Page 1

Declarada de Interés Social por la Legislatura - Cdad. Bs. As.

Ser

familia

nos permite descubrir y vivenciar la dimensión gratuita del amor.

REVISTA BIMESTRAL

AÑO 16 - Nº 157 - NOVIEMBRE/DICIEMBRE 2016 - COSTO $20


28


Editorial

Sumario .1.

“Ser familia” aquí y ahora.

.2.

Familia y Pobreza.

.5.

Ser Techo donde cobijar los sueños.

.7.

Amoris Laetitia, un documento para leer en familia.

.8.

Las familias de nuestro pueblo.

. 11 .

San Ramón Nonato: el santuario de la Vida.

. 13 .

Breve catecismo para pequeños y grandes, en clave familiar.

. 17 .

La mesa compartida que se hace familia.

. 20 .

Hacerse cargo: la experiencia comunitaria del amor.

. 23 .

Misión, presencia y coraje.

. 27.

La intimidad de un Pueblo.

“SER familia”

“La fuerza de la familia reside esencialmente en su capacidad de amar y enseñar a amar. Por muy herida que pueda estar una familia, esta puede crecer gracias al amor” (AL 53). Estamos finalizando el año, y como suele pasar, se revisa y mira lo recorrido, sin perder de vista lo que viene por caminar. Por eso, desde la Comisión de Niñez, Adolescencia y Familia en situación de vulnerabilidad social, quisimos volver a lo esencial, volver al eje, poner la mirada en la familia, en el “ser familia” aquí y ahora. Creemos en un Dios que eligió meterse en la historia a través de una familia. En un Dios que eligió hacerse cargo del destino de los pobres encarnándose en una familia pobre, de una aldea lejana de Palestina. Que hizo de la pequeña historia cotidiana de una familia, una Historia de Salvación. Queremos terminar el año, poniendo nuestra mirada sobre la familia, sobre nuestras familias, sobre sus fragilidades y vulnerabilidades y sobre sus fortalezas y sus luces. Sabiendo que el Señor está cerca de la fragilidad y pobreza de nuestras familias. En su paso por Guayaquil1, el papa Francisco nos dijo: “La familia es el hospital más cercano, cuando uno está enfermo lo cuidan ahí mientras se puede, la familia es la primera escuela de los niños, es el grupo de referencia imprescindible para los jóvenes, es el mejor asilo para los ancianos. La familia constituye la gran «riqueza social», que otras instituciones no pueden sustituir, que debe ser ayudada y potenciada, para no perder nunca el justo sentido de los servicios que la sociedad presta a sus ciudadanos. La familia también forma una pequeña Iglesia, la llamamos «Iglesia doméstica» que, junto con la vida, encauza la ternura y la misericordia divina. En la familia la fe se mezcla con la leche materna: experimentando el amor de los padres se siente más cercano el amor de Dios. Y en la familia, y de esto todos somos testigos, los milagros se ha-

aquí y ahora

cen con lo que hay, con lo que somos, con lo que uno tiene a mano y muchas veces no es el ideal, no es lo que soñamos, ni lo que «debería ser».” Jesús, nos invita a ensanchar la mirada, “¿quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?… todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre” (Mt12, 48-50). Muchos construyen “familia”, allí donde la sociedad pone orfandad y exclusión. Esta revista, se hace espejo también de la fuerza y el ingenio de un pueblo para dar lugar a los que no tienen lugar, para incluir a los que “sobran” y cubrir a los parias. Experiencia de un “ser familia”, “Familia Grande” como la llaman algunos que es la resiliencia testaruda, llena de actos heroicos y anónimos, que no dejan que “nadie se pierda”. Corazón grande y esencialmente comunitario. En la fiesta de San Ramón Nonato del año 2008, nuestro cardenal Bergoglio nos decía: “Sepamos que si luchamos por la vida y los chicos vamos a tener lío (…) les van a de decir de todo, pero el premio es ese: tener un chico en los brazos, la ternura de Dios hecha persona. Que sólo contemplar un papá o una mamá con un chico en brazos nos de ánimo a seguir luchando por esta vida... Que así sea”. María Madre, presente en cada familia, ella que supo “transformar una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura” (EG286), está presente en el pueblo fiel, Familia de Dios, que la visita cada año en su casa en Luján. Ella nos recibe como hijos y nos enseña a dejar nuestras familias en manos del Señor, sabiendo que nuestras preocupaciones son también preocupaciones de Dios. Padre Adrián Bennardis

NOTAS 1 - Homilía en el Parque los Samanes – Guayaquil, Ecuador, 06 de julio de 2015.

1


Mons. Oscar V. Ojea - Obispo de San Isidro Presidente de Cáritas Argentina.

FAMILIA ypobreza “Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue.” Lc 2, 6-7.

La escena del pesebre, que desde la distancia del tiempo nos llena de ternura y emoción, para sus protagonistas no tuvo nada de encantador. María es una mujer joven que va a tener a su hijo y le toca dar a luz cuando están de viaje por trámites (se iban a anotar en un censo), en una ciudad desconocida, donde no tiene parientes cercanos ni amigos que puedan dar una mano en un momento tan crucial de la vida. Apenas consiguen un establo y seguramente tuvo miedo de parir en la calle… Y en medio de esa situación tan precaria, viene un hijo, un hijo amado y además, ALGUIEN especial, no sólo para esta pareja, sino para muchos… Una alegría inmensa en medio de los animales, la suciedad y el temor que conlleva la vulnerabilidad del nacimiento. Evidentemente Jesús quiso ser uno de nosotros, con todas nuestras limitaciones y avatares. Además, no le alcanzó con tomar la fragilidad humana, sino que en muchos momentos de su vida (comenzando por su

2

nacimiento), lo vemos asumir el destino de los pobres. Es importante saber que el Señor quiere estar así de cerca

de nuestra fragilidad y pobreza, de la fragilidad y pobreza de nuestras familias. La vida es difícil para todos, pero podemos decir que es más difícil para los pobres. La vida de familia en contextos de pobreza, se ve también muy amenazada por diversas situaciones. Cuando los padres no tienen trabajo es un drama, porque

La vida es difícil para todos, pero podemos decir que es más difícil para los pobres. falta el pan en la mesa. Pero cuando hay trabajo, nuestros hermanos más humildes son los que tienen empleos (en general changas), que no están bien remunerados y que por lo tanto implican muchas horas de trabajo. Si unimos eso al hecho de que nuestros barrios están mayormente situados en las periferias y que insume mucho tiempo ir y volver hacia y desde el centro de las ciudades, nos encontramos con que las familias pobres y trabajadoras tienen muy poco tiempo para compartir. ¿Cuánta atención puede prestarle una mamá a los chicos, si trabajó fuera de casa todo el día y además viajo varias horas de ida y de vuelta? Queda todavía tratar de ordenar un poco y cocinar para la cena. Esta falta de tiempo y el gran cansancio son un factor que amenaza los vínculos y sobre todo deja a los chicos mucho tiempo solos y expuestos a todas las amenazas, entre las cuales el “paco” y el alcohol no son las menores. La fragilidad habitacional y


el hacinamiento tampoco favorecen la salud de los vínculos y aumentan el riesgo de abuso sexual y de violencia doméstica. Las personas necesitan un lugar y un resguardo, un sitio digno adónde llegar luego de las tareas del día. Cuando las condiciones del hogar no son ni siquiera mínimas, la violencia se desata casi inevitablemente. Los pobres están también más expuestos a la inseguridad y a la violencia de las ciudades. Muchos jóvenes en los barrios, sienten que la vida no vale nada. También está el aspecto de la educación. Quienes tienen hijos saben que el hecho de mandar a un niño a la escuela no es sólo cuestión de ir a un lugar determinado, implica horarios a respetar, zapatillas, abrigo, útiles mínimos, y alimentarse diariamente para poder prestar atención. Hay que decir que la escuela suple con comida muchas veces las necesidades nutricionales de los chicos, incluso los comedores se ampliaron para que en algunas circunstancias se pueda alimentar a toda la familia. Pero completar la escuela primaria representa para las familias de los chicos pobres, todo un desafío. Hablamos de alimento y de educación, pero para nutrirse integralmente, un niño necesita mucho afecto, presencia de mamá, de papá, de los hermanos, de la familia grande, deporte, juegos... Eso falta también muchas veces en los barrios: un papá ausente, golpeador o preso no puede satisfacer la necesidad de afecto de una persona, especialmente si está creciendo. En una de las catequesis de

Los pobres están más expuestos a la inseguridad y a la violencia de las ciudades. Muchos jóvenes en los barrios, sienten que la vida no vale nada. los miércoles, que el Papa Francisco dedicó el año pasado a la familia, nos decía: “No es sólo cuestión de pan. Hablamos de trabajo, hablamos de instrucción, hablamos de salud. Es importante entender bien esto. Quedamos siempre muy conmovidos cuando vemos imágenes de niños desnutridos y enfermos que nos muestran en muchas partes del mundo. Al mismo tiempo, nos conmueve también mucho la mirada resplandeciente de muchos niños, privados de todo, que están en escuelas carentes de todo, cuando muestran con orgullo su lápiz y su cuaderno. ¡Y cómo miran con amor a su maestro o a su maestra! Ciertamente los niños saben que el hombre no vive sólo de pan. También del afecto familiar. Cuando hay miseria los niños sufren, porque ellos quieren el amor, los vínculos familiares. Nosotros cristianos deberíamos estar cada vez más cerca de las familias que la pobreza pone a prueba. (…) Cuidar a las familias, cuidar el afecto, cuando la miseria pone a prueba a la familia. La Iglesia es madre, y no debe olvidar este drama de sus hijos.” 1 Lo que más necesitan los chicos es la presencia de papá y mamá, pero a veces ellos no están. En nuestros barrios es muy fuerte la presencia de los

abuelos, en especial de la abuela. Y estas presencias son muy sanadoras. El mismo Francisco lo recuerda en AmorisLaetitia, “Muchas veces son los abuelos quienes aseguran la transmisión de los grandes valores a sus nietos, y «muchas personas pueden reconocer que deben precisamente a sus abuelos la iniciación a la vida cristiana».”(AL 192) Cuando de alguna manera la familia claudica, tiene que hacerse especialmente presente la comunidad eclesial, porque “Una persona pobre que pierde el ámbito de la tutela de la familia queda doblemente expuesta al abandono y a todo tipo de riesgos para su integridad.” (AL 242). Aquí es donde tienen sentido fuerte, los cuatro verbos clave que recorren la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia: Escuchar-Acompañar-Discernir-Integrar. Estos verbos nos marcan el rumbo de la acción pastoral. Escuchar y estar atentos a los dolores y alegrías de las familias. Acompañar y estar especialmente presentes en las situaciones difíciles. Ayudar a las personas

3


a discernir, para que puedan encontrar la presencia de Dios en su vida. Integrar a todos, integrar siempre y nunca marginar. En estas líneas nos hemos ocupado de las sombras de la vida familiar que es fundamentalmente luminosa. Aún en contextos de marginalidad, hay tanta alegría y tanto cariño en las familias que luchan por los suyos, que su entrega nos llena de esperanza, nos decía Francisco que hoy “no queda un estereotipo de la familia ideal, sino un interpelante «collage» formado por tantas realidades diferentes, colmadas de gozos, dramas y sueños. Las realidades que nos preocupan son desafíos. No caigamos en la trampa de desgastarnos en lamentos autodefensivos, en lugar de despertar una

creatividad misionera.” (AL 57). La realidad de nuestras familias es sobre todo motivo de alegría, la alegría del amor (Amoris Laetitia) que crece y tiene posibilidades de madurar aún en las situaciones más adversas: “La fuerza de la familia reside esencialmente en su capacidad de amar y enseñar a amar. Por muy herida que pueda estar

Horario: Lu a Vi de 9 a 12.30hs y de 15 a 20hs Sábado de 9 a 13hs

Avellaneda 1499

4

Tel:4431-4312

una familia, esta puede crecer gracias al amor” (AL 53). Encontrar el amor que hay en cada hogar y hacerlo crecer, más allá de las dificultades, es el cometido de una pastoral cercana a las familias. Que el Señor nos enseñe a acompañar y a servir a las familias, que todos podamos encontraren ellas la alegría del amor. Que María, con su corazón de Madre, nos ayude a descubrir quiénes necesitan más de nuestra solidaridad, presencia y compañía.

NOTAS 1 - Catequesis del 3 de junio de 2015. Todas las catequesis del Papa sobre la Familia, pueden consultarse en: http://www.uca.edu.ar/uca/common/ grupo49/files/Catequesis_del_papa_Francisco_sobre_flia._PDF_-1-.pdf

Familia -- Adicciones Adicciones - Parejas Familia Parejas -- Crisis Crisis Vitales Vitales Orientación del del Desarrollo Desarrollo Personal Orientación Personal

dtantucci@hotmail.com dtantucci@hotmail.com

Tel. Tel. 2057-6738 2057-6738 Cel.15-61332412 Cel.15-61332412


Entrevista a Magdalena Terrero (Municipalidad de San Martín), Fray Domingo Rehin (Párroco de Inmaculada Concepción) , Yolanda Sosa – (Directora de Cáritas Parroquial) - José León Suárez - Partido de San Martín.

Ser TECHO donde cobijar los sueños Este proyecto se empieza a amasar desde lo pequeño. Forma parte de la dirección de Economía Social del Municipio de San Martín, que junto con la parroquia Inmaculada lo llevan adelante. Surge hace ya tres años pensado para aquellos barrios, villas

Todavía resonaban en nuestro interior las palabras de Francisco que en Bolivia nos invitaba al compromiso… “Digamos juntos desde el corazón: ninguna familia sin vivienda, ningún campesino sin tierra, ningún trabajador sin derechos…” Y lo reafirmó en la exhortación sobre la familia “la familia tiene derecho a una vivienda decente, apta para la vida familiar… Una familia y un hogar son dos cosas que se reclaman mutuamente” (44). Por eso, apenas supimos del Fondo “Mons. Angelelli” destinado al mejoramiento de viviendas populares, decidimos conocerlo de cerca y fue así, que una mañana de septiembre nos acercamos a la Comunidad Franciscana de la Parroquia Inmaculada Concepción en José León Suárez donde nos recibió Fray Mingo, junto con Magda y Yoli referentes de esta experiencia de trabajo comunitario.

y asentamientos de la localidad de José León Suárez instalados en las zonas más vulnerables de los municipios como tierras “no aptas” para la vivienda, donde en general el Estado municipal no se hacía presente, salvo ante emergencias, inundaciones. Cuando la tierra no es propia se dificulta conseguir fondos y las familias que allí viven fueron siempre olvidadas y postergadas. ¿En qué consiste el programa? Magda: A partir de un Fondo rotatorio, que bautizamos Mons. Angelelli, en honor a nuestro mártir que se jugó por los más pobres, empezamos un progra-

ma con la impronta de microcrédito, en lugar de subsidio, y es muy importante esta idea fuerza porque es la que nos caracteriza y diferencia de otros programas. Entonces, desde la visión de la vivienda popular y por medio de microcréditos con tasa cero de interés, instalamos esta otra mirada, donde son las propias familias las que mejoran sus viviendas a partir de un fondo rotativo. ¿Cómo es en la práctica? Magda: Empezamos con $200.000 del municipio teniendo como consigna que el primer crédito que se otorga a las familias sea para poner en condiciones la instalación eléctrica. La experiencia nos muestra que en las poblaciones más pobres el tema eléctrico queda para último lugar, siempre antes hay otras necesidades. En todos nuestros barrios la cuestión eléctrica es muy precaria, hay picos de tensión, hay cortes, llueve o se cae un poste de luz y se queda todo el barrio a oscuras, incendios, electrocuciones. Es un lugar de peligrosidad muy importante. Entonces desde el Fondo rotatorio se financia la compra de material en un distribuidor mayorista y cada familia es la que se organiza y aporta la mano de obra. Un promotor visita a las familias para asesorarlas en la instalación eléctrica. Así empezó y fue una movida interesante.

5


Yo vivía en una casa precaria y los préstamos me han ayudado, primero tenía miedo “será que voy a poder cumplir”, pero después el miedo se fue y me fui incentivando cada vez más. Aparte el grupo que somos todos nosotros dan una mano enorme, iba un arquitecto y me decía “Angel cubrí mejor los espacios”. Yo hoy estoy muy orgulloso porque a través del empujón que me dieron tengo mi casa de material y de a poquito vamos por mas. Creo que para todos los barrios tendría que ser lo mismo, y dentro de lo posible todos tenemos que cumplir y ver al vecino que necesita y ayudarle también, siempre y cuando se comprometa como todos nosotros. Y esto va a seguir girando, girando, cada vez más. Ángel

¿Cómo acceden las familias a los créditos? Magda: El programa baja a partir de organizaciones barriales no partidarias: capillas, comedores, la Parroquia Inmaculada, que son referentes para los vecinos. Y estas organizaciones son, las que bajo algunos criterios, identifican a las familias en cada uno de los barrios. Las familias tienen que tener algún ingreso estable para poder devolver la cuota. Tenemos desde cartoneros hasta gente que es cuentapropista, albañiles, personas que trabajan en el servicio doméstico, muchas tienen sus kiosquitos en sus casas. El cumplimiento en el pago también les permite renovar y sacar otro crédito y ahí si a partir del segundo ya pueden invertirlo en lo que ellos decidan para el mejoramiento de la vivienda. Empezamos con dos barrios Independencia y Villa Hidalgo que hoy tienen alrededor de 50 familias cada uno y ya se sumaron otros tres: Villa Lanzone y 9 de julio que tienen más de 20 familias y Cárcova que arrancamos hace apenas tres meses viene creciendo fuerte y ya tenemos 15 familias. Al año y medio más o menos interesamos al área de economía social de Cáritas Nacional y ellos sumaron a Cáritas San Martín y aportaron también al fondo.

6

Este programa es financiado en PARTES IGUALES POR EL MUNICIPIO Y CÁRITAS. Desarrollo Social del Municipio de San Martín, aportó los PRIMEROS $200.000 y Cáritas Nacional ECOSOL (Economía Solidaria) aportó los otros 200.000. Hay un fondo semilla de alrededor de 400.000 pesos que rota todos los meses, ya se entregaron $400.000, se devolvieron y se volvieron a entregar otros $400.000. Ahí la importancia de lo comunitario porque todos sostienen el fondo al devolver los créditos. ¿Cómo lo tomaron las familias? Magda: Al principio hubo que superar la desconfianza de los vecinos hacia nosotros. Para la gente era todo raro, no eran subsidios, no era clientelar, estaba la Iglesia y Cáritas involucrada… Fue una apuesta. Y en la medida que esto empezó a caminar, y las primeras familias cumplieron y accedieron a un segundo, tercer crédito (no hay límites en la cantidad de créditos por familia), comenzó a funcionar el “radio pasillo”, donde son los mismos vecinos los que contagian a otros para que se sumen y participen. De hecho hoy hay familias en lista de espera. Yoli: Cuando veo familias que terminaron el primer crédito y van por más me doy cuenta que

150 familias /300 créditos /5 barrios. 400.000 pesos en rotación. Más de 800.000$ entregados 90 familias con créditos vigentes. Los Montos otorgados arrancan en los $1500 y llegan hasta los $8000.

esto es lo que Cáritas tenía que hacer, no sólo la asistencia inmediata, que era lo que veníamos haciendo, sino también acompañar un proceso de crecimiento de la vivienda, de las personas, de las familias.

Otro desafío es seguir sumando dinero al Fondo, porque la demanda cada vez es mayor y hay un desgranamiento que no es mucho, pero año a año se va sintiendo, porque la plata pierde valor, y los materiales aumentan. Fray Mingo: Acá es una opción preferencial, y es teológica, no es ideológica, por los más pobres, Jesús se encarnó y se hizo pobre. Es la evangelización unida a la promoción humana, la dignidad. Cada persona está llamada a ser un sujeto activo, creador y protagonista en la historia para construir su destino. Cáritas Inmaculada Lunes, miércoles y viernes de 17 a 19hs // (11) 4729-2509 Municipalidad de San Martín Desarrollo Social - Dir. Gral de Economía Social y Solidaria Fondo de mejoramiento habitacional Mons. Angelelli terrero.magdalena@gmail.com


Padre Fabián Báez Párroco de María Reina

Amoris Laetitia,

un documento para leer en familia

Cuando el 13 de marzo de 2013 el Papa Francisco salió al balcón de la Basílica de San Pedro impactó al mundo entero por su sencillez y su cercanía. Saludó a la multitud con un simple “buenas tardes” e hizo un chiste: “me fueron a buscar casi al fin del mundo”. A partir de entonces es claro que la sencillez, la cercanía y la alegría son rasgos evidentes del Papa Francisco y de todo su magisterio, y por ende también del documento “Amoris Laetitia” (La alegría del amor) que nos ocupa en estas líneas. Se trata de una Exhortación Apóstólica, que el Papa escribe después de los dos Sínodos sobre el matrimonio y la familia que convocara en los últimos dos años. Mons. Enrique Eguía, obispo auxiliar de Buenos Aires, dice frecuentemente que uno de los aportes más significativos de los tiempos del Papa actual como arzobispo de Buenos Aires fue el paso sereno de una pastoral de planes a una pastoral de actitudes. La actitud no va en detrimento de la planificación y organización pastoral sino en orden a privilegiar una primacía en la intención. La cercanía es la primera actitud que señala el Papa antes de elaborar propuestas y planificaciones pastorales concretas, que siempre han de partir de este fervor interior por llevar a todos la Buena Noticia de Jesús. En este documento el Papa anuncia la actitud de la cercanía

y de la misericordia de Dios con las familias, e invita a la Iglesia a hacer lo mismo. No es casual que este documento haya visto la luz justo en el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, “un tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes” 1 . En la convocatoria al Jubileo el Papa decía: “Misericordia es la vía que une a Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado” 2 . La intención primera es pues despertar en todos, la certeza de cuánto y cómo nos ama Dios. Esta certeza es el fundamento de la adhesión a Jesús que invitaba a sus discípulos a hacer experiencia de estar con él: “vengan y lo verán” (Jn 1,38-39). San Ignacio de Loyola

dirá al final de los Ejercicios Espirituales que es necesario “pedir a Dios la gracia de conocer internamente tanto bien recibido, para que yo enteramente reconociendo, pueda en todo amar y servir a su divina majestad” 3 . La lógica del amor: descubrir la misericordia divina nos despierta el amor a Dios, y ese amor nos hace querer servirlo en todo y en todos. El jubileo de la Misericordia es como un año entero realizando toda la Iglesia el ejercicio ignaciano de la contemplación para alcanzar a amor, para que conociendo y redescubriendo la grandeza y la ternura de su misericordia, nos decidamos completamente por Dios. El documento “La alegría del amor” es simple, cercano y alegre. Es un texto profundo y sencillo, escrito para todos, sin tecnicismos o hiper abundancia de citas para expertos. El primer consejo que creo oportuno dar es que, como todo documento, debe ser leído de principio a fin. La alegría del amor brota de Dios que se revela, por eso el primer capítulo nos invita a escuchar la Palabra de Dios contenida en la Sagrada Escritura. Se trata de una mirada realista, a la luz de la fe cristiana, pero sin idealismos ficticios sino contemplando la realidad, por eso el capítulo segundo reflexiona sobre la realidad de la familia actual y los desafíos que nos presenta. En el capítulo tercero se descubre la dignidad de la familia como

7


vocación, repasando algunos elementos esenciales de la enseñanza de la Iglesia acerca del matrimonio y la familia. El capítulo cuarto es una mirada sobre el

bre la educación de los hijos; por eso el séptimo capítulo esta todo dedicado a ello: su formación ética, el valor de la sanción como estímulo, el paciente realismo, la educación sexual, la En este documento el Papa anuncia la actitud de la transmisión de la fe, cercanía y de la misericordia de Dios con las familias, y más en general, la vida familiar como e invita a la Iglesia a hacer lo mismo. contexto educativo… Un verdadero amor matrimonial, contemplado apoyo para los padres que mudesde el himno de la caridad de chas veces se sienten perplejos y San Pablo; junto al capítulo quin- confundidos ante cómo educar to que habla de la fecundidad de a sus hijos en estos tiempos que ese amor que se hace familia, son nos tocan vivir. En el capítulo ocel centro del documento. Cuán- tavo el Papa invita a la miserito bien hace a las parejas (desde cordia y al discernimiento pastonovios por casarse hasta matri- ral frente a aquellas situaciones monios de muchos años) leer que no responden plenamente juntos estos capítulos. Al llegar a aquello que el Señor propone al capítulo sexto el Papa propone sobre el amor y la familia. Aquí algunas instancias pastorales que lo central y a la vez lo más deorientan a construir familias só- licado es el discernimiento. El lidas y fecundas según el plan de Papa propone cuatro palabras Dios. Toda esta reflexión conclu- que ayudarán a la Iglesia a estar ye naturalmente en la mirada so- junto a estas situaciones: acoger,

acompañar, discernir e integrar. Se trata de saber acompañar en el discernimiento hasta el sagrario de la conciencia humana donde cada persona se encuentra con Dios. El último capitulo dedicado a la espiritualidad conyugal y familiar, es para las familias un camino de crecimiento en la fe y en la comunión. “La alegría del amor” es un camino que nos hace bien recorrer. Qué buen ejercicio será que como familia, como matrimonios, como hermanos, muchos quieran leer juntos este documento. Ojalá que la lectura de estas líneas te animen a hacerlo. Parroquia María Reina (11) 4572-8422

NOTAS 1 - Papa Francisco, Misericordiae Vultus 3 2- Papa Francisco, Misericordiae Vultus 2 3- San Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales, Contemplación para alcanzar amor.

TESTIMONIOS

LA ALEGRIA DEL AMOR:

los rostros de la familia Creo que hay muchas formas de sentirse en familia, la primera la de tu de tu hogar, tu esposo y tus hijos, pero también hay momentos en que uno se siente en familia cuando está con amigos, vecinos, con personas que quiere. Acá en el barrio muchas veces nos pasan cosas y las personas se acercan y te cuentan lo que les pasa. Y uno lo toma como que es parte de tu familia porque uno no le cuen-

8

ta su historia de vida a cualquiera. Norma, Ciudad Oculta. Ser familia es cuando alguien construye con la persona que ama dejando de lado muchas diferencias si uno las tiene, y tratar de entenderse, y si uno tiene hijos también tratar de llevarlo bien con los hijos. Sentirse en familia también en la parroquia porque yo participo mucho y creo que soy familia

de la gente que me rodea. También mis tres nietos y el amor que me dan son mi motor, ser una “marta” para ellos, estar y servirlos. Yo los amo, y no me canso. Antonia, Barrio Ramón Carrillo. Uno es familia con quien se siente en familia, no tiene que ver los lazos de sangre sino la unión que hay con el otro. Y sobre todo nosotros que somos cristianos también


a nivel comunidad uno muchas veces se siente en familia. Yo tengo la gracia de tener una linda familia de sangre, y sentir familia a los hermanos que Dios me fue poniendo en el camino. Carla, Barrio Piedra Buena. Ser familia es estar unidos compartir, lo bueno y lo malo. A veces te sentís bien y a veces no. Alguien que no tiene familia se debe sentir solo. Gastón, seis hijos, Ciudad Oculta. Ser familia es acompañarnos, dialogar, convivir día a día, con esas personas que pueden ser familia de sangre o familia de corazón… Ayudar y orientar en su vida, sabemos que a veces hay problemas y ahí es adonde uno debe fortalecer. Nosotros acá en la granja pasamos todos los días, y tratamos de educar,

sabemos que ellos vienen con la abstinencia y todo eso y tratamos de darles cariño, apoyo…. Valerio, esposo de Rufila a cargo de la Granja Madre Teresa Hogar Cristo. Acá en la granja nos sentimos en familia porque los chicos acuden a nosotros ante cualquier problema o nos comparten algo bueno o algo malo; entonces tenemos que estar para ellos siempre, hablamos, compartimos la mesa, charlamos, nos reírnos, los felicitarnos por algún logro. Yo soy una madre adoptiva para ellos, cuando cocino algunos me ayudan y empezamos a hablar, me piden consejo y muchas veces

Norma y Gastón

lloran y yo le doy un abrazo fuerte, le beso y le digo que le quiero mucho como si fuera su madre. La granja es una casa grande, son como mis hijos. Rufila, esposa de Valerio a cargo de la Granja Madre Teresa Hogar Cristo. Yo creo que familia es lo que la vida nos da que no elegimos, a veces estamos conformes y otras no pero son la personas más importantes de nuestras vidas. Y sentirnos en familia es estar felices con los seres que queremos y nos quieren. Mayra, 15 años, Saladillo. Ser familia es estar juntos y vivir en familia, sentirse en familia es estar acompañado. Jeremías, seis años, González Catan. La familia es una realidad compleja y cambiante de nuestra cotidianeidad, pero hay un núcleo central que no cambia. Ese núcleo es pertenencia, identidad y amor. En la familia me reconozco y me expreso, con mis éxitos, fracasos, rupturas y esperanzas. Cuando nos reunimos con mis hijos y nietos puedo ver todo ello unido. Una experiencia de felicidad plena es verlos juntos, charlando,

9


Julio y su familia

Ilusiones compartidas emociones y alegrías, todo el tiempo, todo el día todo esto es la familia Sobre un eje que es la madre, que una familia formaran la que la mantiene unida, la familia se edifica. Hijos, madres, abuelos, padres siempre juntos en la vida construyendo la familia. Bernardo José Clavijo 7º grado -1994

bromeando ayudándose. Todos con sus problemas y alegrías, muchos con diversas formas de unión de pareja, uno va por la cuarta, otro acaba de separarse de su esposa sin él quererlo. Otra tiene una hija, ya sin pareja. Otros avanzan en el matrimonio tradicional, cristiano y unido otros con problemas pero todos con expresión de encuentro y amor. Julio, Barrio Norte

10

Sin duda la madre es el eje, es la piedra de unión contra toda circunstan-

Antonia y su familia

cia… ¿Y qué queda para el varón entonces? una enormidad: “amar y cuidar a la mujer y esposa”, “acompañarla y apuntalarla en la crianza de los hijos”, “tolerarla, cuando no estamos de acuerdo, dándonos tiempo para discernir por donde va el verdadero acierto. “El amor de los esposos, es “trinitario”, abierto a la vida “tiende a un tercero”, que es el hijo fruto de ese amor. Raúl, papá de Bernardo, Villa del Parque Familia es amor, cuidado, encuentro. Un lugar tibio donde ser y crecer. Es un oasis donde todos somos diferentes, venimos de distintos lugares con distintos nombres y apellidos sin embargo nos une el amor la fuerza de estar juntos de ver crecer a los más pequeños y despedir a los mayores. Familia es amor y locura que nos alimenta cada día. Familia es juntos. Es unión . desafío encuentro . sonrisas quilombo . llantos . brindis. abrazos . caricias. Flavia, Caballito


Padre Rubén J. Ceraci Párroco del Santuario San Ramón Nonato.

San Ramón Nonato En un momento de la vida de las parejas comienza a aparecer la frase “queremos ser papás”. El amor que nació y fue madurando, que hizo crecer la vida en el corazón de los que se aman, desemboca en la necesidad de que esa vida se haga más visible, más palpable, en la necesidad de acunarla, cuidarla, verla crecer. Aparece el sentimiento de que hace falta terminar de formar la familia, completarla. Ese es el momento de la vida que acompañamos en el Santuario San Ramón Nonato, el santuario de la vida. Todos los últimos días de mes, en especial el 31 de agosto, el día propio de San Ramón, recibimos parejas que están viviendo ese momento, que se acercan porque ya maduraron esa vocación de ser papás y vienen a poner en las manos de Dios esa búsqueda,

o porque ya están en la búsqueda hace un tiempo y la llegada de esa nueva vida se está haciendo esperar. Siempre sentimos una mezcla de sensaciones y sentimientos, a veces encontrados: hay mucha esperanza, alegría, vida… también muchas veces hay dolores que vienen de pérdidas, enfermedades que hay que superar, an-

el santuario de la

VIDA

siedades que cuesta manejar… Tenemos también la alegría de recibir lo más lindo de nuestro santuario, a las embarazadas. Es el momento en el cual las familias ya recibieron el regalo de la vida, pero falta hacerla crecer y parirla, darla a luz (que lindas expresiones las dos, con acentos distintos cada una), con los temores y esperanzas que trae este momento… ¿lo más lindo?… no sé, quizá tengo que cambiar de opinión, lo más lindo también puede ser ver a los bebés que llegan, presentados por sus papás, que vienen a agradecer y a veces

a seguir pidiendo seguir creciendo, o por la salud, haya o no un problema. De nuevo, en estos momentos, mezcla de sentimientos, dolores, alegrías, temores, celebraciones, peticiones… todo

junto. Algunos siguen viniendo, mes a mes, año a año, a seguir agradeciendo, con los hijos grandes. Estos grandes regalos no se olvidan, el agradecimiento siempre está presente en el corazón de los que vuelven. Qué lindo el nombre de nuestro santuario, “Santuario de la Vida”. Esas dos palabras juntas describen muy bien lo que vivimos en cada celebración y bendición: la vida es un regalo precioso de Dios, regalo que tenemos que agradecer, cuidar y hacer crecer.

El milagro de la Vida

Nos encontrábamos de vacaciones y nos enteramos que estaba embarazada por primera vez. Una alegría enorme nos invadió, ya que el gran sueño de nuestras vidas era poder ser padres. Pero la felicidad duro poco, ya que perdí el embarazo de tan solo 6 semanas de gestación. Ahora era la tristeza la que nos desbordaba el alma. A medida que trascurrían los meses, evitábamos hablar del tema, pero por mi cabeza pasaban miles de pensamientos. Así mismo nunca bajamos los brazos y seguimos intentándolo. Siempre tenía en mente aquella estampita de San Ramón Nonato, que un día mi cuñada me había entregado y yo había guardado en la mesita de luz. Tenía ganas de conocer la Iglesia pero por cuestiones de trabajo y las obligaciones de cada día nunca encontraba el tiempo para hacerlo. Se aproximaban nuestras vacaciones, entonces busque la dirección del Santuario y nos

11


dirigimos hacia allí. Al entrar sentimos una paz inmensa y allí estaba la imponente, hermosa y adorada imagen del Santo, al cual con mucha fe pedimos que nos concediera la gracia de ser padres. Inmediatamente hicimos una promesa; si quedaba embarazado el bebé sería bautizado ahí. Comenzamos a sospechar un posible embarazo. Lejos quedaba la tristeza de aquel anterior y este era un día de ansias, incertidumbre, nervios y alegría. Felizmente a través de un análisis de sangre comprobamos que estaba embarazada. Pocos días habían pasado de aquella mañana en la que fuimos a conocer la iglesia y en cuanto pudimos nos acercamos a agradecer.

Desde aquel día todos los meses nos presentamos en el templo, agradeciendo esta hermosa vida que crecía en mi panza y pidiendo la bendición para que todo marche bien. Fue un embarazo muy lindo lleno de alegría y entusiasmo. En octubre nació nuestro tan deseado bebé al que llamamos Salvador y en febrero tal como lo habíamos prometido, lo bautizamos en esta hermosa Iglesia. Nuestro “Salvi” (como lo llamamos nosotros) vino a cambiar nuestra vida para siempre, llenándonos de alegría, fe y amor. Este es uno de los tantos testimonios que dan fe de que si se puede, y de que nuestro querido San Ramón concede el mejor de los milagros, el milagro de la vida. Eliana, Martín y Salvador.

12

La luz de nuestras vidas Hola somos Yesica y Roberto. Hace un año que conocimos tu Iglesia y nos unimos cada último día de cada mes en comunidad, escuchando a los curas dando mensajes de esperanza, compartiendo con alegría y lágrimas las historias de cada peregrino. Cuando nos acordamos en familia la forma en que llegaste a nuestras vidas… Fue triste después de que nuestra pequeña hija Daiara Abril muriera de un Fibroma quístico fetal (síndrome de Turner) después de tenerla siete hermosos meses junto a nosotros, fue muy duro, creímos que nunca más íbamos a salir de ese pozo al que la vida nos empujó. Después de unos meses quisimos intentar tener otro bebé y llegó otra vez la incertidumbre y la tristeza. Los médicos nos mandaron a hacer estudios, cosas que no podíamos entender, que nunca habíamos escuchado. Hasta que los resultados dieron que teníamos compatibilidad en las células que podía pasarnos otra vez lo mismo. Nos unimos a la esperanza de ese 0.1% y nos aferramos a la vida, de tu mano. Fuimos a tu iglesia, cada noche rezábamos una novena. No hubo un día que no estuvieras en nuestros pensamientos. Poco tiempo después, llegó la noticia de que estábamos esperando dos bebés. La alegría nos invadió. Aunque por cosas de la vida otra vez la tristeza. Perdimos a uno de los bebés. Fue raro cuando el doctor nos dijo que gracias a Dios, el otro bebé estaba en perfecto estado. Después de nueve meses llenos de miedo y angustias llego Bautista, la luz de nuestras vidas y a pesar de que hoy seguimos luchando tenemos la mejor recompensa. Gracias por escucharnos y acompañarnos. Yesica, Roberto y Bautista.

San Ramón Nonato (11) 4648-1160 www.santuariosanramon.org.ar


Recomendamos Libros

Breve CATESISMO para pequeños y grandes en CLAVE FAMILIAR El “Breve Catecismo “ que nos ofrece Mons, Giobando en su libro presentado por Gram Editora cumple ampliamente los objetivos planteados por su autor: “Este “Breve Catecismo” está escrito en clave familiar….” y agrega “…Mi propósito es que las familias vuelvan una y otra vez a vivir la fe cristiana y para ello hay que conocer, amar y seguir a Jesús nuestro Señor…” y en esta voluntad se articula y responde a la solicitud de Francisco, que cita: ”Ante las familias y en medio de ellas debe siempre volver a resonar el primer anuncio, que es lo más bello, lo más grande, lo más atractivo y al mismo tiempo lo más necesario y debe ocupar el centro de la actividad evangelizadora” (Amoris Laetitia, 58). Sabia es la selección de temas que incluye, así como la simplicidad, y nos animamos a decir, ternura y entusiasmo, de sus textos.

Esta sabiduría nos invita a transitar por las principales verdades de nuestra Fe y nuestras oraciones más cercanas a la cotidianeidad de nuestra práctica cristiana. Es un insumo fundamental para que una madre pueda “contarle” a sus

hijos estas verdades y ejercer su fecunda maternidad al introducirlos a ellos y a la familia en la práctica cristiana, y a su vez profundizar y actualizar su propia formación y la de su esposo. Al parafrasear el Credo para reflexionar sobre nuestras principales verdades; profundizar en los Sacramentos y su sentido, ubicarnos frente a la oración, recordar las principales oraciones cristianas; rescatar en pinceladas certeras los principales momentos de la vida de Cristo y de la Historia de la Iglesia, avanzar sobre una breve explicación del Año Litùrgico nos ilumina en nuestra cotidianeidad religiosa. En este Año de la Misericordia es de mucha significación y oportunidad terminar el libro con la enumeración de las Obras de Misericordia.

13


La

TERNURA de

Comunicarnos Revista Bimestral - Suscripciรณn anual $150 - 4982-4611 - comunicarnos@pastoralfamiliar.org.ar


Dios En la familia la fe se mezcla con la leche materna: experimentando el amor de los padres se siente mรกs cercano el amor de Dios. (Papa Francisco)


Ni Una Menos

es un grito colectivo contra la violencia machista.

EN PROMEDIO

SE PRODUCE UN FEMICIDIO

CADA 30 HORAS #VivasNosQueremos

16

“Creemos que otro mundo es posible. Queremos pensar respuestas que nos incluyan no sólo como víctimas, muertas, cosas, sino como protagonistas con voz propia. Nosotras sí queremos insistir, exigir, preguntar, responder, porque no queremos más víctimas de ningún tipo”.


Hogar Santa María – Hogar de Cristo Parroquia “Madre del Pueblo” Villa 1-11-14, Bajo Flores.

La mesa compartida que se hace

Muchas veces, escuchamos decir “El Hogar de Cristo es una Familia, un lugar donde vivir”. Por eso, en este número que quiere poner su mirada sobre la familia, quisimos acercarnos una vez más a esta respuesta de amor que es el Hogar de Cristo y que surgió desde la Iglesia que está en las villas para los pibes y pibas en situación de consumo y exclusión. En esta oportunidad nos acercamos al Hogar “Santa María” en la Villa 1-11-14, en el Bajo Flores. Cuando uno va por la perito, aparece la Parroquia Madre del Pueblo, y atrás del templo entrando por la calle del costado, aparece el “Santa María”, como lo llaman los pibes y pibas. Muy temprano por la mañana nos recibieron Gabriela y Miguel que integran el equipo. Apenas entramos, un gran patio con mucho movimiento, muchos muchachos de distintas edades, mamás con sus bebes en brazos, otros que corren. De un lado la cancha techada que separa el Hogar de la escuela parroquial, del otro una vieja casita de chapa, a la que llaman “el Rescate”, ahí no más, una hermosa imagen de la Virgen, como dueña de casa que nos recibe y detrás, sencillo e imponente, el edificio del “Santa María”. Son dos pisos, donde viven ciento veinte pibes y pibas, que incluye a mamás con sus hijos.

FAMILIA

Y ahí nos explican que el “Santa María” se compone por ochos Casas, de “Primer Umbral” y de “Medio Camino”, para que cada uno que llega tenga una fuerte experiencia de “Pequeñas Familias” desde donde poder ponerse de pie y caminar. Las casas de “Primer Umbral” son donde se recibe a los pibes que se encuentran en situación de pasillo consumiendo. Es el primer lugar de cobijo. Las “Casas de Medio Camino” son para aquellos que están in-

tentando un nuevo camino de vida. En cada una de las casas, viven entre 15 y 20 personas. Mientras hablamos vamos recorriendo el lugar, los chicos y chicas comparten el mate, algunos están ocupados ordenando, limpiando, otros construyendo. Es un lugar de vida… Gabi nos cuenta un poco la dinámica “Los chicos que llegan viven acá un tiempo en las casas de Primer Umbral, mientras en los “Centros Barriales” van viendo como vienen en el proceso de recuperación, y si tienen la posibilidad de ir a la granja. Después cuando salen de la granja se ve si vienen acá a vivir a una casa de Medio Camino u otra opción, casas amigables, algunos alquilan, otros vuelven con la familia. La realidad es que acompañamos la primer llegada de los chicos intentando ser una puerta de entrada, siempre tratamos de recibir al que se cayó y volver a abrazarlo pero quisiéramos que ninguno tenga una recaída, pero también esa realidad la recibimos.” Migue: Tratamos de que los chicos se puedan encontrar con un otro que los recibe y ese otro es una familia. Por eso los dividimos por casas como pequeñas familias, donde vuelven a compartir la mesa, levantarse, desayunar, charlar, tomar unos mates, prestarse ropa. Buscamos que la mesa sea el centro de esa casa, porque alrededor de esa

17


Padre Nicolás Angelotti (Tano) Parroquia Santa María Madre del Pueblo Villa 1-11-14 - Bajo Flores

“Lo que te rescata es el cariño, es la familia, el hacer lugar.”

Frente al anonimato de la calle, que es bien marginal y bien destructor, el “Santa María” responde con una mística de pequeña familia. Nosotros vamos al mundo del dolor, en donde la presencia y la fuerza del mal destruyen con la soledad, con la orfandad, con la situación de quedar paria, y lo que te rescata de eso es el cariño, es la familia, el hacer lugar. La familia del “Santa María” lo que busca es volver a llamarte por tu nombre, es tejer una historia con vos, es rescatar una historia sagrada tuya, es construir una historia para adelante. Frente al no lugar de la calle, el “Santa María” busca el camino de recuperación en la sanación de mi propia casa, los pibes saben que esta es su casa, la toman así, la cuidan así, se hacen cargo así. De alguna manera es una casa bien del hueso del Evangelio, “tuve hambre y me diste de comer, sed y me diste de beber, era forastero y me alojaste, estaba enfermo y me fuiste a ver, estaba en la cárcel y me fuiste a acompañar”; eso se ve todos los días a todas horas. Uno de los cambios fuertes fue darle protagonismo a pibes que ya hace un tiempo que caminan la recuperación y han mamado la mística; y si bien hay un equipo y curas que acompañamos, son ellos los que están a cargo de cada casa y en lo cotidiano de cada día. Otra cosa linda del “Santa María” es que en un

mesa no sólo vamos a desayunar o a comer sino que vamos a compartir la vida. Gabi: Y los que acompañan cada casa son chicos que están en un proceso de recuperación más estable, así que cada casa tiene acompañantes pares que son chicos que pasaron por el Santa María y hoy están mejor

18

Hogar cien por ciento parroquial. Está construido dentro del espacio de la Parroquia María Madre del Pueblo y los pibes viven al lado de los curas. Desde el primer día vivencian las actividades de la parroquia, van a misa, rezan, participan y comparten todas las fiestas y encuentros. A la parroquia le pone mucha fe viva, de un Jesús vivo que está con vos en la cruz y te resucita, y te redime con su cuerpo. Y eso hace que la fe sea de un impacto que contagia a otros, cuando ellos misionan en el barrio lo hacen desde la experiencia que tuvieron, que salieron del infierno y que hoy están haciendo la vida… el solo hecho de estar parados es un testimonio para muchos y es una experiencia de parroquia desde los más rotos a todos. En eso es un lugar de mucha gracia y muy sagrado. Un lugar de mucho dolor y de mucho cariño, que tiene sus milagros todos los días. No es una cuestión de acierto técnico sino de poner el corazón e involucrarse, de sufrir con el otro, de amar al otro, de abrazar al otro, de buscar con el otro, de comprometerse con el otro, y de alguna manera un girón de nuestra vida queda con el otro en ese dolor que compartimos. Y los pibes y pibas van ablandando el corazón y sacando todo el cariño que tienen dentro. Sin asco abrazan la carne del hermano… También es una realidad que muchos llegan muy enfermos, llegan a morirse, pero pueden tener esa experiencia de sentirse parte de una familia, de sentirse amados y de poder amar, y experimentar esa cosa linda que todo ser humano tiene que experimentar al pasar por este mundo, QUE VALE.

con un caminito hecho y que acompañan a otros que vienen por primera vez. Migue: Pasa que se encuentran con compañeros que compartieron la calle, el consumo, la esquina, y los que llegan se identifican con el acompañante par, se identifica con que se puede salir adelante, “si vos pudiste

yo también puedo”, “si vos que viviste la misma estás bien yo también puedo”. Los chicos lo reconocen dentro del barrio como un lugar de salvación y entre ellos muchas veces no se animan a dar el paso pero si ven a un compañero que está en las últimas lo traen para acá.


de recuperación, a la semana o a los 15 días ves que entran en un proyecto de vida o en un plan de recuperación, y eso te llena de alegría porque entran en una camada y después logran terminar su camada y seguir avanzando. Eso te da una satisfacción del lado del co-

Vine acá al Hogar en el 2013 cuando no era nada, éramos diez, doce personas que queríamos cambiar nuestra vida y dejar las pasta base. Dormíamos acá, en una piecita muy chiquita donde entraban cuatro cuchetas. A mí me trajeron enfermo de tuberculosis y me recibió el padre Gustavo, el padre Tano, y me ofrecieron para cambiar mi vida el Hogar Santa María y el Centro Barrial Don Bosco que está a unas cuadras. Yo en el proceso de recuperación me equivoqué dos veces, tuve que estar cara a cara con la muerte, la pasta base a mi me fundió los pulmones, me dejó muy mal; y hoy en día hace un año y nueve meses que acepté verdaderamente la ayuda que me daba el Hogar. Hoy lo puedo decir, estoy orgulloso de ser parte del “Santa María” porque trabajo y vivo acá, soy acompañante adentro del hogar para otros que llegan, y es un orgullo muy grande porque yo soy un testimonio vivo para los chicos que vienen. Los chicos que vos ves llegar rotos, como se dice, a la casa de Primer Umbral y empiezan su proceso

razón de la familia. En esto tenemos un rol, devolvemos lo que nos dieron a nosotros y el sentimiento que se siente es algo que no se puede explicar con palabras. Yo tengo mi familia de sangre pero la familia que a mí me ayudo a salir adelante es la familia grande del Hogar de Cristo y la iglesia María Madre del Pueblo. No me olvido nunca como yo llegué y lo que pasé, y hoy como dice el padre Tano, tengo puesta la camiseta del Hogar y trato de defenderla de la mejor manera, como acompañante para no bajonearme, caerme, equivocarme. El Hogar para mi es todo, me devolvió la vida y si a mí hoy me das a elegir entre mi familia y el Hogar me quedo con el Hogar Santa María porque me soporta y me acepta como soy. Juan Manuel

Muchas veces busqué ayuda pero me daban muchas vueltas, me pedían muchos papeles, y antes de terminar los papeles yo volvía a consumir. Y acá me abrieron las puertas y no me preguntaron nada, me hicieron pasar. Y en el momento como que yo acepté la ayuda que me daban en el Hogar. De eso hoy hace un año y medio, siento que mi vida cambió y dio un giro de 180 grados y estoy agradecido. Siempre cuando estaba en la calle tuve el pensamiento de volver con mis hijos pero me daba mucha vergüenza y no me podía presentar con ellos de un día para el otro sucio y mugriento y decirles “yo soy tu papá”. Siempre me estoy poniendo un pero y estoy trabajando en eso, por miedo a que me van a decir, pero son preguntas que yo solo me pongo y yo solo me contesto. Y en el Hogar trato de manejarme de una manera diferente a como me manejaba antes, donde por algo que no se me da o por miedo me voy a la calle y me tiro abajo como un cobarde que fui estos doce años que estuve escondido en el consumo. Hoy vivo el día a día y dejo las cosas en manos de Dios, él me ayudó mucho y a medida que voy esperando el momento del reencuentro con mi familia estoy dando una mano acá en el Hogar, ayudando como acompañante a los chicos que recién entran, contándoles un poco como yo me mantuve hasta el día de hoy sin droga, que las cosas se dan, que se puede cambiar, que no hay que desesperarse, que uno tiene que ponerse en manos de Dios y también poner un poco de nosotros y que vivan el sólo por hoy. Ramón

www.sin-paco.org

19


la

Hacerse cargo:

experiencia comunitaria del

AMOR

El Papa invita reiteradamente, a las familias y a la comunidad cristiana en su conjunto, a descubrir nuevos gestos y lenguajes, formas de compresión y de identidad, en el camino de acogida y cuidado del misterio de la fragilidad (47). Niños en situación de calle, violencia social y familiar, soledad y marginación, familias atravesadas por las balas de narcotraficantes o policías, prostitución infantil, infancia robada, adolescentes soldaditos del narcomenudeo, hijos e hijas, todos son nuestros hijos que claman. Son muchos los que, ante situaciones de profundo sufrimiento, dolor, exclusión, se hacen cargo, comprometen su vida, y se presentan como un camino alternativo. Se presentan y son, la conciencia, las manos y el corazón de que todo niño, toda niña son nuestros hijos e hijas que claman para que un miembro de la familia humana o toda ella en conjunto, respondan por sus vidas. De eso se trata esta nota, de tres experiencias que frente a las profundas heridas familiares, o incluso ante la “no familia” se hacen “familia” para los más frágiles.

Teresa Buffil y Regina Piñero Asociación Civil Jesús Amigo – Hogares Madre de la Esperanza y Nochebuena.

Asociación Civil Jesús Amigo: Un NIÑO es la esperanza de nuestra propia vida El padre Juan de Laurenti siempre estuvo comprometido con la niñez y de esta inquietud es que nace la asociación Jesús Amigo en el año 1988 con un claro sentido y compromiso cristiano. Dicha Asociación tiene a su cargo dos hogares de niños, niñas y adolescentes: “Madre de la Esperanza” desde 1999 y “Nochebuena”, desde el 2001, ambos separados por pocas calles del Barrio Parque Avellaneda. Cuando uno llega espera encontrarse con alguna indicación que de cuenta de la institución, pero no, cada casa es eso, una casa más del barrio, como dice Regina, que trabaja en Madre de la Esperanza, “en definitiva es

20

una casa donde viven 13 chicos”. Ese detalle, que no es menor, da cuenta de la mirada con la que se comparte esta realidad de pequeño hogar, hoy llamados hogares convivenciales, donde se intenta fuertemente que los chicos y chicas puedan palpar allí una experiencia de familia.

“Padre no es el que engendra un hijo sino el que da la vida por él” Padre Juan de Laurenti Van al colegio estatal del barrio, hacen deportes en el club del barrio, tienen actividades recreativas y todas las actividades propias de niños y niñas de sus edades.

Teresa, que es mamá y abuela nos cuenta de su experiencia en el Hogar Nochebuena después de doce años que trabaja allí. “Recuerdo cuando entré, hace ya mucho tiempo, y me preguntaron: “¿y a vos, qué te parece?” “Va a ser una experiencia agridulce” dije, “porque un día voy a salir bien y otro no”. Y fue tal cual. Pero es así, una familia acompaña lo lindo y lo no tan lindo. Los chicos vienen con su historia atrás y vienen muy lastimados con sus cicatrices a cuestas que hay que sanar con cariño. Cuando vienen de otro hogar es más fácil, cuando vienen directamente de la casa sufren mucho, se pasan noches llorando. A


la noche cuando rezan todos los chicos rezan por toda la familia. Hasta el que no sabe nada de ella; eso a mí me llega mucho. Y el más chiquito, que ahora tiene cuatro reza “vamos a pedir por Teresa, que esperando el colectivo Diosito la cuide”. Regina también hace muchos años que trabaja en Madre de la Esperanza y nos cuenta cómo su experiencia de familia se entreteje con su familia ampliada: “yo empecé acá muy joven y cuando fui mamá ya tenía varios años de criar y acompañar. La experiencia en Madre de la Esperanza me sirvió para ser mamá. Si no tenés vocación es muy difícil trabajar con el dolor del otro, se vuelve mutuo, para ellos es su familia, para mí en lo personal, es mi familia ampliada. Somos parte de su vida y ellos son parte de la vida de nosotros. Cada uno de ellos es especial. Y si bien para los chicos estar institucionalizados es un bajón, dentro de lo que les tocó vivir es lo mejor que les pudo pasar HOY, mañana no sabemos… El día que fuimos a charlar con Regina también conocimos a algunos de los chicos que muy tímidamente nos contaron un poquito de sus vidas… “El más chiquito que hoy tiene cuatro está desde los dos años y medio, esta es su vivencia de familia”, nos confía Teresa… y se emociona “han adoptado aptitudes,

gestos, se fijan en los detalles… Te tienen bajo la lupa. Estamos siempre bajo la mirada de ellos”. “Cuando llegan por primera vez muchos no tienen pautas de convivencia e higiene básicas, y es una satisfacción verlos crecer, verlos aprender valores, y darles, dentro de lo posible, herramientas para enfrentar las distintas situaciones de la vida. “Te dije que te quiero mucho, acordate de eso”, me dijo Alejan-

dro un día que vino a visitarnos, él hoy tiene 18 años y ya se fue del Hogar. Eso me hace pensar que tan mal no hacemos el trabajo”. “Muchos niños son abandonados por sus padres. Muchos de ellos acaban sien do víctimas y les han pasado cos as malas, como adicción a las drogas o prostitución ¿Por qué Dios permite esto, incluso si los niños no tienen culpa? ¿Por qué sólo unos pocos nos ayu dan?” Pregunta de una niña de 12 años al Papa Francisco en Filipinas en enero de 2015.

“Voy a la escuela, a 4to grado, los sábados con otras dos chicas vamos a las guías en la parroquia y acá me gusta ayudar a cocinar y limpiar”, nos cuenta una de las nenas más chicas. Y su hermana más grande también opina “A mí me gusta andar en bici, dar una vuelta a la manzana. Me gusta ir a la plaza y hamacarme muy fuerte. A la casa vine en el 2010 con mi hermana más chica con la que me llevo más o menos, con los otros chicos con algunos me llevo mejor que con otros. Están organizando mi cumple de 15 para fines de octubre, otra de las chicas cumplió en abril y ya tuvo su fiesta… Son como 100 invitados, vamos a estar un poco apretaditos”…

Ernesto Martínez - Director de Amparo Maternal

Hogar Amparo Maternal:

Ocuparse de los más frágiles

Las Hermanas de San José de Argentina llevan adelante el Hogar Amparo Maternal, que desde hace 70 años, alberga a mujeres en situación de calle con sus hijos, donde se les proporciona un espacio de contención, de manera tal que puedan empezar a valerse por sí mismas y fortalecerse en pos de un proyecto propio

junto a sus hijos. Ubicado en el barrio de Núñez el edificio del Hogar ocupa toda una manzana. Aparte del sector propiamente del hogar, donde hoy viven unas 20 madres y 40 chicos, también viven las monjas de la congregación y funciona el jardín “Brotecitos”, creado como una necesidad del hogar, pero

21


abierto a la comunidad como jardín privado y como Centro de Primera Infancia conveniado con el GCBA, donde tienen las mismas oportunidades niños con realidades familiares muy distintas. “Al venir de situación de calle las mamás llegan con mucha desprotección y muchas heridas” cuenta Ernesto, el director, cuando nos recibe. “Hay una mirada personalizada sobre cada mamá para que ellas puedan fortalecerse y logren ir asumiendo tareas que sean beneficiosas para ellas y su grupo familiar. Hay un primer momento de adaptación, para luego sí empezar un proceso de desarrollo personal que contemple el vínculo con sus hijos”.

un trabajo y un lugar para vivir. Acompañamos el proceso que hace cada mamá, cómo llegó, qué asumió, qué funciones está llevando adelante, las metas que se proponga. Fortalecer lo personal de la madre y lo vincular con los hijos. No es fácil llevar adelante una familia sola.

¿Cómo acompañan a las mamás mientras viven en el Hogar? Ernesto: Cada mamá tiene que ir asumiendo en forma paulatina responsabilidades en cuanto a la documentación, controles de salud y escolaridad de sus hijos e hijas, hacerse cargo de ellos, para después poder avanzar en tener

El tiempo que permanecen en el Hogar es flexible de acuerdo a la realidad de cada familia. A veces es complejo el egreso ya que las mismas mamás expresan que sienten al hogar como su casa y deben dejar las seguridades que han adquirido en este espacio, los vínculos que crearon con

nosotros y con otras mamás. Lo que tratamos es que valoren las otras seguridades que han adquirido personal y familiarmente. El gran movilizador para que las madres dejen la calle y comiencen a pensar y construir un proyecto distinto para sus vidas, son los hijos. ¡ESAS MADRES! ¡Esas madres con sus hijos que son tuyos, Padre nuestro! ¡Esas pobres de la tierra que se mueren dando vida! ¡Ese mundo que las mata! ¡Esa casa inhabitable que fue casa de tu Hijo! ¿¡Dónde estamos, Tú y nosotros, Padre nuestro!? Pedro Casaldáliga

Padre José García – Hogares Don Bosco

Jesús Buen Pastor, Hogares Don Bosco:

La clave son los pibes La obra de Don Bosco tiene varios hogares convivenciales y centros de día en distintos lugares del país. En esta oportunidad nos acercamos a conocer un poco más uno de ellos, en el barrio de Almagro, donde viven varones de 15 a 18 años; y que, junto con otro Hogar

22

de varones entre 9 y 15 años y un Centro de día en Isidro Casanova conforman Jesús Buen Pastor Hogares Don Bosco. “Antes eran dos obras diferentes que se fusionaron porque nos parece que la clave de acompañar a los hogares es hacerlo en comunidad”, nos explica el padre José. “De esta comunidad


“Es sano saber que somos su familia pero no somos sus tíos, ni su mamá, ni su papá. Y entender que los cuidamos como nuestros pibes, pero no son nuestros”.

religiosa dependen estos dos hogares y este centro de día, más todo un trabajo barrial que tiene que ver con comunidades eclesiales de base, pequeñas células de iglesia, que son experiencias de actividades recreativas, de contención, educativas.

Si bien ellos van experimentando el hogar como su casa, tenemos claro que nadie quiere estar acá, y ojalá cada chico pudiera estar con su familia; salvando esto, los chicos se apropian del lugar, sienten que es suyo, lo cuidan, también a veces lo maltratan pero como cualquier adolescente cuida y maltrata lo suyo. Se genera un vínculo muy fuerte con los educadores y con la coordinación, porque no se trata solamente de gente que trabaja de esto. En una tarea como esta se pone el corazón. Hoy tenemos 15 chicos y la realidad es que muchos pibes sienten que este es su espacio más sano de vinculación, incluso después que se van, de alguna manera quedan relacionados con la Obra. En el Hogar

¿Cómo vivencian los chicos el estar en un hogar convivencial? P. José: Los chicos, adolescentes, hoy llegan por situaciones familiares muy complejas o por estar en calle directamente. Primero van a los paradores y allí les buscan un hogar donde puedan ir. “¿Por qué sufren los niños?” Invito a cada uno a que se pregunte a sí mismo ‘¿He aprendido a llorar... cuando veo un niño hambriento, un niño en la calle que se droga, un niño sin casa, un niño abandonado, un niño del que abusan, un niño que la sociedad usa como esclavo?’ Papa Francisco, Filipinas, Enero 2015.

V CONGRESO NACIONAL DE LA RED DE FOROS DE INFANCIA ROBADA Merlo, Buenos Aires, 2016

los chicos no tienen apodos, tienen su nombre y los educadores tienen su nombre. Parece una pavada pero no es algo menor, porque el nombre te da identidad. Hay cosas que no son negociables en los Hogares Don Bosco: la escuela, todos los chicos tienen que estudiar. Intentamos también que todos tengan alguna experiencia laboral, algunos trabajan y tienen su trabajo de todos los días, son los menos, y otros trabajan un día a la semana, unas horitas. En el otro hogar de los más chicos la escuela es innegociable y después se buscan otras propuestas: deportes, talleres. Nosotros sembramos y participamos de una parte del proceso de cambio y de encontrar junto a ellos el paso de Dios en sus vidas. Los chicos van haciendo su recorrido como pueden; pero así como las experiencias durísimas los marcan para toda la vida, las experiencias positivas y de afecto y cuidado también los marcan para toda la vida.

- Violencia simbólica e impacto en la construcción de la subjetividad. - Patriarcado, micromachismo y nuevas masculinidades. - Mercantilización de los cuerpos: Hipersexualización de niñas, niños y adolescentes. - Abuso Sexual Infantil: Consecuencias.

.

Se requiere inscripción previa congresoinfanciarobada@gmail.com Lugar: CASA SCALABRINI Saadi Carnot 3652 (y camino de la Rivera) Merlo Norte

23


Comisión de Niñez y Adolescencia y Familia en situación de vulnerabilidad social.

Misión, PRESENCIA

y CORAJE

Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados, Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios, Felices los perseguidos por practicar la justicia porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos (mateo 5, 6-10) Siguiendo los pasos de Jesús, la Iglesia abre su corazón y su oración, al lado de los que más sufren. Y de eso hablan tres misas, en tres lugares de la ciudad, con muy poco tiempo de diferencia entre una y otra. Una en plaza Constitución, otra en villa 21-24 Zavaleta - Barracas y la tercera en Liniers, en el popular Santuario de San Cayetano. Tres misas, una sola oración y la confianza en un Dios que escucha el clamor de su pueblo. Hace pocos días, en el Vaticano, nuestro querido papa Francisco nos decía: “¡Hoy es tiempo de misión y es tiempo del coraje! Coraje de reforzar los pasos vacilantes, de retomar el gusto de gastarse por el Evangelio, de readquirir confianza en la fuerza que la misión trae consigo. Es tiempo del coraje… Tener coraje no significa tener la garantía del éxito.

24

Nos es pedido el coraje para luchar, no necesariamente para vencer; para anunciar, no necesariamente para convertir. Nos es pedido el coraje para ser alternativos al mundo, pero sin convertirnos jamás en polémicos o agresivos. Nos es pedido el coraje para abrirnos a todos, sin disminuir jamás lo absoluto y único de Cristo, único salvador de todos. Nos es pedido el coraje para resistir a la incredulidad, sin volvernos arrogantes… Hoy es tiempo del coraje. ¡Hoy es necesario el coraje!” (23-10-2016)

PLAZA CONSTITUCIÓN:

“Por una sociedad sin esclavos, ni excluidos”. La misa en solidaridad con las víctimas de la trata de per-

sonas y el trabajo esclavo tuvo lugar el viernes 23 de septiembre en Plaza Constitución y estuvo presidida por nuestro Cardenal Mario Poli. Durante todo el día, como una forma de hacer visible lo que algunos quieren

hacer invisible, la misa estuvo precedida por la “Feria de la Inclusión”. Unos 30 puestos con material de las cooperativas de trabajadores que salieron de la esclavitud, fábricas gestionadas por ellos mismos y organizaciones que acompañan el trabajo contra la trata. El padre Toto de Vedia, que viene acompañando esta propuesta desde hace varios años, nos decía “es una misa en apoyo a todos aquellos que trabajan en favor de la inclusión y buscando la solidaridad por aquellos que sufren el ultraje a su dignidad, como es la trata de personas, y todo aquello que no tiene en cuenta el valor sagrado de toda vida humana...” En la misa nuestro Cardenal expresaba: “Tenemos que denunciar a esos que negocian con la trata y recordarles las palabras del Génesis: “la sangre de tu hermano clama al cielo”. También nos alertó que “estamos muy lejos de concretar el ideal de independencia y libertad que nos legaron nuestros mayores que soñaron una Argentina donde la fraternidad, la solidaridad y el bien común incluyan a todos sin dejar afuera a nadie…” Concluyó rezando por una Patria samaritana que tenga por objetivo la dignidad integral de


todos sus hijos; porque, como decía Pablo VI, “todo hombre es mi hermano”.

ZAVALETA-BARRACAS:

Hermanarnos para defender a los postergados. El jueves 6 de octubre, en la esquina de Osvaldo Cruz e Iguazú, tuvo lugar una misa en solidaridad por la violencia sufrida contra dos jóvenes del barrio. La misa, que estuvo presidida por el obispo José María Baliña, buscó acompañar a Ezequiel e Iván, dos jóvenes de la Villa 21, que en la madruga del domingo 25 de septiembre sufrieron hechos de violencia institucional. Estos jóvenes, integrantes de la revista La Garganta Poderosa, denunciaron a más de diez prefectos por someterlos a agresiones, persecución y torturas en la garita que tienen en Barracas. Iniciado el proceso judicial, varios de los prefectos fueron detenidos por el delito de “apremios ilegales”. En la misa, el Obispo José María Baliña expresaba: “Tenemos que hermanarnos, estar juntos para defender a los más postergados, los más marginados, a los que están siendo agredidos. Aprender a vivir como hermanos, que Dios nos hermane, venza lo que nos enfrenta y lo que nos hace opresores unos de otros”. Por su parte, el padre Toto de Vedia, señalaba “No queremos que los prejuicios y las estigmatizaciones sigan agraviando a los pibes, en un barrio

donde a muchos ya la realidad los castigó, los lesionó, los amenazó” (…) “Celebramos la presencia de un Estado que cuide y no que castigue, un Estado que reconozca y defienda la sagrada dignidad de nuestros hermanos, sobre todo de aquellos a los que más la vida les cuesta”.

SAN CAYETANO DE LINIERS:

Coraje para acompañar. La muerte del padre Juan Viroche conmocionó a nuestro pueblo. El jueves 6 de octubre, en una multitudinaria misa en San Cayetano, la Comisión Nacional de la Pastoral de Adicciones y Drogodependencia recordó al padre Juan. La misa fue presidida por el obispo de Merlo-Moreno Fernando Maletti, acompañado por el obispo auxiliar de Lomas de Zamora, Jorge Torres Carbonell y más de 30 sacerdotes de la ciudad de Buenos Aires y del conurbano bonaerense. El padre Maletti invitó a la comunidad a una “Acción de gracias a Dios porque nos regala personas que nos ayudan a este cambio de vida, a este estilo de ser cristianos como el de quien hoy estamos recordando en su triste muerte… en su figura buscamos poner el acento en aquello que significó ese aspecto de

su vida pastoral y ministerial de acompañamiento a jóvenes en la prevención y en la contención de las adicciones y también en su hablar muy claro en referencia al narcotráfico, el narcomenudeo y sus consecuencias nefastas en el corazón de cada persona, de cada familia, de cada comunidad, de cada localidad y de toda la sociedad.”

Luego, el obispo se hizo eco de las palabras del papa Francisco que aseguran que “las redes del crimen organizado manejan dinero manchado con sangre”. E hizo referencia a “la sangre de los pobres, la de los chicos baleados por el fuego cruzado entre bandas, de los muertos por sobredosis, de los que matan cuando roban para consumir, de los ajusticiados por resistir, de tantos seres anónimos”. Por eso resaltó la importancia de “no mirar para otro lado cuando se piensa en la despenalización de alguna droga y sí reclamar lo que hace digna la vida de todos los hombres y mujeres, que no son más que la tierra donde vivir, el techo donde cobijarse y el trabajo que los hace libres y les permite una vida digna”. Y le pidió a la Nuestra Madre de Lujan que “abrace a las víctimas y sane sus heridas. Y que también anime nuestro coraje para acompañar y hacer valer los derechos de tantos chicos y chicas de nuestro bendito suelo.”

25


Declaración ante la muerte del padre Juan Viroche

El jueves 6 de octubre al mediodía rezamos junto a otros sacerdotes, en el Santuario de San Cayetano de Liniers, la Misa por . el padre Juan Viroche. En Santuarios como el de San Cayetano se ponen en juego los valores más queridos por el pueblo argentino, en este caso: “Paz, Pan y Trabajo”. Este es un lugar simbólicamente muy fuerte, ya que allí se atesora el deseo que tiene nuestra gente de “vivir bien”. Sin embargo, las mafias que se han ido conformando en nuestro país se organizan desde otra lógica, el “pasarla bien”. Están detrás de la trata de personas y del narcotráfico por nombrar dos ejemplos, pero hay más. Las mueve el deseo

de acumular dinero, sin importarles que esté salpicado de sangre inocente. Sin importarles el dejar hipotecadas vidas de niños y niñas, adolescentes y jóvenes. A medida que pasan los días crecemos en la certeza de que al padre Viroche lo mató la mafia que él denunció y por la cual fue amenazado. La mafia es como una mancha de aceite que lo invade todo, no hay institución a la que no pueda alcanzar. Y le seduce todo lo que de alguna manera detente poder. Por consiguiente no confundamos la mafia del narcotráfico con dos pibes jóvenes que usan visera. La mafia busca complicidades a través de la corrupción. La corrupción es proselitista, crece, contagia, se justifica y llega un tiempo en el que se terminan sacrificando al dios dinero las convicciones de toda una vida, amis-

tades, la propia familia. Con una mirada creyente podemos decir que todos tenemos pecados, lo que no podemos permitirnos como sociedad es dialogar con la tentación de la corrupción en sus distintas formas. Si lo hacemos estaremos aportando el caldo de cultivo para que se consoliden las mafias en nuestra querida Patria. Hoy queremos enviarle un sentido saludo a la familia, a la comunidad parroquial y a los barrios donde el padre Juan ejerció su ministerio sacerdotal. Y un fuerte abrazo a todo el clero de Tucumán que ha perdido un hermano. Y celebrando con alegría la canonización del Cura Brochero -cuyo modelo sacerdotal, nos interpela e inspira-, renovamos el compromiso pastoral con nuestros barrios, con el anhelo de que a través de nuestras obras nuestro pueblo sepa que comprendemos su dolor. 16 de octubre de 2016

P. José María Di Paola, Villa La Carcova, 13 de Julio y Villa Curita. Diócesis de San Martín P. Gustavo Carrara, P. Nicolás Angellotti, P. Eduardo Casabal, Villa 1-11-14. Arquidiócesis de Buenos Aires P. Lorenzo de Vedia, P. Carlos Olivero, P. Gastón Colombres, Villa 21-24 y Zavaleta. Arquidiócesis de Buenos Aires P. Guillermo Torre, P. Martín Carrozza, P. José Luis Lozzia de la Villa 31. Arquidiócesis de Buenos Aires P. Domingo Rehin, Villa Lanzone, Villa Costa Esperanza. Diócesis de San Martín P. Juan Manuel Ortiz de Rosas, San Fernando. Diócesis de San Isidro. P. Basilicio Britez, Villa Palito, Puerta de Hierro, San Petesburgo y 17 de Marzo. Diócesis de San Justo P. Franco Punturo, Villa 20. Arquidiócesis de Buenos Aires P. Sebastián Sury, P. Damián Reynoso, Villa 15. Arquidiócesis de Buenos Aires P. Pedro Baya Casal, P. Adrián Bennardis, Villa 3 y Barrio Ramón Carrillo. Arquidiócesis de Buenos Aires P: Javier Klajner, P. Sebastián Risso y de la Villa 6. Arquidiócesis de Buenos Aires P. Alejandro Seijo, Villa Rodrigo Bueno. Arquidiócesis de Buenos Aires P. Rodrigo Valdez, P. Mario Miceli, Villa Playón de Chacarita. Arquidiócesis de Buenos Aires P. Andrés Tocalini, Villa los Piletones. Arquidiócesis de Buenos Aires P. Juan Isasmendi, Villa Trujuy. Diócesis Merlo-Moreno. P. Nibaldo Leal, V. Ballester. Diócesis de San Martin. P. Eduardo Drabble, Santuario San Cayetano. Arquidiócesis de Buenos Aires. Carlos Morena, Ángel Tissot, Mario Romanín, Alejandro León, Juan Carlos Romanín. Salesianos. Villa Itatí. Don Bosco. P. Hernán Cruz Martín. Barrio Don Orione - Claypole. Obra Don Orione. P. Dante Delia. Villa Borges. Diócesis de San isidro. P. Antonio Mario Ghisaura. Villa Tranquila. Diócesis Avellaneda- Lanús.

26


Padre Raúl Canali Parroquia Santa María

“La intimidad de un pueblo” De Luján sabemos muy poco, casi nada…

Hoy es domingo 2 de octubre del 2016 y volví de confesar y bendecir en la Basílica de Luján. Durante la noche del sábado y hasta las seis de la mañana del domingo con un grupo pequeño de personas estuvimos en el altar de la Virgen acompañando el paso lento pero contínuo de la columna de peregrinos a pie que después de catorce, quince o dieciséis horas de camino llegaban para“ ver a la Virgen…” Entrar a su casa… Dejar la noche y la intemperie; y desde las cinco y media de la mañana, también la lluvia. Lo que pude ver y ser testigo fueron nueve horas de un río humano, com-

pacto, silencioso, profundo; imposible de describir. En el comulgatorio (baranda de mármol que rodea el altar) estaban “ellos”, mujeres y hombres de todas las edades. No podía sacarles la mirada de encima. Me atraían con una fuerza irresistible. Estaban arrodillados, sus ojos cerrados, impresionantemente quietos. Estaban mirando a la Virgen con sus ojos cerrados; estaban adentro de ellos, en una región muy sagrada; estaban en paz, con lágrimas. Al poco tiempo ya no esta-

ban; había otros en su lugar; exactamente con la misma actitud. Como un rito sereno y serio acercaban un papelito, una foto, una camiseta de futbol, una

27


Staff ropita de un niño, unas flores… miles de cosas que sin decir palabra estaban dando la indicación: “dejalo a sus pies”. Algunos acompañaban la entrega con simples palabras: “Tiene cáncer; se salvó de la muerte; se fue de casa; es de una abuela que no puede venir…” como diciendo: “Ella sabe.” Cuatro de la mañana del domingo; ya habían pasado una multitud y aún estaban en camino miles de peregrinos… ¿Quién puede atreverse a descifrar lo que ocurre en la intimidad de un pueblo con su Dios, con su Madre? Lo que Dios y la Virgen hacen con su pueblo sólo se pueden contemplar con la fe del corazón, la que se abre para hacer espacio al acontecimiento de amor… El Negro Manuel, fiel esclavo de la Virgen de Luján nos puede ayudar a

. director . Adrián Pablo Bennardis . secretaria de redacción . Florencia Laje . colaboradores . Eugenia Douek Julio Bello Liliana Bertoli Marisa Echarte Olga Ovejero

ver, guardar y gustar qué ocurre en cada encuentro del pueblo, Familia de Dios con la virgen de Luján. Qué impresionante río de amor y de gracia corre por las arterias de nuestra Patria… El mismo Dios organiza su pastoral a través de su Madre y un negro africano que a media lengua nos enseñó lo más importante: Soy de la virgen nomás. Entonces no está mal alegrarse y gustar de cada peregrinación con la profunda certeza que de Luján, intimidad de un pueblo, sabemos muy poco, casi nada. www.facebook.com/raul.canali

. agradecemos la colaboración de . Mons. Oscar V. Ojea Magdalena Terrero Domingo Rehin Yolanda Sosa Raúl Canali Fabián Báez Nicolás Angelotti José García María Gabriela Blanco Miguel Lo Cicero Rubén J. Ceraci Teresa Buffil Regina Piñero Ernesto Martínez . propietario . Arzobispado de Bs. As. Venezuela 4145 - Capital Tel: 4982-4611 cadenya@pastoralfamiliar.org.ar www.pastoralfamiliar.org.ar En caso de reproducción total o parcial de las notas que aparecen en esta revista, citar la fuente. Registro de la propiedad Intelectual N° 5164821 Queda hecho el depósito que dicta la ley N°11.723. . diseño gráfico . Florencia Laje . corrección . Ricardo Rubio . impresión . Gráfica Pittelli Chivilcoy Provincia de Bs. As. . imagen de tapa . Crischu Hereñú

28


Comunicarnos busca ser espejo de tantas realidades injustas de las que son víctimas nuestros niños, niñas y adolescentes. Deseamos hacernos eco de la presencia de la Iglesia comprometida con transformar la mirada y el corazón, una Iglesia que es familia y abraza amorosamente a todos sus hijos.

Comunicarnos Nº 157 Noviembre/Diciembre 2016  

SER FAMILIA nos permite descubrir y vivenciar la dimensión gratuita del amor.

Advertisement