Page 1


Investigaciones recientes sobre la lítica arqueológica en México


COLECCIÓN CIENTÍFICA Serie Arqueología


Investigaciones recientes sobre la lítica arqueológica en México Lorena Mirambell Leticia González Arratia Coordinadoras

INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA


Investigaciones recientes sobre la lítica arqueológica en México / coordinadoras, Lorena Mirambell, Leticia González Arratia. – México: Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2010. 160 p.: il.; 23 cm. – (Colección Científica; 561. Serie Arqueología). ISBN: 978-607-484-573-0 1. Lítica – Tipología. 2. Raspadores de maguey (Lítica) – Metztitlán, Hidalgo. 3. Obsidiana, objetos de. I. Mirambell, Lorena, coord. II. González Arratia, Leticia, coord. III. ser. LC: CC79.5 S7 I58

Primera edición: 2009 D.R. ©

Instituto Nacional de Antropología e Historia Córdoba 45, col. Roma, C.P. 06700, México, D.F. sub_fomento.cncpbs@inah.gob.mx

ISBN: 978-607-484-573-0 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, la fotocopia o la grabación, sin la previa autorización por escrito de los titulares de los derechos de esta edición. Impreso y hecho en México.


Índice

Introducción Lorena Mirambell y Leticia González Arratia

9

La industria lítica Clovis sonorense del Pleistoceno tardío/Holoceno temprano: una mirada desde el sitio Clovis de El Bajío Guadalupe Sánchez y John P. Carpenter

19

La lítica chalchihuiteña del norte de Durango Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

37

La cadena operativa en la fabricación de máscaras en los talleres de lapidaria de La Ventilla, Teotihuacan Julie Gazzola

61

Obsidian Lapidary without Polishing John E. Clark and Phil C. Weigand

79

Los raspadores de maguey de la región de Metztitlán. Un enfoque tecnológico Gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma

95

La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana en Huapalcalco, Hidalgo Margarita Gaxiola González

111

Aproximación a una clasificación del material de molienda María Elena Ruiz Aguilar

133

Aprovechamiento de la sílice en las culturas mesoamericanas Adolphus Langenscheidt

147


Introducción Lorena Mirambell * Leticia González Arratia**

El marco teórico de referencia de la mayoría de los autores que participan en este libro es la cadena operativa en su sentido más amplio, la cual considera en el estudio de la lítica1 las características de la materia prima y su yacimiento, los diferentes estadios de manufactura del artefacto, las modificaciones que sufre por el uso que se le dio, y su desecho. En general, los trabajos presentados destacan el aspecto tecnológico de la manufactura, lo que da cierta homogeneidad a las obser­vaciones y al vocabulario y permite la comparación entre ellos. Excepto tres, los textos se refieren al estudio de artefactos característicos de la arqueología mexicana, como son las manos y metates (Ruiz Aguilar); el espejo de obsidiana (Clark y Weigand); el raspador de maguey (Cassiano y Álvarez); la punta tipo Clovis (Sánchez y Carpenter); la máscara teotihuacana (Gazzola), mientras que Margarita Gaxiola aborda el conjunto de artefactos y derivados de manufactura característicos del Posclásico del Altiplano Central, particularmente en Huapalcalco, Hidalgo, que incluye bifaciales, raspadores de maguey y navajillas prismáticas de obsidiana. Fernando Berrojalbiz, por su parte, realiza una

primera aproximación al estudio de la totalidad de artefactos líticos arqueológicos (núcleos, so­ portes, productos y desechos de talla) presentes en los sitios Chalchihuites, en Durango, excavados por él. Adolphus Langescheidt, desde una pers­pectiva geológica, presenta una selección de piezas individuales de museo sin con­ siderar su contexto, con el objetivo de ejempli­ ficar la amplia selección de rocas con contenido de sílice que la po­blación mesoamericana uti­ lizó para elaborar artefactos, sobre todo objetos suntuarios. La utilización de términos semejantes por los autores al referirse a los desechos de talla, a los productos terminados o a los diferentes tipos de lascas típicas de las secuencias de reducción, facilita al lector la comparación entre sitios y materiales. De esta forma, a la lasca característica de ciertas secuencias de reducción, como es el caso de la “lasca pasada” (o puente), en dos de los artículos que la mencionan se le asignan dos interpretaciones diferentes: cuando se trata de la manufactura de la punta Clovis se ha interpretado como un error2 (Sánchez y Carpenter, en este volumen), mientras que cuando se trata del raspador de maguey es evidencia de que se logró el soporte adecuado (Casiano y Álvarez, en este volu-

* Subdirección de Apoyo Académico, inah. ** Centro inah Coahuila. 1 Y en el estudio de otros materiales y técnicas como la cerámica, cestería, etcétera.

2 Comunicación personal con Dennis Stanfford, octubre, 2008, Washington, D. C.

9


Lorena Mirambell y Leticia González Arratia

técnicas, como es evidente en el caso del espejo de obsidiana, el cual, de acuerdo con el experimento de Clark y Weigand, en una de sus modalidades requiere sobre todo tres técnicas: la percusión directa con un percutor grande y blando, la presión y la perforación, y también de una estrategia y control de la fuerza para desprender por percusión grandes lascas bulbares. La calidad y el enfoque de los trabajos que aparecen en esta obra permiten una lectura individual y enriquecedora de cada artículo por sí mismo, y alientan a realizar a su vez una lectura comparativa.

men). resulta ilustrativo que en este caso una lasca tipo no necesariamente puede ser interpretada de la misma manera, sino en términos de la secuencia de reducción y de la cadena operativa correspondiente. El concepto de cadena operativa surgió en Europa en el siglo xx y se popularizó a partir de la década de 1960. Si bien en Europa ha tenido su mayor aplicación y desarrollo en el estudio de la lítica tallada de sociedades cazadoras-recolectoras, particularmente del Paleolítico europeo, en México se ha aplicado más al estudio de la lítica de las sociedades mesoamericanas que a la de los cazadores-recolectores del Cenolítico mesoamericano o de Aridoamérica, o sea, se ha estudiado más intensamente la lítica de las sociedades que muestran el nivel de estado, y no sólo la tallada sino también otras técnicas en que se privilegia el desgaste, por ejemplo. Y su aplicación ha resultado muy fructífera, como puede observarse en los trabajos que se refieren a esta área y periodo histórico en el presente volumen. Otro punto que destaca de los artículos aquí incluidos es que mientras en la manufactura de los instrumentos líticos tallados se aplican una, dos o tres técnicas (percusión directa, percusión indirecta, presión) según el caso, la elaboración de un objeto suntuario, como las máscaras teotihuacanas de piedra, estudiadas por July gazzola, implica el uso de una gran variedad de técnicas de manufactura y acabado: el desgaste, el vaciado, la perforación en sus dos modalidades, bicónica y cilíndrica, la incisión, el pulido, todo ello precedido seguramente por el trazo de los rasgos faciales que ubicaría los puntos que se deben vaciar o resaltar. Destacar la variedad de instrumentos utilizados, como son percutores, fibras para cortar, cinceles, gubias, leznas, pulidores y bruñidores (de cuero, tela y hueso humano), perforadores y punzones, revela la complejidad tecnológica y el grado de especialización contenido en este tipo de objetos suntuarios. Pero al objeto suntuario per se no necesariamente se le aplica esta diversidad de

LOS AuTOrES Y Su CONTrIBuCIÓN Inicia este libro con el artículo “La industria lítica Clovis sonorensedel Pleistoceno tardío/ Holoceno temprano: una mirada desde el sitio Clovis de El Bajío”, de guadalupe Sánchez y John, P. Carpenter. Si bien la punta Clovis no representa el artefacto más antiguo reconocido como tal en el Continente Americano, se puede decir que es el más antiguo con características distintivas (la acanaladura, la lasca pasada, el pulido de sus bordes, entre otros) y sistematización en las técnicas utilizadas en su manufactura, lo que permite su identificación y fechamiento aproximado aun en superficie, o sea, que tiene una presencia original en la arqueología y una larga tradición de estudio en Estados unidos. Pocos son los estudiosos en México dedicados al Cenolítico inferior (Paleoindio en Estados unidos), en particular al análisis de artefactos específicos como las puntas Clovis, Folsom y Plainview, que presentan una antigüedad máxima para Estados unidos de 11 600 a.p. Por lo general, se han reportado en México sólo puntas Clovis aisladas en superficie y podrían contarse con los dedos de una mano los casos en que se menciona su asociación con algún otro tipo de artefacto de la misma tradición. gianfranco Cassiano es uno de los

10


Introducción

pocos estudiosos que a lo largo de los años ha insistido en el tema a partir de los materiales arqueológicos de Hidalgo, como se puede observar en su bibliografía,3 en la que destaca el estudio tecnológico y la contextualización de la punta Clovis. En la actualidad se puede agregar el interés de Sánchez y Carpenter, autores de este capítulo, por llevar a cabo un proyecto a largo plazo que pretende el conocimiento de la industria Clovis a partir tanto de la sistematización del análisis de los artefactos derivados de esta tecnología, como de la búsqueda, prospección, registro sistemático y excavación de sitios de este tipo en Sonora, en el área conocida como El Bajío, identificada localmente por la cantidad de puntas acanaladas tipo Clovis que se han encontrado en ella a lo largo del tiempo, así como de otro tipo de artefactos pertenecientes a la misma industria. La ausencia de sitios de este tipo en México y/o el desinterés por estudiarlos o buscarlos añade importancia al presente trabajo. En la mencionada región sonorense se ha recolectado en el pasado, sobre todo por saqueadores (o aplicando técnicas propias del saqueo, lo que significa ausencia de información detallada y/o confiable), una buena cantidad de puntas Clovis en superficie y/o desecho de talla asociado con su manufactura, como son las lascas pasadas o puente y otros artefactos indicadores como los pequeños raspadores sobre lasca. Los autores del artículo se dieron a la tarea de localizarlos y estudiarlos bajo una misma óptica, logrando reconocer siete de los tipos hasta ahora identificados en Estados unidos, que actualmente se aceptan como parte de esta industria. gracias al desarrollo que ha tenido el estudio de la etapa Paleoindia, en

particular en el estado de Arizona, región que colinda con Sonora, les ha sido posible establecer el grado de semejanza o los aspectos en que radica la diferencia entre las dos zonas. A este trabajo de recuperación de materiales e información que se encuentra tanto en museos como en colecciones particulares de Sonora y Arizona, Sánchez y Carpenter han sumado un proyecto profesional arqueológico al realizar trabajo de prospección y excavación, lo que ha aumentado la cantidad de artefactos y datos específicos sobre su contexto. Si bien una fase del estudio de esta industria radica en identificar el proceso tecnológico, el avance en este sentido permitirá desarrollar otros aspectos relacionados con la organización social y estrategias de movimiento de la sociedad Clovis, como lo exponen los autores en su introducción al tema. El capítulo “La lítica chalchihuiteña del norte de Durango”, de Fernando Berrojalbiz muestra los resultados del estudio de los materiales líticos excavados en el valle del alto río ramos, en Durango y Zacatecas, región que forma parte de la importante expansión mesoamericana hacia el norte de México, conocida como cultura Chalchihuites. Se trata de una primera aproximación a la lítica que Berrojalbiz obtiene por excavación en dos sitios conocidos como La Tutuveida y El Ángel, que datan de entre 600 y 1 300 d.C. Esto implica la presencia de diferentes tipos de artefactos que incluyen una amplia variedad de desechos de talla. A partir de la cadena operativa como referencia teórica el autor aborda el primer problema que plantea esta perspectiva: la clasificación de los materiales con base en el análisis tecnológico, y menciona, cuando puede ubicarla, la procedencia de la materia prima. La heterogeneidad de los artefactos representados mostrará a la larga un cierto número de cadenas operativas, pero la histórica ausencia de estudios de la lítica arqueológica en Durango y Zacatecas no proporciona elementos para avanzar en este sentido (a diferencia de la

3 gianfranco Cassiano, “Cambios en la tecnología lítica entre el Pleistoceno tardío y el Holoceno temprano en el área de Meztitlán-Mezquititlán, Hidalgo”, en Leticia gonzález Arratia y Lorena Mirambell, Reflexiones sobre la industria lítica, inah, Colección Científica 475, México, pp. 49-82.

11


Lorena Mirambell y Leticia González Arratia

senta forma parte de un estudio mayor que la autora ha venido desarrollando con materiales procedentes del barrio de La Ventilla, fechado entre el 200-250 d.C. (fase Tlamimilolpa temprana), hasta el 650 d.C. (fase Metepec). La observación y análisis que ha realizado de los materiales encontrados en distintos contextos funcionales (y que incluyen otros barrios o áreas en Teotihuacan) relacionados tanto con la manufactura como con la utilización (y desecho en algunos casos) de la máscara, le permiten reconstruir la manera como fue elaborado este objeto suntuario. Siguiendo la sistematización y orden en el análisis que propone su enfoque teórico, gazzola presenta los resultados de una observación minuciosa que incluye las huellas de manufactura plasmadas en las propias máscaras en diferentes estadios de elaboración y acabado; los desechos de manufactura presentes en los talleres, y las herramientas (incluyendo los abrasivos) con que se elaboraron. Esta combinación de observaciones (metodología) le permite identificar la utilización de una gran diversidad de instrumentos de trabajo (como más arriba describimos), así como la variedad de técnicas aplicadas para lograr este producto. Logra distinguir secuencias en la aplicación de las técnicas, el orden de éstas y la correlación entre técnica e instrumento utilizado. Incluso cuando no tiene la evidencia del instrumento de trabajo específico, lo deduce a partir de la huella de manufactura, ya que la sistematización propuesta por Leroi-gourhan, citado por la autora, hace posible identificar las secuencias “lo mismo si han sido efectuadas fuera del sitio o si faltan sus productos”. Así, el meollo del artículo de gazzola radica en la reconstrucción minuciosa de las técnicas de trabajo lapidario y las diferentes etapas que implica la elaboración tanto del anverso como del reverso de la máscara, y destaca el hecho de que la técnica principal aplicada fue el desgaste en sus diferentes modalidades, como el corte, perforación,

industria Clovis, por ejemplo, o de los raspadores de maguey en la Mesoamérica nuclear). Se tiene que establecer el lugar que ocupa cada uno de los artefactos en términos de una secuencia de reducción, al desconocer los característicos de la región. Su detallado estudio permite al autor identificar más de seis diferentes lascas tipo y el lugar que ocupan de manera general en torno a la manufactura de artefactos de forma definida, repetida y sancionada por la sociedad, como son las lascas de adelgazamiento, de prueba, de decorticado, de decalotado, de corrección de cara, de reavivado de margen, de reavivado de plataforma, etcétera. Es un hecho que la aplicación de la cadena operativa ha mostrado su mayor desarrollo en el análisis de tipos específicos de artefactos cuya morfología se repite de manera constante en largos periodos. Aislar nuevos tipos que pudieran considerarse característicos de una región específica y poco estudiada, como es la de Durango, implica un largo y acumulativo estudio que tiene como eje central las características de su manufactura, que es el punto de partida del autor. Si bien la investigación que presenta Berrojalbiz es sólo un segmento de la cadena operativa, como puede ser la secuencia de reducción, se perfila como una contribución pionera al análisis de la lítica en una región que prácticamente carecía de este tipo de estudios. Podría decirse que se trata de una reflexión preliminar y necesaria para avanzar en el futuro sobre esta misma línea teórica. En otra ubicación geográfica, y plenamente en la Mesoamérica nuclear, el artículo “La cadena operativa en la fabricación de máscaras en los talleres de lapidaria de La Ventilla, Teotihuacan”, de Julie gazzola, como su título lo indica, toma también como punto de partida el enfoque de Leroi-gourhan, en particular el eslabón de la cadena operativa dedicado a la manufactura de piezas características de la cultura teotihuacana, como son las máscaras de piedra, y se dedica a identificar las técnicas utilizadas en su elaboración. El tema que pre-

12


Introducción

ciones que implicó la observación insuficiente del dato arqueológico, el intento de la reproducción del artefacto y de sus desechos, pasando por la reflexión, la elaboración de hipótesis, la prueba y desecho de las mismas y la creación de nuevas hipótesis cuya pauta la proporciona la experimentación. Al respecto, una de las grandes limitantes para avanzar en la solución de este problema, según lo dejan asentado los autores, es la lejanía del contexto arqueológico en el caso de Clark, que no le permite comparar de manera inmediata sus resultados de experimentación con la realidad arqueológica. Muestra cómo las limitantes en la observación del contexto arqueológico restringen y/o equivocan el experimento tendiente a reproducir la secuencia de reducción que da cuenta de la tecnología aplicada en la elaboración del objeto bajo estudio. Los autores están conscientes de este hecho y describen los errores en metodología que se presentan para dejar en claro la diferencia que existe entre reproducir un artefacto semejante al arqueológico y reproducir todo el proceso de manufactura, que incluye la selección de la materia prima adecuada, la elaboración del soporte, el artefacto y el desecho de talla de éste. La segunda parte relata la experiencia de Clark al reproducir espejos de obsidiana de una colección del Museum of Peoples and Cultures de la universidad de Brighton Young en utah, que aprovecha para sistematizar su experimento y ordenarlo en una secuencia de reducción dividida en tres pasos. Las características del artefacto conocido como “espejo de obsidiana” son, por una parte, la presencia de una superficie lustrosa lisa, carente de las típicas ondas y líneas de fisura producidas por la fuerza de la percusión aplicada a la materia prima para obtener un soporte adecuado en la fabricación de esta pieza. La forma final es variada, pues existieron diferentes opciones, pero una particularidad de toda la colección es que los espejos muestran una o varias perforaciones por donde se introducía un cordón para colgarse posiblemente al cuello.

pulido y bruñido. Se podría decir que uno de los métodos que aplica a partir de las observaciones mencionadas es el ensamblaje mental al utilizar la evidencia material, lo que le ha permitido reconstruir el proceso de manufactura de principio a fin, además de identificar el complejo equipo de herramientas utilizadas. Otra forma de aproximarse al artefacto arqueológico de tipo suntuario es por medio de la experimentación, lo que hacen John E. Clark y Phil C. Weigand en su contribución titulada “Obsidian Lapidary without Polishing” (“Lapidaria de obsidiana sin pulimento”). Los autores dividen su trabajo en dos partes. La primera describe una especie de aventura intelectual y práctica cuyo punto de partida es obtener resultados que permitan afirmar o desechar la hipótesis propuesta por Weigand de que en el yacimiento de obsidiana en San Juan de los Arcos, Jalisco, que data aproximadamente del Formativo tardío y del Clásico, se elaboraron objetos de “lapidaria” del tipo de espejos de obsidiana. Se complementa con la observación de este tipo de objetos en el Sitio de Ciénega de los Patos, a pocos kilómetros del mencionado yacimiento. La enumeración sistemática, por parte de los autores, de las equivocaciones y aciertos típicos del trabajo de investigación y de experimentación es muy ilustrativa. Se inicia con el malentendido que existió de entrada entre ellos, al observar el objeto lapidario desde diferentes ángulos asumiendo que ambos hablaban de lo mismo. Como queda establecido, el primer paso tiene que ver con la definición del objeto, más allá de su nomenclatura general. Pero el espejo de obsidiana de su interés es un objeto lapidario al que, en este caso, no se le aplicó pulimento como es característico de otras piezas semejantes, sino que prevalece la percusión directa para obtener el soporte y la presión para darle la forma deseada. Para intentar validar esta hipótesis, Clark se apoya en la experimentación para reproducir el objeto suntuario. El estilo narrativo de los autores permite al lector participar de la dinámica y de las restric-

13


Lorena Mirambell y Leticia González Arratia

Explican la diferencia entre aislar un artefacto como “tipo” basándose únicamente en su forma, y la metodología que aplican, que consisten sobre todo en dar seguimiento a la historia de vida del artefacto (con la referencia teórica implícita de la cadena operativa) y destacan cómo el uso origina modificaciones que necesariamente afectan a la forma y el tamaño originales. Esto pone en tela de juicio la validez de una tipología basada en lo que se supone una morfología estática del instrumento: la que muestra al momento en que el arqueólogo lo incorpora a su estudio. un análisis dinámico que vincula los diferentes eslabones de la cadena entre sí sirve para cuestionarla, ya que la forma original del instrumento no necesariamente es la misma cuando se termina de elaborar, que cuando el arqueólogo lo convierte en su objeto de investigación. Esto último es relevante sobre todo cuando fue utilizado intensamente, ya que contiene nuevos procesos de modificación causados por su función, lo que a la vez implica la modificación del mismo, en particular de sus márgenes funcionales, lo cual conlleva cambios físicos que afectan a su tamaño, forma, etcétera. La segunda parte se refiere al tema del título, esto es, la aplicación de un enfoque tecnológico para explicar la producción y utilización de raspadores de maguey. Inicia con la descripción de las particularidades del yacimiento de obsidiana de Zacualtipan, de donde se obtuvo la materia prima utilizada en Metztitlán para la elaboración de los raspadores de maguey; continúa con el tipo de núcleo del que se obtiene el soporte y las características del mismo (lasca “pasada” con pronunciada forma curva en su extremo distal); la modificación del soporte hasta obtener el raspador magueyero, y finaliza con su utilización y su eventual reacondicionamiento cuando el desgaste de sus partes funcionales lo requirieron. Los autores abarcan así toda la secuencia clásica de la cadena operativa: adquisición de la materia prima, manufactura del artefacto (que actualmen-

El trabajo de experimentación se orientó a: 1) la preparación de un soporte; 2) darle la forma adecuada, y 3) hacer las perforaciones. Clark recurre a la experimentación y experiencia personal en los dos primeros puntos, y a la de gene Tithmus para explicar la manera en que se pudo haber logrado el tercero. Sus conclusiones son múltiples e interesantes, pero la principal es que el soporte para la elaboración de los espejos de obsidiana podría haberse obtenido a partir del desprendimiento de la lasca bulbar de una macrolasca. Clark y Weigand presentan en la primera parte lo que podría considerarse un experimento fallido y lo utilizan para fortalecer la premisa de que es necesario experimentar observando permanentemente el contexto y el objeto arqueológico. Desde esta perspectiva, el hecho de que la primera observación in situ no fuera suficiente se convierte en una limitante de la experimentación en sus diferentes niveles. En la segunda parte demuestran que el trabajo de experimentación, aunque no soluciona el problema inicial, sí proporciona alternativas sobre la manera en que se pudo haber manufacturado el soporte de un “espejo de obsidiana”. El siguiente artículo es de gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma, intitulado “Los raspadores de maguey de la región de Metztitlán, Hidalgo. un enfoque tecnológico”. En él se refieren particularmente a materiales de dos sitios del Posclásico tardío: la Feria de los raspadores y la Mesa del Pixtli, donde se ha obtenido una serie de artefactos de obsidiana del tipo de raspadores de maguey. Incluyen una muy útil distribución geográfica del mismo en el territorio mexicano, la época en que hace su aparición y una hipótesis respecto al motivo por el cual en un momento dado su presencia se vuelve importante en el contexto arqueológico, o sea “cuándo y por qué se empieza a estandarizar su manufactura”. Antes de entrar de lleno en el tema de la tecnología de los raspadores, los autores hacen una reflexión sobre el problema del “tipo” en arqueología.

14


Introducción

en las relaciones de producción de la comunidad de artesanos de la obsidiana en sitios de Hidalgo, es el tema que presenta Margarita gaxiola gonzález, quien busca rebasar los límites que presenta el concepto de la cadena operativa. A partir de la información derivada de las cadenas operativas, previamente estudiadas por la autora, de varios artefactos de obsidiana claves como indicadores de actividades tecnológicas, explora la interacción entre las primeras y otros componentes de la sociedad de artesanos encargados de su manufactura, en particular respecto al factor económico y sus relaciones de producción. El yacimiento de obsidiana local, El Pizarrín, y los talleres adyacentes al mismo, constituyeron la principal fuente de abastecimiento de la materia prima y productos de obsidiana de la cercana ciudad prehispánica de Huapalcalco. Ambos se localizan al noreste del Altiplano Central en el valle de Tulancingo, Hidalgo. En El Pizarrín se manufacturaron tanto productos preliminares en la forma de soportes y núcleos, como terminados y listos para su uso, como los raspadores de maguey, las navajillas de obsidiana y bifaciales cuyo destino en su mayor parte serían los talleres y unidades habitacionales de la mencionada ciudad prehispánica. La autora destaca el raspador de maguey, característico de la industria lítica de la ciudad y de El Pizarrín, y su asociación con los magueyales cultivados en los alrededores, lugar de utilización intensiva de éste y la posible motivación económica de su manufactura. Introduce la relación manufactura/uso o consumo que puede derivarse de la presencia del artefacto al insertarse éste en el proceso de trabajo conocido como “raspado del maguey”. En el estudio: “La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana en Huapalcalco, Hidalgo”, gaxiola organiza sus datos a partir de planteamientos teóricos que le permiten exponer cómo las relaciones de producción y del trabajo articulan a los agentes de la producción, y propone a la vez la presencia de una red de intercambio, circulación y

te implica la identificación y descripción del soporte), utilización, reacondicionamiento y abandono. una conclusión del enfoque tecnológico que aplican los autores a este artefacto es que la complejidad tecnológica recae más en la elaboración del soporte que en la del objeto final en sí. Tanto la obtención de la materia prima como la elaboración del soporte y del artefacto final denotan un proceso bien regulado logrado a partir de la práctica y transmisión del conocimiento entre generaciones de artesanos y que se refleja en el tamaño, forma, distribución del retoque y otras características del artefacto final, de tal manera que hoy en día los raspadores de maguey arqueológicos que atravesaron todo el proceso de manufactura planeado de antemano pueden ser identificados como tales sin mayores complicaciones. Si recordamos, la cadena operativa promueve llegar en el análisis hasta el individuo mismo que manufactura y/o utiliza el tipo de artefacto bajo estudio. “Le geste”, el término popularizado por Leroi-gourhan, se refiere prácticamente al “acto” o gesto mismo realizado por el artesano al elaborar los instrumentos y que debería de vislumbrarse desde el artefacto en sí, o en el área de actividad, y deducirse a partir de un enfoque de investigación consecuente que logre aprehender el estilo del individuo que le dio una forma determinada a la piedra. O, en palabras del prehistoriador francés, “retrouver l’homme derrière le caillou” (“encontrar al hombre tras el guijarro”). Tal vez bajo la influencia de esta premisa, los autores intentan rebasar el mero hecho tecnológico contenido en el artefacto al buscar caminos para alcanzar, utilizando herramientas de análisis tecnológico y conceptual, “la acción individual [del artesano o tallador] en su capacidad de interpretar la normatividad social con relación a la manufactura y uso de los artefactos”. La presencia del raspador de maguey de obsidiana analizado desde la perspectiva de las actividades laborales en torno a su manufactura, y el efecto que éstas debieron haber tenido

15


Lorena Mirambell y Leticia González Arratia

tante mercado interregional de obsidiana. Este trabajo es un excelente ejemplo de cómo los datos derivados del análisis tecnológico de artefactos líticos, desde la perspectiva de un proceso (que es el enfoque que subyace a la cadena operativa), pueden manejarse con mayor complejidad mediante conceptos que abarcan aspectos medulares y generales de la sociedad humana, como son la economía y las relaciones de producción y consumo. Poco se estudian en México los instrumentos de molienda, artefactos básicos para la alimentación a partir del maíz, el cultivo central en la dieta mesoamericana, por lo que destaca en este volumen el artículo de María Elena ruiz Aguilar, “Aproximación a una clasificación del material de molienda”, en el cual reflexiona en torno a la diversidad de formas tanto de metates como de manos presentes en la arqueología mesoamericana. Su contenido se divide en dos partes: un preámbulo en el que la autora hace observaciones sobre el material de molienda, relacionadas tanto con la materia prima como con la variedad de desgaste de la superficie funcional de los artefactos, y otras variables. Aun cuando a estos instrumentos se les conoce como de “molienda”, en realidad, nos informa la autora, se trata de artefactos multifuncionales que también sirven para machacar y triturar y gracias a su utilización se obtiene una diversidad de productos. La segunda parte está dedicada a proponer una tipología de este instrumento de trabajo, el cual tiene dos componentes: la mano y el metate. De acuerdo con la manera en que se les utiliza, la mano es considerada como el “elemento activo” y el metate como el “elemento pasivo”, y a los dos juntos los designa la autora como “unidad integral”. La elaboración de la unidad integral requiere de la aplicación de una técnica que comprende tres variantes: la percusión directa, el picoteado y el desgaste por fricción, lo que habla de la evolución del proceso que se inicia con la selección de la materia prima y su transformación en preforma y termina en el producto acabado.

consumo que vincularía el trabajo realizado en el yacimiento de El Pizarrín con la ciudad, que crea así, entre los artesanos, una comunidad de producción. Otra de sus propuestas es que el medio por el que se realizó la circulación del producto desde los talleres de manufacura especializada fue el mercado, reinsertándose así a la economía regional a partir del consumo productivo de núcleos y soportes para obtener un instrumento mejor acabado en las unidades domésticas o, en el caso de la adquisición de raspadores de maguey, al utilizarlos directamente en otra industria, como podría ser la del maguey pues, como arriba se mencionó, este cultivo formó parte importante de la agricultura intensiva local, al grado que parece haber generado una manufactura masiva del raspador. Para manejar el tema de las relaciones de producción generadas entre los productores de uno y otro ámbito, gaxiola introduce una serie de categorías, como “industria” (las diferentes secuencias de reducción que dan como resultado artefactos identificables y sistematizados en cuanto a su forma y acabado), “talleres”, “comunidad de producción” y “plaza de mercado”. La presencia o ausencia de las industrias y/o la combinación de las mismas en una región, así como la intensidad y sistematización con que se manufacturaron los artefactos en diferentes espacios habitacionales y de trabajo, le da características distintivas a las relaciones de producción. una de las conclusiones de la autora es que en torno a la producción de artefactos que utiliza la obsidiana de El Pizarrín el sector productivo logró organizarse como un grupo artesanal independiente, pues deduce que tenía un libre acceso a la obsidiana local. En la parte final de su estudio, gaxiola explora el fenómeno del intercambio de obsidiana y sus productos en el ámbito mesoamericano, sugerido en particular por la presencia de obsidiana de cinco regiones que aparecen en Huapalcalco, lo que le permite apoyar su hipótesis de la existencia en este sitio de un impor-

16


Introducción

de diferentes artefactos tanto utilitarios como de adorno. El autor realiza una revisión desde el punto de vista geológico de algunas piezas en exhibición en el Museo Nacional de Antropología elaboradas con este tipo de rocas, y muestra cómo la población prehispánica mesoamericana realizó una amplia selección de las mismas para manufacturar tanto artefactos prácticos como las puntas de proyectil y cuchillos bifaciales (también convertidos en objetos rituales), joyería, escultura y lapidaria. Incluye un cuadro sinóptico con las diez variedades de rocas silíceas representadas en las piezas arqueológicas por él observadas, una somera y práctica descripción del sílice en cada caso, su dureza, el aspecto visual, la localización de probables yacimientos en Mesoamérica y observaciones generales sobre las variables geológicas de estos materiales. Considerando que los estudios de la lítica mesoamericana han privilegiado a la obsidiana y opacado, por así decirlo, la importancia de otras rocas en la vida cotidiana y ritual de la población mesoamericana, el enfoque de este trabajo es interesante en la medida en que subraya las cualidades y el potencial de otras rocas.

Las características de la materia prima seleccionada, la secuencia de la aplicación de las técnicas y la formación del producto señalan que los artesanos encargados de su elaboración tenían ya una forma premeditada del objeto a manufacturar. Si bien la función del artefacto sería la variable más importante a considerar, las características específicas de los diferentes grupos de metates que estudia ruiz Aguilar podrían señalar aspectos de estatus social, particularmente cuando se añaden elementos que pudieran pensarse como decorativos y que implican mayor trabajo y habilidad. La metodología que aplica la autora para desarrollar una tipología se basa en cinco categorías: grupo, subgrupo, tipo, subtipo y variantes a partir de la observación de variables como la presencia o ausencia de ciertos atributos como los soportes y la forma de los mismos, los lados y el extremo distal. Con la aplicación de estas categorías a los metates y manos se logra un primer ordenamiento de tales materiales. En el artículo “Aprovechamiento de la sílice en las culturas mesoamericanas”, Adolphus Langenscheidt aborda el lugar que ocuparon las rocas con contenido silíceo durante la época prehispánica mesoamericana en la elaboración

17


La industria lítica Clovis sonorense del Pleistoceno tardío/Holoceno temprano: una mirada desde el sitio Clovis de El Bajío Guadalupe Sánchez* John P. Carpenter** Haynes, 1993, 2000a; Taylor et al., 1996). Varios artefactos han sido identificados como pertenecientes a la tradición lítica Clovis, pero el artefacto diagnóstico es la punta de proyectil Clovis, caracterizada por su forma lanceolada y su distintiva acanaladura basal (Krieger, 1947; Sellards, 1952; Wormington, 1957). Especímenes de esta singular punta Clovis han sido encontrados en la superficie de toda Norteamérica, exceptuando las áreas donde la masa de hielo del Wisconsin tardío estaba presente (Anderson et al., 1998; Collins, 1999; Faught, 1997). Alrededor de 11 000 años antes del presente grupos de cazadores-recolectores Clovis se encontraban diseminados o por lo menos visitaron diversas áreas de Norteamérica, incluyendo algunas regiones de México, y se puede decir que los grupos Clovis formaron un complejo cultural de nivel suprarregional. Posteriormente a la época Clovis, las tradiciones culturales que la precedieron se vuelven menos universales y surge una gran variedad de tradiciones regionales; entre las tradiciones de puntas de proyectil mejor conocidas que preceden a la Clovis en el sur de Norteamérica están la Goshen-Plainview, Folsom, Agate Basin, los complejos Cody y Dalton (Frison, 1974, 1991, 1996; Haynes, 1964; Waldorf, 1987; Wheat, 1972; Wilmsen y Roberts, 1978). La gran mayoría de los materiales Clovis se limitan a distribuciones discretas de superficie

Introducción El poblamiento de América es uno de los temas más fascinantes de la arqueología del Continente Americano (Stanford, 1991; Tankersley, 2000). Aunque han pasado 75 años desde que el descubrimiento del Sitio Folsom demostró que en Norteamérica existían humanos simultáneamente con megafauna ya extinta, la comunidad arqueológica está muy dividida respecto a la antigüedad de muchos de los sitios declarados tempranos y la fecha de la entrada de los grupos humanos en el Nuevo Mundo (Bryan, 1991; Dillehay, 1989, 1997; Dillehay et al. 1999; Frison, 2000; Fiedel, 1999b, 2000; Haynes, 1999; Kelly y Todd, 1988; Meltzer, 1989, 1995; Owen, 1984; Stanford, 1991; Waters, 2000). Actualmente, el único con­senso entre los investigadores es que los primeros americanos ya eran Homo sapiens, y que ya estaban en el continente por lo menos hace 13 000 años (Metzler, 1995: 1). Los grupos cazadores-recolectores conocidos como Clovis pueden ser considerados como el primer horizonte cultural de escala continental, con una edad de radiocarbono de 11 600 años antes del presente [13 350 cal AP] (Fiedel, 1999; * Subdirección de Laboratorios y Apoyo Académico, inah. ** Subdirección de Investigación y Conservación del Patrimonio Arqueológico, inah.

19


Guadalupe Sánchez y John P. Carpenter

todas representaron hallazgos de superficie en la mitad norte del estado de Sonora; robles y Manzo registraron seis lugares cerca del golfo de California, y cinco en los valles interiores (1972). Desde 2002 iniciamos un proyecto a largo plazo enfocado en visitar, estudiar y revisar las localidades descritas por robles y sus colegas, junto con la revisión de varias colecciones privadas y materiales almacenados en el Centro-inah Sonora y en el Museo universitario de la universidad de Sonora en Hermosillo, para tener un mejor conocimiento de las localidades y determinar cuáles sitios contienen contextos preservados para ser estudiados en detalle. Después de cinco años de investigaciones sabemos que tres de estas localidades representan complejos o conjuntos de sitios paleoindios que miden más de 3 km2 y las otras 21 localidades son hallazgos aislados, sitios pequeños o sitios que no se han encontrado. El estudio lítico que aquí se presenta está basado en las colecciones del sitio Clovis de El Bajío (figura 1).

y hallazgos de puntas Clovis aisladas; sitios Clovis con depósitos estratificados son extremadamente raros (Metzler, 1993). La escasez de sitios Clovis con depósitos estratificados hace nuestro conocimiento de la población Clovis muy limitado; sólo ocho sitios tienen fechas absolutas y sabemos muy poco sobre su subsistencia, dieta, territorialidad y organización social. La gran diversidad de herramientas líticas (bifaciales, unifaciales, cuchillos, navajas, varios tipos de raspadores, buriles y lascas utilizadas) que conforman el conjunto de herramientas Clovis parece indicar que estos grupos realizaban una gran variedad de actividades (Collins, 1999a; Hofman, 2000; Stanford, 1991). Análisis recientes de huellas de uso en puntas Clovis han demostrado que estos bifaciales fueron utilizados para realizar una gran variedad de actividades, y no sólo como proyectiles (Collins, 1999a; Hofman, 2000). Además, las recientes exploraciones arqueológicas en el sitio gault en el centro sur de Texas han documentado que se trata de un sitio habitacional de grandes dimensiones, notable por la evidencia de ocupaciones múltiples, áreas extensas de ocupación con vastas cantidades de restos culturales, un extenso y diverso conjunto de herramientas y desechos de la talla de navajas y bifaciales, junto con una gran diversidad de restos botánicos y de fauna; todo en depósitos sepultados que se extienden sobre un área de 1.5 km2. Este complejo sitio está situado en los alrededores de una fuente permanente de agua y de un yacimiento de calcedonia cafetosa de alta calidad, y existen evidencias de que algunos campamentos base fueron ocupados durante mucho más tiempo que el que se pensaba con anterioridad (Collins, 1999b; Collins y Hester, 2001; Waters y Shafer, 2001). Aunque poco divulgada, la tradición Clovis está bien representada en el estado de Sonora, con una amplia distribución de sitios y hallazgos aislados de puntas Clovis. Hace más de 30 años, robles y Manzo (1972) reportaron 11 localidades con un total de 25 puntas Clovis,

Metodología Las herramientas y desechos líticos son virtualmente los únicos restos arqueológicos que se preservan de las sociedades forrajeras prehistóricas (Bamforth, 1991; Shott, 1986). Para poder conocer la variabilidad de la industria lítica Clovis es necesario considerar los varios componentes de la tecnología lítica, las estrategias de obtención de la materia prima y de producción de herramientas, y el uso/reuso de implementos. Este enfoque también nos permitirá identificar los atributos funcionales del conjunto lítico, así como determinar la variabilidad local de estilos, y examinar la diversidad de las actividades e intensidad del patrón habitacional Clovis (Hayden et al., 1996; Kooyman, 2000; Bamforth, 1991). El estudio del proceso de manufactura y de la obtención de la materia prima utilizada en la elaboración de las herramientas está relacionado directamente con el patrón de asentamiento, la territorialidad y movilidad, y de

20


La industria lítica Clovis sonorense del Pleistoceno tardío/Holoceno temprano

Figura 1. Localización del Sitio de El Bajío.

cazadores-recolectores por medio de la forma en que organizaron sus tecnologías líticas. Cuando un grupo de cazadores-recolectores tiene una alta movilidad se ve expresada en su conjunto de artefactos líticos, con herramientas fácilmente transportables y versátiles que pueden reafilarse y modificarse muchas veces, y en preformas susceptibles de ser modificadas en diversos tipos de herramientas cuando sea necesario (Bamforth, 1991; Binford, 1979; Hayden et al., 1996; Kelley, 1988; Odell, 1996; Shott, 1986; Torrence, 1986). Además, los estudios de los materiales líticos deben proporcionar información sobre las actividades que se realizaron en el sitio, ayudar a definir

manera indirecta con la obtención de comida de un grupo humano determinado. El acceso a materia prima de buena calidad para la producción de herramientas es un recurso elemental de los grupos cazadores-recolectores, y es una actividad a considerar dentro de las estrategias de subsistencia de un grupo. Aunque esta actividad no está del todo relacionada con la procuración de comida, el tiempo y la energía invertidos en agenciarse la materia prima se reflejarán directamente en el tiempo y la energía disponibles para realizar las actividades de subsistencia (Kuhn, 1991: 250). Algunos modelos teóricos intentan explicar la movilidad y el patrón de asentamiento de los

21


Guadalupe Sánchez y John P. Carpenter

en el norte de México. La mayoría de las herramientas en el sitio (98 por ciento) están elaboradas con materia prima del yacimiento local, incluyendo el taller de talla para elaborar herramientas bifaciales denominado localidad 12 (figura 2). El componente del sitio mejor representado es la ocupación Clovis, aunque en la superficie del sitio se advierten artefactos de diferentes ocupaciones arcaicas del Holoceno medio y tardío. En este estudio presentamos las herramientas que consideramos diagnósticas de la industria Clovis, aunque estamos conscientes de que no se puede entender la tecnología lítica en su totalidad sin tomar en cuenta todos los procesos y aspectos de la reducción lítica, desde la obtención de la materia prima hasta el uso de las herramientas elaboradas. Aquí ofrecemos un panorama general de las herramientas analizadas hasta la fecha de las diferentes colecciones. Dos colecciones han sido analizadas: las herramientas diagnósticas recuperadas de la superficie en 2003 y las herramientas diagnósticas recolectadas por Julio Montané (19781981).

el patrón de asentamiento y la intensidad de ocupación. Los sitios habitacionales contienen una gran diversidad de herramientas ya que una amplia variedad de actividades se realizan en los lugares de vivienda; también es muy probable que la manufactura de herramientas, su mantenimiento y reparación se llevarán a cabo en las áreas de vivienda (Binford, 1979; Kooyman, 2000: 129). En cambio, los sitios de actividades especializadas quizá reflejen más un rango restringido de herramientas (Bamforth, 1991; Kooyman, 2000). Como rara vez se encuentra un sitio Clovis con una colección relevante de artefactos, existen muy pocos análisis de tecnología lítica de colecciones de artefactos Clovis. La metodología usada para estudiar los artefactos de El Bajío se basa en los análisis líticos de Huckell (2007) y Collins (1999) y utiliza el manual de Sliva (1997) para la clasificación. Siguiendo a Huckell (2007: 185-186), en términos generales, la organización de la industria Clovis está compuesta de cuatro procesos tecnológicos diferentes: la técnica bifacial, la técnica de lasca, la técnica expedita y la técnica de navajas. Cada una de ellas se caracteriza por una secuencia de reducción específica que concluye en la elaboración de herramientas específicas. Estudio de las herramientas diagnósticas Clovis del sitio SON k:3:1 (El Bajío) El sitio Clovis de El Bajío está constituido por una extensa distribución de materiales arqueológicos líticos sobre un área de 4 km2. En superficie se pueden distinguir 22 localidades distintas, incluyendo un yacimiento de basalto vitrificado –localidad 20 en el Cerro la Vuelta (figura 2)–. Este yacimiento se encuentra en la ladera alta del cerro más prominente y consta de bloques poliédricos de material que salen de una veta horizontal de por lo menos 700 m de largo y diez m de ancho. Junto a la veta se observan por lo menos diez tiraderos de material que se extienden sobre la ladera, constituyendo el yacimiento Paleoindio y Arcaico más grande que se conoce hasta la fecha

Figura 2. ubicación de las localidades en el Sitio de El Bajío (mapa inegi La Poza 1:50.000).

Se considera que el juego de herramientas diagnósticas de filiación Clovis incluye la punta de proyectil lanceolada Clovis con su distintiva acanaladura basal, navajas prismáti-

22


La industria lítica Clovis sonorense del Pleistoceno tardío/Holoceno temprano

superficie, varía de la mucha o poca pátina, por esta razón fue utilizada sólo como un atributo complementario para incluir artefactos que sospechamos que son Clovis, pero al presentar pátina fueron considerados como parte del complejo Clovis. La muestra de diagnósticos presentada contiene un total de 383 artefactos; 124 recolectados en la temporada 2003, y aunque todos son de superficie (con excepción de los bifaciales de base cuadrangular excavados en la localidad 12) sabemos su procedencia aproximada; 215 especímenes son de la colección Montané (incluyendo cinco puntas Clovis recolectadas durante dos visitas en 1998-1999), de los cuales no sabemos nada sobre su procedencia, si bien muchas parecen ser de recolecciones indiscriminadas de superficie; 31 ejemplares son de la colección McIntyre y 30 de la colección robles conservada en el Museo de la universidad de Sonora, sin procedencia específica. Aunque en la siguiente tabla se incluyen las herramientas de las colecciones McIntyre y robles, en los conteos individuales de los grupos de herramientas éstas no están ya que no contamos con su análisis detallado.

cas y semiprismáticas, núcleos cónicos y poliédricos, delicados raspadores terminales, muchos con espolón, y una variedad de raspadores laterales y compuestos hechos en lascas, y navajas, punzones y bifaciales grandes que parecen reflejar preformas de puntas de proyectil (Haynes, 1980, 1987; Stanford, 1991). Lascas de acanaladura, lascas de adelgazamiento de bifacial y lascas puente (overshots) son parte del conjunto diagnóstico de herramientas Clovis (Collins y Hester, 2001). La textura del basalto vitrificado que se observa en el yacimiento del sitio es poco uniforme, hay fragmentos con muchos cristales, mientras que otros son sumamente finos; los colores también presentan una gran variabilidad, de negro a amarillo. Muchos artefactos exhiben una pátina de tono amarillo, atributo diagnóstico que puede significar antigüedad o el tiempo que estuvo la herramienta expuesta a procesos de intemperismo. Sin embargo, nos dimos cuenta de que la pátina puede utilizarse como atributo diagnóstico de Clovis sólo hasta cierto punto, ya que en las herramientas varía enormemente; por ejemplo, en las puntas Clovis que hemos recolectado en la

Bifaciales grandes-Clovis

Preformas Clovis

Puntas Clovis

Bifaciales triangulares de base cuadrada

Navajas

Núcleos de navajas

Tabletas de núcleos

Lascas de rejuvenecimiento de núcleo

Raspadores terminales Clovis

Raspadores misceláneos

Total

Tabla 1 ArTEFACTOS DIAgNÓSTICOS CLOVIS

AArF 2003

18

7

3

17

33

6

1

3

6

13

107

Colección Montané

48

10

9

14

35

3

3

7

45

41

215

Colección McIntyre

5

2

2

15

6

1

31

2

5

6

2

21

19

89

11

Colección robles Total

71

31

23

15 4

10

72

30 55

383


Guadalupe Sánchez y John P. Carpenter

mos ver que las localidades 4 y 5 son las que mayor número de bifaciales de este tipo contienen, algunos (como se observa en la figura 3) lucen un lasqueo sobrepasado o de puente (overshot), un atributo característico de la industria Clovis. Por alguna razón las industrias que preceden a las Clovis no se vuelven a observar. El lasqueo sobrepasado o de puente puede definirse como la remoción de una lasca delgada, superficial y cubriente que va casi de un filo lateral hasta el otro. El objetivo general es remover la mayor cantidad de material de la superficie para hacer el bifacial lo más delgado posible. Estas lascas son removidas por medio de percusión directa utilizando como punto de apoyo plataformas auxiliares formadas en el borde lateral. Se puede decir que el propósito de este lasqueo de puente es el mismo que el de la acanaladura: remover una gran cantidad de material con un solo golpe directo. Al igual que en las lascas de acanaladura, es necesario ser un experto lasqueador para lograr una lasca de puente y hay una alta probabilidad de que se rompa el producto.

Herramientas bifaciales formales Son herramientas que tienen forma de hoja de laurel o lanceoladas, las cuales presentan claramente filos laterales rectos. un total de 121 herramientas bifaciales están incluidas en este estudio preliminar. De la colección Montané 78, y 43 de la colección reunida en 2003. Los bifaciales formales se clasificaron en cinco categorías.

Preforma Clovis

1

4

2

Localidad 6

1 1

Localidad 2 1

Localidad 7 Localidad 10

2

Localidad 4-5

5

1 2

6

1 1

Localidad 8 Localidad 12

Puntas Clovis

Bifaciales cuadrados

Aislados

Bifaciales formales primarios

Bifaciales formales secundarios

Tabla 2 INDuSTrIA BIFACIAL DE EL BAJÍO

2

2 1

12

Montané

17

31

14

10

6

Total

26

40

31

17

9

Bifaciales formales primarios. Los bifaciales clasificados en esta categoría muestran cicatrices de lascas largas expansivas en una forma selectiva, la reducción se realiza por medio de la remoción de lascas grandes, con algunas irregularidades en forma y espesor; pueden tener córtex y tienen una forma oval con poca diferenciación entre el extremo distal y proximal (Huckell, 2007:189; gramly, 1990). Contamos en la muestra 26 bifaciales formales primarios, 17 de la colección Montané y nueve de la colección 2003. Si tomamos en cuenta la información de procedencia, pode-

Figura 3. Bifaciales formales primarios, con lasqueos de puente o sobrepasados.

Bifaciales formales secundarios. Los bifaciales secundarios son mucho más delgados que los primarios y presentan una diferenciación entre el extremo proximal y el distal (Huckell, 2007:191). un total de 43 bifaciales formales secundarios han sido analizados; nueve de la colección 2003, 31 de la colección Montané y

24


La industria lítica Clovis sonorense del Pleistoceno tardío/Holoceno temprano

contamos con 17 preformas Clovis, 10 de la colección Montané y siete de la colección 2003. En el bifacial del centro de la figura 5 se ve la plataforma que se preparó para sacar por medio de percusión directa o indirecta la lasca en forma de canal.

tres de la colección McIntyre. Algunos de estos bifaciales podrían ser preformas Clovis antes de que se prepare la base para sacar la acanaladura, o también pueden ser preformas bifaciales generales susceptibles de transformarse en muchas herramientas y son fácilmente transportables. En las localidades 2 y 3 se recolectaron seis bifaciales secundarios, tres de éstos estaban juntos formando un conjunto de bifaciales que parecen estarse erosionando en un contexto enterrado (figura 4).

Puntas Clovis. En esta categoría se clasificaron todos los fragmentos bifaciales con acanaladura, que es el atributo más característico de las puntas lanceoladas Clovis. En esta categoría agrupamos 16 especímenes, seis de la colección Montané (en realidad todos estos fragmentos se encontraron entre 1998-2000) y tres recolectados en la temporada 2003, cinco puntas Clovis de la colección robles en el Museo universitario y dos fragmentos acanalados de los McIntyre (figura 6). Sabemos de por lo menos 40 puntas Clovis procedentes de este sitio que se encuentran repartidas en diferentes colecciones. En los ejemplares de El Bajío que hemos analizado observamos que en la mayoría de las veces la acanaladura se realizó en una etapa muy temprana de reducción bifacial (figuras 8 y 9), aunque hay algunos casos en los que la acanaladura es una de las últimas acciones que se lleva a cabo antes de terminar la punta Clovis. Catalogamos como Clovis todos los bifaciales con acanaladuras, aunque a muchos de ellos les falte mayor reducción para que estén terminados.

Figura 4. Conjunto de bifaciales secundarios de la localidad 4.

Preformas Clovis. En este grupo clasificamos los bifaciales formales que tienen el extremo basal plano y preparado para formar una plataforma y poder sacar lascas (probablemente acanaladas) y adelgazar la base del bifacial. En total

Figura 5. Preformas Clovis (los puntos en el bifacial de enmedio tienen una plataforma preparada para extraer la lasca de canal).

25


Guadalupe Sรกnchez y John P. Carpenter

Figura 6. Fragmentos acanalados recolectados en 2003.

Figura 7. Puntas Clovis recolectadas entre 1998-2000.

Figura 9. Dibujo de la punta Clovis 6 de la figura 7.

Figura 8. Dibujo de la punta 4 de la figura 7.

26


La industria lítica Clovis sonorense del Pleistoceno tardío/Holoceno temprano

gadez, la forma semitriangular del bifacial, el extenso adelgazamiento basal por medio de lascas pequeñas y el hecho de que por lo menos dos ejemplos presentan pulido en la base y en los bordes cerca de la base indiquen que se trata de herramientas terminadas (figura 10, bifacial 9). Es probable que estos bifaciales triangulares de base cuadrada sean parte de una industria lítica posterior a Clovis del Paleoindio tardío y podrían ser una variante de las puntas Plainview. Hasta ahora desconocemos las características de los conjuntos de herramientas de piedra pertenecientes al periodo Paleoindio tardío en las regiones del norte de México y el suroeste de Estados unidos. Por ahora no podemos saber cuáles son los artefactos diagnósticos del periodo Paleoindio tardío. Sin embargo, en el Sitio Badger Springs de Arizona central se han encontrado puntas lanceoladas sin acanaladura semejantes a las que se describieron anteriormente. Estas puntas tienen una fecha de 9 000 años antes del presente (Hess et al., 1999).

En general, las puntas Clovis de El Bajío parecen presentar grandes acanaladuras para adelgazar la base en grandes preformas no terminadas, y en algunos ejemplares las bases comienzan a transformarse en convexas también muy temprano en el proceso de talla (véanse puntas 4 y 6 de las figuras 7, 8 y 9). Muchas de las puntas Clovis de Sonora presentan acanaladura sólo en un lado y en el otro un adelgazamiento basal. Otra de las características específicas de las puntas Clovis de Sonora es que el eje medial siempre está cargado hacia uno de los filos, lo que parece ser consecuencia de que los lasqueos de puente a menudo abarcan las tres cuartas partes de la superficie y el eje medial no es simétrico. Bifaciales lanceolados/triangulares con bases cuadradas. Bifaciales lanceo-triangulares con base cuadrada se encontraron en muchas localidades del sitio, y en total tenemos 31 en las colecciones: 12 de la colección Montané y 17 de la colección 2003. Estos bifaciales no son parte de los artefactos diagnósticos tradicionales Clovis, pero podrían describirse como puntas Clovis sin acanaladura a la manera del tipo Plainview. Tenemos una gran cantidad de bifaciales de este estilo, la técnica de manufactura es muy similar a la de Clovis y podemos estudiar su proceso de talla ya que en la localidad 12 se encontró un taller de lasqueo en una superficie de 5×5 m y a 10 cm de la superficie. En este taller los únicos productos manufacturados fueron los bifaciales lanceotriangulares con base cuadrada. Se decidió incluir estos bifaciales como parte de los artefactos diagnósticos Clovis porque tienen características similares, aunque es probable que sean bifaciales del Paleoindio tardío. Podemos describirlos como bifaciales lanceolados triangulares con bases cuadradas que van de rectas a cóncavas, y presentan adelgazamiento basal y lascas de puente o sobrepasadas (overshots) de las industrias Clovis. Aunque estos bifaciales parecen puntas Clovis listas para hacer acanaladas, es posible que la del-

La industria de navajas En estudios recientes de la lítica Clovis ha quedado establecido que estos grupos de cazadores-recolectores tempranos desarrollaban una tecnología especializada en la elaboración de navajas prismáticas derivadas de núcleos poliédricos o por lo menos núcleos con caras subprismáticas. Por medio de análisis líticos y estudios experimentales, Collins y sus colegas (1999: 57-59) proponen que las navajas Clovis se hacían por medio de una técnica de percusión directa o percusión indirecta, dando como resultado navajas con una o dos aristas, esto a diferencia de las navajas prismáticas mesoamericanas. En el Sitio de El Bajío la industria de navajas está bien representada por muchos productos y subproductos; los bloques en bruto que se obtienen del yacimiento son poliédricos y uno de los planos rectos se utiliza como plataforma natural. En el Sitio gault, cerca de

27


Guadalupe Sรกnchez y John P. Carpenter

Figura 10. Bifaciales de base cuadrangular, excavados en la localidad 12.

Figura 11. Dibujos de algunos de los bifaciales.

28


La industria lítica Clovis sonorense del Pleistoceno tardío/Holoceno temprano

Austin, Texas, la materia prima in situ la conforman núcleos naturalmente poliédricos. En un estudio reciente, Williams Dickens (2005) sugiere que muchos de los bifaciales en el sitio se manufacturan con lascas primarias de preparación, provenientes de los núcleos poliédricos naturales, y que del mismo proceso se obtienen las navajas prismáticas, arguyendo que se trata de un mismo proceso de talla con productos y subproductos utilizados para hacer herramientas diferentes. Es muy posible que lo mismo pasara en el Sitio de El Bajío, aunque la falta de estudios en el yacimiento hace imposible comprobarlo por ahora. Los núcleos agotados para obtener navajas observados en el Sitio de El Bajío son en forma de cuña y poliédricos. Los núcleos de cuña son núcleos triangulares de los que sólo se remueven navajas de un lado, y seguramente el núcleo fue detenido con un pie mientras se removían las lascas por percusión directa, como ha sido demostrado en estudios experimentales (Collins, 1999: 57-59). Aparentemente las navajas son el producto principal de esta industria y sus filos son utilizados tal cuales o en algunas ocasiones las navajas son transformadas en raspadores laterales y terminales. Los subproductos observados en el sitio de esta industria están constituidos por las tabletas de núcleo, lascas de cresta y de preparación de plataforma. En total se analizaron 91 artefactos relacionados con la industria de navajas. De la colección Montané, 48, y 43 de la colección 2003. Además de estos artefactos, muchas navajas fueron modificadas para hacer raspadores terminales, que serán descritos en el próximo apartado. Nueve núcleos tenemos en la colección, junto con cuatro tabletas de núcleo; 14 navajas primarias, 17 navajas secundarias y 28 navajas prismáticas. Los subproductos con que contamos son nueve navajas de cresta (la cresta se logra por medio de lasqueos bifaciales laterales que adelgazan la cara exterior y crean una cresta que puede desprenderse) y diez lascas de rejuvenecimiento de plataforma de núcleo (figura 12).

Lasca de rejuvenecimiento de núcleo

1

1

2

1

5

Localidad 6

1

1

3

1

6

Localidad 7

1

1

6

Localidad 10

1

1

4

1

Localidades 4-5

1

1

5

2

1

1

11

Montané

9

12 8

6

3

3

7

48

Total

14 17 28 9

9

4

10 91

3

1

2

ToTal

Navaja 3

Aislados

Tabletas

Navaja 2

Núcleo de navajas (cuña y poliédrico)

Navaja 1

Navaja de cresta

Tabla 3 INDuSTrIA DE NAVAJAS

14 7

La localidad 7 es la que tiene mayor número de artefactos relacionados con la industria de navajas en el sitio (n=14). Navajas, núcleos y subproductos muestran que la industria de navajas fue muy importante en esta localidad. En las localidades 4 y 5 esta actividad también fue importante (n=11) y por lo menos dos núcleos fueron recolectados en la superficie. Creemos que cuando podamos regresar al sitio tendremos que investigar con más detalle la localidad 7 para saber si se trata de una localidad de especialización. Herramientas unifaciales (raspadores) En total tenemos 126 herramientas para raspar que pueden considerarse como diagnósticas de Clovis. La herramienta para raspar más conocida perteneciente a Clovis es el raspador terminal Clovis; es un pequeño raspador terminal muy fino casi siempre hecho en navaja o lascas delgadas y que muchas veces presenta espolón (figura 13). La muestra que recolectamos en 2003 cuenta con 51 raspadores Clovis, 45 de la colección Montané. Según

29


Guadalupe Sánchez y John P. Carpenter

Figura 12. La industria de navajas de El Bajío.

comunes entre los grupos Clovis. un tipo de herramienta para raspar muy común en la muestra es el raspador lateral, algunos elaborados en lascas de grandes dimensiones. En la figura 15 se puede ver un raspador con retoque lateral hecho en una gran lasca de cristal de roca. No sabemos si cristales de roca tan transparente y de este tamaño (20 cm) puedan hallarse en las inmediaciones del sitio. No cabe de duda de que los raspadores fueron parte importante de la vida cotidiana Clovis y muy abundantes. La terminación fina y los lasqueos con que fueron hechos es sorprendente y son reveladores del tipo de actividades artesanales que se estaban realizando en el sitio. El hecho de que muchos raspadores se hayan elaborado utilizando pedernales foráneos y exóticos parece indicar que estas herramientas recorrieron grandes distancias con los grupos de cazadores y recolectores.

Montané, él recolectó muchos de estos raspadores en superficie en las inmediaciones del Cerro rojo (figura 2). En la localidad 10 recolectamos cuatro de estos raspadores que se encontraban muy maltratados. Llama la atención que muchos raspadores terminales Clovis están elaborados en pedernal no local, de diferentes procedencias. En la localidad 6 se encontró un raspador en navaja de calcedonia/pedernal rojo que parece ser una copia fiel de un raspador encontrado en el sitio Clovis de Murray Spring en el sur de Arizona (figura 14). No sabemos por qué los Clovis de El Bajío buscaron otras materias primas para elaborar los raspadores, pero posiblemente se deba a que el basalto vitrificado del El Bajío es demasiado duro. La presencia de espolones individuales o múltiples en los raspadores parece indicar que el raspado fino junto con el puncionado fueron tareas

30


La industria lítica Clovis sonorense del Pleistoceno tardío/Holoceno temprano

Figura 13. Ejemplo de raspadores finos terminales del estilo Clovis, algunos con espolón.

Figura 15. raspador lateral en lasca grande de cristal de roca.

1

1 4

2

1

3

ToTal

Raspador tortuga

Raspador lateral

1 1

Cepillo

Aislados Localidad 6 Localidad 2 Localidad 7 Localidad 10 Localidad 4-5 Localidad 8 Localidad 12 Montané Total

Raspador en lasca grande

Raspador terminal Clovis

Tabla 4 rASPADOrES

1

2 2

1 1

5 4 4

1 21 25

1 1 107 126

1 45 51

2 3

20 26

19 21

Consideraciones finales El estado de Sonora es un espacio que fue habitado por muchos grupos de cazadoresrecolectores Clovis que habitaron tanto en la planicie costera como en los valles paralelos interiores de la provincia de valles y sierras sonorenses. El sitio Clovis de El Bajío es uno de los más grandes y más impresionantes del estado, con un yacimiento de basalto vitrificado que seguramente atrajo a los grupos de cazadores-recolectores. El estudio de las herramientas diagnósticas Clovis recolectadas en el sitio indica que los grupos Clovis acampaban temporalmente y regresaban al sitio, y sin duda el yacimiento de materia prima fue la mayor atracción para los grupos nómadas. Sin embargo, la distribución de las localidades, algunas a casi 2 km de distancia del yacimiento, y la variedad y reutilización de las herramientas líticas sugieren que existieron campamentos semipermanentes en este sitio. Las industrias líticas representadas en el Sitio El Bajío, a grandes rasgos, son tres. una industria bifacial representada por las puntas Clovis y las preformas bifaciales de extremos indiferenciados que seguramente se elaboraron para ser transportadas con facilidad, ya que se pueden transformar en una gran variedad de herramientas. La versatilidad de estos bifaciales ha sido estudiada por Kelly y Todd (1988). Los

Figura 14. raspadores recolectados en 2003 (el cuarto es idéntico a uno encontrado en el sur de Arizona).

31


Guadalupe Sánchez y John P. Carpenter

comparables a las herramientas que se encuentran en sitios habitacionales permanentes. Hasta la fecha se desconoce la relación de los grupos de El Bajío con los otros grupos que habitaron en el norte de México y el suroeste de Estados unidos, si bien hemos observado puntas Clovis hechas con el basalto de El Bajío en sitios de la costa central de Hermosillo, y además un raspador terminal muy fino en pedernal rojo parece ser una copia fiel de uno encontrado en el sitio de Murray Spring, en el valle San Pedro, al sur de Arizona (Vance Haynes, comunicación personal, 2003). El futuro de los estudios de la tecnología lítica Clovis sonorense es muy prometedor. Seguimos investigando los otros sitios paleoindios reportados en Sonora y también las colecciones que existen en el centro inah Sonora, en el Museo de la universidad de Sonora y en colecciones privadas. Desafortunadamente, desde la temporada 2003 no hemos podido regresar al Sitio El Bajío, ya que el dueño del rancho donde se localiza nos ha impedido entrar en su terreno y no hemos podido convencerlo de la importancia del sitio para el conocimiento de los primeros pobladores. Esperamos que en el futuro podamos continuar nuestras investigaciones en el Sitio El Bajío y que una vez finalizados nuestros estudios podamos tener un panorama completo de la industria Clovis sonorense.

bifaciales muchas veces se transforman en cuchillos, taladros y punzones. una de las características diagnósticas de la industria Clovis bifacial, aparte de la acanaladura basal, son las lascas de puente o lasqueos overshot. Este tipo de lasqueo utilizado por los grupos Clovis puede usarse como marcador temporal y cultural. Los grupos humanos que preceden a Clovis no realizan este tipo de lasqueos, difícil de lograr y con una gran posibilidad de romper la pieza. La industria de navajas está representada por los núcleos poliédricos y de cuña, tabletas obtenidas al preparar la plataforma, navajas de cresta, navajas utilizadas sin ser modificadas y navajas transformadas en herramientas unifaciales. La industria de navajas es muy similar a la observada en el Sitio gault, cerca de Austin, Texas, y aunque hasta ahora no tenemos alguna prueba de las relaciones entre estos dos sitios, las similitudes entre las dos industrias es de considerarse, ya que se piensa que los grupos Clovis se desplazaban a enormes distancias. La otra industria representada es la de núcleo-lasca. Ésta es la más simple y con ella se obtienen lascas de núcleos poco preparados, posteriormente las lascas y los núcleos se transforman en raspadores, cepillos, tajadores bifaciales y unifaciales. Es posible que los grupos Clovis de El Bajío también hayan utilizado la técnica expedita para hacer algunas herramientas. Aunque en el sitio existe una considerable industria expedita, en este análisis no se tomó en cuenta ya que es imposible distinguirla de las industrias líticas arcaicas, y como toda nuestra muestra es de superficie no podemos saber a cuál de los periodos pertenece. Los productos obtenidos de estas industrias Clovis indican que los grupos de cazadores y recolectores Clovis tenían campamentos estables y probablemente de larga duración en el sitio, donde realizaban una gran cantidad de actividades cotidianas domésticas, artesanales (raspadores terminales muy finos con espolón) y especializadas (puntas Clovis). Algunos de los conjuntos de herramientas pueden ser

BIBLIOgrAFÍA Anderson, David g. y J. Christopher gillan, 2000, “Paleoindian Colonization of the Americas: Implications from an Examination of Physiography, Demography, and Artifact Distribution”, American Antiquity 65(1): 43-66. Anderson, David g., M. K. Faught y J. C. gillam, 1998, “Paleoindian Site/Artifact Distributions viewed from a Very Large Scale: Evidence and Implications”, ponencia presentada en la reunión anual de la Society of Ame-

32


La industria lítica Clovis sonorense del Pleistoceno tardío/Holoceno temprano

logy, Special Report: Monte Verde Revisited, noviembre/diciembre, pp. 12-15. Fagan, John L., 1986, “Western Clovis Occupation in Southcentral Oregon: Archaeological research at the Dietz Site 1983-1985”, Current Research in the Pleistocene, vol. 3: 3-5. Faught, Michael K., 1996, “Clovis Origins and underwater Prehistoric Archaeology in Northwestern Florida”, tesis de doctorado, Department of Anthropology, university of Arizona, Tucson, Arizona, umi, Ann Arbor. ——— y Andrea K. Freeman, 1998, “Paleoindian Complexes of the Terminal Wisconsin and Early Holocene”, en Paleoindian and Archaic Sites in Arizona, J. Mabry (ed.), pp. 33-54, Center for Desert Archaeology Technical report 97-7, Tucson. Frison, george C., 1974, The Casper Site: A Gell Gap Bison Kill on the High Plains, Academic Press, Nueva York. ———, 1991, Hunters of the High Plains, Academic Press, Nueva York. ———, 1996, The Mill Iron Site, university of New Mexico Press, Albuquerque. ———, 2000, “Progress and Challenges: Intriguing questions Linger after 75 Years of Answers”, Scientific American Discovering Archaeology, enero/febrero, pp. 40-42. Fiedel, Stuart J., 1999a, “Older Than We Thought: Implications of Corrected Dates for Paleoindians”, American Antiquity, 64(1): 96-116. ———, 1999b, “Artifact Provenience at Monte Verde: Confusion and Contradictions”, Scientific American Discovering Archaeology, Special Report: Monte Verde Revisited, noviembre/diciembre, pp. 1-12. ———, 2000, The Importance of Context: Documentation is the Key to Successful Analysis”, Scientific American Discovering Archaeology, enero/febrero, p. 46. Gramly, richard, 1990, “guide to the Paleoindan Artifacts of North America”, Persimmon Press Monographs in Archaeology, Buffalo, Nueva York. Hayden, Brain, Nora Franco, y Jim Spafford, 1996, “Evaluating Lithic Stratiges and Design

rican Archaeology celebrada en Seattle, Washington. Bamforth, Douglas B., 1986, “Technological Efficency and Tool Curation”, American Antiquity, 51(1): 38-50. ———, 1980, “Willow Smoke and Dogs’ Tailes: Hunter-gather Settlement Systems and Archaeological Site Formation”, American Antiquity, 45: 4-20. ———, 1991, “Technological Organization and Hunter and gather Land use”, American Antiquity, 56: 216-235. Binford, Lewis r., 1979, “Organization and Formation Processes: Looking at Curated Technologies”, Journal of Anthropological Research, 34: 255-273. Collins, Michael B., 1999a, Clovis Blade Technology: A Comparative Study of the Keven Davis Cahe, Texas, university of Texas Press, Austin. ———, 1999b, “The gault Site, Kincaid rockshelter, and Keven Davis Cache”, cartel presentado en la conferencia Clovis and Beyond Conference, Santa Fe, Nuevo Mexico. Collins, Michael B. y Thomas r. Hester, 2001, “Clovis Occupation in Central Texas: The gault Site”, www.utexas.edu/reseazrch/ tarl/research/gault/desc.htm. ———, 2002, “The gault Site, Texas, and Clovis research”, Athena Review, 3(2): 31-42. Dickens, Williams, 2005, “Biface reduction and Blade Manufacture at the gault Site (41BL3223): A Clovis Occupation in Bell County, Texas”, tesis doctoral, Texas A&M university, College Station, Texas. Dillehay, Tom D., 1989, Monte Verde: A Late Pleistocene Settlement in Chile: Paleoenvironment and Site Context Volume 1, Smithsonian Institution Press, Washington, D. C. ———, 1997, Monte Verde: A Late Pleistocene Settlement in Chile: The Archaeological Context Volume 2, Smithsonian Institution Press, Washington, D. C. Dillehay, Tom D., Marion Pinto, Jack rossen, Carlos Ocampo, Pilar rivas, David Pollack y gwynn Henderson, 1999, “reply to Fiedel”, Part 1, Scientific American Discovering Archaeo-

33


Guadalupe Sánchez y John P. Carpenter

Huckell, Bruce B., 2007, “Clovis Lithic Technology: A View from the upper San Pedro Valley” (cap. 8), en Murray Springs: A Clovis Site with Multiple Activity Areas in the San Pedro Valley, Arizona, C. Vance Haynes Jr. y Bruce B. Huckell (eds.), pp. 170-213, Antropological Papers of the university of Arizona, 71, Tucson, Arizona. Kelly, robert L., 1988, “The Three Sides of a Biface”, American Antiquity, 53(4): 717-734. ———, 1992, “Mobilty/Sedentism: Concepts, Archaeological Measures, and Effects”, Annual Review of Antrhopology, 21: 43-66. ———, 1995, The Foraging Spectrum, Smithsonian Institution Press, Washington, D. C. ——— y Larry C. Todd, 1988, “Coming into the Country: Early Paleoindian Mobility and Hunting”, American Antiquity, 53: 231-244. Krieger, Alex D., 1950, “Notes and News: Early Man”, American Antiquity, 16: 181-182. Kooyman, Brian P., 2000, Understanding Stone Tools and Archaeological Sites, university of Calgary Press, Calgary. Kuhn, Steven L., 1991, “New Problems, Old glasses: Methodological Implications of an Evolutionary Paradigm for the Studt of Paleolithic Technologies”, en Perspectives on the Past: Theoretical Biases in Mediterranean Hunter-Gatherer Research, geoffrey A. Clark (ed.), pp. 243-257, university of Pennsylvania Press, Filadelfia. Meltzer, David J., 1989, “Why Don’t We Know When the First People Came to North America?”, American Antiquity, 54(3): 471-490. ———, 1995, “Clocking the First Americans”, Annual Review of Anthropology, 24: 21-45. Owen, rogers C., 1984, “The Americas: The Case Against an Ice-Age Human Population”, en The Origins of Modern Humans: A World Survey of the Fossil Evidence, F. H. Smith y F. Spencer (eds.), pp. 517-563, Alan r. Liss, Inc., Nueva York. Robles Ortiz, Manuel, 1974, “Distribución de Artefactos Clovis en Sonora”, Boletín del Instituto Nacional de Antropología e Historia, núm. 9 (segunda época): 25-32, México.

Criteria”, en Stone Tools: Theortical Insights into Human Prehistory, george H. Odell (ed.), pp. 9-45, Plenum Press, Nueva York. Haynes, C. Vance Jr., 1964, “Fluted Projectile Points: Their Age and Dispersion”, Science, 145: 1408-1413. ———, 1966, “Elephant-Hunting in North America”, Scientific American, 214: 104-112. ———, 1967, “Muestras de Carbón-14 de Tlapacoya, Estado de México”, Boletín, 29: 49-52, inah, México. ———, 1969, “The Earliest Americans”, Science, 166: 709-715. ———, 1976, “Archaeological Investigations at the Clovis Site at Murray Springs, Arizona, 1968”, National Geographic Society Research Reports, 1968: 165-171. ———, 1982, “Archaeological Investigations at the Lehner Site, Arizona, 1975-1975”, National Geographic Society Research Reports, vol. 14, pp. 325-334. ———, 1987, “Curry Draw, Cochise County Arizona: A Late quaternary Stratigraphic record of Pleistocene Extinction and PaleoIndian Activities”, Geological Society of America Centennial Field Guide, Cordillera Section, pp. 23-28, geological Society of America, Tucson, Arizona. ———, 1991, “geoarchaeological and Paleohydrological Evidence for a Clovis-age Drought in North America and its Bearing on Extinction”, Quaternary Research, 35(3): 438-450. ———, 1993, “Clovis-Folsom geochronology and Climatic Change”, en From Kostenki to Clovis: Upper Paleolithic-Paleo-Indian Adaptations, Olga Soffer y N. D. Praslov (eds.), pp. 219-236, Plenum Press, Nueva York. ———, 1999, “Monte Verde and the Pre-Clovis Situation in America”, Scientific American Discovering Archaeology, Special Report: Monte Verde Revisited, noviembre/diciembre, pp. 17-19. Hofman, Jack L., 2000, “The Clovis Hunters”, Scientific American Discovering Archaeology, january/february, pp. 42-44.

34


La industria lítica Clovis sonorense del Pleistoceno tardío/Holoceno temprano

Cambridge, Cambridge university Press, pp. 11-22. Waters, Michael r., 1985, “Early Man in the New World: An Evaluation of the radiocarbon Dated Pre-Clovis Sites in the Americas”, en Environments and Extinctions: Man in Late Glacial North America, Jim I. Mead y David J. Meltzer (eds.), pp. 125-144, Center for the Study of Early Man, Orono Main. ———, 2000, “Proving Pre-Clovis: Criteria for Confirming Human Antiquity in the New World”, Scientific American Discovering Archaeology, enero/febrero, pp. 47-49. Waters, Michael r. y Harry Shafer, 2001, “geoarchaeological Investigations at the gault Clovis Site, Texas”, cartel presentado en la 66th Annual Meeting of Society for American Archaeology, Nueva Orleans, Luisiana. Waldorf, D. C., 1987, Story in Stone: Flint Types of the Central and Southern U. S., Mound Builders Books, Missouri. Wheat, J. B., 1972, “The Olsen-Chubbuck Site: A Paleoindian Bison Kill”, American Antiquity, 37(26): 1-180. Wilmsen, E. N. y F. F. roberts Jr., 1978, Lindenmeier, 1934-1974, Smithsonian Contributions to Anthropology, núm. 24, Washington D. C. Wormington, H. Marie, 1957, Ancient Man in North America, Denver Museum of Natural History, 4.

——— y Francisco Manzo Taylor, 1972, “Clovis Fluted Points from Sonora, Mexico”, The Kiva, 37(2): 199-206. Stanford, Dennis, 1991, “Clovis Origins and Adaptations: An Introductory Perspective”, en Clovis: Origins and Adaptations, robson Bonnichsen y Karen L. Turnmire (eds.), pp. 1-14, Center for the Study of the First Americans, Corvallis, Oregon. Sellards, E. H., 1952, Early Man In America, university of Texas Press, Austin. Shott, M. J., 1986, “Technological Organization and Settlemnt Mobility: An Ethnographic Examination”, Journal of Anthropological Research, 42: 15-51. Sliva, Jane, 1997, Introduction to the Study of the Analysis of the Flake Stone Artifacts and Lithic Technology, Center for Desert Archaeology, Tucson, Arizona. Tankersley, Kenneth B., 2000, “The Puzzle of the First Americans”, Scientific American Discovering Archaeology, enero/febrero, pp. 31-33. Taylor, r. E., C. Vance Haynes Jr. y M. Stuiver, 1996, “Clovis and Folsom Age Estimates: Stratigraphic Context and radiocarbon Calibration”, Antiquity, 70: 505-525. Torrence, robert, 1983, “Time Budgeting and Hunter-gather Technology”, en HunterGather Economy in Prehistrory, g. Bailey,

35


La lítica chalchihuiteña del norte de Durango Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia*

Autónoma de México.1 En este valle localicé por lo menos tres ocupaciones diferentes du­ rante la época prehispánica: una anterior a la presencia mesoamericana; otra que corresponde a la cultura chalchihuiteña, la colonización mesoamericana de la región, y la tercera re­ lativa a la ocupación tepehuana procedente del norte y con una tradición distinta de la mesoamericana. En esta ocasión mi propósito es hacer una caracterización de la lítica chalchihuiteña del norte de Durango basada en el análisis que realicé de la industria lítica hallada en los sitios de dicha cultura en el área de estudio. Para este análisis fue muy útil la comparación con la lítica de las otras dos ocupaciones del valle que he mencionado más arriba, una anterior y otra posterior. El estudio de la lítica de estas otras dos culturas se expondrá en otra oportunidad. El valle del alto río Ramos se localiza al norte de Durango (figura 1). Inicia en la confluencia de los ríos Santiago y Tepehuanes, en la cuenca del alto río Nazas, y tras dicha confluencia el río adopta el nombre de Ramos. Termina 8 km al norte al entrar el río en el cañón de Pichagua. El alto río Ramos se halla encuadrado en el final del valle del río Santiago por

Resumen En este trabajo se analiza el complejo lítico chalchihuiteño, se estudian todas las piezas, desde los núcleos hasta los instrumentos utilizados o los artefactos facetados bifaciales, y se contemplan todos los desechos, desde los más pequeños hasta los más grandes, por medio de la reconstrucción de las cadenas operativas. Se estudia la gestión de la diversidad de materias primas que usaban. En los sitios analizados se constataron todas las etapas de la manufactura. Se registró una variedad de métodos de talla, aunque para la lítica pulida se hallaron pocas evidencias de su manufactura. La mayoría de la lítica corresponde a una talla poco elaborada para instrumentos sobre lascas de riolita, pero también se encuentra el facetado bifacial para los cuchillos y puntas de flecha. Se examinan los distintos métodos de talla hallados y las técnicas de retoque empleadas. Introducción El presente texto está basado en el estudio que realicé de un valle al norte de Durango, el valle del alto río Ramos (figura 1), en el marco del Proyecto Hervideros del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional

1 Este estudio dio origen a mi tesis doctoral, presentada en la Facultad de Filosofía y Letras de la unam en enero de 2005 (Berrojalbiz, F., 2005).

* Instituto de Investigaciones Estéticas, unam.

37


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

Figura 1. Mapa en el que se señalan las áreas que ocupó la cultura chalchihuiteña, y la ubicación del valle del alto río ramos en el norte de Durango.

patrón de asentamiento y el paisaje construido corresponden a una sociedad mesoamericana norteña, en donde la agricultura y el control estratégico y defensivo tenían una gran importancia. El paisaje simbólico construido expresa la dualidad y la cosmovisión mesoamericana (Berrojalbiz, F., 2007).

su lado noreste, valle más grande y amplio, y que sirvió como un gran corredor norte-sur. Este espacio tuvo ocupación chalchihuiteña en las dos épocas que los mesoamericanos colonizaron Durango: fase Ayala-Las Joyas (600-1000 d.C.), y fase Tunal-Calera (10001300 d.C.). Los materiales líticos analizados pueden corresponder a las dos épocas. El

38


La lítica chalchihuiteña del norte de Durango

Enfoque del análisis lítico El estudio de la lítica chalchihuiteña se planteó como un análisis de las técnicas y los comportamientos técnicos empleados en su manufactura.2 Creo que el estudio de la tradición técnica es la mejor aproximación para caracterizar a la industria lítica de una cultura y poder distinguirla de la de otras sociedades. Para acercarnos a estos comportamientos técnicos sigo a Marie-Louise Inizan et al., que, al explicar las actividades de talla de las piedras, dicen:

prima para realizar el complejo lítico, el mayor o menor grado de descortezamiento de las piezas, distintas técnicas de percusión o de realizar retoques. Estas elecciones llevan a diferenciar tradiciones técnicas y, por tanto, tradiciones culturales. Para estudiar esos comportamientos técnicos, para llegar a conocerlos, he utilizado el concepto de cadena operativa creado por André Leroi-gourhan, que ha servido de fundamento para muchas investigaciones hasta la fecha. Según Inizan:

Las actividades de talla son sustentadas por proyectos más o menos elaborados identificables a partir de la reconstitución de las cadenas operativas. En las operaciones de talla el proyecto está formado a partir de un esquema conceptual, de orden intelectual, que es puesto en aplicación según una sucesión de operaciones que se le nombra esquema(s) operativo(s) de talla(s) (Inizan et al., 1995: 15).

La cadena operativa, en el estudio de una industria lítica, toma en cuenta todos los procesos, yendo del aprovisionamiento de la materia prima hasta su abandono, pasando por todas las etapas de fabricación y de utilización de un útil. Ella permite estructurar la utilización de los materiales por el hombre, resituando cada pieza que va resultando en el proceso en un contexto técnico, y ofrece un cuadro metodológico para cada nivel de interpretación (Inizan et al., 1995: 14).

Esas actividades humanas, esas técnicas, están regidas por un esquema conceptual de orden intelectual, el cual está totalmente impregnado de la cultura de esa comunidad. Por tanto, al estudiar las técnicas, los comportamientos técnicos, nos acercamos a la cultura de una comunidad. En el estudio de los comportamientos técnicos es posible detectar elecciones culturales, como pueden ser las diferentes maneras de seleccionar la materia

Cada uno de los procesos tiene métodos y técnicas, y están todos interrelacionados o conectados por el esquema operativo, el cual depende del esquema conceptual, como se ha indicado más arriba. Selección de materiales Para el análisis de la lítica se escogieron las colecciones del estudio del valle del alto río ramos que tuvieran los indicios de menor posibilidad de mezcla y mayor uniformidad, a la vez que ofrecieran las características más diferenciadas entre sí para poder detectar tradiciones distintas. Para la ocupación chalchihuiteña se pensó que las colecciones más apropiadas eran las de excavación de los sitios La Tutuveida y El Ángel. La Tutuveida es el sitio de mayor rango del valle, mientras que El Ángel es un pequeño sitio agrícola. Ambas colecciones corresponden a la excavación de una estructura en cada sitio: una plataforma sobre la cual se encontraba un edificio rectangular de dos cuartos contiguos.

2 A continuación explico la definición de técnica que utilizo, para la cual sigo a Inizan et al.: “un gesto, un golpe de mano, el empleo de un percutor duro o suave, la interposición de un cincel son ejemplos de técnicas” (Inizan et al., 1995: 30). “Los procedimientos técnicos son cortas secuencias sistematizadas de gestos asegurando una preparación: la abrasión de una cornisa, la preparación de un borde antes de la extracción por un golpe de buril, el facetado de un plano de percusión o de presión…” (Inizan et al., 1995: 30). Es necesario señalar que fue Mauss (1947, citado en Inizan et al., 1995: 15) quien estableció la noción de técnica sin objeto material, ya que consideraba las actividades del cuerpo como técnicas, como es el caso de la danza. En este concepto de técnica está incluido el gesto, como acción ligada a la psicomotricidad.

39


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

materia prima, que puede cambiar a lo largo del tiempo, pero que siempre tendrá características propias que singularicen a dicho grupo. Las categorías son las siguientes: instrumentos nodulares, núcleos, productos de talla, instrumentos, desechos de talla, lascas de decalotado,3 lascas de decorticado, lascas de corrección de cara de lascado, lascas de reavivado de plataformas, instrumentos de facetado, desecho de facetado, lascas de adelgazamiento, lascas extraídas por presión, lascas de reavivado del borde. La identificación y estudio de las lascas de los procesos de talla, tanto para manufacturar soportes de instrumentos, como de facetado, en toda su variedad, de cara a conocer los procesos de talla, presentan varios problemas, como lo señala William Jr. Andrefsky (Andrefsky, 1998: 85). En esta investigación se ha tratado de aplicar las definiciones, la terminología que produzca menos confusión y que sea más clara. El facetado, según Inizan (Inizan et al., 1995: 43-44), se trata de una serie de operaciones de talla cuya finalidad es fabricar un objeto y sólo uno, tallando la materia prima según la forma deseada. En este tipo de talla se encuentra el

Estudio de los complejos líticos En este trabajo no me ocuparé de las cadenas operativas de la piedra pulida, que son diferentes de las de la piedra tallada, desde la materia prima y su adquisición hasta las técnicas y los métodos de fabricación. Simplemente mencionaré que los instrumentos de molienda como metates y manos, morteros y manos son abundantes. También se encuentran en este complejo lítico pulidores y hachas pulidas de garganta (figura 2a). Cadenas operativas de la lítica tallada La parte principal del estudio de las colecciones se centró en el análisis de las cadenas operativas de la lítica tallada. Para el conocimiento de estas cadenas operativas se organizó el estudio en tres apartados principales: 1) estrategias de adquisición de la materia prima: formas de aprovisionamiento; 2) métodos de talla; 3) estudio de la combinación de bordes útiles en un instrumento. Este último apartado, que se acerca a la acción de uso de las herramientas, no se tratará en este trabajo por falta de espacio. Estrategias de adquisición de la materia prima: formas de aprovisionamiento. El estudio de los aspectos relacionados con la adquisición de la materia prima fue organizado en tres apartados: 1) condiciones físicas del sitio, origen de las materias primas y disponibilidad cerca del sitio; 2) conducción al sitio; 3) procesos y etapas de las cadenas operativas realizadas en el sitio. Siguiendo a Inizan (Inizan et al., 1995: 27-28), se analizaron ciertas categorías de piezas bien definidas técnicamente que nos pueden ayudar a conocer las etapas de la cadena operativa que se llevaron a cabo en el sitio, con lo cual también podemos saber cómo llegó la materia prima al mismo, o si llegaron los instrumentos en preformas o como herramientas ya terminadas. Esto nos aproxima a conocer las peculiaridades de las cadenas operativas de cada grupo, ya que cada uno tiene una forma propia de gestionar la adquisición y transporte de

3 Merino explica de la siguiente manera las lascas de decalotado y las de descortezamiento: “En el caso de los guijarros el trabajo comienza por la preparación de un plano de percusión, mediante la eliminación de una primera lasca de decapitado o decalotado, sin talón, redondeada, poco saliente, que muestra bulbo y a veces cono de percusión […] A veces las lascas de decalotado se hacen a partir de un plano de percusión preexistente, prestado por la presencia de algún plano natural del propio guijarro o alguna irregularidad de su superficie y que por tanto conservará el córtex. Más tarde el trabajo sigue con la extirpación más o menos extensa del córtex por eliminación de las lascas de decorticado, que también se expulsan por percusión, primero sobre el plano que deja la lasca de decalotado que partió, y posteriormente apoyándose en las sucesivas plataformas que crean las nuevas lascas de decorticado extirpadas. Todas ellas conservan el córtex en mayor o menor proporción, pero no en el talón, como las de decalotado” (Merino, 1980: 33). He considerado como lascas de decorticado aquellas que tienen entre 75 y 100 por ciento de córtex en la cara dorsal, pero el talón no está totalmente cubierto por córtex.

40


La lítica chalchihuiteña del norte de Durango

Figura 2. a) Hacha de garganta, encontrada en el Sitio La Tutuveida. Colección particular en Atotonilco. Dibujo de Anne Leyniers. b) Núcleo: El Ángel. c) Núcleo: La Tutuveida. Dibujos de Françoise Bagot.

41


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

facetado bifacial, que se caracteriza por tener dos fases principales: el esbozo y la terminación, en las cuales se conforman las superficies y el objeto en relación a dos planos imaginarios perpendiculares que atraviesan la pieza. Las lascas correspondientes al proceso de facetado o talla bifacial, especialmente los desechos de talla, han sido objeto de una cuidada atención, tanto en las llamadas “lascas de adelgazamiento”, como en las lascas extraídas por presión.4 Se han diferenciado las lascas de adelgazamiento y las extraídas por presión, clasificándolas por su tamaño y materia prima, e incluso algunas de ellas se han identificado como de corrección de cara en este proceso de facetado. Hice una primera distinción por tamaño formando dos grupos: las que tienen una longitud mayor de 1 cm, y las que tienen 1 cm o menos. Se realizó esta clasificación solamente según la longitud, ya que la anchura y el espesor no incluían mucha variabilidad en la forma. También se analizaron lascas de reavivado del borde de más de 1 cm y menores de 1 cm.

proporción de artefactos en pedernal, andesita o calcedonia, materias de las que no he detectado afloramientos en el valle y, en cambio, se encuentran en cantos en el río o arroyos; y por la cercanía a estos lechos o arroyos. La Tutuveida se ubica al borde de la confluencia de dos ríos, y El Ángel al borde de un arroyo importante y a 500 m del río. Numerosos instrumentos están fabricados en canto de río. Algunos afloramientos se localizan cerca de los sitios o en los mismos sitios, de los que pueden provenir algunas piezas de riolita. Además, obtenían rocas, como la obsidiana, de yacimientos más o menos cercanos a la Sierra Madre Occidental (40 km aproximadamente), haciendo pequeños viajes en su busca o mediante intercambio o comercio a una escala de pequeña región. En los yacimientos de obsidiana había campos de nódulos redondeados de tamaño no mayor a una pelota de tenis, que se extienden por terrenos de una a varias hectáreas o a veces dentro de cuevas. Se trata de depósitos secundarios, que aparecen al azar en varios lugares de la sierra. En los trabajos del Proyecto Hervideros se han detectado tres yacimientos de este tipo en la sierra, cercanos al valle del alto río ramos (Berrojalbiz, 2005: 156-158). El tamaño de los productos de obsidiana, entre 2.6 y 0.6 cm, algunas de ellas lascas de decorticado, confirma que provienen de nódulos pequeños.

Condiciones físicas del sitio, origen de la materia prima y disponibilidad cerca del sitio Los mesoamericanos utilizaban la variedad de materias primas que encontraban en su entorno. Las que usaron corresponden sobre todo a rocas volcánicas; la mayor parte son artefactos en riolita, en diferentes etapas de silicificación, y de diferente tipo de grano. También emplearon: pedernal, andesita, calcedonia, arenisca, cuarcita y obsidiana (cuadro 1). En el alto ramos sólo se hallaron afloramientos de riolita, casi todos de grano medio o grueso, y uno de arenisca. Sin embargo, creo que las principales fuentes de abastecimiento eran el lecho del río y los arroyos, por la proporción de piezas elaboradas con cantos de río, incluso con riolita; por la presencia y

Conducción al sitio en las colecciones analizadas Los pocos instrumentos nodulares recogidos en La Tutuveida (8) y El Ángel (2) son de pedernal, riolita de grano fino y uno de andesita; varios de ellos son cantos rodados. De los 17 núcleos de La Tutuveida (figura 2c), creo que 10 fueron descartados, cinco se encuentran en la etapa de terminación, uno en la de configuración y uno en la de inicialización de la explotación. Esto dificulta también conocer del estado en que llegaron al sitio. De los 17 núcleos sabemos que cinco corresponden a cantos de río, y del resto no podemos conocer

4 He analizado características de las definiciones de estas piezas establecidas por los siguientes autores: rodríguez, F., 1985, A-28: 58; gaxiola, M., 1989: 34; Kerley, J., 1989: 165; Andrefsky, W., 1998: 118, 115.

42


3

T. Bipolar

43

30

301

165

238 + 129

P. Método poco e.

Desechos facetado

Frag. D. T.

Frag. D. F.

82.42

91.9

71.66

70.4

51.8

61.6

45.34

61.11

87.5

% del total

100

100

100

100

96.1

100

91

100

% G. fino

3.87

9

% G. medio

Pedernal % G. grueso

5.44

21.69

9.09

37.77

33.02

49.81

33.3

% del total

100

100

39.5

46.5

65.8

66.6

% G. fino

100

60.4

43.8

29.70

33.4

% G. medio

Riolita

9.58

4.46

% G. grueso

17.57

2.65

6.66

20.51

10.42

100

3.28

2.06

5.55

% del total

2.1

2.78

12.5

% del total

Obsidiana

86.4

69.3

% G. fino

13.6

30.7

100

% G. medio

Otros % G. grueso

[L. C. Cara: lascas de corrección de cara; P. método poco e.: puntas realizadas por método poco elaborado; Frag. D. T. : Fragmentos de desecho de talla; Frag. D. F. : Fragmentos de desechos de facetado.] [Los porcentajes de cada tipo de grano corresponden a la proporción respecto del número de ese tipo de artefactos en esa materia prima, mientras que porcentaje del total corresponde a la proporción respecto del número total de ese tipo de artefactos, contando los de todas las materias primas diferentes.] [Otros: corresponde a andesita, caldedonia, arenisca y cuarcita.] [El número de artefactos de la fila sombreada no se suma a los demás en el caso de querer obtener el número total de piezas, ya que se encuentran repartidas entre otras categorías = una lasca de corrección de cara, por ejemplo, pudo ser retocada y usada como instrumento.]

39

I. Facetados

374

213

L. C. Cara

Desechos talla

387

18

I. Soporte lasca

Núcleos

8

Total

Artefacto

Nodulares

Núm.

Tipo

Cuadro 1 TIPOS DE ArTEFACTOS DE LA INDuSTrIA LÍTICA DE LA TuTuVEIDA

La lítica chalchihuiteña del norte de Durango


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

que la riolita llegara en estado bruto, casi sin verificar, mientras que en el caso del pedernal parece que la tendencia era a que llegara ya verificada la roca. La materia prima llegaba de diferentes maneras, pero se puede decir que esto indica poca preparación. Llegaba en forma bruta, bloques o cantos de río, con unas pocas extracciones de verificación, o con una puesta en forma muy mínima; incluso cabe la posibilidad de que llegara en forma de grandes lascas. Los bloques de pedernal eran más verificados o más preparados que los de riolita. La obsidiana llegaba en forma de nódulos de pequeño tamaño, o como lascas sin mucha preparación, extraídas de estos nódulos.

el estado que presentaban al ser recogidos ya que no conservan córtex. Creo que en gran parte la materia prima era transportada hasta el sitio en forma de cantos, recogidos en los dos ríos inmediatos al sitio. Éstos se corresponden con las informaciones de los productos de talla. En El Ángel, de las piezas halladas en excavación sólo existen dos núcleos (figura 2b), uno de riolita de grano medio y otro de calcedonia. Estos núcleos son amorfos, parecen haber sido descartados. Por su estado de explotación, es difícil determinar cómo llegaron al sitio. Analizando los productos de talla de La Tutuveida que están completos, tanto los soportes de instrumentos como los desechos, observamos que de un total de 714 piezas, 167 presentan córtex, 22.81 por ciento. De los instrumentos específicamente, de 379 piezas, 101 presentan córtex, 26.64 por ciento. De las 167 piezas con córtex, ocho son de decalotado y 39 son de decorticado (figuras 3a y b), la mayoría de ellas de riolita. La poca elaboración de los talones y el tamaño más grande de estas piezas parece corroborar que se trata de lascas extraídas en la comprobación del estado del bloque y en la conformación. En El Ángel, de 165 soportes de instrumentos de lasca, 67 tienen córtex. De estas piezas con córtex, 20 son de decorticado y cinco parecen ser de decalotado. Además, hay que añadir tres de decorticado y una de decalotado, lascas que no son instrumentos, sino desechos de talla. Corresponden aproximadamente a 16 por ciento del total de lascas y son en su mayoría de riolita. Los talones de estas lascas de decorticado y decalotado no tienen una preparación muy elaborada. Junto con las herramientas se hallaron también 29 lascas que son desechos de talla y 33 fragmentos de desechos de talla. De estos desechos 25 son de pedernal de grano fino, 16 son de riolita de grano fino, 17 son de riolita de grano medio y cuatro de riolita de grano grueso. En estos dos sitios podemos observar, más por las lascas de decalotado y decorticado que por los núcleos, que había una tendencia a

Procesos y etapas de las cadenas operativas realizadas en el sitio Sobre las primeras etapas de comprobación del estado del bloque de materia prima y conformación de la talla de soportes no cuento con datos definitivos. Por una parte, existen pocos núcleos y en estado avanzado de explotación. Por otra, es difícil hacer conclusiones a partir de la presencia y ausencia de córtex en los productos, y a partir de lascas de decalotado y de decorticado. La cantidad de córtex en la cara dorsal de las lascas presenta problemas como indicador del estadio o etapa del proceso de manufactura (Andrefsky, 1998: 112, 114). No se debe analizar lascas individualmente sino las tendencias del conjunto de piezas. También se hizo un análisis para establecer las etapas de la talla en la producción de soportes en el sitio. A este respecto, las lascas de corrección de cara evidencian la realización en el sitio de la etapa de creación de la superficie de tallado y del plano de percusión. La variedad del tamaño de estas lascas y las huellas en la cara dorsal muestran que corresponden a la iniciación de la creación de la cara de lascado como sucesivas correcciones y reavivados durante la explotación. De la plataforma de percusión, solamente tenemos cuatro lascas de reavivado de la misma en las

44


38

L. C. Cara

45

11

I. Facetados

33

Frag. D. T.

Frag. D. F.

34

Desechos facetado

P. Método poco e.

35

Desechos talla

T. Bipolar

169

6

Núcleos

I. Soporte lasca

2

Total

Artefacto

Nodulares

Núm.

Tipo

33.33

79.41

54.54

37.14

94.73

41.42

50

% del total

Cuadro 2

100

100

100

100

58.57

100

% G. fino

8.87

% G. medio

Pedernal

8.28

% G. grueso

66.66

20.58

18.18

45.71

52.07

16.6

50

% del total

36.36

100

100

66.66

48.86

% G. fino

54.54

20.45

100

100

% G. medio

Riolita

9.09

33.33

30.68

% G. grueso

27.27

17.14

?

5.26

2.36

66.6

% del total

4.14

16.6

% del total

Obsidiana

TIPOS DE ArTEFACTOS DE LA INDuSTrIA LÍTICA DE EL ÁNgEL

57.14

100

% G. fino

Otros % G. medio

42.85

% G. grueso

La lítica chalchihuiteña del norte de Durango


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

Figura 3. a) y b) Lascas de decorticado. La Tutuveida. Dibujo del autor. c), d), e) y f) Lascas de adelgazamiento de facetado bifacial. Desecho de facetado. La Tutuveida. c) y d) Dibujos de Françoise Bagot. e) y f) Dibujos del autor. g) e i) Lascas de reavivado de plataforma, utilizadas como instrumentos. La Tutuveida. En g) se aprecia en la cara dorsal la preparación de la plataforma y en la vista inferior los inicios de extracciones a partir de la plataforma. Dibujos de Françoise Bagot. h) Lasca de corrección de cara. Desecho de talla. La Tutuveida. j) y k) Lascas de obsidiana “de forma de concha”. Lascas de desecho. La Tutuveida. Estas tres últimas piezas dibujos del autor.

46


La lítica chalchihuiteña del norte de Durango

dos colecciones. Estas últimas y las lascas de corrección y reavivado de cara corresponden más bien a la fase de explotación plena.

Entre los productos de talla para soportes sobre lasca de obsidiana destacan unas piezas que en la literatura sobre lítica se han llamado “de forma de concha” (figuras 3j y k). Tienen una plataforma grande, un bulbo prominente, ondas de percusión muy marcadas, son más anchas que largas, tienen terminación en charnela y forma general que se asemeja a una concha. Según John E. Clark, son lascas extraídas mediante una técnica de percusión muy simple, poco desarrollada, extraídas de la manera más conveniente en cada oportunidad (Clark, 1981: 271, 274 y 280). Se hallaron tres piezas entre los artefactos de obsidiana que parecen corresponder a una técnica de extracción distinta. No tienen una plataforma obvia, sino que presentan un borde o filo como de cuchillo. No tienen un bulbo de percusión, sino una superficie plana, pero presentan las ondas concéntricas bien marcadas (figuras 4a y b). Estos elementos parecen indicar que se trata de la producción de lascas mediante la técnica bipolar. Esta técnica consiste en colocar una pieza (un pequeño bloque de materia prima, una lasca, etc…) sobre un yunque, el cual es otra piedra, y golpearla con un percutor, también de piedra. La dirección del golpe forma un ángulo de 90° con la superficie plana del yunque. Cuando la lasca extraída tiene la misma longitud que el núcleo golpeado, aquélla presenta señales de estrellamiento o machacamiento en los extremos proximal y distal (Clark, 1981: 271; Andrefsky, 1998: 120). En tres lascas halladas el extremo distal está fragmentado, por lo que no se puede observar si había melladuras, desconchados o señales de golpe, como es habitual en estas piezas debido al golpe con el yunque. una de las piezas tiene córtex en toda su cara dorsal, por lo que creemos que aplicaron esta técnica a un nódulo pequeño. En las otras dos hay muy poca cantidad de córtex o no está presente, por lo que aplicaron esta técnica a lascas. Existe una cuarta pieza sobre la que tenemos dudas si pertenece a este tipo de técnica.

La Tutuveida De las lascas de corrección de cara de lascado del núcleo, algunas no sirvieron para soporte de instrumento y se consideran como desecho de talla, y otras fueron además utilizadas como instrumento, con o sin modificaciones posteriores (figura 3h). En total suman 206 piezas, 28.96 por ciento del total de productos de talla.5 De todos los productos de talla, se observaron tres lascas de reavivado de plataforma de percusión (figuras 3g, i). Dos fueron utilizadas como instrumentos. una es de riolita de grano fino y las otras de pedernal de grano fino. Dentro del total de piezas recuperadas se hallaron 31 instrumentos realizados mediante facetado y 12 fragmentos. Se detectaron 293 lascas de desecho de facetado o de talla bifacial (figuras 3c, d, e y f). También se recogieron 10 lascas de reavivado del borde de más de 1 cm, y tres menores de 1 cm, todas de pedernal. Se hallaron 28 instrumentos de una talla poco elaborada para la manufactura de puntas y nueve fragmentos de este tipo de instrumentos. Las piezas de obsidiana fueron analizadas por separado. En el cuadro 3 se detallan las categorías de piezas halladas. Cuadro 3 INSTruMENTOS DE OBSIDIANA. LA TuTuVEIDA Núcleos Instrumentos sobre soporte de lasca Lascas de corrección de cara Desechos de talla Instrumentos facetados Puntas de proyectil método poco elaborado Desechos de facetado Sin identificar

1 8 7 39 8 2 8 29

5 Para consultar más ampliamente la clasificación de estas lascas y sus propósitos, véase Berrojalbiz, F., 2005, pp. 161-162.

47


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

Facetado Acerca del facetado en general de todas las materias primas en ambos sitios no tengo indicios de las primeras etapas de este tipo de talla. No se puede saber muy bien si se tallaban bloques brutos desde el principio con este tipo de talla o si se usaban productos extraídos de un núcleo, aunque por el tipo de piezas con que se cuenta casi podemos asegurar que la segunda opción es la que se practicaba. Los desechos que he recuperado no pertenecen a las primeras etapas de la secuencia de reducción. Solamente alguna de las lascas de decalotado y de descortezamiento, que se han comentado más arriba, pueden ser de estas primeras etapas. Los desechos recuperados pertenecen a etapas medias y finales del facetado, lascas de adelgazamiento y de adelgazamiento por presión, que corresponden a la cuarta y quinta etapas, según gaxiola (1989: 33-36). En nuestro caso no todas las lascas de adelgazamiento presentan plataforma facetada, como lo señala esta autora. Varias de las piezas facetadas son preformas, lo que nos indica que en muchos casos la mayor parte del proceso se realizaba en el sitio. Sobre las piezas de obsidiana, las conclusiones son muy similares. Creemos que las lascas de adelgazamiento por presión y las que son menores a 1 cm corresponden a la última etapa de terminación de la pieza. Después de analizar los diferentes tipos de artefactos de las colecciones de estos dos sitios, he encontrado evidencias de casi todas las etapas o procesos de la talla y el facetado, desde el descortezamiento de los bloques hasta el retoque y reavivado de las herramientas, que demuestran que en el sitio se realizaban dichas actividades, aunque para el facetado no he hallado muchas evidencias de las primeras etapas.

Según los autores citados, esta técnica bipolar era adecuada para conseguir más instrumentos de núcleos u otras piezas normalmente descartadas por su pequeño tamaño u otras características. Se trataba de aprovechar al máximo la materia prima (Clark, 1981: 274, 279; Andrefsky, 1998: 119). El Ángel En esta colección se hallaron 165 soportes de instrumentos en lasca y se encontraron 36 lascas de corrección de cara. Siete de ellas, las que fueron utilizadas como herramientas, tienen un volumen que tiende a piramidal, de gran espesor. De las que son desecho de talla, 21 fueron extraídas para corregir irregularidades en general, y las demás tienen una clasificación más específica. Entre los artefactos de este sitio existen siete instrumentos realizados mediante facetado, y un fragmento. Se hallaron 34 piezas que son desecho de facetado bifacial. También se detectaron tres lascas de rejuvenecimiento del borde útil, dos de riolita de grano fino y una de pedernal de grano fino. En las piezas de obsidiana, aparte de las herramientas realizadas mediante facetado en este material, que suman tres piezas, se encontraron dos instrumentos en lasca, ambos con retoque, y dos fragmentos de instrumentos. También se descubrieron cuatro fragmentos de nódulos de pequeño tamaño que presentaban córtex por uno de los lados y por el otro evidencias de extracciones. Es posible que estas lascas hayan sido extraídas con una técnica bipolar, pero debido a que tienen extracciones posteriores que no permiten observar los rasgos definitorios de este tipo de técnica no se puede asegurar el empleo de dicha técnica. Además de los instrumentos y de los nódulos de obsidiana, se recogieron lascas que no sirvieron como soporte de herramienta. Se hallaron dos lascas de corrección de cara de lascado, una lasca de reavivado de plataforma de lascado, dos lascas de desecho de talla y una lasca de rejuvenecimiento de borde útil.

Métodos de talla Talla de instrumentos nodulares Se analizaron los pocos ejemplares de estos artefactos siguiendo el mismo método que a continuación se explicará para la producción

48


La lítica chalchihuiteña del norte de Durango

Figura 4. a) y b) Lascas de obsidiana extraídas mediante la técnica bipolar. Lascas de desecho. La Tutuveida. c) y d) Lascas con fractura tipo Siret. Lascas de desecho. La Tutuveida. e) y f) Instrumentos sobre lasca realizados mediante retoque con técnica golpe de buril. La Tutuveida. Todos dibujos de Françoise Bagot.

49


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

lascado: entre ellos destacan el tipo de percutor y la forma de aplicación de la fuerza. Existe una controversia entre los investigadores sobre si se puede llegar a conocer estos elementos por medio tanto de las huellas macroscópicas como de las microscópicas (gonzalez e Ibáñez, 1992: 202). Sin embargo, para poder contar con unas primeras informaciones sobre las técnicas de estos complejos líticos vamos a estudiar las huellas macroscópicas, a pesar de que no ofrecen una total seguridad, tomando los resultados como primeros indicios que habrá que verificar posteriormente en estudios más especializados sobre huellas microscópicas, etc. (Merino, 1980: 42). En la determinación de las técnicas de percusión se puede decir que en los dos sitios predomina la percusión directa con percutor de piedra. En las dos colecciones, aproximadamente en 60 por ciento de los casos no se pudo identificar el tipo de percusión porque el talón está modificado. Del resto, la mayoría de los instrumentos, sobre 95 por ciento, presentan los atributos propios de esta técnica: bulbo abultado, punto de percusión que se adentra bastante en el plano de percusión, siendo el impacto puntiforme. Existe una gran cantidad de piezas bastante gruesas y en los casos que se ha podido detectar cornisa, ésta es generalmente pronunciada. Se observaron unas pocas piezas en las que se aplicó la técnica de percusión indirecta. En otras se utilizó la percusión directa con percutor blando para hacer los retoques, y en algunos pocos casos también la presión. En la talla de soportes de instrumentos y en la talla de instrumentos nodulares como percutores sólo se hallaron algunos núcleos con evidencias de haber sido utilizados en dicha labor. Aunque existieron muchos más, en estos materiales de excavación no se observaron.

de soportes de instrumentos, si bien se comprobó al final que en las dos colecciones estos instrumentos no tienen un método o técnica de talla especializados. Talla para la producción de soportes de instrumentos De los 17 núcleos hallados en La Tutuveida, en 10 de ellos se pueden distinguir las plataformas de percusión, la mayor parte de las cuales cuenta con una o dos plataformas (figura 2c). De todas las plataformas observadas (16), la mayoría son lisas (13), una es facetada y otras dos se ubican en una superficie con córtex. En cuatro núcleos se observaron huellas de abrasión de cornisa. Por otra parte, en sólo dos núcleos se detectaron extracciones de láminas pequeñas, pero con una técnica no muy buena ya que la curvatura de la cara de lascado no es la adecuada, y existen accidentes de talla que no se corrigieron. Las extracciones observadas en los núcleos no demuestran un orden o un esquema elaborado. Estas informaciones nos indican que los métodos de talla usados en estos núcleos no eran muy especializados. En este conjunto de núcleos predominan los de pedernal sobre los de riolita, pero en ambas materias primas la mayoría de las piezas son de grano fino. A esto se añade que todos, salvo dos, fueron descartados o están en la etapa de terminación, casi agotamiento. De estos aspectos parece desprenderse la tendencia de que el pedernal era trabajado hasta el agotamiento y aprovechando al máximo la materia prima, a juzgar por el tamaño pequeño de la mayoría de los núcleos recuperados. En El Ángel se hallaron dos núcleos que presentan indicios de haber sido descartados (figura 2b). Las extracciones no tienen ningún orden aparente, y la mayor parte de las plataformas no están presentes, salvo dos, las cuales no tienen ninguna preparación.

Preparación de plataformas respecto a la preparación de plataformas, lo primero que destaca es que en más de la mitad de las piezas no se puede identificar el talón

Técnicas de talla Para la determinación de la técnica de percusión hay que conocer los elementos físicos del

50


La lítica chalchihuiteña del norte de Durango

unas pequeñas estrías que parten del punto de impacto. Otro aspecto que destaca en estas piezas es que todas son de riolita, 14 de grano medio, cinco de grano fino y cuatro de grano grueso; es decir, la mayoría no son de grano fino. En mi opinión, se trata de un tipo de accidente de talla llamado “fractura Siret”:

por diversos motivos. Los talones identificables se pueden dividir en formales y casuales. LA TuTuVEIDA Formales Formales lisos: 86 Formales facetados: 2 Formales facetados en ángulo diedro: 3

Casuales Casuales sobre córtex: 17 Casuales puntuales: 11 Casuales sobre plataforma lisa: 32

casssure franche d’un eclat en deux fragments suivant l’axe de percussion, qui a longtemps été prise por un burin, ne laisse sur le nucléus qu’une nervure partielle (quand elle est decelable) sur la partie distale du négatif(Inizan, 1995: 36).

EL ÁNgEL Formales Formales lisos: 19 Formales lisos pulidos: 2 Formales facetados: 5

Casuales Casuales sobre córtex: 13

Este tipo de accidente es frecuente en las lascas talladas con percutor duro, que son la mayoría en esta colección. Su frecuencia también está relacionada con la calidad de la materia prima (Inizan et al., 1995: 161). En las rocas de grano grueso y poco homogéneo es más frecuente, y, como se ha indicado más arriba, en la colección aparecen en piezas de grano medio y grueso mayoritariamente. Por este motivo, estas piezas tienen el talón modificado. En alguna de ellas esta fractura ha servido para formar un borde puntiforme. En El Ángel se observaron diez piezas que muestran las características que acabo de describir.

Casuales sobre plataforma lisa: 16

Las que son sobre córtex o casuales puntuales corresponden generalmente a las primeras etapas de la explotación del núcleo. El estudio de las plataformas indica que no se utilizaban técnicas complejas en la elaboración de las mismas, lo que deja ver que la talla de los núcleos no se hacía siguiendo esquemas elaborados. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en la mayoría de las piezas no se puede identificar el talón, por lo que cabe la posibilidad de que hubiera mayor proporción de talones elaborados.

Preparación de caras Las lascas de corrección de cara de las dos colecciones representan una proporción bastante importante, alrededor de 25 por ciento de los productos de talla. Corresponden tanto a las etapas de iniciación como a sucesivas correcciones y a reavivados durante las siguientes etapas de explotación. Esto indica que existe cierto cuidado y elaboración para preparar las caras de lascado en los métodos de talla utilizados en el sitio (figura 3h). En estas piezas de corrección de cara destaca el hecho de que la gran mayoría son de pedernal de grano fino, 60.67 por ciento. En principio, esto parece señalar que se ponía más cuidado en la explotación, en los métodos de talla de piezas de pedernal fino, que en

Fractura Siret o retoque apoyado Dentro del conjunto de las piezas estudiadas existen unas con ciertas características especiales halladas en La Tutuveida. Se trata de 23 lascas, de las cuales 14 son instrumentos y nueve son lascas de desecho y que representan 3.22 por ciento del total de productos de talla completos. Estas lascas están partidas siguiendo el eje de percusión, en el punto de impacto, como si se hubieran partido en dos fragmentos casi similares (figuras 4c y d). La faceta o cara de esta fractura longitudinal es plana, no presenta bulbo, pero en algunas piezas hay una pequeña depresión junto al punto de impacto. En esta cara, en la mayoría de las piezas observadas, 14 de 23, se distinguen

51


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

piezas de otras materias primas como riolitas, tanto de grano medio como fino. Las lascas de reavivado de plataforma muestran que existieron algunos métodos de talla con cierta elaboración y cuidado en la explotación de los núcleos.

mayoría de estos bordes sin retoque son filosos (cuadros 3 y 4). Para realizar los retoques en ambas colecciones la técnica principal utilizada fue la percusión directa con percutor duro. En unas pocas piezas se utilizaron otras técnicas, como la percusión directa con percutor blando, y técnicas especiales, como el golpe de buril (figuras 4e y f) y otro tipo de retoque especial para fabricar una especie de perforadores diminutas de las que hablaré más adelante. Observando el carácter de extensión en primer lugar, se puede notar que la gran mayoría de los retoques son marginales en los instrumentos de los dos sitios, por una minoría de retoques invadientes (cuadros 3 y 4 ). En los cuadros 3 y 4 se pueden observar las relaciones entre los caracteres de extensión, inclinación, morfología y delineación. Algunos de los retoques hechos con la técnica golpe de buril no se pueden distinguir muy bien de otros retoques singulares utilizados para formar puntas, para despejar las puntas (figuras 5g y h). Se trata de unos retoques que forman una especie de canto pequeño y estrecho, por lo que no aparecen en ninguna de las dos caras y tienen un perfil cóncavo. Sin embargo, en ocasiones este perfil es casi recto, por lo que se confunde con la faceta de un golpe de buril. Estos retoques se utilizan sólo en los bordes puntiformes, 26 piezas en La Tutuveida y 11 en El Ángel. Con este retoque se consiguen unos bordes puntiformes estrechos y muy finos, en la mayoría de los casos, penetrantes. En muchas ocasiones las piezas son de tamaño muy pequeño, algunas parecen ser lascas de adelgazamiento de facetado, pero se logran unos bordes puntiformes fuertes y efectivos. Algunos se asemejan a lo que en la literatura arqueológica se ha llamado perforadores, pero de un tamaño muy reducido. En ciertos casos este tipo de bordes también se logran mediante dos muescas pequeñas contiguas que dan una forma muy similar al borde de los retoques que acabo de comentar.

retoque Para el análisis del retoque Inizan definen siete caracteres (Inizan et al., 1995: 83-84). Los caracteres son un conjunto coherente de términos que sirven para describir cada retoque o línea de retoque. Estos siete caracteres, con sus combinaciones posibles, son necesarios para una descripción fiel, pero en cada análisis se puede determinar si todos son necesarios o sólo algunos de ellos. He analizado sólo ciertos aspectos del retoque, los que, por mi experiencia en estos materiales, parece que podían dar mayor información. Los caracteres que he estudiado son: la extensión, la inclinación, la forma o delineación y la morfología.6 En las piezas de las colecciones de los dos sitios destaca la importante proporción de bordes útiles no retocados en relación con los elaborados mediante retoque. En principio, en la colección de La Tutuveida, 44.07 por ciento de los instrumentos no presenta retoque, y en El Ángel la proporción desciende a 21.82 por ciento. Sin embargo, si se realiza el cómputo de los bordes útiles no retocados, sumando los de las piezas que no tienen retoque y los bordes sin retoque que se encuentran en piezas con otros bordes retocados (hay que recordar que bastantes artefactos tienen varios bordes), éstos representan 55.13 y 42.24 por ciento de todos los bordes útiles en La Tutuveida y El Ángel, respectivamente. La gran 6 Las definiciones de estos caracteres están tomadas de Inizan et al. (1995: 146, 148 y 143) y son las siguientes: extensión: es el desarrollo o extensión de los retoques sobre la cara de un objeto; inclinación: designa el ángulo que forman los retoques en relación a la cara de donde parten; delineación: designa el diseño que forma un borde creado por una línea de retoques; morfología: forma del retoque.

52


La lítica chalchihuiteña del norte de Durango

Figura 5. a) Punta de flecha facetada, forma IV.D. Dibujo del autor. b) Punta facetada, forma IV.A. Dibujo del autor. c) y d) Puntas realizadas mediante método poco elaborado, forma IV.C. Dibujos del autor. e) Punta facetada, forma V. Dibujo de Françoise Bagot. f) Punta realizada con método poco elaborado, forma VI. B. Dibujo de Françoise Bagot. g) y h) Pequeñas puntas realizadas con retoque que forma cantos a la manera de pequeñas facetas de buril o por medio de dos muescas contiguas. Estas piezas semejan pequeños perforadores. Dibujos de Françoise Bagot. Todos estos instrumentos provienen de La Tutuveida.

53


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

Cuadro 4 LA TuTuVEIDA. CArACTErÍSTICAS DE LOS BOrDES DE LOS INSTruMENTOS SOBrE SOPOrTE DE LASCA CON rETOquE Y SIN rETOquE* r sr pu

fi

m ro

me

cc

gb

pu

fi

in ro

Forma de bordes Puntiforme recto

me

pu

Es 7

26

3

fi

85

6

12

8

3

10

1

6

5

2

6

1

1

16

12

recto corto

32

3

8

2

5

6

Convexo corto

20

2

7

3

10

Denticular Cóncavo

6 13

2

Cuchara

126 3 5

134 1

35 57

5

1

4

9

1

4

4

48 1

1

Convexo-Cuchara

1

22 2

2

7

1 7

1

23

2

Bisel Convexo- Cóncavo

1

129

3

1

Es ToTal

8

85

Muesca

me

Esc

108

Convexo

ro

La

5

1

1

18 1

1

1

9

* Los significados de las siglas utilizadas en el cuadro son los siguientes: sr: sin retoque; r: con retoque; pu: puntiforme; fi: filoso; ro: romo; me: medio; Cc: retoque que forma una especie de canto pequeño y estrecho y con un perfil cóncavo; gb: golpe de buril; Es: escaleriforme; La: laminar; m: marginal; in: invadiente.

gran mayoría de sus bordes no tienen retoque. En estas piezas los bordes más abundantes, con diferencia, son los convexos y los rectos. Parece que estas piezas de decorticado y de decalotado se utilizaban con los bordes según resultaban de la extracción, en su gran mayoría filosos, sin necesidad de retoques.

En la relación entre las formas de bordes de los instrumentos en general y el retoque existen algunas diferencias: en la formas recto, convexo, convexo-cóncavo y recto-corto la gran mayoría de los bordes no tienen retoque. En las formas convexo-corto y cóncavo hay más bordes sin retoque, pero no hay mucha diferencia respecto a los bordes con retoque. En cambio, en los bordes puntiforme, muesca, denticulado y bisel la gran mayoría de los bordes tienen retoque. Los bordes puntiformes destacan por ser los que tienen más variedad en cuanto al retoque tanto en la extensión, como en los retoques especiales: golpe de buril o los retoques singulares para despejar puntas en forma de perforadores. Al relacionar aspectos del retoque con los métodos de talla se ha observado que los artefactos que tienen una gran cantidad de córtex, piezas de decalotado y de decorticado, en la

Facetado En muchas investigaciones arqueológicas para el estudio de la lítica sólo se toman en cuenta las piezas más formales, generalmente las realizadas mediante facetado. En mi investigación he hecho un estudio del complejo lítico completo, y analizándolo todo en conjunto es como voy a caracterizar cada complejo.7 De cara 7 No estoy de acuerdo en estudiar únicamente o con mayor cuidado las piezas realizadas mediante facetado, puntas cuchillos, etc., y sacar conclusiones culturales y

54


La lítica chalchihuiteña del norte de Durango

Cuadro 5 EL ÁNgEL. CArACTErÍSTICAS DE LOS BOrDES DE LOS INSTruMENTOS SOBrE SOPOrTE DE LASCA CON rETOquE Y SIN rETOquE sr

r

sr pu

fi

m ro

me

si

cc

gb

pu

3

10

7

43

fi

ro

Forma de bordes Puntiforme

in me

pu

Es 17

recto

53

Convexo

35

5

4

3

fi

ToTal

2

85

3

8

4

4

10

1

2

35

me

La

10

Muesca

ro

81 2

1

60 36

recto Cort

12

1

9

6

5

33

Convexo C.

8

3

3

2

1

17

1

5

2

5

2

3

Denticular Cóncavo Cuchara Bisel

1

14 5

3

1 1

4 1

* Los significados de las siglas utilizadas en el cuadro son los siguientes: sr: sin retoque; r: con retoque; pu: puntiforme; fi: filoso; ro: romo; me: medio; Si: fractura Siret; Cc: retoque que forma una especie de canto pequeño y estrecho y con un perfil cóncavo; gb: golpe de buril; Es: escaleriforme; La: laminar; m: marginal; in: invadiente.

al análisis de las piezas facetadas, mi intención ha sido fijarme no sólo en la forma, sino también en las técnicas de manufactura y en los aspectos estudiados en el resto de los instrumentos. De esta manera se han relacionado estas informaciones de las herramientas hechas mediante facetado con las del resto de instrumentos de la colección para comprender en conjunto los métodos, los esquemas operativos y el sistema técnico de la lítica. realicé el análisis de la forma y de otros elementos de cada instrumento, como son: el

soporte sobre el que se elaboró, si fue sólo facetado o facetado bifacial, el tipo de retoques en su manufactura, las huellas de uso, si se trata de una preforma o instrumento terminado, el tipo de sujeción y las dimensiones. Para la descripción formal seguimos la nomenclatura de rodríguez Loubet (1985: 102 y A-26) y de Bagolini (citado en Merino, 1980). He realizado una ordenación simple de estos instrumentos según la forma únicamente para fines de una mejor organización del trabajo, sin afán de emprender una verdadera tipología. Incluyo aquí la lista de las categorías generales de la tipología analítica que realicé de los instrumentos facetados (figuras 5a, b y e).8

temporales a través de una clasificación casi exclusivamente formal, comparándola con otras tipologías, como la tipología de puntas de flecha de Texas, en el caso de los estudios del norte de México y sur de Estados unidos. Para consultar críticas a las tipologías formales como la tipología de puntas de flecha de Texas, sobre el carácter estático de estas tipologías frente al dinámico del conjunto de los restos líticos, y al hecho de tomarlo como modelo para el estudio lítico del norte de México véase: rodríguez Loubet, 1985: 68; Niederberger, 1976: 67 y 68; y Andrefsky, 1998: 29 y 37.

8 Para conocer la tipología al completo, con las subdivisiones de las categorías generales, así como todas las características de las piezas, se puede consultar mi tesis doctoral (Berrojalbiz, F., 2005) o el libro de próxima aparición (Berrojalbiz, F., en prensa).

55


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

PuNTAS 1. Puntas con pedúnculo 2. Puntas con pedúnculo en un lado de la base 3. Puntas con base cóncava 4. Puntas con base cóncava y muescas 5. Puntas con base recta y muescas 6. Puntas triangulares de base recta 7. Puntas de forma foliácea 8. Puntas de forma amigdaloide 9. Puntas triangulares alargadas 10. Punta con zona de sujeción o enmangue ancho 11. Bifaciales 12. Puntas con bordes denticulados

El facetado en las colecciones analizadas Los instrumentos manufacturados mediante facetado se elaboraron con rocas de mejor calidad, como riolita de grano fino, pedernal de grano fino y obsidiana (figuras 5a, b, e). Por el tamaño de las herramientas y porque en algunas no se borraron los elementos que las identifican como lascas, se puede decir que en muchos casos las piezas origen sobre las cuales se realiza el facetado son lascas. En el caso de los instrumentos de obsidiana, las lascas extraídas por percusión directa o por la técnica bipolar son más adecuadas que los nódulos seudoesféricos para la manufactura de instrumentos mediante facetado. una cuarta parte de las piezas con trabajo de facetado en La Tutuveida y una séptima parte en El Ángel, tanto de obsidiana como de otras materias primas, son preformas en las que los bordes no están acabados, no se ha realizado la parte final de una terminación fina, tampoco se ha definido si su modo de sujeción va a ser con enmangue o no, y no parecen tener huellas de uso. Entre estas preformas hay algunas que están en un estadio más definido como instrumentos y otras en un estadio de menor definición. En estas piezas se puede observar que el soporte sobre el que están hechas son lascas. La presencia de estas preformas en distintos estadios, junto con la abundancia de desechos de facetado, indica que casi todo el proceso de facetado se realizaba en el sitio, aunque no tengamos muchas evidencias de las primeras etapas. Todos los instrumentos realizados mediante facetado, salvo tres, corresponden a puntas. De las 40 piezas, en 28 casos se puede decir que se manufacturaron para ser enmangadas, en cuatro casos existe la duda y en ocho no presentan elementos para ser enmangadas. Esto indica que la mayoría de los instrumentos elaborados mediante facetado, que corresponden a puntas, fueron realizados para ser enmangados. He comparado estas piezas de facetado con las estudiadas por Spence (1971) y Foster

Talla poco elaborada para la manufactura de puntas Se trata de un método de talla que utiliza como soportes lascas para fabricar puntas. Consiste en una talla muy simple, en la que no se persigue que existan dos caras convexas simétricas, ni tampoco los márgenes son simétricos, como en el caso del facetado bifacial. No se regulariza la cara dorsal, ni se quitan las imperfecciones ni las aristas prominentes. Los retoques no cubren la totalidad de ninguna de las dos caras y tampoco son invadientes. En muchas ocasiones no se hace un trabajo fino de terminación de los márgenes y el filo queda muy irregular (figuras 5c, d y f). Esta talla imita las formas de los instrumentos realizados mediante facetado bifacial que se encuentran en el sitio. Tal imitación también se produce en cuanto a la forma de sujeción, pero con una elaboración mucho menos cuidada. Se puede decir que no es una talla especializada, sino que puede practicarla cualquier persona sin muchos conocimientos de talla. Al parecer, la intención es crear instrumentos que tengan una función parecida a la de las puntas con facetado pero con el mínimo trabajo posible o sin una especialización en la talla de instrumentos, por lo que resultan unas herramientas de factura tosca. Se ha seguido la misma numeración para la clasificación de la forma de estos instrumentos que la empleada en los instrumentos facetados.

56


La lítica chalchihuiteña del norte de Durango

(1978). En esta comparación no se puede ir mucho más allá de la forma, y tampoco muy adecuadamente ya que en mi opinión estos trabajos presentan varios problemas (Berrojalbiz, 2005: 191-194). Al comparar las piezas que se pueden observar en los estudios de Foster y de Spence (las fotografías en el trabajo de Spence y los dibujos en el de Foster no permiten hacer una comparación adecuada) con las piezas de la colección que he estudiado, y enfatizando que casi exclusivamente el único aspecto que se puede comparar es la forma, se han detectado similitudes entre algunas piezas.9 En El Ángel no se han encontrado piezas manufacturadas con la talla poco elaborada para la manufactura de puntas.

los lechos de ríos, arroyos y en afloramientos rocosos, con un buen conocimiento de la variabilidad de rocas existentes. Además, obtenían otras materias primas, obsidiana y basalto, de una región circundante más amplia pero no muy alejada, como la parte alta de la Sierra Madre Occidental, por medio de pequeños viajes o comercio a pequeña escala. Los chalchihuiteños trataban de diferente manera las distintas materias primas y les daban un uso diferente (cuadros 1 y 2). Las rocas con una mejor calidad para la talla, el pedernal, la riolita de grano fino y la obsidiana eran trabajadas con métodos y esquemas operativos más elaborados que las otras materias primas. La mayoría de los bloques de pedernal eran conducidos al sitio una vez que habían sido verificados y puestos en forma levemente, al contrario que los de riolita de grano medio y grueso, que eran descortezados en el sitio. En el proceso de talla se ponía más cuidado en los núcleos de pedernal a la hora de la creación de las superficies de lascado, como en el reavivado de plataformas. Los núcleos de esta materia prima generalmente se explotan hasta el agotamiento. También la obsidiana se aprovecha al máximo, aunque en este caso se relaciona con su tamaño y su mayor escasez. Los instrumentos con una mejor factura: el facetado bifacial, son realizados en estas tres rocas de mejor calidad, riolita de grano fino, pedernal y obsidiana, aunque resalta que las herramientas en obsidiana no sean las más elaboradas, sino que en las otras dos materias primas la manufactura es de la misma alta calidad. Todo lo anterior indica que buscaban combinar las propiedades de diferentes materias primas con diversas funciones de las herramientas que querían construir (cuadros 1 y 2). En los sitios El Ángel y La Tutuveida hemos encontrado evidencias de casi todas las etapas o procesos de la talla y el facetado, desde el descortezamiento de los bloques hasta el retoque y reavivado de las herramientas, que demuestran que en el sitio se realizaban dichas actividades.

Caracterización de la lítica chalchihuiteña del norte de Durango Las dos colecciones de La Tutuveida y El Ángel, en mi opinión, ofrecen una representación suficiente de todo el complejo lítico de la cultura chalchihuiteña en esa área, de manera que se puede caracterizar dicho complejo. Estas dos colecciones presentan un gran número de similitudes en los diferentes ámbitos de la cadena operativa que he analizado, como se comprobó en todo el trabajo, por lo que se puede afirmar que pertenecen a la misma tradición de manufactura, la industria lítica chalchihuiteña. Aunque no está suficientemente representada, las evidencias permiten conocer en cierta manera cómo era la industria de la lítica pulida. Se manufacturaban metates y sus manos, morteros y sus manos, pulidores, y hachas de garganta típicas del norte, entre otros artefactos pulidos. Eran parte importante de sus instrumentos líticos. En la obtención de la materia prima destaca la variedad de rocas que utilizaban. Los chalchihuiteños se procuraban esta materia prima sobre todo en el entorno inmediato, en 9 Para consultar más detalladamente la comparación con los trabajos de Spence y Foster se puede consultar mi tesis doctoral (Berrojalbiz, 2005: 191-194, 223).

57


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

con ciertos aspectos de su utilización, como el gesto de uso y la sujeción de las piezas. Este estudio se está completando y será presentado próximamente. En los dos sitios chalchihuiteños se registra la misma tradición técnica de manufactura, las mismas cadenas operativas y los mismos métodos. Sin embargo, se han observado algunas diferencias entre los dos sitios en cuanto al retoque y al tipo de instrumentos. En El Ángel existe una mayor proporción de instrumentos con golpe de buril, y asimismo una mayor proporción de bordes puntiformes, realizados con una gran variedad de técnicas. En Tutuveida, por su parte, la proporción de instrumentos sin retoque es sensiblemente mayor, y en este sitio el grueso de los instrumentos con gran proporción de córtex no tienen retoque, al contrario que en El Ángel, donde la mayoría de estos instrumentos sí lo tienen. Estas diferencias quizá pueden estar reflejando que se realizaban algunas actividades distintas en El Ángel y en La Tutuveida. Con base en los trabajos del Proyecto Hervideros, es necesario señalar que uno de los instrumentos formales que se presentan como típicos de la industria lítica chalchihuiteña del sur de Durango, que es el raspador frontal de forma circular con pedúnculo alargado, no se ha hallado en el norte de Durango. Para esta caracterización de la lítica chalchihuiteña ayudó mucho la comparación con las otras dos tradiciones líticas detectadas en el valle. una anterior, que a grandes rasgos se caracteriza por usar sólo materia prima de un cerro, no tener artefactos de piedra pulida, como metates y hachas, por tener únicamente dos métodos de talla poco elaborados para instrumentos nodulares o sobre soporte de lasca, no tener instrumentos formales ni facetado, es decir, puntas de proyectil, por presentar los instrumentos una gran proporción de córtex, y tener casi todos retoque aunque irregular. La otra tradición lítica es posterior y tiene características intermedias entre las dos anteriores. utiliza poca variedad de materia

En El Ángel y La Tutuveida se han detectado varios métodos de talla utilizados por los chalchihuiteños. Además de la talla de instrumentos nodulares, existía un método poco elaborado para la fabricación de instrumentos sobre lasca, un método poco elaborado para la manufactura de puntas, algo de talla laminar muy poco desarrollada, el facetado bifacial para la creación de puntas de proyectil y cuchillos principalmente, e indicios de una posible extracción bipolar en el caso de los nódulos de obsidiana. Esto indica que los mesoamericanos dentro de su tradición técnica utilizaban una variedad de métodos y técnicas para la talla de sus diversas herramientas (cuadros 1 y 2). Había métodos simples que podían ser empleados por la mayoría de los miembros de la comunidad sin un gran entrenamiento, y métodos que requerían especialización, que sólo personas adentradas en el conocimiento de los mismos podían llevarlos a cabo. Teniendo en cuenta esta idea, se puede pensar que existían especialistas en ciertos métodos de talla, como por ejemplo en el facetado bifacial. En la lítica chalchihuiteña destaca la proporción de instrumentos sin retoque y de bordes útiles sin retoque en la totalidad de los artefactos, entre 42 y 55 por ciento de los bordes de los instrumentos no tienen retoque (cuadros 4 y 5). En muchos casos utilizaban las lascas con los bordes tal y como resultaban de la talla, mayoritariamente bordes filosos de formas convexas y rectas, que ofrecían los mejores filos. Para los instrumentos y bordes con retoque se puede encontrar una variedad de técnicas; además de la percusión con percutor duro y con percutor blando, existe la presión, sobre todo en instrumentos facetados, y el golpe de buril, como también otros tipos de retoque, como el que se describió para la fabricación de las pequeñas puntas fuertes y penetrantes. En el análisis de la lítica también se realizó un estudio sobre la combinación de bordes útiles en los instrumentos, ya que una buena parte de ellos presentan varias zonas útiles, en relación

58


La lítica chalchihuiteña del norte de Durango

En las industrias Coyotlatelco existen muy pocos instrumentos en materias primas, que no son obsidiana, que han sido trabajados mediante el facetado. A pesar de estas diferencias, en general destaca la existencia en ambas culturas de varios métodos de talla a la vez: 1) método poco elaborado para talla de instrumentos nodulares, 2) método poco elaborado para talla de instrumentos sobre soporte de lasca, y 3) facetado para puntas y cuchillos. Los sitios analizados en Durango y los de Tula coexistieron en el periodo 600-900 d.C. (para conocer más ampliamente esta comparación consúltese Berrojalbiz, 2005: 307-311). Esta comparación aporta más elementos a la idea que señalan Mastache g. y Cobean r. (Mastache et al., 1990: 19), Braniff (1992) y Hers (1989), de que una buena parte de la composición de la cultura Coyotlatelco procede del norte, entre otras, del área chalchihuiteña, que después contribuirá de manera importante en la formación de Tula.

prima, la mayor parte de la cual es de riolita. Se encontraron pocos instrumentos de molienda, no se hallaron instrumentos facetados, y escasos formales. Existe un alto porcentaje de piezas que provienen de cantos de río, así como de córtex presente. Hay una tendencia hacia una presencia alta de retoque, aunque no elaborados, más bien irregulares Finalmente, en la comparación de esta lítica chalchihuiteña con los estudios sobre los materiales líticos tallados de tres sitios del área de Tula (Hidalgo) (rees y Jackson, 1990), que corresponden a la cultura Coyotlatelco, se observaron varias semejanzas, entre ellas las más importantes son: Mismas estrategias: de adquisición de la materia prima, sobre todo en el aprovechamiento de los afloramientos rocosos en los sitios o cercanos a ellos; y en la gestión diferencial de la materia prima. Tallaban en el sitio: evidencias de casi todas las etapas de la manufactura. Los núcleos no tienen una preparación elaborada de la forma ni preparación sistemática de la plataforma. Existen piezas que tienen el talón grande y el ángulo del talón con la cara ventral es oblicuo. Existe una proporción alta de instrumentos o de bordes útiles que no han sido retocados, que se utilizan con los filos tal y como salieron de la extracción del núcleo. La gran mayoría de los retoques son por percusión directa. En general no son muy cuidados ni regulares, y la mayor parte son marginales. Existen unas pocas piezas que tienen golpe de buril. Muy pocos ejemplares tienen retoques por presión. Muchas de las piezas son instrumentos con varios bordes. No quiero dejar de señalar también las diferencias más importantes: La materia prima local disponible en el área de Tula es el basalto. La obsidiana llega ya procesada en forma de navajas prismáticas en el área de Tula.

BIBLIOgrAFÍA Andrefsky, William Jr., 1998, Lithics. Macroscopic Approaches to Analisis, Cambridge Manuals in Archaeology, Cambridge university Press, Cambridge. Berrojalbiz, F., 2005, “Los paisajes prehispánicos del alto río ramos, Durango, México”, tesis de doctorado en el programa de antropología, Facultad de Filosofía y Letras, unam. ———, 2007, “Arte rupestre y paisaje simbólico mesoamericano en el norte de Durango”, en Anales, núm. en homenaje a la doctora Beatriz de la Fuente, iie-iia/unam. ——— (en prensa), Paisajes y fronteras de Durango prehispánico, iie-iia/unam, universidad Juárez del Estado de Durango. Braniff Cornejo, Beatriz, 1992, La estratigrafía arqueológica de Villa de Reyes, San Luis Potosí, inah, México (Colección Científica, 265).

59


Fernando Berrojalbiz Cenigaonaindia

Inizan, M. L. et al., 1995, Technologie de la pierre taillée, crep, Meudon, Centre National de la recherche Scientifique, univerité de Paris X Nanterre. Kerley, J. M., 1989, “Preliminary report on a Technological Analisis of Obsidian Artifacts from an Early Postclassic Workship in Tula, Hidalgo”, en La obsidiana en Mesoamérica, inah (Colección Científica, Serie Arqueología, 176), México. Mastache, A. g., Cobean, r. H., rees, C. y D. Jackson, 1990, Las industrias líticas coyotlatelco en el área de Tula, inah (Colección Científica, 221), México. Merino, J. M., 1980, “Tipología lítica”, Munibe, suplemento 4, Sociedad de Ciencias Aranzadi, San Sebastián. Rodríguez Loubet, François, 1985, Les Chichimeques, Collection Etudes Mésoaméricaines I-12, Centre d’Etudes Mexicaines et Centraméricaines, México. Spence, M. W., 1971, Some Lithic Assemblages of Western Zacatecas and Durango, México, Mesoamerican Studies, núm. 8, research records of the university Museum, Southern Illinois university, Carbondale.

Clark, J. E., 1981, “The Early Preclassic Obsidian Industry of Paso de la Amada, Chiapas, México”, en Estudios de Cultura Maya, vol. XIII, pp. 265-284, Centro de Estudios Mayas, unam, México. Foster, Michael, S., 1978, Loma San Gabriel: A Prehistoric Culture of Northwest México, tesis de doctorado, university of Colorado, Boulder. Gaxiola, Margarita, 1989, “La producción de instrumentos de obsidiana en la región de Tulancingo, Hidalgo”, mecanoescrito en la biblioteca del Archivo Técnico del inah. González Urquijo, J. Emilio y J. José Ibáñez Estevez, 1992, “La tecnología de la talla laminar en la ocupación epipaleolítica de Berniollo (Subijana-Morillas, Alava)”, en r. Mora et al. (eds.), Tecnología y cadenas operativas líticas, Treballs D’Arqueologia, 1, universitat Autònoma de Barcelona, Departament d’Història de les Societats Pre-Capitalistes i d’Antropologia Social, Barcelona. Hers, Marie-Areti, 1989, Los toltecas en tierras chichimecas (Cuadernos de Historia del Arte, 35), iie-unam, México.

60


La cadena operativa en la fabricación de máscaras en los talleres de lapidaria de La Ventilla, Teotihuacan Julie Gazzola*

A lo largo de este escrito intentaremos reconstruir la cadena operativa, que básicamente consiste en identificar las herramientas, el orden de los diferentes momentos de la acción y las técnicas utilizadas en la manufactura de las máscaras en los talleres de lapidaria de La Ventilla, en Teotihuacan.

Introducción La gran metrópoli de Teotihuacan fue la mayor entidad económica y política del Altiplano Central que existió entre 200 a.C. y 650 d.C. Su fulgurante expansión y poderío económico fueron resultado de las estrategias programadas por el Estado teotihuacano para que la ciudad se consolidara como el principal y más importante centro productor de una gran diversidad de bienes artesanales de su tiempo. El siste­ ma de producción generó y contó durante varios siglos con las condiciones necesarias para el desarrollo y sostén de la manufactura a gran escala, en tanto que el Estado teotihuacano promovió el intercambio de diversos productos en el ámbito regional. De esta manera, la pro­ducción artesanal y el intercambio regional se constituyeron como los sectores más prominentes de la economía de la ciudad. La producción de otra clase de bienes destinados a las elites de muchos sitios bajo el control del Estado, o intercambiados como presentes con los gobernantes de sitios en regiones lejanas, llevaba impresos los símbolos del poder y la ideología de Teotihuacan, si bien, su producción no tuvo el mismo impacto económico que aquella destinada a satisfacer la enorme demanda del mercado regional.

Generalidades La mayoría de las máscaras teotihuacanas conocidas, pertenecientes a colecciones privadas o expuestas en museos de México y el extranjero, carecen de datos sobre el contexto de su hallazgo, pues casi todas han sido producto de saqueos. Situación que dificulta inferir la función y los usos específicos que pudieron tener esta clase de objetos. Por el contrario, son pocas las máscaras de las que se tiene más información sobre el contexto en el que se localizaron. Entre estos casos, podemos mencionar una máscara en piedra verde (elemento 30), de 25 cm de largo, localizada por Jesús Sánchez (1999) sobre el último piso de ocupación (fase Metepec 550-650 d.C.) del Conjunto Noroeste del río San Juan, durante los trabajos del Proyecto Arqueológico Teo­ tihuacan 1980-1982. A decir del autor, esta máscara pudo probablemente haber estado en un nicho del templo principal del conjunto (Jesús Sánchez, comunicación personal 1999, en Lara, 1991) (figura 1). Otra máscara

* Dirección de Estudios Arqueológicas, inah.

61


Julie Gazzola

to fueron localizados fragmentos de máscaras, lo que indica que en este lugar se producían ésta y otra clase de objetos lapidarios. La tercera de las máscaras (elemento 73) fue elaborada en piedra verde, pero en un formato más pequeño que las anteriores. Se localizó en un relleno de la fase Xolalpan tardía, en el Conjunto Arquitectónico B, residencial, ocupado por grupos de elite (gómez, 2000). En la colección de la ceramoteca y en el Museo de Sitio de la Zona Arqueológica de Teotihuacan se resguardan fragmentos de otras máscaras, pero en ningún caso se tiene información suficientemente precisa sobre su contexto.

Figura 1. Máscara de piedra verde con cinabrio, localizada en el Conjunto Noroeste, Teotihuacán, por Jesús Sánchez. Foto M. Morales.

Metodología Para la reconstrucción de la cadena operativa seguida en la manufactura de máscaras en los talleres de La Ventilla se ha partido de la definición y reconocimiento de los espacios de trabajo como talleres de producción lapidarios. Se han considerado diferentes niveles de análisis que van desde la descripción y reconocimiento de las características formales de los espacios de producción, hasta la inferencia de aspectos complejos del sistema económico y social, pasando por la reconstrucción de la cadena operativa; es decir, de la identificación de cada uno de los pasos seguidos en la elaboración de los objetos, desde su concepción en la mente del artesano hasta llegar al producto final. Tomando en consideración lo postulado por J. Clark (1989) sobre los elementos necesarios para identificar un taller de producción, se concluyó que varias de las unidades domésticas de uno de los conjuntos habitacionales explorados en La Ventilla cumplen con una serie de criterios y por tanto que funcionaban como talleres. Según Clark, los talleres son:

de piedra verde, cubierta con estuco pintado de negro y cinabrio, fue encontrada al conducir la exploración de la Estructura 52 (Conjunto Noroeste del río San Juan). Otra más fue hallada sobre el piso de la habitación 5 del Conjunto 1D, en el complejo de La Ciudadela, también durante los trabajos del mismo proyecto. En el barrio de La Ventilla se localizaron tres máscaras completas. una fue registrada sobre el piso de la plaza principal del Templo del Barrio, la cual pudo ser extraída y olvidada por los mismos teotihuacanos que intentaban recuperar la ofrenda depositada en el núcleo del altar central (Sergio gómez, comunicación personal, 2007). Sin embargo, dada la asociación que mantenía con el altar al momento del hallazgo, es probable que este elemento hubiese sido resguardado en el interior del mismo (de manera semejante al elemento 30 antes mencionado) para ser usado en ocasiones específicas, desde luego, antes de que el conjunto fuera abandonado y destruido en parte por los propios teotihuacanos. Otra máscara completa pero aún en proceso de manufactura (elemento 59) fue descubierta sobre el piso de la unidad 18 del Conjunto Arquitectónico A, conformado por varias unidades domésticas y talleres dedicados a la producción lapidaria. En otras unidades del mismo conjun-

lugares delimitados donde los artesanos regularmente llevaban a cabo algunas actividades, para hacer productos, también especializados, destinados a venta o intercambio. La variación entre los talleres se basa en la materia prima, la forma de la materia prima, las técnicas de manufactura,

62


La cadena operativa en la fabricación de máscaras

los instrumentos de trabajo, los productos, el tamaño del lugar de actividad, el nivel de producción, o sea la cantidad o calidad de productos fabricados, el número de artesanos y su ubicación y/o relación con el resto del sitio y del yacimiento de la materia prima, es decir su papel en la economía del sitio. El estudio de los talleres requiere la diferenciación entre estas variables (1989: 213).

deducciones sin haber explorado nunca ningún taller, algo que resulta esencial para conocer cómo y de qué manera se organizaba la producción y la economía de Teotihuacan, pues como señalé antes la producción artesanal y la distribución debieron ser la base del sistema económico. Hay autores que incluso han mencionado la presencia de talleres sin contar con los elementos suficientes para dar sustento a sus hipótesis (Turner, 1987, 1992; Widmer, 1987, 1991). Por lo anterior, considero pertinente la necesidad de describir y caracterizar con rigor los espacios estudiados y tratar de distinguir el contexto y nivel de una actividad productiva. Esto es imprescindible para definir, por ejemplo, si la producción estaba destinada al autoconsumo o al intercambio. A propósito de la cadena operativa, Leroigourhan (et al., 2005) dice:

En otro estudio que realizamos sobre la producción lapidaria (gazzola, 2005b) y la elaboración de cuentas en los mismos talleres (gazzola, 2005a) se consideraron estas variables. Sin embargo, también se contempló que la descripción de un taller debe precisar la ubicación del lugar o lugares de producción, su relación entre sí y otras actividades, establecer la cronología del lugar de trabajo, especificar no sólo cuáles eran las materias primas trabajadas, sino también su procedencia. Posteriormente, planteamos que el análisis de los materiales debe establecer la categorización de las herramientas y el reconocimiento de las técnicas empleadas en la producción y, en la medida de lo posible, definir la clase, tipo y variedad de objetos elaborados. En concreto, es necesario partir de la caracterización de los centros de manufactura como talleres de producción, continuar con la identificación de las herramientas y las técnicas y con la distinción de los diferentes procesos de la cadena operativa, para finalizar infiriendo algunas particularidades sobre la organización técnica y social del trabajo, la especialización y dedicación a actividades concretas de un individuo, un grupo doméstico o de todos los ocupantes de un conjunto o una comunidad; determinar el volumen de la producción, el estatus social y origen étnico de los artesanos, las formas de control y propiedad de los instrumentos de trabajo, y finalmente, el destino de la producción y su incidencia en la economía de la sociedad. En este sentido, debo señalar que varios autores dedicados al estudio de la producción artesanal en Teotihuacan han presentado sus

En la ejecución de todo acto técnico intervienen una o varias materias, objetos-herramientas, gestos o fuentes de energía así como factores humanos complejos. una acción sobre la materia se divide en cadenas operativas, término que designa la sucesión efectivamente realizada –o una fracción coherente de aquélla– de todos los gestos y lo que las sustenta para conducir de una materia prima a uno u varios productos. En una cadena operativa se pueden distinguir secuencias marcadas por un cambio de operación (preparación, producción propiamente dicha, reacomodamiento, etc.), o de técnica (cambio de herramienta o de gesto). Estas secuencias pueden ser ellas mismas separadas en unidades más finas, hasta la última, que es el gesto. Postulable para estudiar toda actividad técnica, porque fundada sobre una lógica físico-química, la noción de cadena operativa sirve para poner en orden en la lectura y/o en la clasificación, en sus tiempos y lugar, los diferentes momentos de una acción técnica. De las secuencias mismas pueden ser identificadas si han sido efectuadas fuera del sitio, o si faltan sus productos. Los factores humanos complejos que intervienen en la realización de la cadena operativa son: un rico conjunto de conocimientos que comprenden un registro de modalidades de acciones,

63


Julie Gazzola

o “maneras de hacer”, así como las representaciones mentales, o “maneras de ver”, que guían al actor en su enfoque, ambos organizándose en un “esquema conceptual” subyacente a toda cadena operativa. un saber-hacer que permite combinar y adaptar al buen momento los diversos conocimientos (saber-hacer imaginado) y de ejecutar correctamente los gestos necesarios (saber-hacer motor). La suma de las cadenas operativas realizadas, cuyos restos conforman un conjunto arqueológico, permite al observador construir una o algunas cadenas operativas “tipo”, o bien “esquemas operativos”, que le permiten caracterizar su conjunto en términos tecnológicos (métodos y técnicas, de talla, de fabricación de cerámica o de metalurgia por ejemplo) y emprender una clasificación de los rasgos técnicos según criterios funcionales. El conjunto coherente de las cadenas operativas de tratamiento de un mismo material se organiza en un “proceso técnico”. La interacción de diferentes procesos remite a la noción de sistema técnico de un grupo humano, y porque toda actividad técnica es portadora de significados sociales, el análisis de las actividades técnicas a través el estudio de las cadenas operativas observadas y restituidas permite enriquecer nuestros conocimientos sobre las culturas prehistóricas.1

el procesamiento integral de la información generada luego de más de una década de investigación han permitido plantear algunas hipótesis sobre la organización económica y social de los barrios de la ciudad, así como proponer que la principal actividad económica del barrio fue la producción lapidaria y objetos de concha (gómez, 2000). uno de los conjuntos habitacionales explorados casi completamente fue denominado como el Conjunto Arquitectónico A, espacio ocupado por grupos domésticos probablemente emparentados y relacionados por la actividad que desarrollaban en cada una de las unidades que lo componen. Con diversas materias primas, los ocupantes del conjunto fabricaban una gran variedad de objetos lapidarios y objetos de concha destinados para el intercambio. El Conjunto Arquitectónico A de La Ventilla funcionó como un importante centro de producción, desde la fase Tlamimilolpa temprana (200-250 d.C.), hasta finales de la fase Metepec (650 d.C.), cuando el conjunto fue abandonado de manera súbita, dejando sus ocupantes sobre los pisos muchos de los utensilios empleados cotidianamente. Múltiples evidencias indican que los grupos domésticos que ocuparon este conjunto estuvieron involucrados en una o varias actividades relacionadas con el trabajo artesanal (gómez, 1996, 2000). El Conjunto A se compone al menos de 20 unidades que se distinguen entre sí por tener cada una características arquitectónicas específicas. En la mayoría de las unidades se desarrollaban actividades domésticas y artesanales, mientras en otras se llevaban a cabo actividades domésticas, administrativas y rituales. Los ocupantes de estas últimas tenían un mayor estatus al interior del conjunto y controlaban la producción de algunas herramientas de hueso y obsidiana. El descubrimiento de numerosos entierros, instrumentos de molienda (muchos de ellos localizados directamente sobre los pisos, algunos con huellas de exposición al fuego) y cerámica doméstica, empleados tanto en la preparación

El Conjunto Arquitectónico A de La Ventilla Los trabajos de excavación emprendidos en La Ventilla entre 1992 y 1994 permitieron la liberación de varios conjuntos asociados cada uno con funciones y actividades diferentes. El identificado como Templo del Barrio y el Conjunto de Los glifos fueron relacionados con funciones y actividades de carácter institucional, en tanto que otros conjuntos, con la residencia de los grupos domésticos de elite, y otros más con la vivienda de los grupos de la clase trabajadora. El estudio comparativo de los materiales recuperados en cada uno de los conjuntos y 1 El término “gesto” ha sido traducido textualmente de la definición en francés de Leroi-gourhan y en este escrito se emplea como sinónimo de acción o acto.

64


La cadena operativa en la fabricación de máscaras

Las orejas sobresalen notablemente a ambos lados del rostro y son representadas a manera de un prisma rectangular. En muchos casos, las orejas tienen incisiones para representar la forma del oído externo, así como una perforación para colgar algún ornamento. En la cavidad de los ojos se colocaban incrustaciones de concha y otros materiales. La boca siempre se representa semiabierta, mostrando los dientes que eran hechos con pequeñas placas de concha. Los labios pueden exhibir distintas formas, algunas veces apenas son insinuados, mientras que en otras son abultados. La nariz es corta, casi siempre recta, aunque en algunas ocasiones es chata. Los rasgos del rostro son reforzados con líneas que definen la expresión de la frente, al igual que las incisiones a ambos lados de la nariz, lo que indudablemente da mayor fuerza expresiva.

como en el consumo de alimentos, así como grandes recipientes empotrados en los pisos utilizados para almacenamiento, y estructuras para la cocción de alimentos, confirmaron la función habitacional del conjunto. El descubrimiento de diversas materias primas, objetos en proceso de manufactura, desechos de la producción, algunos objetos acabados, así como herramientas de hueso y de piedra indicó que cada una de las unidades domésticas funcionaban a la vez como talleres dedicados a la producción de objetos lapidarios y objetos de concha (gazzola, 2005b). Las características de las máscaras teotihuacanas Las materias primas con que fueron elaboradas las máscaras en Teotihuacan son serpentina, travertino, calizas y otras piedras metamórficas grises y verdes. La serpentina podía proceder de los estados de guerrero y Puebla, mientras que el travertino, de Puebla (Jiménez, Sánchez y robles, 2000), materiales empleados también en la manufactura de otra clase y variedad de objetos. La diversidad de materiales con que fueron manufacturadas las máscaras indica el estatus del grupo social, el cual podría acceder a cierta clase de objetos. Desafortunadamente son pocas las máscaras que cuentan con datos sobre su contexto y no podemos por el momento establecer una generalización. Las dimensiones de las máscaras teotihuacanas son variables, pero en promedio tienen entre 15 y 22 cm de ancho y de 16 a 28 cm de largo. Algunas alcanzan un espesor de 9 cm. Las máscaras más pequeñas tienen aproximadamente 10 cm de ancho por 10 cm de altura y evidentemente son más delgadas. Todas las máscaras teotihuacanas son representaciones naturalistas del rostro humano. De manera general, tienen la forma de un trapecio invertido, en ocasiones son ligeramente redondeadas en la parte baja que define el mentón. Presentan una frente amplia y recta que recuerda la deformación craneal tabular, destacando de manera realista la nariz, la boca y los ojos.

Elementos para la reconstrucción de la cadena operativa Las herramientas Las operaciones necesarias para producir las máscaras requerían de herramientas específicas para cada fase del proceso. Los instrumentos eran hechos de distintas piedras, hueso y asta de venado utilizados por el grueso del grano y su dureza. Cada herramienta empleada en el proceso de manufactura habría sido diseñada para una función específica, de tal forma que un mismo tipo de herramienta podría tener diferentes tamaños. Los percutores, cortadores, pulidores, bruñidores y perforadores fueron hechos de pedernal, basalto, tezontle, obsidiana –de las mismas piedras verdes con que se hacían las máscaras– y piedras calizas. Los huesos para fabricar herramientas fueron cocidos para darles mayor dureza. Es importante destacar que muchas de éstas se fabricaban con huesos de animal, principalmente de perro, venado y guajolote, si bien, la mayoría fueron hechas con huesos humanos, utilizando preferentemente el fémur y el húmero para elaborar cinceles,

65


Julie Gazzola

gubias, leznas, punzones y otras herramientas. Algunas partes del cráneo (sobre todo el occipital) se empleaban como pulidores. Debieron utilizarse materiales orgánicos (madera, fibras vegetales, tallos), que en ocasiones sólo se pueden inferir por las huellas de su uso impresas en los objetos, pues hasta ahora no se ha logrado recuperar ninguno de estos materiales. Podemos inferir el uso de fibras para realizar distintos cortes lineales y carrizos para hacer perforaciones tubulares. Igualmente es posible suponer el uso de cuero y telas para el pulido, el bruñido y quizá también como prenda de protección, ya que las máscaras debieron trabajarse sobre las piernas del artesano.

cuarzo, mica moscovita, labradorita, anortosa, arcilla y un anfíbol, que podría servir como abrasivo. En Kaminaljuyu, Kidder (et al., 1946) localizó dos pequeños cúmulos de polvo mineral que, en un caso, fue identificado como arena de cuarzo, y en el otro, como una mezcla de jade-jadeíta, hematita especular, feldespato, cuarzo, augita, hornablenda, olivenita, moscovita, biotita, magnetita, andesita y micaesquito, por lo que en La Ventilla pudo haberse empleado una mezcla de minerales como abrasivo. Indudablemente los abrasivos más duros o con granos más gruesos debieron utilizarse en los primeros pasos de la cadena operativa, en tanto que los más finos, en el acabado final de los objetos. En China, esta diferencia está indicada en un grabado de principios del siglo xx. Al respecto, Thierry Zarcone ha mencionado que:

Los abrasivos A lo largo de casi toda la cadena operativa intervienen los abrasivos, que constituyen un elemento fundamental para realizar distintos tipos de cortes y perforaciones, o incluso en las etapas finales como el pulido y el bruñido. Para el corte de las piedras verdes, generalmente con una dureza inferior a 7 en la escala de Mohs, debieron emplearse abrasivos con una dureza semejante o incluso mayor.2 Los abrasivos utilizados e identificados en los talleres de lapidaria de La Ventilla son arenas de cuarzo (con dureza de 7 en la escala de Mohs), obsidiana triturada y hematita (dureza de 5 a 6), aunque seguramente el polvo obtenido del corte de las piedras verdes era recuperado para ser utilizado también como abrasivo.3 gómez y gendron (1999) hacen referencia al análisis de un polvo azul procedente de los talleres de La Ventilla, compuesto de varios minerales como albita,

El trabajo del jade se hace con numerosas herramientas pero aquéllas, solas, no bastan para tallar esta piedra extremadamente dura sin la ayuda de arenas de piedra, como abrasivos. Estas arenas de piedra son obtenidas después de haber molido las piedras en un mortero hasta que los fragmentos producidos hayan alcanzado el grosor de un grano de arroz. Luego son filtrados en un tamiz muy fino, lavados para quitar las impurezas a los cuales se agrega agua para su uso.

El mismo autor señala: en la parte baja del grabado se observan recipientes conteniendo las diferentes arenas: la arena negra, descrita como extremadamente dura; la arena roja, un poco más blanda; y la arena amarilla siempre más suave que la roja. El recipiente ubicado a la izquierda contiene una cuarta especie de arena llamada polvo de piedra preciosa, empleado únicamente para la rueda de piel que dará al jade su pulido final (Zarcone, 2001: 48).

2 Para que un abrasivo sea eficaz debe tener una dureza igual o mayor a la piedra trabajada. 3 Schubnel (1993) indica que en los talleres imperiales de China durante el proceso de corte del bloque de jade estaban dispuestos de cada lado recipientes que recuperaban el agua y el material trabajado. Este lodo residual era generalmente reciclado como abrasivo para el pulido final de los objetos.

Las técnicas Según Leroi-gourhan (1971): “C’est la matière qui conditionne toute technique et non pas

66


La cadena operativa en la fabricación de máscaras

les moyens ou les forces”,4 sin embargo, hemos observado que los teotihuacanos no lograron un desarrollo de la tecnología, ya que durante siglos utilizaron prácticamente las mismas técnicas conocidas en culturas anteriores, sustituyendo las limitaciones del desarrollo técnico por la habilidad de los artesanos, las estrategias para organizar el trabajo y aprovechar eficientemente la fuerza de trabajo. El estudio de las herramientas, las huellas que quedaron impresas sobre los desechos, objetos en proceso de manufactura y aquellos acabados permiten conocer las técnicas empleadas en el trabajo lapidario, que incluyen básicamente la percusión y el desgaste. La técnica de percusión (directa o indirecta) es “la aplicación sucesiva de golpes controlados sobre puntos elegidos cuidadosamente a fin de fracturar, desprender y eliminar partes de un nódulo de materia prima para producir una preforma” (Mirambell, 1968). Estas acciones incluían desbaste, picoteamiento y escarificación. La percusión directa no fue usada en el trabajo lapidario de rocas compactas, en tanto que la percusión indirecta pudo emplearse sólo para ciertos detalles o incluso determinadas materias primas. Esto se debe, por ejemplo, a que en materiales como la serpentina o las calizas las ondas de choque se amortiguan, mientras en una roca más cristalina, como la jadeíta, el efecto expansivo podría generar numerosas fracturas. Aunque el corte por desgaste es mucho más lento y laborioso, permite concentrar la fuerza y atención del artesano en el proceso. Por el contrario, el corte por desgaste es la técnica más adecuada usada por los artesanos, ya que permite un trabajo minucioso que evita desperdicios innecesarios o inesperados durante el proceso de trabajo de distintas piedras. A lo largo del estudio sobre la producción lapidaria, hemos observado que casi

cualquier fragmento desprendido del núcleo original, ya sea por corte, percusión o por errores cometidos en el proceso, era aprovechado reintegrándolo al ciclo de producción para elaborar objetos más pequeños como cuentas, pendientes, placas e incrustaciones. El desgaste es un “proceso al que se somete la materia prima durante el cual se le quitan o consumen las partes sobrantes poco a poco y con esfuerzo continuo, hasta llegar a la forma deseada” (Lorenzo, 1965), comprende incisiones, cortes lineales, perforaciones, la abrasión, el pulido y el bruñido final que se daba a los objetos. Algunos autores han mencionado el uso de placas de arenisca para cortar las piedras verdes, incluso se ha señalado el empleo de navajillas prismáticas de obsidiana en estudios experimentales (Melgar, 2006). Sin lugar a dudas, el análisis experimental es indispensable para entender la sucesión de actos técnicos ejecutados por el individuo en un proceso de manufactura, pero, considero que es insuficiente para entender el proceso si no se confrontan los resultados con los datos arqueológicos constituidos por el corpus de las herramientas, el estudio específico de los desechos y las huellas impresas en los objetos terminados. Por nuestra parte, contamos con las evidencias que indican que las piedras de diferentes tamaños trabajadas en los talleres de La Ventilla eran cortadas con fibras vegetales, pues independientemente de la dureza de la materia, el corte era producido por el abrasivo empleado. Vale señalar que los cortes con fibras seguían realizándose en los talleres imperiales de Pekín, en China, a principios del siglo pasado (Schubnel, 1993,5 Zarcone, 2001). Mediciones realizadas a diferentes cortes en materiales de La Ventilla permitieron reconocer incisiones y cortes de 0.1 cm de ancho y 5 Este autor indica que bloques hasta de 100 kg estaban cortados mediante esta técnica, la cual permitía también realizar trabajos muy precisos, como piezas caladas.

4 “Es la materia que condiciona cualquier técnica y no los medios o las fuerzas”.

67


Julie Gazzola

materia prima elegida, dándole la forma prismática o trapezoidal mediante distintos cortes. Las partes angulosas debieron eliminarse secuencialmente mediante cortes sucesivos o abrasión. Es factible suponer que en el proceso de elaborar la preforma el artesano debió realizar algunos trazos que guiaran el proceso (figuras 12a, 12b y 12c).

en algunos casos menores, lo cual es indicativo del grosor de la herramienta y del proceso seguido para cortar. Hasta el momento no se han localizado en Teotihuacan navajillas prismáticas que tuvieran este grosor y que hubieran servido para realizar cortes, además de que un objeto de tales dimensiones resultaría extremadamente frágil e incómodo de manipular. Tampoco se han recuperado placas o alguna otra herramienta de obsidiana o de otro material con huellas de uso que indiquen que fueron empleadas como instrumentos de corte. Hemos observado que los cortes dejaban, en el material trabajado, paredes laterales casi rectas aunque también en ocasiones se producían cortes irregulares seguramente por el uso de diferentes cordeles hechos de fibras, pues al sufrir un desgaste continuo debieron ser sustituidas regularmente y, por tanto, el diámetro del cordel debió ser diferente. Además, como producto del movimiento continuo de vaivén de las cuerdas y la fuerza transmitida a los extremos, se ha visto que la parte más profunda del corte es cóncava, siguiendo precisamente la forma del cordel. La mayoría de los cortes se realizaban desde dos lados, dejando una especie de talón semielíptico en la parte media. Esta sección era lo suficientemente delgada para desprenderse con un golpe de cincel o mediante la introducción de una cuña de madera. Luego de ser mojada, la madera se expandía, provocando la separación de ambos lados, con lo que se obtenía un ahorro de tiempo y esfuerzo. La forma del talón indica que la cuerda era manejada de forma manual, seguramente atada en ambos extremos a mangos de madera para facilitar el movimiento continuo de vaivén, y aplicar la fuerza suficiente para que el abrasivo cumpliera su función.

Operación 2. Vaciado de la parte posterior una vez obtenida la preforma deseada de la parte anterior, se comenzaba el vaciado de la parte posterior de la máscara. El vaciado se lograba mediante la realización de distintas perforaciones tubulares que dejaban un núcleo cilíndrico adherido a la masa del objeto. Posteriormente, este núcleo cilíndrico se desprendía mediante un golpe de cincel (figuras 12d, 12e y 12f). En otros casos, parece haberse combinado la realización de las perforaciones cilíndricas con múltiples incisiones realizadas con un punzón, con el cual se producían ranuras paralelas (figura 12g). De cualquier forma, y en ambos casos, el objetivo era eliminar poco a poco partes del núcleo de la máscara, para lograr el vaciado característico de la parte posterior. una vez desprendidos todos los núcleos sobrantes de las perforaciones tubulares o las partes altas dejadas por las incisiones, la superficie se emparejaba por percusión indirecta. En esta acción se utilizaba un punzón, dejando en ocasiones la superficie con una apariencia ligeramente picoteada (figura 3). La superficie irregular pudo también emparejarse por abrasión usando un pulidor y abrasivos de grano grueso. Finalmente, los artesanos debieron emplear bruñidores y abrasivos finos para dejar completamente lisa la superficie de la parte posterior. resulta extraño, sin embargo, que mientras algunas máscaras presentan la parte posterior con un acabado bruñido, otras se dejaron con las huellas del proceso de vaciado, es decir, con restos de los núcleos cilíndricos o de las incisiones.

El proceso de manufactura de una máscara Operación 1. Obtención de la preforma La preforma para realizar una máscara se obtenía por desgaste a partir de un bloque de la

68


La cadena operativa en la fabricación de máscaras

Figura 2. Vista posterior de una máscara de piedra verde, 2.4 × 12.8 cm. Museo de Sitio. Proyecto Arqueológico 1962-1964. Foto M. Morales.

Figura 4. Máscara con la parte frontal no acabada. La Ciudadela, Conjunto 1D, grupo E, habitación 5, PAT 1980-1982. Foto M. Morales.

Figura 5. Detalle de la boca de una máscara de piedra verde, hecha a base de perforaciones tubulares.

del rostro, apenas comenzaba a trabajarse, cuando por alguna razón la máscara fue desechada. Éste es un caso por demás singular, pues podemos observar las líneas que marcan los rasgos del rostro y ubicación proyectada de los ojos y la boca, mismos que pueden considerarse como indicios del diseño preconcebido de la máscara en la mente del artesano.

Figura 3. Vista posterior de una máscara de piedra café, 15 × 18 × 9 cm. Elemento 37, Frente 1, La Ventilla. Cortesía rubén Cabrera, Proyecto La Ventilla. Foto M. Morales.

Se cuenta con varios ejemplos de máscaras en las cuales es posible observar aún las huellas impresas del uso de perforadores tubulares hechos de carrizos, o por medio de incisiones que servían para eliminar partes del núcleo (figura 2). Sin embargo, uno de los casos más significativos con que contamos y a partir del cual fue inferida esta operación es el de un fragmento desechado procedente de los talleres de La Ventilla. En éste es posible observar que la parte posterior había sido terminada y pulida, en tanto que la parte anterior, es decir,

Operación 3. Rasgos de la cara una vez terminada la parte posterior de la máscara, el artesano trazaba una serie de incisiones lineales que servían para establecer la ubicación de los rasgos del rostro y guiar la hechura de la boca, nariz y ojos (figuras 4, 12h y 12i). Por medio de perforadores cilíndricos de diferentes diámetros (Blanc, 2002), se horadaban los extremos de la boca y los ojos (figuras 5 y 7).

69


Julie Gazzola

Las perforaciones se realizaban en diagonal al plano horizontal de la máscara (figura 12j), aunque en un caso hemos podido observar que se realizó introduciendo el perforador de manera horizontal al mismo plano. Desconocemos la razón por la que las perforaciones en los extremos de los ojos y de la boca eran más profundas, ya que en el caso de los ojos éstas quedaban completamente cubiertas por las incrustaciones que se colocaban, mientras que en la boca quizá servían para dar mayor realismo y acentuar el efecto de profundidad (figura 8). Para lograr los huecos de la boca y de los ojos se practicaban varias perforaciones continuas, quedando pequeños núcleos cilíndricos que posteriormente se desprendían con un ligero golpe de cincel o por presión. En algunas máscaras no se siguió el proceso de realizar perforaciones continuas, sino que se efectuó el vaciado por medio de incisiones producidas en primer lugar con fibras y luego con una lezna o un punzón (figura 6). La elección de cualquiera de las dos técnicas o incluso la combinación de ambas (perforaciones continuas e incisión) pudo depender de la materia prima (figura 6). Vale insistir en que en todos los casos donde se practicaron perforaciones tubulares se emplearon otates con algún abrasivo, mientras las incisiones se elaboraban con un punzón. una vez definido el cuerpo de la nariz, se hacían los orificios nasales, que en la mayoría de los casos se representaron mediante ligeras perforaciones cónicas, aunque también las hay cilíndricas.6 Algunas máscaras no tienen representados los orificios nasales sino que apenas están insinuados por ligeras depresiones.

Figura 6. Detalle de la boca de una máscara de piedra verde, hecha a base de perforaciones tubulares e incisiones.

Figura 7. Detalle del ojo realizado por perforaciones e incisiones. Máscara de piedra gris. Elemento 37, Frente 1, La Ventilla. Foto M. Morales.

Figura 8. Detalle de la boca, con interior pulido, de una máscara de piedra verde. Foto M. Morales.

6

El uso de perforadores cilíndricos hechos de hueso de ave ha sido mencionado por gendron (1998). Holmes (1919) habla de un perforador tubular que se rompió y quedó atorado en una plaqueta de piedra verde de Xochicalco. En la colección de herramientas de hueso estudiada por romero (2003, 2004) no se identificó ningún perforador de este tipo, además de que algunas perforaciones presentan un diámetro que difícilmente podría resultar del uso de huesos, razón por la cual pensamos que se utilizaban carrizos.

Otras perforaciones que se realizaban en los laterales (en general dos en cada lado) y otra en la parte superior servían para atar la máscara al bulto mortuorio (figura 9). Las perforaciones que se hacían en las orejas servían para colgar ornamentos (figura 12k). Esta

70


La cadena operativa en la fabricación de máscaras

Figura 9. Perforaciones bicónicas de la máscara de piedra verde, Museo del sitio. Foto M. Morales. clase de perforaciones podían ser bicónicas o cilíndricas, y se iniciaban marcando el punto de la perforación con un punzón de hueso para evitar el desplazamiento de la broca (en el caso de las perforaciones cónicas) o del perforador tubular. En varios casos se ha observado que las perforaciones bicónicas no seguían la misma trayectoria desde ambos lados, por lo que en ocasiones tuvieron que realizarse otras adicionales para unirlas.

Figura 11. Máscara en piedra gris. Frente 3, La Ventilla. Cortesía Sergio gómez, La Ventilla.

de la boca. Pueden ser perforaciones cilíndricas o incluir diseños geométricos o fitomorfos que representen algún tatuaje o escarificación (figuras 11 y 12l). Es posible que algunas perforaciones hubiesen servido para colocar incrustaciones, pero en ningún caso conocido se han conservado.

Operación 4. Decoración con incisiones una vez terminado el proceso mediante el cual quedaban definidos los rasgos del rostro, en algunas máscaras se realizaban incisiones y perforaciones que ornamentaban el objeto (figura 10). Este trabajo generalmente se ejecutaba en el área de las mejillas o alrededor

Operación 5. Acabado de la pieza: pulido y bruñido Definidos los rasgos del rostro, la máscara era pulida con abrasivos finos con el fin de eliminar las huellas de los diferentes procesos de trabajo. El bruñido se efectuaba posteriormente para darle brillo a la piedra. Operación 6. Decoración: incrustación y pintura una vez que la forma general de la boca y los ojos había sido terminada y se habían eliminado los residuos cónicos de las perforaciones cilíndricas emparejando la parte más profunda de las cavidades, se procedía a colocar incrustaciones hechas de diversos materiales que representaban las partes de los ojos y los

Figura 10. Máscara en piedra café claro. Museo de sitio. Foto M. Morales.

71


Julie Gazzola

a

d

b

c

e

f

h

g

i

k

j

m

l

n

Figura 12. Dibujo de la cadena operativa de producci贸n de m谩scaras en los talleres lapidarios de La Ventilla.

72


La cadena operativa en la fabricación de máscaras

dientes. La esclerótica se lograba con incrustaciones de concha, en tanto que un material oscuro (obsidiana o algún mineral como la pirita) era usado para semejar la pupila. Los dientes eran formados por pequeñas placas de conchas (figuras 11 y 12m). Las incrustaciones acentuaban el realismo de la pieza, al representar el rostro de un personaje vivo. Entre los tarascos (Arqueología Mexicana, 2000) como en ciertos lugares del Perú (2006), las máscaras se representan con los ojos cerrados, personificando el rostro de un individuo muerto. Si bien, como antes señalamos, las máscaras eran utilizadas en las ceremonias y rituales funerarios, la intención del artesano teotihuacano era representar el rostro de un individuo vivo.7 Se han encontrado máscaras que alguna vez estuvieron pintadas o fueron cubiertas con polvo de cinabrio. El pigmento rojo se colocaba directamente sobre la piedra con algún aglutinante o sobre una delgada capa de estuco hecho de cal (gazzola, 2000). Las máscaras que tienen recubrimiento de estuco generalmente estaban pintadas con otros pigmentos como el verde y el negro (figura 12n). A propósito de la famosa máscara de estilo teotihuacano decorada con mosaicos de turquesa, descubierta por Porfirio Aguirre en 1921, adquirida en la década de 1960 para formar parte de las colecciones del Museo Nacional de Antropología, cabe señalar que se desconoce el contexto de su hallazgo y sólo se sabe que procede de Malinaltepec, estado de guerrero. Por sus características formales es indudable que mantiene el más puro estilo teotihuacano, aunque las incrustaciones pudieron ser colocadas en otra época.8

Comentarios en torno a la organización técnica y social de los talleres de La Ventilla El estudio general del Conjunto Arquitectónico A ha permitido conocer aspectos de la organización técnica y social del trabajo en los talleres de lapidaria de La Ventilla (gómez, 2000). El conjunto fue ocupado por grupos domésticos pertenecientes a la misma clase social, pero se reconoce que al interior pudieron existir dos grupos que poseían un estatus social diferente. Los grupos con mayor estatus ocupaban las unidades ligadas a la conducción de las actividades rituales y religiosas, en tanto que los grupos con menor estatus ocupaban la mayoría de las unidades domésticas del conjunto (figura 13). Las unidades religiosas Las unidades 5, 6 y 11, así como la Subestructura 8 del Conjunto Arquitectónico A, se definen por la presencia de uno o varios templos y aposentos alrededor de una plaza, y por tener mejores acabados y ocupar un mayor espacio (entre 229 y 340 m 2), denotando que sus ocupantes tenían un mayor acceso a determinados recursos que los de las unidades, que sólo sirvieron para la vivienda de la mayoría de los grupos domésticos. La presencia de templos, altares y aposentos ha permitido suponer que los individuos que ocuparon estas unidades tenían a su cargo la conducción de las actividades religiosas y el culto a las deidades patronas de los lapidarios. Se cuenta con evidencias que indican que los individuos que ejercían como ministros del culto también se encargaban de la manufactura de las herramientas en hueso y obsidiana, indispensables en el trabajo lapidario. Esta condición les daba no sólo un mayor estatus social sino que les permitía un control sobre los grupos domésticos. Los individuos con mayor estatus social cumplían además la función de recibir, almacenar y administrar las materias primas que entraban en el conjunto, distribuyéndolas a cada

7 No en todos los ámbitos donde se conoce el uso de máscaras están asociadas con el ceremonial funerario, sino con otro tipo de rituales. En Shang, China, se han localizado máscaras de tamaño inferior al de un cráneo humano, que habrían estado colocadas sobre un escudo y utilizadas en ciertos rituales (Mackenzie, 2000). 8 Hasta el momento no se ha recuperado un solo fragmento de turquesa en Teotihuacan.

73


Julie Gazzola

Figura 13. Plano de los talleres lapidarios de La Ventilla, Conjunto Arquitectónico A, Frente 3 (tomado de gómez, 2000).

de cada unidad doméstica, algunos espacios servían para llevar a cabo la producción y como talleres, en tanto que otros, para la preparación y consumo de alimentos y como dormitorios. La presencia de materias primas, objetos en proceso de manufactura, otros acabados, desechos y herramientas, ya sea como ofrenda en los entierros o recuperadas directamente sobre los pisos del último nivel de ocupación, permitió identificar actividades relacionadas con el trabajo lapidario y de concha. Cada unidad doméstica alojaba a una familia de artesanos. Seguramente los miembros que componían el grupo intervenían de algu-

grupo doméstico que se especializaba en el trabajo de determinados materiales. Estos mismos individuos se encargaban de recuperar gran parte de la producción generada en cada unidad doméstica, y canalizarla a los grupos que abastecían las materias primas, o directamente a los representantes del gobierno ubicados en el Templo del Barrio, bajo la forma de tributo. Las unidades domésticas y artesanales Las unidades 1, 2, 3, 4, 7 a 17 identificadas como viviendas de grupos domésticos, se caracterizan por tener menores dimensiones que las otras, y espacios acabados más austeros. Al interior

74


La cadena operativa en la fabricación de máscaras

na manera en cada una de las distintas operaciones relacionadas con la manufactura de objetos lapidarios. Es probable que por sus habilidades técnicas o edad algunos individuos fueran reconocidos como maestros-artesanos y estuvieran al frente de cada familia. La división técnica y social del trabajo favoreció la especialización de cada grupo doméstico en el manejo de una materia prima en particular, y/o en la producción de determinada clase de objetos. En otro estudio realizado sobre la producción de cuentas en piedras verdes se concluyó que éstas se manufacturaban principalmente en la unidad 8, mientras que la unidad 17 se especializaba en la elaboración de placas. De la misma manera, la ubicación de una máscara y fragmentos de otras en el contexto de los talleres permitió identificar que se manufacturaban en las unidades 7, 8 y 18, aunque existe la posibilidad de que los ocupantes de esta última se dedicaran no a la fabricación de máscaras, sino sólo a la colocación de las incrustaciones. un fragmento de máscara de piedra verde se recuperó en la unidad 8, una de las unidades artesanales más grandes que se especializaba en el trabajo de las piedras verdes; en la unidad 7, donde se descubrió otro de los fragmentos, se trabajaban distintos materiales aunque hay indicios de que la producción pudo ser menor que en otras unidades.

ficativo que apoya la idea de su uso en contextos funerarios fue reportado por gómez (2000), quien, al conducir la exploración de la unidad 9 del Conjunto Arquitectónico A de La Ventilla, localizó la cabeza de una figurilla antropomorfa colocada sobre el cráneo de un perinato, a manera de máscara. Con excepción de este singular caso, hasta el momento ninguna máscara de piedra ha sido localizada en asociación directa con los restos de algún individuo, lo que indica que probablemente una misma máscara podía emplearse en múltiples ocasiones en estas ceremonias. En la zona maya se han localizado máscaras formadas con pequeños mosaicos que cubren el rostro de los gobernantes fallecidos. Es el caso de Pakal y la reina roja en Palenque, así como de otros dignatarios de Calakmul, Dzibanché y Oxkintok, por citar sólo algunos sitios. Es posible que algunas máscaras elaboradas en formatos más pequeños pudieran usarse como parte de la indumentaria, ya sea como pendientes colgando del cuello de sacerdotes o individuos de mayor estatus social, o inclusive como adornos de su vestimenta. El descubrimiento y estudio de los talleres lapidarios del barrio de La Ventilla en Teotihuacan ha permitido reconstruir la cadena operativa implícita en la producción de máscaras y destacar algunos aspectos de la organización técnica y social del trabajo. No tengo duda de que en el proceso de producción a gran escala fue clave la especialización de los artesanos, la existencia de condiciones específicas para una eficiente división técnica y social del trabajo y un control estricto de la producción y la riqueza generada en cada barrio por parte de distintas instancias del gobierno. Este estudio, junto con otro sobre la producción lapidaria y las cuentas realizado por la autora, además del análisis sobre los talleres, nos aporta elementos y cada vez más información sobre un grupo de la sociedad teotihuacana: el de los artesanos especializados de un barrio de la antigua ciudad, sus características,

Conclusiones La máscara de piedra es uno de los objetos más singulares de la cultura teotihuacana. Existen varias hipótesis sobre su función y uso. una de las más aceptadas reconoce su uso en el ritual funerario, colocándose como rostro del bulto mortuorio. Según Munera (1991), el descubrimiento de una máscara de cerámica colocada sobre una representación de un bulto hecho también en cerámica confirma el uso funerario de las mismas.9 Otro caso signi9 Este elemento se halló asociado a un entierro explorado en el Cuadrángulo Norte de La Ciudadela.

75


Julie Gazzola

———, 2005a, “La producción de cuentas en piedras verdes en los talleres lapidarios de La Ventilla, Teotihuacan”, Arqueología, mayo-agosto, 36, inah, México. ———, 2005b. “La producción lapidaria en Teotihuacan, estudio de las actividades productivas en los talleres de un conjunto habitacional”, en Memoria de la Tercera Mesa Redonda de Teotihuacan. Arquitectura y urbanismo: pasado y presente de los espacios en Teotihuacan, María Elena ruiz g. y Jesús Torres P. (eds.), inah, México, pp. 841-878. ——— (en prensa), “Les ateliers de lapidaire du quartier de La Ventilla, dans la ville antique de Teotihuacan, Mexique”, en Les Actes du Huitième Colloque International d’Asmosia, Collection L’Atelier méditerranéen, Maison Méditerranéenne, Francia. ——— (en prensa), “La producción artesanal en Teotihuacan: taller de barrio y taller estatal”, en Técnicas y tecnología en el México prehispánico, dea, inah, México. Gendron, François, 1998, “Les roches vertes en Mesoamérique. Achéologie du jade”, tesis de doctorado, École des Hautes Études en Sciences Sociales, París. Gómez, Sergio, 2000, “La Ventilla: un barrio de la antigua ciudad de Teotihuacan. Exploraciones y resultados”, tesis de licenciatura en Arqueología, enah, inah, México. Gómez, Sergio y Julie gazzola (en prensa), “La producción lapidaria y malacológica en la mítica Tollan-Teotihuacan”, La producción artesanal y especializada en Mesoamérica. Áreas de actividad y procesos productivos, Linda Manzanilla y Kenneth Hirth (eds.), México. Gómez, Sergio y François gendron, 1999, “Análisis realizados a muestras de diversos materiales procedentes de las excavaciones del Frente 3 de La Ventilla, Teotihuacan”, Informe del Proyecto de La Ventilla, Archivo del proyecto, México. Holmes, William H., 1919, “Handbook of Aboriginal American Antiquities, Part I: Introductory to the Lithic Industries”, Bulletin of the Bureau of American Ethnology, 60, Washington.

formas de organización y relación con otros grupos sociales. Agradezco a la arqueóloga Claudia López y a roberto rojas, encargados de la ceramoteca, por la información proporcionada, así como a Miguel Morales por las fotografías.

BIBLIOgrAFÍA Berrin, Kathleen y Esther Pasztory (eds.), 1993, Art from the City of the Gods, Thames and Hudson, The Fine Arts Museum, San Francisco. Blanc, Philippe, 2002, “Examen d’un masque anthropomorphe”, universidad Pierre et Marie Curie, París, informe mecanoescrito. Cabrera Castro, rubén, 1996, “Las excavaciones en La Ventilla. un barrio teotihuacano”, Revista Mexicana de Estudios Antropológicos, tomo XLII, Teotihuacan, sma, México, pp. 5-30. ———, 2003, “Las prácticas funerarias de los antiguos teotihuacanos”, en Prácticas funerarias en la ciudad de los Dioses. Los enterramientos humanos de la antigua Teotihuacan, capítulo XVI, Linda Manzanilla y Carlos Serrano (eds.), unam, iia, dgapa, México, pp. 503-539. Clark E., John, 1989, “Hacia una definición de talleres”, en La obsidiana en Mesoamérica, Margarita gaxiola y John Clark (coords.), inah, Colección Científica 176, Serie Arqueología, México, pp. 213-217. Especial Arqueología Mexicana, 2000, “rostros del México Antiguo. Mosaico de rostros prehispánicos”, septiembre, 6, inah, México. Gazzola, Julie, 2000, “Los usos del cinabrio en Teotihuacan”, tesis de doctorado, universidad Panthéon-Sorbonne, París. ———, 2004, “uso y significado del cinabrio en Teotihuacan”, en Memoria de la Segunda Mesa Redonda de Teotihuacán, La costa del Golfo en tiempos teotihuacanos propuestas y perspectivas, María Elena ruiz g. y Arturo Pascual S. (eds), inah, México, pp. 541-569.

76


La cadena operativa en la fabricación de máscaras

Jiménez S., Óscar H., ricardo Sánchez H. y Jasinto robles Camacho, 2000, “El tecali, un tipo de travertino: petrografía y uso arqueológico”, Arqueología, 24, inah, México, julio-diciembre, pp. 129-143. Kidder, Alfred V., Jesse D. Jennings y Edwin M. Shook (con notas tecnológicas de A.O. Shepard), 1946, Excavations at Kaminaljuyu, Guatemala, Carnegie Institute of Washington, publ. 561, Washington D. C. Lara D., Eugenia, 1991, “Máscaras rituales: el otro yo”, en Teotihuacan 1980-1982. Nuevas interpretaciones, rubén Cabrera, Ignacio rodríguez y Noel Morelos (coords.), inah, Colección Científica 227, México, pp. 203-209. Leroi-Gourhan, André, 1943, L’homme et la matière, Sciences d’aujourd’hui, Albin Michel, reedición 1971, París. ——— et al., 2005, Dictionnaire de la Prehistoire, quadrige/puf (ed.), 2a. ed., París. Lorenzo, José Luis, 1965, Los artefactos de Tlatilco, inah, Serie Investigaciones 7, México. Mackenzie, Colin, 2000, “Des débuts de la métallurgie à la fin des Shang (IIIe millénaire. Environ 1050 av. J.C.), en Chine. La gloire des empereurs, exposition Petit Palais, Paris Musées, Findakly, París. Melgar, Emiliano, 2006, “Sobre los abrasivos”, en foro de Arqueología Mexicana, El estado de guerrero, vol. XIV, inah, noviembrediciembre, México, p. 6. Mirambell, Lorena E., 1968, Técnicas lapidarias prehispánicas, inah, Serie Investigaciones 14, México. Munera, Carlos, 1991, “una representación de bulto mortuorio”, en Teotihuacan 19801982. Nuevas interpretaciones, rubén Cabrera, Ignacio rodríguez y Noel Morelos (coords.), inah, Colección Científica 227, México, pp. 335-341. Romero Hernández, Javier, 2003, “Notas sobre los artefactos de hueso provenientes de

La Ventilla. Su clasificación y relevancia en el contexto arqueológico”, en Contextos arqueológicos y osteología del barrio de La Ventilla, Teotihuacan (1992-1994), Carlos Serrano S. (coord.), iia/unam, México, pp. 65-67. ———, 2004, “La industria ósea en un barrio teotihuacano. Los artefactos de hueso de La Ventilla”, tesis de licenciatura, enah, inah, México. Sánchez, Jesús, 1987, “Caracterización del ‘Conjunto NW del río San Juan’ en el proceso de desarrollo de la formación socioeconómica en Teotihuacan”, tesis de licenciatura, enah, México. Schubnel, Henri-Jean, 1993, Le jade et la Chine, en catalogue de l’exposition, Jades Impériaux, Revue de Gemmologie, núm. extraordinario, mnhn, París. Spence, Michael, 1981, “Obsidian Production and the State in Teotihuacan”, American Antiquity, vol. 46 (4): 769-788. Turner Hempenius, Margaret, 1987, “The Lapidaries of Teotihuacan, Mexico”, en Teotihuacan, nuevos datos, nuevas síntesis, nuevos problemas, Emily McClung y Evelyn rattray (eds.), Serie Antropológica 72, iia/ unam, México, pp. 465-471. Widmer, randolph, 1987, “The Evolution of Form and Function in a Teotihuacan Apartment Compound: the Case of Tlajinga 33”, en Teotihuacan, nuevos datos, nuevas síntesis, nuevos problemas, Emily McClung y Evelyn rattray (eds.), Serie Antropológica 72, iia/unam, México, pp. 465-471. ———, 1991, “Lapidary Craft Specialization at Teotihuacan, Implications for Community Structure at 33:S3W1 and Economic Organization in the City”, Ancient Mesoamerica, 2, Cambridge university Press, pp. 131-147. Zarcone, Thierry, 2001, La Route du Jade. Un voyage de vingt siècles, Collection Mémoires 72, Autrement, París.

77


Obsidian Lapidary without Polishing John E. Clark* and Phil C. Weigand**

Our joint interest in the pre-Hispanic manufacture of obsidian jewelry dates to January 25, 1996, and a pair of questionable observations made at the San Juan de los Arcos quarry in Jalisco. It is appropriate we start by describing the generative errors that got us interested in the topic in the first place, followed by a description of what we have learned since. Our observations are based on examinations of artifacts in the field and in the lab. We limit discussion here to manufacturing techniques and do not des­ cribe the variety of items made anciently with these techniques. Many hard stones in Mesoamerica were made into fine jewelry through processes that required shaping, grinding, and polishing to achieve brilliant mirror finishes. Obsidian is unique among these materials because its natural fracture produces a brilliant, mirror surface, and any grinding and polishing diminishes its natural luster. If the fracture plane of an obsidian flake is smooth and free of ripples and impurities, it is a natural mirror. Ancient artisans in West Mexico produced natural mi­ rror surfaces on thin flakes, and they subsequently chipped these mirror blanks into a variety of shapes for personal adornments, some of which we illustrate here.

Observations at the San Juan de los Arcos Obsidian Quarry We begin with John Clark’s trip to Jalisco because the sequence of events, observations, and unwarranted inferences from this venture were critical for coming to our current understanding of an ancient manufacturing technique. In 1996, Clark, Ronald Lowe, and Warren Hill drove from Chiapas to western Mexico with the dual purpose of visiting sites in Michoacan and Jalisco and obtaining obsi­dian for experimental purposes. On the Jalisco leg of the trip, Phil Weigand took them to many sites and quarries. He was particularly keen on visiting the San Juan de los Arcos quarry and hearing Clark’s opinion of it because he surmised that it was a quarry where obsidian jewelry had been produced anciently. Jalisco has more obsidian sources than any other region in Mesoamerica (figure 1), and it is a particularly interesting area because many of its quarries appear to have been used for specialized production, depending on the qualities of the obsidian at each source (Espar­ za, 2003, 2005; Weigand and Weigand, 1994; Weigand et al., 2004). Production of obsidian goods in Jalisco, at least for the Late Formative and Classic periods, may have been a rationa­ lized system where many obsidian outcrops were utilized in a special and efficient manner, with some quarries being devoted to the pro­

* Brigham Young University. ** El Colegio de Michoacán.

79


Figure 1

John E. Clark and Phil C. Weigand

Magdalena

k

t

j

c

Huitzilapa

a

San Marcos

b

Tequila

r

h

d e

i

s

Amatitan

San Juanito

f Etzatlan

Arenal

g Oconahua

m l de Mercado Teuchitlán

Tala

Ciénaga de los Patos

n

N W

San Juan de los Arcos

o

E

p

S Ameca

0

5

10 km

q

a. San Marcos b. Guadalupe c. Llano Grande d. San Sebastián Oeste e. San Sebastián Casco f. Ostotero/Las Fuentes g. La Providencia h. La Joya i. Huitzilapa j. Tequila

k. Santa Teresa l. La Mora/Teuchitlán m. Huaxtla n. Boquillas 0. San Juan de los Arcos p. Ahuisculco q. Navajas r. Lupita #3 s. La Pila t. La Quemada

Obsidian outcrop Obsidian outcrop with clear evidence of ancient use Water Town Site

Figure 1. Map showing the locations of towns, obsidian sources, and some archaeological sites in Jalisco.

80


Obsidian Lapidary without Polishing

the western edge of the nuclear area and decrease in frequency towards the eastern edge, the area of the San Juan de los Arcos obsidian quarry. The San Juan de los Arcos obsidian outcrops on a low hill. We started our reconnaissance at the base of this hill with an examination of small chips found in the anthills. Clark dismissed these as evidence of specialized production because they were a random assortment of chips and small angular chunks such as found in any obsidian quarry, the size and frequency of the chips being determined by what the ants can haul up from underground. It is worth pointing out that Clark’s initial assessment was logically precipitous and had no basis in personal experience or predicted manufacturing outcomes. Weigand talked of “lapidary” production, so Clark imagined techniques of chipping, grinding, and polishing but had no idea what the chippage from such a technique would look like because he was unfamiliar with the specific techniques and goods produced. His mental image of obsidian lapidary was the famous obsidian Monkey on display in the Aztec room of the National Museum of Anthropology in Mexico City –obviously an unfair standard. In reality, Weigand had been referring to very different and well-known artifacts in West Mexico archaeology. The term “lapidary” prevented clear communication. With these miscommunications in play, we climbed the obsidian hill looking for evidence of ancient lapidary, not knowing beforehand what it should look like. About 150 m upslope, we examined the debris from another anthill, but there were no obvious differences in the types of flakes and flake fragments there from those observed at the bottom of the hill. Farther upslope we found evidence of ancient mining. The obsidian at San Juan de los Arcos is a homogenous, fine-grained, jet black volcanic glass ideally suited for making dark mirrors. Obsidian nodules there are flattish rather than blocky. Pits were dug to extract obsidian from its original matrix and layers. Mining

duction of obsidian blade cores and pressure blades (Soto de Arechavaleta, 1982, 1990), others to preforming flake cores, and others possibly to obsidian jewelry. Based on the wide variety of colors represented, bifaces appear to have been made at a number of different quarries, and to date, no quarry is known to have specialized only in their production. Our touring group spent most of an afternoon at the San Juan de los Arcos obsidian quarry because of Weigand conjecture, based on four lines of evidence, that it had been a place for making lapidary products: 1) broken pieces of lapidary had been found at the quarry, 2) finished pieces found in private collections were made from the lustrous, black obsidian characteristic of this source; 3) many small obsidian chips are found in anthills at the base of the quarry, and 4) the highest frequency of obsidian jewelry in the region comes from nearby habitation sites. The number of obsidian jewelry pieces from sites and graves in the region immediate to San Juan de los Arcos is overwhelming, and their frequency diminishes as a function of distance from this quarry. Looting has been so generalized within the overall region that this observation has a basis in fact, even though precise frequencies are not available. While burials (both elite and non-elite) in the general Tala area, which includes San Juan de los Arcos, have large quantities of obsidian jewelry, burials in the more distant areas of Teuchitlán and the guachimontones have far fewer examples (Cach, 2003; Weigand, fieldnotes). At Huitzilapa, at the opposite end of the nuclear area of the Teuchitlán Tradition, no obsidian jewelry was found in the monumental shaft-tomb excavated there by Lorenza López and Jorge ramos (2006). One fragment of obsidian jewelry has since been found in a recent bulldozer cut. Shell artifacts were recovered at Huitzilapa in great numbers. The distribution of shell and obsidian jewelry in this larger region thus constitutes a complementary pattern. Shell artifacts are most frequent at

81


John E. Clark and Phil C. Weigand

theless, many nodules are large enough that they could have served to make unifacial cores from which prismatic blades could have been removed, but we found no evidence of failed attempts to make such cores at this quarry. We had seen some a few days earlier at an obsidian quarry in Michoacán. In discussing this possibility with Weigand, Clark finally realized that he and Weigand had been talking at cross-purposes. Weigand had used the term “lapidary” to describe a class of finished forms of obsidian jewelry but not the technique of polishing them. Clark thought of “lapidary” as a technological process for making a wide variety of forms through polishing with abrasives. This central ambiguity between techniques and forms is expressed in our title, “lapidary without polishing”, referring to the natural mirror finish of West México obsidian jewelry achieved by percussion knapping rather than by grinding and polishing with abrasives. Once Clark had the correct artifact forms in mind, he linked them to the flat cores at the quarry and proposed that the cores had been used to extract blanks for making the various pendant forms known for West México.

pits were 1 to 2 m deep and about 3-15 m in diameter. unuseable obsidian nodules and percussion byproducts ring each pit. The biggest pits are near the crest of the hill and the top of the ridge; they are also surrounded by dense debris. As Warren Hill was walking upslope, he found an exhausted percussion core. It was the first evidence Clark had seen up to that point of formal products or byproducts. Much of the debris seen prior to this looked like unspecialized production of flakes. The exhausted cores at the quarry are unusual because they are unifacial and rather flat-faced (figure 2). The platform-to-face angles are about 70 degrees. The discarded cores we saw at San Juan de los Arcos all showed that the final macroblade removal had been down the center of the worked face, analogous to a flute on a Clovis point. The cores were of similar shape and size and evinced the same flaking sequence from the two corners to the middle. The final, exhausted core forms appear to have been dictated by the tabular shape of the obsidian nodules. The raw material does not easily lend itself to the production of macrocores. None-

a

b 10 cm

0

Figure 2 Figure 2. Front and side views of two cores from the San Juan de los Arcos quarry.

82


Obsidian Lapidary without Polishing

have to have been unifacial, and such cores are common at other obsidian quarries, but not at this quarry. The original form of obsidian nodules is no more challenging at this quarry than those at the ucareo source in Michoacán, but no unifacial, pressure blade cores were found at San Juan de los Arcos in our brief visit there. The large, flat cores seen at the quarry (figure 2) were discarded after taking off about five to seven percussion blades or flakes, and most of these flakes were discarded at the quarry. Clark proposed that the objective of quarry production was one, or two at most, mirror blanks per core. These required at least three or more large blade or flake removals to prepare the flat face of the core, as diagramed in figure 3. The target of the preforming was to create a broad, smooth, brilliant surface with no ripples on the core, and then remove this surface with a thin flake that had these same characteristics on its ventral surface, thus producing a mirror surface on both faces, front and back. The natural shape and size of the nodules at the San Juan de los Arcos source were ideal for making these blanks. To create a mirror with parallel flat faces, one would have to remove the curved bulb of percussion on the ventral face of this flake and the dorsal ridges near its edges. Once these curved and ridged parts of the flake had been removed, one could chip the flat blank into sundry silhouette shapes. The final step was to drill holes in the piece in the appropriate place(s) for its suspension. It is worth pointing out that the production of a mirror surface on only one face of a flake is much less difficult and only requires a flake with a smooth ventral surface and unifacial chipping to the desired form. On his return to Chiapas, Clark replicated the process he envisioned at the Jalisco quarry and produced a circular mirror 10 cm in diameter and 3-4 mm thick, with opposed mirror faces and right-angle edges around the perimeter of the disk. The object took about an hour to make, start to finish. Clark did not

One implication of Clark’s hypothesis is that the cores at the quarry do not relate to the export of either cores or macroblades. Many of the macroblades and large flakes left at the quarry would have made excellent tools or have been serviceable blanks from which to chip bifaces, but they were discarded rather than used or transformed in these ways. The obvious conclusion is that all the artifacts discarded at the quarry were considered waste, so the analytical problem confronting us on the slopes of the San Juan de los Arcos quarry was how to account for the unusual shape and size of abandoned cores and the presence of so much usable raw material and serviceable product. We did not see any broken pieces of obsidian “lapidary” or jewelry at the quarry or at the hypothesized workshops adjacent to the quarry at the foot of the hill. Nonetheless, Weigand appears to have been correct that the quarry was connected to lapidary production. Artisans at this quarry appear to have produced blanks with mirror surfaces for making jewelry that did not require grinding and polishing. If so, the final stages of production took place elsewhere, with quarry production dedicated to making preforms. Coming to this conclusion while at the quarry was satisfying, but observations made since call Clark’s hypothesis into question, so additional study of quarry debris is needed. Clark considered his hypothesis the most parsimonious explanation at the time for the following observations: One of the most noteworthy things about the San Juan de los Arcos quarry is that the technology was extremely wasteful. Most of the talus refuse is composed of unflaked, untested nodules of obsidian. Most of these would serve well for making large bifaces. No evidence of biface production was seen at this quarry, either broken bifaces or bifacial thinning flakes. Many of the discarded nodules could have been used to make small blade cores for pressure blades. Most of these cores would

83


John E. Clark and Phil C. Weigand

This necklace was from an excavated burial and was put together painstakingly in the field based on the location of each piece. The other representative artifacts shown in figure 4 come from different burials, some of them looted. These data provide information on the chronology and social uses of the items in question. There are several different kinds of obsidian represented, but most of the objects appear, on visual inspection, to have been made from the shiny, opaque black obsidian from the nearby San Juan de los Arcos quarry. These artifacts are from graves of lesser elites and possibly commoners. With the retrospective of some simple replication experiments behind us, and study of finished artifacts from West México, we now notice that the central scars of the exhausted cores at the San Juan de los Arcos quarry (figure 2) are not as far apart as should be expected for the production of large mirror blanks and that blank production on these cores would have been more difficult than imagined. Also, we do not recall any thin macroflakes at this quarry that would also be expected if any attempts at producing mirror blanks had failed –a virtual certainty. Thus, we need to return to this quarry with better expectations of different techniques for the production of mirror blanks and the final products recovered from Ciénega de los Patos in mind. Furthermore, it would be appropriate to conduct some experiments with raw material from this quarry and with hammerstones of similar size, shape, weight, and raw material as those seen there. Finally, part of the experiment would be to replicate the same sorts of flake byproducts seen at the quarry, and in similar frequencies, as a necessary step for determining what was made and exported from this quarry –most importantly, to determine whether or not mirror blanks had been made there. Based on observations of finished goods, obsidian pendants with mirror surfaces, and of various shapes, were produced at several different obsidian quarries in Jalisco.

replicate the perforation, which would have taken more time –and requires skills he does not possess. At this point he considered his main task completed, and he sent Weigand the replica mirror as proof of the plausibility of the hypothesized production process. The weakness of Clark’s hypothesis, and one that remains as of this writing, is that archaeological examples of the final products thought to have been produced at the quarry or its workshops were not examined for evidence of the production process, so critical information was unavailable for evaluating his idea. It was not until 2003 and 2006 that Clark was able to view collections of obsidian jewelry objects from West México. These examinations revealed a different production sequence than the one hypothesized above and call into question his reconstruction. We describe both the hypothesized technique and an alternative here to put them on record for future evaluation. The pieces of obsidian jewelry Clark examined are from other obsidian sources (red obsidian and clear obsidian with black bands) and made by a simpler technique. His reconstruction of the technique for San Juan de los Arcos remains unconfirmed with objects made from obsidian from that source, so we would not be surprised or disappointed if his hypothesis is wrong. The one small piece of obsidian “lapidary” examined by Clark from this quarry was made by a different method (see below). By happenstance, West México artifacts that Clark examined are similar to obsidian jewelry recovered from the site of Ciénega de los Patos near the San Juan de los Arcos quarry, illustrated in figures 4-5. These artifacts date to the Late Formative to Early Classic periods (350 bc to ad 350, the late Arenal and Ahualulco phases). Evidently, a wide variety of forms were made as pendants and beads. Figure 5 shows the only obsidian necklace found and carefully reconstructed archaeologically, and it illustrates how some of these forms were put together to comprise a larger and very impressive artifact.

84


Figure 3

Obsidian Lapidary without Polishing

5 4 3

2

1

2

4

1

4

a

d

b

2

3

1

useable mirror blank

f c

e

Figure 3. Hypothetical reduction sequence for making mirror blanks. a) Plan of the top of the core showing the sequence of flake removals. b) Face of the core showing the scars left by the removal of the first three flakes. c) Face of the core showing the central scar left by the removal of flake 4. d) Dorsal and side views of flake 4. e) View of flake 4 showing the portion of the flake used to make a mirror blank. f) Dorsal and side views of mirror blank made from flake 4.

c

d

b

e

g

f

h i

a

0

5 cm

Figure 4

Figure 4. Artifacts from looted burials at the CiĂŠnega de los Patos Site. a) Crescents. b) Long pendants that mimic the form of pressure blades. c) Elongated rectangles. d) Disks. e) Serrated and tanged crescents. f) Anthropomophs. g) Notched disks. h) Crosses. i) Large mirrors and triangular pendants.

85


John E. Clark and Phil C. Weigand

0

5 cm

Figure 5

Figure 5. Necklace from CiĂŠnega de los Patos showing the disposition and arrangement of knapped obsidian pendants and beads.

86


Obsidian Lapidary without Polishing

ent manufacturing process, such as the production of large bifaces or blade cores. Only one mirror blank could be produced per macroflake, or more accurately stated, only one attempt at producing a mirror blank from the bulb of a macroflake was feasible. Failed attempts ruin the possibilities of second chances with this technique. The possibilities of producing a mirror blank from large flakes depend on the curvature and smoothness of their bulbs of percussion and not the overall shapes of the flakes. Desirable qualities are those of a mirror: a smooth surface without ripples, fissures, or impurities and with a rounded, symmetrical curve in both transverse and longitudinal cross-section. Preliminary attempts to replicate bulbar mirror blanks shows that flat bulbs of percussion do not serve well. Erraillure scars are another problem. Erraillure flakes remove part of the mirror surface on the bulb and thus on one intended mirror face. To produce a smooth, rounded bulb of percussion requires a slow blow with a large, soft hammerstone. Clark’s experiments showed that he could not use excessive force, speed, or hard hammerstones because each of these techniques resulted in too many ripples, fissures, and/or large erraillure scars. The percussion blow used anciently to make macroflake cores was to an acute angle platform. An unavoidable consequence of this is that the platform-to-bulb angle on the belly of the removed macroflake was obtuse because it was the supplementary angle to the acute platform-to-face angle. It follows that ancient artisans could not remove the bulb of percussion from the macroflake by using the original platform because the angle was obtuse. The best way to remove the bulb was to come in from either side, similar to removing a biface thinning flake. Artisans removed bulbs of percussion with a lateral, flat flake, so the mirror blanks produced were plano-convex in both long and short cross-sections, thickest in the middle and feathering near their edges,

Knapping Obsidian Jewelry The following observations were made from a collection of artifacts donated to the Museum of Peoples and Cultures at Brigham Young university (byu), Provo, utah. representative examples of the forms are shown in figures 6 and 7. Manufacture of these forms required three steps and three different knapping techniques, each with their challenges. In their reduction sequence, these steps are preparation of the mirror blank, cutting it to shape, and drill-punching suspension holes. The technique illustrated in figure 3 that Clark reconstructed for making mirror blanks needs to be rethought because it does not fit with the manufacturing details seen on the finished specimens examined thus far. No systematic study was made at San Juan de los Arcos of quarry debris, the size and frequency of various forms, or any search made for confirming or falsifying information of Clark’s hypothesis. A different technique, and one attested in all the finished pieces seen in the byu museum collection, was to produce blanks from large flakes after they were removed from cores rather than removing a flat flake from the primary core that would serve this purpose. This latter technique is illustrated in figure 8. Mirror blanks were made by removing large, rounded bulbs of percussion from macroflakes with a blow perpendicular to the long axis of the macroflake. The maximum size of such blanks was limited by the size and prominence of the bulbs of percussion on the macroflakes used as cores. As apparent in figure 6, some of the crescents made by this technique are about 15 cm wide, meaning that the bulbs of percussion they were flaked from must have been greater than this, and the macroflakes even wider. Some of the mirror blanks needed to make the crescents shown in figure 6 were made from flakes that were larger than the discarded cores observed at San Juan de los Arcos. It is important to emphasize that these mirror blanks could have been produced as an integral part of a differ-

87


John E. Clark and Phil C. Weigand

tioned. Margins were pressure-flaked to a 90 degree angle. Most of the specimens in the byu collection were retouched from only one face, but the thicker examples were flaked bifacially from opposing faces to maintain the squared edge. We have not replicated the final step of the process, but its general features are clearly evident in the objects in the byu collection. Small conical holes were drilled in the thin edges of the shaped forms about one-third to one-half way through the piece. Then a finetipped punch with straight edges was seated in the bottom of this hole, and the remaining obsidian was punched out as a small cone flake. These flakes are very diagnostic but would be virtually invisible to normal archaeological recovery techniques because they are so small. The conical flakes removed were slightly bigger than the size of the semi-drilled holes, but usually less regular, and they left a scar with a mirror surface characteristic of all percussion flakes that contrasts markedly the dull, frosted surface of the drilled side of the holes (figure 7b). The biconical perforations created with the indirect percussion removal of the small conical flakes are less than a millimeter wide, so the tip of the punch must have been this fine. The finished holes show a very regular, frosted negative cone on one face and a less regular, mirror-finish, negative cone on the opposite face. The drill-and-punch technique has long been replicated by gene Titmus (personal communication and observation), but until now we lacked the archaeological observations to confirm it. We do not know what was used to drill the conical, partial holes or to punch them out, but punches had to have been of hard, fine-pointed materials with straight sides. Drilling and lapidary techniques are currently being explored and replicated by a research team at the Templo Mayor in México City, the site of the largest collection of worked shell and polished obsidian objects in Mesoamérica (Velázquez Castro, 2006; Velázquez Castro and Lowe, 2007). In particular,

with a slight bulb of percussion on one ventral edge. Even with good control, there are subtle or obvious traces on each face of the blank of the direction of the percussion blows involved in their removal, with the blows for opposite faces being perpendicular to one another (figures 6 and 7). In the technique imagined by Clark, the percussion blows come from the same direction on the core platform, as evident in ripple marks and fissures. One can determine which technique was used by reconstructing the direction of force used to remove each face of the mirror blank (looking at ripples, fissures, and their relation to thick and thin parts of the blank). Mirror blanks produced from bulbs of percussion are extremely fragile at their edges. The second step of the process of making a piece of jewelry was to cut the mirror blank to the desired form. This was done by pressure flaking and edge retouch. The objects examined in the byu collection show that ancient artisans preserved the very thin edges of these blanks for drilling holes, presumably to minimize the labor involved in the partial drilling of the perforations during the final step of the process (see below). The mirror blanks are so thin at their margins that chipping them to shape was more difficult than it would appear at first glance. These blanks snap in two easily if pressure-flaked in the hand, a common problem in flaking thin bifaces. Consequently, mirror blanks needed a stiff anvil support with some padding, such as a piece of flat wood with a piece of soft leather on it, so that the pressure flakes could be removed cleanly but not overshoot the desired termination and run onto the flat face of the mirror, and also so the blank would not be subjected to bending stress during the removal of pressure flakes along its margins. Artisans wanted to preserve the original mirror finish of both surfaces, so they used a retouch technique that resulted in vertical margins and prevented flakes from invading the open surface. This is most easily done by using the padded, stiff support men-

88


Obsidian Lapidary without Polishing

2nd flake

0

cm

5

Figure 6. Dorsal and ventral views of three obsidian crescents from Western México in the Museum of Peoples and Cultures of Brigham Young university.

convex surface. In his experiments, Titmus uses a piece of flat wood with a small cavity over which he places the partially-drilled hole. This cavity provides an exit strategy and allows the punch flake to come off cleanly without putting any stress on the rest of the piece being worked, thus preventing breakage. Perhaps ancient artisans used a simple procedure such as this. Several of the pieces in the byu collection show failed attempts to punch holes that broke off the end of the piece (figure 6, notched crescent in the middle), but a perforation was subsequently made just down from the broken ones. This suggests that the technique of drilling and punching was not as risky as it would seem –indicating among other things that we still have little idea of the specifics of the techniques used. The reconstruction of this drill-punch technique is an area of ancient technology badly in need of study and replication experiments.

Emiliano Melgar Tísoc (2004) is making great progress, and we hope he can determine the materials used for drills and abrasives, as well as the likely means of supporting the chipped forms during drilling and punching. Some of the same techniques were used to work obsidian and shell (Emiliano Melgar Tísoc, personal communication, 2007). The plano-convex cross-section of mirror blanks made from bulbs of percussion makes them more stable on their flat face. Ancient artisans took advantage of this property and rested this face on a flat surface in stabilizing these pieces for drilling and perhaps flaking. They drilled through the convex surface, and the punch flakes came out on the flat surface. The same stiff anvil support mentioned for trimming the edges of each piece could have served for the final step of seating a fine punch in the bottom of a conical hole drilled in the

89


John E. Clark and Phil C. Weigand

b

a

c

0

cm

d

5

Figure 7. Obsidian artifacts from West MĂŠxico. a) Broken anthropomorphic pendant or bead found at San Juan de los Arcos. b) Circular bead. c) and d) Elongated pendants or pressure blade skeuomorphs.

fall into that category. If true, mirror blanks would have been an infrequent byproduct in quarries specialized in other goods. It would follow, then, that evidence of their production could be rare and difficult to identify. The descriptions provided here should help in identifying possible waste byproducts and techniques. We need to return to San Juan de los Arcos with a new set of expectations to determine whether or not the technique postulated for it holds. If not, we need a new hypothesis for the quarry production there. The one piece of chipped obsidian jewelry from San Juan de los Arcos that Weigand showed Clark (figure 7a) was made from the removed bulb of a flake. It did not occur to us at the quarry to examine the bulbs of percus-

Conclusions What we report here is only the beginning of the story, and we hope others can complete the picture through a combination of studies of quarries, quarry byproducts, finished products, and replication experiments. Our experience suggests that the items in question required moderate skill to make, but not much time for those with the requisite skill born of years of experience. Mirror blanks could be made with two or more blows once a core or large flake with the desired properties had been produced. Because such cores and blanks are infrequent in normal knapping, the most efficient way to make these items would have been as byproducts of other techniques. We think the products illustrated here probably

90


Obsidian Lapidary without Polishing

a

b

d

f

e

g

c

h 0

10 cm

Figure 8. Hypothetical manufacturing sequence for making a crescent from the bulb of a macroflake. a) Ventral and side views of a macroflake showing the bulbar scar, undulations, and lateral fissures. b) Ventral surface of the macroblade showing the direction of the blow to remove the bulb of percussion. c) Ventral and side views of the macroflake after the removal of the bulb of percussion to make a mirror blank. d) Dorsal view of the mirror blank. e) Ventral view of the mirror blank. f) Mirror blank showing how a crescent could be produced that avoided the bulbar scar area but was constrained and defined by the shape of the terminal edge of the bulb of percussion. g) Crescent made from the mirror blank. h) Ventral face of the macroblade showing the relative location of the mirror blank and the crescent made from it.

any flat surface will yield a primary flake of conch shape that will lack ridges on its dorsal and ventral surfaces. For larger blanks, a slightly curved surface is needed to produce longer flakes, and bulbs of percussion serve very well. Pronounced, positive ripples on a flake’s ventral face or the ends of hinged terminations on large flakes also serve. Each of these types of cores would be evident in the surface characteristics of the mirror blanks. The different kinds of blanks can be identified

sion of the large blades and flakes there to see whether or not they had been removed for blanks. They would leave clear traces, as evident in figure 8. The macroflakes we remember were not used for harvesting bulbs of percussion for mirror blanks. There are many ways to produce mirror blanks with both faces lacking ridges, with the number of options decreasing with the increasing size and decreasing thickness of the desired blank. As appropriate for conchodial fracture,

91


John E. Clark and Phil C. Weigand

lozenge shape forms (figures 4b, c and 7c, d) show features we cannot account for or duplicate yet. They appear to have been made on large blanks and snapped into their rectangular forms –some of them being copies of prismatic blades, with a suspension hole being drill-punched at their squared rather than pointed end. These snapped edges broke with a 90 degree fracture, the same margin achieved with marginal retouch in other pieces. Each form of obsidian jewelry needs to be studied in detail to determine the original form of the mirror blank and how it was modified to make the finished form. One task for future analyses will be to identify the different final products of flaked obsidian jewelry, their manufacturing techniques, and the sources of obsidian involved. A next step will be to visit the obsidian quarries from which this obsidian jewelry is known to have originated and identify the byproducts of mirror blank production at each. Other features apparent at quarries should provide insight into the limitations or reasons for different techniques, their efficiencies, and perhaps eventually even the level of production and degree of specialized production. There is much to do to understand this ancient technology.

by normal surface features of flakes, such as rippling and fissures. Some of the jewelry forms may have been favored or predicated on the forms of blanks. For example, large circular mirrors with two reflective surfaces, and of uniform thickness (figures 4i and 5), are best made from the large flake blanks Clark imagines with the technique illustrated in figure 3. Some mirrors from Jalisco have a mirror surface on only one face, and they could have been made more simply from large flakes. In contrast, crescent forms are ideally made on bulbar mirror blanks because the arcing shape of bulbs of percussion result in flakes with one curved margin that conforms to the distal margin of the bulb of percussion where it dissipates and blends into the flat belly of the flake (figure 8f). The bulbar areas of large flakes are analogous to the curved or ridged faces of blade cores, with the ridges guiding blade removal. In like manner, the raised topography of a bulb guides and limits where the shallow flake which removes them will run (figure 8b). On some finished pieces, it is clear that the edge of the flake was an arc determined by the lower edge of the bulb of percussion –or marked by a pronounced ripple line in this bulb. The lower edge of some crescents examined follow these natural lines or junctures. The likely presence of large erraillure scars on the upper half of bulbs of percussion which interrupt the smooth, continuous mirror surface could explain the upper margins of crescents, as illustrated in figure 8h. removing a flake with a bulb of percussion over 15 cm wide will more often than not be accompanied by a large erraillure or bulbar flake that pops off the upper part of the bulb, thus effectively ruining the mirror finish of the upper half of this surface. In the crescent form, the erraillure scar areas are chipped away (figure 8f). The unusual characteristics of the upper margin of the serrated crescent shown in figure 6b may be due to the remnants of an erraillure scar that was not completely removed. The

Acknowledgments: We thank glenna Nielson and Paul Stavast of the Museum of Peoples and Cultures of Brigham Young university for allowing us to study and illustrate artifacts in their collections. These were donated by Jay Krenusz. We appreciate the illustrations produced by Arlene Colman and Kisslan Chan, and comments offered by gene Titmus, Christopher Beekman, and Arlene Colman.

BIBLIOgrAPHY Cach, Eric, 2003, “El ritual funerario de la tradición Teuchtitlan”, Seminario de Historia Mexicana, 4(1): 95-120.

92


Obsidian Lapidary without Polishing

Teuchitlán, Jalisco”, tesis de licenciatura, enah, México. ———, 1990, “Áreas de actividad en un taller de manufactura de implementos de piedra tallada”, en Nuevos enfoques en el estudio de la lítica, M. D. Soto de Arechavaleta (ed.), pp. 215-242, unam, México. Velázquez Castro, Adrián, 2006, “Producción de objetos de concha en el Templo Mayor”, Arqueología Mexicana, 14(80): 44-48. ——— y Lynneth S. Lowe, 2007, Los moluscos arqueológicos: una visión del mundo maya, Cuadernos del Centro de Estudios Mayas, núm. 34, unam, México. Weigand, Phil C. y Acelia garcía de Weigand, 1994, “Minería prehispánica en Jalisco”, Estudios Jaliscienses, 17: 5-21. Weigand, Phil C., Acelia garcía de Weigand y Michael glascock, 2004, “La explotación de los yacimientos de obsidiana del centrooeste de Jalisco”, en Bienes estratégicos del antiguo occidente de México, Eduardo Williams (ed.), pp. 113-135, El Colegio de Michoacán, Zamora.

Esparza, rodrigo, 2003, “La obsidiana en el contexto arqueológico de los guachimontones: un recurso estratégico en el desarrollo de sociedades estatales”, Seminario de Historia Mexicana, 4(1): 73-93. ———, 2005, “Minería prehispánica de obsidiana en la región central de Jalisco”, en Tradiciones arqueológicas, Efraín Cárdenas (ed.), pp. 79-89, El Colegio de Michoacán, gobierno del Estado de Michoacán, México. Melgar Tísoc, Emiliano, 2004, “La lapidaria del Templo Mayor: estilos y tradiciones tecnológicos. Informe semestral 2004 para la evaluación de definitividad de la plaza de profesor investigador asociado “A”, ms. López, Lorenza y Jorge ramos, 2006, “La excavación de la tumba de Huitzilapa”, en Perspectivas del Antiguo Occidente de México, 3a. ed., pp. 57-74, Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco, The Art Institute of Chicago, guadalajara. Soto de Arechavaleta, Dolores, 1982, “Análisis de la tecnología de producción del taller de obsidiana de guachimontón,

93


Los raspadores de maguey de la región de Metztitlán. Un enfoque tecnológico* Gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma**

introduccion En los contextos del Posclásico tardío en las subcuencas de Metztitlán-Mezquititlán, en el noreste del estado de Hidalgo (figura 1), abunda un tipo de raspador definido como raspador de maguey,1 cuya forma en planta y tamaño mues­tran pocas variaciones entre un sitio y otro. Este trabajo se propone una aproximación a esta herramienta desde el punto de vista tipológico y tecnológico: trataremos de reconstruir algunos pasos del proceso de manufactura en su relación espacial y temporal y en la naturaleza de la mano de obra involucrada. Ya se ha realizado un estudio funcional (Elizalde y Mandujano, 2000) y está en preparación otro basado en propuestas de la arqueología cognitiva, que trata de aislar elementos relacionados con conductas sociales, modelos mentales y análisis semánticos y semióticos de la forma de estas herramientas, vistas como el producto de una construcción tecnológica históricamente determinada.

Premisas tipológicas Al clasificar materiales arqueológicos no podemos soslayar el hecho de que los artefac­ tos, cuya forma inicial se llevó a cabo sobre cánones socialmente establecidos, llegan a nosotros con una diversificación morfológica que es consecuencia en primer lugar de factores sincrónicos, como estilos específicos de manufactura, intensidad y calidad de uso, preferencias de los usuarios, accidentes y pérdidas. También contribuyen, a veces de manera importante, agentes posdeposicionales, tanto naturales como ligados a actividades humanas, incluyendo el reciclaje y hasta las consecuencias de las labores arqueológicas. Así, en muchos tipos de herramientas, a partir de un diseño inicial compartido, diferentes historias de vida tuvieron como resultado final formas diferentes que fueron interpretadas como variantes tipológicas iniciales.2 Si el investigador no percibe este hecho, puede tender a generar tipologías sobre criterios disímbolos e incompatibles. Otro factor a considerar es la fabricación de las herramientas que denominamos compuestas. De éstas la más famosa en México es

* Este trabajo se desarrolló con base en una ponencia presentada en la 3a. Reunión de Lítica, Subdirección de Laboratorios, inah, México, 2005. ** Investigadores de tiempo completo comisionados al Centro inah-Veracruz, Unidad Xalapa. 1 El análisis fino de atributos de la herramienta terminada será objeto de otro trabajo y se basará aproximadamente en 350 piezas, completas y fragmentos.

2 Por ejemplo, los llamados raspadores de hombro o de hocico (Bordes, 1961) podrían ser el resultado de un desgaste diferencial por uso del extremo distal.

95


Gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma

Laguna de Metztitlán Zacualtipan Itztayatla Atopixco Metztitlán

Mezquititlán

querétaro

Cabeceras municipales Pueblos Sitios arqueológicos

Veracruz

Hidalgo Pachuca

Estado de México

Puebla

Tlaxcala

Figura 1. Mapa general del área de estudio.

quizá el macahuitl.3 Las piezas destinadas a ser ensambladas pueden llegar a tener diferentes significados si se consideran aisladamente o en grupo. Por ejemplo, en el Mesolítico europeo, los microlitos geométricos encontrados por millares son objeto de fácil clasificación por sus formas geométricas repetitivas, pero cada uno por sí solo carecía de un sentido funcional, mientras que en grupos ordenados podían formar puntas, cuchillos, arpones, hoces y muchas otras herramientas. El trabajo del tipólogo consiste en jerarquizar, agrupar y segregar conjuntos de atributos,

marcando las fronteras de cada tipo y tratando de explicar las desviaciones de las tendencias centrales. Para ello selecciona los materiales donde abundan las recurrencias y discrimina todos aquellos que no tienen cabida en su esquema clasificatorio, y que a veces son la mayoría de las piezas. En la lítica tallada del Posclásico tardío de la altiplanicie central de México, las navajas,4 las puntas, los cuchillos5 y los raspadores6 fueron las categorías tipoló4 Hemos evitado el adjetivo “prismática” porque es redundante en la definición de la geometría de la pieza. 5 Ponemos estas dos categorías juntas por la dificultad de separarlas en ausencia de trabajos específicos funcionales. Por otro lado, guardan similitudes en la morfología general. 6 Además de éstas, había otras formas, como los perforadores, que sin embargo no parecen haber sido objetos de producción y consumo socialmente regulados.

3 Información sobre este implemento se puede consultar en Hernández (1959), quien, entre otras cosas, menciona el reciclaje de los segmentos dañados para manufacturar puntas; y en Hassig (1988), quien, a partir de diferentes fuentes, plantea tipología y función de esta arma.

96


Los raspadores de maguey de la región de Metztitlán

de la Colonia.9 Creemos que el ámbito de su elaboración fue el masculino, mientras su consumo pudo darse en ambos sexos. Las puntas y cuchillos pertenecen a una tradición que tiene sus raíces en la larga etapa cazadora-recolectora. A diferencia de las navajas, que tienen un breve florecimiento con la llamada cultura Clovis y, aparentemente, dejan de fabricarse en México durante el Holoceno temprano y medio, los instrumentos bifaciales siguen utilizándose hasta la Colonia, con una gran continuidad formal en algunos tipos y varias innovaciones, tanto técnicas como tipológicas.10 Estos instrumentos, más que las navajas, tienen una connotación básicamente masculina, ya que hacia fines del Pleistoceno y comienzos del Holoceno se erigieron como el símbolo del hombre, primero el cazador y luego el guerrero. Pensamos que estas implicaciones de género se mantuvieron a lo largo de toda la época prehispánica, resignificándose con otras funciones rituales, como las vinculadas al sacrificio humano. Esta tecnología recibió un impulso particular en el área maya, donde se procesaba principalmente pedernal, llegando a niveles técnicos que se enriquecen de contenidos estéticos. Los raspadores se cuentan entre las herramientas más antiguas en la historia de la humanidad, ya que se conocen desde el Olduvaiense,11 con una antigüedad supuesta de 2 millones de años y siguen durante el Paleolítico, con

gicas generales cuya forma y manufactura eran sancionadas socialmente. Claramente muchas más herramientas intervenían en las diferentes dimensiones de la existencia, pero la mayoría de éstas eran fabricadas en el momento y muchas veces eran desechadas después del uso, perteneciendo a la categoría de herramientas improvisadas,7 propuesta por Binford (1989). En el caso de las navajas, como hemos señalado en trabajos anteriores (Cassiano y Álvarez, 2007, en prensa), el área de dispersión se extiende hacia el occidente y sureste del país, con algunas variantes tipológicas y morfológicas, aunque en principio existen dos tipos por técnica y tamaño: las navajas propiamente dichas y las micronavajas. Su notable profundidad cronológica, mayor a los 4 000 años, habla de una tradición que probablemente tuvo su lugar de origen8 en regiones cercanas a los yacimientos de obsidiana, ya que éste es el material más apto para su fabricación. Su posterior difusión y popularización está ligada en primer término a un consumo suntuario por parte de grupos de elite. una ventaja de este proceso de fabricación era que el producto final, la navaja, contaba con todos los atributos formales para entrar en el proceso de consumo que, se ha especulado, fue tanto ritual como doméstico. Este último parece improbable en el caso de las micronavajas, mientras las navajas grandes fueron transformadas en puntas de proyectil, perforadores, hojas de rasurar y escarificadores o, sin transformación, simplemente sirvieron de instrumentos cortantes, como lo atestiguan la gran cantidad de segmentos con fuertes huellas de uso encontrados en los contextos del Posclásico tardío y

9 La escasez de instrumentos de metal hizo que el consumo de navajas se prolongara durante la Colonia, ya despojado de sus contenidos rituales. La descripción de su proceso de fabricación asombró a varios cronistas, lo que además hizo que las descripciones fueran muy aproximativas, afectando nuestra posibilidad de reconstruir el proceso (cfr. Motolinía, 1979). 10 Sobresale el uso de soportes especializados del tipo de navajas y macronavajas, y la diferenciación en dos grandes clases de tamaño, a partir de la introducción del arco, que fomentó la microlitización y el uso, siempre más intenso y especializado, de la técnica por presión. 11 Bajo esta denominación, acuñada por la arqueóloga Mary Leakey, se agrupan las industrias líticas que se asocian con los Australopithecus, el Homo habilis y los primeros H. erectus.

7 En inglés es denominada expedient technology y es enunciada originalmente por Binford (1989); sin embargo, en México su significado se ha deformado, dándole una connotación evolutiva por la asociación con formas más “primitivas” de tecnología. 8 A la fecha no se puede definir si este tipo fue introducido o es una invención independiente. Sin embargo, el que no haya navajas en el norte sugiere la posibilidad de una “invención mesoamericana”.

97


Gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma

planes.15 En otro trabajo hemos planteado nuestra opinión en torno a los raspadores sobre extremidad de navajilla, comunes en el Posclásico tardío, donde la modificación del extremo distal parecía corresponder a estrategias de distribución (Cassiano, 1993). En el ámbito de la organización del trabajo, en el Posclásico los procedimientos de fabricación de bifaciales, raspadores y navajas parecen haber sido autónomos, teniendo en común una concepción tecnológica general que desplaza la complejidad del proceso de la fabricación de la herramienta en sí, a la manufactura del soporte. Esta tendencia se había empezado a manifestar en las industrias microlíticas de finales del Paleolítico superior, pero ya estaba contenida conceptualmente en la llamada “técnica Levallois” del Paleolítico medio en Europa. una última anotación: así como los procesos de manufactura son independientes en términos de la organización del trabajo, los productos al contrario tienen propiedades transferibles; por ejemplo, con las navajas se podían hacer puntas, así como raspadores; asimismo, la tecnología de puntas y cuchillos podía enfocarse a la fabricación de elementos del macahuitl y estos últimos a su vez podían ser transformados en puntas. El que a partir del Clásico se manufacturaran puntas sobre navaja tiene implicaciones más profundas, ya que las navajas involucraban el autosacrificio, mientras las puntas y cuchillos se vinculaban al sacrificio del “otro”. La dualidad simbólica está también ejemplificada por ciertos núcleos en forma de lengua agotados, que en una cara tienen los desprendimientos de navajas y en la otra muestran retoques por presión, característicos de los cuchillos bifaciales.

una gran variabilidad tipológica en lo que se refiere al material empleado, a la geometría en planta, a la forma del área de sujeción y de la porción considerada como activa, al espesor y al tamaño y a las implicaciones funcionales. En México los raspadores están presentes en muchísimos sitios dentro y fuera del Altiplano Central desde la etapa cazadora-recolectora, pero todavía existe mucha confusión sobre sus rasgos característicos, así que nos parece oportuno referir la definición más antigua, planteada por primera vez por Bordes (1961) y que reportamos no literalmente:12 raspador es aquella lasca o navaja que presenta en uno o dos extremos un retoque continuo directo13 no abrupto14 que forma un frente plano o redondeado. En nuestra opinión, en primera instancia Bordes quería marcar la diferencia entre raspador y raedera que, para él, radicaba sobre todo en el tipo y posición del retoque. Éste, en las raederas, era más plano y se ubicaba de preferencia en los filos más que en los extremos, salvo en el caso de las varias raederas transversales. Como es costumbre entre los arqueólogos, esta propuesta tipológica tuvo mucho éxito y se popularizó, adquiriendo con el tiempo connotaciones funcionales que estaban fuera de las intenciones de la definición original. Por otro lado, se empleó de manera vaga y superficial para clasificar objetos que no tenían relación entre sí y que pertenecían a áreas geográficas, culturas y cronologías diferentes. También queda poco clara la diferencia entre los raspadores propiamente y los cepillos, y carecen de precisión tipológica los scraper

12 La definición originaria de raspador es tan amplia que permitía incluir una gran variedad de piezas, por lo que no tenía un sentido funcional explícito. Así, es posible que las piezas que definimos raspadores en diferentes épocas y/o culturas no guarden ningún parecido funcional. 13 retoque directo es aquel cuyas cicatrices se ubican en la cara dorsal. 14 El ángulo entre el frente retocado y la cara dorsal debe ser menor de 90º.

Antecedentes Es en este marco donde se inserta la discusión sobre los raspadores de maguey. Para este tipo 15 Podría traducirse como “plano de raspar” y, al parecer, identifica lascas de talón muy ancho, con retoque en la cara dorsal adyacente al talón.

98


Los raspadores de maguey de la región de Metztitlán

toca varios temas tipológicos y tecnológicos, lo hace de manera general y sin profundizar en las consecuencias en lo arqueológico. Las investigaciones de Pastrana (1998) en la Sierra de las Navajas aportan los primeros datos de excavación de la que fue quizá el área de extracción más importante de todo México. En cuanto a sus propuestas de reconstrucción de los procesos de fabricación, compartimos con gaxiola algunas dudas sobre si la forma de los núcleos que ilustra es congruente con la de las lascas-soporte de los raspadores.16 Por otro lado, no coincidimos en lo que respecta a la morfología de las lascas de reducción y retoque que, como veremos más adelante, poseen ciertos rasgos peculiares y reconocibles. Lo que muestran estos trabajos es que el procedimiento de manufactura, cuando menos en las tres áreas, tiene más similitudes que diferencias. En visitas realizadas tanto a la Sierra de las Navajas como a Otumba hemos observado evidencias de este proceso, especialmente en los núcleos, que son inconfundibles. Asimismo, éstos están presentes en los materiales de Oyameles-Zaragoza (Lara, 2003). Primero vamos a tratar de describir los atributos principales de la herramienta conocida como raspador de maguey, aclarando que no pretendemos abarcar la diversidad de formas que se consideran en esta categoría tipológica, sino sólo la que se exhibe en la región de Metztitlán,17 aunque tomamos otros ejemplos a nivel comparativo. El soporte es una lasca alargada con una o dos aristas regulares; la forma en planta es almendrada; la sección longitudinal es cóncavo-convexa, con una curva pronunciada en el extremo distal; éste, que es denominado frente, muestra un retoque continuo, con un ángulo que va de plano a semiabrupto. El retoque de los filos, obtenido

contamos con información de las fuentes, ya que en el Códice Florentino (apud Clark, 1989) hay una ilustración en planta que corresponde, en la forma, a las piezas arqueológicas (figura 2). Por otro lado, Sahagún (1975) habla de varios tipos de navajas, de los que unas son “para raer los meollos de maguey para que manen”, en referencia probable a los raspadores. Es interesante notar que la denominación de navaja es aplicada por este autor de manera indiferenciada tanto a instrumentos para cortar como navajillas, cuchillos y elementos de macanas, como para raer, lo que nos remonta a la hermenéutica analógica de las fuentes.

Figura 2. Códice Florentino. representación de un raspador de maguey (modificado de Clark, 1989).

Arqueológicamente, ya se ha empezado a prestar cierta atención a esta herramienta para fines de identificación tipológica y de análisis tecnológico. Entre los trabajos más puntuales están los de gaxiola (2005), Elizalde y Mandujano (2000) y Pastrana (1998). En el primero se hace una relación bastante minuciosa y crítica de los antecedentes de estudio, por lo que no creemos necesario volver a mencionarlos: tenemos varias coincidencias en la apreciación de la estructura del proceso de trabajo, sobre todo en lo que concierne a la fabricación de los soportes, aunque falta un poco de especificidad sobre la manufactura de los raspadores y los cambios de la forma durante el proceso de uso. La tesis profesional de Elizalde y Mandujano (2000) empieza a explorar el terreno funcional y debe ser considerada como un trabajo pionero, propositivo pero no concluyente; aunque

16 De hecho, el uso de dos plataformas, cada una en un extremo, parece haber tenido por objetivo seguir obteniendo lascas rectas. 17 gaxiola (2005) propone por lo menos dos variantes, con y sin espiga, siendo la primera más común en la cuenca de México y en el valle poblano.

99


Gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma

por percusión directa y generalmente continuo, se ubica en la cara dorsal y puede ser marginal, invadiente o cubriente. La longitud varía entre 8 y 14 cm, aunque es muy probable que en una etapa inicial de uso se sitúe entre 12 y 14 cm. La distribución espacial todavía es incierta. El área donde tiene mayor presencia es el centro de la república, específicamente la cuenca de México, Puebla, Oaxaca, Hidalgo, Tlaxcala, Michoacán y guanajuato. Posiblemente esté presente en querétaro y en la porción seca de Veracruz. Su ausencia en el noreste de México y en el noroeste-suroeste y, en general, en las tierras bajas tropicales, probablemente se deba a la asociación especializada de esta herramienta con grupos, recursos y actividades no existentes en estas zonas. Su distribución temporal es más problemática por la falta de secuencias confiables y fechadas. Está ausente en los sitios de cazadoresrecolectores prehistóricos, por lo menos en la forma en que lo conocemos durante el Posclásico.18 Evidentemente no se puede descartar que, antes de su aparición, existiera alguna herramienta para la misma función, pero el enfoque de la relación forma-función es necesario para la discusión de cuándo y por qué se empieza a estandarizar19 el procedimiento de manufactura. Es en el Preclásico cuando se identifica una herramienta de este tipo, aunque sólo a finales del Clásico la podemos reconocer con seguridad. Tanto en Cholula como en El Tajín hay representaciones pictóricas relacionadas con el consumo del pulque, y en Cantona hay abundancia de raspadores. Durante el Epiclásico éstos se vuelven comunes y en el Posclásico el consumo del pulque se generaliza, aunque por las menciones de las

fuentes se destina a eventos especiales, como bodas, ritos propiciatorios, funerarios y sacrificios humanos. Proceso productivo La fabricación se rige por modalidades predeterminadas. La estructura espacial del proceso de trabajo, por lo menos durante el Posclásico, estaría articulada en cuatro fases: extracción de la materia prima, manufactura de las lascas, fabricación del raspador y adecuación de éste por parte del usuario. Cada paso puede tener actores diferentes o iguales, aunque es más factible pensar que los primeros dos hayan sido realizados por un mismo conjunto de personas.20 El tercero, aunque espacialmente disociado de las áreas de extracción de obsidiana, también pudo haber sido efectuado por los mismos artesanos. Extracción de la materia prima Todos los raspadores analizados fueron manufacturados con la obsidiana del yacimiento denominado de Zacualtipan.21 Desde el punto de vista geológico se trata de un domo riolítico con depósitos complejos, donde se conjuntan flujos riolíticos e ignimbríticos. Entre los contados estudios cabe mencionar un recorrido efectuado por Abascal (1981) y las prospeccio20 En las minas de Zacualtipan hay otros dos procesos claramente manifiestos: la fabricación de bifaciales y de núcleos de navajillas, siendo que estos dos con frecuencia se encuentran en porciones más alejadas de las áreas de extracción, aunque igualmente se pueden hallar junto a éstas. 21 El yacimiento cubre un área de por lo menos 100 km2 entre los pueblos de Atopixco y Tlahuelompa, sin abarcar la ciudad que le dio nombre. La extensión real es difícil de determinar porque el componente ignimbrítico produce la existencia de nódulos siempre más pequeños conforme nos alejamos del centro de emisión. Además hay que considerar la quebrada configuración topográfica de la sierra, cuyos plegamientos y disección provocan su lejano desplazamiento de la fuente original, sobre todo a tierras bajas. Actualmente podemos agregar un intenso factor de disgregación “en masa” ligado a su uso como material para “engravar” caminos, lo que desde luego está contribuyendo a la destrucción de los contextos arqueológicos.

18 Desde la etapa Clovis hay piezas parecidas en planta pero que no muestran la característica curvatura en perfil. 19 referimos el término estandarizar a la existencia de una serie de rasgos repetitivos en el proceso que conducen a la obtención de productos que comparten similitudes formales.

100


Los raspadores de maguey de la región de Metztitlán

Figura 3. Yacimiento de Zacualtipan. Flujo riolítico con obsidiana.

Figura 4. Yacimiento de Zacualtipan. Campo de nódulos.

nes de robert Cobean (2002) en la década de 1970. La obsidiana se encuentra tanto en depósitos primarios como secundarios. No hallamos evidencia de la explotación de los primarios, que están entremezclados con flujos riolíticos y son de baja calidad (figura 3). Los depósitos secundarios consisten en bloques subangulares de diferentes dimensiones en una matriz de toba amarilla redepositada no consolidada, que se distribuyen desde la superficie hasta por lo menos 10 m de profundidad. Es muy probable que desde la etapa cazadora-recolectora hasta el Epiclásico se explotaran los depósitos más superficiales con una técnica que consistía en descabezar el horizonte superficial del suelo para extraer nódulos y bloques, seleccionando los de mayor tamaño y de mejor calidad (Álvarez y Cassiano, 2007). Indicadores de este tipo de extracción son los “campos de nódulos” de pequeñas dimensiones que cubren la superficie del suelo (figura 4), en asociación espacial con talleres donde se presentan las primeras fases de los procesos de fabricación, sobre todo de bifaciales. Otra técnica muy común es por medio de socavones a cielo abierto, de diferente tamaño y forma, predominando los alargados cuya profundidad variaba entre 1 y 3 m, dependiendo del espesor y profundidad de la veta,

Figura 5. Yacimiento de Zacualtipan. Socavón.

mientras la longitud podía llegar hasta 10 m22 (figura 5). Ésta es la explotación que más se asocia con los desechos de manufactura de soportes de raspadores, por lo que es necesario describir someramente la primera fase del proceso. Primera etapa de transformación: manufactura de las lascas Ésta se realizaba prácticamente junto al socavón, lo que sugiere que se trata de áreas de trabajo temporal, sin la formación de campamentos estables. Los bloques extraídos eran objeto de 22 Se trata sólo de aproximaciones, ya que la mayoría de estas depresiones están siendo utilizadas como depósitos de basura y se están azolvando muy rápidamente.

101


Gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma

de preparación de plataforma, probablemente porque en la mayoría de los casos ésta se formaba simplemente fracturando el bloque y obteniendo superficies planas. La técnica empleada fue la percusión directa con percutores de riolita, de los que hay por lo menos dos tipos, unos redondeados y pequeños, de 5 a 10 cm de diámetro, y otros más grandes y alargados, de 30 cm de longitud; estos últimos se utilizaban para fracturar los bloques más grandes y fabricar plataformas, mientras los más pequeños servían para la extracción de las lascas. Su materia prima no era de procedencia local, aunque sí regional.24 El objetivo de este procedimiento fue la obtención de lascas de entre 12 y 14 cm de longitud y 6 a 10 cm de anchura, con los márgenes divergentes desde el talón y con acentuada curvatura distal, que funcionalmente es el rasgo quizá más importante de este raspador25 (figura 7). De éstas casi no hemos encontrado

Figura 6. Atopixco. Desechos con núcleos junto a un socavón.

una primera selección, por tamaño y por calidad del material, ya que alrededor de los socavones hay cierta cantidad de material sin trabajar, aunque no muy grande, lo que podría implicar que éstos eran retirados en determinados momentos hacia áreas de desecho definitivo; hay evidencias de grandes amontonamientos de desechos in situ que han modificado la topografía original del área y son difícilmente observables desde la superficie, salvo en el caso de alguna afectación reciente (figura 6). Los depósitos están formados por una gran cantidad de núcleos en diferentes etapas, y de lascas, entre las que prevalecen las alargadas, con o sin córtex, con una o dos aristas en la cara dorsal y de tamaño grande, que pueden ser mayores que 20 cm; el extremo distal frecuentemente está curvado y es “pasado”.23 Este rasgo en la literatura se ha asociado con errores, pero en el caso de la fabricación de soportes para raspadores es posible que responda a una estrategia de lasqueo dirigida a obtener una mayor curvatura distal, a “acucharar” la pieza. También son frecuentes las lascas “en cresta” para la preparación y corrección del plano de desprendimiento. Mucho más escasas son las

24 En este punto queremos remitirnos a algunas observaciones etnográficas procedentes del pueblo de Nopalillo, Hgo. Es ésta una pequeña comunidad cercana a la ciudad de Pachuca y a los pies del cerro Cruz del Milagro, en la denominada Sierra de las Navajas, donde algunos de los pobladores se dedican a la minería de obsidiana y a la manufactura de piezas tanto talladas como pulidas. La técnica de lasqueo preferida es la percusión directa con percutores de toba riolítica, que obtienen en un sector específico del área de minas. Aquí pudimos observar que los percutores están sujetos no sólo al desgaste granular normal, sino también a fracturas que reducen su tamaño mucho más rápidamente. Por tanto, en general aquí los percutores pequeños son el resultado de la reducción de tamaño de los grandes y su forma redondeada es producto del uso. El consumo y desecho de tales herramientas es tan alto que en la actualidad, aun con cuatro horas de trabajo diario, duran entre 15 días y un mes. A este propósito hay que aclarar que la materia prima de los percutores actuales es menos resistente que la de los arqueológicos, que son de riolita. 25 Esta curvatura le da a la pieza propiedades parecidas a las de un cucharón para recoger y desechar el bagazo producto del raspado de la piña del maguey, localmente denominado mexal. Esta forma también tiene que ver con la ergonomía del trabajo de raspado, con la forma de la piña y la curvatura que toma cuando se desprende el quiote y se van ensanchando. La forma curva, que además es la forma natural del cajete, es la ideal para favorecer el raspado y hacerlo sin desperdicio.

23 Con este término nos referimos a las lascas cuyo extremo es más espeso que el resto de la pieza por la sustracción de una porción distal del núcleo mayor de lo normal, que produce su acortamiento.

102


Los raspadores de maguey de la región de Metztitlán

anchura, se vuelve inadecuada para la fabricación de los raspadores (figura 8). Lo anterior redunda en una gran abundancia, en las minas, de núcleos agotados aunque, a primera vista, todavía tienen mucho potencial de producción. Esto indica que la mayor parte de las lascas-soporte fueron manufacturadas en el yacimiento y establece una clara relación, ya mencionada, con la técnica de extracción por socavones. Por otro lado, los centenares de núcleos desechados atestiguan la importancia de esta producción, mientras su ausencia en los talleres de manufactura de raspadores indica una relación de complementariedad entre ambas áreas de trabajo. El que se trate de una gran producción de núcleos y lascas especializados también hace improbable el reciclaje de lascas de preparación de núcleos de navajas prismáticas. En el Sitio de Mesa del Pixtli de hecho tenemos representados los dos procesos y hay lascas de última preparación de núcleos de navajillas, pero éstas por lo general no sirven para fabricar este tipo de raspador porque son más angostas, puntiagudas y casi rectas. En este caso es factible pensar que los núcleos llegaran de los yacimientos en etapas avanzadas de preparación, dada la relativa escasez de lascas corticadas. Como ya se señaló antes, hay muchas similitudes en el proceso de manufactura entre este yacimiento y los de Pachuca y Otumba, donde encontramos núcleos, lascas y raspadores muy parecidos.

Figura 7. Lasca-soporte.

especímenes completos en los talleres porque eran llevados a otros lugares para su transformación definitiva, pero quedan sus negativos en los núcleos hallados en gran cantidad alrededor de los socavones y los resultados de extracciones fallidas, como piezas deformadas o fracturadas. Los núcleos son aplanados y, por lo general, fueron trabajados en una sola cara, en la que se conserva un solo desprendimiento completo, es decir que cada nueva lasca se extraía de manera adyacente a la anterior. Esta estrategia “monofacial” tiene por objetivo mantener una baja curvatura en el plano de desprendimiento y permitir la extracción continua de lascas anchas y delgadas. La plataforma normalmente es inclinada, lo que indica el uso de la percusión directa.26 La porción distal muestra una fuerte curvatura en el último tercio y el extremo casi siempre es plano, ambos atributos relacionados con la técnica de extracción “pasada”, que produce el acortamiento siempre mayor del núcleo, hasta su abandono, cuando la longitud de las lascas, más que la

26 La plataforma inclinada, en ausencia de la preparación puntual del talón para sostener el punzón, no permite el uso de la percusión indirecta.

Figura 8. Núcleo desechado.

103


Gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma

Segunda etapa de transformación. Fabricación del raspador En la región de Metztitlán-Mezquititlán hemos detectado por lo menos dos sitios con evidencias de producción especializada y masiva de raspadores: el ya mencionado de la Mesa del Pixtli y el de la Feria de los raspadores, frente al sitio monumental de La Fortaleza.27 Hay ciertas diferencias entre estos sitios: en primer lugar se encuentran en contextos ambientales diferentes, ya que Mesa del Pixtli está sobre una terraza entre las calizas y las tobas volcánicas recientes, a una altura de 1 700 msnm, en un microambiente sumamente árido en la actualidad, mientras la Feria de los raspadores está a 1 200 m de altitud, cerca de un cauce permanente. El primero es mucho más grande y diversificado y contiene cierta cantidad de herramientas terminadas y utilizadas, delatando así su naturaleza habitacional. En ninguno de los dos sitios hemos encontrado percutores, pero es probable que éstos fueran de riolita, que son los característicos del área y, en general, los preferidos para trabajar la obsidiana.28 El proceso general de manufactura fue semejante, aun en la forma específica y especializada de desprender las lascas de reducción. un rasgo interesante es que, a juzgar por los soportes rotos en etapas iniciales, éstos llegaban a los talleres sin modificaciones.29 Al parecer, primero se modificaba el extremo distal (figura 9), a veces se trabajaba de forma menor el proximal, para eliminar el talón y/o el bulbo,30

Figura 9. Fragmento distal modificado.

Figura 10. Fragmento proximal modificado.

luego se retocaban los lados, empezando por lo común por el izquierdo, en caso de que el lasqueador fuera derecho (figura 10). La mayor probabilidad de error se daba en el retoque del extremo distal, aunque desgraciadamente no tenemos muchas de estas porciones. Es probable que si la fractura distal abarcaba una sección pequeña, la lasca se reutilizara fabricando un raspador más corto. Las lascas de fabricación poseen un talón ancho que corresponde a una porción de la cara ventral del raspador, es decir que cada lasqueo se lleva una porción de entre 1 y 2 mm de la cara ventral, por lo que la manufactura puede implicar una cierta reducción de la anchura. En este sentido tenemos dos diferentes estilos de manufactura, uno que implica retoques marginales y otro que muestra retoques invadientes o cubrientes. Podría ser que esta diferencia también tenga que ver con la an-

27 En otros más, como en La Loma Seca, Oyapa y Ocuicalco, entre otros, hemos reconocido lascas que proceden de la manufactura o del reacondicionamiento de estas herramientas. 28 Percutores de este material son comunes por ejemplo en los yacimientos de Otumba y de la Sierra de las Navajas. 29 Esto marca una diferencia por ejemplo con la Sierra de las Navajas, donde por lo menos una parte de los soportes eran modificados en los asentamientos adyacentes a las minas, es decir que las primeras tres fases del proceso se realizaban en el mismo lugar (Pastrana, op. cit.). 30 Hay muchos raspadores que conservan el talón, por lo que su eliminación pudo haber sido una prefe-

rencia del artesano más que una manera de mejorar la ergonomía de la herramienta.

104


Los raspadores de maguey de la región de Metztitlán

Figura 12. Lasca de reducción.

Otro elemento importante es la fuerte curvatura en sección transversal, que rompe entre la sección medial y la distal31 (figura 12). Curiosamente, entre las muchas piezas desechadas hay más porciones proximales que distales, aunque esto puede deberse a que éstas no fueron reconocidas. La escasez de retoques parece indicar que los accidentes de fabricación se daban generalmente en las primeras fases del trabajo.

Figura 11. Tipos de retoque: 1) marginal; 2) cubriente.

chura, el espesor y la regularidad del soporte (figura 11). A veces, el raspador se fabrica en sentido opuesto al del eje técnico de la lasca, pero sólo cuando las proporciones de ésta están invertidas. El extremo distal era una porción delicada de la herramienta ya que en ella se encontraba una parte del borde funcional, así que aquí el retoque inicial era plano, probablemente para dejar al usuario de la herramienta la posibilidad de modificarlo según su preferencia. Las lascas de reducción y retoque, como se ha señalado antes, muestran rasgos característicos que nos han permitido identificar áreas de manufactura o de reavivamiento de raspadores sin contar con su presencia. Sus formas en planta son variadas, predominan la rectangular y la triangular. En la cara dorsal muestran dos aristas paralelas o convergentes, raramente sólo una, lo que también permite diferenciarlas de las de retoque de puntas y cuchillos. También en la mayoría de los casos tienen una línea de microrretoques adyacentes a la zona del talón. Este último es asimismo un rasgo sobresaliente ya que es relativamente angosto y está entre esta zona de microrretoques y un plano ancho e inclinado que forma con la cara ventral un ángulo siempre mayor de 90º. Este plano es parte de la cara ventral del soporte que se elimina en el momento del retoque.

Adecuación inicial y reacondicionamiento por parte del usuario La función de estos raspadores no ha sido plenamente demostrada, pero es probable que fueran herramientas vinculadas a la producción de aguamiel y, por extensión, a la del pulque (Álvarez, Cassiano y Villa, 1988; Durán, 1984). Su abundancia en la región de Metztitlán, sobre todo en las laderas intermedias, parece tener relación con la distribución antigua del cultivo del maguey. Los análisis de huellas de uso no han permitido aislar rasgos específicos vinculados al medio pulquero, pero tampoco han llevado a desechar tal posibilidad (Elizalde y Mandujano, 2000). Esta implicación funcional conlleva modalidades específicas de consumo de la herramienta. Para empezar, su sujeción fue manual,32 31 Experimentalmente hemos logrado reproducir este tipo de lasca por percusión directa tangencial, aplicando un vector de fuerza inclinado y utilizando la cara ventral como plataforma. 32 Durante el Posclásico tardío también son frecuentes los llamados raspadores de espiga (garcía Cook)que

105


Gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma

Figura 14. Deformación por uso del frente y de los filos.

Figura 13. Abrasión en cara ventral.

a juzgar por la recurrencia, en la cara ventral cerca del extremo proximal y en la porción medial, de huellas de abrasión que suponemos fueron producidas por el roce de la mano sobre la pieza con el intermedio de abrasivos naturales (figura 13). Por otro lado, y un poco en contra de la definición tradicional de raspador, en el proceso de uso intervenía sólo una fracción del llamado frente útil y la mayor parte de uno de los filos, el derecho o el izquierdo si el usuario era zurdo o derecho. Esto también explicaría el adelgazamiento basal dorsal y/o ventral de la mayoría de las piezas. La primera acción del usuario fue el retoque del frente y del filo para obtener el ángulo de trabajo preferido; para facilitar esta adecuación las piezas en proceso que circulaban debieron tener el frente plano. También se adaptaba la porción de sujeción eliminando asperezas y, a veces, redondeando el margen por abrasión. Estas pequeñas modificaciones permitían insertar la herramienta en el proceso de consumo y además particularizaba su relación con el usuario de una manera mucho más estricta que en el caso de los raspadores de metal. Esta apropiación de la relación se volvía más fuerte

conforme los cambios morfológicos ocasionados por el uso la iban alejando de la forma inicial y la iban individualizando. El frente funcional evidentemente sufrió más las consecuencias de la utilización. Su mor fología cambiaba de convexa a rectoconvexa (figura 14) y el ángulo de trabajo se volvía progresivamente más abrupto, lo que hacía necesaria la aplicación de retoques para reavivar el filo, normalmente en la cara dorsal pero, a veces, en la ventral (figura 15). Las consecuencias más serias fueron la progresiva reducción de la anchura, de la longitud y de la curvatura. Este último rasgo, como ya se dijo, fue muy importante funcionalmente, ya que se relacionaba con el uso del raspador como cucharón para extraer el mexal,33 tal como se observa en los instrumentos de metal introducidos después de la Conquista (Parsons y Parsons, 1990). Así, los raspadores se acortaban constantemente y es probable que, llegando a la mitad de su tamaño original, fueran desechados o reinsertados en otro proceso de consumo, ambas acciones probablemente ligadas a la unidad doméstica, porque allí es donde los

33 Con este término otomí se designa el tejido cicatricial que se raspa en el interior de la piña del maguey para que produzca aguamiel. Puede además ser utilizado para el lavado de trastes de cocina, gracias a su consistencia fibrosa y contenido de saponinas.

tienen un pedúnculo que probablemente era el soporte de un mango. En caso de ser raspadores de maguey, su ergonomía seguramente era diferente, ya que sólo se podían usar de frente.

106


Los raspadores de maguey de la región de Metztitlán

el procedimiento de manufactura continuó sin muchas variaciones. Consideraciones finales El estudio de las herramientas líticas tiene que tomar en cuenta el género, el sector social, la región y tradición cultural, la temporalidad y las interacciones interculturales económicas, políticas e ideológicas. Asimismo, se debe considerar la acción individual en su capacidad de interpretar la normatividad social en relación a la manufactura y uso de herramientas. Como se señaló al principio, el manejo de estos factores, sean aislados o interactuantes, es más productivo cuando se trata de herramientas con procedimientos de fabricación y formas estandarizados, como las navajas, puntas y cuchillos. Las relaciones forma-función, por ejemplo, son más evidentes en instrumentos fabricados “en serie”. Éste es un rasgo social que permea todos los sectores de una sociedad, cada uno de los cuales se puede identificar con determinados procedimientos. Por ejemplo, mientras las puntas y las navajas tienen que ver con una ritualidad de elite, ligada a la guerra y al sacrificio, el raspador de maguey se relaciona con un estrato campesino, aunque en realidad en las fuentes no se hacen menciones explícitas sobre los actores sociales de la producción. En este sentido, los raspadores en general habían sido clasificados básicamente como herramientas femeninas, con poca relación directa con el ámbito ritual; sin embargo, por lo menos en el caso del raspador de maguey, estas valoraciones parecen ser incorrectas, ya que su fabricación y uso prehispánicos fueron masculinos, su empleo se dio fuera de la unidad doméstica y, por su función esencial en la fabricación del pulque, tenían un sentido y un objetivo último rituales. El que en la actualidad también las mujeres desempeñen la función de tlachiqueras35 puede haberse originado por

Figura 15. reavivamiento del filo en cara ventral.

encontramos.34 Hoy día, en las casas de los campesinos que aún raspan el maguey, se puede ver cómo los raspadores metálicos inutilizados por el uso todavía permanecen en el ámbito inmediato de la unidad doméstica, en el patio o en el área de fermentación. Esto pudo haber sucedido también en el pasado. Hay otros agentes que ocasionan modificaciones en las piezas, por ejemplo, accidentes en diferentes momentos del proceso de producción y uso, aunque son muy difíciles de detectar arqueológicamente. Los raspadores se usaron hasta bien entrada la Colonia, pues el metal al principio era un material escaso, tanto que los propios españoles echaron mano de la obsidiana para la confección de herramientas. Los principales consumidores de estas herramientas fueron las haciendas pulqueras que procesaban grandes volúmenes de maguey, hasta 15 000 al mismo tiempo y, probablemente, gastaban gran cantidad de raspadores, entre otros implementos. En esta perspectiva sería lógico suponer que muchos talleres de raspadores pertenezcan a la época posconquista y que no puedan ser distinguidos de los prehispánicos porque 34 En el material hay por lo menos dos categorías de raspadores, los denominados de maguey y otro de tamaño mucho menor y de sección longitudinal recta, que podrían ser el resultado de la refuncionalización de los primeros.

35 Los tlachiqueros son las personas, hombres o mujeres, encargadas de la preparación del maguey, de su raspado y de la extracción y acarreo del aguamiel.

107


Gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma

la pérdida de implicaciones simbólicas del pulque. En la Feria de los raspadores y en la Mesa del Pixtli, los dos sitios que reconocimos como talleres de raspadores y de raspadores y navajas, respectivamente, aparecen áreas de trabajo especializadas y segregadas y la cerámica asociada puede referirse a actividades de mantenimiento de los artesanos. En el caso de las navajas, esto se hace aún más evidente con el abrigo de la Caparrosa, cerca de Zacualtipan, donde se fabricaron grandes cantidades de piezas en una pequeña oquedad formada entre grandes bloques caídos de basalto, lejos de cualquier sitio habitacional (figura 16). Pero la evidencia más impresionante se relaciona con los grandes bifaciales, de los que encontramos por lo menos tres áreas de manufactura: una, un taller en mina en las cercanías del pueblo de Atopixco, otra en una terraza sobre el río Panotlan, abajo del Sitio de La Fortaleza y la tercera en el Sitio de La Mesa, adyacente al centro ceremonial (figura 17). Las menciones anteriores están orientadas al reconocimiento de una relación entre el espacio y su función que, entre otras cosas, es resultado de la necesidad de la apropiación del conocimiento en ciertas áreas de la tecnología por parte de sectores sociales que ejercen la política. El control del entorno tecnológico como ejercicio de poder se manifiesta no sólo en el aislamiento cognoscitivo de los procedimientos técnicos, sino también en el acotamiento de los ámbitos funcionales. El que en la arqueología se abuse de las explicaciones rituales e ideológicas de hecho puede corresponder a una percepción, mal conceptualizada y peor argumentada, de indicadores materiales de la “supremacía”, en determinados momentos, de estos ámbitos menos tangibles sobre los de las actividades de subsistencia básica. Como ya se señaló en otro trabajo (Cassiano y Álvarez, 2007), las navajas, que durante el Formativo y parte del Clásico tienen una distribución más focalizada y cuya manufactura parece limitarse a algunos centros de producción

Figura 16. Zacualtipan. Abrigo de la Caparrosa.

Figura 17. Atopixco. Taller de bifaciales.

cercanos a los yacimientos a finales del Clásico y durante el Posclásico, alcanzan una distribución más amplia, encontrándose en porciones del occidente, donde antes estaban ausentes o en la costa del golfo, donde eran muy escasas. Asimismo, llegan hasta el noroeste-suroeste, en el centro-sur de Sonora. un hecho más relevante que el anterior es el surgimiento de nuevos centros de producción, por ejemplo Cantona, a finales del Clásico, Huapalcalco y Metztitlán en el Epiclásico y Tula en el Posclásico temprano, donde se tiene un control pleno de la tecnología y se empiezan a generar variantes de manufactura. Los raspadores que son el tema de este trabajo también están geográficamente restringidos y numéricamente reducidos durante

108


Los raspadores de maguey de la región de Metztitlán

herramientas de trabajo elaboradas con materias primas locales, en vista de la limitada disponibilidad de metal. Suponemos que el empleo de la obsidiana continuó hasta mucho después, llegando hasta el umbral de la revolución mexicana. Sin embargo, en el caso de los raspadores esto pudo haber sucedido antes, puesto que su función estaba específicamente ligada al procesamiento del pulque, bebida que fue “satanizada” ya que se asociaba con los efectos nocivos del alcohol y con sus connotaciones rituales, como se puede ver por ejemplo en la pintura mural de la capilla agustina del pueblo de Santa María Xoxoteco, en el municipio de Mezquititlán (Artigas, 1978) (figura 18). Hay indicios de que esto se dio a mediados del siglo xix y que la producción de pulque sólo se reemprendió en algún momento del siglo xx, pero ya con el uso de raspadores de metal.

el Formativo, siendo probable que en el Clásico cuando se empiece a generar el modelo de raspador de maguey como herramienta socialmente sancionada, fisonomía que se generalizará en el Posclásico. La escasez de tales elementos en los sitios del Epiclásico de Metztitlán puede a su vez ayudarnos a plantear la filiación de los grupos en este momento, con la posibilidad de que lleguen de áreas donde no se da la producción de pulque. Por otro lado, la continuidad de la tecnología de navajillas y la virtual desaparición de la de cuchillos bifaciales plantea la posibilidad de la entrada de poblaciones que traen elementos tecnológicos diferentes. Podríamos estar frente a una tecnología con rasgos étnicos, quizá relacionada con los otomíes, quienes se han caracterizado históricamente por el consumo de pulque y el procesamiento del maguey (Álvarez y Cassiano, op. cit.). Asimismo, podría haberse dado la difusión tardía, posterior a la Conquista, de este rasgo en vinculación con el desarrollo de las haciendas pulqueras y la necesidad de abastecerlas de

BIBLIOgrAFÍA Abascal, r., 1981, “Yacimientos y talleres prehispánicos de obsidiana en la Sierra de Hidalgo”, en Yacimientos y talleres prehispánicos de obsidiana en el estado de Hidalgo, M. gaxiola (ed.) Cuaderno de Trabajo núm. 1, Centro regional de Hidalgo, inah, México, pp. 83-128. Álvarez P., Ana Ma., g. Cassiano y A. Villa K., 1998, “La explotación del maguey pulquero en la zona de Metztitlán: datos etnográficos y arqueológicos”, Dimensión Antropológica, 5(13): 7-30. Álvarez P. Ana Ma. y g. Cassiano, 2007, “Presencia otomí en la conformación del señorío de Metztitlán”, ponencia presentada en el VII Simposio de Otopames, Xalapa, Veracruz. Artigas H., J. B., 1978, La piel de la arquitectura, Murales de Santa María Xoxoteco, México, Escuela Nacional de Arquitectura, unam, México. Binford, L. r., 1989, “Tecnology of Early Man. An Organizational Approach to the Old-

Figura 18. Capilla de Santa María Xoxoteco. Panel de los bebedores de pulque (modificado de Artigas, 1978).

109


Gianfranco Cassiano y Ana María Álvarez Palma

García Cook, A., 1967, Análisis tipológico de artefactos, inah, Serie Investigaciones, 12, México. Gaxiola g., M., 2005, “La producción de raspadores de maguey en Huapalcalco: una industria especializada”, en Reflexiones sobre la industria lítica, L. Mirambell y L. gonzález (eds.), inah, México. Hassig, r., 1988, Aztec Warfare, university of Oklahoma Press, Norman y Londres. Hernández, F., 1959, Historia natural de Nueva España, vol. II, t. II, unam, México. Lara g., A., 2003, “El yacimiento de OyamelesZaragoza, Puebla. Ejercicios de explotación prehispánica”, tesis de licenciatura, enah, inah, México. Motolinía, T., 1979, Historia de los Indios de la Nueva España, Porrúa, México. Parsons, J. y M. Parsons, 1990, Maguey Utilization in Highland Central Mexico. An Archaeological Ethnography, Anthropological Papers 82, Museum of Anthropology, university of Michigan, Ann Arbor. Pastrana, C. A., 1998, La explotación azteca de la Sierra de las Navajas, inah, Colección Científica, 383, México. Sahagún, B., de, 1975, Historia general de las cosas de la Nueva España, Porrúa, Sepan Cuantos, 300, México.

owan”, en Debating Archaeology, Academic Press, pp. 437-463. Bordes, F., 1961, Typologie du Paléolithique ancien et moyen, Impriméries Delmas, Burgeos. Cassiano, g., 1993, “Algunas consideraciones sobre los cambios de la tecnología de navajillas prismáticas en la época prehispánica”, Arqueología, segunda época, 5: 107-118, Dirección de Arqueología, inah, México. ——— y A. Ma. Álvarez P. (en prenta), “La tecnología de las navajillas prismáticas en la perspectiva histórica”. Clark, J. E., 1989, “Obsidian: The Primary Mesoamerican Sources”, en La obsidiana en Mesoamérica, gaxiola, M. y J. E. Clark (coords.), inah-sep, Serie Arqueología, Colección Científica, México, pp. 299-329. Cobean, r. H., 2002, Un mundo de obsidiana: minería y comercio de un vidrio volcánico en el México antiguo, inah/university of Pittsburg, Serie Arqueología de México, México. Durán, fray Diego, 1984, Historia de las Indias de Nueva España e Islas de Tierra Firme, 2 tomos, Porrúa, Colección Biblioteca Porrúa, núms. 36 y 37, México. Elizalde r., S. y C. Mandujano Á., 2000, “Los raspadores de obsidiana del señorío de Metztitlán, Hidalgo. Tipología y función de herramientas con la aplicación de técnicas de sem, pixe y naa”, tesis de licenciatura en Arqueología, enah, inah, México.

110


La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana en Huapalcalco, Hidalgo Margarita Gaxiola González*

las categorías de comunidad de producción y de plaza de mercado. En el enfoque que utilizo para esbozar esta interpretación, la producción, la circulación y el consumo de instrumentos de obsidiana son procesos interrela­cionados en el espacio y en el tiempo. La interrelación entre manufactura e intercambio se establece en la medida en que este último nace de la división social del trabajo y es un fenómeno intermediario entre la producción y la distribución. Su intensidad, extensión y forma están determinados por las relaciones de producción.

Introducción En el valle de Tulancingo existió desde el periodo Arcaico una tradición local de manufactura de instrumentos de obsidiana de talla bifacial (Irwing Williams, 1963) y a partir del Preclásico medio instrumentos producidos con la obsidiana de Tulancingo fueron objeto de intercambio a larga distancia.1 Durante el Epiclásico, esta obsidiana fue explotada y trabajada con intensidad en torno a una comunidad de producción que abarcó diversos ámbitos urbanos de Huapalcalco, asentamiento dominante de la región durante esta época. En este trabajo presento una visión de conjunto sobre las características que tuvo la organización de la producción de instrumentos de obsidiana de Huapalcalco a partir de

Lo que crea las relaciones de intercambio no son las propiedades físicas de las mercancías sino las relaciones sociales, históricamente específicas que suscriben esta forma particular de circulación (Patterson, 2005: 317-318).

* Dirección de Estudios Arqueológicos, Subdirección de Investigación y Conservación del Patrimonio Arqueológico, inah. 1 La obsidiana de Tulancingo fue intercambiada a larga distancia desde el Preclásico medio con aldeas de la cuenca de México, la Mixteca Alta y los valles centrales de Oaxaca (Pires-Ferreira, 1975; Boksenbaum et al., 1987). En Teotihuacan fue la tercera obsidiana en importancia utilizada (Spence, 1987). En el ámbito del intercambio de larga distancia, en el área maya con el Petén Guatemalteco (Moholy Nagy y Nelson, 1990; Rice et al., 1985). Durante el Epiclásico, Xochicalco fue una de las ciudades que se abastecía de obsidiana de Tulancingo para la obtención de puntas de proyectil (Hirth, 2006). Al parecer hasta el Posclásico tardío se seguía consumiendo (Cruz, 2000; Neff et al., 2000).

Esta interpretación general se basa en el análisis de datos empíricos procedentes de una diversidad de contextos arqueológicos investigados y obtenidos a partir del estudio de: a) la materia prima, que estuvo orientado a la localización y caracterización química de las fuentes de abastecimiento de obsidiana en el sur de Hidalgo, que se sitúan en el entorno geográfico regional de Huapalcalco, y b) los contextos ar­queológicos con evidencia de manufactura de instrumentos, tanto aquellos de tipo intensivo –los talleres– como los de tipo doméstico,

111


Margarita Gaxiola González

todos ellos situados en el espacio urbano de Huapalcalco.

o bien en zonas húmedas o con suelos saturados de agua (gaxiola, 2001). Además del maíz y del nopal de grana, el cultivo del maguey sobresale por la intensidad con que se practicó esta actividad agrícola, la cual estuvo en estrecha relación con la industria de obsidiana debido a que la manufactura de raspadores de maguey fue una industria especializada en la antigua ciudad (gaxiola, 2005a). Otro recurso natural importante en la región fue la obsidiana, explotada intensivamente como materia prima para la fabricación de herramientas de trabajo. Las elevaciones que limitan el valle hacia el sur, oriente y poniente, con alturas que oscilan entre 2 250 y 3 000 msnm, corresponden en su mayoría a depósitos volcánicos de varias edades. Especialmente en las montañas al sureste del valle se han registrado varias localidades con obsidiana, entre ellas destacan El Pizarrín, situada a 2 km al sureste del centro ceremonial de Huapalcalco, así como Tepalzingo, rancho Tenango y El Encinal (gaxiola, 1981; Cobean, 2002). Estas cuatro localidades forman dos grupos químicos e integran el sistema de yacimientos de Tulancingo (gaxiola y Nelson, 2005). De todas ellas, El Pizarrín es la localidad con evidencia de explotación más intensiva y, bajo la jurisdicción de Huapalcalco, fue la fuente principal de abastecimiento de obsidiana durante el Epiclásico en el valle de Tulancingo. El sistema de yacimientos de Tulancingo forma parte, a su vez, de una zona más amplia de extracción de obsidiana en el centro de México, caracterizada por Berdan y Smith (2004: 54-55) como una zona clave en el intercambio mesoamericano de larga distancia (zocm). Huapalcalco se sitúa en una posición geográfica nodal que favoreció e impulsó el intercambio interregional de obsidiana. Estas características del medio natural de Huapalcalco, a saber, la cercanía entre la planicie aluvial del valle de Tulancingo y los depósitos de obsidiana, propició que en su territorio convergieran dos tipos de áreas de importancia en la interacción económica macrorregional:

Huapalcalco: una próspera zona productiva y una zona de extracción de materia prima La zona arqueológica de Huapalcalco se localiza en el valle de Tulancingo, cuenca lacustre del Eje Neovolcánico que se sitúa en el extremo nororiental del Altiplano Central. La ciudad fue el sitio dominante de la región de Tulancingo durante el Epiclásico y su ocupación ha sido fechada por radiocarbono entre 650 y 900 años d.C. (gaxiola, 1999).2 El asentamiento, con una superficie aproximada de 5 km2, se sitúa sobre la ladera surponiente del cerro del Tecolote, macizo que cierra el valle en su extremo suroeste, por donde cruza el camino principal que comunica el centro de México con el centro-norte de la costa del golfo. La planicie, conformada por sedimentos aluviales cuaternarios, fue muy propicia para su explotación agrícola, y el emplazamiento de Huapalcalco fue especialmente favorable para la agricultura intensiva, por su asociación geográfica con dos de los distritos de riego más ricos y fértiles del valle: el de Zupitlán y el del río grande de Tulancingo. Su práctica está documentada arqueológicamente, ya que entre los restos botánicos recuperados de excavaciones de unidades habitacionales destaca una variedad de plantas de hábitat herbáceo que crecen dentro de áreas de cultivo, sobre todo en las que tienen riego, 2 El espacio geográfico de esta zona arqueológica no fue ocupado exclusivamente en esta época. En los abrigos rocosos que se encuentran en los acantilados de riolita y que flanquean su centro ceremonial se ha estudiado una ocupación antigua del Arcaico, fechada alrededor de 5 000 años a.C. A la ocupación del Epiclásico le precede una del Preclásico tardío (ca. 150 d.C.), cuya extensión y características aún no han sido estudiadas. En épocas posteriores, una vez abandonada la ciudad epiclásica, entre los años 1250 y 1521 d.C., el antiguo espacio urbano fue reocupado, en forma dispersa, por población de carácter rural de los calpolli pertenecientes a Tollantzinco, asentamiento central del altépetl, situado a 2 km al poniente de Huapalcalco.

112


La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana

ticiparon tres tipos de unidades de producción, articuladas por cadenas de cooperación del trabajo de talla: los talleres que representan la producción especializada y las unidades domésticas de consumo productivo. Estos tipos de actividades manufactureras se desarrollaron en el entorno doméstico, pero las unidades productivas especializadas tienen la particularidad de estar asentadas sobre la fuente de abastecimiento de materia prima y de incorporarse espacialmente al ámbito urbano de Huapalcalco como un sector productivo organizado. Por otro lado, las unidades domésticas participaron activamente en la producción, conformando un sector de la comunidad de producción que participaba como consumo productivo.

la próspera zona productiva y la zona de extracción de materia prima. Esta circunstancia favoreció el desarrollo de un sector manufacturero incorporado al espacio urbano y de una plaza de mercado donde confluía una red de caminos que articularon tres medios naturales diversos: el altiplano, la sierra y la costa. Huapalcalco, una ciudad artesanal Huapalcalco fue un centro artesanal especializado en el trabajo de talla de obsidiana para la manufactura de instrumentos. Su producción, especializada en puntas de proyectil y raspadores de maguey, se centraba en la explotación intensiva del yacimiento de obsidiana de El Pizarrín y en el control completo de su proceso productivo. El trabajo manufacturero, cuya evidencia arqueológica está atestiguada por la abundancia de desecho de talla disperso en toda la extensión de la zona arqueológica, fue una actividad que se realizó en forma intensiva y en una diversidad de contextos dentro de la ciudad. Los resultados del análisis tecnológico de las industrias líticas y su representación en los contextos en que operaban sus cadenas de trabajo nos han permitido proponer que la producción artesanal en Huapalcalco fue un factor dinámico de su economía, que representó una importante fuente de riqueza. La estrategia de producción que se desarrolló en esta ciudad-Estado tuvo como finalidad la intensificación productiva ligada al intercambio mercantil. La utilización de la categoría de comunidad de producción tiene como objetivo reconstruir la organización laboral en el ámbito comunitario, tratando de reconocer formas de articulación y cooperación más allá de la organización del trabajo individual en cada uno de los talleres o de otras unidades de manufactura. La actividad manufacturera estuvo organizada en torno a una comunidad de producción centrada en la explotación intensiva del yacimiento de obsidiana de El Pizarrín, cuyos talleres tuvieron el control completo del proceso productivo. En esta comunidad par-

La división técnica del trabajo: industrias y cadenas operativas Abordo la división técnica del trabajo utilizando dos categorías principales: las industrias, que nos permiten clasificar los sistemas técnicos globales, y las cadenas operativas, que facilitan la ubicación de cada contexto arqueológico en un marco general de organización de la manufactura y del uso de los instrumentos (Dobres, 2000:164-182). La reconstrucción de las secuencias de reducción en cada unidad manufacturera, mediante el análisis tecnológico del desecho de talla, permitió enfocar el estudio de la organización laboral en términos de operaciones secuenciales-técnicas de la transformación de la materia prima. Los resultados obtenidos son la base para la reconstrucción de la división técnica de la manufactura representada en las unidades de producción de Huapalcalco. En el trabajo de análisis lítico considero que las industrias representan una actividad productiva organizada en torno a un conjunto de operaciones técnicas representativas de una forma común de procesar o transformar un determinado tipo de materia prima en instrumento de trabajo. Son dos los elementos que tomé en consideración para definir una indus-

113


Margarita Gaxiola González

bifacial para la manufactura de puntas de proyectil. Se distinguen por tener procesos de trabajo estandarizados, representados por instrumentos con una gran homogeneidad tanto en sus características tecnológicas como formales. La distribución espacial del desecho de talla de estas industrias presenta en superficie una distribución diferenciada en altas concentraciones, asociadas a conjuntos habitacionales localizados sobre la localidad de obsidiana de El Pizarrín. La industria de bifaciales presenta una secuencia de manufactura que se inicia con el desbaste de nódulos para obtener un artefacto-base. Se han distinguido tres tipos: la lasca obtenida de nódulos o bloques, que es la más frecuente, la macronavajas de percusión de núcleos cónicos o cilíndricos, o bien, en ocasiones, un bloque o nódulo en bruto. A partir de la reducción del artefacto-base se inicia la segunda etapa de reducción en la que se obtiene, mediante el desbaste por percusión directa en ambas caras, una preforma bifacial. Hemos definido tres tipos de preforma de acuerdo con el avance en su reducción. En la última etapa, representada por la preforma 3, se trabaja mediante retoques por presión para dar la forma definitiva a la punta de proyectil; se forma el filo y el área de enmangue mediante la elaboración del pedúnculo y las muescas (figura 1) (gaxiola et al., 1987). Los instrumentos monofaciales fabricados en los talleres de obsidiana de Huapalcalco presentan gran homogeneidad en sus características morfológicas y tecnológicas. Se trata de raspadores terminales de forma ojival y tamaño que varía entre 7.5 y 10 cm de longitud, entre 5 y 3 cm de ancho en la extremidad distal, y 2 cm en promedio de espesor. El proceso de manufactura que caracteriza a la industria monofacial de raspadores de maguey está tecnológicamente diferenciado del proceso utilizado para la fabricación de herramientas bifaciales. La secuencia de reducción se caracteriza por la preparación, por percusión directa, de un núcleo en general de forma cónica

tria de obsidiana tallada: el tipo de materia prima y los instrumentos y conjunto de técnicas utilizados para su fabricación. La obsidiana fue la única materia prima usada en la fabricación de instrumentos tallados en Huapalcalco. Este tipo de material permite que el estudio de su explotación y aprovechamiento como materia prima pueda llevarse a cabo con cierta precisión, ya que mediante análisis químicos de caracterización es posible identificar los yacimientos de obsidiana que fueron fuentes de suministro de materia prima (glascock, Braswell y Cobean, 1998). En el caso de Huapalcalco, este factor es de importancia, dada la diversidad de yacimientos de los que se abasteció su población, por lo que, en relación al origen de la obsidiana, las industrias se agruparon en locales y alóctonas. El estudio de las industrias de obsidiana locales permitió reconocer la existencia de un sector productivo interno que alcanzó niveles de especialización artesanal, mientras que las industrias alóctonas hicieron posible investigar las estrategias de abastecimiento de la materia prima y el intercambio de obsidiana. Identifiqué cinco industrias de obsidiana tallada, cada una de ellas está representada por un tipo de instrumento, por su propia secuencia de reducción y conjunto de técnicas de talla, en la que en forma combinada se utilizaron técnicas de percusión y de presión. Las cinco categorías de industrias son: bifacial (puntas de proyectil y cuchillos), monofacial (raspador de maguey), laminar chico, industria de lascas (raspadores terminales chicos) y navajas prismáticas. Las industrias de obsidiana local. De estas cinco industrias líticas identificadas, cuatro se utilizaban en la transformación de la materia prima local: dos de ellas especializadas –bifacial y monofacial– y las otras dos de tipo doméstico –laminar y de lascas–. Las industrias especializadas están tecnológicamente diferenciadas en dos ramas: la industria monofacial destinada a la fabricación de raspadores de maguey y la

114


La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana

1

2

3 0

5 cm

Figura 1. Preformas.

laminar de núcleos cónicos medianos y una industria de lascas. A partir de nódulos medianos y pequeños, que por su tamaño no eran utilizados en los talleres, se elaboraron diferentes tipos de raspadores más pequeños, así como herramientas informales sobre navajas y lascas (figura 3) (gaxiola y del razo, 2006).

con plataforma lisa, amplios planos de desprendimiento y aristas rectas. De este tipo de núcleos se obtenían macronavajas, con la porción distal curva y abultada. una vez obtenida la macronavaja, se procedía a darle forma al instrumento monofacial mediante un trabajo inicial de desbaste marginal de la cara dorsal; posteriormente, en la última fase de la secuencia, la talla se continuaba con el trabajo sobre la cara dorsal, eliminando el talón liso original para obtener una forma algo puntiaguda en el extremo proximal, porción del instrumento que se enmangaba o por donde se sujetaba. La extremidad distal de la preforma, que es la parte activa del instrumento, se trabajaba hasta obtener una curvatura pronunciada y forma redondeada (figura 2). Estas herramientas de talla monofacial son productos especializados fabricados en las diversas unidades de producción de Huapalcalco y utilizados muy probablemente para raspar maguey, uno de los cultivos más importantes del valle de Tulancingo en la época prehispánica (gaxiola et al., 1987; gaxiola, 2005b). He documentado las industrias que considero como domésticas en unidades habitacionales, y los procesos de trabajo que las caracterizan son menos estandarizados. Los materiales estudiados permitieron identificar una industria

Las unidades de producción Como resultado del trabajo arqueológico, he definido tres tipos de unidades de producción: a) talleres de manufactura completa especializados (gaxiola et al., 1987; gaxiola y guevara, 1989), b) talleres de manufactura secundaria especializados (gaxiola, 2005b), y c) unidades domésticas manufactureras (gaxiola y del razo, 2006). En este trabajo propongo que estas unidades funcionaron organizadas en dos grandes sectores: el sector productivo especializado y el sector de consumo productivo. El sector productivo especializado. Los talleres, que se localizan sobre una superficie 1.5 km2 en el extremo sur de la antigua ciudad de Huapalcalco conforman un distrito manufacturero, pues están organizados espacialmente en torno al yacimiento de obsidiana de El Pizarrín. En este sector del sito, el desecho de talla en superficie se intensifica y deja de presentarse en

115


Margarita Gaxiola González

Figura 2. raspadores de maguey procedentes de diversos contextos arqueológicos de Huapalcalco.

Nódulo

Nódulos vírgenes

Núcleo cónico

Prenúcleos completos con plataforma

Módulos partidos en dos partes

Núcleos multidireccionales

Navaja base

Preformas de raspadores espigado y circular

Preforma de raspador espigado

Preforma de raspador terminal

Raspador circular

Raspadores espigados

Figura 3. Secuencia de reducción de las industrias laminar y de lascas de la unidad habitacional B de Huapalcalco. Dibujo de Carlo del razo.

116


La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana

centraciones más densas de desecho de talla, por lo que se asumió que ahí podía estar representada la forma más compleja de la organización del trabajo. Por esta razón, se excavó en forma extensiva una unidad habitacional en la esquina sur del conjunto arquitectónico. El conjunto se compone de ocho unidades habitacionales construidas sobre plataformas. Hacia el sur se encuentran dos montículos grandes formados por desecho de talla bifacial, los que a principios del siglo xx ocupaban, cada uno, una superficie de 8 m y una altura de 3 m (Breton, 1978:4) (figura 5). La exploración de la unidad habitacional permitió identificar tres tipos de espacios diferenciados: el espacio propiamente habitacional integrado por cuartos con pisos de estuco y cimientos de piedra, construidos sobre una plataforma. Adyacente a la plataforma y a todo su largo,

forma generalizada; su dispersión muestra un patrón particular, representado por concentraciones discretas, asociadas a conjuntos habitacionales. Se registraron seis conjuntos habitacionales-talleres y en dos de ellos se realizaron investigaciones arqueológicas más detalladas (figura 4). Estos conjuntos habitacionales-talleres eran viviendas domésticas de estructura múltiple con una configuración interna distintiva. Las características arquitectónicas, arreglo espacial, forma, cantidad y tamaño de las unidades habitacionales que las integran son diferentes entre sí; también se observa variabilidad en su ubicación y en la densidad de sus concentraciones de desecho de talla (gaxiola, 2006). El conjunto habitacional-taller de El Pizarrín presentaba en superficie la mayor cantidad de unidades habitacionales, así como las con-

Sector Este Sector Oeste

Cerro del Tecolote

Gra n Zona Arqueológica de Huapalcalco Río d 1. Área cívico-ceremonial y habitacional nucleada. e

Unidad doméstica del Área B

d

Rancho La Cañada

a b c

• • •

El Pizarrín La Escondida Rancho El Pizarrín

eT ula

nci

ngo

2. Área habitacional con alta concentración de desecho de talla 3. Yacimiento de obsidiana de El Pizarrín

N 0

500

1000 m

Figura 4. Localización de las unidades de producción de obsidiana de Huapalcalco.

117


Margarita Gaxiola González

Figura 5. Basureros comunales del conjunto habitacional-taller de El Pizarrín.

se registró un espacio abierto con restos de un piso enlajado y con evidencias de explotación intensiva de vetas de obsidiana. Las huellas de su extracción dejaron ahuecamientos en la roca madre, que fueron rellenados con desecho de talla y depósitos de basura especiales.3 En el extremo opuesto al patio se encontró un temazcal, integrado arquitectónicamente al acceso de la unidad habitacional, el que probablemente constituyó una instalación colectiva para la práctica terapeútica (gaxiola, 2001) (figura 6). En los talleres de El Pizarrín se llevaba a cabo en forma completa el proceso de manufactura de las industrias especializadas, desde la extracción de la materia prima hasta la elaboración final de los instrumentos. Por las carac-

terísticas de su desecho de talla se ha considerado como el taller más productivo de este sector. De la porción excavada se recuperaron de los basureros de desecho de talla 80 838 nódulos. De obsidiana en bruto equivalentes a 1 872 kg de desecho de materia prima. La Escondida es otra zona de habitación y de trabajo situada sobre la ladera alta de la loma, hacia el noreste del yacimiento y del conjunto de El Pizarrín. Esta unidad está integrada por dos montículos y una vasta zona de dispersión de desecho de talla. una característica distintiva es su estructura arquitectónica principal que mide 45 por 30 m de lado y tiene una altura de 4 m; está compuesta por una plataforma o basamento en cuya parte superior se encuentran dos cuartos construidos en la esquina suroeste y una construcción ubicada en la parte baja de la plataforma. Por su localización, características arquitectónicas y dimensiones, puede considerarse un montículo único en su clase, en relación a los de los otros conjuntos habitacionales en

3 El desecho de talla también fue utilizado intensivamente como material de relleno arquitectónico, pero asimismo fue depositado en lugares especiales en la plataforma habitacional.

118


La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana

Figura 6. Conjunto habitacional-taller de El Pizarrín.

dos se identificaron tanto preformas bifaciales como raspadores fracturados durante las distintas etapas de su reducción. El conjunto rancho La Cañada está integrado por cinco estructuras arquitectónicas, muy probablemente de carácter residencial, y por cuatro concentraciones discretas de desecho de talla de obsidiana. El análisis tecnológico del desecho de talla recolectado sistemáticamente en superficie ha permitido establecer que esta unidad productiva la fabricación de instrumentos se especializaba en las dos últimas etapas de manufactura. La producción dominante era la de los cuchillos y puntas de proyectil y la secundaria era la de raspadores de maguey (gaxiola, 2005b). El hecho de que la manufactura se iniciara a partir de la segunda etapa de las se-

la zona de talladores; es muy probable que no haya tenido funciones de habitación sino más bien de índole administrativa o ritual. El segundo montículo es pequeño, de un metro de altura, se encuentra en asociación directa con la zona de dispersión de desecho de talla y en su aspecto formal es muy parecido a los montículos habitacionales que conforman el conjunto de rancho La Cañada. El área de dispersión de desecho de talla abarca una amplia superficie desde la barranca, la ladera y un extremo de la cima de la loma, con dos concentraciones discretas de acumulación que forman montículos con alturas mayores a 1 m. Los desechos de talla indican que ahí se realizaban las dos secuencias de reducción de las industrias especializadas, ya que entre los productos desecha-

119


Margarita Gaxiola González

cuencias de reducción indica que su funcionamiento dependía de otras unidades productivas del sitio donde se iniciaba el trabajo. Es muy probable que los talleres establecidos sobre el yacimiento de El Pizarrín hayan proveído de núcleos y preformas bifaciales a los artesanos que habitaban en rancho La Cañada, pues se ha determinado que en esos talleres se llevaba a cabo en forma intensiva tanto la extracción de la materia prima como la fabricación de preformas bifaciales y núcleos. En los talleres, la división técnica por industrias especializadas es extensiva a todas las unidades de producción; es decir, en una misma unidad manufacturera se producían tres tipos de productos mediante dos tecnologías diferentes. Se observa, sin embargo, una diferenciación en relación a la segmentación de la secuencia de reducción, por lo que los talleres asentados sobre el yacimiento en donde la secuencia se realizaba en forma completa se han caracterizado como talleres cabecera, que ejercieron el control completo del proceso productivo, mientras que los talleres como el de rancho La Cañada se ubicaron en la categoría de talleres secundarios. La producción conjunta de estos dos tipos de unidades era excedentaria, y estaba destinada a satisfacer las necesidades de consumo de la población mediante el intercambio mercantil.

Figura 7. Desecho de talla característico del sector habitacional de Huapalcalco. a) Nódulo virgen de obsidiana. b) Nódulo con retoque monofacial. c) Preforma bifacial pequeña. d) Lascas de adelgazamiento. e) Fragmento de punta de proyectil. f) Navaja prismática de obsidiana de la Sierra de las Navajas.

de producción y tenía los conocimientos tecnológicos y las habilidades indispensables para fabricar, usar y reparar sus propios instrumentos. En este tipo de viviendas tenían lugar procesos de manufactura primaria en industrias que denominamos domésticas, como la laminar y la de lascas; se abastecían de nódulos medianos y pequeños, que no eran útiles para la manufactura de los instrumentos especializados, y que eran aprovechados para la fabricación de instrumentos más pequeños, de uso doméstico, como pequeños raspadores, navajas de percusión y lascas (gaxiola y del razo, 2006). En la unidad habitacional del Área B se encontraron 25 nódulos de obsidiana vírgenes desechados, lo que contrasta notablemente con la cantidad de 80 838 encontrada en una unidad habitacional de artesanos especialistas en los talleres de El Pizarrín. Otra característica interesante es la presencia de procesos de manufactura secundaria relativos a las industrias especializadas, pues se determinó que se abastecían de productos primarios producidos en los talleres como preformas de raspadores de maguey y de puntas de proyectil. Estos productos primaros eran transforma-

El sector de consumo productivo: la manufactura en unidades habitacionales. El tercer tipo de unidad de producción se estudió en dos viviendas domésticas de estructura simple, localizadas en la periferia del sector urbano nucleado de Huapalcalco, muy cerca de la planicie aluvial, espacialmente fuera del distrito manufacturero. En superficie no había evidencia de concentraciones densas y discretas de desecho de talla, como en el caso de los talleres. Sin embargo, de su excavación se recuperó una gran cantidad de material de este tipo (figura 7). Su estudio ha permitido conocer que un amplio sector de la población campesina que residía en el centro urbano también formaba parte de la comunidad

120


La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana

dos en instrumentos y reparados en las unidades habitacionales. A esta forma de suministro la llamo consumo productivo. La comunidad de producción En los contextos arqueológicos estudiados detectamos dos tipos de secuencias de reducción: los procesos de trabajo completos y los segmentados, que se dividen en manufactura primaria y manufactura secundaria.4 Esto indica que los centros de manufactura no fueron autónomos, sino que estaban articulados mediante cadenas de cooperación del trabajo. Estas formas de articulación constituyen la segunda forma de la división técnica del trabajo. Las formas de cooperación del trabajo en que se organizaba han permitido delinear los sectores productivos que integran la comunidad artesanal de Huapalcalco. Creo que es posible reconocer dos niveles de cooperación, el primero de ellos se basaría en el parentesco ya que cada unidad de producción está asociada a un determinado tipo de vivienda, ya sea del tipo múltiple o simple, por lo que el trabajo productivo era proporcionado por las unidades habitacionales donde residían los artesanos, como es común en Mesoamérica. una característica particular de Huapalcalco es que una gran mayoría de las unidades domésticas de la ciudad tenían los conocimientos y habilidades para la manufactura de la diversidad de herramientas de obsidiana que se utilizaron en el sitio. Es esta característica la que nos permite en primer término considerar a Huapalcalco como una ciudad artesanal. El segundo nivel de cooperación operaría sólo como una forma particular de articulación entre los talleres, representados por los conjuntos habitacionales del distrito manufacturero. Los talleres como El Pizarrín, que tenían el control sobre la fuente de abastecimiento

de materia prima y el proceso productivo completo, eran las unidades de producción cabecera, que permitían el funcionamiento de otras unidades de producción donde se realizaba la manufactura secundaria de las industrias bifaciales y monofaciales. El hecho de que cada conjunto habitacional-taller tenga una configuración interna distintiva, es decir, que no compartan patrones residenciales, sugiere que cada uno de ellos tuvo una identidad particular, e indicaría la presencia de una organización de la fuerza de trabajo en unidades mayores y distinta a la de la familia. Esta organización más amplia de la fuerza de trabajo podría ser similar a la que en la época colonial se conocía como cuadrillas, y que en el Posclásico tardío solía integrarse en grupos de uno a cinco veintenas de trabajadores. Esta forma de organización tenía funcionarios llamados tepixque, “vigilantes de la gente”, que siendo los más conocedores tenían a su cargo el reclutamiento y la distribución de las cargas de trabajo, bajo el principio de rotación (rojas, 1977:9-18). Lo que le da un carácter distintivo a la comunidad de producción de Huapalcalco es, por una parte, la presencia de talleres con procesos de trabajo completos, característica poco usual en la organización laboral de las industrias líticas mesoamericanas; por otra, que el sector consumidor fuera productivo e incluyera a un amplio sector de la población campesina. Características que indicarían además que la producción era una actividad especializada, pero no un monopolio. En su ensayo sobre la economía prehispánica, Carrasco señala que hubo campos de la producción en los que la actividad mercantil pudo desarrollarse y en los que la distribución de la riqueza habría sido el resultado de la actividad mercantil, por lo que:

4 La primera incluye las actividades que abarcan desde la extracción de la materia prima hasta la reducción de los nódulos a núcleos o preformas, y la segunda corresponde a la reducción a partir de núcleos, artefactos-base o preformas para la fabricación de instrumentos finales.

…la aplicabilidad de distintos conceptos de mercado se tiene que discutir sólo en el caso de algunas materias escasas, como obsidiana y cobre, [y] pensar en la importancia de ahondar en lo

121


Margarita Gaxiola González

poco que se sabe de su adquisición y uso, para poder establecer su peso como factor determinante para el dominio de la producción y de la economía en su totalidad (Carrasco 1978:44-45).

tanto de productos primarios consumidos por las unidades domésticas como la de los instrumentos terminados que se fabricaban en los talleres, es decir la producción de esta comunidad artesanal independiente, haya sido el intercambio mercantil. La producción especializada de Huapalcalco circulaba probablemente en tres ámbitos mercantiles: para el consumo interno del área bajo su dominio territorial, para el intercambio interregional y también para el intercambio a larga distancia. una hipótesis es que la principal demanda del consumo interno haya sido la de raspadores de maguey, mientras que las puntas de proyectil fueron los productos principales de exportación, cuya presencia ha sido documentada en Xochicalco y Tula (Hirth, 2006; Mastache y Cobean, 1990). Como hipótesis propongo que el sector de producción especializada de la comunidad artesanal constituía, a su vez, una corporación artesanal, mercantil y tributaria. Se sabe que en épocas más tardías los artesanos especialistas agrupados por cadenas de cooperación del trabajo también eran organizaciones tributarias, pues se les tasaba colectivamente conforme a su oficio, por lo que en algunos casos estaban organizados en cuadrillas de especialistas para la aportación de tributos en especie y servicios personales (Carrasco, op. cit.: 34). También en el Posclásico tardío los artesanos especialistas vendían ellos mismos sus productos en los mercados y como corporación artesanal-mercantil pagaban anualmente tributo al tlatoani (Lockhart, 1999: 265). Se puede concluir que la reproducción de esta comunidad artesanal no dependía del sector político de la economía debido a que ella era poseedora de sus medios de producción y su producción era distribuida mediante el intercambio mercantil. La intensificación de la producción artesanal, que se manifiesta en formas de cooperación de trabajo articuladas en un sistema productivo, sería evidencia también de una intensificación mercantil y de la producción de riqueza.

En el caso de la comunidad de producción especializada de Huapalcalco, hay varios elementos que permiten caracterizarla como una organización artesanal independiente del sector político de la economía. El primero es la localización de los talleres dentro del espacio urbano. Se ha señalado que una de las características de la manifestación arqueológica de una organización artesanal independiente es justamente su disociación espacial con la arquitectura de la elite (Costin, 1991:425). Su ubicación, no sólo no guarda ninguna asociación espacial con el sector de la elite, sino que tiene una organización espacial propia e independiente que denota un control directo de la fuente local de abastecimiento de materia prima. El segundo elemento es el relativo al control que los talleres de obsidiana ejercieron sobre el proceso de trabajo completo, como lo indica el estudio de la división técnica del trabajo y de la organización de la producción. El tercer factor sería la presencia de una comunidad de consumo productivo representada por la producción doméstica, cuya amplia y generalizada dispersión espacial indica la participación en el proceso productivo de un importante sector de la población campesina que residía en el centro urbano. En las formas de propiedad de los bienes producidos por trabajadores manuales especializados organizados como productores independientes, los artesanos retienen los derechos de transferencia de su producción (Clark y Parry, 1990:297-303). Cuando se trata de producción de bienes utilitarios destinada para un consumo amplio de la población, su distribución se realizaba a través el mercado; de hecho, su presencia ha sido considerada a menudo como evidencia indirecta del surgimiento de las instituciones de mercado (Costin, 1991). De modo que es muy probable que el mecanismo mediante el cual se distribuía la producción

122


La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana

ocho fuentes de abastecimiento diferentes (gaxiola y Nelson, 2005).

El mercado de obsidiana en Huapalcalco Desde la época tolteca, de acuerdo con Ixtlilxóchitl, hubo en Tulancingo un tianguis periódico que se celebraba cada 20 días, al que acudían mercaderes de diversas provincias. Menciona que fue una de las inmensas plazas de intercambio, “contada entre las cinco o seis más grandes” del centro de México, entre las que menciona a Tula, Teotihuacan, Cuauhnauac, Tultitlán y Cholula (Ixtlilxóchitl, 1975: 56-57). El mercado de Huapalcalco tuvo una función relevante en el intercambio de obsidiana, fue un punto nodal como plaza exportadora e importadora dentro de un sistema regional de mercados periódicos interconectados en el centro de México; su carácter de centro artesanal sentó las bases para el desarrollo de un mercado especializado en el intercambio de obsidiana. Propongo que este sistema regional comienza a conformarse en el Epiclásico en el marco de un sistema político descentralizado. El estudio del intercambio de obsidiana en Huapalcalco se basa en la reconstrucción de las industrias de origen foráneo presentes en los diversos contextos arqueológicos estudiados. He mencionado ya que además de explotar intensivamente el yacimiento local de El Pizarrín, lo que favoreció el desarrollo de un sector de mercado interno, los habitantes de Huapalcalco se proveyeron de obsidiana procedente de una gran diversidad de yacimientos geológicos, en especial de aquellos que integran la zona de obsidiana del centro de México. Se distinguen tres ámbitos territoriales de suministro: local-regional, interregional y de larga distancia. En los ámbitos localregional e interregional, Huapalcalco ocupa una posición geográfica estratégica, lo que favoreció la creación de una red de caminos e impulsó el intercambio mercantil. El mercado de Huapalcalco articulaba las esferas de intercambio que operaban en el sector central y oriental del centro de México durante el Epiclásico, representadas por tres industrias líticas –navajas prismáticas, puntas de proyectil y raspadores de maguey– procedentes de

Industrias y cadenas operativas de obsidiana alóctona La población de Huapalcalco tuvo la necesidad de abastecerse de navajas prismáticas fabricadas con obsidiana de calidad, ya que la obsidiana local carecía de las cualidades físicas necesarias para su manufactura. Para cubrir esta necesidad, Huapalcalco se abasteció en seis sistemas de yacimientos, y la obsidiana fue utilizada como materia prima de dos industrias: navajas prismáticas y puntas de proyectil. Esta obsidiana llega a Huapalcalco de dos maneras: como materia prima procesada o bien como instrumentos terminados. De los sistemas de yacimientos más cercanos, la Sierra de las Navajas y El Paredón, la recibe en forma de productos primarios, mientras que de los más lejanos, como Zacualtipan, Otumba y Zaragoza-Oyameles los recibe como productos terminados (gaxiola y Nelson, 2005). Estas dos modalidades de abasto se presentan en las dos industrias utilizadas: navajas prismáticas y puntas de proyectil, de lo que puede deducirse que las estrategias de abastecimiento de obsidiana en Huapalcalco están organizadas en torno a una racionalidad bien adaptada a su medio natural, en la que se combina la situación geográfica –posición central en la zocm y cercanía de los yacimientos– con la calidad de la materia prima. En el caso de las navajas prismáticas sólo se observan procesos de manufactura secundaria con la obsidiana de la Sierra de las Navajas y están representados por desechos de talla y núcleos abandonados en diferentes momentos de la secuencia de reducción (figura 8). Los núcleos prismáticos fueron utilizados hasta agotarse y posteriormente fueron renovados para la obtención de micronavajas con las que se fabricaron tres tipos de punzones utilizados para sangrías terapéuticas y rituales (gaxiola, 2001). Navajas prismáticas como instrumentos terminados llegaban

123


Margarita Gaxiola González

d

b a

c 0

5 cm

Figura 8. Núcleos de obsidiana de la Sierra de las Navajas en diferentes etapas de reducción, procedentes de diversos contextos habitacionales de Huapalcalco.

principalmente de Zacualtipan, y en menor cantidad de El Paredón, Otumba y ZaragozaOyameles (figura 9). En cuanto a las industrias de puntas de proyectil, la manufactura secundaria está representada por los nódulos y preformas bifaciales de El Paredón y por las preformas bifaciales de la Sierra de las Navajas. En cambio, las puntas de proyectil de Otumba, Malpaís y Zaragoza-Oyameles, que corresponden a ámbitos territoriales de suministro más alejados de Huapalcalco, llegaron como instrumentos terminados (figura 10). Esta diversidad de obsidianas foráneas está presente en los distintos contextos habitacionales estudiados en Huapalcalco; su incidencia, tanto en términos de industrias como de cadenas operativas, tiene un patrón similar. Esto significa que el sector dedicado a la producción especializada no intervino unilateralmente en estas cadenas productivas, y que el comportamiento de su abasto es similar al del resto de la población. La distribución homogénea de productos foráneos en unidades habitacionales ha sido considerada como indicador de una circulación que se efectuaba en el ámbito del intercambio mercantil (Hirth, 1998: 458, 461). Bajo este supuesto podría concluirse entonces que toda la comunidad de consumo productivo de Huapalcalco se abastecía de obsidiana en el mercado; es decir, el intercambio mercantil fue el meca-

nismo responsable de su distribución tanto de los productos primarios como de los instrumentos terminados.5 El intercambio mercantil articula en Huapalcalco la producción especializada y el consumo ya sea del tipo productivo o utilitario, tanto en el sector interno como en el externo. En términos de una racionalidad formalista de la economía, sorprende la gran diversidad de materias primas utilizadas en Huapalcalco para la manufactura y utilización de puntas de proyectil, en vista de la existencia de un sector productivo especializado en esta industria. Esta circunstancia apunta a una ausencia de actividad monopólica de este sector de la producción en el campo mercantil. Este tipo de instrumentos formaba parte importante del armamento ofensivo utilizado en el Epiclásico, como puede apreciarse en los murales de La Batalla en Cacaxtla (figura 11); los dos tipos de puntas ahí representados, tanto las de lanza de átlatl como las de lanza, pueden identificarse arqueológicamente. De hecho, en Huapalcalco se producían ambos tipos. La diversidad de materias primas presente en Huapalcalco indica una vocación mercantil: en este mercado podía satisfacerse cualquier 5 Este mismo patrón de distribución homogénea de obsidiana ha sido documentado en Xochicalco (Hirth, 1998), así como en Chichén Itzá (Braswell y glascock, 2002:41) y ha servido de base para interpretar la modalidad del intercambio como mercantil.

124


La comunidad de producci贸n y el intercambio de instrumentos de obsidiana

a

c b 0

5 cm

Figura 9. Navajas prism谩ticas procedentes de la unidad habitacional B de Huapalcalco. a) Navajas. b) Punzones de obsidiana de la Sierra de las Navajas. c) Navajas procedentes de Zacualtipan.

b

a c

d

e f

Figura 10. Puntas de proyectil de obsidiana al贸ctona procedentes de las unidades habitacionales A y B. a) Preforma bifacial. b) Puntas de proyectil de la Sierra de las Navajas. c) Preforma bifaciales. d) Puntas de proyectil de El Pared贸n. e) y f) Punta de proyectil de Otumba.

0

125

5 cm


Margarita Gaxiola González

necesidad de armamento, cubriendo una diversidad de preferencias tanto simbólicas como materiales de las corporaciones militares. El sistema interregional y las zonas de mercado de obsidiana una de las características de los sistemas de mercado organizados a partir de plazas centrales y de instituciones comerciales como la moneda y los mercaderes profesionales es la presencia de zonas de traslape entre las esferas de intercambio, lo que indica que la escala espacial del intercambio excede al de la unidad política (Minc, 2006: 83-86; Smith, 2004: 78-80). En el intercambio de obsidiana, Huapalcalco destaca como un nodo que articula cuatro zonas de mercado de las cinco más importantes en esta época, por lo que propongo que durante el Epiclásico y en el marco del sistema político descentralizado que caracteriza a este periodo se inicia el desarrollo de un sistema interregional de mercados (figura 12). En este trabajo considero que las esferas de intercambio de obsidiana (cf. Braswell, 2003) representan zonas de mercado. En un sentido básico, en torno a cada yacimiento de obsidiana es posible definir una esfera de distribución que le es particular; sin embargo, para demarcar zonas de mercado es necesario considerar adicionalmente los factores de la producción mediante el estudio de sus cadenas operativas. Con la información que se tiene en la actualidad se puede decir que Huapalcalco es el sitio epiclásico del centro de México que tiene la mayor diversificación en su abastecimiento de obsidiana; sólo Xochicalco rivaliza con él, pues en esta ciudad se utilizaban herramientas hechas con cinco materias primas de obsidiana diferentes para el consumo interno de la ciudad (Hirth, 1998: 292-294). Aun cuando estos dos sitios tengan en común ser plazas de mercado con diversidad de materias primas, hay que destacar que tanto sus patrones de abasto como la organización de su producción son muy diferentes. La estrategia de abastecimiento de Huapalcalco se basa en la explota-

Figura 11. Armas ofensivas representadas en los murales de La Batalla en Cacaxtla (tomado de Foncerrada de Molina, 1993: figura 25).

ción directa de su medio natural, ya que se sustenta en un sistema de suministro localregional cuya producción se destinaba al intercambio; proveía para el consumo productivo, dado que la obsidiana circulaba como materia prima, como productos primarios y como instrumentos terminados para el consumo utilitario. En cambio, el abasto de Xochicalco –al igual que el de los sitios de la esfera Coyotlatleco– tiene un carácter de larga distancia, pues no procede de los yacimientos más cercanos, sino que se utilizaron fuentes de abastecimiento lejanas, siendo la obsidiana de ucareo en Michoacán la dominante. La manufactura en sus talleres es secundaria y su producción estaba destinada sólo al consumo interno utilitario. Algunas investigaciones sobre el intercambio de obsidiana durante el Epiclásico con una perspectiva internacional han desatendido el factor de la manufactura, lo que ha conducido a interpretaciones imprecisas sobre las estrategias de abastecimiento de puntas de proyectil y raspadores de sitios del centro de México.

126


La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana

Figura 12. Sistema interregional de intercambio de obsidiana durante el Epiclásico.

regiones de Tula (Jackson, 2000a, 2000b) y de Toluca (Benítez, 2002), Xochicalco (Hirth, 2006), Huapalcalco y probablemente en Xochitecatl-Cacaxtla (Blanco, 1998). Conocemos su límite noroccidental, que se localiza en la región de Tula, ya que en Chapantongo, al norte de Tula Chico, los instrumentos bifaciales de Otumba-Sierra de las Navajas están ausentes (Fournier y Martínez, en prensa). En los talleres epiclásicos de bifaciales de Hacienda Metepec en Teotihuacan se manufacturaban puntas de proyectil con dos tipos de obsidiana: Otumba, que era la predominante, con 70 por ciento, mientras que para el 30 por ciento restante de la producción se utilizaba obsidiana de la Sierra de las Navajas (Nelson, 2000). El hecho de que las cadenas operativas de estas industrias confluyan en estos talleres indica que su distribución se realizaba en forma conjunta, por lo que es probable que circularan en una misma zona de mercado. La segunda zona de mercado está integrada por las industrias bifaciales y monofaciales de obsidiana de Tulancingo y El Paredón. Puntas de proyectil fabricadas en Huapalcalco han sido encontradas en Xochicalco y Tula; aun cuando su distribución espacial coincide

Por ejemplo, Braswell (2003: 139), al analizar el intercambio de obsidiana en Azcapotzalco, interpreta que 30 por ciento de obsidiana de Otumba presente en el sitio significa un desplome drástico de su utilización en relación al periodo anterior. Sin embargo, si este dato se analiza considerando las industrias bifaciales y monofaciales, concluiríamos que en realidad la obsidiana de Otumba se utilizó con intensidad en Azcapotzalco, pues constituye 60.7 por ciento de la industria bifacial y 85.1 por ciento de la industria monofacial (garcía et al., 1990). Es decir, no se puede hablar de un desplome en su utilización; todo lo contrario, Azcapotzalco se abasteció predominantemente de las obsidianas de Otumba-Sierra de las Navajas para las puntas de proyectil y raspadores. Los datos procedentes de Teotihuacan indican una continuidad del trabajo artesanal especializado en la manufactura de puntas de proyectil; talleres como el de Hacienda Metepec (rattray, 1989) fueron los que se encargaron de su circulación en las plazas de mercado del centro de México. El patrón de suministro descrito para Azcapotzalco es similar al del valle de Teotihuacan, representado en el sitio de Xometla (Santley et al., 1995), al de las

127


Margarita Gaxiola González

con la zona de mercado de Otumba-Sierra de las Navajas, se considera que forma parte de otra zona de mercado puesto que Huapalcalco es el punto nodal de su manufactura y distribución.6 Estas dos zonas de mercado articulan casi en su totalidad la región simbiótica del centro de México. Las otras zonas de mercado que funcionaban en el centro de México corresponden a las industrias de navajas prismáticas. La zona de mercado de navajas prismáticas de la Sierra de las Navajas, que durante el Clásico fue la dominante en el centro de México, se reestructura, presentando patrones heterogéneos de distribución espacial. En el sector occidental del centro de México su consumo se reduce sustancialmente al caer de 85-65 a 6-10 por ciento, y es reemplazada por la obsidiana de ucareo procedente de Michoacán. En el sector oriental –en los valles de Teotihuacan y Tulancingo–, en cambio, se observa un patrón diferente, pues las navajas prismáticas de la Sierra de las Navajas son la industria que predomina en Xometla (53 por ciento) (Santley et al., 1995) y en Huapalcalco representa 30 por ciento (gaxiola y Nelson, 2005). Otra zona de mercado que cobra impulso durante este periodo es la de Zacualtipan en la sierra al norte, situada en una posición estratégica dentro de una amplia zona del nororiente de Mesoamérica, debida a “su doble exposición tanto a la vertiente oceánica como continental” (Fernández Christlieb et al., 2006:479).7 Su

distribución muestra un patrón oeste-este articulando justamente el altiplano, la sierra y la costa; abarca desde Toluquilla en la Sierra gorda (Herrera y Mejía, 2006) hasta El Tajín en el centro norte de la costa del golfo (Cruz, 2002). En el centro de México es una obsidiana abundante en Huapalcalco, y en Xochicalco es de segunda importancia (Hirth, op. cit.); su presencia se ha documentado mediante identificación visual en Tula Chico (Mastache et al., 2002:71-72). un rasgo distintivo del intercambio de obsidiana del Epiclásico en el centro de México es la penetración de dos nuevas zonas de mercado, externas a la zocm, las que progresivamente van adquiriendo una escala internacional en Mesoamérica. ucareo en Michoacán (Healan, 1997) y Zaragoza-Oyameles en el oriente de Puebla (Braswell, 2003) son los yacimientos que dan forma a estas zonas de mercado internacionales. Después de la desestabilización de Teotihuacan, la obsidiana de ucareo fluyó nuevamente hacia el centro de México y fue la fuente primaria de obsidiana en Tula, Xochicalco y Azcapotzalco en el centro de México; también continuó siendo comerciada en el occidente de Oaxaca, las tierras bajas mayas y el Soconusco (Healan, 1997). En el centro de México se sitúan los límites de su expansión nororiental y forman un eje nortesur que corre desde la Sierra gorda, pasa por Tula y llega hasta Xochicalco, incorporando el occidente de la cuenca de México. La zona de mercado de Zaragoza-Oyameles se sitúa hacia el oriente, fuera de la cuenca. Contaba con una impresionante comunidad de producción integrada por una diversidad de

6 La obsidiana de Tulancingo no ha sido todavía identificada en Cerro Portezuelo ni en Azcapotzalco; sin embargo, su ausencia no puede descartarse debido a que el análisis de caracterización química de instrumentos ha sido aplicado casi exclusivamente a la industria de navajas prismáticas. Desde que se iniciaron estos estudios en Mesoamérica (cf. Pires Ferreira, 1975), se introdujo un sesgo en el muestreo de los artefactos, ya que las muestras examinadas consistían casi sólo en navajas prismáticas, por lo que las otras industrias quedaron excluidas del análisis. Además, todavía se cuenta con pocos estudios sobre las industrias de obsidiana en el centro de México. 7 Braswell (2003: 139) considera que el sistema de yacimientos de Zacualtipán se sitúa en la región Huas-

teca; sin embargo, de acuerdo con la demarcación espacial para esta región, propuesta por Zaragoza (2007), esta zona serrana, aunque colindante con el sur, quedaría fuera ella. Durante el siglo xvi, en esta región funcionó una confederación de altepeme de carácter pluriétnico en donde el componente metzca (nahua con elementos otomíes) era el dominante, pero también había población otomí, pame, tepehua y huasteca (Fernández Christlieb et al., 2006: 506).

128


La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana

pan y Zaragoza-Oyameles se sitúa entre la región de Tulancingo y la de El Tajín, en el centro norte de la costa del golfo. En el marco internacional y hacia finales del periodo Epiclásico, alrededor del 800 d.C., el intercambio internacional de obsidiana adquiere una escala espacial sin precedentes. El centro más diversificado fue Chichén Itzá, ciudad que en el ámbito mesoamericano ocupa el primer rango como centro de intercambio de navajas prismáticas de obsidiana. De las navajas prismáticas que llegaban a Chichén Itzá, 75 por ciento procedía de yacimientos geológicos localizados en el centro y occidente de México; en contraste, las tres fuentes más cercanas, en los altos de guatemala, constituyen la otra cuarta parte del material. Chichén Itzá se abastece de obsidiana que circula en todas las zonas de mercado del centro de México. La obsidiana mexicana empezó a llegar vía importantes puertos de intercambio localizados en las costas oeste y norte de Yucatán. Por su presencia en Comalcalco (17 por ciento), la obsidiana de Zaragoza aparentemente fue la primera en circular; sin embargo, en el periodo entre 800 y 1 050 d.C., la que predomina es la de ucareo y la de Sierra de las Navajas; pero también hay de Zaragoza, del Pico de Orizaba, El Paredón y Zacualtipan (Braswell, 2003: 140-141; Braswell, y glascock, 2002). Chichén Itzá reproduce, a una escala geográfica impresionante, la estrategia de abastecimiento de larga distancia que se instrumentó en el sector occidental del centro de México, ya que ucareo, la fuente representada con más frecuencia en su colección, es también la más distante, localizada a más de 1 200 km al oeste de Chichén Itzá. Aunque Braswell observa que ninguna entidad política del Epiclásico en el centro u occidente de México pudo ser responsable única del abasto de esta gran diversidad de fuentes, todas ellas circulaban, como ya hemos descrito, dentro del sistema interregional de mercado del centro de México. La conformación de esta red de intercambio in-

talleres localizados en torno a los 10 km que separan el yacimiento de obsidiana de la ciudad de Cantona, en donde finalizaba el proceso de manufactura (garcía Cook, 2003; gazzola, 2005). La producción de Cantona suministraba navajas prismáticas a la población de la costa del golfo de México, era el principal abastecedor de El Tajín, del oriente del Altiplano central y de la región oaxaqueña (Braswell, 2003; Stark et al., 1992), por lo que esta ciudad puede considerarse como el principal centro manufacturero de obsidiana del Epiclásico. En el centro de México su demarcación forma un eje norte-sur desde Huapalcalco hasta Cacaxtla-Xochitécatl y Cholula, su extensión más occidental. Como se desprende de la distribución espacial descrita, las zonas de mercado de ucareo y Zaragoza-Oyameles no se traslapan en el centro de México; el hecho de que ninguna de ellas esté presente en el valle de Teotihuacan indica que esta región forma una frontera entre ellas. La clara demarcación espacial y ausencia de contacto directo que exhiben estas dos zonas internacionales de mercado en el centro de México no significa, sin embargo, que estuvieran desarticuladas del todo. En la región simbiótica del centro de México están articuladas por las zonas de mercado de Otumba-Sierra de las Navajas y de TulancingoEl Paredón. El traslape con ucareo puede trazarse desde el valle de Tula en el norte hasta Xochicalco en el sur; mientras que la articulación con Zaragoza-Oyameles se observa desde Huapalcalco en el norte hasta Cacaxtla en el sur. Los dos puntos nodales son Xochicalco en el sur-occidente y Huapalcalco en el nororiente. Otra dinámica mercantil de importancia se observa en el norte de la región simbiótica, y corresponde a la zona de mercado de Zacualtipan; conforma un ámbito mercantil independiente donde se articulan las zonas internacionales de ucareo y Zaragoza-Oyameles. El traslape con ucareo en el occidente se presenta en la Sierra gorda y probablemente incluya a Tula, mientras que el traslape entre Zacualti-

129


Margarita Gaxiola González

Carrasco y Johanna Broda (eds.), Centro de Investigaciones Superiores-inah, Editorial Nueva Imagen, México. Clark, John E. y William J. Parry, 1990, “Craft Specialization and Cultural Complexity”, Research in Economic Anthropology, greenwich, CT., jai Press, 12: 289-346. Cobean, robert H., 2002, A World of Obsidian: The Mining and Trade of a Volcanic Glass in Ancient Mexico, inah, university of Pittsburgh, México-eua. Costin, Cathy, 1991, “Craft Specialization: Issues in Defining, Documenting, and Explaining the Organization of Production”, en Method and Theory in Archaeology, Michael Schiffer (ed.), university of Arizona Press, Tucson, 3: 1-56. Cruz Jiménez, ricardo Leonel, 2000, “Los caminos de la obsidiana en la región de El Tajín”, tesis de licenciatura en Arqueología, enah, México. Dobres, Marcia-Anne, 2000, Technology and Social Agency, Blackwell Publishers, Manden, Massachusetts. Fernández Christlieb, Federico, gustavo garza, gabriela Wiener y Lorenzo Vázquez, 2006, “El altepetl de Meztitlan y su señorío colonial temprano”, en Territorialidad y paisaje en el altepetl del siglo xvi, F. Fernández Christlieb y A. garcía Zambrano (eds.), fce, México, pp. 479-530. Foncerrada de Molina, Marta, 1993, Cacaxtla. La iconografía de los olmeca-xicalanca, Instituto de Investigaciones Estéticas-unam, México. Fournier, Patricia y Maira Martínez Lemus (en prensa), “El modo de vida precolombino de los otomíes de la región de Tula”, en Arqueología y patrimonio del estado de Hidalgo, Natalia Moragas (coord.), universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, México. García Chávez, raúl, M. D. glascock, J. M. Elam y H. B. Iceland, 1990, “The inah Salvage Archaeology Excavations at Azcapotzalco, Mexico: An Analysis of the Lithic Assemblage”, Ancient Mesoamerica, 1(2): 225-232.

terregional de obsidiana durante el Epiclásico sentó las bases, sin duda, para el desarrollo de un fenómeno mercantil distintivo en el intercambio internacional de obsidiana que cristaliza en el Posclásico temprano y en el que Huapalcalco tuvo un papel destacado.

BIBLIOgrAFÍA Benítez, Alexander, 2002, “Late Classic and Epiclassic Obsidian at Santa Cruz Atizapan, Toluca Valley, México”, informe entregado a famsi, http://www.famsi.org/cgi-bin/print_ friendly.pl?file=01066. Berdan, Frances F. y Michael E. Smith, 2004, “El sistema mundial mesoamericano posclásico”, Relaciones, México, El Colegio de Michoacán, 99(25): 17-77. Blanco, Mónica, 1998, “La obsidiana de Xochitécatl”, Antropología e Historia del Occidente de México, XXIV Mesa Redonda, México, Sociedad Mexicana de Antropología y unam, vol. 3, pp. 1719-1732. Boksenbaum, Martín W. et al., 1987, “Obsidian Industries and Cultural Evolution in the Basin of México Before 500 B.C.”, Journal of Field Archaeology, vol. 14, pp. 65-75. Braswell, geoffrey E. y Michael D. glascock, 2002, “The Emergence of Market Economies in the Ancient Maya World: Obsidian Exchange in Terminal Classic Yucatán, México”, en Geochemical Evidence for Long Distance Exchange, M. D. glascock (ed.), Praeger, greenwood, pp. 33-52. Braswell, geoffrey E., 2003, “Obsidian Exchange Spheres”, en The Postclassic Mesoamerican World, Michael E. Smith y Frances F. Berdan (eds.), Salt Lake City, university of utah Press, pp. 131-158. Breton, Adela, 1902, “Some Obsidian Workings in México”, Proceedings of the 13th International Congress of Americanist, pp. 265-268. Carrasco, Pedro, 1978, “La economía del México prehispánico”, en Economía política e ideología en el México prehispánico, Pedro

130


La comunidad de producción y el intercambio de instrumentos de obsidiana

go”, ponencia presentada en las Jornadas Académicas Técnicas y Tecnología en el México Prehispánico, inah, México. ———, 2006, “La producción de instrumentos de obsidiana en Huapalcalco, Hidalgo”, Anales de Arqueología, inah, México. Gazzola, Julie, 2005, “Avances y resultados preliminares del Proyecto Norte de la Cuenca de Oriental, Puebla”, en Arqueología, núm. 35, inah, pp. 50-67. Glascock, Michael D., geoffrey E. Braswell y robert H. Cobean, 1998, “A Systematic Approach to Obsidian Source Characterization”, en Archaeological Obsidian Studies: Method and Theory, M. S. Shackley (ed.), Nueva York, Plenum Press, pp. 15-65. Healan, Dan M., 1997, “Prehispanic quarrying in the ucareo-Zinapecuaro Obsidian Source Area”, Ancient Mesoamerica, vol. 8, pp. 77-100. Herrera, Alberto y Elizabeth Mejía, 2006, “Método alternativo para la determinación de la temperatura media de hidratación de obsidiana para el fechamiento en la zona arqueológica Toluquilla, querétaro, México”, manuscrito, Centro inah querétaro, México. Hirth, Kenneth g., 1998, “The Distributional Approach: A New Way to Identify MarketPlace Exchange in the Archaeological record”, Current Anthropology, The Wennergren Foundation for Anthropological research, núm. 39, pp. 451-476. ———, 2006, Obsidian Craft Production in Ancient Central México. Archeological Research at Xochicalco, The university of utah Press, Salt Lake City. Irwing-Williams, Cynthia, 1963, Pre-Ceramic and Early Ceramic Cultures of Hidalgo and Querétaro. Report on Archaeological Investigations of the Mesa Central, informe entregado al Departamento de Prehistoria, inah, México. Ixtlilxóchitl, Fernando de Alva, 1975, Obras históricas, ed. de Edmundo O’gorman, 2 vol. iii-unam, México. Jackson, Donald, 1990a, “Análisis sobre la producción y el uso de la lítica en el sitio

García Cook, Ángel, 2003, “Cantona: la ciudad”, en El urbanismo en Mesoamérica, W. T. Sanders, A. g. Mastache y r. Cobean (eds.), vol. 1, inah, The Pennsylvania State university, México, pp. 311-342. Gaxiola, Margarita (ed.), 1981, Yacimientos y talleres prehispánicos de obsidiana en el estado de Hidalgo, sep, inah, Centro regional Hidalgo, Cuaderno de Trabajo, núm. 1, México. ——— et al., 1987, “La manufactura en los talleres de obsidiana de El Pizarrín”, en Revista Mexicana de Estudios Antropológicos, Sociedad Mexicana de Antropología, XXXIII (1: 27-79). ——— y Jorge guevara, 1989, “un conjunto habitacional en Huapalcalco, Hidalgo, especializado en la talla de obsidiana”, en La obsidiana en Mesoamérica, Margarita gaxiola y John E. Clark (coords.), inah, Colección Científica 176, México, pp. 227-242. ———, 1999, “Huapalcalco y las tradiciones alfareras del Epiclásico”, Arqueología, núm. 21, inah, México, pp. 45-72. ———, 2001, “un temazcal terapéutico en el barrio de talladores de obsidiana de Huapalcalco”, Arqueología, inah, núm. 26, México, pp. 49-70. ——— y Fred W. Nelson, 2005, “Estrategias de abastecimiento de obsidiana en Huapalcalco durante el Epiclásico”, Arqueología, núm. 35, inah, México, pp. 68-90. ———, 2005a, “La producción de raspadores de maguey en Huapalcalco: una industria especializada”, en Reflexiones sobre la industria lítica, Lorena Mirambell y Leticia gonzález (eds.), inah, Colección Científica 475, México, pp. 205-220. ———, 2005b, “rancho La Cañada: una unidad de producción de instrumentos de obsidiana en Huapalcalco”, en Reflexiones sobre la industria lítica, Lorena Mirambell y Leticia gonzález (eds.), inah, Colección Científica 475, México, pp. 181-204. ——— y Carlo del razo, 2006, “Las industrias líticas de obsidiana de las unidades habitacionales del Área B de Huapalcalco, Hidal-

131


Margarita Gaxiola González

Museum of Anthropology, núm. 7, university of Michigan, Ann Arbor. Rattray, Evelyn, 1989, “un taller de bifaciales de obsidiana del periodo Coyotlatelco en la Hacienda Metepec, Teotihuacan”, en La obsidiana en Mesoamérica, M. gaxiola y J. E. Clark (eds.), inah, Colección Científica 176, México, pp. 243-252. Rice, Prudence H. et al., 1985, “Provenience Analysis of Obsidian from the Central Peten Lake region, guatemala”, American Antiquity, Society for American Archaeologist, vol. 50, Washington D. C., pp. 591-604. Rojas, Teresa, 1977, “La organización del trabajo para las obras públicas: el coatequitl y las cuadrillas de trabajadores”, Cuadernos de la Casa Chata 2, ciesas, México. Santley, robert S., Janet M. Kerley y Thomas P. Barret, 1995, “Teotihuacan Period Lithic Assemblages fron the Teotihuacan Valley, México”, en The Teotihuacan Valley Project Final Report, vol. 3, parte 2, W. T. Sanders (ed.), Museum of Anthropology, Pennsylvania State university, Occasional Papers in Anthropology, núm. 20, Pensilvania, pp. 466-497. Smith, Michael E., 2004, “The Archaeology of Ancient State Economy”, Annual Review of Anthropology, Annual reviews, núm. 33, pp. 73-102. Spence, Michael W., 1987, “La evolución del sistema de producción de obsidiana en Teotihuacan”, en El auge y la caída del Clásico en el México Central, Joseph B. Mountjoy y Donald L. Brockington (eds.), unam, México, pp. 87-128. Stark, B. L., L. Heller, M. D. glascock, J. M. Elam y H. Neff, 1992, “Obsidian-Artifact Source Analysis for the Mixtequilla region, South-Central Veracruz, México”, Latin American Antiquity , vol.3, pp. 221-239. Sydris, raymond, 1977, “Trace-element Analysis of Obsidian Artifacts from Portezuelo, Mexico”, Journal of New World Archaeology, vol. 2, university of California, Los Ángeles, pp. 47-51.

La Mesa”, en Las industrias líticas coyotlatelco en el área de Tula, guadalupe Mastache y robert H. Cobean (eds.), inah, Colección Científica 221, México, pp. 145-216. ———, 1990b, “Análisis sobre la producción y el uso de la lítica en el sitio Atitalaquia”, en Las industrias líticas coyotlatelco en el área de Tula, guadalupe Mastache y robert H. Cobean (eds.), inah, Colección Científica 221, México, pp. 217-290. Lockhart, James, 1999, Los nahuas después de la Conquista, fce, México. Mastache, guadalupe y robert H. Cobean, 1990, “La cultura coyotlatelco en el área de Tula”, en Las industrias líticas coyotlatelco en el área de Tula, guadalupe Mastache y robert H. Cobean (eds.), inah, Colección Científica 221, México, pp. 9-22. ———, robert H. Cobean y Dan M. Healan, 2002, Ancient Tollan. Tula and the Toltec Heartland, the university Press of Colorado, Boulder. Minc, Leah D., 2006, “Monitoring regional Market Systems in Prehistory: Models, Methods, and Metrics”, Journal of Anthropological Archaeology, núm. 25, Elsevier, pp. 82-116. Moholy Nagy, Hattula y Fred Nelson, 1990, “New Data on Sources of Obsidian Artifacts from Tikal”, Ancient Mesoamerica, vol. 1, pp. 71-80. Neff, Hector et al., 2000, “Provenience Investigations of Ceramics and Obsidian from Otumba”, Ancient Mesoamerica, vol. 11, pp. 307-321. Nelson, Zachary N., 2000, “Analysis of an Obsidian Workshop at Hacienda Metepec, Teotihuacan, Mexico, AD 700-800”, tesis de maestría, Brigham Young university. Patterson, Thomas C., 2005, “Craft Specialization, the reorganization of Production relations, and State Formation”, Journal of Social Archaeology, sage Publications, 5(3): 307-337. Pires Ferreira, Jane W., 1975, Formative Mesoamerican Exchange Networks with Special Reference to the Valley of Oaxaca, Memoirs of the

132


Aproximación a una clasificación del material de molienda María Elena Ruiz Aguilar*

actividades socioculturales del sitio, región o área. Una propuesta concreta y práctica para facilitar el manejo del material parte primordialmente de cuatro aspectos básicos relacionados entre sí: materia prima, técnica de trabajo, forma y función. Cada uno de ellos presenta características y atributos diferentes, por lo que es necesario ordenar, medir y describir para finalmente interpretar el conjunto de artefactos. No obstante, hay que hacer énfasis en continuar con la misma secuencia, porque de ella se desprenderán varias perspectivas para lograr un estudio sistemático e integral de los utensilios de molienda. No cabe duda de que entre las actividades económicas preponderantes en la antigua Mesoamérica estaban indagar, explorar y conocer los materiales disponibles en el sitio o región, con el propósito de seleccionar la materia prima adecuada para obtener un mayor provecho. De ello dependerá la técnica de manufactura empleada, la forma y el rendimiento de la función del artefacto. Por tanto, el punto de partida es la materia prima con que fueron elaborados los instrumentos, lo cual grosso modo los separa en grupos (análisis macroscópico) de acuerdo con las diferentes clases de rocas, tales como: basalto, andesita, toba, arenisca-calcárea, caliza y granito, entre otras. Este simple hecho crea de inmediato un

Hasta ahora pocas son las publicaciones que han propuesto un método para la clasificación sistemática del material de molienda. Para hacer esta aproximación fue necesario revisar algunos criterios utilizados para catalogar ese material. Los primeros trabajos que abordaron el tema estaban enfocados a la presentación de piezas individuales o en conjuntos; a veces en breves reportes en los que, en la muy amplia denominación de “artefactos”, entraba todo género de industrias en concha, asta, hueso, madera y otros (Ruiz Aguilar, 1986:116). La mayoría de esos estudios son descriptivos, algunos de ellos con datos relevantes, lo que en un momento dado permite comparar los materiales con los de otros sitios. Por lo general dichos estudios no explican el método utilizado en su análisis, sino que lo dan por hecho y sin preámbulo alguno plantean una taxonomía más avanzada dirigida a la búsqueda de secuencias culturales o sistemas de clasificación temporales y formales de los artefactos (García Cook, 1982:36), incurriendo nuevamente en la descripción somera de rasgos distintivos de los artefactos. Otro problema estriba en el empleo de diferentes terminologías tecnológicas, lo que provoca serias confusiones en la interpretación de los utensilios, y dificulta comprender cualquier relación de las * Instituto de Investigaciones Antropológicas, unam.

133


María Elena Ruiz Aguilar

San Luis Jilotepeque, en el departamento de Jalapa (ruiz Aguilar, s/f). Estos enseres se utilizan en la transformación de materiales, comestibles o no, al ser machacados, triturados y molidos finamente, con la intención de producir productos variados que se aprovechan en diversas formas. Como señala Castañeda (1976: 29), las huellas de uso que se observan en las piedras de moler son producidas por un movimiento constante en vaivén, y que son fácilmente identificadas por las estrías que se marcan en la piedra en el sentido longitudinal del artefacto, además del pulimento o alisado de la superficie utilizada para moler, la cual aumenta de acuerdo con el tiempo en que se empleó. Es decir, a mayor uso, mayor desgaste. una generalización errónea ha sido considerar lo mismo función que técnica de factura. un ejemplo claro lo da el material de molienda –piedras de moler, manos de metate, morteros y manos de mortero–, cuyo desgaste comúnmente se atribuye a la manufactura original, sin tomar en cuenta el desgaste propio del uso. Es decir que el empleo continuo tiende a alterar la forma original del utensilio (ruiz Aguilar, 2004: 700). A propósito de esto, pocos son los estudios que se han realizado en la actualidad para observar los diversos patrones de alteración sufridos en estos utensilios. un trabajo pionero fue llevado a cabo por Nelken (1968: 59), quien estudió varias colecciones de metates en diferentes museos, basándose en índices numéricos con el propósito de valorar el grado de desgaste. Melken comenta:

primer nivel jerárquico en la clasificación al dar la debida importancia a la materia prima correspondiente, esto a su vez permitirá conocer la procedencia de los recursos, es decir, si son originarios de la región o foráneos, si fueron transportados o acarreados al lugar de trabajo y describir sus cualidades mecánicas como dureza, consistencia, textura, etcétera. Por otro lado, el hecho de seleccionar la materia prima adecuada ofrece la posibilidad de producir herramientas más eficaces y duraderas con el paso del tiempo, lo que aumenta la producción y el cambio de las condiciones socioeconómicas de un grupo social. En un segundo paso se advertirán las técnicas de manufactura empleadas; los instrumentos que fueron o son utilizados en su elaboración, lo cual conlleva una forma premeditada o intencional del utensilio, dependiendo del tamaño del bloque, la laja o el canto. Se sabe que todo artefacto atraviesa, técnicamente, por varios procesos formativos. En principio se desbasta un bloque con la finalidad de obtener una preforma, la cual podrá seguirse trabajando con la misma técnica u otra distinta para darle la forma y el acabado requeridos. La técnica de talla prevaleciente en los metates es la percusión directa por picoteo y desgaste por fricción, cada una de ellas con variantes de acuerdo con el acabado. Estas técnicas de acabado o modos serán aplicados dependiendo del recurso utilizado para su factura (ruiz Aguilar, 1989:572). Datos etnográficos actuales sobre los utensilios de molienda confirman que son elaborados y acabados con la técnica de percusión directa y picoteo, tal como lo reporta Pozas (1959:99) en el paraje de Tzajalchén, correspondiente a Chamula, un pueblo de los Altos de Chiapas. En guatemala se observa la misma técnica de trabajo en las canteras y talleres domésticos de Malacatancito, en el departamento de Huehuetenango (Hayden y Nelson, 1981); Nahualá, en el departamento de Sololá; Palencia, en el departamento de guatemala y

Parece difícil, en realidad, calcular una fórmula de pérdida de sustancia, en función del desgaste que ofrecen las caras del trabajo de unas piedras de moler, pero sería interesante descubrir –faltando la razón matemática–, una fórmula empírica, multiplicando observaciones y análisis morfométricos.

En este punto es pertinente señalar que, más que difícil, es prácticamente imposible elaborar patrones que “midan” la superficie de

134


Aproximación a una clasificación del material de molienda

sentan una superficie de molienda abierta, ofreciendo toda el área dorsal para ser utilizada, mientras que los segundos tienen sus lados limitados con un borde que abarca todo el perímetro, encerrando así la superficie de molienda. Puede haber un tercer grupo intermedio, de lados semicerrados, que no está del todo restringido, ya que en uno o ambos extremos permanece abierto. De esta manera, el grupo de lados abiertos se divide en dos subgrupos: ápodos y con soportes, cada uno con diferentes características morfológicas que definen tipos.

trabajo de unas piedras de moler a través de fórmulas matemáticas, plantillas, esquemas o modelos únicos debido a que el desgaste que presentan algunos ejemplares completos no es comparable con el universo de utensilios recuperados en distintas áreas geográfico-culturales, ni con su tradición y modo de operar. Por otro lado, es importante aclarar que el arqueólogo a menudo trabaja con fragmentos dispersos y no con la unidad integral: piedra de moler y mano, uno actúa de manera pasiva y otro de manera activa (figura 1), lo que dificulta apreciar el grado de desgaste pasivo y activo de los instrumentos. Además, habría que agregar otros factores del medio ambiente que influyen en el deterioro de las piezas. Por consiguiente, dentro de esta relación metate-mano la función debe ser recíproca, de tal modo que los de lados abiertos se asocien con manos alargadas, y los de lados cerrados y semicerrados con cortas, pudiendo haber variantes en formas particulares de las manos, lo que puede estar relacionado con el modo de operar. Con base en la primera clasificación y de acuerdo con la forma genérica de los utensilios, primero se integran los grupos, subgrupos y después los tipos, subtipos y variantes, en caso de que los haya. Así, tendremos que los metates pueden ser agrupados en: abiertos y cerrados, dependiendo de la forma que afecte sus lados y bordes. Los primeros pre-

Grupo de metates con lados abiertos Subgrupo ápodos Con este término se indica claramente que son los que carecen de soportes y que se sostienen directamente sobre la parte ventral, base o apoyo del utensilio (figuras 2a, b, c). Se puede advertir la forma que presentan, vistos en planta, la cual puede ser variable: cuadrangular, rectangular u ovalada (figuras 3a, b, c). No obstante, existen especímenes de planta irregular, utilizados sobre lajas naturales que no fueron trabajados ex profeso, pero que fueron empleados de igual manera (figura 3d). En este sentido, resulta interesante el comentario que hace Bonfil (1962: 62), en su ensayo sobre el hombre de Sudzal, Yucatán: Hay también, una piedra de moler, que a veces sólo es un bloque irregular pulido por uno de sus lados y a veces es un artefacto bien tallado con tres patas.

En cuanto a los tipos de este subgrupo en particular se deberán tomar en cuenta varios rasgos distintivos presentes tanto en la base como en la superficie de molienda, entre ellos: tamaño, grosor, forma, bordes, ángulos o esquinas y concavidad en la cara dorsal. De acuerdo con estos datos se obtendrán los diferentes tipos, subtipos y variantes. Por ejemplo, entre los de planta ovalada se encuentran el tipo ovalado de superficie plana con esqui-

Figura 1. unidad integral metate y mano.

135


MarĂ­a Elena Ruiz Aguilar

Figura 2. grupo de metates lados abiertos. a), b) y c) Sub grupo de ĂĄpocos, superficie plana. d), e) y f) Subgrupo con soportes, superficie plana con pendiente o inclinada. g) y h) Superficie plana inclinada con efigie.

Figura 3. Subgrupo de ĂĄpodos vistos en planta. a) rectangular con un extremo abierto. b) rectangular esquinas definidas. c) Ovalado con esquinas redondeadas. d) Irregular sobre laja.

136


Aproximación a una clasificación del material de molienda

soportes que van desde los sólidos más simples y comunes, en forma de conos truncados (cortos y altos); de botón, cilíndricos, “mamiformes” o globulares, tabulares o almenados (sólidos y calados), hasta los más complejos de estribo y base pedestal. En ocasiones presentan una efigie zoomorfa o antropomorfa, como el metate con efigie de tortuga (figura 4) procedente de Tajumulco, guatemala (Dutton y Hobbs, 1943: figura 26). En la región de Motozintla, Chiapas, se encontró un fragmento de metate con efigie antropomorfa (figura 5) muy semejante a los que son comunes durante el Clásico en la costa del Soconusco (Navarrete, 1978: 31, lámina 5c).También se presentan en las Tierras Altas de guatemala (figura 6). Para el occidente de México, en Carapan, Michoacán, Cabrera Castro (1995: 69, figuras 8 y 9) reporta metates con soportes de figuras antropomorfas colocadas en cada esquina. En Jalisco se tiene información de otras formas de molienda similares (Williams, 1992: figuras 161-169). Cabrera Castro (1995: 70) también refiere que “estas […] figuras representan metates zoomorfos geométricos y naturalistas cuya plataforma de molienda es generalmente plana y poco profunda”. El mismo autor comenta:

nas redondeadas, y un subtipo es el de superficie cóncava con esquinas redondeadas. Los de planta rectangular son de tipo rectangular de superficie plana con esquinas definidas o en ángulo; el subtipo está conformado por los de superficie inclinada y con los mismos rasgos anteriores. Lo mismo sucede con los de planta cuadrangular, cuyo tipo es cuadrangular de superficie plana y con soportes efigie. Cada uno de ellos puede tener variantes por el tamaño y grosor e incluso en estos últimos puede haber variantes de acuerdo con el diseño de la efigie que puede ser: zoomorfa, antropomorfa, geométrica, etcétera. Subgrupo con soportes Está integrado por los metates provistos de soportes para sostenerse (figuras 2 d, e, f). Varios autores (Kidder, 1947: 33, Castañeda, 1976: 36, garcía Cook, 1982: 106) han clasificado estos utensilios por la presencia y número de soportes, pero ocasionalmente especifican la forma y el tamaño. Sin embargo, hasta el momento no se ha hecho un estudio detallado de las diferentes formas que afectan los soportes. Esto en parte puede deberse a la escasez de ejemplares completos recuperados arqueológicamente. Es oportuno comentar que en la mayoría de los casos son fragmentos en los que se advierte un solo soporte o vestigios de él, por lo que no se puede generalizar si fueron bípedos, trípodes o tetrápodos y en ocasiones es difícil apreciar la forma original del soporte. Castañeda (1976: 37) opina que la forma del soporte, así como su colocación y tamaño, pueden ser características que indiquen diferencias de estilo o moda en la manufactura, además es probable que dichos rasgos distintivos pudieran marcar diferencias temporales. No cabe duda de que estos argumentos pueden ser válidos, pero habría que reflexionar sobre otros aspectos, tanto técnicos como funcionales, que permitieran hacer más eficaz la labor de molienda. Por lo pronto, se puede decir que existe una gran variedad de formas y tamaños de los

En su mayoría muestran las huellas de desgaste en el área de moler, pero algunas, al parecer, sólo fueron empleadas como recipientes en ceremonias funerarias. Todas, sin embargo, fueron elaboradas con el mismo concepto de representar animales en cuyo cuerpo o lomo se ubica el área donde se lleva a cabo la acción de moler o de contener.

No obstante, este tipo de metates con efigie sumamente elaborados recuerdan ejemplares semejantes a los hallados en Centroamérica, principalmente a los de la costa norte de Honduras, en el valle de Aguán y Piedra Paya (figuras 7 y 8). Ambos lugares presentan efigies zoomorfas de posibles reptiles estilizados, tal como lo reporta Stone (1943: figuras 34b, 99).

137


Mar铆a Elena Ruiz Aguilar

Figura 4. Metate con efigie zoomorfa que representa una tortuga, Tajumulco, guatemala.

Figura 5. Fragmento de metate con efigie antropomorfa, regi贸n de Motozintla, Chiapas.

Figura 6. Metate con efigie antropomorfa de las Tierras Altas de guatemala.

138


Aproximación a una clasificación del material de molienda

Figura 7. Metate con efigie zoomorfa del valle de Aguán en la costa norte de Honduras.

Figura 8. Metate con efigie zoomorfa de Piedra Paya en la costa norte de Honduras.

Por lo anterior, es probable que debido a su tamaño, forma, estilo y sobre todo a que la superficie de moler es plana y en ocasiones muy delgada y sin huellas de desgaste, estas piezas tuvieran una función ceremonial, más que doméstica. Es factible también que algunas fueran destinadas para cumplir con propósitos especiales, como el de moler productos altamente cotizados, entre ellos el cacao, o en la preparación de alimentos rituales y medicinales. Asimismo, fueron empleadas en ceremonias funerarias de elite, e incluso depositadas como ofrendas en tumbas, como lo mencionan Woodbury (1965: 166), para Kaminaljuyu y Zaculeu, guatemala, y Tejada (1990: 38), en guajilar, Chiapas.

Grupo de metates con lados cerrados y semicerrados Anteriormente se mencionó que estas piedras de moler tienen los lados limitados por un borde que abarca todo el perímetro, encerrando así la superficie de molienda, tal como se observa en corte transversal o sección (figura 9). Hasta ahora, en este grupo, el subgrupo más numeroso es el de ápodos, aunque también aparece de manera menos frecuente el subgrupo con soportes. Tanto en uno como en otro existe una gran variedad de formas y tamaños, así como de grosor y peso. En algunos casos presentan un reborde o “ribete” en ambos extremos (proximal y distal); en otros, el reborde se observa como una ceja perimetral

139


María Elena Ruiz Aguilar

Figura 9. grupo de metates cerrados y semicerrados, vistos en corte transversal; subgrupo ápodos. a) Semicerrado con reborde o metate de “cajón”. b) y c) Cerrados superficie restringida, metates de caparazón de tortuga.

les son: ápodos de planta ovalada y superficie ventral burda; el borde es perimetral, presentan en su interior una cavidad de profundidad variable que suele estar pulida por el uso. Es probable que algunos especímenes con concavidad profunda fueran empleados para otros propósitos, como contenedores de agua o “pilas”(Stromsvik, 1931: 147). Por otro lado, en Xochipala, guerrero, se halló un metate similar a los mencionados, pero con la salvedad de que presenta un orificio central muy peculiar, trabajado ex profeso. La abertura tiene una forma semicircular irregular en la parte basal (ruiz Aguilar, 1993: 428). respecto a este tipo de orificios, grove ha contemplado la posibilidad de que correspondan a “metates-matados”, pues en Chalcatzingo, Morelos, se encontró una pieza semejante del Preclásico medio (grove, 1987: 62). Como se ha podido advertir, este grupo de metates tienen una amplia distribución en diferentes épocas, lo que permite inferir que los metates cerrados ápodos fueran un tipo de enseres utilitarios, característicos de las áreas de actividad doméstica. No obstante, habrá que esperar a encontrar nuevas variantes que permitan definir tipos diversos.

cuya posible función fue la de evitar que los productos molidos se desparramaran (figura 3a). Algunos ejemplares tienen un extremo abierto; otros, los dos, y por lo general son ápodos. Por ejemplo, para el occidente de México, en el valle de Atemajac, Jalisco, se les ha denominado localmente metates de “caja” o huilanches (galván Villegas, 1991: 86, lámina 34). Piezas semejantes han sido reportadas por Kelly (1947: 135), en Apatzingán, Michoacán. En las Tierras Bajas mayas, Willey (1978: 57) ha encontrado que la forma más común de metates es la llamada basin-shaped, en forma de palangana o batea, mejor conocida en la literatura arqueológica como turtleback, metate en forma de caparazón de tortuga, que varían de dimensiones y sus características principa-

Manos de metate Estos elementos comprenden los agentes activos en la función de molienda (garcía Cook, 1982: 112). La forma general del contorno total del cuerpo de estos utensilios responde a figuras geométricas; es decir, que el diseño original posiblemente fue cilíndrico y/o circular, tal como se observó en algunos centros productores actuales en las Tierras Altas de guatemala, Chiapas y en San Salvador el Seco, Puebla. Aquí es conveniente comentar que las formas de los cuerpos deben estar relacionadas con la curvatura transversal de los metates en que fueron empleados. En cualquier clasificación se puede advertir que la mayoría de las formas de las manos suelen ser heterogéneas. Esta diversidad morfológica se atribuye a tres factores externos di-

140


Aproximación a una clasificación del material de molienda

Figura 10. Contorno de formas comunes en las manos de metate. a) Elíptica. b) Ovalada. c) Circular. d) rectangular. e) Cuadrada. f) Triangular. g) Extremos “colgantes”, “perilla” (dog-bone).

141


Mar铆a Elena Ruiz Aguilar

Figura 11. Secci贸n transversal de manos de metate. a) Elipsoidal. b) Ovalada. c) Circular. d) rectangular. e) Cuadrada. f) Triangular. g) Trapezoidal. h) Pentagonal.

142


Aproximación a una clasificación del material de molienda

forma que las anteriores, muestran huellas lineares de uso en sentido transversal al eje longitudinal del artefacto. Es probable que estos enseres se emplearan en metates de lados limitados o restringidos. Aunque también cabe la posibilidad de que se usaran en los metates de lados abiertos que presentan una curvatura transversal escasamente pronunciada. En este grupo se incluyen los cantos de río, cuya forma natural –ovalada u oblonga– fue seleccionada y aprovechada como manos de metate; es decir, que no fueron manufacturados ex profeso. Estos ejemplares pueden presentar golpes por percusión y picoteo en los extremos, con la intención de corregir o enderezar el instrumento para facilitar su empleo. Al igual que en el grupo anterior, los tipos se obtendrán de acuerdo con la forma que presente el corte transversal del espécimen. Sin embargo, en ciertas ocasiones se dificulta apreciar dicha sección debido al tamaño, desgaste y deterioro que sufrieron las piezas.

rectamente vinculados con la materia prima, el modo de empleo y el uso. Es decir, la materia prima con la cual fueron elaborados influye de manera notable en el desgaste de los utensilios, además del modo o modos de empleo en que operó la molendera y el tiempo en que fueron utilizados y reutilizados. En la figura 10 se describe el contorno de las formas más comunes, aunque pueden hallarse otras variantes. Sin embargo, es oportuno aclarar que el contorno total del cuerpo no siempre corresponde a la sección o corte longitudinal y transversal de los artefactos. Esto se debe a que en ambos cortes es donde se evidencia con claridad la zona de mayor desgaste que tuvieron los utensilios. Por ello es recomendable tomar las mediciones pertinentes en ambas secciones, lo que conducirá a definir tipos, subtipos y variantes. En general, esta categoría se divide en tres grandes grupos diferentes entre sí: manos alargadas, manos cortas y manos de uso mixto. Grupo de manos alargadas Se agrupan las manos de metate que tienen por lo menos una longitud del ancho del metate en que se usaron y en algunos casos lo sobrepasan. Estos elementos se usaron en metates de lados abiertos y su tamaño implica el uso de ambas manos para realizar la tarea de molienda. Es importante señalar que las estrías que se marcan por el uso se encuentran en sentido transversal al eje longitudinal del artefacto. De esta manera, la zona de mayor desgaste corresponde a la que entró en contacto con la superficie de molienda. De acuerdo con la forma que afecta la sección transversal de la mano, se pueden advertir los diferentes tipos que resultan solamente del desgaste por su utilización. En la figura 11 se observan en sección transversal algunas de las formas que pueden presentarse.

Grupo de manos de uso mixto Con este término se ha designado a las manos que además de haber servido como agentes activos fueron reutilizadas para llevar a cabo otras funciones. De esta manera pueden surgir diversos ejemplos, entre los más comunes: mano/percutor, mano/alisador, mano/afilador, mano/hacha, etc. Por lo general, en estos artefactos siempre predominará en su mayor parte la función del instrumento premeditado y la segunda o tercera función la ocupará en menor proporción el resto del instrumento. Por último, hay que tomar en cuenta una serie de rasgos comunes de los materiales recuperados, a pesar de que en algunos casos sean limitados. Ello permitirá establecer bases y pistas a seguir respecto a la variabilidad de los recursos, la productividad y el aprovechamiento de los mismos, ya que de los análisis practicados se desprenderán las relaciones inmediatas entre las comunidades de la misma región o área de estudio.

Grupo de manos cortas Son las que por su tamaño sólo permiten ser manipuladas con una mano. De la misma

143


María Elena Ruiz Aguilar

ner que las formas de las piedras de moler no han variado considerablemente desde la antigüedad hasta nuestros días. Es pertinente agregar la importancia que tienen los estudios etnográficos actuales sobre información “viva” de sistemas de trabajo, técnicas contemporáneas en la cadena operativa, herramientas antiguas en contraposición con las actuales, mercadeo de la producción, su distribución, etc. Es decir, si se pretende explicar modelos reales sobre el comportamiento del pasado y llevar a cabo interpretaciones de los conjuntos de artefactos prehispánicos, es indispensable contemplar el mundo real de manera detallada y sistemática. Con lo anterior podemos resumir que los cuatro puntos anteriormente sustentados no deben ser considerados rígidamente por separado, sino entendiéndolos en su calidad unitaria e integral. Por último, si tuviéramos que concluir con una frase, ésta sería: no puede entenderse el artefacto sin compenetrarse en la materia prima, técnica(s) de trabajo, forma(s) y función(es).

Consideraciones finales Este trabajo tiene como principal objetivo simplificar el estudio de los utensilios de molienda recuperados en diferentes contextos arqueológicos. Como se ha podido observar en el transcurso de esta investigación, los puntos a los que me he referido tienen una propuesta metodológica sencilla que sin mayores pretensiones cubre los cuatro aspectos que consideramos básicos en la cadena operativa: materia prima, técnica de trabajo, forma y función. En lo que se refiere a la primera, indagar sobre los diversos recursos pétreos en una muestra conducirá a conocer la procedencia de la materia prima, lo que a su vez permitirá plantear posibles conexiones de intercambio o comercio a corta o larga distancia. Al mismo tiempo, se ha considerado necesario valorar con cierto detalle las propiedades físicas del recurso empleado, tales como: el tamaño del grano y sus ángulos, la cohesión o enlace de los mismos, su dureza, fragilidad y textura. Dichas cualidades facilitarán evaluar la resistencia al desgaste de la roca, su durabilidad, así como apreciar claramente las huellas de uso presentes en los utensilios. Tales características son significativas en los aspectos técnico y funcional, porque de ellas se desprenderá un mayor conocimiento para la descripción e interpretación de los artefactos en términos relevantes del comportamiento. Además, estos atributos de las piedras de moler influyen sustancialmente para obtener mejores resultados en la eficiencia del proceso de molienda. En cuanto al segundo aspecto, queda claro que los procesos de transformación de los instrumentos de molienda abarcan la selección del recurso, la extracción o adquisición del bloque, la reducción del mismo y el acabado. En dicho proceso se emplean por lo general las mismas herramientas y técnicas de trabajo, aunque ambas pueden variar de un sistema cultural a otro. Lo mismo puede ocurrir en la variación morfológica y funcional de estos enseres. De acuerdo con los estudios realizados en diversas colecciones, nos inclinamos a propo-

BIBLIOgrAFÍA Bonfil B., guillermo, 1962, Diagnóstico sobre el hombre en Sudzal, Yucatán: un ensayo de antropología aplicada, Departamento de Investigaciones Antropológicas, Publicación núm. 11, inah, México. Cabrera Castro, rubén, 1995, “Objetos de molienda de Carapan, Michoacán, que sugieren relaciones con culturas de Centroamérica”, en Arqueología del Occidente y Norte de México, Eduardo Williams y Phil C. Weigand (coords.), El Colegio de Michoacán, Zamora. Castañeda S., Hilda, 1976, “utensilios de molienda de Teotihuacan”, tesis de maestría, enah, México. Dutton P., Bertha y Hulda r. Hobbs, 1943, Excavations at Tajumulco, Guatemala, Monographs of the School of American research,

144


Aproximación a una clasificación del material de molienda

quio Internacional de Mayistas (1987), Memorias, vol. 1, Instituto de Investigaciones Filológicas, Centro de Estudios Mayas, unam, México, pp. 569-601. ———, 1993, “La industria lítica de Xochipala, guerrero”, Segundo Coloquio Boschgimpera, iia-unam, México, pp. 400-442. ———, 2004, “El material de molienda de Chinkultic, Chiapas”, XVIII Simposio de Investigaciones Arqueológicas en guatemala, J. P. Laporte, H. Escobedo y B. Arroyo (eds.), Museo Nacional de Arqueología y Etnología, guatemala, pp. 697-711. ———, s/f, Una visión etnohistórica de canteras, canterías y hacedores de piedras de moler en las tierras altas mayas, iia-unam, México. Stone, Doris, 1943, “Arqueología de la Costa Norte de Honduras”, Memorias del Museo Peabody de Arqueología y Etnología, universidad de Harvard, vol. IX, núm. 1, Cambridge, publicado en español por la Sociedad de geografía e Historia de Honduras, Tegucigalpa. Stromsvik, gustav, 1931, Notes on the Metates of Chichen Itza, Yucatan, Carnegie Institution of Washigton, Publication 403, Contributions to American Archaeology, núm. 4, Washington, pp. 141-157. Tejada B., Mario, 1990, “una aproximación cultural a través de las piedras de moler de guajilar, Chiapas”, Revista de Difusión Científica/Tecnológica y Humanística, vol. 1, núm. 1, Consejo Estatal de Fomento a la Investigación y Difusión de la Cultura, Tuxtla gutiérrez, Chiapas, pp. 37-43. Willey, gordon, 1978, “Artifacts. Excavations at Seibal, Peten, guatemala”, Memories of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard university, Cambridge. Williams, Eduardo, 1992, Las piedras sagradas: escultura prehispánica del Occidente de México, El Colegio de Michoacán, Zamora.

núm. 9, university of New Mexico, Nuevo México. Galván Villegas, Luis Javier, 1991, Las tumbas de tiro del valle de Atemajac, Jalisco, inah, Colección Científica, México. García Cook, Ángel, 1982, Análisis tipológico de artefactos, inah, Colección Científica 116, México. Grove, David, 1987, Ancient Chalcatzingo, university of Texas Press, Austin. Hayden, Brian y Margaret Nelson, 1981, “The use of Chipped Lithic Material in the Contemporary Maya Highlands”, American Antiquity, Society for American Archaeology, 46(4): 885-898. Kelly, Isabel, 1947, Excavation at Apatzingan, Michoacán, Viking Foundation, Publication in Anthropology, núm. 7, Nueva York. Kidder, Alfred V., 1947, The Artifacts of Uaxactun, Guatemala, Carnegie Institution of Washington, Publication 576, Washington, D. C. Navarrete C., Carlos, 1978, Un reconocimiento de la Sierra Madre de Chiapas: apuntes de un diario de campo, Instituto de Investigaciones Filológicas, Centro de Estudios Mayas, Cuaderno núm. 13, unam, México. Nelken-Terner, Antoinette, 1968, “Los implementos de la molienda prehispánica. Ensayo metodológico”, tesis de maestría, enah, México. Pozas, ricardo, 1959, “Chamula, un pueblo indio de los Altos de Chiapas”, Memorias del Instituto Nacional Indigenista, vol. 8, México. ruiz Aguilar, María Elena, 1986, Análisis preliminar de la lítica de Mundo Perdido, Tikal, Centro de Investigaciones regionales de Mesoamérica (cirma), núm. 11, guatemala, pp. 113-133. ———, 1989, “Instrumentos líticos procedentes de un basurero, Tikal, Petén”, II Colo-

145


Aprovechamiento de la sílice en las culturas mesoamericanas Adolphus Langenscheidt *

milenarios producidos en lugares que ahora son de Alemania, del Medio y del Lejano Oriente, del Sureste Asiático, la India, etc., donde dichos minerales silíceos fueron utilizados. Resultan admirables diversas obras realizadas por los lapidarios de las culturas prehispánicas, si se toma en cuenta que ellos solamente atisbaron algunos de los conocimientos científicos y técnicos, y que no obstante, a su propio nivel tecnológico, desarrollaron algunas de las técnicas y herramientas necesarias para ese oficio. En Mesoamérica se han registrado cuentas perforadas desde el periodo Formativo temprano, aparentemente elaboradas con materia prima recogida de arroyos y ríos o de superficie de terrenos donde se encontraban a flor de tierra. Alfonso Caso (1965: 897, citando a Sahagún) indicó que además del jade los zapotecas y mixtecas trabajaron cristal de roca (cuarzo), ágata, amatista y que probablemente también conocieron la “piedra de sangre”, que es una calcedonia verde con inclusiones de óxidos de fierro. También menciona el ópalo (ídem). Desde el punto de vista de la mineralogía ahora sabemos que la sílice en su estado natural sólido ha estado disponible en tres formas principales: a) cristales visibles a simple vista, de diversos tamaños y colores, b) como calcedonia o sílice microcristalina, y c) como esferoides microscópicos dispuestos en retículas tridi-

Los minerales de sílice (SiO2), por lo general, siempre han sido atractivos visualmente y su utilización muy popular desde hace milenios. Sin embargo, aún no se ha llevado a cabo para los arqueólogos un estudio completo de laboratorio del gran legado de obras lapidarias de estos materiales en el área cultural de Mesoa­ mérica. Ante esta realidad, considero útil difundir algunos aspectos mineralógicos y geográficos de los elementos silíceos, desde la perspectiva arqueológica actual, para explicar mejor su uso en las culturas prehispánicas de México. Los minerales de sílice tienen características de dureza y de aspecto visual que los hacen atractivos al ser humano desde que éste los viera por primera vez. Así, en la prehistoria el hombre decidió recogerlos, atesorarlos y después aprovecharlos para adorno personal y para algunas de sus herramientas e instrumentos utilitarios. Al cabo de algunos siglos en todas las culturas se desarrollaron las técnicas para forjar, desbastar, esculpir, perforar y pulir la superficie de los objetos que se producían con tan apreciada materia prima. En todas las culturas del mundo se dio el aprovechamiento de tales minerales y el área mesoamericana no fue la excepción. En el Viejo Mundo se han estudiado instrumentos * Investigador independiente.

147


Adolphus Langenscheidt

pecto visual (colores y su disposición, así como la forma de los microcristales en su caso), la dureza y la tenacidad. Estas tres cualidades son las más notables que se perciben y han valorado. Los sencillos dispositivos y herramientas manuales que conocieron los antiguos lapidarios prehispánicos de la América Media son los percutores y cinceles líticos, las astas de venado, huesos diversos, taladros giratorios (como malacate y otros diseños), los portaobjetos y algunos abrasivos. Todos estos dispositivos y herramientas en diversos pesos, tamaños, durezas y granulometrías, en el caso de los abrasivos. Con fines prácticos, describo en el cuadro 1 los minerales de sílice utilizados por los lapidarios prehispánicos de Mesoamérica. Cabe mencionar que en la actualidad se ha podido explicar lo que ocurre con el tratamiento térmico al que pudieron ser sometidos trozos de sílice o algunos instrumentos líticos ya producidos para cambiar o mejorar sus cualidades en contextos culturales antiguos de Mesoamérica. Los efectos del calentamiento de la sílice pueden ser el cambio sutil de color o el mejoramiento en la resistencia mecánica. Del tratamiento térmico se exceptúa el ópalo, puesto que se revienta al ser calentado para dejar escapar como vapor el agua que contiene. Considero que mejorar la resistencia de la materia prima bien pudo ser un efecto buscado por el antiguo usuario, pero sólo el lapidario moderno es capaz de interesarse en realidad en el cambio de color al tratar de mejorar el aspecto de algunas gemas.

mensionales en el mineral llamado ópalo. Mediante estudios de microscopía electrónica se sabe que los esferoides están constituidos por tridimia-cristobalita, dos minerales que en este caso son el resultado de la diagénesis del ópalo. Como rareza en la naturaleza se conoce sílice amorfo natural producto de los rayos cuya energía eléctrica la funde y la deja enfriar rápidamente. También se conoce la sílice como gel producida en la industria moderna. Todas las variedades de sílice generalmente han sido producidas y aprovechadas en pequeñas cantidades, lo cual se debe, entre otras razones, a que se encuentran en yacimientos minerales relativamente pequeños, si bien muy dispersos a lo largo y ancho del mundo, incluyendo el territorio de Mesoamérica. Por lo que toca a su naturaleza mineralógica, se puede decir que estas variedades son químicamente semejantes entre sí, pues están constituidas por moléculas de óxido de silicio con pequeñas cantidades de impurezas; los ópalos tienen además agua en proporción no fija. Aunque la sílice se puede hallar pura en la naturaleza, es frecuente encontrarla acompañada de otros minerales, mismos que se hallan como impurezas, por lo común en pequeña proporción. Las impurezas resultan importantes, pues conjuntamente con la cristalización aportan los atractivos visuales que caracterizan a cada una de las variedades de sílice. La cristalización o su ausencia y las impurezas han dado pie, desde la antigüedad hasta el tiempo actual, a nombres muy diversos y a la asignación, no científica, de supuestas virtudes a las variedades silíceas. Ante este hecho nos parece un tanto irrelevante la subdivisión detallada en muchas variedades que lleva a nombres pintorescos o comerciales y no a diferenciaciones científicas de las mismas. En la época prehispánica no existían las ciencias y las técnicas como las conocemos ahora, tampoco se habían desarrollado teorías científicas para explicar y caracterizar a las especies silíceas más allá de lo que permiten las tres cualidades más relevantes, que son: el as-

Punta de proyectil tallada tipo Clovis en cuarzo y calcedonia. Sala Poblamiento de América, mna.

148


Aprovechamiento de la sílice en las culturas mesoamericanas

Punta de proyectil tallada en calcedonia. Sala Poblamiento de América, mna.

Pequeña calavera tallada y pulida muy finamente, en cristal de roca, y con acabado brillante. Sala Mexica, mna.

Punta de proyectil tallada en cuarzo débilmente rosado, tipo Clovis. Sala Poblamiento de América, mna.

Pequeña escultura de un felino tallada y pulida en cristal de roca, acabado mate. Sala Los Mexica, mna.

La pieza de mayor tamaño es de pedernal negruzco. La pieza blanca es uno de los llamados “bruñidores”, tallado en cuarzo lechoso. El otro “bruñidor” es de calcedonia. Sala Altiplano Central, mna.

Pequeña orejera tallada y pulida en cristal de roca con acabado brillante. Sala Culturas de los Mexica, mna.

149


Adolphus Langenscheidt

Punta de proyectil tallada en jaspe color marrón rojizo. Sala Poblamiento de América, mna.

La pieza es un componente hemisférico de una orejera tallada, muy finamente pulida con diámetro exterior de aproximadamente 24 mm, paredes de 1 mm y con una perforación lateral con diámetro inferior a 1 mm. Cultura olmeca, en crisoprasa. Sala Culturas del golfo, mna.

Punta de proyectil tallada en calcedonia color ámbar translúcido a transparente. Sala Poblamiento de América, mna.

Cuentas talladas y pulidas en cristal de roca con una cuenta central esférica pulida y perforada, en amatista. Sala Culturas del golfo, mna.

Conjunto de ocho cuentas de collar talladas, perforadas y pulidas en amatista color púrpura débil. Vitrina Tarascos. Sala Occidente, mna.

raspador oval de gran tamaño, tallado en pedernal gris oscuro. Sala Poblamiento de América, mna.

150


Aprovechamiento de la sílice en las culturas mesoamericanas

Conjunto de hojas de cuchillos para sacrificio talladas en pedernal de diversos colores, que van del blanco puro al marrón rojizo y al gris. Sala Los Mexica, mna.

Hoja de cuchillo “personificado” con aplicaciones de otros materiales, para sacrificio, tallado a perfección, en jaspe color coral débil. Sala Los Mexica, mna.

Hoja de cuchillo “personificada” con aplicaciones de otros materiales, para sacrificio, tallado a perfección en cuarzo rosado débil. Sala Los Mexica, mna.

Pequeñas esculturas talladas y perfectamente pulidas, en cristal de roca de excelente calidad (cuarzo hialino). Sala Los Mexica, mna.

151


Adolphus Langenscheidt

Pequeñas geodas de ágata multicolor, cortadas y pulidas artesanalmente, colectadas y trabajadas en tiempos modernos, procedentes de Chihuahua.

Ejemplar de un cristal de roca o cuarzo hialino individual, incoloro, que procede de Zacatecas. rebanada de geoda, en calcedonia bandeada (ágata), en diversos tonos de gris, colectada, cortada y pulida artesanalmente en tiempos modernos, procedente de Zacatecas.

geoda doble, cortada por mitad en tiempos modernos, que muestra calcedonia en tonos grises en las orillas y depósito de cristal de roca en los huecos centrales, procedente de Zacatecas.

152


SiO2, en cristales hexagonales iguales al cuarzo, grandes a pequeños, en tonalidades de púrpura débil a intenso, debido a impurezas de fierro. generalmente transparente, a veces translúcido. A veces con sombra de crecimiento.

7.0

7.0

SiO2, prismas hexagonales, de grandes a muy pequeños, a veces bipiramidales, siempre transparentes e incoloros.

Cuarzo hialino o cristal de roca

Amatista

7.0

Dureza

SiO2, prismas hexagonales ocasionalmente bipiramidales, desde grandes a pequeños, blanco opaco a incoloro.

Descripción

Aplicaciones en culturas mesoamericanas

Normalmente en conjuntos que forran fracturas en la roca o en el interior de geodas.

Normalmente en conjuntos (drusas) que forran fracturas en la roca o en el interior de geodas.

Otras observaciones

Estados de México (Temascaltepec), e Hidalgo (Tamazunchale, S. L. P.), así como en yacimientos pequeños en muchos estados.

Es la variedad de cuarzo más apreciada e interesante de todos los minerales de sílice. En la antigüedad clásica los amuletos de amatista se consideraban protectores contra los efectos de beber vino en exceso, y protegían en las batallas. Su coloración se debe a contenido de Fe3. Calentada a 400-500°C pierde coloración. En México existen minas prehispánicas en el estado de guerrero.

Ampliamente distribuido en pequeñas cantidades que cubren paredes de fracturas, vetas u oquedades en las rocas en particular en las formaciones de rocas ígneas ácidas. Los bipiramidales indican su desarrollo en suspensión acuosa.

En muchos lugares de la Ampliamente distribuido en Sierra Madre Occidental y pequeñas cantidades que Sierra Madre Oriental cubren paredes de fracturas u oquedades en las rocas, en particular en las formaciones de rocas ígneas ácidas.

Localizaciones en área mesoamericana

Cuentas y dijes en Estados de guerrero, formas de pajarillos guanajuato, México y perforados en la Zacatecas, entre otros. cola para colgarse, cuentecillas esféricas y tubulares perforadas longitudinalmente.

Joyería, escultura, particularmente en escultura y lapidaria mixteca y azteca. Ocasionalmente en medicina.

Normalmente en Joyería, escultura, conjuntos que forran ocasionalmente en fracturas en la roca medicina. o en el interior de geodas, generalmente translúcido.

Aspecto visual

CuADrO COMPArATIVO DE LAS VArIEDADES DE SÍLICE

Cuarzo lechoso

Variedad silícea

Aprovechamiento de la sílice en las culturas mesoamericanas

153


SiO2, en microcristales que forman capas sucesivas, paralelas, con colores muy diversos y translucidez de mínima a casi completa.

Sílice criptocristalina. Comúnmente masivo, rojo ladrillo, con superficie opaca.

Jaspe

Es un cuarzo cristalino con color rosado, desde intenso hasta casi blanco. Normalmente es nebuloso, y nunca es diáfano. Al parecer el color se debe a titanio y a fierro. SiO2, en microcristales. Colores débiles desde blanco a gris oscuro, según impurezas en bandas.

Descripción

Ágata

Calcedonia

Variedad silícea Cuarzo rosado

154 5.0-6.0

+-7.0

<7.0

<7.0

Dureza

Color rojo hematítico Cuentas, dijes y por su alto contenido esculturas. de óxidos de fierro como hematita que le dan el color casi uniforme. Al ser pulido puede adquirir algún brillo.

Cuentecillas. Blanquecina opaca hasta transparente, aspecto ceroso, color blanco a gris; raras veces azulosa, marrón o negra. Cuentecillas. Bandas de colores muy diversos, a menudo translúcidas. En las geodas son bandas concéntricas y en ocasiones rectas y horizontales al formarse que muestran su posición al precipitarse la sílice.

Aspecto visual

Corresponde a calcedonia con bandas frecuentemente paralelas con colores diversos que indican el orden de deposición. El ágata musgosa incluye dendritas de pirolusita (MnO2) que le dan aspecto interesante. En México se localiza en la mina La guitarra, en Temascaltepec, Méx. Las llamadas ágatas de fuego al parecer no se hallaron en tiempo prehispánico. Es una forma de sílice relativamente abundante en yacimientos dispersos. En Chihuahua se encuentran ágatas multicolores muy atractivas que pudieron ser explotadas en tiempos antiguos.

Muy amplia distribución en los estados serranos, en yacimientos pequeños a medianos.

Presente ampliamente en pequeñas cantidades que cubren paredes de huecos o de fracturas en rocas ígneas ácidas, sobre todo en riolitas.

Suele encontrarse en el centro de diques pegmatíticos grandes. Frecuentemente incluye cristales microscópicos de rutilo. Yacimientos de excelente calidad se localizan en Brasil (río grande Do Sul), y en eua (Maine y Dakota del Sur).

Otras observaciones

Siempre en cantidades muy pequeñas se encuentra muy dispersa en toda el área mesoamericana.

Aplicaciones en culturas Localizaciones en área mesoamericanas mesoamericana En Xhajá, municipio de Cuentecillas. Zimapán, Hgo. Es poco Aspecto desde ceroso Hojas de cuchillos a brillante. Frecuente- aztecas para sacrificio. común en México. mente translúcido.

CuADrO COMPArATIVO DE LAS VArIEDADES DE SÍLICE (continuación)

Adolphus Langenscheidt


155

SiO2-n H20 5.5-6.5

+-7.0

Brillos internos o iridiscencias.

Presenta color verde. Superficie opaca translúcida, incluye capas microscópicas de color blanco.

Verde tierno con superficie no brillante.

+-7.0

SiO2, en microcristales. Tonos verdes homogéneos debidos a óxido de níquel.

SiO2, semejante a la plasma pero más translúcida.

Aspecto visual

Dureza

Descripción

Dijes

Pectorales, dijes y cuentas.

Aplicaciones en culturas mesoamericanas Cuentecillas perforadas, dijes o colgantes perforados para collares, pectorales, etc.

querétaro, Hidalgo, guerrero, Jalisco, San Luis Potosí, Michoacán, guanajuato, Nayarit, Chihuahua, guatemala y Honduras.

Pequeños yacimientos muy dispersos en Oaxaca y el Occidente.

Localizaciones en área mesoamericana En múltiples lugares del Occidente, desde Oaxaca a Sinaloa, en yacimientos muy pequeños y muy dispersos. Es sílice criptocristalino (variedad de calcedonia) translúcido, tono uniforme verde manzana debido a impurezas de óxido de níquel que puede ser pulido y adquirir algún lustre. Pudo ser tomada como chalchihuite, pero no legítimo, aunque se utilizó en tiempo prehispánico. Su coloración se debe a delgados cristales fibrosos de hornblenda o clorita. Pudo ser considerado chalchihuite “corriente” en la antigüedad prehispánica. Los yacimientos de querétaro se explotaron mayormente desde 1835, intensificando su producción a partir de 1870. Se produce en muchas partes como Australia. Los “ópalos de fuego” son propios de querétaro y se estima que se formaron por geles de sílice a 160°C y contienen inclusiones de hornblenda, limonita, goethita, fluorita, cuarzo, cristobalita, kaolinita y pirita. Los ópalos se hallan en muchas naciones, en particular donde hay rocas volcánicas ácidas y en ocasiones en rocas basálticas.

Otras observaciones

Notas: 1. La dureza del cuarzo hialino es 7 pero se ve afectada por la dirección en que se haga la prueba. 2. La dureza de la calcedonia es 7, pero se afecta por impurezas incluidas en cada variedad o por la formación de ópalo entre los microcristales. 3. La “piedra de sangre” o heliotropo no se ha reportado en el área mesoamericana en contexto arqueológico, aunque es de esperarse dado su atractivo aspecto, que le impide pasar desapercibida. Es una crisoprasa con desarrollo de hematita dentro de su masa de microcristales de sílice.

Ópalo

Prasa

Variedad silícea Crisoprasa

CuADrO COMPArATIVO DE LAS VArIEDADES DE SÍLICE (continuación)

Aprovechamiento de la sílice en las culturas mesoamericanas


Adolphus Langenscheidt

Benson, Elizabeth P. y Beatriz de la Fuente (eds.), 1996, Olmec Art of Ancient Mexico, The Board of Trustees, National gallery of Art, Washington. Burenhult, göran, 1993, The First Humans. Human Origins and History to 10 000 BC, göran Burenhult (gen. ed.), Harper San Francisco, Nueva York. Caso, Alfonso, 1965, “Lapidary Work, goldwork, and Copperwork from Oaxaca”, en Handbook of Middle American Indians, Archaeology of Southern Mesoamerica, vol. 3, parte 2, r. Wauchope, gen. ed., g. r. Willey, vol. ed., university of Texas Press, Austin, pp. 896-930. Castillo Tejero, Noemí, 1976, Consideraciones generales sobre algunos conocimientos tecnológicos entre los mayas prehispánicos, Cuaderno de Arqueología 1, inah, México. Clavijero, Francisco Javier, 1964, Historia Antigua de México, edición y prólogo del r. P. Mariano Cuevas, Porrúa, México. Coe, William r., 1965, “Artifacts of the Lowlands Maya”, en Handbook of Middle American Indians, Archaeology of Southern Mesoamerica, vol. 3, parte 2, r. Wauchope, gen. ed., g. r. Willey, vol. ed.) university of Texas Press, Austin, pp. 594-602. Covarrubias, Miguel, 1948, “Tipología de la industria de piedra tallada de la cuenca del río Mezcala”, en IV Reunión de Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología, Sociedad Mexicana de Antropología, México, pp. 86-90. ———, 1956, Historia general de las cosas de Nueva España, anotaciones y apéndices de Ángel María garibay, Porrúa, México. ———, 1961, Arte indígena de México y Centro América, traducción de Sol Arguedas, unam, México. Diehl, richard A., 2004, The Olmecs, America’s First Civilization, Thames and Hudson, Londres. Durán, fray Diego, 1984, Historia de las Indias de Nueva España e Islas de Tierra Firme (la prepara y da a luz Ángel Ma. garibay K.) Porrúa, México.

Colofón Las variedades silíceas que se aprovecharon en las culturas antiguas de Mesoamérica no fueron todas las que existen según la mineralogía moderna, pero sí fueron las más atractivas visualmente. Es evidente que la taxonomía indígena obedecía a criterios diferentes a los actuales. De acuerdo con los criterios mineralógicos contemporáneos, fueron tres las variedades básicas de sílice aprovechadas en tiempo prehispánico: el óxido de silicio cristalino, el óxido de silicio microcristalino y el ópalo. Al tomar en cuenta la dureza de la materia prima aprovechada, de 5 a 7 en la escala de Mohs, asombra que los rasgos de muchos instrumentos presenten gran soltura y perfección en las formas escultóricas y en los acabados de las superficies, aun tratándose del cuarzo hialino. Ello confirma que el lapidario prehispánico trabajaba con gran paciencia y con gran sensibilidad artística, probablemente utilizando como abrasivo arena diamantífera (Langenscheidt, en prensa). Agradecimientos Dejo constancia de mi agradecimiento a la maestra Leticia gonzález Arratia por sus observaciones a la primera versión de mi escrito, a la maestra Lorena Mirambell por sus orientadores comentarios sobre el tema, a mi amigo el ingeniero Elías Ojeda por su valiosa información geológico-minera, al señor rogelio Sánchez por información de primera mano sobre algunas localizaciones específicas de sílice, a Felipe y Juan Manuel ruiz Langenscheidt por las fotografías, a Amalia Langenscheidt S. por asesorías en la presentación digital y a las muchas otras personas que me apoyaron de diversas formas en mi investigación. A. L.

BIBLIOgrAFÍA Bargalló, Modesto, 1966, La química inorgánica y el beneficio de los metales en el México prehispánico y colonial, unam, México.

156


Aprovechamiento de la sílice en las culturas mesoamericanas

Langenscheidt, Adolphus, 1965, Los artefactos de Tlatilco, inah, México. ———, 1985, “Bosquejo de la minería prehispánica de México”, en Quipu, enero-abril: Sociedad Latinoamericana de Historia de la Ciencia y la Tecnología, México, 2(1): 37-58. ———, 1997, “La minería en el área mesoamericana”, en Arqueología Mexicana, Conaculta/inah, México, V(27): 4-15. ———, 2007, “Lapidaria mesoamericana, una reflexión sobre los abrasivos probablemente usados para trabajar los chalchihuites duros”, Arqueología, núm. 36, México, pp. 179-206. Lorenzo, José Luis, 1967, La etapa lítica en México, inah, México. Lothrop, S. K., W. F. Foshag y Joy Mahler, 1957, Robert Woods Bliss Collection. Pre-Columbian Art, The Phaidon Press, Londres. MacNeish, richard, Antoinette Nelken-Terner y Irmgard W. Johnson, 1967, Non Ceramic Artifacts. The Prehistory of the Tehuacán Valley, vol. 2, university of Texas Press, Austin y Londres. McGuire, J. D., 1892, “Material Apparatus and Processes of the Aboriginal Lapidary”, American Anthropologist, núm. 5, Smithsonian Institution, Washington, pp. 165-176. ———, 1893, “On the Evolution of Art and Working in Stone”, en American Anthropologist, 6, Smithsonian Intitution, Washington, pp. 307-319. ———, 1896, “A Study of the Primitive Methods of Drilling”, Annual Report, Smithsonian Institution, Washington, pp. 623-756. Mirambell, Lorena E., 1968, Técnicas lapidarias prehispánicas, inah, México. Molina, fray Alonso de, 1992, Vocabulario en Lengua Castellana y Mexicana y Mexicana y Castellana, estudio preliminar de Miguel LeónPortilla, tercera edición, Porrúa, México. Mottana, Annibale, rodolfo Crespi and giuseppe Liborio, 1978, Simon and Schuster’s Guide to Rocks and Minerals (ed. Martin Prinz, george Harlow y Joseph Peters), Simon y Schuster, Nueva York, Londres, Toronto, Sydney, Tokio, Singapur.

Easby, Elizabeth K. y Dudley T. Easby, 1953, “Apuntes sobre la técnica de tallar jade en Mesoamérica”, en Anales del Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas, núm. 6, universidad de Buenos Aires, Buenos Aires. Evans, Susan T., 2004, Ancient Mexico and Central America: Archaeology and Culture History, Thames and Hudson, Londres. Flannery, Kent V. y ronald Spores, “Excavated Sites of the Oaxaca Preceramic”, en The Cloud People, Kent V. Flannery y Joyce Marcus (eds.), Academic Press, Nueva York, pp. 21-26. Foshag, William F., 1957, “Mineralogical Attributions”, en S. K. Lothrop, W. F. Foshag y Joy Mahler, Robert Woods Bliss Collection. Pre-Columbian Art, láminas I-VXVIII, LXXXVI-XCVI, The Phaidon Press, Londres, pp. 45-51. ———, 1954, “Estudios mineralógicos sobre el jade en guatemala”, traducción de Argentina Díaz Lozano, Antropología e Historia de Guatemala, 6(1): 3-47, guatemala. Gómez Rueda, Hernando y Valèrie Courtes, 1987, “un pectoral olmeca de La Encrucijada, Tabasco: observaciones sobre piezas menores olmecas”, en Arqueología, núm. 1, Dirección de Monumentos Prehispánicos, inah, México, pp. 73-88. Instituto geológico de México, 1923, Catálogo geográfico de las especies minerales de México, Boletín núm. 41, Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo, Talleres gráficos de la Nación, México. ———, 1922(?), Catálogo sistemático de las especies minerales de México y sus aplicaciones industriales, Boletín núm. 40, Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo, Talleres gráficos de la Nación, México. Johnson, Paul W., 1965, Field Guide to the Gems and Minerals of Mexico, gembooks, Mentone, California. Kunz, george Frederick, 1971 (1913), The Curious Lore of Precious Stones, Dover Publications, Nueva York.

157


Adolphus Langenscheidt

Semenov, Sergei A., 1964, Prehistoric Technology, an Experimental Study of the Oldest Tools and Artifacts from Traces of Manufacture and Wear, Cory, Adams y Mackay, Londres. Sinkankas, John, 1964, Mineralogy for Amateurs, Van Nostrand reinhold Co., Nueva York, Cincinnati, Toronto, Londres, Melbourne. Sinkankas, John, 1952, Gemstones of North America, D. van Nostrand Company, Princeton. Torquemada, fray Juan de, 1969, Monarquía indiana, introducción de Miguel León Portilla, edición facsimilar de la de 1723, Porrúa, Biblioteca Porrúa, vols. 41-43, México. Torres Trejo, Jaime, 1996, Introducción al estudio del pedernal, inah, Colección Científica 330, México. Webster, robert, 1994, Gems: Their Sources, Descriptions, and Identification, rev. Peter g. read, Butterworth-Heinemann, Oxford. Wolf, Paul P. de, 2003, Diccionario Español-Náhuatl, prólogo de Miguel León-Portilla, unam, universidad Autónoma de Baja California Sur, Fideicomiso Teixidor, México.

Panczner, William D., 1987, Minerals of Mexico, Van Nostrand reinhold Company, Nueva York. Piña Chán, román, 1990, Los olmecas, la cultura madre, edición, premisa y apéndice de Laura Laurencich Minelli, Lundberg Editores, Barcelona, Madrid. Rands, robert L., 1965, “Jades of the Maya Lowlands”, en Handbook of Middle American Indians, Archaeology of Southern Mesoamerica (r. Wauchope, gen. ed.; g.r. Willey, vol. ed.), university of Texas Press, Austin, 3(2): 561-580. Rau, Charles, 1872, “Drilling in Stone Without Metal”, Annual Report of the Board of Regents of the Smithsonian Institution, Washington, pp. 392-400. Sahagún, fray Bernardino de, 1963, Florentine Codex. General History of the Things of New Spain. Book 11-Earthly Things, translated from Aztec into English, with notes and illustrations by Charles E. Dibble and Arthur J. O. Aderson in Thirteen Parts, Part XII, The School of American research and The university of utah, Santa Fe, Nuevo Mexico.

158


Investigaciones recientes sobre la lítica arqueológica en México se terminó de imprimir en julio de 2010 en los talleres gráficos del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Producción: Dirección de Publicaciones de la Coordinación Nacional de Difusión.


Investigaciones recientes sobre la litica arqueologica en Mexico  
Investigaciones recientes sobre la litica arqueologica en Mexico  
Advertisement