Issuu on Google+

BOGOTÁ GRAFFITI

CJBH compilación POR

FOTOGRÁFICA (EDICIÓN N°1)

PERIODISMO EDUCATIVO

E INVESTIGATIVO - 2013 -


Bogotá Graffiti

Esta compilación fotográfica de arte callejero nace de la necesidad y motivación de quienes transmiten sus mensajes en el día a día trabajando en el diseño, la ilustración y las artes gráficas para dar a conocer a la sociedad sus pensamientos, filosofías, ideales y sus nuevas formas de comunicar, creando así nuevos formatos para transmitir un mensaje.

Agradecimientos

Principales agradecimientos al grupo de la asignatura Periodismo Educativo e Investigativo (2013/1) de la Licenciatura en Comunicación e Informática Educativas (LCIE) de la Universidad Tecnológica de Pereira, liderada por el profesor John Harold Giraldo Herrera, que sin ellos no hubiese sido posible está realización de compilación fotográfica.

2

Estudiantes de Periodismo Educativo e Investigativo (2013/1) Por John Harold Giraldo Herrera (Profesor)

Columna

¿Qué es el graffiti?

esde su definición etimológica, ‘Graffiti’ D es un término tomado del griego grapho (grabar, escribir) que genera un préstamo

del latín con la forma grabare. Se utiliza la acepción latina “graffiti” para referirse al movimiento cultural y artístico así como también a las propias pintadas (piezas).

Ahora, muchos podrán decir que es un arte, algunos dirán que es una forma de vivir y también encontraremos los que dirán que es una falta de respeto contra las paredes de los lugares públicos. Pero ese no es el punto de la discusión, pues el graffiti es realizado con el fin de comunicar las nuevas formas de pensamiento, ideologías y filosofías, que reflejan y representan al artista que las realiza, el hecho no es ‘dañar la pared’ como podrían decir algunos, el hecho es comunicar y transmitir un mensaje que es recibido por un receptor urbano, sí, nosotros, que lo vemos y lo interpretamos de diferentes maneras. El graffiti es eso, que nos o les permite transmitir, lo que nos quieren o queremos mostrar. Pero más que una técnica o más que una forma de vida, los graffiteros siempre querrán decir las cosas en estos nuevos formatos de comunicación, nuevos

formatos que adoptan los muros y paredes y se transforman en el papel del realizador, pero que este ‘papel’ también conlleva a otras formas de protesta, porque ahora hablamos de que es una forma de atacar el espacio público creando así una contracultura, es decir, mientras expresan sus ideas en lo liso le dan el motivo a las personas para que los critiquen y digan que desvaloran lo que les pertenece, creando así un punto de vista negativo para el visitante y para el nativo. Claro está, que muchas personas no se sienten en total acuerdo con la realización de este tipo de presentaciones, como se mencionó con anterioridad, de este modo que la policía ha generado espacios para la realización de esta práctica, pero como todo ser humano no llena sus necesidades con lo que le dan, los graffiteros no se sienten satisfechos con lo que les brinden los agentes, o por lo menos eso es lo que dicen los Taxicomanos que son un colectivo de graffiteros de la ciudad de Bogotá y argumentan que no vale la pena pintar algo que ya ha sido pintado varias veces, para eso, están las paredes de las calles que están en blanco. Pues ahora bien, el hecho no es dejar una marca, una firma de identificación, pues eso es lo que las personas ven grotesco de este arte, una cosa es firmar y otra graffitear, un graffiti es bonito, una firma es una flasa apropiación le lo público o por lo menos así le veo yo, en un graffiti podemos ver una representación de un ideal, donde podemos denotar que efectivamente encontramos música, deporte, política, ética, emoción, arte, podemos decir que allí hay un valor estético que lo hace particular y que ‘representa el patrimonio del imaginario humano’ como diría el periodista Antonio

Morales Riveira, reconocido por sus análisis políticos, sociales y culturales del país. En la ciudad de Bogotá, la Capital de Colombia, podemos encontrar por cualquiera de sus calles este tipo de intervenciones por parte de graffiteros que han dejado su marca al pasar por allí, podríamos llamar a algunos como maestros, otros como quizás unos vándalos , en fin, no importa cómo los llamen, ellos no van a cambiar su forma de vivir la vida y su forma de representarla, pero algo es indiscutible, que la pared con un mensaje pintado en ella es una nueva forma de comunicar algo, un nuevo formato, nuevas perspectivas de la vida, en donde vemos reflejados las habilidades de un artista; el graffiti es un oficio, estético, interpretativo, político, y cultural .

Por Conrado de Jesús Barrera Henao Estudiante de LCIE de V semestre barrera@utp.edu.co

3


4

5


6

7


8

9


10

11


12

13


14

15


16

17


18

19



Bogotá Graffiti