Issuu on Google+

El Gran Libro de

E d ici贸 n H o m en a j e


Dirección general Francisco Magaña Herrera Dirección editorial Bárbara Bruchez Redacción Lena García Feijoo Ángeles Lafuente García Colaboraciones especiales María Lourdes González López Miguel Ángel González Magaña Raúl Monroy Dosta Mario Alberto Rodríguez Pérez de Tejada Asesoría editorial de contenido Jesús Ávila Esquivel Corrección Sara Giambruno Asistencia de obra y edición Karla Jazmín Guerrero Pérez E. Sepúlveda Pérez Supervisión de diseño gráfico editorial Gilberto Mancilla Martínez Asistencia de diseño gráfico digital Luis Alberto Islas Cruz D.R. © Club Promocional del Libro, S.A. de C.V., 2013 Hamburgo 66-701, col. Juárez, 06600, México, D.F. www.cplibro.com Realizado y editado en México ISBN: 978-607-9062-37-8 Impreso por Printer Colombiana S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este libro, así como su tratamiento informático, grabación magnética o cualquier almacenamiento de información o sistema de recuperación o por otros medios, ya sean electrónicos, mecánicos, por fotocopia, registro, etc., sin el previo permiso y por escrito de los titulares del copyright.


Prólogo Escribió el Papa Francisco: “Toda la existencia de María es un himno a la vida, un himno de amor a la vida: ha generado a Jesús en la carne y ha acompañado el nacimiento de la Iglesia en el Calvario y en la última cena.” Así, este libro que ha llegado a mis manos constituye un digno homenaje a Nuestra Señora. Es fruto de una profunda investigación de las Sagradas Escrituras, en donde aprendemos la palabra de Dios. También se recorrieron la historia de la adoración a la Santísima Virgen y las tradiciones populares en nuestra América, que conforman un gran tesoro de datos, narraciones, ritos y costumbres piadosos de la adoración mariana. De la profunda religiosidad de los hijos de esta tierra pródiga y de las apariciones de la Virgen María nacieron sus innumerables advocaciones, que resaltan sus atributos y virtudes. Esta obra acerca la grandeza de María, madre de todos nosotros, a los hogares latinoamericanos, para que nunca perdamos el valor ante las adversidades de la vida, ante nuestra debilidad, ante nuestros pecados: nos da fuerza, nos muestra el camino de su Hijo, Nuestro Señor. Este libro propicia el conocimiento de la Virgen María, para abrir el corazón ante la Santa Madre y dejar que nos ayude a crecer espiritualmente. En sus páginas destaca la devoción ya que se incluyen numerosas oraciones. Así, es una obra no sólo para leer, sino para orar. Que la Virgen María, Madre de Dios, en su infinito amor, interceda por todos nosotros y nos guíe para estar cada día más unidos a su Hijo, Jesús. Pbro. Francisco Crisanto Quintero Reyes Patrono de la Fundación San Felipe de Jesús


Esta obra está dedicada a ….…………………………………………………………………………


álbum familiar

Boda .......................................................................... y ........................................................... fueron

unidos en

matrimonio el ………. de ……………………………… del año …………. en .............................. ..……………………………………………………………………………...................................................................

Ofició la ceremonia ………………....................................................y actuaron de testigos ………………………………………………....................................................... Padrinos …………………… ……………………………………………………………………………………….....................................................

nacimientos y bautismos ………………………………………………………………………………..nació en ……………………………… ……………………………………………………………… Fue bautizada/o el …………………………………. ………/……../……………… En ……………………………………………………………………………… por ……………………………………. Su madrina es………………………………………………………………..... Su padrino es…………………………………………………………….................................................................... ………………………………………………………………………………..nació en ……………………………… ……………………………………………………………… Fue bautizada/o el …………………………………. ………/……../……………… En ……………………………………………………………………………… por ……………………………………. Su madrina es………………………………………………………………..... Su padrino es…………………………………………………………….................................................................... ………………………………………………………………………………..nació en ……………………………… ……………………………………………………………… Fue bautizada/o el …………………………………. ………/……../……………… En ……………………………………………………………………………… por ……………………………………. Su madrina es………………………………………………………………..... Su padrino es…………………………………………………………….................................................................... ………………………………………………………………………………..nació en ……………………………… ……………………………………………………………… Fue bautizada/o el …………………………………. ………/……../……………… En ……………………………………………………………………………… por ……………………………………. Su madrina es………………………………………………………………..... Su padrino es……………………………………………………………....................................................................


cumpleaños y celebración del día de su santo Nombre………………………………………… Día de cumpleaños …….../……../………………. Santo……………………………………………..Primera comunión:………/……../………………. En………………………………………………...Fue confirmado por………………………………... el ……./……/……. Nombre………………………………………… Día de cumpleaños …….../……../………………. Santo……………………………………………..Primera comunión:………/……../………………. En………………………………………………...Fue confirmado por………………………………... el ……./……/……. Nombre………………………………………… Día de cumpleaños …….../……../………………. Santo……………………………………………..Primera comunión:………/……../………………. En………………………………………………...Fue confirmado por………………………………... el ……./……/……. Nombre………………………………………… Día de cumpleaños …….../……../………………. Santo……………………………………………..Primera comunión:………/……../………………. En………………………………………………...Fue confirmado por………………………………... el ……./……/……. Nombre………………………………………… Día de cumpleaños …….../……../………………. Santo……………………………………………..Primera comunión:………/……../………………. En………………………………………………...Fue confirmado por………………………………... el ……./……/……. Nombre………………………………………… Día de cumpleaños …….../……../………………. Santo……………………………………………..Primera comunión:………/……../………………. En………………………………………………...Fue confirmado por………………………………... el ……./……/…….

descansan en la paz del señor (defunciones) ….………………………………….......falleció

en……………………………… el ……/……/………… ….………………………………….......falleció en……………………………… el ……/……/………… ….………………………………….......falleció en……………………………… el ……/……/………… ….………………………………….......falleció en……………………………… el ……/……/…………


Oración a María, Reina de las Familias María, Reina de las familias, Reina del amor y de la vida, Reina de la fidelidad, Reina de la comprensión y la generosidad, Reina del amor esponsal, Reina del amor maternal y paternal, Reina de la relación entre padres e hijos, Reina de la concordia entre hermanos. Ponemos en tus manos nuestro hogar y familia bendícelo, gobiérnalo, construye la unidad entre

nosotros, dignifícalo trayendo a Cristo a casa, y recuérdanos siempre que lo escuchemos y obedezcamos. Acompáñanos María por el camino de la Cruz, siembra en nuestros corazones la esperanza de la meta y como Reina intercede por nosotros, para que juntos podamos vivir contigo en el Reino eterno,

(Pegar foto familiar)

prolongando de este modo el don del amor familiar, y la comunicación de la vida, en el Reino del Amor y la Vida, del cual tú ya participas. María, Reina de las familias, te pedimos, como esposos y padres, que cuides nuestra fidelidad, nuestra entrega y generosidad, la conducción de los hijos en la verdad. Amén.


A modo de presentación Amor, piedad, misericordia, virtud son algunos de los atributos que engalanan a la Virgen María. En especial, su amor de madre da calor a los corazones a lo largo y ancho del mundo, pero tiene un lugar muy especial en América Latina y el Caribe. La evangelización de este hermoso continente estuvo acompañada por la presencia de María desde los inicios de la conquista: su imagen llegó con los exploradores, en cada barco su protección ayudó en las duras travesías, la fe que inspira dio esperanzas a los que buscaban un mundo mejor. Y también derramó su amor entre los naturales de estas tierras, que la acogieron y la hicieron suya. A lo largo de los años, estudiosos de su vida y obra, religiosos y laicos, se han dedicado con empeño a la creación de obras que constituyan un homenaje para su magnánima figura. Múltiples son las imágenes de María que realizaron grandes artistas, algunos anónimos y otros famosos. La luz de la Virgen llega a nosotros desde cada imagen, así como desde cada historia que afianza nuestra fe en ella. La Virgen María está unida al misterio de Cristo, y en su figura y en su espíritu es modelo de mujer y madre. En estas páginas, María, Madre de Dios, se yergue ante nuestros ojos como educadora en la fe por excelencia, guía y fortaleza en el sendero piadoso que nos lleva a la presencia de Nuestro Señor. Los devotos de corazón podrán recorrer la vida de María y las principales oraciones que se le dedican. Conocerán las principales advocaciones que se adoran en este continente, que con tanta calidez acogió su santa figura maternal. También se relatan sus apariciones y milagros, se describen sus imágenes, los templos y las fiestas más importantes que se les dedican, así como las principales oraciones. Esta obra, dedicada a la Virgen María, Madre de América, es un mensaje de amor y misericordia para todos los fieles de América Latina y el Caribe, para los momentos más oscuros y también para aquéllos llenos de luz.

Los editores


Índice Virgen María Sobre la vida de María La mujer en tiempos de María Vida de María La Anunciación La Visitación Nacimiento de Jesús La huida a Egipto Presentación de Jesús en el Templo María durante la vida pública de Jesús María en la tumba de Cristo Cristo se aparece a María María en la Ascensión y Pentecostés Muerte y ascensión de María La coronación de María Dogmas marianos La maternidad divina La Inmaculada Concepción La virginidad perpetua de María La Asunción Atributos de María Oraciones a la Virgen María Ave María Acto de consagración Ángelus Salve Magnificat Stabat Mater (Estaba la madre) Reina del cielo Acuérdate Letanía de la Virgen Otras oraciones populares Alégrate, María Bajo tu amparo Bendita sea tu pureza Madre del Redentor Oraciones de Juan Pablo II Salve, reina de los cielos Invocación a la Virgen Virgen y Madre Virgen fiel y poderosa Oraciones del rosario Acto de contrición

17 19 20 21 27 30 32 33 36 38 42 43 43 45 47 49 49 50 51 52 52 56 56 57 58 59 60 62 65 66 67 73 73 74 75 76 77 77 78 79 80 85 85

Padre Nuestro Gloria Misterios del rosario Misterios gozosos Misterios dolorosos Misterios gloriosos Misterios luminosos Cómo rezar el rosario La Virgen María en Latinoamérica Argentina / Virgen de Luján La fe pone, Dios dispone La milagrosa imagen La trascendencia del milagro La Basílica Nacional de Nuestra Señora de Luján Peregrinaciones en honor a la Virgen de Luján Oraciones a la Virgen de Luján Argentina / Virgen de Itatí Milagros de Nuestra Señora de Itatí Un templo sobrio y moderno Las fiestas patronales Oración a la Virgen de Itatí Oración Himno a la Virgen de Itatí Virgen de Itatí Argentina / Virgen de San Nicolás del Rosario Primeras apariciones de la Virgen El milagro continúa Donde los cardos de María El gran santuario Miles ante tu imagen Himno a la Virgen del Rosario Oración Argentina / Virgen del Valle de Catamarca El inicio de la devoción Maravilla rara: los milagros Pucará de Polcos Las plagas El ciego El niño

86 87 90 90 91 92 93 94 95 97 98 102 102 104 106 107 109 112 113 115 117 118 119 120 121 124 125 128 128 129 131 132 133 135 136 137 138 139 140

Virgen patrona: jurada y coronada Reina del Valle Himno a la Virgen del Valle Bolivia / Virgen del Socavón La leyenda El templo Obra maestra de la humanidad La Diablada Oraciones a la Virgen del Socavón Oración en devoción a la Virgen del Socavón Bolivia / Nuestra Señora de Copacabana Francisco Tito Yupanqui Maravillosa aparición La efigie, premio a la fe El recinto de Nuestra Señora de Copacabana Los festejos populares Oración a la Virgen de Copacabana Consagración del Papa Juan Pablo II a la Virgen Santísima de Copacabana Bolivia / Santísima Virgen de Urkupiña La aparición La milagrosa talla El Santuario de Nuestra Señora de Urkupiña Imagen de amor y paz Una tradición milenaria Fiesta de peregrinos Oración a Nuestra Señora de Urkupiña Dulce Madre de Urkupiña Chile / Nuestra Señora del Carmen de Maipú Incansables carmelitas La leyenda de la Tirana del Tamarugal La historia de la patria chilena cobijada por la Virgen La patrona del pueblo chileno

141 143 144 145 146 147 149 150 153 155 157 158 161 162 163 164 166 167

169 170 171 172 173 174 176 178 179 181 182 184 186

186


El templo de Maipú La imagen adorada Los festejos a la Virgen Virgen del Carmen de Maipú Colombia / Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá Enredos familiares, ¿origen de un milagro? El milagro de la restauración Los festejos a la Virgen La Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá Oración del Papa Juan Pablo II a Nuestra Señora del Rosario del Chiquinquirá en 1986 Oración a la Virgen de Chiquinquirá Colombia / Nuestra Señora de las Gracias de Torcoroma La tala milagrosa Torcoroma prodigiosa En mi ausencia, un manantial El relato del milagro Parroquia Beato Juan XXIII Copla a la Virgen de Torcoroma Colombia / Nuestra Señora de Belén de Monguí Una confusión azarosa Acudir a la Virgen, y celebrar Posada permanente La historia de los templos Reposa la Sagrada Familia La coronación ¡Viva María! Himno a la coronación de la Virgen de Monguí Colombia / Nuestra Señora de la Candelaria de la Popa En el lugar de Burizaco La aparición de la Virgen y su pedido Triunfante en la Popa El templo de Nuestra Señora Estrella marina La celebración Noche del dos de febrero

187 188 189 191 193 196 197 200 201

202

203 205 206 207 210 213 214 216 217 218 220 222 223 226 227 228

229 230 231 232 233 235 238 239

Zamba de la Candelaria Costa Rica / Nuestra Señora de los Ángeles El milagro de la lluvia Una talla muy pequeña La Basílica La romería La pasada El manantial, la roca y los exvotos Oración Cuba / Nuestra Señora de la Caridad del Cobre El hallazgo de los tres Juanes El templo y los milagros Basílica, santuario nacional Pormenores de la imagen Los festejos Oración del Papa Juan Pablo II Ecuador / Nuestra Señora de la Presentación del Quinche La imagen, una gran talla Breve historia de sus intercesiones El traslado a El Quinche y su nombre El templo Las fiestas Oración El Salvador / Nuestra Señora de la Paz La talla y el milagro de la palma Basílica de Nuestra Señora de la Paz Las fiestas a Nuestra Señora de la Paz Oración a Nuestra Señora de la Paz Mensaje del Papa Juan Pablo II Guatemala / Nuestra Señora del Rosario Patrona de la Independencia La excepcional estatua de la Virgen Basílica de Nuestra Señora del Rosario Las celebraciones a Nuestra Señora del Rosario

240 241

La fiesta en Quetzaltenango Oración a Nuestra Señora

277 278

del Rosario, Patrona de 242 244 247 248 249 249 250 253 254 254 255 256 256 257 259 260 261 262

Guatemala Honduras / Nuestra Señora

279

de Suyapa La construcción del templo Detalles de la imagen Festividades populares Alégrate Llena de Gracia El Señor está contigo México / Nuestra Señora de

280 281 281 282 283 284 285

Guadalupe Las resplandecientes

286

apariciones La entrevista con el obispo El milagro de la tilma Los detalles de la imagen El templo La nueva sede Los festejos El amor de los mexicanos a

287 289 290 291 292 293 294

la Virgen Morena Oración de Juan Pablo

295

II a Nuestra Señora de Guadalupe México / Nuestra Señora de

297

San Juan de los Lagos Un suceso milagroso en San

299

Juan de los Lagos La misteriosa restauración

300

de la imagen La construcción del templo La imagen de la Virgen Fiesta patronal Oración a Nuestra Señora de

302 304 305 306

San Juan de los Lagos Oración México / Virgen de Juquila Gran impacto del milagro ¿Quién fue fray Jordán de

307 309 310 311

273

Santa Catarina? Una nueva desgracia y un

312

274 276 276

milagro de la Virgen Un excelso templo 314 La imagen venerada 316 San Juanito: un lugar para la 316

277

veneración Tradiciones en Juquila: el

263 263 264 267 268 269 269 270 271

Pedimento

318


Oración a la Virgen de Juquila Oración para el trabajo México / Virgen de Tlaltenango La misteriosa caja Asombroso milagro El misterio se devela La celebración de la Virgen de Tlaltenango El templo Oración a la Virgen de Tlaltenango Ofrecimiento de la Sangre de Jesús a Nuestra Señora de los Milagros Nicaragua / Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de El Viejo La imagen El templo Los milagros del agua del río Las fiestas y las celebraciones La “Lavada de la Plata” Oración ¡Oh, Virgen de Concepción! Por eso el Cristianismo (cantos durante la “Gritería”) Panamá / Nuestra Señora La Antigua del Darién Una imagen de orígenes antiguos El templo Las fiestas Oraciones tradicionales Oración del Acto de Renovación de la Consagración de la República de Panamá al Inmaculado Corazón de María Paraguay / Nuestra Señora de Caacupé Los milagros de su origen Una hermosa talla La Basílica Las tradiciones del festejo Oración Oración a Nuestra Señora de Caacupé Oración de Juan Pablo II Paraguay / Nuestra Señora de la Asunción

319 320 321 323 324 326 327 328 331 332

333

336 337 339 340 341 342 343 344

345 347 347 348 349 350

353 355 357 358 360 361 363 364 365

Los orígenes en Occidente La Catedral Metropolitana de Asunción Los festejos Oración a Nuestra Señora de la Asunción Paraguay / Virgen de Itacua La milagrosa aparición a orillas del Paraná Los santuarios de la Virgen Los festejos Oración a la Virgen de los Pobres de Banneux Oración de consagración a la Virgen de la Medalla Milagrosa Perú / Nuestra Señora de la Merced Una imagen resplandeciente Un templo sobrio El fervor peruano y los milagros de la Virgen Los festejos a la Virgen Oración a la Virgen de la Merced Oración Oración preparatoria para todos los días Oración litúrgica Perú / Nuestra Señora del Carmen de la Legua La Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo El escapulario El templo y el convento Los significativos milagros Las salidas, fiestas y coronación de la Virgen Oración a Nuestra Señora del Carmen de la Legua Súplica para tiempos difíciles Consagración a la Virgen del Carmen Perú / Virgen del Chapi La devoción se arraiga La historia en Chapi Los terremotos y el templo de la Santísima Virgen de Chapi El agua del milagro La peregrinación La coronación canónica Oración a la Virgen de Chapi

366 368 369 370 371 373 374 374 375 376

377 381 382 383 384 385 386 387 388 389 390 392 395 396 396 399

400 401 403 404 407

409 409 410 411

Para los momentos difíciles Puerto Rico / Nuestra Señora de la Providencia Una coronación emblemática Un templo añejo, otro en construcción Fe boricua en las celebraciones Himno a Nuestra Señora de la Divina Providencia República Dominicana / Nuestra Señora de Altagracia El santuario La pintura Los festejos Oración a Nuestra Señora de Altagracia Uruguay / Nuestra Señora de los Treinta y Tres Los Treinta y Tres Catedral Basílica de Florida El festejo entre la población Monumento de amor y fe Oración Nuestra Señora de los Treinta y Tres (Contemplación de la imagen) Himno a la Virgen de los 33 Venezuela / Nuestra Señora de Coromoto Maravilloso regalo El templo Peregrinaje a Coromoto, un paseo Coronilla a la Virgen de Coromoto Oración final Himno a la Virgen de Coromoto Súplicas Otras advocaciones de la Virgen María Madre Santísima de la Luz La Madre Santísima de la Luz en España En Portugal En Latinoamérica Oración Himno María Auxiliadora

412 413 415 416 417 418 419 421 422 423 424 425 426 428 430 431 433 434

436 437 438 441 444 445 446 447 448 449 451 452 453 454 455 456 457


Las Cruzadas y la Virgen Napoleón sucumbe ante el Papa gracias a la Virgen San Juan Bosco y María Auxiliadora Un grandioso templo La imagen Algunos sitios de adoración Oración a María Auxiliadora Oración Nuestra Señora de Covadonga La Santina y su imagen Santuario de Covadonga Los festejos Himno a la Virgen Virgen de la Candelaria Luces en el corazón Multiplicación de candelas En tierras mexicanas Oración a Nuestra Señora de la Candelaria Himno a la Virgen de la Candelaria Oración de los mineros de Atacama, Chile Nuestra Señora de la Salud Pátzcuaro, Michoacán, México Tiempo de fiesta Oración a Nuestra Señora de la Salud Oración del Papa Juan Pablo II a la Virgen de la Salud Oración Nuestra Señora de la Soledad Oaxaca y La Soledad De capilla a basílica El delicado relieve Oración a Nuestra Señora de la Soledad Nuestra Señora del Consuelo La Consolata Tradición en milagros Veneración sin fronteras El cuadro y su historia ¡Oh, Madre Consolata! Virgen de Fátima La Virgen de la encina Los tres misterios de Fátima

458 459 459 460 462 462 463 464 465 466 467 467 468 469 470 472 473 474 475 476 477 477 478 480 481 482 483 484 486 487 488 489 490 490 492 493 494 495 497 497

La Basílica de Nuestra Señora del Rosario Oración a la Virgen de Fátima Oraciones para los videntes de Fátima Virgen de Lourdes El relato de las apariciones La Basílica de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción La imagen En la enfermedad: ahí estoy Oración para pedir por los enfermos Ave María de Lourdes Oración a Nuestra Señora de Lourdes Virgen de la Medalla Milagrosa El milagro de la medalla La capilla de las apariciones Oración de Consagración Para obtener la curación de un enfermo Para dar las gracias por un favor recibido Virgen de los Dolores Dolorosa: te adoramos Celebramos en tu honor Con siete espadas Según cada lugar, la devoción Stabat Mater (Estaba la Madre) A la Virgen de los Dolores Virgen de Loreto Una leyenda italiana El santuario La Virgen de Loreto en México La imagen En América Latina Oración a Nuestra Señora de Loreto Oración a la Virgen de Loreto Oración a Nuestra Señora de Loreto Virgen del Pilar Por los caminos de España Pilar del catolicismo Un mendigo en Calanda

499 501 502 503 504 506

506 507 508 509 510 511 513 514 516 517 518 519 521 521 522 523 524 526 527 528 529 530 531 531 532 533 534 535 536 536 537

Casa Regia te construyo La Virgen del Pilar en Latinoamérica Himno Oración La Virgen y los Santos Madre Teresa de Calcuta San Alfonso María Ligorio San Anselmo San Antonio de Padua San Antonio María Claret San Bernardo de Clarabal San Efrén de Siria San Francisco de Asís San Francisco de Sales San Ignacio de Loyola San Jerónimo de Estridón San Juan Bosco San Juan de la Cruz San Juan Diego San Luis Gonzaga San Luis María Grignon de Monfort San Marcelino Champagnat San Martín de Porres San Emiliano María Kolbe San Simón Stock Santa Ana Santa Beatriz de Silva Santa Bernardita Soubirous Santa Catalina de Siena Santa Catalina Labouré Santa Clara de Asís Santa María Magdalena Santa Rosa de Lima Santa Teresa de Jesús Santa Teresa de los Andes Santa Teresa del Niño Jesús Santo Domingo de Guzmán Santo Domingo Savio Santo Tomás de Aquino Santa Francisca Romana Santa Margarita Beatos Francisco y Jacinta Beata Laura Vicuña Reliquias Cruz de San Benito Medalla milagrosa Rosario Santa Cruz Sagrado Corazón de Jesús Señor de la Expiración Calendario mariano

538 539 541 542 543 545 546 547 548 549 550 551 552 553 554 555 556 557 558 559 560 561 562 563 564 565 566 567 568 569 570 571 572 573 574 575 576 577 578 579 580 581 582 583 585 587 589 591 593 595 597


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

Virgen María [ 17 \


† E l G r a n L i b r o d e l a Vi r g e n M a r í a ¢

“Proclama mi alma la grandeza del Señor, y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador…” (Magnificat)

[ 18 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

Sobre la vida de María

G

ran parte de la vida de María ha quedado sin registrar en los evangelios canónicos, que se dedican sobre todo a la vida de Jesucristo. La de María se conoce más por tradición oral. Algunas anécdotas empezaron a circular en las comunidades cristianas primitivas. Estas historias fueron recopiladas luego en los evangelios apócrifos, que aunque tienen elementos imaginarios, incluyen también relatos verídicos y durante siglos han sido un material imprescindible para comprender la vida de la Virgen, y una constante fuente de inspiración para artistas de distintas épocas. La mayoría de lo que sabemos de la vida de María está asentado en el libro o protoevangelio de Santiago, uno de los considerados evangelios apócrifos, escrito alrededor del 150 d. C. Otros evangelios de este tipo también la mencionan, aunque mucho menos. Tal es el caso del evangelio de Nicodemo (Hechos de Pilatos), los evangelios de Bartolomé y Gamaliel, el libro de San Juan Teólogo y el pseudoevangelio de Mateo. Sobre la vida de José existe un evangelio apócrifo que se llama Historia Copta de José el Carpintero. En los evangelios canónicos hay algunos pasajes acerca de María. Cuando ha sido posible, éstos son los que se tomaron como referencia.

[ 19 \


† E l G r a n L i b r o d e l a Vi r g e n M a r í a ¢

d

La mujer en tiempos de María

El judaísmo era una religión de varones, en la que las mujeres permanecían relegadas. En el templo, ellas sólo podían entrar al patio de los gentiles o al de las mujeres, durante el periodo de purificación y 40 días después de haber tenido un niño varón. En el caso de una niña, el periodo de purificación era de 80 días y la madre no podía acceder al patio de los gentiles. Durante el culto, se dedicaban a escuchar. Las mujeres no podían hacer las lecturas porque en, en general, no sabían leer. En el hogar no podían servir la mesa, sobre todo en caso de haber invitados o grandes banquetes. No tenían obligación de peregrinar a Jerusalén para las fiestas, como debían hacerlo los hombres. Eso sí, las mujeres debían cumplir con todas las prohibiciones de la Ley, o enfrentaban fuertes castigos. La mujer no recibía ninguna educación fuera del hogar. Se les enseñaba a hilar y coser, y otras labores domésticas. Hasta cumplir los doce años y medio, edad en la que se le consideraba mayores, estaban sometidas a la patria potestad del padre, a menos de que estuvieran ya comprometidas o separadas. Y no podían rechazar ningún matrimonio arreglado por el padre. Las mujeres tampoco gozaban del derecho a poseer algo, ni siquiera el fruto de su trabajo. Es de notar que Jesús desafió las costumbres de su tiempo. Desde el principio incluyó a las mujeres en su prédica puesto que consideraba que nadie estaba exento del Reino de Dios. [ 20 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

d Dogmas

marianos

E

l Papa Benedicto XVI defendió los dogmas marianos en su libro Infancia de Jesús, la última parte de su trilogía de Jesús de Nazaret. Dice que estos dogmas y el de la resurrección de Jesús son “un escándalo para el espíritu moderno”, pero que no se trata de un mito, sino de “una verdad sin reservas”.

d La

maternidad divina

Esto se refiere a que la Virgen María es la verdadera Madre de Dios. Se trata del dogma mariano más antiguo. Lo proclamó solemnemente el Papa San Clementino I, en el Concilio de Éfeso, en 431, con las siguientes palabras: “Si alguno no confesare que el Emanuel (Cristo) es verdaderamente Dios, y que por tanto la Santísima Virgen es Madre de Dios, porque parió según la carne al Verbo de Dios hecho carne, sea anatema”. Los Concilios de Caledonia y Constantinopla y El Vaticano II también proclamaron este dogma. Este último concilio lo definió así: “Desde los tiempos más antiguos la Bienaventurada Virgen es honrada con el título de Madre de Dios, a cuyo amparo los fieles acuden con sus súplicas en todos sus peligros y necesidades” (Constitución Dogmática Lumen Gentiunm, 66). [ 49 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

d La

Inmaculada Concepción

Puesto que Dios eligió a María para llevar dentro de sí al Verbo Encarnado, la colmó de una gracia especial y única: su alma fue creada libre de pecado original, sin mancha alguna, radiante de gracia de Dios. De esta forma, el demonio no tendría poder ni por un solo instante sobre la Madre de Dios. Esta limpieza original de María se le llama Inmaculada Concepción. Significa que aunque su concepción fue natural, el pecado original jamás tocó su alma. María fue llena de gracia desde su concepción en el seno de Santa Ana. Aunque la doctrina de la Inmaculada Concepción se repite desde los escritos de los padres de la Iglesia, no fue hasta 1854 que el Papa Pío IX definió solemnemente la doctrina y la convirtió en dogma. La bula Ineffabilis Deus dice lo siguiente: “Para honor de la santa e indivisa Trinidad, para gloria y ornamento de la Virgen Madre de Dios, para exaltación de


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ la fe católica y acrecentamiento de la religión cristiana, con la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de San Pedro y San Pablo, óleo de El Greco, de Dios Omnipotente, en atención a 1590-1600. los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles”.

d La

virginidad perpetua de María

Si bien el obispo Máximo de Turín ya había definido en 389 el dogma de la virginidad perpetua de María, fue en el concilio de Letrán, en 649, que se hizo oficial: “Si alguno, de acuerdo con los Santos Padres, no confiesa que María Inmaculada es real y verdaderamente Madre de Dios y siempre Virgen, en cuanto concibió al que es Dios único y verdadero -el Verbo engendrado por Dios Padre desde toda la eternidad- en estos últimos tiempos, sin semilla humana y nacido sin corrupción de su virginidad, que permaneció intacta después de su nacimiento, sea anatema”. [ 51 \


† E l G r a n L i b r o d e l a Vi r g e n M a r í a ¢

d La

Visión de San Antonio de Padua, óleo de Alonso Cano, de 1660-1662.

d Atributos

Asunción

La Asunción de María fue convertida en dogma por Pío XII en 1950, con estas palabras: “Proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado: Que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrestre, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”.

de María

Después del culto a Jesús, el dedicado a la Virgen María es el más difundido. De ahí que haya sido representada infinidad de veces, en todas las épocas. Desde tiempos muy antiguos hubo interés en la Virgen María. San Irineo, San Ignacio de Antioquía, Tertuliano, Clemente de Alejandría, San Anselmo, San Bernardo de Claraval, San Antonio de Padua, Santo Tomás de Aquino y Santiago de la Vorágine son algunos ejemplos. Sin embargo, el culto a María no se desarrolló completamente sino hasta después del Concilio de Éfeso (431) y tomó un gran impulso en La Edad Media y en el Renacimiento. La Virgen [ 52 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ María se ha representado de formas muy diversas, según la época y la cultura. Los atributos de la Virgen María, de los que se tomarán los elementos iconográficos para representarla, están mencionados en las letanías a la Virgen (Véase el subtítulo “Oraciones del rosario”), muchos de los cuales provienen del Antiguo Testamento, aplicados metafóricamente a la Virgen María, y de algunos pasajes de su vida. Las imágenes de la Virgen pueden ser narrativas (algún pasaje como la Natividad o la huida a Egipto) o devocionales. En las devocionales se suele representar a María con una mirada muy dulce. En la representación de la Virgen Gloriosa, María se representa sola, con los brazos extendidos. La Virgen Trono de Sabiduría aparece con un libro. La Reina de los Ángeles se representa coronada y rodeada de ángeles, en tanto la reina del cielo lleva corona, cetro y manto. Puede aparecer el anagrama de María (MA), el rosario, que según la tradición ella misma enseñó a Santo Domingo, y el vestido blanco y azul (símbolos de pureza y de claridad). Por supuesto, el atributo más importante es el de ser la Madre de Dios. Por esta razón en gran cantidad de representaciones aparece con el niño en brazos. Si el niño está en un trono, hace alusión a que María es la Santa Madre de Dios. La Virgen María es una madre consoladora para todos los que acuden a ella. En [ 53 \


† E l G r a n L i b r o d e l a Vi r g e n M a r í a ¢ las representaciones de la crucifixión, María suele aparecer con un vestido morado, que simboliza la humildad y la penitencia. La imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro muestra a la madre con el niño, mientras unos ángeles enseñan, como un presagio, los símbolos de la Pasión de Cristo. A veces aparece un petirrojo que simboliza el calvario que sufrirá Jesús, pues la leyenda cuenta que cuando Jesús llevaba la cruz camino al Calvario, un petirrojo le quitó una espina de la frente, y el pecho del ave quedó manchado de sangre; de ahí su color. La Inmaculada Concepción, dogma de la Iglesia y uno de los temas marianos más representados, ha tomado su simbología del libro del Apocalipsis: “Una mujer llena de sol con la luna debajo de sus pies y en la cabeza una corona de 12 estrellas”. Suele llevar una serpiente (símbolo del pecado del que María nunca fue objeto), querubines con azucenas (símbolo de pureza), rosas (amor), ramas de olivo (paz) y la palma (el martirio). En muchas representaciones de la Virgen, que no son propiamente de la Inmaculada, se puede ver uno o varios de estos elementos. La Asunción de María, otro dogma, también ha sido frecuentemente representado por artistas de todas las épocas. Suele aparecer la Virgen, vestida de azul, con los ángeles que la elevan. El atributo de Estrella de la Mañana hace referencia a que María es como el lucero de la aurora que precede a Cristo. La rosa simboliza a la Virgen. María es rosa mística porque se trata del ornato principal, después de Jesucristo, en el jardín místico de Dios. María creció, vivió y llegó a la perfección entre adversidades (espinas). [ 54 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

Salve Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,  vida, dulzura y esperanza nuestra;  Dios te salve. A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva;  a Ti suspiramos, gimiendo y llorando,  en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra,  vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos,  y después de este destierro muéstranos a Jesús,  fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! D: Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. T: Para que seamos dignos de alcanzar  las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén. Ésta es una de las oraciones más importantes en honor a la Virgen María. Forma parte de las cuatro antífonas mayores recitadas después de las horas canónicas (una división del tiempo para los rezos del oficio divino, que son los que hacen fuera de misa aquéllos que tiene órdenes mayores –subdiáconos, diáconos y sacerdotes–, y todos los religiosos de profesión solemne que deben recitarlo en coro). Algunos atribuyen esta oración a Pedro de Mezonzo, obispo de Compostela (S. x); otros a Hernán Contracto, benedictino (siglo xi); otros San Bernardo. [ 59 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

Magnificat Proclama mi alma la grandeza del Señor, y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador; porque ha puesto sus ojos en la humildad de su esclava, y por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí: su nombre es Santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hizo proezas con su brazo: dispersó a los soberbios de corazón, derribó del trono a los poderosos y enalteció a los humildes, a los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió vacíos. Auxilió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padresen favor de Abraham y su descendencia por siempre.

[ 60 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ “Magnificat” es la palabra con la que empieza este canto en latín (Magnificat anima mea Dominum). Fue la respuesta gozosa que dio María a la salutación de Isabel en el episodio de la visitación (Lc 46-55). Éste es el primer cántico del Nuevo Testamento. Se recita diariamente en las vísperas (pertenecientes a las horas mayores dentro del oficio divino), que se reza por la tarde. El Magnificat se inscribe en la tradición de cánticos del Antiguo Testamento, y se relaciona con los salmos y el cántico de Ana (I Rey: 2:1-10), del que deriva el tema de los atributos de Dios: misericordia, providencia y fidelidad. El Magnificat es un canto lírico por excelencia, que está lleno de doctrina y de poesía. En la tercera parte, María extiende este cántico, que empieza con alabanzas a Dios y circunscrito a ella, a todo su pueblo. Ella espera que todos reciban las bendiciones anunciadas por los profetas. En este momento no sabía del rechazo que Cristo recibiría por parte de los israelitas. María no sólo deja ver sus sentimientos más profundos, sino que es la heroína del poema.

[ 61 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

Stabat Mater (Estaba la madre) 1 Estaba la Madre dolorosa junto a la cruz, llorosa, en que pendía su Hijo. Su alma gimiente, contristada y doliente atravesó la espada.

2 ¡Oh cuán triste y afligida estuvo aquella bendita Madre del Unigénito! Languidecía y se dolía la piadosa Madre que veía las penas de su excelso Hijo. 3 ¿Qué hombre no lloraría si a la Madre de Cristo viera en tanto suplicio? ¿Quién no se entristecería a la Madre contemplando con su doliente Hijo? 4 Por los pecados de su gente vio a Jesús en los tormentos y doblegado por los azotes. Vio a su dulce Hijo muriendo desolado al entregar su espíritu.

[ 62 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

5 Ea, Madre, fuente de amor, hazme sentir tu dolor, contigo quiero llorar. Haz que mi corazón arda en el amor de mi Dios y en cumplir su voluntad. 6 Santa Madre, yo te ruego que me traspases las llagas del Crucificado en el corazón. De tu Hijo malherido que por mí tanto sufrió reparte conmigo las penas. 7 Déjame llorar contigo condolerme por tu Hijo mientras yo esté vivo. Junto a la cruz contigo estar y contigo asociarme en el llanto es mi deseo.

[ 63 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

8 Virgen de Vírgenes preclara, no te amargues ya conmigo, déjame llorar contigo. Haz que llore la muerte de Cristo, hazme socio de su pasión, haz que me quede con sus llagas. 9 Haz que me hieran sus llagas, haz que con la cruz me embriague, y con la Sangre de tu Hijo. Para que no me queme en las llamas, defiéndeme tú, Virgen santa, en el día del juicio. 10 Cuando, Cristo, haya de irme, concédeme que tu Madre me guíe a la palma de la victoria. Y cuando mi cuerpo muera, haz que a mi alma se conceda del Paraíso la gloria. Amén.

Es una secuencia que se recita en las misas de las fiestas de los 7 dolores de María. Se incluye en el breviario de los viernes después del domingo de Pasión y se canta como himno durante las estaciones del Vía Crucis. Su autoría se atribuye al monje franciscano Jacopone de Todi. [ 64 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

argentina

Nuestra Señora de San Nicolás del Rosario fe inquebrantable como el acero

P

uede decirse que Nuestra Señora de San Nicolás del Rosario es una Virgen “joven”. Su aparición primera se dio el 25 de septiembre de 1983, así que en 2013 cumple apenas 30 años. Nada en comparación con la “edad” de otras vírgenes latinoamericanas que cuentan en su haber varios siglos. Sin embargo, es ya motivo de grandes peregrinaciones en Argentina, el país que escogió. La Virgen de San Nicolás del Rosario o del Rosario de San Nicolás –con ambos nombres se designa– se Nuestra Señora de San Nicolás del Rosario fue coronada el 25 de mayo del 2009. Foto cortesía de Gabriel Piseri.

[ 121 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢ apareció en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, a orillas del río Paraná, cabecera del partido o municipio de San Nicolás, provincia de Buenos Aires, Argentina. El lugar está a 230 kilómetros de la capital del país y es importante a nivel nacional por su producción metalúrgica –que le ha dado el sobrenombre de Ciudad del Acero– y por haberse firmado en ella, el 31 de mayo de 1852, el Acuerdo de San Nicolás, pacto entre 13 de las provincias argentinas que sentó las bases para la Constitución de 1853.

d Origen

de San Nicolás de los Arroyos

La zona tuvo a lo largo del siglo xvii varios asentamientos, pero la aldea de San Nicolás se estableció el 14 de abril de 1748. Fue su fundador don Rafael de Aguiar, quien decidió colocar el pueblo bajo la protección de su santo favorito: San Nicolás de Bari. No le fue fácil en principio, ya que otros lugareños querían por mando sacro del pueblo a San Vicente. San Nicolás de Bari ganó y tuvo nueva advocación: fue el primer santo patrono del lugar. En 1884, se inauguró en el poblado el templo parroquial en honor de San Nicolás de Bari, y a él fue donada una escultura de Nuestra Señora del Rosario, presente a su lado desde entonces. San Nicolás de los Arroyos vivió con él como santo patrono hasta 1983, cuando la Virgen del Rosario hizo su aparición y ocupó su lugar. ¿Por qué elegiría una [ 122 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ advocación de María dar descanso a nuestro generoso santo? Quizá porque él defendió en el primer Concilio de Nicea (año 325) la divina maternidad de la Virgen, su inmaculada concepción.

d

Milagro en una familia humilde

Gladys Quiroga de Motta es una mujer humilde, sencilla. La complejidad de la vida le permitió estudiar, apenas, hasta el cuarto grado de primaria. Vive en San Nicolás de los Arroyos; es esposa de un operario metalúrgico y madre de dos hijas. El 24 de septiembre de 1983 se encontraba en su habitación y vio de pronto cómo se iluminaba el rosario que solía colgar en una de las paredes. Fue sólo un instante, pero algunos vecinos que pasaban llegaron a verlo también. No fueron los únicos, ya otros también habían vivido tal experiencia. Ante la manifestación, Gladys comenzó a rezar ese rosario iluminado y así le llegó el siguiente día, 25 de septiembre, cuando vivió una experiencia que cambió su vida: escuchó y vio una imagen sobrenatural. Estaba en plena oración en su cuarto cuando se dio la primera aparición. Era una Virgen: cargaba sobre su brazo izquierdo al Niño Jesús, y con ambas manos extendía un rosario. Vestía de rosa con manto azul celeste. Sin decir palabra, pareció querer dárselo a Gladys, pero antes de que ésta pudiera reaccionar, se esfumó. Apenas había anunciado su presencia. [ 123 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

d Primeras

de la Virgen

apariciones

Gladys no dijo nada entonces: continuó con su devoción, pero con sus pocas nociones de escritura fue dejando registro de todo suceso. Así, 3 días después, el 28 de septiembre, la figura volvió a aparecerse ante ella, con el mismo gesto de entregar el rosario. Ni una palabra. Nuestra iluminada se atrevió entonces a comentar con la familia y algunas amistades lo que le estaba ocurriendo, y confesó que no entendía qué quería Nuestra Señora. Más días pasaron esta vez. Llegó el 7 de octubre, día de la Virgen del Rosario. Gladys percibió el acercamiento y, cuenta, cerró los ojos para concentrarse en esa percepción, logrando así visualizar a la Virgen con el Niño y el rosario. ¡Todo El 19 de marzo de 1989 el Santuario fue esplendor! Gladys se atrevió inaugurado y la imagen de la Virgen del Rosario a preguntar: de San Nicolás fue trasladada a su nuevo recinto. —¿Qué quieres de nosotros? Como respuesta, ante sus ojos la Virgen se esfumó para dar paso a otra visión: una capilla. Gladys comprendió que la Virgen deseaba tener su propio espacio en el lugar, ser y estar ahí. Nuestra sencilla mujer se dirigió entonces al presbítero Carlos Pérez y se confió a él. Era el día 12 de octubre. Al día siguiente, al fin Nuestra [ 124 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ Señora habló y dijo: —Has cumplido. No tengas miedo. Ven a verme. De mi mano caminarás y muchos caminos recorrerás. Después, añadió la cita bíblica acerca de la palabra de Dios como fuente de luz para todos los hombres (“Cuestiones de San Máximo Confesor, abad, a Talasio”. Cuestión 63. Mateo 5, 15).

d

El milagro continúa

El día 14, Gladys se encontró en el arzobispado, en la ciudad de Rosario, y relató todas sus visiones a monseñor Alejandro Rossi. No sabía ella aún cuál advocación de María se le había aparecido. Era el día 17 de octubre. Dos días después, Nuestra Señora del Rosario volvió a hacer su aparición ante ella, para darle ánimo y asegurarle que estaba protegida en su nueva misión. Finalmente, el día 25 de octubre, la Virgen le dio un rosario, diciéndole: —Recibe este rosario de mis manos y guárdalo por los siglos de los siglos. Contenta estoy porque eres obediente. Y alégrate, porque Dios está contigo. Ese día, Gladys realizaba su segunda vista al arzobispado. Durante casi todo el mes de noviembre, [ 125 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢ Nuestra Señora se manifestó varias veces ante Gladys para animarla en su intento por conseguir los permisos para establecerle templo en San Nicolás, garantizándole triunfo y pidiéndole paciencia. En una ocasión, primero aromó el ambiente con olor de rosas y dijo, una vez que Gladys se había dado cuenta: —Aquel que huele el perfume de mis rosas, conmigo camina. Gloria al Señor. Virgen del Rosario, óleo de Bartolomé Esteban Murillo. Fue el día 15 de noviembre cuando Jesús se le apareció primero, y por vez primera, diciéndole estas palabras: —Soy el sembrador, la cosecha será grande. Ese mismo día, la Virgen le comentó: —Soy patrona de esta región. Haced valer mis derechos. Y tal era, ya que el templo de San Nicolás había sido colocado de origen bajo su protección también, y una imagen de la Virgen del Rosario había llegado desde Roma para la inauguración en 1884, tras ser bendecida por el Papa León XIII, a ocupar destacado lugar en el templo. Había sido una donación de doña Carmen Acevedo de Insaurralde. Luego, con los años, la trasladaron hasta terminar arrumbada en un desván, en el campanario, en espera de la reparación de una mano y del rosario, ausentes, la cual no se había concretado. [ 126 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

d El

pedido de la Virgen

El día 27 de noviembre, día de la Medalla Milagrosa y primero de la novena a San Nicolás, el presbítero Carlos Pérez cayó en la cuenta de que era esa imagen de la Virgen del Rosario la que aparecía en las visiones de Gladys. De inmediato le pidió que acudiera y la llevó hasta el campanario para que viera la escultura: ella reconoció su visión. Entonces, Nuestra Señora apareció de nuevo ante su propia imagen y dijo: —Me tienen olvidada, pero he resurgido. Pónganme allí, porque me ves cual soy. No tengan pena, ya me tendrán. Quiero estar en la ribera del Paraná… Días antes, Gladys había recorrido parte de esa zona en busca del lugar ideal para el santuario, ya que tal predilección había manifestado la Virgen, y un haz de luz que descendía desde las alturas había iluminado un punto. De esto, también fue testigo una niña de 9 años. Días después, de nuevo el haz de luz señaló el lugar. La elección era clara.

Vista de un grupo de peregrinos dentro del Santuario de Nuestra Señora de San Nicolás del Rosario.


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

d Donde

los cardos de María

La luz selectiva dio sobre un terreno lleno de “tutías” o “cardos de María”, iluminando al único de entre ellos que guardaba frescura pese a la helada del 1984, la cual había secado al resto. Desde el comienzo, peregrinos diversos acudieron para orar en el lugar. Los nicoleños emprendieron la labor de construcción el 25 de julio de 1985, con el apoyo de fieles de otras regiones. Monseñor Domingo Salvador Castagna, quien había sido nombrado por el Papa Juan Pablo II obispo de San Nicolás de los Arroyos en 1984, el 25 de marzo de 1986 calificó el lugar como “consagrado por la devoción popular”, lugar de peregrinaciones marianas latinoamericanas. Y, como tal, comenzó a ser espacio de manifestación de diversas advocaciones de María, un encuentro de vírgenes bajo el amparo del manto azul celeste de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás.

d El

gran santuario

Así, cuando el templo comenzó a construirse, ya era lugar de peregrinaciones. Por lo mismo, había que pensarlo de tal manera que destacara [ 128 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ desde cualquier punto de la ciudad. Esto se logró gracias a su cúpula, de 24 m de diámetro al interior y 27 al exterior. La conforman 64 gajos verticales, de hormigón armado, con placas de cobre en la parte externa. Se encuentra esta capilla en medio de una pequeña explanada, en un otero. Al momento de casi cumplirse los 20 años de la aparición, En 2003, al cumplirse veinte años de la aparición cuando esto se escribe, de la Virgen del Rosario, cuatrocientos mil fieles se congregaron ante ella. Foto cortesía de Facundo A. aún no estaba terminado. Fernández. El proyecto incluye, para actos interiores, una extensa planta baja con entrepisos especiales y capacidad para unas 8 o 9 mil personas de pie. Para las celebraciones en el exterior se pensó en explanadas especiales y terrazas. La piedra fundacional fue colocada por monseñor Castagna el 25 de septiembre de 1986. Es empresa constructora Gerlach & Campbell. El municipio de San Nicolás donó al el terreno, al cual se le llamaba “el campito”, el 25 de agosto de 1985.

d Miles

ante tu imagen

Cada 25 de septiembre, los romeros de toda Argentina realizan peregrinajes para adorar con oraciones, luces y rezos a la imagen [ 129 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢ de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás. La imagen de la Virgen viste túnica rosa intenso y manto azul celeste, con brocados en hilo de oro y forma de espirales vegetales. Simboliza éste la inmensa protección que esta Madre da a todos sus hijos y es a la vez símbolo de luz, esperanza y vida, del Cielo para los fieles. Sujeta en sus manos el rosario, símbolo de promesas y gracias. Además, con su mirar habla de Amor. No sólo santuario pidió Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás, también medalla y escapulario, en las apariciones de los años 1984, 1985 y 1986, y hay en el lugar una sagrada fuente sanadora, de cuya pila beben los peregrinos. Es, además, seminario; en él entran jóvenes aspirantes a la Orden de los Seminaristas. En 2013, el santuario aún sigue en la tercera etapa constructiva, pero no por ello dejará recibir a los peregrinos que celebrarán los 30 años de esta argentina Virgen del Rosario que habita en San Nicolás y que ha llenado el corazón de sus seguidores de cientos de mensajes de amor, concordia, fraternidad, paz.

Vista del Santuario de Nuestra Señora de San Nicolás del Rosario, en el que además se rinde culto a la Virgen de Guadalupe y la Virgen de Luján.


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

Himno a la Virgen del Rosario Ruega por nosotros, dulce Madre nuestra, Virgen del Rosario, de San Nicolás. Salve, Madre de la Iglesia, oh, Corazón de María, Dios padre quiso engendrarte con tanta sabiduría. Eres Faro de Esperanza de quien busca cada día encontrar en ti la Estrella para caminar su vida. Eres Tú la inmaculada llena de Gracia Divina, que a tus hijos pecadores vida y perdón comunicas. El Espíritu te enseña a ser el camino y guía para que el mundo comience a buscar la Paz perdida. Santa Madre de Jesús, Señora Virgen María, borra la ceguera al hombre, danos la eterna alegría.

Danos Paz y Amor fraterno, saca el odio de esta vida, no nos dejes de tus manos, sálvanos, Virgen María.


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

Oración Santa María, Madre nuestra, que en cada misterio del Santo Rosario nos brindas al Salvador. Acudimos a ti necesitados. Nos alegramos de que desde la Cruz el Señor te haya encomendado la misión de acercarnos a Él y a su Iglesia por la conversión y la penitencia. Alentados por la confianza que nos inspiras, ponemos en tus manos maternales nuestras preocupaciones y temores. Pero necesitamos imitar tu fidelidad a Dios aceptando con amor y humildad todas las pruebas. Madre Nuestra del Rosario de San Nicolás, que tu presencia renueve nuestra vida, alivie nuestro ser agobiado por el sufrimiento y la enfermedad, sostenga nuestra docilidad a la Gracia y fortalezca nuestro Amor a los demás, convirtiéndonos así en testigos del Amor del Padre que no vaciló, por tu intermedio, en darnos a Jesús. Amén.


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

bolivia

Virgen del Socavón la patrona del folclore nacional

L

a devoción que se profesa en Bolivia a la Virgen de la Candelaria tiene su origen en las últimas décadas del siglo xvi, época en la que tocaron suelo americano los misioneros agustinos venidos de España. Estos religiosos se dedicaron a la evangelización de los naturales del altiplano boliviano. Así, progresivamente extendieron la veneración de esta advocación mariana, Nuestra Señora del Socavón de Oruro, óleo de tan popular en España Adrián Díaz, de 1781. desde que se estableció su festejo en el siglo xi. Según la tradición boliviana, en aquellos años fue encontrada una imagen de la Virgen de la Candelaria pintada en una ermita ubicada en las faldas del cerro llamado Pie de Gallo. [ 145 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

d

La leyenda

Entre los bolivianos esta advocación también tiene origen en la mitología andina. Cuentan los pobladores de la región que Wari, el dios del mal, decidió un día castigar a los urus, habitantes de zona andina, pues éstos trataban de volver al camino del bien. Tal era la furia del dios, que como castigo envió a una enorme serpiente por el Sur, a un sapo por el Norte, a una plaga de voraces hormigas por el Este y a un lagarto por el Oeste para azotar a los urus. Éstos, en medio de ese trance, suplicaron ayuda divina. Momento seguido, apareció una bella ñusta –princesa inca, virgen–, quien pronto derrotó a Wari. Ya vencido, el terrible dios decidió refugiarse en lo profundo de la tierra; mientras, sus plagas se convirtieron en piedra y arena. La bella ñusta [ 146 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ que había salvado a los urus era la Virgen del Socavón. Se dice que, desde entonces, quedó grabada su imagen, que se convirtió en la protectora de aquellos que descienden al subsuelo, los mineros, donde Wari custodia las riquezas de la tierra.

d El

templo

Con el correr de los años, la sencilla ermita en la que se veneraba a la Virgen del Socavón fue modificada. Así, se transformó capilla, para finalmente erigirse como santuario a fines del siglo xix. En la actualidad, el Santuario del Socavón, como se mencionó, se encuentra al pie del cerro Pie de Gallo, en la ciudad de Oruro, Bolivia. Según diversas fuentes, en 1919 fue construida la torre del campanario y en 1990 se inauguró la nave Este del recinto. En 1991 fueron inaugurados el Museo del Socavón y la Capilla del Velero. En solemne ceremonia, el 4 de noviembre del año 2000 se efectuó la consagración del Santuario; al día siguiente, la Virgen del Socavón fue coronada por el nuncio El Santuario se encuentra al pie del Cerro Pie de apostólico monseñor Josef Gallo, frente a la Plaza del Folclore en el sector oeste de la ciudad de Oruro. Wesolowski. [ 147 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

d Una

fe de tremendas proporciones

Como muestra de la gran fe que los bolivianos le profesan a la Virgen del Socavón, fue inaugurado el 1° de febrero de 2013 un monumento de gran tamaño en la cima del cerro de Santa Bárbara, en la zona Oeste de Oruro. Con 45.4 metros del altura y situada a 3835 msnm, la magna obra se convirtió en la figura religiosa más alta de Sudamérica. Gran impresión causó entre los fieles marianos, incluido el Papa Benedicto XVI, quien expresó su regocijo ante la majestuosidad de la fe boliviana.

El Carnaval de Oruro, con más de 2000 años de antigüedad, se transformó en ritual cristiano de la Virgen del Socavón.


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

d

Obra maestra de la humanidad El carnaval de Oruro es, sin duda, la celebración más importante que se efectúa en honor a la Virgen del Socavón. Este festejo, en el que conviven la religión católica y la pagana, se lleva a cabo desde el mes de noviembre, inicio de la época húmeda y fecha del Primer Convite, hasta el mes de febrero, en el que se realiza la fastuosa entrada de los peregrinos. Durante esta fiesta, grupos folclóricos de diversas partes de Bolivia arriban a Oruro, donde engalanan las calles de la ciudad con sus bailes y vistosos atuendos. El punto final de su peregrinar es el Santuario de la Virgen del Socavón, donde “sacrifican” uno de sus bailes para honrar a la santa imagen. La majestuosidad del Carnaval de Oruro, que se prolonga durante diez días y diez noches, le ha valido el reconocimiento de la UNESCO. Este organismo

El Monumento a la Virgen del Socavón es la escultura religiosa más alta del mundo, tiene 8 pisos internos y pesa 1 500 toneladas.


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

internacional otorgó en 2001 el título de Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad a este carnaval, por el enorme valor cultural y religioso que esta festividad encierra. Asimismo, en 2012 el Parlamento Andino lo reconoció como patrimonio intangible de la comunidad andina.

d La

Diablada

Una de las manifestaciones artísticas y religiosas más impresionantes del carnaval es la Diablada. Esta danza tradicional de Bolivia recibe tal nombre debido al atuendo de sus ejecutantes: traje y careta de diablo. De origen pagano y religioso, simboliza la lucha entre el bien y el mal, y rinde honor a la Virgen del Socavón y a Wari, el “tío de la mina”. Los orígenes de esta danza se encuentran en la época prehispánica, en la gran fiesta de Ito que el pueblo uru efectuaba. Más tarde, con [ 150 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ la llegada de los españoles esas prácticas fueron prohibidas durante el siglo xvii. Sin embargo, esa fe no se agotó, sino que pervivió bajo la fachada de las ceremonias cristianas. Los dioses andinos se ocultaron tras los rostros de santos, y la fiesta de Ito se consagró a la Candelaria. La danza está encabezada por el arcángel Gabriel quien, seguido de Satanás y los 7 pecados capitales, conduce a un grupo de diablos para mostrarles el camino de la redención. Debido a la suntuosidad y la exuberancia de esta manifestación artística, la Diablada se ha diseminado en países como Perú, Argentina y Chile.

d Fervor

por María

En Bolivia, además de la Virgen del Socavón, otra advocación mariana ocupa el corazón de los lugareños: Nuestra Señora de la Paz. Tal es la fe que le profesan que incluso la ciudad de La Paz, capital del país, fue bautizada con su nombre. Éste se le otorgó


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢ en honor al pacto de paz que se estableció en el siglo xvi entre el bando de Gonzalo Pizarro y el de Blasco Núñez Vela, primer virrey del Perú, tras una violenta guerra fratricida. Así, en la plaza principal –Plaza de Murillo– se encuentra la Catedral Metropolitana Nuestra Señora de la Paz, de estilo neoclásico. Ahí, entre música y baile, se le festeja cada 24 de enero.

Los bailes de los pueblos originarios muestran ante el mundo su sincretismo religioso único.


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

Oraciones a la Virgen del Socavón Te saludamos, Virgen santísima del Socavón: escucha nuestras súplicas, ayúdanos a tener un corazón grande para amar a Dios. Dios te salve, María… Te saludamos, Virgen santísima del Socavón: que nuestra devoción fortalezca y renueve nuestra fe para encontrar el Reino de Dios. Dios te salve, María… Te saludamos, Virgen prudentísima del Socavón: concédenos paciencia y resignación en nuestra vida y trabajo por el resto de nuestros días. Dios te salve, María…


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

Te saludamos, Virgen purísima del Socavón: ruega por nuestros hermanos enfermos, para que Dios les conceda una pronta recuperación. Dios te salve, María… Te saludamos, Virgen clementísima del Socavón: ayúdanos a ser humildes en la vida, para cumplir con amor la voluntad de Dios. Dios te salve, María… Te saludamos, Virgen rectísima del Socavón: por recibir en la vida la gracia de ser compasivos de corazón con nuestro prójimo. Dios te salve, María… Te saludamos, Virgen santísima del Socavón: para agradecerte por los favores y beneficios recibidos para honrar las tradiciones de nuestro pueblo. Dios te salve, María…


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

Oración en devoción a la Virgen del Socavón Oh, María, reina del cielo y madre nuestra, bajo el nombre del Socavón, quisiste mostrarte a este pueblo como fuente inagotable de gracias y virtudes, para que cuantos llegaran a tus pies a presentarte sus plegarias, sus lágrimas y necesidades, encontraran en todo momento eficaz remedios. Con esta confianza; madre amorosísima, acudimos a tu presencia, rogándote desde lo más íntimo de nuestras almas, nos recibas compasiva y nos obtengas misericordia. Oh, dispensadora de los dones del Señor, acepta esta humilde y fervorosa oración que te ofrecemos, concediéndonos hacerla con viva fe y sincera devoción, a fin de que sea para gloria de Dios, mayor incremento de tu culto y provecho de nuestras almas. Así sea. “Dios te salve, María...” Virgen Santísima del Socavón, nos postramos ante tu hermosa imagen y acudimos con fe viva a tu maternal amor; para pedir que acrecientes nuestra convicción de Sambos de dedicarte nuestra danza enteramente a ti, haciendo a un lado nuestro ego para rendirte culto a cada paso


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

que damos, y bendícenos para que en todo momento nos guiemos hacia el bien con honestidad y humildad. Amén “Dios te salve, María...” Virgen Santísima del Socavón, muéstrate como nuestra Madre, la intercesora más poderosa ante la presencia de Dios. Socorre a los pobres e indigentes, ampara a los huérfanos y desvalidos, oye las súplicas de los explotados y perseguidos, de los calumniados y desesperados, mira con complacencia el corazón de los peregrinos. Protege a la niñez y juventud de la corrupción, la droga y la criminalidad. Consuela a los enfermos y moribundos, especialmente a tus devotos y concédenos una muerte santa, para contemplar tu rostro en el cielo por toda la eternidad. Amén “Dios te salve, María...” Virgen del Socavón, atiende la oración de los mineros, el homenaje de los danzarines y la invocación de todos tus devotos. Bendice de una manera particular a los que te han ofrecido esta oración. Así sea.


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

colombia

Nuestra Señora de la Candelaria de la Popa la virgen que vino del mar

G

racias a la mar Caribe comparten la devoción a Nuestra Señora de la Candelaria de Popa, en Cartagena de Indias, Colombia y en Trinidad, Cuba. Virgen marinera, arribó a buena playa en ambos lugares, aunque no se desecha la idea de que la de Cuba sea, precisamente, heredad de vecinos migrantes de la colombiana Cartagena. La popa es la parte trasera de una embarcación, cuando el viento da en ella impulsa la nave hacia delante en garantía de buen viaje, inflaba velas de los antiguos bergantines y facilitaba travesías. La advocación mariana, en especial de la Virgen de [ 229 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

Panorámica de Cartagena de Indias, Colombia, desde el Cerro de la Popa.

la Candelaria de Tenerife, custodia en sí esta bondad para la travesía de la vida, esta ínfula propicia, pero recibe su nombre por el cerro de Popa, cercano a Cartagena de Indias. Este apelativo se debe a su forma, tan similar a esa parte de los antiguos galeones españoles. Desde la cumbre, en donde está el monasterio antiguo y el santuario de la Virgen de la Candelaria de la Popa, la vista es privilegiada: el mar Caribe por un lado y la “ciudad amurallada” por el otro, la sección en la actual Cartagena que corresponde a la ciudad vieja y que hizo meritorio en 1984, por parte de la UNESCO, el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

d

En el lugar de Buziraco

La bahía de Cartagena de Indias estaba habitada en la época prehispánica por las naciones kalamairíes, del grupo karib –caribe en español–, cuyos dioses eran representativos de distintos aspectos de la fecunda naturaleza de la región. Guiaba los rituales un chamán, individuo de gran sensibilidad y capacidad de observación que conjuntaba en sí sabiduría capaz de conducir a los individuos de su comunidad por una vía de libertad que permitía la armonía entre el exterior y el interior, y su consecuente equilibrio social. Se [ 230 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ le llamaba mohán, quien no sólo actuaba como intermediario entre dioses y aldeanos sino que además era un profundo conocedor de las propiedades curativas de vegetales, animales y minerales. Entre las divinidades principales se encontraba el consorte de la Madre Tierra, el gran dios fecundador y generador. Uno de sus nombres era Buziraco, o así lo escucharon los frailes españoles, y a veces se manifestaba como Uri, el macho cabrío. Se dice que aún después de la llegada de los españoles se le adoraba en el cerro de la Popa, en una cueva y al estilo indígena y africano, ya que para entonces con la comunidad se habían mezclado esclavos negros que habían huido, cimarrones. Eran ceremonias con tambores, danzas, ron de caña y otros licores, humo de tabaco y de otras hierbas, y más.

d

La aparición de la Virgen y su pedido

Es precisamente por esta religión indígena que se apareció la Virgen de la Candelaria de la Popa a un fraile agustino, a quien encomendó terminar con ella e implantar el culto mariano. Se trataba de fray Alonso de la Cruz Paredes. Según cuenta la leyenda, habló con el obispo de Cartagena –Juan de Ladrada– y con los buenos cristianos

Vista de la Iglesia y el Convento de Santa Cruz de la Popa, complejo que actualmente alberga el Museo Religioso.


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢ de la comunidad y se encaminó con ellos al cerro para expulsar a lo que consideraba un “demonio”: consiguió tirarlo por la ladera y romperle los huesos. Cartagena quedó libre de Buziraco, pero se dice que viajó a Cali, en donde se asentó de nuevo. Al parecer, lo que fray Alonso despeñó fue una escultura de oro. No se sabe qué fue de ella, hay quienes consideran que pasó a formar parte del tesoro de los conquistadores y otros que cayó al mar. El mohán del lugar fue hecho prisionero y enjuiciado por el Tribunal del Santo Oficio el 2 de febrero de 1614, día de la Virgen de la Candelaria. Su nombre de bautizo era Luis Andrea. Se desconoce su apelativo indígena.

d

Triunfante en la Popa

Bajo el amparo de la Virgen de la Candelaria, nació la Orden de los Agustinos Recoletos, cuyo punto de origen es Colombia. Para aquellos que quisieran guardar más cuerpo y espíritu por definitorio provincial del 29 de junio de 1604 se fundó esa variante, aceptando la ermita de

Entrada al Convento de la Popa, recinto que llegó a fungir como cuartel de Simón Bolívar.


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ esta advocación mariana en Ráquira, Boyocá, zona andina. Cuenta la leyenda de la aparición de la Virgen de la Candelaria en relación con Popa, que fray Alonso de la Cruz y Paredes estaba en su retiro en Ráquira cuando Nuestra Señora se le apareció para encomendarle la fundación de una iglesia en el cerro más cercano a Cartagena, en donde, le informó ella, hacía falta devolver a la gente la fe cristiana ya que estaba bajo el dominio de un “demonio”. Sabemos ya qué hizo el fraile y cómo se implantó la fe en ese lugar. Justo en donde estaba la imagen del dios despeñado, se construyó la nueva casa, en cuya labor ayudaron también el fraile Vicente Mallol y don Fabricio Sánchez, un rico napolitano residente en Cartagena que costeó los gastos de la obra. Fray Alonso fue el primer superior del lugar.

El templo de Nuestra Señora d

El cerro recibió en realidad el nombre de “la popa de la galera”, ya que tal simula, como si ese elemento del navío hubiera encallado en la playa. Se alza aproximadamente unos 150 msnm. Cimera fue la primera capilla: vio luz en 1607, aunque las obras de fray [ 233 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢ Vicente Mallol se iniciaron un año antes. Hacia 1617 estaba prácticamente terminado el conjunto: convento e iglesia, que está al lado norte del primero. Tiene una nave, con sus coros alto bajo, y el trabajo de cantería, en el estilo de los conventos de época, es sencillo. En el patio interior destacan los aljibes, pero quizás lo más relevante a nivel arquitectónico o de ingeniería sea el rescate del edificio sobre la parte que da al acantilado. En un principio, la construcción estuvo a cargo del maestro de obras Simón González. Tanto templo como altar, éste pequeño, están cubiertos por techos a dos aguas, de madera. En el siglo xviii, como resultado de los ataques de corsarios franceses e ingleses que veían la importancia estratégica de la ubicación conventual, se fortificó el santuario en tres lugares, con tres baterías: Nuestra Señora de la Popa, San Juan y San Carlos, todas en las zonas de acceso a la cima.

d

Una devoción que pervive

En 1820, tras las guerras de independencia, los frailes habían tenido que abandonar el lugar, pero se mantuvo vivo el culto a la Virgen de la Candelaria de Popa, para entonces famosa ya por sus múltiples milagros de todo tipo, sobre todo sus sanaciones. Además, como [ 234 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ Virgen morena, tuvo fácil empatía entre indígenas y cimarrones, sin que se librara de ciertos sincretismos. Ese mantener vivo el lugar desde lo popular, por voluntad del peregrinaje de los devotos –quienes no han fallado un solo 2 de febrero en festejar con romería desde la cumbre–, hizo que la Iglesia lo retomara y restaurara. En la actualidad está otra vez bajo el amparo de los agustinos recoletos, quienes volvieron a hacerse cargo del lugar en la segunda mitad del siglo xx. Antes, en 1880, el inmueble había servido como hospital militar, bajo la protección de la Virgen de la Candelaria de Popa desde su altar.

d

Estrella marina

La Virgen de la Candelaria de Popa es también protectora de los navegantes, a quienes indica el rumbo y ayuda a salir de vientos y aguas tormentosas. Tal patronazgo se le reconoce sobre todo en Cuba, en la ciudad de Trinidad, especial lugar de su devoción que no es ajeno a la influencia de su hermana colombiana: desde Cartagena de Indias se dice que a Cuba llegó del brazo de los comerciantes, ya que ambas comparten la mar Caribe.

Vista de la ciudad de Cartagena de Indias, fundada en 1533 por Pedro de Heredia.


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢ Se encuentra la ermita en una de las primeras siete villas fundadas por los españoles en continente americano, en la “isla verde”, Cuba: la “Villa de Santísima Trinidad”, su nombre oficial, se fundó en 1514; en 1988 fue nombrada por la UNESCO “Patrimonio de la Humanidad”. En el caso de Cuba, La Popa es un poblado habilitado en un antiguo hospital militar. También está en un cerro, en la loma de la Vigía. La construcción religiosa data del siglo xviii, los primeros testimonios escritos la ubican ya construida en 1716, y estuvo desde el inicio advocada a Nuestra Señora de la Candelaria de Popa, aunque en aquel entonces se le llamaba Virgen de la Caridad. La original fue destruida por una tempestad en 1812. Medía de largo entre 17 y 18 metros, y tenía tres altares, tres campanas y púlpito de madera. Se mantiene de esta ermita un pequeño cuadro que narra el milagro marinero: tres tripulantes de un falucho, esas naves costeras, pequeñas, de poca vela, luchan para evitar que la nave vaya a pique, dice textual el exvoto, pues tal es esta imagen: “El día 28 de diciembre de 1766, abiendo salido del Vallamo el patrón Lorenzo Vazarra, con una carga de tabaco de su Majestad, para el Vatabanó, enfrente del Río Hondo le abrieron Interior de la Iglesia de la Virgen de la Candelaria, los ratones al Varco dos quien fuera declarada “Protectora de la ciudad y de abujeros, y biendo que sus contornos”. [ 236 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

seiban a pique acudimos al helugio de la Virgen de la popa i permitió qe se taparan de polsi los abujeros y salinos sin perder arvarvamento.” [sic] Ésta es sólo una muestra del tipo de milagros atribuidos a la Virgen de Popa. Se cuenta que apareció en el cerro de la ermita sobre dos piedras imán, proveniente de una caverna. Sobre ésta se colocó el altar mayor, con una imagen que resulta familiar a la adorada en Cuba: la Virgen de la Caridad del Cobre. Junta así, la Virgen de Popa cubana, a la de la Candelaria y a la de la Caridad, aunque resulta ante todo Nuestra Señora del Mar, como también la llaman los marinos.

d

La destrucción del templo

En 1812, la tempestad casi destruyó el inmueble antiguo. Se restauró y reconstruyó en el siglo xix, con modificaciones. Sirvió como cuartel de las tropas de ocupación estadounidenses entre 1898 y 1902, y para entonces ya había sido hospital militar. En esa época fue bendecido el santuario: en noviembre de 1899. Durante el siglo xx, la construcción [ 237 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

fue casi abandonada: a excepción de la sacristía y el altar, en donde siempre se mantuvo culto a la estrella de los marinos, la Virgen del Mar, Nuestra Señora de la Popa cubana.

d

La celebración

Las festividades religiosas del 2 de febrero ya no son la romería que fueron en épocas coloniales o en el siglo xix, cuando se unían a la celebración del 3 de febrero en honor de la otra imagen venerada en el lugar: San Blas. Hoy se cuidan los objetos y la ermita, e incluso se busca patrocinio para restaurarla como el monumento que es, pero la devoción marinera ha cambiado, aunque se dice que no falta aquel piadoso que aún sube el cerro de rodillas. La Virgen de la Candelaria recorrió América con distintos rostros: mestiza, de piel oscura, llegó para quedarse en barrios y atrios, entre la gente del pueblo. Nuestra Señora de la Popa colombiana y cubana es ejemplo de ello. [ 238 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

Noche del dos de febrero Noche del dos de febrero fiesta de la Candelaria, nace el millo, suena el cuero y un ritmo mestizo y faria. Noche del dos de febrero fiesta de la Candelaria una ventana, un lucero y una mujer solitaria. Mira que el millo no acabe sal, muchacha, que no calle que todo el pueblo ya sabe que te está creciendo el talle y los senos no te caben en tu vestido de calle. ¡Ay, la Candelaria, cuándo llegará! ¡Ay, la Candelaria, cuando llegará! ¡Ay, la Candelaria!

No temas, muchacha, ultraje por no tener tu hijo padre, muchacha, ponte tu traje, muchacha, no te acobardes, que hasta la Virgen fue Madre. ¡Ay, la Candelaria, cuándo llegará! ¡Ay, la Candelaria, cuándo llegará! ¡Ay, la Candelaria! El tiempo vuela ligero y tú estarás orgullosa de tener un cumbiambero o una negrita garbosa. Tendrás ceniza en el pelo, pero serás más hermosa.

¡Ay, la Candelaria, cuándo llegará! ¡Ay, la Candelaria, cuándo llegará! ¡Ay, la Candelaria!


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

Zamba de la Candelaria Nació esta zamba en la tarde cerrando ya la oración, cuando la Luna lloraba astillas de plata la muerte del Sol.

Que se duerma la guitarra hueca de voces que van, sacando a flor de la tierra recuerdos queridos que no volverán.

La acunaron esos ríos que murmuran al pasar, y el viento de los inviernos le dio la tristeza que la hace llorar.

Zamba de La Candelaria que cuando amanezca irá, rejuntando estrellas altas los ojos que me hacen a mí trasnochar. [Estribillo]

[Estribillo:] Cuando madure la noche zumo de mi soledad, se ha de alegrar el camino zambita nochera, La Candelaria.

Autor: Eduardo Falú, compositor argentino.


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

méxico

Virgen de Juquila desde la costa de oaxaca

A

unque el calendario litúrgico señala el 8 de diciembre como día del festejo a la Virgen de la Inmaculada Concepción, en Oaxaca se eligió ese mismo día para festejar a la Virgen de Juquila. El nombre lo recibió porque fue en esa comunidad de la región de la costa de Oaxaca donde se desarrolló el proceso que dio origen a esta advocación. Parte de un particular vocablo indígena: Jukilla. La palabra posee varios significados: “lugar de la legumbre hermosa”, o bien puede ser Xiuquilla (contracción de Xuhquililla) que significa “lugar en donde abunda el quelite azul”. El vocablo a su vez se compone de las sílabas xuih (que significa “azul”) y quiliti (que representa “quelite”). La comunidad que hoy se conoce como Santa Catarina Juquila se fundó en 1272. Según registros antiguos, los primeros habitantes fueron indígenas que al llegar a la [ 309 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢ región se establecieron a las orillas de un río que les proporcionó las condiciones propicias para vivir.

d

Nace el fervor

La veneración a la Virgen se inició con la llegada de fray Jordán de Santa Catarina al pueblo de Santa María Amialtepec, cercano a Juquila, allá por 1590. Cuenta la historia que fray Jordán, para poder comunicarse, tuvo que recurrir a los servicios de un humilde campesino indígena chatino, a quien le regaló una imagen de la Purísima Concepción tallada en España. Una vez que el fraile regresó a Antequera, el nombre que originalmente tuvo Oaxaca, el indígena instaló la imagen en su humilde jacal, hasta que un día se incendió y su casa se redujo a cenizas. Sin embargo, la imagen sólo tuvo ligeras quemaduras.

d

Gran impacto del milagro

Al enterarse del incendio del jacal y de que la Virgen de Juquila no había sufrido daño, los vecinos de Amialtepec empezaron a creer en la imagen, por lo que la visitaban con frecuencia y la invocaban para sus necesidades y pedidos. No es de dudar que aquellas peticiones fueran bien recibidas por la Santa Virgen, pues se relataron diversas maravillas de los hechos

[ 310 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ realizados con su participación. Es por ello que la fama de la imagen se extendió por los pueblos circundantes, de donde cientos de devotos peregrinos se acercaron para visitar el sitio donde estuvo el jacal del indígena de Amialtepec, de quien se desconoce el nombre. Esta situación motivó que el cura del lugar, don Jacinto Escudero, trasladara la imagen del jacal al templo, pues era un lugar más acorde y grande para la veneración. Allí, la devoción creció y los peregrinos aumentaron considerablemente.

d

¿Quién fue fray Jordán de Santa Catarina?

Fray Jordán de Santa Catarina nació en Béjar del Castañar, cerca de Valladolid, España, alrededor del año 1527. En Valladolid aprendió a leer y escribir cuando ya cumplía los catorce años. Con esos recursos pudo ingresar a un templo de los misioneros dominicos. Fue ahí donde cambió su nombre por el de Jordán de Santa Catarina; concluyó sus estudios al ordenarse sacerdote en 1552. Poco después llegó a Antequera, actual Oaxaca, donde gracias a sus dotes humanitarias y religiosas se le nombró maestro de novicios; se le considera como el fundador de la orden de los dominicos en Oaxaca. Cuentan que en algún momento de sequía, abrumado, oró pidiendo a Dios con vehemencia para que se presentara la lluvia. Después de la misa cayó un torrencial aguacero para beneficio de los lugareños. Finalmente, hay datos que marcan el 6 de julio de 1592 como el día de la muerte Vista panorámica de Santa Catarina Juquila, Oaxaca, pequeño poblado de poco más de 5 mil habitantes. Foto cortesía de Luis Rosario.

[ 311 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

Interior del Santuario de la Virgen de Juquila en Oaxaca, México, cuyo estilo arquitectónico es neoclásico abarrocado. Foto cortesía de Pedro Guzmán Ventura.

de fray Jordán en el convento de Oaxaca, lugar donde fue enterrado. Después de sesenta y nueve años fue exhumado ante las autoridades públicas. Sin embargo, al hacerlo se sintió un fuerte temblor de tierra y hay quien dijo que la figura de fray Jordán hizo su aparición para reprenderlos por ese acto.

Una nueva desgracia y un gran milagro de la Virgen d

Por otra parte, en 1633, al llegar el invierno, en el poblado de Amialtepec los indígenas, siguiendo una vieja práctica agrícola, prendieron fuego a la hierba seca del monte con el objetivo de tener en la primavera pastos verdes para el ganado. Pero el fuego, sin control por los fuertes vientos que se presentaron en ese momento, destruyó los jacales de Santa María de Amialtepec, por lo que los habitantes huyeron. Desde un monte cercano vieron sus casas consumidas por las llamas junto con el templo donde estaba la imagen de la Virgen. No obstante, al regresar descubrieron con agradable sorpresa que [ 312 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ la Virgen de Juquila estaba intacta, aunque un tanto ennegrecida, con una pequeña ámpula en una de sus mejillas y con su vestido increíblemente completo. A este suceso se le denominó el “gran milagro de la Virgen”. El registro de este formidable hecho quedó plasmado en un apunte que el doctor Manuel Ruiz de Cervantes describió de la La Virgen de Juquila es considerada la segunda patrona del estado de Oaxaca. Foto cortesía de Thomas F. Aleto. siguiente manera: Milagrosa imagen de Nuestra Señora de Amialtepec, en donde quemándose toda la iglesia y el altar en que estaba colocada, pasado el incendio se halla sobre las cenizas del templo, sin quemarse ni aún el vestido. Asimismo, el padre Nicolás Arrazola, persona estudiada y con trayectoria reconocida, escribió sobre el caso, y afirmó que el hecho era auténtico.

d

Inicio de una tradición

El acontecimiento causó una natural reacción en toda la vieja Antequera, pues muchos de los pobladores de la región y de las más [ 313 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢ lejanas montañas oaxaqueñas se pusieron en marcha hacia Santa María Amialtepec para comprobar por sí mismos las señales del milagro. Nació así la peregrinación anual que todavía continúa en la actualidad. Desde esa época, cientos de fieles de toda la región parten desde finales de noviembre para dirigirse a Juquila a solicitarle a la Virgen algún remedio para sus males Fachada del Santuario de Nuestra Señora de Juquila. cotidianos. Foto cortesía de Pedro Guzmán Ventura. Tanto ha crecido esta advocación en México que ya se considera la tercera más importante después de la Virgen de Guadalupe, en la Ciudad de México, y de la Virgen de San Juan de los Lagos, en Jalisco, superando a muchas otras de gran valía y trascendencia entre la comunidad católica mexicana.

d

Un excelso templo

La construcción del majestuoso santuario se basó en el diseño que hizo en 1746 el cura Bernardo Novas, y se dice que es de estilo neoclásico abarrocado. El templo tiene una longitud de 65 metros y 15 metros de altura y forma un espacioso recinto que cuenta con bóveda de media naranja, dos torres con campanario, un coro, una pila bautismal, el camarín y dos sacristías. Actualmente el atrio no tiene su barda [ 314 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ original, la sustituyeron por rejas de fierro, y está integrado a la plaza central; a sus costados se encuentra el mercado y el palacio municipal. La fachada, dividida en dos cuerpos y remate, está formada por la portada y las dos torres con su campanario. La planta es de cruz latina cubierta con bóveda de cañón y cúpula sobre un tambor octagonal donde destacan ricos ventanales con hermosos vitrales; en la base de la cúpula se encuentran antiguos óleos sobre la aparición de la Virgen. En las puertas de madera labrada hay también varias imágenes de la Virgen de Juquila, el símbolo de María y otros adornos. En las paredes laterales sobresalen las columnas dóricas, y en el presbiterio, el retablo dorado dedicado a la Virgen de Juquila. Es importante destacar que hace poco el templo fue totalmente restaurado. El obispo Ángel Maldonado, el 30 de junio de 1719, firmó el decreto por el cual, a partir de esa fecha, el santuario de la Virgen sería el Templo de Santa Catarina Juquila.

[ 315 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

d

La imagen venerada

La imagen de la Virgen de Juquila mide aproximadamente 30 cm y posee un volumen total, ya con vestimenta y adornos, de 85 cm3. Viste una túnica sobre la que cae el manto blanco con estrellas y adornos dorados. Su cabello se extiende sobre el ropaje, las manos están unidas con fervor ante el pecho y los ojos Representación de la Virgen de Juquila, o Juquilita, como es llamada por sus fieles. Foto cortesía de los tiene modestamente Thomas F. Aleto. entornados; la pequeña marca en su cara se cree que es la cicatriz del ámpula que le quedó desde el incendio. Sobre su cabeza descansa una corona con rayos rematados con pedrería fina.

d

San Juanito: lugar para la celebración

Se desconoce la fecha exacta en que el fervor popular decidió celebrar esta fiesta también en San Juanito. La celebración destaca, además, por la incesante animación de los habitantes del pueblo de San Juanito, cercano a San Martín Mexicapam, que asisten y acompaña a los devotos de la Virgen de Juquila que no pueden ir al santuario. Para el día de la celebración, la parroquia de San Juanito en San Juan Chapultepec se adorna con claveles, rosas, gladiolas y margaritas [ 316 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢ que le dan vida y alegría al festejo. La romería abarca la calle principal, donde los puestos de vendimias, velas, reliquias y comida con tlayudas se hacen presentes; además, en algunas ocasiones, la tradicional celebración incluye certámenes deportivos, presentaciones culturales y recreativas, eventos casi todos gratuitos o con costos accesibles, y el dinero recaudado se destina a la infraestructura educativa de San Juanito.

d

La celebración

Alrededor de la Cuevita existe un barrio que lleva el mismo nombre y que pertenece al poblado de San Juan Chapultepec. Todos los peregrinos asisten allí adornados con carrizos y recorren sus calles y, principalmente, el centro de la ciudad sin dejar de detenerse sobre la magnífica Basílica de la Soledad. También asisten las canasteras, quienes van con el fin de cumplir alguna “manda” o vender algunos de sus productos elaborados artesanalmente. En la víspera y en el día de la festividad se realiza una de las romerías más vistosas y concurridas de todo el estado de Oaxaca. En ellas se incluyen el convite, el novenario, rendidas de culto, calendas, fuegos artificiales, rosarios de aurora, procesiones, octavas de la fiesta, Vista panorámica de Santa Catarina Juquila, en la que se aprecia el santuario mariano. Foto cortesía de Pedro Guzmán Ventura.

[ 317 \


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

actividades deportivas y culturales, palo encebado, baile popular, juegos mecánicos, audición musical, mañanitas y antojitos populares. La fiesta de la Virgen de Juquila en Santa María Amialtepec se celebra el 8 de noviembre y, un mes después, en Santa Catarina Juquila.

d

Tradiciones en Juquila: El Pedimento

No hay peregrino que no visite El Pedimento para hacer sus peticiones. Este lugar se halla a unos 7 kilómetros antes de llegar a la población de Santa Catarina Juquila. La mayoría de las personas que desean algo lo elaboran de barro o traen algo preparado que se relaciona con lo que van a pedir. Por lo regular, los pedidos son moldeados con barro y materiales que se encuentran en dicho lugar, como palillos, pedazos de madera, piedras, etcétera, aunque la mayoría y por costumbre deja una cruz o una veladora. En la capilla donde está la cruz se depositan las cosas que se van a pedir, también se encuentra un gran número de cruces con diferentes letreros. [ 318 \


† Vi r g e n M a r í a : M a d r e d e A m é r i c a ¢

Oración a la Virgen de Juquila Madre querida, Virgen de Juquila, Virgen de nuestra esperanza, tuya es nuestra vida, cuídanos de todo mal. Si en este mundo de injusticias, de miseria y pecado, si ves que nuestra vida se turba, no nos abandones, Madre querida. Protege a los peregrinos, acompáñanos por todos los caminos. Vela por los pobres sin sustento y el pan que se les quita retribúyeselos. Acompáñanos en toda nuestra vida y líbranos de todo tipo de pecado. Para los casos difíciles se reza la misma oración y al concluir se hace la petición y se dice: Doy gracias a la Virgen de Juquila, por los favores recibidos. Rezar los 9 días esta oración y publicarla al noveno día, nueve Ave Marías durante nueve días.

Pedir tres deseos. Uno de negocios, dos más que considere imposibles. Al noveno día publicar esta oración se cumplirá la petición aunque no lo crea. Amén.


† L a Vi r g e n M a r í a e n L at i n o a m é r i c a ¢

Oración para el trabajo Virgen de Juquila, intercesora en todo problema difícil, consígueme un trabajo en el que me realice como humano, y que a mi familia no le falte lo suficiente en ningún aspecto de la vida. Que lo conserve a pesar de las circunstancias y personas adversas. Que en él progrese,

mejorando siempre mi calidad y gozando de salud y fuerzas. Y que día a día trate de ser útil a cuantos me rodean. Asocio tu intercesión a la Sagrada Familia, de la cual eres pariente y prometo difundir tu devoción como expresión de mi gratitud a tus favores. Amén.


El Gran Libro de

E d ici贸 n H o m en a j e


El gran libro de la Virgen María