Issuu on Google+


ESTE ÁLBUM ILUSTRADO HA SIDO ESCRITO E ILUSTRADO POR…

☺ESCRIBE AQUÍ TU NOMBRE

Ivana González ☺ Manuel Amallo ☺ Candela Camino ☺ Clara Fernández ☺ Nelson Fernando León ☺ Verónica Larreina ☺ Claudia Pérez ☺ Naim Mustafouski ☺ Vasile Belibov ☺ Aitzol Crespo

CRIE, Viérnoles 2013.


Soy un pingüino llamado Basilio, tengo las aletas del mismo color que el sol, y el pico del mismo color que las uvas. Tengo una peculiaridad que no me gusta nada tenerla, cuando veo a una pingüina me pongo colorado. Casi siempre estoy contento pero cuando me enfado… ¡puedo hacer cosas muy feas!. Me gusta mucho ir a esquiar a la montaña nevada. Pero si me caigo siempre echo la bronca al que está esquiando conmigo, ji ji.


El pingüino vive en un sitio muy lejano llamado el Polo Sur . Es un lugar apacible lleno de fauna y gente muy amable. Su casa es un iglú de color verde y rosa. Su iglú es el más moderno de todo el Polo Sur porque tiene unos muebles muy coloridos. En su casa siempre se escucha música clásica.


Un día el pingüino se encontró con una pingüina que estaba nadando porque al día siguiente tenía una competición de natación sincronizada. ¡Ay, esta pingüina es que es … es… monísima! He oído que es la mejor ayudando a los animales. ¡Ay, es que me gusta tanto!,¡esa pingüina tiene que ser solo, pero que solo mía! Pero tengo un problema … ¡ no sé escribir! Y cómo voy a hacerla cartas de amor si no sé escribir. ¿Cómo voy a hacer que se enamore de mí si no puedo mandarle ninguna carta?, ¿qué puedo hacer…?


Enseguida llegó el mono dispuesto a escribirle una carta a pingüina. “Querida pingüina: ¿Querrías venir conmigo a comer bananas? Podemos saltar en la selva por encima de los árboles. Saludos y un abrazo del pingüino Basilio.”

Pero al pingüino no le gustó y dijo: - No y no. yo nunca escribiría eso porque a las pingüinas no las gusta comer bananas.


Al día siguiente le fue a visitar un elefante para ayudar al pingüino que inmediatamente se puso a escribir la carta con la pluma de una cigüeña. “Querida pingüina: ¿Quieres beber conmigo agua en el río? Después podemos comer hierbas muy ricas . Saludos, el pingüino Basilio.”

Pero al pingüino no le gustó y dijo: - ¡Yo nunca diría eso a la pingüina! Entonces el pingüino rompió la carta


Por la tarde se encontró con un león que con mucho esfuerzo escribió una carta con un lápiz de madera de eucalipto. “Querida pingüina: ¿Quieres venir conmigo a cazar jirafas? No te olvides que también podemos hacer carreras.¡ Bueno haremos todo lo que tu quieras! Hasta luego, el pingüino Basilio.”

Pero al pingüino no le gustó y dijo: -No me gustan tus cartas porque yo nunca escribiría eso.


A la mañana siguiente se encontró con un murciélago que en un momento le escribió la carta en un papel de piel de jirafa. “Querida pingüina: ¿Te gustaría volar conmigo a las Cuevas de Altamira y chuparle la sangre a una rata?” Saludos, Mr. Pingüino.

Pero al pingüino no le gustó y dijo. -¡Si le diera esa carta nunca me querría y encima me pegaría un aletazo!


A la mañana siguiente se encontró con un oso polar que le escribió la carta con un boli.

“Querida pingüina: ¿Te gustaría nadar, comer miel e hibernar junto a mí? Un saludo, tu amigo pingüino.”

Pero al pingüino no le gustó y dijo: -No, no y no. Yo no le pondría eso a la señorita pingüina. Al pingüino no le gustó la carta y se fue muy enfadado.


El pingü pingüino, triste y desolado, pensaba ... ¡ Ay, sí yo pudiera escribir diría a la pingüina que es muy guapa ,lista y bellísima ! Me gustaría invitarla a un poco de salmón a la plancha y batido de fresas con hielo. Yo si no estaría contigo no podría vivir , porque sin ti no soy nadie. ¡Por favor, se mi novia y no me dejes solo sin nadie a mi lado!


La pingüina que estaba detrás de un árbol escuchó muy emocionada al pingüino. Y le dijo: -No pasa nada, da igual que no sepas escribir yo te voy a querer igual. Yo te enseñaré. Y tú tranquilo que nadie en el mundo es perfecto. Yo también te quiero pero no sabía si yo te gustaba a tí. Ahora que me lo has dicho, ya lo sé. Dame la aleta que nos vamos a ver el atardecer y yo te enseñaré a leer.


ESTE ÁLBUM ILUSTRADO ES UNA ADAPTACIÓN DEL LIBRO “EL LEÓN QUE NO SABÍA ESCRIBIR”, ESCRITO E ILUSTRADO POR MARTIN BALTSCHEIT. EDITORIAL LÓGUEZ EDICIONES.



La declaración de Basilio