Issuu on Google+

Porque Claret tejió telas, y luego las Buenas Noticias Un vínculo afectivo con la familia claretiana - Año 13 - Nº 48 - Santiago de Chile - Agosto 2011 - Colaboración voluntaria.

¡Bienvenidos a la nueva provincia de San José del Sur!

1


Agradece sobrina del Venerable Querido Alfredo: He recibido el material sobre mi tío el Padre Mariano, que me enviaste. Además mi tía María José me hizo llegar varias otras cosas. ¡Vaya sorpresa cuando vi las fotos de mi boda en la revista TELAR! ¡Me hizo muchísima ilusión! La verdad es que todo el material está muy bien. Muchas gracias por acordarte de mí, y por los envíos. Te mando un fuerte abrazo, y anhelo sigamos en contacto. t Teresa “Suca” Obón Avellana Zaragoza, España

Cartas

Familia del P. Mariano, “concienciada” con él

Difunde al P. Mariano en las Antillas

Apreciado Alfredo: Recibí tu atento envío. Muchas gracias por ello; intentaré difundirlo. Me sorprendió ver en TELAR una reseña de fotografías de mi sobrina “Suca” sobre su boda, e incluso nuestra foto familiar. Mi hermano Jesús, ya jubilado, cuando trabajaba en su negocio de artes gráficas fue presidente de la Asociación Empresarial de Artes Gráficas de Aragón. En unos de los congresos que realizó en tierras hispanas, visitó Chile. Estuvo en la Iglesia del Corazón de María, dónde están los restos del tío Mariano, y trajo un recuerdo inolvidable. Igual que el resto de la familia, está concienciado en el tema del tío Mariano. He ido a misa en la capilla de los Padres Claretianos muy cerquita de casa. Conseguí hablar con el padre Jorge Ayala. Estuvimos cambiando impresiones sobre el tío Mariano. En lo que a mí se refiere, sigo difundiendo el sentir por el tío Mariano en el hospital donde trabajo. Digo a mis compañeros que cuándo se encuentren en un apuro se encomienden al tío Mariano y digan: “padre Mariano, échame una mano”.   Quizás sea una simpleza, pero a mí me vale. Deseo que la situación en Chile siga mejorando después del terremoto. Gracias, una vez más, por tus atenciones. t

Apreciado Alfredo: Gracias por el recordatorio formidable del Padre Mariano que nos hiciste con motivo de su último aniversario. Inmediatamente lo envié a todos y cada uno de los miembros de nuestra delegación claretiana de Antillas. Me temo que muchos de ellos, al leer el nombre del futuro santo, se quedarán “in albis”. En los años de formación creo se ha descuidado el proponer a nuestros seminaristas estos estupendos modelos de identificación claretiana y misionera. Ojalá les entre ahora curiosidad y, por medio de tu lindo artículo, tengan un primer contacto estimulante con el gran misionero aragonés y se sientan movidos a emularle. Un gran abrazo. t

María José Avellana Iguaz Zaragoza, España

Telar http://claretianos.cl/telar Es una publicación de los Misioneros Claretianos. Director interino: José Agustín Cabré Rufatt, cmf. Editada por ECCLA, Ediciones y Comunicaciones Claretianas Zenteno 764 - Casilla 2989 Santiago-21. Santiago - Chile F. (56-2) 695 34 15, Fx. (56-2) 695 34 07. E-mail: 2eccla@eccla.cl · www.eccla.cl Foto Portada: Diego Haristoy P.

Carmelo Astiz L. Misionero Claretiano en República Dominicana

Agradece emotivo reportaje Sra Silvia Yermani: Quisiera darle las gracias por la maravillosa entrevista que me hizo, y a la revista TELAR. Realmente emotiva; se transmitió exactamente el proceso que viví tras el accidente en que perdí un brazo trabajando como buzo. Dios, la familia y mi comunidad de los Molinos han sido pilares fundamentales para mí en esta etapa. Le reitero las gracias por darme la oportunidad de dar a conocer mi testimonio. t Rodrigo Alvarez Niebla, Valdivia

CARTAS


Foto: Mario Tellez

Editorial

Una joven primavera La población más joven de la sociedad ha florecido últimamente en diversas latitudes con bríos suficientes para encabezar los cambios sociales que hoy se exigen a los gobiernos centrales. Esta juventud es política, pero no se siente representada ni quiere ser manipulada por las formas tradicionales de hacer política, léase partidos, congreso ni gobiernos locales. El resto de la población ha visto en esta juventud una nueva propuesta, y en gran número la ha apoyado, comprendiendo que las demandas son válidas, y además valorando un liderazgo que ellos no se atrevieron a tomar. Las demandas de los movimientos son tan justas como obvias, lo que ha hecho imposible rechazar la esencia de lo solicitado. Educación gratis, distribución equitativa de la riqueza, condiciones laborales respetuosas, adecuados sistemas de salud, justicia social y democracia, son algunos de los gritos que se han escuchado desde Egipto hasta Chile, pasando por España, México y Argentina, entre muchos otros países. Estas solicitudes enfrentan al poder político ante un gran problema. Son reclamaciones razonables, pero imposibles de cumplir. Son el lema de cualquier campaña política, pero como

cualquier promesa electoral se olvidan tan pronto se juramenta el nuevo cargo. El resto de la sociedad apoya desde sus propias trincheras un movimiento que pide lo razonable. Artistas, deportistas, periodistas, organizaciones no gubernamentales y ciudadanos comunes adhieren a él con gestos, llamados, sumándose a los actos, golpeando una cacerola o proponiendo el tema en sus círculos sociales. Estos movimientos se han caracterizado por la transversalidad y la solidaridad que concitan. El poder político ‑atrapado frente a un movimiento que despreció en sus inicios pero que, al tomar fuerza, impuso temas de discusión en la sociedad, despertó solidaridad y apoyo de los otros estamentos sociales‑ se ve en la obligación de cortar de raíz el problema. Sin dar respuesta a las demandas, ataca los métodos, no el fondo de las solicitudes: reprime las reuniones, acusa el vandalismo, desvía la atención de un movimiento que ve las calles como su lugar de exigencias y en cada convocado un voto de apoyo para sí y otro de castigo para el poder político. Una generación hiperconectada utiliza las redes sociales para organizarse y convocar a sus actos, que han EDITORIAL

desbordado imaginación y rebeldía. En Tunez se rayó en una pared “Merci le peuple, merci Facebook” (gracias a la gente, gracias a Facebook). Es que mediante estas redes virtuales se convocó, se organizó la revolución que más tarde llegó a las calles, y también se denunció a la represión y a los infiltrados. Las redes se convirtieron en los medios de comunicación de la gente y para la gente, en oposición a los medios tradicionales, que se centraban en la destrucción y el peligro para la sociedad que significan las revueltas juveniles. Las cámaras que cada joven llevaba en sus teléfonos celulares se convirtieron en escudos para protegerse de los abusos policiales y en armas de denuncia. La primavera que se anuncia de modo especial en América latina viene con energía juvenil de cambio. Una renovación que parte por remecer a una sociedad que parecía dormida. Esta revolución abre las ventanas y puertas para ventilar un sistema político que estaba demasiado cómodo en sus sitiales de poder, apoyado sobre una sociedad largamente aletargada. t Cristian Herrera Villena. 3


100 años del Colegio Corazón de María de Antofagasta:

Educar en el amor y una fe liberadora

4

100 años colegio antofagasta

Fotos: Diego Haristoy P. y Silvia Yermani V.


Entre el desierto y el mar, Antofagasta se alza hoy como una ciudad pujante. Con más de 493 mil habitantes, es reconocida como la capital minera del país, pues allí se explota la riqueza de las minas del cobre que constituyen el principal recurso económico chileno. En este vital contexto está cumpliendo cien años de vida el Colegio Corazón de María, inaugurado por los misioneros claretianos como un curso escolar en 1911 para dar formación a centenares de niños que por entonces deambulaban sin rumbo por sus calles polvorientas. Fue el primer colegio católico de Antofagasta y, a cien años de su creación, celebra esta fecha memorable en medio de un 2011 marcado por la crisis de la educación en Chile. En medio de las movilizaciones estudiantiles, TELAR viajó hasta Antofagasta para internarse en la realidad del Colegio Corazón de María, emblemática institución educativa de la congregación claretiana en Chile. Quizás al padre Gustavo Verdugo, oriundo de Curicó, aún le hagan falta los verdores de cualquier ventana sureña. Pero desde hace tres años y medio habita en cuerpo y alma los paisajes áridos de Antofagasta. Asumió como representante legal del Colegio Corazón de María. Sabe que está inmerso en un medio educacional donde se respira una suerte de microclima, con un estilo educativo basado en el amor y en metas exigentes: mejorar el rendimiento de la enseñanza básica en el Sistema de Medición de la Calidad de la Educación, Simce, instalar la educación media en el querido edificio de calle Copiapó, y avanzar con las obras de infraestructura. Se le ve satisfecho al observar las nuevas edificaciones para recibir a los alumnos de la enseñanza media y el nuevo salón auditórium del establecimiento. Evaluando lo realizado hasta hoy afirma: -Vivo años difíciles, gratificantes y formadores. Al llegar a este cargo, algunos me vieron con temor, porque generaría cambios, y eso siempre es doloroso. Dialogué respetando a las personas, pero sin transar las metas necesarias para ofrecer mejores oportunidades a nuestros alumnos, optimizando la calidad de nuestra oferta educativa.

Lo entusiasma sentir que la comunidad educativa valora los cambios que se han realizado. Por ejemplo, el colegio está obteniendo mejores puntajes en el Simce. Su afán es lograr que alcance los más altos puntajes regionales. De naturaleza práctica, trabaja con los profesores el tema de la resiliencia, proyecta actividad pastoral con las familias y sueña con incorporar un sicólogo de jornada completa. Aspira a consolidar un equipo directivo e intercambiar experiencias con los otros 9 colegios claretianos de la nueva provincia San José del Sur, para el perfeccionamiento docente inspirado en una educación claretiana. Entre los obstáculos del trabajo docente recalca la dificultad para sumar a los papás como aliados: -Abundan el dinero y los regalos, pero les falta tiempo para los niños, pues los mineros cumplen largos turnos fuera de sus casas. Eso genera niños con tendencia a la depresión y a manipular a sus madres, quienes en un alto porcentaje llevan solas la responsabilidad de la crianza. Comenta que la experiencia del padre Teodoro Arranz en Temuco y la de otros colegios de la congregación han sido su principal fuente de inspiración. Sabe que esta etapa de servicio misionero marcará definitivamente su vida sacerdotal.

“Hacer sentir que eres persona” Desde 1973 el colegio es mixto, y existe conciencia entre los profesores de los problemas que se presentan en la formación de adolescentes y jóvenes, en esta sociedad consumista y gozadora de la vida. La coordinadora de la Unidad Técnico Pedagógica, UTP, de nivel general básico, María Inés Rojas, afirma: -Educar es hacer sentir a otro que es una persona. La educación de calidad no sólo entrega contenidos; aporta calidad emocional. En la educación básica trabajo mucho la integridad y el autorrespeto. En quinto o sexto básico los niños cambian la voz, y las niñas tienen su primera menstruación. Es el punto en que me empeño por el respeto hacia todos y el de unos a otros. La educación sexual no sólo tiene que ver con Continúa >>

100 años colegio antofagasta

5


comprender la mecánica de la reproducción. También la conciencia de la responsabilidad de ser padres se aprende de muy niños. Ahí hacemos nuestra primera apuesta formativa.

Signo de los tiempos

vó que la fe produce milagros porque el mismo Dios actúa a través de la ciencia médica. La niña logró recuperase satisfactoriamente. Desde ese momento asumió con pasión los valores cristianos y los principios de la filosofía claretiana.

Semillas evangelizadoras Al momento de realizar este reportaje eran decenas los colegios en toma a favor de reestructurar el sistema educativo nacional. El centro de alumnos del Colegio Corazón de María, como signo de los tiempos, tampoco restó interés a estos hechos, y de diferentes maneras discutió y reflexionó en torno a los acontecimientos. Como señaló el profesor de historia y geografía Carlos Mena Hernández, encargado de la UTP de enseñanza media, “nuestros alumnos no pueden aislarse de los problemas que movilizan al país. Debemos ayudarlos a entender esta crisis por caminos racionales y desde la perspectiva valórica que les imparte este establecimiento”.

“Nos define la pedagogía del amor” Si hay un valor que define a esta institución educativa, es el Amor. El profesor Carlos Mena Hernández sostiene: -“Desde allí nacen la solidaridad, la honestidad, los valores éticos. Nuestros alumnos se forman en la socialización misionera afectuosa, que crea lazos de cercanía, cariño y preocupación por el prójimo. Queremos jóvenes con autoconfianza, con los valores que Cristo enseña y el padre Claret fraguó para nosotros. Asimismo es importante - subraya- desde lo académico, que logren ingresar a la educación superior. Pero por sobre todo, deseamos darles una formación cristiana que sea un aporte a una mejor sociedad. El docente se convirtió en un cristiano fervoroso desde que el accidente de una alumna en gira de estudios lo llevó a sumarse a las oraciones de la comunidad escolar y obser-

La vida al interior del Colegio Corazón de María trascurre en medio de una notoria confianza, en especial en el sector de los párvulos, donde el juego, el canto y la oración nos contagian de ánimo. La tía Marta Gamboa, coordinadora de párvulos, relata que la enseñanza en esta etapa es lúdica y concreta. Los infantes entienden perfectamente cuando se les habla de la creación, ya que ésta se les muestra como un regalo que nos dio el Señor. Define a los niños como piadosos y dispuestos a oír y trasmitir los valores cristianos, al punto que se transforman en verdaderas semillas evangelizadoras en sus propios hogares. -Con ellos –sostiene la “tía de la guitarra”, como cariñosamente se la llama en el colegio– uno se revitaliza: este nivel es el cimiento en la formación claretiana, y tenemos muy presente llevarlos a conocer realidades distintas. Desde los cuatro a los seis años los niños son inquietos y absorben el Evangelio aun sin palabras; sólo mediante el testimonio y actitudes; por eso debemos ser intachables, porque ellos ven en cada parvularia un modelo a seguir.

Jesús en medio de los jóvenes Para Luis Amigo, profesor de religión y encargado de la pastoral, quizás el mayor desafío con el que cotidianamente se enfrenta es mostrar la presencia de un Jesús cercano al alumnado. Precisa que ellos tienen la libertad de elegir. El secreto está en que los jóvenes conozcan diferentes reaNicolás González, 14 años. Alumno de Primero Medio:

“Quiero ser un doctor que trate bien a sus pacientes”

Ingresó en prekínder y terminará la enseñanza media en el Corazón de María. Recuerda la primera clase de su vida: -Sentí una sensación de paz cuando llegué. No lloré; me quedé altiro con la tía. Admira a san Antonio Mª Claret y lo define como un “gran misionero. Ayudó a personas abandonadas y pobres”. Le gusta que ese ejemplo se replique en su educación: 6

-Por cursos nos organizamos y vamos a lugares de escasos recursos, a ver a niños o ancianos. Llevamos alimentos, cariño y la palabra de Dios. Es bonita experiencia. Le alegra que el colegio haya incorporado la enseñanza media: -No me quería ir. Los profesores pasan la materia de manera entretenida, son lúdicos para enseñarme. -¿Qué opinas de la crisis de la educación en Chile?

100 años colegio antofagasta

-Entiendo que las manifestaciones son para lograr que la educación no sea tan cara. Mi sueño es la medicina. Quiero ser un doctor que trate bien a los pacientes. Sobre Chile: el país está vendiendo su agua, que a futuro valdrá más que el oro. Me preocupa que se construyan las represas de Hidroaysén, que se pierdan patrimonios importantes y que vayan a exterminar el huemul. t


lidades y descubran los signos de los tiempos desde la fe. Les presenta un Jesús mucha veces contrario a lo establecido, característica joven que logra acercar la figura del Hijo de Dios entre ellos. Tal vez, indica, lo más grande sería conseguir hacerlos crecer en la fe. -Me gustaría lograr más animadores jóvenes y despertar vocaciones para religiosos y laicos comprometidos. Tenemos una gran tarea, pero han sido notorios los avances desde la llegada del padre Gustavo. Hay una pastoral mejor constituida y un plan pastoral que involucra a toda la comunidad estudiantil.

Deuda con Claret

retianos del resto del país. Señala: -Hemos formado un secretariado y ya hemos iniciado encuentros con los colegios claretianos de Argentina. Para ella, el proceso de unificación en la nueva Provincia de San José de Sur está bastante adelantado en el área de educación: -"Esperamos tener todos los colegios claretianos del Cono Sur una carta de navegación común” Finalmente Zulinda siente que hay una deuda con el fundador de la congregación. Y lanza su propuesta: -Me gustaría que en este centenario el plantel pasara a llamarse Colegio Claretiano Corazón de María. Dejamos abierta la iniciativa.

La directora Zulinda Guerrero es una experimentada docente que se reúne periódicamente con sus colegas cla-

Silvia Yermani V. Sandra Ortiz, apoderada:

“Este colegio entrega el sello que queremos como familia” Integra el Centro de Padres y Apoderados porque –dice- quiere contribuir a fortalecer un colegio “que tiene el sello de lo que queremos como familia”. -La incorporación de la enseñanza media es la mejor noticia que pudimos recibir.

No hay problemas de bullying (matonaje escolar) o drogas entre los alumnos, y los profesores están siempre atentos. Si alguno baja las notas, llaman de inmediato para ofrecer reforzamiento, evitar que repitan o incentivarlos para la Prueba de Selección Universitaria, PSU. Este es un cole100 años colegio antofagasta

gio que tiene prestigio en la ciudad. Su mensaje en este centenario es llamar a los padres a que se acerquen al colegio, para mostrar a los niños que aquí cuentan con una segunda familia, atenta y preparada para acompañar y proteger su desarrollo”. t

7


Colegio Corazón de María de Alta Córdoba

celebró también su Centenario El hoy centenario colegio cordimariano cordobés incuba sus orígenes en los primeros años de la congregación claretiana en Argentina. Cumpliendo los deseos de los superiores de la Congregación, los claretianos llegaban en agosto de 1906 a la diócesis de Córdoba, Argentina, jurisdicción que comprendía las provincias de Córdoba y la Rioja, y se instalaban concretamente en el llamado pueblo de San Vicente, barrio de esa ciudad. La naciente misión se trasladó pronto al barrio de Alta Córdoba, sector considerado periférico, con muchos desafíos pastorales. En 1908 abrieron los misioneros su capilla presidida por una imagen del Corazón de María. El lugar se iba a conocer en adelante como la “Turris Davídica”, por la llamativa construcción que toda8

vía hoy puede verse en la esquina de Antonio del Viso y Sucre. A mediados de 1912 se colocaría la primera piedra del templo. Pero fue en marzo de 1910 la fundación que marcaría el futuro de la comunidad: la apertura de una escuela para niños, iniciada con 80 alumnos, bajo la dirección del P. José Galbete. Sería esta la primera entrada de los misioneros claretianos al campo educativo en tierra argentina. Tiempos de decisiones, de sueños y compromisos auténticos, esforzados y generosos.

Una figura histórica Uno de los misioneros más destacados en la historia del Colegio Corazón de María fue el P. Bernardo Quiroga, quien estuvo a cargo de la direc-

100 años colegio aRGENTIna

ción del mismo durante casi 40 años; le dedicó su vida. Su influencia llegó más allá de nuestras aulas; fue un referente conocido y admirado en Córdoba. Participó en debates legales sobre la educación y fue consultado en repetidas oportunidades por las más diversas personalidades de la educación de Córdoba durante los años en que dirigió el colegio. Una enfermedad lo llevó a la tumba el 6 de agosto de 1996. Pero no se fue; está siempre con nosotros.

Un carisma permanente y renovado El hecho de celebrar durante el año 2010 los 100 años de educación evangelizadora, significó reiterar una decisión que marca y modifica nuestra cotidianeidad. El Colegio Corazón de María permanece en el tiempo


como fruto de este tipo de decisiones. Permanece y se enriquece conforme cambian los escenarios políticos, eclesiales y congregacionales, y se integran nuevas sensibilidades encarnadas en rostros concretos. Nuestra identidad se conjuga, de este modo, con los fragmentos de una memoria significativa y la novedad que irrumpe desde el hoy, desafiándonos a nuevas definiciones de aquel núcleo inspirador que nos vio nacer, o mejor dicho nos engendró. Hoy, en nuestros países, el hecho educativo corre el riesgo de vaciarse por falta de horizonte claro o por improvisación, entre otros factores. La necesidad de afianzar un modelo educativo de calidad y que considere la realidad de los alumnos, nos obliga a trabajar en conjunto varios actores sociales. Porque, al fin y al cabo, la pregunta es ¿qué educación, y para qué? Vivimos tiempos de encrucijadas, o de transición, a algo que aún no vis-

lumbramos. Sin embargo hay certezas que resisten y terminan por expresarse. Frente a un mundo que a veces nos cerca con sus imposibilidades y hasta imposturas, existe la experiencia del Dios de Jesucristo que se hace presente en la comunidad creyente develándonos tantos impulsos de vida que desde dentro y fuera nos convocan, desde que Dios tiene para cada uno de nosotros y para la humanidad en su conjunto una llamada que hay que discernir y responder en las encrucijadas de la historia que transitamos.

Como la semilla de mostaza El lema que acompañó los festejos centenarios del colegio fue: “100 años comprometidos con la Educación Evangelizadora”. El 29 de octubre nos convocó la Eucaristía para agradecer dicha vocación educadora anunciando a Jesús misionero. Fue en el gimnasio del colegio. Se sumaron varias actividades desarrolladas

en el año; entre ellas el reconocimiento a educadores que pasaron por esta comunidad, expresiones solidarias destacando nuestra identidad, misas de egresados, los 25 años del Jardín cumplidos el mismo 2010, entre otras. Actualmente el colegio cuenta con casi 2.100 alumnos, desde los 3 a los 17 años de edad, fruto del camino recorrido por tantas personas que se implicaron en el crecimiento de una semilla como de mostaza que ahora es un árbol frondoso. A quienes pasamos por el “Cora” se nos estremece el corazón al sentirnos parte de un proyecto inspirado en la misión de san Antonio M. Claret, un servicio a la educación evangelizadora en Córdoba mantenido por 100 años. Inmensamente gracias a los miembros de esta gran familia claretiana; a los de ayer y de hoy. t

Mario Bússolo, cmf.

9


La nueva provincia

San José del Sur Antofagasta, Chile · Templo- basílica del Corazón de María, Parroquia de la Inmaculada Concepción · Colegio Corazón de María Andacollo, Chile · Santuario de Andacollo · Parroquia Nuestra Señora del Rosario

SANTIAGO, CHILE - El Llano, Santiago, Chile · Parroquia San Antonio M. Claret · Comunidad El Llano - Zenteno, Santiago, Chile · Comunidad Zenteno, Santiago, Chile · Basílica del Corazón de María * Dependencias: Santuario de San Judas Tadeo, Mausoleo P. Mariano Avellana, Talagante, Chile Casa central de los claretianos en Chile · Centro Claret, Ediciones y Comunicaciones Claretianas (ECCLA), casa de encuentros y formación Centro Bíblico Claretiano (CEBICLAR), · Las Praderas de Magín, Secretariado de Misión solidaria y JUPIC centro recreativo familiar Archivo y Museo claretiano de Chile, Radio Telar Curicó, Chile · Santuario del Carmen · Casa de Formación Pastoral “María de Fusimaña” · Radio El Carmen Temuco, Chile · Parroquia Corazón de María · Instituto Claret · Escuela Especial Claret Niebla, Chile · Vicaría de la Costa Valdiviana

10


YHÚ (Caaguazú), PARAGUAY · Parroquia Virgen del Rosario Lambaré, Paraguay · Seminario Claretiano Humahuaca (Jujuy), Argentina Parroquia de la Candelaria La Iruya, Humahuaca, Argentina Casa Parroquial La Iruya La Quiaca, Humahuaca, Argentina Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro Catamarca, Argentina Parroquia Corazón de María Los Peregrinos, Córdoba, Argentina Prenoviciado Los Peregrinos,   CEFyT, Córdoba, Argentina Centro Estudios Filosóficos y Teológicos (CEFyT)   El Tambo, Córdoba, Argentina Rosario (Santa Fe), Argentina Escuela Padre Claret Parroquia Corazón de María Paternal, Buenos Aires, Argentina Colegio Claret Florencio Varela (Buenos Aires), Argentina Parroquia San Jorge Constitución, Buenos Aires, Argentina Parroquia Corazón de María Chascomús (Buenos Aires), Argentina Parroquia Corazón de María Instituto Corazón de María Mendoza, Argentina Santuario Nuestra Señora de Lourdes Progreso, Uruguay · Parroquia San Antonio M. Claret Inca, MONTEVIDEO, Uruguay · Parroquia Corazón de María Fátima, MONTEVIDEO, Uruguay · Parroquia Ntra. Sra. de Fátima · Colegio y Liceo Ntra. Sra. de Fátima

Bahía Blanca (Buenos Aires), Argentina Colegio Padre Claret Jacobacci (Prov. Río Negro), Argentina Hogar de Ancianos San José 11


Gustavo Larrazábal, Alonso Sánchez, Joaquín Medina, Mario Gutiérrez y Juan José Chaparro.

Claretianos del Cono Sur se unen en un solo equipo misionero A partir del 16 de julio –aniversario de la fundación de la Congregación por san Antonio Mª Claret hace 162 años‑ los misioneros claretianos de Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay se unieron en un solo equipo bajo un sistema conjunto de gobierno. Hasta entonces, en cada país los misioneros estaban organizados en “provincias” u otras modalidades autónomas. Las congregaciones religiosas, como los países, se organizan generalmente en “provincias” o “delegaciones”, según su tamaño y el número de sus integrantes.

Un signo de los tiempos Desde el 16 de julio los claretianos del Cono Sur del continente han asumido la responsabilidad de evangelizar a los cuatro países ‑Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay‑ congregados como un solo territorio de misión. Con tal objeto, ese día quedó constituida oficialmente la nueva Provincia Claretiana de San José del Sur, que agrupa en un solo equipo a los misioneros de los cuatro países. Ha culminado así un proceso de unificación acordado por los misioneros del área tras varios años de dis-

cernimiento sobre la mejor forma de potenciar su labor misionera y racionalizar los recursos humanos y materiales. La nueva estructura responde a un “signo de los tiempos” a nivel general de la Iglesia. Numerosas otras congregaciones han adoptado decisiones similares para responder mejor a los desafíos y necesidades del mundo de hoy. Promisorias perspectivas La ampliación del campo misionero en el extremo sur de América mediante el nuevo organismo unificado permitirá que en adelante trabajen en los cuatro países como un solo equipo 125 misioneros en 24 comunidades, las que, entre otras actividades, tendrán a su cargo 22 parroquias, 10 colegios, 5 santuarios, 2 editoriales y otros tantos equipos de comunicaciones. Para conducir y animar esta tarea asumió un primer equipo interino de gobierno. Lo encabeza como primer superior provincial el P. Mario Gutiérrez Medina, chileno, hasta ahora director del Instituto Claret de Temuco, quien en octubre próximo cumple

37 años. Lo acompañan como consultores los misioneros Juan José Chaparro Stivanello y Gustavo Larrazábal Volpe, ambos argentinos, Joaquín Medina Romero, español, hasta ahora superior delegado de las  comunidades claretianas de Paraguay, y Alonso Sánchez Matamoros, igualmente español, con largo desempeño en las comunidades misioneras de Humahuaca, en el norte argentino. Este equipo directivo conducirá la nueva provincia hasta enero del próximo año, cuando se realizará una asamblea conjunta o “capítulo provincial” en Buenos Aires, para elegir un equipo de gobierno por seis años y aprobar las líneas defintivas de trabajo que éste deberá liderar en ese período. La nueva organización de los equipos misioneros en el continente nace 141 años después que los primeros 7 claretianos pusieron pie en Chile, primer país donde la Congregación lograría consolidarse fuera de su natal España. Desde aquí los hijos de Claret iniciaron su avance hacia los países limítrofes. La primera “provincia” claretiana de Chile y América llevó el nombre de San José, el mismo que ahora ha asumido el equipo misionero conjunto del Cono Sur. t Alfredo Barahona Z.

12

NUEVA PROVINCIA


En histórica asamblea nació

La provincia claretiana San José del Sur Presidida por el superior general de la Congregación, P. Josep Abella Batlle, quien con tal objetivo estuvo de visita en Chile por una semana, tuvo lugar en Talagante la asamblea de los misioneros claretianos del cono sur continental, que concitó durante tres días a delegados de los cuatro países y dio origen oficial a la Provincia Claretiana de San José del Sur. El histórico encuentro fue sellado con una solemne y emotiva eucaristía que el sábado 16 de julio congregó a más de 60 misioneros de Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay, a numerosos laicos responsables de las diversas aéras de apostolado y a unos 40 invitados de las comunidades locales. La eucaristía fue presidida por el padre Abella, con quien concelebraron los miembros del primer gobierno de la nueva provincia: el flamante provincial, P. Mario Gutiérrez Medina, y sus consejeros.

Fotos: Diego Haristoy P.

P. Juan José Chaparro junto al P. General y a P. Mario Gutiérrez.

Dos nacimientos bajo el mismo sello El P. Abella destacó en su homilía los rasgos fundamentales con que el 16 de julio de 1849 nació la Congregación en Vich, cerca de Barcelona. Esta fue –dijo el P. Abella- una pequeña agrupación de seis sacerdotes con profundas inquietudes misioneras, que se reunieron aquel día en una estrecha habitación del seminario diocesano de Vich para constituir la que el Fundador, san Antonio Mª Claret, no dudó en calificar como “una gran obra”. Ante las dudas de sus compañeros sobre cómo podría ser ello posible

con sus pobres capacidades y recursos, Claret esgrimió como gran argumento la confianza en los planes del Señor, en el Corazón de su Madre y en el sentido de eclesialidad con que los misioneros debían realizar sus obras. Sobre estas mismas premisas surge en la región más austral de América la

nueva provincia de San José del Sur – señaló el P. Abella-. La gran tarea que ella tiene por delante deben emprenderla sus integrantes con igual confianza, y con amor profundo a esa iglesia “que a veces criticamos como los hijos a sus padres, sin perder de vista que son los padres”. Continúa >>

NUEVA PROVINCIA

13


Signos que harán recuerdo Momentos relevantes en la eucaristía fueron: la lectura de los decretos de constitución oficial de la nueva provincia y su gobierno; el juramento de fidelidad del primer provincial, P. Mario Gutiérrez; la entrega de los decretos de nombramiento al nuevo consejo provincial; la renovación de los votos religiosos por parte de todos los claretianos presentes; la entrega de estolas a los presbíteros; la presentación de las ofrendas en manos de los superiores mayores que cesaban en sus cargos, y de quienes celebraban su cumpleaños o aniversarios de su pro-

Grupo folclórico "Cantos de mi tierra".

fesión religiosa. Gran emotividad tuvo el testimonio entregado al respecto por el P. Angel Pérez Serrate, misionero en Lambaré, Paraguay, quien cumplía 50 años de profesión religiosa. Entre las ofrendas presentadas al altar destacaron un hermoso cuadro de la imagen histórica de María que presidió la fundación de la Congregación, y otro de san José.

Animado encuentro familiar Tras la eucaristía, los asistentes fueron invitados a compartir un ágape familiar en el comedor del centro de formación talagantino. En él los invi-

tados fueron recibidos por el conjunto folklórico del Instituto Nacional -el más antiguo y prestigiado plantel educativo estatal de Chile-, el que se lució con una muestra selecta de danzas tradicionales, bajo la dirección de Manuel Puerto, activo miembro de la familia claretiana. La grata y alegre convivencia, que permitió el reencuentro de muchos de los asistentes, algunos de los cuales no se habían visto por largas décadas, puso el broche de oro a una jornada que será recordada como una de las grandes fechas en la historia de los claretianos en América. t Alfredo Barahona Zuleta.

Gilda María Gutiérrez, Florisa Medina y Arnoldo Gutiérrez, hermana y papás del P. Mario Gutiérrez.

Roberto Domínguez y Silvia Villagrán del área educativa de la Provincia.

14 Josep Soren y Agustín Cabré junto al mapa de la nueva provincia.

NUEVA PROVINCIA Mario Gutiérrez y Gustavo Larrazábal.

En la eucaristía del día final.


1901: Así llegaron los claretianos a la Argentina

Fotos: Archivo.

Rosario.

Rosario.

Primera casa que habitó la comunidad (en Punta Alta ) Bahía Blanca en 1908.

Era el mes de noviembre de 1901. Después de ser sometidos a una cuarentena en aguas del Río de la Plata, tres claretianos españoles, provenientes de Brasil, pudieron poner pie en Buenos Aires. Unas semanas después se les sumaron otros dos, que venían de Chile. El animador de aquel grupo era el P. Ramón Genover, con cargo de superior también para las comunidades claretianas de Chile y Brasil. Por cuatro años alquilaron su primera vivienda en una esquina del barrio de Montserrat en la Capital Federal. Desde allí, donde habilitaron enseguida una capilla dedicada al Corazón de María, comenzaron a recorrer el territorio del país predicando misiones al pueblo y ejercicios espirituales a toda clase de grupos. Aunque su llegada a territorio argentino había sido por propia iniciativa, luego recibieron la invitación de varios obispos que los querían en sus diócesis para esa misma tarea. Continúa >>

NUEVA PROVINCIA: ARGENTINA

15


Una rápida expansión Por eso, en el lapso de los diez primeros años, los misioneros debieron establecer otras once comunidades, entre Argentina y Uruguay. Es que, en la visión del segundo superior, P. Zacarías Iglesias, era importante “tomar posiciones” mediante casas-misión o centros desde donde desplazarse por doquier con vistas a la evangelización popular en todo el territorio. Estas casas-misión, a su vez, contaron desde muy pronto con templos dedicados al Corazón de María, que miraban al cultivo de la vida cristiana del pueblo mediante la predicación, la catequesis, los sacramentos y la promoción de asociaciones de clara proyección apostólica y social. Desde la segunda década del siglo estos templos irían pasando a ser también sedes de parroquias.

Al estilo de Claret Tratando de dar un aporte en un terreno que los obispos locales consideraban muy necesitado, y siguiendo la experiencia del P. Fundador, aquellos misioneros comenzaron pronto, aunque modestamente, a valerse de los medios de comunicación para la obra evangelizadora: publicación y distribución de hojas dominicales, opúsculos y libros de alcance popular, a los que acompañaron poco después dos revistas que, en Buenos Aires y en Montevideo, expresaron

su sintonía temática caracterizada por lo mariano, lo popular y lo misionero. Andando el tiempo, todo esto llevaría al nacimiento de la Obra de la Buena Prensa y, más tarde, de la Editorial Claretiana.

Urgencias de la época La presencia en el campo de la educación era otra de las urgencias que, en tiempos de fuerte laicización y de escasa alfabetización, la iglesia argentina percibía en los inicios del siglo. La formación de los obreros estaba también entre los propósitos fundacionales de los Círculos Católicos de Obreros, que tuvieron entonces un importante desarrollo en el país. En esa misma línea se colocaba el compromiso de varias comunidades de los misioneros que determinaron la apertura de escuelas nocturnas para adultos, cuyos servicios se extenderían por algunas décadas. Más lentamente, y comenzando por el Colegio Corazón de María de Córdoba (1910), se iría dando también la implicación en la enseñanza primaria y secundaria. Sería en los inicios de los años veinte cuando la provincia argentina de los misioneros claretianos comenzó a abrir sus centros de acogida vocacional o postulantados, y desde ahí, a desarrollar en el territorio las etapas subsiguientes de la formación para la vida misionera de personal autóctono. t Gustavo Alonso, cmf.

Misión 1951, Bahía Blanca.

16

NUEVA PROVINCIA: ARGENTINA

Llegada de la Virgen al nuevo templo en Fátima, Uruguay. Entrando al terreno de Pocitos. Año 1951.

Antigua capilla Rosario, Argentina. Altar. 1920.


P. Vallier.

Tercer grupo de misioneros llegados a Chile, en 1873.

Interior Basílica Corazón de María en Zenteno.

Chile: histórico salto “al otro mundo” Los primeros claretianos llegaron a Chile en el vapor Magallanes, que ancló en Valparaíso, puerto principal, a mitad de enero de 1870. Era el primer salto de los misioneros desde Europa “al otro mundo”. Al otro lado del mar, el P. Claret lo supo y se le esponjó el corazón de gozo: sus hijos estaban pisando tierras de América, allí donde paisajes y pueblos eran “viña joven” para la vendimia del Reino de Dios. Al amanecer del 21 de enero, con un cielo sereno y el sol apareciendo tras la cordillera de nieves, llegaron a la ciudad capital. Santiago recibió al

Basílica Corazón de María de Santiago.

grupo de siete misioneros con el letargo de su estilo campestre, sus acequias a tajo abierto, su alameda ya sin álamos pero con arboledas umbrosas. La primera comunidad se instaló por unos meses en una casa ofrecida por el cura Santiago de la Peña en la calle del Dieciocho. Sus integrantes eran: Pablo Valier (36 años y con el título pomposo de “provincial de América meridional”); Marcos Domínguez (43, el “viejo del grupo); José Coma (28); Jaime Heras (38); Santiago Sánchez (32); Miguel Baró (40), y José Escriú (23).

Fotos: Archivo. Cuando tres meses después pudieron habitar una humilde y destartalada casita propia, organizaron la vida comunitaria y salieron por todos los rincones del valle central del país a predicar misiones al pueblo necesitado de la Palabra tanto como de pan y de esperanzas. Tres años después ya se instaba otra comunidad, en La Serena. Siete años más tarde ya estaban en Valparaíso y Curicó. Y desde esa semilla que ya se convertía en brote, la congregación se extendió en ramajes frondosos por todo el continente. t Agustín Cabré Rufatt, cmf

NUEVA PROVINCIA: CHILE

17


Iglesia Yoscaba.

Humahuaca: el Evangelio en las alturas andinas

Fotos: Archivo.

parte de la Iglesia que es la PrelatuDicen que el tiempo se detuvo en ra de Humahuaca: los padres José Mª las alturas de la meseta andina donde Márquez Bernal, obispo desde 1973 vivían los “omahuacas”. Por esas tiehasta 1991, y Pedro Olmedo Rivero, rras andan ahora las fronteras de Boliobispo desde 1993. via y Argentina. Ahí permanece, sereLa opción por los más pobres, el na como su cielo y agreste como sus trabajo misionero evangelizador en montes, la Quebrada del Río Grande condiciones muy duras, los esfuerde Jujuy que se conoce como Humazos por la implantación de una iglehuaca. sia autóctona, la formación del laiAhí llegaron un día los claretianos, cado, la lucha por la justicia, la prono a la caza de oros perdidos ni llevanmoción social, el respeto y promodo espadas de muerte. Traían la cruz ción de la propia identidad cultural, la al pecho, el cantar de Andalucía y el misión compartida… han sido y son anuncio del Evangelio para esos puelas señas de identidad que han estado blos remotos. presentes en el trabajo evangelizador Fue en 1967, cuando se aceptó la de nuestros hermanos en la Misión Misión de Humahuaca como territohumahuaqueña. rio a cargo de los claretianos de BétiNo menos importante ha sido el ca, España. testimonio de fe, entrega, comunión, En pocos meses comenzaron los Mons. Márquez. trabajo en equipo, vida misionera y preparativos para poner en marcha esta nueva empresa evangelizadora, y en junio de 1968 lle- santidad que han dado los misioneros que han pasado por garon a Humahuaca los primeros misioneros: José Mª Már- la Misión. Algunos de ellos, ya en la Casa del Padre, tan queridos y venerados por el pueblo sencillo como los padres quez, Tobías Martín y José Marrero. A lo largo de más de 40 años han sido cerca de 50 los José Mª Márquez, Tobías Martín, Manuel Santiago, Dominclaretianos de Bética que han prestado o siguen prestan- go Condado, José Marrero… t do su servicio misionero en esta iglesia. De entre ellos, dos Sobre un texto del P. Félix Martínez, cmf. han sido los pastores que han guiado y siguen guiando esta 18

NUEVA PROVINCIA: HUMAHUACA


Llegada de los misioneros claretianos a Paraguay.

Paraguay:

Misión joven Yhú 1987.

Recorrido Virgen Caacupe - Bellavista en 1980.

Fotos: Archivo.

De la confusión de lenguas al despliegue vocacional Seis misioneros claretianos llegaron en enero de 1979 a la noble tierra paraguaya. Todos jóvenes, ilusionados, comprometidos con la evangelización de los pueblos que esperaban siembra de buenas noticias. Venían desde las orillas zaragozanas del río Ebro, donde la Virgen del Pilar tiene su casa, y el barrio típico de El Tubo reúne a turistas y “maños” locales que andan degustando buenas “tapas”. Los claretianos de Aragón fundaban así posición misionera en Paraguay. Y fue en Yhu, zona yerbatera, agrícola, maderera y de cultivos de algodón, donde se levantó la primera comunidad. Y se encontraron también con la primera dificultad: los aragoneses, que hablaban en abundancia un castizo idioma castellano y se defendían en su propia y antiquísima lengua aragonesa (en la que, por ejemplo,. “a plebiu y ya esta xuta la carrera” quiere decir que ha llovido y ya está seca la calle) chocaron con el idioma guaraní que hablaba el 70% de la población. Los misioneros tuvieron que hacer muchas gárgaras con jugo de guayaba para proclamar el lema de la primera visita a las comunidades humanas de la región: “Ñandejara ñane renoi

jajapo haguá la comunidad cristiana ijespíritupe” (“El Señor nos reúne para construir la comunidad cristiana por medio de su espíritu”). Pero vencieron todos los obstáculos. En su programa priorizaron la catequesis, la formación de comunidades, el mejor conocimiento de la realidad, el problema de la tenencia de la tierra, la religiosidad popular, los problemas de higiene, salud, educación… Todo un plan de evangelización integral. Hoy, esa es la zona del sur de América que está fructificando en mayor grado las vocaciones misioneras. t

Iglesia de Yhú en 1980.

Agustín Cabré Rufatt, cmf

Pascua joven en Pirayu en 1989.

NUEVA PROVINCIA: PARAGUAY

19


La congregación claretiana conmemora en agosto de este año el 75º aniversario de una de sus glorias máximas en sus 162 años de vida: el extraordinario testimonio protagonizado por todos los miembros de un seminario claretiano español, quienes, en medio de las mayores barbaries desplegadas en una guerra fratricida, no titubearon en ofrecer su pecho a las balas antes que apostatar de su fe y su condición de religiosos.

El testimonio martirial de los 51 de Barbastro Docientos setenta mártires claretianos El testimonio martirial de Barbastro fue brindado en los comienzos de la llamada Revolución o Guerra Civil Española, atroz enfrentamiento fratricida que entre los años 1936 al ‘39 asoló a la península hispánica totalizando más de un millón de muertos. Fue el preámbulo de la Segunda Guerra Mundial.

20

MÁRTIRES DE BARBASTRO


Tan feroz conflicto tuvo su origen más próximo en la etapa turbulenta que España vivía desde que en 1931 la monarquía histórica fue sustituida por un sistema de gobierno republicano con acentuado signo izquierdista. Se abrió así un período de creciente inestabilidad y enfrentamiento social. Pero aun hoy los analistas no logran explicarse cabalmente la saña antirreligiosa de 1936. Su detonante estalló el 17 de julio de ese año, cuando el general Francisco Franco —triunfador tres años después y luego dictador por otros 36— se alzó contra la república izquierdista. El país quedó dividido en dos. En el sector republicano se culpó a la Iglesia de complicidad en el golpe. De inmediato se inició la persecución, en la que serían asesinados 6.832 consagrados, entre obispos, sacerdotes y religiosos/as, por el mero hecho de serlo. La congregación claretiana fue la más golpeada de todas, totalizando 270 mártires. El emblemático testimonio de Barbastro no es así el único. Aparte de sus 51 mártires, ya beatificados, se encuentran en proceso similar otros 132 claretianos victimados en diversas localidades a lo largo del conflicto. De los restantes 87 faltan aún antecedentes por recopilar.

Resistencia heroica En Barbastro, ciudad del histórico reino y hoy comunidad autónoma de Aragón, tenía su sede uno de los más importantes y tradicionales seminarios de la congregación claretiana. El 20 de julio de 1936, a 3 días del alzamiento franquista y con el país alineado en dos bandos irreconciliables, el seminario fue allanado, y sus seminaristas y formadores fueron recluidos en

el salón de actos de un colegio confiscado a los religiosos escolapios. Salvo algunos extranjeros liberados luego por presiones de sus gobiernos, los restantes 51 permanecerían allí hasta su muerte. Sobrevivieron entre tanto en condiciones deplorables: hacinados; durmiento tirados en el suelo; con un mínimo de alimentos y agua para beber en lo más tórrido del verano; sin asearse ni cambiar de ropa. Sometidos a constantes vejámenes, presiones y amenazas, se les expuso varias veces a los típicos simulacros de fusilamiento. Cambiando luego de tácticas se les ofrecía libertad y salvoconductos si renegaban de su hábito o pisoteaban el Cristo. Nada de eso dio resultado. Tampoco lo obtuvieron prostitutas semindesnudas introducidas para provocarlos. Sabedores de que les esperaba la muerte, los misioneros pasaban el tiempo entre oraciones, reflexiones comunitarias y cánticos. No perdieron oportunidad de manifestar sus sentimientos. En las murallas, bajo las sillas y en cuanto papel cayó en sus manos, fueron dejando constancia de su carisma martirial: entregaban gozosos la vida por Cristo, por el corazón de su Madre, por su querida congregación, por la redención de su patria y del mundo. Y en especial, perdonaban a sus asesinos. Varios de estos preciosos documentos lograron sortear la férrea vigilancia y se conservan hoy en el museo especial que junto a su mausoleo guarda su memoria en el exseminario martirial de Barbastro. Del horror a la gloria En inútil afán por acobardarlos, los verdugos los fueron sacando por grupos en diferentes fechas, para asesinarlos en las afueras del pueblo, desde

MÁRTIRES DE BARBASTRO

donde los sobrevivientes escucharan las descargas. El 2 de agosto acribillaron al superior, padre Felipe de Jesús Munárriz, a otros sacerdotes y a seglares del pueblo. Con el obispo de la diócesis, don Florentino Asensio Barroso, se ensañaron en forma horripilante. Tras cortarle a sangre fría los testículos y hacer escarnio con ellos en el pueblo, le cosieron la herida como a un saco, lo dejaron sufrir así por largas horas, y luego de dispararle lo hicieron agonizar por otras tantas antes de darle el tiro de gracia. Seis de los restantes formadores y seminaristas claretianos fueron martirizados el 12 de agosto; otros 20 al día siguientes ; igual número el 15, día de la Asunción, y los dos últimos el día 18. Ninguno retrocedió ante las balas, que todos enfrentaron entre vítores, aclamaciones y cánticos religiosos. Tenían en su mayoría entre 21 y 25 años. Muchos habían soñado con misionar en los extremos el mundo; otros, con dedicarse a las misiones populares o al servicio de los marginados. Pero murieron seguros de que su martirio daría a su querida congregación un nuevo vigor. Los 51 Mártires de Barbastro fueron beatificados por Juan Pablo II el 25 de octubre de 1992. Su memoria anual se recuerda el 13 de agosto. El mismo venerado pontífice había beatificado al obispo Asensio el 4 de mayo de 1977. Entre tanto el testimonio heroico de otros miles de pastores, religiosos y laicos que entregaron sus vidas durante el conflicto hispano en supremo acto de fidelidad cristiana, es todavía un capítulo por cerrar. La mayor parte de sus protagonistas son aún “soldados desconocidos” ante el pueblo cristiano. t

Alfredo Barahona Zuleta 21


Diario Bíblico 2012 ¡¡ Ya está disponible !!

Presenta un nuevo diseño exclusivo,

impresión a todo color,

2 versiones: portada vinil y full color,

evangelio y comentarios diarios,

material de apoyo para la oración,

tiempos litúrgicos indicados por color,

santoral católico,

amplio espacio para notas diarias, entre otros.

El valor de nuestra programación es el mensaje humano, social, de experiencia de vida, de misión. En resumen, es un mensaje claretiano. Por esto, queremos invitarlos a participar con nosotros en radio Telar, a aceptar el desafío de tejer una red que conduzca y amplifique nuestro mensaje, nuestros ideales. Eso es radio Telar, sean bienvenidos.

radio telar

www.radiotelar.net

La Palabra de Dios no está encadenada Reseña-homenaje al Padre Bernardo Hurault (el gran autor de la Biblia Latinoamericana, profeta de nuestro tiempo) Por: José Agustín Cabré Rufatt

Estos productos, y más, pueden ser adquiridos en: 22

ECCLA

Ediciones y Comunicaciones Claretianas

Zenteno 762, Santiago. F: (2) 695 34 15 Fx: (2) 695 34 07 www.eccla.cl eccla@eccla.cl


Tapados de cenizas, pero ¿quién nos quita lo “bailao”? “No se puede creer. ¡Es impresionante! El paisaje es triste, de estepa, hay sequía y cenizas por doquier. La situación es grave… y de consecuencias insospechadas”. Así comenzaba el angustioso relato que hacía a sus amigos de la red social Facebook el misionero claretiano Francisco Chmelar frente a la complicadísima situación que por entonces debían enfrentar los habitantes de la localidad Ingeniero Jacobacci, ubicada en la Patagonia argentina. El 4 de junio anterior el volcán Puyehue, situado en el cordón Caulle (territorio andino chileno), entró en erupción. Las delirantes imágenes que lanzó la televisión mostraron la catástrofe natural en toda su desbordante expresión. En las horas posteriores una inmensa nube de cenizas volcánicas se elevaba por el cielo, para dejar caer en todos los poblados de los alrededores un polvo gris y mortífero. Este recorrió los cielos por casi dos mil kilómetros, llegando hasta el océano Atlántico. Los habitantes de grandes zonas patagónicas eran evacuados; la agricultura sufría uno de los episodios más nefastos de su historia, y la ganadería lidiaba por sobrevivir en un paisaje funesto que se vistió de gris y dolor. Esta dantesca situación, sumada a la fuerza de la pequeña comunidad claretiana, conmovía en el relato de Francisco en Facebook:

Esta ceniza, “como si se tratara de cristales en suspensión, afecta las vías respiratorias, los oídos, y está en todos los rincones de las casas, de las máquinas y de los alimentos… Ni se sabe aún qué será de nosotros. Lo que sí sabemos es que estamos para dar la vida”. Solidaridad versus maledicencia Cuando se opta por la vida, el camino es desafiar la emergencia. Y así lo hicieron. El pueblo de Jacobacci necesitaba gente decidida y dispuesta a ofrecer su solidaridad en medio de la crisis y el desconcierto. Y los misioneros se involucraron junto a numerosos hermanos en misión compartida: comunidades, docentes, alumnos, otras iglesias y miembros de todos los partidos. Sin embargo, hubo dificultades y malas interpretaciones del trabajo realizado. Fueron acusados de estar realizando una campaña política a favor de uno de los partidos en tiempo de elecciones, y hubo ataques al cura párroco y a la Iglesia Católica.“Nos quisieron dejar mal parados delante del pueblo, pero, a la inversa, quedamos en una situación mejor que siempre” , señala el P. Francisco. Continúa >>

23

Fotos: Archivo.

Drama y solidaridad en la Patagonia argentina:


Drama y solidaridad en la Patagonia argentina:

Tapados de cenizas, pero ¿quién nos quita lo “bailao”? Viene de la pág. anterior >>

Pese a los malos presagios, la gente se sumó dando a la parroquia un apoyo impresionante, lo que hizo crecer la credibilidad, por la organización que se dieron, por la forma del trabajo realizado y por su trasparencia. Felices, aunque muertos de frío Siempre se mantuvieron unidos, porque el fuego del Espíritu fue iluminando sus acciones. De allí que su relato por Internet concluyera tan hermosamente: “Nos sentimos tranquilos; llenos de ceniza, pero unidos a la gente, 24reflexionando la realidad desde la Pala-

bra y trabajando codo a codo entre todos, porque se trata de una “conducta”, asumiendo la responsabilidad de ponerle el pecho a la crisis, con solidaridad, organización y justicia social tan largamente esperada”. Desde que el padre Francisco escribió, relatando lo acontecido, a sus amigos de la red social, han trascurrido varias semanas. En un correo que hizo llegar recientemente a TELAR se percibe la emoción y la alegría actual: -Amigos: les escribo desde un cyber, y se aprecia que el teclado se traba...

Y bueno, la ceniza aún echa a perder todo. Pero les daré una hermosa noticia: anoche nevó. Sí; cayeron como cuatro centímetros de nieve. Hace siglos que la esperábamos. Es poca, pero es algo. La ceniza quedó tapada, salió el sol y recuperamos un paisaje fenómeno. Estamos felices, aunque muertos de frío. Para mañana nos anuncian una mínima de diez grados bajo cero y una máxima de apenas cuatro sobre cero. No importa. Si hace frío danzaremos, y ¿quién nos quitará lo bailao?. t Silvia Yermani V.


Telar 48