Page 1

TCU Espacios Colaborativos


I

n

f

o

r

m

e

f

U

n i v e r s i d a d

d e

E

s cu e l a

A

d e

C

i

o s t a

n

a

R

l

ic a

r q ui t e c t u r a

P r o f e s o r P a b l o A cu ñ a Q ui e l 2016-2017

TCU Espacios Colaborativos

C h r i s t i a n

T r e j o s

G o n z á l e z B 3 7 0 1 1


Construcciรณn del

BOX


4


Como un primer acercamiento con el lugar de Manuel de Jesús Jiménez, se realizó una visita al parque en el que se ha estado trabajando, para así tener una noción más clara del área de impacto en la cual vamos a intervenir. Así se tuvo una primera entrada de dónde viven los vecinos que colaboran con el mantenimiento del parque, además de notar de inmediato las intervenciones que se habían realizado por parte de los anteriores compañeros que estaban completando su TCU, como el camino de llantas, los tableros de madera y las macetas. El propósito de esta primera visita era el de reavivar en la memoria de las personas, el hecho de que hay vecinos que se preocupan por el cuido de un espacio recreativo que han sido un lujo, dentro del contexto en el que se desarrollan los complejos habitacionales de Manuel de Jesús Jiménez, por el simple hecho de tener un lugar donde se puede convivir, y donde los niños y adolescentes llegan a jugar y pasar el rato.

5


6


Este rememoramiento de las iniciativas pasadas se realizó entre todos los compañeros presentes, mediante la repartición de volantes, hechos por Alex, y los cuales nos fue facilitados por el profesor, los cortamos y nos dispusimos a repartir a todas las personas que se pudieran, pegar el postes y dejar en las casas; unas personas los recibían por cortesía, otras se mostraban indiferentes, otras se expresaron con interés frente al hecho de que los vecinos se organizaban para una buena causa, sólo una señora se mostró escéptica porque dudaba del propósito de los fondos de la venta de comidas que se realizará.

Dentro de la información del volante, se incluía la realización de un taller para hacerle rampas de patinar a los jóvenes del lugar, el cual se realizaría la semana siguiente, dando comienzo a esta actividad. La incertidumbre era alta, no tenía idea de cómo íbamos a desarrollar todo.

7


Después en una reunión entre los compañeros con el profesor, discutimos sobre la dinámica de lo que sería el taller de rampas, cuáles serían las actividades, el orden de ellas, el tiempo que tendría cada actividad, se dio asignación de roles para cada encargado de actividad, y el tiempo de las mismas. Todo se organizó en una malla de actividades y objetivos que servirían como guía en el momento.

En la segunda visita se tenía previsto la realización del taller de rampas, sin embargo no obtuvo muy buenos resultados, ya que solamente se presentaron alrededor de tres niños, y no se procedió con el taller porque se sabía de antemano que los jóvenes a los cuales le interesaba el tema de construir rampas para patinar, era un número considerablemente mayor a la cantidad de niños que asistieron, asi que se les dijo a estos niños que el taller se haría junto a la venta de comidas que sería el domingo próximo, y que avisaran a todos los que pudieran para que de esta forma diera los resultados esperados. 8


P rog r a ma de a c ti v i d ad es d el tal ler

9


B o ce tos diseĂąo de ram pas

10


Después de esto se volvió necesaria la busqueda de métodos para hacer una rampa, de madera y con pocos materiales preferiblemente, la cantidad de diseños era variada, pero la mayoría compartían tecnicas para su construcción.

11


De esta manera, en la tercer visita se convocó a los niños en el momento de las ventas de comidas, donde se vendió arroz con pollo, gelatina con leche Pinito, bolas de cereal en leche condensada, entre otros productos. Los niños comenzaron a llegar, ante las ventas y ante la expectiva de que íbamos a construir rampas, al final la malla del taller no se desarrolló como lo planificado, sin embargo los niños comenzaron a pintar y dibujar con base en la pregunta ¿cómo sería su rampa soñada?. Al final de la actividad llegó un adulto joven, Emma, con el cual se discutió sobre cuál sería la mejor opción para construir, después de estar conversando se llegó a la conclusión de que lo mejor para todos era construir un box, o una caja para deslizarse con la patineta, ya que es mejor y más inclusivo para los niños que quieran empezar a practicar este deporte, porque es menos complejo de utilizar con técnica en comparación con un box. Además se conformó un grupo en Whatsapp donde los mismos jóvenes compartieron una posible manera sobre cómo se podía construir el box, fue gratificante e inesperado que quisieran apoyar la actividad de esta manera. 12


Ju e go s de m e s a p in tan do c o n l o s n i Ăą o s

13


14


Me n s a jes del c hat d e las ram pas

15


A raíz de todo este taller, se programó una reunión

Después de toda la recolección de ma-

con el profesor, ahí discutimos cómo podía ser el

terial, la investigación de como hacer un

box según nos habían sugerido los niños, si era de

box y el diseño del mismo fue de gran im-

dos patinetas de alto o una y media, o si medía 40

portancia para adentrarnos en el tema

centímeros o más de ancho. Así mismo se comentaba

de su construcción, desde pensar cómo

que había material que se estaba desperdiciando,

se unirían las juntas de las piezas, cuán-

afuera de la Escuela de Arquitectura, entonces ter-

tas piezas ocuparíamos, contar cuántos

minada la conversación del box fuimos a recolectar

clavos se necesitaban hasta saber cuá-

la madera, en medio del esfuerzo se vino un poco de

les herramientas eran las necesarias fue

lluvia, y entre quitar telas y amarrar tablas se logra-

planeado para poder construirlo sin nin-

ron recolectar 18 metros de 1x3 y 17 metros de reglas

gún contratiempo y sin que faltara nada.

de 1x2 en reglas de pino para el box y otros proyectos y a su vez fueron trasladadas al carro del profesor.

Continuando con la recolección de madera, nos dispusimos a limpiar unas cuantas láminas de playwood para las caras del box, de unas grapas y tablas de madera que no eran necesarias o estaban en mal estado, de paso nos encontramos con varias reglas de madera de sección cuadrada que estaban en muy buen estado, y que no dudamos en agregar al repertorio de material. 16


17


18


P roc eso de diseĂąo d el box

19


Llegado el día, junto con el profesor, recogimos las maderas que se habían quedado afue-

Cortadas las piezas de una de las bases se

ra a un costado del edificio de Arquitectura

comenzó a discutir con los niños sobre el alto

y partimos de camino hacia Manuel de Jesús

que tendría el box, en principio se decía 50

Jiménez a construirle el box a todos esos jó-

centímetros, otros 40, pero al final decidieron

venes. Ellos se mostraron entusiastas cuando

que 35 centímetros era la medida más óptima.

avisamos que ya nos dirigíamos hacia allá, y

Después de mucho martillar y cortar se concluyó

bajo la sombra del kiosco empezaron a apa-

la elaboración del box con ayuda de todos, y a

recer poco a poco, fueron llamando a sus ami-

pesar de que al terminar fue cu nto para estos

gos hasta que ya éramos bastantes y llenos de

niños, de las ganas de probar por primera vez

ganas y expectativa por ver lo que sucedería.

su creación. Todos los jóvenes jugaron un papel determinante para la construcción del box, por-

Comenzamos a trabajar y varios querían ayudar

que sin ellos no hubiera sido posible, fue construi-

a cortar las reglas de madera, se veían atentos

do por ellos y para ellos, al terminar recibimos

a colaborar con cualquier cosa que se necesita-

agradecimientos por parte de todos, sin embar-

ra, incluso uno de los jóvenes llamado David y al

go las gracias son las que nosotros debemos

que le decían “Pecas”, ayudó mucho al aportar

darles a ellos por la iniciativa que tuvieron y la

gran parte de los clavos que se utilizaron en el

alegría que transmitían durante todo el tiempo.

box, además un niño llamado Sebastián resaltó por su gran iniciativa y habilidad con el martillo.

20


21


P roc eso de c onstrucci Ăłn con l os ni Ăą os

22


23


Día del

NIÑO


El TCU como un método de llegada, de dar un poco de ayuda y de conectar más a las personas entre sí, por parte de la universidad, es una gran oportunidad que se nos da para crear lazos con las personas de una comunidad.

Esto

se

vió

reflejado

con

la

actividad

de celebración del Día del niño, realizada el pasado domingo 2 de octubre con las personas de Manuel de Jesús Jiménez .

Esta actividad fue particularmente especial dentro del tiempo que he estado haciendo el trabajo comunitario en esta zona, y fue algo inesperado, porque se apreció mucha más participación de lo esperado de varios jóvenes, la cual fue creciendo desde que se empezaron los preparativos con los globos, inclusive trajeron un inflador para ayudarnos.

25


A ct i v ida des de j uegos con globos d e p ay as o

26


Esta es una participación que no sucede todos los días, y estoy satisfecho de que haya sido así, me llena saber que brindamos un poco de diversión a los jóvenes que pedían cada vez más acrividades, y además de que hubo una búsqueda de posibles actividades para el evento, no fue 100% hecho por nosotros, la actividad no podía ser posible sin la internención y la ayuda de personas del lugar, madres trabajadoras que nos brindan todo su apoyo fueron las que lograron tanto compromiso como el que se logró observar.

27


Lo que denota esta ayuda al TCU es un interés, sabiéndolo o no de un propósito más allá, de hacer que los vecinos del lugar se apropien más del espacio público, que se identifiquen más con las posibilidades que les ofrece el parque, y se ven estos pequeños pero grandes esfuerzos que las personas realizan al comprometerse tanto por darle mantenimiento al parque. Esto sólo genera el querer crecer más y sensibilizarse con las personas de lugar para poder ayudar más, y definitivamente crecimos un poco más al interactuar de manera tan cercana con los niños y niñas.

Una actividad como la celebración del día del niño parece algo muy simple, pero trae mucho esfuerzo de fondo, esfuerzo que se ha acumulado poco a poco, y creo que esta actividad al ser tan exitosa es un reflejo de toda la iniciativa, por parte del TCU como un medio para el apoyo a las comunidades y por parte del vecino que quiere prosperar y ver crecer su comunidad. 28


A c tividade s de j u e go s c o n bo m ba s

29


J u e g o del c a r r eti l lo

30


Construcciรณn de MESAS y

BASUREROS


El nuevo proyecto surgido por el diálogo con el profesor, fue el de realizar varias mesas y sillas, o “pollos”, con las llantas que estaban disponibles en el parque y las que tenían guardadas los vecinos que colaboraron con nosotros.

Esta nueva posibilidad fue alentadora porque daba cabida a poder jugar con las llantas y poder crear diferentes diseños para las personas y los niños que utilizan el parque. Por eso mismo me dediqué a investigar diferentes usos para llantas recicladas y estudié posibles configuraciones que podrían tener las mesas, además de posibles soluciones para hacer bancas y ponerlas en el parque.

32


P ro c e s o de dis e Ăąo s de b an c as


En la visita al parque se probaron los diseños propuestos, y se plantearon otros entre todos, dando resultados interesantes, se contaron, se seleccionaron y clasificaron las llantas en mejor estado que no serían perjudiciales para los niños que estuvieran en contacto con éstas.

Además se habló con los vecinos, Ingrid y Gilbert, para saber con más exactitud las necesidades de ellos y observar dónde era más conveniente colocar las mesas y cuántas llantas se podrían usas para cada juego se mesas, a todo esto pudimos sentir gran aprobación por que surgiera este proyecto, lo cuál era algo positivo para sentirse apoyado por los vecinos y ver que estábamos haciendo trabajos que no eran ajenos a lo que buscaban.

34


Ex p lo rac iรณn c o n la s l l a n t a s

35


Id eas d e ubi caci ón d e l o s “ p o llo s ”


38


Se desarmaron tarimas y se recolectó madera del patio de Arquitectura, se dividió y se seleccionó con el fin de utilizarla para hacer bancas o sólo tenerla de respaldo para un eventual proyecto.

En una reunión con el profesor se discutió el diseño de las mesas y bancas, la distribución de las mismas y la manera en cómo podíamos comenzar a darle forma a la propuesta, así que tracé de manera más exacta las dimensiones y geometría que tendrían definitivamente las opciones que se decidieron como las más óptimas y fáciles de preparar, para así llegar a montar con una idea más clara del proceso de construcción y cuántas llantas se utilizarían exactamente.

39


En la siguiente visita al parque se chorrea-

que se buscaron por los alrededores con carre-

ron los cimientos que llevarían las sillas y la

tillo, para darle firmeza y soporte, se hicieron

mesa del primer pollo, se colocaron las llan-

los hoyos para dos juegos de mesas y sillas, y

tas y se aseguraron las mismas con varillas,

se buscaron más varillas, sin embargo no se

mientras trabajábamos se acercaban los ni-

les dio la continuidad y quedaron sin hacer.

ños de la zona para ver qué estábamos haciendo y nos preguntaban por lo que haríamos sin involucrarse más que la simple curiosidad.

Nos dimos cuenta de que las varillas de los cimientos podían ser más largas para abarcar el amarre de todas las llantas al mismo tiempo y facilitar el montaje, así que se hicieron los huecos para el segundo pollo y se chorrearon los cimientos con varillas más largas esta vez, después se taparon con plástico para protegerlos del clima.

Después se colocaron más llantas en el siguiente pollo pensando en un uso de personas más adultas, y se rellenaron con tierra y escombros

40


41


42


Seguidamente en otra visita vimos que hacía falta más tierra para compactar las mesas y sillas, asi que se rellenó más y se preparó la mezcla de concremix que el profesor nos facilitó para poder tener un asiento funcional en las sillas y un soporte en las mesas, por mientras se pensaba en el diseño de los sobres futuros, en todo este proceso no estuvimos en contacto con los vecinos más allá de guardar herramientas, además no nos esperábamos que en la siguiente visita una de las capas de concremix estuviera en el suelo y en pedazos, y otra tan sólo puesta en la llanta; pudo haber sido producto del vandalismo o bien de los niños jugando con las tapas de concremix que no se adhirieron correctamente, no lo sabremos, pero lo que sí se notó fue el descuido de las personas al parque, ya que estaba con una gran cantidad de basura en muchas partes, así que nos dispusimos a recoger lo que pudiéramos en el momento.

43


Después de una reunión para determinar las

que eran para moverse entre las cerchas, por

próximas actividades, se concluyó que lo próxi-

su puesto cuidábamos que siempre estuvieran

mo que demandaba urgencia era el estado en

seguros y no pasara nada malo. Y de nuevo

que se encontraba el kiosco del parque, por lo

nos sorprendimos y alegramos porque después

que, el lijar y pintar las cerchas del kiosco se

de dar la primera mano de pintura a las cer-

convirtió en la prioridad. Teniendo esto claro

chas, la vez siguiente nos volvió a ayudar un

el profesor nos dio la indumentaria requerida

niño llamado Kendall que se subió otra vez y

para hacer el trabajo y partimos hacia Manuel

alcanzó las partes que no podíamos pintar,

de Jesús Jiménez y comenzamos a lijar has-

y gracias a él pudimos terminar esta labor.

ta donde pudiéramos llegar, lo motivante fue que a pesar de que la tarea era rigurosa vimos más interés y entusiasmo de participar por parte de unos niños que sin dudarlo se subieron en la cercha y empezaron a lijar las partes a las que no llegábamos, fueron de mucha ayuda y nos alegraron el momento al ver lo hábiles

44


45


46


47


L i j a d o y p int a do d e cerchas / resultado f in al


Consecuentemente se nos asignó a Alex y a mi el diseño de los basureros con llantas y madera y los sobres de madera para las mesas respectivamente; después de hacer investigaciones de usos con llantas, uniones eficientes con madera, tipos de mesas con madera, y hacer algunos replanteos de las ideas que iba teniendo, di con un resultado que consideré se adaptaba más eficazmente a las llantas, a diferencia de las primeras ideas que se habían planteado, y daba un tamaño óptimo para las dimensiones propuestas, además de parecer una estructura resistente, sólo faltaba hacerlo realidad, por lo que los siguientes días serían trabajando en el patio de Arquitectura para construir los basureros y los sobres.

50


Dis e Ăąo de lo s s o b re s d e m a d e r a

51


El profesor nos trajo el material necesario para empezar a construir los sobres y nos dispusimos a montar la estructura base y sobre la cual se sontendrían las reglas que conforman la mesa; se continuó trabajando sobre las mesas y se les lijaron las superficies ásperas que podían ser incómodas para los vecinos, y por último se pintaron para dejarlas listas y sólo montarlas en el parque.

Después comenzamos a construir los basureros cortando las caras de las llantas y atornillando los bordes entre sí, se prepararon y cortaron las piezas de soporte de madera, se colocaron refuerzos de tornillos en áreas críticas y se agregaron las varillas que quedarían enterradas en la tierra para amarrar con el concremix y por último se confeccionaron dos marcos de fútbol con tubos y uniones para toldos que estaban en el patio.

52


53


54


Co n s tru c c iรณn y p in tado de l o s s o br es

55


56


Co n s tru c c iรณn de lo s ba s u r e r o s

57


Finalmente, se colocaron los sobres en las llan-

pintando con nosotros, y probablemente no lo

tas de las mesas y esperamos que sigan esta-

sepan, pero un pequeño gesto como ese es muy

bles por mucho tiempo, se colocaron las estruc-

grande para nosotros y es mucho mayor para su

turas de los basureros y se estabilizaron para

comunidad, porque no sólo nos ayudaron, ayu-

poder chorrear el concremix, dos días después

daron también a que su entorno fuera mucho

vimos que una de las sillas fue afectada por

mejor y ser parte de él dejando su pequeño

el vandalismo y tuvimos que ponerla otra vez

aporte a un lugar construido en base de peque-

en su sitio, pero no todo fue malo, porque co-

ñas ayudas, como lo es pintar una simple llanta.

menzando a pintar los basureros se nos acercaron varios niños y niñas que quisieron mucho ayudar a pintar, y fue muy gratificante ver que prestar esa ayuda les divertía, y después de colocar de manera definitiva los basureros fue muy bonito ver que terminamos nuestro último proyecto no sólos, sino con la ayuda de niños desinteresados que querían compartir su tiempo

58


I n s talac iĂłn de lo s s o b re s y lo s ba s u r er o s

59


v a n da lismo a la si ll a

P in tado de la s illa d el k i o s co

60


P in tado y c o lo c ac iĂłn de lo s ba s u r er o s

61


TCU Espacios Colaborativos

TCU - Arquis UCR Christian Trejos  

Tabajo Comunal Universitario de la Universidad de Costa Rica - Escuela de Arquitectura Compartir / Vivir / Crecer