaba la mortificación del cuerpo como una forma de negarlo. El Marqués de Sade abordó el tema del erotismo y también lo hizo con la agresión al cuerpo; pero él buscaba con eso dañar al espíritu para expulsar el alma. Era la profanación del cuerpo, para transformarlo en objeto y, al fin, en materia desorganizada. Antes, la Mitología Griega estuvo en el origen del erotismo como expresión artística de la realidad humana. Eros se prendó de la gracia de Psique, pero ella no podría verlo porque lo prohibía la orden de la diosa Afrodita. Se amaron sin verse, pero la pasión se impuso y Psique quebrantó el mandato y alumbró el rostro de su amado. Fue vencida y castigada a causa del amor; sin embargo, no cejó y persiguió a Eros hasta rendirse y lograr el encuentro. Hoy el erotismo es libre y natural, sin sentimientos de culpa y a veces con libertinaje y destrucción. Está el cuerpo, por supuesto, pero hay un eco platónico que emite el alma en la relación amorosa, la búsqueda de la inmortalidad en el instante en que se tocan Eros y Psique. La poesía ofrece a la sensibilidad la estrecha relación entre el cuerpo y el alma, para dibujar una geometría en la que se trenzan los alientos del espíritu con las palpitaciones del cuerpo. En toda ella hallamos los ímpetus del espíritu ante la pasión erótica, y sentimos junto a ese impulso el latido de la sangre, más preciosa que el oro y los diamantes. El poeta tiene en las manos los hechos y los fenómenos que constituyen el mundo y son la suma de la vida: el amanecer, la lluvia y la luz, toda la naturaleza relacionada con la ansiedad de amar que buscamos, armados con la llama roja del erotismo. El universo se propone como escenario de fondo de la expresión poética del erotismo, porque se trata de la inmortalidad, o mejor, de la ansiedad de infinito que los amantes quieren prolongar sin tregua. ¿Será que la pasión amorosa que se derrama en acto erótico es una fantasía? Aunque lo fuera, también la imaginación tiene realidad propia, y es lícito que vivan conjugados universo y sueño. Erotismo y poesía. Al encender la llama pasional hacia el cuerpo del otro, hacemos la metáfora de la sexualidad y damos a la palabra y al acto un sentido distinto. Ya no buscan los amantes cumplir el fin biológico del sexo, eso queda oculto y entre paréntesis en el encuentro amoroso; buscan, por el contrario, perpetuarse en el momento para abolir la muerte: “Serán ceniza, mas tendrán sentido, polvo serán, mas polvo enamorado”, nos dijo Quevedo. Todo el acto amoroso se hace sublime y adquiere el aire de misterio que le es propio. Porque la poesía dice todo sin querer decirlo, o lo dice meciéndose en el vacío, para abarcar también el océano y la inabordable noche.

13


DECÁLOGO DEL EROTISMO 1.- Quiero sumergirme en un lago contigo y sentir cómo el agua juega con nuestros cuerpos. 2.- Quiero después secarte con la luz del sol, mientras froto tu piel brillante y palpo cada resquicio, que quieres hurtarme. 3.- Te habrás cansado de robar con cautela y ya no quieres ser ladrona de tu cuerpo. Allí llegaré y secuestraré tu figura en robo franco y sin espera. 4.- Tengo el deseo, tengo la fuerza y un desvarío indetenible. 5.- Mis armas se han multiplicado: tengo las ansias, tengo la urente ortiga que arderá en tus entrañas. 6.- Y palpo tu cuerpo exánime, a mi disposición, y lo toco y siento los poros abiertos, dilatados los sentidos, abrasados de locura. La ceremonia no ha concluido. Vendrá luego la entrega definitiva. 7.- Despiertas en embeleso y robo entonces tu libertad para ponerme a tu antojo, ponerme yo a tu antojo. Ya no eres libre. 8.- Te fatigas de recorrer mi cuerpo con tu cuerpo, estás ahora abierta al fuego, con los dedos adoloridos y púrpura en tus mejillas. Soy dueño. 9.- Me pides que entre, que toque, que huela, que llore. Y yo convengo. 10- Somos esclavos y es ahora un solo sexo que nos funde en la carne y los humores y en la imaginación, divina fatalidad cumplida. Y se nos va la palabra y nos quedan los gemidos. Tu mirada y la mía no nos pertenecen, no somos nosotros mismos. En los dedos juegan hilos de la virgen, y los ojos se empañan de bruma, y en la boca queda un suave ardor de labios rotos.

Flor de Lis

Sangrará la flor Y sus pétalos abrirán el portal de luz La espiga húmeda de ansias Corrió su llanto hacia El silencio Y quedó aherrojada Entre mis labios. Sangre, espuma salobre Pálpito amarillo Detenida aurora Expectante Lujuriosa. Uní la lengua a los rojos labios, Pasearon mis deseos por el pistilo Y la baba de la araña. Bebí todo. Escultura Eros y Psique de Antonio Canova

Ahora ha quedado la flor En la lumbre de la tarde: Abierta para siempre Al roce de la sierpe

14


aRTeKilTrO

Y soñaron Y soñaron… Entre fuelles y latones. Cuna de sueños y pesadillas, bajo gélidas estrellas, cómplices de pesadillas por venir.

Y soñaron Creación conjunta

DamasArt – Visual Julio W. Tonetti

Y despertaron… Ojos incrédulos, negro azabache, otros celeste, como el cielo, verde esperanza, los menos. Y gritaron… Voces acalladas, agónicos ecos, entre, silencios y mortajas, seres y almas resquebrajadas. Y parieron… Esperanza entre desesperanzas, Milagro la llamó, Milagro fue parida, hija de amor, ruinas y dolor. Y partieron… Una, diez, cien, mil almas, sin pompa ni cortejo, como rebaño sin rabadán, se encaminaron al nirvana. En homenaje a cada uno de los que perdieron la vida el 27 de febrero de 2010 a las 02:45 a.m. en Chile. La cuarta estrofa sirva como un pequeño homenaje a la niña nacida el día 28 de febrero del 2010 en Biobío. Un símbolo de esperanza y vida entre tanta desolación. ® Reg.1003035678847

15


La esponja Héctor Gomis

Damián era una esponja. Lo que le pasaba a Damián es muy fácil de explicar. Damián estaba vacío. Por dentro era hueco y por fuera poroso. No contenía nada que no pudiera absorber del exterior. Si tu eras dulce él rezumaba azúcar, si eras tibio él se calentaba, si negro se oscurecía. No tenía voluntad ni opinión, y sin tener nunca razón, el la iba repartiendo a diestro y siniestro. Si querías ir al cine, pagaba las entradas, si proponían robar un coche, él buscaba una ganzúa, si se decía de ir de putas, compraba los condones. No tenía un Dios sino miles, todos los que los demás adoráramos. Ni tenía gustos definidos, los cogía prestados. Por suerte para él, el dinero de su familia permitía que pudiera vivir en su mar de indefinición. Y así se compró el coche que me gustaba a mí, la casa que quería su madre, o el jersey que llevaba su hermano. Por su forma de ser, Damián se llevaba elogios e insultos todos los días. Era el empleado perfecto, sumiso, fiel y sin ideas propias, el hijo perfecto, sumiso, fiel y sin ideas propias, y por supuesto, en cuanto le encontrara la adecuada, el marido perfecto, sumiso, fiel y sin ideas propias. En cambio sus amigos le despreciaban. Los que lo conocían y no deseaban sacar nada en metálico de él, volvían asqueados su cabeza para no verlo. La mayoría creían que era falso y calculador, y que cuando te daba la razón en todo, lo hacía para adularte y conseguir algo a cambio. Pero no era así, no había malicia en sus actos. La esponja sólo era eso, una esponja. Un absorbedor nato. Y buscaba continuamente gente de quien llenarse, ideas de las que nutrirse. Supongo que todo habría sido distinto si los demás hubieran adivinado lo que yo sabía. Si hubieran encontrado la verdad sobre Damián. Pero no fue así, y fue cayendo en el desprecio general, hasta que llegó un día en el que nadie, salvo su jefe, su madre, su recién conocida futura esposa y yo, le dirigía la palabra. Ese día se sintió vacío como nunca lo había estado. Y ante el problema de no tener a nadie nuevo del que copiar sus ideas, no tuvo más remedio que tener una idea propia. La única y la más importante de su vida. Debía buscar su sitio, un lugar donde poder llenarse a gusto, donde le dijeran en todo momento lo que tenía que hacer, donde no tuviera nunca que tomar decisiones. Después de mucho cavilar, la esponja decidió alistarse en el ejército. No supe de él en años, y un día me llegó una carta de su madre. No comentaré lo que ponía, pero si que dejaré mi impresión sobre lo que debió ocurrir. La esponja fue feliz mucho tiempo. Absorbió del cabo, y del sargento, y también absorbió del capitán, y también lo hacía del resto de los reclutas. Y tomó las decisiones, correctas o equivocadas que otros le prestaron. Y una de esas decisiones lo envió a un conflicto en un país extranjero. Y allí absorbió como nunca lo había hecho, y lo hizo de todo el mundo. Lo hizo con los militares y también con los civiles, y lo hizo con los vencedores y con los vencidos, y asimiló las ideas de los torturadores y los oprimidos, y se llenó de amor y odio, de deseos de venganza y de perdón, y asumió todo el dolor que encontró a su alrededor. Y al tiempo, la esponja se fue hinchando cada vez más. Día a día, mes a mes, año a año. Hasta que no pudo soportar más la presión y reventó por los cuatro costados.

aRTeKilTro

16


Déborah Albardone, Agente Literario Patricia Antúnez Rojas

En un mundo tan complejo, rápido y cada día más poblado es muy difícil para los escritores noveles llegar a las grandes editoriales. La industria literaria muy desarrollada en los llamados países del primer mundo y también en algunos países de nuestra América del sur se ha convertido en verdaderos castillos casi imposibles de alcanzar para los caballeros de las letras, especialmente las latinas. Sin embargo, la carrera por publicar no está perdida ya que existen unos magos que se encargan de tender los puentes entre los escritores y las grandes editoriales. Ellos son los agentes literarios. Déborah Albardone es una de ellas y gentilmente nos ha concedido de su tiempo para contarnos acerca de esta profesión. ¿Cuál es la labor de un agente literario? Diciéndolo de forma concisa y sencilla, el agente literario es un representante de los escritores. De principio a fin, la labor comienza con un cierto asesoramiento de los autores durante su proceso creativo, para, una vez con el manuscrito original en las manos, preocuparse de que sea publicado en las mejores condiciones, Asì, tras el proceso editorial se busca la proyección de la obra con posibles reimpresiones y ediciones en otras lenguas y países, además de su transformación en otros formatos, como el cine o la tlevisiòn. Al tiempo que gestiono los derechos de autor de una determinada obra me encargo de promocionar lo máximo posible tanto a la obra como al autor. Buscando una proyección mediática adecuada que permita al escritor ser conocido y valorado por el lector potencial.

¿Aquel sueño romántico del escritor pobre y atormentado que toca las puertas de las editoriales y que al final en la última logra dejar su texto que resulta ser el mejor libro del mundo en estos tiempos es sòlo una fantasìa? Supongo que sigue siendo lo que ha sido siempre, un sueño posible, pero difícil que suceda.

¿Se resisten los escritores más jóvenes? Me refiero a si todavía viven el sueño anterior o al menos a través de concursos… Creo que el mercado editoral es muy engañoso desde fuera, por lo cual que sì es posible que ciertos escritores jóvenes tengan ese sueño y decidan iniciar su carrera literaria en busca de él, pero pronto se puede tomar conciencia de la realidad, es, salvo en unas pocas excepciones, una carrera de fondo.

¿Cómo llegaste a ser agente literario? Pues ante todo, por amor a la literatura. Provengo del mundo jurídico, y mis relaciones, tanto profesionales como personales, me vincularon con distintos escritores que me permitieron tomar conciencia del mundo del libro, de sus maravillas y sus defectos. En un período sabático que me concedo comienzo a colaborar con algunos de ellos y descubro mi verdadera vocación, y poco después fundo mi agencia.

17


¿Cómo se califica para ser un agente literario? En cuanto a requisitos, digamos “académicos”, son necesarios conocimientos jurídicos, contables… aunque lo más importante a mi modo de ver es un profundo conocimiento de la industria del libro, tanto a nivel nacional como internacional, para lo que no está de más el dominio de varios idiomas. En cuanto a las cualidades personales, supongo que lo imprescindible es la pasión y el don de gentes.

¿Cómo se contacta un agente literario? ¿Qué condiciones debe tener el escritor? 18

Hoy en día, con internet, no somos difíciles de localizar, prácticamente todos tenemos páginas web, y hay multitud de listado de agencias literarias. En cuanto a las condiciones que debe tener un escritor para poder llegar a ser representado por un agente literario, puedo hablar de lo que yo busco, no puedo hablar por otros agentes. Lo que a mí me lleva a iniciar la representación es primeramente la calidad literaria y viabilidad comercial de su obra, para a continuación estudiar su proyección a largo plazo; y finalmente, lo que me lleva a hacerle una oferta de colaboración es su calidad personal. Trabajas muchas horas con el escritor y a menudo das tu palabra en su nombre, por lo que para mí es imprescindible que exista el buen entendimiento.

¿Crees que se pierde de cierta manera el objetivo literario estético del libro por estar al servicio de una industria que tiene que vender para generar ganancias? Las agencias literarias y las editoriales buscamos calidad literaria que resulte comercial, que interese o pueda interesar a los lectores, que es a quiénes van dirigidas las obras. Es erróneo el pensamiento acerca de que las editoriales manejan el mercado buscando lo exclusivamente “comercial”, sí, es una industria, y lógicamente busca el beneficio, propiciando a los lectores lo que quieren leer. A mi parecer, la clave se encuentra precisamente en éstos, en los lectores, y en un problema de fondo, educativo y cultural. Autores y obras de incuestionable riqueza literaria que se han reeditado en los últimos tiempos no se han vendido de manera satisfactoria, y no por ello han dejado de figurar en el catálogo de ciertas editoriales. Asimismo, somos muchos los que seguimos buscando la obra o el autor que “revitalice” la literatura, y propiciando un trato adecuado al libro, algo que tenemos muy presente en los últimos tiempos ante la posibilidad, la realidad, del libro electrónico.

¿Cómo queda el autor (escritor, poeta, comunicador) quiero decir pasa de ser el intelectual que tiene cosas significativas que comunicar a ser un empleado más dentro del entramado de la industria literaria? No creo que ese cambio esté directamente relacionado con el cambio en la industria, creo más bien que tiene que ver con los propios escritores, con aquello que les motiva a escribir, nos encontramos ante una generación diferente, con más ansia de entretener que de comunicar.


Déborah Albardone

19

¿Un buen escritor sin agente es anda? ¿Cómo tú en tu papel de agente sabes quién tiene posibilidades y quién no? Creo que el planteamiento es otro, un escritor novel sin agente tendría por delante un camino mucho más tortuoso que el que seguiría al lado de un agente. Un escritor consagrado, dejemos a un lado lo de si es bueno o malo, podría llevar su carrera sin tener necesariamente un agente literario, al menos, en su país. Respecto a la segunda pregunta, no tenemos una bola de cristal, pero sì un profundo conocimiento del mercado por l que podemos ver las posibilidades de un escritor, no obstante, como los editores, muchas veces nos equivocamos y es algo que tenemos que tener perfectamente asumido.

¿Cómo buscas a los escritores o ellos vienen a ti? Son muchos los que acuden a mí para que valoremos su trabajo, y tras este proceso he llegado a representar a muchos de ellos, En otras ocasiones me dirijo directamente a un escritor tras conocer su obra. Los costos de publicación son muy elevados cuánto y las grandes editoriales se aseguran un cierto número de ejemplares, lo que les permite recuperar la inversión, por lo tanto, estos colosos deben confiar en el agente literario y a su vez Ustedes (agentes) deben confiar en los escritores. ¿Cómo se logra eso? La confianza debe existir, peor no sólo se trata de confianza, existen diversas fórmulas de control que ponemos en práctica a diario.

¿Cómo se reconoce un buen agente? Muchos dirían que por su experiencia, sus contactos. Yo cada día estoy más convencida de que un factor a tener muy en cuenta es la dedicación que el agente le vaya a proporcionar al escritor.

¿Cómo está lal industria latinoamericana respecto de la europea? La tradición literaria en los países hispanohablantes es muy importante, pero las diferencias económicas entre España y Latinoamérica también se reflejan en el mercado del libro. Si comparamos directamente el mercado anglosajón y el latino, la diferencia más destacada que veo es que el primero está más dominado por la cultura del “bestseller” y el segundo sigue estando muy influenciado por la intelectualidad.

aRTeKilTro


En el último recuerdo te me pierdes lentamente, como se van los días de sol incandescente. mediodía de calor, en diciembre fiebre ardiente. Ya calmada en el ocaso de mis tardes preciosas y frescas de verano. Recuerdos que se pierden fugazmente en el cielo blanco, de la amnesia inminente. Cual estrella desprendida del deseo no cumplido. Dejando pedacitos de una imagen etérea esparcidos como pétalos de rosas en la alcoba de los sueños rotos. Dos copas esperando a dos amantes que no fueron: ni amigos, ni amantes, ni deseo... Ya desfallece un recuerdo, como la flor blanca que pálida de amor se resecara al faltarle el roce de tus labios, y la gota de agua que tu vaso indiferente derramara. El último recuerdo es mi poema, sin métrica, ni rimas aparentes. Te perdiste entre el tumulto de la gente, en el murmullo de un silencio que no miente. Lo que me importaba ¡No tiene ya ningún sentido! ahora lo importante es lo que dice del poema el contenido. Uno más... de los que escribo.... El último recuerdo ya se ha ido, y los versos de amor que en el sobre del recuerdo yo guardaba, por si acaso.... en el fondo de mi alma, por inercia, en los mares del olvido se ha hundido. El último recuerdo ya se hà ido, y el mensaje al final de mi poema, es que: Al olvidarte...Yo he ganado, y tú... En tu estúpido egoísmo no sabes... ¡Que realmente eres tú! ¡Quien me ha perdido!

El último recuerdo Vida

Tree 1 Zaza Bakhuaschvili 20

Una bella madurez Javier López

Tenías 16 años cuando te vi pasar, mis ojos se clavaron en tu lozanía, recuerdo los tuyos... eterna mirada que es aquella que aún no olvidé... pero, ¡perdona si te robé juventud!, dos hijas de amor ante de los veinte, y hoy... una bella madurez juvenil, ahora, cuando aún vemos la luna, despues, ¡en el extasis del amor!.


Visiones IX Jorge Súplica callejera Cristtoff WOLFtown

Señor, Señor, le juro que yo solo pasaba. ¡Señor, mi Madre, mi Madre me pegará! Por favor suélteme, déjeme ya no he robada nada, juro nada.

Necesito aire insolente, de mí no te zafarás! ¡Mocoso Todos son iguales, dicen no hacer nada Jeroni Mira Galmés pero Tú te podrirás en la cana; celaré no salgas, no robes más.

Señor, sé que mi llanto no le toca el alma y ni siquiera mi triste vida su irá calmará y ni Dios mis azotes remediará; lloro por mi pequeña hermana.

As vidas, as voltas Maria de Fátima Kern Machado

Parece o parque, a roda gigante Subidas e descidas rápidas, Tudo ficando para trás e voltando, voltando Quanto mais se anda mais se volta Vida torta, vida volta As voltas da vida e você na porta É tudo igual e diferente e quem se importa A vida não volta, a casa está morta Quanto mais se anda mais se volta E já se andou metade da rota A vida não volta e quem se importa E você anda, anda e a sua chegada É sempre uma volta, você retorna E tudo é exaustão, na imensidão sem volta Você não quer parar, tem medo de morrer Lá está você a correr, correr Sem direção, sem perdão A vida não volta, a casa está morta Mas sua alma vive todas as vidas por viver Veemente, voraz, valente Como se pudesse vencer das vidas, as voltas.

¡Bandido, no creas escucharé tu hablar! la vida cuesta, no para ustedes sin casa te descueren a golpes la cara, las manos; no vuelvas a robar.

Señor, mi Señor, le juro yo solo pasaba. ¡Señor, mi Madre manda y me pegará! arréstenla, Ella sí debe pagar si lo hace, bien usted le hará; ¡Señor, hágalo por mí y mis hermanas!

aRTeKilTrO

21


Catherine e le sue notti liriche

aRTeKilTro

El amor es un destello de agua Francisco Peiró El amor es un destello de agua, que seduce nuestra calma, que aviva nuestra sed, y alimenta nuestro cuerpo, Quizas la soledad bien llevada, seria una gran solución. Porque el tiempo nos hace egoistas y no queremos compartir. nos volvemos materialistas contra los sentimientos, ajenos a lo nuestro y desinteresados en lo que le pueda ocurrir a los demás.

Catherine e le sue notti liriche… Proprio quando l'oscurità sembrava più densa, fiera la Notte mostrò con un palpito i suoi silenzi e i suoi interminabili colori. Catherine inerme rimase, dinanzi la bellezza della volta celeste si ammantò di stelle, cantando la Passione sotto l’ ingenua luminescenza lunare. Persa nell'universo aprì un poco le palpebre e tutto apparve ovattato e misterioso. Accanto a lei l’essere della buona sorte, saggio si posò, un grido levò e la sua anima chiamò… Là dove tutti gli altri non seppero fare, l’avrebbe in ogni tempo accompagnata nei suoi canti lirici, desiderando insieme il bel mattino…

Poema e imagen Emanuela di Stefano

aRTeKilTro

Quizas el matrimonio es un compromiso, del cual poca gente está preparada, del cual poca gente toma conciencia, de esa fuerte compatibilidad. El amor es un líquido que empieza en rosa y acaba azulado, que empieza con pasión y acaba en desengaño, si no lo avivas, si no lo mantienes, si no lo sabes manejar. lo vas perdiendo hoja a hoja, ojo por ojo, de otoño en otoño, año tras año, palabra tras palabra…. El problema quizas radica, en que no sabemos envejecer, o en que le quitamos aprecio a lo ya conquistado, o en que queremos más de lo que nos merecemos, o que queremos más de lo que la vida es capaz de ofrecernos. El problema está en que ya no miramos las estrellas, que no contemplamos la luna con paz, que no sabemos decir hola a todo momento, que nos olvidamos de sonreir, que dejamos que un pequeño problema nos aturda, porque dejamos que las pequeñas cosas sean más importantes que nosotros mismos y que los demás.

22


EL LIBRO DE ARTISTA José Emilio Antón

El libro de artista es una obra de Arte, realizada en su mayor parte o en su totalidad por un artista plástico. 23

Es una forma de expresión, simbiosis de múltiples posibles combinaciones de distintos lenguajes y sistemas de comunicación. En un recorrido por la Historia del Arte, de la Prehistoria a nuestros días, encontramos infinidad de obras, de todas las épocas y culturas que, aunque creadas con muy diferentes fines son precursoras del concepto actual de los libros de artista: huesos tallados, tablillas babilónicas, papiros egipcios, libros de oración tibetanos, libros de la cultura cristiana como el Codex de Kells o el Beato de Liébana, etc... Una sucesión de obras hasta llegar al concepto actual del libro como obra de Arte.

Este concepto comienza a concretarse con Mallarmé (Una tirada de dados nunca podrá suprimir el azar, 1897), Apollinar (Caligramas de 1914); El Lissitzky (Dyla Golosa, 1923. Las cuatro funciones aritmétricas, 1928); Francis Picabia (391, 1924); Dieter Rot (Kinderbuch, 1954-57; Picture Book, 1956); hasta llegar a las obras actuales de artistas como Beuys, Brossa, Cage, Lewitt... Desde el punto de vista del artista, el concepto del Libro de Artista se puede definir como un soporte más, “como un lienzo para el pintor o como la piedra o el bronce para el escultor”, pero sus especiales características hacen de él un medio con unas posibilidades mucho más amplias: el juego con el tiempo, al poder pasar sus páginas, retroceder, desplegarlas y leer un discurso plástico en secuencias espacio-temporales; la posibilidad de unión entre la pintura, la escultura, la poesía experimental, las artes aplicadas, el libro de edición normal.... y los más diversos procedimientos artísticos y elementos plásticos tradicionales o innovadores como el CD o el video. Todas estas múltiples combinaciones proporcionan un sentido lúdico y participativo a la obra, ya que el libro de artista se puede ver, tocar, oler, hojear, manipular y sentir.

El artista puede realizar sus obras no sólo sobre papel, cartón o cartulina (los materiales tradicionales del libro), sino también sobre metacrilato, madera, latón, pizarra, broce, etc., la combinación múltiple de varias materias o aportar materiales reciclados impresos o encontrados. Puede emplear todas las técnicas artísticas posibles desde el óleo a la holografía, desde la acuarela a la infografía, desde el aguafuerte a la electrografía...o la conjunción de varias de ellas. Este carácter interdisciplinar, permite al Libro de Artista ser el medio de expresión de aRTeKilTro cualquier movimiento del Arte Contemporáneo, convertirse en poesía visual, en happening, Todos en soporte lossubversivo, en cuento infantil, en escultura móvil....hasta en novela de ciencia-ficción. Se consigue, en definitiva, una libertad creativa total.

derechos reservados


TIPOS DE LIBROS DE ARTISTA Las posibilidades tipológicas, formales, conceptuales y técnicas de los libros de artista son muy variadas; sus infinitas formas creativas hacen necesario aventurarse a un intento de clasificación, teniendo en cuenta que cualquier propuesta quedará siempre superada por su variedad y complejidad (muchos libros podrán situarse en varios apartados simultáneamente). La clasificación más primaria, pero importante por su clara diferencia, sería por el número de ejemplares realizados de cada libro, tendríamos, por tanto, dos apartados: El libro de artista de ejemplar único y el libro de artista seriado. LIBRO DE EJEMPLAR ÚNICO Esta denominación engloba, lógicamente, toda obra de un solo ejemplar que normalmente irá firmado por el autor. El apartado podría subdividirse en: -Libro de artista original: Manteniendo una estructura formal semejante a algunos de los soportes tradicionales literarios, el artista realiza una obra plástica única por cualquier procedimiento. -Libro Objeto: La obra se realiza con vocación tridimensional, contemplándose como una totalidad en su forma. -Libro-montaje: Las obras que situadas en un espacio, actuan sobre ese espacio o que sus dimensiones tridimensionales sobrepasan el formato tradicional del libro, condicionando al espectador en su relación con el entorno. -Libro reciclado: Partiendo de un libro de edición normalizada, el artista manipula este libro hasta convertirlo en una obra propia.

EL LIBRO SERIADO El libro de artista seriado (con un número de ejemplares que suele ir de cinco a mil ejemplares), está realizado en su mayor parte o en su totalidad por un artista plástico utilizando las más diversas técnicas de reproducción, desde la repetición manual a la serigrafía, la litografía, la linografía, el aguafuerte, la xilografía, el offset, la electrografía, impresoras de ordenador, etc.; pero siempre controladas por el propio artista. Otras posibilidades es la edición del libro por una editorial especializada en libros de artista; para poder denominarlos así, la edición tendría que estar pensada, diseñada, realizadas sus planchas o sus pantallas o sus prototipos por el artista, quedando la editorial encargada de poner los medios para su reproducción exacta, bajo la supervisión del propio artista. La tirada tendría que estar limitada y los ejemplares deberían estar firmados y numerados por el artista, lo mismo que una obra gráfica.

La confusión entre el Libro de artista y el libro de Bibliofília se aclararía si el libro de artista se realizara según lo anteriormente dicho, quedando la edición de Bibliofilia totalmente a cargo del editor en cuanto a la decisión temática, formato, materiales, etc.

24


Otras posibles clasificaciones de los Libros de Artista serían por su contenido, por el movimiento al que pertenecen, por el destino para el que están realizados o por los materiales empleados, etc. Así podríamos organizarlos como: Libros de viaje, conceptuales, minimalistas, móviles, combinatorios, xilográficos, constructivistas....

José Emilio Antón Madrid, 1995 25

texto publicado en: 1-Catálogo exposición: EL LIBRO DE ARTISTA, EL LIBRO COMO OBRA DE ARTE. Instituto Cervantes de Múnich, Múnich, 1994 2-Revista BLA BLART nº5. Facultad de BBAA de la Universidad del País Vasco, Bilbao, 1996 3-Catálogo exposición: EL LIBRO DE ARTISTA, EL LIBRO COMO OBRA DE ARTE Sala de exposiciones Maruja Mallo, Centro Cultural de Las Rozas, Madrid, 1995 4-Catálogo exposición: LIBROS DE ARTISTA Escuela de Artes y Oficios de Granada, Granada, 1991

aRTeKilTrO


Suspiro Jean Machuca . Nos queda juntos sólo un suspiro Brilla el sol por primera vez en tus ojos

Eterna armonía 1 Andrea Arco Blanco

Se alejan los males de mi cuerpo y el tuyo Se levantan los anhelos de una vida sana, duradera y llena de simplezas cotidianas Aquel suspiro es eterno en ansiedades Es un suave delirio que sale de tu boca En la mía ya no queda más oxígeno Las penurias de toda una vida desaparecen Ya está haciendo efecto este veneno mortífero La muerte es tan bella... Tiene un rostro como el tuyo, tiene manos tan hermosas, como las que me han herido Mis ojos se cierran y te sigo viendo anonadado Mi calma es absoluta porque ahora eres feliz La muerte me lleva, me seduce como tú lo hacías Me voy, cariño, por fin podrás dormir.

Valparaíso I Nat Gaete

26


ACERCA DE LOS ESCRITORES Norma Segades - Manias Quizás por aquello de que las antinomias forman parte de nuestra identidad, la mayoría de los escritores aún no hemos sido capaces de conformar listados de referentes intelectuales pertenecientes a nuestro pasado cultural –enrolados en una o en otra corriente de expresión- que no resulten controversiales o polémicos. Y si nosotros no somos capaces de una apertura mental acorde con nuestra misión, esperar que algún subalterno o autoridad circunstancial del área decida involucrarse, no ya con el pasado sino con la precariedad del presente, puede devenir en la publicación de una serie de fascículos tediosos, vagos e imprecisos –como los que se publican cada tanto- y que, además de infructuosos, además de efímeros, resultan insuficientes y fragmentarios. Es decir que termina siendo solamente una mirada arbitraria sobre lo que hacen algunos escritores en un territorio donde los espacios geográficos son tan amplios, como mezquinos, escasos, reducidos, limitados, los culturales. Porque cuando estas cuestiones de escudriñamiento, de manipulaciones exploratorias se manejan con la despreocupación o la negligencia a la que estamos tan acostumbrados, la injusta distribución de los escaparates intelectuales no es más que el resultante de actitudes profundamente humanas; y las oportunidades de acceder a ellos a través de los organismos oficiales disminuyen hasta terminar en la manifestación de hechos como los que señalábamos en el comienzo. Terminan convirtiéndose en sectores protegidos, áreas consagradas donde se prioriza, como nivel de admisión, la consubstanciación ideológica de determinados autores con ciertas instituciones y la pertenencia de los mismos al círculo más íntimo del conocimiento o, al menos, de las vinculaciones amigables establecidas, en ocasiones, ni siquiera con los ocasionales funcionarios sino con algunos empleados de las secretarías acreditadas. Como consecuencia inmediata, terminamos ignorando quiénes somos, dónde estamos y qué hacemos. Porque son muy pocos quienes llegan a compartir su pensamiento a través de publicaciones predestinadas a extinguirse, por falta de circulación, en las inmediaciones de las editoriales. Y porque además, es legítimo y honesto reconocerlo, no todo lo publicado en las exiguas tiradas costeadas por sus autores ha llegado a esa instancia como reconocimiento a ciertos imprescindibles méritos intelectuales que legitiman el patrimonio entrañable de una ciudad, de una provincia o de una nación. Proceder a revisar la actualidad literaria no puede sino llenarnos de temores cuando sabemos que, por proyección de una realidad socio – cultural como la descripta, dicha tarea habrá de emerger necesaria, aunque involuntariamente, fragmentada; restringida a las publicaciones que llegan a nuestra mesa de trabajo a través de los más inexplicables canales de comunicación; desde el convencimiento de su insuficiencia para revelar un panorama literario que se presiente tan vasto como su desamparo, su postergación y su ostracismo; además de su descalificación como modelos, arquetipos, ejemplos destacables o, al menos descollantes, por sobre otras muchas otras obras que desconocemos. Y todo esto sin entrar a considerar, por evidente, la circunstancia de que ninguna mirada, ningún examen clasificatorio o seleccionador puede abandonar, aún desde su más afamada integridad, cierta subjetividad estética que también termina siendo, por ende, arbitraria.

27


Es que, al parecer, la historia nos está reclamando una nueva actitud, nos está presentando un nuevo desafío, nos está obligando a analizar, a imaginar, a soñar, pero también a elaborar proyectos culturales claros. Nos está exigiendo que levantemos la frente de entre las ruinas, que afrontemos la adversidad con entereza, que ericemos esta especie de resistencia trasnochada que nos caracteriza, pero ya no desde el individualismo sino desde una discusión conjunta, desde un debate colectivo, desde un convencimiento social acerca de la dignidad, acerca del alcance, acerca del sentido de nuestra misión. Porque ante esta especie de anarquía cultural, no resulta extraño que los hacedores proliferen como los hongos después de la lluvia, se multipliquen empecinadamente, autofinancien sus publicaciones, editen en forma artesanal, promocionen el pensamiento a través del obsequio de hojas o cuadernillos o revistas subvencionadas por particulares, acondicionen propiedades que ofician como centros de exposición, como puntos de encuentro, como lugares de reunión alejados de los círculos académicos y los entornos oficiales, en un intento vano por superar tanta negligencia, tanta postergación, tanta despreocupación ociosa, en un intento entusiasta por devolverle al pueblo ese legado legítimo que tantos años de oscurantismo parecen haber sepultado en el olvido. Y eso no es heroísmo sino, simplemente, una postura de resistencia a la desesperanza.

Porque hace ya demasiado tiempo que los funcionarios se ocultan detrás de subterfugios financieros para eludir sus responsabilidades. Hace ya demasiado tiempo que declaman disculpas, enarbolan justificaciones, establecen coartadas, en una insustancial pretensión de asumir su función como meramente administrativa, desentendiéndose de los verdaderos compromisos culturales. Hace ya demasiado tiempo que se empeñan en ignorar que tanto la cultura como la educación son las herramientas adecuadas, los instrumentos precisos para transformar esta sociedad en esta coyuntura histórica en que nos ha tocado en suerte nacer, vivir, soñar. Y sin un auténtico compromiso, todo esfuerzo individual, por encomiable que sea, termina paralizado entre las limitaciones a las que nos expone el voluntarismo. Pero todo cambio, toda metamorfosis, es revolucionaria y evolutiva. Es un parto. Hay que pujar desde lo más profundo, siempre resulta doloroso y nadie puede sustituirnos en el protagonismo. Por eso, para que estas palabras no tengan el destino de los comentarios ociosos, para que podamos regresar al lugar del que permitimos se nos desterrara por confusión, desidia o negligencia, somos nosotros, los ciudadanos con inquietudes, quienes debemos dar a luz una nueva proyección de cultura basada en proyectos serios, comprometidos, responsables pero, además, en su resguardo, en su protección, en su custodia. Y esto no significa desconocer que cualquier persona razonable se acobardaría ante la trascendencia del servicio sino recordar las palabras de Bernard Shaw: "Los hombres razonables se adaptan al mundo con facilidad; los que no lo son, pretenden que el mundo se adapte a ellos. Por eso, el progreso del mundo depende siempre de los hombres no razonables".

aRTeKilTro publicación de LetrasKiltras 2010

28


Homenaje a Antonio pescador Luis LLarens

Falaces intervivos Javier Monroy noche absurda noche mutante noche insuflar

polillas cansadas marcan el compas impresiona estar aqui y no estar sin embargo verdad sera que vivo ahora mi forma antigua esa antes de ver brotadas excrecencias

Último gol gana. Alejandro López Palacios

como brazos piernas huesos sin carne materia gris ploma negra furias glorias navajas ansias ojos como la noche

Miró muy dentro de esos ojos oscuros, intentando vanamente adivinar hacia dónde vendría el balón. Tan dentro, que no se percató de que el delantero ya había gatillado su pierna derecha, por lo que antes de estirar una mano, su flamante regalo de navidad pasó entre las dos piedras e iba rumbo a la vereda contraria.

no encuentro acentos no hallo tintas no siento aire

no existe version igual en la fosa comun Se entretuvo perplejo en ese rodar, hasta verlo interrumpirse bajo la rueda de un camión. Hubo un estruendo seco y un dolor en su rodilla. Los gritos de gol se alejaban y otra noche era inminente.

no arropes por tanto esperanzas vanas no saldrás de aquí sin dejar una sonrisa de sangre

aRTeKilTro

29


Retazos Patricia Viot

“Un retazo de luz en esta oscuridad… viene auxiliar mis miedos… Cuando me pierdo en tus parajes, cuando respiro de tu aliento… Un hilito de luz…me salva de las sombras que se abrazan a mis miedos, al sentirte tan cerca, cuando en verdad… estás tan lejos”

30


Presencia de Julio Balderrama Ricardo Laudato

Desde 1995, la muerte de Julio Balderrama (Buenos Aires, 1924) pasó inadvertida; sin embargo, flota en el recuerdo su labor, ajena a la autopromoción y hasta al reconocimiento cabal. El hombre solo estuvo empeñado en ser un estudiante perpetuo, en educarse a sí mismo, mutando las relaciones de fuerza de la psiquis en mándalas de la autoconciencia. Julio Balderrama emanaba de un vórtice de luz, cuyo fulgor lo envolvía en una nube secreta. No sé si en su funeral se leyeron las frases que Chesterton había entintado sobre la muerte de Tomás de Aquino: le cabían al dedillo. En el mundo de esa mente había una ronda de ángeles y un círculo de los planetas, de las plantas o los animales; pero había también un orden inteligible y justo de todas las cosas del mundo, una autoridad sana y una libertad que se respetaba a sí misma, y cientos de respuestas a cientos de preguntas en la complejidad de la ética o la economía. Empero tuvo que haber un momento en que los hombres supieron que el molino tonante del pensamiento se había detenido de repente; y luego de superar la sorpresa por la quietud supieron que esa rueda no conmovería más al mundo; que ahora no había nada en esa casa vacía, sino un gran montón de arcilla. Para simplificar el discurso, podría afirmarse que Julio Balderrama se dedicaba a respirar con inteligencia. Esa respiración atenta resultó, por la fuerza de las cosas, en tres volúmenes (en colaboración) de una gramática castellana para la enseñaza media; una teoría sistemática del pronombre y otra del artículo; una conferencia sobre la poesía; un estudio sobre la Decadencia de Occidente de Spengler y un artículo cuyo propósito es demostrar la condición etnológica de las ciencias. Asimismo, hay la traducción de más de cuarenta obras de lingüística y filosofía, pedagogía y religión, psicología, literatura y etnología; taxonomías del signo, los moldes mentales de las culturas orientales o la formación del pensamiento occidental, desde el siglo XII. Hay cronologías y tablas de clasificación de fonemas de las lenguas asiáticas y europeas y hasta una lista aún incierta de algunos poemas propios y otros traducidos del chino antiguo. Cabe indicar aquí que Balderrama se negaba a publicar, en el sentido de que no se veía a sí mismo ni como autor ni como estudioso. Tal vez esta conducta se juzgue extraña hoy; no lo era hace medio siglo. Un lugar destacado, al cierre de la relación anterior, lo ocupan las por lo menos cuatro mil páginas de apuntes inéditos, en hojas oficio, dactilografiadas a espacio sencillo y sin márgenes, que abarcan una teoría básica de sintaxis general aplicada a la lengua española, una introducción a la semántica y campos afines y una propuesta de análisis literario; léxicos de filosofía oriental y de lingüística euroamericana; una introducción general al estudio de la gramática moderna, un curso sistemático de gramática descriptiva, materiales introductorios para el estudio de la gramática transformacional y un apunte de conceptos lógico-matemáticos preliminares para el estudio del lenguaje. También se incluyen instrucciones programadas, introducciones a la gramática y pronunciación de unas veinte lenguas y tablas cronológicas para el estudio de las literaturas alemana e inglesa. A todo esto, deben agregarse los desvelos del traductor. La traducción, en manos de Balderrama, fue fuente de los matices que el refinamiento de la propia lengua logra luego de pasar por el tamiz de tantas otras lenguas comprendidas hasta el tuétano.

31


Sorteando los pseudónimos (se reiteraban Abelardo Maljuri y Juan Valmard), tradujo y adaptó al castellano más de cuarenta obras de considerable densidad: desde el Ser y la nada, de Jean-Paul Sartre (con índice temático-terminológico), hasta el Diccionario de la sabiduría oriental, compilado por cuatro especialistas alemanes en hinduismo, budismo, taoísmo y zen; desde el Orfeo y la religión griega, de W. K. C. Guthrie, hasta La literatura persa, de Antonino Pagliaro y Alessandro Bausani; desde la Breve historia de la psiquiatría, de Erwin Ackerknecht, hasta el Cibernética y filosofía, de Helmar Frank; desde el Libro tibetano de los muertos hasta Patáñjali y el Yoga, de Mircea Eliade; desde Los símbolos fundamentales de la ciencia sagrada, de René Guénon, hasta El hombre primitivo como filósofo, de Paul Radin o varias obras de Carl Jung. 32

Ante la descripción incompleta de tanta labor, puede juzgarse paradójica la actitud de un hombre que se negó a publicar. Se olvida que Balderrama era un estudiante: escribía para aprender; probablemente había en eso una finalidad acallada y palpitante, accesible aún en un sitio recóndito. Por otra parte, ese estudiar no era sino el reflejo de una generosidad, expresada en tres niveles de comportamiento. El primero era el préstamo incondicional de cualquier libro de su biblioteca, en donde trabajaba (es conjetura) al menos doce horas diarias. El curioso podía llevarse la cantidad de libros que fuera capaz de acarrear, luego de haber sido pacientemente escuchado acerca de dudas o comentarios sobre las lecturas realizadas (lo que a su vez generaba otro abultado préstamo de libros para glosar la glosa primera). Privilegiando la concentración, Balderrama pasaba horas en escuchar, deshacer y sopesar los argumentos con los que su interlocutor intentaba aferrar los matices de lo incomprendido. El segundo nivel, en cambio, solo asequible a los osados, provenía de la navaja intelectual con la que Balderrama realizaba el comentario técnico-editorial de los trabajos escritos sometidos a su juicio. Seco de elogios, polemista temible (así dijo Alfredo Hurtado) y de franqueza demoledora para con la estupidez, su aprobación, siempre ecuánime, implicaba una victoria del autor sobre sí mismo que significaba la desintegración del círculo demoníaco del yo romántico-adolescente, frase acuñada por Balderrama sobre la del círculo diabólico de la neurosis de Künkel. En cierto sentido, someter al juicio de Balderrama un escrito (dictamen que se expresaba en análisis tan minuciosos que obligaban al estudio del comentario para entenderlo) podría ser asimilado a los ritos de pasaje propios de las culturas llamadas arcaicas. Enfrentar el terror a una mirada que la inepcia personal convertía en infierno preparaba la interioridad del catecúmeno a una apertura y aceptación de los límites inevitables en jóvenes de veinte años. Por otra parte, el ni siquiera sospechar la posibilidad del halago hacía que, cuando este se verificaba, se confirmara el propio crecimiento a través de una satisfacción legítima. Viene fácilmente al recuerdo aquel muchacho veinteañero a quien Balderrama, en público, llamaba poeta, con franca admiración. El tercer nivel y, seguramente, la más noble revelación de esa generosidad, se verificaba cuando Balderrama reconocía, con satisfacción patente, su propio error de perspectiva frente al acierto analítico del otro; reconocimiento que, en ocasiones, llegaba a la intervención pública en favor del talento ajeno, de parte de un hombre al que solo una mediocridad cultivada juzgaba como inabordable. Desde la intimidad, la generosa nobleza era un movimiento espontáneo de las inclinaciones intelectuales de Balderrama y del modo cómo trataba de cultivarlas. En los últimos años de su vida, solía formular los polos que a través de los años enmarcaron su actividad prolífica. Aun sabiendo que no había justificación estrictamente filológica para la dicotomía, Balderrama explotaba una posible diferencia entre los verbos comprender y entender a fin de expresar: cada día comprendo más y entiendo menos. Comprender (comprehendo) era aprehender las cosas en la totalidad de un modelo que les da sentido; entender (in-tendo), por el contrario, era tender la punta aguzada del intelecto


entrando en la realidad profunda de la cosa. Es natural que estas notas no busquen reflotar la conjunción de motivaciones y talentos que se repartieron la imaginación del estudiante Balderrama, ya que, por otra parte, jamás aludía a su trabajo; en las conversaciones, escuchaba, principalmente. Por eso cuesta tejer la escondida senda, la pantagruélica digestión del desierto de teorías, doctrinas e ideologías, a fin de evitar que la abstracción empobreciera los intervalos de la oquedad del mundo, del que las formas vivenciadas de cultura son síntomas. Una rara intuición del estudiar, transformado en generosidad, lo llevó a potenciar con tacto de orfebre la escolaridad, el mito más penetrante del siglo XX. Por lo tanto, debe atenderse a esa vida de la inteligencia, cuya enjundia quebraba las cáscaras de lo mundano, intimidando a muchos y haciendo parlotear a tantos más. Su labor rehuyó la publicidad, sin desperdiciar, empero, la presencia incitante del entorno. Se habría burlado filosamente del mote de estudioso; no por falsa modestia, sino porque el esfuerzo hacia el saber oceánico no comulga con bagatelas. Es de aventurar, en cambio, que no habría renegado del vocablo estudiante, pues apunta a un aserto de Raimon Panikkar: los hombres podemos enseñar poco a los demás, pero podemos aprender mucho de los otros. También es natural que estas notas despierten un franco escepticismo. Para los escépticos profesionales, en todo caso, puede idearse una parábola de modo de colorear una semblanza pálida. En el banquete de la vida, sin que importen las razas ni los respetos humanos, hay tres tipos de comensales. La primera mayoría traga los manjares bajo el acicate de la voracidad, sin imaginar que hubo un cocinero o que los ingredientes no fueron concebidos, desde la eternidad, para sus estómagos. La segunda mayoría se arruina la degustación de los platillos, pues envidia la habilidad del cocinero (aunque públicamente se deshaga en cumplidos) y está fastidiada a causa de que los ingredientes no hayan sido concebidos para su estómago. El último grupo, espontáneamente separado de los anteriores, aprecia el banquete: ante todo, porque hay ingredientes y cocinero; asimismo, está dispuesto a aprender cómo preparar los platillos, aunque prefiera ayunar diariamente. Julio Balderrama perteneció a este último, y eso lleva con suavidad al recuerdo de su inteligencia impregnada de silencio. Pasado el mezzo del cammin di nostra vita, se me concedió más veces de las merecidas conocer a mujeres y hombres literalmente prodigiosos, cabalmente portadores de una llama que hoy silba mortecina. Empero, nada, salvo la experiencia, podrá convencerme de que volveré a encontrar una mente como la de Julio Balderrama. Sabe extraña la certeza de la propia muerte, abolida la ocasión de tratar de nuevo con una luz quirúrgica que recorta el objeto, siendo ese objeto un fonema o una deidad lejana, un teologema o la alemana filosofía del espíritu o la obligación de pergeñar un poema cuando se traduce, del chino, a Lao-tse. Además, el sinsabor de esa falta pone en evidencia el misterio de ser conscientes, el misterio intermitente de ser apenas la llama de una vela que no deja de ser ella misma aunque encienda otra vela. Sabe extraño también el recuerdo de las horas de conversación con un ser humano que atravesó mundos tan dispares con el solo propósito de vencer el propio fetichismo, con la única meta de llegar al éxtasis donde la pasión no se agota en residuos. Cuanto más punzan aquellas conversaciones, más irreal se vuelve lo declamadamente actual. En rigor, más allá de las virtudes del hombre fallecido hace catorce años, debería recordarse a Balderrama porque fue el signo palpable de que la realidad última es inteligencia que se cuela por los nombres y las formas que percibimos. Él mismo se sabía una forma, cuya existencia, por a-normal, por transgresora, seguirá siendo inexplicable, aunque no imparticipable (como dijo otro prodigio de claridad). Cierto es que su nombre parece diluirse en el viento, como alguna vez, lejana o cercanamente, se diluirán todos los nombres queridos a una conciencia individuada. Empero, es preciso testimoniar que, a pesar de estos catorce años, la muerte ha sido impotente para interrumpir aquel diálogo comenzado en Buenos Aires, allá por 1986, y cuya extáctica síncopa aún es cotidiana

33


Kaki en mi retrato Vastasimon

34

Traje de luces Roberto Makianich

Bicicleta Pos Moderna Cris Garmend


GiraPoema Nat Gaete

Hablar de GiraPoema es toda una especial satisfacción pues este poemario en celebración del Día Mundial de la Poesìa, nació desde una acción que iniciè en el año 2006 cuando en pleno intento de sobrevivir en estados Unidos, con un idioma que no manejaba, y sintiéndome cohartada de poder comunicarme fluidamente, junté poemas y relatos de amigos que compartiamos un mismo espacio virtual e imprimì libros que luego dejè sueltos en Nueva York. Fue una manera natural de querer hacer valer nuestor idioma, fue una manera natural de protestar ante la mordaza del silencio forzado. Luego, en el 2007, nuevamente repetí la experiencia, mas no fue hasta el año 2008 en que, uniendo las accionaes de art-net, la efeméride del Dìa Mundial de la Poesía y el actuar de Haz rodar una poesía, nació GiraPoema. Ya en este año vamos en el tercer poemario en donde nos reunimos a través de internet y celebramos la palabra, el verbo, el arte. Comenzamos con libro impresos artesanalmente, luego con un blog dedicado a difundir la creación lograda y hoy a lo anterior agregamos la genialidad del ebook y recitales paralelos con una primera experiencia en Sevilla el año 2008 de la mano de BaratilloJoven.CreaciònPoética y este año con recitales paralelos y suelta de poemas en México, liderado por nuestra compañera de sueños Rebeca Mingo y en Santiago de Chile, con el grupo de poetas de LetrasKiltras. Es asì como en estos tres años de GiraPoema, nos hemos reunido màs de quinientos poetas regalando nuestras creaciones y asumiendo el rol de voz de nuestra sociedad al comprometer nuestras letras en poemas sociales. Seguiremos en este proyecto, reuniéndonos en cada equinoccio de primavera boreal y otoño austral, regalando una parte de nuestra alma misma, nuestra poesía. “La poesía no quiere adeptos, quiere amantes” - Federico García Lorca

35


Que se ponga de moda la pobreza Hernán Salcedo GiraPoema 2008 QUE SE PONGA DE MODA LA POBREZA que se ponga de moda la pobreza en la geografía toda de este mundo 36

que se usen los zapatos bien rotosos las remeras coloreadas de cemento

que la gente se empecine en perder todo que haga cola para comprar nada

que sea elegante morirse de hambre tener frío todo el día y a la noche

Recital GiraPoema 2010 México coordinado por

que se ponga de moda ser un pobre

La poeta Rebeca Mingo

lucir la poca moneda en el bolsillo cartones como accesorios de la ropa

que cierren las cuentas de los bancos Recital GiraPoema 2010

que no haya vacaciones para nadie

que se expandan las pestes de este mundo y no apliquen la vacuna contra la miseria

que se pongan de moda los que piden que todos quieran sentarse a la intemperie a disfrutar la ola de vacío a gozar la enorme indiferencia

que ser pobre se ponga de moda porque la moda naturalmente pasa

Santiago de Chile – Poetas de LetrasKiltras


Las mariposas y los guerreros de Curicaueri Ignacio González

37

–Deja en paz a la papálotl•parakata– grito el viejo Hurende•Quahue a Metz•Quetl, el inquieto hijo de su primogénito, Ehecávetl. – ¿Por qué, abuelo?– respondió el infante, al tiempo que sus pequeños dedos soltaban las frágiles alas de la mariposa que previamente había aprisionado. –Verás, mi niño– dijo el anciano, mientras acariciaba los mechones de su nieto, invitándolo a tomar asiento junto a él, a efectos de que lo atendiera: "Cuando las huestes del señor Axayácatl, comandada por el invasor Xotl•Calime, efectuaba una de sus campañas por tierras purépechas, el soberano de los nuestros y líder religioso o cazonci, reencarnó en el mismísimo dios Curicaueri de Uacusicha. Xungápeti•Caheri, que era como se llamaba el de linaje eneanj, había sido «preparado» por los herbolarios provenientes del lugar mítico de los ancestros: el Tzacapo•tacanendam; y por ese motivo, su estandarte o quachpantli era agitado por nuestro señor Ehécatl, el dios del viento verdadero". – ¿Y cómo era su quachpantli?– preguntó el pequeño Metz•Quetl. Y éste era una de los pasajes que más le gustaba contar al anciano Hurende•Quahue, pues como había sido "Gran sacerdote" o petámuti, manejaba correcta y espléndidamente el arte de la transmisión oral de los conocimientos ancestrales del grupo, así como el de la difusión de las normas generadas por los representantes de cada uno de los dioses patronos de la enorme extensión del señorío tarascopurépecha. Era por tanto lo que se dice un elegante tlahcuilo, es decir: un pintor o escritor, pero de carácter oral. "El estandarte de Xungápeti•Caheri fue confeccionado en los talleres de Ayelén, con el humo o siraata producto de la incineración ritual de los más intrépidos guerreros caídos en combate. Todo militar, desde los macehualtin o soldados de más bajo linaje hasta los grandes cuãuhpipiltin o guerreros águila querían que sus ropajes e insignias de batalla provinieran de ese sitio artesanal. El quachpantli del príncipe Xungápeti•Caheri tenía una fuerte estructura de carrizo de manglar que se ceñía perfectamente a las hombreras y al pectoral, así como a la especie de yugo que rodeaba su cintura, mediante firmes y dúctiles cuerdas tejidas con hilo de maguey. La altura de cada uno de los tres banderines que ondeaban en su espalda superaba su propia medida aproximadamente en el equivalente a tres cabezas. Es por ello que el aire les producía un movimiento singular acompañado de un sonido acompasado de índole estrictamente militar. El color de las papeletas insignes era de un rojo carmesí similar a la sangre ritual. Así que, en un patrullaje que efectuaba nuestro señor Xungápeti en compañía de la escolta cortesana descubrió el escondite de los invasores, pero fueron emboscados por las tropas mexicas de Xotl•Calime y acribillados con flechas envenenadas.


Pero he aquí que, debido a su condición señorial, el príncipe pudo sobrevivir lo suficiente como para arrastrarse hasta donde estaba el cuerpo del caracolero oficial y retirarle el tecciztli, mismo que llevó a su boca, no sin antes escribir un mensaje que informaba de la ubicación exacta del campamento del enemigo. El esfuerzo empleado para que el caracol emitiera el sonido ritual característico de la solicitud de auxilio, le provocó los últimos estertores de la muerte".

La oratoria del viejo tenía embelesado a su pequeño nieto, de tal suerte que éste le increpó: –Abuelo, ¿aquí es cuando los guerreros muertos renacen en mariposas? –En efecto– contestó el abuelo y prosiguió con el relato:

"Los macehualtin que acudieron al llamado, liderados por el noble y valiente Xharátanga, a su llegada al sitio de la masacre, alcanzaron a ver cómo dieciocho papálotl•parakata iniciaban el vuelo a partir de cada uno de los cuerpos de los soldados emboscados. Al acercarse Xharátanga al cuerpo todavía tibio de nuestro señor Xungápeti•Caheri, claramente vio que «su» mariposa brotaba de entre el estandarte del príncipe, lugar en donde se escondían los mensajes cifrados y ultrasecretos. Así que esa nota fue el instrumento que orientó a nuestras tropas a fin de eliminar cualquier posible intromisión al territorio. A partir de ese suceso, nuestro señor, ya investido como el dios Curicaueri de Uacusicha, le pidió al Mictlantecuhtli que se produjera la resurrección de todos los guerreros caídos, en mariposas o papálotl•parakata. Y el dador de la vida y la muerte así lo concedió".

Metz•Quetl, como casi todos los antiguos tarascos, había aprendido con sapiencia el arte de saber escuchar; en un futuro cercano, él debería de transmitir toda esta información a la prole; por lo que le dijo al anciano: –Abuelito, mira esa mariposa; es como el carmesí de la sangre ritual; a lo mejor todo este tiempo nos estuvo cuidando nuestro señor de Curicaueri.

38


A la vieja usanza Ronaldo Adolfo Orellana

39

4 Breverías Francisco Álvarez Hidalgo 2182 ¿Ser amigos después de ser amantes? Tal vez si dos dejan de amarse, puede, porque las cosas ya no son como antes; pero si uno abandona o retrocede, y otro mantiene firmes y vibrantes las tramas de oro en que el amor se enrede, ¿cómo hablar de amistad si desemboca todo un río amoroso por la boca?

Florece el parque Jeroni Mira

2183 No sé verte vestida, tu atavío se me hace muro, contraluz, coraza, cáliz labrado de oro, mas vacío, beso dado a través de la mordaza. Quiero verte genuina, como el río, y la orquídea, y el tigre. Quien disfraza su propio contenido se aminora. ¿No va desnuda y a la luz la aurora?

2184 Fresca la hierba está en la tarde espesa, dormidos ya las voces y los ruidos; puro es el aire en esta sobremesa de merienda campera, y en sus nidos incuban apacibles los gorriones, en la verde quietud de los olivos. Y al desnudarte, hay águilas y halcones despertando en mi semen, agresivos.

2185 Mi diálogo es monólogo; platico horas y horas contigo, mas no estás; aunque exprese mis quejas, no suplico, y prosigo, infeliz, mirando atrás; no con afán de reparar el cisma que se produjo, pero no busqué; mas pensando que ya no eres la misma, mientras yo soy el mismo, aunque sin fe.


Mente en blanco

Amor por amor

Elsa Gillari

Domingo Javier Sánchez

Si alguien se da un par de semanas (o meses, quizá) para la monumental obra de Roberto Bolaño, 2666, reparará en un pasaje que menciona a cierto farmacéutico que prefería las Ahuyentando va la vigilia novelas cortas: Bartleby en lugar de Moby Dick o La Metamorfosis antes que El por dejar lejos la palabra "gracias" proceso. Reflexiona el hablante de turno acerca de estos lectores, diciendo que “quieren quizás de porque a ti no te cuadra ver a los grandes maestros en sesiones de esgrima entrenamiento, pero no quieren pero es que de alguna manera saber nada de los combates de verdad, en donde los grandes maestros luchan con heese de decirte que me llenas aquello, ese aquello que nos atemoriza a todos, aquello lo que acoquina y encacha, y cuando todo parece que se espanta hay sangre y heridas mortales y fetidez”.

probaré con ese "no me acostumbro a estar sin Muchas actividades lo mantienen a uno un pocoti"alejado de la lectura. El tiempo, conforme y con los de miles boleros se va adquiriendo responsabilidades, es ciertamente un versos bien escaso, de de modo que se requiere administrarlo de forma eficiente. Se pero hacenoentonces daré aúnnecesaria una selección adecuada de lecturas. No parece mala idea, por lo la tanto, leer de cadacon autor con palabra a tono lo su queobra memás das reducida, como quien hojea un libro entre los estantes de una librería. Así se podrá tener a de y eso que me dices, que puedo presumir mano un par de conceptos para la tertulia, o cuando labiamenos no se pasará por ignorante. probaré con el "ven y no te vayas" Aceptemos que muchas veces abruma ver un ladrillo de novela y mi deseo solo al sefrente, habráalzándose quedado hostil ante nosotros, pobrecitos lectores. Y ni hablemos de poesía. lector de hacerte poesía, además a mitad de lo El que quiero entender de promiscuo, es en general remolón: rara vezaun libro en verso se lee desde la primera medias de una plaza línea hasta la última. ¿Casos extremos? el poema del Mío Cid y La Araucana. Seamos una frase no completada, quizás francos: una soberana lata. Por otro lado, y entrando en el horario de confesiones, he de decir que nunca fui capaz de leer Cien años de soledad. Me forcé a hacerlo con Crónica pero bastara una noche de una muerte anunciada y El coronel no tiene quien le escriba, más que nada para no en que sé que te pediré mentir cuando digo que a Gabo lo he leído. El señor de los anillos me duró como diez que no ocultesymás páginas. Rayuela, ídem (vergüenza me da decirlo). LateGuerra la Paz (horror: soy un te quedes, pueda pagarte fraude) y un etcétera no menor, que incluye por supuestoyalyoQuijote, con el que recién ahora estoy pagando mi deuda de juventud. por todo ese bien y ternura

que pones a mi alcance...y me das. Pero no todo es pura pereza. Al decidir lecturas, es conveniente considerar que una novela breve puede llegar a ser irresistible. Al decir esto pienso en un par de exiguas obras de Pavese, o en Bonsai y La vida privada de los árboles, de Alejandro Zambra, verdaderas pepitas de oro entre tanto ripio que abunda en librerías. Con el aliciente de que la cuenta de “libros leídos” y/o de “autores leídos” se incrementa sobre rápidamente, lo que nunca Escritos la paleta del puede ser malo. Otras veces resulta que comenzamos con un autor por su obra más corta, como pintor quien prueba una muestra gratis, y decidimos que vale la pena enfrentarse a una de esas verdaderas batallas. Comenzar con Ecce Homo para seguir con Zaratustra, El Cris Garmend extranjero antes de leer La peste, o Los Subterráneos seguido de En el camino. Sin ir más lejos, llegué a 2666 luego de Los detectives salvajes, y a ésta después de leer los cuentos de Putas Asesinas. Bolaño se debe estar riendo en algo así como un Olimpo.

40


La revelación José Ramón Huidobro

41

Mujer frente a escaparate- Fotografía de José Ramón Huidobro

Tras el escaparate hay una mujer detenida. Observa un maniquí desnudo. Proyecta sus ojos hacia el lugar exacto donde debería tener los suyos el objeto inanimado que de alguna forma también la contempla: inmóvil y extasiada. Uno de sus dedos está en contacto con el cristal. Apunta directamente al pecho. La yema resbala y su color rojizo se transmuta en blanco. Hay tráfico en la calle y el figurín no puede escuchar como chirría la resistencia a la revelación. Hay otros modelos, pero no son relevantes. Están vestidos: varones y hembras asexuados con pupilas brillantes desenfocadas. Algunos de ellos tienen el rostro ladeado hacia el que muestra el cartón piedra sucedáneo de piel. Por la acera también desfilan peatones invisibles y otros que giran su cabeza sin dar importancia a lo que está sucediendo. Ahora la espectadora ha perdido el contacto con la superficie pulida y se tambalea. Balbucea palabras inconexas. Se enfada. Grita. Golpea el vidrio. Dentro del almacén se han dado cuenta y se ponen nerviosos. No salen a la calle pero sí llaman a la policía. La señora de cierta edad está llorando y se diría que el hombre de color carne también. Pero es una suposición poética, porque no puede hacerlo. Sin embargo, el yeso del índice está húmedo, como si hubiera traspasado la frontera. Una empleada procede a retirar la estatua a la que se le ha vencido el brazo rígido y curvado las falanges hacia el ventanal. La anciana se lleva las manos al rostro y se hinca de rodillas. Una sirena gime al final de la calle. Cuando llegan es demasiado tarde. Rodean con una tiza el cuerpo aún caliente. El trazo permanece unos días. Después las pisadas y la lluvia lo hacen desaparecer.


El loco XXII Bardellini

Sabores y aromas de tu recuerdo Rosario González

Olías a jazmines de esa primavera sabía a canela la piel de tus brazos a duraznos maduros a caminos de infancia bosques de eucaliptus interminables en los cerros que bordeaban el mar agachada recogiendo semillas olfateando el aire marino olía a ese aire tu cuello sabía a ese aire tu vientre en cuclillas cerca del agua recogiendo conchas de la playa hundiéndo los pies en la arena mojándome llenándome de espuma alga marina enredada entre tus muslos salados

Burusi 4 Zaza Bakhuashvili

Tristeza Ever Sangel

aRTeKilTro

Cuando soy feliz, no recuerdo la esperanza, no ven mis ojos con su instinto de hallar puertas que se abran a la luz, ni me detengo a averiguara el camino de las sombras y su persecución. ¿Qué seria de nosotros sin la tristeza y el dolor? ¿Quien buscaría el regazo de la esperanza aclamando amparo?.. ¿Quienes desafiarían las garras de la soledad en las noches de insomnio? Tal vez, moriríamos ahogados sin poder verter el mar por nuestros ojos. Nuestro corazón seria un holgazán sin cal en las entrañas. Y todas las risas que tanto cuestan no tendrían el más mínimo sentido. Seriamos demasiado ordinarios, solo lo suficiente para no ser atractivos ¿Qué sería de la vida sin tristeza? … ¿A donde estaría yendo este momento si no tuviera mi corazón herido en las manos vacías y temblorosas? ¿Que seria de mi en los despertares grises en que me acuerdo de Dios?

42


La historia la haremos nosotros. No ellos. Rodolfo Funes Gómez José Fernández Del Vallado

La historia la haremos nosotros. No ellos. 43

Antes yo escribía mi historia, hace tiempo mi historia la escribe mi subconsciente y otros. Los días caen como sablazos y el tiempo se me escapa de forma irreversible, partiéndome en dos... En mi muerte Hay una vía de agua en mi línea de flotación y lentamente me sumerjo sin tener Esta angustia de buscarme consciencia de si sabré bracear en una corriente en quecada me rostro, aguarda lista para arrastrarme hacia un destino estúpido vacuo o esencial. en cada gente me ha llevado a los abismos Estoy listo para afrontar lo que tenga que venir, salir a por ello o escapar… a perderme entre los siglos de duda, de horror y un amor Ha pasado mucho tiempo. Décadas desde que dejé algunos pensamientos y de enterrados en la Patagonia de mi alma. Hoy desfilo al ritmo demuerte, melodías que ya no son a enterrar entrepaso los sismos mías, escucho voces disonantes y una cadencia acelera y se abre entre las vida queamortajado. transito rocas enquistadas de mi cerebro y desciende hasta de un lacorazón Las sensaciones están frías y a la vez, demasiado calientes...todo lo que he vivido todo lo que necesito Lo confieso, temo al paso del tiempo y a la irreversibilidadpara de la naturaleza, poder respirartambién yo intento cambiarla y moldearla a mi gusto, tal como urde un arquitecto durante parte de para asi justificar su Mosca vida. Mi naturaleza arquitectónica ha comenzado suellento imparable desmonte gran edolor de existir hace ya dos o tres años, lo percibo, y debo actuar con rapidez. Estoy a las el motivo de mi gritopuertas de Unaymosca sobre vuela la vida de la muerte y sólo disfrutando de la primera opción podré llegar a la segunda tratando de esconder Buscando la luz sombría feliz. Pero... ¿soy feliz? Ni siquiera lo sé. Antes era libre, o así mey sentía; en cada calle esquinaya no. Entre los azules dedos Quiero moverme en las direcciones posibles, pero la vidaa ycosta el espacio para hacerlo se de cocaína De la oscuridad acaban. Mientras que de mi puño mi dolor y frustración Se escapa un horrible de parecer quien soya ella. Y sin embargo lo sé. Ahora puedo escribir mi historia ¿antes? escribía enno base Grito que de fundamentos ser lo que no he soñado Tengo mucho poresta crear y más por escribir, tengo los para hacerlo, Termina porlegajo ahogar de soñar con lo no logrado, pues estoy en eldeplaneta tengo vida y no pienso quedarme alineado como la basa de Sucia pieza sueñosy que odiar loque que no mesé. he Rezar ganado, granito de yun templo sin antes entrar en el y rezar todoyaquello mi Entran salen sin predicción culpando a dios Alguna. incultura en quinientas mil religiones para empezar, y abrazar el camino de la cultura destinodescubrir. Pues una Una enorme negra interior, tal vez yasí veapaloma lo que no supe ver o no he alsabido Me sonríe dejando susque la llave maestra de las acosas la suerte impresión personal mever dice está mucho más cerca Vertiginosos dientes. y al arcano de lo a veces y todo se reduce a una simplicidad aplastante, capaz de Yaque la mosca sepensamos ha detenido por llevar la muerte desbaratar la compleja trama que el pensamiento humano – nuestro pensamiento – Y me muestra sus máscaras inquina imagina para darvarias sentido indescifrable misterio de la vida. De rebeldías enaleste atada a mi espalda, Jueves que ha dejado su vida PorDando eso necesito seguir caminando… hoy inclina nacimiento a una piedra la balanza de su lado Que se alimenta de ira! Ocurre que muchos nacen con alas y otros con un lastre a veces casi imposible de Entre mis grises huesos mi destino he traicionado descargar. Yo soy de los segundos. ¿De qué está hecho mi lastre? De eterna De la muerte tranquila. quierendo olvidar, indecisión. Nunca tuve nada claro hasta demasiado tarde y como nunca es demasiado Una mosca medita. no han logrado, tarde para morir hoy tengo clara una cosa: ¡Debo vivir! Pues en realidad nacer es la ni toda la heroína única oportunidad que tenemos para desarrollarnos y formar parte de la naturaleza. yerba, pasta, alcohol y pseudoefedrina que vuelva mi alma a mi lado... aRTeKilTro


Necesito encontrar esa sintonía olvidada; no es sueño o utopía sino realidad. No es ingenuo tratar de escapar de la mugre y pretender volver a un trozo de lo que el miedo nos ha privado: Naturaleza, ecosistema, libertad de movimientos. Debemos rechazar lo que somos, casi androides, e ir en contra del sistema. El sistema nos lleva de forma irreversible a la autodestrucción. No existen ya planes para reducir el crecimiento de la población porque la industria mundial se basa en producción y ventas y sin crecimiento sostenido no podrá haber “desarrollo sostenido.” Pero... yo me pregunto, desarrollo hacia dónde. ¿Hacia el suicidio colectivo? Creo que ellos – los que están arriba – saben que la máquina que han puesto en marcha es imparable, pero no les importa, son esa parte de humanos que aguantarán hasta el final atrincherados en búnkers, tras empalizadas de acero y cemento armado; y quienes nos privarán de lo último bello que quede, porque lo privatizarán para ellos y nos dejarán en pelotas con tal de salvarse antes que nadie, mientras extraen las últimas riquezas de los países pobres y se las llevan a sus remansos de riqueza… Ahora estamos en sus manos y no podemos gritar porque nos han cerrado las bocas con el mismo miedo con el cual nos alimentan… Mañana y quizás hoy nadie creerá y habrá una revolución. Derivamos hacia ello. Ya es algo casi inevitable. Y si tengo que estar allí estaré, en primera línea de los que no tienen nada, luchando por arrancarles el planeta a quienes nos lo roban día tras día…

aRTeKilTrO

44


Mantra poesía

La oreja

Ximena Gautier Greve

Nora Komatsu

Verbo que construyes el mundo volcando tu melodía sobre el corazón humano sacudiendo los cuerpos con tus pies ditirámbicos aliada embrujadora de Dionisos nos haces beber las copas de elegías y baladas en el ámbito magnífico de selvas y de mares los pámpanos y zarcillos del vino y de la sangre que encienden las venan telúricas del hombre anudando los lazos del amor extraordinario que tu naturaleza galáctica generosa nos brinda desde sus hinchados senos Poesía, Verbo, Conciencia que nos haces inmortales abre mis mandíbulas duras de llantos de pesadillas, de ensueños agobiados mueve mi lengua desatando las palabras las escasas, las dominantes, las ingratas las que danzan entre tus piernas y tu sexo las que se agitan como amapolas amnésicas, menades transportadas en la manía sagrada al paroxismo de otra vida y de otro sueño. Verbo inmenso de aquel que sueña y crea saltando del trampolín gigante de un cielo estrellado a la más infinita dimensión de lo jamás observado: los labios mínimos de lo infinitamente pequeño. Arte perfecto del soñar de las palabras, pásame el cincel, construyamos otro mundo aquel en que las Musas tus hermanas precedan nuevamente los rayos de oro del alba para que de la cúpula celeste nunca más caigan cabelleras de fósforo blanco ni auroras boreales iluminando la noche durante las pesadillas trepidantes de la Tierra. Para que Osiris y Apolo desnudos reinen nuevamente en tu belleza cristalina Para que no mueras Para que no muramos, no mueras.

Poeta urbano Bardellini

Estoy en mi departamento en paris, dentro de algunos dias es la primavera. Estoy en el comedor y me siento extraña mi oreja izquierda comienza lentamente a crecer hasta medir 1 metro 50. Con esta oreja comienzo a escuchar diversos ruidos potentes como la talla de la oreja, la vecina del departamento de arriba que taconea con sus zapatos del comedor, la cocina el baño etc...Me siento incomoda con esta oreja no puedo sentarme. Pasa el tiempo y a eso de las 14hrs escucho un ruido del departamento del lado, gritos! Es la vecina a la cual su marido le esta pegando como siempre,gritos, llantos! Poco despues salgo a la calle a tomar el metro, las voces de las gentes y el ruido de los autos se escuchan muy fuertes, sigo caminando la oreja me pesa un poco tomo el metro y escucho la sirena del metro, un señor esta sentado leyendo el diario, trato de mirar la tapa "Terremoto y maremoto en Chile epicentro sur de chile grado 8,8 escala ritcher, 800 muertos 2 millones de danmificados," pienso en mi patria una vez mas golpeada. Salgo del metro y comienzo a caminar hacia su casa subo las escaleras, usted me recibe de manera cortes comenzamos a hablar en su voz hay dulzura, en sus palabras hay ternura la oreja empieza a achicarse y comienza a tomar su forma normal, los ruidos comienzan a ser agradables. En la vida hay ruidos agradables y desagradables.

45


46

Ave plástica huérfano de la vida derivas con tu queda locura a cuestas rastreando una guía eficaz y en la voz preñada de exilios la emoción te planta un sesgo a fin de simular el atroz vértigo particular Alguna vez migratorios errabundos compartieron esa excitante REVISTA DIGITAL fluctuación de periplos sin rumbo en que gravitas para luego retornar al íntimo albur

aRTeKilTrO DE

LetrasKiltras

aRTeKilTro Cielos flamantes para tu mirada

permite su difusióndesin derechos chajá transgénico comerciales ni derivaciones no aportas a de ninguna tropa contenido. aunque el aislamiento te diseque

Año I / Número 2 / Abril 2010 excluya toda y la ceguera emoción A veces tu queja empeora distancias aunque vano resulta ese lamento pues no restan castigos ni recompensas para quien no adhiere a dioses volátiles o terrenales caciques Y prefiere transitar plúmbeas latitudes


E-BOOK 2° REVISTA ARTEKILTRO LK