Page 1


“La Devoción de Colombia a Nuestra Señora del Carmen y en la Catedral Primada de Bogotá” Pbro. Astolfo Moreno Salamanca/ Párroco de la Catedral. E-mail:

Presentación El 16 de Julio de cada año, escuchamos pitos y algarabía de la gente con caravanas de carros llevando la imagen de la Virgen del Carmen en cada calle ó carretera de nuestro país; en las iglesias otro tanto y, en nuestra Catedral Primada vemos fastuosamente vestida y arreglada la imagen de la “Virgen del Carmen”, presidiendo el altar central para esta ocasión. Ahora, nos preguntamos ¿Porqué la Virgen del Carmen atrae tanto, es tan conocida y popular en nuestro país? ¿Cuál es el origen inexplorado y desconocido de esta advocación mariana? ¿Cuál es el verdadero uso del escapulario y su gran importancia espiritual?, ¿Qué es la Cofradía de Nuestra Señora del Carmen y, cuáles son sus beneficios?. El propósito de este artículo, surge evidentemente por esta necesidad urgente que asumamos desde nuestra vida, una identidad Católica y, que demos respuesta a un planteamiento dado por su santidad Benedicto XVI, en la Iglesia Latinoamericana desde el Documento de Aparecida como “Discípulos y Misioneros de Jesucristo”, rescatando los hermosos valores de nuestra “Religiosidad Popular”, destacando su -riqueza y profundidad, en la cual aparece el alma de los pueblos latinoamericanos- y la presentó como “El precioso tesoro de la Iglesia Católica en América Latina.” Invitó a promoverla y a protegerla. (APARECIDA, Documento Conclusivo, V Conferencia General del Episcopado latinoamericano y del Caribe, CELAM. Pg. 122). E igualmente en el Documento de Puebla #284 dice: “El Pueblo sabe, que encuentra a María en la Iglesia Católica”. Desde la Catedral Primada de Bogotá, este año encontrarán ustedes respuesta a estas expectativas y los invitamos a vivir este homenaje de veneración a la memoria de la “Bienaventurada Virgen María”, como nos lo enseña la Iglesia.

Programa - Inicio de la Novena del 7 al 15 de Julio en la Eucaristía de 12:00 am. (La novena, los escapularios y la inscripción a la Cofradía los pueden adquirir en la Catedral) - FIESTA SOLEMNE DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN El 16 de Julio, las Eucaristías serán- 7:00, 8:30, 10:00, 12:00m, 2:30, 4:00 y 5:30 pm. Imposición del Santo Escapulario después de cada Eucaristía y presentación de los niños a la Santísima Virgen. -Rezo del Santo Rosario a las 2:00p m. - Durante todo el día se proyectara un video sobre la Historia de la Devoción a Nuestra Señora del Carmen, en la Catedral de Bogotá. Si quiere saber más acerca de Nuestra Señora del Carmen, su festividad desde la Catedral Primada de Bogotá conociendo su historia y profundizando cada vez más en esta rica devoción vea el video: www.catedraldebogota.org/videos/videovirgendelcarmen.html


El Origen de la Devoción a Nuestra Señora del Carmen Esta advocación mariana surge en el Monte Carmelo, el cual se encuentra ubicado al noroeste de Palestina cerca a Nazareth de Galilea, al norte de Israel en la ciudad de Haifa, con espléndida vista sobre el mar mediterráneo y al sur del Líbano (antigua Fenicia). Esta es una de las devociones más antiguas y de profunda tradición; sabemos por la Biblia en el libro de los Reyes Cap. 3,17-22 y Cap. 4,1-13, el profeta Elías y su discípulo Eliseo (s. IX A.C), habitaron y actuaron en el Carmelo por sus laderas y alrededores. Se dice que continuó una comunidad de profetas que en el siglo I tal vez Esenios, se convirtieron al Cristianismo. Y en los primeros siglos de nuestra era, muchos se retiraron allí para hacer vida eremítica, con especial devoción y culto a la Virgen María. El profeta Elías después de derrotar a los profetas de Baal que inducían al pueblo a la idolatría y luego de una prolongada sequía, hizo llover gracias a una nube que apareció en el horizonte tras sus ruegos a Yahvé. Según la tradición patrística, la pequeña nube representaba a Nuestra Señora y su intercesión en favor de la humanidad. Los Carmelitas, vieron en esta nubecilla un símbolo de la Santísima Virgen que como Madre del Mesías, es portadora de salvación para los hombres; de ahí proviene su devoción simultánea al profeta Elías y a la Virgen bajo la advocación del Carmen. Se cree, que el primitivo oratorio de los eremitas establecidos junto a la fuente de Elías, en las laderas de la santa montaña, estaba consagrado a Nuestra Señora y una antigua leyenda de ciertos escritores de los primeros tiempos aseguran que la Madre de Jesús, cuando vivía en carne mortal, iba ó fue algunas veces a visitar a sus hermanos que habitaban el monte Carmelo. La Orden Carmelitana En el año 330 de nuestra era, el emperador Constantino instauró el imperio Romano de Oriente. Siendo favorable a los cristianos, cerró la época de las persecuciones, restauró los lugares Santos de Jerusalén y dio paz a sus moradores. Posteriormente, en el siglo VII comenzó la expansión Islámica por el Medio Oriente y ocupó la cuna del cristianismo. El Papa Urbano II convocó a una Cruzada, la primera de ocho que se llevaron a cabo, encontrando eco en los príncipes europeos que suministraron tropas y marcharon hacia el Asia Menor. Terminada la primera Cruzada, algunos de los combatientes y, quizás también peregrinos principalmente franceses, resolvieron no regresar a su patria y se quedaron como ermitaños en el Monte Carmelo y allí construyeron celdas alrededor de un oratorio dedicado a honrar a la Virgen María. A principios del siglo XIII, en la cuarta Cruzada se logró tomar Constantinopla y volvió a establecerse el Imperio Romano Bizantino regido por cristianos. Para esa época los eremitas del Carmelo eran relativamente numerosos y el patriarca San Alberto de Jerusalén (1.214) les dio una regla (formula de vida) tomada en gran parte de la de S. Agustín, la cual fue aprobada en 1.266 por el Papa Honorio III.


La historia y significado del Escapulario En Inglaterra vivía un joven que había mostrado extraordinaria piedad. A la edad de doce años se había retirado a los bosques en Inglaterra y durante más de veinte años estuvo viviendo en el agujero de un roble. Así fue como obtuvo su nombre San “Simón Stock” (cuya traducción sería San Simón del Tronco) de 1.165 a 1.265, con frecuencia conversaba con Nuestro Señor y Nuestra Señora. Durante uno de esos encuentros, la Santísima Virgen María le reveló a Simón que buscara la compañía de aquellos ermitaños conocidos como Carmelitas que recientemente habían llegado a Inglaterra y abandonando su hogar en el bosque, ingresó a la Orden en Aylesford cerca de Rochester en Kent. En el lapso de dos años fue electo como superior de la Orden en 1.245, tenía ese entonces 80 años y estaban pasando serias dificultades. Así que el 16 de Julio de 1.251, Simón fue al monasterio de Cambridge y oró fervientemente a la Madre de Dios por la Orden, la Madre de Dios se le apareció rodeada de ángeles, llevando en sus manos el Escapulario del hábito Carmelita y le dijo a Simón:

“Recibe, queridísimo hijo mío, este Escapulario de tu Orden. Será el distintivo del privilegio que he obtenido para ti y para todos los Carmelitas; quienquiera que muera revestido con este santo Escapulario no sufrirá el fuego eterno”. Pronto se dio una completa transformación dentro de la Orden Carmelita. El privilegio de portar el Escapulario se extendió a aquellos que se hicieron miembros de la Cofradía de Nuestra Señora del Monte Carmelo y, fue para ellos que se abrevió la forma del escapulario hasta quedar como la que es usada hoy en día por los miembros de la Cofradía. Desde entonces, se difundió esta devoción y el uso frecuente del santo escapulario del Carmen hasta el día de hoy. San Simón Stock

El Escapulario, consiste en dos pedazos de tela rectangulares (“librea”, uniforme de servicio) atados por dos cordones y es de color café. Se usa sobre los hombros de tal manera, que uno de los trozos de la tela permanezca sobre el pecho y el otro sobre la espalda (protege por delante y por detrás) de quien lo usa y como lo conocemos hoy en día es una abreviación del escapulario que vestían los religiosos Carmelitas. Los cordones que pasan por nuestros hombros uniendo las dos piezas de lana, han sido comparados frecuentemente con los brazos de Nuestra Señora, puestos amorosamente alrededor de sus hijos; en él tenemos un recordatorio constante y con frecuencia debemos elevar nuestro corazón a Dios en oración. Su color café sombrío despojado de toda vanidad, es una señal de humildad y modestia, su tela burda de lana es un símbolo de penitencia Cristiana. La importancia del escapulario radica en su valor espiritual por lo que él significa, pues como sacramental proporciona la gracia mediante las disposiciones que inspiran a quienes lo visten. Su uso es como una profesión de fe en las enseñanzas de la Iglesia Católica y un acto de esperanza y confianza en el poder intercesor de nuestra Santísima Madre.


El Privilegio Sabatino El Escapulario del Carmen, además de la promesa de salvación para quienes mueran con él, lleva también consigo el llamado Privilegio Sabatino. Una antigua tradición (1.314) dice que Nuestra Señora se le apareció al Papa Juan XXII diciéndole:

“Quiero que anuncies a los Carmelitas y a sus Cofrades: los que lleven puesto el escapulario, guarden castidad conforme a su estado y recen el oficio divino,-o los que no sepan leer se abstengan de comer carne los miércoles y sábado-, si van al purgatorio Yo haré que cuanto antes, especialmente el sábado siguiente a su muerte sean trasladas sus almas al cielo”. (Bula ó Edicto Papal del 3 de Marzo de 1.322) Es decir, este privilegio consiste en que la Santísima Virgen sacará del purgatorio cuanto antes, especialmente el sábado después de su muerte, a quienes hayan muerto con el escapulario y durante su vida hayan guardado castidad según su estado de vida y rezado todos los días el oficio de la Virgen (Oraciones y lecturas en honor a Nuestra Señora ó rezar diariamente cinco decenas del rosario).


Monseñor Francisco Javier Zaldúa

La Devoción en Colombia y su importancia desde la Catedral Primada En Colombia, el primer convento de Madres Carmelitas se fundó en Santa Fé de Bogotá en 1.606 y el de Padres en Popayán en 1.688. “...la Primera Fundación se establece en la casa de Doña Elvira Gutiérrez viuda de Padilla, quien conoció la vida y obras de Santa Teresa de Avila; apenas habían transcurrido cuatro años de la muerte de la santa Doctora, cuando sus obras eran leídas ya en América, suscitando admiración y deseos de seguirla (…) La fuerte atracción y admiración por Santa Teresa, llevó a Doña Elvira y a sus hijas a hacer de las obras doctrinales de la Santa su lectura favorita”. “La casa de Doña Elvira estaba situada en el barrio de la Candelaria, en la actual carrera 5, entre calles 8 y 9. El primer Carmelo Colombiano fue fundado el 6 de Agosto de 1.606, fiesta de la Transfiguración del Señor(…) El 11 de Agosto el Arzobispo Loboguerrero, Prelado Arquidiocesano dio el hábito Carmelitano a doña Elvira de Jesús, a sus dos hijas: Ana Manuela de la Concepción y Elvira de San José, a sus sobrinas Francisca e Isabel Pimentel y a las dos hijas del Corregidor de la ciudad Juana e Isabel”. (CARMELITAS DESCALZAS de Bogotá, “Ecos de un Centenario” #2.)

Santa Teresa de Avila

Postal de la imagen venerada en la Catedral de Bogotá

Desde ese entonces en nuestro País y pese a algunas interrupciones de diverso orden (tal como la expulsión y expropiación de las comunidades religiosas por parte del presidente Tomás Cipriano Mosquera), se ha extendido muchísimo el culto a Nuestra Señora del Carmen. Igualmente se le conoce como “Stella Maris” (Estrella del Mar), la Virgen es la estrella que nos conduce a Jesús. En la oscuridad de la noche los navegantes por siglos confiaban en las estrellas para orientarse hacia el puerto seguro. De ahí la referencia a su protección de los conductores, quienes la han convertido en su patrona y con gran profusión de su imagen por todos los caminos de nuestro país tanto de transporte marítimo, fluvial terrestre y aéreo. También Nuestra Señora del Carmen es Patrona del Ejército Colombiano, para proteger a sus miembros devotos en los peligros que les corresponde afrontar en el ejercicio de su actividad. La divulgación de esta devoción en nuestra patria, se debe en gran parte al canónigo Monseñor Francisco Javier Zaldúa, hijo del Presidente de la República (1.882); quien le pide su intercesión para la auténtica conversión de su padre (quien era incrédulo) antes de fallecer. En la promesa le dice llevar su imagen a la Catedral (estaba en la Iglesia de San Juan de Dios) difundiendo su culto y especial veneración para su fiesta cada 16 de Julio, siendo ésta, una de las fiestas de mayor tradición en el pueblo Colombiano. Se dedicó con todo empeño a cumplir su promesa y logró numerosísimos milagros, consiguiendo promover el Culto a Nuestra Señora del Carmen con generosidad cada año, en la Catedral Primada de Bogotá, continuando la tradición hasta el día de hoy. Al fallecer el canónigo, legó la herencia de sus cuantiosos bienes para el sostenimiento del culto y cuya imagen permanece desde 1.913 en la iglesia Catedral de Bogotá con sus respectivos ornamentos, así mismo fue coronada solemnemente el 16 de Julio de 1.946, por S.E.R. Ismael Perdomo -Delegado Papal para esta ocasión-. Placa ubicada en la Capilla de Nuestra Señora del Carmen en la Catedral de Bogotá. En esta capilla está sepultado Monseñor Francisco Javier Zaldúa, de inolvidable y venerado recuerdo, Canónigo Arcediano de la Catedral e insigne propagador de la devoción a la Virgen del Carmen.


Y es por eso, que el propósito de esta festividad de “Nuestra Señora del Carmen” cada 16 de Julio, es fomentar y difundir una verdadera y auténtica devoción a la Santísima Virgen María consolidando nuestra fe Cristiana: volviendo a la oración (rezo del Santo Rosario), difundiendo el uso del escapulario -como sacramental que es- como signo de penitencia y amor hacia la Madre de Dios, siendo signo de pertenencia a la familia Carmelitana; la inscripción anual a la “Cofradía de Nuestra Señora del Carmen”-quedando inscritos en el libro del monasterio de las Carmelitas Descalzas de Bogotá- efectuada solamente para la fiesta en la Catedral Primada. A la invitación de una vida cristiana auténtica -a través de la vida Sacramental- a la reconciliación a través del Sacramento de la Penitencia (Confesiones durante todo el 16 de Julio). Imágenes del altar mayor de la Catedral de Bogotá en la Fiesta de la Virgen del Carmen

1949

1937

1953

1960

1989 1994

1998


ACTO DE CONSAGRACION A NUESTRA MADRE SANTISIMA DEL CARMEN* “Oh Maria, Madre del Carmelo, hoy vengo a consagrarme a ti agradeciendo las muchas gracias y bendiciones que he recibido de Dios a través de tus manos. Te reconozco, venero y amo como Madre, Hermana, Modelo, Amiga y compañera de camino. Te ruego que fortalezcas mi debilidad, ilumines con tu vida mi entendimiento, y aumentes en mí la fe, la esperanza y el amor para que yo pueda cada día ofrecer al Señor mi ayuda en la construcción del Reino, a través de la entrega sencilla de mi vida, en el servicio a mis hermanos. El Escapulario, signo de mi consagración a tí, sea prenda de tu protección en la lucha cotidiana y me recuerde el compromiso de escuchar la Palabra de Dios, guardarla en el corazón y hacerla vida. Oh Madre muy amada, consérvame en tu amor, con el fin de que un día, habiendo vivido en intimidad y comunión contigo, pueda cambiar tu Escapulario por el vestido de la felicidad eterna en el Reino de tu Hijo, Amén”.

Imagen actual ubicada en la Capilla de Nuestra Señora del Carmen en la Catedral de Bogotá

*Con Aprobación Eclesiástica , Censor Diocesano de Metuchen, Nueva Jersey, Julio-Agosto de 1.994.


La Cofradía de Nuestra Señora del Carmen y sus objetivos Las Cofradías surgen en la Edad Media, la figura de María con su manto esparcido sobretodos los que se refugian bajo su protección y amparo. Las Cofradías, son ampliamente recomendadas por la Iglesia como prácticas de piedad y auténtica devoción hacia la Madre de Dios. Específicamente la Cofradía de Nuestra Señora del Carmen, surge en este período y, uno de los grandes sacramentales marianos de la Iglesia, símbolo de pertenencia a María, beneficiándose de su patrocinio maternal: el escapulario de Nuestra Señora del Monte Carmelo. Los miembros del Carmelo eventualmente se expandirían hasta incluir a la tercera orden y finalmente a la -Cofradía del Escapulario-, de manera que todos los que quisieran el escapulario de Nuestra Señora del Monte Carmelo fuesen incluidos en su familia. El escapulario puede ser considerado como un recordatorio personal de que estamos –bajo el manto de Nuestra Señora,- un sacramental de la iglesia diseñado para traer a la mente en todo momento que quienes lo llevan pertenecen de una manera especial a María. En Colombia, desde el monasterio de las Carmelitas Descalzas de Bogotá, la “Cofradía de Nuestra Señora del Carmen” es instituida el 30 de octubre de 1.606, el 24 de Abril de 1.617. Quedando inscritos los fieles en su libro, haciéndoles partícipes en virtud de los dichos privilegios, así en vida como en muerte de todas las gracias, indulgencias, privilegios y favores que conceden a la familia Carmelitana los Soberanos Pontífices. Y así mismo, les admiten a la comunicación de todos los sacrificios, oraciones, vigilias, ayunos, disciplinas, penitencias y todas las buenas obras que se practican en la Orden del Carmen, las limosnas dadas por la inscripción de los cofrades son para dicho convento. María, ejemplo de Santidad Todos estamos llamados a ser santos y el modelo para alcanzarlo es imitar a Jesucristo con el fiel seguimiento de su mensaje:"Vivir en obsequio de Jesucristo", como nos lo dice el inicio de la regla Carmelitana. Pero Jesucristo, nos da también como modelo a la Virgen María su Madre, es quien mejor supo asimilar su vida y su doctrina. Mucho mejor que San Pablo nos lo puede decir Ella: "Sed mis imitadores, como yo lo soy de Cristo"(I Cor.1, 1). Los Carmelitas han visto siempre en María, el modelo y ejemplo de todas las virtudes para asemejarse más con el ideal de su Hijo Jesucristo. Y es por eso, que los invito a que hagamos eco de los Carmelitas y la Iglesia Universal con esta oración:


Fotografías: Archivo de la Catedral de Bogotá Contacto: Catedral Primada de Colombia Cra. 7 No. 10-80 Tel: 341 1954 info@catedraldebogota.org Descargue este dossier de prensa en: www.catedraldebogota.org/carmen.pdf

www.catedraldebogota.org

www.voxstudio.org

Texto: Astolfo Moreno Salamanca Pbro. Párroco en la Catedral Primada de Colombia


“La Devoción de Colombia a Nuestra Señora del Carmen y en la Catedral Primada de Bogotá” Pbro. Astolfo Moreno Salamanca/ Párroco de la Catedral. E-mail:

Dossier de Prensa (versión breve) FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN EN LA CATEDRAL PRIMADA DE BOGOTA Astolfo Moreno Salamanca Pbro. Párroco en la Catedral e-mail:parroco@catedraldebogota.org El 16 de Julio de cada año, escuchamos pitos y algarabía de la gente con caravanas de carros llevando la imagen de la Virgen del Carmen en cada calle o carretera de nuestro país. En las iglesias otro tanto y en nuestra Catedral Primada vemos fastuosamente vestida y arreglada la imagen de la “Virgen del Carmen”, presidiendo el altar central para esta ocasión. La devoción a Nuestra Señora del Monte Carmelo es una de las más antiguas y profundas de la tradición cristiana. Desde la Biblia se tiene información de obras y comunidades en honor de la Santísima Virgen, acciones realizadas y mensajes entregados por la misma. En Colombia la devoción a la Virgen llegó con la fundación del primer convento de Madres Carmelitas en 1606 y Padres en Popayán en 1688, a pesar de las interrupciones de diverso orden religioso, el culto a Nuestra Señora del Carmen se ha extendido muchísimo hasta el punto de convertirse el día de la Virgen en una de las fiestas de mayor tradición religiosa y cultural para el pueblo colombiano. Se le conoce como “Stella Maris” (Estrella del Mar), porque la Virgen es la estrella que nos conduce a Jesús. De ahí la referencia por parte de los conductores la hayan convertido en su patrona y hayan difundido su imagen por todos los caminos de nuestro país. Este patrocinio se extiende al transporte marítimo fluvial y aéreo. Son innumerables los testimonios de la protección de la Virgen sobre quienes la invocan que se expresan en las numerosas imágenes que adornan las carreteras de nuestro país. También Nuestra Señora del Carmen es Patrona del Ejército Colombiano, para proteger a sus miembros devotos en los peligros que les corresponde afrontar en el ejercicio de su actividad. La divulgación de esta devoción en nuestra Catedral entonces se debe en gran parte al canónigo Monseñor Francisco Javier Zaldúa, hijo del entonces Presidente de la República (Francisco Zaldúa se posesionó el 1 de Abril de 1.882 y fallece el 21 de Diciembre de 1.882). Monseñor Zaldúa hace una promesa a la Virgen pidiéndole la auténtica conversión de su padre (quien era incrédulo) antes de fallecer. En la promesa ofrece llevar su imagen a la Catedral (estaba en la Iglesia de San Juan de Dios) difundiendo su culto y especial veneración para su fiesta cada 16 de Julio. Al recibir el favor de manos de Nuestra Señora; se dedicó con todo empeño a cumplir su promesa consiguiendo numerosos milagros, promovió el culto a Nuestra Señora del Carmen con generosidad cada año, continuando la tradición hasta el día de hoy. Al fallecer el canónigo, legó la herencia de sus cuantiosos bienes para el sostenimiento del culto. La imagen permanece desde 1.913 en la iglesia Catedral de Bogotá con sus respectivos ornamentos, así mismo fue coronada solemnemente el 16 de Julio de 1.946, por S.E.R. Ismael Perdomo -Delegado Papal para esta ocasión-. Junto a la devoción a Nuestra Señora del Carmen está la importancia del uso del escapulario carmelita. La importancia del escapulario radica en su significado espiritual pues como sacramental proporciona la gracia según las disposiciones de quienes lo visten. Su uso es una profesión de fe en las enseñanzas de la Iglesia Católica y un acto de esperanza y confianza en el poder intercesor de Nuestra Madre Santísima El privilegio de portar el escapulario se extendió a aquellos que se hicieron miembros de la Cofradía de Nuestra Señora del Monte Carmelo.


Para ellos se abrevió la forma del escapulario, hasta quedar como la usada hoy en día por los miembros de la Cofradía. Desde entonces, se difundió esta devoción y el uso frecuente del santo escapulario del Carmen. El Escapulario consiste en dos pedazos de tela rectangulares -“librea”, uniforme de servicio- atados por dos cordones. Se usa sobre los hombros de tal manera que uno de los trozos de la tela permanezca sobre el pecho y el otro sobre la espalda (protege por delante y por detrás) de quien lo usa. Los cordones que pasan por nuestros hombros uniendo las dos piezas de lana, han sido comparados frecuentemente con los brazos de Nuestra Señora puestos amorosamente alrededor de sus hijos. En él tenemos un recordatorio constante de la protección materna y nos invita con frecuencia elevar nuestro corazón a Dios. Su color café sombrío despojado de toda vanidad, es una señal de humildad y modestia, su tela burda de lana es un símbolo de penitencia cristiana. El Escapulario del Carmen es: -Signo de consagración, señal de protección, estímulo de imitación, promesa de las realidades escatológicas de nuestra vida cristiana, es una síntesis de nuestra devoción a la Virgen, Madre y Reina del Carmelo. -Una devoción mariana recomendada por la Iglesia desde hace ocho siglos. -Una señal de amor y consagración a María, que como Madre nuestra nos brinda su protección. -Una exigencia de compromiso para construir la civilización del amor. Imposición, uso y requisitos para usar debidamente el escapulario: -Es necesario que la primera vez y solamente ésta, lo imponga un sacerdote. (TODOS los sacerdotes pueden imponerlo). -Cuando el escapulario está deteriorado por el uso, se sustituye por otro, sin necesidad de nueva bendición e imposición. -Hay que llevarlo continuamente pendiente de nuestro cuello. -Cuando hay motivo suficiente, puede suplirse por la medalla escapulario. -Para ganar el Privilegio Sabatino basta rezar diariamente cinco Avemarías. Exige: -Una vida cristiana auténtica. -La imitación de María, especialmente en el cumplimiento fiel de la voluntad de Dios en todas las circunstancias de la vida. -Un ofrecimiento continuo de nosotros y de lo nuestro a Dios, a través de María. Por consiguiente el Escapulario: -NO ES un amuleto que nos preserva mágicamente de enfermedades y males. -NO ES un talismán que por sí mismo nos atrae la gracia y la protección de Dios y de María. -NO ES un pedazo de tela que nos dispensa de las exigencias de la vida cristiana. ES una prueba de su maternal cuidado, fue su aparición a San Simón Stock superior general de la Orden de los Carmelitas y el 16 de Julio de 1.251, diciéndole: “Recibe hijo mío este escapulario en prenda de salvación eterna para todos lo que lo lleven”. *Si quiere saber más acerca de Nuestra Señora del Carmen, su festividad desde la Catedral Primada de Bogotá conociendo su historia y profundizando cada vez más en esta rica devoción siga este enlace: www.catedraldebogota.org/videos/videovirgendelcarmen.html Desde la Catedral Primada de Bogotá, encontrarán ustedes respuesta a estas expectativas y los invitamos a vivir este homenaje de veneración a la memoria de la “Bienaventurada Virgen María”, como nos lo enseña la Iglesia.


PROGRAMA * Inicio de la Novena del 7 al 15 de Julio en la Eucaristía de 12:00 m. (La novena, los escapularios y la inscripción a la Cofradía los pueden adquirir en la Catedral) *FIESTA SOLEMNE DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN, 16 de Julio Eucaristías- 7:00, 8:30, 10:00, 12:00 m, 2:30, 4:00 y 5:30 pm. Imposición del Santo Escapulario y presentación de los niños a la Santísima Virgen después de cada Eucaristía. Durante todo el día se proyectará un video sobre la Historia de la Devoción a Nuestra Señora del Carmen en la Catedral de Bogotá (Cra. 7 # 10-80).

Fiesta de la Virgen del Carmen  

16 de Julio FIesta de la Virgen del Carmen en la Catedral de Bogota. Historia y devocion

Advertisement