Issuu on Google+

La vida de mi hermano

Escritor: Carlos Ramos.


La vida de mi hermano.

Inspirado en Brandon Ezequiel.

Autor: Carlos Enrique Ramos.


La historia comienza cuando mi madre se dio cuenta que estaba embarazada. Cuando decidió contarnos a todos, fue una gran sorpresa. Muchos criticaron, comentaban que como se le ocurría a mi madre tener otro niño, si apenas podía con los que ya tenía. Cuando esas palabras llegaron a mi me enfade, por mi mente solo pasaban estas palabras: la gente habla sin pensar que puede dañar a alguien. Por mi mente pasaba el como le podían tomar importancia, si ni siquiera eran parte de la familia. En fin, procuré no tomarle importancia, los días pasaban y en mi la emoción crecía y la panza de mi madre también. Yo me imaginaba cargándolo en mis brazos a un pequeño ser. Bueno durante el embarazo mi madre no quería saber si era niño o niña ya que ella siempre había querido tener una niña y solo nos tenía a mis hermanos y a mi.


Mi padre y mi madre habían tomado esa decisión, pero a mi me daba curiosidad saberlo e intentaba averiguarlo si era niño o niña con esas técnicas que tienen las abuelas para saberlo. Pero me di cuenta que eso era inútil y decidí esperar hasta el nacimiento para saberlo. Las horas, los días, las semanas y los meses pasaban y yo sentía que esa criatura ya salía. A los ocho meses de embarazo mi madre decidió hacer un baby shower así como había hecho con mis hermanos y conmigo, pero el problema era que como no sabíamos que era sí niño o niña los invitados no sabrían que llevar. Pero bueno dijo mi madre, lo haré por que lo hice con ustedes entonces lo haré con él.


Bueno en total decidió hacer el baby shower; los invitados tuvieron un dilema sobre los regalos como esas celebraciones son solo para mujeres no pude ir, así que tuve que quedarme en casa. De un momento para otro, mi madre regresó a casa después de la fiesta, llegó con muchos regalos amarillos por que ese color es un color unisex para niño y niña. Al cumplir los nueve meses de embarazo, ya era solo cuestión de tiempo para que mi hermano/a naciera. De sólo pensar eso me daba escalofríos, porque me ponía a pensar: ¿Y si mi mamá estaba sola cuando le vinieran los dolores?, ¿Si esa criatura se le ocurría nacer antes de lo esperado? Y en 22/08/2007 mi madre comenzó a tener los dolores, yo estaba en la casa, mi madre antes de llamar a mi papá, así como es ella decidió primero maquillarse, peinarse, etc.


Cuando llamó a mi padre, ya iba a la mitad de lo que se estaba haciendo, mi padre solo dijo: Ya llegó, y yo sentía que nunca llegaría. Los minutos se me hacían horas. Al cabo de diez minutos, apareció en la entrada de la comunidad tranquilo como sí nada pasara. Yo decía en mi mente ¿Que no piensa llegar o qué? y entonces salí corriendo hacia él y dije ¡Apúrese que mi mamá ya va a dar a Luz ! Él respondió - Cálmate si nada le va a pasar.- Bueno, dice entonces sabe lo que hace. Luego subió a mi madre al auto, y se la llevó al hospital. Horas después nació. Para colmo nació otro niño, pero igual todos lo queríamos. Imaginen a un niño ojos claros, pelo castaño, colocho y chelito igual a mi padre, supongo que de todos uno bonito tenía que salir. Fue el regalo de mi madre, ya que dos días después mi madre cumplía años.


A los diez meses de nacido, ya caminaba era muy inteligente. Recuerdo que una vez estábamos hablando mi tía y yo, y él estaba a lado. De repente salió corriendo hacia la mesa para tomar un pan, a nosotros nos asustó, porque aún no caminaba bien. Pero eso no fue nada como lo que pasó un 22/08/2010. Era su cumpleaños y yo me estaba alistando para ir a estudiar, y de repente mi prima me llega a buscar, y me pregunta si no estaba Brandon ahí, y yo le contesté-no.- Pero cuando se fue, me quede con una duda, me pregunté ¿Se les abra escapado? Y no sé cómo sólo salí preocupado y les pregunté. ¿Dónde anda el niño? Y con rostro preocupado me respondieron - No sé solo se salió y lo buscamos como locos, por todos los lugares en donde podría estar.Muchas cosas pasaban por mi mente, ¿Qué estará haciendo?,¿Estará bien?


Le pedíamos a Dios que nada le pasara, pero al cabo de treinta minutos una vecina lo encontró, en un supermercado. Él quería comprar unos lentes ya que era su cumpleaños, me dio cólera quería golpearlo, quería decirle de todo, pero al mismo tiempo sentí un alivio tremendo, ya que al fin lo habíamos encontrado con bien. Luego le compré unos dulces y unos lentes para que estuviera feliz.


Pero bueno finalizando con esta historia, les quiero contar que ahora esta bien, y que tiene cinco años. Él es inteligente pero molesta más que una pandilla de niños juntos como quien dice, este vale por diez.


Nombre: Carlos Enrique Ramos Jiménez . Complejo educativo: Gerardo Barrios. Este libro lo escribí dedicado a una pequeña persona literalmente, ya que aunque entre nosotros no todo sea color de rosa debe saber que lo quiero mucho.



Carlos Ramos