Page 1

“He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra” “Lasallistas sin Fronteras”

HOJA DE REFLEXIÓN 11 I TRIMESTRE, 2018 Valor del mes de mayo: JUSTICIA LUNES 14

NOVENA A SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE-DÍA NOVENO

1. Oración para todos los días: Señor, que para dar a los pobres la educación cristiana y afianzar a los niños y jóvenes en el camino de la verdad, hiciste nacer a San Juan Bautista De La Salle y por él fundaste en tu Iglesia una nueva Congregación Religiosa, dígnate concedernos por su oración y su ejemplo ser fervorosos servidores de tu gloria trabajando en la salvación de las almas y así podamos alcanzar tu recompensa en el cielo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. 2. Momento clave en la vida de La Salle: Expansión de las Escuelas Cristianas por varias partes de Francia hacia 1698. Más fortalecidos y cohesionados, Juan Bautista De La Salle y los primeros Hermanos lograron fundar más Escuelas Cristianas en París y otros municipios o pueblos franceses. En la mayoría de los casos, eran invitados por párrocos u obispos que escuchaban del impacto positivo de las Escuelas de los Hermanos. Los niños que acudían, además de aprender matemáticas, lectura, escritura, recibían una formación cristiana que les preparaba para la vida. Con el paso de los años, los tropiezos y problemas no se hicieron esperar, sin embargo, los Hermanos siguieron adelante. A la muerte del Fundador, en 1719, el número de Escuelas en Francia sobrepasaba las 50. Mucho después, con el paso de los años, la Comunidad se fue expandiendo a otros países. Hoy La Salle hace presencia en aproximadamente 80 países con el apoyo de miles de educadores que asumen su trabajo con gran compromiso y dedicación. 3. Oración del día: Padre Dios, te damos gracias por los maestros lasallistas que siguen el ejemplo de nuestro Santo Fundador, bendícelos con la sabiduría que de ti procede, para que su trabajo de sembrar el conocimiento y el amor a ti Señor, dé abundantes frutos en cada uno de los estudiantes a quienes dedican su vida. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.  Padre nuestro…  San Juan Bautista De La Salle, ruega por nosotros.  ¡Viva Jesús en nuestros corazones por siempre!

MARTES 15

SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE, PATRONO DE LOS EDUCADORES

Identidad: Es el conjunto de los rasgos propios de un individuo o de una comunidad, es también la conciencia que una persona tiene respecto a ella misma y que la convierte en alguien distinta a los demás. Aunque muchos de los rasgos que forman la identidad son hereditarios o innatos, el entorno ejerce influencia en la conformación de la especificidad de cada sujeto. Identidad Lasallista: Son todos aquellos rasgos que nos unen como estudiantes e institución dirigidos a objetivos comunes. El Carisma es un don que el Espíritu Santo concede a la persona para el servicio de la comunidad. San Juan Bautista De La Salle junto con los primeros Hermanos, pone en marcha el carisma fundacional para la misión de educar humana y cristianamente a "los hijos de los artesanos y de los pobres". El carisma lasallista da origen a la espiritualidad lasallista que expresa el sentido y la profundidad de la tarea educativa en relación con el Proyecto de Dios. La espiritualidad lasallista es una forma de vivir la espiritualidad cristiana con la perspectiva o dimensión especial que aporta el carisma lasallista. No es un “plus” añadido a la espiritualidad cristiana sino una forma de vivir la comunión eclesial para la misión. Espiritualidad Lasallista: se caracteriza por… 1. El espíritu de fe: «El espíritu de este Instituto es, en primer lugar, el espíritu de Fe, que debe mover a los que lo componen a no mirar nada sino con los ojos de la fe, a no hacer nada sino con la mira en Dios, y a atribuirlo todo a Dios» (RC 2, 2). 2. El espíritu de celo: «El espíritu de fe se hace patente en los Hermanos por el celo ardiente hacia aquéllos que les han sido confiados, a fin de disponerlos a acoger la salvación revelada en Jesucristo» (Regla 7). 3. El espíritu de comunidad: Los Lasallistas se inspiran en esta oración de Cristo: «Padre, que sean uno como tú y yo somos uno, para que el mundo crea que tú me has enviado» (Jn 17, 21-22) y se expresa en la frase: "Juntos y por asociación". 4. Ser una espiritualidad «práctica»: «… convencerse de que nunca se asegura mejor la salvación ni se adquiere mayor perfección que cumpliendo los deberes del propio cargo, con tal de que se cumplan con la mira puesta en la voluntad de Dios» (Reglas que me he impuesto, 3, 0, 3).


Pastoral Lasallista de Panamá MIÉRCOLES 16

EL CELO EN LA SALLE

En español, tendemos a rechazar la palabra “celo”. En francés, y sobre todo en el francés del siglo XVII la palabra zele, nada tiene que ver con jalousie. En español tenemos una sola palabra para expresar ambos conceptos. De La Salle presenta un solo espíritu, el de “fe y celo”. El celo es la manifestación consecuente del espíritu de fe. (“La espiritualidad Lasallista” Hno. Cervantes) Se nota en los escritos de La Salle que cada vez que se refiere al “celo” le añade un calificativo indicador de intensidad: “celo ardiente”, “celo ardentísimo”, “celo extraordinario”. Podemos traducir ahora este celo como la pasión por la gloria de Dios y la salvación de las almas. Leemos en su MF114, 2: Cuando en los ministerios apostólicos, no se sabe unir el celo (pasión) a la acción, produce escasos frutos todo cuanto se emprenda en bien de los prójimos” (El hombre interior. H. Alfredo Morales) En el s XVII en Francia, con ese ardor cristiano, era natural que De la Salle se contagiara con ese fuego interior y le pidiera a sus Hermanos que asumieran la misma actitud. Hoy no estamos excluidos de ese ardor, al contrario, nosotros lasallistas continuamos su obra y lo que nos identifica es ponerle pasión a lo que hacemos y logramos esto gracias al amor de Dios que está en nosotros y entre nosotros. La doctrina espiritual de nuestro Fundador nos ayuda a entender mejor la importancia de nuestra vocación apostólica y misionera que tenemos como bautizados.

JUEVES 17

CONFÍA Y NO PIERDAS LA FE

El único sobreviviente de un naufragio encontró refugio en una pequeña e inhabitada isla y cada día oraba fervientemente pidiendo a Dios que lo rescatara. Así, diariamente revisaba el horizonte buscando ayuda, pero ésta nunca llegaba. Cansado de esperar, se dedicó a construir una pequeña cabaña para protegerse a sí mismo y sus pocas posesiones. Pero un día, después de andar buscando comida, regresó y encontró su pequeña choza en llamas, el humo subía hacia el cielo… Lo peor que había pasado, es que todo lo que tenía se había consumido entre las llamas. Él, confundido y enojado con Dios, en medio de lágrimas le decía "¿Cómo pudiste hacerme esto? ¿Por qué permite esta desgracia?". Y se quedó dormido sobre la arena. Al siguiente día, muy temprano, escuchó asombrado el sonido de un barco que se acercaba a la isla… Finalmente venían a rescatarlo. Cuando tuvo frente a sí a los marineros, les preguntó: "¿Cómo sabían que yo estaba aquí?". Y sus rescatadores contestaron: "Vimos las señales de humo que nos hiciste…" La respuesta fundamental de La Salle a este plan salvífico y amoroso de Dios fue vivir intensamente la vida de fe, que él llamó: espíritu de fe porque comprendió desde el comienzo que un proyecto nuevo, sin atractivos ni gratificaciones humanas, sólo era viable desde una dimensión de fe, es decir comprendido y vivido desde la perspectiva del plan de Dios. Es difícil ver la mano divina en lo que parece desgracia… confía y sigue, que algo bueno te espera. Cuando las cosas van mal no debemos perder la paz en el corazón, porque Dios está preparando algo bueno para nuestras vidas, aún en medio del sufrimiento.

VIERNES 18

BEATO RAFAEL LUIS RAFIRINGA

El 7 de junio de 2009, domingo de la Santísima Trinidad, el HERMANO RAFAEL-LUIS RAFIRINGA, de Madagascar fue beatificado. La ceremonia, proclamada por el Papa Benedicto XVI, fue presidida por el Arzobispo Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y se celebró en Antanarivo, capital de Madagascar. El Hermano Rafael ocupa un lugar especial en la historia de dicha nación por lo que hace que sea un acontecimiento significativo no sólo para La Salle sino también para todo el país. El Hno. Raphaël fue particularmente eficaz como educador, catequista y líder del pueblo malgache. Nació en Madagascar el 1 de mayo de 1856. Supo afrontar con entereza y con éxito la difícil situación por la que atravesaba su país. Desarrolló una incansable actividad misionera, especialmente entre las dos guerras, la de 1883 y la de 1895. Sufrió encarcelación por falsos cargos, pero se mantuvo firme en su fe y su vocación. Las autoridades francesas, reconociendo este mérito, le condecoraron con la Medalla de Oro del Mérito malgache. Por su notable actividad literaria fue nombrado miembro de la Academia malgache. Cuando en 1883 todos los misioneros fueron expulsados de Madagascar, el Hno. Raphaël, único religioso nativo, permaneció en la isla y fue elegido por la comunidad eclesial como el Presidente de la Unión Católica para todo Madagascar, dirigiendo efectivamente la Iglesia durante el período de gran oposición y asumiendo la responsabilidad de presidir las celebraciones dominicales, sostener las escuelas, animar los encuentros y retiros. Él aceptó el cargo, con la condición de crear un consejo que lo ayudase en su tarea y con la promesa de fidelidad por parte de todos. Dirigió las Obras de la Unión Católica, figura legal para el funcionamiento de la Iglesia en Madagascar, animando la red de escuelas cristianas y formando maestros y catequistas. Murió el 19 de mayo de 1919.

Reflexión #11 del 14 al 18 de mayo del 2018  

Colegio De La Salle Panamá Centroamérica-Panamá

Reflexión #11 del 14 al 18 de mayo del 2018  

Colegio De La Salle Panamá Centroamérica-Panamá

Advertisement