Anuario2015

Page 1



DESDE EL COMIENZO En 2001, cuando el milenio había terminado y las profecías tomaban la forma concreta de crisis y fracasos políticos, sociales y económicos, decidimos abrir un colegio. Jugamos la carta de lo que comienza cuando casi todo decía terminar. Quisimos que eso nuevo creciera en el tiempo alimentando el conocimiento, el pensamiento, la creatividad y la acción; que se trataran en clase temas de la actualidad y de las realidades adolescentes de nuestros estudiantes. Ellos pintaron murales y cantaron en plazas; presentaron obras de teatro en trenes en marcha, dieron apoyo escolar a chicos de familias pobres y canalizaron la solidaridad de todo un barrio cuando las inundaciones arrasaron una ciudad. Hablaron con pequeños productores en Mendoza y con gente de la Quebrada en sus pueblos. Hicieron, escribieron y publicaron, como el lector podrá ver en las páginas que siguen. Mientras tanto y todo el tiempo, el mundo y nuestra sociedad se fueron transformando. Algunas cosas se equilibraron y otras tantas mutaron. La idea de Estado, la participación social y hasta la relación cotidiana con los otros y con la tecnología pasaron a ser de otro orden. Acompañamos los tiempos, nos acompasamos a lo nuevo que portan, nos renovamos y seguimos siendo. Cumplimos 15. Nacimos en el año del que se vayan todos, pero nos quedamos para hacer de lo escolar una experiencia vital en la que jóvenes y adultos nos juntamos a crear otros posibles.


EHCON ANU ED OIRAID ANAJ EL

por María de los Ángeles Rey

29 de Enero, 2:15 a.m. Tal vez el motivo más razonable de mi insomnio sea el calor, esos 36 de sensación térmica que entran por cada rendija a mi habitación, donde el ventilador gris de pie orientado hacia mi cama no da abasto. Doy vueltas incesantemente, examino cada objeto en la oscuridad y lo comparo con su gemelo diurno. Mismo día, 2:20 a.m. No hay tantos objetos en mi cuarto. Otro divertimento que me lleve a cerrar los ojos: ¿ovejas? No hay ser que me provoque más repulsión, la sola imagen de esos cuerpos blancos y peludos me provoca náuseas. ¿Y los anagramas? Mismo día, 2:30 a.m. Mi capacidad mental no es suficiente como para idear un anagrama digno. Basta, el calor es insoportable. Ni siquiera hay ruidos de la calle que se filtren por las ventanas. Tengo sed y muy pocas ganas de levantarme para ir a la cocina. Son doce metros hasta allá, pero podría quedar en Australia y sería lo mismo. Mismo día, 3:35 a.m. No aguanto más la sed. Con un desgano típico de la fatal combinación madrugada-cansancio-calor, me levanto. Camino a oscuras pero veo; salgo al pasillo, hay más luz, pero no encandila. A mi derecha veo ese espejo largo y enorme que cuelga de la pared verde del pasillo y cuando lo hago hay alguien que me devuelve la mirada. Nos observamos de semiperfil, ella dentro del espejo. Me doy vuelta, me pongo de frente y nos miramos a los ojos. Me siento en el piso, con las piernas cruzadas y las manos sobre las rodillas. Ella es igual a mí, pero tenemos diferencias. Mi reloj pulsera está en mi mano derecha, ella tiene uno idéntico en la izquierda. La cicatriz que llevo desde hace años en el hombro izquierdo se repite en su hombro derecho. Me pregunto cómo vivirá ella del otro lado del espejo; seguramente también hace calor porque está despierta a esta hora igual que yo. Miro la estantería con libros que tiene detrás, igual a la mía si no fuera porque los tengo ordenados alfabéticamente por apellido del autor y ella al revés. Borges, Christie, Cortázar, Dostoievsky, Puig, Shakespeare. Vuelvo a percatarme del reloj. Corre el segundero, pero esta vez en mi mano izquierda. Sobresaltada miro hacia atrás y descubro el nuevo orden de los libros: Shakespeare, Puig, Dostoievsky, Cortázar, Christie, Borges.

María de los Ángeles Rey, alumna de 5° año 2007. Ilustración de Javier Pomposiello. Coloreada digitalmente.

2007

2


¿Y MI RACIÓN DE PATO NEPTUNIANO?

por Ramiro Coll

U

n pastizal que parecía eterno. Eterno y desierto. Sin flores, solo pastizal. Música de fondo. La música del viento, hermosa música que mecía los yuyos. De pronto se escucha un ruido

tan fuerte que ciega al sonido del viento por una décima de segundo. Los pastos se frenan, las hormigas detienen su camino. Hacen silencio y esperan. El cielo es negro y estrellado. A lo lejos, muy a lo lejos, se ve un pequeño haz de luz, una pequeña mancha luminosa en el cielo. El silencio se mantiene pero el tiempo avanza. La mancha se va haciendo más grande. ¿O es que se acerca? Una hormiga cae al suelo de espaldas. Agotada. Es el calor. La mancha ya no es una mancha, sino que es una especie de pelota de fútbol gigante. Llega el momento y la pelota de fútbol se ve tan grande que el pastizal parece eclipsado por su sombra. Por su sombra y por su luz, porque era una bola de luz azulada que cegaba a cualquiera que la viese. Las hormigas cerraban los ojos y cruzaban los dedos. Y entonces, un

3

2015


milagro. La pelota se detuvo. A tan sólo unos centímetros de tocar el suelo. Sólo las hormigas vivieron. La sombra se complementaba con la luz creando un nuevo mundo de colores desconocidos. De todas formas, las hormigas veían en blanco y negro. Breve silencio. - ¿Termina así?- preguntó Yuco. - Sí, ése es el final de la historia- respondí. - No puede terminar así, una historia tiene que tener acción, tiene que tener drama- dijo Flock. - Esta historia termina así, si no les gusta, no les gusta. Me levanté y me fui hasta donde me había hecho el huequito. Estaba tan oscuro que casi me choco contra un árbol. Creí haber pisado a alguien en el camino pero no le di importancia. Me acosté en el huequito, me hice bolita y cerré los ojos. La mejor parte de los días era ésa, el momento antes de dormir. Todo era tan tranquilo y calmo. El frío y el sonido de los pájaros lo hacían un momento más místico. Siempre, sin embargo, un baldazo de agua fría me devolvía a la realidad: la mañana siguiente. Los días que siguieron fueron agotadores. Nos levantábamos a las 6, y nos bañábamos en el río. El agua estaba helada, tanto que a veces prefería no bañarme y quedarme sucio y embarrado. Total, siempre nos volvíamos a manchar. A la tarde salía a recorrer los bosques con Pock y Vannis. Vannis era alto, flaco, extremadamente pálido y con ojos tan claros que costaba mirarlo sin sentirse intimidado. De todos los días en los que viajé con Vannis, no dijo más de diez palabras. Lo único que hacía era afilar su cuchillo y mirarnos con mala cara. Pock era todo lo contrario, se la pasaba hablando y siempre parecía feliz. Nadie entendía cómo podía ser tan optimista. Después de todo lo que habíamos vivido, yo no podía sonreír ni aunque lo intentara. En una de nuestras pequeñas misiones, descubrimos un campamento enemigo que no teníamos registrado. Vannis lo descubrió, estaba siempre atento. Rodeamos el campamento sin que nos vieran y nos trepamos a un enorme árbol para verlos mejor. Yo era el más gordito de los tres, por lo que me tuvieron que ayudar a subir. Marcamos el punto en el mapa para no perderlo. Y nos pusimos a contar cuántos eran. Había seis sentados frente a una fogata comiendo lo que parecía ser una especie de sopa enlatada. Otros tres estaban parados charlando y fumando, otro escondido atrás de unos arbustos. - 17 – dijo Pock. - ¿Seguro? - Sí, 17. Tienen cuatro carpas, pero una es un poco más grande, tiene que haber entre 15 y 20, pero 17 me parece un buen número. Antes de bajar del árbol, Pock pegó un grito que por un momento creí que habían escuchado todos los ingleses. - ¿Qué te pasa?- pregunté enojado. - Me picó una araña en el brazo. - ¿Por eso gritás así? Sos un exagerado, chabón. - Disculpá, pero me duele como la puta madre.

4


Volvimos al campamento ya casi de noche. Encontrar el campamento enemigo fue lo más interesante que nos había pasado en días, y no había sido nada interesante. Esa noche comimos un guiso con olor a tierra, que encima debíamos racionar porque tenía que sobrar para los días siguientes. El Malayo tuvo otro de sus ataques de ira esa noche y empezó a armar quilombo y a molestar y putear a la gente. No tardaron en agarrarlo de los dos brazos y obligarlo a tomarse una pastilla para que se calmara. Todos miraban la situación callados, como siempre. Kolte tocaba su guitarra, alegrando un poco el clima de la comida. Era el único que sabía tocar, cuando muriera yo no sabría qué más hacer, su música era lo único que mantenía estable al grupo. Tuve una discusión con Yuco antes de dormir. Yuco todavía quería seguir luchando. Creía que todavía teníamos esperanzas. Yo ni siquiera había querido venir acá. ¿Qué me importa a mí lo que nos hayan hecho? No soy ningún patriota. - Nos sacaron algo que era nuestro, lo tomaron sin permiso y se lo apropiaron como si no los estuviéramos viendo. Como si se nos arrebatara un pedazo de nuestra carne*- decía Yuco. Yo no estaba de humor para seguir discutiendo. Ese día no conté ninguna historia, estaba cansado y me fui directo al sobre. A la mañana siguiente, Pock estaba muerto. Al parecer, la araña era altamente venenosa y el veneno se le esparció hasta el corazón. Decían que había estado toda la noche gritando y convulsionando antes de morir. Me sentí un poco mal al principio y, después, lo envidié otro poco. Espero que no haya sufrido tanto como decían. Esa misma noche mientras comíamos, se escuchó un ruido tan fuerte que produjo un completo silencio. Así, de la nada. Sólo se escuchaba el sonido del viento chocando contra las ramas de los árboles y los pájaros produciendo sus habituales sonidos. - ¿Qué es eso?- dijo Rukk señalando al cielo. Todos miraron hacía arriba. El cielo era negro y estrellado. Pero muy a lo lejos se veía un pequeño haz de luz. Nos miramos por un segundo y volvimos nuestra mirada al cielo. La mancha de luz era cada vez más grande. Se produjo un calor tan repentino que Yuco cayó al suelo de espalda, totalmente agotado. La mancha estaba ya tan cerca que su sombra ennegreció nuestro campamento, pero su luz le dio un tono azulado brillante que era tan fuerte que tuve que cerrar los ojos. Y entonces ocurrió un milagro. La bola de luz nos aplastó a todos. Por suerte, algunas hormigas vivieron. *** *Nota de autor: cuando visitamos el Museo Malvinas, leí esta frase de José Hernández en un cartel de la Sala 4.

Ramiro Coll, alumno de 5° año 2015. El trabajo fue realizado en clase de Literatura. Ilustración de Catalina Bragone, 1° año 2015. (Trama y textura, realizada en clase de Plástica).

5


CIENCIAS EN EXPERIENCIAS Las clases experimentales como espacios de trabajo que complementan el trabajo en el aula: construir conocimientos sobre la naturaleza y conocer el trabajo científico.

Combustión. Biología de 1° año.

Armado de preparados para observar al microscopio. Biología de 1° año.

Experiencias sencillas, con dispositivos simples, posibilitan la observación guiada y el registro de datos experimentales para elaborar conclusiones generales con el aporte de cada grupo.

Microscopía. Biología de 1° año.

Observación al microscopio. Biología de 1° año.

6


La observación es una habilidad fundamental en el trabajo científico, es poder ver y descubrir lo que hay más allá de nuestros ojos.

Plasmólisis y turgencia celular. Biología de 2° año.

Disección de flor. Biología de 2° año.

Las experiencias prácticas planteadas en las distintas asignaturas, proponen la aplicación de protocolos y el análisis de variables, así como también la elaboración de informes científicos.

Calor específico. Física de 5° año.

7

Indicadores de pH. Química de 5° año.


Reconocimiento de sustancia en los alimentos. Biología de 3° año.

Sistemas de fuerza. Físico–Química de 3° año.

Análisis de sistemas materiales. Físico–Química de 3° año.

Actividad enzimática. Biología de 3° año.

Efecto Tyndall. Físico–Química de 3° año.

8


Bioindicadores. Química de 4° año.

El trabajo científico se caracteriza por ser una tarea en equipo. Diseñar experiencias, registrar datos, controlar variables, analizar y discutir resultados para llegar a una conclusión grupal, son tareas que requieren de un aprendizaje particular. Vivenciarlo es la mejor manera para adquirirlo.

Crecimiento celular. Biología de 4° año.

Movimiento rectilíneo uniforme. Física de 4° año.

9


NIETZSCHE, LA RISA Y YO

¡RÍAN, RÍAN, RÍAN! ¡QUE TODOS RÍAN!

por Antonia Rueda

I. La risa no está lejos. No sé si alguna vez lo estuvo, pero ahora está demasiado cerca. No veo felicidad, no veo alegría. Veo risas, muchas risas, demasiadas. Cortas, impuras, compradas, hasta robadas. Ir en contra de esto es cada vez más difícil, pero con un texto de Friedrich Nietzsche a la vista, resulta casi imposible esquivar la risa. En Ecce Homo, Nietzsche dice sobre sí mismo: “Yo no soy un hombre, yo soy dinamita”. Mi cuerpo desborda en carcajadas, quiera o no, sepa o no, me río. Una risa insegura, repleta de incertidumbre y hasta de ingenuidad. Nerviosa, la risa comienza un proceso parecido al de la mutación, a eso me hace acordar. Los mismos sentimientos se trasladan a cierta parte del cuerpo, mejor dicho, a cierta parte de uno, donde pueden ser procesados. No hablo de soluciones ni de respuestas, sino de procesar, pensar. Recuerdo el día en que el texto “El loco” fue leído en clase. Al final, escuché el silencio. Un silencio profundo, lugar y tiempo perfecto para que la risa mutara en eso que todavía no sabía qué era. “El loco” me descolocó, me acercó a cierto tipo de caos y fue así como las cosas se aclararon. No quiero decir que de la incertidumbre pasé a la claridad. Llegué a dudas, a preguntas, a cuestiones. Había alcanzado mi propia claridad. La risa por fin mutó en algo.

II. Nietzsche, no es hombre, sí dinamita. Un Loco que no podía explotar antes de tiempo. Representado en la locura, muestra indiferencia ante este suceso de ser pensado como un loco por estar fuera de lo “normal”. No le incomoda ni un poco la idea de que la respuesta a sus pensamientos, preguntas y cuestiones no sea más que un silencio y una mirada perpleja. Me imagino que ser dinamita de otros tiempos, ajenos a los propios, y no poder explotar debe ser complicado. Nietzsche no está fuera de lo normal. Leerlo ahora está alejado de las perplejas miradas. Ahora, leerlo hace reír, y la risa tiene permitido mutar. Procesarlo y encima poder relacionarlo con el ahora. Pero no cualquier ahora, sino el de cada uno.

2008

10


III. El defasaje nietzscheano es de tiempo. El mío, sin hacer alusión a mi apellido, es de espacio. No creo bajo ningún punto de vista que la gente no esté preparada para escucharme. No sé si es un atrevimiento decir que recibo perplejas miradas, pero estoy segura de que estuve cerca de tirar el farol más de una vez. Surge de las dos partes: de mí, que el lenguaje me queda corto cada vez que abro la boca, y de los demás, de quienes casi ni puedo hablar. El lenguaje ya no me alcanza. Seguramente permita la comunicación “inmediata”, por así decirlo, pero cuando lo que se quiere no es rapidez sino efectividad, el lenguaje no lo puede. Su peso en las personas es de mucha importancia, quizás demasiada. Muchas veces llego a la conclusión de que la gente prefiere aburrirse ordenadamente a ser feliz desordenada. No quiero que se caiga en cosas tan concretas al hablar de orden, como lo es el de un cuarto, un escritorio o una mesa. Hablo de un orden general. Ese que todos tenemos. Esa estructura que de alguna forma nos ordena para funcionar, para servir, para que tengamos un uso en la sociedad. Así es. La gente ya no es, la gente es algo.

IV. Entre tanto “la gente”, ya no sé dónde estoy yo parada. Espero algún día poder tropezar con la propia verdad y, así, dejar de depender de la verdad absoluta, sea cual sea. Mientras tanto, así estoy. Queriendo ser feliz entre tantas fáciles risas. Parece sencillo, pero no lo es. Me sumerjo en esta risa difícil de entender, esta que me regaló Nietzsche más de una vez. Aquí está la clave. En esa risa. La que no sólo es producto de la gracia, sino producto de la ingenuidad, del no saber ni entender, pero querer hacerlo. ¿Qué pasaría si todos fuésemos locos? Carentes de una razón general, de juicio; disparatados e imprudentes, funcionando libremente estaríamos. Imaginarlo se me hace imposible, y es posible que cualquier cosa que llegue a imaginar no se acerque ni un poco a lo que sería. Pero me sigue tentando la idea. Locos, pero no de atar. Locos de libertad e instinto. Mientras tanto, no dejo que los locos sean puestos en silencio, a un lado. No quiero que se callen. Los escucho y me hago escuchar. No todo lo que quiero que llegue, llega. Pero lo intento. Una y otra vez, sin tirar el farol, sin que se rompa en mil pedazos. Iluminando espacios repletos de sol, de luz y de risas instantáneas que no perduran y se pierden fácilmente. Antonia Rueda, alumna de 5° año 2008. Este texto fue escrito en diálogo con su compañera Julieta Tarlovsky. La ilustración fue producida por Sofía Mendez Tito, 3° año 2015, en el Taller de Pintura.

¡RÍAN, RÍAN, RÍAN!

11


POEMAS II por Tomás Martos

I

II

Ella empalidece

Días descartables

Ella empalidece

Hoy tampoco salí en el diario,

bajo un sol avaro

y Mirtha entrevista a los grandes,

y me derrite en su bolsillo

mientras las tardes de telgopor

como un caramelo viejo.

asoman su fea cabeza. Allá en el sur siguen así las cosas.

Ya no puedo ver lo que ella ve

Nadie llama, nadie planea, nadie gana.

y traté demasiadas veces,

Pregúntele a un viejo en un balcón

lo que me hace preguntarme

sobre los días descartables.

si ella trataría por mí la mitad.

Quizás con otro nombre, pero sabrá

Lo que te carcome es la espera.

muy bien lo que son.

Lo que te carcome es la espera,

Ana Scheimberg

chico del bolsillo.


Miranda Baños Belatti

III

IV

Poema elige-tu-propia-aventura

Haiku del hartazgo

Se levanta (pie derecho o izquierdo)

¿Si se rompió el teléfono?

y en prisa mañanera entra a

¿Estaría en el baño cuando sonó?

la cocina (desayuno frito o tostadas).

Quizás tenés mal mi número.

Lo espera su (bicicleta, moto o auto) en aquella mohosa cochera. (Saluda o escupe) a su vecino al salir.

Tomás Martos, alumno de 4° año 2003. Fotografías: Miranda Baños Belatti, 1° año 2015 y Ana Scheimberg, 4° año 2015.

13

2003


LA ANIMACIÓN:

UNA DE LAS FORMAS DEL CINE

por Manolo Fernández, Andrea Godoy Woscoff, Verónica Merle y Julia Vélez

La asignatura Animación aborda desde los conceptos básicos de movimiento hasta el manejo de nuevas herramientas tecnológicas. El proyecto final es un cortometraje animado, utilizando la técnica de fotografía cuadro por cuadro de muñecos articulados. Escribir la historia, guionarla. Diseñar y construir los personajes, los elementos y la escenografía. Tomar fotografías cuadro a cuadro. Finalmente, editar y sonorizar las imágenes en la computadora. El lenguaje audiovisual, desde un espacio de experimentación y descubrimiento.

Manolo Fernández, Andrea Godoy Woscoff, Verónica Merle y Julia Vélez; alumnos de 2° año 2008.

2008

14


EN SUS ZAPATOS El Programa “La escuela va a los juicios” es una iniciativa del Espacio para la Memoria y los Derechos Humanos (Ex- ESMA) que promueve la asistencia de estudiantes mayores de 16 años a las audiencias de los juicios por crímenes de lesa humanidad y violencia institucional. El Programa se desarrolló este año por primera vez y tiene por objetivo fortalecer el proceso histórico de Memoria, Verdad y Justicia. Desde el Taller de Investigación y Derechos Humanos asistimos a una audiencia del juicio Mega Causa ESMA III, que unifica las causas de 789 víctimas. En esa oportunidad, escuchamos la declaración testimonial de María Elena Monti, esposa de Ricardo Sáenz, desaparecido en 1978.

por Candela Carretero Rottemberg

A

penas empezó a hablar, tuve que mirarla a través de la proyección que se veía por encima de los jueces. Probablemente porque quise creer que era una película, un documental, lo que fuera…, y no que tenía enfrente de mis ojos a aquella persona que había vivido todo lo que narraba. De a poco fui observando su cara, sus arrugas, sus gestos, su forma de hablar. Entendí que era totalmente incomprensible pensarme en sus zapatos. Pero me cuestioné si los demás presentes en la sala podrían ponerse en ellos. Enfrente mío tenía a un grupo de abogados y permanentemente miraba hacia sus pies. Casi todos negros y revoloteando por ahí mientras, intermitentes, chocaban contra el piso. Los zapatos de ella no los vi, es cierto. Pero me gustaría haberlos visto. ¿Estarían también en contacto con el suelo tocándolo y yéndose? ¿O estarían acaso firmes sobre él con una posición un poco más sólida? Son preguntas que no puedo ni pretendo responderme. Preguntas que en un principio pensé inútiles. Pasadas algunas horas de la tarde confirmé que estaba equivocada…, que esos zapatos, físicos y metafóricos, tenían un lugar importante en ese juicio, en esa condena, en esa verdad, esa memoria y esa justicia. Porque, al fin y al cabo, representaban algo para mí que fui a presenciar ese momento. ¿Y qué es más sincero y fiel que las sensaciones? Lo mismo me pasó cuando me dio pudor llorar frente a la familia de la que se había estado hablando durante la audiencia. Pensé que no me correspondía y que era una falta de respeto. Hasta que logré entender que esas lágrimas son fruto de la lucha de todas esas personas que fervientemente defendieron y defienden sus ideales. Que fueron en contra de más de uno para lograr lo que hoy tienen. Lograr estos juicios, estas condenas. Que se los escuche, que su reclamo sea legítimo, que sus voces se alcen y se encuentren dentro de cada casa en cada rincón del país.

No sé… Me pregunto si será efectivamente así, si en cada casa de cada rincón del país, se escucharán esas voces llenas de valor o si sonará aún más fuerte el próximo partido de la selección durante el mundial o la separación de algún mediático. “No quiero venganza sino condena a los culpables”, dijo María Elena. Y ahí entendí algo. Algo que no pude comprender hasta no oírlo de quien lo vivió y tiene una visión sobre los hechos que yo jamás voy a tener. Hablo de cómo se ven estos temas desde el presente. De lo importante que es tener el sentido de pertenencia bien afinado por estas ocasiones. Yo no me siento representada ni tocada cuando se juega el mundial ni cuando veo al Papa. Pero sí me vi en esta mujer que fue escuchada hoy y fue parte de una lucha significativa para cada uno de nosotros como argentinos. Hoy me sentí orgullosa y afligida, porque tocó dentro de mí ese sentido de pertenencia y esa parte dentro de uno que pretende liberarse permanentemente. Porque entiendo y afirmo que soy parte de lo que es el presente y de lo que va a ser el futuro. Y que no importa si viví o no el pasado del que hablamos, importa que lo tengo como una marca imborrable. Soy, como parte de mi generación, quien tiene la responsabilidad y el derecho de revolver en la historia de este pasado y repudiarlo día a día como presente y futuro. Responsable de afirmar ante todo el derecho y el respeto por la democracia. Representante de ideales de libertad, que gano presenciando todas estas cosas, y a través de proyectos y grupos, donde me encuentro con otros con quienes los comparto. Ideales que me hacen lo que soy hoy y me construyen para lo que viene.

15

Candela Carretero Rottemberg, alumna de 4º año 2014. El texto fue producido en el Taller de Investigación y Derechos Humanos, tras la asistencia a la audiencia de la Mega Causa ESMA en los tribunales de Comodoro Py Ilustración realizada a partir del trabajo plástico de de Vera Castellini, 5º año 2014.

2014


5 MICRORRELATOS 5 En octubre de 2012 tuvo lugar el primer certamen interno de literatura del Colegio, en el que participaron todos los alumnos, de 1ro a 5to año. Las producciones fueron realizadas de forma presencial y en grupos de 2 o 3 integrantes. El género elegido fue el de microrrelato. En la actividad, coordinada por el área de Lengua y Literatura, todos los chicos trabajaron con entusiasmo. Aquí presentamos algunos de los trabajos seleccionados.

por Paula Bianconi, Camila Duhalde y Dara Piñeiro

Es tarde

S

uena el despertador, Kuba abre un ojo, después el otro. Ve la pared azul y las fotos de autos. Jun-

ta fuerzas y se levanta contento sabiendo que Martín lo está esperando para que vayan juntos a jugar al fútbol. Es tarde. Suena el despertador. Son las ocho y no llega al trimestral. Si le va mal en esta prueba, se lleva toda la materia y probablemente no lo dejen pasar el verano en la casa de sus abuelos. De todos modos, sale de la cama y se apura lo más que puede. Es tarde. Suena el despertador. Su abuela lo despierta igual porque está segura de que con el estridente sonido no es suficiente. Lo único que anima a Kuba es saber que, si sale rápido, puede encontrarse con Silvia en el tren. Se detiene pensando en su belleza. Es tarde. Suena el despertador. Se despierta con sumo cuidado de no molestar a su mujer, Silvia. Prepara el desayuno y lleva a sus hijos antes de buscar a Martín para ir al trabajo. Es tarde. Suena el despertador. Levantarse comienza a ser la actividad más tediosa del día. Espera un rato, pero se decide cuando ve el otro lado de la cama vacío y recuerda que Silvia ya no está. Es tarde. Suena el despertador. Se repite lo mismo que cada mañana pero esta vez ni el sonido ni el llamado de las enfermeras logran despertarlo. Es tarde. Alumnas de 2° año 2012.

2012

1616


por Victoria Llovera, Lucía Sánchez Barbieri y Daniela Grün

¿Y el café?

A

cá estoy yo, queriendo pedir un café, pero el mozo no me atiende. Manón se retrasó, habíamos quedado a las nueve y cuarto acá. Son las diez y sigo esperando. ¿Ya pedí el café?

Me gusta la camisa a cuadros verdes que tengo puesta. Me la puse el día que conocí a Manón. ¿También me la puse ayer? No creo, no sé. Me gusta ser limpio. ¿Y el café? ¿Y el café? ¿Cuánto pueden tardar una taza de café y una mujer en llegar a un bar un sábado? Pero…, si hoy es sábado, ¿por qué el tipo de la mesa de al lado está leyendo el diario del domingo? Debe ser del fin de semana pasado, seguro. A Manón la conocí el jueves en el cumpleaños de Pedro, un amigo en común. Quedamos en vernos hoy, pero son las once y todavía no llega. ¿La llamo? ¿Se les habrá roto la máquina de café? A veces siento que el día se hace eterno y que hay momentos que se repiten. Tengo imágenes de un choque, del sonido de una ambulancia muy cerca mío, del suero clavado en mi brazo en el hospital. Pero acá estoy, queriendo pedir un café. Alumnas de 2° año 2012.

por Tadeo Luna y Martín Bielinsky

Pasatiempo

U

n detective, harto de resolver crímenes ordinarios, motivados por el dinero o la pasión, llega a la conclusión de que lo único que llenaría su vida sería resolver el crimen perfecto: un misterio tan

grande que represente un desafío digno para su astucia. El tedio de su rutina lo lleva a entretenerse imaginando cada detalle de esta obra maestra y, tras algunos días, advierte que tiene en sus manos el plan perfecto. El tiempo pasa y el hombre se da cuenta de que sólo él podría llevar adelante semejante plan. Sin más, una noche decide ejecutarlo llevando a cabo cada uno de los pasos que consumarían el siniestro. Ya cometido el crimen, el hombre se encierra en su casa y comienza a seguir en los periódicos la crónica de la investigación. Una tarde gris el detective recorta y pega en la pared la última noticia sobre el crimen: “La policía desorientada desiste y cierra el caso”. Un silencio abrumador inunda el departamento vacío. El detective suspira, se lleva el arma a la boca y aprieta el gatillo. Alumnos de 5° año 2012.

17


por Jazmín Trzcina y Manuela González Gil

Monotonía Se acurrucó en el piso, pegó las rodillas a su pecho, posó su cabeza entre las piernas, se cubrió con las manos y se quedó dormido. El tiempo pasó sin modificar nada, como si no existiera. Lentamente abrió los ojos, tosió un poco, alzó la cabeza y se acarició la larga barba. Intentó levantarse. Sus piernas desacostumbradas a estirarse y su espalda deformada se lo impidieron. Su mente parpadeó entre pensamientos débiles hasta que quedó paralizada en una sola idea. Un vacío dominó su cuerpo y con manos temblorosas y arrugadas buscó la única solución que conocía. Sintió un insecto con el tacto y terminó de reconocerlo por su olor. Se lo llevó a la boca y lo tragó casi sin masticarlo. Repitió la acción hasta que la incomodidad se detuvo. Estaba por volver a dormirse cuando algo desconocido llamó su atención. Una luz que nunca había visto lo llenó de curiosidad. Intentó levantarse y nuevamente no pudo. Con las pocas fuerzas que le quedaban logró arrastrarse hasta encontrar un agujero por el que pudo salir. Sus ojos abrumados frente a un espacio inmenso se llenaron de miedo y confusión. Se acurrucó en el piso, pegó las rodillas a su pecho, posó su cabeza entre las piernas, se cubrió con las manos y se quedó dormido. Alumnas de 5° año 2012.

por Carolina Chividini y Julián Gurri

Inspiración

E

ra temprano en el colegio y aún no sonaba el timbre. Los alumnos aguardaban pensantes por la inspiración ya que tenían que escribir un microrrelato, pero nada pasaba.

Sin que ellos lo notaran, afuera de la institución discutían la inspiración, Círculus y su hermana lógica, Tetra. Discutían sobre quién era más útil para los chicos en esos momentos. Tetra planteaba que desde el principio de la humanidad al hombre le resultó esencial el descubrimiento del fuego, mientras que Círculus sólo le había enseñado a representar la imaginación en las paredes de las cuevas con dibujos. Círculus decía que Tetra sólo había traído desgracias como las guerras y el odio, sin mencionar su peor creación, el dinero; mientras que él había hecho al hombre escribir sobre los mundos más fantásticos y representar cosas que ni siquiera existen. Sin ir más lejos, Tetra le recordó dónde estaban: -En el colegio-dijo. Aquí no se pone a prueba ni la creatividad, ni la imaginación. Sólo se evalúa el conocimiento, la lógica, la inteligencia. Círculus se quedó callado un momento y dudó. Tetra pensaba que había ganado nuevamente, pero se paralizó cuando escuchó a un alumno diciéndole a su profesor: -¡Pero no se me ocurre nada! No me llega la inspiración. A Círculus se le dibujó una sonrisa en el rostro y pasó por las mentes de cada uno de los alumnos, quienes finalmente se pusieron a escribir. Alumnos de 4° año 2012. Ilustración de Matías Gutman, 3° año 2012. Coloreada digitalmente.

18


INMINENTE ESBOZO DEL SOL

por Mariano De La Cruz

Mariano De La Cruz, alumno de 2° año 2004.

19

2004


GÉNERO E IDENTIDAD EL ANÁLISIS DE LAS PRODUCCIONES CULTURALES Una de las temáticas abordadas y discutidas en las clases de Inglés fue la de género e identidad, especialmente a partir de los roles con que hombres y mujeres son representados en publicidades, novelas y películas. Los alumnos de 4to año analizaron, desde esta perspectiva, un episodio de la serie británica “Sherlock”. Los alumnos de 5to, leyeron la obra “Casa de muñecas”, de Henrik Ibsen. Todos expusieron sus ideas y conclusiones en ensayos argumentativos.

2015

20


por Ivana Frascarelli

por Agustin Motta

GENDER REPRESENTATION IN THE BRITISH TV SERIES SHERLOCK, SEASON 2 EPISODE 1: A SCANDAL IN BELGRAVIA

I

was asked to analyze the personality of one of the characters in the episode “A Scandal in Belgravia”, Irene Adler. In most TV shows, films and books, the female role is usually portrayed as a helpless princess or someone who can’t protect herself and is always begging for help. However, in this episode, the female character is represented in a different way, although at the end of the episode this has a twist. This episode represents gender equality. First, Irene Adler may look like the rest of the females in other shows as she first appears naked, which may make the episode look as if it were objectifying the female body. Sure, the scriptwriter has an excuse for this: Sherlock can’t read Irene’s disguise as he usually does because she is naked. However, it still looks as if the female body only had sexual meaning. As the episode goes on we can notice that Irene isn’t a stereotypical female and that she is very intelligent and wise. We can prove this because she fooled Sherlock several times. For example, in this episode he tried to figure out a password 5 times without success because Irene gave him fake clues! Besides, Sherlock’s feelings towards Irene represented an obstacle for him and the lady used this to her advantage. Considering what we said above, we can assure that Irene is one of the few people who was able to beat Sherlock’s intelligence. We can conclude that the female perspective in this episode is different from society’s point of view on females. Irene proved to be really smart and tricky, using resources such as the exposition of her body and the use of Sherlock’s feelings to her advantage. This episode, in particular, features a special vision of females, since it doesn’t portray them as helpless princesses who are always in need of a savior.

WHY ARE WOMEN ALWAYS SHOWN AS INFERIOR TO MEN?

I

’m going to address this issue basing myself on one of the characters of the series “Sherlock”. This character is called “The woman” and she appears in just one episode. She possesses some photos to blackmail a very powerful person. She is a strong, beautiful, intelligent and smart woman who doesn’t need the help of a man. And I think that’s why she is called “the woman”. She probably represents the new women of the XXI century. This is shown when she beats Sherlock thereby representing herself as superior to him. However, the role of “the woman” returns to the usual one when, at the end of the episode, her life is saved by Sherlock, which reinforces the idea of dependency of women on men. As a woman, the beginning of the episode makes me feel proud because it breaks the usual concept of men as superior beings and promotes feminism. Nevertheless, the end of the episode is disappointing. Despite this, we can admit that the role of women has been improving over the years.

Agustín Motta e Ivana Frascarelli, alumnos de 4° año 2015. Los trabajos fueron producidos en clase de Inglés (Upper Intermediate II).

GÉNERO E IDENTIDAD

21


por Alessia Bensi and Juan Cruz Lovato

A DOLL’S HOUSE BY IBSEN IS MORE RELEVANT THAN EVER

W

e believe the above statement, though sad, is indeed true. Some aspects of society nowadays, especially those regarding gender and its “roles” in the family life, can still be considered to be very conservative. The stereotyping of women as housewives who can’t manage themselves outside their homes, as well as the general gender role expectations, are both stigmas in our society that “A Doll’s House” defies and that a large number of people are still trying to break. Firstly, Ibsen’s interpretation of a wife’s role in a family is an important statement, not only back in 1879, when the play was first released, but also today because it is still common to find people in society who consider women unable to manage a family by themselves or to handle work outside the house, even though that has become an expected role as well nowadays. For a lot of people women are incapable of doing jobs that could be considered complicated, especially the ones related to Science, Maths, Economics and Politics. In the play, Torvald Helmer, Nora’s husband and typical “head of the family”, can be seen as a clear example of how women were viewed at that time, as he treats his wife as someone who needs constant care, guidance and control. He calls her small pet names, and addresses her as his “little spendthrift”, reinforcing the idea that he is convinced that Nora has no idea about how valuable money is and how it needs to be handled and expects nothing from her but to spend it recklessly and in a childlike manner. At the beginning of act one, for example, he asks her if she has been secretly spending money on buying sweets for the holiday season, something that, according to his rules, she is not allowed to do. He refers to this by asking her: “Hasn’t Miss Sweet Tooth been breaking the rules in town today?” Nowadays society´s rules and norms seem to have changed but it’s not hard to see how we still live in a world in which gender role expectations in the family environment are still heavily imposed on people. “A man sharing parenting responsibilities with his partner is often portrayed as some kind of mystical, awe-inspiring unicorn; a woman who changes the oil for the family car is depicted as a badass domestic diva. (...) Even while married (and before kids), I bristled at the fact there appeared to be expectations of what I was responsible for as the wife. If the house was clean and organized, to the outside world I was simply doing my job... I should be eternally grateful for a “good” husband who helps vacuum, prepare meals and

shop for groceries.”1 It can be clearly seen how a woman’s “job” is strongly limited to mothers and housewives while men are expected to work and provide for the rest of the family. Although it is true that stereotypes don’t always apply to real life and people often break them, inequality still imposes itself by preaching men and condemning women who choose to do this. A common example for this is, as Sirles says, that men who defy societal norms by staying at home and helping with the housework and children are often considered special and wonderful while women who do the same thing by pursuing ambitious careers are usually seen as selfish for not taking enough care of their family. A bit of this double standard is shown in “A Doll´s House” when Nora starts revealing to her friend Mrs.Linde that she was the one who earned the money for the trip that saved her husband’s life when he was ill. She clearly implies that it is not something that a woman should do but that she did it anyway and throughout the whole play she is heavily criticized for it. In conclusion, it is a shame that some ways of thinking haven’t changed that much in so many years. Gender role expectations still rigidly structure our society even though there is little to no logical reason why they should exist and function the way they do. They can be very harmful for people of all genders as they greatly limit our ways of thinking. We believe it is upon us to break these stereotypes and roles in order to create a future in which people can grow and form families free from prejudice. Indeed, “A Doll’s House” has a message that, even more than a hundred years after its release, still needs to be fully learnt and understood.

1 Theresa Sirles, “The Parenting Club, Daddy Privilege and Mommy Martyrdom”, Huffington Post.

GÉNERO E IDENTIDAD

22

Alessia Bensi y Juan Cruz Lovato, alumnos de 5° año 2015. Los trabajos fueron producidos en clase de Inglés (Advanced) Ilustración de Mía Porteiro, 1° año 2015. (Trabajo inspirado en obra de Tarsila do Amaral, producido en clase de Plástica).


ELENCO DE TEATRO DEL COLEGIO DE LA CIUDAD

Y DIJO LA CRÍTICA… A partir de 2008 se puso en marcha un proyecto teatral con alumnos y egresados: un espacio de investigación y formación, cuyas producciones reflejan el tránsito desde el aula hacia el mundo del actor profesional.

23

2008


UN DÍA EN EDUCACIÓN FÍSICA (GUÍA PRÁCTICA PARA AQUEL QUE NO CONOZCA NUESTRAS CLASES)

PRIMER PASO: IR Adentrarse en una clase cualquiera de Educación Física del Colegio de la Ciudad de un martes o un viernes, implica tomar ciertos recaudos. Supongamos que usted opta por presenciar una clase del primer bloque horario en el que se hacen presentes los chicos de 1ero y 2do año. En primer lugar, tiene que saber que al llegar al Club Círculo Trovador en cualquiera de los tres micros escolares dispuestos para la ocasión, deberá tomar la precaución de conocer a dónde dirigirse, porque la marea de alumnos que ingresen a la locación, ubicada en el barrio de Vicente López, derivará (sin detener su marcha

precisa) en no menos de seis destinos, sean estos canchas, lugares de trabajo o clases. En segundo término, debe usted saber que si ingresa en una época del año no va a ser lo mismo que en otra, dado que los grupos van rotando a lo largo de sus dos primeros años de escolaridad entre una cantidad de deportes y disciplinas heterogéneas entre las cuales podemos citar acrobacia y malabares, básquet, deportes alternativos, fútbol, handball, preparación física, softball, taekwondo y voley. En tercer lugar, debe estar usted preparado para ver tanto clases netamente masculinas o femeninas como otras mixtas, mezclándose a menudo las personas que componen esos grupos con el fin de conocerse con otros con la actividad física de por medio. Eso sí: tanto varones como mujeres deberán pasar por todos los deportes. Por último, verá usted en todas estas clases la clara intención de crear hábitos y costumbres saludables que derivan de cualquier actividad lúdico-deportiva que se precie de ser tal. Aunque también, y no menos importante, el objetivo madre será que todos puedan encontrar, en esa variedad de disciplinas, compañeros, vivencias, profesores y pelotas, una oportunidad de sentirse parte de un lugar cuyo motor es el cuerpo en movimiento. Si usted optara por asistir al segundo bloque horario, al que acuden los chi-

2013

24


cos de los tres años superiores, le pasará lo mismo, pero verá algo más definido: allí la intención es lograr que cada uno, tras el camino recorrido en los primeros años en los que primó la variedad, pueda elegir y valorar un lugar y lo sepa cuidar y explotar para beneficio propio y del grupo que lo compone, durante todo el año. Por todo lo aquí expresado y por razones que usted imaginará y completará por sí mismo, para todo lo que allí sucede es imprescindible IR. Aunque parezca una obviedad, ningún objetivo de la materia se logra sin la presencia de cada uno en cada clase, hilvanando el proceso único y singular de cada cual.

SEGUNDO PASO: PONER EL CUERPO Supongamos que usted decidió finalmente ir, transitó los lugares propuestos en busca de su identidad lúdico-deportiva y eligió. Supongamos que el grupo lo recibió con los brazos abiertos y usted se sintió a gusto en él. Supongamos que las condiciones están dadas. Es posible afirmar entonces que usted -sea niño, joven o adulto- puede dar el segundo paso: PONER EL CUERPO. Cuando esto sucede y la obligatoriedad queda de lado, se llega a los mejores resultados. Se encuentra el disfrute por la actividad física, se encuentra el goce por el movimiento.

Poner el cuerpo en serio no es fácil, pero usted se asombraría al comprobar el valor de encontrar una posición táctica que cuadra a su forma de practicar tal o cual deporte de conjunto y es útil para el equipo y gratificante para usted; o cómo, sin estímulo previo, un cuerpo ya hecho y derecho de unos diecisiete años puede llegar a hacer una vertical, o malabarear con tres elementos o rendir un examen de taekwondo, cuando a priori parecía imposible. Poner el cuerpo es la gran diferencia.

UN DÍA EN EDUCACIÓN FÍSICA

25


TERCER PASO: SER CON OTROS Si usted logró ir y poner el cuerpo, no queda otra alternativa que invitarlo (si es que ya no lo hizo) a salir del plano individual y subirse a ese colectivo, equipo, grupo humano que compone la clase/encuentro. SER CON OTROS. Si la manera de ser en esta materia es a través del cuerpo, esto cobra doble sentido si es con otros, como parte de un todo que es la clase en sí misma, pero también de un todo que le da sentido a eso que sucede en la clase. Entender el propio rol como parte de un engranaje mayor. IR Y PONER EL CUERPO PARA LLEGAR A SER CON OTROS, con el deporte/la actividad física como herramienta, como excusa, como medio, como fin. He aquí la invitación. He aquí el desafío que nos mueve.

Fotos de Manuel Abramovich, Mora Elizalde y Pablo Molina.

UN DÍA EN EDUCACIÓN FÍSICA

26


EL TANQUE

por Guadalupe Labaké

N

o me acuerdo cuándo llegó, si es que no estuvo siempre. Estábamos ahí, devorábamos los primeros rayos de luz, ya era un rito.

En plena oscuridad, me levantaba y avanzaba sigilosamente. Los mismos pasos. El mismo camino. Con el tiempo, logré mimetizarme con la noche y ni la tierra sentía mis pasos. No veía el tanque, pero sabía que estaba ahí; estiraba el brazo y, exactamente donde creía, encontraba la escalerita, trepaba las vigas y me ubicaba mirando al Este. Elevado sobre la vieja y raída estructura de un molino, se alzaba el oxidado tanque. Yo sólo estaba tranquila cuando sentía su fría y húmeda superficie bajo mis pies descalzos, segura de que amanecería sólo para mí. En ese entonces, la sentía como una hermana, o una amiga; el único ser que compartía esa pasión por vigilar el despertar, por recibir la mañana y el mañana. Sí, esa robusta paloma me acompañaba en la obra de esperar y observar. Pero evidentemente fue la envidia lo que produjo ese sentimiento de odio. Recuerdo muy bien ese día, una madrugada de llovizna liviana y poco ruido, las estilizadas gotas resbalaban por su pico, las plumas se empapaban, no se movía. Y fue ahí que vi sus ojos, perdidos y vacíos, pero fijos a la vez en mí. Vi su satisfacción, se creía dueña del sol o algo así. Me di cuenta de que, parada ahí, en la punta del molino, esa paloma recibía rayos más cálidos, y los primeros del día. Me estaba robando los amaneceres. Desde entonces no cesé de mirarla, me pasaba días enteros sin bajar del tanque, y hasta dejaba de observar cómo la tierra se tornaba al rojo vivo unos instantes antes de la aparición; todo para controlar que ella no lo disfrutara más que yo. La paz y la tranquilidad que una vez creí tener estaban en constante amenaza. Todo mi actuar giraba en torno a un único fin: ser la única. No quería sentirlo solamente. Una de las dos estorbaba. Mi obsesión por poseer el amanecer me había transportado. Siento las alas pegadas a mi cuerpo. Una gota resbala por mi pico, una de las últimas de esta nublada madrugada. Inmóvil, compruebo que ya no hay dos. La absoluta soledad vuelve a tranquilizarme. Guadalupe Labaké, alumna de 3° año 2003. Ilustración de la autora.

27

2003


SIN TÍTULO

Sofía Sevitz, 5° año 2015. Técnica: Carbonilla. (Trabajo realizado en clase del Taller de Pintura; inspirado en fotografía de Nina Myndlis, 4° año 2015).

2015


HAIKU Los “haiku” son poemas cortos, compuestos de tres versos de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente. Se caracterizan por su concisión y su poder evocativo. Los tres versos que los componen no riman entre sí. Los haiku están fuertemente vinculados con el ambiente general de la naturaleza y las emociones humanas. El hecho de que se produzcan muchos cambios en el ambiente natural de Japón, cuna del haiku, lleva a los poetas a utilizar los “kigo”. Estos son palabras de la temporada y simbolizan una de las estaciones de la naturaleza.

Fin del verano. Regreso al verde río, quiero ser lluvia. Este poema es una creación grupal, realizada durante una clase de Lengua y Literatura de 1er año, por Lucía Handl, Guadalupe Labaké, Ezequiel Etchenique y Esteban Onganía. El haiku, a través de las imágenes seleccionadas, busca evocar el momento del fin del verano. La idea de “verde río” y la de “lluvia”, ligados al final del verano, sugieren la transición y el ciclo constante de la naturaleza.

El texto introductorio fue escrito por Tamara Hintze y Elena Messina, también alumnas de 1º año. Ilustró Guadalupe Labaké, 1º año 2001.

29

2001


DIÁLOGO ENTRE GRAMSCI Y ALTHUSSER UN ANÁLISIS POSIBLE DEL PERONISMO A partir de una situación irreal, anacrónica y ficticia, la autora busca analizar el fenómeno político del peronismo en Argentina, luego de la lectura de algunas de las obras de Antonio Gramsci y Louis Althusser, entre otras. En el marco de la materia Instrucción Cívica que dicta la profesora Flavia Affranchino.

por Sofía Lista

A

las tres de la tarde, sentado en una mesa al aire libre de un café de Buenos Aires, mientras piensa y fuma su pipa, un hombre mira con atención un cartel publicitario en la vereda de enfrente. No tiene que esperar mucho para ver acercarse desde una esquina a otro hombre mayor, de traje y con un par de anteojos redondos. Aparta su vista de él y sigue mirando el cartel. Entre tanto, su futuro interlocutor se va acercando y finalmente lo saluda. –Buenas tardes, Louis. ­–Buenas tardes, Antonio– le responde y estrecha la mano que el italiano le tiende. Gramsci se sienta frente a Althusser y éste le señala el cartel que estaba mirando con un gesto de la cabeza. –¿Vio aquello?– pregunta casi con aire de desdén. Gramsci dirige su mirada a donde le señala. Es un gran afiche publicitario del gobierno de Perón y Evita. En el centro del afiche, puede leerse claramente el lema “Una nación justa, libre y soberana”, en grandes letras amarillas sobre el celeste y blanco de la bandera. Althusser larga una bocanada de humo de su pipa con fastidio. –Es increíble cómo se interpela ideológicamente desde la clase dominante... Te tratan de convencer de lo que eres mediante publicidades, por todos lados. No sé si te has dado cuenta, querido Antonio– señala el francés mientras se recuesta en su asiento. –Y claro– agrega tranquilo Gramsci– el gobierno está intentando proyectar su concepción del mundo a las masas, para hacer llegar el pensamiento de sus intelectuales a la población. La clase hegemónica sabe que debe convertir sus intereses corporativos en intereses de otros grupos subalter... – ¡Tonterías!– lo interrumpe Althusser– ¡Lo único que quiere hacer la clase dominante es imponer la ideología dominante! Sí, eso es lo que sucede. Interpelan a los trabajadores para hacerles creer que se respetan sus derechos. Pero, ¿sabe qué? ¡Esto no es así! Gramsci escucha paciente al exaltado francés que le da incansables pitadas a su pipa y gesticula con las manos.

2010

30


–Lo que sucede –prosiguió– es que vivimos en un mundo capitalista. En este mundo, de alguna manera u otra, los trabajadores siempre son explotados para sacarle provecho a su trabajo. Lo que hace la clase dominante, al imponer su ideología, es crear en los trabajadores una relación imaginaria con sus condiciones materiales de existencia... Les hacen pensar que les dan derechos y viviendas dignas sólo para que no vean que en realidad siguen siendo explotados. No hay capitalismo sin explotación y eso usted lo sabe muy bien... Althusser tiene que detenerse un momento a respirar y cambiar el tabaco de su pipa que ya se ha consumido. Frente a él, Gramsci aprovecha el momento de pasajera tranquilidad de su interlocutor para hablar. –Me parece interesante lo que propone, pero no creo que este fenómeno sea tan sencillo de comprender– dice el italiano y se gana una mirada inquisitiva de su acompañante. –Déjeme explicarle. No creo que haya un solo sector dominante con una sola concepción del mundo homogénea, sino que creo que hay varios grupos en lucha. Desde mi punto de vista, el examen de una situación dada es puesto en equivalencia con la comprensión de una pluralidad de relaciones entre fuerzas que tienen direcciones y sentidos contradictorios entre sí. Entonces, no es una clase la que domina de una vez y para siempre, sino que la hegemonía, la etapa superior en el desarrollo de una fuerza social, es alcanzada mediante una lucha de clases permanente, el enfrentamiento constante de las fuerzas sociales. Así me parece algo más comprensible el fenómeno que se está produciendo en este momento. El peronismo es resultado de una crisis orgánica donde ninguna fracción de la sociedad pudo terminar de consolidar su hegemonía. Es una solución consensuada, de compromiso, una forma de cesarismo donde es el carisma de un dirigente el que reúne bajo una determinada idea de progreso a distintas fracciones de clase. La discusión, en todo caso, es si este cesarismo es progresivo o regresivo en términos sociales y cuáles son las fracciones dominantes al interior de esa alianza… – tras decir esto, Gramsci se acomoda los anteojos, sumergido en sus propios pensamientos.

DIÁLOGO ENTRE GRAMSCI Y ALTHUSSER

31


* Por unos segundos ninguno dijo nada. Althusser parecía estar pensando sobre lo que acababa de escuchar y estaba por responderle cuando llegó el mozo para ver si se les ofrecía algo. Gramsci le sonrió y le pidió una taza de té, y Althusser le agradeció que le preparara un café bien cargado. El muchacho les aseguró que no tardaría y volvió a entrar en el local para realizar el pedido. Entonces el francés volvió a la discusión y, a medida que se enfrascaba en su discurso, volvía a perder la tranquilidad. –Pero lo que no ve, Antonio, es que no puede haber varios sectores en lucha, ya que la parte obrera de la alianza tiene ya tan incorporados los intereses de la ideología dominante que la toma como propia… No los culpo, todos tenemos esta deformación imaginaria que nos esconde la verdad. No es azaroso lo que sucede, verá, lo único que le interesa a la clase dominante es imponer su ideología para poder llevar a cabo la reproducción de las relaciones de producción y sacar beneficio. Quiero decir, se precisan dos cosas en concreto: que el obrero necesite seguir yendo todos los días al trabajo por un sueldo mínimo, y tenga las condiciones de vida necesarias para reproducirse biológicamente a sí mismo y a su familia. Pero también se precisa que ese obrero esté convencido de que ése es su rol, y que es lo correcto y la única posibilidad. Los trabajadores del mañana son los niños que van al colegio hoy. ¿Se detuvo acaso Antonio a mirar los manuales escolares? –añadió, indignado. Se inculca en los niños que quienes los están gobernando “hacen lo correcto por los dignos trabajadores”. Se les inculca cómo ser ese “buen obrero” que va “del trabajo a casa y de la casa al trabajo”. Además, desde pequeños se les enseñan actitudes para que luego sean obreros eficientes, como horarios estructurados (tiempo de trabajo y de recreo), y el respeto a la autoridad. No sólo eso, se les inculca el orgullo de serlo. Los niños lo aprenden desde pequeños y después, de grandes, lo aceptan como normal y correcto. La escuela es, sin duda, un aparato ideológico del Estado, una institución que le sirve al Estado para imponer su ideología y reproducir así el orden dominante. * Gramsci se acomodó los anteojos sobre la nariz, aprovechando la pausa que había creado el arribo del pedido. Tomó tranquilamente un sorbo de su té y luego expresó su idea al respecto: –Puede ser que la escuela sirva a los sectores dominantes para construir su hegemonía, pero no estoy seguro de que sea necesariamente malo, es hasta necesario. Lo importante, en cualquier caso, es qué se está enseñando y cómo, qué intereses están predominando en cada práctica educativa y de qué manera son asimilados por el estudiante. ¿Realmente cree, Louis, que nunca hay lugar para la crítica? No creo estar de acuerdo con esa idea de dominantes y dominados sin ningún tipo de posible cambio ni escapatoria. Todo gobierno precisa esparcir sus concepciones a la hora de gestar un proyecto de nación, es la superestructura, las ideas que sostienen la estructura -lo económico- en todo bloque histórico, o sea la combinación entre economía y política, entre el Estado y la sociedad civil en un momento determinado. –Claro que sí, en eso coincidimos, la clase dominante impone su pensamiento para poder mantener las relaciones de producción. Pero la sociedad no tiene escapatoria, Antonio, ¡no sea iluso! ¿Dónde ve esta resistencia, si el peronismo lo neutraliza todo? Sólo la ciencia y el partidismo político parecen salidas posibles... –Mmm…, no me parece que la ideología se imponga forzosamente y que no se pueda hacer nada más que alienarse. A fin de cuentas, las masas, si se organizan y toman conciencia, tienen la capacidad de transformarse en un sujeto colectivo, con voluntad crítica propia. Inclusive creo que en el contexto del peronismo la fracción trabajadora tiene más espacio para la disputa ideológica que en épocas anteriores. Con mayor rango de discusión, parece más probable que se forme una contrahegemonía, o sea, un proyecto de anticapitalismo –expresó Gramsci, soñador. Luego de unos segundos bajó a tierra, se aclaró la garganta y volvió a su explicación- El peronismo se presentó primero como una solidaridad de intereses corporativa, pero poco a poco se dio cuenta de que podía y debía convertir estos intereses en los intereses

DIÁLOGO ENTRE GRAMSCI Y ALTHUSSER

32


de otros grupos. Entonces fueron construyendo consensos y con ellos ganaron finalmente las elecciones. Esto definió (o fue definido por, según como lo quiera ver) cierta transformación en el bloque histórico. – ¡¿Pero es que no lo ve?! –casi grita Althusser, frenético– ¡Lo único que hace es ver cambio donde hay continuidad del sistema de dominación! ¡Somos sujetos cada vez más sujetados! ¡Incluso usted tiene la ideología dominante tan asimilada que piensa que los intereses del peronismo son los mismos que los de los obreros, logrando un mutuo beneficio! Por su exaltación dio un golpe con la mano en la mesa y casi se vuelca el té de Gramsci. En su impaciencia, ya había pedido su segunda taza de café que estaba en camino. –Bueno... –agregó tranquilo el italiano– no, yo no creo que sea así. Si no, el mundo no podría avanzar y nunca habría cambios. Además, de lo contrario, ¿cómo explicar la formación de la URSS o los consejos obreros en Italia? La historia avanza de la mano de la lucha de clases y las revoluciones… El problema es cómo llegar a ella. Althusser bufó impotente. Pensó en el desenlace de la Revolución Rusa que Gramsci, por su contexto histórico, no había llegado a vivir, y que, para él, le demostrarían que en realidad no hay cambios. “No tiene remedio”, pensó. “Está totalmente cegado por la ideología. Pobre chico...”. Althusser lo miró resignado y movió la cabeza de un lado al otro. Luego de terminar sus respectivas bebidas, Althusser se excusó con la hora y ambos se despidieron. Se alejaron.

Bibliografía •

Althusser, Louis. Ideologías y Aparatos Ideológicos del Estado, Nueva visión, Buenos Aires, 1988.

Zizek, Slavoj (Comp.). Ideología. Un mapa de la cuestión, FCE, Buenos Aires, 2003.

Gramsci, Antonio. Antología, Siglo XXI Editores, Buenos Aires, 2004.

Campione, Daniel. Para leer a Gramsci, Ediciones del CCC, Buenos Aires, 2007.

Sofía Lista, alumna de 5° año 2010. Ilustración de Lara Solía, 2° año 2015. (Trama y textura, realizada en clase de Plástica).

DIÁLOGO ENTRE GRAMSCI Y ALTHUSSER

33


MATE, BIZCOCHITOS E INTERNET TALLERES DE TECNOLOGÍAS DIGITALES PARA ABUELOS

De: talleres@colegiodelaciudad.org Para: estudios@colegiodelaciudad.org Fecha: viernes, 09 de junio de 2006 12:41 Asunto: Re: mate por internet Vivi: te reenvío el texto de convocatoria a los chicos. Beso. Yami * ----Mate, bizcochitos e Internet Mandar un mail. Escribir. Imprimir. Buscar un dato en Internet. Ver una foto en la Web de alguien que está lejos. Esto que forma parte de tu mundo cotidiano era impensable cuando los abuelos tenían tu edad. Ellos, en cambio, escribían cartas en un papel, iban al correo y las despachaban. Si sacaban fotos, debían llevarlas a revelar, sin saber cómo iban a salir. Cuando querían conversar con alguien, lo hacían, con suerte, por teléfono. De lo contrario, “iban de visita”. Así crecieron y, hoy, para muchos de ellos, las innumerables posibilidades de comunicación que nos brindan las computadoras e Internet son cosas de cuento de ciencia ficción. El Colegio de la Ciudad, conjuntamente con el Servicio Comunitario del PAMI IV, inaugura los talleres Mate, bizcochitos e Internet, destinados a que los abuelos aprendan herramientas básicas de computación que les permitan utilizar Internet, mandar un mail o editar textos en Word, bajo la guía y supervisión de alumnos pasantes del Colegio de la Ciudad. Los convocamos, entonces, a realizar esas pasantías como profesores en Mate, Bizcochitos e Internet. Los interesados deben dirigirse a Yamila Haime para inscribirse. Los postulantes serán entrevistados y, tras su selección, participarán de la programación del curso a dictar. *Mail de convocatoria a los alumnos en el primer año del Taller; junio de 2006.

A

sí nacía este proyecto, allá por 2006. Del trabajo conjunto con el Servicio Comunitario de PAMI IV; de la potencia de este encuentro posible de saberes e historias de vida. Pibes y abuelos. Entre mate y bizcochitos, primero fue computación básica: cómo prender y apagar la compu, cómo utilizar las funciones básicas del Word y el Excel, cómo usar Internet o escribir un mail. Con los años –¡y ya van 10!- se armaron los niveles “básico” y “avanzado”, y se sumaron nuevos contenidos: aprender a adjuntar imágenes, armar carpetas con

archivos, navegar por los buscadores de la web. Y se abrió un segundo taller: aparecen las cámaras digitales, y hay que aprender a usarlas. Que cómo se prende, que cómo se enfoca, cómo se saca y cómo la envío a mis nietos por mail. Tiempo más tarde, un tercer taller: Facebook y las redes sociales. Tu abuela en Facebook, sí. Amigos, mensajes, etiquetas y muros. A diez años, Mate, bizcochitos, Internet, fotografía digital y redes sociales: ¡Salud!

34


“Yo participé de los talleres de computación básica. Al principio no sabía ni cómo era una máquina. Aprendí a prenderla, a apagarla, a entrar, a buscar cosas. Todo lo básico, y me sirvió mucho. Lo que más me costó fue aprender a mandar mails, porque siempre me faltaba algo, siempre ponía algo mal. Pero después aprendí. El nuestro fue un grupo muy lindo. Todos de mi edad, con mucho compañerismo. Nos reíamos todo el tiempo de las macanas que hacíamos, la pasábamos bien. Y los chicos, divinos, te protegían mucho. Porque la verdad es que, a la edad de uno, uno tiene muchos miedos, muchos fantasmas. No es como la juventud, que va para adelante. Entonces los chicos nos daban empuje, nos mostraban que si nos equivocábamos, no había problema. Me abrió bastante la cabeza, porque a la edad nuestra todo es un poco más complicado”. (Mirta Quaglia, 73 años)

“Y tuvimos nuestra primera clase. Al fin, lo logramos. Confieso que al principio me sentí un poco nerviosa, novata. Tantas personas juntas, con tantos años de vida y experiencia, esperando algo de mí…, me sentí llena de responsabilidad. En general, la mayoría de los abuelos decía que junto a sus nietos hoy en día se sentían “analfabetos”…. ¿Cómo es esto? ¿Si cuando yo les pedía que escribieran, ellos lo hacían? Según mi definición, eso no es “ser analfabeto”. Sin embargo, ellos se sienten así. ¿Por qué? ¿Qué es lo que esta sociedad nos impuso? Quiero aclarar algo: no estoy en contra de las computadoras, pero sí de la dependencia que hemos creado. En fin…, después de este curso, siento que los que más van a aprender vamos a ser nosotros, los ´profes´”. (Nina Aragona, 16 años, 3° año, 2006)

Para más información sobre los talleres: www.colegiodelaciudad.org Video sobre la experiencia: vimeo.com/46232997

35


OJOS por Sol Fariña Villaverde

El cuento que sigue obtuvo el Primer Premio de su categoría en el Concurso de 2015 de la Academia Nacional de Ciencias “Contemos la ciencia”. Tema: “la luz”.

2015

36


U

na tarde, como muchas otras, caminaba hacia el lago. Observaba a los pájaros volando en círculo, como si quisieran darle movimiento a esa imagen de cielo con anaranjados y violáceos.

Con cada paso que daba, confirmaba que junto al lago había un hombre. Comencé a caminar más lento y a observarlo detenidamente. Tendría unos 60 años, pelo corto y canoso, y manos grandes con dedos largos. Estaba de espaldas. Me acerqué hasta tenerlo a mi lado. Advirtió mi presencia y giró la cabeza. Retrocedí un paso cuando lo vi. Tenía arrugas en la frente y piel pálida. Labios finos y rosados bajo una larga y recta nariz. Pero lo que llamó mi atención fueron sus ojos. No eran ojos cualesquiera. Eran ojos enormes, especiales. Comenzaban con una pupila negra y ovalada. El iris, la parte más impactante, era de un color azul violáceo electrizante, cortado por atigradas líneas verdes y celestes y manchitas color miel. Pequeños destellos de luz se escapaban de aquellos ojos. La parte blanca era un blanco casi transparente y sus pestañas, largas y espesas. Nos miramos durante unos minutos que fueron una eternidad. Rompió el hielo y habló: - Es hermoso, ¿no es así? - Sí, la vista más hermosa que he visto- contesté, entendiendo que se refería al paisaje. Él giró y siguió mirando. Luego de un rato comenzó a hablar otra vez: - Lástima que no pueda verla. - ¿Cómo?-pregunté confundido. - Que es una lástima que no pueda observarla- repitió. - No entiendo. ¿Usted no ve? - No, no veo. Soy ciego. - ¡Pero si me acaba de decir que es hermosa! - Sí, porque lo es. Pero no puedo observarla. Puedo sentirla, apreciarla, comunicarme con ella… - ¿Con el paisaje? - No, con la luz. Me quedé en silencio y asimilé la situación. Un ciego que se comunica con la luz. ¡Qué locura! -Suena loco, pero es cierto- me dijo, como si leyera mi mente- Me comunico con ella. Me habla, me susurra al oído, me canta melodías, se mete en mi mente hasta llevarme al borde. Ella escribe nuestra historia, la ilumina, le da sentido. Nos alumbra, aunque también nos oscurece. Ella viaja por el espacio y el tiempo. Me trae mensajes del universo. Las luces se esconden entre los colores del cielo, en la copa de los árboles, en la esperanza de las personas para traerme esos mensajes. Me los tatúan en la piel, me los clavan en el corazón, los infiltran en mi memoria. Ellas se apiadan sólo de algunos. No siempre son tan cálidas y buenas como parecen. Son crueles y viles también. En algunas ocasiones, nos meten en un mundo apartado de la realidad y cuando volvés de aquel perfecto universo, la oscuridad ya forma parte de vos. Nos ciega. Nos confunde. Nos engaña. A veces la luz es oscuridad, porque aquella luz que nos ciega es oscuridad para nosotros. Yo creí tenerlo todo, estaba cegado por la belleza de la luz, por la felicidad. Pero no me di cuenta de que era todo un engaño hasta que fue demasiado tarde, hasta que perdí la vista. Hasta que perdí algo tan preciado, algo tan esencial. Hoy sigo lamentando mis errores. Sigo lamentando mi estupidez: no haber podido ver aquella mentira. Y es irónico. Porque ahora que la perdí, lo veo todo claro. Lentamente el hombre comenzó a desaparecer en el aire, sin dejar de mirarme con aquellos ojos ciegos.

Sol Fariña Villaverde, 1° año 2015. El trabajo fue producido en clase de Lengua y Literatura. Ilustración de Axel Fischbein, 1° año 2015. (Trabajo inspirado en obra de José Orozco, realizado en clase de Plástica).


A ANTIGA FÁBRICA Una de las actividades que los estudiantes de la Escola da Vila (San Pablo, Brasil) realizaron durante su estadía en Buenos Aires fue la visita a la fábrica recuperada IMPA. Este relato fue escrito por uno de los jóvenes paulistas tras la experiencia.

por Ian Aurichio

E

ra tudo tão perfeito, a conexão de um movimento com outro era uma dança regada ao som de uma bela música, marcada por um compasso excitante e depressivo; um compasso alienante. A dança era formada por casais, o homem e a mulher. A mulher era responsável por conduzir o homem; se acelerasse os movimentos, o homem acompanhava-a, acelerando também. A mulher ditava o tempo da música, porque a música, nada mais era, do que o resultado dos movimentos da mulher. Sim! Elas mandavam naquele baile, elas mandam em todo mundo! O salão tinha cheiro de produto químico, havia mais mulheres que homens, porque um homem, apenas, pode acompanhar e revezar muitas mulheres. Havia mulheres de todos os tipos, algumas muito altas, que passavam o teto, outras muito baixas, com poucos e rasteiros movimentos, porém, só havia um tipo de homem: eram curvados, com roupas gastas pelo tempo e com as mãos sujas. Neste salão, eu era apenas um observador, nunca sujei minha mão com esta dança, o mundo nunca pediu para eu dançar. Eu atravessava o salão com a ajuda de um senhor, ele me guiava, era como um mediador entre a dança e eu; não era possível ter contato direto com a dança sendo apenas um voyeur. No entanto, quando estava caminhando pelo salão, reparei, de longe, em um casal diferente, um casal em que o homem ditava o tempo, em que o homem acompanhava o movimento da mulher com seu tempo. A mulher não tinha nada de especial, o homem também era normal, como todos: curvado, com roupa gasta pelo tempo e com mãos sujas. O que diferenciava aquele casal dos outros é que aquela mulher se entregava ao homem, o homem a possuía; aquele era o homem mais feliz do baile. Ele também dançava dez horas por día, ele também ganhava apenas trezentos e cinquenta dólares, ele também inalava aquele odor ruim; porém, com a mulher em seu poder, ele podia fazer sua própria música, porque ele controlava os movimentos da mulher. Fazer sua própria música, é isso que faz as pessoas felizes. Aquele homem teve que soar muito para conseguir ter sua mulher, houve muito sangue, muita dor, mas ele sabe que valeu a pena. Os organizadores do baile não gostaram de ver aquele casal dançando daquela forma. Naquele baile, a mulher deveria ditar o tempo da dança, porque, só assim, seria perfeito. Era necessário um baile perfeito, para atrair mais pessoas e manter aqueles que já estavam no salão. Os organizadores começaram a atacar aquele casal, porque todos estavam cegos pela música, hipnotizados pelas horas dançando; faziam o que os organizadores mandavam, não conseguiam perceber o quão bom era possuir sua amante. Era muita responsabilidade conseguir sua mulher, não valia a pena tentar. O casal foi expulso do baile. (*)

2011

38


(*) Mulher: máquina (meios de producão); Homem: operário; Salão: sistema capitalista; Observador-Voyeur: burguês; Dança: homem como extensão da máquina; Organizadores: élite ligada ao Estado.

Ian Aurichio, alumno de la Escola da Vila, San Pablo, Brasil. Participante del Programa de Intercambio estudiantil Colegio de la Ciudad - Escola da Vila, 2011. Ilustración de Ema Lynch, 3ª año 2015. (Modificación de obra de Paul Delvaux, realizada en clase de Artes Visuales).

A ANTIGA FÁBRICA

39


HOMBRE BALA PARÁBOLAS Y FUNCIONES CUADRÁTICAS: TIRO OBLICUO

En una propuesta que integró contenidos de Matemática y Física, la consigna fue utilizar los conocimientos adquiridos -en particular sobre funciones cuadráticas y parábolas para analizar alguna situación cotidiana, modelizarla y reflexionar sobre la propia producción. Aquí, la indagación sobre el movimiento de proyectiles lanzados en tiro oblicuo.

por Tania Galli, Paloma Farina, Lara Jatar, Sol Ohanian y Surya Martínez Bek

INTRODUCCIÓN

¿A QUÉ SE LLAMA TIRO OBLICUO?

El tema elegido es la trayectoria de un tiro oblicuo. Este tema nos pareció interesante porque nos permitió analizar múltiples situaciones de movimiento existentes. Por ejemplo, la trayectoria de una pelota de básquet, la trayectoria de un atleta haciendo salto en alto o, el ejemplo que elegimos analizar nosotras, la trayectoria que hace un hombre bala al salir del cañón que lo dispara. Analizar matemáticamente estos movimientos nos permite entender un poco más cómo se aplica la función cuadrática en nuestra vida cotidiana y en situaciones tal vez un poco más extremas, donde la trayectoria dibuja una parábola y donde podemos realizar predicciones sobre la posición futura de los objetos en movimiento. Realizamos esta investigación con el objetivo de pensar desde otro punto de vista lo que aprendimos sobre funciones cuadráticas, enfocarnos más en la cuestión física del tema y aplicar las ecuaciones aprendidas sobre distintos ejemplos de la vida real. Lo que logramos con esto, es entender por qué sucede y cómo modelizamos con una función cuadrática la trayectoria de un proyectil o, en este caso, un hombre bala.

Se denomina tiro oblicuo al movimiento que se produce al aplicarle una determinada fuerza a un cuerpo de manera no vertical, es decir, con un ángulo de la horizontal, en una región de aceleración gravitatoria constante. Dicho movimiento se puede proyectar sobre dos ejes x e y, y luego analizarlo como si fuera la superposición de dos movimientos, uno sobre cada eje. El gráfico resultante será una parábola. Si no tenemos en cuenta la resistencia del aire sobre el cuerpo, la velocidad horizontal es constante ya que no hay ninguna fuerza que actúe sobre éste. En cambio, la velocidad vertical varía debido a la aceleración gravitatoria que experimenta dicho cuerpo. Se lo considera por lo tanto un movimiento compuesto por MRU (movimiento rectilíneo uniforme) en la dirección horizontal y MRUV (movimiento rectilíneo uniforme variado) en dirección vertical.

Podemos comprender de esta manera cómo la matemática no se trata sólo de números independientes de las situaciones de la vida cotidiana, sino que está presente en nuestro día a día y, de alguna u otra forma, nos afecta. La física y la matemática están sumamente relacionadas. Una deriva de la otra y su relación es de dependencia. Sin una, no es posible comprender la otra. Los ejemplos que trabajamos son trayectorias que forman parábolas siempre y cuando no tomemos en cuenta el aire y la fuerza de resistencia que éste ejerce sobre los objetos en cuestión.

2012

40


Las parábolas, y por lo tanto las funciones cuadráticas, poseen la característica de que existen dos x para una misma y. Más abajo, lo graficaremos en el ejemplo que expondremos y así se podrá comprender mejor.

EL HOMBRE BALA

En otras palabras, la aceleración vertical de un proyectil lanzado en el aire, con cierto ángulo y sin tomar la resistencia del aire, será g (la aceleración de la gravedad es igual a 9.8 m/s²), porque la fuerza de la gravedad se ejerce únicamente hacia abajo. La aceleración horizontal va a ser nula, porque ninguna fuerza horizontal actúa sobre el proyectil. En un gráfico donde se muestren los componentes horizontales y verticales de velocidad de un proyectil de trayectoria parabólica, podemos observar que la primera -la componente horizontal- es siempre igual, se mantiene; mientras que la componente vertical varía: es máxima en el punto de inicio y en el final, mientras que cuando se alcanza la altura máxima es nula. Es decir, que la velocidad allí es igual a la componente horizontal. La resultante de ambas representa la velocidad a la que se mueve el proyectil. El alcance horizontal de un tiro oblicuo es mayor según su ángulo, siempre y cuando tenga una misma velocidad inicial y no se tome en cuenta la resistencia del aire. También podemos decir que si se eligen ángulos que juntos suman 90°, el alcance que se obtiene es el mismo. Si uno toma en cuenta la resistencia del aire, el alcance que se va a lograr va a ser menor y la trayectoria del proyectil no va a ser una parábola. Más allá del ángulo, el tiempo que tarda el objeto en alcanzar su altura máxima es el mismo tiempo que tarda desde la altura máxima hasta el nivel en el que fue lanzado. Esto se debe a que la aceleración gravitatoria es siempre la misma y siempre va dirigida hacia el centro de la tierra, frenando en su ascenso y acelerando en su descenso. La velocidad del móvil, tanto en su momento inicial como cuando vuelve a éste luego de haber llegado a la altura máxima, es igual pero en sentido contrario.

La trayectoria de un proyectil, o en este caso de un hombre bala, se puede modelizar por una función cuadrática por el hecho de que es un movimiento en la Tierra. Es decir, la fuerza de gravedad está constantemente alterando el movimiento (la rapidez). En el instante en que el hombre bala sale del cañón, la fuerza de gravedad está afectando al movimiento atrayéndolo hacia abajo. Por lo tanto, al lanzar un cuerpo hacia arriba y hacia adelante, tenemos una suma de un movimiento MRU y otro en MRUV, donde se aplica una serie de fuerzas que le dan la característica de una trayectoria parabólica. Al suceder esto, el movimiento puede ser representado por una parábola con su ecuación correspondiente, es decir, podemos modelizarla con una función cuadrática. Una de las limitaciones que pueden aparecer durante la representación matemática de este modelo es la presencia o no del aire, es decir, la fuerza de resistencia producida por el rozamiento del aire sobre los cuerpos. Esto puede alterar la trayectoria, velocidad y/o aceleración de dicho movimiento. Por otro lado, puede suceder que un resultado dé negativo o imposible para la situación que se está tratando. Esto se debe a que las funciones cuadráticas pueden ser utilizadas también para modelizar parábolas artificiales sacadas de contexto. Por ejemplo, si consideramos el volumen de un tanque de agua que estamos representando con una función cuadrática, los valores negativos o que se excedan de la profundidad máxima del tanque, no son posibles en ese contexto. Pero, a la hora de graficar, esto no supone un problema ya que estamos creando una parábola artificial para modelizar una situación originalmente real. Para poder demostrar que la trayectoria del hombre bala representa una parábola utilizamos un caso que nosotras podíamos realizar. De esta forma, decidimos tomar una pelota que iba a ser lanzada por una persona y así poder demostrar la conformación de una parábola más allá del ángulo de lanzamiento y su velocidad inicial. Como ya hemos dicho más arriba, cuando la “pelota” es soltada, la única fuerza que actúa sobre ella es la fuerza de gravedad o, mejor dicho, la aceleración gravitatoria. En la imagen se expone un gráfico realizado sobre una secuencia de imágenes desde el momento en que la pelota es lanzada hasta que llega al suelo. Lo que nosotras hicimos para construir esa imagen, que corresponde a un movimiento parabólico, fue filmar el lanzamien-

EL HOMBRE BALA

41


to del proyectil y, pausando la imagen, recortamos y pegamos la pelota en distintos puntos para crear una única imagen que demuestre la trayectoria del movimiento. Nos propusimos mostrar que la trayectoria del proyectil lanzado en la foto corresponde a una parábola. Utilizando el programa Geogebra, ajustamos el gráfico y obtuvimos la ecuación de esa parábola: f(x)=-0,71x²+2,44x+0,9. En esta parábola podemos observar cuándo es que la pelota sale y a qué altura: el punto (0; 0.9), y finaliza en el punto (3,44;0,9), si tomamos como finalización el momento en el que vuelve a pasar por la altura 0,9 que es la misma altura de lanzamiento. En esta situación se puede decir que la pelota sigue cayendo, tocando el suelo a los 3,77 metros. El punto máximo lo ubicamos cuando en x se recorrió menos de la mitad de la distancia total alcanzada por la pelota. En realidad, si fuese una parábola donde solamente actuara la aceleración gravitatoria, la pelota tendría que haber recorrido en la dirección horizontal exactamente la misma distancia desde que se lanzó hasta alcanzar el punto máximo. Siendo así, el punto máximo lo ubicamos cuando en x se recorrió 1,72 metros y se alcanza la altura de 3 metros. Las diferencias que podemos encontrar entre la parábola real y la que creamos con el programa en base a la foto, se deben -por ejemplo- al rozamiento del aire.

un hombre bala de verdad, sino que pudimos analizarlo con otra situación análoga como el problema de lanzar una pelota. Para la próxima, creemos que sería más útil realizar la imagen con una cámara fotográfica que nos permita sacar muchas fotos continua y rápidamente, ya que la que utilizamos nosotras no tenía esa opción y tuvimos que elaborar el trabajo a partir de una filmación.

BIBLIOGRAFÍA Ferreira A, Fontana D &Mimbacas A (2007); Movimiento Proyectil Recuperado de http://www.fing.edu.uy/if/cursos/ fis1/pmme/informe/nc1.pdf Departamento de Física y Química del IES “Leonardo Da Vinci”; El tiro Oblicuo. Generalización de la hipótesis de Galileo. Recuperado de http://intercentres.edu.gva.es/iesleonardodavinci/Fisica/Tiro-horizontal/Tiro-oblicuo.htm Luiz Ramírez Vicente (2006); Movimiento Parabólico Alumnos de 2do Polimodal del Colegio San Miguel de Adrogupe (2008). Recuperado de http://tirooblicuo7.blogspot.com.ar/2008/04/tiro-oblicuo.ecuaciones.html Video: Circo Valentinos CCCT Renato el Hombre Bala. Recuperado de http://www.youtube.comwatch?v=maNsCAldkAU Tiro Oblicuo (2009). Recuperado de http://es.scribd.com/doc/1141723334/3TIRO-OBLICUO

CONCLUSIONES Esta investigación nos llevó un largo trabajo y nos fue muy útil para entender de forma más clara cómo aparece la matemática en nuestra vida cotidiana. Como se puede ver en este caso, en la naturaleza hay ejemplos de tiro oblicuo y parábolas, y esto lo estamos demostrando con estas medidas que corresponden a un movimiento real. También vemos que, para estudiar el problema que nos planteamos, no necesitamos experimentar con

Software utilizado: Geogebra http://www.geogebra,org/cms/

EL HOMBRE BALA

42

Tania Galli, Paloma Farina, Lara Jatar, Sol Ohanian y Surya Martínez Bek, alumnas de 4° año 2012. El trabajo fue realizado en clase de Matemática.


RESACA

por Juan Fernández

J

uárez se despierta a las seis, como todos los días. Sabe que tiene tiempo para perder, y lo hace. Se despabila despacio mientras corre las sábanas rotas que lo taparon durante la noche.

Asoman de a poco sus uñas sucias, después sus piernas peludas y, por último, su calzoncillo azul. Se para de un salto y camina hacia la cocina. La resaca de todos los días le recuerda que tiene cabeza. Unos ruidos raros lo ponen inquieto. Mira la mesa desde la cocina, le parece que el cenicero no está en su lugar. Lo pone donde debería estar, pero no lo vacía. Se pasa la mano por sus grasosos cabellos, un tic que tiene desde chico. Corre la única silla para poder sentarse y se desploma pensativo. La barba canosa se le confunde con los pelos del pecho. Desde ahí mira a su alrededor para asegurarse, no sabe muy bien de qué. La pava sobre la cocina, el mate lleno de yerba vieja en la mesada, una medialuna seca que lo mira desde el paquete roto. Más allá, el plato de la cena en la pileta y la botella de vino vacía. A pesar del resultado de este control visual, Juárez no se relaja. Recuerda lo último que vio la noche anterior, antes de quedarse dormido. El noticiero contaba los detalles de la brutal historia del Bizco Robles, que ahora quedaba en libertad condicional. Le parece increíble que ya hayan pasado veinte años. No puede recordar qué edad tenía él cuando lo conoció al Bizco y tampoco el nombre de la mujer muerta. Se queda pensando en esos días: la comisaría, las patrullas de noche, las corridas. Los problemas por resolver eran muchos, pero tenía trabajo, un amigo, una familia. Una vida. Después de esa noche, todo se derrumbó. Y ahora, como una puñalada más de la vida, estaba el Bizco suelto nuevamente por las calles de Fuerte Apache. ¿Acaso no fue suficiente castigo perderlo todo? Se para, revisa si la puerta de chapa está bien cerrada, vuelve a cerrarla con el pasador. Se asoma a la ventana que da a la calle, le parece ver al perro flaco de la vecina revolviendo la basura, el sol le hace cerrar un poco los ojos lagañosos. Mientras camina hasta el baño, se pasa la mano por el pelo y se sube los calzoncillos. Abre la canilla, se agacha, llena sus dos manos con agua y se moja la cara arrugada. Todavía agachado cree escuchar un rechinar de madera dentro de la casa. Se queda quieto, en silencio. Intenta escuchar algo. Nada. Repite la operación del llenado de sus manos con agua y la cara refrescándose en ella. Ahora sí, el ruido es cierto. Se endereza y lo ve en el espejo. Se notan los años y el odio. Lo último que vio fue ese ojo torcido con el que soñó todos estos años; ahora la recuerda, se llamaba Isabel.

Juan Fernández, alumno de 2° año 2011. Ilustró Paula Abramovich, profesora de Arte Digital.

43

2011


POSTALES DE VIAJES Se clavaron estacas, se convivió en grupo, se charló con la gente del lugar, se encendieron fogones, se vivieron los paisajes. Aquí, algunos correos electrónicos con los que el Director fue dando cuenta de climas, tambores, ríos y entusiasmos.

SAN RAFAEL De: Colegio de la Ciudad Fecha: Lunes 15 de Octubre de 2012, 11:41 a.m. Para: Padres y madres de 2do año Asunto: Altas milanesas Buenas y santas. Son las 11.35 y estamos empezando a almorzar en Villegas, ruta 188 km 440. Con casi medio trayecto adentro, todos muy bien, todos tranquis. ¡Las horas de viaje que nos quedan serán con siesta, pordió! Habrá más noticias al llegar. Es muy placentero estar con estos pibes y pibas. De verdá. ¡Buen provecho!

De: Colegio de la Ciudad

Néstor.

Fecha: Lunes 15 de Octubre de 2012, 20:40 p.m. Para: Padres y madres de 2do año Asunto: ¿Cuánto falta? Ese fue el hit de la tarde de hoy: “¿cuánto falta?”. Y ahora que ya estamos no importa cuánto falta sino que vaya siendo; y que falte muuuucho. Así será: intenso, potente, único. Gracias por darnos esta posibilidad, este privilegio, de estar viéndolos mirar y mirarse sonrientes. Río, montaña y álamos. Salute y hasta luego. Néstor.

De: Colegio de la Ciudad Fecha: Martes 16 de Octubre de 2012, 8:25 p.m. Para: Padres y madres de 2do año Asunto: Así fue, así será. Fue así. Cielo azul. Pequeña barranca natural frente al Atuel. Paredón montañoso detrás. ¿Romántico, no? Clases de Educación Cívica. Flavia y sus consignas de trabajo. Y sus anticipos para la visita de mañana a la Escuela Agrotécnica. ¿Tuviste Educación Cívica (o similar) en tu secundaria? ¿Te acordás de ese profesor/a? Será así. Almorzar y preparar las mochilas y las viandas. Y partir. 17 de octubre: Día de la Aventura. Vivac en la montaña. ¿Ese cielo es de verdad? Habrá más. Abrazos de todos para todos. ¿Llegan? Néstor.

2012

44


De: Colegio de la Ciudad Fecha: Jueves 18 de Octubre de 2012, 16:24 p.m. Para: Padres y madres de 2do año Asunto: Postales Postales casi textuales: . Colores rojizos, cálidos, en la montaña durante la caminata. . Me sentí seguro con los guías y los profes. Tengo vértigo. Me costó pero me ayudaron mucho. . Dormí a la intemperie, con los amigos: y me morí de frío. . Me desperté en medio de la noche. Algo me asustó; era la luz de una linterna. . No es nada fácil tanto subir y bajar. . Fue una experiencia única y rara a la vez. . Dolía la mochila en la espalda. Pero me la banqué. . Nuevas experiencias, nuevas alegrías. Aunque un poco me cagué de frío. . Tengo miedo a las alturas. Tuve miedo de caerme pero se fue. . Me desperté, miré el cielo con una cantidad de estrellas que nunca vi en mi vida. Pensé: ¿dónde estoy? . Cuando hicimos el último rapel y terminamos la bajada: ¡qué paz! . Mientras dormía, me desplazaba en el plano inclinado de la piedra. Me despertaba a cada momento. Eso no me gustó. . Estábamos tratando de dormir ahí, todos en grupo: nadie se había quedado solo. .Todo cansador. Pero…, ¿viste cuando estás arriba de la montaña, te sentís dueña de todo? . Frío. Mucho. Muchísimo frío. Creo que todo eso no era para mí. Pero me arreglé como pude. . Venía con mucho calor. Meterme en el lago del dique fue pura relajación. . Hubo actividades colaborativas pero también de las otras. . Mucha adrenalina. . El grupo súper unido. Todos más juntos y sin divisiones. Más que fotos, postales del alma. Este será el último correo. Mañana tendremos un día intenso: visitas a pequeños productores, rafting, fogón, partida. Nos vemos el sábado en el Cole a las 15.30 (este es el horario que vale). Abrazos para toda la teleaudiencia. Néstor.

45


TILCARA De: Colegio de la Ciudad Fecha: Martes 23 de Octubre de 2012, 9:09 a.m. Para: Padres y madres de 3er año Asunto: Despertada en San José de la Dormida (se llama así, de verdá) ¡Buen día! Les cuento que una mala película -puesta a rodar oportunamente alrededor de la 1- ayudó a que el piberío se fuera durmiendo, ¡jesúmaría! Y que a las 7.30 hubo que despertarlos para desayunar ahí cerquita, en SJ de la D. Siendo ahora las 9, con cielo totalmente despejado, los changos asosegados están transitando por el km 880 de la ruta 9. El almuerzo será alrededor de las 13 en Termas de Río Hondo, en lo que -en una de esas- puede llegar a constituir un fugaz encuentro intergeneracional con algún contingente turístico del PAMI en el que bien podría estar el que suscribe. Habrá más noticias alrededor de las 22 (masomeno). Abrazos. Aprovechen. Néstor.

De: Colegio de la Ciudad Fecha: Martes 23 de Octubre de 2012, 9:03 p.m. Para: Padres y madres de 3er año Asunto: ¿Por qué le habrán puesto “Fenicia”? 20.45 Por fin, el contingente acaba de arribar al hotel Fenicia en San Salvador de Jujuy. Menos mal, porque en las últimas horas arreciaban los “¿cuánto falta?” y la respuesta “cada vez menos” ya no conformaba a nadie. Además, lo peor: los profes derrotados por los mocosos en todos los partidos de truco disputados a lo largo de las casi 24 horas de viaje. En todos. Ahora, a cenar en el mismo hotel (pollo al horno con papas + helado) y después vamos a la cama que hay que descansar para que mañana podamos madrugar y pasar unas horas disfrutando Purmamarca en camino hacia Tilcara, destino final. La noche me está envolviendo, con su lunita color de plata. Chau, Néstor.

46


De: Colegio de la Ciudad Fecha: Miércoles 24 de Octubre de 2012, 1:02 p.m. Para: Padres y madres de 3er año Asunto: ¡Quebradeño! Ya es otra cosa, mi querer. Tras la cena de anoche y al compás de un grupo de música andina, Oihan tuvo su FELIZ cumple. Bien feliz. Hoy, ya desayunados, nuestros portechangos dejaron atrás S.S. de J. Y alegres, sorprendidos muchos, anduvieron pateando Los Colorados; y, ahorita mismo, andan haciendo plaza en Purmamarca. Nuestra llegada a Tilcara será a las 13.30, te diría. Así que ya casi estamos por almorzar ahí. El tiempo (gracias, Nadia) ´ta bueno, seminublado, templado. Si quieren cuéntense algo ustedes.

De: Colegio de la Ciudad

Desde la Quebrada, Néstor, CdlC.

Fecha: Jueves 25 de Octubre de 2012 2:06 p.m. Para: Padres y madres de 3er año Asunto: Palabras

Mirá. No es que no tenga palabras, sino que sólo tengo palabras sueltas para que vos puedas armar con ellas lo que quieras. Acá van: Pukará / luna / locro / Viole que cumple / banda de sikuris / referente de Comunidad aborigen fiscara / empanadas / buena onda / escuela primaria rural / escuela agraria de alternancia / municipalidad / cielo / hogar de ancianos / visita al hospital / caminata + caminata + caminata / grupo / piedras y tierra / sol, ¡sol! / entrevistas-encuentros con vecinos / declaración territorial / peña / vínculos adentro, vínculos afuera / Huasamayo / mercado / perros y perros y perros / Pachamama / música, leyendas / pibes de allá con pibes de acá / sueños de unos y de otros, sueños de todos / Argentina, nuestro país / ¡que lo parió, cuánta alegría! Y unos abrazos para vos. Néstor. De: Colegio de la Ciudad Fecha: Sábado 27 de Octubre de 2012, 7:41 p.m. Para: Padres y madres de 3er año Asunto: Toda la rueda venga a bailar… Estimados/as: Las caminatas y el día-noche en la montaña, paraje El Alfarcito, fueron de una intensidad, ¡uh! Grupo GRUPO y paisaje PAISAJE en una conjunción feliz. Muy contento y muy cansado, debo descansar en todo lo que los chicos les irán contando a su regreso. Los profes, Enrique y yo estamos con una linda sensación, de esas que se modelan al calor de una experiencia que fluye y crece. Y es así que el micro partirá de Tilcara mañana domingo a las 6. Está previsto que llegue al Cole a las 10 del lunes. Si hubiera alguna modificación, lo informaremos vía mail a las 8.30 del mismo lunes. Cambio y fuera. Gracias por escuchar esta emisora. Abrazos. Néstor.

47


MAR DEL PLATA De: Colegio de la Ciudad Fecha: Lunes 29 de Octubre de 2012, 07:58 p.m. Para: Padres y madres de 1er año Asunto: Conjuro para que pare de llover Estimados/as: En cualquier caso, llueva o no, nos estaremos encontrando para la partida a las 6 en punto de mañana martes. Durante la espera, pueden compartir esta ceremonia en familia: Material necesario: una palangana con muy poca agua, una toalla, dos velas blancas y otras dos más, incienso (optativo). Procedimiento: . Encender las velas y el incienso (si lo hay), y colocarlas formando un círculo alrededor de la palangana. . Recitar: “Agua de los cielos, regresa de donde viniste, no nos atormentes con tu presencia, ¡esto es verdaderamente triste!”. . Absorber el agua con la toalla. . Recitar: “Como el agua de este plato, vete ahora, ¡de inmediato!”. . Escurrir el agua de la toalla en una pileta o fuera de la casa. . Secar la toalla con una plancha o un secador de cabello. . Recitar: “Vete de aquí, no vuelvas más, vete de aquí, de ahora en más”. . Aguardar que pare la lluvia (o no). . Recordar apagar las velas y el incienso (sólo en caso de que lo hayan encendido). Abrazos. Nos estamos viendo. Néstor.

De: Colegio de la Ciudad Fecha: Martes 30 de Octubre de 2012, 1:33 p.m. Para: Padres y madres de 1er año Asunto: La mar estaba serena… Estaba. Hasta que LLEGAMOS. Son las 13.25, comemos ravioles y el tiempo está muy soleado y con temperatura agradable. Las calorías serán destinadas a la ardua tarea de levantar las 18 viviendas y a jugar como chicos a lo grande. Néstor. PD: Gracias por poner en práctica el conjuro contra la lluvia. Esta noche, esperamos tener igual éxito con el hechizo que preparamos para dormirlos. Si quieren colaborar desde ahí, suplíquenle a Morfeo.

48


De: Colegio de la Ciudad Fecha: Miércoles 31 de Octubre de 2012, 08:23 Para: Padres y madres de 1er año Asunto: Olas que al pasar… Imaginátelos de acá para allá: jugar en la playa; meter los pies en el mar siendo que algunos tienen los pies en las axilas; ducharse (¿¡!?); cenar; jugar a la luz de una luna un poco menos que llena. Mirálos, en este mismo instante, en un día petacular, salir hacia el centro de interpretación y reserva de Mar Chiquita. Espiálos a través de este simple relato. Con disimulo. Como las olas que al pasar… Abrazos. Néstor.

De: Colegio de la Ciudad Fecha: Jueves 01 de Noviembre de 2012, 09:03 a.m. Para: Padres y madres de 1er año Asunto: En Mar del Plata no tengo problemas… “Qué lindo que es estar en Mar del Plata en alpargatas, en alpargatas felices y bailando en una pata en Mar del Plata soy feliz”. Los profes y yo, en zapatillas o en ojotas, estamos alegres con este trabajoso privilegio que tenemos: acompañar a un grupo en su crecimiento y verlo tomar cuerpo en cada uno de los pibes y las pibas, poco a poco. No están bailando en una pata los chicos. Están contentos, según parece. Y los muchos sueños y entusiasmos que tienen, felizmente, requieren de trabajo, aceptación de las diferencias y de las reglas de juego, de mostrarse como son, de aprendizajes, de mutuos apoyos, de perseverancia, de diálogos, de extrañamientos, de desprendimientos… Sabrán disculpar: este mail no es una reseña. Intenta, en cambio, pensar con ustedes -tal como lo vamos haciendo con ellosen los sentidos de estas actividades, experiencias y quehaceres colectivos. Abrazos. Néstor. “En Mar del plata no tengo problemas si no hay más camas me acuesto en la arena no uso saco, no uso corbata en Mar del Plata soy feliz”. Juan & Juan (fin de los ´60)

49


De: Colegio de la Ciudad Fecha: Viernes 02 de Noviembre de 2012, 08:37 a.m. Para: Padres y madres de 1er año Asunto: Sucundum, Sucundum “Las olas y el viento y el frío del mar...” Nono Pugliese (a) Charlie Tonto, 1969. Si el esperado cargamento logra atravesar todos los controles ruteros, puede que tengamos un día a todo ritmo. Si moderamos el uso de la carga y logramos acompasarlo a nuestras energías, tendremos también un embriagante fogón frente al mar, tanto que logrará entibiarlo. No temáis: es solo un conjuro contra la rutina porteña, dado que regresaremos allí -con pena y gloria- mañana a las 23.45. Abrazos, Néstor. “El niño se levanta con ilusión, rápido va su corazón; salta la cerca como un ladrón, sale como bala de cañón...” Vicentico.

50


NO QUIERO SER UN HIPERTEXTO…

por Lucio Romano

Toda mi vida me molestó el hecho de no pintar como lo hacía el resto. Henri Matisse

P

orque es de noche y no es culpa mía que la calle sea empinada y la luna esté llena, y que no pueda despegarme de este Kerouac que llevo dentro, como una voz de la sabiduría que me pisa los talones mientras me susurra muy despacio al oído, sin que nadie escuche, que muchos, muchos hombres han atravesado los mismos problemas espirituales por los cuales estoy pasando yo en este momento, que felizmente algunos de ellos guardaron registro de esos problemas y que están a mi disposición si quiero aprender de ellos… Sin embargo me pregunto si cuando Kerouac se pasaba las noches leyendo a Céline, la traducción del libro era tan mala como la pavorosa edición gallega que había llegado a mis manos, la cual no me permitía pasar más de cuatro hojas sin provocarme un rabioso ataque de neurastenia. No era feliz… A pesar de haberme desligado de la culpa de la calle empinada y la luna llena, el libro me había costado cuarenta pesos y la congoja era grande… ¿Por qué no compré Dossier de Paul Auster o El Vizconde demediado, cuyas ediciones había encontrado en excelente estado a mitad de precio? ¿Serán fracasos como estos los que le fortifican el espíritu a uno? Una cosa era clara, con el dinero que llevaba encima podría tirar hasta que me muriera, en tanto y en cuanto sucumbiera en las siguientes veinticuatro horas. Necesitaba despejar mi mente, figurarme los próximos pasos y el acuario parecía el lugar indicado. Nunca fui muy admirador de los peces. Les temía. Creo que de no haber sido por la proximidad de otros visitantes, no me hubiera atrevido a quedarme solo. Sin embargo, entre el grupo, divisé a dos coloridos escualos que lograron llamar mi atención. No concluí en nada, me marché. Lejos del acuario no hacía más que pensar en ellos, era como si me influyeran a distancia; tal vez esos dos organizaron una cacería para entretenerse, tal vez huyen de un tercero, tal vez el primero es perseguido a pesar de su inocencia, tal vez el segundo quería matarlo y yo no quería ser cómplice del crimen, tal vez ninguno de los dos sabe nada del otro y se dirigen corriendo cada uno por su cuenta hacia la cama, tal vez son noctámbulos, tal vez el primero porta armas. Tal vez estaba diciendo sandeces, hablaba de los peces como si fueran personas, era obvio que la falta de alimento en los últimos días comenzaba a afectarme. Me estaba convirtiendo en un artista del hambre… ¡Qué idiota!, pensé. Comencé a correr para castigarme, dejando atrás una calle tras otra, instigándome a seguir con mudos escarnios, regañándome silenciosa y furiosamente cada vez que sentía deseos de detenerme. Con la ayuda de estos estímulos llegué a la avenida Rivadavia. Cuando por fin me detuve, al borde de las lágrimas por la furia que me producía no poder seguir adelante, mi cuerpo entero temblaba y me dejé caer en el portal de una casa. “No tan rápido”, me dije. Y para torturarme aún más, me incorporé y me forcé a permanecer de pie, riéndome de mí mismo y recreándome en mi propio agotamiento. Por fin, después de unos minutos, incliné la cabeza y me permití sentarme, aunque elegí el rincón más incómodo del portal. Entonces, el universo físico se detuvo.

Lucio Romano, alumno de 5° año 2004. Ilustración de Alejo De Franceschini.

51

2004


CUENTOS PARA LEER EN EL CELULAR 90 años después de que Girondo publicara los poemas que podían leerse en el tranvía, nuestros alumnos de 2do año 2011, durante los últimos minutos de la hora de lectura, ensayan con otras tecnologías y escriben:

Pensé que aquello que había dicho Pablo era palabrería, nada más; pero no, los rumores eran ciertos… Mi cara estaba pálida y mis manos, temblorosas. La última vez que él y yo estuvimos en el mismo lugar ocurrieron cosas horribles. Alguno de los dos debía dejar de existir, y ambos debíamos asegurar nuestra propia vida, que estaba en peligro ante el reto máximo: vencer… No diré ni una palabra acerca de esa pelea; solo diré que el ganador está vivo para contarlo. Manuel Aparicio

Rogelio, un futbolista de Belgrano e hincha de River, pasa el peor momento de su vida. Dentro de dos días deberá enfrentarse al club de sus amores con chance de mandarlo a la B. ¿Quién lo hubiera pensado? Con una mezcla de felicidad y angustia, el joven delantero habla en los medios horas antes del partido, cuando un gol en contra, inesperado, ingresa en su corazón y el jugador pierde la batalla más importante. Agustín Rozemberg

El cielo se oscureció por completo. El mar se agitaba intranquilo. Supe que esa tarde todo había terminado para nosotros, y tuve la certeza de que me hundiría junto con mi amado barco y dormiríamos para siempre en las profundidades del océano. Nina Salvetti

Ahí está ella, sentada a orillas del mar, ahogándose en su propio engaño. De repente grita: “Estoy harta”. Después, un silencio eterno. Manuela Díaz Lima

2011

52


Por suerte había sido sólo un sueño. Me levanté, fui a la cocina, miré por la ventana y no, no parecía haber nada. Solo árboles, muchos árboles que se movían de manera terrorífica por el fuerte viento de aquella noche. Me mojé la cara y me metí en la cama, adentrándome sin querer en -¿quién sabe?- otra pesadilla inexplicable. Natalia Marelli

Él estaba en la casa y yo podía sentirlo. Estaba tan cerca que escuchaba sus pasos como si fueran mis propios latidos. Busqué alguna salida posible, pero no hubo caso, las ventanas del baño estaban cerradas. Ahora me quedaba esperarlo. Me senté contra la bañadera, respiré lentamente por un instante, escuché un golpe, luego otro. La puerta cayó abajo y el ruido paró. Ya nada nos separaba. Jerónimo Bargalló

Dejó la foto sobre la mesa con la intención de que el próximo habitante supiera de las interminables aventuras allí ocurridas y, sin más, dejó atrás con tristeza la casa que siempre había deseado dejar. Dolores Turienzo

Alumnos de 2° año 2011. Ilustración de Valentín Barbadillo Cadet, 3° año 2015. (Modificación de obra de Balthus, realizada en clase de Artes Visuales).

53


UNITARIOS CONTRA FEDERALES: EL LUGAR DE LA VÍCTIMA SEGÚN CADA BANDO Y SU REPRESENTACIÓN EN TEXTOS DE LA ÉPOCA.

LA ESPADA, LA PLUMA Y LA NAVAJA

por Tao Plante y Daniela Sáez Feliú

E

n un contexto de disputas ideológicas y enfrentamientos, no es de extrañar que éstos se hallen representados en la literatura, desde diferentes perspectivas y con distintos valores en juego. En este trabajo, decidimos concentrarnos en el concepto de víctima y, en efecto, encontramos que tanto en el Martín Fierro de José Hernández, como en el Facundo de Domingo Faustino Sarmiento, y en El matadero de Esteban Echeverría, aparece la noción de víctima encarnada por un personaje que representa a un grupo determinado. Analizamos a estos personajes y a aquellos que se presentan en cada relato como victimario.

Martín Fierro: el sacrificio La palabra víctima siempre estuvo vinculada al concepto de “sacrificio”. Una de las definiciones del diccionario de la RAE considera víctima a aquella persona o animal “sacrificado o destinado al sacrificio”. Esta acepción se adapta perfectamente a la historia del gaucho Martín Fierro y su visión de la sociedad argentina en la etapa posterior a la caída de Rosas.

tos (…). Y con lo dicho basta para preámbulo, pues ni Martín Fierro exige más, ni Ud. gusta mucho de ellos, ni son de la predilección del público (…). A diferencia de los textos del género gauchesco anteriores, en el Martín Fierro la intención no es hablar como el gaucho y utilizar su dialecto, sus costumbres y sus valores para burlarse de él, sino hablar desde él y así retratar “sus trabajos, sus desgracias, los azares de su vida de gaucho” y situarlo en el lugar de mártir. Esta caracterización se efectúa a través de una historia relatada por un gaucho, a quien el Ejército unitario obliga a abandonar su vida rural, su pareja, sus hijos, su trabajo y su distracción más preciada: el canto. “Cantando estaba una vez En una gran diversión, Y aprovechó la ocasión Como quiso el juez de paz Se presentó, y ahí nomás Hizo una arriada en montón.

La victimización del protagonista y del gaucho en sí es una herramienta utilizada recurrentemente por el autor para provocar la identificación del lector con este personaje y justificar sus actos. Más allá del objetivo ideológico detrás de esta maniobra, Hernández poseía una finalidad específica que describe en la Carta aclaratoria a D. José Zoilo Miguens: No le niegue su protección, Ud. que conoce bien todos los abusos y todas las desgracias de que es víctima esta clase desheredada de nuestro país (…). Pero mi objetivo ha sido dibujar a grandes rasgos, aunque fielmente, sus costumbres, sus trabajos, sus hábitos de vida, su índole, sus vicios y sus virtudes; ese conjunto que constituye el cuadro de su fisonomía moral (…). Una palabra más, destinada a disculpar sus defec-

2009

Formaron un contingente Con los que en el baile arriaron; Con otros nos mesturaron Que habían agarrao también; Las cosas que aquí se ven Ni los diablos las pensaron”. El protagonista es obligado a partir hacia la frontera para desempeñar supuestas funciones militares, sin alternativa alguna. Aquí se ve el concepto de sacrificio: el Ejército lo sentencia a una vida sacrificada, repleta de dificultades, peligros y miseria,

54


obligándolo a defender intereses ajenos a los propios. Esta situación se manifiesta en los permanentes abusos ejercidos por los oficiales y los constantes ataques indígenas. “Así en mi moro, escarceando, Enderecé a la frontera; ¡Aparcero, si uste viera Lo que se llama cantón…! Ni envidia tengo al ratón En aquella ratonera.

con ese signo fatídico del sacrificio como víctima expiatoria de una injusticia de dimensión social 1. Martín Fierro es el padecido destinatario de una serie de injusticias sociales causadas por la hostil dominación de un grupo hacia otro. El autor intenta explicar cómo la vida lo obliga y lo expone a transitar un camino que le es impropio y extraño.

Facundo y El matadero: la violencia Retomando las definiciones de la RAE, nos detenemos en la tercera definición que expresa que víctima es aquel ser que padece daño por culpa ajena o por causa fortuita.

En la lista de la tarde, El jefe nos cantó el punto. Diciendo “quinientos juntos Llevará el que se resierte Lo haremos pintar del juerte, Más bien dése por difunto”. Es decir, el lugar de la víctima en este caso está íntimamente relacionado con la idea de estar destinado a renunciar a todo aquello que lo identifica y, por consiguiente, a sacrificarse. Según Martínez Estrada: La imagen moral de Martín Fierro nos pone en su favor, y en seguida sentimos que, efectivamente, es un hombre de bien, con nobles prendas humanas que han deteriorado el clima en que vive (…). Lo vemos actuar como fuera de su carácter, arrancado de sí y puesto en un papel obligatorio, tal como la vida verdadera juega con nosotros obligándonos a vivir una biografía que hasta cierto punto no nos pertenece (…). Ésta es la imagen que el autor tuvo de su héroe, y no podremos comprender nunca su pasión y el énfasis redentor que puso en él, sino entendiendo que la historia de los hechos no penetra en el alma del actor para malearla y sí más bien para ennoblecerla

Esta definición presupone la existencia de un factor externo que causa perjuicios y padecimiento a un individuo o animal, sin que esto implique necesariamente contacto directo entre ambos. Es, entre todas, la que más se adapta al sufrimiento de los círculos intelectuales unitarios de Buenos Aires con respecto a los grupos federales y rurales, y la que se refleja permanentemente en El matadero de E. Echeverría y en Facundo de D.F. Sarmiento. En el relato de Echeverría aparece de forma cruda el tema de la violencia y la hostilidad del federal. Según Piglia, El matadero vendría a narrar la misma confrontación [que en Facundo] pero de un modo paranoico y alucinante consistente en internarse en el territorio enemigo2. El daño padecido es efecto de un contacto directo con ese enemigo. La víctima es acechada por un conjunto de individuos que se describe a la manera de

1

Martínez Estrada, Ezequiel (1948). Muerte y transfiguración del Martín Fierro. Buenos Aires, Editorial Beatriz Viterbo. 2

Piglia, Ricardo. (1993). “El matadero y el lugar de la ficción”. En: La Argentina en pedazos. Buenos Aires, Ediciones de la Urraca.

LA ESPADA, LA PLUMA Y LA NAVAJA

55


bestias salvajes; se trata de una pandilla que cae como “buitres sobre la víctima inerte”. “Atolondrado todavía, el joven fue lanzando una mirada de fuego sobre aquellos hombres feroces (…). Matasiete, dando un salto, le salió al encuentro y, con fornido brazo, asiéndolo de la corbata, lo tendió en el suelo, tirando al mismo tiempo la daga de la cintura y llevándola a su garganta. (…) -¡Insolente! Te has embravecido mucho. Te haré cortar la lengua si chistas. Abajo los calzones a ese mentecato cajetilla, y a nalga pelada denle verga, bien atado sobre la mesa (…)”. El autor, a diferencia de Hernández en Martín Fierro, opta por efectuar la operación de la victimización del personaje unitario desde una perspectiva ajena al relato, a través de un narrador de conocimiento relativo. Sin embargo, basta con detenerse en estos fragmentos para detectar la extremadamente negativa visión de los grupos rurales-populares, que funcionan no sólo como victimarios, sino como verdugos y torturadores sanguinarios. Para resaltar esa idea, utiliza la dignidad, el honor y el lenguaje elevado del unitario en contraposición con la sed de violencia, el salvajismo y el lenguaje vulgar del federal. “-Ya te amansará el palo. -Es preciso sobarlo. -Por ahora verga y tijera. -Si no, la vela. -Mejor será la mazorca. -Silencio y sentarse- exclamó el juez, dejándose caer sobre su sillón. Todos obedecieron, mientras el joven de pie, encarando al juez, exclamó con voz preñada de indignación: -¡Infames sayones!, ¿qué intentan hacer de mí?”. De este modo, y a partir de esta suma de estrategias, el lector se identifica con el intelectual unitario y desarrolla, a medida que transcurre la historia, un fuerte repudio hacia los grupos federales que en ella se representan. En Facundo vemos el mismo proceso, sólo que en este caso no se trata de ficción sino de una historia vivida en carne propia que es narrada por el mismo autor, con el fin de victimizarse tanto a sí mismo como al sector al que pertenece. El autor enfatiza el carácter persecutor, tosco y vulgar del habi-

tante rural, catalogándolo de bárbaro, salvaje, incivilizado y demás. Esto aparece continuamente a lo largo del texto, en descripciones, pequeñas anécdotas y caracterizaciones. En la Introducción, Sarmiento narra un pequeño incidente que es un buen ejemplo de la despectiva imagen del “bárbaro federal”. “A fines del año 1840, salía yo de mi patria, desterrado por lástima, estropeado, lleno de cardenales, puntazos y golpes recibidos el día anterior en una de esas bacanales sangrientas de soldadesca y mazorqueros. Al pasar por los baños del Zonda, bajo las armas de la patria que en días más alegres había pintado en una sala, escribí con carbón estas palabras: On ne tue point les ideés. El Gobierno, a quien se comunicó el hecho, mandó una comisión encargada de descifrar el jeroglífico, que se decía contener desahogos innobles, insultos y amenazas. Oída la traducción, “Y bien -dijeron-, ¿qué significa esto?...”. Nuevamente, se busca que el lector se identifique e incluso compadezca al protagonista. Sarmiento inicia su obra con una anécdota sobre el maltrato recibido por la Mazorca y, desde el exilio -lo que marca el perfil que poseerá el relato que es el mismo que el de El matadero-, poner al unitario en el lugar de mártir y a los restauradores en el lugar de fieros sanguinarios. Otro recurso que fue analizado en el relato de Echeverría y que figura también aquí es el del lenguaje elevado como indicio de conocimiento e intelectualidad; no sólo les resulta imposible a los grupos federales comprender la cita en francés, sino que tampoco pueden entenderla una vez traducida: escapa a su nivel de comprensión. De este modo, resulta inevitable identificarse con el protagonista culto y conocedor, y concordar con él mismo en que el razonamiento y la cultura federal son paupérrimos y limitados. Vemos que a pesar de sus indiscutibles diferencias y su ferviente enemistad, ambos grupos convergían en un punto común: el considerarse víctimas de la inhumanidad del otro. Ante su insensibilidad, su crueldad y su carácter impío, los protagonistas se encuentran expuestos al daño y se ven obligados a responder como pueden para defender su propia vida. Esto justifica cualquier acto que pueda ser puesto en tela de juicio por el lector: las terribles condiciones en las que el rival sitúa al personaje son extremas y la reacción del mismo no puede ser juzgada.

Tao Plante y Daniela Sáez Feliú, alumnos de 5° año 2009. El presente texto es una adaptación de un trabajo monográfico realizado para la materia Literatura.

LA ESPADA, LA PLUMA Y LA NAVAJA

56


POESÍA Y LENGUAJE This poem is concerned with language on a very plain level.
Look at it talking to you. You look out a window
Or pretend to fidget. You have it but you don’t have it. You miss it, it misses you. You miss each other. "Paradoxes and Oxymorons", John Ashbery.

En las clases de Inglés, los estudiantes y docentes utilizan el género poético para expresarse y compartir visiones y sensaciones, para adquirir vocabulario y gramática, para ingresar en autores y universos culturales nuevos y ricos, para jugar con los límites de la lengua, para conjugar el uso creativo con el uso de formas y formulaciones adecuadas y apropiadas. Estos poemas son finalistas del IV Concurso Literario Nacional de Cuento Corto, Poesía y Ensayo en Inglés organizado por el Colegio Euskal Echea.

por Wanda Brenner Socas (4th year - Upper Intermediate)

If I could live my life again I would live near the sea No trouble there would be Everything would be blue all around me. As I stare blankly at the shore The sand would caress my skin And I wouldn’t mind if waves got hold of me Because I’d finally feel wanted.

If I was a part of the sea I would feel the infinity My life would have no meaning But I wouldn’t mind at all Because I’d finally be home.

57

2013


por Camila Potap (2nd year - Upper Intermediate)

Broken Promises

They made us many promises They said we could be free No promises have come true Nobody is now free.

And if you could just smell the bodies of the people dying in that ship, you would understand our constant fight, our never ending cry.

They say we are not slaves, “So, why do you fight?” they ask, as if poverty wasn’t a chain keeping us from success.

Why is the color of our skin more important than the color of our eyes? Why do you just see our outside, instead of seeing who we actually are?

They made us many promises They said we could be free No promises have come true It looks like we’ll never be free. * Inspirado en el poema “Caged Bird”, de Maya Angelou, la película Freedom Writers y el discurso de Martin Luther King “I Have a Dream”.

58


por Julia Caffarena (4th year - Upper Intermediate)

If I could live my life again I wouldn’t worry so much, I’d do a lot in vain Just for the fun of it.

I’d spend my days travelling To countries I’ve never even heard of Through oceans and mountains Unknown to me.

I wouldn’t feel I have to reminisce about old times that were better than the present, And though it sounds like sheer bliss I know I’d get tired of this someday.

And when that day comes I would start wondering What my life would’ve been like If I had been able to live all over again. * Inspirados en el poema “Instantes”, atribuido a Jorge Luis Borges.

Los trabajos fueron realizados en la clase de Inglés. Ilustración de Sofía Sevitz, 3° año 2013.

POESÍA Y LENGUAJE

59


ARTE Y ESPACIO PÚBLICO

15 AÑOS DE MURALES La ciudad como recorrido. Arquitecturas eclécticas, paredes y murales. Y el muralista artista, artesano y obrero. Lejos de la soledad, artista colectivo, con otros, para otros. Extensión desmesurada, la condición del muro y su textura, el clima hostil. Adolescentes. Aprender haciendo, en la calle, más allá del diagrama y de la teoría. Obras de artistas reconocidos y creaciones propias. Los vecinos, las tres dimensiones y si es látex o sintético, densidades del pigmento. Subir y bajar escaleras. Cruzar la calle para ver de lejos. Y volver a pintar. Pintar con todo el cuerpo. Obra habitada por todos y cada uno.15 años de murales.

60


Los lenguajes de las obras Buenos Aires, 12 de julio de 2012 A la dirección del Colegio de la Ciudad, a la Coordinación del Departamento de Arte, a Gabriela, Fernanda y los chic@s del Taller de Murales: Durante un cuatrimestre esperé cada tarde de los días jueves. Esperé con la ansiedad con la que se espera a un amigo querido. Esperé con el suspenso que implica cada capítulo de una obra en etapas. Esperé con la alegría que proporciona un grupo de jóvenes profesoras y estudiantes trabajando en un proyecto de Arte. Esperé cada rostro en particular, miradas nuevas, gestos, complicidades, y mi casa se llenó de voces y colores, como un torrente de vida. No creo en las casualidades. No creo que hayamos elegido a Paul Klee azarosamente. Creo que esta vez Paul Klee nos eligió. El sentido de una obra se dispara en una multiplicidad de sentidos que nos pertenecen. Las obras hablan lenguajes que a veces no percibimos y sin embargo están ahí, agazapados, apareciendo en el presente con la fuerza de la Historia. Los últimos años de Paul Klee estuvieron marcados por el horror del nazismo y el drama de una enfermedad incurable. Fue acusado de “Bolchevique Cultural” y “Judío”. Los asesores artísticos del hitlerismo lo incluyeron en la trágica exposición de “Arte degenerado” que los nazis organizaron en 1937, como contraejemplo artístico. La muestra estaba prohibida para menores y exhibía grandes pinturas con comentarios despectivos o fotografías repulsivas para ridiculizar y llevar al absurdo el concepto moderno de Arte. Las obras de Klee fueron retiradas de los museos alemanes. Afortunadamente el pasado puede resignificarse a través de la oportunidad que ofrece el presente. A miles de kilómetros de Alemania, a más de 70 años de su muerte, en un país latinoamericano, en la Ciudad de Buenos Aires, en una calle del barrio de Belgrano, en una casa de la década del 30 de una vieja pared, cuando el sol del otoño ilumine por la tarde el mural, habremos ganado una batalla más contra el horror de la barbarie. Porque seguramente Paul Klee estará allí para recuerdo de todos. Por la memoria de Paul Klee. Por un grupo de jóvenes abiertos al futuro. Por Gabriela y Fernanda que saben transmitir con pasión. Por re-encontrarme con ustedes. Estela Subizar, más que agradecida. La autora es vecina del Colegio de la Ciudad.

15 AÑOS DE MURALES

61


15 AÑOS DE MURALES

62


LA NOCHE DE LOS LÁPICES 30 AÑOS: MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA.

por Candelaria César

S

uele suceder que el horror nos paraliza y nos enmudece. Las palabras parecen no ser suficientes para describir la infamia, el dolor, la vergüenza, la bronca, la impotencia, la injusticia. Suenan más bien subjetivas, suaves, frágiles, vacías…, tan débiles y abstractas que me desesperan. ¿Cómo puedo decir con palabras que jóvenes como yo fueron asquerosamente asesinados después de haber sido torturados de la forma más brutal durante meses, por reclamar el boleto estudiantil? ¿Cómo puedo decir con palabras que una dictadura militar, que gozaba del apoyo de importantes países y la indiferencia de otros cuantos, se llevó al menos 30 mil vidas, destruyó otras tantas por siempre y saboteó a un pueblo que pedía a gritos por su libertad, por su dignidad, por su futuro? Después de 30 años nos siguen horrorizando las atrocidades inhumanas; las injusticias, las masacres siguen provocándonos muchas cosas y, aunque cada vez se pueda hablar más sobre más cosas, aunque sepa que cuando este acto termine ningún Ford Falcon verde va a venir a buscarme; al momento de hablar, no voy a decir lo suficiente. Pero pasa algo con el silencio: puede ser fácilmente tomado por indiferencia, temor, falta de ímpetu. Lamentablemente nuestra capacidad de horror es comparable sólo a la del olvido. Que el silencio del horror no se transforme en el silencio de la indiferencia depende de nuestros actos. Las palabras nos quedan cortas, hay que impregnarlas de sentido con nuestras acciones. No mataron a nadie por querer el boleto estudiantil, los asesinaron por conseguirlo; las pequeñas luchas que dan sentido a nuestras palabras y a nuestras vidas se dan a cada instante y de éstas depende nuestra integridad, nuestra dignidad y nuestra memoria como pueblo y como seres humanos.

De las palabras sólo puedo esperar que lleven a la reflexión y de la reflexión a una acción que transforme donde vivimos y lo que somos. Sin saber realmente lo que podía esperar de este espacio, decidí que el 16 de septiembre, en el aniversario de la Noche de los Lápices, tenía que decir algo. Si de esto se trata, creo que cumplí mi cometido, que ya no parece pretencioso sino bastante sencillo: simplemente mencionar que en la madrugada del 16 de septiembre de 1976 un grupo de jóvenes de secundaria, que participaban de un centro de estudiantes, desaparecieron y sólo volvió uno. Éste fue tan sólo un acontecimiento de los que constituyeron una dictadura atroz, el genocidio de una generación, el sometimiento de un país. Pero nada de esto nos debe dejar sin palabras ahora.

NI SIN ACTUAR HOY. NI SIN LUCHAR NUNCA. Debemos regirnos por el afán de una vida digna y plena, y no por el horror a la muerte. Que el silencio sea sólo una exhalación que anteceda a un gran grito de indignación, pero digno, por la verdad, la justicia social, y el castigo y contra la impunidad de la que gozan algunos de los responsables en manos de una justicia infame, incapaz de juzgar correctamente a reconocidos asesinos. Para finalizar, quería aprovechar esta oportunidad para anunciar la reciente apertura del Centro de Estudiantes del Colegio de la Ciudad: están todos invitados a participar en su elaboración y funcionamiento. Queremos lograr un centro de estudiantes de la comunidad y para la comunidad. Muchas gracias.

Candelaria César, alumna de 4º año 2006. Este texto fue leído en el cierre del 5to Festival de Arte en la Plaza, en el que se conmemoró el 30 aniversario de la Noche de los Lápices. Fotografías de Horacio Paone.

63

2006


FELIZ CUMPLEAÑOS por Maite Alvarenga Olivari

C

uando Jésica se dio cuenta de que “Droopy” no estaba en su cuarto, sintió la misma excitación que cuando sus abuelos le contaron que iba a pasar su cumple de 15 a bordo del crucero MSC Orchestra junto a 25 amigos. Pero si en aquel momento no pudo dejar de abrazar a su abuelo por semejante regalo, ahora pensaba en los retos que recibiría de él por haber descuidado al perro a pesar de la enorme excepción que habían hecho al dejarlo subir a bordo. Primero pensó en avisar, pero después concluyó que lo mejor sería avisarle a Damián para que la ayudara a buscarlo. Ambos se asomaron al balcón del camarote y miraron desde ese último piso los quince que había hacia abajo…, no podía ser tan difícil encontrar al único perro que había en el barco. La búsqueda en su propio piso -aún en medio de la excitación de lo que parecía la búsqueda del tesoro- fue más extensa de lo que imaginaban. Comenzaron por el piso más alto, el 16, donde se encontraban los camarotes de primera clase. Más allá de si eran internos, con vista al mar o con balcón, como cada uno no tenía mucho más que 20 metros cuadrados, resultó que hubo que tocar más puertas de las esperadas. Con los turistas de habla inglesa o francesa no tuvieron mayores problemas para preguntar por Droopy. De habla hispana apenas había una pareja que dijo ser de Madrid y sentirse sorprendida de que un perro viajase en el crucero. Con el italiano hubo posibilidades de comunicación. Con el alemán casi sólo por señas. Y con lo que creen que pudo haber sido ruso o sueco, directamente no supieron jamás si habían entendido a quién buscaban. La desesperanza comenzaba a aparecer cada vez que tenían que bajar un piso más. Porque las historias se repetían: “no lo vimos”; “¿un perro acá?”; “Ichverstehenicht”, “no, linda, estábamos maravillados mirando el color del mar”. No mucho más hasta que una amable señora japonesa dijo en inglés que lo había visto bajar corriendo por la escalera. Del piso 16 ya habían llegado al quinto, que era el último que tenía camarotes (ya de menor calidad) y no había noticias. Sólo faltaban cinco hasta la cubierta, pero tuvieron que pasar por el casino y preguntarle a los trabajadores -que hablaban perfecto inglés- si lo habían visto, y no; a los chefs que en francés tampoco lo habían visto; a los bailarines cubanos y brasileños que los ayudaron a buscarlo en el inmenso teatro de 1200 butacas; pero tampoco.

2014

64


Los mozos, los bomberos a bordo, los médicos, las peluqueras, las masajistas y los animadores, en una extraña mezcla de españo-portu-inglés tampoco sabían nada. La última posibilidad estaba en los alrededores de las piletas. Pero tampoco, ni noticias. ¿Se habría caído al mar? Ya no había más pisos (lo había visto en el sitio de Internet cuando sus abuelos le confirmaron el viaje que finalmente fue para 28 chicos y chicas: 5 pisos de servicios y 21 de alojamiento). Cuando la esperanza estaba perdida y todo era lágrimas, escucharon un ladrido. Se miraron casi como confirmando en la mirada del otro que era cierto y no una ilusión. Siguieron el sonido: detrás de una hermosa fotografía de un anuncio de una playa en un paradisíaco lugar, había una puerta entreabierta con una escalerita que bajaba. “Habrá un sótano”, dijo Damián. Y se mandaron. Unas pintorescas mujeres mulatas acomodaban sus cosas en cuartos que parecían no tener ventanas, ser oscuros y angustiantes. Todas coincidieron en que cuando habían terminado de hacer la limpieza, habían bajado y no se habían cruzado con ningún perro. Pero les recomendaron hablar con la coordinadora que era la señora Ethel, rumana ella. Tampoco sabía nada, según entendieron. Les recomendó que bajasen un piso más, que estaban las lavanderas jamaiquinas que quizás supieran algo. Pero tampoco. “Tal vez en los talleres del piso de abajo lo hayan visto”. Pero no. Más aún, quizás por el calor y el olor a encierro que había en ese lugar les pareció entender que el indonesio bromeó cuando sostuvo que si estuviese en su país, la carne de perro sería para un festín. Cinco pisos por debajo del mar ya las esperanzas se habían acabado, cuando el ladrido vino directamente de un piso más abajo. Corrieron por la escalera y ni el terrible olor los detuvo. El ladrido era cada vez más claro. En ese último piso, hacia abajo, estaban los recicladores de la basura que generan los 2500 pasajeros y los 1300 tripulantes. Droopy estaba al lado de un negro que hablaba perfecto francés y que le daba de comer todo lo que iba separando de la basura y era comestible. Les contó que en su país, en Haití, lo que Droopy estaba comiendo era comida de ricos. Les contó que algo similar le pasaba a sus compañeros de trabajo que eran de Samoa y de Filipinas. Jésica y Damián estaban tan contentos con la aparición de Droopy que casi ni escucharon a Jamboo. Jésica le pidió que por favor si lo volvía a ver nuevamente por ahí, la llamase de inmediato a su camarote, y le dio el número. Subieron casi corriendo las 21 escaleras que separaban la zona de compactar la basura con el camarote con balcón al mar, 400 metros más arriba. Casi no tenían aire cuando llegaron. Pero estaban tan contentos que apenas si sintieron el agotamiento. El resto de las amigas y los amigos los estaban buscando hacía rato. Les dijeron que era muy tarde, que ya había que cambiarse para ir al salón del Teen´s club del MSC Orchestra, buque de origen italiano, pero con bandera panameña, a donde Jésica iba a festejar sus 15 años que, a fin de cuentas, era la razón de tanta alegría.

Maite Alvarenga Olivari, alumna de 5º año 2014. El trabajo fue realizado en clase de Instrucción Cívica. Ilustración realizada a partir de trabajos producidos en el Taller de Dibujo.

FELIZ CUMPLEAÑOS

65


DE INTERCAMBIO EN EL COLEGIO DE LA CIUDAD

UNA PARTE DE MÍ MISMA Estudiante de Ulm, nacida en 1989. Su paso por nuestro colegio como participante de un programa de intercambio estudiantil queda reflejado en este relato testimonial o artículo de costumbres escrito en el castellano que aprendió en Buenos Aires, acá, con todos nosotros.

por Lea Richtmann

¡

Uh, qué shock que fue esto: estar sentado en una clase y no entender absolutamente nada! Nunca me había pasado esto hasta entonces... Pero no fue porque el tema fuese complicado, sino porque escuché mi primera clase en un colegio argentino. Vine de Alemania a Buenos Aires para participar de un programa de intercambio de un año y había estudiado un poco de español antes. Ya sabía que no iba a entender mucho, pero entender absolutamente nada resultó una experiencia frustrante. Pero no fue todo mal: desde el principio los profes y los otros chicos fueron muy agradables y me ayudaron donde pudieron. Y con el tiempo aprendí a hablar castellano bastante bien. Pasar un año en un país extranjero, vivir en una otra familia e ir a un colegio diferente es una experiencia muy especial. Y esto es lo que hice yo en el Colegio de la Ciudad entre agosto 2006 y junio 2007. Hay mucho por contar, y no sé por dónde empezar... Este año tuvo de todo. Aprendí más que en todo el resto de mi tiempo en el colegio, aprendí para la vida. Desde el principio me gustó mucho todo el ambiente del Colegio. Me gustó la buena onda de los profes, la unidad entre los chicos, pero también entre los chicos y los profes. Estar juntos, pero igual siempre poder discutir, poder decir su opinión. En este primer tiempo siempre andaba con mi diccionario a mano, todo el tiempo buscando y aprendiendo nuevas palabras, y también con mi libretita donde anotaba lo aprendido. A los otros les gustó esto y siempre colaboraron en este trabajo. No fue fácil entrar en contacto con los chicos, primero por el tema del idioma y además porque fui una más como cualquiera, lo que es bueno, pero se me hizo más difícil de conocerlos. Cuando se vinieron las primeras pruebas, no sabía cómo hacerlas. Pero siempre recibí ayuda. Tuve la ayuda de Eva quien me explicó el Yo, el Súper-Yo y el Ello de Freud, o de Gaby que me dio otros textos sobre la misma época de historia, textos

2007

que, con esfuerzo, pude entender. Además empecé a juntarme con mis nuevas amigas a estudiar y con todo esto, logré sacar algunas notas buenas. En septiembre se vino el 5to Festival de Arte en la Plaza del Colegio. (…) Con mi hermana anfitriona y una amiga canté una canción en un ensamble en castellano, lo que fue divertido para aprender. Además hicimos con chicas del curso una presentación de ritmo sólo con el cuerpo, lo que yo conocía de un grupo de Alemania. ¡Fue un día muy lindo! En ese tiempo empecé a sentirme más segura con el castellano como para participar en una pequeña conversación. Fue difícil todavía y la gente tenía que esforzarse para hablar despacio, pero empezó a funcionar. (…) Con el fin del año había mucho trabajo para el colegio. Tuvimos pruebas y trabajos prácticos. En Historia tuvimos que hacer un trabajo sobre inmigrantes y con un grupo hicimos una presentación sobre una abuela alemana. Grabamos un video y con esto también aprendí bastante sobre el uso del idioma castellano. Me gustó esta tarea. En total me gustó hacer trabajos prácticos porque hay que manejar ideas propias. Hay que leer, saber y luego ordenar las cosas y escribir un trabajo. Se aprende a hacer cosas solo. (...) En la penúltima semana de las vacaciones me fui de viaje a Villa La Angostura, Neuquén, con la Expedición Ciencia. (...) Pocos días después empezaron de vuelta las clases y entramos con mis compañeros a 5to año. Esta vez se me hizo mucho más fácil. Entendí mucho mejor, pude seguir casi todo de las clases. Además conocía mejor a la gente, a los chicos, los profes; y así me sentí mucho más parte. Fue difícil elegir qué talleres hacer. Al final decidí por Ensamble, Taller de improvisación y Arnés, una cosa que a mí me encantó y no hay en Alemania, siempre tengo que explicar qué era esto. (…) El 24 de marzo fui con mi madre anfitriona a la Marcha de la Memoria. Esto fue una experiencia muy emocionante: ver a la

66


gente, las masas, y escuchar historias de personas que tenían que sentir esta crueldad me llegó profundamente. Varias veces me hizo acordar al pasado oscuro de Alemania. En abril falté una semana al colegio para irme a Misiones. Desde hace mucho me interesa la selva y todo lo que tiene que ver con esto y no me podía perder la posibilidad de visitar el Parque Nacional de Iguazú. Estuve fascinada con esta riqueza verde y también con las Cataratas. Otra vez en Capital, participamos de las Semanas de las Ciencias de la UBA y vimos unas charlas muy buenas. (…) No faltó mucho y empezaron los trimestrales de 5to año. Nunca en mi vida había estudiado tanto. En algunas materias en las cuales había que leer mucho fue bastante difícil.

No hay mucho por contar de acá. Estudié matemática, las cosas que me faltan, rendí un examen de español (¡en mi curso van a estar dos chicos más que estuvieron un año en Argentina!) y en septiembre voy a empezar el colegio de nuevo y me faltan dos años más... Sigo pensando todo el tiempo en todos ustedes allá. Me llevo muchísimos recuerdos en el corazón y siento que aquí me falta una parte de mí misma, la que se quedó en Argentina. Les deseo lo mejor ahora a mis compañeros que egresan y ¡ojalá que sigamos en contacto!

(…) Con el fin de los exámenes ya casi terminó mi tiempo en Argentina. En el último mes, hice algo todo el tiempo para no perder las pocas horas que me quedaban. Me invitaron a fiestas, por ejemplo, a dos fiestas de 15, lo que en Alemania solo se puede comparar con un casamiento. También visité el Modelo de ONU de 3er año y me gustó mucho. Me parece una idea genial, tampoco hay algo así en Alemania, lo tendría que introducir yo. Rendí un examen de taekwondo, en Educación Física, y ahora tengo el cinturón amarillo. También fuimos a un recital en “The Cavern” donde había un concurso de bandas beatles. Tocó una banda de amigos del Colegio y fue un recital genial. (…) Luego vino un tiempo tenso... El tiempo de despedida... Había varias reuniones de diferentes grupos, pero la más emocionante seguramente fue la de los chicos del Colegio. Aparte fue una sorpresa, una sorpresa hasta el último momento. Un día iba a salir con Chuli. Cuando nos encontramos, me dijo ella que teníamos que pasar por el Colegio, porque tenía que entregar una cosa. Yo dije: bueno, y no pensaba en nada. Pero cuando llegamos ahí estaban casi todos los chicos de 5to que me esperaban. Habían traído tortas y música para hacer una pequeña fiesta en el aula. Empecé a llorar. ¡Qué emocionante ver cuánta gente le está preparando una cosa tan linda a una! Otra vez: no sé cómo decirles gracias por esto y por poder pasar este año con ustedes. (...) Llegó el día de hacer la valija y el día después, el último de ir al Colegio. Este viernes seguramente no fue como cualquiera. Despedidas de todo el mundo. En la noche fuimos a cenar con mi familia y después hicimos una última reunión. Fue re linda, un poco melancólica y no dormí nada: mi última noche en Buenos Aires no la quería pasar durmiendo. El sábado a la mañana fuimos a Ezeiza y no quería creer que esto fuese el momento de despedida total, el momento de irme de Argentina. La verdad que fue terrible. El avión se fue... conmigo... y llegué un día después a Munich donde me esperó mi familia. Raramente no me pareció tan extraño ver a mi familia de nuevo después de un año. Igual que todo acá. Me parece todo muy normal, lo mismo que antes, como si no me hubiera ido. No me fue difícil reintegrarme, igual, ya no sé qué significa “acostumbrarse”...

From: Lea To: vivi Subject: Fotos y Nota Date: Thu, 15 No v 2007 16:31:51

+0100

Hola! Vivi, según tu respuesta supo ngo que func todo bien. Po ionó dían abrir y guardar las fo Internet? Com tos desde o vieron no pu se fotos de la ción Ciencia po Expedirque ya di un a vez un CD co las fotos de la n todas Expedición a Né stor. Necesitan algo más de mí? M e alegro que esto y así esto va a salir y un poco con los chicos… Acá empezó a nevar… Ya está casi todo Se ve muy lin blanco. do pero no es muy práctico guien como yo para alque ando siem pre en bici… saco unas foto A ver si s y les mando para que podr que hasta Alem án ver ania puede se r un poquito veces… jaja. lindo a Hasta luego, un beso, grande, Lea.

Lea Richtmann cursó parte de 4to y de 5to año en el Colegio de la Ciudad en 2006 y 2007.

UNA PARTE DE MÍ MISMA

67


FANZINE

Y NUNCA OLVIDAR EL MAR

El ruido de pisadas sobre piedras El sonido de un arroyo que fluye pero nunca termina Escribir para traer vida Estar, con la mirada perdida La luz que se filtra desde una ventana Inventar un nuevo mundo al apagar los ojos Un abrazo entre desconocidos Cerrar un libro terminado La imagen de una sombra proyectada El paso de un segundo

Se mece. Parece querer caer. Siente poder volar. Se mece para no decidirse. Por el cielo ni por la tierra. Se mece. En un vientre quizรก, se mece.

2013

68


Mi voz Retumba en todas direcciones mi voz hará vibrar raíces mi voz hará que el viento se enfurezca se desarme se abrace y grite como yo Yo, acostada yo, entre los matorrales solo veré el cielo no podré ver el mundo Pero abriré mi boca saldrá mi voz y el mundo me oirá a mí, como soy violenta y melodiosa. Y cantaré porque de vez en cuando mi voz debe respirar tanto tiempo adentro se asfixia.

En el sol sentir la piel.

El baile.

Las sábanas sintiendo los pies. La primavera

del olor.

El mar.

La primavera del sonido. La espalda en las caricias. En el pecho de los padres, un hueco exacto.

69


Sin ir mรกs

El despertar/ la sonrisa de papรก El arcoiris/ una caricia si llueve El atardecer/ una brisa El agua fresca

70


Me acompaña el ritmo de tus aguas al caer. El mundo creado para cada día renacer planta sus flores y su agua las hace crecer. Tiene la receta que no podemos saber. Nos crea para destruirnos y para hacernos renacer. Nazcamos juntos no dejemos de nacer la eternidad de este mundo ¿un día puede morir? ¿quién es capaz de matar al mundo? El padre de los mares de los bosques de los vientos de tu cuerpo y del mío. Me inundan las aguas de este mundo que me quiere porque me cuida cuidame que así soy feliz.

Altura cuando un sentimiento me encuentra, desnuda me encuentra. El espacio vacío entre distintos aires permite la Caída. Alto, para caer. Piel transformarse en sentimiento. Tierra. Llano.

Filamentos de recuerdos que se enredan. En un presente sin ritmo. Filamentos forman instrumentos de cuerda música intemporal.

Recibir a la Luna Y Nunca olvidar el Mar.

Todo cabe dentro de la poesía que no puede ser escrita. No calles agujero que no te taponen las victorias. Momentos limítrofes agujero permanece abierto deja que mis respuestas se te escurran no quisiera yo dejar de aventurarme en respuestas agujereadas. Perfumar los descubrimientos. Con aroma propio. Aroma propio es confundir genuino con Aroma nunca atravesado.

Fotos: Iara Chemes, Camila Duhalde, Florencia Erijman, Matías Falk, Felipe Malatesta, Nina Myndlis, Ana Scheimberg, Tomás Snieg y Martina Vaccari | Textos: Candela Carretero Rottemberg, Jacinta Fischerman, Violeta Kerszberg, Malena Suárez Rodríguez, Eliane Rymberg y Dolores Turienzo Dannenberg. Alumnos del Taller Inventalinguas y del Taller de Técnica y Expresión Fotográfica del Colegio de la Ciudad, 2013.

71


UNA EXPERIENCIA DE ALTO RIESGO EN EL COLEGIO DE LA CIUDAD

DESAFÍO: 30 DÍAS SIN FACEBOOK Un grupo de estudiantes se propuso un desafío: mantener desactivadas sus cuentas de Facebook durante 30 días para desnaturalizar un fenómeno cotidiano, registrar la experiencia y buscar una mirada crítica sobre el uso de las redes sociales y las nuevas tecnologías. El documental “Desafío: 30 días sin Facebook” puede verse en la sección “Trabajos / Alumnos” del sitio web del Colegio: www.colegiodelaciudad.org.

¿Qué lugar ocupan las redes sociales en nuestras vidas? ¿De qué manera influyen en nuestras relaciones y experiencias cotidianas? ¿Puede un grupo de chicos y chicas adolescentes, nativos digitales y activos usuarios de las tecnologías, separarse de aquello que hoy se ha convertido en un denominador común? Estas y otras tantas preguntas surgieron luego de varias instancias de debate y capacitación que estudiantes del Colegio sostuvimos en el marco del proyecto de Uso seguro, responsable y productivo de las nuevas tecnologías, impulsado por la Asociación Civil Chicos.net. Puestos a pensar, decidimos hacer foco en el tema de las redes sociales, y pronto nos encontramos poniendo en duda y problematizando aquello que hasta el momento era natural. Desnaturalizando, en fin, esta herramienta que se ha vuelto parte fundamental de nuestras vidas, casi sin darnos cuenta. En busca de respuestas, apareció la idea y el desafío: por qué no atravesar y documentar la experiencia de vivir 30 días sin Facebook. A modo de “reality”, siete de nosotros desactivaron sus cuentas, pautando un día de cierre y las condiciones del juego. Otros siete, se encargaron del registro y relevamiento de los testimonios y reflexiones que iban surgiendo con el correr del tiempo, para luego volcarlas en un video documental que diera cuenta de la experiencia.

ME CONECTO, LUEGO EXISTO: ESCENAS Y TESTIMONIOS DE AQUELLOS DÍAS En un aula en penumbras, una computadora muestra la pantalla inicial de Facebook. Afuera, espera la fila de participantes que, ante la expectativa de los demás, se dispone a dar el primer paso: la desactivación. “¿Cómo te sentís después de haber cerrado tu cuenta de Facebook? ¿Creés que vas a poder soportar?”- pregunta el entrevistador detrás de cámara. “La verdad… en estos momentos siento una sensación…, como que me arrepentí”, contesta Federico, medio en broma, medio en serio. Y en el mismo tono agrega Layla, “no lo sentí muy raro, desactivé la cuenta y ahora vamos a ver qué pasa. ¡Obvio que voy a poder soportar! Con un poco de paciencia, comida rica, podés…”. El desafío había comenzado. “Hoy es el día cuatro”, anuncia Layla a la cámara unos días más tarde. En un rincón del Colegio, el grupo debate las primeras sensaciones: “a mí lo que me pasó, por ejemplo, es que me costó mucho más comunicarme con gente cuando lo necesitaba, para pedir consignas de trabajos, fechas…, por

Arrancamos el 1º de agosto y poco a poco fueron sucediéndose los días, plenos de revelaciones. Cada uno de los participantes vivió una experiencia particular y se enfrentó a dificultades diferentes: buscar otros modos de comunicación, hacer nuevos usos del tiempo libre, crear alternativas para enterarse de las salidas del fin de semana. Los resultados fueron individuales, diversos y acordes a la manera en que cada uno de nosotros manejaba su vida social, virtual y real. Pero, en todos los casos, nos sorprendimos cuestionando el uso de nuestro propio tiempo, resignificando amigos, muros y etiquetas, y repensando sus paradojas en respuestas que se nos aparecieron bien complejas, ni blancas ni negras.

2011

72

Premio El video producido resultó ganador del Concurso Todos por la Tecnología, como Mejor Campaña de Promoción del Uso de las TICs. El certamen fue destinado a más de 1000 alumnos/promotores que participaron del Programa Uso Seguro, Responsable y Productivo de las Tics en 53 colegios de Argentina, Bolivia, Costa Rica, El Salvador, México y Venezuela que se prepararon para hacer campañas de promoción y multiplicación del tema en sus comunidades. El concurso fue impulsado por Tecnología Sí, Asociación Civil Chicos. net, Save the Children, Red Natic y Google.


más de que tenía msn, mail o el celular, era mucho más difícil”, cuenta Tadeo, y sigue: “yo me preguntaba cómo iba a ser llegar a mi casa. Porque viste que siempre que llegás te ponés en Facebook”, “claro –contesta Bruno- es ver la computadora y decir: ‘voy a entrar a Facebook…´, y no podés…, todavía no me cae la ficha“. “Yo todavía no encuentro ningún aspecto positivo en esto”, plantea Fede, y Dylan relata las páginas “sustitutas” con las que intentó entretenerse. “Yo en cambio pude hacer un montón de cosas, si entraba en Facebook me iba a quedar colgada…”, rescata Layla. Opiniones de otros compañeros ayudan a seguir indagando: “Hay cosas que están buenas, podés encontrarte con gente que no ves hace mucho, ver fotos…, es un lugar donde te enterás de todo”, reflexiona Carolina, que sin participar de la experiencia ofrece su testimonio, “pero para mí hay algo malo también, porque vivís en la computadora y no está bueno”. “¿Es como un vicio?”, le pregunta el entrevistador, “sí, sin duda”. “Ya es una costumbre”, analiza Facundo, “a veces tengo que arreglar por la computadora mi vida o mis programas, cosa que no me agrada mucho”. “Es estar conectado”, piensa Malena e Iñaki lamenta los 40 minutos de colectivo que habría hecho de más si no se hubiese enterado por Facebook de la cancelación de un recital. “Pero mi vida no pasa por Facebook, Facebook está en mi vida”, sentencia Catalina. Pasan los días. El primer fin de semana revela nuevamente dificultades en la comunicación; algo más de tiempo libre y encuentros que se dan en persona sin compu de por medio. Una nueva escena encuentra a los participantes parodiando la abstinencia y recreando algunos de los estereotipos más frecuentes en la “selva de Facebook”: el etiquetador (ese que te escracha en una foto en el momento menos pensado), el comentador (ese que postea todo el tiempo lo que hace y sus estados de ánimo), la matrona (aquella que adopta 20 hijos y 50 hermanos en sus estados familiares).

A MODO DE CONCLUSIÓN: NI LO UNO NI LO OTRO, LAS DOS COSAS ¿Podía entonces un grupo de chicos y chicas, usuarios de las nuevas tecnologías, separarse de lo que hoy en día se convirtió en un denominador común? ¿Facebook suma? ¿Degenera las relaciones? ¿Se convierte en vicio? ¿Es bueno? ¿Es malo? Las respuestas fueron llegando. Y como era de esperarse, no fueron ni blancas ni negras. El problema de fondo estuvo en las preguntas, en las dudas y en las opiniones que serían la consecuencia del desafío: ¿para qué cerramos Facebook?, ¿qué tanto de este avance en la manera de relacionarnos deberíamos rechazar? ¿Es sólo un instrumento de ocio que nos atrapa? ¿O es válida esta nueva forma de relacionarse, a través de comentarios en fotos y publicaciones en muros? Un poco y un poco, definitivamente las dos cosas y no hay una respuesta única y cabal. Concluimos que el error está en buscar respuestas radicales: Facebook no es ni “bueno” ni “malo” por sí mismo, es una herramienta potente cuyo uso social –responsable, productivo- es precisamente lo que está en juego. Durante el proyecto, fuimos nuestros propios conejillos de indias. Y sus resultados, el video producido, fueron el disparador con el cual intentamos multiplicar la experiencia, socializar sus resultados, contagiar nuestras preguntas. Realizamos talleres en el Colegio con nuestros compañeros. Invitamos a algunos padres para compartir percepciones, reflexiones y preguntas en un intercambio generacional muchas veces signado por cortocircuitos e incomprensiones. Salimos a la calle, en nuestro Festival de Arte, para ensayar algo así como la recreación de la red social en la Plaza misma. Y así, buscamos invitar a otros a desnaturalizar lo instalado. A hacerse sus preguntas, sacar sus conclusiones y atravesar su propio camino en el uso de las nuevas tecnologías.

Hay risa, pero con los días la cosa empieza a complicarse y poco a poco algunos participantes -por impulso, tentación o decisión- reactivan sus cuentas. Algunos no pueden consigo mismos y su necesidad de relacionarse vía web; otros simplemente, y por distintas razones (facilidad en la comunicación, una amiga que vive lejos, un evento del que quería enterarme) renuncian al Desafío. Para fines de agosto, son sólo dos participantes quienes completan sus 30 días sin Facebook. Un momento de reflexión grupal inicia el cierre del documental. Aparecen los grises del fenómeno. Bruno destaca los maltratos, Dylan los chismes y las falsedades habilitadas por Facebook. Esta vida privada que se hace pública, reflexiona Juana, y Layla analiza cómo las relaciones sociales virtuales transforman las de la vida real. “Es la telenovelización de la vida”, conceptualiza Iñaki. “Un galpón lleno de gente y uno parado arriba de una silla con un megáfono”, escenifica Tadeo. Ese yo que no es yo o que también es yo: esa imagen, esa representación que uno construye de uno mismo en el perfil, haciendo de nosotros todo eso, reflexiona Matías.

Proyecto de Uso Seguro, Responsable y Productivo de las TICS El Proyecto de Uso Seguro, Responsable y Productivo de Tecnologías de la Información y la Comunicación es una iniciativa de Google Argentina, Save de Children (ONG internacional en defensa de los derechos del niño) y Chicos.net (asociación que trabaja en proyectos innovadores para la educación y la inclusión social de niños, niñas y adolescentes). El proyecto fue implementado en 34 colegios de siete países de América Latina y tiene por objetivo sensibilizar a la comunidad educativa acerca de la temática del Uso Seguro, Responsable y Procutivo de las TIC. A esos efectos, se realizan capacitaciones y jornadas de trabajo con estudiantes y docentes promotores que luego deben diseñar su propia estrategia de multiplicación y socialización de lo aprendido.

DESAFÍO: 30 DÍAS SIN FACEBOOK

73


El proyecto fue realizado por Federico Bergerman, Bruno Di Saia, Bruno Durand López Cámara y Juana De Loro, de 1º año; Dylan Bokler, Sofía Zerbino y Layla Ohanian, de 2º año; Matías Nelson, Damián Schrevens y Francisco Fernández Mendy, de 3º año; Tadeo Luna, Santiago Bocco e Ignacio Vezzoni, de 4º año; y Octavio Steinmann, de 5º año. Coordinadores: Santiago Azpiazu, Luciana Sánchez y Flavia Affranchino.

DESAFÍO: 30 DÍAS SIN FACEBOOK

74


EL AMOR ADOLESCENTE

por Emilio Lipani

U

no se pasa la vida pensando en el lugar perfecto, en la persona perfecta, qué va a ser de mí, con quién me voy a casar, si voy a tener hijos, cuántos, si serán como yo, dónde voy a vivir... Algunos les aciertan a sus fantasías, por suerte o porque lo quisieron e hicieron todo lo posible. Pero yo -en cambio- no pienso en el futuro, me dejo llevar por el presente. No voy a decir que nunca se me cruzaron esas ideas por la cabeza o que el pasado no existe, porque lo que quizás hago es lamentarme por lo que no hice, lo que hice mal o lo que dejé de hacer. Pero qué sería de la vida si supiésemos lo que nos prepara el futuro, lo que te espera a la vuelta de la esquina. Si supiésemos siempre qué hacer, ¿no perdería su gracia y su encanto? Uno puede suponer que sería más fácil saber qué le espera, saber si tal persona gusta de uno; pero si realmente se pudiese saber, no existiría el amor, ya que la gracia del amor está en dudar, en tener noches y noches de desvelo pensando si esa persona gusta o no de uno. La gracia del amor no está en la pareja, está en lo que viene antes, está en ir enamorando al otro y a la vez en ir enamorándose, está en pensar el momento justo. Claro que a veces pensamos de más y no contamos con lo que depara el futuro, a veces creemos estar locos por una persona y luego aparece otra que -sin que lo notes- te roba el corazón; y otra vez noches y noches de desvelo lamentándote porque descubriste que aquella persona a la que amabas y que por fin está con vos, no es en realidad a quién amas. Daríamos todo por volver atrás, y llegan más noches de desvelo pensando cómo hacer para decírselo sin lastimarla. Cuando logramos encontrar la forma perfecta, se nos escapa un detalle mínimo y por ese detalle su mente se altera y resulta ser que la mejor manera fue un desastre y que hiciste daño cuando sólo querías buscar el método perfecto para decírselo. Pero si esa persona está dispuesta a perdonarte, te das cuenta de que es en realidad quien te ama, merece y necesita. En ese instante sentís otra vez que sí la amabas, que fue sólo la confusión de un momento y decidís lamentarte y de nuevo las noches de desvelo. Pero podrías arriesgarte una última vez y tratar de volver atrás; entonces pensás en el momento preciso para hablarle y con el tiempo ves que ese momento preciso no llega; y te parece que ya está, que está todo perdido; pero arriesgarte una última vez no empeora nada y -armado de valor- decidís decirle eso, que te diste cuenta que la amás. Ese es el momento preciso que tanto esperabas y descubrís que los momentos precisos no se dan, se forjan, y ves que lo que toda una vida esperaste nunca iba a llegar si no lo forzabas y lamentás todo el tiempo perdido. Pero a la vez, sabés que aprendiste quizás lo más importante sobre el amor, que no es esperar sino arriesgarse. Si no, qué sentido tendría, cuál sería la gracia de que todo te caiga del cielo; aprendés que si querés algo, no tenés que esperarlo, tenés que hacer lo posible para que sea así. Y si no te sale, la vida es larga y ya habrá más oportunidades; total, esta derrota puede ser la clave para muchas victorias. Emilio Lipani, alumno de 3° año 2009. El texto fue escrito en 2008. Ilustró Sofía Mele, 4° año 2009. Coloreada Digitalmente.

75

2009


TAXI por Eugenia Jolly

La ciudad se puso el verano. Buenos Aires, Constitución, estallaron y ya desde hace dos semanas que no se puede andar más que 10 minutos en la calle. A menos claro, que tengas que hacerlo. Yo soy taxista. Ayer me compré un aire acondicionado y gracias, pero claro, ya hoy se arruinó. No me esperaba nada, si en este país va todo para atrás, boludos de mierda. Me llamo Horacio y el propietario del vehículo se llama Jorge Ángel Bertolotto; vivo en el 6to. H de Brasil al 1300, soy divorciado y tengo tres hijos que no viven conmigo. En la mano derecha tengo un anillo bañado en oro con mis iniciales (HP). También tengo un rosario que brilla en la oscuridad. Ahora son las tres y media de la tarde y hoy todavía no levanté a nadie. Tengo la remera pegajosa y mojada en las axilas, estoy escuchando una canción de Ricardo Arjona que escuché ayer en esta misma radio. Estoy en un semáforo y el sol pega de frente, amarillo, verde, punto muerto, primera, segunda, semáforo. Ahora cruza Juan de Garay un minón, estoy en Juan de Garay y Salta, un minón de aquellos. Al fin veo una mano levantada. Freno, qué ruido que hacen los frenos, no me tengo que olvidar de comprar líquido para frenos. “Para el Garrahan, Gascón al 400”. Queda claro que no es un buen día. Y es cierto, es un asco de día en Buenos Aires, sobre todo si a uno se le rompió el aire acondicionado. Suerte la mía que en medio del tráfico algún idiota me abolla un costado del auto y me hace parar. En medio del despiole que es Juan de Garay -ustedes sabrán, uno, cansado y con una loca gritando en el asiento de atrás, no se da cuenta, y también le da un golpe al de adelante y termina tres días en cana. Le puede pasar a cualquiera, si en este país de porquería no te dejan pasar una. Bueno. Estoy en casa ahora. Son las once y estoy a punto de dormirme. Salgo de la cama porque me olvidé de poner el despertador, me levanto a buscarlo, voy para la cocina. Me tropiezo con algo y caigo de boca al piso. Sangro. Fue el despertador. Voy al baño así, a oscuras, a limpiarme la nariz y me choco contra la condenada puerta, con lo que caigo directo al piso, en donde vuelvo a golpearme ahora contra la otra pared del angosto pasillo, y con el clavo salido me engancho el pantalón. Rompo mi único pijama y quedo llorando en el piso. Ya es de mañana. Compruebo que no solo rompí el pantalón sino que además me raspé la pierna. Me duele cada vez que piso el pedal. Puta, me olvidé del líquido para frenos. El calor casi no me deja respirar, me siento el mal olor, me transpiran las manos, el volante está mojado. El asiento se cae a pedazos y me queda incómodo. Leo propagandas en un semáforo: cuandojuegalaselecciónjugamostodostengamosalgoparaeldolorylosgolpesanaflexuniversidadabirtaaiteramericanacocacolalavidaescomotelatomáspromogol2x1contriplediversiónparquedelacostaválidohastael30/06/06vigenciadetresmesespasaporteplus$30$KLSknewfnosdchvler,wlnff,m-,ñ,iqwbddñhvek´a¨Ñgflsoa{pegNCHSEOMD,NSHnjdof*+RGnvd*^ Buenos Aires, uf.

2006

76


En fin. De nuevo escucho esta canción de Arjona. El día está pesadísimo y yo debería bajar varios kilos… Es que desde que me dejó Mariela volví a fumar y comer como un chancho, la verdad es que soy un chancho, un pobre tipo, un idiota, un hijo de puta. ¡Bravo, Horacio!, gordo boludo. No soporto más este calor, el tráfico, el guacho que se sube al taxi de adelante, el negro de mierda que me pide una moneda, la canción de Arjona, el libro de Paulo Coelho en el otro asiento, a todos los tarados culpables de que el país vaya para atrás, al gobierno de mierda, a los turros guitados, a los pobres de mierda, a los bondis, a los idiotas caminando por Caseros, a los frenos que están haciendo ruido, a la Guía T, a mi asqueroso insuficiente monoambiente, a Mariela, a mis hijos, a las propagandas en lo semáros asfalto pisadas saliva basura frenos verano, a este dolor de cabeza que me está matando, a los frenos… ay puta madre. No puedo fren ay carajo no puedo voy en bajada y no, pelotudo, ¡¿no ves que no puedo parar?!... sí andate a cagar v… ah pared puta madre me voy a dar contra la pared imbécil ya sé que me pasé el rojo, ¡por qué no mirás bien, imbécil? Pared, ay carajo, pared, pared… Bueno, viejita, te amo, chicos y Mariela, gracias diosito por darme las alegrías, y sobre todo al loquito de Palermo por tantos goles de primera… Chau, váyanse todos a la puta madre que los recontra mil parió. *** ...sin embargo José Gorriti se ha comprometido a costear el funeral, intentando remendar el daño provocado a la familia del desafortunado futbolista. Choque en Constitución: el incidente se habría producido en Caseros al 2100, en el barrio de Constitución, a las 20 horas del día de ayer, y con causante de la falta de líquido de frenos. Habría habido sólo un muerto: el taxista de 44 años Horacio Pérez, quien conducía el vehículo de patente OHR 355, y a quien, horas más tarde, se le detectó una hemorragia interna en el hospital Pirovano. Varios conductores presenciaron el acto y todos dijeron lo mismo: -¡Un boludo de aquellos!

Eugenia Jolly, alumna de 4° año 2006. Ilustró Ema Lynch, 3º año 2015.

77


ARTE EN LA PLAZA Cada vez lo hacemos con más alegría. Como si en lugar de volverse rutina, fuese siempre el primero: la convocatoria abierta a todos los que están dispuestos a compartir y brindar su arte, el Staff de organización integrado por alumnos del Colegio con los que trabajamos a la par, el armado de los horarios del escenario, la organización de los talleres. Este festival es de todos desde 2002, cuando nos lanzamos a celebrar el 9 de Julio en una plaza. Abrirnos al espacio público, hacer música, bailar, jugar, pintar un mural, tomar un mate con el vecino que paseaba a su perro y se encontraba con una plaza sembrada de jóvenes haciendo arte. Va nuestro agradecimiento a todos los que pasaron, “vieron luz” y se quedaron; y a todos los que se sumaron para hacer de Arte en la Plaza una fiesta, una celebración de la cultura, de la diferencia pura, del puro encuentro. Y como siempre, por cábala: al sol o a la no lluvia.

De: Silvia Marano* Enviado: 5 de octubre de 2013 6:29 p.m. Para: Néstor Abramovich Asunto: Empieza la primavera, nomás Son las 18 hs. Recién llego de la plaza. Estuve disfrutando de las acrobacias con telas, del grupo que tocó percusión primero y de un taller después. Participé del Taller de bijou y me hice un prendedor. Dibujé y pinté con la modelo en vivo. Disfruté de los grandiosos Musaranga, a quienes amo y con quienes trabajé un tiempo. Estuve en la Kosoteca de IPA** viéndolos trabajar y saludando a los profes que fueron compañeros míos en un curso de Ludotecas. Y disfruté del flamenco y de las burbujas. De los chicos inventando, jugando, creando. Es la primera vez que voy a este evento. Pero siempre me quedaron las ganas de volver a vivir aquella movida que se llamó “Encuentros en el parque” en la primera etapa de la democracia. Era algo muy parecido. Más enfocado a talleres para adultos, donde la gente interactuaba necesariamente. Porque eran propuestas colectivas. Escultura entre todos. Teatro entre todos. Música entre todos. Nunca más volví a vivir aquello. Pero hoy estuve encantada de haber podido encontrar esta fiesta barrial a pocas cuadras de casa. Muchas gracias. Ojalá haya mucho más y a cada rato. Estas oportunidades para la alegría y la creación son un nexo comunitario muy necesario en nuestra ciudad. Un abrazo grande y mis calurosas felicitaciones por la hermosa fiesta de hoy. Silvia ____ Vecina de la Plaza 25 de agosto, donde se llevó a cabo el Festival. *

** Asociación Internacional por el Derecho del Niño a Jugar (IPA).

2013

78


DESDE EL TALLER DE PERIODISMO / ALGO SOBRE EL FESTIVAL

Plaza en el arte

por Abril García Mur

Mañanita tempranita. Se huelen las ojeras de los que vinieron temprano y se ven los olorcitos del choripán empezándose a cocinar. Yami que organiza. Remeras del Staff yendo y viniendo se multiplican y van llegando los que lograron levantarse de la cama. Llegan Nico y su cámara, para registrar las primeras horas y ya todo se va formando. ¿Escenario? Listo. ¿Radio? Suena. ¿Choripanes? Calentitos. Actores a escena. Son ellos, los cuatro que van a inaugurar el Festival Arte en la Plaza 2013. Se los ve pasando de la carpa de materiales a un auto colorido y con globos. Avanza y simula entrar en la plaza. Salen ellos de a uno y cada uno con su show: una novia solterona, una Banana en Pijama, una surfista y un guía de safari. Tras generar risas y ambiente festivo, dan comienzo al Festival. Ya la radio hace sus menciones. Hay de todo y en el escenario van rotando ensambles y bandas: de Uruguay, del Colegio, de tango, de folclore, de jazz.

Se ven abuelos con su taller de Juegos de Antes, nenes pintando y haciendo esculturas, telas decoradas, milongas, el PAMI bailando folclore. Vuelan telas, plasticolas, brillantina, baleros, imanes, papeles, lápices, marcadores. Se ve una pelota que va y que viene, es el área del “Recreo”, donde el deporte tiene su lugar. Los circenses también vinieron, se cuelgan de telas y dan piruetas; y aparece Oye Chico en compañía de tambores y su saxo musicalizando el pasto. Fotos que van, kermesse que viene, dibujos terminando, indumentarias que comienzan. La tarde sigue pasando y cada minuto es aprovechado. Va cayendo el sol. Las Bujías de Hugo suena y el corazón del Festival se llena para ir terminando el día. Falta el bailongo y llega de la mano de Los Paquitos. Todos bailando: Néstor con su sombrero, los actores maquillados, los abuelos que quedaron y los chicos que aguantaron hasta el final. Se llena la plaza de cumbia y se va cerrando una vez más el telón de una plaza llena de arte.

Acá estamos los que hablamos

por Rocío Sánchez Molina

Ya eran las 10 de la mañana del sábado 5 de octubre, cuando parte del equipo del taller se disponía a armar lo que sería nuestro espacio en el Festival a lo largo de todo el día. Cuando llegaron las 13, la locución del programa inició presentando el número de apertura del Festival. Desde ese momento, y a lo largo de toda la tarde, la actividad del taller no cesó siquiera un minuto. Las tareas que llevamos adelante en el Festival fueron variadas, entre ellas tomar fotos y registros de todo lo acontecido junto con recorridas de la plaza como los “mensajeros

del Festival”, tomando mensajes que respondían a consignas como “El aire trae...” o “Una plaza que...”, las cuales más tarde conformarían un poema colectivo. La radio, además, fue la voz de todos aquellos que quisieron pasar a dejar un mensaje para algún otro que se encontrara también en la plaza. La radio fue la voz de alumnos, profesores y directivos. La radio fue la voz de todos. Fue la voz del Festival.

Abril García Mur y Rocío Sánchez Molina, alumnas de 4° año 2013.

ARTE EN LA PLAZA

79


VOCES DEL FESTIVAL “Me gustó mucho poder organizar los juegos y entregar el premio, ver a los chiquitos jugar y ayudarlos. Está buena la posibilidad de estar participando en la organización de todo esto”. (Guadalupe, 13 años, alumna del Colegio)

“Hay mucha mezcla de gente, distintas generaciones y la gente aprovecha para conocerse. Es como un collage”. (Mercedes, 51 años, familiar de un alumno del Colegio)


“Lo que más nos llamó la atención es que estamos acostumbrados a ver la plaza ‘pelada’, y cuando dimos la vuelta por la esquina de allá, de golpe nos encontramos con todo esto”. (Sebastián, 37 años, vecino de la plaza)

“Es una fiesta de alegría y juego en el espacio público. Es increíble ver cómo se trasforma la plaza. Yo vengo mucho a esta plaza y se transforma en otro espacio, se arma algo, se rearma. Te encontrás con gente desde otro lugar, te mirás distinto, compartís un mate, disfrutás, jugás, escuchás música”. (Paula, 37 años, y Denise, 24 años; talleristas invitadas)

Fotos de Nicolás Mikey.


HETERONORMATIVIDAD Y ROLES ASIGNADOS: OBSTÁCULOS EN LA INTEGRACIÓN

por Daniela Grün

S

matividad1, asigna a cada persona una identidad particular y determinada de la tríada sexo/género/deseo.

Esto se puede observar por ejemplo en publicidades de productos de limpieza, que exageran estas nociones forjando una imagen estereotipada y dando por sentado que es la mujer quien se encarga de la limpieza y el cuidado del hogar. Tarea que además se vuelve un oficio obligatorio no remunerado al cual no pueden renunciar. ¿O acaso se ven hombres como protagonistas de estas publicidades? No, estos aparecen más bien en anuncios de autos; y si es que las mujeres aparecen en ellos, sólo lo hacen en un rol “decorativo”.

Afortunadamente, se evidencia actualmente un desplazamiento de la “frontera” que transformó y puso en cuestión la imagen difundida del hombre y la mujer ideal. Pero, aun así, hay que reconocer que la diferencia entre el “rol” y la “imagen” del hombre y de la mujer sigue latente. Por ejemplo, en lo que hace a los espacios de trabajo, dentro y fuera del hogar, las mujeres siguen siendo las principales responsables de las tareas reproductivas y domésticas.

e define a la mujer en el diccionario como a una “persona de sexo femenino”. Es -así y paralelamente- determinada como el antónimo del hombre, es decir, de una “persona de sexo masculino”. Pero ser “mujer” u “hombre” no se limita al aspecto biológico del individuo; va más a allá de eso porque intervienen allí factores sociales. Cuando pensamos la imagen de la mujer que se difunde en libros, películas y publicidades, no hablamos únicamente de aquel ser humano que porta los cromosomas XX. Hablamos de una identidad construida con actitudes, deseos y roles asignados. Se asocia el concepto de “mujer” con el hogar, la familia, lo privado, lo sentimental/emocional, lo débil, “lo femenino”. Y, por consecuencia, con lo que no es masculino, que sería por oposición lo laboral, la provisión, lo público, lo insensible, lo fuerte.

Entonces, aunque en el diccionario se defina a la mujer a partir de lo biológico, nuestro sentido común la asocia con una configuración biológico-social de “lo femenino” (y en el caso del hombre, de “lo masculino”), resultante de la intervención de las diferentes instituciones sociales que actúan, día a día, en nuestra formación como sujetos sociales. Dicha imagen “ideal” funciona como prototipo determinante del modo “normal/natural” de ser “hombre” o “mujer”. Y esto, sumado a la heteronor-

2014

82

Esta identidad -en cierto modo- impuesta, debe reproducirse mediante el seguimiento de “lo esperado”, para mantenerse así de un lado de la frontera. Es decir, en cuanto al sujeto “normal”, se ponen aquí en juego tres características estrechamente vinculadas: el sexo, el género y el deseo sexual. Se espera entonces de una mujer la posesión de órganos reproductores y una anatomía biológica femenina (sexo), actitudes y manifestaciones femeninas (género) y atracción sexual hacia los hombres (deseo heterosexual). Todo lo que no forma parte de “lo esperado” está del otro lado de esa misma frontera y conforma “lo otro”, lo ajeno. En el caso del hombre, “éste produce su propia identidad y la establece a partir de una serie de exclusiones, este otro, el de afuera de la frontera, es lo femenino y lo homosexual” (Sánchez, A.).

Por añadidura, la construcción de estos prototipos y la heteronormatividad imperante obstaculizan la integración de personas que no se adaptan a los parámetros de lo esperado, lo establecido. Nos referimos a aquellos que no siguen lo naturalizado de la tríada “sexo/género/deseo”. 1  Descrita como la heterosexualidad obligatoria, reguladora de cuerpos “que se presenta a sí misma como una práctica gobernada por una necesidad interna” para su interiorización y naturalización.


Individuos de sexo masculino, por ejemplo, que se consideran de género femenino, y cuyo deseo sexual es hacia otros hombres. Frente a estas diferentes expresiones de la sexualidad (homosexuales, bisexuales, transexuales, intersexuales, etc.), se establecieron etiquetas negativas, estereotipos y estigmatizaciones, que causaron actitudes de rechazo y desprecio por parte de la misma sociedad que históricamente legitimó la heteronormatividad y negó cualquier otra orientación sexual e identidad de género. Una sociedad que señala a quienes no siguen la “combinación correcta” de la tríada mencionada como portadores de una incoherencia entre el cuerpo, el género y el deseo sexual. Nacieron con estas “etiquetas” argumentos que establecían que no era “natural” la diversidad de orientaciones e identidades sexuales. “Por algo” las mujeres nacieron con determinados órganos reproductivos y los hombres con otros. Todo lo que escape de aquí representa una amenaza a la unidad familiar, una abominación, un pecado. Esto se ve reflejado en textos bíblicos que cuentan aún con mucha legitimidad y peso entre la población creyente, que considera estas ideas como sagradas e irrefutables, a pesar de que las mismas contradicen los derechos humanos. A su vez, vinculado con lo anterior y en otro orden de argumentos, las personas con distinta identidad de género también fueron históricamente clasificadas como “enfermas mentales”.

Se consideraba aquí la supuesta contradicción entre su identidad de género y su sexo biológico como consecuencia de un trastorno de la identidad sexual denominado “disforia de género”. Hoy en día muchos de estos argumentos son considerados “políticamente incorrectos” y se ha progresado mucho en esta materia. Esto se ve reflejado, por ejemplo, en la sanción de la Ley de Salud Mental N°26.657, que prohíbe en su Artículo 3 el diagnóstico de la elección de la identidad sexual como enfermedad. Y, en el mismo sentido, puede interpretarse una de las reformas del Código Civil, conocida popularmente como la Ley de Matrimonio Igualitario. Dicha ley fue la apertura al cambio de una de las más arraigadas instituciones sociales: la familia. Abriendo paso así a la desnaturalización de la estructura familiar patriarcal tipo, conformada por padre, madre e hijos, y sus respectivos roles. También fue aprobada la Ley de Identidad de Género, que establece un marco jurídico que promueve el respeto a la identidad de las personas trans y la garantía de su libre desarrollo, así como la Ley de Atención Integral de la Salud para personas trans. Desde lo cultural, a su vez, podemos observar algunos avances, por ejemplo, en la televisión, donde comienzan a aparecer con más frecuencia diferentes orientaciones e identidades sexuales en telenovelas, series y debates.

HETERONORMATIVIDAD Y ROLES ASIGNADOS

83


INADI: Parlamento Juvenil El “Parlamento Federal Juvenil: Compromiso Joven por una Argentina sin Discriminación” reunió en el Congreso de la Nación a estudiantes de 4to. y 5to. año de escuelas de todo el país. La intención fue gestar un espacio para el diálogo e intercambio sobre el desarrollo de políticas inclusivas, la prevención de la discriminación y la promoción de una sociedad igualitaria. El encuentro fue organizado por el Consejo Federal de Políticas Públicas Antidiscriminatorias, quien seleccionó a cuatro jóvenes por provincia en base a la presentación de ensayos argumentativos sobre temas vinculados. Dos de los representantes de la CABA fueron nuestras estudiantes Lucía Sánchez y Daniela Grün. Durante cinco días, los participantes compartieron un arduo debate en comisiones en torno a distintos proyectos de ley relacionados con la temática. El último día, los mismos fueron tratados en el recinto de la Cámara de Diputados de la Nación, con la presencia de legisladores y autoridades de gobierno.

Sin embargo, estas concepciones estereotipadas y sus roles asociados siguen latentes, ya sea en discursos y prácticas explícitas como camufladas en discursos más progresistas. A pesar de los avances políticos y las conquistas sociales ya mencionadas, resta profundizar el cambio: hoy sigue existiendo discriminación, por ejemplo, en el sistema de salud, donde si bien se ha avanzado en lo normativo, falta mucho aún en la transformación de las prácticas institucionales. La Ley de Ejercicio Profesional de la Medicina1, a su vez, obstaculiza el cambio quirúrgico de sexo, obligando a personas transexuales a someterse a prácticas médicas clandestinas, vulnerando así derechos garantizados por la Constitución Nacional. En cuanto a las prácticas sociales, la falta de integración se ve reflejada también en espacios privados o públicos, donde, por poner sólo un ejemplo, se sigue obligando a personas trans a usar el baño de mujeres/hombres según su sexo biológico y no según su concepción de género. También continúan difundiéndose estereotipos en los medios de comunicación y en otras instituciones sociales, que encasillan al individuo en un rol acorde a su sexo biológico; como se mencionó anteriormente en relación a las publicidades.

discurso y las prácticas de estas instituciones sociales y la disolución de la heteronormatividad y los prototipos naturalizados del hombre, de la mujer y de la familia. Bibliografia de referencia: - Sánchez, A; “Varones heterosexuales consumibles. Desplazamientos de las fronteras de género”, [en línea]. - INADI; “Documento temático género y discriminación”, [en línea] en formato PDF. - Federación Argentina GLBT; “Matrimonio para todas y todos, ley de igualdad: aportes para el debate”, [en línea]. - LEY 17.132 - Ejercicio de la Medicina, Odontología, y de las actividades de colaboración con ambas disciplinas, Artículo 19°, [en línea] .

Como fue evidenciado, todavía falta la reformulación de leyes y la sanción de otras que abarquen las problemáticas mencionadas, así como un cambio profundo en la conciencia social y en las prácticas institucionales que permitan la real y efectiva garantía de los derechos humanos y constitucionales de las personas LGTB2. En síntesis, se necesitan más acciones integradoras del Estado que se manifiesten en el sistema de salud, en los medios de comunicación, en la educación y demás instituciones sociales, para garantizar la integración real de homosexuales, transexuales, intersexuales y travestis. Para ello, es nuestra obligación como ciudadanos promover la transformación del 1  “Art. 19º -Los profesionales que ejerzan la medicina están, sin perjuicio de lo que establezcan las demás disposiciones legales vigentes, obligados a: (...) 4º no llevar a cabo intervenciones quirúrgicas que modifiquen el sexo del enfermo, salvo que sean efectuadas con posterioridad a una autorización judicial(...)”. 2  LGBT son las siglas que designan colectivamente a lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero.

HETERONORMATIVIDAD Y ROLES ASIGNADOS

84

Daniela Grün, alumna de 4º año 2014. Este ensayo fue realizado hacia fines de 2013, en el contexto de la convocatoria para el Parlamento Federal Juvenil. La ilustración fue producida por Ema Lynch, 2° año 2014; en el Taller de Dibujo.


QUE NO

por Violeta Gimpelewicz

Dijo que no. Se negó a sacarse una selfie. ¿Será porque nunca me callo? ¿Será porque siempre pero siempre levanto la mano? Estamos en una habitación de cuatro paredes, un pizarrón, diez bancos de tres y se negó a sacarse una selfie conmigo. - Pablo, ¿te querés sacar una selfie conmigo? - No. Sí, dijo que no. Definitivamente no se quiso sacar una selfie conmigo. - Por favor, Pablo. Dale. - No. Estábamos en una habitación de cuatro paredes, diez bancos de tres y un pizarrón. Y lo único que retumbó fue su No. (Historia basada en hechos reales).

Violeta Gimpelewicz, alumna de 3° año 2014.

85

2014


MÍNIMAS HISTORIAS Luego de haber compartido la lectura de “Hombrecitos”, un cuento de Enrique Wernicke en el que dos hermanos compiten por trepar a la parte más difícil de un árbol, los alumnos de 1er año escribieron estos textos en los últimos diez minutos de la clase del Taller de Lectura.

Había llegado a la parte más difícil. Era la hora de pedirle el divorcio, había que hacerlo. No sabía cómo decírselo, hasta que se lo dijo. Ella lo miró fijo, sorprendida por lo que había escuchado. Él no sabía si esas lágrimas eran de felicidad o de tristeza. Ella se retiró sin decir una palabra. Fue a contárselo a sus amigas, a brindar con ellas…

Tomás Caso

Llegué a la parte más difícil. ¿Cómo lo haría? ¿Cómo respondería? ¿Cómo me expresaría? La sangre se me congelaba al igual que los nervios. Mi boca y mi lengua estaban selladas, mi corazón exaltado latía con miedo y angustia. Escuchaba el tic tac del reloj que parecía estar congelado. Horas, minutos, segundos pasaban por mi cabeza. Yo no dejaba de mirar la puerta inmóvil. Hasta que vi una sombra tras ella. Transpiraba y me comía los dedos mientras se escuchaba el ruido de las llaves. No tenía más aliento. Se abrió y ante mí se extendió una sombra que con voz muy grave me preguntó: -¿Cómo te fue en la escuela? -Eh… Un 5 en Biología, pa.

Julián Gurri

Llegó la parte más difícil. En ese preciso momento, el Rey Arturo desenvainó su espada y la blandió con todo su poder ante los caballeros invasores. Al llegar a la mazmorra se encontró con un mortífero dragón de cinco cabezas, mascota del terrible mago maestro Spellcostius. La lucha entre ambos fue mortal y destructiva. Al ver a Arturo muy cansado, el dragón le lanzó cinco bolas de fuego y…

2009

86

Ariel Ayerza


Llegó la parte más difícil. Yo tenía el arma en la mano y estaba sudando de desesperación. Ya llegaba la policía. No sabía dónde esconderme. Miré hacia todos lados. Vi a mi compañero mirándome con cara de desesperación y a los rehenes llorando tirados en el piso; del otro lado, la caja fuerte. Se escuchaban las sirenas. Cada segundo que pasaba sudaba más y más, mi corazón se salía de mi pecho. No pude resistir el fracaso. Respiré profundamente, tomé el arma y apreté el gatillo.

Micaela Vainikoff Spinadel

Llegué a la parte más difícil. Nunca había tenido nada que perder, excepto el 20 de noviembre del 2005. Éramos dos jóvenes frente a frente, él medía 1,83; yo, 1,72. Sus brazos eran del ancho de mis piernas. El estadio estaba colmado y ya habían despejado el ring. Le bastó un minuto para ser el mejor, y yo, que nunca fui nadie, ese día fui su víctima.

Valentino Casali

Llegué a la parte difícil: pegarle a mi amigo de toda la vida que había prometido que nunca iba a mentirme y que nunca iba a buchonear lo que nosotros hablábamos. Y una de esas dos cosas no la cumplió. Me mintió. Cuando mi puño ya estaba frente a sus narices, me di cuenta de que había sido sincero al decirme que mintió. Me arrepentí. Él esquivó la trompada y yo le agradecí.

Federico Caggiano

Llegó la parte más difícil. Nunca lo había logrado, pero estaba seguro de que esta vez lo iba a hacer. Miró su auto, miró la rampa: todo era silencio. Prendió el motor, apretó el acelerador y se despertó. Leandro Rosenthal

Alumnos de 1° año 2009. Ilustración de Paula Abramovich, docente de Arte Digital.

87


WHAT SHE WANTED

por Dolores Turienzo Dannenberg

When Stella walked into the house, she was astonished to see a suitcase in the hall. After all that time, she had reached the point where staying was not an option anymore, even though it was the only thing she could think about when she arrived. But now, that the strangers around her had become siblings and the empty rooms were filled with memories, every step with no return hurt like hell. Anyway, the truth was that she had no longer anything to do with the house. She liked it and she liked the people that surrounded her as well, but staying made no sense since she had realized what she wanted. She would miss it, of course, but not too much. She knew that once she was out, she would never be likely to go back. It was over and she could not hold on to it forever. She didn’t want to, either.

Dolores Turienzo Dannenberg, alumna de 5º año 2014. El trabajo fue realizado en clase de Inglés (Upper-Intermediate). lustró Ilán Droblas, 3º año 2014.

2014

88


7 CDS 7 Entre 2002 y 2015, el Colegio produjo siete discos de música popular. Cada uno de ellos reflejó el crecimiento de la Escuela de Música: los chicos, sus ensambles y sus profes. Cada uno de ellos implicó también múltiples desafíos: seleccionar repertorios, ensayar intensamente, aprender las reglas de juego de un estudio de grabación… Cada uno de ellos, en fin, habló de su tiempo y de este tiempo en el Cole, con la música como lenguaje y protagonista.

Volumen I - Escuela de Música del Colegio de la Ciudad (2002) “...lo que tenemos que expresar ya está con nosotros, es nosotros, de manera que la obra de la creatividad no es cuestión de hacer venir el material, sino de desbloquear los obstáculos para su flujo natural...”

Stephen Nachmanovitch. El material de este disco fue compuesto por los alumnos de la Escuela de Música del Colegio de la Ciudad. Incluimos también otras manifestaciones musicales: la de nuestro Coro de Adultos y la del Taller de Percusión con cacerolas que sonó en el Colegio en febrero de 2002 como eco de la protesta ciudadana. Temas musicales: 1.

Jauría de esperanzas (Letra: Amparo Battaglia basada en un texto de Manuel Font Guido, Alan Queipo; Música: alumnos de Ensamble Instrumental).

2.

Silbido de una noche de verano (Manuela Serrano Bruzzo).

3.

I´ll try (Amparo Battaglia).

4.

Más allá (Letra: Luciana Burín; Música: alumnos de Ensamble Instrumental).

5.

Tardes Azules (Antonella Cassarino).

6.

Pastyme with good company (atribuido a Henry VIII).

7.

Verde y rojo (Sebastián Aller Atucha).

8.

Por las vías de San José (Letra: N. Lescano; Música: N. Lescano y Ensamble Instrumental).

9.

Cacerolazos 2001 (Gabriel Spiller).

10. Mambina Curé (Tradicional africano).

89


Volumen II – Música argentina y folklore. Escuela de Música del Colegio de la Ciudad (2005) “Como profesor me gustaría dar una clase como Dylan, que más que un autor es un asombroso productor, organiza una canción. Empezar como él, de golpe, con su máscara de clown, con ese arte de tener previsto cada detalle y que sin embargo parezca improvisado. Justo lo contrario de un plagista, pero lo contrario también de un maestro y de un modelo. Ni método, ni reglas, ni recetas, tan solo una larga preparación. Bodas, pero no parejas ni conyugalidad. Tener un saco en el que meto todo lo que encuentro, pero a condición de que también me metan a mí en un saco. En lugar de resolver /reconocer / juzgar, hallar/ encontrar/ robar (…). Da igual en filosofía que en una película o en una canción: no ideas justas, justo ideas. Justo ideas: eso es precisamente el devenir, el robo y las bodas; ese ‘entre-dos’ soledades”. Gilles Deleuze.

Este disco es fruto del trabajo conjunto de alumnos y docentes de la Escuela de Música del Colegio de la Ciudad. Es crónica de aprendizajes, proyectos compartidos, búsquedas y descubrimientos. Es también eco de los sonidos de nuestras aulas, de nuestra ciudad, de nuestro país. Temas musicales: 1.

Caña seca y un membrillo (Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota).

2.

Desarma y sangra (Charly García).

3.

Como Alí (Los Piojos).

4.

Mañana en el Abasto (Sumo).

5.

Pétalo de sal (Fito Páez).

6.

I remember Clifford (Benny Golson).

7.

Carta a poste restante (Jaime Roos).

8.

Aladelta (Divididos).

9.

Banana Split (Sebastián Díaz).

10. Ella También (Luis Alberto Spinetta). 11. Cinco siglos igual (León Gieco). 12. Agua (Los Piojos). 13. Bonus track: Tsuremberg

7 CDS 7

90


Volumen III - 23 Cuerdas - Grupo 23 cuerdas (2007) “Una amiga me dijo: ´Cuando vas al cine y ves una película cualquiera, salís bien; pero cuando ves una muy buena película, salís contento´. Ese algo más tiene que ver con el arte, con el entender que las cosas pueden crecer y modificar nuestros parámetros y que nada es estático o está preestablecido. Con 23 Cuerdas nos pasó así: empezamos a trabajar casi desde cero con unos pocos acordes /con adolescentes /un tema /dos temas /cambio de repertorio /presentaciones /movimiento... Hasta que un día estuvimos preparados para encarar el disco y lo hicimos con todo lo que teníamos. La estrella aquí es una sola: la música. Todos trabajamos para ella. Invitamos a gente que colaboró dando lo mejor: alumnos, ex alumnos, profesores, músicos profesionales, actores, escritores, periodistas, ilustradores... Ahora les toca a ustedes hacer que el disco gire. Hacer un espacio en sus ocupaciones para escuchar y compartirlo con quien quieran.” Sebastián Díaz / Docente de música y músico.

Temas musicales: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12.

The Movie (Sebastián Díaz). Walking Tango (Sebastián Díaz). Londres (Caetano Veloso). Saint Thomas (Sony Rollins). Odeon (Ernesto Nazareth). Brasilerinho (Waldir Azevedo). Pensamiento Nulo, milonga (Sebastián Díaz). 0 Pato (Jayme Silva, Neuza Teixeira). Bahía Blanca (Carlos Di Sarli). Banana Split (Sebastián Díaz). Sacacorchos (Sebastián Díaz). A las chapas (Sebastián Díaz).

7 CDS 7

91


Volumen IV – Música latinoamericana. Escuela de Música del Colegio de la Ciudad (2010) Quiero vivir en silencio y en tumulto de tierra pisada a cada paso. A los saltos entre fronteras, en lo híbrido, en lo mezclado, en lo molesto. En lo que no reconoce origen y en lo que todos sabemos. En lo que no duerme y en lo que llora. En lo que canta y en lo que toca. Quiero ser son y festejo; colorear calaveras. Respetar a los muertos: dioses y diablos inofensivos que demandan flores y mezcal. Danzar sin ropajes ni condiciones. Romper el aire con cuerpos enfebrecidos. Hacer sudar a cualquier muerte. Quiero tener alma de invento que se anuda con otros inventos. Andar cartografiando cosmogonías propias y ajenas. Responder a los tambores de Orishás urbanos que llaman desde África, Cuba o Nueva York. Quiero que me tome la cadencia de una samba estas madrugadas. Dejar que me asalte cuando venga. Brindar la nada. Quemar los mapas que no me dicen. Fundar ciudades en el agua desfondada. Quiero hacerme carnaval sin máscaras poblado de hijos de la noche tarde. Robarle tango al siku y tararear baguala. Bajarme el funyi y darle permiso a Dios pa´ que cambie los dados por la taba al jugar la suerte.Quiero inventar territorios con la viola, tallar la piedra con palabras. Hacerme un lugar en el caos, trazar un camino que nadie más recuerde. No dejar huellas sino pisadas. Estuvo aquí. ¿Quién? La vida. Gabriela Farrán.

La propuesta de trabajo para este CD fue una nueva invitación: que los alumnos de la Escuela de Música exploraran y aprendieran ritmos latinoamericanos. Hubo versiones fieles y reversiones libres de temas elegidos por ellos mismos. Temas musicales: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13.

La cumbia del Mole (Lila Downs). Casamiento de negros (Violeta Parra). La Llorona (Anónimo). Yo soy como el tigre viejo (Anónimo). Cuando ganan los buenos (Sebastián Díaz). Cohen (César Lerner). Vieja Viola (Humberto y Frías Correa). La Trampera (Aníbal Troilo). Sympathy for the devil, aires de candombe uruguayo (Mick Jagger, Keith Richards). Tonada de Luna Llena (Simón Díaz). Tiempo de Cantar (Sebastián Díaz). Epiprólogo (Farrán, Vainikoff ). Versión Libre Himno Nacional Argentino (Vicente López y Planes, Blas Parera).

7 CDS 7

92


Volumen V – Homenaje a Luis Alberto Spinetta- Escuela de Música del Colegio de la Ciudad (2012) “Si se escucha el eco, si el viento dice adiós, será que la canción llegó hasta el sol”. Luis Alberto Spinetta.

Temas musicales: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9.

Ana no duerme. El anillo del Capitán Beto. Quedándote o yéndote. Ella también. Cheques. El enemigo. Seguir viviendo sin tu amor. Blues de Cris. No te alejes tanto de mí.

10. 11. 12. 13.

Abrázame inocentemente (del lémur a la boa). Jardín de gente. Contra todos los males de este mundo. Plegaria para un niño dormido.

Volumen VI – Cuando ganan los buenos – 23 cuerdas (2013) “(…) A veces me pregunto qué habría pasado si nunca hubiera ido a ese ensayo. Y me contesto que la suerte (buena o mala) a veces es responsable de algunas cosas. Y, ante el hecho consumado, lo único que nos queda por hacer es poner manos a la obra; y así lo hicimos con 23. Trabajamos durante mucho tiempo para llegar a esta instancia. Pero uno nunca trabaja en soledad, podemos agradecer a mucha gente que siempre ayuda a la suerte, y nos acompañó en nuestro trabajo”. Nicolás Gulluni.

23 cuerdas nació en el año 2006, como una banda de la Escuela de Música del Colegio de la Ciudad. Nicolás Gulluni, Tao Plante y Nicolás Echeverría eran en ese momento alumnos del Colegio, y Sebastián Díaz su docente de Ensamble Acústico de guitarras. Alejo Slucki se sumó al grupo como profesor suplente… y se quedó. Hoy, 23 cuerdas es un grupo conformado por egresados y docentes, y éste fue su segundo disco, producido por el Colegio. 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8.

Amarcord (Nino Rotta). Ilha Grande (Sebastián Díaz). Catalinas Sur (Sebastián Díaz). Reducci (Sebastián Díaz). Día por día (Sebastián Díaz). Mood for a day (Steve Howe). Carinhoso (Pixinguinha). Lopes Mendes (Sebastián Díaz).

9. 10. 11. 12. 13. 14.

Un clásico – Vals- (Sebastián Díaz). Sarita (Sebastián Díaz). Buenos Aires (Sebastián Díaz). Choro por tocar (Sebastián Díaz). Cuando ganan los buenos (Sebastián Díaz). La cantina (Sebastián Díaz).

7 CDS 7

93


Volumen VII – 15 años de Música – Escuela de Música del Colegio de la Ciudad (2015) “Conjugar las palabras tiempo y adolescentes para que den algo potente, creativo, transformador. Eso busca nuestra Escuela de Música. Sonidos amalgamados. Voces, instrumentos. Aprendizajes, paciencia, compromiso, trabajo, persistencia. A 15 años de andar ese camino, es buen momento para poner en un disco la música que narra la historia de un crecer”. Néstor Abramovich. “Tesoro. Cobre inefable. Abrirlo y descubrir, degustar estas aventuras musicales en las que se embarcaron alguna vez alumnos, docentes y músicos invitados durante estos 15 años de vida. Cofre sonoro que refleja búsquedas, procesos y desafíos. Celebración por el encuentro de estos viajeros de distintos tiempos, sumados en unísono al festejo que merece nuestra Escuela de Música”. Laura Favazza.

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15.

Casamiento de negros (Violeta Parra). Ana no duerme (Luis A. Spinetta). Agua (Los Piojos). Cuando ganan los buenos (Sebastián Díaz). Mambina Curé (Tradicional africano). La llorona (Tradicional mexicano). I´ll try (Amparo Battaglia). Lucy in the sky with diamonds (The Beatles). Quedándote o yéndote (Luis A. Spinetta). La cumbia del mole (Lila Downs). Song for Bilbao (Pat Metheny). Aladelta (Divididos). Himno Nacional Argentino (Vicente López y Planes / Blas Parera). No te alejes tanto de mí (Luis A. Spinetta). Jardín de gente (Luis A. Spinetta).

MÚSICOS Y ARTISTAS INVITADOS Kevin Johansen, Lalo Mir, Leo Sujatovich, Luna Sujatovich, Pipi Piazzolla, Lidia Borda, Pepe Soriano, César Franov, César Lerner, Luis Nacht, Alejandro Oliva, Fernando Martínez, Lucio Mantel, Ezequiel Borra, Sergio Vainikoff, Néstor Acuña, Ezequiel Finger, Gabriel Spiller, Aníbal Colli, Gonzalo Domínguez, Luciano De Franceschini, Paola Gamberale, David Bedoya, María Eugenia Marsilli, Carolina Monteiro, Joaquín Velo, Guido Cenzano, Orquesta Típica El Porvenir (Orquestas infantiles), Taller de Percusión de la Fundación Eduardo Mateo (Montevideo, Uruguay)… …acompañaron, colaboraron, participaron, tocaron, cantaron y brindaron consejos a alumnos y profes de la Escuela de Música en la producción de algunos de estos CDs. ¡¡Gracias!!

Más información sobre los discos, así como el audio de algunos de sus temas, pueden encontrarse en nuestro sitio web: www.colegiodelaciudad.org

7 CDS 7

94







CONEXIONES NEURONALES CÓMO LLEGUÉ A SER LO QUE ME GUSTA HACER Relato sobre el recorrido universitario y profesional de una egresada del Colegio.

por Eugenia López

¿

Cómo es que de la sola conexión de neuronas con neuronas emerge la conciencia? ¿Qué hace que seamos quienes somos? ¿Acaso la sensación de ser “yo” es producto de redes neuronales que se encienden aquí y allá, compitiendo en una especie de selección natural de pensamientos? Las neurociencias estudian algo realmente complejo y fascinante: desde los genes que hacen que una neurona sea una neurona, hasta los procesos más intrincados de la mente.

¿Cómo yo sé que soy yo y le doy continuidad a mi persona? Si hasta mis moléculas cambian y la materia que me forma no es la misma que la de hace diez años. ¿Por qué me empecino en tener esta idea, quizás ridícula, de ser la persona que fui tiempo atrás? Hace un mes que vivo en Nueva York, vine a estudiar, estoy haciendo una maestría en Neurociencias y Educación. Cada tanto me olvido y vivo todo con naturalidad, pero por momentos me detengo a pensar y me digo: mi "yo" del presente está contento, sí, es verdad, pero mi "yo" del pasado no lo hubiera podido creer, decididamente no cabía en su imaginario del fu-

2013

turo, simplemente no era una posibilidad estar estudiando en esta universidad, era algo infinitamente lejano. Me pasé todo 5to año preguntándome qué iba a estudiar una vez que hubiera terminado el colegio. Me gustaba la ciencia, pero también la literatura. Al final me decidí y me anoté en Biología. Ahora miro hacia atrás y parece obvio: mi perro de la infancia-adolescencia se llamaba Darwin, siempre me había gustado esa materia en el colegio (un poco debido al interés pero, sobre todo, a tener buenos profesores que amaban lo que hacían), me divertía mucho cuando íbamos al laboratorio y, como si fuera poco, en 2002 había conocido a un grupo de biólogos que ni imaginaba cuán importantes iban a ser a lo largo de los siguientes diez años. Un día vinieron a nuestra aula (la de la planta baja, porque éramos un poco ruidosos y teníamos que estar ahí cerquita de Néstor) y nos presentaron a Melina, de Expedición Ciencia, bióloga de la UBA: nos invitaba a participar junto a un grupo de científicos de un campamento de ciencias en Villa La Angostura. Algo así como el paraíso. Íbamos a hacer experimentos, escalar, nadar en el lago, no podía sonar mejor para mí. Me anoté enseguida. Cincuenta chicos de todo el país y un grupo de biólogos exploradores diciéndonos que preguntarse acerca del mundo estaba bien y a la vez era fascinante. Nos divertimos muchísimo aprendiendo a pensar, porque de eso se trataba, de explorar el mundo y cuestionarse las cosas, no dar nada por sabido, preguntarse y repreguntarse los porqués. En cada actividad, aparte de conocernos y reírnos, nos dábamos cuenta de que estaba bien animarse a curiosear, probar nuestras hipótesis, experimentar y compartir nuestros resultados, nuestras ideas locas.

100


Así que estudié Biología, sin saber tampoco para dónde iría, la biología es realmente amplia. De a poco me fui dando cuenta de que siempre me cautivó entender la mente, el cerebro, la conciencia. En el transcurso de la carrera me volví a encontrar con muchos de mis amigos de Expedición Ciencia, y con muchos de los guías también. La verdad es que me gustaba más estar en contacto con la gente que encerrada en el laboratorio, así que participé de cuanto proyecto de divulgación científica se me cruzó por el camino. Cuando me recibí quería seguir estudiando, así que empecé un doctorado en un proyecto que tenía que ver con entender cómo veían los colores las aves (se supone que ven muchos más que nosotros). La pregunta me interesaba, el tema me cautivaba, pero me costaba mucho llevar a cabo esa investigación en ese laboratorio. Y mientras tanto me distraía dando clases o participando en programas de televisión sobre cocina y ciencia…

un poco de introspección para ver qué pasó en mi vida en estos últimos años sólo encuentro conexiones por todas partes. Claro, me digo, parece fácil mirar para atrás y buscar la secuencia de sucesos que hicieron posible que estemos donde estamos, haciendo lo que hacemos. Gente que se conecta con gente, temas recurrentes, preguntas que se conectan con respuestas, pero que se abren a más preguntas. Es cierto que de conexiones entre neuronas que se hablan entre sí con miles de vecinas, en un lenguaje que es a la vez química y electricidad, surgen la memoria, las emociones, los sentimientos. Es decir, propiedades complejas que emergen de algo más simple, producto de circuitos que se retroalimentan. Tal vez, al igual que en la mente, en la vida de esas conexiones emerge algo más complejo: la sensación de sentido, la ¿ilusión? de coherencia. En definitiva, más allá de estas disquisiciones tal vez sin sentido, no me olvido de toda la secuencia de eventos que tuvieron que pasar, las personas que conocí, las relaciones que se fueron dando para determinar el futuro y volverlo concreto.

Finalmente me costó mucho tomar la decisión, pero me di cuenta de que mi investigación no estaba yendo a ninguna parte, y de que no estaba dando todo de mí, así que decidí dejar el doctorado. Abandonar algo es difícil, uno se siente muy frustrado, muy angustiado. Después de intentar e intentar me di cuenta de que no lo estaba disfrutando, pero no por eso me dejaba de gustar la biología, la ciencia, la mente y todo lo que siempre me apasionó. Solo tenía que encontrar otro camino, darle una vuelta de tuerca, algo no estaba funcionando. Pedí ayuda: no sé qué hacer, no sé para dónde ir. Pedí ayuda a las personas que sabía que me iban a entender. A los biólogos no convencionales que me habían metido en esto (después de todo ¡era su culpa!) Y me ayudaron, otra vez. Me costó, pero encontré la veta, encontré de vuelta algo muy mío. Siempre sentí profunda admiración por la gente que me enseñó. Cualquier cosa. Esta sensación de gratitud hacia mis profesores que me enseñaron con pasión sin esperar nada a cambio cobró más significado cuando me tocó enseñar a mí. Sin dudas me siento infinitamente en deuda con las personas que me enseñaron a pensar, a cuestionarme, a dudar, a reír. De eso se trata un poco la escuela secundaria, ¿no? Muchas personas juntas aprendiendo y enseñando a aprender. Entonces, si lo que yo quería era entender el cerebro, y mostrarle a más y más gente lo divertido que podía ser el mundo científico, por qué no juntar esas dos cosas y tratar de entender cómo funciona el cerebro cuando aprendemos, cuando enseñamos, cuando descubrimos, cuando hacemos ciencia, cuando leemos, cuando nos sorprendemos, cuando hacemos cuentas. ¿Por qué no usar lo que se sabe del cerebro para mejorar la educación hoy en día? En definitiva todo lo que hacemos tiene que ver con nuestro cerebro. Me parecía genial, quería estudiar la maestría en Neurociencias y Educación en Columbia, acá en Nueva York. Ahora estoy escribiendo en la biblioteca, fascinada con las clases que estoy tomando, la gente que estoy conociendo, los lugares que visito a diario. En este momento en el que me exijo

101

La autora es egresada del Colegio.


ÚLTIMA NOCHE EN VALLE GRANDE Desarmaban las carpas para ir al fogón. Y, entre una cosa y la otra, se sentaron a escribir a partir de una consigna que les hizo llegar el profe de Lengua. Desde ahí nos llegan estos fragmentos: La pérdida de un sentido agudiza los otros. La escucha, la paciencia, el interés por el otro, el desinterés por uno, la conexión de emociones, la empatía. .......... Un corte en la rutina me dio tiempo para aclarar el agua que mueve mi vida. Los pensamientos son muchos, son confusos y muchas veces torturan. Fue salir de la jaula liberando todo aquello que, hace un día, fue un problema. Fue una gota de calor en un mar helado. .......... Cuando sólo eso que no se dice ni se piensa se hace realidad y todo es el cielo. Cuando se es consciente de la corriente de aire que hay y se sufre hasta que el sueño, una vez más, te gana. .......... Se puede percibir un aroma a juego entre montañas de pieles heladas. Hoy no duermo, parte de mi alma ahora vive acá. .......... Veo cómo los cuerpos se mueven, pero no cómo se inmovilizan. No aguanto el sin tiempo, pero sí ver el momento. .......... Los sollozos del agua ante la piedra no llegan a tapar las risas. El agua salpicaba como nieve en la piel, fría y corta. .......... Llegó remando y remando. Mi mirada se detuvo en ella y ya no pude hacer otra cosa. .......... Cada vez que salía el sol era una persona nueva, alejada de mí, muy ajena.

2015

102


Me pierdo caminando al costado de todo. Pierdo tiempo dicen, pero gano. Abajo, en el cielo profundo, expuesto, perdiendo el tiempo. .......... Pude vivir en un espacio mental abierto en el cual desaté mi ser infernal. .......... La pena va llegando a los cuerpos fríos que sufren y corren en busca de un mínimo refugio. .......... Explota de emoción. Adrenalina. Sonrisa y brillo. Cruzamos y pasó. Soñamos y acá estoy. .......... No existía el tiempo ni el mundo. Sólo yo. Era ese río mi música y mi todo. .......... Lo recorrí, lo enfrenté, lo combatí. Le discutí, le pegué, me empujó, me pateó. Fui para arriba y fui para abajo. .......... El agua que chocaba contra los cuerpos congelaba cualquier pensamiento único, y lo único que se podía hacer era escuchar el maullido exagerado del miedoso. .......... 55 años vino añejo. ¿Tenés maquinaria? 1978, tractor. .......... No sabían a dónde iban y fueron a las estrellas. .......... Lo único que sé es que sus brazos acariciaron mi alivio. 3° año 2015 en San Rafael, Mendoza. Fotos de Nina Myndlis, 3° año 2014.

103


LOS PICHICIEGOS Y LA IDENTIDAD NACIONAL En la novela Los Pichiciegos, escrita por Fogwill en medio de la guerra de Malvinas, un grupo de desertores del Ejército Argentino busca refugio en una trinchera: la pichicera. Así se transforman en los pichiciegos o simplemente los pichis. por Sofía Álvarez, Felipe Casajús, Facundo Daelli y Julia Vélez

La identidad dentro de la novela

-Yo quisiera que pacten y que se dejen de joder.

[…] Estar luchando una guerra supone un objetivo: ganarla o por lo menos intentarlo. Ser parte de un conflicto bélico implica una afinidad y adhesión a la causa. Requiere de un sentimiento que funcione como motor para poner en riesgo la integridad física y mental en pos del objetivo. La guerra de Malvinas fue impulsada no sólo por un presidente, sino también por el apoyo de los habitantes del país. Es durante la guerra cuando Fogwill escribe su novela Los Pichiciegos. Esta novela no es un simple relato de guerra. Los pichis responden a una lógica que no es la esperada. Ellos son desertores de la guerra de Malvinas que se han refugiado en una cueva escondida escapando de toda responsabilidad de acción. Es decir: es incoherente la relación entre el lugar que ocupan en el espacio, el accionar que supone estar allí peleando y lo que realmente hacen. Se supone que ser parte del Ejército argentino implica un nacionalismo más intenso, o por lo menos, igual al resto de la población argentina; sin embargo los pichis deciden desertar desprendiéndose de todo lazo patriótico: “Entre todos tomaron cuatro botellas de Tres Plumas comentando el espectáculo del polvorín de los marinos y cada tanto una vibración suave del suelo daba la idea de que en algún lugar muy lejos algunos estarían bombardeando mucho a otros”.

-Que pacten, que podamos volver.

-¿Vos?

Los pichis refieren al campo de batalla como algo muy ajeno, lo mismo sucede con la guerra misma. No se puede identificar en el discurso quién estaría bombardeando a quién, ni cuántas bajas produjo el hecho. No importa quién gana ni quién pierde ni dónde está ocurriendo el ataque. Es así como los pichiciegos se han desligado de la realidad de la guerra nacional formando parte del esquema simplemente como desertores, hasta el momento, sobrevivientes. Hay distintas marcas en la novela que muestran que los pichis no forman parte ni de un bando, ni del otro: “-¿Y a vos qué te gustaría que pasara? -Que gane la Argentina.

2011

-¿Vos? -Que ganen ellos, que los fusilen a todos y que a nosotros nos lleven de vuelta a Buenos Aires en avión”. Como reflejo de la indiferencia por cada uno de los bandos está la forma de referirse a los ingleses con quienes los pichis realizan transacciones comerciales todo el tiempo: “Son capaces de cambiarnos por cualquier cosa los oficiales argentinos. Con ellos son como iguales, se tratan como iguales, toman el té juntos. Son capaces de cambiarte por algo y hacerte fusilar. Por eso yo quisiera que tuviésemos a algún inglés aquí de pichi, con nosotros”. Los pichis se refieren a los ingleses no como a enemigos de guerra sino como a objetos de análisis en cuanto a organización para las transacciones y las formas de actuar. Los ingleses son a quienes deberían matar, sin embargo se hace evidente la particularidad de su actuar al decir que querrían tener algún inglés allí desertado junto con ellos en la pichicera. Los pichis solo quieren sobrevivir, no están en la guerra como los demás soldados. Dejaron de ser parte del Ejército Argentino para convertirse en habitantes de una realidad paralela, subterránea, con sus propias reglas morales.

Los medios y el nacionalismo “(El paso que acabamos de dar) ha sido pensado en nombre de todos y cada uno de los argentinos, sin distinción de sectores o banderías […]”, decía Galtieri en su mensaje al país el 2 de abril de 1982. “Masiva adhesión al acto por las Malvinas”, se leía en los diarios del 11 de abril. La guerra de Malvinas fue reconocida y festejada por los habitantes del país, así como por todas las figuras políticas y reconocidos intelectuales de

104


izquierda (muchos de ellos exiliados). El fulgor nacionalista desplegado por los discursos oficiales y los medios de comunicación representaron la guerra dentro del territorio como una constante victoria. Siete años de sangrienta y opresiva dictadura militar fueron dejados de lado, minimizados, frente a ese nacionalismo que no distinguía “sectores o banderías”. “Ya estamos ganando”, decía una publicidad oficial publicada por Clarín el 4 de mayo de 1982. En la Argentina, los medios oficiales adhirieron al discurso bélico y representaron la realidad como una guerra frente a un enemigo externo. El proceso de guerra interna contra la “subversión” desarrollado durante los años anteriores, se disfrazó de homogeneidad nacional para luchar contra otro enemigo: los ingleses. Dijo el cardenal Juan Carlos Aramburu, arzobispo de Buenos Aires, el 10 de abril de 1982: “Es una histórica hora de unanimidad de sentimientos, objetivos y de adhesión junto a las Fuerza Armadas”. […]

De la realidad a la ficción El realzamiento de lo patriótico por parte de las FF.AA., que buscaban simular que participaban en una guerra limpia luego de siete años de realizar una guerra sucia, es criticado por León Rozitchner en su ensayo “Las Malvinas: de la guerra sucia a la guerra limpia”. Dice Rozitchner: “(…) la derrota de

la dictadura militar en las Malvinas se inscribe en una lógica estricta, que en el terror impune del comienzo de su implantación tenía inscripto ya su final. Ese desenlace, imprevisible en los términos precisos en los cuales se desarrolló, no es solo fruto del azar; por el contrario, esta guerra limpia constituyó la prolongación de aquella otra guerra sucia que la requirió”. El gobierno militar, entonces, logró desvanecer las atrocidades cometidas a los sectores populares argentinos y pretendió que ese mismo sector luego fuera a pelear contra un enemigo externo en función de la patria y los intereses del pueblo. La eficacia del discurso militar y las contradicciones ya nombradas fueron lo que más tarde produjo en los argentinos, como dice Julio Schvartzman, “el trauma o la imposibilidad de hablar sobre eso”. Frente a este análisis, Los Pichiciegos […] representaría esa contradicción entre los discursos oficiales y la realidad de la guerra. Sería una forma de reacción al desligarse de todo discurso bélico y nacionalista, en contraste con lo que se vivía en el continente. La pichicera, ese lugar subterráneo y oscuro, podría considerarse un símbolo de la guerra sucia que se escondía bajo la aparente guerra limpia entre ingleses y argentinos. La cruda realidad de la supervivencia en contraste con los discursos belicistas alejados de la materialidad del campo de guerra. Cuando Beatriz Sarlo dice que en las islas la identidad nacional es lo primero que se diluye, está ilustrando la ineficacia de la propagandística militar cuyo principal objetivo fue unificar a la nación mediante un enemigo

LOS PICHICIEGOS Y LA IDENTIDAD NACIONAL

105


externo, cuando durante toda la dictadura el enemigo principal era el “subversivo interno”. Pero además de la paradoja de la guerra señalada por Sarlo, hay una segunda paradoja en la novela. Ésta es histórica y se relaciona con la verdad de la guerra de las Malvinas. Profundizar sobre esta segunda paradoja es también profundizar sobre el carácter disidente de la novela y sus personajes, y de la validez de esa resistencia en una realidad donde los bandos no están bien definidos. Resulta interesante resaltar lo que dice León Rozitchner: “Antes el enemigo principal era el colonialismo inglés que quiso ocupar todo nuestro territorio y no lo ocupó: quedaron sólo con las Malvinas. Pero, seamos consecuentes: ¿quién es nuestro poderoso enemigo actual, cuál es nuestra dependencia mayor, a quién sirve y quién apoya a nuestro ejército de ocupación? ¿Quién mantiene las mayores inversiones, a qué intereses responde […] Martínez de Hoz? ¿De quién son realmente aliados nuestros militares? Sucede que Inglaterra es un enemigo secundario en este momento y por eso se permitieron atacarlo. Sucede que la tragedia sería con los Estados Unidos […]. Ni se atacaba a nuestro enemigo principal, ni el Ejército se distanciaba de él al hacerlo: contaba con su complicidad”. “Contaba con su complicidad”. Esto es lo que luego salió mal, siendo algo absolutamente previsible la alianza estadounidense con Inglaterra. Podría desprenderse del análisis de Rozitchner, además, que los pichis, en su negociación con los ingleses para su supervivencia, no serían más vendepatria que los representantes de las FF.AA. Incluso podría encontrarse en aquel comportamiento una similitud, o una forma que encuentra el autor de mostrar lo que se encuentra oculto en el accionar de las Fuerzas Armadas al impulsar una guerra: su supervivencia. O, en este caso, su permanencia en el poder.

construye sobre la paradoja de la guerra. La intrascendencia de los pichis, su indiferencia frente a los bandos son marcas del cuestionamiento a la identidad nacional. Ese cuestionamiento mostraría su invalidez en medio de una guerra sucia, donde los supuestos defensores de la identidad nacional habían atentado contra la propia nación.

Referencias bibliográficas •

BLAUSTEIN, E. y ZUBIETA , M. (1998) Decíamos ayer: la prensa argentina bajo el Proceso. Buenos Aires. Colihue.

FOGWILL, R.E. (1982). Los Pichiciegos. Buenos Aires. Interzona. 2006.

SARLO, B. (1994). “No olvidar la guerra”. Punto de vista, N.º 49. Buenos Aires.

SCHVARTZMAN, J. (1996) “Un lugar bajo el mundo: los Pichiciegos de Rodolfo E. Fogwill”. Microcrítica: Lecturas argentinas. Buenos Aires. Biblos.

PACHECO, M. (2010). Ensayística y narrativa en torno a la guerra de Malvinas. Consultado el 3/07/11 en http://www. prensadefrente.org

PINEDO, J. Y RODRIGUEZ, E. (2000). “Maldito Punk”. Revista Grieta. La Plata.

ROZITCHNER, L. (1985). Las Malvinas: de la guerra “sucia” a la guerra “limpia”. Buenos Aires. Centro Editor de América Latina.

Conclusiones Hay una frase que concentra todo lo tratado en esta monografía: “Los Pichiciegos es un horóscopo. No sólo adelanta cómo terminará la guerra, sino su farsesco desenlace político”. Los Pichiciegos esconde en su trama las contradicciones de la guerra de Malvinas, y su forma discursiva es una resistencia contra el discurso bélico y su lógica binaria de enfrentamiento. La novela contradice, además, la visión triunfalista que reinaba en el país durante los meses de la guerra, y se

Sofía Álvarez, Felipe Casajús, Facundo Daelli y Julia Vélez, alumnos de 5° año 2011. El trabajo fue adaptado para esta edición. La versión completa puede leerse en la sección “Trabajos/Alumnos” de nuestro sitio web www.colegiodelaciudad.org Ilustracion de Julieta Monzón, 2° año 2015. (Collage, realizado en clase de Plástica).

LOS PICHICIEGOS Y LA IDENTIDAD NACIONAL

106


ARTE Y TÉCNICA

Foto de Manuel Abramovich

“Me gusta porque es lo que hacíamos con mi abuelo: desarmar y construir nuevas cosas”.

Foto de Nicolás Mikey

“Nunca usé un martillo, ni un clavo. Me encanta la idea de aprender a hacerlo”.

Foto de Manuel Abramovich

“Cuando era chico, me encantaba inventar robots, e intentar que se movieran. Este taller me hace volver a eso”.

Foto de Manuel Abramovich

Los trabajos fueron realizados en clases de la materia Arte y Técnica, 2013.

107

2013


SOLILOQUIOS A partir de Macbeth de William Shakespeare, en las clases de Lengua de 3er año se trabajó el soliloquio, ese parlamento teatral que se dice a solas y en voz alta como una reflexión en íntima complicidad con el público/lector. Luego, pasaron al poema; a ese otro lugar en el que también alguien toma la voz. Hacer del soliloquio un poema, esa fue la consigna. Tomar la voz de un personaje (histórico, ficcional, real o imaginario) y hablar.

Apache Rey

por Joaquín Dinzelbacher Fuerte Apache, el lugar donde nací, donde aprendí que una remera tiene que ser manchada con sudor para poder lavarla con lágrimas de alegría. Los sueños están al subir una gran ladera, un gran sendero de pensamientos e ilusiones. Llegué hasta acá, este oscuro pasillo que oculta millones de voces, son parte del viento tanto las piernas como eso que llaman emociones. A medida que camino, escucho con más claridad las miles de voces que forman una canción infinita. Me voy acercando, todo vibra cada vez más, la luz del final cada vez más grande, más clara. Me llama el estadio entero, mi mente se mezcla en ellos. Pide mi corazón que salga de una vez, me pide que demuestre quién fui para ser lo que soy, que no soy menos que nadie, que nadie es más que yo. El pasto cubre mi pie al subir el último escalón, mi alma está llena. Es la hora.

2014

108


Caperucita Roja

por Catalina Guebel Ay, cuándo se dará cuenta esta mujer que llevar una caperuza es una burla total ya soy adolescente, quedo como una estúpida la imagen es algo vergonzoso: una chica que camina por el bosque con capa, capucha roja y una canasta de mantel a cuadros Aparte, cuándo te darás cuenta madre que a vos no te salen los panquecitos que no son como esponjosas nubes de limón glaseadas de un azúcar incesante son como rocas horribles rocas amarillas. Aparte, vieja siempre que voy me hacen la misma broma y piensan que voy a caer igual que cuando era chica ya es pesado que alguien se haga pasar por lobo siempre es insufrible, sos insufrible dejame ir como una persona normal llevar jeans y la remera de mi tiempo comprarle algo de comer en el camino esconderme de los inútiles: dejar de ser la tarada de la caperuza roja.

Catalina Guebel y Joaquín Dinzelbacher, alumnos de 3º año 2014. Ilustración de Iara Chemes Fresco, 3° año 2014. (Modificación de obra de Gustav Klimt, realizada en clase de Artes Visuales).

SOLILOQUIOS

109


VOLÁ, GORDA

por Matías Rinaldi

T

odos pensábamos que era una farsa, pero igualmente íbamos, no porque no tuviéramos nada que hacer, sino por curiosidad. Era siempre lo mismo, ella se sentaba ahí, ¿lo ves?, en ese altar, al lado de las flores. Ahora están marchitas, claro, pero antes… No sabés lo que era esto. Yo nunca me sentí culpable, esas cosas pasan. Bueno, pero ya pasó, ¿no? Hay que seguir adelante. No te das una idea, ni te imaginás lo que era esto, la gorda se sentaba allí, ahí, ¿lo ves?, y la gente, uy, la gente… Venía todo el pueblo a veces, mucha gente. Lamentablemente fue cierto, no dudé ni un segundo de ella… Y lo vi todo. En el último show había pocas personas, justo había una pelea por el título, a mí el box me gusta, sabés, es mentira que digo que lo miro para que no me tilden de maricón. ¿De qué hablaba? Ah, del box… la gorda... ya me acordé, había poca gente, por suerte, y llovía para colmo, no sabes cómo llovía, increíble. Yo estaba sentado en la primera, como siempre, y lo vi todo, lo vi perfecto y te juro que esta vez la gorda estaba volando, era de verdad, llegaba hasta el techo y bajaba. La gorda me había pedido que lo arreglara; tenía un par de goteras y yo no lo hice, no de vago, me olvidé; no tenía intención de matarla; nunca pensé que pudiera pasar algo así. La gorda se levantó, las gotas caían arriba de las luces, viste. No sabés, fue horrible, horrible. El agua se coló por el techo y la lámpara que era medio chota, yo la compré y la até así nomás, viste. Y se ve que no aguantó y se vino abajo, no sabés qué feo, yo me quedé, lo vi todo: el golpe, la electricidad, la caída. Lo peor fue el olor, eso no me lo olvido más; lo voy a oler hasta el día que me muera el olor que largó la gorda cuando se empezó a cocinar. Ahora se aparece por mi casa una gorda parecida, yo no la había visto nunca por acá antes de lo de aquella noche. Debe ser su hermana que se enteró que se murió y la quiere ver, qué sé yo. Lo que más me impresiona es esa horrible cicatriz…

Matías Rinaldi, alumno de 5° año 2007. Ilustración de Fernando Onofrio. Coloreada digitalmente.

2007

110


RECADOS Ediciones del Colegio de la Ciudad publicó su primer libro, Ciudad de locos / poemas, una antología de poetas alumnos de nuestro colegio y poetas del grupo Poesía al Borda, del Programa “Arte, cultura, psicoanálisis y trama social” del Servicio TRB3 del Hospital Borda. La idea surgió de un encuentro realizado en junio de 2004 entre los escritores de ambas instituciones, en el que todos los participantes leyeron sus poemas con mate y medialunas de por medio. La palabra “encuentro” nos habla de la cita, de la jornada; pero por sobre todas las cosas de ese algo mágico que se produjo entre quienes compartieron el momento de escuchar y de ser escuchados en su poesía. Los poemas que publicamos aquí son un ofrecimiento para formar parte de este encuentro. No es otra cosa la lectura.

Díganles a los malos que los quise mucho. Díganles a los buenos que no les creí. A los aventurados, las bienaventuranzas. A los afortunados, bah, no les digan nada. Díganles a los chicos que el tío barbudo les dice que crezcan no más lo indispensable de lo indispensable. A Freud y sus sabuesos díganles que el hombre una vez más se les escapa. A la noche, que puede hacer la cama. A la distancia… que ya estoy muy cerca. Desde luego, a los poetas, por los sucedáneos de la miel que se inventaron díganles que gracias, díganles que besos. A Marta, y a todos, que no me arrepiento. Díganle al sol que siga manteniendo ésas, sus tan sanas costumbres. Y díganle a la vida que no se alarme, que ya vuelvo.

Jorge Arrizabalaga, integrante del grupo Poesía al Borda.

111

2004


RECREOS

112


Fotos: Valentina Oyuela, 4° aùo 2015, y Mora Elizalde.

113


VIOLETERÍAS

por Violeta Kerszberg

L

as personas nacen con un nombre y, aunque Violeta no había nacido, se suponía que era persona. Porque la mamá ya se consideraba madre. ¿Violeta estaba cómoda? Ahí adentro de una panza, oscuridad ventral que como no conoce la luz no es considerada oscuridad. Violeta no había nacido, entonces tampoco podía morir. Violeta, considerada un bebé humano, seguía en la panza y los nueve meses ya habían pasado. Violeta estaba definitivamente cómoda. “No nacías más, Viole…, estabas tan cómoda, siempre tan paciente”, eso le diría la madre nueve años después. Repitiéndoselo una vez por año. Sin saber que Violeta a veces perdería la paciencia. Romper bolsa en un taxi es un comienzo muy capitalista. Sábado 25 de octubre, el vehículo que cada cien metros cobra cierta suma de dinero se fue llenando de líquido amniótico en el tapizado de cuero. Ese encuentro entre dos salvajismos, un salvajismo moderno representado por el tráfico de los autos con aullidos de bocinas y un salvajismo más remoto y prehistórico, representado por el líquido que sale del mismo lugar de la mujer desde los confines del hombre, mojaba los asientos. A las 12:12 PM nació Violeta. “El sol que había ese sábado era impresionante, Viole, ni una nube”, le diría su mamá nueve años más tarde repitiéndoselo una vez por año. No nació en el taxi, tan serie yankee no. Nació en la clínica y de fondo había música clásica. Violeta no se acordará ni del sábado soleado, ni del vientre, ni de que estaba muy cómoda allí. Queda en la memoria de la piel. Los humanos nunca son originales ejerciendo la capacidad de ser humanos. Creerse original es dejar de serlo…, nace el bebé: los papás lloran, se abrazan, fotito, etc. En la infancia de Violeta hubo muchas historias. El papá le contaba historias que la dejaban con hambre de saber y, como era pequeña, saber era muy fácil: jugaba. Jugaba con los hielos en forma de mandarina, con las sombras, con las manos en su limonero, jugaba a jugar que jugaba a ser bebé. Me piden una biografía, y en una biografía hay hechos concretos. En una biografía al lector le importan los datos que visten al personaje, las acciones. Si alguien quiere saber realmente lo que sentía y cómo era tal o cual persona, que no lea una biografía, que lea un cuento escrito por él, o una poesía. Hasta es mejor -si lo que se quiere es sentir a tal persona- leer la lista de

2014

114


un supermercado que tal hubiera hecho, en vez de la biografía. Hay en el cuento, en la poesía o en la forma de escribir una lista de supermercado una forma única de cada persona, la huella de sensibilidad, de donde es posible extraer su ritmo. Pero me piden una biografía, así que acá van hechos concretos: Año 1996: Violeta llega del sanatorio a su casa, los papás compran una cerveza y la toman, festejan. Violeta, mientras, se ocupa de respirar. Año 1997: Violeta se despierta llorando bien temprano a la mañana, la mamá ve el amanecer con ella desde el balcón. Violeta se calma. Año 1998: a Violeta le compran una tortuga, Violeta le pone “Pío”. Año 1999: Violeta hace los mejores enchastres de su vida. Caca, pinturas, crayones, legos, tierra de limonero. Violeta siempre descalza. Año 2000: Violeta hace una cueva con una caja de cartón, ese año Violeta viaja al sol, a Saturno, a un mar agridulce, a casas de animales con sonidos inexistentes. Año 2001: Violeta en el patio del jardín junto a una amiga intenta volar, practicando una vez a la semana, saltando de un escalón al otro, posicionándose de forma aerodinámica. Casi lo logran, pero no. O quizá sí lo lograron y Violeta ya no se acuerda. Año 2002: sentados en la mesa los papás le preguntan a Violeta si quisiera tener hermanitos. Violeta responde que no, que ella está bien así. Los papás le cuentan que va a tener un hermanito. Año 2003: Violeta invita a su hermanita Lena a su caja de cartón. Año 2004: Violeta obliga a su mamá a que la acompañe a marchar hasta Plaza de Mayo por los derechos de los animales. La mamá va. Violeta se hace vegetariana. Año 2006: Violeta sube con su papá a un refugio en la montaña, una vez arriba se come un cordero a la parrilla. Año 2007: Violeta conoce al árbol que está enfrente de su nueva casa, el árbol la conoce a ella. Año 2008: Violeta le tiene miedo al tiempo. Para su cumple de doce le regalan un reloj de aguja, no sabe leer muy bien las agujas. Pero se da cuenta de que el reloj atrasa cinco minutos. Le regalaron un reloj que te regala cinco minutos. Año 2009: Violeta conoce los entretiempos. Ese lapso de tiempo que hay entre una cosa y la otra. Donde no existe la llegada. El limbo de la espera. Año 2010: a Violeta le regalan una tortuga, le pone “Pepinesca”. Año 2011: Violeta se angustia porque el colegio no la deja hacer violeterías. Año 2012: Violeta sigue a un viejo por una hora y media y escribe todo lo que el viejo hace. Finalmente lo para y se lo lee. Año 2013: se muere el limonero de Violeta. Ahí hay algunos datos, para que el culto que quiera leer una biografía pueda formalizar a la hora de hablar de Violeta.

Violeta Kerszberg, alumna de 5º año 2014. El trabajo fue realizado en clase de Literatura. Fotografía de Nina Myndlis, 3º año 2014.


¿QUÉ ES EL ARTE?

por Ignacio Vezzoni Sahores, Débora Nisencholc y Tadeo Luna

E

l arte es uno mismo. Porque expresa lo que uno es y siente. Por ejemplo, por muy poco talentoso que alguien sea pintando hasta que llegue a profesional, siempre va a tener algo en común su primera obra con la última. Además de una forma de expresarse, es también una forma de comunicarte con alguien esté donde esté (del presente o del futuro, del otro lado del mundo o al lado tuyo). Ignacio Vezzoni Sahores, 1° 2008.

E

sta es una pregunta que me hice durante mucho tiempo, sobre todo después de conocer “La Gioconda” a los cinco o seis años y luego a los ocho o nueve, después de ver “La fuente” de Marcel Duchamp. ¿Cómo es que el arte abarca desde un cuadro renacentista, de rasgos delicados, a un mingitorio firmado? Se puede pensar que todo lo que uno haga, produzca o realice con el propósito de que sea arte, será arte. El arte no tiene definición porque no tiene límites. Para decir “esto sí es arte” o “esto no es arte” hace falta un parámetro dado por la definición explícita de qué es arte. Esto limitaría muchísimo la producción artística. El arte no tiene definición clara porque es expansivo. No tiene un límite específico que pueda ser o no cruzado. Todo lo creado para ser arte es arte. Tadeo Luna, 1° año 2008.

2008

116


E

l arte es la expresión mágica de una persona. Es poder transmitir a través de la palabra, el dibujo, sensaciones muy íntimas con tanta claridad que se vuelve transparente para el que lo escucha o mira. Débora Nisencholc, 1° año 2008.

Textos y trabajos realizados en las asignaturas Plástica y Artes Visuales. *Bernarda Crudo Carrió, 2°año. Modelo Vivo. *Kevin Trajtenberg, 3°año. Modificación de obra de Jawlensky. *Carmela Usandivaras, 1°año. Modificación de obra de Guillermo Roux. *María Mir Bertone, 2°año. Autorretrato frente al espejo.

¿QUÉ ES EL ARTE?

117


LOS CHICOS, LA POLÍTICA, LAS ELECCIONES

PENSAR, PARTICIPAR, ¿VOTAR? En agosto, estudiantes de 3ero a 5to año participaron de una jornada especial de trabajo diseñada por el equipo docente del Área de Ciencias Sociales. La actividad, que contó con talleres y momentos plenarios de discusión, buscó gestar un espacio de debate colectivo en torno a la participación política de los jóvenes y los desafíos abiertos por el contexto electoral y el llamado “voto joven”, inaugurado este mismo año.

“Nos pusimos a pensar sobre el calor de todos estos días y sobre la polarización política. Y hubo dos opiniones generales. Algunos pensaban que tiene que ver con la pasión propia de la política, que la política es conflicto y siempre va a haber enfrentamientos y conflicto de intereses. Y otro grupo se preguntaba si en verdad esa polarización lastima a la política y no le aporta nada y si lo que haría falta no son consensos y diálogos… Llegamos a la conclusión de que “unir”, como plantea alguno de los spots de campaña, no se puede. Pero sí podemos despolarizar para pensar, que es muy diferente a “unir” o hacer acordar todas las posiciones. Y eso sí es necesario”. (Abril, 4to año, y Candelaria, 5to año) “La política es esa capacidad crítica que tenemos, de pensar, de crear cosas nuevas. Y no de modo individual, sino entre todos, cada uno desde su propia identidad y sin prejuicios, y en un montón de espacios posibles. Diversidad de opiniones, diversidad de ideologías, hay que sacarse el miedo a compartirlas, sólo eso construye algo nuevo”. (Ivan, 4to año) “Nosotros nos preguntamos sobre la pasión y la política. La pasión en el sentido de la convicción política, esa que está buena. Pero que también es algo distinto al fanatismo, en el sentido del fanatismo extremo, ese que enceguece e impide pensar”. (Tania, 4to año) “¿Pero al final qué es un “futuro mejor”? Todos los candidatos dicen eso en sus spots, pero nadie explica qué entiende por eso. No creo que todos estén pensando en lo mismo. ¿Qué sería para nosotros un futuro mejor?”. (Jacinta, 4to año) “Hay un montón de discusiones. ¿Es una estrategia política? ¿Es un derecho ganado? Tenemos que pensar; porque creo que no es ni una cosa ni la otra totalmente. Es nuestra responsabilidad informarnos bien”. (Ariel, 5to año) “Dudo que alguno de nosotros haya estado ahí bancando los trapos. La ley medio que nos cayó del cielo. Ahora hay que ver qué hacer con esto, hay que evaluar cómo lo tomamos, hay que resignificarlo para que tenga sentido, hay que ver cada uno qué piensa, qué cree. Hay que tomar posición”. (Matías, 5to año) (Fragmentos de exposiciones del plenario final)

2013

118


En medio de la vorágine electoral Editorial del programa de radio “Pebetes en el Medio” - 03/08/2013 Es ella o vos, Argen y Tina, Juntos Podemos y En la vida hay que elegir. En medio de la vorágine electoral, estamos hoy los Pebetes en el medio. Frente a la sobre información, los pebetes decidimos. Decidimos leer entre líneas, decidimos pensar. Sin distinción ideológica o partidaria, los pebetes no queremos dejarnos avasallar por la propaganda política que se nos ofrece. Queremos leer, averiguar y debatir para no ser subestimados. Decidimos escuchar propuestas e ideas. Los pebetes elegimos no ignorar, elegimos saber para elegir. En el medio de encuestas, volantes, pintadas y propagandas. En el medio de todo esto estamos hoy los pebetes, decidiendo conocer y decidiendo más que nunca ponernos en el medio. * “Pebetes en el medio” es el programa de radio producido por los chicos del Taller de Periodismo del Colegio. Se emite sábado por medio de 19 a 20hs por Radio Palermo.

PENSAR, PARTICIPAR, ¿VOTAR?

119


EL ÁRBOL CON MÁS RAMAS

por Facundo Emaldi

D

ebo comenzar mi relato disculpándome por su ambigüedad. En uno de esos caprichos del destino me topé con esta historia. Posiblemente me la contó algún borracho en un bar, tal vez la leí en un libro grueso y amenazante o quizás sólo fue el resultado de una de las tantas malas pasadas que me juega la imaginación. Dejando de lado su origen, paso a contarla de la manera más clara que lo permita mi frágil memoria. El protagonista era un hombre; aunque tal vez me confundo y -en realidad- era una mujer. De lo que estoy casi seguro es de que el personaje –que tenía cuatro nombres- estaba estigmatizado por las penurias de su pasado. Sin embargo, era lo incierto del futuro lo que lo atormentaba en mayor medida. La incapacidad de proyectarse cinco años, un año, una semana, un día o una hora le generaba una infernal angustia. En ningún momento de su vida tuvo la certeza de lo que sucedería en el siguiente. La lluvia torrencial que nadie puede predecir, la calma devenida de una interminable tormenta, acontecimientos que sorprenden a todos y angustian a varios más. Para provocarle aún más descontento, sus predicciones sobre el futuro cercano nunca se asemejaban a la realidad que le sucedía. Soy incapaz de imaginarme la desesperación que produce el desconocimiento de la serie de hechos que están a fracciones de tiempo del presente. Además, este desconocimiento se propaga a la misma vida presente. Pero, por suerte, vivimos en el presente y no nos abruman los cataclismos del futuro. El presente es el instante de existencia que experimentamos en todo momento, como el fotograma que se muestra en un rollo de película durante una fracción de segundo. Sin embargo, el instante inmediatamente posterior a ése que denominamos “presente” ya es parte del futuro y, por consiguiente, de lo impredecible y angustioso. Es aún más aterrador cuando uno se percata de que el presente y ese instante inmediatamente posterior se funden en uno solo. La diferencia temporal entre esos dos instantes es infinitamente pequeña; esto significa que esta brecha existe y no, al mismo tiempo. Desde nuestra agobiante percepción imperfecta, la fracción de tiempo más cercana a la nada se convierte automáticamente en ésta. Y es más grave aún cuando advertimos que a partir de un presente dado se pueden ramificar tantos futuros posibles como aquellos que puedan imaginarse. Suponiendo el presente como un punto y los futuros posibles como otros puntos, estaríamos hablando de un punto que da lugar a la posible existencia de un número infinito de puntos. Y lo más terrible es que estos mismos puntos, al convertirse irremediablemente en el presente, dan lugar a otra serie infinita de futuros posibles o de puntos. Entonces, al intentar predecir el futuro estaríamos hablando de un infinito potenciado –precisamente- infinitas veces. Es posible que luego de mucho meditar, el protagonista de mi relato haya decidido poner fin de una vez a su miserable, infinita y –al mismo tiempo- ínfima existencia. Posiblemente se haya ahorcado, tal vez se lanzó al vacío o simplemente recurrió a todos los medicamentos de su botiquín para aliviar su dolor; pero esto no es lo importante. Lamento si para muchos esta historia no fue interesante, pero me conformo con que haya deleitado el paladar imaginativo de algunos pocos. Facundo Emaldi, alumno de 5°año 2008. La ilustración fue producida por Paloma Pérez Giménez, 3° año 2015, en el Taller de Pintura.

2008

120


DONDE SE HACE LA CIENCIA INTERCAMBIOS Y REFLEXIONES EN TORNO A LA EXPERIENCIA EN LOS TALLERES DE CIENCIAS DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES. Un grupo de alumnos de 4to y 5to año participó de los Talleres de Ciencias que propone el Departamento de Orientación Vocacional de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA. Estos talleres están destinados a estudiantes de la escuela media y se realizan en laboratorios e instalaciones de la Facultad, a cargo de docentes de la misma institución.

La ciencia es una actitud; gramaticalmente sería más interesante considerarla un verbo y no un sustantivo: un hacer cosas, preguntas, experimentos. Aprender y enseñar ciencias: del laboratorio al aula y viceversa, Diego Golombek.

La intención de acercar estas propuestas a nuestros alumnos está relacionada con la potencia de las experiencias que allí se viven. Los Talleres constituyen espacios de reflexión sobre el proceso mismo de generación de conocimiento de la ciencia, donde se privilegia la formulación de preguntas, el planteo de hipótesis, la experimentación, la discusión, la validación o refutación de las ideas y la comunicación de los resultados. Asimismo, se intenta transmitir el gusto y la emoción de la actividad creadora que acompa-

ña la tarea de investigación científica. Estas actividades se enmarcan en un propósito aún mayor: buscar oportunidades para acercar a los alumnos al ámbito de la investigación y encontrar en él alternativas vocacionales. Es por eso que, entre otras actividades, participamos de las Semanas de las Ciencias organizadas por la UBA e invitamos a investigadores y especialistas de distintas áreas a coordinar clases especiales o talleres durante el año escolar.

121

2013


LOS TALLERES EN PRIMERA PERSONA por Luciano Blachman

El Taller “La vida de la ciencia” nos mostró un poco cómo se trabaja en cada materia de ciencia: pasamos por los laboratorios de Biología y de Física, tuvimos charlas con biólogos y matemáticos, y también hicimos prácticas de laboratorio. Esto sirvió para ver qué es lo que realmente hacen los científicos. A partir de esto, discutimos acerca de lo que queremos hacer nosotros, si en un futuro nos vemos haciendo esas experiencias. En uno de los encuentros nos llevaron a los laboratorios de Micología en donde se trabaja todo lo relacionado con los hongos y me pareció interesante, no sólo por poder ver el trabajo que hacen en ese área, sino también porque, mientras recorríamos los laboratorios, nos cruzamos con varios estudiantes de la carrera: uno de ellos estaba haciendo la tesis de licenciatura, y nos mostró cómo trabaja y cómo se hace el informe final. Otra

estudiante estaba haciendo una pasantía en los laboratorios, otra estaba en camino a la investigación para la tesis doctoral. Por último vimos cómo se organizan los laboratorios, qué son los congresos, los papers o artículos, la diferencia entre una tesis de licenciatura y una tesis doctoral, y cómo es trabajar en el exterior. Saber cómo trabaja un científico y cómo te prepara la facultad me sirve para orientarme, para ver qué es lo que no me interesa y por lo tanto descarto, y para ver también qué es lo que sí me interesa, aunque no significa que vaya a hacer eso.

por Layla Ohanian

Algunos dirán que no, pero para mí entrar a 4to año fue la puerta a la gran y escalofriante pregunta de “qué vas a seguir”. Tantas carreras, tantos trabajos, tantos cursos para una sola persona. Luego pensé en orientarme: si voy a elegir tengo que conocer, y si voy a descartar, también. Así me sumé a una actividad en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales que nos resultó asombrosamente linda: “La vida de la ciencia”. Un taller de la UBA, donde concurrían chicos y chicas de 4to y 5to año en una situación bastante parecida a la mía, pero con una orientación más definida: exactas. En el Taller, la “gran” pregunta explotaba, y podías encontrar respuestas como médicos, biólogos, ecólogos y más. A pesar de que a mí me interesan las ciencias exactas, no estaba segura de si era la rama para seguir, pero antes de descartarla tenía que conocerla a fondo. El Taller fue una experiencia a lo grande. Desde tomarnos el colectivo para bajarnos en el Pabellón II y entrar a ese mundo que no conocíamos hasta tener que clasificar huesos de roedores, aves, murciélagos y sapos. Sí, fue grande. Las charlas eran de lo más diversas: teníamos de matemática, de ADN, del método científico y de física. De todas y de cada una, encontraba una parte interesante. El Taller no sólo te lle-

vaba a conocer el pabellón, las aulas y los laboratorios, sino que te llevaba a la gente que trabaja y estudia ahí. Profesores, investigadores y también estudiantes: de todo. Nos encantaba preguntar qué era lo que hacían allí, de qué trabajaban, y qué habían estudiado. A mí, especialmente, me encantaba hacerles la gran pregunta: “¿Cómo te diste cuenta de que esto era lo que querías estudiar?”. Muchos no supieron qué responder, otros sí, pero buscando o no, cada uno encontró lo que más le gustaba. Me llevo de esta experiencia una foto mía con un guardapolvo blanco en un laboratorio, la merienda de dos medialunas con café cada lunes a la tarde, y una idea de lo que voy a hacer yo. No estoy segura y todavía me falta para encontrar lo que me gusta, pero supe conocer, supe descartar y supe seguir pensando. Los autores son alumnos de 4º año 2013.

DONDE SE HACE LA CIENCIA

122


por Martín Salamon

Cuando desde el Colegio me contaron sobre este Taller de Física de la UBA me sorprendí y sentí mucha felicidad. Desde chico que me va bien en las materias exactas y, como no les pasa a otros, me gustan mucho. Por eso con la ayuda del Colegio me inscribí en el Taller “¿Cómo trabaja un físico?”. El primer día estaba muy nervioso, nos llevaron a un aula y nos contaron un poco sobre la Universidad y los Talleres. Después de eso se presentó Guillermo Mattei, un físico que trabaja en la UBA y es el coordinador del Taller, y nos preguntó por qué habíamos decidido ir allí. Nunca había estado con tantas personas a las que les guste la física igual que a mí.

tres horas de estar sentados escuchando, pero pareció menos de una. Antes de irnos, Guillermo nos dijo que a partir del segundo encuentro no iba a haber más charlas largas e íbamos a ir al laboratorio a hacer distintos experimentos. Cuando llegué a mi casa ya lo tenía decidido: quería estudiar física y vivir de eso. Los siguientes encuentros fueron más rutinarios, todos los días íbamos al laboratorio, un profesor de la Universidad junto con un par de alumnos nos contaba sobre el tema de ese día y luego nos daba unos ejercicios o consignas para cumplir. Pero, a pesar de la rutina, se iba haciendo cada día mejor: el grupo, de apenas 15 personas, pasó a ser un grupo de amigos en muy poco tiempo y los temas cada vez eran mejores. Estoy muy feliz con esta experiencia y me parece increíble que, desde un colegio con tantas propuestas relacionadas al arte, nos den la oportunidad y el apoyo para poder ir a estos Talleres.

Después, tuvimos dos charlas con físicos que nos contaron qué estaban haciendo y cómo era su trabajo. Fueron más de

El autor es alumno de 4º año 2013.

OLIMPÍADA METROPOLITANA DE FÍSICA Rocco Di Tella, estudiante de

4to año, obtuvo un 2° puesto en la VII Olimpíada Metropolitana de Física, organizada por el Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, donde participaron aproximadamente 80 alumnos de 14 colegios de CABA y el Gran Bs. As.

por Santiago Azpiazu Garrido

La Facultad de Ciencias Exactas y Naturales es un lugar muy especial para mí. Fue el lugar donde me formé como profesional, mi alma máter, mi segundo hogar desde el día en que ingresé como alumno. Conozco sus laberínticos pasillos, las aulas con sus seis pizarrones, muchos de los profesores que hoy veo como colegas, los laboratorios y sus investigadores entre los cuales se encuentran muchos de mis amigos. En las clases, los estudiantes muchas veces demuestran curiosidad por algún tema de física o química que han oído en los medios o sobre el que han leído recientemente. Por supuesto que no siempre tengo una respuesta, pero siempre podemos buscarla juntos. Con el pasar del tiempo, algunos estudiantes muestran una curiosidad más profunda y un ímpetu más intenso, unas ganas por llegar al fondo del asunto. Es en esas ocasiones cuando es fundamental que transiten por otros espacios e interactúen con otros interlocutores. Cuando la Facultad abre sus puertas a los estudiantes de colegios secundarios para realizar actividades de divulgación, yo tengo la oportunidad única de compartir con los estudiantes ese mundo tan maravilloso para mí y tan desconocido para ellos. Miran para todos lados y me llenan de preguntas. Cuando saludo a alguien en algún pasillo, les resulta extraño que pueda conocer a alguien en esa marea de gente y aulas.

En otro tipo de actividades, como los Talleres de Ciencias, los alumnos concurren por su cuenta. Mientras yo les recuerdo a los estudiantes que traigan todos los papeles necesarios para asistir al taller, ellos me preguntan cómo llegar a Ciudad Universitaria. A su regreso, entre un timbre y otro, me cuentan con mucho entusiasmo la actividad realizada, el laboratorio que visitaron o la charla que tuvieron con algún científico. Es muy satisfactorio tener la posibilidad de contagiar el entusiasmo por las ciencias naturales, pero mucho más gratificante es encontrar del otro lado a alguien tan apasionado como uno, capaz de hacer una elección de vida y perseguir una carrera universitaria en ciencias. El autor es docente de Físico-Química.

DONDE SE HACE LA CIENCIA

123


LEYENDA PARCIAL ESCUCHADA EN LA CLASE MEDIA EN HOMENAJE A PICHI AZCÁRATE, QUERIDO AMIGO. En junio, los alumnos de 5to año vieron la muestra de Fotografía y Periodismo en el Palais de Glace, con una consigna de trabajo. La imagen debía abrir paso a la palabra en un ensayo o cuento. Lucía eligió la foto “Tomás, segundo, escuela frontera en Misiones” (marzo 2005) del fotógrafo Roberto Pichi Azcárate. Inspirada en esa imagen, Lucía dice:

2006

124


por Lucía Arambasic

¡Muy bien, Franco! Le habían salido las cuentas, la señorita Quinteros lo sabía y por eso sonreía ampliamente. Después, leche caliente y galletitas. Una figurita de San Martín los mira, sobrio, desde un embudo de plasticola encharcado en el cuaderno, tan severo, tan digno, tan prócer. Es admirable porque saca el pecho para afuera y los colores amarillentos del fondo lo aureolan de una historicidad heroica. Los pibitos chupan como esponjas las palabras que van apareciendo al frente de la clase; saben que son sagradas pues están trazadas con tiza sobre el pizarrón. Franco también alza la mirada y plagia el mundo sobre los renglones con manchones de tinta y grafito. Pero nunca queda igual, graciosos dibujitos van apareciendo al margen de la hoja, inertes explosiones de libertad que bailan curvilíneas cuando la clase se pone aburrida. Y si no, siempre puede buscarlo a Adrián con los ojos y empezar la guerra de papelitos. Pero ahora no, no vale la pena, en cualquier momento… …RINNGG… … chau, hasta mañana. Calor. Guardapolvo pegándose en la espalda. Calor. II Mirá, Franco, vos sabés que a mí me encantaría que pudieras terminar la escuela, ¿no?, -hay unas manos blancas que toman la cara de un chico entre ellas, la acunan más cálidas que el calor del hogar- pero bueno, papi, a veces no se puede… ¿Sabés qué pasa? El señor Ferreira todavía no le pagó a papá, y parece que ya lo echaron al Turco… Pero, bue…, mañana te vas pa´l centro con tu hermano, ¿eh? -se queda mirando a su pibe de 13. ¿Qué espera que le diga? ¿Sí, mamá, te perdono? ¿Te odio por hacerme esto? ¿Me da lo mismo? -Voy a tocarle la puerta a Adrián para despedirme -y nunca supiste qué era lo que había pensado en aquel momento. -Ta bien, andá pero rápido, que ya está oscureciendo. Cuando Franco salió a la puerta, se escuchó un tiro de aquellos que se escuchan en aquel barrio a esa hora de la tarde. -¡Hijo! Vení, mejor volvé que ya estamos por comer. Mañana te despedís de AdriánJamás volvió a verlo. III Él y Sebastián están por entrar al subte. La urbe bulle en movimiento, un fluir de humo y ruido se agolpa sobre los sentidos. Los transeúntes van y vienen, suben y bajan sin parar. Franco ansía nervioso probar el gusto de aquella mezcla espectacular, de aquel mundo nuevo en el que se sabe apenas un huésped en capilla. Era como si todos allí supieran que él no pertenecía a ese lugar, y tuviera que mostrar su valía aprendiendo, mimetizándose con todo lo que a su alrededor serpentea. Penetraron en el subterfugio del metro. La semipenumbra húmeda los cubre por un momento y los vuelve claroscuros. Y es que en verdad toda la ciudad aparecía de esa manera ante Franco, como un juego corredizo de luz y oscuridad que se hacían líquidas y se entremezclaban. Una luz más sucia, más rara, distinta de la amarilla y lustrosa del hogar y el colegio, más honda, más gris, más cierta. Estaba adentro.

LEYENDA PARCIAL ESCUCHADA EN LA CLASE MEDIA

125


El resto del día se lo pasó entre estampitas y cachetes ajenos. Algunos pibes del rubro usaban ese truco para enternecer a los pasajeros y que hurgaran en sus bolsillos. Le había dicho a Sebastián que no, que ya estaba grande para andar dando besitos en el subte (aunque lo había hecho, pero él le respondió que no se hiciera el grande porque todavía tenía cara de pendejo y allí terminó su asomo de rebeldía). Resultó casi entretenido repartir las estampitas, aunque la verdadera parte divertida venía cuando se atrasaba sin querer y tenía que correr de un vagón a otro antes de que la puerta se le cerrara en la cara. Comenzó a sentirse cansado por tanto andar de vagón en vagón todo el día. -¿Qué hacés comprando un alfajor? -el delito caía plástico y brillante sobre sus manos. -¿Qué tiene, si igual juntamos un montón de monedas? -no es que fuera tan ingenuo, pero esperaba que Sebastián así lo creyera. -No, chabón, todas esas monedas van para casa. Además, ¿de todo lo que te podés comprar, te comprás un alfajor? El comentario le resultó extraño: ¿qué quería que se comprara, un colgantito con el escudo de Boca? Al atardecer, Franco pensó que ya era hora de volver a casa, pero se pasó un buen rato tirado bajo un puente esperando que Sebastián terminara de chapar con una minita que pasaron a buscar por la plaza. En verdad, era raro lo que estaban haciendo: movían las lenguas como si éstas fuesen lagartijas y se las metían el uno al otro en la boca para ver quién comía primero. Pero cada vez que una boca avanzaba demasiado, la otra la hacía retroceder, y mientras tanto movían las manos y las dejaban donde hallaban lugar en el cuerpo. Sebastián sí que era un capo, conseguía que a la chica le gustara que le hiciera todo eso, ella le daba rienda libre sobre su cuerpo y él lo aprovechaba, qué ganador, qué hombría. Se imaginó a sí mismo en la misma situación y se empapó de un miedo ácido y ansioso, reverente. ¿Qué pasaba si lo hacía mal, si no sabía cómo hacerlo y a la chica no le gustaba, si…? Aún así, el deseo de conocer esa práctica prohibida que pertenecía al mundo adulto le cosquilleó en la garganta. Sebastián le está tocando el culo a la mina. “Grande, Sebas, aprovechá a tocarla todo lo que puedas antes de que se tenga que ir a la casa”. Sobre la pared de enfrente dice: Nico y Clara por siempre, adentro de un corazón. El amor, sin embargo, tampoco debía de resultar aburrido. IV ¿De quién era el mundo? De los estudiantes de pantalón beige y corbatín, de las amas de casa con las bolsas del supermercado, de los hombres de traje oscuro que hablan acelerados por el celular, de los artistas bohemios, de los nenes que pasean con abuelas, de la kiosquera, del boletero, del vigilante. Ellos son los oficiales, los del mundo oficial, los que van a tomar el subte tranquilos y no tienen que correr de vagón en vagón porque hacen un solo viaje. Son la carátula de la ciudad, a ellos pertenece el bullicio caldoso y hondo. De ellos, las radios sonando en las ventanas, los bocinazos de los autos, las vidrieras, los diarios, las mesas de confiterías. La calle por ellos y para ellos; si entrás a algún bar, te rajan a patadas. V Con el tiempo todo aquello comenzó a tener un gusto a refrito. Y vuelta y vuelta a freír cada vez que se baja la escalera y se pide el boleto. Es que era esa sensación de estar yendo siempre para ningún lado; el claroscuro llegó a resultarte nauseabundo, cotidiano, tan todos los días. Y no era que en el colegio no se hiciera todos los días lo mismo, bien lo sabía después de 13 años. Pero aún así se trataba de algo muy distinto… Te arañó el pecho la certeza de que se te habían acabado los peldaños. Un camino horizontal-polvoriento se te engancha a los talones y no sabés cómo sacudírtelo. ¿Se sabían los pasajeros tan parecidos? Tenían ese nosequé que los igualaba a todos, un aire de espera calmada y trámite, de pausa coyuntural de las obligaciones.

LEYENDA PARCIAL ESCUCHADA EN LA CLASE MEDIA

126


Franco penetra en la estación, a su lado una mujer de traje azul sube para irse. Y al rozarse apenas sus hombros, no es de esperar que se detengan para solidarizarse el uno con el otro; quién iba a decir que un cabecita de 13 y una banquera de 40 pueden llevar en lo hondo cargas tan iguales, de sentirse nadando en una laguna estancada. Se queda mirando a un pibe de más o menos su edad que lee un libro mientras espera. Le entraron ganas de saber lo que decía en ese libro. O más bien, ganas de tener curiosidad acerca de ello, de que le fuera la vida en el conocimiento de las ideas que contenía; abrirlo y sentirse fascinado, sorprendido, y extrañarse hasta la médula. El pibe alza la cabeza. Hay un momento en que las dos miradas se ven de verdad, de verdad en serio. Se odiaron y temieron a la vez sin saber por qué. Sí, así es, el ricachón y el negro de mierda se temen y se odian sin saber por qué. VI Un día le pasó algo emocionante, Sebastián le presentó a Paco. Paco era un amigo copadísimo, del tipo de persona que te pone de buen humor. A veces cuando no podía venir, los iba a visitar Poxiran, que también es muy copado, aunque Franco prefiere a Paco, porque a veces al pasear con Poxiran le queda una náusea fea metida en el estómago, y en cambio, cuando Paco se va, deja apenas un aturdimiento, nada que le impida repartir las estampitas. VII El margen y la hoja están separados por una delgada línea rosa. Y como es delgada, a veces a la gente le gusta jugar a que no existe (a vos y a mí también, ¿o es que acaso somos bombitas de luz?), y de hecho, el margen realmente no existe mientras uno juega a que no. Allí los dibujitos curvilíneos bailando su baile, y en la hoja las palabras se esmeran obstinadas en seguir así de cursivas, igual de puntuadas y bien tildadas. Hasta que ocurre que algún dibujito viola el margen y penetra en la hoja, y a veces, quizás aplasta alguna s o una c, a un Martín o a una Cecilia, a un nieto o a un padre, dejando una mancha de tinta, de sangre. Pero ya viene pronto un secante a llevársela; ya no está, y como parece que nunca existió, realmente nunca existió. Un día uno de los dibujitos rompió el margen e hizo en la hoja algo que desagradó a las cursivas. Y por eso se lo llevaron a un lugar desagradable. VIII Por un ínfimo momento, Franco fue parte del otro mundo. En pocas horas algún noticiero con escasez de eventos anunciará “Delinquen cerca de estación de subtes”. Pero no vas a poder ver tu debut. En los reformatorios no tienen televisión. Y luego otra vez al costado, a esas islas que son las correccionales. Sos apenas una sombra que mira el piso. El oficial sentado a unos metros se encuentra separado por mil años luz, transportado por su uniforme, el sagrado escritorio y tu ropa sucia. Te mira y te desprecia. -Decime, pibito, ¿alguna vez fuiste a la escuela? Silencio. -Bue, ¿qué querés que te diga? Mucha pinta de intelectual no tenés… ¿Qué te creés, que San Martín cruzó la cordillera robando? Aún mirando el suelo, la angustia se anuda sola en la garganta, tus ojos comienzan a dilatarse por la presión de las lágrimas. Todavía más se te abrieron los ojos cuando viste al oficial guardándose la guita robada en la billetera. Comienza a explotarle el pecho. Lucía Arambasic, alumna de 5° año 2006. Fotografía: Roberto Azcárate.

LEYENDA PARCIAL ESCUCHADA EN LA CLASE MEDIA

127


ENCUENTRO PODEROSO ENTREVISTA ABIERTA A LA GARGANTA

por el equipo del Taller de Producción Periodística

D

esde hacía varias semanas lo veníamos planeando: teníamos la suerte y la oportunidad de encontrarnos, en un cuerpo a cuerpo de intercambios, con integrantes de La Garganta Poderosa, esta singular experiencia de comunicación comunitaria cuya voz viene abriéndose paso desde hace tres años. No eran los mejores días. Kevin, aquel chiquito de 9 años y mirada profunda, acababa de ser asesinado por una bala que se coló en su casa de la Villa Zavaleta. La angustia, la tristeza, la bronca circulaban por entonces por las redes sociales y los vecinos le ponían el cuerpo a sus denuncias y a lo que, semanas más tarde, tomaría forma en la iniciativa de “control popular de las fuerzas de seguridad”. Así y todo, en un esfuerzo que agradeceríamos enormemente, por aquellos días de principios de septiembre llegaban Alejandra y Agustina a nuestra escuela. Alejandra, 48 años, 44 como vecina de Zavaleta, hoy periodista y redactora de La Garganta. Agustina, rodeando los veintipocos, vecina de Villa Fátima y

2013

miembro de La Poderosa, organización social que nuclea vecinos de varias villas en la resolución colectiva y comunitaria de los problemas comunes y de la cual La Garganta es “brazo literario” y herramienta. Entre sandwichitos y gaseosa comenzó la charla. Alumnos, graduados y profes del Cole escuchábamos atentos, porque el relato de lo sucedido con Kevin dio lugar a otras historias, sensaciones e ideas. Alejandra compartió memorias y penas: su hijo asesinado por la Policía hace algunos años y la violencia institucional en su día a día, como moneda corriente en las villas. Y recordó el caso de Luciano Arruga y el de tantos otros pibes ninguneados o estigmatizados por los medios masivos y la sociedad. “¿Cuánto vale la muerte de un pobre?”, se pregunta Agustina y teje comparaciones con el manejo mediático del caso Ángeles, muy en boga por aquellos días. “Pero al dolor hay que sacarlo, hay que transformarlo y hacer algo con eso”, enseña Alejandra. La organización comunitaria se cuela entonces en el discurso, y aparece como respuesta

128


en la experiencia de La Poderosa y su Garganta. Vecinos organizados, protagonistas de la lucha por todos los derechos vulnerados en cada ambulancia que no entra a los barrios, en cada pibe sin escuela, en cada maltrato policial, en cada política que promueve la “seguridad” reduciéndola a una baja en la edad de imputabilidad. Sobre todo esto nos hablan nuestras invitadas. “Ves a un pibe fumando paco y muchos dicen: ¡qué inconsciencia! Pero la inconsciencia en realidad es que la sociedad permita que esto siga pasando”, remata Agustina con una vehemencia que interpela y conmueve sentidos comunes. Nos cuentan que La Poderosa tiene su eje de trabajo en la urbanización de las villas, reivindicación que supone revisar y luchar por un montón de otros derechos asociados. Cuenta Agustina: “Se trata de organizarnos colectivamente para construir una herramienta que permita cambiar las realidades de nuestros barrios”. Y esa organización, en su demanda al Estado y en la resolución autogestiva de algunas carencias, “es la que permite transformarnos verdaderamente, sin generar lazos de dependencia o políticas asistencialistas que no sólo no cambian nada sino que a la larga nos perjudican”, continúa.

Se acercan las cinco y, mientras la conversación continúa, los 32 números que la revista ha sacado en sus tres años de vida circulan de mano en mano entre los relatos de “aquella vez que entrevistamos a Mujica”, o cómo fue el reciente viaje a Cuba o conversar con Messi sobre la desaparición de Jorge Julio López. “Es acercar realidades, y es demostrar que el ídolo es una persona”, explican ante la pregunta obvia por sus portadas características. Y se hacen las cinco y sabemos que debemos dar cierre a este encuentro que, intuimos, será el primero de otros futuros. Conocer la posibilidad de otros “medios”, comunicación para otros fines; acercarnos a otras realidades, y en su voz propia, en su primera persona, como mínimo conmueve lo naturalizado y nos invita a leer entre líneas y, fundamentalmente, a hacer.

Y si éste es el espíritu de La Poderosa, La Garganta –cuentan las invitadas- surge a pulmón a partir de la necesidad de proyectar una voz propia que contrapese las estigmatizaciones de los medios hegemónicos. Son los vecinos mismos, calzados en la piel de periodistas, quienes narran su propia realidad, con un compromiso, una prosa y una coherencia abrumadoras y con las premisas del trabajo colectivo y la horizontalidad como estandartes.

Para más información: www.lapoderosa.org.ar facebook/lagargantapoderosa La revista puede conseguirse en kioscos de diarios de CABA y Gran Buenos Aires.

El Taller de Producción Periodística está coordinado por Flavia Affranchino y Luciano Beccaría. La actividad se realizó en articulación con Lucas Taskar, docente del Taller de Periodismo Deportivo.

ENCUENTRO PODEROSO

129


...que sos. Liza Lewi, 1° año

...con textura. Marco Lauriente, 1° año

...feo. Liza Lewi, 1° año

...viejo. Paula Thieberger, 1° año

...que crece. Liza Lewi, 1° año

...que flota. Joaquín Reficco, 1° año

...que sube. Lara Trajterman, 1° año

2015

130


...que sopla. Joaquín Reficco, 1° año

...que vuela. Sol Fariña, 1° año.

...que quema. Miranda Baños Belatti, 1° año.

ALGO…

...que cambia. Lara Flores, 1°año

...que no entra. Lara Flores, 1° año

...rico. Paula Thieberger, 1° año

Los trabajos fueron producidos en el Taller de Juego y Experimentación Fotográfica.

131


SR. MANFRASSERO por Agustina Luzniak

D

esde ayer he notado algo diferente en mí: definitivamente ya no puedo distinguir las horas de los días; podría decirles que padezco de una especie de estado en el que confundo el paso del tiempo.

Cada día, al comenzarlo, observo las obras que aún no he iniciado, las que configurarán una nueva arista de la figura final, lo que por cierto me mantiene suficientemente ocupado como para no poder predecir lo que viene. Mucho menos fácil es observar lo que hice, puesto que me suelo cuestionar si en realidad no es más incierto que el mañana. Desde el último día de mi insatisfacción, me aseguré de nunca regresar a esa sensación de fracaso, así que sin más, resolví dejar de ser “un fracaso”. Exactamente, desde ese último día es que ya no soy “un fracaso”, definitivamente, experimento la presencia de una bestia amarilla insoportable, que desde dentro de mí recita un “poema del triunfo”, tan insoportable que me deja en esta “heroica” idea de victoria que suele alegrar la hora del té a todos los profesores. La bestia, justo de ello quería hablar. En la soledad del cuarto donde exhibo mis porquerías, encuentro un constante tintineo que me grita “perdedor”, una idea que me desilusiona, esa maldita bestia verdosa que nace en las profundas lagunas de la conciencia. ¡PERDEDOR, YO! Los triunfos jamás se dan en sucesivas cosas, como cuasi-escultor he encontrado los abismos más oscuros donde reside esa maldita cosa, mezcla de enfermo y doctor, específicamente uno de esos repugnantes neurocirujanos. Mi virtud más valorada por los demás es hacer dinero, insuficiente para mi felicidad, pero ellos “lo valoran”; por lo visto no valgo nada... Quince estrellas, treinta y dos poemas, cuatrocientos cincuenta y dos esculturas, veintiocho cubos de ingenio, cuatro platos de comida –de esos de madera, hechos con roble bien macizo y pintados a mano, pero con una sola mano-, cincuenta y nueve partidas de ajedrez a mí mismo, sin descanso. Estos son sólo una ínfima porción de mis logros, un ápice, una miseria, una uña, nAdA, alguna migaja insignificante de esas que lamen los perros pordioseros que merodean restaurantes, al tiempo que procuran evitar el ingreso de inmigrantes a su piel. Bien, decía aquello para ilustrar lo mucho que puedo hacer en sólo un par de horas de trabajo, bah, quizás días, meses, en fin, sé que es poco el tiempo y hasta he perdido la cuenta de lo que llevo vivido. De más está decir lo mucho que valgo y cuán maravilloso soy. Egocéntrico para aquel que poco vale. Es una basura... Así me llaman. ¿Pero quién puede llamarme así? Sólo los boludos de siempre que se juntan en los mismos “PUBS” (saben a lo que me refiero: PAAABBBBS) a recrear sus boludeces, de esas bien boludas. ¡Qué bueno! ¡La alegría de la soledad en la que entro a ese fantástico mundo que en este escrito no puedo mencionar! (Cierta fantasía se ha puesto de moda; otra: la incierta, la que yace en la oscuridad de ciertas bibliotecas, perennes, por cierto..., ¿verd... eh?, perdón, ¿cierto?). Ser egocéntrico, todos hablan de ello. Pero, ¿quién me conoce? Soy un fracaso... Todos mis estúpidos vestigios: “quince estrellas, treinta y dos poemas, cuatrocientos cincuenta y dos esculturas, veintiocho cubos de ingenio, cuatro platos de comida –de esos de madera, hechos con roble bien macizo y pintados a mano, pero con una sola mano-, cincuenta y nueve partidas de ajedrez a mí mismo, sin descanso”, son solo una ínfima porción de mis basuras, un ápice, una miseria, una uña, nada, alguna migaja insignificante de esas que lamen los pobres perros que merodean restaurantes. Es decir, soy absolutamente intrascendente y asquerosamente insignificante... ¡¡¡Soy trascendente y no pueden imaginar cuánto significo para el círculo de artistas al cual pertenezco!!! ¡¡¡Me aman!!! Y de verdad que me aman. Bien, aquel día o en aquella hora... No sé en realidad cuándo ocurrió, pero no voy a continuar con todo eso de nuevo. La cuestión es que recuerdo que lo primero que hice fue cruzarme hasta el café de Córdoba y Reconquista, ahí donde se juntan artistas y otras chicas y otras chicas y otras, perdón, tengo una fijación a veces con todo eso, crucé entonces a encontrarme con Mariano, precisamente él pertenece a una especie extraña, encima anda con una boina toda roñosa... En fin, nos encontramos en el café. El resultado fue el siguiente: –Mariano.

2001

132


–¡Sr. Manzanera! –decía portando su sonrisa característica. –Hola, ¿qué tal, cómo van tus cosas, Marianito? –Todo bárbaro, maestro, trabajando mucho. ¿Y usted? –Por supuesto que trabajando y, bueno, ahora buscando un poco de distracción por el bar. –¿Y en cuanto a esos problemas...? –¿Qué problema? ¿Perdón...? –Eh, entiende usted a lo que me refiero, todos en el círculo de artistas de la zona hablan de eso, inclusive algunas versiones... –¡Eh, ya basta con eso!, no es posible que no entiendan cómo somos exactamente, al fin y al cabo puedo ser muchos simultáneamente y seguirán de por vida hablando de que somos muchos. Hay algo peor en todo esto: todos ustedes son muchos, y solo conforman un único estereotipo de imbécil, son muchos distintos y no llegan a ser uno, mientras tanto nadie piensa que están enfermos, pero solo apenas pueden cumplir dignamente con su miserable papel en la molécula social a la que pertenecen. Por mi parte, creo que soy definitivamente mejor, tanto que ustedes hablan de mi vida y no de la suya. El diálogo no progresó mucho más y me volví a mi lugar, claro que después de haber concretado el propósito de mi estadía en ese lugar de entretenimientos. Bien, aquel día, precisamente el seis de agosto a las ocho y cuatro con diez segundos de la noche, crucé al lugar de siempre, lugar donde seco mis lágrimas, ahí donde se juntan artistas y chicas, crucé entonces a encontrarme con Mariano, precisamente él es todo un artista, con una boina estrafalaria. El resultado fue el siguiente: –Señor. –¡Fracasso! –decía Mariano portando su sonrisa característica. –Hola, ¿qué tal, cómo van sus cosas, señor? –Todo bárbaro, trabajando mucho. ¿Y vos? –Aquí me ve, salgo a ver la luz otra vez. –¿Y en cuanto a esos problemas...? –¿Qué problema? ¿Perdón...? –Eh... a lo que me refiero, todos en el círculo de artistas de la zona hablan de eso, inclusive algunas versiones... –No entiendo... –El problema psicológico... usted sabe... Me retiré sin hablar más, mis lágrimas se perdían entre las gotas de la noche enferma. Todos ahora creían que era loco, el más triste y fracasado del universo también estaba loco... Tal vez ese maldito bicho verde, el enfermo-neurocirujano, hablaba también en su mente. ¿Qué puedo decir? Hasta mi nombre lo afirma: Guido Fracasso... Qué cuestión... Moriré en la nada... Gracias... Por nada. Es común que me agradezcan. Les brindé suficiente ventana a mis vivencias. Creo que fue como un día, es probable, creo que dormiré un poco. Son las once y veinte, es tarde, es hora de descansar. Buenos Aires, 16 de junio de 2001. Ehhh, vos, ¿qué día es hoy?

Agustina Luzniak, alumna de 4° año 2001. Integró el Jurado del 1er Certamen Literario que se realizó en el Colegio en septiembre de ese año. Ilustró Lucía Ramos, 4° año 2001.

133


Fotos: A Pura Foto, fotografĂ­a oficial LICA


FILMOGRAFÍA PRODUCCIONES AUDIOVISUALES DEL COLEGIO Muchas veces a lo largo de estos años, las tardecitas del Colegio se llenaron de cine. El Taller de Realización Audiovisual y el de Investigación y Video Documental son espacios donde 123 chicos experimentaron la producción audiovisual en sus diversas tareas y roles. Crearon historias y elaboraron guiones. Investigaron a fondo temáticas sociales; realizaron entrevistas y trabajo de campo; aprendieron las peripecias y vicisitudes del sonido y de la cámara. Actuaron, dirigieron, recrearon locaciones, desgrabaron y editaron. Construyeron así sus historias para contar. Diez docentes orientaron esos recorridos. De todos estos años de trabajo, surgió una serie de cortos documentales y de ficción que salieron a rodar en encuentros de toda índole y festivales de cine, despertando el interés del público y, muchas veces, la simpatía de jurados que a menudo premiaron sus realizaciones.

TALLER DE REALIZACIÓN AUDIOVISUAL MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS (2003) Cortometraje de ficción. Duración: 9’10’’. SINÓPSIS: Ana no puede hablar y se comunica a través de un original sistema para armar su propio diálogo. Entonces conoce a Benjamín... Primer Premio en la Categoría Ficción en el Tercer Festival de Cortometrajes “Hacelo Corto” 2004, organizado por la Secretaría General de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, noviembre de 2004. Seleccionado en el I Festival Iberoamericano de Cortos “Imágenes Jóvenes en la Diversidad Cultural”, organizado por la Fundación Kine. Seleccionado para su proyección en el Primer Festival de Arte Joven Sub 18, organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en julio de 2005. Seleccionado para participar en el 2° Encuentro Nacional de Escuelas que hacen Cine y Televisión, auspiciado por la Dirección General de Educación de Gestión Privada en octubre de 2005.

de Cortometrajes “Hacelo Corto” organizado por la Secretaría General de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en noviembre de 2005. Seleccionado para su proyección en el Primer Festival de Arte Joven Sub 18, organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en julio de 2005. Seleccionado en el 2° Encuentro Nacional de Escuelas que hacen Cine y Televisión, auspiciado por la Dirección General de Educación de Gestión Privada, octubre de 2005. Preseleccionado por el Comité de Artistas de Encuadres para su proyección en el 8º Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI).

Forma parte de la Plataforma Audiovisual Unesco.

20108 (2004) Cortometraje de Ficción. Duración: 8’45’’. SINÓPSIS: El curso de las situaciones en las que nos encontramos puede cambiar, pero ya no sabremos cuál final es cuál… Mención a la Mejor Ficción en el II Festival Iberoamericano de Cortos “Imágenes Jóvenes en la Diversidad Cultural”, organizado por la Fundación Kine. Primer Premio en la Categoría Ficción en el Cuarto Festival

135


EL CUARTO BLANCO (2005)

ha convertido en algo cotidiano. Pero ante su pedido, la ayuda caerá del cielo.

Cortometraje de Ficción. Duración: 8´40´´. SINÓPSIS: ¿Qué tan condicionados estamos por lo que nos rodea? ¿Qué tan solo estás? ¿Qué tanto sabés del mundo y de vos mismo? Algo nos ciega, nos impide ver que estamos encerrados en un cuarto blanco. Primer Premio a la Mejor Realización en el III Festival Iberoamericano de Cortos “Imágenes Jóvenes en la Diversidad Cultural”, organizado por la Fundación Kine. Primer Premio en el Concurso de Afiches del V Festival de Cortometrajes “Hacelo Corto”, organizado por la Secretaria de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Seleccionado para su proyección en el V Festival Iberoamericano de Cortos “Imágenes Jóvenes en la Diversidad Cultural”, organizado por la Fundación Kine.

LA GRIETA (2012) Cortometraje de Ficción. Duración: 5´ 08´´. SINÓPSIS: En una sesión de terapia, Chiara cuenta que sueña lo mismo desde que tiene memoria. Ve una grieta en la calle, una puerta. Cuando llega a ella, se despierta. Volviendo a su casa, el conductor toma un camino nuevo que la inquietará... Seleccionado para su proyección en el 12° Festival de Cortometrajes “Hacelo Corto”, organizado por el Programa Medios en la Escuela, del Ministerio de Educación de CABA, 2013.

MATE AL OLVIDO (2006) Cortometraje de Ficción. Duración: 8´15´´. SINÓPSIS: ¿Qué harías si no pudieras recordar tu día de ayer?

LAS LLAVES DE OFELIA (2013)

UNA HERMOSA ROSA (2007)

(https://vimeo.com/79942585)

Cortometraje de Ficción. Duración: 11´. SINÓPSIS: Rosa es una adolescente con capacidades especiales. Luego del fallecimiento de su padre, debe enfrentarse a un mundo hostil donde la discriminación se

Cortometraje de Ficción. Duración: 6´50´´. SINÓPSIS: Una historia basada parques”, de Julio Cortázar.

FILMOGRAFÍA

136

en “Continuidad

de

los


Seleccionado para participar del 13° Festival de Cortometrajes “Hacelo Corto”, organizado por el Programa Medios en la Escuela, del Ministerio de Educación de CABA, 2014.

TALLER DE INVESTIGACIÓN Y VIDEO DOCUMENTAL

MALDITA CONCIENCIA (2014) (https://vimeo.com/111931984) Cortometraje de Ficción. Duración: 4´48´´. SINÓPSIS: Un día en la vida de un joven que parece tener problemas con su conciencia. Ésta, pesimista, no hace más que complicarle la vida al pobre adolescente. Seleccionado para participar del 14° Festival de Cortometrajes “Hacelo Corto”, organizado por el Programa Medios en la Escuela, del Ministerio de Educación de CABA, 2015. Seleccionado para participar del Festival “Jóvenes en foco”, 2015.

EN EL NOMBRE DEL PADRE.

SIGILOSAMENTE (2014)

LOS CURAS PALOTINOS EN BELGRANO (2011)

(https://vimeo.com/112489945)

(https://vimeo.com/31391433)

Cortometraje de Ficción. Duración: 6´05´´.

Corto Documental. Duración: 20´.

SINÓPSIS: Un joven alumno busca recuperar desesperadamente un objeto que su profesor le ha quitado y es muy preciado para él. Seleccionado para participar del 14° Festival de Cortometrajes “Hacelo Corto”, organizado por el Programa Medios en la Escuela, del Ministerio de Educación de CABA, 2015.

PRÓXIMAMENTE (2015) Cortometraje de Ficción. Duración: 5´15´´. SINÓPSIS: Una serie de trailers de películas y programas de tv que nunca llegaron a la pantalla. Seleccionado para participar del 14° Festival de Cortometrajes “Hacelo Corto”, organizado por el Programa Medios en la Escuela, del Ministerio de Educación de CABA, 2015.

SINÓPSIS: A partir de entrevistas realizadas a sacerdotes palotinos, se reconstruye la relación entre la Iglesia, la dictadura y el Movimiento de Curas para el Tercer Mundo. Desde el análisis de las tensiones identificadas, se aborda la Masacre de San Patricio en la que cinco curas palotinos fueron asesinados en la Parroquia homónima en el barrio de Belgrano R. de la Ciudad de Buenos Aires en el año 1976. Seleccionado para su proyección en el en 14° Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos, Sección Escuelas, Instituto Multimedia DerHumALC, Cine Gaumont, mayo de 2012. Seleccionado para su proyección en el V Festival Iberoamericano de Cortos “Imágenes Jóvenes en la Diversidad Cultural”, organizado por la Fundación Kine, 2012. Proyección en el Encuentro del Programa Jóvenes y Memoria, Comisión Provincial por la Memoria, Chapadmalal, 2011.

FILMOGRAFÍA

137


BARRIO, TAL VEZ (2012)

Proyección en el Centro Cultural España, Córdoba, 2014.

(https://vimeo.com/51726581)

Proyección en distintos encuentros de organizaciones y movimientos sociales y debates sobre temáticas de género.

Corto Documental. Duración: 11´. SINÓPSIS: La murga pensada como una expresión de lo popular, herramienta de militancia y transformación social es aquí abordada desde los testimonios de la murga “Los Endiablados de Villa Ortúzar”. El impacto en el barrio y su tarea social. Seleccionado para su proyección en el en 15° Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos, Sección Escuelas, Instituto Multimedia DerHumALC, Cine Gaumont, agosto de 2013. Proyección en el Encuentro del Programa Jóvenes y Memoria, Comisión Provincial por la Memoria, Chapadmalal, 2012.

Proyección en el Encuentro del Programa Jóvenes y Memoria, Comisión Provincial por la Memoria, Chapadmalal, 2013.

POR FAVOR (NO) MOLESTAR (2014) (https://vimeo.com/111441765) Corto Documental. Duración: 11´48´´. SINÓPSIS: A partir de inquietudes e interrogantes colectivos en torno al orden social, sus actores, ritmos y tiempos; la investigación buscó indagar aquellos trabajos que son socialmente invisibilizados en la vida cotidiana. El corto documental es resultado de este trabajo, que supuso entrevistas a distintos trabajadores y salidas “de campo” a diversos espacios urbanos. Proyección en el Encuentro del Programa Jóvenes y Memoria, Comisión Provincial por la Memoria, Chapadmalal, 2014.

FELICIDADES (2015) Corto Documental. Duración: 15´.

MUJER BONITA (2013) (https://vimeo.com/81804076) Corto Documental. Duración: 14´42´´. SINÓPSIS: El documental trabaja sobre la participación política femenina. A través de entrevistas realizadas a militantes sociales, sindicales, estudiantiles y activistas culturales, se cuestiona la supuesta equidad entre los géneros a la hora de ocupar cargos y cumplir roles al interior de las organizaciones sociales. También, aborda las tensiones entre la militancia y aquellos roles socialmente asignados a las mujeres.

SINÓPSIS: Cumpleaños, fiestas y viajes de egresados, celebraciones religiosas y paganas… ¿Cuánto hay de rito comunitario? ¿Cuánto de influencia del mercado? ¿Cómo influyen las celebraciones en nuestras identidades? ¿Por qué todos los seres humanos a lo largo de la historia celebramos? Proyección en el Encuentro del Programa Jóvenes y Memoria, Comisión Provincial por la Memoria, Chapadmalal, 2015.

Seleccionado para su proyección en el Festival “Mujeres en foco. Festival Internacional de Cine por la Equidad de Género”, V Edición, septiembre 2014, Cine de la Biblioteca del Congreso Nacional.

FILMOGRAFÍA

138


PERDÓN

por Carolina Dandois

Y afuera los pibes pedían monedas. Y afuera la madre lloraba sin llorar. Hay tantos corazones polarizados. Se encierran en sus casas, cierran los ojos. Se tapan los oídos y yo me temo que me he convertido en parte de esto.

Carolina Dandois, alumna de 2° año 2009. Ilustró Sofía Di Saia, 5° año 2009. Coloreada digitalmente.

139

2011


CONTAR Sus páginas registran con claridad los inmediatos y accesibles encantos de las matemáticas, los que hasta un mero hombre de letras puede entender, o imaginar que entiende. Jorge Luis Borges, Discusión.

La llegada de la convocatoria de la Academia Nacional de Ciencias para el 5to Concurso de relatos “Contemos la Ciencia”, llevó a las áreas de Matemática y Lengua y Literatura a proponerles a los alumnos que escribieran ficción partiendo de alguna idea matemática. En los dos cuentos que publicamos en estas páginas, los números —ese sistema aparentemente ordenado y racional— develan su naturaleza oculta, esa que los hermana con la literatura: el hecho de ser, en última instancia, una mera representación.

La vida en números

por Layla Ohanian

S

obre un escritorio ya desgastado por los años, un hombre de camisa azul saca de su maletín sus cuentas. Una vez más, llegó fin de mes y con éste llegan las cuentas a pagar, que se amontonan en el escritorio color miel. Lo que este hombre no sabe es que en el instante en el que abre el sobre recién llegado, el colectivo 19 está pasando por su puerta. Dentro de ese colectivo, una mujer de camisa roja habla por su teléfono celular. A pesar de que no quiere llamar la atención de sus compañeros viajeros, no puede evitar levantar la voz cuando llora. La mujer de la camisa roja llora angustiada y cuenta al que está del otro lado que su nota en el examen no fue suficiente. La mujer de la camisa roja habla de que para qué tanto esfuerzo si luego un punto la derrumba. Lo que esta mujer no sabe es que en el momento en el que pasa por la plaza en la que se debe bajar, dos chicos observan el colectivo. Lo ven pasar y suspiran. Dos adolescentes, uno de camisa celeste y una de camisa rosa pálido. Se sientan en el banco de la plaza y se miran como lo venían haciendo esa tarde. Se toman las manos, tal como lo venían haciendo esa tarde, y se acercan el uno al otro, tal como lo venían haciendo esa tarde. Sus risas suenan juntas casi como una melodía ensayada. Solo necesitan la risa del otro para disfrutar de ese momento. Sí, fue una tarde hermosa y se sentían en el aire las ganas de repetirla, así que sólo se necesita un detalle: él toma valentía y le pide su número de teléfono. Ella acepta con una media sonrisa. Se escriben los números en papeles y los intercambian, y generan así otro roce con sus delicadas manos. Lo que estos dos chicos no saben es que en el momento en el que sus manos vuelven a tocarse, una mujer pasa por la plaza apurada.

2013

140


Nerviosa y apurada. Así camina la mujer de camisa verde oscuro por la inmensa plaza. Llega tarde a la cita que tiene para renovar el documento. A la mujer de camisa verde oscuro no le gusta ir apurada, así que acelera el paso. Ahí está: el edificio 2106 de la calle G. Vázquez. La mujer llega y suspira aliviada: por fin. La llaman desde la casilla 4 por un micrófono. Se acerca y comienza el trámite. El número que define su identidad es 90.102.009. La mujer que la atiende se lo repite numerosas veces y la mujer de camisa verde oscuro asiente, pero no se da cuenta de que la mujer de enfrente le está dictando el número de persona que es. Lo que esta mujer de camisa verde oscuro tampoco sabe es que en el mismo momento en el que la llaman a la ventanilla 7 para seguir llenando papeles, una mujer pasa caminando con su hija por el edificio en el que se encuentra. Las dos llevan puesta una camisa bordó. Se mueven parecido, con una forma de caminar peculiar. Hoy es el día 29 del mes 8 del año 2013, y la madre le prometió a su hija que le compraría una camisa nueva. Llegan a un lugar espacioso: un local de 30 metros por 35 metros. La búsqueda de la camisa comienza y comienzan los problemas. La madre grita del horror cuando ve el precio de la camisa que está en sus manos: 350 pesos, un precio que no se puede creer. La madre se le acerca a su hija y le plantea la situación: el precio no era lo que esperaba. Discuten sobre hasta dónde llega lo caro, sobre que lo bonito sale caro y lo barato también. ¿Dónde queda el precio de lo real entonces? La madre y la hija comienzan a discutir: ya está, es una pelea de madre e hija adolescente. La hija llora y abraza a la camisa nueva. La madre la quiere calmar pero es demasiado tarde: es un drama. Lo que estas dos mujeres no saben es que en el momento en el que una vendedora se acerca a ellas a preguntar si está todo en orden, el auto que dejaron estacionado en la vereda de la vuelta del local está siendo remolcado. Un hombre de camisa negra ve la situación y se ríe. Se ríe con maldad y felicidad al mismo tiempo. Piensa que qué suerte, que qué suerte que es lo suficientemente inteligente como para dejar su vehículo en un estacionamiento cuidado. Se ríe una vez más. Da una vuelta con su auto y lo ve: 24 horas abierto. Sonríe para sí ya que pudo encontrar el estacionamiento y se baja del auto para entregar las llaves. Lo que este hombre de camisa negra no sabe es que su amante, una mujer de camisa violeta, se encuentra en la peluquería de al lado del estacionamiento. La mujer de camisa violeta está discutiendo con otra mujer, una mujer de camisa lila. Se conocieron hace pocos minutos en la peluquería y se asombraron, ya que habían eligido el mismo color con el que teñir su pelo. Discuten sobre este hombre precioso que vieron en la televisión, este hombre y su edad. ¿34 años? Imposible. ¿48? Demasiado. No pueden ponerse de acuerdo en cuántos años aparenta este hombre y cuántos verdaderamente tiene. Discuten y discuten hasta que se termina la tintura. Lo que estas dos mujeres no saben es que el novio de la mujer que les cambió el color de pelo por la tintura número 23 “rubio radiante”, acaba de abandonar la peluquería para retornar a su hogar. Es un chico de camisa verde manzana al que le gusta pensar. Sin tener que esperar mucho tiempo, se toma el colectivo 19. Toma el primer asiento de la derecha de la fila de 6 del fondo. Le gusta esa fila, y más cuando le toca la ventana. Mira por su ventana y piensa. Puede ver con claridad que acaba de pasar tres paradas en las que paran los colectivos 165, 44, 151 y 93. Cuánto movimiento, piensa antes de quedarse dormido. Lo que este chico de camisa verde manzana no sabe es que el colectivo en el que se encuentra acaba de pasar por la casa del hombre de camisa azul. Y lo que tampoco sabe es que al lado de la casa del hombre de camisa azul, un pequeño de camisa amarilla acaba de volver del colegio. Se saca los zapatos y abre su mochila como de costumbre. Mira el reloj para que sus numeritos y sus agujas le indiquen qué momento del día es. Suspira: ya es tarde y tiene que hacer su tarea de matemática.

141

Layla Ohanian, alumna de 4° año 2013. Ilustró Chiara Jason, 4° año 2013.


4700.18 Este cuento obtuvo una Mención de Honor en el V Concurso Nacional de Relatos, Historietas y Cuentos cortos “Contemos la Ciencia”, organizado por la Academia Nacional de Ciencias de la ciudad de Córdoba.

por Natasha Arcuschin

T

ic-toc tic-toc tic-toc tic-toc tic-toc.
Cinco son los que suenan antes de que me despierte. Marcan la llegada de las siete de la mañana.
Me despierto. Ciento treinta son los pasos que debo hacer para llegar a la estación. El tren sale siete y media. Tengo tiempo. Me aseo, me coloco mi traje negro y mi reloj. Tomo un café. Y parto.
Un paso, dos pasos, tres pasos..., ciento treinta pasos. Llegué. En la estación compro el diario. Cinco pesos con cincuenta centavos. Leo la tapa y algunas páginas. No hay nada interesante. Es todo aburrido. Las mismas noticias de siempre. Tres sobre algunos asesinatos. Dos sobre problemas políticos. Escándalos. Paros. Problemas. Todas las noticias cuentan problemas. Algunas mejor contadas que otras. Pero todas iguales. Lo compro igual, por alguna razón me entretiene. Tal vez es el morbo de ciertas noticias lo que me guste. O el simple hecho de saber todo lo que pasa, a cada hora a cada minuto. No quiero perderme nada.
Todavía faltan ocho minutos para que salga el tren. Hace calor. Voy al baño a lavarme la cara. Abro la canilla de la derecha. Cierro los ojos y me enjuago. Siento que estoy solo. Siento el silencio. Me asusta estar solo. Abro rápido los ojos y levanto la cara. En frente hay otra. Otra cara, es igualita a la mía. Es mi reflejo. Aquel espejo contiene mi cara. Una cara vieja y con arrugas, una cara ya gastada por el tiempo y envejecida por los años, una cara cansada y aburrida, como las noticias del diario que tengo en la mano. Miro más detenidamente en el espejo, no hay sólo una cara. Hay más. Son treinta. No, cuarenta. No. Muchas más. Quizás infinitas. ¿Pero cómo? Atrás mío hay otro espejo, que también refleja algo, no a mí, más bien, al espejo ubicado enfrente de mí, éste que contiene infinitos reflejos míos. Es extraño, son infinitos reflejos míos que me rodean, lo único que me separa de éstos es el espejo, porque todo lo demás es igual a mí. Demasiado igual. Un poco me incomoda. De repente uno de los miles de reflejos cambia. Se sale de la fila de cabezas infinitas y me saluda. Tic-toc. Mi reloj indica las siete y veintiocho. Corro hacia el tren. Entro en el tercer vagón. Siete y treinta. Suspiro de tranquilidad y observo los asientos. Una sensación de frío me invade... Algo así como una sensación de tristeza. Hay muchos asientos vacíos. Mejor dicho, todos los asientos vacíos. Es raro, por lo general el tren va lleno sobre esta hora, siempre cargado de personas que se agarran unas de otras para no caerse. Pero no hoy. Esta vez estoy solo. Hoy no puedo percibir ni la prisa de la gente, ni el malhumor de las mañanas, ni el aire viciado. Nada. No hay nada ni nadie a quien percibir. Solo un olor, un olor extraño, es un olor desagradable, nunca había olido algo así. Me siento en la cuarta fila. Junto a la ventana. Me gusta la ventana. A pesar de que en el vagón estoy solo, siento como si estuviera lleno. Es más, cuando me paro para bajar del tren, tengo esa sensación incómoda de estar esquivando gente para poder pasar. Me bajo del tren y doy cuatro pasos. Uno, dos, tres, cuatro. Grito.
Cientos de cadáveres. No, dos mil. No. Muchos más. Infinitos cadáveres. Todos esparcidos por la estación. Sin ningún

142


rasguño, sin ningún golpe, como dormidos. Pero todos muertos, no tengo duda. Me doy vuelta horrorizado y vuelvo a gritar. El tren del cual hace unos pocos segundos me había bajado está repleto de cadáveres. Son cien. No. Doscientos. No. Mucho más. Son infinitos. Todos acomodados en el tercer vagón. Ninguno tiene rasguños, ninguno tiene golpes. Pero están muertos. Estoy seguro. Espantado corro hacia el baño de la estación, mientras intento esquivar los cadáveres. Me lavo la cara con la esperanza de que todo sea una ilusión provocada por el calor. Quizá sean las altas temperaturas que afectan mi sistema nervioso. Ilusiones. El baño está vacío. Me enjuago. Levanto la cara. Otra vez aquellos infinitos reflejos de mi cara. Otra vez hay uno que se sale de la fila. Pero éste, en vez de saludarme, saca un arma y me dispara.

Natasha Arcuschin, alumna de 2° año 2013. La ilustración fue producida por Daniela Grün, 4° año 2014, en el Taller de Pintura.


ACCIÓN POÉTICA TÍTULO NOTA Acción poética es un movimiento mural-literario que comenzó en 1996 en Monterrey, Nuevo León, México, y hoy se extiende a muchísimas ciudades de América.

2013

144


ACCIÓN POÉTICA

145


“SOUS LES PAVÉS, LA PLAGE”: UNA FIESTA 2008: a cuarenta años del Mayo Francés, intelectuales de diferentes lugares del mundo intentaron reabrir un debate sobre aquellos tiempos en los que soplaban vientos de cambio en Europa y en América. Un huracán juvenil avanzaba sobre las estructuras sociales, culturales y políticas consolidadas, establecidas, garantes del orden. En Instrucción Cívica de 5to trabajábamos sobre los sesenta: la “Nueva Izquierda”, las alternativas revolucionarias al sistema capitalista, el hippismo y las críticas a los modelos de consumo. Durante varias clases nos preguntamos cómo se pensaba (y se actuaba) la vida estudiantil, la militancia, lo social y la política en aquellos años. Y también revisamos la vitalidad de esas formas hoy, en el mundo en que vivimos. El texto que sigue se desprende de estos interrogantes y alienta a seguir la discusión.

por Nicolás Gulluni, Manuela Martín, Luana Pessagno y Ana Salomón

¿Qué es una revolución? Dos definiciones “de diccionario” pueden ayudar para empezar a pensar el problema del carácter revolucionario de las revueltas de mayo de 1968 en Francia. ¿“Cambio violento en las instituciones políticas, económicas o sociales de una nación” o “Inquietud, alboroto o sedición”? Según en qué definición nos paremos, podemos considerar a los sucesos del ´68 como una revolución o como una simple sublevación sofocada rápidamente por las fuerzas policiales. Entendemos que la más acertada para caracterizar al mayo francés es la segunda, teniendo en cuenta que la palabra sedición implica: “Alzamiento colectivo y violento contra la autoridad, el orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de la rebelión”. Ahora bien, ¿fue una verdadera revolución? Si nos atenemos a nuestras lecturas de Ramoneda y Eric Hobsbawm, el carácter revolucionario del ´68 radicaba en el plano cultural y social, acotado estrictamente a lo ideológico. Con esto queremos decir que la toma del poder no se hizo efectiva (si ésa era la motivación o no del movimiento lo discutiremos más adelante), sino que las revueltas dieron lugar a la aparición en escena de una nueva forma de pensar y de ver el mundo; al intento de instauración de nuevas pautas sociales con la libertad y la imaginación como valores supremos; a la alteración del comportamiento y las costumbres; a un cambio en la manera de manifestarse utilizando los medios masivos de comunicación -una herramienta que contribuyó enormemente a la difusión del movimiento- y símbolos que definen su carácter iconoclasta (la emisión de consignas pegadizas como “Bajo los adoquines, la playa”, la toma de las universidades, la delimitación de los territorios ocupados por los estudiantes por medio de trincheras). Así, podemos perfilar una definición de revolución que no im-

2008

plica la toma del poder ni una revuelta subversiva, sino una alteración de la cosmogonía predominante en el contexto socio-cultural. Pero para entender el surgimiento de esta nueva forma de ver el mundo debemos observar un poco el contexto histórico mundial de aquella época. Habiendo terminado la Segunda Guerra Mundial y sucediéndola la Guerra Fría como enfrentamiento ideológico entre EEUU y la URSS, se produjo una tensión importante que tuvo vigencia hasta 1989 con la caída del Muro de Berlín. Este período, en el que se conformó un mundo bipolar, es llamado también edad de oro y dio lugar a un progreso económico muy importante por el fin de la Segunda Guerra Mundial. Esto constituyó -de alguna manera- a la naciente cultura juvenil global que alcanzaría una expansión importante. Gracias al poder adquisitivo al que los jóvenes pudieron acceder y a la prosperidad y el pleno empleo propios de este período, no sólo se amplió el mercado en cuestiones de moda, música, etc., sino que también esta nueva juventud disparó una activa intervención política, tratando de imponer un nuevo modelo de vida. Ahora bien, la mencionada Guerra Fría fue así denominada debido a que los combates no se desarrollaban en los territorios de los países centrales. Tal es el caso de la Guerra de Vietnam, que generó en la juventud un gran descontento sumado a los permanentes reclamos sociales por mejores condiciones de vida y por el fin de la opresión. Así, las revueltas estudiantiles que trascendieron gracias a los medios de comunicación a finales de los ‘60 estaban imbuidas de un espíritu de libertad y antiimperialismo. Esto se vio en las sublevaciones de la Universidad de Columbia, de Tlatelolco y del mayo francés, que implicaron un cuestionamiento a las hegemonías políticas y una oposición al sistema capitalista.

146


Los jóvenes que participaron en las movilizaciones eran, a la vez, partícipes del dinamismo económico que atravesaba el esquema capitalista al cual criticaban. Recordemos que provenían de las clases medias acomodadas y poseían altos niveles adquisitivos. Por otro lado, nos encontramos con otra concepción con respecto al carácter revolucionario de Mayo del ’68. Es una visión surgida en el seno mismo del movimiento. Vamos a recurrir al testimonio de uno de sus líderes: Daniel Cohn Bendit. “El cambio forjado por el ´68 afectó, sobretodo, la cultura tradicional, el moralismo fanático, y el principio de autoridad jerárquica. Modificó la vida social, las formas de ser, las formas de hablar, las formas de amar y de tantas otras cosas. Pero, pese a su amplitud, el movimiento se mantuvo alejado de la violencia para crear un nuevo modo de rebelión (…). La revuelta fue una forma de expresión política, pero su objetivo no era tomar el poder político como tal (…). Incuestionablemente, fue un fracaso político. Pero igualmente incuestionable fue el gigantesco temblor que sacudió nuestras concepciones antediluvianas de la sociedad, de la moral y del Estado” 1. Acordamos con esta concepción. Si lo vemos desde el inicio de los movimientos de liberación de los años 70, podemos pensar que el objetivo del mayo francés no era tomar el poder sino sacudir los cimientos de la sociedad burguesa; tergiversar las concepciones y costumbres de la época, dando lugar a nuevos cuestionamientos políticos. Todo esto nos da el indicio de que Mayo del ´68 no fue una revolución, pero sí tuvo elementos revolucionarios -nuevos para ese momento- al desmitificar la famosa máxima que estipula que “nada puede hacerse contra el régimen”2. Esto representó el pináculo del espíritu libertario de los años 70. Así, llegamos al punto en que es inevitable caer en la confusión que se genera al tratar de diferenciar los conceptos de revolución y de libertad. Como dice Cohn Bendit en una entrevista realizada por Luisa Corradini para La Nación, “no hay que tomar sólo el Mayo del ´68, hay que tomar todo el período. Esas rebeliones de los años ‘60 en Europa liberaron a las sociedades, pero fracasaron políticamente”3. Cohn Bendit habla de la liberación de la sociedad de las estructuras rígidas que limitaban su pensamiento, su imaginación y su capacidad para oponerse al sistema que la oprimía. En este período se desarrollaron varias formas de resistencia mediante el surgimiento de nuevas organizaciones. Por todo esto, podemos afirmar que el Mayo del ´68 –aunque no provocó cambios totalmente decisivos- implicó, a fin de cuenta, cambios. Esto, desde el punto de vista de los protagonistas de este emblemático movimiento, fue lo principal, el objetivo. Aquí es donde nos enfrentamos a la pregunta: ¿por qué no fue una revolución? Podemos decir que nunca quiso serlo.

1  2  3

Veamos este diálogo: “Sartre: -El problema sigue siendo el mismo: mejoras o revolución (…). Cohn Bendit: -(…) Ya he dicho que vamos más bien hacia un cambio perpetuo de la sociedad, provocado, en cada etapa, por acciones revolucionarias (…)”4. Cohn Bendit escapa al condicionamiento impuesto por Sartre en su pregunta y propone una nueva mirada respecto a la manera de movilizarse y, más específicamente, al “modus operandi” del mayo francés. Para ser más precisos, Mayo del ´68 fue un movimiento “que no constituyó un repudio a la política como tal, sino que fue -más que nada- un rechazo al estilo tecnocrático de gobierno”5. Los actores involucrados -de hecho bastante dispares- fueron los obreros, los estudiantes, los militantes anarquistas, socialistas, maoístas, trotskistas y “situacionistas”6. Todos inscribieron en el movimiento sus propias reivindicaciones. Podemos ver, por ejemplo, que los trabajadores obtuvieron mejoras salariales y de condiciones de trabajo y que los estudiantes incrementaron su participación en las decisiones de la universidad en varios aspectos. Cuando nos preguntamos hoy por el carácter de ese mayo francés, podemos pensar que no fue una revolución fallida puesto que nunca fue ésa su verdadera intención. Quizás se asemejó más a un movimiento libertario, a un griterío de opiniones, a un tumulto de gente -de jóvenes- que se sublevaron frente a un modelo capitalista que se encontraba en auge. “No fue una revolución, ni cosa parecida: era una fiesta para llevar a una novia (…). No era la revolución: era el despelote”7. Finalizamos con Michel Foucault, quien describió claramente el perfil del mayo francés: “lo que estaba por suceder no tenía su propio vocabulario. Fue una intención (colectiva y en actos políticos callejeros) de gestar un relato. Un relato, no existente todavía, para discutir contra los relatos que establecían la realidad”8.

4  Sartre, Jean Paul, ibídem. 5  Página Web: www.portalplanetasedna.com.ar/mayo_frances 6  Página Web: www.izquierdasocialista.org.ar/comunicados/mayofrances 7  Caballero, Antonio; “Nostalgia de entonces”, Revista ADN Cultural, La Nación, Buenos Aires, 2008. 8  Citado en Casullo, Nicolás; “Poética de la revuelta” Revista Ñ, Buenos Aires, 2008.

Cohn-Bendit, Daniel; “El 68, un fracaso político”, Revista Ñ, Buenos Aires, 2008 Sartre, Jean Paul; “A dos voces”, Revista Mu, Buenos Aires, 2008. Página Web: www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=707052

Nicolás Gulluni, Manuela Martín, Lua Pessagno y Ana Salomón, alumnos de 5° año 2008.

“ SOUS LES PAVÉS, LA PLAGE”

147


DIME CÓMO ESCRIBES La lectura y la escritura no constituyen una “habilidad natural” que se desarrolla sola o espontáneamente. Por el contrario, son tecnologías recientes en la historia humana que se aprenden, fundamentalmente, en las diferentes etapas de educación formal y que tienen un fuerte impacto en todas las esferas de la vida. Por este motivo, para poder trabajar sobre las prácticas de lectura y escritura en la escuela es necesario, primero, desnaturalizarlas. Una manera de llamar la atención sobre esta cuestión es pedirles a los chicos que escriban su biografía como lectores y escritores. A continuación pueden leerse algunas de las reflexiones que disparó esta consigna en alumnos de 4to año.

(I) Nazco el 23 de julio de 1995 un mediodía frío y neoliberal. Ya desde muy chica, tanto mi papá como mi abuelo, me incentivaban para que aprendiera a leer. Me acuerdo que la primera palabra que pude leer fue “pato”, y fue con unas letras de goma eva que mi papá me había comprado para que practicara. A eso de los cuatro años hice un cuento que se llamaba “La nena que bailaba”. Como no sabía escribir, yo dibujaba y le decía a mi papá lo que tenía que escribir. Fue el primer cuento que hice. (Catalina Bargalló Castagnino). De vez en cuando escribo poemas en inglés; creo que escribir en otro idioma te hace pensar diferente o por lo menos encontrarle otro significado a las palabras. (Catalina Perelis). Me gusta tanto escribir como leer, e intento adecuar mi forma de expresarme dependiendo del tipo de texto que escriba. Aunque debo admitir que a veces, cuando hay que escribir para materias como Historia, dependiendo de cómo se lo mire, suelo ser vueltero, o citando al profesor de Historia, “con la información o datos que tengo, hago un guiso bien elaborado y no tiro todo crudo a la mesa”. (Leandro Rosenthal). Cuando me quise dar cuenta de cuál era el momento exacto en el que logré dibujar letras, números, símbolos, caí en la cuenta de que en realidad no recordaba nada de ese episodio. -Ma, ¿cuándo escribí por primera vez?, pregunté. -A los 3 años, 4, hija. -me respondió. Con esa simple respuesta, pude comenzar a tejer mi breve historia con la escritura. (Camila Medina).

2012

148


(II) Yo si tengo que escribir lluvia en el celular pongo YUVIA, o había pongo ABIA, porque trato cada vez de escribir más rápido, por lo tanto abrevio todo lo que para mí es inútil, o sea, todo lo que no modifica la palabra al leerla. (Manuel Nuss). Me gusta que mi escritura tenga que ver con lo que siento. Y si puedo escribir eso, que para mí es tan complicado, seguro que puedo escribir para un examen con más seguridad. (Gerónimo Martín). Básicamente, cuando escribo estoy haciendo un asado, pongo la información relevante y ya. Es por eso que me cuesta hacer trabajos prácticos o pruebas donde debo explicar mucho, porque llega un momento en el que las oraciones no tienen sentido ni concordancia. (Felipe Malatesta). A medida que fui creciendo, cada vez menos. Pero últimamente cuando estoy triste o me peleo con alguien o algo por el estilo, no importa dónde, me pongo a escribir lo que me pasa o cómo me siento. Creo que lo tomo como un momento de reflexión. Muchas veces me ayuda a darme cuenta de cosas; o también me gusta para tenerlo ahí escrito y después de un tiempo volver a leerlo. (Tania Galli).

(III) Ya entrados los años, en el apogeo subversivo de la pubertad, encontré un gran interés en la escritura. Ciertamente lo que buscaba era la aceptación de mis presuntos lectores más que la imperiosa necesidad de escupir mi mente en un papel. El hábito de escribir fue implosionando hasta ocurrir casi exclusivamente ante una demanda académica. ¿Por qué se esfumó mi conducta de escritor? La respuesta -por extraño que suene- se desprende del jazz. Desde que incursioné, todos estos años, en el estudio de la música; la adrenalina que emana la improvisación se volvió un estilo de vida. Al escribir siento condenar mis argumentos a quedar plasmados en la hoja, como un registro que no es maleable; y eso me desespera. (Sebastián Wierzba). Yo creo que la escritura apareció en mí desde los cinco años. Me gustaba mucho escribir las paredes y dibujarlas. Creo que desde ese momento encuentro el “hábito” de escribir como algo divertido. (Camila Ferreyro Polanco). No soy un chico que escriba mucho, no me pongo a escribir de repente cuando estoy aburrido, no suelo escribir excepto para trabajos escolares o información académica o contraseñas y mails, además de Facebook. No tengo mucha habilidad para la redacción, mi cabeza va más rápido que mi escritura, generalmente, y me salteo tanto palabras como letras. (Lucas D´Angelo). Me di cuenta de que lo mío no es escribir ficción sino reflexionar sobre un hecho que haya pasado en la realidad y escribir mis propios pensamientos y conclusiones. (Martina Di Saia). La escritura me parece algo muy liberador y es, para mí, una forma de que me escuchen y una forma de que yo misma me escuche, me entienda. (Anaís Herrera).

149


(IV) Previo a la escritura, una etapa muy importante para su desarrollo en mi vida fue la lectura: mis padres, ambos grandes fanáticos de la actividad, me criaron, entre otras cosas, acompañados de una dosis inmensa de libros. Ellos me leían cuentos cuando era muy pequeña y con el tiempo comenzamos a recrear nuestras propias historias juntos a la hora de dormir. Improvisando, estas historias se creaban en una sola noche utilizando simplemente la voz, pero luego se convertían en LAS historias o los cuentos favoritos para el momento previo a dormir. (Carolina Dyszel). Escribir cosas “informativas” o no sé cómo llamarlo me resulta difícil porque no me expreso como lo haría verbalmente y en las pruebas lo confirmo: me va mucho mejor en los orales que en los escritos. Recuerdo que de más chica tenía tantas ganas de aprender a escribir que siempre agarraba los cuadernos del colegio de mi hermana y copiaba sus letras. (Macarena Guzmán Llach). Últimamente me di cuenta de que me gusta mucho escribir, tanto opiniones en un tema escolar o algo más “mundial”, como un cuento corto, largo, una novela, letras de canciones, etc. Me despierta muchas sensaciones, me hace bien; aunque noto que, a veces, soy un poco desprolija con la organización, el planteo de la estructura, etc. (Micaela Vainikoff ). Haciendo fuerza con la memoria, recuerdo un día de verano cuando mi madre me regaló una pluma de colores vivos de tinta negra. Yo nunca me hubiera imaginado que un regalo tan vacío de entretenimiento y acción podría atraparme tanto. Pero lo curioso fue que ese día comencé a escribir la historia de un caballero integrante de la gran mesa redonda (muy ligado a la imagen del Rey Arturo, quien fue uno de mis personajes preferidos) y pasé toda una tarde escribiendo esa gran historia, imaginándome a ese caballero honorable y su imponente caballo. (Baltazar Clusellas). En el año 2009 me reencontré con mi pasión por la creación de textos, solo que esta vez no eran literarios sino que tenían una inclinación psicológica o filosófica, con una intención de comprender y dejar pensando a los lectores, que en este caso eran mis propios amigos. Comencé con un par de notas en la red social Facebook, hablando sobre amistad, amor, rencor y demás sentimientos. Luego descubrí una herramienta muy útil que resultaba de mi interés, llamada Blogspot. Allí, en el blog, me encontré con un espacio en el que me podía expresar tranquilamente y desarrollar muchos pensamientos que rondaban por mi cabeza. (Candelaria Deferrari).

150


HACEDORES DE CRISTALES E

l año 2014 fue declarado por la Asamblea de las Naciones Unidas como el “Año internacional de la cristalografía”. Se cumplieron cien desde aquel Premio Nobel recibido por Max von Laue, físico alemán que descubrió un fenómeno conocido como difracción de rayos X. Este fenómeno permitió analizar la estructura cristalina (el ordenamiento de los átomos) de los materiales. La declaración de la ONU significó una verdadera oportunidad para difundir esta ciencia en todo el mundo. En nuestro país, la Asociación Argentina de Cristalografía (AACr) invitó a los alumnos de colegios secundarios a participar de su primer Concurso de Crecimiento de Cristales. Y así lo hicieron los chicos de 4to. En sus clases de Química, diseñaron protocolos, experimentaron las etapas de la cristalización y los factores que afectan la solubilidad del sulfato de cobre, el azúcar y la sal. Pensaron, experimentaron y siguieron pensando para crear sus propios cristales.

“Pudimos notar y comprobar personalmente lo visto en clase. Observamos el resultado del acomodamiento de las moléculas que otorgan la forma a los diversos cristales y los cambios que uno, desde su lugar de creador del cristal, puede realizar para que el crecimiento de estos se vea o no condicionado: variar la concentración de la solución, la agitación o la velocidad a la cual desciende la temperatura. Luego de dos semanas de trabajo y espera, el hecho de que se formaran cristales chiquitos (semillas) -suspendidos en la solución, y también otros en el fondo de los recipientes- nos hizo sentir verdaderamente satisfechas con el trabajo realizado.” (Fragmentos del relato de Guadalupe García Vetere, Camila Dvorkin y Victoria Llovera, 4to año).

151

2014


¿QUÉ SERÁ DE LA VIDA DE…?

Todos ellos tienen un denominador común: haber pasado por nuestras aulas. Todos ellos, en algún momento, contribuyeron a esta publicación que hoy cumple 15 años y pretende homenajearlos de este modo sencillo. Recordándolos, como hacemos en sala de profesores, cuando cada tanto alguien tira sobre la mesa las palabras mágicas: “Che, ¿qué será de la vida de…?”. MARÍA DE LOS ÁNGELES REY (“Diario de una noche lejana”, 2007) tiene 26 años y vive sola, en un departamento que se encargó de llenar de sahumerios, plantas y libros. Estudió Ciencia y Tecnología de los Alimentos en la UBA y decidió especializarse en microbiología. Una cosa llevó a la otra y, actualmente, es la responsable del área de microbiología en el laboratorio de una empresa de productos farmacéuticos y de cosmética. Bacterias, hongos y levaduras le dejan tiempo, sin embargo, para sus otras ocupaciones: cantar, estudiar italiano, hacer yoga, aprender cocina, mirar películas. También participa desde hace unos años de un grupo de divulgadores científicos de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y, cada tanto, realiza actividades y dicta talleres y charlas sobre temas de ciencia para un público muy variado. Sobre su paso por el Colegio, destaca esa “apertura a temas que de otra forma no me habrían interesado”. Y agrega: “tengo muchas herramientas desde lo discursivo, por ejemplo, que las atribuyo a mi paso por las distintas actividades: desde el Taller de Tutores Pedagógicos, los Ensambles, Teatro, las clases de Cívica, de Historia, de Filosofía”. Actualmente, Angie no escribe tanto como le gustaría: tiene un proyecto de un libro de divulgación científica “muy en borrador, muy en lápiz, muy tachado”. Pero dice escribir “informes bellísimos”, y haberse hecho “famosa” dentro de la Facultad por hacer unos informes de trabajos de laboratorio de Química Orgánica que serían dignos de un “Cortázar de la Química”. AGUSTÍN PRESTIFILIPPO (“El ALCA: ¿un proyecto hegemónico norteamericano o la vía para la inserción mundial?”, 2003) hoy tiene 29 años, vive solo y trabaja como becario doctoral de CONICET y docente de la UBA. Tras egresar del Colegio, en 2003, se licenció en Sociología (UBA), luego como Magíster de Estudios Literarios y, actualmente, está terminando su tesis de doctorado en Ciencias Sociales en la misma universidad. Comparte su tiempo de estudio y trabajo con la militancia territorial en el espacio Nuevo Encuentro (FPV). Del Cole, recuer-

da las clases de Gaby Farrán, la pasión literaria de Maxi, y nos cuenta que fue para él el primer ámbito donde pudo participar de instancias de discusión, además de haber conocido allí a los amigos para toda la vida. Hoy sigue escribiendo, y mucho: para revistas científicas y para aquella tesis de doctorado que lo tiene sumergido en largas horas de escritura. IARA OHANIAN (“Un pasado que despierta”, 2011) tiene 21 y estudia Diseño de Imagen y Sonido en la FADU, UBA. Vive con un pie en la casa de sus papás y el otro en casa de su novio. Trabaja en una productora de cine como asistente de producción, y está muy entusiasmada con una nueva película en la que están trabajando, que será dirigida por Adrián Caetano. Cuenta que los rodajes y la “pre y post producción” son procesos intensos y de mucho aprendizaje. Además, comparte el tiempo de trabajo y estudio con la práctica de entrenamiento corporal y la fotografía, una de sus actividades preferidas en el mundo. “Siempre intento hacerme un lugar para sacar fotos o hacer algún trabajo especial que me guste”, nos cuenta. Egresó del Colegio en 2011, y dice que aún tiene “clases frescas en la cabeza”, de esas que tuvo hace cinco o seis años atrás y, sin embargo, siguen apareciendo de vez en vez: desde las células en 2do con Débora, hasta las clases de Cívica con Flavia. Recuerda también sus primeras clases de fotografía con Sole Allami, el “stop de yoga” de Gaby Farrán, los ensayos y funciones con “Oye Chico”, el ensamble de percusión en que Gonza Rujelman les enseñaba a improvisar y tocar en grupo hasta llegar a esa memorable versión propia del Himno Argentino. Actualmente, Iara dice estudiar lo que ama y amar lo que estudia. Y escribe bastante: ya sea para la facultad como para su vida personal, y sigue intentando acercarse al “costado humanístico” desde el lenguaje del cine. JUAN SEBASTIÁN REY (“Y dijo la crítica…”, 2008) hoy es músico y trabaja de forma independiente dirigiendo coros,

¿QUÉ SERÁ DE LA VIDA DE?

152


dando clases particulares de piano y como “pianista acompañante”. Tiene 23 años, vive con sus viejos y estudia Dirección Coral en la UNA. Del Colegio recuerda especialmente la primera clase de Teatro y la primera vez que tuvo que actuar en público. Según nos cuenta, el paso por el Ciudad fue decisivo en su elección vocacional: “Tuve grandes ejemplos de profesores en muchos campos, y estimuló en mí una forma creativa de encarar la educación, que trato de reproducir y aplicar con mis propios medios”.

SOFÍA ÁLVAREZ (“Los pichiciegos y la identidad nacional”, 2011) egresó en 2011 y, tras comenzar varias carreras, finalmente se decidió por la Escuela de Cine de Avellaneda. Le encantan las películas de Carlos Sorín, Leonardo Favio, Lucrecia Martel y Mariano Llinás. También le gusta leer: hace un tiempo viene leyendo Historia de las mujeres, de Georges Duby. Trabaja como niñera de una nena de dos años y vive con su mamá; durante varios años, participó también en un Taller de Plástica en el Jardín de infantes “Sueños Bajitos”, en la Villa 31 bis, pero tuvo que dejar por problemas de horarios.

EMILIO LIPANI (“El amor adolescente”, 2009) trabaja desde hace tres años en el Instituto “Un Lugar”, centro de día y hogar para personas con discapacidad. Empezó como administrativo, pero con el tiempo se instaló como docente de talleres y preceptor. Tiene 21 años y vive con sus padres y su hermana. Cuando egresó del Colegio, en 2011, comenzó la carrera de Abogacía, pero -aunque le sigue fascinando el derecho- pronto se cambió a Terapia Ocupacional, una carrera “que representa más mi forma de ser y me permite ayudar más directamente”, y que hoy conjuga con cursos de formación como acompañante terapéutico. En su casa tiene muchos animales y le sigue apasionando jugar al rugby, aunque este año debió tomarse un descanso por una lesión en la espalda.

Dice que en el Colegio encontró a la gente que la va a acompañar el resto de su vida. Y que qué casualidad: hace un tiempo está pensando y escribiendo una adaptación para el cine de Los pichiciegos, libro que leyó por primera vez en el Colegio y cuyo ensayo vuelve a publicarse en esta Antología.

Confiesa que nunca le gustó estudiar, pero que en el Colegio conoció grandes amigos y personas que le enseñaron “lecciones de vida” y supieron apoyarlo en las circunstancias que todo adolescente debe atravesar. Recuerda especialmente los viajes a Tilcara y a San Rafael, y el contacto con la naturaleza; también el Taller de Radio, con su sinfín de anécdotas, y la posibilidad de emprender, en ese marco y en aquel entonces, algunas notas periodísticas que tenían bastante que ver con lo que finalmente terminó haciendo “de grande”. LUCÍA HANDL (“Haiku”, 2001) se mudó hace un mes a convivir con su pareja, su novio desde hace cinco años. Tiene 27, se recibió de Profesora en Ciencias Antropológicas en la UBA y actualmente está escribiendo su tesis de Licenciatura en temas vinculados a migración y salud. Además, hace un año abrió una juguetería didáctica en el barrio de Colegiales, que se especializa en juguetes de madera, artesanales y muebles para chicos. Le gusta bailar: toma clases de danza hace ya muchos años. Pasó por la danza árabe y el flamenco y, actualmente, tocó el turno de la salsa y el mambo, disciplinas con las que participa en muestras y competencias. Para ella, el Colegio fue “oportunidad: me permitió conocer y descubrir. Conocerme y descubrirme. Saber que las cosas no son de una sola manera, que podemos transitar el mismo espacio/ tiempo y experimentarlas de distintas formas”. No sabe cuál elegir de entre sus anécdotas. Lo piensa un rato y recuerda los sábados por la tarde, en que –en la previa del Taller de Rol- se juntaban entre varios compañeros de distintos años a discutir posibles jugadas y estrategias para luego entrar al Cole –donde César los recibía con sonrisa amplia- y pasar toda una tarde entre risas y gritos y expectativas.

FACUNDO EMALDI (“El árbol con más ramas”, 2008) nos cuenta que en su vida, hoy, a sus 25 años, trabajo y estudio, afortunada y finalmente, van de la mano. Cuando egresó del Colegio en 2008, tenía un problema: tanta curiosidad y entusiasmo por las disciplinas humanísticas como por las exactas. Y entonces comenzó un recorrido por distintas carreras universitarias, desde Ingeniería Industrial, pasando por Filosofía y llegando finalmente a Ingeniería Informática. Hace unos años, estudia para analista de sistemas en ORT y, paralelamente, trabaja en una consultora de ingeniería haciendo lo que más le gusta hacer: desarrollar software. “Un día me enseñan algo en la carrera y al otro día lo pruebo en el laburo; o aprendo algo en la oficina y lo puedo llevar a mis clases… Es una sinergia entre ambas cosas”. A Facundo siempre le gustaron los problemas de ingenio y se alegra de haber encontrado una profesión que lo lleve precisamente a eso: tomar situaciones de la realidad y construir modelos formales para resolverlas. “A veces me pongo a pensar y me río solo. A mí me gustaba la Física, una ciencia que intenta modelar fenómenos de la realidad. También me gustaba la Filosofía, donde la pregunta sobre ´qué es lo real´ lo atraviesa todo. Finalmente, terminé haciendo algo que abarca, en mayor o menor medida, a las dos”. Nos cuenta que “El árbol con más ramas”, su cuento publicado en esta Antología, surgió de un memorable TP que tuvo que hacer sobre Borges en sus clases de Literatura en 5to. Tras leer “La Biblioteca de Babel”, algo prendió una chispa: maravilla de la infinitud y del tiempo que “le volaron la cabeza”. LARA JATAR (“Hombre bala: parábolas y funciones cuadráticas”, 2011) egresó del Colegio en 2013, hoy tiene 19 años y vive con su papá, su mamá y su hermana. Está comenzando el 2do año de Ingeniería Ambiental en la UNSAM, una carrera que tiene “fuerte impacto para el desarrollo sustentable de la sociedad, con una impronta científico-tecnológica y ambiental”. Además: le gusta bailar y estudia danza hace años. De su paso por el Colegio, destaca el aprender a crear proyectos propios y ese “espacio para que cada uno se encuentre”. Recuerda con risa una anécdota de su viaje a Tilcara en 4to: el

¿QUÉ SERÁ DE LA VIDA DE?

153


día en que perdió el gorro jujeño que el profe Joaco Velo le había prestado; pérdida que ella decidió confesar componiendo una canción que cantaría junto a sus amigos cómplices en el fogón de esa noche. “Al volver del viaje, Joaco me regaló una foto mía con el gorro y cada vez que la veo me acuerdo del viaje y de toda la situación”. MARIANO DE LA CRUZ (“Inminente esbozo del sol”, 2004) tenía 14 cuando escribió el texto presente en esta Antología y hoy tiene 25 años. Vive con su padre y trabaja en una empresa productora de alimentos, “como asistente para gestiones dentro de la cadena de demanda, utilizando programas informáticos como SAP”. Este año terminó sus estudios en Diseño de Imagen y Sonido (UBA) y en sus tiempos libres disfruta del deporte, de andar en bici, ir al cine o correr. Del Colegio, de donde egresó en 2007, recuerda especialmente la experiencia de “Mate, bizcochitos e Internet”, las clases de computación para abuelos del PAMI. Todavía guarda una carta de agradecimiento que recibió de uno de sus “alumnos”. Actualmente no está escribiendo, pero le gusta leer cada vez que puede: ahora, por ejemplo, está leyendo libros de filosofía. Quizás, en algún momento, vuelva escribir algo… LUCIANO BLACHMAN (“Donde se hace la ciencia”, 2013) egresó del Colegio en 2014. Tiene 18 años y vive con su familia. Está cursando la carrera de Bioingeniería en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires y asistiendo a cuanta charla, evento y seminario puede relativo a sus temas de estudio. Nos cuenta que este año –el primero fuera del Colegio- fue de muchos cambios, que aún está intentando asimilar. Continúa practicando yoga, y defiende a capa y espada ese tiempo libre necesario para seguir haciendo las cosas que le gustan. Lo que más extraña del Colegio son los Talleres, que recuerda como espacios de aprendizaje, placeres y vínculos nuevos. “Como las tardes de Juego de Rol, que nos quedábamos hasta tarde en el Colegio y teníamos la oportunidad de observarlo desde un lugar diferente al cotidiano; como un espacio donde desarrollar la creatividad, además de lo académico”. MARÍA CAMORINO (“1348/1349”, 2008) tiene 21 años y vive con su hermana en un departamento que, de a poquito, están convirtiendo en una casa. Trabaja en el Instituto Confucio, donde se dictan cursos, charlas y seminarios relacionados a la cultura china. Cuando puede, los fines de semana generalmente, trabaja en proyectos cinematográficos como asistente de vestuario. Estudió tres años y medio Escenografía en la Universidad de La Plata. Pero decidió dejar, descontenta con ciertas formas de la enseñanza universitaria. Volvió entonces a Capital y, actualmente, está estudiando en un Instituto de Escenografía para el año que viene presentarse como aspirante para estudiar Dirección de Arte para Cine y Televisión en la ENERC. En sus tiempos libres, no para de emprender: está por lanzar una marca de encuadernación y cartucheras de elaboración propia, e intenta ir a cuanto curso, charla o seminario encuentre relacionado con vestuario para cine, que es lo que

más le interesa. Del Colegio se llevó un montón de amigos a los que sigue viendo. También, el “no estudiar de memoria”, una forma analítica de ver las cosas, que –asegura- la acompaña en cada cosa que hace. SANTIAGO BOCCO (“Un pasado que despierta”, 2011 y “¿Silencio?: Ni un minuto”, 2012) tiene 21 años y vive con su familia. Trabaja en un estudio jurídico como procurador, que es “como una suerte de cadete jurídico”. Estudia Derecho en la UBA, y además disfruta de escuchar música, jugar al fútbol y “mantenerse al día” en cuestiones políticas y artísticas. De su paso por el Colegio, de donde egresó en 2012, destaca esa “mezcla entre asignaturas y talleres” que posibilita el desarrollo de un pensamiento crítico sobre sí mismo y sobre las cosas en general, el desarrollo intelectual y creativo. Santiago no escribe mucho hoy en día: dice que siempre prefirió leer a los que escriben. A MATÍAS RINALDI (“Volá, gorda”, 2007) le faltan sólo dos meses para recibirse de Ingeniero en Materiales en el Instituto de Tecnología Jorge A. Sábato (UNSAM-CNEA). A mediados de este año presentó y defendió su tesis de Licenciatura, donde estudió la tecnología y los procesos de fabricación de celdas solares de Silicio y elaboró también un panel foto voltaico. Tiene 25 años y vive con su mamá, su hermano y su prima. Además, dicta clases particulares de Matemática, Física y Química. Actualmente, está trabajando en un proyecto de diseño y fabricación de un dispositivo capaz de trepar columnas. De su paso por el Colegio, destaca haberse hecho de herramientas para desenvolverse con soltura tanto en ámbitos académicos como profesionales y personales. Y, también, el haber alcanzado una base sólida en Ciencias Sociales, temas y lecturas que –por la carrera que terminó estudiando- no volvió a indagar con tanta profundidad. Lo mismo respecto a la formación en inglés: dice haberle servido mucho durante la carrera y en la vida en general. “Recuerdo disfrutar mucho de las discusiones y debates que se generaban en las clases de Sociales” -nos cuenta. “Disfruté mucho del Modelo de Naciones Unidas, del Taller de Cine (donde incluso actué en un corto) y del Ensamble de Cuerdas, del que formé parte por tres años, incluso después de haber egresado”. Tras su egreso, siguió articulando -ya como profe- con los espacios de Apoyo y el Taller de Tutores Pedagógicos. “Graciela Corbani y Eva me llenaron de consejos sobre cómo enseñar y ayudar a los alumnos que necesitan ese empujón extra”. A Tito Rinaldi cada tanto le da por escribir. Hace unos meses comenzó un ensayo sobre temas científicos en clave de divulgación. ¿Literatura? “Me gustaría darle otra oportunidad. A veces es necesario cortar con tanta exactitud de las ciencias duras”. JULIÁN GONDELL (“Un pasado que despierta”, 2011 y “Toda la vida tiene música”, 2012) tiene 20 años y recientemente comenzó a estudiar Producción de Radio en la escuela ETER.

¿QUÉ SERÁ DE LA VIDA DE?

154


Vive con su mamá en una casa, con su papá en otra y trabaja en una sala de ensayo todas las noches. Y, ante todo todo, es baterista: lejos de ser un hobby, dedica tiempo y alma a los ensayos y giras con su banda Callate Mark, que integra junto a amigos que conoció en el Colegio desde hace ya varios años. Del Colegio recuerda el estímulo musical y expresivo, que “me marcó como músico y como persona”. Dice recordar con mucho afecto todos los talleres en lo que participó. Especialmente el Taller de Radio y los sábados “al aire”; la producción del documental “Barrio, tal vez” en el Taller de Investigación y Derechos Humanos, y las interminables horas en la sala de ensayo con sus compañeros y el maestro Diego Pojomovsky. JULIA VÉLEZ (“La animación: una de las formas del cine”, 2008 y “Los pichiciegos y la identidad nacional”, 2011) hoy tiene 22 años, vive con su familia y trabaja en una gráfica del barrio de Saavedra donde también funciona un bar. Tras egresar del Colegio en 2011, cursó un año y medio de Historia en la UBA y luego decidió cambiarse a Ciencias de la Comunicación. Comparte su tiempo de estudio y trabajo con la militancia en el Movimiento Evita de Capital, en los barrios de Villa Pueyrredón, Saavedra y Barrio Mitre. Recuerda del Colegio los ensayos de los ensambles con Pojo, su banda Made in China -con Manolo, Felipe e Iván-, las clases de Artes Visuales con Rox Carini, las lecturas de Néstor, los chistes de Nardulli en Historia, los abrazos de Eva, las prácticas de Taekwondo… “Hasta conocí ahí a mi actual novio, que no es moco de pavo”. Nos cuenta que hoy sigue escribiendo bastante: “para la facu y para la militancia…, ¡y mucho whatsapp también! Es un desafío comunicar cada vez mejor”. IVÁN CASTELLINI (“En tres lenguas”, 2010 y “Un pasado que despierta”, 2011) confiesa que le encanta cocinar y comer, que le interesa el buen vino, y que –tras mucho pensar y analizar la sociedad de consumo- finalmente “se aburguesó”. Tanto así, que está pensando en hacer la carrera de sommelier. Por el momento, sin embargo y a sus 22 años, dedica sus días al 2do año de la carrera de Diseño Industrial en la UBA (tuvo una breve incursión por Ingeniería Industrial pero rápido se decidió por el diseño). Vive con su familia y, desde hace unos meses, trabaja en consultorías de proyectos y diseño de productos en una empresa de agua.

De su recorrido por el Colegio, de donde egresó en 2011, recuerda especialmente a muchos profesores y su participación en el intercambio con la Escola da Vila (San Pablo, Brasil) y en el Programa Jóvenes y Memoria, con el proyecto sobre los curas palotinos. “En el Colegio aprendí a darle bola a las oportunidades, a las cosas que me gustan, y a decir no a las que no me gustan”-dice. CANDELARIA CÉSAR (“La noche de los lápices”, 2006) tiene 26 años y una vida agitada: es secretaria y coordinadora de la fundación Ecología y Estudios interculturales, y es bailarina de Tango; también, ocasionalmente, trabaja en venta, producción y promoción de alimentos orgánicos y, ocasionalmente también –cuando queda algo de resto-, da clases de pilates y preparación física. Estudia la Licenciatura de Folklore con mención en Tango en la Universidad Nacional de Artes (UNA) y vive sola. Además, toma clases y seminarios de danzas tradicionales afroamericanas y estudia astrología desde hace cinco años. También algo de canto, charango y… sigue jugando Rol, actividad que comenzó en un taller del Colegio y la acompañó toda la vida hasta hoy. El Colegio supuso para ella una posibilidad de encuentro: encontrarse con otros “que esperaban de la educación una forma integral de entender el mundo, abierta, accesible pero no por eso menos compleja”. El Colegio fueron las horas de clase, pero también las horas de charla afuera, en la vereda, los Talleres, el café de la esquina, el metegol en la casa de alguno. Debates, experiencias, pintadas de murales, recitales de compañeros, marchas y Festivales en la Plaza. Recuerda aquel Taller Literario de Mitología y Ficción que le aportó nuevas herramientas de escritura y las clases de Historia del Arte de Rox Carini, donde conoció a sus favoritos: Klimt, Frida y Schiele. También las clases de Psicología de María Bermolén, las de Filosofía de Gaby y las de Literatura de Vivi Iturburu. De entre sus anécdotas, desempolva ésta: resulta que una vez Claudio Sagaut, profesor de Física, pidió una definición de energía con la libertad de que cada uno pudiera sacarla de donde quisiera. “Yo la saqué de un libro de Yoga que había en mi casa, y a él le encantó. Nos habló largamente de la física cuántica y las nuevas teorías, saliéndose del programa y confiando en que nosotros podíamos acceder a ese conocimiento aunque fuera intuitivamente”.

¿QUÉ SERÁ DE LA VIDA DE?

155


2005



TREN DE MENTE El Tren de Mente llevó a los chicos por distintas estaciones. Cada una planteaba la necesidad de resolver alguna situación matemática para poder pasar a la siguiente.

Estación 1: Midiendo el patio ¿Cómo hacer para medir la superficie del patio del Colegio usando sólo reglas de 20cm? Luna Young, de 2do, nos cuenta cómo pensó su grupo este problema:

Para poder comprender lo que hizo mi grupo para resolver el enigma, cuyo resultado en nuestro caso no fue correcto, hay que tener en cuenta que el patio está formado por un conjunto de baldosas cuadradas de 30cm x 30cm, de las cuales había treinta y cinco a lo largo y dieciocho a lo ancho. Además, hay una canaleta en tres de los costados finales de las baldosas: dos de las canaletas tienen 10 cm de

2013

158

ancho, mientras que la trasera, la que ocupaba dieciocho baldosas de largo, mide 10,5 cm. En cuanto nos dimos cuenta a lo que nos enfrentábamos, inmediatamente tomamos la decisión de medir las baldosas, contarlas a lo largo y a lo ancho, y, finalmente, multiplicarlas. Hicimos esto siguiendo la multiplicación que facilita un área X: lado x ancho.


Anotamos ese resultado (35 baldosas x 30 cm) x (18 baldosas x 30cm) = 567.000 cm2. Y empezamos a medir las canaletas, ya que la consigna especificaba que lo que se debía medir era “todo” el área del patio. Para medir el área de las canaletas, medimos primero las de los costados, ya que las dos medían lo mismo. Calculamos 10cm x (30 cm x 35 baldosas) x 2 = 21.000 cm2. Logramos esta cuenta a partir de lo que medía cada baldosa en cm, había treinta y cinco de ellas. Una vez que obtuvimos este resultado, pasamos a medir la canaleta final. Entonces, hicimos 10,5 cm x (30 cm x 18 baldosas) = 5.670 cm2.

Al resultado lo anotamos junto a los otros, y sumamos el total de los tres: 567000+21000+5670= 593.670 cm2. Luego, lo pasamos a metros cuadrados moviendo la coma cuatro lugares, ya que las cuentas las habíamos hecho en centímetros cuadrados: 59,36m2. Lo entregamos. En clase, al día siguiente, nos dimos cuenta de que habíamos cometido un pequeño error: cuando medimos las baldosas, nos dio (por despistados, supongo) que medían 30cm x 30cm. Pero, en realidad, median 40cm x 40cm. Cabe decir que fue una experiencia muy divertida y competitiva en la cual hubo participación de prácticamente todos (cosa muy complicada de conseguir en un colegio secundario, sabrán), y mucho disfrute en general.

Estación 2: Las esquinas de Buenos Aires En la página www.buenosaires.gov.ar se encuentra un mapa interactivo donde se pueden medir distancias entre dos puntos de la Ciudad de Buenos Aires. Usando este mapa, se propuso a los chicos, a través de una situación problemática, encontrar un punto que estuviera a igual distancia de tres esquinas importantes de la Ciudad de Buenos Aires: San Juan y Boedo, Nazca y Rivadavia, y Cabildo y Juramento. Para pasar esta estación debían señalar en un mapa ese lugar, y decir entre qué calles se encontraba.

TREN DE MENTE

159


Estación 3: Ciudad, tenemos unos “problemas”... En esta estación los problemas trajeron más de un problema. Luego del Tren de Mente, en las clases de Matemática se continuó discutiendo sobre las distintas resoluciones de cada grupo. Bruno Bianchedi, de 2do, nos cuenta uno de esos problemas y cómo pensaron la resolución en su grupo: El problema decía: “Una persona quiere encontrar un tesoro adentro de un cofre. Al llegar ve tres cofres con una frase escrita en cada uno: Cofre 1: El tesoro no está aquí. Cofre 2: El tesoro no está aquí. Cofre 3: El tesoro está en el Cofre número 2. Dos de las frases escritas son falsas y una verdadera. Sabiendo eso, ¿en qué cofre se encuentra el tesoro?”. Nosotros pensamos lo siguiente: si sólo una de las frases es correcta, pensamos que la frase verdadera es la del Cofre 2, la frase falsa la del Cofre 3 y la otra frase falsa es la del Cofre 1. Pensamos esto porque, si la frase del Cofre 3 es falsa, significa que el tesoro no está en el Cofre 2. A su vez, si la frase del Cofre 2 es verdadera, significa que el tesoro no está en el Cofre 2. Ahora pensemos…. Si en el Cofre 2 no está y en el Cofre 3 tampoco, significa que el tesoro se encuentra en el Cofre 1. Además la frase “El tesoro no está aquí” es falsa, así que puede estar ahí: el tesoro está en el Cofre 1.

Estación Terminal Algunos comentarios posteriores de los “viajeros”: Pedro Ohanian, 1er año

Lucía Ferrer, 1er año

Hace unas semanas, la profe Cecilia propuso realizar una experiencia matemática. El proyecto estaba pensado para compartir con los chicos y chicas de 2do año. Nos entusiasmó a todos la idea, y a mí en particular el hecho de una actividad extracurricular como fuera de la “rutina”. Los ejercicios estaban buenos porque eran para 1ero y para 2do. ¡¡Esperamos todos la propuesta para el año que viene!!

Esta experiencia del Tren de Mente fue divertida y un desafío. Realizar algo de todos los días con un grupo que no conocía muy bien. Fue extraño al principio, pero luego fui tomando más confianza.

Y como el Tren de Mente fue un certamen, tenemos a los tres grupos que mejor resolvieron las estaciones: 1º puesto: Manuela Gadano, Felipe Soriano, Rocío González y Juan Pablo Dos Santos. 2º puesto: Daniela Gschaider, Gastón Prina, Chloe Rubacha y Gastón Chaufan. 3º puesto: Julieta Pryor, Cámara y Bruno Bianchedi.

Fernando

Alonso,

Pilar

García

TREN DE MENTE

160


UN PASADO QUE DESPIERTA Un grupo de estudiantes del Colegio participamos este año del Programa Jóvenes y Memoria, una convocatoria para la realización de proyectos de investigación sobre el pasado reciente y la realidad del barrio. Nuestro tema: el asesinato, en tiempos de la última dictadura, de dos curas y tres seminaristas palotinos de la Parroquia San Patricio, barrio de Belgrano. Aquí un relato sobre nuestra experiencia.

por Catalina Bargalló, Julian Gondell, Santiago Bocco, Violeta Fischerman, Iara Ohanian, Camila Romano Casariego, Ivan Castellini y Facundo Daelli

La casualidad Una de esas casualidades dio origen a este trabajo. La historia de la Masacre –ocurrida el 4 de julio de 1976, a sólo diez cuadras de nuestro Colegio- llegó a nosotros en mayo de este año, cuando desde la Parroquia San Patricio nos invitaron a realizar un mural para el homenaje que se realizaría este año por el 35º aniversario del hecho. Por esas cosas de la vida, en esa misma semana recibimos una convocatoria para participar del Programa Jóvenes y Memoria: se nos invitaba junto a otros tantos colegios de Provincia y Ciudad de Buenos Aires a realizar un proyecto de investigación sobre el pasado reciente y sus implicancias en el presente. Como las casualidades siempre son sospechosas, sólo bastó dejarnos llevar y poner manos a la obra. Así, conformamos dos grupos de trabajo. Por un lado, la profesora de Artes visuales, Rox Carini, en equipo con cuatro estudiantes de 5to año, encaró el trabajo creativo que implicó la realización y presentación del mural en la Parroquia. Por otro lado, se constituyó nuestro equipo y un taller semanal específico para la realización del proyecto de investigación en el marco de la propuesta del Programa. Ocho estudiantes, coordinados por Nuria Mendizábal y Flavia Affranchino, iniciamos así nuestra búsqueda.

El proceso de investigación Fueron siete meses de arduo trabajo y de un compromiso colectivo que se reveló indispensable en todas las etapas del proceso. Encuentro tras encuentro, dentro y fuera del horario escolar, indagamos en profundidad el contexto histórico, formulamos interrogantes e hipótesis, salimos al campo y reali-

zamos entrevistas y observaciones con el objetivo de producir un relato audiovisual que diera cuerpo a un documental. Lo cierto es que al esfuerzo le fue ganando un creciente entusiasmo. La historia, sus personajes, sus controversias, nos fueron emocionando y convocando a revisar y profundizar las propias nociones previas tanto del pasado como del presente. Nos encontramos con la diversidad de miradas que componen el relato de un pasado que sólo en apariencia resulta cerrado y coherente. En cada entrevista, intentamos captar dónde se sitúa quien relata y de qué modo particular transmite su historia: se nos hizo evidente así la complejidad de la trama que sustenta la memoria colectiva. Saliendo del blanco y el negro, buscamos descubrir los claroscuros que, desde sus matices, abren surcos que permiten que el pasado se vuelva vital para comprender nuestra historia presente. Desde esta búsqueda, nuestra investigación intentó, por un lado, reconstruir los cambios producidos en la vida cotidiana de la Parroquia de Belgrano a partir de la llegada de este grupo de palotinos en 1973. Buscábamos comprender el modo en que este proceso de participación religiosa y social terminó constituyendo a la Parroquia como un espacio de politización en sentido amplio. En esta línea, buscamos identificar algunos puntos de contacto entre la propuesta religiosa de los palotinos y la Teología de la Liberación de los 60 y 70. Indagamos, asimismo, los cambios sufridos por la Parroquia y la comunidad palotina luego del asesinato de sus cinco integrantes. Finalmente, la investigación se centró en la construcción del relato presente sobre lo sucedido (y sus conflictos), así como en los argumentos y motivos que impulsan la apertura de dos causas en la actualidad: aquella religiosa, que lleva adelante la comunidad de San Patricio en pos de la declaración de los palotinos asesinados como mártires; y aquella judicial, cerrada sin resolución hace tiempo y reabierta el presente año.

161

2011


Los resultados Guiados por estos objetivos e interrogantes, realizamos cinco entrevistas en profundidad a distintos sobrevivientes e integrantes de la comunidad parroquial de aquellos años, así como a otras personalidades, referentes de lo que fuera el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, que brindaron testimonio sobre los principales sucesos históricos, políticos y religiosos de aquellos años. Al mismo tiempo, participamos de distintos encuentros organizados por el Programa Jóvenes y Memoria donde, además de recibir capacitación sobre distintos temas, fuimos intercambiando experiencias con alumnos de otros colegios. Hasta aquí el proceso de búsqueda de estos meses. Hacia fin de año, llegó un nuevo desafío: producir nuestro propio relato a partir de los hallazgos de la investigación; seleccionar testimonios y voces, momentos y nudos problemáticos para componer un audiovisual que diera cuenta del recorrido.

sólo la posibilidad de socializar las investigaciones realizadas sino también la posibilidad de compartir tres días con otros estudiantes de distintos lugares y las más diversas realidades. La alegría por alcanzar nuestra producción final es un hecho. Pero sobre todo, este proyecto culmina con la certeza de que lo más enriquecedor para todos nosotros fue la construcción colectiva de un proceso de trabajo que, en cada momento, nos permitió conocer otras realidades y abrirnos a ser interpelados por ellas. Como sucede con estas cosas, ya no somos los mismos.

El resultado: En el nombre del padre (Los curas palotinos en Belgrano, una historia que renace del silencio). Aquí nuestro corto documental, de unos 20 minutos y su presentación durante el último encuentro inter-escuelas del Programa, organizado en la ciudad de Chapadmalal los primeros días de noviembre para 1.500 estudiantes secundarios de Provincia y Ciudad de Buenos Aires. Allí, y durante tres días, se presentaron obras de teatro, videos, instalaciones, libros y demás trabajos realizados por las distintas escuelas. Las historias se sucedieron una tras otra, ante un auditorio repleto, y ahí estaba la nuestra. Instancia cúlmine de la experiencia transcurrida, el viaje a Chapadmalal representó para nosotros no

Jóvenes y Memoria

El programa Jóvenes y Memoria es una iniciativa de la Comisión Provincial por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires en coordinación con el Espacio para la Memoria, la promoción y la defensa de los Derechos Humanos del Ex Centro Clandestino de Detención ESMA. Desde el año 2002, en la Provincia de Buenos Aires, el Programa convoca a escuelas secundarias de toda la Provincia para la realización de proyectos de investigación en torno al eje Autoritarismo y Democracia. Los objetivos del Programa se relacionan centralmente con la promoción en los jóvenes de la valoración crítica del pasado reciente a través de su incorporación al proceso de construcción de la memoria colectiva y de indagación histórica. A la vez, busca generar espacios de encuentro donde elaborar colectivamente las experiencias pasadas y promover un puente entre generaciones, habilitando el análisis crítico de las problemáticas sociales del presente. La propuesta supone la posibilidad de abordar la historia reciente en la escuela a partir de una premisa básica: que sean los estudiantes los que se apropien significativamente de las experiencias pasadas. A partir de un tema o pregunta sobre la historia de su comunidad, equipos de alumnos y docentes inician una investigación, entrevistando a protagonistas, consultando archivos y, finalmente, produciendo un relato donde exponen sus conclusiones. El soporte de este producto final puede ser un video, un mural, una obra de teatro, una intervención urbana, una muestra fotográfica, una revista o programa de radio, entre otras posibilidades. A lo largo de todo el año, cada escuela lleva adelante su proyecto de investigación, contando con instancias de capacitación e intercambio organizadas por el Programa. El proceso culmina en un viaje a la ciudad de Chapadmalal, Buenos Aires, donde las distintas escuelas se encuentran durante tres días para socializar sus producciones y participar conjuntamente de talleres y otras actividades. Para más información sobre el programa: http://www. comisionporlamemoria.org/jovenesymemoria

UN PASADO QUE DESPIERTA

162


Los hechos

Se conoce como Masacre de San Patricio al asesinato de tres sacerdotes y dos seminaristas palotinos, ocurrido el 4 de julio de 1976, en la Parroquia ubicada en el barrio de Belgrano. Los religiosos asesinados fueron los sacerdotes Alfredo Leaden, Alfredo Kelly y Pedro Duffau, y los seminaristas Salvador Barbeito y Emilio Barletti; presuntamente en manos de un grupo de tareas. Los asesinos escribieron sobre una alfombra: “Estos zurdos murieron por ser adoctrinadores de mentes vírgenes y son M.S.T.M”. La sigla “M.S.T.M.” refiere claramente al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo. Si bien entre 1976 y 1977 se inició una investigación judicial a cargo del juez Guillermo Rivarola, las averiguaciones no fueron muy lejos. A pesar de contar con testigos e indicios que indicaban la responsabilidad militar en el hecho, la causa terminó siendo sobreseída con escasos argumentos. Su posterior reapertura fue realizada por el Juez Néstor Blondi en 1984, momento en que tampoco se avanzó en el esclarecimiento de los responsables materiales y políticos del asesinato de los palotinos. En sintonía con las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, en junio de 1987 se clausuró la causa considerando que los delitos habían prescripto. Recién a fines de los ochenta, el periodista Eduardo Kimel llevó adelante una importante investigación, publicada en su libro La masacre de San Patricio, permitiendo que la historia de los palotinos recobrara notoriedad e importancia pública. La investigación de Kimel llega a identificar a los presuntos culpables, entre ellos el teniente de navío Antonio Pernías y el teniente de fragata Aristegui, a la vez que advierte sobre la complicidad para encubrir el hecho por parte del Estado, el Poder Judicial y la jerarquía eclesiástica. Posteriormente, Kimel fue denunciado por injurias por el juez Guillermo Rivarola, debido a la opinión crítica del periodista respecto de su desempeño durante la investigación judicial. Irónicamente, terminó siendo condenado en primera instancia, por lo que se convirtió en el único condenado en el caso de la Masacre de los Palotinos. Luego de idas y vueltas, su condena generó un escándalo internacional y Kimel terminó apelando ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 2001, que hizo suya la denuncia y la presentó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en 2004. La Corte falló en 2008, ordenando al Estado argentino dejar sin efecto la condena contra Kimel. En este marco, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner consiguió que se aprobara su proyecto de ley para despenalizar las calumnias e injurias en casos de opiniones de interés público. Recién en julio de este año, en la misa por el 35° aniversario de la Masacre, el padre Pablo Pinasco hizo pública la decisión unánime de la comunidad palotina de impulsar nuevamente la reapertura de la causa judicial. La búsqueda de memoria, verdad y justicia continúa.

UN PASADO QUE DESPIERTA

163


Nuestros entrevistados

(A todos ellos les estamos profundamente agradecidos por la predisposición, la paciencia y la pasión con la que nos trasmitieron su testimonio, dando vida a esta historia). Mariano Pinasco “Lo interesante sería también conocer el verdadero motivo, no sólo por curiosidad sino también por honor a la verdad. Es importante conocer cuál fue el motivo que los trajo esa noche acá, por qué vinieron, qué pasó, quién los mandó, quién los buscó. Sería interesante retomar lo que el otro día decía en la Iglesia: De Roma viene, lo que a Roma va, los asesinos vinieron acá, pero alguien los fue a buscar, alguien les dio información, alguien los llamó (... ). No hubo errores, no hubo excesos, fue un plan sistemático bien organizado. Eso lo vamos descubriendo día a día con los Juicios por la Verdad, se va poniendo en evidencia que existió un plan sistemático de asesinato, de desaparición, de robos de bebés, etc. Fue un plan, no fueron aficionados, no improvisaron. Y yo creo que la Masacre de los palotinos fue parte de este plan”. (Mariano Pinasco es sacerdote palotino. Lleva adelante la reapertura de la causa judicial. De joven fue vecino del barrio y participó de la comunidad parroquial antes del asesinato de los curas y seminaristas palotinos).

Horacio, Francisco e Inés Integrantes de la comisión parroquial por la causa de beatificación. “Ellos fueron en ese momento un signo de controversia. Hoy siguen siéndolo. Lo más claro que tenemos de esta comunidad y de la vida que ellos nos dieron es que, en aquel momento, había mucha gente que los amaba, que los quería, que los tenía allá en lo alto, pero también había otra gente, que en aquel momento en este barrio estaba muy ligada al poder económico y político, y a la que le molestaban muchas de las cosas que ellos decían. Así como en aquel entonces fueron controversiales, hoy siguen siéndolo. Esto es lo que nosotros notamos en el transcurso de la causa, es un causa a la que le cuesta avanzar adentro de la Iglesia porque aún conviven estas dos corrientes”. (Horacio, Francisco e Inés participan en la Parroquia y colaboran en la causa por la beatificación de los palotinos asesinados. Además, han formado parte de los grupos de jóvenes que se desarrollaban activamente en la parroquia anteriormente a la Masacre).

Bob Killmeate “La propia historia te iba mostrando cómo podíamos caminar y de qué manera podíamos ir insertándonos cada vez más en la realidad histórica de ese momento. Lo que buscábamos era un cambio de la sociedad y, dentro de la sociedad, de la Iglesia. Un cambio que ayudara a una manifestación mucho más concreta de la justicia. Asumimos la visión del Documento de Medellín del `68 y creímos que dentro de la congregación de los padres palotinos podíamos aportar un eje de transformación bastante importante en un barrio muy complicado (…). Después de la Masacre se desbandó todo. A mí me mandaron a Europa, Jorge Kelly salió, los otros muchachos se fueron y la estructura de la Parroquia cambió totalmente. Se quería olvidar toda conexión con ese `grupo de locos marxistas´, era el famoso “en alguna cosa andaban”, eso es lo que en el barrio se comentaba…, como que nos merecíamos un castigo. Muchos parroquianos aplaudieron esa situación. Con la influencia política de la comunidad de Belgrano, alguien escuchó y dijo `bueno, vamos a castigar´. A lo largo de diez años nadie quería hablar del tema”. (Bob Killmeate era integrante del grupo de seminaristas palotinos durante la década de los setenta. Sobreviviente de la Masacre. Actualmente no es más sacerdote, pero continúa comprometido con la labor social organizando cooperativas de microemprendedores en la Patagonia).

UN PASADO QUE DESPIERTA

164


Ruben Dri “En nuestro país el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo tuvo muchísima influencia. Se trataba de una concepción que partía de la recuperación de las raíces revolucionarias y liberadoras del Cristianismo. En ese momento la Iglesia se encontraba muy cuestionada, desde adentro, por el mismo Concilio Vaticano II. Se cuestionaba la jerarquía, se estaba pidiendo una democratización. Y esto trajo un cambio fundamental que la mayoría de los obispos no aceptaba. Es evidente que los sectores más progresistas de la Iglesia, los más comprometidos con los procesos populares, nunca tuvieron jerarquía, siempre fueron marginados (...) Cuando se produce la muerte del los curas palotinos, el MSTM ya no existe más, al menos formalmente. Las desapariciones y los golpes que veníamos sufriendo ya eran muchos. Naturalmente fue impactante que se asesinara a toda una comunidad. Eso sí era la primera vez que sucedía e impactó mucho. Fue muy impactante, pero era lo que ya nos venía pasando.La jerarquía eclesiástica legitimó la Doctrina de Seguridad Nacional, su complicidad con la dictadura militar es completa”. (Rubén Dri es ex Sacerdote, filósofo y titular de las materias Filosofía y Sociología de la Religión de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Fue uno de los integrantes del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo).

El Mural fue realizado por María Mir, Paula Oliveto, Julia Vélez y Sofía Álvarez, de 5to año. El boceto y la coordinación estuvieron a cargo de la Prof. Roxana Carini. El equipo para la investigación, en el marco del Programa Jóvenes y Memoria, estuvo conformado por Catalina Bargalló Castagnino, de 3er año; Julián Gondell y Santiago Bocco, de 4to año; Camila Romano Casariego, Ivan Castellini, Iara Ohanian, Violeta Fischerman y Facundo Daelli, de 5to año. La coordinación del equipo estuvo a cargo de Nuria Mendizábal y Flavia Affranchino. El documental En el nombre del padre puede verse en la sección “Trabajos/Alumnos” del sitio web del Colegio: www.colegiodelaciudad.org

UN PASADO QUE DESPIERTA

165


SIMPLE Y SOLO

por Tadeo Luna

La verdadera historia nunca será contada. Sin embargo, hay algunas cosas que sí les puedo contar… Moriarty vivía en su pequeña y precaria cabaña en el bosque. Aunque era ciego, vivía solo. No salía demasiado de los límites de su terreno. Sólo iba un par de veces al día a recoger los frutos de su huerta. Vivía una vida simple y aislada del mundo. Se levantaba temprano en la mañana, tomaba unos mates y se sentaba a escuchar la radio. Su radio, una máquina de los años treinta, con una caja de madera, captaba perfectamente una única emisión. Se sentaba y escuchaba. El locutor parecía pertenecer a la misma época que la radio. Nunca hablaba de cuestiones actuales. En cambio, leía en voz alta cuentos de Borges o de Quiroga. Esa mañana, Moriarty se sentó a escuchar cómo el relator leía partes de El Nombre de la Rosa, de Umberto Eco. Escuchó la monótona lectura durante media hora. Luego, se levantó y salió a buscar el almuerzo. Cuando estaba a punto de cruzar el umbral de la puerta, algo lo detuvo. Un movimiento furtivo se hizo sentir cerca de donde -calculó Moriarty- debía hallarse la mesa. El ciego escuchó con atención, pero no se oyó nada más. “Un animal”, pensó Moriarty. Pero aun así, tenía miedo. Sabía que las puertas y ventanas habían permanecido cerradas durante la noche. En el fondo, sabía que no era un animal. Sabía que no estaba solo. Decidió que el incidente le había quitado el apetito; así que volvió a prender la radio con una mano temblorosa, cebó un mate y escuchó. La lectura del locutor parecía no tener fin. El libro era extremadamente lento y descriptivo, así es que Moriarty no tardó en quedarse dormido. Luego de un rato, algo volvió a sentirse. Una respiración, o eso le pareció al ciego. Una respiración lenta y carrasposa que podía oírse desde lejos. Pero estaba cerca. Demasiado cerca. Parecía que alguien (o algo) estuviera respirando con dificultad a apenas unos centímetros de su cara. Moriarty, paralizado como estaba por el terror, comenzó a imaginar. Primero, pensó en un ladrón. Pero luego empezó a pensar en cosas peores. Cosas fuera de lo imaginable. Criaturas inexplicables surgidas del lado más oscuro de sus pesadillas. Aterrorizado, logró mover una mano para tantear a su alrededor. Le pareció tocar algo. Algo frío y carnoso. Gélido, a decir verdad. Para su suerte, esta sensación duró sólo un segundo. Volvió a manotear el aire, pero no tocó nada. No, no había nada allí. No podía haber nada. Cuando se le pasó el terror, se dio cuenta de un solo detalle: su radio. Había dejado de sonar. Revisó el enchufe, pero nada. Era como si el locutor se hubiera muerto. No decía nada. No se oía nada. Nada. De pronto, la respiración otra vez. Esta vez era seguro. No podía ser otra cosa. Cada vez más rápida. Cada vez más cerca. El hombre sintió frío. Mucho frío. La respiración: ahora era fuerte y clara, pero seguía forzada y carrasposa. El viejo quiso gritar, pero al abrir la boca el grito quedó ahogado por el áspero ir y venir de esos pulmones invisibles. Moriarty deseó que parara. Quería que parara. Necesitaba que parara. ¡TENÍA QUE PARAR! En ese instante, se detuvo. Todo paró para el ciego. La vida, su vida, se detuvo para siempre. Silencio. Excepto por un mínimo detalle: la radio, que continuó sonando estúpidamente. Tadeo Luna, alumno de 1° año 2008. Ilustró Magdalena Fazzolari, 3° año 2008. Coloreada digitalmente.

2008

166


PALABRAS

por Tadeo Luna

Hemos dicho palabras. Palabras que salieron de nuestros labios a golpear oídos. Oídos que entendieron esas palabras y las llevaron a cabezas. Cabezas que a su vez entendieron, pensaron y respondieron con más palabras. Palabras que dijimos al pasar, y las dejamos ir distraídamente, como se pierden cinco centavos. Palabras que dijimos sintiéndolas, desde lo más hondo de nosotros y que aun así, tal vez no significaron nada para el otro. Palabras que no queríamos decir pero dijimos porque fue lo mejor que podíamos hacer. Palabras que nuestro corazón gritó pero que la razón y la vida diaria ahogaron con desaprobación. Y hubo palabras frío que, heladas en la garganta, soltamos con intención de herir. Y hubo palabras fuego que llenaron de calor nuestro pecho, y fueron hechas para sonreír. Palabras que se pegan en el paladar y salen con un gusto amargo. Palabras que son casi dulces, con aire cantarino. Y salen con un placer que nos hace querer repetirlas. Y palabras noche tan misteriosas. Y palabras día tan alegres y llamativas. Pero las más raras fueron siempre esas traicioneras que no estuvieron ahí cuando teníamos que decir eso que teníamos dentro. Palabras ausentes, que escaparon a significarnos.

Tadeo Luna, alumno de 4to año 2011. El texto fue producido en clase del Taller Literario “Inventalinguas”.

167

2011


UN OSO ROJO (UNA INTERPRETACIÓN POSIBLE) El Taller del Observador de Cine que coordina Maximiliano González Jewkes también es pretexto para la escritura y reescritura. En este caso, el tópico es el cine nacional: Un oso rojo (2003) de Adrián Caetano, con Julio Chávez, Soledad Villamil y Luis Machin en los roles protagónicos.

por Casandra Orcellet

A

unque sólo el Oso lleva la cuenta, han pasado siete años desde que cayó preso por homicidio y robo a mano armada. Él es un hombre parco, impredecible, violento por naturaleza o por necesidad; es probable que no le haya dicho a nadie lo que oculta en sus silencios que se esconden tras la tristeza de su mirada. Alicia, su hija, cumplía un año el día del asalto y Natalia, su mujer, quizás nunca lo haya perdonado. Ahora, mientras sale a la calle en libertad condicional, el Oso piensa que tal vez pueda volver a empezar. El Turco le debe todavía su parte del asalto y a través de un compañero de celda se contacta con Güemes, que lo emplea como chofer en su agencia de remises. El Oso ha perdido a su mujer que vive ahora con Sergio, y su hija apenas lo recuerda, pero está dispuesto a recuperarlas o al menos a reparar los daños. ¿Quién es el Oso? Un hombre que en prisión ha sido abandonado por su mujer, que no ha visto crecer a su hija, que al salir de la cárcel decide recuperar lo que le pertenece, que decide rearmar lo que perdió, que inclusive, quiere demostrar que ha cambiado. Ésta bien puede ser la trama de un teleteatro de la tarde, sin embargo, existen otros niveles, otros códigos que la película ofrece. Uno de ellos es el del texto del cuento de Horacio Quiroga, “Las medias de los flamencos” que Natalia le lee a Alicia antes de dormir. El relato es una metáfora de la historia del Oso, nos damos cuenta plenamente en la última secuencia de la película. Otro código que usa como recurso es el del juego de la moneda, que Caetano aprovecha para definir y oponer a Sergio y al Oso: Alicia le propone primero el juego a Sergio, la nueva pareja de Natalia, que rápidamente se da por vencido, y después a su padre; el Oso observa, repite la consigna que le ha planteado, piensa y lo resuelve. Este recurso ha servido para definir a Sergio, un pobre tipo desempleado y vencido, que se opone caracterológicamente al

Oso, que si bien es un criminal, podemos descubrir su nobleza, su adaptación a las nuevas circunstancias y su negativa a darse por vencido e, inclusive, sentirnos identificados con él. Sin embargo, los toques emotivos de la película no son lo que la hacen interesante, ni tampoco sus escenas de acción, que están muy bien logradas y son, en general, citas de westerns famosos. Porque los recursos utilizados en un film, por más extraordinarios que sean, si no contemplan el lugar del espectador que les dará sentido, son solo imágenes. Lo interesante de este film es el significado que puede darle el espectador. Esta película fue filmada durante el período del posmenemismo, en el 2002, saliendo de diciembre de 2001, de una crisis económica y social que sigue azotando nuestro país. Caetano posibilita esta lectura de la crisis utilizando, por ejemplo, el montaje en paralelo en la escena del robo durante el acto escolar en el que Alicia es abanderada. Escena donde se pone en evidencia la relación entre los viejos modelos de país, y la violencia y la corrupción actual. El himno nacional es el enlace sonoro de estos dos mundos divorciados. En otro orden, está el tema del dinero. Lo que demuestra el film permanentemente es lo que finalmente enuncia el Oso cuando le entrega el bolso a Sergio con la plata antes de irse: “dale, que toda la guita acá es robada”. Este tema, el de la guita que de una u otra forma es robada, interactúa con lo que el Turco le ha hecho al Oso, lo ha traicionado y se ha quedado con su parte mientras éste estuvo preso. Caetano aplica aquí el relativismo moral típico del cine negro. Un oso rojo de Adrián Caetano es una película para una reflexión seria sobre la Argentina y los problemas de los argentinos. Y demuestra lo importante que es que un director sepa cómo relacionarse con los espectadores, ya que sabe que el significado de cada escena lo pondrá la sociedad que mira la película; y que estos significados no están en la superficie, el espectador debe prestar atención a los recursos para descubrirlos. Casandra Orcellet, alumna de 3° año 2007.

2007

168


CAMPAÑA DE DONACIÓN Y ACTIVIDADES TRAS LAS INUNDACIONES DE ABRIL

QUE SEA UN POCO MÁS FÁCIL EMPEZAR DE NUEVO A veces suceden cosas que nos dejan sin habla. Esas excepcionales, casi increíbles, que nos plantan boquiabiertos e incrédulos, tratando de entender cómo pudo ser, qué pasó, qué se hace… Algo así nos sucedió los primeros días de abril, cuando casi 200 milímetros de lluvia cayeron en el transcurso de 24 horas para dejar bajo el agua barrios enteros de la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y La Plata.

Crónicas y sensaciones “Estaba ordenando la ropa y me puse a pensar lo que sería realmente necesitar eso que tenía en la mano y cómo me sentiría yo. En lo que es quedarse sin nada de la noche a la mañana, en lo fuerte que sería entrar a mi casa y ver los rastros de lo que era mi vida. Pensaba en la preocupación del momento en el que el agua subía, la necesidad de llamar a mi familia y la desesperación de no poder. Ver cómo de a poco todo se va hundiendo. Pensaba en lo loco de estar casi todo el día ordenando cosas para alguien que no conozco, pero que al mismo tiempo no es un total desconocido. Es alguien a quien estás ayudando a rearmar su vida casi desde cero, loestás ayudando a que sea un poco más fácil empezar de nuevo”. (Dana Christie, 2° año)

L

as imágenes quedan en la retina. Autos sumergidos, familias enteras intentando salvar lo posible, un número de víctimas que aumentaba estrepitosamente tras las horas. Operativos de contención, promesas de subsidios, evacuaciones y una solidaridad que se activaba impulsada por distintas organizaciones de los más variados matices y colores. Saavedra, Villa Urquiza, Colegiales, Villa Mitre. Barrios aledaños al Belgrano de nuestro Colegio, y todos afectados en mayor o menor medida por el temporal. Por esos días en el Colegio cada quien tenía una historia para contar, propia o conocida, de pérdidas y desventuras. ¿Catástrofe natural? ¿Cambio climático? ¿Negligencia del Estado? ¿Cómo explicar lo que pasó?

“Se nos ocurrió que podíamos hacer folletos para pegar por el barrio y así la gente sabría que estábamos juntando ayuda. Entonces fuimos y lo contamos, nos juntamos con chicos de otros años que venían pensando lo mismo y nos pusimos a darle forma al ‘plan’. Una vez terminados volantes y afiches, los pegamos por el barrio. Dos voluntarios de cada curso se pusieron en la vereda de la escuela a clasificar en bolsas lo recibido. Juntamos un montón, porque lo que traía cada uno de nosotros más lo que aportaba la gente terminó siendo una ‘montaña de bolsas’. Después de la recolección, con una amiga fuimos a otra escuela a contarles a los chicos de 7mo grado el proyecto que habíamos llevado a cabo, para poder ayudarlos a que ellos también comiencen uno”. (Guadalupe Baserga, 1° año)

Pensar y hacer A eso nos dispusimos, como tantos otros. Un primer encuentro en el patio disparó una campaña de donación impulsada por los mismos estudiantes, que distribuyeron roles y tareas. Durante varios días, juntamos ropa, alimentos, colchones, artículos de limpieza, pañales. Un montón de cosas que llegaban al hall de alumnos desde las familias, sus conocidos, los conocidos de sus conocidos y los vecinos del barrio. El Taller de Producción Audiovisual preparaba cortos de difusión de la campaña, mientras un grupo de chicas de 1ero y 5to año pasaban por las aulas recordando lo necesario y otro grupo hacía lo suyo, extendiendo la volanteada a los vecinos del barrio. Otra comisión clasificaba y etiquetaba las cajas que se iban llenando en la vereda, mientras otros compañeros las cargaban en los fletes que llevarían lo recolectado a la Red Solidaria para su entrega a los damnificados. Y mientras todo esto se hacía, con el propósito de intentar entender algo más en medio del desconcierto, organizamos también para mediados de abril una charla abierta con Federico Robledo, Doctor en Ciencias de la Atmósfera y especialista en fenómenos climáticos extremos. Casi 200 personas, entre

alumnos, egresados, docentes, padres y amigos, escuchamos atentos esta charla de divulgación en la que Federico nos explicó la complejidad de los fenómenos climáticos y de una multicausalidad que entrama factores meteorológicos y socioeconómicos. ¿Catástrofe natural? ¿Negligencia estatal?

169

2013


Un poco y un poco. Lo sucedido -enseñó la charla- debía comprenderse considerando la variabilidad climática y sus incertidumbres, acuciadas por la vulnerabilidad de ciertas regiones y, en ese sentido, la potenciación de consecuencias que pueden añadir otros factores como la deficiencia en obras hidráulicas y canales de desagüe, la basura acumulada y otros fenómenos de orden tanto social como natural. En la retina: imágenes de la desesperación, pero también de la inquietud movilizada. Los pibes, que van llegando a la mañana con bolsas de ropa y comida, poniéndose la organización al

hombro. Y el barrio que pasa y mira, y pregunta y suma su aporte. Agredecimientos mutuos entre pibes y vecinos; y el orden de la ropa con un esmero que pocas veces ensayan en sus casas. Y traen sus propios cordones para dejar en buen estado las zapatillas que vienen llegando, o se los piden al zapatero de la esquina que insiste en no querer cobrarlos. Ese camión que se carga con orgullo. Inquietud movilizada: esa que busca comprender para asumir responsabilidad y protagonismo. Para que no vuelva a suceder y, con lo sucedido, hacer lo que está al alcance de la mano, y un poco más.

Bs. As. 6/4/2013 A la comunidad educativa del Colegio de la Ciudad: Les mando estas líneas, que pretendo sean breves, para compartir algo que me pasó y que nos conecta, de manera acotada. Hoy llevé parte de lo que ustedes juntaron como comunidad a los inundados. Lo llevé a La Plata. Recogí los objetos en la escuela, a las nueve de la mañana de un sábado. Todo ordenado, clasificado, perfectamente prolijo. Pañales, colchones, agua, ropa ordenada, agua, leche. Entregué ese envío en Judiciales. Las cosas fueron directo a los barrios necesitados. Las llevé junto a lo que había juntado mi familia. Son cosas, son objetos, son una pequeña muestra que detalla dos cosas: la solidaridad y la división de nuestra sociedad en clases, donde unos tenemos más que otros. Ahora el patrón de acercamiento está atravesado por una respuesta que no es común en los días cotidianos, los días que transitamos, en que la injusticia queda invisibilizada por cotidianeidades que ocultan el lugar en el que estamos. Me crié en Belgrano, hice el primario en los setenta en la escuela Nº3, frente al colegio de ustedes. Crecí en el marco de las disputas con la única escuela privada del barrio. Disputas que fueron haciendo en mí una subjetividad en favor de lo público y muy crítica al crecimiento de la educación privada, a la que siempre visualicé como antipública. La Plata desbordaba de solidaridad, camiones, militantes, voluntarios, miles de manos para ayudar en la catástrofe. Las imágenes eran sórdidas y devastadoras. Una ciudad casi entera sin nada. Fui a la casa de una amiga. Ropa, libros, electrodomésticos, pisos, todo… un vacío que no se limita a lo material. Me llevé sus libros para secar en mi casa sintiendo que mis manos eran poco, pero poco era un “tin” más que la nada. Lo que vi de ustedes en la escuela el sábado es el trabajo de reunir, de dar, de compartir; el orden de los chicos, el cuidado de lo que iba a compartirse. Devastaron mis prejuicios sobre las escuelas privadas en general, y pude ver que si logramos (cómo se logró) que los niños y adolescentes que se forman en la comunidad educativa que integran piensen LO PÚBLICO como algo que los incluye, al pueblo y al “todos” como algo donde hay que sumar e incluirse, la colaboración y la voluntad para atravesar “las malas”. En fin, ciudadanos que hoy toman por asalto lo que los adultos no asumen en tiempo y forma, ciudadanos que son sus hijos, y nosotros capaz debamos aprender de ellos más que lo que la sociedad nos impone enseñar, cuando hemos construido un orden injusto y perverso. Que la muestra de amor que han hecho y las sendas que los llevan como comunidad y que sus hijos lideran no se circunscriban a este momento. En Saavedra y Núñez hay gente que requerirá presencia continua muchos meses, hay lugares en los que falta mucho hace decenios, lo material se acompaña por lo vincular, los objetos no son solo colchones y leche, luego faltarán libros y poesía, fotografías y cine, sonrisas y alegría. Continuar la senda dando espacios a los niños y jóvenes, pertenecer a una escuela que lidere ese proceso, y desandar los caminos del individualismo y del consumo desenfrenado, dan cuenta de un lindo lugar para estar, de un bello proceso para pertenecer, y de un equipo de educadores ante el cual uno –viejo y algo nihilista– no puede menos que sacarse el sombrero. Cuéntenme en sus filas cuando haga falta. Sigan en lo público, que es el camino para hacer una sociedad mejor, creo; y sigan dando alas a los hijos que los engalanan. Los saluda con afecto, Ramiro González Gaínza ________ Vecino del Colegio.


CARA A CARA

por Jerónimo Arambasic

Ana oyó la puerta, corrió a la entrada, encontró los restos del cerrojo en el suelo, tomó el paraguas por el mango y recorrió el primer piso con cuidado. Nada. Tranquila, subió al cuarto y se acostó al lado de su esposo. Con los ojos entreabiertos vio que un brazo sobresalía del armario. -Querido, hay alguien en el armario- susurró mientras el extraño giraba en la cama y quedaban los dos cara a cara.

Jerónimo Arambasic, alumno de 1° año 2003. Ilustración de Pepe Sabugo, 2° año 2003. Coloreada digitalmente.

171

2003


NO ES NATURAL Como introducción al curso de Educación Cívica de 2do año, los alumnos estudiaron y reflexionaron acerca de cómo “se hace ciencia”. Específicamente, indagaron sobre uno de los desafíos máximos de los cientistas sociales: analizar la sociedad de la que forman parte; tomar distancia para problematizar lo obvio, lo cotidiano, el mismísimo sentido común. “Des-naturalizar” la propia vida cotidiana, desentrañarla como fruto de nuestra historia y nuestro contexto social, pensar otras vidas posibles en otros espacios y tiempos; a todo ello se abocaron. Estos relatos que presentamos –realizados como tarea tras la lectura del ensayo de Vincent Marques “No es natural. Para una sociología de la vida cotidiana”- son algunos de los frutos de este ejercicio. Relatos llenos de poesía que tanto tiene que ver con el extrañamiento de lo cotidiano.

por Catalina Bargalló Castagnino

Mi nombre es Catalina Bargalló Castagnino. Con tan sólo esa oración, tan sólo diciendo uno su nombre, se puede demostrar, con cierta precisión, la sociedad en que uno vive. Luego, entran en juego las variantes: el acento, de qué forma se dice, las palabras que se utilizan antes o después del nombre (por ejemplo, en las provincias del Interior se acostumbra poner artículo antes del nombre: la Cata, me deberían llamar en ese caso), etcétera. Pero yo me llamo así: Catalina Bargalló Castagnino. Mi nombre es propio de una sociedad occidental, patriarcal y mayormente capitalista. Todas las mañanas me levanto sabiendo que debo ir al colegio, para así algún día entrar en la universidad (la UBA preferentemente, dicen mis papás) y luego graduarme. Ser feliz. Debés ser así, porque de otra manera, serás un perdido. Un descarrilado social. ¿Por qué en la cabeza de una chica de catorce años, ya está instalado que debe ir a la universidad, conseguir un título, casarse con el hombre perfecto y luego vivir para ser madre: una “donante de vida”, un “eslabón más en la historia”? Porque vivo en una sociedad en donde existe la monogamia, preferentemente la heterosexualidad; y en donde una persona sin estudios es menos “importante”. La primera queda expuesta y depende del otro para su subsistencia. Las “clases altas” se aprovechan y explotan a las clases más bajas y, a la vez, mantienen el statu-quo que los favorece. (…) Sin muchas ganas de ir al colegio, me despierto, tomo el desayuno, me aseo (esto supone mínimamente el cepillado de los dientes y del pelo), me cambio, me subo al colectivo y llego al colegio. En el colegio, aprendo lo que debo aprender para llegar a ser todo lo mencionado previamente. Como al mediodía y, si es un martes o un viernes, voy a clase de Educación Física. Luego de un extenuante día, regreso a mi casa. Todo lo relatado hasta el momento sobre mi día fue puramente social (exceptuando el haber tenido que comer, despertarme e ir al baño). Punto por punto: mi nombre, el colegio, lo que mis padres desean de mí y lo que yo quiero de mí misma. Claro está, que todo esto podría haber sido diferente. Mi nombre es Z-141928, pero mis amigos y animales me llaman sólo Z-14. Tengo 280 años y todavía soy joven. Vivo en mi burbuja de cristal, en el distrito F-18907, de Marte. Por suerte, nunca estoy sola, ya que vivo con mis tres perros (que desde que les compré su traductor, no paran de hablar) y mis 34 maridos (uno para cada mes). Cada atardecer me despierto, tomo mis vitaminas y proteínas, me lleno de higienizador artificial (en casa lo tenemos en forma de spray) y conecto mi cerebro con la computadora. Es así como aprendo cosas nuevas, como volar un auto o -mi favorita- tele transportarme. En mi burbuja, los chicos se dividen las tareas; algunos trabajan en la producción de proteínas, otros en la limpieza computadorizada del hogar, un par en su oxigenación, y otros se encargan de la reproducción sexual. Cuando llega el atardecer, cada uno toma su oxigenador, su soga y se cuelga al techo. Algunas noches, si es que tenemos tiempo, prendemos un programa en la computadora, que conectamos a nuestros cerebros y nos permite elegir nuestro sueño. Finalmente nos dormimos exactamente a las 9:02, y comenzamos a soñar tranquilamente.(…)

2010

172


por Matías Nelson Gingold

Richard Sarmienz vive en Inglaterra del siglo XII y tiene 30 años ya pasados. Es el tercer hermano de una familia de ocho de los cuales solo cuatro permanecen vivos. Está casado y tiene cuatro hijos vivos, tuvo más que murieron al nacer. Es carpintero, por lo que vive en un taller, cerca de la catedral. Actualmente está armado y en el ejército, porque en su país hay una crisis política debido al fallecimiento de su rey Henry I sin ningún sucesor directo. Sin embargo, el monarca tiene varios hijos llamados bastardos, fruto de su lujuria en una época sin métodos anticonceptivos eficientes. Tiene, entonces, muchos sucesores, los así llamados ilegítimos. La razón por la cual el mayor de los ilegítimos no toma el poder sólo es explicable si se tiene en cuenta la sociedad de la cual estamos hablando. Probablemente en una sociedad del 3004 donde la religión no tenga poder y el matrimonio sea visto con malos ojos, la ausencia de un hijo heredero de madre y padre casados no será un problema; es más, será una muestra del poder del soberano. (...) Algunas personas juzgarán a Henry I, pero en realidad él no es muy diferente a una porción de tamaño interesante de la sociedad. Por ejemplo, una alarmante cantidad de personas casadas que utilizaban la prostitución como medio de satisfacción. También podría cuestionarse que alguien con una influencia tan grande sea tan inconsciente como para fomentar la lujuria. Es cuestionable si esto es algo “bueno o malo”, como la sociedad tiende a decir, primero porque la así llamada “lujuria” es un invento de la religión para mantener a la gente casada y controlada, es más, el casamiento en sí es un invento religioso. El catolicismo específicamente obliga a la gente a ser monógama, pero si el mundo fuese en su mayoría de otra religión que aceptara la poligamia, la sucesión de Henry podría ser muy diferente. Por ejemplo, alguno de sus hijos bastardos tomaría el poder. (…) ¿Por qué Richard está luchando una guerra que no es suya? Por un rey proclamado por el anterior y contra otro que pretende serlo. ¿Por qué Richard verá morir a sus compañeros por dos hombres y los nobles? Resulta estúpido suponer que por dos hombres cientos de vidas morirán, obligados por los nobles que controlan las tierras -concedidas por el rey- donde viven. Richard es un hombre sencillo. Vive en su casa, es uno de los hombres más respetados; sin embargo no tiene demasiada plata, no es un noble y, por lo tanto, no tiene tierras. Les enseña a sus hijos su oficio. Comienza desde el amanecer hasta que cae la noche. El Estado no le proporciona educación, medicación ni códigos laborales, pero, sin embargo, sobrevive y tiene un resto suficiente para enviar al más joven de sus hijos al monasterio donde entrena para, más tarde, ser el sacerdote personal de un noble, o quizás el obispo de una corte. Arregla su casa cada varios años con alguno de los maestros constructores ambulantes. Jamás había tocado un arma que no fuera una sierra y los asuntos políticos nunca le importaron. Por supuesto, al Estado jamás le importó excepto por su fuerza de combate. (…)

Catalina Bargalló Castagnino y Matías Nelson Gingold, alumnos de 2° año 2010. Ilustración de Pauline Bier, 3ª año 2015. (Modificación de obra de Tamara Lempicka, realizada en clase de Artes Visuales).

173


EL ALCA: ¿UN PROYECTO HEGEMÓNICO NORTEAMERICANO O LA VÍA PARA LA INSERCIÓN MUNDIAL? por Mercedes Bengochea, Laura Hakel, Francisco Hermo, Eugenia López, Agustín Prestifilippo, Agustina Roda Barceló y Natalí Zarankin

D

esde 1994, 24 países de América están negociando lo que puede constituir el acuerdo de libre comercio más importante del planeta, el ALCA. Con una población de 800 millones de habitantes y un producto bruto interno combinado de más de 12 billones de dólares, superaría a otros acuerdos que se realizaron anteriormente1. Se prevé que el ALCA entraría en vigencia a comienzos del año 2005. En 1994, durante la primera Cumbre de las Américas, el gobierno de los Estados Unidos lanzó su iniciativa para establecer un acuerdo continental. Propuso convertir al continente en un gran mercado donde se fijen las reglas que deberían acatar todos los países sin importar su grado de desarrollo. Cuatro años después, se formaron grupos de trabajo y se estableció un comité de negociaciones comerciales; así, el acuerdo de libre comercio empezó a tomar cuerpo. Desde su concepción, el ALCA trasciende un acuerdo comercial, ya que cada participante adquiere una serie de compromisos políticos que, entre otras cosas, se traduce en la necesidad de modificar legislación interna vigente para articularla a la propuesta norteamericana, y en la pérdida de distintos instrumentos para diseñar políticas de Estado. Hasta el 2001, las negociaciones del ALCA fueron encaradas por los gobiernos en forma secreta, sin participación de la sociedad. En ese año, la fuerte presión de distintas organizaciones civiles de América Latina llevó a los gobiernos de la región a hacer públicos los borradores del proyecto. Desde entonces, se generó un fuerte debate en las sociedades americanas en torno a la conveniencia de continuar con el proyecto. En ese marco de discusión, numerosos cientistas sociales se abocaron a investigar la problemática y sus consecuencias en nuestras sociedades. 1  El PBI de los Estados Unidos representa más del 80% del monto total indicado.

2003

A partir de la extensa bibliografía especializada sobre la cuestión, intentamos identificar similitudes y diferencias entre los autores, de modo de caracterizar la existencia de posturas generales. Muy ampliamente, podemos sugerir dos miradas en torno al ALCA. Por un lado, una postura crítica, que considera inconveniente para los países de América Latina la concreción de este proyecto. Se argumenta que el problema no es sólo el ALCA sino el avance de las privatizaciones y del capital trasnacional sobre los derechos sociales de las mayorías y sobre la relativamente escasa autonomía con que cuentan nuestros estados nacionales. Desde otra óptica, reconocemos una postura funcionalista, que sostiene que el ALCA es una forma de inserción en la economía mundial; la construcción de ese área sería la concreción lógica de los distintos acuerdos de integración subregionales que se vienen llevando a cabo desde hace dos décadas, tales como el Pacto Andino, el MERCOSUR, la ALADI y, más recientemente y con otros objetivos, el NAFTA.

LOS ARGUMENTOS PARA LA POSTURA LIBERAL FUNCIONALISTA Siguiendo con la línea de la integración económica mundial en función de los potenciales beneficios que acarrearía, esta postura sostiene que el ALCA representaría una oportunidad, para el MERCOSUR y para la Argentina en particular, de mejorar el acceso de nuestros productos agrícolas a los mercados hemisféricos. Además se considera que podría potenciar la capacidad negociadora de la región en la Organización Mun-

174


dial de Comercio para desarmar el andamiaje de subsidios a la producción agropecuaria que implementan otros países y bloques económicos (como Japón y la Unión Europea). Sin embargo, esta postura no puede explicar por qué el ALCA podría presionar por una reducción de subsidios de otros y no resolver el problema de los subsidios que el gobierno norteamericano les otorga a sus productores agropecuarios. Por otro lado, se sostiene que un acuerdo con las características del ALCA permitiría desarrollar un modelo de crecimiento económico con mejoras en la calidad de vida de la población. Esta afirmación se basa en la idea de que la inserción en las corrientes económicas internacionales posiciona al país como receptor de inversiones y exportador de productos, todo lo cual derivaría en un crecimiento sostenido y en una disminución de los índices de pobreza por un incremento de niveles de ocupación laboral2 . En esta postura se interpreta el funcionamiento del ALCA desde la siguiente lógica: el proteccionismo existente hoy es la causa de una asignación ineficiente de los recursos. Su eliminación, por lo tanto, optimizaría el acceso a bienes industriales y agrícolas a los diferentes mercados de la región. Ello llevaría a la especialización de cada país en aquellos sectores en los que tuviera ventajas comparativas. Para esas producciones, los mercados se ampliarían y expandiría el nivel de actividad. El comercio exterior se transformaría en el motor del crecimiento económico; las exportaciones se complementarían con importaciones no competitivas (por ejemplo, de bienes de capital) desde países con una producción más eficiente en otros campos de la producción, lo que se traduciría en un menor precio de compra. La especialización induciría el ingre2  Debemos recordar que el gobierno argentino que asumió en 1989 sostuvo estos mismos argumentos.

so de capitales en busca de las ganancias que se generarían en los sectores más dinámicos y, por lo tanto, se elevaría la demanda de la mano de obra. En definitiva, el ALCA se encuadraría en las recomendaciones de la teoría neoclásica que, desempolvando la teoría ricardiana sobre las ventajas comparativas, propone una liberalización regional lo más amplia y profunda posible, de modo que sea la “mano invisible” del mercado, o las decisiones privadas, las que orienten la búsqueda del edén social.

LOS ARGUMENTOS DE LA POSTURA CRÍTICA En primer lugar, esta postura analiza las contradicciones o “ruidos” que presenta la propuesta. Por ejemplo, con el ALCA se pretende que los países del subcontinente latinoamericano sean territorio libre para las mercancías, por lo que se propone la eliminación de aranceles. Ello significaría la desaparición de la producción local que no podría competir con otra, asentada en las grandes industrias transnacionales que tienen estrategias mundiales de expansión. Así, no sería ilógico suponer la existencia de “prácticas desleales” para apropiarse del mercado. Además, la mayor parte de las empresas latinoamericanas se encontrarían con un mercado norteamericano poco propenso a la apertura ya que los antecedentes (y asimismo las propuestas actuales del ALCA) demuestran que frente al lobby empresarial, el gobierno norteamericano puede tomar medidas para salvaguardar sus capitales. En el campo de las localizaciones industriales, se estima que los capitales se invertirían en aquellas zonas en las que los salarios resultaran más bajos o en las que la legislación respaldara la precarización laboral. De este modo, y en función de la

EL ALCA

175


extensión de la práctica de bajos salarios, el conjunto de los trabajadores del continente se vería afectado por el acuerdo3. El ALCA propone consolidar la libre importación de alimentos, lo que llevaría (atendiendo a la experiencia de los últimos 20 años) a la generalización del agribussiness, es decir, a la inversión en la producción alimenticia de capitales especulativos. Ello derivaría en la crisis y posterior desaparición del campesinado. La migración y la pobreza serían el signo de los espacios rurales tradicionales, tal como acontece actualmente en México. Esta propuesta de integración puede ser pensada como la culminación de lo que empezó el neoliberalismo en la década del 80, ya que plantea que los estados deben abrir los servicios educativos y de salud a la inversión y a la libre competencia. Los derechos sociales básicos, entonces, se mercantilizarían; del usuario ciudadano se pasaría a la categoría de consumidor solvente, millones de personas quedarían en la desprotección. La exclusión social se profundizaría porque el Estado ya no tendría capacidad de mitigar la problemática social. Por último, el ALCA plantea que ningún país podría prohibir las actividades de una empresa extranjera y que los inversores transnacionales no estarían obligados a nada, ni siquiera al sometimiento a los tribunales de cada país. Ello consagra el principio de impunidad jurídica y acarrea la desaparición de los códigos jurídicos vigentes, perfeccionados a partir de la Revolución Francesa.

A MODO DE CONCLUSIÓN El ALCA esconde la necesidad de los Estados Unidos de reafirmar y extender su dominio sobre el mercado latinoamericano, en un contexto de creciente competencia en un mundo tripolar. Los movimientos y alianzas comerciales mundiales en formación muestran la consolidación de tres bloques de economías semi cerradas. En este contexto, parece evidente que la producción norteamericana estaría destinada a los mercados americanos, los únicos que podría controlar fuertemente, como una forma de paliar las crecientes trabas que encuentra en los otros bloques para el ingreso de sus mercancías.

ido perdiendo todo: aranceles que protegían sus nacientes industrias que generaban ingresos, convenios y asociaciones de productores; todos instrumentos para contribuir al desarrollo. ¿Qué ofrece el ALCA? ¿Debemos perder la poca autonomía política y económica que aún nos queda? ¿A cambio de qué? Sólo de la seguridad propia del neoliberalismo: la seguridad de la inseguridad, de los capitales provenientes de los países imperialistas conquistando nuestros mercados y apropiándose de nuestros recursos. Michael Crozier afirma que las libertades de unos se traducen en la falta de libertades de los otros. Nosotros decimos que las libertades del capital se traducen en nuevas cadenas que oprimen a los individuos y a las sociedades. La seguridad de que se nos ofrece un futuro sin futuro social está reflejada en el hecho de que la libertad de circulación que sostiene el ALCA es para el capital y las mercancías, y no para las personas. Menuda contradicción, puesto que el sujeto de la explotación y el producto del trabajo asalariado y mercantilizado no encuentran límites en su expansión, mientras que la fuente creadora queda “sujeta a la tierra”. ¿No nos convertiremos en los siervos de la gleba del siglo XXI? El Secretario de Estado del gobierno norteamericano, Collin Powell, afirmó que: “nuestro objetivo con el ALCA es garantizar para las empresas norteamericanas el control del territorio que va del Polo Ártico hasta la Antártida, así como el libre acceso a nuestros productos, servicios, tecnología y capital en todo el hemisferio”. Queda en nosotros la decisión de si vamos a acceder a sus planes de dominación o si nos opondremos a dicha exigencia. Corremos el riesgo de ser encandilados por los números de la macroeconomía que, tal vez, mostrarían un incremento con la puesta en marcha del ALCA. Pero ese encandilamiento estaría ocultando los verdaderos efectos del proyecto: una fractura social sin antecedentes históricos en nuestro país y la exclusión y pobreza extrema de amplias capas sociales. La experiencia mexicana en el NAFTA es el espejo de lo que podría suceder.

Revisando las propuestas del ALCA nos preguntamos, al igual que Fidel Castro: ¿De qué vamos a vivir?, ¿qué bienes y servicios vamos a importar?, ¿qué producciones industriales nos van a preservar?, ¿sólo aquellas de baja tecnología, de elevado consumo de trabajo humano y altamente contaminantes? ¿Se pretende acaso convertir a gran parte del tercer mundo en una inmensa zona franca llena de maquiladoras que ni siquiera pagan impuestos? Con la implantación del neoliberalismo, en particular desde el Consenso de Washington, los países del tercer mundo han

Mercedes Bengochea, Laura Hakel, Francisco Hermo, Eugenia López, Agustín Prestifilippo, Agustina Roda Barceló y Natalí Zarankin, alumnos de 5º año 2003. El trabajo fue presentado en el Congreso Interno de alumnos del Colegio de la Ciudad sobre el ALCA, realizado el 12 de noviembre de 2003, organizado en el marco de la materia Geografía Argentina, a cargo del profesor Juan Carlos Rima.

3  Atendiendo a las consideraciones realizadas por otro grupo expositor en el presente congreso, que se abocó a estudiar el NAFTA, el problema de la generalización de la baja en los salarios afectó a amplias capas de trabajadores de EEUU y Canadá, enfrentados a los muy bajos salarios mexicanos.

EL ALCA

176

Ilustración de Luna Chapur Martínez, 2° año 2015. (Laberinto inspirado en obra de Carlos Gorriarena, realizado en clase de Artes Visuales)


MEDIADORES Nuestra tarea no es ir lejos, sino cerca. Construir espejismos que nos ayuden a vernos en el espejo. La pequeña voz del mundo, Diana Bellessi.

El Curso de Formación de Mediadores Culturales es un recorrido teórico-práctico para estudiantes de 4to y 5to año que, por su participación en la propuesta extracurricular del Colegio, estén preparados para profundizar sus recorridos artístico-culturales, retomando saberes, búsquedas y pasiones en su rol como mediadores. Ser mediador consiste en situarse como puente entre las personas y las obras artísticas, literarias, teatrales, y tantos otros elementos que conforman nuestra herencia cultural. Se trata de invitar a nuevas formas de mirar y de mirarse, otras maneras de comunicarnos.

Fotos de Nicolás Mikey. El Viaje Tren Adentro fue una intervención artística realizada en conjunto por el equipo de Talleres del Colegio de la Ciudad, la Compañía Itinerante de Educación por el Arte (CIEPA) y la Biblioteca Popular de Coghlan. Durante un viaje del Ferrocarril Mitre se realizaron en su horario normal, durante aproximadamente treinta minutos en los que pasa por la estación Coghlan, llega hasta Retiro y regresa a Coghlan, distintas actividades en los vagones con los pasajeros que viajaban en ese momento, más los que asistieron especialmente para la ocasión. www.viajetrenadentro.wordpress.com

177

2013


EL ARTE ES UN PUENTE Entrevista a los estudiantes que participan del Curso de Formación de Mediadores Culturales.

-¿Qué actividad que hayan realizado durante el año les permitiría explicar qué es la medicación cultural? Jacinta: Yo creo que mediamos culturalmente cuando participamos de la Intensiva de Arte* que organizó el Colegio, porque transformamos, por ejemplo, un aula. Transformamos un espacio para que el que llegara se sorprendiera, para que pudiera ver algo que no había antes en ese lugar. Para eso pusimos espejos sobre las paredes, por ejemplo. -¿Y por qué pusieron espejos? Jacinta: Para que el que llegara pudiera verse a sí mismo adentro de ese espacio nuevo, transformado. Chiara: También habíamos hecho frases que, para leerlas, tenías que rascarlas, como una raspadita. Era un espacio diferente. -¿A qué era diferente? Jacinta: A lo cotidiano. Es difícil la tarea de cambiar el espacio del Colegio, porque estamos muy acostumbrados a verlo así. La idea era, justamente, extrañarlo, desnaturalizarlo. Julieta: Como un entrar y salir no indistintamente. -Esto de la desnaturalización o del extrañamiento, ¿qué relación tiene con el trabajo de mediador cultural? Jacinta: El arte tiene que ver con eso, sacar a lo cotidiano, a lo simple de contexto y ver ahí lo especial. La mediación cultural es muy para el otro, para mostrarle al otro también. Entonces

MEDIADORES

178

si hacés ese trabajo de sacar las cosas de contexto, es para “mostrarle” al otro eso que está viendo todos los días. Vera: La mediación cultural es un trabajo de dar y recibir. Además de la Intensiva, participamos y organizamos actividades donde recibimos. Por ejemplo, el viaje a Berazategui.** Fueron actividades donde recibimos, lo que más recuerdo son sensaciones de lo que me pasó ahí. Recibimos y transformamos eso que pasaba. Dylan: En el encuentro en Berazategui visitamos dos museos: un museo histórico y uno artístico que tienen una movida cultural muy grande. Ahí nos pudimos conectar con otras realidades diferentes a lo que vivimos en Capital. Y vimos que la gente que participaba en el museo también funcionaba como mediador cultural, porque nos transmitieron muchas cosas que hacían que nos sirvieron para después tratar de hacerlo nosotros acá. Y otra de las cosas muy lindas que pasaron ahí fue que tuvimos un encuentro con chicos de un colegio. Hicimos con


ellos varias actividades en la casa de un poeta y artista. Bailamos, hicimos objetos, y así nos conectamos. Después esos mismos chicos vinieron para el Festival, entonces hubo un intercambio. Ellos vinieron al Festival a recibir lo que nos había sido dado a nosotros. Ser mediador cultural es también conectarse con otras personas desde un lugar sentimental y artístico, y creo que en Berazategui pudimos hacer eso. -Siguiendo esta idea del intercambio, ¿hay alguna diferencia entre la idea de “educación” que tenían antes y la que tienen desde que participan del Curso? Violeta: Yo lo relaciono con un concepto que estuvimos trabajando: los puentes. El arte es un puente y uno para transmitir algo tiene que, digamos, sacarlo del interior pero tiene que llegar a la otra persona, al otro. En la educación es muy importante que este puente permita que el que está dando también pueda recibir porque si no, no hay un intercambio, que no sea solo largar las cosas y que esas cosas se pierdan. Manuela: Claro, no es que uno se pone en el papel de tener que enseñar y enseñar, porque también hay que estar preparado para recibir. Puede pasar que a una persona no le guste lo que uno quiere mostrar. Y, además, el dar no es que te convierte en protagonista. Chiara: Yo creo que venimos al colegio a aprender y a incorporar herramientas que nos van a servir para poder ser mediadores culturales y poder, a través de esas cosas que recibimos, dar. Por ejemplo, aprender a expresarnos. Entonces los maestros son mediadores culturales porque estamos aprendiendo cosas que están muy relacionadas con la cultura… -¿Qué es la cultura? Manuela: Para mí la cultura es todo lo que el hombre hace. Todo lo que se vino haciendo hace un montón de tiempo, la cultura es la Historia, la Matemática, la Arquitectura. No solamente si cantás o si tocás un instrumento sabés de cultura, o estas “culturalizado” por escuchar buena o mala música. Sino que es todo lo que el hombre fue haciendo a lo largo de la historia. -¿En qué situaciones de la vida cotidiana ustedes sienten que son mediadores culturales? Chiara: A mí me gusta hacer mucho origami, y con los boletos de antes del subte y del colectivo hacía grullas, y me gustaba estar sentada al lado de un nene y se las regalaba o las dejaba apoyadas, en las ventana, me gustaba que quizás alguien lo vea y le genere algo, lo toque...

Julieta: Creo que la palabra “mediador cultural” es una forma de ponerle nombre a algo que pasa toda la vida, todos damos y recibimos constantemente, y también una cosa que hacemos mucho en mediadores culturales es entender entre todos qué significa eso, no solo ir a accionar, sino quedarnos pensándonos y haciendo cosas entre nosotros, viendo qué significa lo que hacemos. Vera: A mí lo que más me gusta de Mediadores es que no entiendo… siempre que voy salgo con una nueva sensación, como que realmente siempre hay un nuevo... no es algo repetitivo, eso me gusta. Siempre es una nueva energía entre todos y después hay nuevas ideas y nuevos proyectos. Manuela: Sí, una de las cosas que me gusta mucho es que siempre esta la pregunta “¿qué somos?”. Y no nos esforzamos por responderlo, no buscamos la respuesta a eso porque no es necesario... creo que se define a través de lo que hacemos. Siempre hay un misterio y unas dudas y una sensación de “¡quiero que termine la hora para saber qué hicimos!”, y eso siempre es como algo místico que queda.

*La Intensiva de Arte es una jornada especial organizada por el Área de Talleres el último día de las vacaciones de invierno. Dirigida a alumnos del Colegio, propone transitar espacios y experiencias artísticas que permitan resignificar el recorrido artístico de cada uno. Este año, la Intensiva ofreció un recorrido interdisciplinario a partir de propuestas de música, literatura, escritura y artes visuales. El día comenzó con una intervención artística organizada por la CIEPA (Compañía Itinerante de Educación por el Arte) y en la que participaron los Mediadores Culturales. **Visitamos Berazategui y tuvimos un encuentro con Leonardo Casado, director del Área de Museos de esa localidad, en el Museo Histórico y Natural. Por la tarde, visitamos el Museo-Taller César Bustillo y realizamos una actividad en conjunto con algunos estudiantes de la Secundaria N°12 de Plátanos, que también se forman como mediadores culturales.

MEDIADORES

179


CONVENIO CON EL AUTOMOVIL CLUB ARGENTINO “Una mancha roja a la derecha desconcertó al 404; en vez del 2HP de las monjas o del Volkswagen del soldado vio un Chevrolet desconocido y, casi en seguida, el Chevrolet se adelantó seguido por un Lancia y por un Renault 8. A su izquierda se le apareaba un ID que empezaba a sacarle ventaja metro a metro, pero antes de que fuera sustituido por un 403, el 404 alcanzó a distinguir todavía en la delantera el 203 que ocultaba ya a Dauphine. El grupo se dislocaba, ya no existía. Taunus debía de estar a más de veinte metros adelante, seguido de Dauphine; al mismo tiempo la tercera fila de la izquierda se atrasaba porque en vez del DKW del viajante, el 404 alcanzaba a ver la parte trasera de un viejo furgón negro, quizá un Citroën o un Peugeot. Los autos corrían en tercera, adelantándose o perdiendo terreno según el ritmo de su fila, y a los lados de la autopista se veían huir los árboles, algunas casas entre las masas de niebla y el anochecer. Después fueron las luces rojas que todos encendían siguiendo el ejemplo de los que iban adelante, la noche que se cerraba bruscamente”. Fragmento de “La autopista del Sur” de Julio Cortázar.

En nuestra sociedad, el transporte forma parte del día a día y el saber manejar resulta entonces una herramienta útil y necesaria. Pensamos el Colegio como un espacio de vinculación con el entorno y con la realidad, referencia presente en el nombre “de la Ciudad”. Por esto, nos resultó interesante proponerle al Automóvil Club Argentino un convenio que apuntara a la formación de conductores responsables, capacitados para obtener la licencia habilitante para el manejo de vehículos automotores. Así, durante los meses de septiembre y octubre de cada año, un grupo de alumnos del Colegio participa de las clases que dicta el ACA para los socios que intentan tramitar su licencia de conducir. El curso consta de clases teóricas de Educación Vial y Mantenimiento del Automotor, sesiones de entrenamiento con simuladores y, luego, en la pista del ACA en Palermo, de clases individuales en vehículos provistos por la institución. Concluida la instrucción, los participantes del convenio tramitan su licencia.

2004


2DO AÑO: CONOCER LA REALIDAD AHÍ MISMO DONDE SUCEDE

UNA MINA EN CUESTIÓN La propuesta era estar juntos unos cuantos días, con el sol y ese paisaje increíble de Valle Grande. Y algo más. Supimos que una mina de uranio de explotación a cielo abierto estaba a punto de instalarse en la cuenca de Río Diamante. Supimos también que la misma suscitaba grandes discusiones entre distintos sectores de la sociedad sanrafaelina. Un conflicto social con todas las letras, con argumentos de un lado y del otro. Hacia fines de septiembre, con carpas e información al hombro, ojos bien abiertos y muchas preguntas, partimos. A conocer esa realidad ahí mismo donde sucede: a inmiscuirnos e involucrarnos en la cuestión.

Foto de Ana Scheimberg, 2º año 2013

Día 1 Catorce horas de viaje que valdrían la pena. La noche nos encuentra armando nuestro campamento, rodeados de montañas y de un Atuel de aguas claras que –dicen- trae lo mejor de las alturas.

Fuimos con él a conocer la famosa mina. Sabíamos que había estado en funcionamiento durante casi veinte años hasta que en 1995 cerró por la baja en el precio del uranio; y que hace unos años el Estado Nacional quiere reiniciar la explotación, enfrentado el rechazo de una parte de la sociedad civil.

Día 2

Visitamos las instalaciones y charlamos con uno de los ingenieros: nos habló de las propiedades del uranio y de sus usos para la medicina, para la conservación de alimentos, como fuente de energía. Nos contó también acerca de la extracción uranífera como política de Estado y de las virtudes y beneficios

Temprano, la primera actividad de nuestro “trabajo de campo”. En la ciudad, con Raúl, integrante de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), organismo estatal propietario y gestor del Complejo Minero Fabril de Sierra Pintada (CMFSP).

181

2008


Día 4 Duro despertar con lagañas y montañas pegadas. Mate cocido, pancito y a emprender la vuelta hasta un lago donde nos esperaba un barco en el que nos desplomamos más que contentos. De ahí, a la playa. ¡Sí!: también tuvimos nuestro veranito. Y ahí estuvimos, un buen rato, en medio de la postal. De regreso, en el dulce hogar retomamos las tareas de nuestra investigación. En grupos, y al sol de la canchita de fútbol, terminamos de discutir y armar las entrevistas del día siguiente. Todo listo para continuar…

Día 5 de una actividad que, aseguró, no es contaminante ni perjudicial para la salud. Comenzaron, entonces, a escalarse nuestras preguntas: ¿Qué controles van a implementar? ¿Por qué los residuos radiactivos están sin tratamiento? ¿Qué niveles de contaminación supone la emanación del gas radón? ¿Cuánto agua se utiliza? El uranio, ¿no puede contaminar las napas subterráneas?... Algunas de sus respuestas parecieron evasivas, otras fueron rotundas: según la CNEA la actividad de la mina no traería más que beneficios para la ciudad y para el país y no habría riesgos de ninguna índole.

“En el desayuno: té de uranio”, bromeaban los profes antes de salir al alba al encuentro de otro de los protagonistas de esta historia. Habiendo leído y escuchado los argumentos de la CNEA, nos tocaba ahora indagar –en cuatro grupos- los argumentos de “los otros”. Algunos fuimos a visitar a Santiago, integrante de la organización ambientalista. “¿Uranio? No, gracias”. Nos recibió durante casi dos horas y nos contó de sus actividades, la articulación con otras organizaciones y asambleas provinciales con la misma problemática, y enumeró las razones del rechazo a la reinstalación de la mina: argumentos también sostenidos con convicción.

Un discurso convincente y con estudios científicos en mano. Tanto, que salimos algo desconcertados respecto de muchas de las opiniones “en contra” que habíamos leído. En el viaje de vuelta, discutimos y discutimos: la cosa era compleja y no sería fácil señalar “buenos” y “malos”. Puff... A descargar. A caballo o en bici en paseos por la montaña.

Día 3 Primer día de La Caminata que –nos habían anticipado – sería larga y complicada. Tres horas, en filita, en ascenso, los sesenta. Hasta llegar al anochecer a un claro desde donde se veían tantas estrellas como nunca antes. Y dormimos ahí, a la intemperie, luego de armar varios fogones y cantar nuestras canciones con un eco que llegaba hasta quién sabe dónde.

Otros fuimos a ver a la “Multisectorial del Sur”, una organización conformada a raíz de este conflicto y compuesta por representantes de varios sectores productivos que, según dicen, se verían afectados por la reapertura de Sierra Pintada. Comerciantes, productores agropecuarios, industriales y empresarios del turismo también rechazan la reinstalación. Nos recibió Rubén, vicepresidente de Apyme e integrante de la organización, junto con dos abogadas que llevan las acciones legales de la organización contra la CNEA. Grabamos, escuchamos y tomamos notas: durante una hora y media nos contaron sus argumentos. Un tercer grupo se dirigió a las afueras para visitar a Don Muñoz, un pequeño productor de cebollas y tomates, que tampoco está de acuerdo con la reapertura de la mina. Nos contó

UNA MINA EN CUESTIÓN

182


también sobre sus cultivos, su día a día, su subsistencia y sus problemas con el granizo, frecuente en San Rafael. Finalmente, un cuarto grupo salió en busca de la “opinión pública” de San Rafael. Diseminados en una plaza céntrica durante casi dos horas, logramos hacer alrededor de 70 encuestas. Preguntamos por el conocimiento de la temática, por el nivel de acuerdo con la reinstalación y por las razones que fundamentaban sus opiniones. Los resultados fueron reveladores: el desacuerdo casi generalizado se complementó con la falta de información en profundidad. Tuvimos también la posibilidad de conocer un montón de historias personales y de anécdotas vinculadas con la mina, en el pasado o en el presente, felices y no tanto. Alguno defendía de la naturaleza de un conflicto que aparecía cada vez más real, profundo, complejo. Hasta aquí llegábamos con nuestra búsqueda en San Rafael, cada cual construyendo su propia mirada luego de escuchar puntos de vista tan distintos y heterogéneos. El campamento finalizaba. El fogón -que tuvo que ser bajo techo- quedaría atrás; pero no las discusiones. Experimentamos lo difícil que es -a veces- construir un consenso, nos encontramos de vuelta con una Buenos Aires atravesada por otros conflictos y realidades que también nos interpelan, nos llaman a la reflexión, a tomar posiciones. A seguir buscando…

el progreso económico y las fuentes laborales que traería el emprendimiento; otros nos contaron que la CNEA censura el tratamiento de estos temas en los medios; hasta hubo quien nos invitó a un programa de radio, sorprendido porque estuviéramos ahí preguntando. Todos tenían su posicionamiento: una sociedad surcada por esta problemática. Entusiasmados por esto de ser investigadores/entrevistadores/periodistas por unos días y consustanciados con las opiniones que habíamos escuchado durante toda la mañana, iniciamos lo que sería un balance de los distintos argumentos y razones; teníamos un panorama general –y “desde adentro”-

¿QUÉ SABE Y QUÉ PIENSA LA POBLACIÓN DE SAN RAFAEL?

UNA MINA EN CUESTIÓN

183


¿SIERRA PINTADA SÍ O NO? “¿URANIO? NO GRACIAS”, MULTISECTORIAL, PEQUEÑOS PRODUCTORES: POR QUÉ NO

CNEA POR QUÉ SÍ

· Parte del uranio extraído se exportará, convirtiendo a la Argentina · No es el Estado quien gestiona la mina verdaderamente. La empresa en el tercer país exportador de uranio a nivel mundial, aportando a su multinacional “Megauranium” es dueña del territorio y de la mayoría de desarrollo económico y a la transformación de su perfil exclusivamente sus beneficios agroexportador. · Otra parte será utilizada a nivel nacional, principalmente para la gene· Hay otras fuentes más baratas y menos contaminantes para la proración de energía, abaratando los costos que supone la importación de ducción de energía. este recurso. · La capacidad de creación de fuentes de trabajo es escasa y mínima · El CMFSP es de gestión estatal, no una empresa privada. Los recursos en relación a las que entrarían en riesgo de perjudicarse las actividaobtenidos serán reinvertidos en la producción y en obra pública. Los des productivas actualmente existentes. Además, son empleos de corta beneficios son para el país en su conjunto. duración y nada garantiza que sean bien remunerados, excepto los de ingenieros y técnicos que, seguramente, vendrán de Buenos Aires. · La extracción de uranio es el inicio del ciclo de combustible nuclear · La contaminación afectaría a las principales actividades productivas que completo provee tecnología para la medicina, el agro y la industria. de la provincia: agro, industria y turismo. · Serán empleadas de modo directo más de 200 personas, y 600 de · Los estudios científicos presentados son generados desde instancias modo indirecto. asociadas a la CNEA. · Estudios de la Universidad de Cuyo, de la Municipalidad y otras instituciones prueban científicamente la inexistencia de riesgos ambientales si el proceso es llevado a cabo correctamente y con los controles necesarios.

· El proceso de extracción de uranio supone el uso de una solución de agua y ácido sulfúrico para regar la roca molida (lixiviación) e implica la utilización de hasta 1 millón de litros de agua. Esta etapa posibilita la contaminación del agua superficial y subterránea con los químicos utilizados, afectando las cuencas de donde proviene el agua luego utilizada para riego y consumo domiciliario.

· La extracción cumplirá estrictamente con las pautas definidas por la · Tratándose de un recurso no renovable y escaso en San Rafael, las legislación ambiental Nacional y Provincial. cantidades de agua a utilizar son desproporcionadas. · Para obtener 1kg de uranio se genera una tonelada de residuos sólidos que emiten radiación por miles de años. Desde el cierre de la Mina · El proceso de extracción no supone la utilización de más cantidad de en 1995, quedaron 1.700.000 toneladas de residuos radiactivos (“colas agua que la utilizada por una finca mediana. de uranio”) sin tratamiento y expuestos al aire libre, contaminando el agua y emitiendo gas radón, muy nocivo para la salud. · El CMFSP dispone de programas de vigilancia ambiental y propuestas de control con participación social. Existen las tecnologías adecuadas · La radiactividad es acumulativa y aumenta el riesgo de contraer enpara garantizar una extracción segura. El Proyecto está avalado por la fermedades como cáncer, leucemia o daños genéticos. Evaluación de Impacto Ambiental realizada por la UTN. · El gas radón ya es un componente de la atmósfera y su cantidad en el mineral es muy pequeña.

· La mina se encuentra emplazada en una zona sísmica. Cualquier accidente, rotura de los piletones de residuos o derrames de ácido sulfúrico podría tener consecuencias fatales.

· Convivimos con uranio y radiactividad en niveles normales tanto en la naturaleza como en sus diferentes usos medicinales, agrícolas, energéti- · No están garantizados los controles ni las tecnologías necesarias para cos e industriales. La explotación no supondría una superación de estos asegurar la ausencia de riesgos. niveles normales. · En julio de 2007 se sancionó en Mendoza la ley que prohíbe el uso · Todos los residuos están inventariados y almacenados en forma segura de sustancias tóxicas en la minería. Esta sanción más las recursos de y de acuerdo a las normas. Residuos no es lo mismo que desechos: de amparo presentados por las organizaciones de la sociedad impidieron los residuos puede seguir extrayéndose material. legalmente la reapertura hasta el momento. · Los argumentos contrarios a la explotación carecen de fundamentos · Los medios oficiales no permiten que se hable del tema, hay una cencientíficos y proponen un fundamentalismo ecológico sin criterio. sura ejercida por la CNEA tratando de evitar la difusión de los riesgos. · Existe una desconfianza cultural general hacia el Estado, pero se opina sin conocimiento suficiente. · Detrás de la oposición a la reinstalación de Sierra Pintada hay intereses antinacionales que buscan impedir el desarrollo científico y el crecimiento económico del país.

UNA MINA EN CUESTIÓN

184


A YOUNG GIRL’S DREAM WHICH DID NOT DIE WITH HER

por María Florencia Marelli

A

nne Frank was 13 years old when she started to write in the diary her parents gave her as a gift for her 13th birthday. There, she wrote about her thoughts, about everything. A few days after receiving the diary she and her family had to move to a new place because her sister, who was 16 years old, had been ordered to go to a labor camp where she could die. Anne’s family moved to the Annex where they lived for two years during the Second World War not to be caught by the Nazis. Anne Frank wanted to be a writer so she wrote in her diary and told it about her life and feelings. When the Nazis found them, Anne, her mother and her sister were sent to different camps and they died. Anne’s father was released when the war finished so he died when he was old. He could read and publish his daughter´s diary. He then opened a museum. In conclusion, Anne had a short life, with a lot of problems but she became very famous for her diary and she finally became a writer.

María Florencia Marelli, alumna de 2°año 2015. El trabajo fue realizado en clase de Inglés (Intermediate II), tras la visita al Centro Ana Frank.

2015


GENESISMO Dentro del Programa de Escritura en la Escuela, los estudiantes de 4to año aprendieron cómo se define un término y cuántas lenguas hablamos (por ubicación geográfica y temporal; por edad, educación y profesión; por situación y género; por preferencias individuales; etc.). Para poner en práctica estos conocimientos, inventaron un grupo social con ciertos hábitos en común y una lengua propia compuesta de neologismos (palabras nuevas creadas a partir de reglas del idioma).

por Germán Garbarini y Jano Squeri

El genesismo es un movimiento social conformado por personas de entre 15 y 35 años de edad que tienen en común el fanatismo por la banda Génesis y viven en Argentina. Este grupo de individuos suele juntarse en espacios como plazas, festivales de música, casas o en algún bar donde toque alguna banda que tenga un estilo musical parecido al de Génesis. Los miembros generalmente son músicos que no llegaron a tener el éxito que esperaban (o que siguen intentando alcanzarlo) y, por eso, tienen diversos trabajos. Su pasatiempo favorito es hacer cosas relacionadas con el movimiento; ya sea crear afiches u organizar la próxima juntada. El grupo está dividido entre aquellos a los que les gusta la época rock de Peter Gabriel y aquellos que se identifican más con la época pop que comenzó luego de retirarse Gabriel de la banda y asumir Phil Collins su liderazgo. Por esto mismo, físicamente se pueden ver dos grandes diferencias entre los miembros: por un lado, están los que copian la forma excéntrica que tenía Gabriel de vestirse, usando, por ejemplo, el disfraz de una flor; y, por otro lado, están los que se pelan la cabeza (incluyendo mujeres) para asemejarse a la pelada de Collins. En cualquier caso, respetan los gustos de los otros y se llevan bien entre ellos. Durante un largo transcurso de tiempo entre todos decidieron juntar dinero por si alguna vez se presentaba la enorme oportunidad de que viniera a la Argentina, ya sea la nueva formación de Génesis o alguno de sus miembros solistas, y poder ir a verlos consiguiendo las mejores ubicaciones. Según los últimos datos, hasta el momento han juntado $16,40. Aparte de esto, el genesismo se mantiene en el tiempo gracias al evento que acontece una vez al año, el “Genepaloooza”, donde casi una docena de personas asiste para ver numerosas bandas tributo que homenajean las diversas épocas ya mencionadas. El repertorio del festival va desde el primer disco From Genesis to Revelation hasta la última producción musical, Calling All Station.

Germán Garbarini y Jano Squeri, alumnos de 4º año 2014​.​ El trabajo fue realizado en clase del Programa de Escritura en la Escuela.

2014

186

Diccionario del Genesismo Genesismo: Sustantivo masculino. Movimiento social caracterizado por el fanatismo por la banda Génesis. E.g., “Ayer me uní al genesismo”. Genesear: Verbo transitivo. Juntarse a tocar, escuchar o hablar sobre Génesis con otro/s individuo/s. E.g., “Me compré un disco de Génesis, ¿querés venir a mi casa a genesearlo?”. Peter gabrear: Verbo transitivo. Acción de retirarse o irse de un grupo. E.g., “Ayer íbamos a juntarnos a tocar pero Freije la peter gabreó y se fue antes de empezar”. Callingallstation: Adjetivo. Epíteto utilizado para referirse a alguien o algo como un fracaso. Este nombre proviene del último disco de Génesis que tuvo muy poco éxito. E.g., “¿Cómo no aprobaste la prueba de química? Sos un callingallstation”.


EN TRES LENGUAS PROGRAMAS DE INTERCAMBIO ESTUDIANTIL Desde 2004, junto con los viajes de estudio obligatorios para todos los cursos, el Colegio impulsa programas de intercambio estudiantil: durante dos semanas, los estudiantes que participan del Programa se alojan con las familias de los estudiantes de la institución que coparticipa, concurren como oyentes a clases regulares y realizan actividades culturales, con el objetivo de sumergirse de lleno en la lengua y la cultura que están estudiando. Durante estos años, Boston y San Pablo fueron nuestros destinos: amanecer en otra casa, estrechar vínculos con las familias, tener un “nuevo hermano”, ir a otra escuela, escuchar otra lengua, conocer otros profesores, nuevos grupos de aula, sostener las tareas, desplazarse por nuevos lugares, nuevos sabores, ritmos y costumbres... Entramado de experiencias de aprendizaje donde el uso de la lengua se convierte en una herramienta imprescindible.

Belmont, Massachusetts, Estados Unidos El primer Programa de Intercambio lo realizamos en 2005 conjuntamente con Belmont High School, una escuela pública de Belmont, pequeña ciudad en los suburbios de Boston, cerca de Cambridge, sede de Harvard. Participaron tres contingentes de estudiantes de 4to y 5to año. Además de la asistencia a clases, los participantes tuvieron la oportunidad de conocer Boston, Cambridge, Belmont y Salem: parte de su historia, su arquitectura, su música, su arraigada tradición universitaria y sus principales museos. Conocieron a su gente y sus costumbres: su alimentación, sus hábitos de consumo, su vida familiar, sus instituciones educativas. Hubo fiestas, encuentros y reuniones muy cálidas. A partir de la experiencia nacieron algunas amistades que se mantienen a lo largo del tiempo.

Sao Paulo, Brasil: redoblar la apuesta Con seis ediciones en su haber, el intercambio con la Escola Da Vila ha ido tejiendo multitud de amistades paulistargentinas y articulaciones más que valiosas entre dos instituciones que se hermanan hasta en su nombre. Cada año, un grupo de estudiantes argentino viaja a San Pablo a hospedarse y vivir dos semanas a la par de sus “irmãos” brasileños. Esa Escola llena de verde tropical, los acoge en un abrazo donde cada cual va encontrando su lugar. Tiempo más tarde, nuestros estudiantes reciben a sus hermanos en su experiencia complementaria: los alumnos de la Escola participan de nuestras clases, talleres, festivales, viven entre nosotros. Llegan con sus propios objetivos de estudio e investigación sobre distintos aspectos de la cultura y la historia reciente argentina. Ese desafío entusiasta, que comenzó a amasarse en 2009 y nos puso en contacto con Sonia Barreira -directora de la Escola- y con Fermín Damirdjian -orientador de la Escola y chaperón de lujo de los últimos años-, fue dando lugar a una experiencia que se consolida año tras año.

187


Los textos que siguen son testimonios de nuestros primeros intercambistas allá por 2010. Fueron producidos tras la experiencia, en el marco del Taller de Portugués del Colegio.

SE O MUNDO INTEIRO ME PUDESSE OUVIR... Nada do que foi será por Tadeo Luna, 3er año 2010

(...) As principais razões que a gente tinha para fazer o intercâmbio eram as mesmas: conhecer os costumes de uma família diferente, conhecer pessoas novas, conhecer um lugar novo e também passar por esta nova experiência. Em geral, as expectativas a respeito do intercâmbio eram muito variadas, mas mesmo assim parecidas em geral: ia ser uma experiencia nova, divertida e, por que não, arriscada, mas isso era parte da emoção. (...) As aulas pré-viagem foram acompanhadas pela comunicação com os hospedeiros e suas famílias. E foi muito variada; em alguns casos foi muito boa, e os colegas aqui falaram muito com seus hospedeiros de lá; em outros, foi normal, contando alguns e-mails para nos apresentar e inclusive houve casos em que a comunicação foi ruim o teve problemas. Mais os e-mails foram só uma introdução, na viagem foi mesmo quando cada um soube como ia realmente tudo. De qualquer maneira, uma das coisas que gerou menos dificuldades foi a barreira idiomática, que podia ser ultrapassada de formas diferentes. Para concluir, algumas dicas que podemos dar para os futuros viajantes: fazer o intercâmbio, não pensar muito, abrir-se a experiências novas, aproveitar, ir sem preconceito nenhum e saber que sempre vai ter algum problema que superar, são coisas que têm que acontecer. Não tenha medo, porque lá a gente é recebida de braços abertos.

EN TRES LENGUAS

188


Procurando bem, todo mundo tem por Adriana Barrera, 4to año 2010 Quando alguém viaja para um país que não conhece, onde o idioma e os costumes são outros que não os próprios, é freqüente imaginar que vai se encontrar com um mundo totalmente diferente. Mais isso não foi o que aconteceu quando nós fomos para o Brasil. Os meninos de nossa idade se parecem muito com a gente: usam a mesma roupa, tem os mesmos costumes, gostam de sair com amigos, de ir para baladas, de assistir a televisão e de bater papo pela internet e o celular. Porém, também tem algumas diferenças. Em minha opinião, os adolescentes (e as pessoas em geral) são muito alegres e sociáveis. Uma vez, a gente estava numa loja de roupa, no shopping El Dorado, e uma das meninas começou a tirar fotos dos outros. Quando o pessoal que trabalhava na loja percebeu, todos começaram a gritar “Foto! Foto!” e acabaram pousando nas fotos com a gente. Por outro lado, as famílias brasileiras também têm diferenças e semelhanças com as argentinas: os irmãos e irmãs brigam entre eles, mas sempre acabam se reconciliando; os pais às vezes moram juntos, outras separados, mas sempre passam tempo com seus filhos e têm trabalhos similares aos dos pais argentinos. É muito comum para as famílias ter vários empregados que façam as tarefas domésticas, porém nem sempre é assim. Além de tudo, em alguns casos, a vida de uma família pode ser muito corrida. A família que me recebeu em São Paulo era bem grande e todos treinavam algum esporte. O pai trabalhava até tarde, a mãe cuidava da filha mais nova enquanto organizava os treinos, as consultas médicas e as viagens de todos, as filhas saiam da escola e iam treinar por três horas, de segunda a sábado. Todos os tios e primos treinavam um esporte também. A gente sempre acabava muito cansada no final do dia. Acho que as diferenças entre costumes, além de dificultar um pouco a adaptação para alguns, são a parte mais interessante do intercâmbio. Se não houver diferenças, também não haveria intercâmbio. Por outro lado, as semelhanças sempre são uma grande ajuda nessas viagens, especialmente ao criar vínculos com as famílias e os novos colegas. O Brasil é um país que fica muito perto da Argentina, e portanto é muito semelhante. Contudo, ao mesmo tempo, é um universo completamente diferente. Isso, junto com o apoio e predisposição das famílias e colegas da Argentina e do Brasil, fez desta viagem uma das melhores experiências da minha vida.

EN TRES LENGUAS

189


Vivenciando os valores de outra sociedade O valor da diferença e do aprendizado por María Mir, 4to año 2010 É bem comum ter preconceito com as pessoas de nacionalidade diferente e, principalmente, de um país tão próximo como o Brasil. Eu tinha escutado algumas características dos brasileiros, como que eles não gostavam muito de trabalhar e festejavam o dia inteiro ou que não eram pontuais nem cumpriam horários. Mas a professora de português, Julia, ajudou-nos a compreender um pouco como a vida dos brasileiros é. Aquilo que me fez compreender totalmente foi a viagem e conviver com eles e perceber que eles não eram mesmo assim. (...) As aprendizagens que o grupo fez durante a viagem foram o idioma, adaptação (vivendo na casa de outros, ingressando em uma classe já formada), convivência, interesses, ser mais independentes da nossa família, cumprir os objetivos que nos propomos, como com o trabalho sobre as Ilhas Malvinas. Este trabalho foi uma proposta para explicar a nossos colegas brasileiros o que é o conflito das Ilhas Malvinas e o que significa para os argentinos. Foi difícil falar português com meninos mais velhos, mas serviu para sentir que deixamos alguma aprendizagem na Escola da Vila.

O valor do afeto por Iván Castellini. 4to año 2010 Eu acho que a experiência foi uma das melhores da minha vida. Eu vi e fui parte da formação de novos laços com novas pessoas, as quais desde o começo foram muito legais e muito corteses. Foi muito interessante chegar a um país com um idioma diferente, em uma escola com todas pessoas novas para mim, porque a gente nunca sabe que pode acontecer. (...) O avião chegou a destino e, ao mesmo tempo, eu esqueci tudo o que havia aprendido nas aulas de português. Eu acho que foi pelos nervos. Mas o melhor que eu podia fazer era deixar que todas as coisas fluíssem sozinhas. E assim aconteceu. Foi muito legal mesmo, e muito agradável. E agora a gente tem em nossas mãos a decisão para continuar com os laços que pudemos construir. Agora a gente tem a possibilidade de poder continuar a relação que fomos capazes de formar. Como? Não sei. Uma solução pode ser continuar com o intercâmbio pela vida toda. Indo e vindo de um país a outro. Combinado novas férias com eles, novos encontros.

O valor do amanhã: Eu acho que, como qualquer mudança, como qualquer coisa nova, esta experiência vai ter alguma influência no percurso escolar que temos pela frente. E como o intercâmbio foi de alguma forma um elemento novo na escola, eu acho que vai ter influência no futuro. O Colégio de la Ciudad já vinha fazendo intercâmbios com outras escolas do mundo, como com Estados Unidos. Diante da crise mundial, eu acho que assim como alguns caminhos foram encerrados outros foram abertos, como este que agora conecta a Escola da Vila com nossa escola. Aprender mais outro idioma, o português, para nós é uma oportunidade interessante já que nos permite abrir um novo panorama para o futuro. (...)

Estos trabajos, con fotos, fueron publicados en Internet: https://sites.google.com/site/cidadedavila

EN TRES LENGUAS

190


DESDE LOS TALLERES DE PERIODISMO

VIOLENCIA EN EL FÚTBOL: UN SENTIMIENTO ATRAVESADO POR EL NEGOCIO

por Bruno Di Saia

U

na problemática como la violencia en el fútbol no es fácil de comprender, pero hay algunas explicaciones posibles y factores para considerar. Hay muchos actores sociales implicados, que influyen en distintos aspectos de este fenómeno. Esas explicaciones son las que intentaré explayar a continuación. Un 2 de noviembre de 1924 ocurriría un hecho que marcaría el comienzo de una historia nefasta en el fútbol argentino. Pedro Demby (uruguayo, de unos 26 años) salía en defensa de un compatriota que, algo alcoholizado, intercambiaba insultos con un grupo de simpatizantes argentinos y jugadores de esa selección en las afueras del hotel donde estos últimos se encontraban. Todo esto en el contexto del “post” de una final que se había disputado en Montevideo y en la cual los charrúas habían salido victoriosos. Demby se preparaba para enfrentarse a este grupo cuando un hincha de Boca Juniors (que respondía al curioso alias de “Pepino el Camorrista”) disparó dos veces sobre él. Uno de los disparos entrará por el cuello y terminará siendo una herida mortal. Esta historia es la primera muerte relacionada con nuestro fútbol. Hay que decir que, lamentablemente, la cifra de 279 muertes por el fútbol en Argentina desde aquel 1924, posiblemente ya estará desactualizada para cuando el lector termine estas líneas. Son ya ocho los muertos este año, casi uno por mes. Y en los últimos cinco años sumaron 47, con un promedio de nueve muertos por año. ¿Cuál es el fenómeno que lleva a que un deporte supuestamente festivo como lo es el fútbol se haya llevado 279 muertes en casi 90 años? La respuesta más fácil es “la barra brava”. Pero más allá de que “la barra” sea una fuerza de choque y una mafia metida tanto en negocios ilegales como en la política misma, también es cierto que los hinchas que no son parte de una “barra” tampoco aportan para que el fútbol se aleje de lo violento. La costumbre es seguir la corriente y cantar “vos sos de la B”, “son todos de

Bolivia y Paraguay” o “vos sos cagón”. Estos son solo algunos ejemplos de esta tendencia que genera un clima hostil, de provocación y que es una constante en los partidos de nuestro fútbol. Gran parte de las situaciones que se dan en una cancha de fútbol son violentas. Muy lejos estamos de lo que se logró en países como Inglaterra, con su lucha contra el “Holliganismo”. Otro factor es que, frecuentemente, esta “barra” es bancada por directivos de los clubes o directamente por políticos. La intención de cambio puede nacer de una ONG (como lo es Salvemos al Fútbol), de la gente y el periodismo, pero pareciera que el poder real lo tienen otros. La Policía (fuerza de coerción del Estado) es otro actor fundamental. Y aunque no siempre salga a la luz, termina siendo una gran causa de los focos de violencia. Ingenuo sería pensar que la policía es sólo parte de la solución y que ninguno está metido en algún negocio asociado con las “barras”.

191

2013


LAS BARRAS Empecemos caracterizando las barras. Otra vez, un hecho marca la historia. En abril del 67, un joven hincha de Racing asiste al estadio del Club Atlético Huracán. El adolescente tuvo la mala suerte de mostrar la camiseta del club de sus amores justo cuando pasaba por el lugar donde estaba situada la entonces hinchada de Huracán. Esta última, un poco enojada por el robo de un paraguas con los colores del club, lo asesina a golpes. Los culpables condenados tenían pase gratuito al club y al estadio. Y no sólo son condenados por un juez que señala el hecho como delincuencia organizada, sino que a partir de este episodio en los medios se los empieza a llamar con el nombre por el cual ahora las conocemos y nombramos. El término “barras bravas” empieza a difundirse. Estas barras, como fue mencionado, tienen un accionar violento, en principio hacia barras o hinchas de otros clubes. Pero al mismo tiempo, están implicadas fuertemente con el club al que pertenecen. Actualmente, las barras no tienen sólo el privilegio de entrar gratuitamente, sino que también son bancadas económicamente por el club: por ejemplo, se les pagan los viajes a partidos de visitante. Lo que suelen hacer los clubes, en

otras palabras, es tender a conformar a la barra tanto porque les sirve como fuerza de choque como por el temor a ciertas amenazas que estos puedan hacer. Las hinchadas aparecen como un medio para demostrar que el club “tiene aguante”. Se supone que son las que bancan al club en las buenas y en las malas, incondicionalmente. El tema del “aguante” involucra además un supuesto orgullo de todos los hinchas del club. Si la barra abandona o no está presente en todos los partidos, seguro el club será señalado. Si la barra se la banca en todas y se “planta” con otras barras, entonces todos los hinchas del club pueden sentirse orgullosos del “aguante”. La barra termina representando de alguna manera al club. Es claro: el fútbol es un fenómeno extremadamente complejo. Mucho más que estos 22 hombres pateando y corriendo tras una pelota. Que mueve multitudes es algo que nadie puede negar. Están las barras en la “popular”; estamos los simples “hinchas”, segmentados también según las distintas partes de la cancha: algunos siguen a la barra, otros -muchas veces mal vistos- se sientan a disfrutar del partido, y no suelen tener mu-

192


cha incidencia en el clima violento mencionado. Como en todo, hay puntos medios y la situación varía de acuerdo a los clubes. Hay otro tema complejo en relación a las barras, que se empezó a dar en los últimos diez años, y son las internas a su interior. Ser el jefe de una barra implica un poder bastante grande. Por ejemplo, en la barra brava de Boca Juniors, Rafael Di Zeo lideró desde la caída del jefe anterior, El Abuelo (uno de los barras más significativos en el mundo del fútbol). El problema más profundo empezó cuando “Rafa” fue preso por estar vinculado con la muerte de hinchas de River. Ahí su mando pasó a Mauro Martin, quien más tarde no recibiría nada bien a su antecesor cuando éste fuera liberado. La disputa por el pedestal de la barra de uno de los clubes más grandes del país no es poca cosa. Y el resto de los barras, está claro, toman partido en este conflicto.

LA DIRIGENCIA ¿Y cuál es el rol de las dirigencias? Para indagar este tema, entrevisté a Jorge Marinelli, periodista deportivo y, actualmente, cronista en Radio 9. ¿Qué pasa cuando por fin una comisión directiva se decide a terminar con la barra de su club? “Una sola dirigencia no puede terminar con el problema de conjunto”, expresó el entrevistado. “Las dirigencias tienen su cuota de responsabilidad, pero son también quienes tienen más que perder. Los barras saben dónde viven, saben dónde ubicarlos. Por eso, creo que sí pueden colaborar desde su lugar, pero no son los que tienen las decisiones definitivas”, concluye. Podemos ejemplificar su testimonio con el caso de Javier Cantero, presidente de Independiente. Aunque Cantero quiera evitar que su barra siga yendo a la cancha y consiga que “Bebote” Álvarez (barra referente del club de Avellaneda) no lo haga por un tiempo, de poco va a servir. Las decisiones que se deben tomar tienen que provenir desde otro lado. Ese otro lado podría ser en primera instancia la AFA, ente regulador del fútbol argentino, cuyo presidente, Julio Humberto Grondona, está perpetuado en el poder desde épocas de la dictadura y se lo ha asociado con infinidad de negocios ilícitos y también con estos grupos violentos organizados.

SOLUCIONES ¿Tiene solución el problema de la violencia en el fútbol?, pregunté a Marinelli. “Sí, no es fácil, pero lo primero que tiene que pasar es que haya una decisión política, esto es una cuestión de Estado. Si la política se decide a ponerle punto final, haciendo cumplir las leyes vigentes; sí. En tanto y en cuanto el Estado y la Justicia no quieran actuar, por más que los dirigentes identifiquen a los violentos, es imposible”. Y, refiriéndose al Estado, agrega: “Que se respete la Ley de Violencia en el Deporte vigente, pero que se respete bien. Hay complicidades entre políticos y barras. Estas últimas a veces terminan siendo utilizadas en determinados momentos, y uno empieza a sospechar que por ahí también puede estar uno de los motivos por los cuales no se va a fondo”. Así, la vinculación de las barras con la política partidaria es un factor importantísimo. Si un jefe de una barra es al mismo tiempo un puntero político, de eso no puede salir nada bueno. ¿Cuántas veces se vinculó a Hugo Moyano con la barra de Independiente? O, sin ir más lejos, se puede mencionar un hecho que ha trascendido en el último tiempo: las dos facciones de la barra de Colegiales (equipo de la Primera C) están divididas, entre otras razones, porque una apoya al Frente Para la Victoria y la otra, al Frente Renovador. Fernando Moralez López, líder de una de ellas, había pegado carteles del FPV en lo que pareciera era territorio de la otra facción. “El Loco Pocho” fue asesinado. Dos declaraciones de Marinelli -que comparto- me ayudan a cerrar esta nota. Le pregunté por el rol que yo, con 15 años, intento asumir y cumplir escribiendo esta nota: ¿Cuál es el papel del periodismo en la búsqueda de una solución? “El periodismo ha contribuido mucho. Así como ha habido veces en que algunos programas les dieron un espacio a los violentos, creo que muchas otras han colaborado dando información que podía prevenir incidentes. El caso más reciente fueron los hechos que terminaron con dos hinchas de Boca muertos. Clarín había anunciado a la mañana que podía haber incidentes, pero nadie hizo nada y finalmente esto se produjo”. Le pregunté luego si creía que esta situación había tocado fondo. “La verdad, deseo que esto haya sido el fondo. Que de acá en más todo lo que se haga sea para sumar y evitar que la violencia siga ganando espacio. No me quiero imaginar un contexto más violento. Pero éste no es un tema que se vaya a solucionar de un día para el otro y, muchas de las medidas que se tomaron, para mí, fueron parches que no implicaron una solución definitiva”.

Bruno Di Saia, alumno de 3° año 2013. Esta nota fue producida en el marco de los talleres de Periodismo Deportivo y Producción Periodística. Ilustración de Miranda Musso, 2º año 2013.

193


ES MÁS FUERTE QUE YO

por Valentino Casali

Es más fuerte que yo. Eso grité en el zaguán de su casa que ese día funcionaba como sala velatoria, mientras una de sus lágrimas corría por mi cara, su cabello se desparramaba sobre mi espalda, el dolor de sus ojos se perdía en mi imaginación y sus palabras tartamudeaban en mis oídos que aún me amaba.

Valentino Casali, alumno de 1° año 2009. Ilustró Sofía Mele, 4° año 2009.

2009

194


UN DISCO HOMENAJE A LUIS ALBERTO SPINETTA

TODA LA VIDA TIENE MÚSICA Con este proyecto de trabajo, la Escuela de Música emprendió en 2012 un desafío: diversos ensambles experimentaron con temas del músico que dejó, para siempre, una señal atenta a la belleza. Junto a profesores y músicos profesionales, veinte alumnos llevaron adelante trece versiones originales de Luis Alberto Spinetta. Con el objetivo de difundir su música se eligieron temas de todas sus épocas. Una manera de acercar una obra que, en su amplitud, era desconocida por la mayoría de los alumnos.

Dar lo mejor de vos ahí por Lucas Villemur Pampillo

Un gusto para toda la vida Lo que más conocía de la música de Luis Alberto Spinetta era de sus primeros tiempos, o de su época de solista. Cuando empezamos con el disco, lo escuché más y me llamaron la atención los temas más nuevos, los últimos. Eso me llevó a pensar en la evolución permanente que tuvo como músico. Lo había ido a escuchar unos dos años atrás, pero fue con este trabajo que comprendí su profundidad.

por Francisca Gil

No había grabado en estudio hasta ahora, pero sí grabo música en la computadora, algo que me enseñó mi mamá, que es cantante y actriz. Ella me transmitió eso como jugando, y desde hace cuatro años experimento grabando mis temas. El estudio es otra cosa. Estás con otros, el tiempo juega a favor o en contra, según cómo te puedas posicionar. Hay que lograr en el momento preciso dar lo mejor de vos ahí.

Grabé en estudio por primera vez, aunque tenía contacto porque mi papá tiene un estudio de grabación muy lindo, y también grabé algunas cosas en mi computadora.

La música, y para eso también me sirvió esta experiencia, es a lo que me quiero dedicar. Cada vez lo tengo más claro. Y sobre todo, me gustaría trabajar como productor musical o en estudios de grabación. Es en esos espacios donde me quiero desarrollar.

Había escuchado música de Spinetta, pero sobre todo de la época de Pescado Rabioso, ese tiempo que tuvo bien rockero. A partir de este disco que hicimos frecuenté sus diferentes bandas. Estuvo bueno.

Por todo eso, no estuve nerviosa cuando grabamos el disco. Conocía a todos y estaba tranquila. Estudié canto y piano. También teatro, que me sirvió para subir a un escenario, aunque me aburría un poco. Tocar en vivo me gusta mucho, no le encuentro contras. Escuchar mi voz después de la grabación fue raro. Cuando estoy con la música, me doy cuenta de que quiero hacer esto en mi vida. Vamos a ver si tengo suerte.

Lucas Villemur Pampillo, alumno de 4° año. Tocó batería, bajo, teclados e hizo coros en Abrázame inocentemente, Ella también, El enemigo y No te alejes tanto de mí.

195

Francisca Gil, alumna de 4° año. Hizo voces en Contra de los males de este mundo y Blues de Cris.

2012


Aprender a escuchar la propia voz por Maite Alvarenga Olivari Tuve un acercamiento raro con Spinetta, porque conocía algunos temas a partir de covers de Fabiana Cantilo. En ese sentido, me había encantado la historia del Capitán Beto. Un tema precioso. Había cantado en un Festival del Colegio, pero no había pisado un estudio de grabación. Fue una experiencia muy intensa. Me emocionó la situación, los equipos, unos micrófonos que nunca había visto. Fue también muy fuerte escuchar mi voz en la grabación. Me parecía otra. Llevo un tiempo estudiando canto y me encantaría poder dedicarme a esto. Eso depende de muchas cosas. Hay que ver si me va bien o mal, pero voy a poner lo mejor de mí para estudiar y avanzar en lo que pueda.

Maite Alvarenga Olivari, alumna de 3° año 2012. Hizo voces en Ella también y Abrázame inocentemente.

Algo grande entre manos por Pablo Green, Productor musical del disco Cuando el Colegio de la Ciudad me convocó, en el mes de marzo, para producir este disco, me dio una gran alegría. Era una forma de levantar la cabeza y volver a escuchar al “Flaco”. Los que crecimos adorando su música y su persona, el 8 de febrero quedamos huérfanos y tristes de golpe. Por eso mi respuesta fue automática, pasé gran parte de mi vida aprendiendo a tocar las canciones de Luis Alberto Spinetta, sacándolas de oído, escribiendo y estudiando sus armonías. Lo más complejo de ese momento fue encontrar los temas para el disco. Había que elegir entre cientos de canciones hermosas y “negociar” con los profes de los ensambles para armar un repertorio que los chicos pudieran disfrutar. Canciones posibles de llevar a un estudio. Luego de varias idas y vueltas, logramos un buen equilibrio. Los primeros encuentros con los chicos me dieron la pauta de que teníamos algo grande entre las manos, que íbamos a poder hacer algo original. En este disco han participado chicos y grandes, los alumnos y los profesores, y algunos músicos profesionales de lujo. Hay versiones originales de trece canciones de Spinetta; mi rol ha sido equilibrar el sonido que puede producir ese “jardín de gente” tan particular. Han pasado por el estudio veinte chicos, alumnos de un colegio donde la música es algo muy importante, y me queda para siempre la pasión, la curiosidad, los nervios, las risas y la ilusión de haber hecho algo nuevo. A pesar de la poca o ninguna experiencia de los chicos en el estudio, estoy seguro de que dieron lo mejor a la hora de grabar. Ojalá lo hayan disfrutado. Ojalá hayan aprendido algo nuevo. Creo que muchos descubrieron que dejar registro de lo que uno hace, no es tarea sencilla. La música es un lenguaje y hay que conocerlo bien, estudiarlo a fondo, respetarlo y practicarlo. Me quedo con la sensación de haber aprendido mucho en este proyecto, de los chicos en primer lugar, de los profes por su entrega y sus arreglos; de los invitados por su humildad, su enorme buen gusto y su buenísima buena onda. Gracias al Colegio por tener semejante idea loca, y en particular a Laura Favazza por su infinita paciencia y flexibilidad para organizar todo. Pablo Green. Nació en Buenos Aires en 1968. Graduado en la Escuela de Música Popular de Avellaneda. Realizó la composición de la música de numerosas películas y programas de televisión. Entre 1998 y 2005 fue uno de los directores del CEAMC (Centro de estudios avanzados en Música Contemporánea). Desde el año 2007 forma Dogout Casa Productora, junto a Norberto Ludin y Pablo Milstein.

TODA LA VIDA TIENE MÚSICA

196


Una experiencia que aclara el camino

El estudio como una gran lupa por Julián Gondell

por Felipe Burundarena A Luis Alberto Spinetta no lo había escuchado jamás. Solo sabía que mi papá lo admiraba mucho. Yo venía del rock inglés, de Michael Jackson, y de acá, algo de Los Redondos o de Cordera. Había tocado con el grupo El Crayón, pero no había entrado nunca a un estudio. Grabar fue una gran experiencia. Todo fue distinto a lo que me imaginaba. Tuve que adaptarme a escuchar mi voz. Mientras tanto, aprendí y aprendí. Entendí que se puede cambiar el orden de cada producción. Y al final, todo resultó un paso que me alentó en mi camino que siento cada vez más firme. Después de varios años de dudas, ahora estoy seguro de que a la música la voy a llevar conmigo. Siempre. Aunque también me interesan el derecho y la psicología. Músico no es sólo el que llena estadios sino el que participa en los diversos momentos de una producción.

Felipe Burundarena, alumno de 2° año 2012. Hizo voces en Ana no duerme y Cheques.

Fue un músico al que todos escuchamos, pero nunca había sido un gran fanático. Estuve en el gran recital, en Vélez, Spinetta y las bandas eternas, donde tocó rodeado de colosos, pero la verdad es que no había llegado a profundizar en su obra. El conocimiento más a fondo de su música fue otra de las cosas que tomé de la grabación del disco. Ya había tenido experiencia en estudios de grabación haciendo baterías en el CD del grupo Cállate Mark, y grabar -ahora puedo decirloayuda mucho en tu otra mitad como músico. Ya no es sólo juego o improvisación. Hay que prestar más atención, poner más sensibilidad. Hay otra profesionalidad y exigencia al ruido que se filtra y, si es necesario tocar treinta veces un tema, se toca. El estudio de grabación es una gran lupa que observa todo. El disco me ayudó a entender cada vez más lo que quiero hacer. Música voy a hacer siempre, y por ahí estudio sociología o periodismo. Toda experiencia abre la cabeza y estudiar otra cosa me ayudaría a ser mejor músico y ser mejor músico me ayudará a pensar mejor. Julián Gondell, alumno de 5° año 2012. Tocó baterías en Contra todos los males de este mundo y Blues de Cris.

TODA LA VIDA TIENE MÚSICA

197


Aprender a estar en escena por Gregorio Portnoy Empecé a escuchar Spinetta por mi viejo, porque no soy de estar muy al tanto de lo que pasa en la música nacional. Conocía Alma de Diamante, Muchacha, Post Crucifixión y no mucho más, porque a mí lo que me gustaba de verdad era el Hard Rock o el Heavy Metal. Mi experiencia intensa fue con el grupo El Crayón, y grabé cosas pero no exactamente en una banda. Lo hice a través de programas de computadoras y desde chico subí grabaciones a Youtube. Grabar es fuerte. Se enciende la maldita luz roja y la cosa tiene que salir bien. Lo que está bueno es saber usar esa presión como material expresivo. Después entendés que se parece a tocar en vivo. Importa lo que pasa ahí. Y entendés que cuanto más en escena estás es mejor, porque te sirve para estar atento en la vida también. Gregorio Portnoy, alumno de 5° año 2012. Toco guitarra en Ana no duerme y Cheques.

HAY EQUIPO Alumnos: Blas Bizzio (2° año), Felipe Burundarena (2° año), Tomás Caso (4° año), Helena Dinzelbacher (5°año), Gregorio Portnoy (5° año), Maite Alvarenga Olivari (3° año), Manuel Aparicio (3° año), Manuela Diaz Lima (3° año), Micaela Vainikoff Spinadel (4° año), Lucas Villemur Pampillo (4° año), Iván De Nevares (5° año), Carolina Dyszel (4° año), Martina Fontana (4° año), Facundo Basani (2° año), Francisco Guerrero Campos (4° año), Bruno Bernath (4° año), Francisca Gil (4° año), Julián Gondell (5° año), Lautaro Rico Gómez (5° año) y Natalia Tévelez (5° año). Docentes: Diego Pojomovsky, Ezequiel Borra, Sebastián Díaz, Martín Pantuso y Andrés Rubinszjtein. Ex alumnos: Luna Sujatovich, Nicolás Gulluni, Nicolás Echeverría, Florian Fernández Capello. Músicos invitados: Kevin Johansen, Pipi Piazzolla, Lucio Mantel, César Franov, Ezequiel Finger, Paola Gamberale. Aníbal Colli y Eugenia Marsili (ex coordinadores de la Escuela de Música del Colegio de la Ciudad). Producción general y producción artística: Laura Favazza. Productor musical: Pablo Green. Grabación, mezcla y mastering: Hernán Calvo. Grabado en Estudios Van Vliet entre junio y septiembre del 2012.

TODA LA VIDA TIENE MÚSICA

198


EL PURO SÍ OLIVERIO GIRONDO, DESTROZADO Y DESPACHURRADO.

por Daniel M. Galimidi

el sí el sí síbilo el sí silidisti de sonios veintes que sían sían sían y monipluris sían al sirbi liribi sií sí Ángelo sí dei con sin con sexo y órbita el móvil síseo sií en solouni mídulo sin pinis ni penas ni mí ni palo ni pozo el micro sí, sí pixie el sí mas de todo el puro sí, sin ní

Daniel Galimidi, alumno de 4° año 2003.

199

2003


IN A FEW WORDS

by Tomås Guerrero Campos and Santiago Llamas (1st Year – upper intermediate)

Poem I Rich men say: Keep. A child says: Imagination. Poor men say: Need. A teacher says: Concentration. A bodyguard says: Protection. Losers say: Gone. A mother says: Affection. Winners say: Won! A tomb says: R.I.P. A prisoner says: Please. A poem says: Rhyme. And the police say: Freeze!

by Alex Sucari (4th Year - intermediate)

Fire, water Fire Intimidating, red Burning, burning, burning Heat, light, brightness, sea Flowing, splashing, flowing Fresh, clear Water

200


by Vanesa Lauría (5th Year – Intermediate II)

Time flies I´ve always liked bright colors. Since I was a baby I´ve loved my mother´s bracelets made with multicolor beads. We had fun together, until I tried to eat them. My mother changed the game and we started playing something different. I remember paper boats and melodies. My kindergarten teacher always made us some beautiful songs and simple dances: “Head, shoulders, knees and toes...” They are on my mind. Later, it was more difficult: homework and different friends, new experiences, dancing, and parties. At 3 I rode ponies and now I love to ride horses. Time flies. That is what my mother says every time she looks at me and wonders how I grew so fast.

by Agustina Szerman Bujan (5th Year – Advanced II)

My favourite song The first time I heard the song I was eleven. At that time my English wasn´t good, so I understood that the song said something about a “son going down” and I thought it was talking about a child´s death. That was the first time that The Beatles touched me deeply. My sister would spend the afternoon listening to them and I hated her because I couldn´t understand why she liked them so much. But then, that afternoon, something changed: I came across the booklet that comes with the CD and I played the song while reading the lyrics. Of course the song had nothing to do with death. It said “he sees the sun going down”! From that moment on, I listened to The Beatles almost every day until I eventually discovered other kinds of music. Throughout the years “The fool on the hill”, the one who “sees the sun going down” has changed its meaning. Sometimes I feel that we all should be the fool on the hill for a while, to be misunderstood, to gaze at the people rushing from one place to the other losing themselves in the world. Maybe I felt like that at that time too, and the reason why I like it so much is that while sitting on the hill I was listening to The Beatles. And this is just for you to know what a fool on the hill actually does…

Ilustración de Fernando Onofrio. Coloreada digitalmente.

201

2006


PELOTITAS DE COLORES El protagonista del cuento transita las calles de una Buenos Aires gris. Pese a las presiones de su madre o a la tentación de una propuesta turbia pero rentable, el chico se resiste a abandonar lo único que le gusta hacer: malabares con sus pelotitas de colores. Como el antihéroe de la novela picaresca, su visión de la vida es cruda y, a la vez, tierna.

por Francisco Hermo

(...) Me desperté al día siguiente por el hambre, tan sólo para encontrarme con un sol que se colaba por los orificios de la casa y por las improvisadas mantas y telas que hacían de cortinas. ¡Qué cansancio, che! Pero, bueno, tenía que decidir qué iba a hacer con el tipo este, pese a que, en verdad, prefería quedarme en casa durmiendo. Tenía que hacer algo, era eso o las pelotitas. En caso de quedarme con las pelotitas, me convenía hacerme el boludo, porque si mi vieja se enteraba, me iba a mandar a hacer ese laburo o, si no, me iba a cagar a palos. Mientras que mi viejo iba a acompañar el acto con un “andá, che, hacé lo tuyo y dejáte de romper las pelotas”. Domingo a las diez de la mañana. Las tenues y grises mañanas de Buenos Aires se pintan del color del ánimo general. La amargura matutina y la bronca nocturna -siempre del gris matutino y del negro de la noche tan parecido a nuestros sentimientos- parecen una suerte de acompañamiento de Dios al luto general, hoy tan nuestro como el tango que se danza en torno de grises calles, con grises casas y grises personas. Sin embargo, me acuerdo de las pelotitas siempre, de la cajita de madera donde las guardaba cuidadosamente tras volver a casa, de las pelotitas, de sus colores y de cómo se iban desplazando como en cámara lenta, abstraídas de todo. ¡Si era un colgado que me perdía la mitad de los semáforos! Pero es que las pelotitas tenían algo mágico para mí, algo que jamás voy a poder describir, algo que no encontré en el bandoneón, cuando en otras épocas intenté hacerme pasar por refugiado de Bosnia. Todavía recuerdo las palabras inventadas que salían de mi boca cada vez que decía algo, con el fin de hacerme pasar por bosniano -¿se dirá así?-, una mezcla de italiano con jeringoso. Cantidad de cosas raras decía con total desinhibición. Total, ¿quién sabe ruso, bosniano, alemán o lo que corno sea? Me acuerdo de una vez en la que cayó la cana, pidiendo ver mi pasaporte. Seguro que me estaban cargando pero qué cagazo me pegué. ¿Y si me deportaban? Me imagino la cara de sorpresa de mi mamá si abría una carta de su hijo llena de estampillas raras, en la que contaba que, por error, se encontraba en Bosnia, y que necesitaba plata para volver. Pero, bueno, no estaría mal; después de todo siempre soñé con conocer Europa. Desde aquella vez en que mi tío, allá en el campo, me mostró las fotos de su primo el Vasco, que más o menos se había dado la vuelta entera al globo, eso me decía mi tío. Recuerdo que me quedé fascinado, no por los edificios, no por los monumentos, sino por los colores, y las expresiones de la gente. (…) Yo siempre pinté a Buenos Aires, como si tuviera crayones de todos los colores y se tratase de un libro para colorear. Unos días la pinté de verde, otros de rosa, otros de púrpura, pero hay días, quizá la mayoría, en que el gris porteño de la gente y su ciudad me vencen, hasta el punto de acabar con mis intentos y esperanzas. Había días en que el púrpura era gris, el verde era gris y el rosa era gris, y en los que todos, todos los colores, eran grises. Días en los que todo

2002

202


parecía gris y sólo las pelotas transmitían color a mis ojos. Sólo las pelotas me perdían, y sólo las pelotas significaban mi Europa de colores. Una Europa a la que podía acceder, una Europa que aunque no fuese tangible para los otros, era tangible en sus colores para mí. Ahí estaban en el rojo, el azul y el blanco francés, en cada una de las pequeñas pelotitas. Los colores que son mi infancia. Y sin embargo ahí estaba, gris, un colorido juego convertido en objeto de lucro que se vende empaquetado entre semáforo y semáforo. Como quien vio lo juguetón que era el mono, y por esto lo encerró en una jaula oscura y fría para mostrarlo al mundo, obligándolo a hacer la monería que una vez pudo hacer por amor y diversión. Así se iban asociando lentamente las coloridas pelotas a la gris pobreza que poco a poco las iba tiñendo. No obstante esto y el “pelotudo con las pelotitas” de los conductores y de mi propio padrastro, Esteban, que desmoronaban una y otra vez mis construcciones; la concentración que ponía en estas esferas de colores me hacía amarlas pese a todo. ¡Mi única pertenencia, mi único juguete, mi único amigo y compañero de trabajo! ¡La puta madre, cómo me gustaría trabajar en el circo! Llegué eufórico a casa. -¿Pero vos tenés mierda en la cabeza, nene? -Mi euforia vino acompañada de una ira equivalente- Me parece que hay que sacarle las pelotas al boludo este, ya se está encariñando mucho. ¡Con todo el sacrificio que estamos haciendo! -Eso. ¿No sabés que tu hermanito hoy se fue al subte a pedir, por primera vez? -¿Solo? -No, no. Lo acompañé hasta ahí nomás. Tambalea el vagón, serpentea en los rieles y va penetrando el negro túnel. El taladro al lado del tímpano, y el infernal calor. Le da un beso al señor, al otro, y al otro; la virgen María, el niño Jesús y el Cristo Redentor se van deslizando en las manos de los pasajeros. Una voz también se desliza en el ruido. -¿Cómo te llamás? -Nicolás. -Ah, ¿y cuántos años tenés, Nicolás? -Así, mirá. -Cuatro. -Sí. -¡Mirá qué bien! Y decime, ¿te gustan los juguetes? -¡Sí! -Bueno, mirá -dice en forma pausada mientras desliza dos objetos- yo acá tengo un autito. ¿Lo ves? -Sí. -¿Te gusta? -Sí. -Es lindo, ¿viste? Pero también tengo un peso; mirá, yo te voy a dar a elegir uno. Pensálo bien, te doy el que quieras. -Mmmmm…. -¿Cuál querés? -Éste… -¿El autito? -No, no… -¿La plata? -No sé…La plata. -Tomá, lleváte las dos cosas.

Francisco Hermo, alumno de 4° año 2002.

203


Taller de Producción Periodística del Colegio de la Ciudad

¿SILENCIO?... ¡NI UN MINUTO! Este año, el Taller de Producción Periodística sumó un nuevo ciclo radial. El quinto desde los inicios, en el año 2007. Sus integrantes relatan cómo producen y piensan cada programa de “Ni un minuto de silencio”, que va los sábados por FM Palermo. Un encuentro que definen como periodismo adolescente, ni independiente ni militante.

C

ierra el Arteplex. El cine del barrio que defienden vecinos y artistas nos mueve a despertar de meses de siesta. Pasado el verano, que siempre da un descanso a nuestros oyentes, una voz femenina enciende el micrófono. Es nuestra compañera Abril inaugurando un nuevo abril de radio donde el conflicto por el Arteplex tendrá su lugar. Comienza el nuevo ciclo. Con nuevo nombre y algunos nuevos integrantes, continuamos el camino recorrido por los antiguos programas del Taller: “Pasado no pisado” (2007), ”Fiebre de domingo” (2008), “Mamá estoy al aire” (2009) y “Juego de Palabras” (2010- 2011). En 2012 decidimos no tener Ni un minuto de silencio. Innovadoras voces mantienen viva la juventud (o viceversa) y sumadas a las anteriores, dejan su impronta en nuestro “periodismo adolescente”, ni independiente ni militante, que se cocina en el Ciudad desde hace ya seis años.

2012

Este periodismo se hace presente en las clases del Taller todos los jueves en aquel colorido sótano, en las notas que escribimos, en nuestros programas de los sábados, en las visitas y coberturas que hacemos, en las entrevistas e investigaciones que realizamos. Y cada jueves nuestro trabajo va tomando forma. Los debates en torno a los medios de comunicación y los temas dentro y fuera de agenda pública se adueñan de las horas, las escrituras de las páginas y las ideas de nuestras mentes. Debemos barajar entre las internas del sindicalismo, la desaparición de Luciano Arruga, la Ley de Identidad de Género y las implicancias políticas de los Juegos Olímpicos. En una coyuntura movidita, nos debatimos cada semana en la difícil elección del tema en que se centrará la próxima emisión del programa. Entre apuros e investigaciones caseras llegamos al sábado. De 17 a 18 hs., la Radio Palermo nos recibe una vez más para amplificar eso que tenemos para decir, para preguntarnos sobre el tema de ocasión. Una hora y media antes del aire, nos encontramos en la sala de producción para cerrar los últimos detalles. Mientras llenamos las mesas de información, periódicos, machetes y guiones, Brunito se encarga de elegir la música que nos acompañará este día. Los murmullos se entrecruzan y las lapiceras vuelcan su tinta sobre el papel transcribiendo la consigna del día para los llamados de los oyentes: ¿Pensás que la Ley de Identidad de Género puede cambiar el prejuicio cultural? ¿Cuál fue el mejor papel que interpretaste en un acto escolar? ¿Qué opinión te merece el 0800? ¿Tu mejor plan para un día de primavera? El programa está listo para salir.

204


risquetas moderan los tiempos y nos indican que hay que cerrar, que hay que estirar, que modulemos, que no nos olvidemos de tal o cual cosa. Atardece afuera, y casi sin darnos cuenta llega el final. Nos despedimos hasta el nuevo programa, que llegará dentro de dos semanas. La nochecita del sábado nos encuentra contentos con los resultados, conversando aciertos y errores, pensando los balances a realizar entre todos el próximo jueves. A la noche, alguien cargará la grabación de esta nueva emisión en nuestro blog (periodismociudad.blogspot.com.ar) y actualizará las notas periodísticas, entrevistas, crónicas y editoriales que vamos produciendo desde el espacio de gráfica y al calor de los ejercicios e investigaciones para el programa. Entramos al estudio, auriculares listos, micrófonos chequeados. Esperamos nuestra señal. La cortina musical llena el vacío de la sala, los nervios van en aumento hasta que el cartel rojo de “Aire” se enciende. Ése es nuestro pie. El Ciudad vuelve a la radio, otra vez. Es entonces cuando la voz firme de Bruno A. lee la editorial y da inicio a este nuevo programa. A su turno, entre el ruido de papeles y un compañerismo firme a prueba de taras y tartamudeos, Juli y Santi adelantan el tema central del día: los cacerolazos en la historia argentina y en el mundo.

Cada sábado el programa adquiere así color y vida, junto con su nombre honrado. Cada sábado un pasito más, y ya nada nos para. De ahora en más: silencio, no hay ni un minuto.

Sonarán los audios de aquellas entrevistas que el Chino realizara en las puertas de la Quinta de Olivos y una contraposición de opiniones y posicionamientos se debatirán en la mesa, rescatando argumentos y diversidad de voces. Luego, entrevistaremos a la banda que vino a tocar en vivo, esta vez “Callate Mark”; en alguna otra emisión, Brunito junto a Mica. Más adelante vendrán los comentarios de Rochi y Juancho, el bloque de cine de Dylan, la columna sobre movimiento estudiantil a cargo de Iván, la de chimentos de Rafa y el infaltable momento deportivo. Javi nos instruirá sobre la historia reciente en los países de América Latina y Abril difundirá su agenda cultural de cada día hacia el final del programa. Mientras los minutos pasan, hay algo de la famosa magia de la radio que vuelve a suceder una y otra vez. Aquellos nervios del inicio van cesando hasta encontrarnos en charlas amenas que nunca olvidan, sin embargo, que hay quien del otro lado está escuchando. Alguno de nosotros sale del estudio, atiende el teléfono, nos pasa ese mensaje del oyente que acompaña, fiel, contestando una consigna, mandando sus buenos deseos, acordando o disintiendo con lo que escucha. El vidrio grueso de la pecera nos muestra nuestro reflejo y nos deja ver al operador que marca la tanda; o a Violeta, Luciano o Flavia, según el caso, que desde el otro lado y con sus mo-

Taller de Producción Periodística, 2012: Bruno Di Saia, de 2do año; Rocío Sánchez Molina, Dylan Bokler, Juan Fernández, Abril García, Agustín Rozemberg, Ivan Volcovich, Javier Forster y Rafael Nir, de 3er año; Micaela Vainikoff, de 4to año y Bruno Annuiti, Santiago Bocco y Julián Gondell, de 5to año. Coordinación: Flavia Affranchino, Luciano Beccaría y Violeta Fischerman.

¿SILENCIO?... ¡NI UN MINUTO!

205


1348 /1349

por María Camorino Bua

Agosto de 1348. El ambiente está empeorando en la ciudad. En el mercado, parado sobre un pequeño banco, alguien grita: “¡la peste se apoderará de nuestros cuerpos! ¡Las bubas tomarán el poder! ¡Sólo los elegidos podrán salvarse!”. Los cuerpos de los desafortunados pasan flotando por los canales; en las casas, amos y esclavos tratan de conservar la vida por más tiempo. 27 de agosto de 1348. La situación es difícil. Nadie se anima a enterrar a los cientos que mueren por día, nadie los quiere tocar. Una vez que las bubas se apoderan de tu cuerpo sólo queda un largo camino de sufrimiento. Septiembre de 1348. No se sabe cómo ni por qué, pero la peste ha empezado a invadir de formas extrañas los cuerpos. Esas protuberancias negras que cubrían solo las zonas menos higiénicas, empezaron ahora a expandirse y a aumentar de tamaño desproporcionadamente; pero permitieron prolongar las vidas por más tiempo. ¿Qué nos espera? 17 de septiembre de 1348. Se acerca el día final. Las protuberancias se adueñaron completamente de sus víctimas; de sus mentes y movimientos. Y lo más extraño: los cuerpos de los muertos sufrieron la misma evolución. 24 de septiembre de 1348. La ciudad es un caos. Los endemoniados se apoderaron de todo, la destruyeron y ahora son ellos quienes mandan. No dejan que nadie entre ni salga y se alimentan de los sanos. Se multiplican velozmente, huelen a rata muerta y son inmunes a cualquier arma ya que las bubas absorben todo tipo de objetos. 26 de septiembre de 1348. Los monstruos conformaron un “ejército” con la idea de expandirse más allá de las fronteras de Venecia. Tienen armaduras y están listos para salir a explorar y a conquistar nuevas ciudades. 30 de octubre de 1348. Nada, los monstruos no vuelven. Venecia está transitoriamente libre y los pocos que quedan rezan mientras tratan de reconstruir sus casas, de formar nuevos hogares. 24 de junio de 1349. La ciudad está en completa paz. Por meses, ni señales de los monstruos. La población crece, revive la agricultura y organiza un estado. Lo dicho: Venecia está en paz…

María Camorino Bua, alumna de 2° año 2008. Ilustró Sofía Mele, alumna de 3° año 2008.

2008

206


AHÍ ESTÁ, SIEMPRE

por Matías Padilla Strier

S

iempre. Siempre está ahí. No, no hablo del aire ni de un amigo ni de nada de eso. Prendo el velador y ahí está, aparece. Pongo el despertador y vuelve a aparecer. Me voy a dormir y por una hendija la veo y me ve también. Voy a comer y siento que me sigue, me persigue. Entro al restaurante y hay muchísimas que, entre otras cosas, atraen a la gente por su belleza. Por la calle también está, en el subte, en el tren, en un avión, en el trabajo; siempre pero siempre presente. No entiendo si los demás se dan cuenta, pero a ellos también los persigue. Incluso las personas que están en el medio de la selva, sin ninguna conexión con la sociedad, la tienen presente. Hay casos muy remotos en los que parece no estar. Pero mirás hacia arriba y ahí está, sin falta. Día y noche está. Nunca falta y te persigue, te persigue. No se rinde, no se cansa, no para. No quiere parar. Vive. Yo me di cuenta una noche cualquiera. Estaba comiendo unos fideos fríos con crema y escuché un rotundo ¡PAF! La electricidad se cortó de un momento a otro. “Total oscuridad”, pensé. Sin embargo, podía ver bastante bien y ahí fue cuando me di cuenta de todo. Nunca te deja. Es como una garrapata que no te deja más. Siempre quiere estar presente y siempre lo logra. Desde esa noche en que me di cuenta, me persigue esa idea. Me enloquece. No me deja en paz. Es irritante, no puedo dar un paso sin pensarlo. La luz.

Matías Padilla Strier, alumno de 1° año 2015. Fotos de Lara Flores y Marco Lauriente, 1° año 2015.

207

2015


RETAZOS ARGENTINOS La literatura argentina nace en el siglo XIX con una pregunta: ¿qué es aquello que nos contiene?, ¿cuál es nuestra identidad? Lo argentino y qué se entiende por ello, según cada autor y cada época, fue, es y será siempre algo no exento de conflicto. Los estudiantes de 5to año leyeron el Martín Fierro de José Hernández y fragmentos del Facundo de D. F. Sarmiento. Disparadores posibles para seguir pensando estas aún preguntas.

UN MOMENTO PENSANDO EL COMER

por Eliane Rymberg

M

al día. Hace un mes falleció el abuelo. La abuela no entiende que el dolor no es sólo suyo. Se enojó conmigo y aún no comprendo bien por qué. Ese 9 de junio me llevé el libro de fotografías de su casa, ése que él miraba recurrentemente para ambientar su faja, bombacha, boina y poncho de los sábados. Vaya a saber qué sentía vestido en esa especie de recreación patria. Del armario a la escarapela, y de ahí al sillón de mimbre envuelto en la luz natural de la galería del patio.

Me dispongo a almorzar en un restaurante temático que en esta fecha emblemática me deje jugar, como al abuelo, a creerme parte de otro tiempo. Llevo conmigo, para ojear mientras como, su pesado libro Primeras postales fotográficas del gaucho argentino. No puedo evitar pensar en Martín Fierro y aprovecho mi netbook para googlear a su creador, José Hernández, como si quisiera adentrarme en la realidad de aquellas almas de antaño. Me encuentro con estas palabras suyas de 1881:

Hoy, 9 de julio, tras un mes de mutismo y distanciamiento con mi abuela, decidí pasar el domingo sola. Es raro, los domingos suelen ser día de familión alrededor de la mesa.

“Por asimilación, sino por la cuna, soy hijo de gaucho, hermano de gaucho, y he sido gaucho. He vivido años en campamentos, en los desiertos y en los bosques, viéndolos padecer, pelear y morir; abnegados, sufridos, humildes, desinteresados y heroicos”. Mojo un pan en una salsa picante que sirven de aperitivo en el “Restaurante 1810. Comidas regionales”, que finalmente elegí para almorzar. Me quedo pensando en el nombre. ¿Sigue lo “regional” siendo “tradicional”? ¿Hay lugar para lo auténtico o lo tradicional hoy es de cartón? Las fotos del libro parecen cobrar vida mientras busco pasajes del Martín Fierro que voy leyendo en la computadora sobre el comer y su simbología. ¿Qué ha sido la comida hoy y siempre?, ¿qué de la argentinidad refleja? Se aproxima a responder “el” gaucho entre los gauchos: “…En la cocina riunidos… platicar muy divertidos hasta después de cenar. Y con el buche bien lleno era cosa superior irse en brazos del amor…”

2014

208


Estoy indecisa. La carta ofrece: lentejones, locro, carbonada, lomo a la criolla. Hay tantas opciones que Martín Fierro siente la necesidad de recordarme que no me ponga quisquillosa, que en la crudeza agreste de los montes el abanico de alternativas era sustancioso y pesado pero más reducido, y me recita, para coronar su idea, que: “...de hambre no pereceremos, pues, según otros me han dicho, en los campos se hallan bichos de los que uno necesita gamas, matacos, mulitas avestruces y quirquinchos”. Sabemos que el gaucho ha sido una figura menospreciada entre los grupos sociales dominantes de la época de la Revolución y de la organización nacional de la Argentina. Se asociaba al salvajismo, la aspereza en los modales, la vagancia y la violencia. Somos hijos, en parte, de una burguesía que afrancesó sus platos como muestra de refinamiento y apertura hacia los mundos más exquisitamente “civilizados”. De los tamales, la caza de animales salvajes y la torta frita del gaucho, la mirada hacia el exterior construyó un modelo europeísta y ostentoso del comer. Así, la comida fue y será medida de status, salvajismo, retroceso o vanguardia, según las épocas y los cambios sociales que éstas traen. Hoy, la oferta al extranjero otra vez desvía nuestra mirada. Así arma un menú para turistas que incluye el orgullo, por una parte, y la explotación comercial, por otra, de aquel gaucho que ya no es visto como marginal y vergonzoso, y se luce en los estantes donde estatuillas, fotografías de campo, ponchos y boleadoras, le otorgan un pedestal.

conviven el abanico de los restaurantes de paladar internacional con los pocos rincones de cocina tradicional argentina listos para hacer el show de la vieja identidad conservada. Cuesta encontrar un restaurante 1810 en la Buenos Aires de 2014. Cuesta encontrar un abuelo que ya no está en las páginas de su libro preferido. Sin embargo, acá estoy con ambos. Todo eso pienso mientras pido la cuenta. Hora de irse. Hago dos cuadras y en la esquina donde para el colectivo que tengo que tomar, dos chicos de unos trece años tocan guiros, que son unos instrumentos musicales donde un palillo raspa sobre una superficie ranurada haciendo sonidos. Siento una especie de rechazo y pudor sumado a la culpa por albergar tales sentimientos. Esto me lleva a poner en sus gorras unos billetes. Ya en el colectivo, pienso que esos chicos reactualizan en un punto, como “guachos de la villa”, a los “gauchos del campo”. ¿O acaso en las fiestas de la alta sociedad no pasan una tanda de cumbia villera cuando los invitados se cansaron de saborear caviar y langosta? Otra vez se reactualiza la figura marginal como destinataria de un nuevo sentimiento reciclado de aprobación para divertimento y beneficio de aquellos que, en verdad, los marginan. En fin. En cualquier momento se abre un restaurante de “choripanes deli” y la comida vuelve a acompañar a los nuevos grupos sociales que van haciéndose lugar como pueden, pienso. Ya sin rechazo, sin pudor, sin culpa.

¿Acaso se volvió emblemático aquel gaucho rudimentario y menospreciado? ¿Hay lugar para el reconocimiento del gaucho que, heroico y hábil, cuchillo en mano, sabía domesticar la naturaleza y a cualquier enemigo? Parece que el gaucho y los elementos propios de sus costumbres y cultura de las pampas se han vuelto “pintorescos”. La identidad nacional, en lo que al mundo culinario respecta, es hoy más que un “crisol de razas”, un “crisol de platos”, donde la fusión permite degustar comida peruano-japonesa o una carne a la parrilla con salsa barbacoa que consideramos típicamente estadounidense. Se vuelve evidente que el ser nacional se ha globalizado como otros aspectos de nuestra cultura; por lo que terminamos siendo un rompecabezas internacional que ha producido un efecto de mutación en la identidad local más antigua. Si hay una identidad nacional, hoy por hoy sólo tiene retazos de las figuras tradicionales, como el gaucho, tal como se la juzgaba entonces y se la recicla convenientemente hoy, para presentarla al visitante extranjero que la consume. Con la comida igual:

Eliane Rymberg, alumna de 5º año 2014. Las ilustraciones fueron producidas por Ema Lynch y Catalina Sábat, 2°año 2014 y Alessia Bensi, 4° año 2014; en el Taller de Dibujo.

RETAZOS ARGENTINOS

209


Coordinado por la pedagoga Graciela Corbani, en agosto de 2005 comenzó a desarrollarse el Taller de Formación de Tutores Pedagógicos para alumnos de 4to y 5to año. Tras una primera etapa de clases teóricas, comenzaron las prácticas. Así fue como se se fueron sumando estudiantes de 1ero y 2do año que se acercaban a consultar a los mayores. Hoy, el Taller es un espacio instalado y vivo. Y fue transformándose: por ejemplo, se abrió a la comunidad el proyecto de Apoyo Escolar Comunitario.

DE UN TALLER DE FORMACIÓN DE TUTORES PEDAGÓGICOS A LAS CLASES DE APOYO ESCOLAR COMUNITARIO A Graciela Corbani, querida compañera y maestra. Comenzaban a llegar los chicos de 1ero y 2do a consultar a los más grandes. La etapa teórica había terminado y la que comenzaba era percibida como un reto. La cuestión era cómo integrar necesidades distintas que sabíamos complementarias. Para los estudiantes mayores, se trataba de indagar y descubrir las maneras de ayudar a los más chicos a aprender; mientras, por otra parte, recorrían una experiencia de formación que les habilitaría, a futuro, espacios de trabajo. Se trataba también de una búsqueda individual y colectiva para encontrar las mejores formas de alentar intereses, de entusiasmar, de transmitir. Un verdadero desafío para los alumnos-tutores: no había recetas previas, aunque sí dos ámbitos de formación y acción: el propio Taller y el de Orientación en el Estudio. Así fue que a lo largo de los años los tutores crecieron en la comprensión y el abordaje de distintas dificultades en los aprendizajes; y aquellos más chicos que necesitaban apoyo fueron progresando. El trabajo de los tutores se extendió en distintas direcciones: las tareas remuneradas fuera del ámbito del Taller y del Colegio, la participación en los Cursos de Ingreso y las clases de Apoyo Escolar Comunitario en escuelas estatales.

ALGUNOS TESTIMONIOS DE LOS ALUMNOS-TUTORES Hoy más que nunca, estando en una edad que considero complicada, muchas veces me pongo a pensar para qué estudio. Nunca llego a una respuesta concreta pero sí a una decisión: seguir haciéndolo. Es que en un mundo tan cambiante, rápido, intenso e injusto, suelo preguntarme cuánto es valorado el esfuerzo de cada uno y cuántas energías gasta uno para que después el mundo le devuelva algo que pocas veces se recibe. Pero abandonar sería traicionar y caer en manos del sistema que hoy domina y que me llama a dudar y renovarme todo el tiempo. A mí me gusta estudiar, yo aplico día a día las cosas que aprendo, y por sobre todo creo en la necesidad de tener la cabeza pensando, moviéndose y dispuesta a conocer lo que tengo a mi alrededor. Sin embargo no todo depende de mi voluntad: todo lo que me rodea es muy amplio, complejo y, si se quiere, difícil. No alcanza con estar dispuesto a estudiar. Muchísima gente conoce más y mejor que yo lo que me rodea, y yo necesito de esas personas para poder adentrarme en aquello. Necesito que me enseñen. …Transmitir conocimientos no es tan fácil como parece; se dispone de muchas herramientas para mantener y mejorar ese proceso y hay que intentar contar con todas ellas para tomarlas cuando se necesiten. Cada ser humano tiene su forma de encarar al aprendizaje y no cualquier herramienta funciona con cualquiera. Conocer las herramientas, saber cuándo y cómo utilizarlas, y aceptar que a veces no hay herramientas que alcancen es lo que aprendí en el Taller de Tutores. L.T.

2010

210


En el Taller de Orientación en el Estudio Creo que antes de meterse con las materias, hay que enseñarles a los chicos la importancia de las tareas y la organización del estudio. Y después ver las dificultades con cada materia en particular. S.M. Creo que con el Taller, además de enseñarles a estudiar, le damos otra mirada a ese tema que, por cierto, me ayuda muchísimo en lo que se refiere a mi propia manera de estudiar. Porque yo estoy aún en el aprendizaje y sigo metiendo la pata de vez en cuando, cuando dejo todo para última hora. C. B.

Como tutora personal También le pregunté si ella de verdad estaba sintiendo que aprendía cosas conmigo y si le servía estudiar de la forma en que lo estábamos haciendo. Me dijo que sí, que por ejemplo le había servido mucho una clase que tuvimos previa a una prueba de Cívica (…), que a ella le habían quedado tan presentes esas ideas que las terminó poniendo como ejemplos en una prueba de Historia a la semana siguiente. Y un poco más. Y a mí se me caía una lágrima... M. A.

En el Ciclo de Actividades de Ingreso La primera impresión que me dieron los chicos fue de muy pequeños y, a la vez, de ya grandes. Pequeños, por las inquietudes tales como no poder jugar al pica pared en los recreos, y grandes, porque se notaba que estaban comenzando a conocer una dinámica diferente a la ya conocida, se notaba que se estaban preparando para la secundaria. S. L.

En el Taller de Apoyo Escolar Comunitario en escuelas estatales Digamos que quiero hacerle entender que no sólo soy una “seño particular”, como dice él; a mí me encantaría poder darle una mano con lo que él realmente necesite, porque creo que sus dificultades escolares pasan por algo que está más allá de si entiende multiplicación o no. C. B. Si el lunes me había ido con una angustia terrible, hoy te digo que me fui muy contenta. Pude encarar la situación de otra manera, estuve charlando un rato con él y después repasamos algunas cosas de Lengua. Me di cuenta de que me escuchó; primero le costaba hablar, decía que le daba vergüenza; pero después de charlar un poco entró en confianza y pudo hablarme sobre sus dificultades. N. K.

Fotografías de Horacio Paone.

211


ARTE EXPUESTO por Silvana Perl

EXPUSIERON: • “Arte sin Techo” Cooperativa de trabajo - Mayo 2005. Impulsa a los ciudadanos en situación de calle a la red social, cultural y económica de la sociedad mediante el arte como “pasaje”.

• “Escuela La Aldea” La edad de la ternura - Julio 2005. Pinturas de alumnos de la escuela, inspirados en la obra del pintor ecuatoriano Guayasamín.

• Mercados del Mundo - para comerte mejor Los mercados y las ferias fueron desde siempre espacios privilegiados de intercambio social. Trovadores y artesanos, poetas, músicos y pintores junto con los frutos, las especias y legumbres, dieron vida a las plazas de pueblos y ciudades de todo el mundo. En pleno corazón del barrio de Belgrano, en Juramento y Ciudad de la Paz, resiste uno de los últimos mercados de Buenos Aires. Contra toda previsión de la nueva era del consumo, aún existe allí la relación humana entre el puestero y su clientela, aún se escuchan allí las historias del orgullo de generaciones de feriantes y aún allí la gente se conoce por sus nombres. En el Mercado Modelo de Belgrano, el Colegio de la Ciudad desarrolló un proyecto comunitario para realzar la importancia social de los vínculos de vecindad a través de una intervención cultural: ARTE exPUESTO. Un mercado, una feria de alimentos, la comida como obra del trabajo humano. El arte que se intercala entre los puestos y el público para instalarse como un alimento más.

Muestra renovable desde agosto del 2005 hasta junio 2006. Fotografías - Objetos – Pinturas.

• ”El color de las Cosas” Pintura y objetos - Junio 2006. Silvana Casuccio - Laura Marín - Ana Fleming. Tres artistas jóvenes, que se inquietan a través de pequeños detalles cotidianos en la búsqueda de formas y colores, exaltando así la belleza en las cosas que vemos todos los días. En el lugar se exhiben también una serie de fotos antiguas de Belgrano que reflejan el carácter entrañable de un barrio.

• “Si digo pan, ¿comeré?” Pinturas y Objetos - Septiembre 2006. Silvana FernándezCecilia Da Rocha - Carolina Montano Las frutas y verduras en paletas de Silvana Fernández y Cecilia Da Rocha nos revelan una vez más que la “naturaleza muerta” posee una vida inquietante y sensual. Así como los bichos desopilantes de Carolina Montano.

La autora es curadora del espacio ARTE exPuesto desde su creación en 2005.

2006

212


EN DEBATE MODELOS DE ASAMBLEAS DE LA ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS

–Venezuela es uno de los países más ricos de América Latina, pero explotan sólo el 20% de sus recursos naturales, limitando su aprovechamiento por parte del resto del mundo y rechazando sistemáticamente las ayudas que ofrecemos para su explotación, ¿son tan extremistas que no pueden abrirse al mundo? –interviene Guadalupe, delegada de Estados Unidos, con su cartel en alto. –Es absolutamente impertinente esa afirmación –retruca Lautaro, representante de Venezuela. Hemos nacionalizado buena parte de nuestros recursos y, como sabe, nuestras políticas son por demás activas. De hecho lo saben bien, recordemos el golpe de Estado perpetrado contra nuestro gobierno años atrás. Disculpe, delegada, pero ayudar e invadir no son sinónimos. No permitiremos que países extranjeros exploten nuestros recursos para su propio beneficio. Al gobierno de Estados Unidos no le incumbe lo que haga el gobierno de Venezuela con sus recursos y su petróleo, tenemos autonomía y soberanía para decidirlo nosotros solitos. –Pero, señor delegado –interpela Franco, de la delegación mexicana, desde la otra punta del salón– parece algo contradictorio su discurso, teniendo en cuenta que una enorme cantidad del petróleo que producen la exportan al mismísimo Estados Unidos o, incluso, que hay explotaciones extranjeras en su mismo territorio. –Señor, una cosa es el libre mercado que usted promulga y otra un Estado que regule sus relaciones comerciales en beneficio de su pueblo. Recibimos capital extranjero, es verdad, pero con fuertes regulaciones y políticas de restricción que impiden el dominio monopólico de estos países. Impuestos a la exportación, políticas ambientales de reforestación y otros tantos instrumentos de regulación. Tenemos políticas que permiten el control de la explotación, ¡no seremos cipayos de nadie! Como bien dijo nuestro presidente, “¡al César lo que es del César, a Dios lo que es Dios, y al pueblo lo que es del pueblo!”.

Española de Socorros Mutuos, vestidos para la ocasión y ante un público nutrido, concluían así unos cuantos meses de trabajo en el Modelo de Debate de la Organización de Estados Americanos. Este proyecto especial cuenta con larga tradición en el Colegio. Es la “versión interna” de los simulacros intercolegiales de debate: reunidos en grupos de trabajo, los chicos eligen un país a representar. Muchas veces en las antípodas de sus propios puntos de vista, el desafío es encarnar y argumentar sólidamente posicionamientos que, a su vez, deben recoger y respetar la trama de alianzas y enfrentamientos realmente existentes en la región. Durante cuatro meses, se preparan para lo que será el debate final. Ejercitan herramientas metodológicas de indagación, trabajo analítico y oratoria. Identifican situaciones estructurales y coyunturales, contradicciones sociales y conflictos de intereses; analizan regímenes políticos, roles del Estado, políticas públicas; y desentrañan matices ideológicos, proyectos de país. Este año, los ejes de discusión fueron dos: “Crisis del neoliberalismo: respuestas gubernamentales y conflicto local” y “Propiedad y gestión de los recursos naturales”. Fueron objeto de discusión intensa desde la represión de los mapuches en Chile hasta el Golpe de Estado en Honduras, pasando por la libertad de prensa en Venezuela, la política migratoria norteamericana, la contaminación en México, los conflictos mineros en Bolivia y el tratado de Kioto. Lo que sigue, son fragmentos de algunos de los discursos pronunciados durante esos días.

–En definitiva –aporta Dulcinea, representante de Colombia– con sus fundamentalismos no hacen más que entorpecer el desarrollo del comercio internacional y condenar a su pueblo a la pobreza... El mundo es una cadena de eslabones, algunos cumplen, cumplimos, el rol de generar la materia prima, aprovechando nuestras potencialidades, ¿por qué no se atienen a ese rol? Nos harían un favor a todos… *** Así transcurre la escena y es sólo una de las tantas discusiones que se sucedieron en dos largas jornadas de debate con los chicos de 3ero. Reunidos en el Auditorio de la Sociedad

213

2010


ESTADOS UNIDOS por Guadalupe Fazzolari, Clara Aynié y David Katz

“Los Estados Unidos de América y su compromiso con el mundo, la libertad y la responsabilidad social de los actores institucionales comprometidos en lograr un planeta ambientalmente sustentable no puede ni debe ponerse en duda (…). Es deber de los estados y de sus ciudadanos cuidar del medio ambiente. Y es responsabilidad de las empresas, las organizaciones y los individuos cumplir con las leyes y recomendaciones de la autoridad ambiental. (…) Lo lamentable de este caso es la impugnación hipócrita con que se estigmatiza a los EUA por no adherir a tratados internacionales que son sostenidos como paradigma del comportamiento social responsable por empresas, individuos y gobiernos que en nada cumplen los requisitos que predican. (…) Gobiernos dictatoriales, corruptos e ineptos levantan la voz en estos ateneos al mismo tiempo que invaden con la pobreza, la polución, la producción de drogas, la falta de derechos civiles, de libertad de prensa y el abuso de autoridad. Y digo bien cuando digo que el medio ambiente incluye los valores sociales. (…) Desde esas tribunas teñidas del dolor y el desinterés por sus propios ciudadanos, se impugna a los EUA. Es poco menos que pretender obligar a bañarse a quienes están limpios. (…) Fuimos tal vez los primeros en equivocarnos con el uso de los recursos naturales, contaminamos el ambiente durante muchísimos años y lo estamos remediando. (…) Estamos atravesando una crisis, e implementamos medidas para salir de ella como la ampliación de las prestaciones de desempleo, ayuda a las pequeñas empresas para acceder a préstamos… (…) Nuestro presidente firmó una Ley de Recuperación y de Reinversión y anunció el “Making Home Affordable”, plan de refinanciación de origen, para estabilizar el mercado de la vivienda y ayudar a los propietarios en dificultades económicas para evitar la ejecución de la hipoteca. (…) El señor Barack Obama ha recibido el Premio Nobel de la Paz por preservar la paz y oponerse a las guerras. Se ha reconocido con humildad su corto historial y se ha querido extender el reconocimiento al papel que Estados Unidos puede jugar en esta época post George Bush en el fomento de una convivencia internacional basada en el respeto, el diálogo y la cooperación”.

HAITÍ por Sasha Brenner Socas, Amparo Turienzo Dannenberg y Gregorio Portnoy

“(…) Cuesta mucho imaginar en estos tiempos un mundo con buenas noticias, mejoras, desarrollo permanente. Un país como el nuestro vive bajo desastres naturales para los que no está preparado. (…) Esto es un ciclo de vida al que países como el nuestro y otros presentes en esta asamblea, van a tener que acostumbrarse: se avecina una crisis y los recursos son, obviamente, insuficientes. La única manera de garantizar la eliminación de la pobreza es a través de organizaciones como ésta, defensora de la solidaridad comunitaria. La clave para la paz, la estabilidad y la seguridad es el desarrollo. Sin embargo, la ayuda que reciben nuestros países va a ser inefectiva, si esta ayuda no es parte de un plan de desarrollo de nuestro potencial productivo (…). Se agradece mucho la ayuda humanitaria recibida por los países que la otorgan, pero la situación no va a cambiar hasta que se forje un nuevo paradigma en la cooperación internacional. (…) Hasta que esto no se haga efectivo, la paz y la estabilidad van a continuar siendo precarias e ilusorias”.

EN DEBATE

214


CHILE por Julieta Gavilanes, Franco Alessi y Bruno Annuti

“La delegación de Chile se presenta en esta Conferencia con el fin de transmitirles, específicamente a aquellos países que están en desacuerdo con el sistema económico actual, que el mismo, por contrario, resultó para la República de Chile sumamente benéfico (…). A partir de los 90, cuando se da el llamado Consenso de Washington, se establece pacíficamente el libre comercio. Desde entonces, la economía ha ido mejorando a medida que el comercio con el exterior se fue incrementando. Empresas multinacionales, generalmente de origen estadounidense y argentino se instalaron en nuestros territorios, convirtiéndonos en uno de los puntos de concentración más importantes en Sudamérica e impulsando un gran desarrollo social, como puede verse en las modernas ciudades con las que hoy contamos. (…) Tomamos esto como un logro, ya que al instalarse las mismas en el territorio nacional generan más trabajo, por lo que registramos una baja de desocupación muy notable. También se ponen en juego la circulación de capitales extranjeros y, lo más importante, la introducción de nuevas riquezas en nuestro país y su crecimiento en cantidad. Sabemos que muchos de los que están presentes hoy, piensan en estatizar todos los servicios públicos. La delegación chilena les pregunta a ustedes: ¿Serán suficientemente eficientes como para brindar el nivel de servicio que su población merece? (…) Corrientes de pensamiento muy distintas pueden llegar a unirse aplicando bien las reglas del sistema. A pesar de que en su construcción se desaten crisis, si las reglas fueran bien aplicadas, sí o sí llegaríamos a lo deseado: riqueza para cada sector de la población, bienestar y, por sobre todas las cosas, la total libertad para todos”.

VENEZUELA por Lautaro Rico Gómez, Tadeo Luna Singer, Belén Bianconi y Olivia Bernacchi

“Desde 1983, la República de Venezuela se encontró bajo distintos gobiernos de políticas con tendencia imperialista y, cotejando la historia del país, puede afirmarse que estos gobiernos lo sumieron en una profunda y grave crisis económica (…). Durante este período se firmaron tratados y acuerdos con organismos como el F.M.I, que sólo agravaron la situación, generando deudas y déficit. Esta situación se sostuvo hasta febrero de 1989, cuando el pueblo de Venezuela, en protesta contra las erradas medidas del gobierno, realizó un levantamiento: el conocido “Caracazo”, que fue brutalmente reprimido por el Estado. (…) En 1998, tras una revolución militar con apoyo popular, Hugo Chávez asumió la Presidencia de la República. A partir de ese momento, puede hablarse de un renacer de la República de Venezuela (…), no sólo logró la casi total recuperación del país tras la crisis, sino que, planteando una nueva inserción en el mapa internacional desde un modelo revolucionario, trabaja en pos de la unificación de Latinoamérica como región. Es evidente que las medidas tomadas por Hugo Chávez a lo largo de todos estos años han sido beneficiosas para el pueblo venezolano (…). En 1998 la pobreza era de 43,9%, y en 2008, luego de diez años de gobierno, es de 28,5% (…). El gobierno revolucionario de Venezuela acabó con el analfabetismo. Dice el escritor uruguayo Eduardo Galeano: “Hugo Chávez es un demonio porque alfabetizó a dos millones de Venezolanos utilizando la riqueza natural más importante del mundo, que es el petróleo”; y continúa: “cuanto más es atacado, más se confirma que está haciendo cosas buenas por Venezuela y por América Latina”. El actual gobierno venezolano, muchas veces acusado de autoritario, mantiene en 2009 un índice de apoyo popular del 71,2%, según datos recolectados por el IVAD (Instituto Venezolano de Datos) y realiza plebiscitos, buscando y respetando la opinión del pueblo, cada vez que debe tomar decisiones importantes. Hoy en día, Venezuela tiene la economía de más rápido crecimiento en América Latina, y es la segunda más rápida del mundo, superada solamente por China (…). Es una potencia política y económica de Latinoamérica que lidera la lucha contra el imperialismo capitalista junto con sus naciones hermanas. Una nación próspera, un país que logró, a diferencia de muchos otros, salir de una profunda crisis, recuperarse y mirar al futuro”.

EN DEBATE

215


EGRESADOS 2015

Camila Dvorkin

Abril Joskowicz

Lautaro Amanzi

Manuel Abancens

Morana Aldabe

Tadeo Andrada


CARACTERIZACIONES: VIVIANA ARONNO Y EQUIPO + GABRIELA FARRÁN Y MICAELA NATALE FOTOGRAFÍA: ESTUDIO SODA

Sofía Baldassarre

Facundo Basani

Alessia Bensi

Julián Basualdo

Federico Bergerman

Paula Bianconi


René Bier

Blas Bizzio

Guadalupe García Vetere

Candela Carretero Rottemberg

Felipe Burundarena

Uriel Buk

Gian Castello

Mora Carini

Tomás Goldenberg


Martín Casabé

Juan Castro García

Gonzalo Pascual

Tomás Curland

Lucía Dionisio

Ramiro Coll

Camila Duhalde

Bruno Di Saia

Matías Falk


Vinicius Fonseca

Gaspar Usandivaras

Germán Garbarini

Micaela Imperiale

Antonella Giordani

Pedro Karszenbaum

Matías Fuks

Daniela Grün

Francisco Kolodny


Alma Kouris

Diego Leiterfuter

Victoria Llovera

Francisco Marcer

ValentĂ­n Lerner

Juan Cruz Lovato

Mora Navarro

Micaela Maguid

Dara PiĂąeiro Reynier de Abreu


Lautaro Pons Batista

Sofia Sevitz

Milagros Salas Carrillo

Federico Shalom

Jano Squeri

Martina Vaccari

LucĂ­a Sanchez Barbieri

TomĂĄs Snieg

Valentina Viyella






Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.