Page 1

CUARTA SEMANA


Juan 16:12-14 “Muchas cosas me quedan aún por decirles, que por ahora no podrían soportar. Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir. Él me glorificará porque tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes.

INTRODUCCIÓN No lo sabemos todo. Tampoco podemos absorberlo todo. Debemos seguir creciendo en la gracia y en el conocimiento de Él. ¿Cómo hacemos esto? No solamente leyendo la Biblia. También hay que considerar que El Espíritu Santo debe ser nuestro Maestro cuando la leemos. El Espíritu de Dios es el Espíritu de verdad. Jesús dijo: “Él os guiará a toda la verdad”.

22

UN MEJOR TIEMPO DESARROLLO

D

ebe haber sido un tremendo desafío, mantener la atención en cada palabra de Jesús, luego de que ya les había dicho que se iba y no lo verían por un tiempo. La posibilidad de que captaran que el tiempo que venía era mejor, probablemente era mínima. Aún hoy, muchísima gente elegiría haber caminado con el Jesús encarnado, con Emmanuel, al día de hoy, con el Espíritu Santo viviendo en nosotros, Dios mismo dentro nuestro. Creo que eso solo habla de cuan poco conocemos al Espíritu de Dios y cuanto necesitamos crecer en esto. Por otro lado, cualquier aspecto que nos genere admiración respecto de Cristo, parte de la tarea del Espíritu Santo, es revelarlo en nuestras vidas.

Jesús les adelanta aquello que comprenderán plenamente en un par de meses más. El Espíritu de Dios es verdad y nos guía a Cristo, quien es la verdad encarnada. No habla por cuenta propia y así como Cristo era uno con el Padre y hacía Su obra, el Espíritu Santo, no es una nueva “ola” de Dios sino que continúa la tarea comenzada. El Espíritu Santo, dirá lo que oiga y revelará lo que vendrá. Honrará a Jesús y tomará de lo que hay en Él y lo manifestará en nosotros. Todos esto días hemos hablado de la dependencia de Dios y hemos sido invitados a practicar lo mismo, tal como lo hizo Jesús. Somos limitados, pero no estamos solos en el desafío, sino que nos han enviado un Ayudador, el cual está por nosotros y en nosotros.

ORACIÓN Espíritu Santo, doy gracias por Tu presencia en mi vida. guíame a Cristo y pon en mi vida las virtudes de Jesús. Señor, clamo por la celebración de cada día de en ésta semana santa. Que el jueves sea un día de encuentro contigo y Tú pueblo, que el viernes el Vía Crucis, lo uses para salvación y Tú Nombre sea levantado. Que podamos pasar un buen tiempo en familia el sábado y que el domingo celebremos y vivamos un día de victoria plena. Amplía esta experiencia en: www.cristoparatodos.org


Juan 16:33 Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.

INTRODUCCIÓN El hijo de Dios, puede conocer la paz en esta vida porque la paz se halla en Cristo y no en otro lugar. Luego, el Señor advirtió: “En el mundo tendréis aflicción”. Nuestro Señor lo expresó claramente. No hay paz en el mundo, sino conflictos y dificultades. Cristo tenía razón ¿verdad? Pero… ¡Él ha vencido al mundo! ¡Y la victoria de Él es nuestra victoria! Cuando aprendemos a identificarnos con Él y llegamos a tener una relación íntima, experimentamos la paz de Dios en nuestros corazones y confiamos verdaderamente. Y a pesar de las dificultades, en nuestras vidas estaremos en paz.

23

EL VICTORIOSO, SERÁ AÚN MÁS VICTORIOSO DESARROLLO

E

s importante recordar hoy algo que mencionábamos hace unos días: no hemos sido llamados a vivir nada que Jesús no haya vivido. Es verdad que la cruz, es signo de victoria, pero debemos marcar que cuando Jesús va al Gólgota, lo hace para consumar victoria sobre el infierno como veremos en un par de días, pero se acerca a ese lugar ya en victoria. Ya había mostrado victoria sobre el rechazo, la persecución, la enfermedad, los demonios y el sistema de vida del mundo. Ya Jesucristo había demostrado a través de Su propia vida que se podía caminar en la tierra triunfando sobre el egoísmo, la vanidad y las críticas. Por todo esto es que Él declara antes de ir a la cruz, que ya había vencido al mundo.

Cuando aquí hablamos del mundo, estamos hablando de un sistema, de un estilo de vida. Victoria sobre las luchas que enfrentamos hoy a causa del pecado reinante. En Cristo tenemos la capacidad de perdonar, hay victoria sobre el rencor. En Cristo tenemos la capacidad de dar más allá de nuestras fuerzas, hay victoria sobre el egoísmo. En Cristo tenemos paz profunda, hay victoria sobre la angustia. Podríamos seguir. Debemos elegir bien. No elegimos ser plenos a través de lo que se puede pagar con dinero o acciones humanas, sino que conocemos que Jesús es vida y vida abundante.

ORACIÓN Hoy declaramos que nuestra vida está en Jesús, nadie puede tocarla, pues se la hemos dado a Él. Como dice el viejo himno, “porque Él vive triunfaré mañana”. El apóstol Pablo escribió “todo lo puedo en Cristo que me fortalece” y yo lo firmo. Te alabo Señor, pues lo que no podría jamás lograr por mis fuerzas, al depender de Ti, puedo alcanzarlo. Oro para que ésta semana sea de logros que lleven Tú marca. Amplía esta experiencia en: www.cristoparatodos.org


Juan 17:1-3 Después que Jesús dijo esto, dirigió la mirada al cielo y oró así: “Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti, ya que le has conferido autoridad sobre todo mortal para que él les conceda vida eterna a todos los que le has dado. Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado.

INTRODUCCIÓN Hemos llegado pues, a uno de los capítulos más extraordinarios en toda la Biblia. Es la oración más larga que encontramos en las Sagradas Escrituras. Te recomendamos leerlo completo. El discurso del aposento alto es como subir una escalera, o como escalar un monte, culminando en esta oración. Matthew Henry, dijo: “Es la oración más extraordinaria, la cual sigue al discurso más completo y consolador que jamás haya sido expresado en la tierra.” Por su parte, Martín Lutero dijo: “En verdad esta oración es sumamente conmovedora y entrañable. Nos abre la parte más íntima de Su corazón, tanto en cuanto a nosotros, como en cuanto al Padre. Es tan sincera y tan simple. Es tan profunda, tan rica, y tan amplia, que nadie puede sondear sus profundidades”.

24

EL GRAN PASTOR DESARROLLO

E

l capítulo 17 de Juan, está en la lista de los pasajes más predicados de la Biblia. Esta oración de Jesús, destila amor divino. Jesús alzó la voz como testimonio público de su fe y misión, podría haber hecho ésta oración en silencio o quizás podría haberla susurrado para que la escuchen sus más íntimos, pero no, lo hizo a voz en cuello. La hora de la entrega máxima se acercaba y sería ésta plegaria un discurso que resumía el sentir de todo aquello que había mostrado en esos años, Su amor por Dios y los suyos, había sido y seguiría siendo la motivación de cada enseñanza, cada sanidad, cada liberación hecha hasta el momento y el impulso a la entrega que ocurriría en la cruz.

La intimidad del Cristo con Su Padre, otra vez queda en evidencia y el clamor para que aquellos que preparó y cuidó, siguieran amparados, se hizo evidente. La gente de su círculo más cercano, ya lo había escuchado decir que estaba por partir, pero ahora le oían declarar que no quedaban solos. Dios Padre los guardaría de manera personal. Oró por los que había recibido. Oró por los que habíamos de creer. Hace unos días leíamos de Jesús el buen pastor. No fue una tarea que tuviera fecha de vencimiento, la ejerció hasta el último instante y lo hace hasta hoy.

ORACIÓN Señor gracias por Tú amor perfecto y eterno. Tu me cuidas y guardas, lo has hecho hasta aquí y lo harás mañana. Protege mi familia y mi vida. Guarda Tu iglesia en perfecta paz. Oro por todos aquellos en la nación que llevan Tú Nombre. Amplía esta experiencia en: www.cristoparatodos.org


Juan 18:1 Cuando Jesús terminó de orar, salió con sus discípulos y cruzó el arroyo de Cedrón. Al otro lado había un huerto en el que entró con sus discípulos. Lucas 22:40-44 Cuando llegaron al lugar, les dijo: “Oren para que no caigan en tentación”. Entonces se separó de ellos a una buena distancia, se arrodilló y empezó a orar: “Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo; pero no se cumpla mi voluntad, sino la tuya.” Entonces se le apareció un ángel del cielo para fortalecerlo. Pero, como estaba angustiado, se puso a orar con más fervor, y su sudor era como gotas de sangre que caían a tierra.

INTRODUCCIÓN La copa se refería a la cruz misma y no me estoy refiriendo a los sufrimientos de la muerte. La copa consistía en que Él sería hecho pecado por nosotros, sería tratado por Dios como el pecado mismo. Él era el Hijo Santo de Dios. No se por qué a veces podemos pensar que somos atractivos ante Dios. Nuestro pecado, que fue puesto sobre Él, era repulsivo y horrible. Era tan espantoso que, por un momento, Él pareció rebelarse contra esa carga. Fue en el jardín de Getsemaní, bajo la sombra de la cercana cruz, que el Tentador vino para ofrecer una vez más al Señor, la corona, sin pasar por la cruz. Sin embargo, el Señor había venido a cumplir la voluntad de Su Padre, y de esa manera pudo decir: “Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”.

25

FIRME HASTA LA CRUZ DESARROLLO

H

acía unas horas, había bebido una copa con Sus discípulos, la cual era símbolo de liberación y esperanza. Ésta copa pascual, era parte de la fe y tradición judía, una copa de alabanza que recordaba como el pueblo de Dios había sido librado de la mano de los opresores, por más que fueran fuertes, la copa recordaba que sobre todo, hay uno más fuerte. Jesús bebió esa copa en la que hoy recordamos como la “última cena”. La bebió hasta el fondo. Ahora iba a beber una copa más difícil. Nuevamente lidió y venció la propuesta de no cumplir el propósito por el cual había sido enviado. Fue difícil, la carga era tanta que el sudor, salió con sangre.

Muchas veces a lo largo de la vida, seremos llamados a entregas y sacrificios más allá de nuestras fuerzas, pero nuca seremos desamparados. De la misma manera que el ángel del Señor se hizo presente para sostener a Jesús en el desafío, nosotros hoy recibimos las fuerzas del Espíritu Santo. ¿Alguna vez te ha parecido que no podrás? No estás solo. La Gloria más grande aguardaba a Jesús, no sería sin sacrificio. Hace unos días un joven me preguntaba si las pruebas eran síntoma de que algo grande vendría sobre la vida del que las sufre y le respondí que si. El apóstol, dirá que la prueba produce gloria sobre el que las enfrenta y las vence. No temas enfrentar lo que aparezca en el camino, aférrate a Jesús y vencerás.

ORACIÓN Abrazo Tu plan sobre mi vida Señor Jesús, sé que estoy llamado a hacer cosas importantes. Me aferro a Ti. En Ti hay victoria.

Amplía esta experiencia en: www.cristoparatodos.org


Juan 18:36-37 “Mi reino no es de este mundo” --contestó Jesús--. “Si lo fuera, mis propios guardias pelearían para impedir que los judíos me arrestaran. Pero mi reino no es de este mundo”. ¡Así que eres rey! --le dijo Pilato.— “Eres tú quien dice que soy rey. Yo para esto nací, y para esto vine al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz”.

INTRODUCCIÓN Pilato quedó en un principio sin saber qué decir. No podía creer que hubiera alguien que alegara ser el rey de los judíos, ni que ellos tuviesen la audacia de lanzar tal acusación. Pilato se encontró ante una situación difícil y quiso evadirse del problema. Y quiso ayudar a Jesús. Estaba dentro en la corte a solas con Jesús; los judíos esperaban fuera porque tenían escrúpulos en cuanto a contaminarse por entrar en la casa de un no judío. Pilato estaría feliz si Jesús simplemente dijera que no era un rey, y entonces Pilato se libraría de semejante situación. Porque, al fin y al cabo, ¿quién era juzgado? ¿Pilato, o Jesús?

26

REY POR LA ETERNIDAD DESARROLLO

V

amos a poner la historia en contexto. La escena que observamos hoy ocurre la misma noche de la última cena de Jesús. Hace horas Jesucristo declaró que Su Padre es Jehová Nissi, es Dios libertador. Ahora, en la madrugada del largo día de la celebración de la Pascua, uno que se cree rey, se anima a medir fuerzas con Jesús. El Señor pone enseguida las cosas en orden, ni Pilato ni Herodes tienen autoridad como la de Él, pues el gobierna de manera eterna. Las autoridades humanas, un día pasarán y Jesucristo no pasará. De pronto, a Pilato se le dio vuelta todo. El representaba a Roma, la cual era gobernada por uno llamado César, el cual se sentía representante de los dioses. Pilato tiene delante de sí al verdadero Dios.

Mira al reo que no teme. Observa los ojos de aquel que no tenía ninguna duda. Termina callando delante del Autor de la Vida. Esta Pascua fue diferente porque fue la noche final de redención. En el huerto la traición que sufrió Jesús nos enseña que se hizo esclavo para librarnos a nosotros de la esclavitud. En la cruz su muerte nos enseña que Él se hizo el Cordero sacrificado de Dios para rescatarnos de la muerte. Hoy, cuando celebramos la Cena del Señor recordamos la noche en que fue entregado porque su esclavitud significa nuestra libertad, y proclamamos la muerte del Señor hasta que Él venga, porque su muerte significa nuestra vida. Todo tiene que ver con la redención. Siempre recuerde la noche de redención.

ORACIÓN Gracias por ésta noche maravillosa. Hoy, en miles de lugares por todo el país, se declarará que Tú eres el redentor, el Cordero de Dios perfecto, que se entregó por nosotros. Te pido Jesús que esté presente en la celebración de ésta noche y que yo no me olvide jamás de quien es el verdadero Rey. Oro por el día de mañana, en Tu Nombre tomo autoridad sobre el clima y declaro buen tiempo desde la mañana hasta la noche. Amplía esta experiencia en: www.cristoparatodos.org


Lucas 23:44-47 Desde el mediodía y hasta la media tarde toda la tierra quedó sumida en la oscuridad, pues el sol se ocultó. Y la cortina del santuario del templo se rasgó en dos. Entonces Jesús exclamó con fuerza: “¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!”. Y al decir esto, expiró. El centurión, al ver lo que había sucedido, alabó a Dios y dijo: “Verdaderamente este hombre era justo”. Juan 19:30 Al probar Jesús el vinagre, dijo: “Todo se ha cumplido”. Luego inclinó la cabeza y entregó el espíritu.

INTRODUCCIÓN Lucas hizo notar algunos eventos que ocurrieron en el momento de la muerte de Cristo. Nos contó que, por 3 horas, hubo tinieblas sobre toda la tierra. Jesús ya había dicho a quienes le arrestaron lo siguiente: “esta es vuestra hora, la hora del poder de las tinieblas” (Lucas 22:53). La tinieblas tenían poder, pero ese poder quedaría derrotado por la muerte y resurrección de Cristo. El enemigo de Dios había sido vencido, así como el pecado y la muerte. Aquella luz que se apagó en la cruz resplandeció pujante en la resurrección y Jesús, la luz del mundo brilla hoy para arrebatar a muchos de las tinieblas, para llevarlos al reino de la luz.

27

VICTORIA SOBRE LA OSCURIDAD DESARROLLO

E

s el día de la victoria plena sobre el infierno. Mi pastor me enseñó hace años a entender las tinieblas de alrededor de la cruz, cual era el origen de la oscuridad que cubrió a Jerusalén en pleno día. El infierno se reunió para ver el espectáculo público de la cruz, Satanás y sus huestes estaban allí convencidos de que estaban venciendo, pues el Mesías moría colgado de un madero. Los romanos que ejercían el poder militar y los fariseos que ejecutaban el poder religioso, inspirados por la maldad, resisten al Cristo y lo clavan en una cruz. La multitud grita y blasfema incitados por esa misma tiniebla. Los romanos se exceden en la violencia excitados por Satanás. Los fariseos condenan usando las palabras de Dios, cega-

dos en su entendimiento. Casi todos los discípulos huyeron, oprimidos por el temor. Todos creen que la vida del Cristo ha sido tomada, no entienden que nadie le sacó nada, sino que está allí por propia decisión. No le sacan la vida, Él la pone. Jesús lo hace evidente entregando Su espíritu y ante tal muestra de autoridad, de pronto todos entienden. El velo del templo que dividía el pueblo de los sacerdotes, se rasga, avisando que no hay separación, la tierra tiembla, pues el Rey de todo acaba de morir. El infierno se dispersa. El centurión experimentado de mil batallas, se golpea el pecho conmovido. La creación acaba de ser conmovida. El cuerpo de Jesús, aún está allí, pero el Cristo ya no. Está de camino a ganar la única victoria que le falta.

ORACIÓN Señor oro por el vía Crucis que va a desarrollarse hoy y te pido que aquellos que no te conocen sean conmovidos a los pies de la cruz. Ya no es la del Gólgota, sino la cruz en mi ciudad, pero clamo porque Tu Espíritu se mueva de igual manera que aquella vez y los que no te conocen, pasen de muerte a vida. Amplía esta experiencia en: www.cristoparatodos.org


Juan 19:38-42 Después de esto, José de Arimatea le pidió a Pilato el cuerpo de Jesús. José era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos. Con el permiso de Pilato, fue y retiró el cuerpo. También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, llegó con unos treinta y cuatro kilos de una mezcla de mirra y áloe. Ambos tomaron el cuerpo de Jesús y, conforme a la costumbre judía de dar sepultura, lo envolvieron en vendas con las especias aromáticas. En el lugar donde crucificaron a Jesús había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo en el que todavía no se había sepultado a nadie. Como era el día judío de la preparación, y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús.

INTRODUCCIÓN Los dos hombres que tocaron el cuerpo de Jesús eran hombres eminentes. José de Arimatea era rico, y Nicodemo era príncipe de los judíos, el que había venido a Jesús de noche (Juan 3). Los dos eran discípulos secretos y ahora, por primera vez se identificaron abiertamente. Se habían quedado en un segundo plano, pero ahora que los discípulos del Señor se habían dispersado como ovejas y permanecían escondidos, estos dos se presentaron públicamente.

28

EL DÍA DE LOS INCORRECTOS DESARROLLO

J

osé y Nicodemo… ¿y el resto? Suponemos que Juan se hallaba cuidando a María, cumpliendo el encargo del Señor, recibido a los pies de la cruz, del resto no sabemos mucho. Sabemos que estaban escondidos, temerosos. Pedro angustiado por haberlo negado, del resto muy poco. Hallamos difícil observar a los discípulos en las horas finales de Jesús y ver un ejemplo positivo. No hicieron otra cosa que reñir, esconderse por el miedo, y poner en tela de duda el liderazgo de Jesús, ¡no son exactamente excelentes ejemplos!

Pero el hecho de que fracasaron tan desastrosamente es la base del mensaje real: Dios usa al débil, al cobarde y al pecador. Nos toma en nuestra peor situación y nos convierte en algo maravilloso. En el momento en que los discípulos lo abandonaron, Jesús se enfrentó a la chusma que había venido a apresarlo, y les recordó que Él tenía las riendas, y que voluntariamente iría a la cruz para morir por sus pecados. Cuando Dios perdona y usa al débil, al cobarde y al pecador, Él recibe todo el crédito. Así es como debe ser. No sé como hubiera reaccionado yo ese sábado. Probablemente yo también habría olvidado lo central. El domingo estaba llegando.

ORACIÓN

Te alabo Señor por las veces que usas a los inadecuados y anónimos. Te alabo Señor por las veces que usas a los imperfectos. Tú eres el Dios grande que usa gente pequeña. Úsame a mí. Te alabo Dios mío, mañana es domingo. Amplía esta experiencia en: www.cristoparatodos.org

Camino a la Cruz - Semana 03  

http://www.cristoparatodos.org/es/devocionales/caminoalacruz/

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you