__MAIN_TEXT__

Page 1

1

LĂ­nea Artesanal de

Bordado a Mano


Línea Artesanal de

Bordado a Mano Tecnología e Innovación


Creditos Ministro de Comercio Exterior y Turismo Eduardo Ferreyros Küppers Viceministro de Turismo Rogers Martin Valencia Espinoza Directora General de Artesanía Rosa María Josefa Nolte Maldonado

Línea Artesanal de Bordado a Mano – Tecnología e Innovación Centro de Innovación Turístico Artesanal Sipán Av. Juan Pablo Vizcardo y Guzmán 895, Lambayeque Lambayeque Telf. (074)282843 citesipan@mincetur.gob.pe 1ª. Edición – Enero 2017 HECHO EL DEPÓSITO LEGAL EN LA BIBLIOTECA NACIONAL DEL PERÚ N° 2016-17071 ISBN 978-612-47359-0-5

Dirección de Centros de Innovación Tecnológica de Artesanía y Turismo Rusbel Omar Hernández Castro

Equipo Técnico del CITE Sipán: Director Ejecutivo CPC. Martín Ganvini Falen División de Innovación Tecnológica en Turismo Adm. Hotelero Álvaro Becerra Figueroa División de Innovación Tecnológica en Artesanía Ing. CIP Eduardo Díaz Hidalgo

Se terminó de imprimir en enero del 2017 en: Vega Representaciones Jr. Llumpa Nº 1410 Urb. Parque Naranjal Los Olivos – Lima

Apoyo Logístico Eco. Lisbeth Evelyn Zurita Tejada Sr. Arturo Muro Patiño

Tiraje: 1000 ejemplares

Este documento fue realizado por la División de Innovación Tecnológica en Turismo, sobre la investigación realizada por el Adm. Hotelero Álvaro Becerra Figueroa

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

4

5

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


I. Presentación II. Antecedentes y ámbito de estudio III. Breve historia del bordado en el mundo IV. El bordado del Perú prehispánico Los Paracas Técnica del Anillado Cruzado Tejido Reticular Chancay V. El bordado en el Perú Valle del Mantaro La pintaybata pomabambina El bordado amazónico La maquinasqa del Valle del Colca El bordado ayacuchano

23

VI. El bordado de Lambayeque

46 50

VII. Proceso de producción del bordado lambayecano Elección del producto y de los materiales Habilitación de la Tela Elección y transferencia del diseño en la tela Bordado a mano Acabado VIII. Materiales Hilos Tela IX. Herramientas Agujas Bastidores Tijeras y/o piqueteras Medios de transferencia sobre la tela X. Catálogo de puntos XI. Otras técnicas de bordado Bordado en Cinta Marcado XII. Nuestra Experiencia Capacitaciones y asistencias técnicas Desarrollo de colecciones Desfiles de moda XIII. Catálogo de productos innovados XIV. Experiencias Internacionales Ventura Lambrate 2016 Smithsonian Folklife Festival

Contenido

09 10 12 18

XV. Consideraciones finales El bordado y la moda La máquina vs el artesano XVI. Directorio de artesanos XVII. Bibliografía XVIII. Agradecimientos

52 54 58 64 66 72 78 82 87 91 92


I. PRESENTACION El Perú tiene una impresionante historia textil, pues desde épocas prehispánicas el antiguo peruano, desarrolló diversas técnicas que hoy en día sorprenden a propios y extraños. Una de estas técnicas, que ha ido evolucionando en nuestro país como en otras culturas en el mundo, ha sido el bordado a mano; y es que ella nace de la puntada, la misma que ha sido empleada extensivamente en la producción textil. Hoy en día en nuestro país tenemos inscritos en el Registro Nacional del Artesano a dos mil quinientos cuarenta y ocho artesanos que tienen al bordado a mano como su línea principal de producción; cabe señalar que se encuentran incluidos en esta estadística los artesanos que ejecutan la técnica de la maquinasqa o bordado a máquina. Esto revela que el bordado a mano se constituye entonces en una de las principales líneas de producción artesanal del país. Lambayeque por su parte, es la segunda región con más bordadores en el país, llegando a estar formalmente inscritos cuatrocientos seis artesanos, por debajo de Ucayali con quinientos diez artesanos, sin lugar a dudas un conglomerado importante de artesanos bordadores que sigue incrementándose a través de las capacitaciones y asistencias técnicas que el CITE Sipán brinda en la región. El bordado a mano se constituye en una línea artesanal importante en nuestro país, debido a que el bordado se ejecuta en diversos sectores sociales, ya sea partiendo de una iniciativa educativa en un colegio o por afición en los hogares peruanos, sin necesidad de que estas personas se ubiquen formalmente en el sector artesanal. El CITE Sipán, conocedor de la importancia histórica, cultural, artesanal y económica de esta tradicional práctica, presenta esta investigación inédita que espera se constituya en un importante aporte al conocimiento del sector artesanal en nuestro país. CITE SIPÁN

9

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


II. ANTECEDENTES Y AMBITO DE ESTUDIO El bordado es una actividad artesanal muy extendida en el territorio nacional. Sin embargo, ya sea por su impacto en la actividad artesanal o por su uso cotidiano en las vestimentas típicas de nuestros pueblos, y, en algunos casos una composición de ambas, ha contribuido a consolidar importantes zonas de producción artesanal. Por tal motivo, el CITE Sipán realizó una priorización de los lugares para la realización del trabajo de campo, el mismo que fue desarrollado en la región Lambayeque y en la localidad de Pomabamba (Ancash), el Valle del Colca (Arequipa), Huamanga y Huanta (Ayacucho), Cantagallo (Lima) y Huancayo. Es conocido que existen otras zonas de producción importantes y de alto contenido cultural y artístico como las de algunas comunidades de Cusco y Puno; sin embargo, se seleccionaron las zonas más vinculadas a la articulación comercial de sus productos. Durante las visitas de campo, se sostuvieron reuniones con diversos artesanos, autoridades y funcionarios que, de una u otra manera, contribuyen y/o contribuyeron en su momento en promover esta importante línea de producción artesanal. Por otra parte se recurrió a información obtenida de las publicaciones que alberga la Biblioteca Nacional del Perú, referidas al bordado, las cuales debemos decir no son muy numerosas ni especializadas desde el punto de vista artesanal, sin embargo, nos ayudaron en poder comprender mejor la transición que sufrió la vestimenta en el Perú a lo largo de su historia. Un punto aparte merece la importante información que albergan nuestros museos a través de sus colecciones de textiles, que aún sorprenden a muchos, pues revela un diseño pulcro junto al delicado acabado de las piezas textiles, compuestas por una diversidad de tonalidades de colores y fibras naturales, características que aún no han sido siquiera igualadas en la actualidad. Finalmente, creemos que esta investigación puede dar pie a que el interés por el conocimiento se expanda y se complemente lo aquí vertido.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

10

11

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


El bordado es el arte de decorar sobre superficies flexibles con diseños (ya sea en tela u otros materiales), utilizando hebras textiles y agujas. El bordado es una de las prácticas artesanales más antiguas registradas de la humanidad y ha tenido una evolución al pasar los años, para lo cual fue fundamental el intenso comercio textil entre Europa y Asia, así como la participación de las

III. BREVE HISTORIA DE BORDADO EN EL MUNDO Delicado bordado japonés con finos detalles elaborado sobre tela de seda. (Fuente: Getty Images)

13

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


diversas civilizaciones que la practicaban con especial dominio. Los registros más tempranos de esta práctica provienen de culturas como la babilónica, el antiguo Egipto, China, Sirios entre otros, donde cada territorio representaba su propio estilo de diseño basado en su identidad, cultura, historia y tradiciones, los cuales con el tiempo han ido incorporando otros materiales tales como las perlas, plumas, mostacillas, piedras, entre otros.

surgió gradualmente; existiendo indicios de su práctica desde hace más de 4,000 años; sin embargo, existe un auge del bordado que empieza a ser demandado sobre todo durante el periodo de la dinastía Song (960 - 1279 a.C.), en el cual los vestidos de diversos colores fueron muy apreciados y popularizados entre la sociedad tradicional china lo cual promovió el desarrollo de la industria china del bordado de seda.

El uso del bordado para decorar prendas de vestir es tan antiguo como la propia costura, ya que con el desgaste de las vestimentas el hombre comenzó a remendar, parchar y decorar prendas, empleando para esto diversos puntos para asegurar que las puntadas sean resistentes al uso, uno de los registros más antiguos acerca de esta práctica, fue revelada en el año 1964, con el descubrimiento del fósil de un cazador de cromagnon en Sungir - Rusia de una antigüedad de 30,000 años antes de Cristo, que fue encontrado con su ropa de piel, botas y sombrero decorados con bordados muy básicos, así como aplicaciones de cuentas de marfil, con lo que se pudo comprobar que los antiguos pobladores decoraban sus prendas de vestir.

Los romanos también ornamentaron sus prendas. En un inicio, éstas eran adquiridas a otros pueblos, ellos la denominaban plumarium opus (obra plumaria), debido a la semejanza del acabado de algunas labores del bordado con la pluma de un ave. También la llamaron opus phrygium (obra frigia) debido a que obtenían telas bordadas a través del comercio con los frigios en lo que actualmente corresponde a territorio turco, el bordado en ese entonces era considerado un procedimiento similar al de la pintura por lo que sus vestimentas eran conocidas como túnica picta, toga picta o túnica palmata.

Según algunos investigadores, se cree que las culturas asentadas en la Mesopotamia como los sumerios, babilonios, persas y asirios desarrollaron este arte en la antigüedad y que, a través del comercio, se fue expandiendo a otras culturas como la egipcia de la cual no existen testimonios físicos del bordado, pero podemos conocer acerca de esta labor a través de la escultura o la pictografía, ya que durante la época del Imperio Nuevo, entre los años 1550 y 1070 años antes de Cristo, existen evidencias representadas por túnicas de una sola pieza en las que, dependiendo del rango, eran finamente bordadas en la parte superior (canesú). A pesar de que en Egipto ya se domesticaba el algodón, el cual en la actualidad es considerado uno de los más finos del mundo, sus habitantes preferían vestir prendas de lino, por considerarla una fibra más pura. Otra de las culturas que tienen una historia importante en lo que al bordado se refiere es la China, lugar en que este arte se perfeccionó y aún se viene trasmitiendo, y donde el bordado se ha convertido en una de las artesanías populares y más bellas realizadas con técnicas y herramientas tradicionales. El bordado en este país asiático está estrechamente relacionado con la sericicultura o cría del gusano de seda, por tal motivo es que al bordado se le denomina la costura de la seda. Con la industria textil de la seda el bordado

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

14

En la Edad Media destaca en la práctica del bordado la civilización bizantina, en esta época y durante las Cruzadas fueron el principal vehículo de este arte para el occidente, los motivos que se exponen en estos productos suelen ser los mismos de las “estofas” (cualquier tejido de seda o lana con labores de figuras formadas por el tejido), al principio tomados de los persas. Posteriormente se desarrollan otros motivos relacionados con la fe cristiana los cuales son demandados desde el siglo XII. En el siglo XIII, por efecto de la corriente caballeresca que produjeron las Cruzadas, se realizan bordados de escudos y otros motivos relacionados a la caballería entre las que destacan lujosas piezas y en donde la composición es más recargada, compleja y colorida. El bordado conocido como “bordado a realce” (bordado en el que se sobreponen otros paños de tela a fin de conseguir una mayor vistosidad a los elementos que se desean destacar) se inicia en el siglo XIII y llega a ser muy popular en la segunda mitad del XV, en la cual toma carácter de alto relieve. En el siglo XV en Italia, los bordadores tratan de imitar los lienzos pintados, para lo cual se perfecciona la degradación de colores, el matizado y las sombras, el mismo que se extiende a Europa, en especial a España. Durante la Edad Moderna los motivos en los bordados se distinguen por seguir el estilo del renacimiento, al igual que otras artes suntuarias, y por el profuso

15

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


uso de hilos de oro, el cual se aplicaba con mayor frecuencia a finales de la Edad Moderna. Además, se extiende el uso de esta ornamentación a través de la iglesia católica, la cual decora elementos sagrados, sin embargo no es ajena al cambio de estilo, pues va desapareciendo la imaginería que solía aplicarse en la parte céntrica y vertical de las casullas (vestimenta exterior que utiliza el sacerdote para la celebración de la misa en la liturgia católica); y, en el escudo del dorso y bandas delanteras de las capas, en cambio, se cubre toda la pieza frecuentemente de bordados puramente ornamentales, tratándose de vestiduras sagradas. Entre los bordados para vestimentas de uso común destacan los chalecos y casacones de seda para caballeros, que se pusieron en boga por la moda francesa durante el siglo XVIII, las bocamangas y demás orillas de prendas lucían como adornos bordados de ramajes finos y delicados motivos florales hechos con sedas de colores.

para la cabeza, la decoración en hilo de colores se realiza generalmente en el cuello, mangas y la parte inferior del vestido, en el caso de llevar fustán éste también puede ser decorado en la parte inferior.

Al finalizar el siglo XVIII, debido a la industrialización y a la introducción de diversas maquinarias textiles, decae el bordado manual, sin embargo, a mediados de siglo XIX existe un resurgimiento de esta práctica. En Latinoamérica, una de las muestras más representativas de esta tradicional práctica la simbolizaron, en la época prehispánica, los Paracas, en el departamento de Ica en Perú, sobre lo cual estaremos profundizando más adelante; de igual manera, en México en el siglo XVI se introdujo entre las mujeres mayas en Yucatán, el “huipil” también denominado “hipil”, que es una vestimenta adornada con motivos coloridos con la técnica del bordado a mano, la cual fue introducida por los españoles entre las mujeres indígenas quienes llevaban el torso desnudo; posteriormente su uso se extendió en Centroamérica y fue utilizado también por los mestizos. Hoy en día el huipil, en su forma más elaborada, está formado por tres partes el jubón, el fustán y el hipil. Tradicionalmente es de color blanco, de la misma dimensión de arriba hasta abajo y cosido lateralmente con dos aberturas para los brazos y una más en forma de rectángulo

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

16

El Huipil fue introducido por los españoles y se constituye hasta la actualidad en la vestimenta tradicional de muchas comunidades de Yucatán. (Fuente: Gran Museo del Mundo Maya)

17

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


IV. EL BORDADO DEL PERU PREHISPANICO Los Paracas El arte del bordado estuvo presente en muchas de las culturas prehispánicas de nuestro país. Algunas de estas culturas desarrollaron esta técnica a tal punto que hoy en día nuestro legado histórico está compuesto de exquisitas piezas textiles en donde se combinaron técnicas como las del tejido a telar de cintura y fastuosos bordados con un impresionante uso de la composición y del color, tal vez una de las más importantes culturas que se perfeccionó en el arte textil y destacó por su exquisitos diseños son la cultura Paracas. La Paracas (800 a.C. – 200 d.C.) fue considerada una de las primeras sociedades complejas de la costa sur del Perú; tuvo su foco de desarrollo en el actual departamento de Ica. El investigador peruano Dr. Julio C. Tello en el año 1925 extrajo más de cuatrocientos fardos funerarios de dos grandes cementerios ubicados en la península de Paracas conocidos como Cerro Colorado y Cabeza Larga; en los más suntuosos fardos se encontraron hasta medio centenar de tejidos, junto con objetos propios de la época como ceramios, mates, collares, agujas de coser, narigueras, entre otros. Estos tejidos no fueron colocados directamente sobre el cuerpo, sino que eran puestos unos sobre otros envolviendo al fardo. La mayoría de estos se encontraban en muy buen estado, lo cual hace suponer a los investigadores que los fardos eran desenterrados periódicamente para añadir estas ofrendas textiles. Los paracas sin duda fueron especialistas textiles, ellos desarrollaron diversas técnicas de tejidos en telar como el tejido llano, cara de urdiembre, doble tela, tapiz, sprang y la gasa; también desarrollaron técnicas textiles sin necesidad del telar como el anillado, anudado y el trenzado plano; sin embargo, los tejidos más exquisitos son los que estaban decorados con técnicas superestructurales como el bordado, técnica que les permitía plasmar iconografía, destacando las deidades sobrenaturales con grandes ojos y cara sonrientes, con apéndices a manera de serpientes, con cabezas trofeos y cuchillos en las manos. De igual manera, es común encontrar personajes míticos ancestrales con atributos semejantes a zorros, serpientes y aves; los personajes de élite y con atributos de poder también eran portadores de cabezas trofeo, así como de abanicos y

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

18

Cesta tejida en fibra vegetal en donde se guardaban agujas, pequeños ovillos de hilos, entre otros que eran empleados para el tejido y bordado.

19

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


cetros. Los Paracas llevaron el bordado a niveles de perfección. Mostraron un gran interés en describir, a través de su cosmovisión, diversos motivos: rituales, florales, antropomorfos, entre otros. Esta perfección y estilización de los diseños, ciertamente fue un proceso, lo cual se puede apreciar perfectamente

Extraordinario bordado Paracas donde se aprecia una exquisita combinación de colores. (Colección Museo Amano)

en las diversas fases de esta cultura. Los bordadores Paracas se preocuparon en realizar innovaciones en el bordado mejorando sus trazos lineales por curvas, delineando sus diseños en color negro para definir mejor su iconografía, empleando además una paleta de colores muy atractiva, que incluye el rojo, amarillo, azul, verde, marrón, entre otros, empleando para esto lana de ovino por su particular característica de asimilar los colores de los tintes naturales.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

20

Tecnica del Anillado Cruzado Una de las técnicas utilizadas por los Paracas fue la del Anillado Cruzado, considerada una técnica de bordado con la cual se pueden desarrollar formas

Impresionante técnica del anillado cruzado ejecutado en el denominado Manto de Gotemburgo. (Fotografía: Robert Laime)

esféricas, cónicas y ramificaciones partiendo de un motivo central, de manera que el diseño permite formar figuras volumétricas que pueden visualizarse en tres dimensiones. Era, utilizada principalmente en las terminaciones de los textiles Paracas, en donde representaron aves, peces, flores y seres humanos que frecuentemente llevan bastones. La técnica del anillado cruzado es apreciada en su máxima expresión en uno de los más famosos textiles Paracas conocido

21

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


como Manto de Gotemburgo, que es denominado de esta manera debido a que el cónsul sueco Sven Karell, sacó de contrabando en el año 1930 diversas piezas textiles, entre las cuales se encontraba este manto, el que junto con otras piezas arqueológicas fue posteriormente donado al Museo de las Culturas del Mundo de Gotemburgo. Hoy en día esta importante pieza textil ya se encuentra repatriada. El Manto de Gotemburgo es considerado uno de los más bellos “Mantos Calendarios”, denominados así por Julio C. Tello porque en ellos se exponen los ciclos biológicos de flora y fauna, así como los oficios y costumbres de la sociedad de la cultura Paracas.

V. EL BORDADO EN EL PERU Valle del Mantaro El valle del Mantaro es un territorio fértil de amplias llanuras y distintos matices, como los que se conjugan en el bordado de sus coloridas vestimentas, las mismas que se han hecho populares a lo largo del país a través de la conocida danza típica Wanka, Huaylars o Huaylas, en donde se pueden apreciar hermosos bordados en la faldas de las damas y chalecos de los varones. Sin duda esta danza tiene un arraigo muy fuerte en el valle. En sus inicios era un baile de cortejo en un ambiente agrícola, pues comprende movimientos que se asemejan a la siembra, al cultivo y la cosecha; sin embargo, hoy en día se practica el denominado Huaylars moderno con una coreografía de salón pues exige menos esfuerzo para su ejecución; los huancaínos han extendido su práctica más allá de su territorio y es frecuente encontrar el uso de esta indumentaria en presentaciones vernaculares especialmente en la capital. El bordado Wanka se caracteriza por su iconografía basada en la flora Wanka - eventualmente puede existir alguna imagen que represente la fauna local principalmente aves - y el contraste de iridiscentes colores. La pollera se compone de tres partes, la primera es la falda propiamente dicha, la misma que es de un solo color usualmente en paño y puede estar confeccionada con algún pliegue. El siguiente segmento está compuesto por el bordado profuso, el cual ocupa un importante espacio, por lo general entre 40 y 45 centímetros, también denominado “talqueado”. Finalmente, y a manera de ribete, se remata con la denominada “plumilla” o “plumeado, que comprende un bordado más simple y que está compuesto a su vez por tres partes, denominadas por los artesanos como el cachaquito, el corazón y la punta.

Tejido Reticular Chancay La Cultura Chancay desarrolló un tipo de tejido único y de carácter original, denominado en nuestros días como tejido reticular. Se forma tejiendo urdiembre y trama en hilos pares, formando una estructura de tejido abierto, con diseños cuadrangulares y triangulares, los cuales son logrados por la posición de los hilos que entrecruzan las urdiembres y tramas por un entre trabado. Estos hilos recorren la trama en diversas posiciones y son enlazados o anudados según sea el caso, este tejido básico, fue empleado para la aplicación del bordado.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

22

La técnica del tejido reticular permitió elaborar textiles de diferentes texturas y densidad. (Colección del Museo del Banco Central de Reserva del Perú)

El proceso de producción de una pollera o un chaleco difiere mucho de la técnica y las herramientas empleadas en otras zonas de producción del Perú. Inicialmente el bordador dispone el paño y el forro de la prenda en un bastidor, el cual puede ser de diversos tamaños, según el formato de la prenda a bordar; sin embargo, para las prendas de vestir usualmente trabajan con un bastidor grande de aproximadamente metro y medio por ochenta centímetros, en el cual se tensan

23

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


en el interior de la figura, dejando de esta manera la superficie plana. Una vez finalizada la figura se cose en la tela principal lo cual le da un aspecto volumétrico al diseño. Esta técnica no permite cubrir grandes superficies por lo que se combina con otros tipos de bordados los mismos que se ejecutan directamente sobre la superficie de tela.

Detalle del remate de la falda compuesto por el cachaquito, corazón y punta.

las telas asegurándolas al bastidor y posteriormente se colocan los diseños de la prendas a bordar en un papel, el mismo que se adhiere a la tela a manera de guía. Luego, el bastidor se coloca en un caballete, preferentemente de madera, a manera del tablero de una mesa; ahí el bordador, sentado, inicia su trabajo bordando sobre la figura de papel. Este bastidor puede ser utilizado para el bordado simultáneo de dos o más artesanos. Posteriormente, y una vez concluido el bordado, se retira la tela del bastidor, se cortan las diversas partes que conforman la prenda y se inicia la confección. Estos talleres también elaboran el denominado bordado en alto relieve, el cual es empleado particularmente para la elaboración de sayas y escapularios religiosos. También se realizan en esta técnica estandartes, banderolas y productos similares. El bordado en alto relieve es realizado con hilos dorados y/o plateados, también denominados de oro y plata correspondientemente; para que se perciban los relieves se emplea la técnica de la cartulina, denominada así por el uso de un cartón o cartulina recortado, el mismo que es cubierto por el hilo, a través de puntadas realizadas en los contornos y que van de extremo a extremo, sin puntadas

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

24

Los bastidores pueden llegar a medir más de medio metro de largo y son colocados posteriormente sobre caballetes a manera de mesa para iniciar el bordado

Los orígenes de la práctica del bordado en el Mantaro, han ido de la mano, como en casi todas las regiones de nuestro país, con la evolución de los usos y costumbres de la moda local; la introducción de nuevos materiales, acompañados de un importante componente de identidad regional, han dado como resultado prendas muy coloridas con una ejecución técnica impresionante. La conservadora Sirley Ríos Acuña, en el artículo “Vestimenta e Identidad en el Valle del Mantaro: La Kutuncha”, relata los cambios de la vestimenta Wanka, desde el uso tradicional de la bayeta, hasta la explosión de colores de la mano del Huaylars; en este artículo se afirma que en la década de los cincuentas, los materiales cambian. Así, el tradicional faldón se empieza a elaborar con bayeta teñida con anilinas, la plumilla se realiza de manera más tupida y colorida, y, en los sesentas ya el talqueado predomina y se va extendiendo en

25

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Impresionante bordado ejecutado en pollera confeccionada para el tradicional danza Wanka del Huaylas.

mayor proporción, con el afán de demostrar el poder adquisitivo de sus portadoras. En la actualidad la producción de bordado está dedicada exclusivamente a la confección de polleras y chalecos para el Huaylars, la misma que tiene tendencia a ser reemplazada por el bordado computarizado, pues se pueden realizar a través de esta maquinaria complejos diseños en tiempos muy cortos, abaratando los costos de producción, mano de obra, entre otros. Sin embargo, a pesar de la introducción de las máquinas, existen aún bordadores y bordadoras, sobre todo en las afueras de Huancayo, los que vienen empleando técnicas artesanales para su ejecución. Nuestra investigación nos condujo por un camino un tanto diferente ya que en las otras zonas de producción artesanal del bordado en Perú, existe de alguna manera un soporte de artesanos, talleres y/o empresas enmarcadas en la actividad artesanal. Por lo contrario, en el valle del Mantaro nos dimos con la sorpresa de que los bordadores no se sienten cercanos a la producción artesanal, sino más bien a la confección, por lo que no existen asociaciones de artesanos o artesanos bordadores inscritos en el Registro Nacional del Artesano, pues no se sienten ni reconocen como tales.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

26

27

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


La Pintaybata pomabambina Pomabamba es un pueblo en donde se respira un aire sosegado. Para llegar a este pintoresco lugar es necesario cruzar la cordillera blanca y luego adentrarse a la provincia del mismo nombre, a través de una sinuosa trocha que conduce al pueblo que ha preservado una de las prácticas artesanales que se han resistido a la convencionalidad de nuestros tiempos y que es mostrada, en su máxima expresión, en la tradicional Pintaybata. La Pintaybata es una falda abierta de color negro bordada en la parte inferior con diseños de bellas flores que comúnmente se encuentran en los valles de Pomabamba, como las trinitarias, cantutas y dalias. Esta falda está finalmente rematada con un ribete en tela bordada a máquina y en donde plasman diversos motivos, como macetas que contienen flores, la hoja del chocho, el maguey y el amor seco, también bordan la flor de papa y plátanos. Esta bata se viste encima de la pollera, denominada por los pobladores como “llullimpa”, que usualmente es de color rosado o granate. El traje, además, cuenta con un “monillo” o blusa de color rosado, celeste o lila, para lo cual las mujeres decoran sus trenzas con cintas del mismo color y visten sombrero; dependiendo de la ocasión pueden vestir botines de cuero negro o marrón. El origen de la Pintaybata data del año 1843 cuando la Sra. Trinidad Moreno, un día de faena agrícola, como cualquier otro en la comunidad de Comunpampa, decidió decorar su bata de forma elegante y pretenciosa con hilos de colores, representando en ella la variada iconografía floral de su pueblo. Hasta ese momento solamente los varones agricultores vestían elementos decorativos que eran imprescindibles en su labor diaria, como lo son las fajas y alforjas, complementos que eran elaborados por las esposas en telar de cintura y que portaban ciertos motivos locales. La innovación elaborada por la Sra. Trinidad tuvo un impacto importante en su localidad, pues esta práctica se fue replicando entre las mujeres pomabambinas, en donde niñas, jóvenes y adultas hacían gala de su destreza en el bordado, a través de complejos y coloridos diseños extendiéndose esta labor hacia varios pueblos aledaños. De esta manera, se estableció también un lazo familiar importante entre madres e hijas o abuelas y nietas, quienes se reunían para instruir y decorar sus batas. Posteriormente, la Pintaybata ha sido innovada, a través del diseño y también cabe decirlo, en los materiales, pues la Pintaybata es bordada tradicionalmente sobre una tela de castilla o paño y, en pocas ocasiones, en telar de lana de ovino

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

28

Izquierda: Segundina Carranza junto a sus socias exhibiendo paño bordado con iconografía local. Derecha: Detalle del remate de la Pintaybata, en donde se puede apreciar el bordado a mano sobre el paño y el ribete elaborado con la técnica de la maquinasqa.

siempre de color negro. Cuentan las artesanas de mayor edad que, a mediados del presente siglo, se había extendido el uso de las polleras en bayeta de este color; sin embargo, en la actualidad el material ha sido reemplazado por el paño; a pesar de este cambio el color del textil aún perdura hasta nuestros días. Para la decoración de la Pintaybata las artesanas proceden a bordar con hilos de algodón industrial o perlé sobre la superficie, sin necesidad de un bastidor para tensar la tela, lo cual requiere de habilidad, a fin de que los puntos sean uniformes y no se pliegue la tela. Posteriormente se inicia el bordado de iconografía floral de manera manual, sin la utilización del proceso de transferencia del diseño, lo cual resulta sorprendente debido a que el diseño comprende un patrón que es repetitivo; pese a esto las artesanas alcanzan a replicar las formas y tamaños mentalmente, sin necesidad de una plantilla preestablecida. Por otra parte, hay que tomar en cuenta que para cualquier bordador, dar puntadas sobre una superficie oscura comprende una dificultad mayor, además que exige una mejor vista del artesano, la misma que se puede

29

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


debilitar por este esfuerzo a lo largo del tiempo. Los puntos empleados por las artesanas son el punto atrás, pespunte, relleno, rococó, cadena, princesa, pata de grillo, hilván, cruz y festón. Una Pintaybata según su complejidad puede llegar a demorar en estar lista entre una o dos semanas y las de mayor calidad pueden llegar a costar hasta 450 soles. La Pintaybata, es utilizada por algunas pobladoras permanentemente, otras solamente la utilizan en ocasiones y fechas especiales; sin embargo, es usual que las mujeres la utilicen durante el chimaychi, danza que tiene su origen en las comunidades campesinas pomabambinas; se dice, además, que este baile se realizaba luego de largas faenas agrícolas a modo de celebración en la que no eran ajenos la música y la chicha de jora. Es parte de esta cosmovisión andina y su relación tan importante entre el hombre y la tierra que la Pintaybata cobra una connotación especial al ser parte de la vestimenta de las pomabambinas en la cual reflejan su manera de ver el mundo a través de la iconografía. Una gran artífice de la transmisión de las técnicas de bordado, la difusión de la Pintaybata y por ende de la mejora de las condiciones económicas de muchas madres de familia a través de la artesanía, es Segundina Carranza. Como fue su bisabuela quien inició este arte tradicional, Segundina se sentía cercana emocionalmente a èl. Por eso, en un momento de su vida en que estaba dedicada a la docencia hizo un alto y decidió dedicarse de lleno a transmitir la práctica del bordado a mano, reafirmando la identidad pomabambina a través de la Pintaybata y otras técnicas artesanales practicadas por sus paisanos. En el año 2001 tuvo la iniciativa de formar la primera asociación de artesanos de Pomabamba, y, un año después constituyó la Asociación Pintaybata haciendo participe de esta iniciativa principalmente a los artesanos de las comunidades aledañas a Pomabamba, en la cual participan actualmente aproximadamente 200 socios. Hoy por hoy los artesanos ya no solo bordan magistralmente la Pintaybata, sino que plasman su iconografía en caminos de mesas, manteles, chalinas, entre otros productos; como todo emprendimiento artesanal el punto débil es la comercialización; sin embargo, Segundina recibe pedidos de personas conocedoras de la destreza de los artesanos de Pomabamba, a quienes en su mayoría contacta en la feria que promueve el Ministerio de Cultura, denominada Ruraq Maki, trabajos que distribuye según las habilidades de cada artesano, tratando de ser equitativa en este reparto. En Huaraz es casi imposible encontrar un lugar en donde se exponga el arte pomabambino; las tiendas artesanales que se encuentran en el centro de la ciudad y que tienen como

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

30

público objetivo el mercado turístico no expenden este tipo de artesanía, lo cual hace que de alguna manera se deje de promover las tradiciones culturales de este departamento en la vitrina turística más importante de la mencionada región.

El bordado amazonico La selva de nuestro país para el común de las personas puede parecer enigmática e inhóspita; sin embargo, las comunidades nativas que la habitan tienen una percepción diferente, pues, para ellos en la selva todo tiene sentido y simetría, como en el kené. Kené significa “diseño” en el idioma shipibo. Esta palabra es empleada por las etnias shipibo-konibo para identificar los esquemas geométricos que se pueden realizar sobre cualquier superficie ya sean ceramios, maderas, telas, accesorios elaborados con mostacillas y hasta la misma piel. Existen diversas técnicas para la aplicación del kené, las mismas que están relacionadas directamente con el material al cual se le va a realizar el diseño; por ejemplo, en la cerámica el kené se aplica a través de engobes o pueden ser tallados antes de dejar El kené materializa la cosmovisión amazónica, lo que podría parecer un laberinto creado caprichosamente transmite un importante significado.

31

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


secar la pieza. En el caso de la madera, el Kené es tallado en la superficie decorando de esta manera desde accesorios domésticos hasta canoas, remos o instrumentos musicales; finalmente, uno de los productos más representativos en estas etnias amazónicas son los elaborados sobre los textiles, son muy conocidas las pinturas sobre tela, ejecutadas con una astilla de madera o un pincel elaborado rústicamente, con los que se pinta el Kené, esto también puede ser empleado sobre la piel de los nativos, para lo cual se usan tintes naturales extraídos de plantas amazónicas; por otra parte se encuentran los bordados elaborados sobre tela con hilos de colores. El kené es un arte de género, el cual es ejecutado solamente por las mujeres y está ligado a una práctica ritual, gracias a la ingestión de plantas denominadas “rao” o también llamadas “plantas de poder” como el piripiri, las cuales tienen como consecuencia visualizar diseños y materializar esta energía a través de la aplicación del kené sobre los objetos de uso cotidiano, el mismo que no solamente tiene una finalidad estética sino más bien terapéutica, pues para los shipibo-konibo embellecer a las personas y los objetos, con los enrevesados esquemas y patrones, cura los males de origen físico, mental, social y espiritual. Se podría decir que la ejecución del kené es casi automática, pues las mujeres no emplean ningún tipo de molde, modelo o instrumento para medir los trazos, simplemente se posan frente al objeto a decorar y empiezan a fluir los trazos guiándose por las visiones que habitan en sus pensamientos; los esquemas representan diversos senderos que se comunican entre sí. Las mujeres comparten con sus hijas varias horas diariamente adiestrándose en el kené y, a su vez, preparándose para adquirir el poder de visualización de los patrones en su mente a través de un ritual, el cual consiste en introducir unas gotas del piripiri en sus ojos y ombligo con los que se ayuda a agudizar la visión del kené y de poder soñar, pensar y trazar kené.

para su uso personal, como los textiles finamente bordados en sus faldas de tela de cañamazo, sino que de un tiempo a esta parte, ellas realizan diversos productos con esta técnica tales como mantas, centros de mesa, individuales, posa vasos, entre otros, que están dirigidos específicamente al mercado turístico, el mismo que es un importante nicho de mercado del cual obtienen ingresos para contribuir a la economía familiar.

Los trazos geométricos del kené no tienen el mismo significado para todas las comunidades Shipibo-Konibo, son más bien las líneas, curvas y círculos los que reciben una denominación de parte de las mujeres, pero esta puede variar según la comunidad amazónica en la que se ejecute. Por lo general representan árboles, los huesos o la cola de pescado, un alacrán en posición de ataque, dientes de piraña, así como los ojos, las alas, las manos, los seres humanos, la anaconda, entre otros. El kené aplicado con la técnica del bordado a mano es una de las artesanías más representativas de los shipibo-konibo. Las artesanas no solo elaboran productos

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

32

La maquinasqa es ejecutada en todas las comunidades del valle del Colca, esta técnica incorpora la flora y fauna local.

33

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


hoteleras en comunidades cercanas como Yanque y emprendimientos de turismo rural comunitario entre los que destaca el distrito de Sibayo. Uno de los atractivos más importantes, y que congregan la visita de cientos de turistas, es el Cañon del Colca considerado uno de los cañones más profundos y bellos del mundo. Su parte más profunda ha sido estimada en 4,160 metros y se ubica en la localidad de Canco, en el distrito de Huambo; eso lo convierte en uno de los cañones más profundo del planeta, en donde es posible avistar el vuelo del Cóndor por las mañanas, desde el mirador de Cabanaconde. Una de las actividades que complementan la visita turística del Valle del Colca, es sin duda la actividad artesanal, pues además de ser una actividad cuya producción se ha extendido a lo largo de todo el valle, ella se comercializa en la mayoría de sitios turísticos del valle.

Experto artesano bordando sombrero Cabana, la maquinasqa es ejecutada diestramente tanto por varones como por damas.

La maquinasqa del Valle del Colca El Valle del Colca está conformado por 14 pueblos, en los que habitan comunidades collaguas y cabanas. Las principales diferencias que se pueden observar en la vestimenta de estas etnias es, por un lado, la forma de los sombreros; y, por el otro, el característico bordado de la vestimenta de sus pobladores, quienes hoy por hoy son anfitriones de una de las más interesantes rutas turísticas del sur del país, en donde además se realizan múltiples actividades de turismo rural comunitario. Claro está que también existen grandes corporaciones turísticas y emprendimientos empresariales hoteleros, de restauración, entre otros, que contratan mano de obra local y de alguna manera contribuyen con la economía local no solo tributariamente, sino con puestos de trabajo. El turismo en el valle se ha centralizado en el distrito de Chivay, que es tal vez el pueblo en donde se puede observar una planta turística importante con una cobertura interesante, pero aun no completa de servicios complementarios en beneficio del turista; sin embargo, existe una dispersión de las empresas

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

34

Tenemos así una feria permanente, ubicada en el mercado de Chivay, situado a pocos pasos de la plaza principal, en donde se expenden productos desde tempranas horas de la mañana hasta la noche. En Chivay también podemos encontrar tiendas dedicadas íntegramente a la artesanía y corporaciones hoteleras que permiten en ciertos horarios la comercialización de artesanía, la que es ofrecida por los mismos artesanos productores. Finalmente para las personas que quieren profundizar en el bordado a máquina, existen varios talleres artesanales muy accesibles cerca del centro. Otro lugar en donde se realiza una feria permanente pero solo en horas de la mañana - pues el circuito turístico así lo requiere - es en el pueblo de Yanque, en donde desde las 6:30 a.m. se exhibe lo mejor de la artesanía local. Este punto es muy visitado, pues las agencias de viajes promueven la visita a su iglesia, así como los productos artesanales y algunas danzas típicas como el Wititi, declarada en el año 2015 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, y que hace gala de la vestimenta local con impresionantes bordados. En Yanque también podemos encontrar, en un horario más conveniente, el Centro Artesanal El Arte del Bordar en el Colca , localizado al costado izquierdo de la Municipalidad de Yanque, en donde se expone y venden los productos del trabajo de hábiles artesanos. En la Cruz del Cóndor, o también llamado mirador del Cóndor, cerca de Cabanaconde, es usual que artesanos ofrezcan sus bordados, tejidos en hilos de punto, entre otros.

35

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Finalmente, otro de los importantes puntos de comercialización de artesanía es el ubicado en Sibayo, pueblo que se ha convertido en un ejemplo de gestión del turismo rural comunitario, destacando entre sus variadas unidades empresariales el Centro de Interpretación Artesanal Sibayo - Away Wasi, anteriormente llamado Ecomuseo de la Cultura Collagua. Este centro cuenta con tres salas implementadas con juegos didácticos relacionados a la artesanía, paneles informativos y fotográficos con imágenes del proceso de producción de la fibra de alpaca, y, demostración y venta de productos en bordado a máquina. Se puede decir entonces que la oferta artesanal está siempre cercana a la demanda turística, lo que no significa que no existan problemas comerciales en este sector, como la introducción de productos elaborados en tejido de punto

provenientes de Puno y que compiten, a pesar de tener una menor calidad en lo que a la fibra de alpaca refiere, y por consiguiente un menor precio. En lo que concierne al bordado a máquina en el Valle del Colca, este se ha extendido debido a que la población busca mejorar sus ingresos económicos. Esta actividad es realizada tanto por hombres como mujeres y su producción está principalmente dirigida a dos mercados importantes, el primero es el sector turístico, para el cual se elaboran productos como bolsos, correas, billeteras, individuales, caminos de mesa, monederos, cojines, sombreros, estuches para laptop, entre otros; y, el segundo, pero no menos importante, es el conformado por las mismas comunidades para las que se elaboran los hermosos trajes típicos que usan las mujeres, los mismos que pueden estar compuestos de varias piezas, según el número de faldas que las mujeres vistan; sin embargo, el traje está conformado principalmente por una blusa, un chaleco, un corpiño, una chaqueta y el gorro. Los productos elaborados para el mercado turístico están confeccionados principalmente sobre tela de lino de color negro, sin embargo también es usual la utilización de otros colores como marrón en diversas tonalidades, crema, rojo, entre otros. El bordado expresa la iconografía de flora y fauna del valle, siendo las principales el picaflor, el cóndor, el búho, la llama, la vicuña, entre otros. No existe mayor información acerca de la introducción del bordado en el valle del Colca; sin embargo, podemos afirmar por entrevistas obtenidas con artesanos de mayor edad, que, en primera instancia, se introdujeron los bordados en las vestimentas de las mujeres del valle y posteriormente este arte se fue extendiendo hacía el mercado turístico, a través de la artesanía.

Los productos dirigidos al mercado turístico mantienen la iconografía local del valle.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

36

Para tener una referencia en el tiempo acerca del uso de las decoraciones en bordado en las vestimentas, recurrimos al archivo de la expedición fotográfica aérea Shippee – Johnson, realizada por los norteamericanos americanos Robert Shippee y George R. Johnson, en la cual se elabora un registro, que data del año 1931, y en donde se observa que las mujeres pobladoras de Chivay aún lucían vestidos negros, elaborados en bayeta, sin mayores decoraciones; sin embargo, no ha sido documentado el proceso de cambio de las vestimentas del valle. Esta misma incógnita trata de resolver Blenda Femenías en el libro Gender and the Boundaries of Dress in Contemporary Perú. En esta investigación se realizan entrevistas a los más antiguos artesanos del valle, en las cuales se evidencian múltiples contradicciones, desde versiones donde

37

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


ocasionalmente, pues sus clientes demandaban la elaboración de simples prendas en bayeta. Tiburcio también vendía telas y otros accesorios de vestir pues, por citar un ejemplo, los gorros provenían de Juliaca y Huancané en Puno. En algunos de sus viajes a estas localidades, para comprar prendas y vender de pueblo en pueblo, se agenciaron de cintas elaboradas en telares de cintura, las cuales cosía a manera de ribetes con los que decoraba las polleras y corpiños de bayeta. Adicionalmente, realizaba decoraciones en bordado que en sus inicios eran muy pequeños; sin embargo, estos fueron complejizándose para lo cual fue entrenando a su esposa, pues existía una demanda que él no podía atender solo, todo esto sucedía aproximadamente en los años cuarenta. Al parecer, el gusto de las personas por los bordados fue extendiéndose a través de todo el valle. El artesano Alejandro Cabana, a pesar de tener aproximadamente ochenta años en 1992 (año en el que Blenda Femenías desarrolla la entrevista), aún realizaba laboriosos bordados; en esa época afirmaba tener una experiencia de cuarenta y cinco años bordando, lo cual se acerca mucho a la etapa de popularización del vestido en el Colca.

Registro realizado en el año 1931 en Lari, en donde se puede apreciar que aun la vestimenta no presenta la decoración profusa. (Fuente: Expedición fotográfica Shippee – Johnson)

los mismos artesanos entrevistados se atribuían la introducción de la típica vestimenta tradicional, hasta afirmaciones en donde se expresa que el uso de la vestimenta siempre fue el mismo en el valle. Otros, por el contrario, hacen referencia a que la introducción de las vestimentas y técnicas para su decoración, provienen de la región Puno. Sin embargo, recoge también entrevistas realizadas en esa época al Sr. Tiburcio Sulca y a otros artesanos como el Sr. Alejandro Cabana y Bernardo Supo en el año 1992, cuyas versiones acerca de cómo pudo haberse introducido la técnica del bordado a máquina y el uso del vestido tradicional del valle del Colca, tienen más sentido. Tiburcio Sulca, en el año 1932 dejó su natal Sicuani en Cusco y empezó a residir en Chivay. En el mercado del pueblo él se dedicaba principalmente a la confección de prendas y bordaba

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

38

Bernardo Supo, artesano radicado en Chivay afirma además un dato muy importante, que está relacionado con la época de la puesta en marcha del proyecto de irrigación encargado a “Majes Consorcio” o también llamado Proyecto Macon, conformado por capitales de empresas de Suecia, España, Inglaterra, Sudáfrica y Canadá, en el año 1974, el cual benefició a los bordadores del valle, pues se suscitó una gran demanda de vestimentas por parte de los pobladores que trabajaban para este consorcio, y, es que al tener mayores recursos económicos de su relación laboral con la empresa encargada de la obra de irrigación, demandaban para las mujeres de su núcleo familiar ostentosas vestimentas completas. Esta oportunidad no la desaprovechó la familia de Bernardo, para lo cual apostaron por desarrollar un taller y la tienda más grande y surtida de toda la provincia, contaba con diez máquinas de coser y una plantilla de veintitrés trabajadores, entre ellos cinco miembros de la familia y dieciocho empleados asalariados. El proyecto de irrigación tuvo una duración de quince años y la producción de prendas ya no era como en sus inicios, los artesanos que trabajaban para la familia Supo se fueron dispersando y, a su vez, instalando negocios propios capacitando así además a sus propias familias.

39

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Sin embargo, el turismo en la zona generó una oportunidad entre los bordadores locales, es así como desarrollaron productos de costos más bajos, producidos en serie, y, dirigidos a este segmento cuyos requerimientos aprendieron, los que hoy han transformado especialmente en artículos utilitarios. El proceso de producción de un producto utilitario es muy sencillo, pues mayormente se utiliza como tela el drill o el lino u otra tela con un gramaje que resista el bordado a máquina, sin que este encarruje la tela, pues se borda sin bastidor, usualmente el textil es de color oscuro, este se corta y habilita según el producto que se desea realizar. Posteriormente se borda a máquina, se inicia delineando el dibujo con mucha habilidad y precisión y luego se “colorea”, lo que significa rellenar el dibujo delineado para resaltar el diseño propuesto. Estos pasos pueden realizarse con tantos hilos de colores y matices que el artesano desee componer, posteriormente se realiza el armado del producto, para finalmente cortar los hilos de descarte con una piquetera.

Hoy en día, al caminar por sus pintorescas calles, es casi imposible imaginar que el terrorismo asoló por muchos años estos senderos que hoy se recorren en paz. El conflicto interno de los años ochenta ha repercutido en el atraso económico de Ayacucho; muchos de sus pobladores huyeron en búsqueda de paz y seguridad, sin embargo, hubieron otros que prefirieron enfrentar su destino en su querida tierra, como Macedonio Palomino y su esposa Luzmila Huarancca, quienes se convirtieron años más tarde en beneficiarios de una de las iniciativas del Proyecto de Reducción y Alivio a la Pobreza - “Proyecto PRA” de USAID, un programa que impulsó la práctica y perfeccionamiento del bordado a mano en Ayacucho.

La principal herramienta de los artesanos es la máquina de costura recta; sin embargo, antes de la llegada de la electricidad en el valle, esta labor se realizaba en máquinas de costura antiguas y rudimentarias en un inicio las de manivela, en donde el costurero tenía que poner en marcha la máquina con una mano, mientras con la otra guiaba la tela. Posteriormente se emplearon las máquinas de coser a pedal, más adelante estas máquinas fueron adaptadas con motores, para finalmente dominar el bordado en máquinas industriales. Claro está que los artesanos emplean las máquinas que más se adaptan a su capacidad técnica y de producción. También es común ver carretes de diversos colores listos para ser cambiados y matizar los diseños.

El bordado ayacuchano Ayacucho es uno de los lugares más hermosos y de mayor acervo cultural de nuestro país. Además, preserva y perpetúa múltiples líneas de producción artesanal como la textilería, cerámica, imaginería, hojalatería, tallado en piedra de Huamanga, retablos, bordados, entre otros. Es tierra de Grandes Amautas de la artesanía peruana y de celosos guardianes del arte popular del Perú. El proyecto bordando pasos propició la participación de una gran cantidad de artesanos de varias comunidades de Ayacucho. (Fotografía: Zo.Zena)

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

40

41

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Manta tradicional de Huanta, está compuesta por dos paños elaborados en telar de cintura, los cuales están unidos por un bordado copioso.

Macedonio Palomino, desde joven, aprendió el arte del tejido de tapices en telar a pedal, se involucró en cada etapa del proceso productivo, lo cual lo llevó a aprender a teñir con tintes de plantas de Ayacucho como el nogal, la chilca, la tara, el molle, entre otras, así como el uso del pulgón de la cochinilla para el teñido de tintes en tonalidades rojizas. Sus conocimientos fueron fundamentales cuando Luzmila incursionó en el bordado, buscando otra fuente económica para su hogar. Al inicio, la pareja no estaba conforme con sus primeros trabajos; el juicio crítico de Macedonio los llevó a perfeccionar sus productos. Poco a poco, Luzmila fue mejorando su técnica e innovando, a través de la aplicación de nuevos puntos sobre los telares que su esposo confeccionaba, en ese entonces en un solo color y en punto llano. Mientras esto ocurría, un día recibieron la visita de los representantes del Proyecto PRA, quienes les propusieron ayudarlos en articular la demanda del mercado con su potencialidad productiva artesanal, una oferta que claro está, cambió sus vidas. En el año 2004, el Proyecto PRA empezó a asistir técnicamente a Wari Urpi, nombre de la empresa de Macedonio; sin embargo, los numerosos y constantes pedidos de los contactos nacionales y extranjeros exigieron que convoquen a más artesanas para cumplir estos requerimientos, para lo cual Macedonio y Luzmila tuvieron la iniciativa de buscar beneficiarios en localidades de extrema pobreza con la finalidad de mejorar su economía, encargándose de capacitar a artesanas líderes y a grupos de artesanos de seis comunidades ayacuchanas. Las artesanas líderes tenían la función de supervisar el trabajo de las demás artesanas, y, de ser coordinadoras y mediadoras entre las comunidades y la pareja de esposos, mientras que el grueso de las artesanas eran asistidas por la pareja de esposos a fin de estandarizar la producción. Este proceso elevó la calidad de vida de 700 artesanas en extrema pobreza. Hoy en día muchas de ellas ya cuentan con talleres propios y hasta empresas artesanales, lo cual generó un importante impacto económico en estas localidades. Hoy en día Wari Urpi sigue ocupando un lugar importante en el abastecimiento de tiendas en la ciudad de Lima y en la exportación de productos de esta línea artesanal en Sudamérica, Europa y Estados Unidos. En la actualidad trabaja con 300 artesanos en 12 comunidades de zonas rurales de Ayacucho. Sin duda, Wari Urpi ayudó a extender en varias

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

42

comunidades ayacuchanas la línea artesanal del bordado a mano, y a su vez, a innovar y mejorar técnicamente la producción artesanal. Otros proyectos, como el de la Cooperación Técnica Belga – CTB, tuvo también una participación importante en la articulación comercial de los productos en bordado, generando un impacto destacado en la artesanía de la región. La CTB, realizó un diagnóstico de género en Ayacucho, en el marco del Programa de Lucha contra la Violencia Familiar y Sexual (PILVFS), el cual benefició a 630 mujeres agrupadas en doce asociaciones de artesanas, las cuales conformaron el Consorcio de Artesanas “Sumaq Llamkaq Warmi”. Posteriormente, la CTB concretó diversas relaciones comerciales destacando el muy laureado proyecto denominado “Bordando Pasos”, en donde se estableció un contacto comercial entre los artesanos y los representantes de la empresa estadounidense

43

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Converse en Perú. El proyecto consistía en bordar con elementos iconográficos propios de Ayacucho, varios lotes de zapatillas del modelo Chuck Taylor All Star de la famosa marca americana. Estas zapatillas, que inicialmente eran confeccionadas en Vietnam, llegaban a las localidades de Huamanga y Huanta y eran distribuidas en otras comunidades para la aplicación del bordado a mano, luego eran acopiadas, bajo un estricto control de calidad, y llevadas a Lima para ser distribuidas en tiendas al detalle. Posteriormente asesoraron técnicamente, y capacitaron, tanto en la técnica como en combinación de colores, a empresas como Sumaq Qara, que trabajaban con artesanas de comunidades de pobreza extrema. Si bien lo señalado explica cómo se extendió la práctica del bordado en Ayacucho, es importante recalcar que ésta ya era conocida entre las mujeres. Según el “Estudio Etnográfico del Bordado Ayacuchano”, elaborado por el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social – MIMDES y la Cooperación Técnica Belga – CTB, el lugar en donde se originó esta labor artesanal es el distrito de Luricocha en la Provincia de Huanta, donde se ha mantenido hasta nuestros días tradicionalmente el bordado sobre textiles.

pedido en serie; sin embargo, existen otras artesanas que optan por dibujarlo directamente para obtener un diseño más espontáneo. Sus representaciones están inspiradas en la naturaleza, ya sea en su flora o fauna, por lo que es común encontrar picaflores, mariposas y abejas. Los hilos empleados en el bordado son previamente teñidos tanto con tintes naturales como industriales. Cabe destacar que los ayacuchanos han conseguido especializarse en este campo. El teñido de plantas tintóreas de la zona como la chilca, el molle, la tara y el pulgón de la cochinilla es una actividad de muchos años atrás, inicialmente empleada para la confección de tapices multicolores, y ahora compartida para matizar los bordados. Claro está que la utilización de tintes químicos complementa la paleta de colores que son imposibles de obtener a través de las plantas. Emplean por lo general los puntos crespo, relleno, cadena, atrás, rococó, comino, nudo francés, cebada, finalmente se cortan los hilos sobrantes y se lava el producto con detergente, sin frotar.

Cabe destacar que en Huanta pudimos comprobar que las mantas bordadas se encuentran presentes en la vestimenta tradicional de las mujeres – aunque a decir verdad cada vez es menos frecuente; las mantas que se caracterizan por ser tejidas en telar de cintura en hilo industrial, con diseños horizontales en donde se intercalan colores brillantes con el color blanco. Para la elaboración de esta manta se unen dos telares y en la intersección de ambos destaca una franja bordada a mano, en donde se bordan flores y aves. Los artesanos ayacuchanos dedicados al bordado tienen una oferta muy diversa de productos. Destacan los bolsos, carteras, caminos de mesa, cojines, correas, tapetes decorativos para pared, entre otros. Su proceso de producción se inicia con la confección de textiles llanos en telares a pedal en fibras de alpaca o lana de ovino y, excepcionalmente si así lo pide el cliente, en algodón. Esta actividad es realizada principalmente por los hombres; sin embargo, también se puede encontrar talleres en donde participan solamente mujeres. Finalizado el telar, se inicia el diseño del producto; algunas artesanas poseen matrices o plantillas de cartón que se encuentran caladas para facilitar el dibujo sobre el telar, lo cual funciona muy bien cuando se solicita un

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

44

45

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


VI. EL BORDADO EN LAMBAYEQUE A nivel nacional, Lambayeque se ubica en el segundo lugar en cuanto a número de bordadores, según muestra el Registro Nacional del Artesano a diciembre del 2016, con una cantidad de 406 artesanos. Si realizamos un análisis por distrito tenemos, sin lugar a dudas, que el conglomerado más importante de bordadoras en la región Lambayeque se encuentra en el distrito de Monsefú, en la actualidad esta importante línea de producción comprende un número de 182 artesanas. Ellas se encuentran organizadas en tres talleres y ocho asociaciones, debidamente formalizadas, que conforman el COLOFAR de Monsefú, y, una gran cantidad de artesanos individuales que producen para algunos comerciantes o venden sus productos directamente. Monsefú es considerado por muchos como uno de los más importantes centros de producción artesanal, pues no solamente se elaboran finos bordados, sino comprende un número muy amplio de artesanos en actividades como el telar de cintura en hilo, marcado, tejidos de sombrero y otros productos en paja y junco, cestería, joyería. Por todo ello, es considerado un pueblo muy pujante y creativo, cualidades propias de nuestros artistas populares. No se conoce con certeza de qué manera fue introducido el bordado en el distrito y cómo fue popularizándose luego entre las mujeres monsefuanas, dado que no existen mayores referencias bibliográficas que nos den luces al respecto. Por tal motivo, recurrimos a un grupo de talentosas y experimentadas artesanas del COLOFAR de Monsefú, quienes compartieron con nosotros sus conocimientos y saberes, así como recuerdos de experiencias que tuvieron desde niñas y algunos relatos de sus padres y abuelos. La mayoría de artesanas tomó como punto de referencia una vestimenta icónica en Monsefú - y por qué no decirlo, de la región - que es el traje femenino de la marinera. Compuesto exteriormente por un vestido de color negro confeccionado en tela de raso, además está decorado y plisado, y, se caracteriza por tener un gran vuelo en la falda. La vestimenta interior está conformada por un camisón blanco denominado en Lambayeque “interior de marinera”, el mismo que está decorado con un fino bordado de temas florales, luciendo en el pecho, a manera de distintivo, uno o dos pavas reales, las cuales pueden encontrarse en diferentes posturas y con

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

46

Tradicional interior de marinera lambayecano, se pueden apreciar las pavas en el cuello, mangas y falda, acompañada de diseños florales y rematada con el punto festón.

47

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


las coloridas alas ligera o totalmente extendidas. Cabe destacar que, pese a que las artesanas conocen que el pavo real macho es el que tiene mayor colorido en sus alas, ellas siempre se refieren a esta imagen en género femenino. Finalmente, el interior de marinera está rematado en el punto festón, tanto en el cuello, en las mangas y en el filo de la falda. Si bien es cierto este colorido que le brinda el interior de marinera a la falda negra, dándole un tono más festivo a la prenda, y que es muy común hoy en día, tuvo un proceso de evolución, pues refieren las artesanas que aproximadamente en los años cincuenta el interior era elaborado de una tela blanca y bordado en un solo color de hilo, que por lo general era el morado. En aquellas épocas, las telas eran de un gramaje mayor, por lo que eran más resistentes y los hilos que se vendían no desteñían. En aquella época aún no tenía presencia la “pava”, siendo los elementos más representados la flora y la fauna de Monsefú, conocida también como la “Ciudad de las Flores”. Existen varias teorías acerca de por qué se le denominó a Monsefú la Ciudad de las Flores; sin embargo, las artesanas ensayan una presunción según la cual, las familias vivían antes en grandes quintas con floridos jardines cuyas flores se empezaron a utilizar como insumo iconográfico en

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

48

las labores artesanales. Por otra parte, se dice que el uso de la pava en el bordado, en especial en la vestimenta para la marinera, empezó en el Centro Poblado de Callanca, campiña ubicada a pocos minutos de Monsefú, donde hoy podemos apreciar que en las chacras de algunos de sus pobladores se domestica a esta ave de origen asiático. Posteriormente, por su colorido, ese uso fue difundiéndose a través del distrito; de alguna forma parece que la marinera e incluso el tondero dieron pie a que exista una producción importante de vestimentas bordadas, por lo cual surgieron talleres especializados en la confección de estas prendas, los cuales aún podemos encontrar. Paralelamente, las artesanas bordaban diversos productos utilitarios usados en el día a día, que personalizaban y llevaban curiosos escritos, utilizados también como regalo a una visita especial o a algún familiar que organizaba una celebración, como los “manteles”, empleados a manera de servilletas de mesa, centros, fundas, y otros productos ligados a la mantelería. Hoy en día el mercado ha cambiado. Si bien es cierto las artesanas siguen elaborando productos tradicionales, es importante atender una demanda que exige la innovación en diseño y producto, lo cual hace necesario atender los requerimientos de los

diversos segmentos de mercado, como es el caso de los niños, adolescentes y jóvenes. Para tal fin, las artesanas han logrado unirse a través de asociaciones y talleres. El proceso de formalización ha generado que instituciones del estado, ONG´s, entre otros, se interesen en desarrollar actividades con los artesanos, buscando promover la mejora de la competitividad del artesano. Santa Rosa es otro de los distritos en los que existe una concentración importante de artesanas, las cuales llegan a un número de 63. Santa Rosa es un distrito muy próximo a Monsefú y se caracteriza por su importante actividad pesquera, base de la economía del distrito. En Santa Rosa se pueden identificar hasta dos grupos de artesanas, las mismas que vienen reuniéndose permanentemente para mejorar su competitividad. La iconografía empleada en Santa Rosa es muy similar a la de Monsefú, destacando los motivos florales y, a diferencia de otras localidades, representan diseños relacionados al mar, tales como delfines, peces, entre otros. Los productos que elaboran son manteles, centros de mesa, servilletas y algunas prendas como blusas. Hoy en día en Lambayeque esta línea de producción tiene una presencia de artesanos en 20 de los 38 distritos que integran la región, entre los cuales destacan además de los ya mencionados, Ferreñafe, Mórrope, José Leonardo Ortiz, Pítipo y Túcume, en los cuales el CITE Sipán ya ha intervenido para mejorar la competitividad de los artesanos. Cabe destacar, que existen muchos artesanos que, a pesar de que el bordado a mano no es su línea de producción principal como es el caso de gran parte de tejedoras a telar, conocen las técnicas del bordado y las aplican de manera decorativa en algunos de sus productos, Eso sucede también en la zona alto andina de Lambayeque (Incahuasi), en donde las artesanas antiguamente bordaban sus llicllas con diferentes puntos, elaborando esquemas geométricos decorativos, para los cuales usaban hilos de lana de ovino de colores. Hoy en día esta práctica ha sido reemplazada por la decoración de coloridas grecas y cintas; sin embargo, a manera de revaloración, el CITE Sipán en el año 2016 ha desarrollado una asistencia técnica a fin de recuperar esta labor y aplicarla en los productos comerciales tales como bolsos, carteras, centros de mesas, cojines, entre otros.

49

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


VII. PROCESO DE PRODUCCION DEL BORDADO LAMBAYECANO Eleccion del producto y de los materiales El bordado a mano es una línea de producción muy versátil, puesto que se puede decorar con él cualquier producto de orden textil. El catálogo de telas y de hilos hoy en día es muy amplio, lo que es conocido muy bien por los productores quienes saben muy bien la diversidad de materiales que se puede encontrar en el mercado, así como las calidades y costos de los mismos. El artesano tiene la importante decisión de proveerse de los materiales más idóneos para la confección del producto a elaborar.

Habilitacion de la Tela La habilitación de la tela es fundamental. Un artesano entendido en confección, siempre podrá sacar mejor provecho de la tela y optimizar su uso al máximo; por lo general, muchos de los productos de mantelería que se realizan a pedido tienen medidas personalizadas que brinda al cliente; sin embargo, trabajan también con medidas estandarizadas como las siguientes:

Manteleria

Descripción del producto

Medida

Mantel cuadrado 140 x 140 cm Mantel redondo 200 cm Mantel redondo 180 cm Mantel rectangular 160 x 250 cm Mantel rectangular 160 x 300 cm Mantel ovalado 160 x 250 cm Mantel cuadrado 180 x 180 cm Servilleta estándar 40 x 40 cm Servilleta premium 90 x 90 cm Camino de mesa 33 x 140 cm Camino de mesa 40 x 180 cm Individuales 33 x 48 cm

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

50

El bastidor permite la tensión de telas de poco gramaje a fin de que no se encarrujen al ser bordadas.

Eleccion y transferencia del diseno en la tela La elección del diseño es muy importante. En Lambayeque, por lo general, se elaboran productos con diseños florales, los que ya se encuentran graficados en un papel, y son copiados con papel calca; sin embargo, también existen artesanos con habilidad para el dibujo que diseñan directa y hábilmente sobre el papel. A algunos artesanos les basta empezar a bordar con el trazo dejado por el papel calca; otros, sin embargo, con la finalidad de que esta transferencia no desmaye en su color, repasan el diseño con un lápiz, lapicero o plumón, para lo cual tiene mucho que ver la tela en donde se va a trabajar.

Bordado a mano Para el bordado lambayecano es imprescindible el uso del bastidor, debido a que por lo general se realizan trabajos con telas poco rígidas. En esta parte del proceso es cuando se puede apreciar la capacidad del artesano para componer y matizar el diseño elegido. De igual forma, la elección de los puntos influye en el producto final.

Acabado Finalmente, usando la piquetera, se limpian los hilos sobrantes producto del bordado. En el caso de algunos productos, se complementa el acabado con la aplicación de un remate en los bordes con crochet, el mismo que simplemente puede ir embolsado a máquina según el producto a elaborar.

51

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


VIII. MATERIALES Hilos Existen en el mercado una gran cantidad de hilos de diversos colores, texturas, grosores, calidades y composiciones. Los más empleados son el hilo Anchor Mouliné, que es de algodón mercerizado, por lo que tiene un color con mejor brillo. El hilo perlé es más bien torcido, redondo y satinado. En el ámbito local, podemos encontrar el hilo Molino Tren, el cual es de algodón y comprende dos presentaciones de distintas torsiones. El Molino Perlé es un hilo en madeja de fibra extra larga de algodón Pima, compuesto por dos hebras y con una torsión que permite un mejor acabado del bordado; el segundo, es el Molino, que es presentado en madejitas, elaborado también en algodón Pima y compuesto por 6 hebras cableadas de 2 cabos cada una, las cuales se pueden separar, según la necesidad del bordado.

Tela Se podría decir que en casi todas las telas en tejido plano, o en las variedades de tejidos de punto, se puede realizar el bordado. Su elección depende del resultado que el bordador desee obtener, por lo general se emplean telas con un tejido uniforme, tales como el lino, el dril, entre otros. Para el denominado bordado en punto cruz es necesaria una tela de tejido plano en la que sea perceptible a la vista tanto las tramas como las urdiembres. Para los conocedores es común reconocer acerca del “count” o “ct” o cuenta de la tela, lo cual se trata del número de hilos de trama que existen en una pulgada (2.54 cms) de tejido, información con la cual se puede calcular la cantidad de tela necesaria para ejecutar un diseño. En el Perú la tela más empleada para esta labor es la denominada tela Panamá.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

52


IX. HERRAMIENTAS Agujas Existe una gran cantidad de agujas disponibles en diversos tamaños; algunas tienen el ojal largo, de tal manera que sea más fácil para el bordador enhebrar el hilo. Las agujas para máquina vienen en diversos números, los que son empleados según el grosor de la tela; la elección de la aguja es fundamental para evitar que se doble o quiebre.

Bastidores El bastidor es una herramienta que se emplea para dar tensión a la tela antes de ejecutarse el bordado. Puede ser de dos tipos, el bastidor de aro y el bastidor de tablero. Los bastidores de aro son de forma redonda y consisten en un par de anillos concéntricos, uno de mayor tamaño que el otro; el más grande, a su vez, tiene un dispositivo de ajuste a manera de tornillo. Los bastidores en la actualidad son elaborados de plástico, sin embargo los más antiguos eran elaborados de madera, hueso y marfil. Estos se pueden encontrar en diversos tamaños y son elegidos según el formato de tela que se pretenda bordar. El bastidor tipo tablero es aquel que se utiliza para bordar diseños de mayores proporciones, está compuesto de un bastidor rectangular, que puede ser de diversos tamaños según las proporciones del bordado a ejecutar. En este tipo de bastidor se pueden realizar los bordados huancaínos tradicionales, así como los denominados bordados en alto relieve. Luego que la tela se tensa y se asegura en el bastidor, este reposa sobre dos caballetes a manera de un tablero. Finalmente, el ejecutante ya con el diseño dispuesto sobre la tela, borda con una mano en la parte superior y la otra en la inferior de la tela. El bastidor es una herramienta imprescindible para el bordador en el caso de telas delgadas ya que se necesita la suficiente tensión, a fin de que la tela no se encarruje por las puntadas; sin embargo, cabe destacar que existen bordadoras que no utilizan esta herramienta cuando bordan sobre telas más firmes o rígidas.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

54

Los bastidores de aro son de forma redonda, consisten en un par de anillos concéntricos uno de mayor tamaño que otro, a su vez, presenta un dispositivo de ajuste a manera de tornillo.

55

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Tijeras y/o piqueteras Como es conocido, las tijeras son una herramienta muy empleada en las labores de bordado. Las tijeras de hojas cortas permiten cortar el hilo con más precisión o perfilar pequeñas piezas de tela; las tijeras más largas se utilizan para quitar puntadas sin dañar la tela. Es frecuente el uso de las tijeras piqueteras, también conocidas como corta hilachas, las que, debido a su tamaño, son sencillas de manipular.

Medios de transferencia sobre la tela

Artesana transfiriendo el diseño a bordar, del papel a la tela. En Lambayeque es usual emplear papel carbón para este fin.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

56

Para realizar la transferencia del diseño se emplean diversos recursos; por ejemplo, en Lambayeque es habitual el uso del papel copia, también denominado papel carbón, para el copiado del diseño y más bien poco frecuente el uso del papel copia de costura. En Huancayo hemos podido comprobar que diestros artesanos pueden diseñar complejas figuras a pulso sobre la tela, haciendo uso de una tiza de costura; empero, la mayoría de bordadores emplean diseños de papel que se colocan encima de las telas y sobre los cuales ejecutan el bordado. En Ayacucho, para la transferencia en serie, se emplean plantillas caladas en cartón; sin embargo, hay quienes dibujan directamente en el telar. Cabe destacar que los bordadores a máquina no emplean ninguna clase de guía; el diseño es realizado a pulso.

57

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


X. CATALOGO DE PUNTOS

Existe una gran cantidad de puntos de bordado; sin embargo, los puntos tradicionales o básicos son los más empleados por los artesanos peruanos, como los denominados puntos de contorno que se emplean para delinear figuras. Existen también los puntos compuestos, que se hacen a partir de dos puntos con los que se realizan diversas decoraciones. Los puntos para cenefas o bordes, son aquellos que se realizan en líneas rectas o curvas muy suaves para la creación de bordes o ribetes, como se suelen bordar en manteles y servilletas. Los puntos alzados se usan para darle textura y más relieve al diseño; los puntos de relleno, tal vez los más dificultosos de ejecutar, son utilizados frecuentemente debido a su vistosidad y a las posibilidades que proporcionan para matizar un diseño. Finalmente, los puntos sueltos son de gran versatilidad, pues con ellos se pueden elaborar pequeños detalles en la composición.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

58

Punto hilván

Punto atrás

Para ejecutar el punto hilván se debe pasar la aguja por encima y por debajo del tejido, haciendo que los puntos a la derecha tengan la misma longitud. Los puntos de adentro hacia afuera también deben ser del mismo tamaño.

El punto atrás es empleado por lo general para marcar los contornos del diseño dando realce al mismo; para su realización es importante que todos los puntos sean del mismo tamaño.

Cordón

Punto Cinta

Este punto es muy útil para el bordado de contornos delicados; se ejecuta de izquierda a derecha, introduciendo la aguja de arriba a abajo con puntadas pasadas muy juntas.

El punto partido se emplea tanto para dar contorno, como para relleno. Con este punto se obtiene un bello efecto de volumen y líneas definidas.

59

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Punto Relleno

Relleno Cocido

Punto Matizado

Punto Hoja

Punto pata de cabra

Punto Margarita

Para la realización de este punto, primero se rellena el motivo superponiendo las puntadas en dirección hacia el centro, luego se ejecuta el punto pasado en dirección contaría al contorno.

Es similar al punto relleno, sin embargo se emplea para bordar diseños más amplios para lo cual se ejecuta un punto a manera de atraque a fin de que no se desarme o separe el bordado.

Este punto tiene forma de punto relleno, sin embargo se utiliza para la elaboración de diseños grandes y/o irregulares; también es empleado para dar un efecto de sombreado en el que se ejecuta con puntos largos y cortos.

Para ejecutar este punto se realiza una pequeña puntada recta en el extremo superior de la línea central; a continuación, prosiguen puntadas de relleno imperfectas hacia un lado y el otro.

Este punto es empleado en la ejecución de dobleces que requieren puntadas invisibles; es común apreciarlo en manteles, servilletas, así como en algunas prendas de vestir.

El punto margarita se elabora para el diseño de motivos florales. Luego de la primera puntada se realiza un punto cadena en el centro de la flor a bordar, se fija el eslabón con un pequeño punto en el extremo opuesto y se saca la aguja para formar el nuevo pétalo.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

60

61

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Punto cadena

Punto rococó

Punto Festón

Punto espiga

Punto Cruz

Pata de grillo

El punto cadena es uno de los puntos básicos del bordado a mano. Es utilizado en contornos, bordes e incluso para rellenar diseños; para su mejor acabado, es importante mantener la tensión correcta del hilo y uniformizar el tamaño de los eslabones que lo conforman.

El punto rococó se ejecuta introduciendo la aguja de arriba hacia abajo, sacando la aguja a la distancia de largo deseada, sin retirar la aguja del todo, se enrolla sobre ella el hilo, cuantas veces lo requiera el diseño, mientras se sujeta con el dedo para tirar de la aguja, se tensa el hilo para que se empareje el hilo enrollado.

El punto festón es utilizado a manera de ojal para los bordes de ciertos productos. En el traje tradicional de la marinera se puede apreciar en el cuello y en las mangas. También es posible ejecutar algunos calados en la tela valiéndose de este punto.

El punto espiga es un punto que se va enlazando consecutivamente como el punto cadena; sin embargo, su diseño es más decorativo, pudiendo lograrse diferentes efectos, dependiendo de la separación de las puntadas.

Uno de los puntos más populares es el punto cruz, que recibe este nombre debido al diseño que se forma a manera de aspas consecutivas; es muy común verlo en el remate de manteles y servilletas.

El punto pata de grillo es muy semejante al punto pata de cabra, a manera de aspas entrelazadas; se emplea para decorar ribetes y bordes.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

62

63

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


XI. OTRAS TECNICAS DE BORDADO En Lambayeque se han extendido otras técnicas de bordado, las que se realizan con similares herramientas; sin embargo, pueden variar en el tipo de materiales con el que se ejecutan. Es el caso del denominado “marcado”, conocido popularmente como bordado en punto cruz y el bordado en cinta. Estas técnicas son ejecutadas en varias localidades de la región, sin embargo hay que precisar que el marcado es muy tradicional sobre todo en zonas rurales.

Bordado en Cinta El bordado en cinta consiste en la decoración de telas, empleando en lugar del tradicional hilo de algodón, cintas de seda, las cuales son de diferentes grosores y se comercializan en una gran cantidad diseños, tonalidades y degradación de colores. Debido al uso de cintas de seda se hace imprescindible la utilización de agujas con ojal grande, con la finalidad de que las sedas puedan insertarse fácilmente. El bordado en cinta tiene un aspecto de alto relieve el cual es visible por el volumen que le da la cinta. En lo que refiere al aspecto productivo, cabe acotar que el bordado en cinta es un tanto más rápido que el bordado en hilo, pues en pocas puntadas se puede elaborar y rellenar el diseño propuesto; este tipo de bordado comprende algunos puntos semejantes al bordado a mano tradicional, sin embargo la mayoría de puntos son exclusivos de esta práctica artesanal.

equis o cruz; sin embargo, también se emplean otro tipo de puntadas como las de ¼, ½, ¾ y el punto atrás. La tela más popular y económica para la elaboración de estos productos es la tela panamá; existen también otros tipos de telas de mayor costo y calidad en el mercado, como el denominado lino canasta; en otros países se usa la tela Aída y el lino. La aguja que se emplea usualmente es la de punta roma; además, se hace indispensable el uso del bastidor para tensar la tela y hacer más sencillo el bordado. Cabe decir que para la elaboración del diseño es habitual el uso de patrones de diseño que se pueden encontrar en revistas y en Internet; no obstante, a través de la tecnología, los artesanos cuentan con programas que los ayudan a convertir cualquier figura o fotografía en una cuadrícula con un detalle de los códigos de los colores de hilos a emplear, según lo haya elegido previamente el usuario. En Lambayeque existen notables artesanas en esta línea de producción como la Sra. Juana Fiestas de Puescas, natural del distrito de San José, quien elabora composiciones con hermosos matices que hacen asemejar sus bordados a una pintura.

Marcado El marcado o bordado en punto cruz, es una práctica utilizada en muchas comunidades urbanas y rurales de Lambayeque; es una actividad muy popular en diversas partes del mundo y el Perú no es la excepción. El marcado tiene la principal característica de que para la elaboración del bordado se emplea una tela con la trama muy definida y que forma una especie de esterilla o cuadrícula, en la cual se utilizan puntadas en forma de

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

64

65

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


XII NUESTRA EXPERIENCIA El CITE Sipán inicia sus operaciones en la región Lambayeque en septiembre del año 2003, para lo cual se realiza un levantamiento de información, insumo importante para la realización de un diagnóstico de la actividad artesanal de la región. Este importante documento se realizó en base al registro de fuentes secundarias y, sobretodo, primarias. Hasta ese entonces, la región no contaba con un documento que ponga en evidencia la gran vocación artesanal e importante producción de arte popular de sus artesanos. , Con él se verificó que, a pesar del poco apoyo estatal recibido, aún se mantenían vigentes importantes conglomerados artesanales, ubicados en zonas urbanas y rurales; y, que a pesar de que muchos trabajaban casi en el anonimato y en su mayoría de manera informal, mantenían prácticas artesanales tradicionales, en diversas líneas de producción artesanal, transmitidas de generación a generación. El distrito de Monsefú, se constituyó en un referente, pues el FEXTICUM (Feria de Exposiciones Típico Culturales de Monsefú), es la festividad popular regional más conocida de Lambayeque, esta importante feria, iniciada en el año 1973 y promovida por el profesor Limberg Chero Ballena, nace como una manifestación de la cultura monsefuana, en la cual se exponen las costumbres y tradiciones de este importante distrito, entre las cuales destaca la artesanía. En Monsefú se realizaron talleres participativos, en los cuales se convocaron a los diversos productores artesanales en fibras vegetales, tanto en paja palma como junco y otras fibras vegetales como el laurel rosa; además, se convocó la participación de las tejedoras en hilo industrial y de las bordadoras, quienes se convirtieron en el grupo más nutrido de artesanas. Las artesanas monsefuanas hasta ese entonces elaboraban productos tradicionales, los cuales aún se comercializan en

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

66

la actualidad, como los famosos interiores de marinera de color blanco con iconografía floral y con representaciones de aves entre las cuales destaca la pava, el cual aparece con las plumas desplegadas. De igual manera, existe una tradición fuerte en la confección de cómodas blusas, y, de productos relacionados a la mantelería, tales como manteles, servilletas, tapa paneras y centros de mesa, los que se realizan en base a diseños tradicionales como las coloridas flores, o, con diseños costumbristas, en donde pueden aparecer estampas locales, tales como los bailarines de marinera, la vendedora de chicha o elementos relacionados a esta actividad como el mate y el poto, el cholo monsefuano arribando de la faena agrícola con alforja y faja, entre otras. Posteriormente, en el año 2009, se incorporaron a este importante contingente de artesanos, asociaciones de Ferreñafe y Santa Rosa, así como el importante centro poblado monsefuano de Callanca, conocido principalmente por sus numerosos restaurantes campestres, en donde se expende lo mejor de la gastronomía local y regional. Se podría decir que en casi todos los rincones de la región existen bordadoras. Algunas, como las monsefuanas, han desarrollado a tal nivel su producción que el bordado a mano se expone en su máxima expresión, convirtiéndose de esta manera en protagonistas principales de esta técnica. En otros casos, el bordado es un elemento decorativo, un tanto secundario, pero empleado como valor agregado para elevar la composición del diseño artesanal. En la actualidad, El CITE Sipán viene trabajando además con distritos como Pacora, Túcume, Ciudad Eten, Mórrope, Incahuasi y Chiclayo. Algunos tuvieron una tradición anterior en cuanto a esta técnica, mientras que otros la vienen aplicando recientemente.

Capacitaciones y asistencias tecnicas En el año 2004, una vez culminado el proceso de investigación y con un diagnóstico real de la actividad artesanal del bordado a mano, se iniciaron las capacitaciones a fin de mejorar la ejecución de la técnica artesanal. Sin embargo, debido a la gran cantidad de artesanas y de numerosos grupos de talleres y asociaciones, en algunas formalizadas y en otros casos en proceso de

67

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Las asistencias técnicas inicialmente fueron aplicadas a las beneficiarias de Monsefú, las mismas que tenían como principal objetivo mejorar la competitividad a través del fortalecimiento de conocimientos y habilidades, lo cual repercutiría en la mejora de la ejecución técnica y producción artesanal. Luego se brindaron en otras localidades y/o distritos como Santa Rosa, Ciudad Eten, Callanca, Ferreñafe, Túcume, Sipán y Pacora, donde era necesario mejorar la técnica.

Desarrollo de colecciones Las actividades relacionadas al desarrollo de colección, son tal vez las actividades más esperadas, de mayor convocatoria y concurrencia por parte de las artesanas. Se llevan a cabo a través de especialistas en diseño, que presentan una propuesta de productos, ya sea en prendas de vestir y/o en accesorios en la línea de bordado a mano. El proceso de la concepción de una colección es muy importante pues existe un periodo de investigación por parte del diseñador, en donde se explora la iconografía, tradiciones e identidad cultural de nuestro pueblo, de manera que estos sirvan de inspiración y puedan verse expresados en un producto de acuerdo a la interpretación del diseñador.

Desarrollo de colección a cargo de la diseñadora Jesús Carpio Aliaga

formalización, fue necesario conocer con más detalle, las habilidades técnicas y productivas de cada artesana, para lo cual se realizaron talleres con la finalidad de realizar una selección por niveles de conocimiento. Así, se obtuvo por una parte, una data de artesanos a los cuales se asistiría técnicamente, a fin de que fortalezcan sus conocimientos y habilidades, para mejorar las deficiencias en el proceso productivo; y, por otro lado, capacitar y desarrollar colecciones con las artesanas de mayor experiencia y destreza en el bordado a mano. Durante las asistencias técnicas se desarrollan temas relacionados a fortalecer los conocimientos básicos del bordado, promover el afianzamiento en la ejecución de la puntada e impartir nuevos conocimientos, tales como el desarrollo de técnicas innovadoras o aprendizaje de nuevos puntos.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

68

El desarrollo de la colección comprende no solo la propuesta, sino que además existe una fase de transferencia, en donde se instruye a los artesanos participantes sobre el proceso de producción de la colección propuesta por el diseñador. Durante esa fase, se les brinda un acompañamiento personalizado, a fin de que puedan copiar los moldes y diseños planteados, así como elaborar los prototipos desde el bordado hasta la confección del producto mismo. A lo largo de los años hemos contado con diversos especialistas en diseño, desde la diseñadora precursora en moda étnica peruana Olga Zaferson, así como diseñadores de productos artesanales como Jesús Carpio Aliaga, Victoria García, Úrsula Álvarez, hasta los diseñadores de moda Giuliano Calle, Rafael Barrada, Luis Vitali, Marissa Lara, Anabel de la Cruz, quienes han contribuido y plasmado colecciones innovadoras, desde su perspectiva del diseño.

Desfiles de moda Los desfiles de moda han sido una importante vitrina del trabajo realizado por los artesanos de Lambayeque. Los productos de la línea artesanal de bordado a mano, también han estado presentes en los diversos desfiles de moda realizados

69

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


en Lambayeque y en la ciudad de Lima, siendo los más resaltantes los eventos organizados por la entonces Dirección Nacional de Artesanía en el marco de las ferias De Nuestras Manos y Exhibe Perú. En el contexto local, la “Pasarela Moche”, evento organizado por el CITE Sipán con el objetivo de promover y difundir los productos y prendas elaborados por artesanos lambayecanos, fue llevado a cabo consecutivamente entre los años 2008 y 2014, y ha exhibido la producción artesanal que año a año el CITE Sipán desarrollaba con sus beneficiarios en las diversas líneas de producción. Sin duda, una de las líneas artesanales que más se adecúa a los eventos de moda por su versatilidad y aplicación a las diversas fibras textiles ha sido el bordado a mano, para lo cual se han diseñado diversas colecciones de prendas de vestir y de accesorios como carteras y bolsos. Entre las colecciones de prendas podemos destacar las elaboradas por los diseñadores Rafael Barrada y Giuliano Calle quienes resaltaron con motivos lambayecanos bordados a mano, prendas de algodón nativo en el año 2008. De igual forma, las diseñadoras Olga Zaferson en el año 2009 y Marissa Lara en los años 2012 Y 2014, desarrollaron una propuesta étnica con un sentido más tradicional y dos propuestas más juveniles y contemporáneas correspondientemente.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

70

Prenda elaborada con algodón nativo finamente bordada en cuello y falda con hilos de algodón mercerizado. (Desfile Exhibe Perú 2008 – Miraflores)


Izquierda: Vestido Blanco con cuello “v” y manga al hombro, cortes ovalados en la falda tipo tubo con aplicación de bordados a mano. Derecha: Bolso elaborado en tela canvas con forro y bolsillo interior, asa de tapiz y accesorios de metal, presenta bordado de iconografía local elaborada con hilos matizados.

XIII. CATALOGO DE PRODUCTOS INNOVADOS Cartuchera de tela tipo cuero con forro interior, bordada a mano con iconografía local y aplicaciones de botones.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

72

73

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Vestido corte romano elaborado en tela satĂ­n mate, bordada con motivos florales.

Vestido corte romano pronunciado en el hombro ejecutado con tela satĂ­n mate. Presenta motivos de flores y la tradicional pava bordada con hilos de seda.

LĂ­nea Artesanal de

Bordado a Mano

74

75

LĂ­nea Artesanal de

Bordado a Mano


Túnica elaborada en tela de algodón con detalle de punto festón en cuello y mangas, comprende además cinturón de color coral bordado a mano con iconografía mochica.

Enterizo blanco con aplicaciones de tul en mangas y bolsillos de cuero, la falda contiene una aplicación de bordado a mano con motivos locales.

Monedero bordado con motivos florales lambayecanos, elaborado en tela chambray rosada.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

76

Vestido de tela punto Roma color negro con aplicaciones de tul en cuello y falda, presenta aplicación de bordado a mano en mangas.

77

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


XIV. EXPERIENCIAS INTERNACIONALES Ventura Lambrate 2016 El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo viene desarrollando diversas iniciativas para posicionar la artesanía peruana en el mercado internacional y lograr que sea reconocida, admirada y utilizada en el mundo entero. Una de las más importantes características de nuestra artesanía, es que nos representa culturalmente a través de técnicas milenarias transmitidas de generación a generación y que forman parte de las tradiciones e identidad de nuestro país. Un importante aporte a estos objetivos se basa en el trabajo de los Centros de Innovación Tecnológica de Artesanía y Turismo, los cuales buscan mejorar la competitividad del artesano a través del fortalecimiento de sus capacidades. En este marco, en abril del 2016 y por iniciativa del MINCETUR, se exhibió en la ciudad de Milán en Italia, la colección denominada “Encuentro Bajo el Sol de los Dioses”, conformada por más de setenta piezas textiles elaboradas por veintitrés artesanos de las regiones de Ayacucho y Lambayeque, en coordinación con los CITEs de Artesanía y Turismo. Esta exhibición se hizo durante la Semana del Diseño en Milán, en el evento internacional

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

78

79

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


denominado Ventura Lambrate, en donde se muestran diversas propuestas de diseño contemporáneo elaboradas por reconocidos diseñadores, nuevos talentos, artistas independientes, escuelas, galerías e instituciones relacionadas al diseño de todo el mundo. Para tal evento, el MINCETUR desarrolló una asistencia técnica con el apoyo del diseñador peruano Ricardo Geldres y el diseñador brasileño Marcelo Rosenbaum, quienes diseñaron diversos productos, con el objetivo de lograr piezas de artesanía textil original, que rompan con los esquemas tradicionales y que puedan insertarse fácilmente en un ambiente contemporáneo e internacional, sin que ello signifique perder su esencia cultural milenaria. En el caso de Lambayeque, la colección estuvo inspirada en la cultura Lambayeque, a través de piezas textiles elaboradas con el ancestral algodón nativo, el cual comparte protagonismo con el bordado a mano. En él se recrearon diversas deidades pre hispánicas, que forman parte del denominado Vaso de Denver, una de las piezas arqueológicas emblemáticas que han sido materia de investigación por diversos especialistas y que nos han permitido conocer más acerca de las costumbres y rituales de la cultura Lambayeque. De igual manera se presentó una propuesta más ligada a la cotidianeidad rural, en donde se emplearon iconografías florales y letras, asemejándose a los tradicionales paños de matrimonio y alforjas empleadas para la faena agrícola, elaborados en telar de cintura, los mismos que contienen inscripciones o mensajes dedicados a sus portadores.

país que expusieron, compartieron e instruyeron a los visitantes en diversos saberes tradicionales.

Smithsonian Folklife Festival

Entre la gran diversidad de representantes del arte popular peruano, destacó la participación de la línea artesanal del bordado a mano, que estuvo a cargo de la artesana Jaqueline Ayasta Caicedo, quien tuvo la importante tarea de realizar la demostración de la elaboración de los interiores de marinera monsefuanos, así como, de explicar el proceso de producción y el significado de los motivos florales y del uso del pavo real como imagen central de esta sofisticada prenda. Sin embargo, una de las actividades que con más gusto realizaba, era la de transmitir sus conocimientos y saberes, a las personas que se animaban a dar una puntada sobre la tela, las que sin duda se llevaban la experiencia completa. A muchos de los visitantes residentes en ese país, que viven día a día con la tecnología y la automatización, les resultaba admirable que las técnicas manuales sigan resistiéndose a los avances tecnológicos, por lo que Jacky cayó en cuenta de la importante sensibilización que estaba realizando.

Desde el año 1967 en el Centro de Museos, National Mall en Washington DC, Estados Unidos, en el marco de la celebración del día de la Independencia de este país, se lleva a cabo Smithsonian Folklife Festival, el cual se caracteriza por ser una exposición internacional del patrimonio cultural vivo. En el año 2015 bajo la denominación de “Perú Pachamama”, este festival tuvo como país anfitrión al Perú durante diez días. Allí se exhibió nuestra riqueza cultural y artística, expresiones representadas por 114 compatriotas de diez regiones del

Con Jacky, viajaron también dos artesanas monsefuanas, especialistas en el tejido de sombrero a mano y tejido en telar de cintura, además de importantes artesanos retablistas, materos, tejedores en telar a pedal, mascareros, hojalateros, ceramistas, tejedores en fibras vegetales y joyeros, que representaron lo mejor del arte popular peruano ante más de medio millón de asistentes a este importante festival, sin duda, una vitrina importante que dará pie a que Lambayeque y Monsefú sea visitado por más turistas.

El Vaso de Denver, denominado así debido a que es de propiedad del Museo de Denver en los Estados Unidos, es una pieza elaborada en plata laminada y embutida que muestra complejas escenas en donde aparecen seres mitológicos y deidades que nos dan luces acerca de la cosmovisión Lambayeque.

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

80

81

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


XV. CONSIDERACIONES FINALES El bordado y la moda A través de todo el mundo se pueden apreciar diversas colecciones de moda en las que se encuentran incluidas las técnicas del bordado artesanal, esto debido tal vez a su fuerte arraigo en los países del medio oriente, Asia, Europa y América. Los diseñadores de moda en alta costura no son ajenos a esta corriente para lo cual muchos han desarrollado productos innovadores en los que el trabajo artesanal ha sido fundamental para lograr resultados en algunos casos impresionantes. Tal es el caso del diseñador Karl Lagerfeld, quien en la colección otoño invierno 2014 / 2015 de Chanel, desarrolló prendas que fusionan lo barroco con lo contemporáneo, en donde está muy presente el bordado a mano. Una de sus piezas icónicas fue un traje para una novia embarazada, el cual cerró el desfile, y que incluía una capa inspirada en los mantos de las vírgenes andaluzas, la cual estaba bordada en oro, y rememoraba los mejores tiempos de Versalles. Una labor artística que contó con la participación del taller Cecile Henri Atelier, el cual se especializa en bordado de lujo, para lo que se utilizaron cientos de horas para el bordado y aplicación de piedras de la capa. En nuestro país, ya hemos visto la importancia del bordado en el vestido. En algunas comunidades esta práctica se ha ido perdiendo con la introducción de prendas contemporáneas y, en otros casos, las vestimentas han ido cambiando; sin embargo, en Los diseñadores internacionales de alta costura, hacen uso del bordado combinando el diseño con fina pedrería. (Fuente: Getty Images)

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

82

especial en las comunidades de la sierra, aún prevalece la decoración de faldas, llicllas, mantas, blusas y hasta sombreros; en muchos casos, la ornamentación demuestra un mayor status económico, empero es claro que su propagación inicial se debió a una moda local, la cual convierte a estas prendas en una vestimenta típica. Por otra parte, hoy en día existen propuestas de diseñadores en las que se trata de recuperar el bordado a través de prendas de corte contemporáneo con composiciones que rescatan la iconografía e identidad local.

La maquina vs el artesano La tecnología ha traído consigo algunos beneficios entre los artesanos como hacer posible que a cualquier persona le resulte fácil tener acceso a máquinas de costura recta domésticas e industriales u otras maquinarias. Sin embargo, se ve cada vez más extendido el uso de equipos para la realización de labores de bordado, reemplazando de esta manera la ejecución manual e intervención del hombre en cada puntada. Un ejemplo claro es el uso de la “maquinasqa”, nombre empleado en la sierra sur del Perú para el uso de la máquina de coser para realizar el bordado; tal vez el lugar donde más se ha desarrollado es en el valle del Colca; sin embargo, existen comunidades en los departamentos de Cusco y Puno, en donde su uso es extendido sobre todo para la decoración de sus trajes típicos, lo cual ha servido de inspiración a algunos diseñadores independientes que han desarrollado diversos emprendimientos elaborando productos contemporáneos para el uso

83

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


automatización es una de las causas de la disminución de artesanos, lo cierto es que el artesano también hace uso de máquinas durante sus procesos artesanales. Con ellas mejora su producción final y obtiene una mejor productividad; eso sí, en este caso, la participación del artesano es activa y permanente durante todo el proceso productivo. Por tal motivo, mientras exista este vínculo estrecho entre el artesano y el producto, siempre se preservará la actividad artesanal.

TTradicion Vs Innovacion En Lambayeque se puede apreciar que existe una contraposición entre la tradición y la innovación; esto no solo es perceptible en la línea artesanal de bordado a mano, sino en otras actividades de producción artesanal. urbano, conservando iconografías locales.

técnicas

e

No podemos dejar de reconocer la experticia que se necesita para la ejecución de la maquinasqa, la misma que se realiza en máquinas de costura recta eléctricas, ya sean domésticas o industriales. La precisión en la ejecución la consigue el ejecutante a través de mucha práctica, ensayo y error. Esta actividad se viene propagando en diversas comunidades, debido a la rapidez con la que pueden avanzar un trabajo, podría creerse que al haber dejado de lado el bordado manual carece de valor cultural esta

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

84

práctica, sin embargo la maquinasqa ya se ha convertido en una actividad artesanal tradicional de estos pueblos. Un punto aparte merece el uso del bordado computarizado en donde no existe intervención del artesano, pues es un operador el que dispone la tela y calibra el tipo de bordado deseado. Esta actividad se viene introduciendo como una opción que reduce enormemente los tiempos y costos de producción, lo cual de alguna manera pone en riesgo la continuidad de la práctica artesanal. Claro ejemplo es el de las polleras huancaínas, en las que los productores

artesanales compiten con la tecnología y en donde el menor costo y la rapidez ganan a menudo la batalla. Se convierten en impactos negativos, que van en contra de la artesanía y tienen repercusiones también en la tradición cultural, que se ve afectada debido a que es más frecuente ver productos elaborados a máquina, los que vienen reemplazando a los bordados tradicionales. Finalmente, si bien es cierto que pareciera que la automatización y el uso de la tecnología llevan la ventaja en esta problemática, debido a que la

A través de nuestro trabajo hemos constatado que las artesanas, a pesar de que siempre solicitan y se encuentran prestas a participar de capacitaciones y actividades para el desarrollo de nuevas colecciones, siempre vuelven a la producción de productos artesanales de tipo tradicional, tal vez porque el mercado local que es el que atienden la mayor parte del año, exige ese tipo de productos que tienen una mayor rotación. En cambio, los productos innovadores y originales que expresan modernidad y tienen elementos de la cultura regional, obtenidos en las nuevas colecciones que desarrollamos, logran una mayor 85

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


demanda en ferias nacionales que se realizan periódicamente en la ciudad de Lima, pero no han conseguido puntos de venta permanentes fuera de Lambayeque, tarea en que debemos seguir trabajando para lograr una mayor articulación de los artesanos al mercado nacional.

Cifras Importantes Como mencionamos anteriormente, en el Perú existen dos mil quinientos cuarenta y ocho artesanos bordadores, inscritos en el Registro Nacional del Artesano, a diciembre del 2016. Lambayeque se encuentra en segunda posición en lo que se refiere a la concentración de artesanos, con cuatrocientos seis artesanos. CONCENTRACIÓN DE BORDADORES A NIVEL NACIONAL (6 principales regiones)

Ucayali Lambayeque Ayacucho Junín Ancash Puno

510 406 314 230 157 155

A su vez en la región se ejecuta esta línea artesanal en veintiún de los treinta y ocho distritos

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

86

de Lambayeque; en Monsefú se encuentra la concentración más grande con ciento ochenta y dos artesanos, seguido por el distrito de Santa Rosa con sesenta y tres artesanos, finalmente muy por debajo podemos dar cuenta de los distritos de Mórrope y Pítipo, cada uno con veintinueve artesanos bordadores.

CONCENTRACIÓN DE BORDADORES EN LAMBAYEQUE (4 principales distritos)

Monsefú Santa Rosa Mórrope Pítipo

182 63 29 29

Hay que considerar que las cifras brindadas por la Dirección General de Artesanía del MINCETUR no son estáticas, puesto que día a día muchos artesanos deciden formalizarse dentro de la actividad artesanal o, de lo contrario, algunos artesanos vienen integrándose al sector a través de la capacitación que brindan diversas instituciones; en el caso específico de Lambayeque, el CITE Sipán realiza esfuerzos para asistir a nuevos grupos que vienen incorporándose a la artesanía.

XV. DIRECTORIO DE ARTESANOS

87

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Monsefu Asociación Artesanal Bordados a Mano Rosa Muga Dirección: Ca. Mariscal Sucre Nº 622. Correo electrónico: bordadosrosamuga@hotmail.com Teléfono: 988689035

Asociación “El Arte de Las Manos Monsefuanas” Dirección: Ca. 28 de julio 618 Correo electrónico: jesustullume@yahoo.es Teléfono: 995762437

Asociación “Arte y Cultura Monsefuana” Dirección: Ca. 28 de julio 559 Correo electrónico: bordadosjacky@hotmail.com Teléfono: 978847779

Asociación de Productores del Arte Muchik Dirección: Ca. San Jacinto Mz A, Lote 2 Correo electrónico: yola_leo71@hotmail.com Teléfono: 948027036

Taller Tradiciones Monsefuanas Dirección: Ca. Grau 615 Correo electrónico: Teléfono: 957684486 / (074) 314051

Asociación de Artesanos Monsefuanos Productores “Cultura Viva” Dirección: Pérgola del parque artesanal, Av. Venezuela s/n Correo electrónico: artesanosculturavivademonsefu@hotmail.com Teléfono: 998557196

Asociación de Artesanas “Ciudad de las Flores” Dirección: Ca. San Martin 707 Correo electrónico: carmencita2025@hotmail.com Teléfono: 998557269

Asociación de Artesanas de Callanca Andrea Campos Sánchez Dirección: Centro Poblado Menor de Callanca Rama Custodio Teléfono: 953532803 / 934648110

Asociación de Artesanas “Productoras de Monsefú” – APROM Dirección: Ca. Simón Bolívar 296 Correo electrónico: aprom_2007@hotmail.com Teléfono: 968284654 / (074) 318278

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

88

Taller de Nicolasa Ballena Trujillo Dirección: Av. 28 de Julio Nº 834 / Parque Artesanal de Monsefú Stand Nº 7 Correo electrónico: : nicolasaba@yahoo.es Teléfono: 978041526

89

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


XVII. BIBLIOGRAFIA Taller Mi Tomasita Dirección: Av. Circunvalación 125 Correo electrónico: candelaria.m@hotmail.com Teléfono: (074) 300614

Mag. Lolo Mamani Daza, Lic. Corina Rojas Álvarez. (2005). Diagnóstico sobre Artesanías. Arequipa: Autocolca.

Santa Rosa

Blenda Femenías. (2005). Gender and the Boundaries of Dress in Contemporary Peru. Texas: University of Texas.

Asociación de Artesanas Forjadoras del Futuro de Santa Rosa - ARFUSAR Dirección: Christian Barnard 805 Correo electrónico: mogach2127@hotmail.com Teléfono: (074) 300614 Asociación de Artesanas Mujeres Emprendedoras con Futuro Dirección: Ca. Esteban Palma 226 Correo electrónico: yessenia_56_42@hotmail.com Teléfono: 998665072

Ferrenafe Asociación de Artesanos Ferreñafanos – ASARFE Dirección: Ca. Bolívar 708 Correo electrónico: artpefe@hotmail.com Teléfono: 979807876

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

90

Sirley Ríos. (2007). Vestimenta e Identidad en el Valle del Mantaro: La Kutuncha. Revista Artesanías de América, 63, 213-240. Dorothy Wood . (2014). Técnicas de Costura. España: LIBSA. Olga Zaferson Aranzaens. (2013). El Hilo Conductor: Tradición y Moda en el Perú Libro. Lima: Ediciones del Hipocampo. Dolores Buitrón D. (2000). Los Tejidos Paracas: Expresión del Conocimiento Tecnológico y Artístico de una Sociedad Regional del Antiguo Perú. Boletín del Museo de Arqueología y Antropología, 6, 10-15.

91

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


XVIII. AGRADECIMIENTOS COLOFAR de Monsefú

Participantes del Taller de Validación en Monsefú:

Ada Lisbet Quico Huamani

Ramos Pisfil Sánchez

Segundina Carranza

Lidia Lluen de Gonzáles

Elizabeth Bernaola

Gladys Chumioque Ayasta

Sara Ricsi

Milagros Chumioque Ayasta

Domitila Reyes Carrasco

María Túllume Reluz

Maribel Palomino Aymi

Zoila Gonzales Chafloque

Macedonio Palomino

Rosario Gonzales Llenque

Luzmila Huarancca

Gregoria Sanamé

Edgar Callo Gutiérrez

Martha Gonzales Mechán

Donato Núñez

Mercedes Miñope Farro

Anabel de la Cruz

Yolanda Delgado de Mimbela

Bruno Alva Meneses

Wilmer Miñope Muga

Olinda Silvano Rosa Fuentes Olivares Viviana Cieza Cubas Erika Chozo Saavedra

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

92

93

Línea Artesanal de

Bordado a Mano


Centro de Innovación Tecnológica Turístico Artesanal Sipán Juan Pablo Vizcardo y Guzmán 895 – Lambayeque Interior del Museo Tumbas Reales de Sipán Teléfono: 074-282843 Correo electrónico: citesipan@mincetur.gob.pe Facebook: https://www.facebook.com/cite.sipanlambayeque Issuu: https://issuu.com/cite-sipan

Línea Artesanal de

Bordado a Mano

96

Profile for CITE SIPAN

Línea Artesanal de Bordado a Mano - Tecnología e Innovación  

“Línea Artesanal de Bordado a Mano – Tecnología e Innovación” en la cual se profundiza en relación a esta importante labor artesanal textil...

Línea Artesanal de Bordado a Mano - Tecnología e Innovación  

“Línea Artesanal de Bordado a Mano – Tecnología e Innovación” en la cual se profundiza en relación a esta importante labor artesanal textil...

Advertisement