Page 79

~ 79 ~ http://shadowsidebydana.blogspot.com

CAPÍTULO 22 El Centro Residencial de Transición de Tratamiento estaba ubicado en un gran campus con múltiples edificios en el norte de Nueva York. Oliver había ofrecido llevar a Bliss y Schuyler, ya que recientemente obtuvo su licencia con un nuevo Mercedes G500 último modelo. El todoterreno hecho por encargo era su último motivo de orgullo. Schuyler estaba contenta de escaparse. Se había sentido culpable por lo que había sucedido con Dylan, cuanto le habían fallado en no cumplir con alertar al Conclave sobre su condición lo más pronto posible. Con suerte los miembros del consejo sabrían el mejor curso de acción. Bliss les dijo que su padre le aseguró que Dylan regresaría con ningún daño en sus manos y que recibiría el mejor tratamiento posible, pero ella quería verlo con sus propios ojos – todos lo hicieron. En el asiento trasero, Bliss fluctuaba entre ser holgazana y ser una maniática demasiado alegre, notó Schuyler. Ella había estado malhumorada y callada cuando se fueron, probablemente preocupada por Dylan y en qué condición lo encontrarían, y Schuyler estaba contenta cuando a mitad del camino saliendo de la ciudad Bliss se animó y comenzó a farfullar energéticamente sobre el GPS. “M&M de maní?”, ofreció Bliss, inclinándose con una larga bolsa amarilla abierta. “No gracias”, dijo Oliver, manteniendo sus ojos en el camino. “Seguro”, consintió Schuyler. Era divertido como el Comité no podía predecir todo: aunque ellos eran vampiros no habían perdido el gusto por los dulces. Era agradable dejar el Duchesne, aunque sea solo por un día. Todos en la escuela sabían los detalles del vínculo de Mimi y Jack (o al menos los Sangre Azul sabían) y no paraban de hablar de ello. Los otros solo pensaban que los Force iban a realizar una fabulosa fiesta en la que no estaban invitados de nuevo, y en una forma su suposición era correcta. Schuyler estaba harta de escuchar sobre el vestido de Mimi y como comparaba este vínculo a todos los anteriores en su historia compartida. Piper Crandall constantemente les recordaba a todos que ella había sido la esclava de Mimi tres veces. Era deprimente pensar que Jack y Mimi habían estado juntos por tan incomprensible tiempo. Ella casi no podía creerlo y no quería pensar en aquello, y se mantenía ocupada jugando con los botones del tablero de mandos nuevos. “Chico, esto es como, el vehículo más lujoso del ejército en el mundo. Mira esto! Este es el botón que lanza los M-15”, bromeó. “Cuidado, ese es el botón rojo que destruye el mundo”, dijo Oliver valiente, siguiendo las instrucciones robóticas del GPS mientras conducía por el puente George Washington. El tráfico estaba descongestionado en la autopista. Translated by Dana Alexia

Blood 03  
Advertisement