Page 1

Soy un milagro. Soy un milagro

Patricia Castellano.


Soy un milagro.

Patricia castellano.


Soy un milagro. Acerca de mi vida les pudiera decir tantas cosas, pero en esta ocasión me dedicaré a contarles el acontecimiento mas grande de mi vida. Antes que nada déjenme contarles que hace 18 años William y Ana se conocieron y sin saber como entre ellos surgió algo especial. Al poco tiempo le dijo William a Ana, que la quería y Ana le contestó con algo mas o menos parecido, entonces empezaron a salir. Cada día William se enamoraba mas de Ana y lo único que pensaba era en pasar el resto de su vida junto a su hermosa novia. Asi que después de haber salido ocho meses William decidió pedirle matrimonio a Ana. Ella accedió inmediatamente porque estaba enamorada así fue como sus almas se unieron hasta que la muerte los separara.


Pasaron los días... Una tarde cuyas nubes estaba oscuras y grises pareciendo estar hechas de billones de diminutas gotas de agua o cristales de hielo Ana empezó a sentir un dolor muy fuerte al costado de su vientre. Decidió esperar a William y le contó del dolor que había sentido. -William: tienes que ir a pasar consulta, puede ser algo grave. -Ana: esta bien mañana voy a ir. (Aunque ella no quería ir). Al día siguiente Ana se levanto muy de mañana. Se baño, se alisto y se fue para la unidad de salud.


Al llegar, como es costumbre agarro numero. Estuvo haciendo cola mas que tres horas. A las 11:30 am la llamaron. Ella entro y como es común en hospitales públicos siempre están de mal humor los doctores y las enfermeras. La doctora cuyo nombre era Carmen Elena no la reviso ni le hizo exámenes solo le dijo: -doctora: ¿que tiene? ¿porque viene a pasar consulta? -Ana: fíjese que estos últimos días he sentido un dolor muy fuerte en mi vientre. -doctora: usted puede tener parasitos. -ana: ¿ no me va a hacer exámenes -doctora: no, parasitos tienes. Tienes que tomarte estas pastillas por ocho días -Ana: esta bien, yo me las voy a tomar muchas gracias.


Ana regreso a la casa y estaba admirada por el tamaño de las pastillas que le habían recetado en la unidad de salud. Ana esperó a que William llegara de trabajar. A las 8:30 pm William llegó a la casa y le dijo: -William: mi amor ¿como estás? -Ana: muy mal, me recetaron unas pastillas que son demasiado grandes y creo que no me las voy A tomar, porque tienen un sabor horrible . William le preparó un jugo de naranja para que pudiera tomarse las pastillas y así fue todas las noches. Ana esperaba a William para que le preparaba el jugo y no sentirle tan mal sabor a las pastillas. Al haber terminado el tratamiento Ana se seguía sintiendo mal. Una noche Ana ya no aguantó el dolor y despertó a su esposo. Decidieron irse al seguro social esa misma noche.


Tenían una amiga llamada Isabel que trabajaba ahí. Ella les ayudó a pasar rápidamente con un doctor y le hicieron un exámen de sangre. Les dijeron que esperaran en la sala de esperas mientras se sabían los resultados. Casi después de una hora los llamaron. Ellos muy ansiosos fueron al laboratorio, allí les dieron los resultados y el doctor le dijo a William: su esposa salió positivo. Está embarazada. Se emocionaron mucho porque seria su primer bebé. El doctor interrumpió la alegría y le preguntó directamente a Ana: -doctora: ¿cuantas pastillas te tomastes? -Ana: me tomé todas las que me recetaron eran como ocho en total. -doctor: hay un gran problema porque si deciden tener al bebé va a traer muchas consecuencias.


Entre ellas están: * Las pastillas podrían haber deformado el feto. *Podría nacer con síndrome down. *Puede que nazca solo con un pie o no tenga alguna de sus manos. *Podría tener dificultadas en su desarrollo. Ante los ojos de Dios no estaría mal si lo abortaran, ya que no pueden traer al mundo a sufrir a un ser, pìensenlo. Espero su respuesta piensenlo muy bien. William y Ana estaban llorando y tomados de la mano jamas pensaron que a ellos les pudiera pasar eso. El doctor los llamó para preguntarles que habían pensado. Ellos decidieron tener a su bebé sin importar como viniese lo iban a querer y amar igual. Ellos no podían quitarle la vida a un ser indefenso.


El doctor se enojó y les dijo que el bebé seria una carga, pero ellos ya habían tomado una decisión. Por ningún motivo pensaban cambiar de opinión. El doctor le dijo a Ana: mañana en la mañana tienes que ir al hospital Primero de mayo a hacerte una ultrasonografía. En el documento que él les había dado decía "aborto fallido". Cuando iban a salir del consultorio él los llamó y les dio otro documento, cambió el termino "aborto fallido". Posteriormente el doctor le explicó que eso significaba que iba a abortar. A la mañana siguiente Ana amaneció muy contenta porque iba a ir a hacerse su primera ultrasonografía. Ese martes Ana vio por primera vez a su bebé. Ana podía observar que su bebe estaba vivo. Pero la incertidumbre continuó porque no se sabría si el bebe estaba sano hasta el momento que naciera.


William y Ana pusieron todo en la manos de Dios. Estando los dos en la casa lloraban y le pedían a Dios que su bebe naciera sano y fuera normal. Empezaron a pasar los meses y el vientre de Ana empezó a crecer. Era una ansiedad terrible para los dos. No arreglaron ningún cuarto para el bebe ni le compraron ropa porque los doctores les dijeron que había probabilidades que el bebe naciera muerto. William y Ana se llenaban de fuerzas cuando el bebe se movía o sacaba el codito. Ana tenia muchos antojos entre ellos eran: las insaciables ganas de comer manzanas y tomar cocos. Tuvieron muchos días malos y de angustias ya que a Ana se le subía la presión o no se oían los latidos del bebe. La hospitalizaron y le realizaban cardiogramas al bebe.


Era una espera que sentía que nunca acababa. Pero fue un viernes 15 de diciembre cuando el milagro llego. Le empezaron los dolores a Ana. Ella estaba muy emocionada y a la vez afligida porque le dijeron que le iban a hacer cesárea. Pero gracias a Dios Ana tuvo a su bebe a las 8:15 minutos. Cuando Ana escucho llorar por primera vez a su bebe se sintió alegre como nunca había estado antes. Se la enseñaron y le dijeron que había sido una niña y que estaba sana. Pero se la llevaron y ella no volvió a ver a su bebe hasta el siguiente día. El sábado 16 William llegó al seguro social muy emocionado y feliz al saber que su hija estaba sana. Posteriormente William se quería llevar a su esposa y su hija para la casa pero no podía porque no les había llevado ropa y le tocó ir a comprar en el momento.


Cuando William regreso las enfermeras les enseñaron a cambiar pañales ya que ellos eran unos padres inexpertos. Los felicitaron. La pareja no dejaba de ver las manitas y los piecitos de aquel pequeño ser que había llegado a sus vidas. Le dieron gracias a Dios porque estaban viendo el milagro de la vida que como al principio fue todo negativo, pero al final todo para la gloria de Dios había salido bien. Hasta los doctores se admiraron de que esas pastillas no habían dañado en absoluto al bebe, cuyo nombre es Ana Patricia Castellano Mancia. Ya soy una niña sana de 17 años que tiene mucho sueños por realizar y llena de miles ya realizados. Orgullosa de mis padres que a pesar de las adversidades, con la ayuda de Dios, nunca se dejaron vencer y lucharon hasta el final. Les agradezco grandemente que nunca se rindieran.


Mi nombre es Ana Patricia Castellano y soy estudiante del centro Supérate merlet. Soy soñadora, me describiría como una pagina en blanco, que tiene mucho por dar y decir. Soy creativa y me gusta hacer todo diferente a lo que ya existe.


Ana Patricia Castellano  

Soy un milagro, un libro escrito por Ana Patricia Castellano en ¡Supérate! Merlet.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you