Ciudad nueva - Noviembre 2021

Page 1

Cultura

Sociedad

Psicología

Iglesia Católica y liberalismo Reconciliación pendiente

Trabajo y empresa No basta la productividad

Hambre emocional ¿Por qué comemos?

Ciudad nueva URUGUAY | PARAGUAY Noviembre 2021 | Nº 11 | Año XLII

Chiara Lubich y la Política África

El grito silencioso de la pandemia

Se vende. ¿O no?

Las razones que llevan a una persona a la autoeliminación son múltiples y complejas, pero es esencial sensibilizarnos para poder prevenir situaciones de riesgo en nosotros y en las personas de nuestros entornos


Sumario Nº 11 Noviembre 2021 Año XLII

03 04

Editorial Nobel 2021: barómetro y hoja de ruta

05

Mens sana Ser emocionalmente flexibles, clave para una pareja feliz

06

Cultura La reconciliación pendiente entre Iglesia Católica y liberalismo Sociedad De lo real a lo virtual ida y vuelta Sociedad No basta la productividad

08 10 12 16 19 20

Revista mensual internacional editada por el Movimiento de los Focolares

Propiedad de la Asociación Civil Ciudad Nueva

08 Piqsels

Internacional / Análisis Las desigualdades son comorbilidades

16 notizie.it

Cultura de la unidad Un mondo LEGO® sorprendente Palabra de Vida Noviembre 2021 “Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios” Palabra vivida “Era un día que no prometía nada bueno...”

22 24 26

Focolares Jícara: reviviendo un alimento ancestral

Consejo de redacción: Ana Giucich, Lidia Iglesias, Claudio Larrique, Lía Nogueira, Alejandro Poirier, y Eduardo Roland Diagramación: A.L. Diagramaciones Corrección: Delia Clariá y Eduardo Roland Redactor responsable: Dr. Raúl Gamarra Santa Cruz Pablo de María 1032, Montevideo rgamarrasantacruz@gmail.com Registro M.E.C. Nº 1923 No contribuyente Depósito Legal: 360773 Los contenidos textuales pueden reproducirse total o parcialmente citando la fuente: Ciudad nueva. Este número se cerró el 1 de noviembre de 2021.

26

Juan García - Niú

Ciudad nueva También en:

www.ciudadnueva.focolar.org.uy

Todos hermanos Diálogo y amistad social

Ciudad Nueva Uy Py

Vida sana El hambre emocional: ¿por qué comemos? Espiritualidad En la piel del otro

28 Arte & espectáculo

@CiudadNuevaUyPy Centros de difusión - Mov. de los Focolares

Fotos de tapa: Piqsels

Uruguay (Montevideo) * Pablo de María 1032 C.P. 11200. Tel. 2412 2863 * Palmar 2570 C.P. 11 600. Tel. 2708 9337 * Centro Mariápolis “El Pelícano”. Cno. Siete Cerros y Ruta 102 C.P. 12100. Tel. 2222 1356 Paraguay (Asunción) * Ygatimí 772. Tel. (021) 445390 * San José 447. Tel. (021) 213535 * Centro Mariápolis “María, Madre de la Humanidad” Urbanización Surubi-i - Ruta Camino hacia Limpio Mariano Roque Alonso. Tel. (021) 753 771

Suscripciones

Paraguay: Colaboraciones y consultas: Tel.: (021) 451368 Cel.: (0991) 803616 cnpy2014@gmail.com

Uruguay:

Consultas:

-Depósito en Caja ABITABNET Nº 4104 a nombre de Editorial Ciudad Nueva.

Consultas:. Tel.: 2412 2863 Cel.: 095 010 556

Aportes y colaboraciones:

- Depósito bancario en BROU Caja de Ahorro Nº 110008791-00001. Enviar copia de comprobante a la administración.

2

Administración y redacción - Uruguay: Pablo de María 1032 Montevideo Teléfono: 2412 2863 ciudadnueva@focolar.org.uy

Presidente: Santiago Mampel Director de redacción: Silvano Malini

Entrevista La cara silenciosa de la pandemia

Ciudad Nueva

Ciudad nueva en el mundo: 36 ediciones en 22 idiomas. Fundada en 1956 en Roma por Chiara Lubich, con la colaboración de Pasquale Foresi.

Administración y redacción - Paraguay Independencia Nacional 1076 Asunción Teléfono: (021) 45 13 68 ciudadnueva@focolar.org.uy

22

30

Ciudad nueva

Mundo sustentable Donde la ecología y el urbanismo se encuentran

Ciudad nueva - Noviembre 2021

En Uruguay

ciudadnueva@focolar.org.uy www.ciudadnueva.focolar.org.uy


Editorial

Nobel 2021: barómetro y hoja de ruta En el mes de octubre, según una consolidada tradición, las academias suecas y el comité noruego de los Premios Nobel han dado a conocer los ganadores de la edición 2021. Como sucede con frecuencia, la elección de los laureados responde a criterios sin dudas meritocráticos y científicos, pero también políticos y morales. Son una suerte de “barómetro” del clima socio-ético-geo-político occidental. Veamos los premiados de este año. El Nobel de Medicina será otorgado en diciembre a los estadounidenses David Julius y Ardem Patapoutian. En la motivación, se lee que la distinción se debe a “sus grandes aportes al estudio de cómo nuestro sistema nervioso siente el calor, el frío o los impulsos mecánicos”. El premio de Física irá a manos del japonés Syukuro Manabe, del alemán Klaus Hasselmann y del italiano Giorgio Parisi. Manabe y Hasslemann serán premiados por sentar las bases de nuestro conocimiento sobre cómo influye la humanidad en el clima de la Tierra; Parisi recibirá el galardón por sus contribuciones a la teoría de los materiales desordenados y de los sistemas complejos. O sea, la Academia da un espaldarazo a la credibilidad de la teoría del cambio climático y a las neurociencias y al machine learning, que indican claramente un futuro que no se puede detener, el de la inteligencia artificial integrada a la humana. El alemán Benjamin List y el estadounidense David MacMillan recibirán en Estocolmo el Nobel de Química por el descubrimiento de la organocatálisis asimétrica, una nueva y precisa herramienta para la construcción molecular. Según avanza la industria, la habilidad de los químicos para crear nuevas moléculas capaces de formar materiales elásticos y duraderos, almacenar energía o inhibir el

desarrollo de las enfermedades es cada vez más demandada. Nuevas necesidades requieren de nuevos materiales y, por tanto, de nuevas maneras de conseguirlos. Y maneras responsables con el medio ambiente, barata y eficiente. Es innegable aquí que la Academia de las Ciencias de Suecia tomó nota de que la pandemia del Covid-19 ha dejado nuevos escenarios y nuevas necesidades. El ambicionado premio de Literatura será para el novelista zanzibarí, Abdulrazak Gurnah, elegido por “sus relatos de los efectos del colonialismo y el destino de los refugiados en el Golfo entre culturas y continentes”. Migración, acogida, crisis y búsqueda de la identidad, por lo tanto, son las temáticas subrayadas, más allá del talento del ganador. Dos periodistas, la filipina Maria Ressa y el ruso Dmitry Muratov ganaron el influyente Nobel de la Paz. El Comité Noruego los ha galardonado por sus esfuerzos para salvaguardar la libertad de expresión, una de las condiciones básicas para el funcionamiento de la democracia y la consecución de una paz duradera. Un claro mensaje contra los autoritarismos y los abusos de poder y por el respeto a los derechos humanos. Finalmente, el Premio Nobel de Economía será para David Card (canadiense), Joshua Angrist (estadounidense-israelí) y Guido Imbens (neerlandés-estadounidense). Mientras el primero ganó por “sus contribuciones empíricas en la economía del trabajo”, Angrist e Imbens lo hicieron por sus aportes metodológicos “al análisis de las relaciones causales”. Mediante los experimentos naturales,

Card consiguió analizar los efectos en el mercado de trabajo de los salarios mínimos, de la inmigración y de la educación”. Otro aval al método científico. O incluso, simplemente, al método, a la seriedad, una crítica a la improvisación y a la cultura de la superficialidad informativa. Se requiere inversión para la investigación, se requiere investigación para la creatividad y para que ésta se haga innovación, progreso, y no tan solo progreso material, parecen dejar en claro las academias y el comité del Nobel. Este año el acento se puso en la integración social, en la educación y en el trabajo para todos, en el intercambio de conocimientos, en la condena a los colonialismos, a los autoritarismos y a las injusticias económicas. Se remarcó la necesidad de una democracia efectiva, de calidad, expresión de todos sin exclusiones y orientada al bien común. Habrá que inocular el cuidado de nuestra “casa común” y de todas las personas —con énfasis en los más débiles— en la sociedad, en cada comunidad y en cada país, para que lo humano prevalezca siempre por sobre lo meramente económico. Porque quedó demostrado, como nunca en estos años pandémicos, que la humanidad es una familia, disfuncional, pero familia al fin. Ojalá que esta familia pueda gozar un poco más los frutos de una fraternidad efectiva y afectiva.

Ciudad nueva - Noviembre 2021

3


Mundo sustentable

Desarrollo local “verde” Lucía Martínez

Donde la ecología y el urbanismo se encuentran__________________________________________

Wild Swimming Holes

Las ciudades de la provincia costera de Guanacaste, en Costa Rica, ocupan un área de bosques secos tropicales. Para sus necesidades de agua potable, los centros urbanos de esa región dependen de pozos poco profundos perforados cerca de la costa, lo cual hace que los mismos sean frágiles y que el agua sea propensa a la salinización. Para proporcionar un mejor suministro de agua se construyó el Acueducto Costero de Santa Cruz aprovechando y protegiendo el acuífero Nimboyores, un reservorio de agua subterránea. El proyecto requirió la colaboración de instituciones gubernamentales, municipios, comunidades y especialmente de 14 asociaciones administrativas de acueducto y alcantarillado comunal (ASADA) encargadas de construir y administrar la infraestructura de distribución de agua en los barrios. La obra fue inaugurada en 2019. En Playa Potrero, María Lourdes Valverde, presidenta de la ASADA local, quería hacer más por la comunidad. Allí

4

Ciudad nueva - Noviembre 2021

comenzó un proyecto de eco-ladrillos producidos mediante el reciclaje de botellas plásticas de la playa cercana rellenadas con arena y una tapa de hormigón. Los eco-ladrillos se utilizan para construir el centro comunitario y educativo del barrio. Esto promovió una nueva conciencia de que las cosas desechadas todavía pueden ser útiles, socavando la todavía muy común mentalidad de generar residuos sin reciclar. Las tapas de las botellas también se utilizaron como decoración para los murales y el parque infantil del centro. Recientemente se inauguró una estación de recolección de reciclaje. Los proyectos de infraestructura nuevos o mejorados son otra herramienta importante para ayudar a las personas a tener mejores condiciones de vida. En Playa Potrero se inició un proyecto de agricultura orgánica para ayudar a mujeres y niños de los barrios pobres cercanos, que ahora pueden producir suficientes alimentos para sus familias y disponer de ingresos adicionales para

pagar sus cuentas y comprar ropa. Los niños ahora pueden esperar un futuro sostenible. La transformación de la zona ha llevado menos de cinco años. Los proyectos futuros incluyen un sistema de alcantarillado con la colaboración de otras comunidades, así como un corredor biológico que utiliza plantas nativas para proteger la cuenca del acuífero. A una escala mayor, como Guanacaste es un destino turístico de primer orden, los inversores apuntan a construir mega hoteles. Sin embargo, dado que los hoteles turísticos necesitan más agua de la disponible, algunos proyectos no recibieron luz verde para seguir adelante por parte de las asociaciones locales. En cambio, se está considerando un “Tour Acuático” a través del corredor biológico propuesto por las ASADA. Como parte de este paquete turístico, se invitaría a los turistas a plantar árboles. Esto no solo proporcionará dinero para mantener la infraestructura y preservar el acuífero, sino que también ayudará a lograr un desarrollo sustentable para la zona.


Mens sana

Psicología Chiara Spatola

Ser emocionalmente flexibles, clave para una pareja feliz

Kulli Kittus -Unsplash

¿Cuáles son los factores psicológicos que ayudan a tener una relación sana y feliz en pareja? Un estudio reciente de los investigadores Jennifer Dark y Ronald Rogge nos ayuda a responder esta pregunta. Se trata de un meta-análisis, es decir, de una investigación que analiza de manera combinada los resultados de diferentes estudios para luego ofrecer un resultado de conjunto. Lo que surge de esta investigación es que cuanto más flexibles emocionalmente sean los componentes de la pareja, tanto más sólida será la relación. Por el contrario, los comportamientos caracterizados por la inflexibilidad y la rigidez amenazan la salud de la relación. Entonces, ¿cuáles son las trampas que debemos evitar si queremos proteger y hacer crecer la relación de pareja? El primero es la huir del dolor. Cuando el único objetivo es sentirse bien,

evitando a toda costa pensamientos, sentimientos y experiencias difíciles, el riesgo es alejarse del otro. Estar juntos, escucharse, dialogar y compartir puede traer consigo experiencias desagradables. No podemos vivir plenamente una relación si no somos capaces de aceptar sus sombras, sus pasajes estrechos, sus tramos cuesta arriba. Una actitud de mayor aceptación y apertura a las vivencias ayuda a afrontar de forma más flexible las diferentes etapas de la vida en pareja, incluidas las más duras y estresantes. La segunda trampa es la distracción. Cuando adoptamos una modalidad que podríamos definir la del “piloto automático”, muchas cosas se dan por sentadas, nos cuesta más sintonizarnos realmente con el otro, con lo que vive, con sus necesidades y deseos más profundos. Pero no solo eso. Nos cuesta sintonizarnos incluso con nosotros mismos.

Otro aspecto que puede poner en peligro la relación está relacionado con la pérdida de contacto con las prioridades más profundas. Esto puede suceder especialmente en las fases más estresantes, pero también simplemente porque estamos inmersos en la rutina diaria. Por lo tanto, puede ser importante tomarnos un tiempo de vez en cuando para reflexionar sobre lo que queremos para nosotros, para nuestra pareja y para la relación entre ambos. También resulta un obstáculo para la relación interpretar nuestros propios pensamientos y sentimientos difíciles como fallas personales, juzgarnos a nosotros mismos o culparnos por solo sentirlos. Si vemos nuestras vivencias difíciles como un obstáculo que nos obliga a desviarnos de nuestras metas, no podremos continuar el camino en la dirección que queremos. La flexibilidad psicológica, en cambio, nos permite persistir en la dirección importante, pudiendo aceptar y atravesar los altibajos de la vida. Para pasar de la rigidez a un modus vivendi más flexible, la pareja debería dedicar momentos para dialogar, para volver la mirada a los valores más profundos y deseos de recalibrar la vida cotidiana sobre ellos. Eso es, renovar la atención hacia el otro, el cuidado y el compromiso con la relación, redescubriéndola como algo delicado y preciado. También puede ser importante compartir con el otro los sentimientos negativos, no de forma agresiva o defensiva, sino como algo que se puede atravesar juntos, mirando en una dirección común, buscando nuevas formas de sintonizar incluso en los momentos más difíciles. Ciudad nueva - Noviembre 2021

5


Cultura

Aporte Gustavo Irrazábal*

La reconciliación pendiente entre Iglesia Católica y liberalismo Un acercamiento apreciativo —y a la vez crítico— por parte de la Iglesia respecto al liberalismo es una tarea que urge, en el entendido de dar sentido a la evolución del magisterio social realizado por ella a lo largo del siglo XX

En su encíclica social Rerum novarum (1891), el Papa León XIII condenó al socialismo por su rechazo de la propiedad privada y su instigación a la lucha de clases. Pero la evolución histórica obligó a introducir matices en esta posición. Ya en 1931, Pío XI distinguió entre un socialismo revolucionario —al que siguió condenando sin atenuantes— y un socialismo reformista que aceptaba participar en la vida democrática, aunque este último seguía siendo —a su juicio— incompatible con la fe cristiana. Una nueva diferenciación fue introducida por Juan XXIII y Pablo VI, que distinguieron entre las “ideologías” (visiones cerradas de la realidad) y los “movimientos históricos”, los cuales, si bien se inspiran en ellas, muestran mayor flexibilidad y pragmatismo por su cercanía con la complejidad de la realidad social. De este modo, si bien para un cris-

6

Ciudad nueva - Noviembre 2021

tiano no sería lícito adherir al marxismo como ideología (en el primer sentido), sí le sería posible participar en un partido “socialista” en la medida en que sea compatible con su fe. Es sugestivo que este refinamiento progresivo en la valoración del socialismo no haya tenido lugar en la misma medida con relación al liberalismo, que siguió siendo siempre considerado un pensamiento relativamente homogéneo y susceptible de ser criticado en bloque. Se trata de una paradoja notable, si pensamos que —sobre todo tras la Segunda Guerra Mundial— la Iglesia Católica ha dado grandes pasos en la aceptación de la democracia republicana (liberalismo político) y de la economía de mercado (liberalismo económico), sin que ello se reflejara en un juicio más diferenciado sobre su fundamento filosófico.

Podría buscarse alguna explicación en el campo histórico, interpretando este hecho como una secuela de los enfrentamientos entre la Iglesia y los Estados liberales en el siglo XIX. También puede apuntarse a cierto sesgo de la sensibilidad católica en favor de las apelaciones a la solidaridad, tan abundantes en la retórica socialista como ausentes en la liberal. Pero es cierto que entre la visión liberal de la sociedad y la católica existe una diferencia profunda, que no es posible soslayar. Dicho de un modo muy esquemático, para la primera, la comunidad política no tiene un fin propio, salvo en un sentido puramente formal: el de preservar la autonomía de los individuos que la componen, haciendo posible que persigan sus respectivos proyectos de vida. Al contrario, en la visión católica, la comunidad política no consiste sólo en un conjunto de individuos ocupados en sus fines particulares, sino que constituye una unidad orgánica, cohesionada por un vínculo espiritual y dotada de un fin específico —el bien común—, que incluye pero a la vez trasciende el bien particular de sus miembros. La diferencia no es tan dramática como parece, si evitamos caer en las caricaturas. Liberales y católicos coinciden en que la democracia debe fundarse en el respeto de los derechos humanos, pero los liberales insistirán más en los derechos civi-


les y políticos —las “libertades” — mientras liberales y católicos coinciden en que la democracia debe fundarse en el respeto de los derechos humanos, pero los liberales insistirán más en los derechos civiles y políticos mientras que los católicos harán hincapié en los derechos sociales. Ambos podrán aceptar la idea de que la democracia debe inspirarse en valores, pero los liberales se atendrán a aquellos de carácter formal: la libertad y la igualdad (entendida como igualdad de oportunidades, es decir, ausencia de privilegios), mientras que los católicos sostienen que esos valores formales se vacían de significado si no arraigan en un “humus” cultural, una visión ética compartida por el pueblo en su conjunto. Estos acentos revelan una tensión irreductible, pero no necesariamente una disyuntiva, a menos que prevalezca el talante polémico sobre la reflexión serena. Porque la razón pública, la que preside el diálogo social, requiere de ambas dimensiones: la focalización en los valores específicamente políticos (paz, igualdad, justicia), pero también la posibilidad de comunicarse en el nivel de las visiones comprehensivas de la realidad (sean religiosas o no), sin las cuales los conceptos políticos permanecen “formales”, es decir, vacíos de contenido concreto. Quien pretende, por ejemplo, defender el “matrimonio” entre personas del mismo sexo alegando el derecho a la libertad de todo adulto para contraer nupcias con la pareja de su elección, está implícitamente adhiriendo a una visión sobre la naturaleza y el fin del matrimonio: la institucionalización de un vínculo romántico. Y quien promueve el aborto invocando la libertad de la madre está presuponiendo una idea sobre el estatuto ontológico del embrión (en este caso, negando su condición de vida humana). Estas y otras muchas cuestiones no pueden resolverse sin apelar a convicciones de fondo, religiosas o filosóficas. ¿Por qué habría que dejarlas de lado o confinarlas al ámbito privado, si de hecho son ineludibles y, más aún, son un aporte imprescindible para el diálogo público? El verdadero respeto cívico no consiste en ocultarlas o desinteresarse de ellas, sino en incorporarlas al debate cuando

Falco - Pixabay

son relevantes. La “neutralidad” política es un mito, generalmente utilizado para imponer subrepticiamente una ideología particular sustrayéndola a la posibilidad de crítica. Por otro lado, sin embargo, es cierto que si se pretende fundar la unidad de la sociedad en una idea “integral” y homogénea de la cultura, se corre el riesgo de imponer coactivamente al conjunto de sus miembros una determinada concepción, sea desde el Estado o desde algún sector ideológico. En este sentido, los recelos liberales son comprensibles, pero podrían atenuarse con dos aclaraciones. En primer lugar, el vínculo espiritual al que hicimos referencia puede ser concebido de un modo no maximalista, dejando así lugar al pluralismo característico de las sociedades modernas y libres. Por otro lado, señalar la necesidad de ese sustento cultural para la democracia no significa subordinarla al peligroso concepto del “ser nacional”, ni asignar a la Iglesia el rol de tutora del mismo. Simplemente supone reconocer a ésta la libertad para ejercitar su misión de evangelizar la cultura, junto al derecho análogo de otras religiones y grupos culturales de proponer sus propios mensajes. Los derechos humanos, que son el corazón de la ética política moderna, se fundan en un consenso mínimo de carácter político y formal. Sólo un grado suficiente de acuerdo sobre algunos valores sociales de fondo puede darles contenido y concreción, una cierta visión de la

dignidad humana que evite que se conviertan en categorías vacías, ideológicamente manipulados o multiplicados de modo caótico. Un liberalismo que se encierra de modo excluyente en la afirmación de las libertades individuales lleva a la confrontación permanente y a la fragmentación social. Un comunitarismo culturalista que viva de la nostalgia (históricamente fantasiosa) del unanimismo lleva a formas explícitas o larvadas de autoritarismo. En este sentido, insistía Juan Pablo II en que “una democracia sin valores se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto”. Faltaría agregar que una democracia que pretenda fundarse en el mítico “ser de la nación” o del pueblo corre un peligro similar. La reconciliación con el liberalismo —entendida como un acercamiento apreciativo y a la vez crítico— es una tarea que urge, para dar sentido a la evolución del magisterio social a lo largo del siglo XX. Postergar este desafío, o peor aún, desconocerlo, significaría profundizar la confusión y la crisis que vive hoy en el mundo la democracia republicana, el único sistema que se ha mostrado históricamente eficaz para defender la dignidad humana. * Artículo publicado originalmente en la revista Criterio, de Buenos Aires, con el título “La reconciliación pendiente entre la Iglesia y el liberalismo”. Ciudad nueva - Noviembre 2021

7


Sociedad

Nosotros, la información y el mundo digital / 1 Stefania Tanesini*

De lo real a lo virtual ida y vuelta Han quedado lejos los días en que lo real y lo virtual estaban claramente separados. Vivimos en la era híbrida de la onlife y, tras dos años de pandemia mundial, los teóricos y filosóficos de la sociedad de la información miran más allá, hacia un ecosistema digital más humano Soy una gran amante de los viajes. Cuando llego a un lugar prefiero un enfoque de inmersión para experimentar el genius loci, ese conjunto de características socioculturales que definen un entorno, una ciudad. Las islas Feroe son un archipiélago de 18 minúsculas islas volcánicas con un aspecto de cuento de hadas y de tierra virgen, situadas entre Islandia y Noruega, que descubrí durante el confinamiento, en un intento de no dejar de viajar, aunque sea encerrada entre cuatro paredes. Pude viajar a lo largo y ancho de una de ellas gracias a una nueva herramienta de turismo a distancia que la Oficina de Turismo de las islas Feroe puso a disposición, creando una experiencia de viaje virtual. Una especie de consola conectaba al “turista” con un habitante de las islas Feroe de carne y hueso, equipado con una bodycam, una microcámara que transmitía en directo. Durante cerca de una hora pude “explorar” el paisaje y el entorno con los ojos y las piernas. Una experiencia altamente real que me recordó el teorema de William Thomas, un sociólogo estadounidense que en 1928 escribió: “Si los hombres definen ciertas situaciones como reales, son reales en sus consecuencias”. Un supuesto que nos llega hoy con toda su fuerza y que ilustra perfectamente la dimensión “real” de la moderna sociedad hiperconectada. Me explico: la presión de las yemas de los dedos sobre la pantalla táctil del

8

Ciudad nueva - Noviembre 2021

móvil o la tableta es hoy el gesto puente por excelencia que une lo real y lo virtual. Pensemos en el clic con que compramos un producto en línea: a veces no pasan ni 24 horas antes de que nos lo entreguen en casa. En definitiva, a través de las aplicaciones y las redes sociales tomamos decisiones reales, acciones cotidianas, nos formamos una opinión, seguimos una tendencia, una moda. Onlife, la sociedad de los manglares “La barrera entre lo real y lo virtual ha caído, ya no hay diferencia entre lo online y lo offline, sino que hay una onlife, una existencia, una vida híbrida”. El profesor Luciano Floridi, uno de los mayores expertos mundiales en Filosofía y Ética de la Información, y profesor en Oxford y en la Universidad de Bolonia, aclara nuestras ideas. Utilizando una metáfora, el filósofo explica la onlife como “la sociedad de los manglares, porque viven en aguas salobres donde se encuentran el mar y el río”. En la jerga de Twitter, quizá la más culta de todas las redes sociales en uso, “la vida” es un trending topic, un término que está recurrentemente en boga. En las redes sociales, cada vez hay más espacio para las historias, para contar la propia existencia a través de videos, pies de fotos, gifs, música, etc. Lo que cuenta es estar ahí, además de esa necesidad primaria y antropológica que es el reconocimiento social de nuestra existencia; ergo, si no tienes visibilidad, no existes.

Por lo tanto, tenemos que estar de acuerdo con el gran teórico de la comunicación, Marshall McLuhan: en los inicios, cuando la revolución digital se consideraba ciencia ficción, escribió que los propios medios de comunicación no son más que extensiones del cuerpo humano, que amplían las posibilidades de uno o varios órganos en detrimento de otros, porque algunas innovaciones tecnológicas tienen el poder de cambiar el entorno1 en el que vive una persona. El negocio de la atención Las redes sociales de última generación, como Tik Tok e Instagram, en las que la hegemonía estética es el factor dominante, podrían llevarnos a pensar que estamos ante el advenimiento de un “neodeterminismo tecnológico”, es decir, la idea de que la estructura mental y la cultura de las personas están moldeadas por el tipo de tecnología con la que cuenta la sociedad. Entonces, ¿es la tecnología la que nos influye y nos cambia profundamente, o somos nosotros los que, según nuestras necesidades sociales y culturales, la dirigimos? Ambas teorías son probablemente ciertas,


para ayudarlos a reconocer y combatir la manipulación.

Pxfuelcom

porque hoy podemos decir que son pasos en un mismo camino. Pensemos en Internet y en la revolución digital que le siguió: tras una fase de adaptación y redefinición, hoy es la tecnología la que nos cambia profundamente, como demuestran los numerosos estudios neurocientíficos sobre las consecuencias cerebrales de nuestra vida hiperconectada. La media de atención frente a una pantalla es de cuarenta segundos cuando estamos en el trabajo, mientras que fuera de él es aún peor, porque estamos saltando constantemente de un chat a una foto y a un posteo. En un mundo siempre conectado y distraído, la atención se ha convertido hoy en el bien más preciado, el verdadero negocio de los gigantes de la web. “La consecuencia es que nos estamos convirtiendo en criaturas solo reactivas. Es estupendo tener acceso a mucha información, pero si nunca ejercemos la lógica y la razón estamos en problemas. Los investigadores han descubierto que la mitad de nosotros ya no piensa racionalmente. La cuestión es cuándo nos daremos cuenta de que lo que es-

La media de atención frente a una pantalla es de cuarenta segundos. “Nos estamos convirtiendo en criaturas solo reactivas”. Michael Merzenich tamos perdiendo es mucho más de lo que estamos ganando. La tecnología nos está cambiando, y nos está cambiando justo en la cabeza”. Lo explica el profesor emérito de la Universidad de California en San Francisco y uno de los neurocientíficos más conocidos del mundo, Michael Merzenich, quien continúa: “Hay un umbral a partir del cual estas herramientas que nos facilitaban la vida empiezan a retroceder de forma destructiva, y probablemente ya hemos cruzado esa línea”. Lo que está en juego es nuestra integridad humana, por lo que el neurocientífico sugiere trabajar intensamente en la educación de los niños desde muy pequeños

Del tiempo lineal al tiempo circular Según el profesor Floridi, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en la “infoesfera” —exactamente 6 horas y 22 minutos al día, según el informe anual Digital 2021 de We Are Social y Hootsuite2—, es decir, “el espacio de información digital en el que nos movemos”. Así que, como dijo este filósofo en una entrevista televisiva, “ya no tiene sentido preguntar a alguien si está conectado porque tiene un smartphone en el bolsillo, tal vez un smartwatch en la muñeca, mientras nos habla a través del bluetooth de su auto y sigue las instrucciones del navegador para orientarse por las calles de Roma”. Pero si hemos tenido que redefinir el concepto de “realidad” asociado a la llamada revolución digital, lo que nunca se ha cuestionado es el del “tiempo”. Lo que pasamos frente a una pantalla es a todos los efectos “tiempo real”, compuesto por minutos, horas, días. También envejecemos mientras chateamos, hacemos clic, publicamos contenidos o navegamos por Internet. Lo que cambia es nuestra percepción del tiempo, que se expande y cambia frente a una pantalla. A romper la barrera espacio-temporal contribuyen hoy en día no solo las redes sociales, sino también los servicios de streaming de video, desde Netflix, pasando por Amazon Prime, Sky, hasta el más reciente Disney+, que está escalando con éxito las listas de audiencia. Gracias a estas plataformas, ya no me pierdo el final de la película, ni el episodio de la serie de televisión. No tengo que volver deprisa a casa ni cumplir los horarios. Todo en la red en todo momento: el tiempo pasa de ser lineal a circular. *El artículo original fue publicado en le revista italiana Ekklesia. Traducido por Lorena Clara Klappenbach. La autora es directora de la Oficina de Comunicación del Movimiento de los Focolares. 1

McLuhan, H. M., Gli strumenti del comunicare, Ed. Il Saggiatore (1967). 2 En Digital 2021: dati globali. Ciudad nueva - Noviembre 2021

9


Sociedad

Trabajo y empresa Daniel Fassa (desde Brasil)

No basta la productividad Crece en el mercado la preocupación por la calidad de la experiencia cotidiana de los trabajadores. Las transformaciones efectivas requieren cambios profundos de mentalidad

La raíz de la palabra trabajo es muy conocida: el tripalium, en latín, era un instrumento de tortura. A partir del siglo XVII, este término tomó un significado más genérico, pasando a designar a actividades productivas destinadas a una finalidad, principalmente la subsistencia. Pero su connotación negativa no desapareció. Hasta hoy, regímenes y ambientes de trabajo tóxicos hacen que muchos trabajadores experimenten sufrimientos físicos y/o morales dignos de torturadores romanos. Felizmente, una nueva generación de empresarios y trabajadores buscan transformar esa realidad. Una investigación realizada por la consultora especializada Mercer revela que, en los últimos años, un número creciente de profesionales y empresas se preocupa por la calidad de la experiencia laboral, fenómeno que se acentuó con la pandemia del Covid-19. “El 2021 clama por una visión más amplia del éxito organiza-

10

Ciudad nueva - Noviembre 2021

cional. Una visión que coloque propósito y buenos resultados para todos en el centro de la agenda de la transformación. Los descubrimientos de este año destacan la necesidad de planear cuidadosamente la transformación de la fuerza de trabajo”, se lee en la introducción del informe titulado “Vencer con empatía: Tendencias Globales de Talento 2020-2021” (del inglés, “Win with empathy: Global Talent Trends 2020-2021”). En base a entrevistas con una muestra de profesionales de Recursos Humanos de empresas de todo el mundo, el estudio afirma que “dos de cada tres funcionarios ya se habían sentido en riesgo de agotamiento antes del inicio de la pandemia. No sorprende, entonces, que en 2021 los líderes estén más preocupados en cumplir metas de transformación de cara al estrés y a la fatiga generalizados”. Continúa el reporte: “Promover cambios significativos implica implementar mé-

tricas humanas y económicas de lado a lado, posicionando la responsabilidad por los futuros de largo plazo encima de las ganancias de corto plazo y motivando a los funcionarios a poner todo su ser en el trabajo”. Trabajar con un objetivo Ese ha sido el abordaje de M2G2 Patrimonial, empresa paulista de servicios inmobiliarios. La empresa fue fundada en 2014 por tres jóvenes emprendedores descontentos con las prácticas establecidas en su especialidad. “Nosotros pasamos por muchos lugares. Yo por ejemplo, trabajé en multinacionales, en consultoras... Y una constante que veía era que el ambiente de trabajo puede ser corrosivo y tóxico: competencia, falta de valores, conductas poco éticas. Siendo corrosivo, ese ambiente repercutía en la vida de las personas. Era lo que cada uno llevaba a su casa, y lo que se vivía en la familia era eso, porque el trabajador o la trabajadora pasaba ocho horas siendo prácticamente destruida en el ambiente de trabajo”, cuenta el ingeniero André Piñero Valle, co-fundador de M2G2 Patrimonial al lado de su hermana Camila Piñero Catelan, arquitecta, y de su cuñado Eduardo Catelan, administrador financiero.


Piqsels

“Tenemos el deseo de construir una obra volcada para las relaciones humanas, pensando en el ser humano como un fin y no como un medio”, complementa Eduardo, enfatizando la importancia de tener el mismo cuidado con los clientes, colaboradores, proveedores y contratistas. “Veíamos el mercado inmobiliario muy deteriorado. La gente sentía la falta de un trabajo de excelencia, un trabajo de calidad. Entonces, cuando comenzamos con M2G2, teníamos el deseo de proponer algo diferente”, continúa el administrador. A través de espacios de reflexión y de desarrollo personal dentro del horario laboral, además de las reuniones periódicas fuera del ambiente de trabajo, la empresa busca cultivar una nueva cultura corporativa conjuntamente con sus 20 colaboradores. Los entrenamientos técnicos realizados periódicamente con sus 40 contratistas dispersos por todo Brasil también son utilizados para la difusión de esta cultura. “Pensamos que la empresa está hecha de varias células. Todas tienen que estar bien consigo y así conseguirán estar bien con las otras”, concluye la arquitecta. Jesuana Cassias Valério fue contratada por M2G2 durante la pandemia.

Aunque no había conocido personalmente a los fundadores de la empresa ni a los compañeros de trabajo, ella revela una gran sintonía con ellos: “El ambiente que encontré desde el inicio es justamente ése: poner a todos en el mismo plano, como protagonistas. Es esa apertura para que todos puedan desarrollar lo mejor de sí o hasta descubrir lo mejor que tienen. Todo es muy participativo, en el sentido de caminar juntos. Tal vez quien tenga miedo de tener esa apertura dentro de la empresa vea esto como una amenaza, pero yo veo que es una ventaja, en el sentido de ir más allá del pensamiento común. Acaba siendo una riqueza mayor, una fuente de posibilidades”. Según los fundadores, ya pasaron por la empresa colaboradores que, a diferencia de Jesuana, no se acostumbraron a esa dinámica relacional. “No es fácil encontrar personas que quieran vivir esto. Sufrimos mucho de la mano de algunos colaboradores porque dimos una libertad que no era entendida”, cuenta Camila. En esos casos —explica André—, fue necesaria una intervención: “Es la responsabilidad que tenemos como emprendedores, la de garantizar ese ambiente”.

Jefe de Felicidad Otro indicador de que la calidad del ambiente de trabajo está entrando gradualmente en el radar de las empresas es cuando surge en el mercado una nueva función: la de Jefe de Felicidad (“Chief Happiness Officer” —CHO—, en inglés). Entre las atribuciones de ese profesional están “involucrar en el liderazgo, medir el escenario de felicidad en la empresa a través de una serie de investigaciones, planear e implementar nuevas acciones”, explica Renata Rivetti, directora y fundadora de Reconnect, empresa que imparte un curso destinado a la obtención de certificación internacional en esa área. Sin embargo, continúa la especialista, “es importante dejar en claro que la felicidad en el trabajo no es ‘tener personas felices y sonriendo todo el tiempo’, ni tampoco el usar compensaciones que aumenten la satisfacción de los profesionales. Para que estos profesionales sean efectivamente felices en el trabajo es necesario implementar acciones que mejoren sus relaciones y permitan mejorar resultados”. Según Felipe Serrano, socio de Renata, establecer una atmósfera de diálogo es fundamental: “La empresa debe primeramente escuchar a sus colaboradores y entender por dónde debe comenzar a pensar en iniciativas que identifiquen las cuestiones señaladas por el equipo. Además, es fundamental garantizar que los líderes tengan conciencia de su papel en ese proceso”. ¿Todo esto es un lujo exclusivo de grandes empresas y profesionales de alta calificación? Renata afirma que no: “Empresas de cualquier tamaño, segmento y perfil profesional deben invertir en el bienestar y en la felicidad de sus colaboradores. Hemos hecho muchas presentaciones y talleres con equipos de los más variados perfiles. Estamos conversando cada vez más con equipos que están en la línea del frente de fábricas y que realizan funciones simples. El feedback de esos empleados ha sido muy positivo. Se sienten acogidos y asistidos por la empresa. Valorizar y cuidar a esos trabajadores es fundamental. Todos tenemos los mismos miedos y ansiedades y buscamos ser felices”. Ciudad nueva - Noviembre 2021

11


Entrevista

El suicidio en Uruguay Ignacio Amaro y Fabricio Martínez

La cara silenciosa de la pandemia Para el ciclo de podcast América en diálogo, Ciudad nueva habló con Jhoana Lecuna, co-fundadora del Espacio CoValente, acerca de la prevención del suicidio, corolario poco visible de la pandemia

Las muertes por suicidio en el mundo igualan a las ocurridas en accidentes de tránsito y superan a las ocasionadas por conflictos bélicos. La transición epidemiológica y demográfica ocurrida en el país pone en evidencia nuevos problemas en los que confluyen e interactúan factores individuales biológicos, psicológicos, familiares, micro y macrosociales. Uruguay es el país de América del Sur con la tasa más elevada de suicidio y es el segundo de América Latina después de Cuba. El guarismo viene aumentando desde los años 90. Según datos del Ministerio de Salud Pública de Uruguay, en el país, desde el punto de vista de los suicidios, la pandemia tuvo un impacto mayor en los hombres, mientras que la franja etaria con mayor incidencia es la de las personas de entre 80 y 84 años: el 80,9 % de los suicidios ocurridos en 2020 provienen de ese segmento. Otra estadística que tuvo un impacto mayor en comparación al 2019 fue la de los adolescentes (15 - 19 años): esta franja creció un 45 % (total 2020: 42 jóvenes). En el 2020, en todo el país se registraron 718 autoeliminaciones, numero levemente inferior al de 2019, en que se registraron 723 victimas. -Licenciada Lecuna, ¿cuál es su perfil profesional, y en qué ámbito trabaja hoy? Soy licenciada en psicología, investigadora en la Universidad de la República y consultora abocada al tema

12

Ciudad nueva - Noviembre 2021

de la prevención de suicidio. Co-fundé el Espacio CoValente, un espacio integral para el abordaje en la salud mental, donde encontrarán un equipo de psicólogos y psicólogas especializados en terapia, formación e investigación en salud mental. Lo fundaron conmigo, Romina Kosaczenko, quien se dedica al área de Discapacidad y Dependencia, Fernando Mier Sosa, el cual se dedica al Identidad y Vejez, y Carlos Urrutia, nuestro psicooncólogo. Yo me ocupo de Prevención de Suicidio e Intervención de Crisis, o sea, del intento de autoeliminacion y del acompañamiento en este tipo especifico de duelo. Trabajamos en tres ejes principales: atención psicológica, espacio de co-visión y espacio de formación. Nuestros objetivos son mejorar la calidad de vida de quienes nos consultan, aportar al conocimiento y a la investigación en salud mental y generar espacios de aprendizaje e intercambio. -¿Cuáles son las funciones de Espacio CoValente, en un tema tan delicado como es la prevención del suicidio? Espacio CoValente contribuye en la prevención de suicidios brindando charlas y talleres a quienes nos soliciten, informando a través de nuestras redes sociales, en las cuales subimos información semanalmente, y brindando atención psicológica tanto individual como familiar. Aclaro esto porque la intervención con las familias no es algo menor.

-¡Sin dudas! Por otra parte… ¿hay algo que puede hacer cada uno de nosotros para prevenir los suicidios? ¡Claro que sí! Es más, quisiera subrayar que cualquier persona, de verdad, puede contribuir en la prevención del suicidio. Hago hincapié en escuchar al otro, mirarlo, estar con el otro, acompañarlo y también orientarlo a que busque ayuda. Por ejemplo, contarle que nuestro país cuenta con lineas gratui-


en su diario convivir —lo que no es menor—, algún otro problema con la pareja, quien sienta ganas de no querer vivir más, quien esté atravesando el duelo por el fallecimiento de un familiar o la perdida del empleo, quien experimenta episodios de violencia doméstica, o el sufrimiento que genera, por ejemplo, entrar en el periodo de jubilación, o como el dejar de pertenecer, de un día para otro, a un grupo al cual se perteneció por muchos años (ése es un cambio no menor que aveces dejamos pasar por alto y genera mucha angustia); también quien se sienta solo, o con pensamientos recurrentes no debe dudar en comunicarse para que desde estas líneas de atención podamos guiarlos.

Piqsels

tas de prevención las 24 horas todos los días del año. Una de esas líneas se llama “Vida”, y se pueden comunicar con ella, en cualquier momento, a través del 0800 0767. La otra línea que continua vigente al día de hoy es la línea de apoyo emocional que se abrió en plena pandemia; se pueden comunicar con ella a través del 0800 1920. Pueden llamar a estas dos líneas todos aquellos que tienen dificultades

-El 10 de octubre se celebró el Día Mundial de la Salud Mental. ¿Se puede hacer algo para prevenir enfermedades o dolencias mentales? Si hablamos de Salud Mental, ¿qué es lo que queremos prevenir? Se intentan prevenir ciertos trastornos y patologías que afectan considerablemente nuestro cotidiano vivir en todas sus dimensiones, tanto familiar como laboral y vincular, y que además, si no son tratadas en tiempo y forma nos pueden conducir a una deficiencia justamente en nuestra calidad de vida, incluso a la muerte, como es el caso del suicidio. Por eso la importancia de prestarnos y prestar atención a lo que venimos sintiendo por sobre todas las cosas. Las personas, todos nosotros, consultamos cuando nos deriva por ejemplo nuestro médico de referencia o una institución en la cual formamos parte. Por ejemplo, en el caso de los adolescentes, el colegio al cual concurren, porque hubo algún cambio de conducta atípico, o por problemas de aprendizaje, por conductas conflictivas, entre otras situaciones. Quiero decir y compartir con ustedes, que consultar a un profesional, en este caso de salud mental, nos brinda la posibilidad de hablar y de que otro me escuche, pero por sobre todo de escucharme a mí mismos, de expresarme, de “sentirme”, de hacerme la pregunta: ¿qué siento?, ¿qué estoy sintiendo ahora? En el caso de los adolescentes, muchas ve-

ces manifiestan sentirse perdidos, incomprendidos, que no le encuentran sentido a la vida, se sienten vacíos, nos manifiestan conflictos de identidad muy claramente y quiero aclarar esto también: aunque tengan una familia, amigos o vínculos presentes, porque muchas veces se asocia una familia disfuncional a este tipo de sufrimientos, pero no es así hoy en día. Las familias funcionales son afectadas también, porque aquí es donde uno comienza a visualizar otro componente, que es el multiempleo en los padres, que conlleva estrés, angustia, ansiedad que son transferidos a nuestros chiquilines. -¿En qué está fallando la sociedad uruguaya para que el país cuente con una tasa de suicidios tan alta? Considero que nuestra sociedad uruguaya está fallando cuando es omisa, por eso quiero felicitarlos a ustedes por esta entrevista, ya que para prevenir el suicidio lo primero que tenemos que hacer es hablar, justamente, pasar de aquel mito del silencio y de lo innombrable al “hablemos”. ¿Para qué hablar? ¿Por qué preguntar? Porque es una manera de habilitar que la persona se exprese y pueda contar lo que le sucede, una posibilidad de informarnos y de generar conciencia de que es una problemática actual grave y sensibilizar para luego intervenir. Las poblaciones con mayores índices de riesgos siguen siendo nuestros adultos mayores y nuestros adolescentes. La franja etaria de 15 y 19 años es la que proporcionalmente viene aumentando sostenidamente en el tiempo. Nuestro país recién adoptó un plan de prevención de suicidio no hace más de 10 años, y la tasa del mismo en este último tiempo da prueba de que aún falta mucho por hacer, como venimos hablando, y lo que falta por hacer es —reitero— hablar. Falta mucho para desmitificar esta llamada pandemia silenciosa. Para mayor información: Instagram: suicidio.uy; covalente.psico; Facebook: Espacio CoValente. Contacto telefónico: (Jhoana Lecuna):+598 099 028 969.

Ciudad nueva - Noviembre 2021

13


Otra mirada Iglesia y Acción social / Brasil _____________________________________________________________________

El Focolar de Manaus con la Pastoral del Pueblo de la Calle, un alivio a los sin techo

El año pasado, un focolarino de nuestro Focolar de Manaus sintió el deseo de hacer algo más para las personas que se encuentran en graves dificultades. Para ello, contactó a varios sacerdotes y religiosas y se puso a su disposición. Después de un mes se presentó la posibilidad de dar una mano en la Pastoral del Pueblo de la Calle, o sea, de vivir el Evangelio con los sin techo. Todo el Focolar se involucró: Renzo, Daniel, Francisco, Valdir y Junior. Cada domingo por la noche, en la plaza de la iglesia Nossa Senhora dos Remedios, en el centro histórico de la ciudad (uno de esos lugares muy concurridos durante el día y peligrosos de noche), empezamos a ayudar en la celebración de la Palabra, luego ofreciendo algo para comer y después, en vez de marcharnos enseguida, nos quedamos con los sin techo para escucharlos. Ellos rezan con nosotros y nos cuentan lo que viven. Siempre nos agradecen, pues para ellos estar juntos, rezar, hablar, comunicar la vida de cada uno y ser escuchados les sacia el alma como una comida

14

Ciudad nueva - Noviembre 2021

lo hace con el estómago, como muchas veces nos han dicho. Nuestra presencia es una consecuencia del amor, del estar siempre disponibles para establecer relaciones con todos, incluyendo por supuesto a los del equipo de la Pastoral. Todos los viernes por la tarde nos ofrecemos para ayudar para que nuestros hermanos que viven en la calle puedan ducharse y cambiarse, con ropa que personas generosas nos donan. Involucramos en esta acción también a la comunidad local de nuestro Movimiento, y es reconfortante ver su sensibilidad al respecto, y muchos nos dan aliento, buscan comida o vestimenta o vienen a ayudarnos. Con el aislamiento debido al Covid tuvimos que interrumpir varias actividades solidarias. En ese entonces, tuvimos un encuentro online para decidir qué hacer. Estaba presente también el arzobispo. Impactado por esta situación, nos donó una suma de dinero que había llegado del Papa Francisco para que pudiéramos seguir ofreciendo una comida diaria para doscientas personas en dos grandes plazas del centro. Con esos fondos incluso se refaccionó una casa que ahora sirve de Centro Pastoral, con duchas y lavarropas. Sin duda, trabajar dos o tres horas con todo el equipamiento de seguridad en el calor de Manaus era bastante agotador, pero también era una manera concreta de ir a las periferias existenciales a buscar a los más necesitados, los predilectos del Padre. Nos dolía que no pudiéramos hacer más que entregarles algo para comer, brindarles una sonrisa, escucharlos y darles nuestro amor. La providencia de Dios, sin

embargo, no faltó nunca. Desde el Ministerio del Trabajo nos buscaron para darnos dinero y recursos para garantizar trescientos almuerzos durante 15 días más. Ello significó más trabajo para nosotros, pero no podíamos decir que no a semejante intervención de la Providencia. Durante los peores meses de la pandemia —cuando incluso no podíamos ir a trabajar— íbamos casi todos los días a repartir comida, con todo el amor que podíamos. Ahora lo hacemos los sábados y los domingos, y los viernes ayudamos con las duchas y el lavado de ropas. En estos meses han ido llegando también muchos indígenas warao de Venezuela, a quienes también ayudamos con comida. Gracias a Dios, hay pobladores de la calle que nos piden salir de la misma y conseguir una casa, o regresar con sus familiares, y podemos acompañarlos en este “renacer”. Son momentos que nos llenan el corazón, como muchos de los que compartimos con esos nuestros hermanos y hermanas. Los focolarinos del Focolar de Manaus


Gebé y Doblevé

Iglesia, conversión y transición ecológica ___________________________________________________________

El Movimiento Laudato Si’ se consolida en todo el mundo El Movimiento Laudato Si’ celebra y abraza todas las iniciativas que han nacido de la encíclica de la que toma el nombre y de todas las organizaciones que trabajan por la justicia ecológica y climática. La iniciativa nació en 2015, inspirada por la publicación del documento papal, con el nombre de Movimiento Católico Mundial por el Clima. Lo conforman más de 800 organizaciones (incluido el Movimiento de los Focolares) y miles de “animadores Laudato Si’” en todo el mundo, En el 2020, con motivo del quinto aniversario de su fundación, el Movimiento inició un importante proceso de discernimiento sobre su identidad, misión, nombre y estructuras. Este proceso se desarrolló con un espíritu sinodal, involucrando a sus miembros a través de varias rondas de consultas. Uno de los cambios más importantes de este proceso ha sido la nueva declaración de misión que propone “inspirar y movilizar a la comunidad católica para cuidar nuestra casa común y lograr la justicia climática y ecológica”. En palabras de la irlandesa Lorna Gold, presidente de la Junta Directiva, “es importan-

te señalar que la misión se está ampliando para incluir el concepto de justicia ecológica, con base en el espíritu de la Laudato Si’, donde “todo está interconectado”. En esta nueva misión se refleja una visión más amplia y coherente con Laudato Si´, que ha sido la chispa que motivó la fundación del Movimiento en un inicio”. Junto a la nueva misión se anunció una nueva formulación de valores, estructuras e identidad. Con respecto a la identidad, la gran noticia fue el cambio de nombre. Desde entonces se llama Movimiento Laudato Si’. “Comenzamos a trabajar en el cambio de nombre en 2019. La razón principal, más allá de las dificultades del nombre anterior que era demasiado largo, fue que sentíamos que Movimiento Católico Mundial por el Clima ya no representaba lo que realmente estábamos haciendo. Desde prácticamente sus inicios, el Movimiento ha desarrollado sus actividades desde la visión integral de la Laudato Si’, mucho más amplia que la crisis climática,” indicó Tomás Insúa, director ejecutivo y uno de los co-fundadores del Movimiento en 2015. La elección del nombre no fue tarea fácil:

una lista de 25 posibles nombres fue sometida a la consulta y votación de cientos de miembros del Movimiento, cardenales y otros líderes eclesiales. Luego de dos años de discernimiento, la confirmación llegó de parte del Papa Francisco: “Enviamos al Papa una carta explicándole el proceso sinodal que habíamos seguido y pidiendo su bendición para cambiar de nombre. La respuesta del Papa, en modo de mensaje escrito, llegó providencialmente en la víspera de Pentecostés, durante la Semana Laudato Si’ de este año”, recordó Yeb Saño, vice presidente del movimiento, de Filipinas. En la nota manuscrita por el Papa Francisco se puede leer: “Para el Movimiento Laudato Si’: Gracias por la misión de promover la ecología integral y por la ayuda que ofrecen a la Iglesia en todo el mundo. Feliz Semana Laudato Si’. Fraternalmente, Francisco” El Movimiento Laudato Si’ reconfirma así su identidad como movimiento global que reúne a más de 800 organizaciones miembros y a miles de “animadores Laudato Si’” a nivel local. Movimiento Laudato Si’

Ciudad nueva - Noviembre 2021

15


Internacional / Análisis

La pandemia en América Latina Juan Esteban Belderrain

Las desigualdades son comorbilidades Causas y consecuencias sociales y económicas del impacto del Covid-19 en nuestra región

“Se dice que la pandemia nos ha hecho tomar conciencia de que estamos todos en el mismo barco. No es así. La pandemia nos ha mostrado, una vez más, que unos están en el barco, mientras otros están tranquilos en la playa y otros ya cayeron al agua y se ahogaron porque nunca supieron nadar.” Esta frase textual fue escuchada en boca de una militante social brasileña, pero con términos similares fue expresada por muchos otros en muy diferentes contextos, llegando a la misma conclusión. El Covid-19 mata, pero mata más entre los más vulnerables. Al igual que sucede con las catástrofes naturales, la pandemia, al principio, parecía golpear a todos por igual. Sin embargo, rápidamente se pudo ver que los golpes más dramáticos estaban dirigidos por las ya dramáticas desigualdades existentes en las sociedades. Las injusticias contraídas históricamente en base a las diferencias de clases sociales, de género y de raza mostraron su vigencia y se incrementaron como efecto de la pandemia. Así lo demuestra el reciente informe de la Red Latinoamericana de Observatorios de la Deuda Social, con el cual se abrió la última Asamblea del CELAM (Consejo Episcopal LatinoAmericano). “La Covid-19 llega a una región marcada por una matriz de desigualdad social, cuyos ejes estructurantes —el estrato socioeconómico, el género, la etapa del ciclo de vida, la condición étnica, el territorio, la situación de discapacidad y el estatus migratorio, entre otros— generan escenarios de exclusión y discriminación múltiple y simultánea que redundan en una mayor vulnerabilidad ante los efectos sanitarios, sociales y

16

Ciudad nueva - Noviembre 2021

económicos de esta enfermedad. En el ámbito de la salud, estas desigualdades se expresan en la cobertura, el acceso efectivo y los resultados de los servicios de salud, así como en las condiciones estructurales de salud de las personas y las comunidades”. En América Latina estas desigualdades permanecen invisibilizadas o, peor aún, “naturalizadas” como producto de una historia que, desde la colonización hasta nuestros días, ha ido sedimentando las distintas formas de las desigualdades vigentes. Datos que reflejan una realidad No es casualidad que América Latina, el continente más desigual del mundo, sea también la región del planeta más afectada por la pandemia, tanto en relación con el número de contagios y muertes como en relación con las consecuencias sociales y económicas de la enfermedad. La región acumuló alrededor del 35 % de las muertes por Covid-19 de todo el globo, pese a contar solo con el 8 % de la población mundial. Sufrió también la mayor retracción económica del mundo durante 2020 (-11,4 %). Por ello la tasa de pobreza subió al 33,7 % de la población y la desigualdad creció casi un 3 %. Doscientos veintiún mil millones de personas pasaron a sufrir inseguridad alimentaria grave. Más de 3 millones de jóvenes, niñas y niños están en riesgo de abandono escolar. Tampoco es casualidad que dos de los países de la región más afectados en cantidad de muertes por millón de habitantes (Brasil, Colombia) sean, a su vez, los países con más alta desigualdad en la región. En cam-

bio Costa Rica y Uruguay, los más igualitarios de la región, estén entre los menos afectados. Pero el factor desigualdad no puede ser considerado de manera aislada. El país del mundo más afectado por la pandemia, tomando el mismo criterio de muertes por millón de habitantes, es Perú, que si bien aún figura muy por encima del promedio mundial de los países más desiguales, está muy por debajo de Brasil y Colombia. Esto nos lleva a pensar que otro factor de expansión e impacto de la pandemia, asociado a las desigualdades existentes, es la débil gobernabilidad y/o la fragilidad de los estados para implementar políticas públicas capaces de enfrentar situaciones de crisis. Eso explicaría, además del drama peruano, por qué Chile, teniendo peores indicadores de desigualdad que Perú, ha tenido, sin embargo, mejores resultados en el control de la pandemia.


Pero la efectiva incidencia de la desigualdad en el desarrollo de la pandemia se verifica también en el interior de los países y en las comunidades locales. Más allá de las diferencias propias de cada contexto, parece reconocerse un patrón común en el desarrollo de la pandemia en los diferentes países. En general, la pandemia comienza como una enfermedad de “ricos”pero su eclosión se produce cuando llega a los sectores de población más pobres. Los primeros contagios llegan a través de los sectores de población con mayores posibilidades de contacto internacional (por avión). Pero la enfermedad se expande con mayor velocidad cuando llega a los sectores con menores posibilidades de implementar las propuestas de prevención y control. El distanciamiento físico y el lavado frecuente de manos lejos están de quienes viven en condiciones de hacinamiento y ca-

recen de agua potable y saneamiento. Estos sectores de población no solo presentan mayor riesgo de contagio de Covid-19 sino también mayor riesgo de sufrir las complicaciones más severas en caso de infectarse. En general, estos sectores presentan los mayores problemas de seguridad alimentaria y de acceso a los servicios básicos de salud. Por eso también tienen mayor incidencia de enfermedades como la diabetes, la hipertensión y la obesidad, consideradas factores de comorbilidad para el Covid-19. Al mismo tiempo, las principales medidas implementadas en todos los países para enfrentar los períodos más agudos de contagio —lockdowns, cuarentenas, aislamientos verticales u horizontales— terminaron afectando siempre a los más pobres. En América Latina el 50 % de los trabajadores son informales, es decir, personas que dependen de su actividad

diaria, sin seguridad social ni seguro de desempleo. Paralizar la circulación pública significa eliminar los medios de supervivencia de ingentes masas de población. Por eso todos los países de la región se han visto en la necesidad de paliar las consecuencias de estas medidas con ayudas económicas a través de transferencias monetarias y en especies, agravando las ya deficitarias cuentas públicas. Pero detrás del Covid-19 se ocultan y agravan otras desigualdades, no solo las económicas. Las diferencias de género, de pertenencia étnica y racial, de lugar de residencia, de etapa del ciclo de vida, la situación de discapacidad, la condición migratoria, la orientación sexual, todas ellas asociadas a discriminaciones económicas, sociales y culturales que afectan negativamente la respuesta general de la sociedad frente a la pandemia. Ciudad nueva - Noviembre 2021

17


Internacional / Análisis

La pandemia en América Latina Juan Esteban Belderrain

Diversos estudios muestran cómo la pandemia ha afectado de forma más acentuada a las poblaciones indígenas y afrodescendientes. Los primeros, si bien se encuentran en general situados en regiones rurales de baja densidad de población y por lo tanto con mejores condiciones de aislamiento, parecen ser más vulnerables tanto en su sistema inmunológico como por carecer de la necesaria asistencia hospitalaria. Los contagios han llegado mayormente de la mano de la pérdida de control de los territorios indígenas por parte de las propias comunidades. La invasión de colonos, de empresas extractivas, la minería informal, las empresas madereras, los narcotraficantes y otros grupos al margen de la ley limitan las posibilidades de las comunidades indígenas de poder establecer sus propias medidas para contener o mitigar la pandemia. Los datos específicos publicados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) revelan el efecto devastador de la pandemia en varios de estos pueblos. En la Amazonia la tasa de letalidad de la población indígena se eleva al 9 %, más de 3 veces la letalidad en la población general en la misma región (2,95 %). Para la APIB (Articuladora de Pueblos Indígenas de Brasil) esta pandemia es el último capítulo de un verdadero genocidio histórico que afecta a estos pueblos desde la colonización a nuestros días. Números y desproporciones similares de impacto encontramos en las poblaciones afrodescendientes. En este caso no por aislamiento y colonización, sino por la alta concentración y hacinamiento en núcleos urbanos con carencias de servicios sanitarios, agua y prestaciones de salud. En los sectores de pobreza, desempleo y ocupación informal hay una sobrerrepresentación de población afrodescendiente y por lo tanto, también entre los afectados por Covid-19 y las víctimas. La discriminación estructural que afecta a estas poblaciones limita sus posibilidades de nutrición temprana, de educación, de acceso al trabajo y de sano envejecimiento, determinando su vulnerabilidad ante las enfermedades en general y por lo tanto también frente a esta pandemia.

18

Ciudad nueva - Noviembre 2021

Son diversos los estudios, también, que muestran la variedad y gravedad de los impactos negativos de la pandemia en la vida de las mujeres. Quizás el más elocuente sea el último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) según el cual la pandemia ha significado un retroceso de 18 años en la participación de las mujeres en el mercado de trabajo. Si bien la baja de la tasa de ocupación ha sido general entre trabajadores asalariados e informales (-7 %) este descenso se ha triplicado en el caso de sectores tradicionalmente ocupados por mujeres como el servicio doméstico (-21 %). Por otra parte, la pandemia ha producido también una mayor concentración de la riqueza. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) el número de multimillonarios en la región subió de 76 a 107 y el total de la fortuna acumulada por este sector escaló de US$ 284.000 mil millones a US$ 480.000 mil millones. Es decir, en América Latina el número de personas más ricas aumentó 41 % y el patrimonio combinado de ellos se disparó al 69 %. Según la CEPAL, esta injusta concentración de la riqueza es causa también de que las perspectivas de crecimiento

económico por “rebote”, que comienzan a mostrarse en 2021, sean más débiles de lo esperado. Sin cambios estructurales —dice la CEPAL—, a fines de 2022 apenas se regresará a la situación de estancamiento económico previo a la pandemia en el 2019. Una oportunidad Una crisis puede ser también una oportunidad, y no son pocos los países de la región que antes y durante la pandemia están desarrollando profundos procesos de movilización, protestas y revueltas tratando de revisar y reconstruir las bases de sus sociedades y sus economías. Las lentes de la justicia social, racial y de género ofrecen algo más que herramientas de análisis para esas revisiones. Muestran también el rumbo necesario para buscar soluciones creativas que superen las injusticias, los colonialismos, los patriarcados y los racismos heredados que persisten y que tanto nos enferman. Tenemos que mejorar significativamente la justicia social a nivel global y en cada uno de nuestros países y comunidades locales si queremos sociedades más inmunes a esta y a otras pandemias que puedan venir.


Cultura de la unidad

Carisma y ciencias / 3 / Química Antonino Puglisi*

Un mondo LEGO sorprendente

®

Eugene Phoen - Flickr

Cuando era niño, jugar con piezas LEGO® era uno de mis juegos favoritos. Estaba fascinado por las infinitas posibilidades de crear a partir de un conjunto relativamente pequeño de bloques de construcción simples. Al crecer, encontré una sensación similar de fascinación y creatividad al estudiar química. Al igual que con las LEGO®, los químicos “crean” (sintetizan) nuevas moléculas a partir de componentes más simples y pequeños (moléculas o átomos). Continuamente se fabrican nuevas, fascinantes y sofisticadas estructuras para satisfacer nuestras necesidades de nuevos medicamentos, materiales, etc. Según el índice Chemical Abstract Service, hay más de 90 millones (!) de sustancias químicas específicas, y la lista sigue creciendo. A nivel molecular, cuando varias moléculas o elementos se unen de la manera correcta (reaccionan), forman un nuevo compuesto. Sin embargo, a diferencia de las piezas LEGO®, cuando jugamos con la ma-

teria a este nivel, a menudo puede suceder algo extraordinario e impredecible. A veces, algunas de las propiedades de la molécula recién sintetizada no están directamente relacionadas con las de sus constituyentes. Tomemos, por ejemplo, la molécula de agua (H2O). Consiste en un solo átomo de oxígeno (O) unido a dos átomos de hidrógeno (H) en un ángulo de aproximadamente 105°. Tanto el hidrógeno como el oxígeno están presentes en la naturaleza en estado gaseoso y son inflamables. Sin embargo, una vez que los dos componentes inflamados reaccionan juntos, forman una molécula de agua, que es un líquido. Otras propiedades, como la temperatura a la que el agua hierve o se congela, no se pueden deducir de las características del hidrógeno y el oxígeno. A medida que pasamos de un nivel de complejidad a otro en la naturaleza, con frecuencia nos encontramos con propiedades emergentes, relacionadas con las del nivel inferior, que también son, de al-

guna manera, impredecibles y nuevas. En este sentido, la química ocupa una posición estratégica en la ciencia porque se encuentra en un nivel intermedio de complejidad, justo por encima de los objetos estudiados por la física y por debajo de los de la biología. No estoy defendiendo en absoluto la presencia de ningún tipo de magia en la naturaleza. Los químicos continúan produciendo con éxito nuevas moléculas basándose en la hipótesis razonable de sus propiedades a partir de los componentes que las constituyen. Sin embargo, todo químico también sabe por experiencia que cada vez que sintetizamos un nuevo compuesto a menudo surgen nuevas propiedades. En otras palabras, parece que la naturaleza se comporta de una forma mucho más compleja que las piezas LEGO®. *Investigador en la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida (BOKU) de Viena, Austria. Ciudad nueva - Noviembre 2021

19


Palabra de Vida

Noviembre 2021

“Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”

(Mateo 5, 9)

de nosotros mismos, comprometiendo la inteligencia, el corazón y los brazos. Exige el esfuerzo de ocuparse de los demás, de curar las heridas y los traumas personales y sociales provocados por el egoísmo que divide, y de dirigir todas las fuerzas en esta dirección; tal como Jesús, el Hijo de Dios, que llevó a cabo su misión cuando dio su vida Steve Buissinne en Pixabay en la cruz para reunificar a El Evangelio de Mateo fue escrito por los hombres con el Padre y traer la fraun cristiano proveniente del ambiente ternidad a la tierra. Por esto, todo el que judío de su tiempo; por esto contiene sea constructor de paz se parece a Jesús muchas expresiones típicas de esa tra- y es reconocido, como él, hijo de Dios. dición cultural y religiosa. En la huella de Jesús, también nosoEn el capítulo 5, Jesús es presentado tros podemos transformar cada día en como el nuevo Moisés, que sube a la una “jornada de la paz”, acabando con montaña para anunciar la esencia de la las pequeñas o grandes guerras que a Ley de Dios: el mandamiento del amor. diario se libran a nuestro alrededor. Para Para otorgarle solemnidad a esta ense- realizar este sueño importa construir reñanza, el evangelio nos dice que el na- des de amistad y solidaridad, tender la zareno está sentado como un maestro. mano para ayudar, pero también para Además, Jesús es el primero en dar aceptar la ayuda del otro. testimonio de lo que anuncia. Esto resalCuentan Denise y Alessandro: “Cuanta con marcada evidencia cuando pro- do nos conocimos, estábamos bien junclama las Bienaventuranzas, que es el tos. Nos casamos y al comienzo todo era programa de toda su vida. En ellas se muy hermoso, también por el nacimienrevela la radicalidad del amor cristiano, to de nuestros hijos. Con el pasar el con todos los frutos de bendición y ple- tiempo comenzaron los altibajos; finalnitud de alegría. mente no había ninguna forma de diáEn la Biblia, la paz, shalom en hebreo, logo entre nosotros, sino que todo era indica la condición de armonía de la objeto de continuas discusiones. Depersona consigo misma, con Dios y con cidimos seguir juntos, pero volvíamos su alrededor. Aún hoy shalom es el típi- a caer en los mismos errores, rencores co saludo con el que se desea una vida y contrastes. Un día, una pareja amiga plena. La paz es antes que nada don de nos propuso participar en un camino de Dios, pero depende también de nues- sostén para matrimonios en dificultad. Encontramos personas no sólo competra adhesión. De hecho, entre todas las bienaventu- tentes y preparadas, sino una “familia ranzas, esta resuena como la más activa, de familias”, donde pudimos comparla que nos invita a salir de la indiferencia tir nuestros problemas: ya no estábapara convertirnos en constructores de mos solos. Una luz se encendió, pero concordia a nuestro alrededor a partir fue solamente un primer paso. Ya en

20

Ciudad nueva - Noviembre 2021

casa no nos es fácil y cada tanto caemos nuevamente. Lo que nos ayuda es cuidar el uno del otro, con el compromiso de volver a comenzar y permanecer en contacto con los nuevos amigos, para caminar juntos”. La paz de Jesús, como señalaba Chiara Lubich, “exige de nosotros corazón y ojos nuevos para amar y ver en los demás otros candidatos a la fraternidad universal”. Y agrega: “Podemos preguntarnos, ¿también en las litigantes reuniones de consorcio?, ¿también con los colegas de trabajo que entorpecen mi carrera laboral?, ¿también con quien milita en otro partido político o es hincha de un equipo de fútbol antagonista?, incluso con personas de religión o nacionalidad diferentes de la propia?”. Sí, cada uno es mi hermano y mi hermana. La paz comienza precisamente aquí, en la relación que sepamos establecer con nuestros prójimos. “El mal nace en el corazón del hombre”, escribía Igino Giordani, y “para evitar el peligro de la guerra se requiere domar el espíritu de agresión y aprovechamiento egoísta del que toda guerra proviene: es necesario reconstruir una conciencia”1. El mundo cambia si cambiamos nosotros; y sobre todo si ponemos de relieve lo que nos une, podremos contribuir en la creación de una mentalidad de paz y trabajar juntos por el bien de la humanidad. Es el amor que, finalmente, vence siempre porque es más fuerte que todo. Tratemos de vivir así durante este mes, para ser levadura de una nueva cultura de paz y justicia. Así veremos renacer en nosotros y a nuestro alrededor una nueva humanidad”2. Letizia Magri 1

I. Giordani, La inutilidad de la guerra, Editorial Ciudad Nueva, 2003. 2 C. Lubich, Palabra de Vida de enero de 2004..


Palabra vivida

“Era un día que no prometía nada bueno...”

F. Muhammad - Pixabay

Ese día, cuando iba de camino a la oficina, me encontré en medio de una larga cola de vehículos. La marea de autos apenas avanzaba y existía el riesgo cada vez más concreto de llegar muy tarde al trabajo y de no llegar a las citas que tenía. Empecé a ponerme nervioso por la lentitud con la que se movía la cola, cuando sonó el celular, que entre tanto se había deslizado por debajo, entre mis pies. Con el auto en movimiento me agaché para recogerlo y, lamentablemente, choqué de inmediato con el auto de enfrente, que se había detenido abruptamente. Me enojé mucho conmigo mismo por ese gesto que no debería haber hecho. Una señora se bajó del coche muy nerviosa, y traté de tranquilizarla diciéndole que yo tenía toda la culpa y que me haría

cargo de todos los gastos. Ella llamó por teléfono a su esposo, quien se presentó casi enseguida, muy nervioso también. Él era policía e inmediatamente le preguntó a su esposa cómo me había comportado, a lo que ella dijo: “Este señor es muy correcto y amable”. El hombre me llamó aparte para coordinar cómo podríamos solucionar el asunto y yo, al verlo nervioso, traté de amarlo como enseña Jesús en el evangelio. Reconocí mi culpa como ya lo había hecho con su esposa y le aseguré que yo me haría cargo de los gastos. Inmediatamente me estrechó la mano con sus dos grandes manos y me dijo: “No se preocupe por el auto… ¡Usted no sabe lo que hizo: salvó mi matrimonio!”. Me quedé muy sorprendido porque no pude conectar lo sucedido con esta fra-

se suya, pero él continuó: “Hace tiempo que nuestro matrimonio no va bien y nuestras relaciones siempre fueron tensas, con muchas discusiones... Hoy, sin embargo, apenas me vio llegar, mi esposa vino a recibirme y me abrazó agradeciéndome por haber venido de inmediato”. Su hija, que viajaba con su madre, también estaba muy feliz de ver a sus padres abrazados así ... Fue muy fuerte para mí experimentar lo que pasó por no quedarme encerrado en mí mismo y en mis problemas después de mi error y decidirme, en cambio, a amar. Esta experiencia iluminó mi día, que había comenzado mal y se veía peor, y me hizo reflexionar mucho. Andrés Niño Ciudad nueva - Noviembre 2021

21


Iniciativas

Trabajo y rescate cultural Recogido por Luis Alonso (desde Colombia)

Jícara: reviviendo un alimento ancestral Una familia y una empresa al rescate de un alimento ancestral de la región andina colombiana beneficioso para la salud y el equilibrio alimenticio

La historia de la empresa Jícara se remonta a la historia de la conformación de una familia. Lucelly Rojas —dueña de la marca y representante legal de la empresa— y Carlos Cubillos están felizmente casados desde hace 30 años, y recibieron “como regalo” a cuatro hijos y a dos nietos de 12 y 5 años de edad. Lucelly y Carlos nos cuentan lo que sigue. Formados todos bajo la ética cristiana católica, como familia, y desde la perspectiva empresarial, han enfrentado los retos del mundo actual con actitud de diálogo, emprendimiento, esfuerzo y mucho amor.

22

Ciudad nueva - Noviembre 2021

El proyecto Jícara nace fundamentalmente de dos necesidades: la búsqueda de diversificación de ingresos y principalmente, la voluntad de solucionar un problema de salud por el consumo del chocolate industrial que estaba generando en la familia malestares digestivos. “Como consumidores asiduos de chocolate, teníamos que encontrar una clase de alimento basado en el cacao para alimentarnos sanamente. Así acudimos a aprender la forma en la que nuestras abuelas, y las abuelas de ella, consumían el chocolate. Desde tiempos remotos, empezando por los mayas y los aztecas pasando por los muiscas y luego

con el advenimiento de la cultura judeocristiana, las mujeres se reunían en familia, con un ritual especial, para elaborar la chucula, con el propósito de crear una reserva alimenticia para asegurar su sustento por un largo tiempo. ¿Qué es la chucula? En nuestra región andina de Colombia, la definimos como la mejor manera de consumir el chocolate. Es un producto ancestral y de fabricación artesanal que consiste en mezclar el cacao con granos tostados y molidos, a los que se le agregan clavos y canela, endulzados con panela [jarabe sólido de caña de azúcar]. Es un alimento con un importante nivel nutricional, ya que


por sus componentes y el carácter sagrado que se le ha dado históricamente, constituye una contribución a la seguridad alimentaria del mundo como lo reza el propósito superior de la empresa. El valor agregado de nuestra fórmula reside en que es libres de gluten, presenta bajos niveles de azúcares, granos más saludables y no transgénicos como la quinoa, el amaranto, el maní, el maíz, con lo cual se obtiene un alimento sin conservantes ni colorantes, completamente natural”. Esta empresa familiar comprende que un camino de innovación consiste en diversificar las presentaciones. En este sentido, además de la presentación tradicional en forma de bolas, se encuentra la siguiente gama de productos: pulverizada dulce, pulverizada no dulcificada, snack con maní, snack con arándano en el centro y snack mini, para atender las necesidades de los diferentes nichos de mercado. “Nos hemos constituido como empresa desde agosto de 2017 con una marca registrada que refleja el carácter ancestral, artesanal y sagrado de nuestros productos. Adherimos a de los principios la Economía de Comunión”. La empresa está formada por Lucelly Rojas, esposa, madre y abuela, quien es la gerente general; Carlos Cubillos, esposo, padre y abuelo, responsable de la producción; Juan Carlos, hijo, responsable del departamento comercial; Cindy, hija, quien, junto con su esposo Jhon, es asesora de tecnología digital y mercadeo electrónico; Laura, hija, asesora jurí-

dica, junto a su esposo Daniel; y los dos nietos, que van aprendiendo y recibiendo el legado de la abuela, quien históricamente ha tenido un papel protagónico en la cultura de la Chucula. “Hemos recibido apoyo del Estado en el registro sanitario, mediante un capital semilla para maquinaria, estudios de mercadeo y canales de comercialización. Tenemos el proyecto de la construcción de una planta de fabricación, ya que el local donde operamos es arrendado y necesitamos un ambiente más amplio para asegurar las mejores condiciones de trabajo y de capacidad productiva, puesto que hemos recibido propuestas para exportar. Si bien es cierto que existe la posibilidad de un crédito bancario, no queremos asumir ese riesgo, entre otras razones por las mencionadas por las tesis de Stefano Zamagni acerca de la financia-

rización de la economía. Estamos optando por solicitar apoyo bajo el principio de la subsidiaridad, a través de las plataformas de crowdfunding. Laura y su esposo llevan adelante esta gestión. Convencidos de los planteamientos de la Economía de Comunión para el desarrollo integral de las empresas y de los de la Economía Civil como nuevo paradigma para la ‘felicidad publica’, sabemos que podemos contar con el apoyo y la compañía de todos los agentes promotores de esta alternativa que nos hace más justos, libres y fraternos. En la ‘familia Jícara’, nos comprometen, entre otros, dos principios: la reciprocidad –que si bien es cierto no alcanza a ser directa, sí nos permite ser ‘transitivos’–. y la fraternidad universal, que buscamos realizar a través de muchas tareas, para luego poder compartir”.

Ciudad nueva - Noviembre 2021

23


Todos hermanos

Una guía de lectura de Fratelli Tutti / 8 Vera Araújo

Diálogo y amistad social Una de las cuestiones fundamentales de la última encíclica del Papa Francisco es el diálogo y su perspectiva intercultural, vital para la realidad plural en la que vivimos El diálogo entre las generaciones, el diálogo en el pueblo, porque todos somos pueblo, la capacidad de dar y recibir, permaneciendo abiertos a la verdad. Un país crece cuando sus diversas riquezas culturales dialogan de manera constructiva: la cultura popular, la universitaria, la juvenil, la artística, la tecnológica, la cultura económica, la cultura de la familia y de los medios de comunicación. (Párrafo 199) La falta de diálogo implica que ninguno, en los distintos sectores, está preocupado por el bien común, sino por la adquisición de los beneficios que otorga el poder, o en el mejor de los casos, por imponer su forma de pensar. (202) En un verdadero espíritu de diálogo se alimenta la capacidad de comprender el sentido de lo que el otro dice y hace, aunque uno no pueda asumirlo como una convicción propia. Así se vuelve posible ser sinceros, no disimular lo que creemos, sin dejar de conversar, de buscar puntos de contacto, y sobre todo de trabajar y luchar juntos. (203) Cuando es la cultura la que se corrompe y ya no se reconoce alguna verdad objetiva o unos principios universalmente válidos, las leyes sólo se entenderán como imposiciones arbitrarias y como obstáculos a evitar. (206) ¿Es posible prestar atención a la verdad, buscar la verdad que responde a nuestra realidad más honda? ¿Qué es la ley sin la convicción alcanzada tras un largo camino de reflexión y de sabiduría, de que cada ser humano es sagrado e inviolable? Para que una so-

24

Ciudad nueva - Noviembre 2021

ciedad tenga futuro es necesario que haya asumido un sentido respeto hacia la verdad de la dignidad humana, a la que nos sometemos. Entonces no se evitará matar a alguien sólo para evitar el escarnio social y el peso de la ley, sino por convicción. Es una verdad irrenunciable que reconocemos con la razón y aceptamos con la conciencia. Una sociedad es noble y respetable también por su cultivo de la búsqueda de la verdad y por su apego a las verdades más fundamentales. (207) Lo que llamamos “verdad” no es sólo la difusión de hechos que realiza el periodismo. Es ante todo la búsqueda de los fundamentos más sólidos que están detrás de nuestras opciones y también de nuestras leyes. Esto supone aceptar que la inteligencia humana puede ir más allá de las conveniencias del momento y captar algunas verdades que no cambian, que eran verdad antes de nosotros y lo serán siempre. Indagando la naturaleza humana, la razón descubre valores que son universales, porque derivan de ella. (208) En una sociedad pluralista, el diálogo es el camino más adecuado para llegar a reconocer aquello que debe ser siempre afirmado y respetado, y que está más allá del consenso circunstancial. Hablamos de un diálogo que necesita ser enriquecido e iluminado por razones, por argumentos racionales, por variedad de perspectivas, por aportes de diversos saberes y puntos de vista, y que no excluye la convicción de que es posible llegar a algunas verdades elemen-

tales que deben y deberán ser siempre sostenidas. (211) Que todo ser humano posee una dignidad inalienable es una verdad que responde a la naturaleza humana más allá de cualquier cambio cultural. (213) La vida es el arte del encuentro, aunque haya tanto desencuentro por la vida. Reiteradas veces he invitado a desarrollar una cultura del encuentro, que vaya más allá de las dialécticas que enfrentan. (215) Entonces, hablar de “cultura del encuentro” significa que como pueblo nos apasiona intentar encontrarnos, buscar puntos de contacto, tender puentes, proyectar algo que incluya a todos. Esto se ha convertido en deseo y en estilo de vida. El sujeto de esta cultura es el pueblo, no un sector de la sociedad que busca pacificar al resto con recursos profesionales y mediáticos. (216) Lo que vale es generar procesos de encuentro, procesos que construyan un pueblo que sabe recoger las diferencias. ¡Armemos a nuestros hijos con las armas del diálogo! ¡Enseñémosles la buena batalla del encuentro! (217) Un pacto social realista e inclusivo


debe ser también un “pacto cultural”, que respete y asuma las diversas cosmovisiones, culturas o estilos de vida que coexisten en la sociedad. (219) Nadie podrá tener toda la verdad ni satisfacer la totalidad de sus deseos, porque esa pretensión llevaría a querer destruir al otro negándole sus derechos. (221) San Pablo mencionaba un fruto del Espíritu Santo con la palabra griega jrestótes (Gálatas 5, 22), que expresa un estado de ánimo que no es áspero, rudo, duro, sino afable, suave, que sostiene y conforta. La persona que tiene esta cualidad ayuda a los demás a que su existencia sea más soportable, sobre todo cuando cargan con el peso de sus problemas, urgencias y angustias. Es una manera de tratar a otros que se manifiesta de diversas formas: como amabilidad en el trato, como un cuidado para no herir con las palabras o gestos, como un intento de aliviar el peso de los demás. Implica decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan, en lugar de palabras que humillan, que entristecen, que irritan, que desprecian. (223)

En el capítulo sexto, titulado “Diálogo y amistad social”, el Papa Francisco retoma el tema de la necesidad del diálogo en la vida social, en la vida de ciudadanía, e indica que esa actividad está fuertemente relacionada con la búsqueda de la verdad. El diálogo es parte integrante de la cultura de un pueblo y de una nación, porque es por medio de él que la cultura vive, es decir, que crece, madura, se transforma y avanza. Por el hecho de que vivimos en una época de pluralismo cultural —en el sentido de que en una nación o hasta en una ciudad conviven culturas diversas— el diálogo intercultural no solo es necesario, sino decisivo para una convivencia pacífica y fructuosa. El Papa está convencido de que la cultura popular contiene al diálogo como un elemento suyo potencial que implica entender y asumir al otro incluso teniendo una convicción distinta. Puede parecer una paradoja, pero no lo es. Al fin y al cabo, toda y cualquier convicción puede ser enriquecida y ampliada. ¿Cuál podría ser el fundamento que garantice ese intercambio, ese compartir? La respuesta es clara, y revolucionaria en nuestra época de relativismo: la búsqueda de la verdad. Ambos interlocutores, tanto individuales como colectivos, deben, por medio de las propias ideas y convicciones, buscar la verdad antes que nada, aquella verdad primera que sustenta las verdades fundamen-

tales de nuestra vida personal y en común, y que se encuentra en el fondo y en la trama de nuestra naturaleza humana. Cabe a la razón, al conocimiento y a la reflexión sobrepasar los modos y las conveniencias del momento para encontrar la verdad que fluye y que se manifiesta. Y la primera verdad que resplandece es “la dignidad de todo ser humano, de cada persona”. De ese diálogo fecundo nace una nueva cultura, la “cultura del encuentro”, que el Papa delinea en todo su magisterio. Y no me parece secundario que para ilustrar tal cultura se sirva de un verso de una canción de Vinicius de Morais: “La vida es el arte del encuentro, aunque haya tanto desencuentro en la vida”. ¿Será que el Papa nos está invitando a que seamos intérpretes valientes de esta cultura? Se trata de una cultura que interpreta matices que corresponden bien a nuestro modo de ser: pasión, alegría de encontrarse, de compartir, de generar procesos y de mezclar todo con aquel jeitinho [“trato especial” o “juego de cintura”, NdT] que expresa amabilidad, cuidado del otro, con palabras y gestos tiernos. Son ingredientes o detalles que pueden y deben caracterizar un estilo de vida, hacerse cultura y abrir caminos para un verdadero “pacto cultural y social”, como una herramienta capaz de abrir espacios inéditos en la búsqueda de aquellas verdades que liberan y hacen florecer la paz.

Papa Francisco, encíclica Fratelli Tutti woodleywonderworks

Ciudad nueva - Noviembre 2021

25


Vida sana

Nutrición y psicología

Montserrat Bernal González*

El hambre emocional: ¿por qué comemos? A veces percibimos que nuestro cuerpo nos demanda cierto tipo de alimento (dulce, salado, una pequeña o una grande porción…), pero, ¿cuántas veces hemos identificado realmente cuando se trata de hambre física y cuando de un impulso emocional? La alimentación es un comportamiento influido por factores físicos, sociales, psicológicos, culturales, geográficos, los cuales están relacionadas dentro del ambiente y estilo de vida en que nos desarrollamos. Las necesidades nutrimentales están determinadas por sexo, edad, actividad física, composición corporal, y se debe garantizar un balance energético que cubra con las demandas fisiológicas del cuerpo para promover la salud y prevenir enfermedades a corto, mediano y largo plazo. Ya desde los años 70 hasta la actua-

26

Ciudad nueva - Noviembre 2021

lidad, según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), se ha ido registrando un aumento triplicado en las cifras de sobrepeso y obesidad, aunado al incremento de enfermedades crónico-degenerativas, relacionado a la sobre-ingesta de alimentos con alta densidad calórica y baja densidad nutrimental, esto directamente relacionado a diversos factores que se han visto influidos en la elección de nuestros alimentos. La diferencia entre hambre y apetito El hambre se relaciona con una ne-

cesidad urgente de ingerir alimentos, es una sensación fisiológica que se evidencia en sensaciones gástricas. En ocasiones, debido a niveles bajos de glucosa se manifiesta con dolores de cabeza y fatiga. La sensación de hambre es prolongada y se detiene cuando satisfacemos nuestras necesidades y llegamos al estado de saciedad. Por otro lado, el apetito es un deseo psicológico de consumir un alimento en específico, asociado a una experiencia social o emocional y no viene acompañado con las sensaciones descritas en hambre. Su aparición es repentina y


no llegamos al estado de saciedad hasta después de consumir una abundante cantidad de cierto alimento. Entre algunos factores que pueden estar relacionados con la regulación de ingesta de alimentos se encuentran: -el sueño, el cual, al estar alterado en cantidad y calidad, puede influir en alteraciones hormonales que afecten el aumento de hambre y por ende lleven a un mayor consumo de alimentos. -la composición de la dieta: al tener una alimentación escasa en vitaminas, minerales, fibra, aminoácidos, grasas saludables, el cuerpo comenzará a evidenciar su escasez en signos y síntomas físicos, además de demandar la necesidad de estos para el correcto funcionamiento del cuerpo a través de “antojos”. La experiencia visual y sensorial juega un papel importante, la presentación de un alimento es una invitación a su consumo, si estamos ante un plato de lleno de colores llamativos, una porción pequeña dividida en fracciones más pequeñas, el nivel de saciedad que alcancemos se puede alterar. Consumir la cantidad adecuada de alimento y completa en nutrientes, me va a ayudar a generar saciedad temprana sin alterar el placer por el alimento. -la hidratación: en muchas ocasiones el nivel de ingesta de agua no es suficiente, no se llega a los 2 a 2,5 litros mínimos diarios recomendados, por lo que llegamos a confundir la necesidad de agua con una sensación de apetito. Lo que en realidad sucede es una manifestación del cuerpo demandando agua: los alimentos nos proveen cierta (en ocasiones, mínima) cantidad de ésta, lo cual explica porque surge estos “antojos”; sin embargo, los alimentos no llegan a cubrir el requerimiento mínimo diario de agua para cubrir nuestras necesidades. ¿Por qué comemos lo que comemos? Nuestras preferencias hacia ciertos alimentos o sabores en específico se ven influidas desde niños por las experiencias tempranas ya sean positivas o negativas con el alimento y su entorno. La aceptación de alimentos se rela-

ciona con la sensibilidad de la percepción de los sabores, pero también con el contexto. En la mayoría de las conductas infantiles en este campo se ha destacado el premiar con un alimento dulce o con alto contenido en grasa si el niño termina su porción de alimentos preparados en casa —principalmente las verduras—, lo cual genera una asociación de castigo. Los alimentos constituyen un lazo estrecho y firme de socialización. En sociedades modernas, los alimentos con alto contenido en grasas y dulce son protagonistas en celebraciones, lo que refuerza un enlace positivo con ellos, creando una mayor brecha y rechazo hacia alimentos saludables. La elección de lo que ingerimos es una conducta condicionada por su disponibilidad y factores como cultura, religión, círculo social, marketing y publicidad o simple atracción. Entender la raíz de las elecciones de nuestros alimentos puede generar un cambio conductual. Otro factor importante que condiciona al consumo es el estrés constante, que estimula la secreción de glucocorticoesteroides (hormona relacionada al estrés) que, a su vez, estimula el impulso e ingestión de alimentos placenteros o de confort que generan un valor de recompensa. Es importante destacar en este punto la necesidad de un adecuado manejo de emociones, con la ayuda de un profesional en el área, y de mantener una alimentación saludable, ya que existe una relación directa entre cerebro e intestino, en el cual el abuso de ciertas sustancias (azúcar, grasas saturadas, metales pesados) puede altear nuestras emociones. En cambio, si llevamos una alimentación nutritiva y balanceada generamos neurotransmisores que aumentan niveles de felicidad, tranquilidad, sueño y calma. La próxima vez que elijas un alimento, puedes preguntarte: ¿realmente mi cuerpo lo necesita? *Artículo publicado en el portal masscience.com con el título “Hambre física vs. Hambre emocional”. Ciudad nueva - Noviembre 2021

27


Arte & Espectáculo por Claudio Larrique Cine ������������������������������������������������������������������������������������������������������������

Kaos Italia, 1984. Comedia dramática. Dirección: Paolo y Vittorio Taviani. Con Margarita Lozano, Claudio Bigagli y Omero Antonutti. 2 hs 28’ Los hermanos Taviani, Vittorio (1929-2018) y Paolo (1931), compusieron como directores uno de los aportes más significativos del cine italiano de las últimas décadas. Un amplio panorama que va desde Padre padrone en 1977 (el hijo de un pastor de ovejas en Cerdeña debe encontrarse consigo mismo y con su padre después de una dura infancia) hasta César debe morir (la obra de Shakespeare interpretada por los reclusos de una cárcel) en 2012. Y en esa riquísima y extensa filmografía, podemos recordar: La noche de San Lorenzo (aldeanos que esperan ser liberados al final de la Segunda Guerra), Buenos días Babilonia (la historia de dos hermanos que emigran a los Estados Unidos), El sol también sale de noche ( bellísima adaptación de El padre Sergio de Tolstoi), Tú ríes (el primer episodio ambientado en Roma; el segundo, en Sicilia), entre otras recordadas obras. Vittorio y Paolo Taviani nacieron en San Miniato (Pisa), en la Toscana. Juntos se dedicaron al cine tras el impacto que les produjo Paisà, de

Rossellini, que vieron poco después de su estreno

segundo, “Mal de Luna”, una joven mujer descu-

en 1946. Kaos es la adaptación cinematográfica de cinco estupendos relatos de Luigi Pirandello (18671933), premio Nobel de Literatura (1934), nacido en la histórica y encantadora ciudad de Agrigento, que había sido en la antigüedad un maravilloso centro griego, del que se visitan las impresionantes ruinas. Pirandello quiso ser enterrado cerca de un árbol frente al mar. El primer cuento de Kaos se titula “El otro hijo” y presenta el drama de una madre que espera noticias de sus hijos que viven en América. En el

bre que su marido se siente lobo los días de luna llena. “La Jarra” es el tercer cuento, en el que su protagonista encarga a un artesano la fabricación de una gran jarra de aceite. La última historia, “Requiem”, refiere cómo unos terratenientes piden poder enterrar a sus muertos dignamente. Por último, en acaso su episodio más deslumbrante, vemos al escritor Pirandello entre los recuerdos de su niñez y de su madre. José María Poirier (Notable)

Cine ������������������������������������������������������������������������������������������������������������

007 - Sin tiempo para morir (007 - No Time To Die) Reino Unido – Estados Unidos, 2021. Acción/Espionaje/Thriller. Dirección: Cary Fukunaga. Con Daniel Craig, Léa Seydoux, Lashana Lynch y Rami Malek. 2 h 43’. +13 años Pocas películas llegaron con tanta pompa a los cines en el período posterior a la pandemia como 007 – Sin tiempo para morir. Que, además, podría marcar la despedida del actor Daniel Craig del codiciado papel de James Bond. ¿Fue el intérprete más icónico? Una mezcla de nostalgia y prisa ayuda a alimentar la mitología que rodea a la franquicia, que ha tenido como protagonistas a Sean Connery, Pierce Brosnan y Roger Moore. El vacío que deja ahora Craig pone a los productores bajo “escrutinio identitario”, en épocas donde lo políticamente correcto es la diversidad y la no discriminación

28

Ciudad nueva - Noviembre 2021

llevada al paroxismo: el próximo 007 ¿será negro?, ¿será mujer?, ¿será negro y mujer? El quinto y último largometraje de Craig vistiendo el esmoquin del agente secreto británico, de alguna manera intenta justificar su legado. ¡Y va muy bien! Está todo ahí: el esplendor físico, la omnipotencia casi diletante de un superhéroe y, por supuesto, el típico sentido del humor británico. Lo sorprendente de su despedida no son necesariamente estos atributos, ya celebrados y esperados por los espectadores, sino las crisis emocionales / sentimentales que se apoderan del personaje. Ya “viejo”, ¿Bond sería más frágil a las exigencias de su corazón? ¿Qué debería prevalecer al final: el amor por sus afectos o la implacable defensa de los valores de una nación? Aquí está el trágico dilema de los llamados a una misión. Bond, es muy cierto, nunca tendrá paz. La trama

comienza con él retirado, disfrutando de una Italia idílica con Madeleine (Léa Seydoux). Al sufrir un atentado, se ve obligado a romper con la muchacha, dueña de misterios que ponen en jaque el futuro del romance. Todo lo que se avecina —persecuciones vertiginosas, explosiones de todo tipo, tiroteos, conspiraciones sofisticadas— terminará finalmente en un final repentino e inexplicado. Estamos delante de a un producto de entretenimiento poderoso. Y, por eso mismo, toda la exageración y la pirotecnia de la trama son necesarias para sustentar la historia y la tradición de 007. Su Majestad agradece. A pesar de la tradición, la película se moderniza intentando ser más igualitaria y menos sexista. Los roles femeninos tienen más densidad y no solo están ahí para una elegía vacía de la belleza


Cine _____________________________________________________________________________________________________________ —vea la secuencia completa de las peleas junto a la actriz Ana de Armas, en Cuba—. Aun así, la banalidad como producto ahora no tiene un camino único: los cuerpos masculinos y femeninos intentan ser equivalentes en el “tiempo de pantalla”, pero, en gran medida, parecen estar allí solo como un recurso barato para captar la atención de los ojos.

En estos tiempos de retorno a la “normalidad”, 007 – Sin tiempo para morir es una excelente razón para hacer las paces con la gran pantalla. Es una película hecha para ver en el cine, con la sala oscura y sin las distracciones del sofá de casa. Incluso es 3D, lo que nos pone en el placentero redescubrimiento de llevar esas gafas y disfrutar,

durante unas horas, de una increíble sensación de no tener que quedarnos estancados en la realidad. Solo por eso, vale la pena. Gracias, Daniel Craig. Que pase el/la siguiente. Emanuel Bomfim (Muy buen entretenimiento)

Señalamos Mercury - Act I

Donda

Hermosas voces y melodías intrigantes: la fórmula de la banda Imagine Dragons es “siempre verde”. Dan Raynold y su gente se mueven como peces en el agua en los 13 temas que componen el disco que marca su regreso. Como siempre, apuntaron a la “caza mayor”, pero la producción de Rick Rubin los salva de caer en las trampas de lo banal. Franz Coriasco (Excelente)

¡Veintisiete! nuevas canciones para uno de los divos de la música negra más comentados en la actualidad: Kanye West. O mejor, deberíamos hablar de Ye, ya que, a partir del 24 de agosto, por sentencia de un juez estadounidense, pasó de ser el apodo del cantante y compositor de Chicago a ser el nombre legal, sin ningún apellido. “Considero que Ye es la palabra más usada en la Biblia, y significa ‘Tú’. O sea, Ye significa que yo soy tú, soy ‘nosotros’. Somos nosotros”, explicó ante el lanzamiento del álbum de 2018 titulado justamente Ye, que precedió Jesus is king, de 2019. Y Donda es un “no disco” (ni siquiera tiene carátula, y fue modificado poco antes de su lanzamiento e ¡incluso después!), pero repleto de ideas, algunas excelentes, otras menos. Con la compañía de muchísimas estrellas raperas como Kay-Z, The Weeknd

y algunas no raperas como Marilyn Manson, el devoto Kanye se confirma a sí mismo como un artista extravagante, pero esencial. F. C. (Muy interesante)

Ciudad nueva - Noviembre 2021

29


Focolares

Espiritualidad Sonia Vargas Andrade

En la piel del otro

Shane Rounce - Unsplash

La dimensión del Amor en el carisma de Chiara Lubich es totalizante; es decir, el Amor es una suerte de prisma que se manifiesta en infinitos tonos que colorean toda la realidad. Su espiritualidad es un llamado a ponerse, siempre y en cada momento, en la piel del otro. El amor al otro nos permite respetar su libertad y su diversidad, nos da las condiciones para custodiar el cuerpo social. Lubich está convencida de que partir del amor al otro nos da la posibilidad de un amor más grande, de un amor a la polis. Escribe en 2004: [El Movimiento Políticos por la Unidad] tiene como finalidad ayudar a las personas y a grupos comprometidos en política a redescubrir los valores profundos, eternos

30

Ciudad nueva - Noviembre 2021

del hombre; a poner la fraternidad como base de su vida, y solo después comenzar la acción política. Como consecuencia, en la actividad política el amor interpersonal se transforma en la posibilidad de un amor más grande, el amor a la polis. Un amor que al adquirir la dimensión política no pierde sus características, es decir: el compromiso de toda la persona, con su inteligencia y su voluntad, para llegar a todos; la intuición y la fantasía para dar el primer paso; el realismo de ponerse en la piel del otro, con la capacidad de donarse sin intereses personales y de abrir nuevos caminos, incluso cuando los límites humanos y los fracasos parecieran cerrarlos […]. Lo que proponemos y tratamos de testimoniar juntos es un estilo de vida que le permita a la política alcanzar sus fines de

la mejor manera: el bien común en la unidad del cuerpo social […]. Porque la fraternidad ofrece posibilidades sorprendentes: permite mantener unidas y valorar exigencias que de otra manera correrían el riesgo de transformarse en conflictos crónicos. Armoniza, por ejemplo, las experiencias de las autonomías locales con el sentido de la historia común; afianza la conciencia de la importancia de los organismos internacionales y de todos esos procesos que tienden a superar las barreras y consolidan etapas importantes para la unidad de la familia humana1. Chiara Lubich 1

Lubich, Ch. Libertad, igualdad… ¿a dónde ha ido a terminar la fraternidad?. Discurso pronunciado en Londres el 22 de junio de 2004.


Un hecho en fotos

Bronzi-Benin

Alemania devolverá a Nigeria las obras de arte robadas durante el período colonial. La historia de estas manufacturas se remonta al siglo XIX, cuando las tropas británicas saquearon numerosos bronces del Reino de Benín en la actual Nigeria, en 1897. A lo largo de los años, a través de numerosas subastas, los bronces terminaron en museos y colecciones privadas de toda Europa. El Museo Ethnologisches de Berlín ha recogido más de 500. “Queremos contribuir a la reconciliación con los descendientes de aquellos cuyos tesoros fueron robados durante la colonización”, dijo la ministra de Cultura alemana, Monika Gruetters, y agregó que los bronces deberían devolverse a partir de 2022. También la Universidad Escocesa de Aberdeen declaró que devolverá un bronce procedente de Benín, cuya adquisición (en 1957) realizada en una subasta fue descrita como “extremadamente inmoral”. A su vez el año pasado, Francia aprobó la devolución de su colección de bronces saqueados en Benín. Cientos de piezas aún se conservan en el Museo Británico y en varios museos de Estados Unidos. Las manufacturas devueltas se guardarán en el Museo Edo de Arte de África Occidental. Según los historiadores, la ciudad de Benín (que no hay que confundir con la actual República de Benín), antes conocida como Edo, era una capital muy avanzada. Contaba con muros de tierra más largos que la Gran Muralla China y poseía una forma rudimentaria de alumbrado público. Las tropas británicas la arrasaron en 1897 para vengar la muerte de numerosos soldados en una acción militar anterior. Fuente: africarivista.it Ciudad nueva - Noviembre 2021

31


32

Ciudad nueva - Noviembre 2021


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.