Issuu on Google+


Alicia Gallegos (Argentina) Nací en Morón, provincia de Buenos Aires, Argentina, en 1959. Siempre fui a escuelas públicas, recorrí varias porque en las escuelas molestan los alumnos que piensan. Apenas aprendí a leer, leí La Cabaña del tío Tom y descubrí que había cosas interesantes en los libros. Intenté formar una banda de rock, pero no era fácil . Del rock pasé a leer poesía, de leer poesía pasé a editar revistas literarias. Tuve tres revistas de poesía : LA HOJA DE ALICIA, L.AND G. y REVISTA BIG BANG que circularon por correo a través de todo el mundo. De editar revistas literarias pasé a editar libros de poesía. Fui editora durante más de diez años, publiqué alrededor de cincuenta libros de poesía de autores argentinos y extranjeros. Soy una de las pocas editoras mujeres que trabajaron en el ambiente del libro, sola "sin Dios, sin patrón y sin marido". Me considero la Madre de la Poesía Gay de Buenos Aires . Escribí algunos poemas que fueron publicados y traducidos y conocí a muchísima gente . Coordiné algunos Ciclos de Poesía. Con mis poemas publiqué tres libritos IMAGEN, REUNIÓN y POEMAS BREVES 1992-1995 Amo la Poesía, las bicicletas y la fotografía. Odio el autoritarismo. Sigo escribiendo. Me podría definir como activista cultural, pero prefiero decir que soy Buscador de palabras, Desterradx del Paraíso

*****


No dejes restos de vino en las copas cuando los niños juegan a Billy de Kid y Joe el Cantinero ni la botella de whisky en el estante de abajo ni al mejor amigo cuidando a tu mujer embarazada. Porque los niños se tomarán el vino o venderán el whisky y tu mujer abrazará a ese amigo que leyó tus libros y sabe de tus miedos. Ese tango que escuchás fingiendo trabajar en la penumbra del garaje te instala en la ceguera de lo absurdo y te vestís de perdedor. Es lógico que todo termine mal . Finalmente Billy o Joe se acostarán con ella y tu amigo se buscará un amante que lo folle con ganas. Es la tragedia que no tiene fin hagas lo que hagas por eso bebe bébetelo todo ***** el tren en la semipenumbra de un vagón vacío, uno más, del largo tren de carga, escucho el ruido de la lluvia golpeando las paredes de madera. Mi traje blanco de marino americano ya no resplandece como antes de partir.


Burdeos es un puerto gris, el horizonte ahora es un puerto gris y voy viajando mientras creo que decido algo, el día, el rumbo o el destino y nada cambia porque el tren es quien corta el aire y el paisaje. Y nada cambia porque la lluvia mañana será polvo en el camino. ***** Cuando salta la liebre Descubrir que cuando salta la liebre es el momento justo. Un instante estalla sobran las palabras en la hora de la infancia. El campo es belleza y crueldad sin culpa. Infinito, transparencia, polvareda, lluvia, sol, barro , todo es experiencia. Ayudar a nacer o matar sin emoción. Degollar un cordero, hay que sostenerlo, se da cuenta y grita, juntar la sangre en una lata, limpiar unas perdices, abrir una gallina. Acariciar, la carne recién muerta "tocala, todavía está tibia" perfectamente desangrada oler, "¿ves? este es el olor de la carne fresca" cortar, trozar , lavar,


acomodar en la fuente cuando salta la liebre impasibles atravesando los cardos entre el disparo y la olla no hay lugar para dudar es tiempo de aprender ***** Una palabra extranjera sostiene tu espalda Es curioso como servís el té. Hay en toda tu postura, algo que no es de aquí, una palabra extranjera sostiene tu espalda. ¿Crucifixión? Es la forma de mirar la taza o de mirarme mientras desparramo migas sobre el césped inglés. Disculpame los scones son así . Lo mismo me sucede cuando hago crujir sobre el caldo hirviente algún nido de cabellos de ángel... Vuelan y se desparraman por todo el piso de tu cocina. Ya lo sabemos. No me resulta fácil evitar la expansión. La jaula no se compara a las cortinas. Podés observarme sin reparo, no voy a morderte. Me pedís que guarde tu secreto y yo salgo al jardín a poner agua para que se bañen los zorzales, querría verlos salpicando esas lajas del camino lateral. Eso me hace feliz. No me resulta fácil evitar la expansión.


Me falta el aire y me detengo esperando tu grito: ¡Ey! ¡Tú! ¡Ah! ¡La jaula...! Sonrió apenas y pienso: no hay vencedor posible, conozco tu secreto. ***** Tendiendo la ropa bajo un cielo de nieve Tendiendo la ropa bajo un cielo de nieve. Si me estuvieses viendo desde adentro de la casa, desde junto al fuego de la estufa donde se asan unas papas. ¿Me gritarías desde la ventana? ¡Ey! ¡tú! ¿Por qué te ocultas tras el velo de la vieja cortina infranqueable? ¿Por qué la foto reemplaza la palabra ? Mi traje colgado en el armario no tiene arrugas ni las sábanas que vuelan junto al viento. El pudor se esfuerza en ocultar este cansancio, esta camiseta rota y desteñida que bajo el pulover no se ve. La nieve, la carne de las papas, tu blanca piel adolescente. Todo se diluye con la llegada de la primavera. Del fuego , el recuerdo en blanco y negro. Alicia Gallegos *****


Daniela Camacho (México)

Sinaloa, México (1980). Poeta y traductora. Es ingeniera industrial y de sistemas por el ITESM y licenciada en lengua y literaturas hispánicas por la UNAM. Publicó los poemarios En la punta de la lengua (Tintanueva Ediciones, 2007), Plegarias para insomnes (Editorial Praxis, 2008 y Fondo Editorial Fundarte, Venezuela, 2010), [imperia] (Fundación Editorial El Perro y la Rana, Venezuela, 2013) y el libro de palíndromos Aire sería (Editorial Praxis, 2008); así como el libro-objeto Pasaporte ((c)acto, 2012), en edición trilingüe, junto a Natalia Litvinova y Beatriz Paz, y la plaquette islísima (Los poetas del cinco Editora, Chile, 2013). Durante casi cuatro años residió en Tokio, Japón. Actualmente, vive en Lausana, Suiza. http://habitaciondelaheroina.wordpress.com

*****


[monólogo de la insensata] alguien dijo: se trata del furor. no. lo imprescindible es la quietud. el resplandor de las bestias ocurre cuando vuelven en sí. alguien dijo: por las noches, sobre un paisaje de nieve, se les puede ver soñando con cuerpos humanos. [la explicación] venía de la infancia desatada la ciudad violenta el mar sísmica ya desde otra vida turbulenta hecha a la medida de ese cuerpo que era hombre que era niño casi abierto inmaculado tú dijiste que temías lo negro de mis ojos ese andar el brillo que salía de mi boca no la lengua las palabras la saliva tan fulgor y yo con mi animala dentro movediza ya lo dije repitiendo no conoces la distancia no conoces la desdicha repitiendo para ti crecerá mi flor oscura en tu corteza cerebral colonizada llevarás este reguero de cenizas este polvo del color de labios deslumbrantes tú tan absoluto imagen semejanza destruida y yo contracción o precipicio porque sabes la semilla de mi vientre se volvió un jardín contaminado cuarentena eso es como morir y ya desenterrada ojos más limpios escorpiona improvisé propagarme dije despedazar con vehemencia porque amar es un destino extraordinario lloré porque amar no es un destino cuando se carece de lenguaje perforación sin más eso es narrativa de lo adverso estoy temblando (cuánto dura el deseo por qué no cesa) [el presente] cuatro mil setecientos días nos atraviesan ¿tienes miedo? ¿es el tiempo una virtud? en el sueño todo es tan distinto lo saben los que sueñan como escuchar la formación de las constelaciones música de frotarnos la piel esa privación aquel día 14:46 ¿sentiste el movimiento de la tierra? algo azul irrumpía algo negro arrebatado de lo turbio se agitaba dentro de mis ojos derrumbar me repetí hacer polvo en la memoria dos cuerpos niños amantes huérfanos así de movedizos en silencio perpetuar tan descarriados escucha amor estamos invadidos de futuro AUDIO en Soundcloud: https://soundcloud.com/daniela-camacho-6/mon-logo-de-lainsensata *****


[los nombres de lo definitivo en las horas del vitriolo dulce: la degollada destilando dalias, gravemente] El cuerpo no es más que una versión más lenta de lo que no es el cuerpo. María Negroni un objeto solo: papel blanco palabras ilegibles puñetazo carcinoma dice en letras negras (… tiempo detenido uno dos veinticuatro segundos detenido. el tiempo …) cáncer flor inexacta en el sitio del lenguaje glándula parótida (… tres cuatro ciento diecinueve segundos y así hasta el-fin-de-los-números …) tragar saliva por última vez. muy lentamente en la cama de hospital está nevando tumor perla milagro pequeñísimo tumor sustantivo propenso a la multiplicación como la palabra bosque hay en el bosque un bosque ardiendo: erecta flor textual convallaria no te mueras parásita insensata cephalantera huye del humo arrastra tu corona hunde en este cuerpo para siempre la espada fugaz quirúrgica dulcemente ya abierta anestesiada en otro mundo fijaré el orden de los instrumentos frente al esplendor de la sangre las manos de los hombres son más gráciles


(… seis siete el tiempo ese pavor parsimonioso detenido …) el peligro que no se ve no existe. hasta que alguien en el momento menos esperado te ordena ponerte una máscara que es igual a ti misma neutrones protones frutos de lo vertiginoso hijos veloces vengan a mí despacio que tiemblo y llevo un rostro muy blanco despacio que la herida está despierta para el animal que soy cicatrizar no es un hábito terrestre —ve hacia el lugar de la música para huir del miedo —no. la música del amanecer es falsa me dejo caer sobre la mesa odio al hombre ausente que dejó sus caballos atados a mi sueño las cuerdas de violín el collar de salamandras de la niña ahorcada digo la enfermedad me ayudará a vivir digo la sequía contiene el bosque gaultheria insana siempreverde combate la catástrofe la humillación el castigo es una felicidad el tumor un sobresalto unas ganas de decir cosas horribles: AUDIO en Soundcloud: https://soundcloud.com/daniela-camacho-6/la-degolladadestilando-dalias

*****


[OH-236] Escritura de súbito: al cuerpo que está por destruirse lo precede una voluptuosidad. L’autómata, l’abandonada al esplendor, l’acalorada en una cama blanca, en una ciudad sin agua. Un corte por debajo de la piel. Anomalía. Piel de color blanco-rosa. De color rojo-amarillo. De color ya no respires. Escupe sangre, escupe palabras deleitosas por última vez. Antes de aborrecer el lenguaje, memoriza secuencias extrañas (o sueña un jardín con flores nucleares). Como un vértigo. Como quien se ata al pensamiento una melodía arruinada: CARCINOMA mucoepidermoide de glándula parótida (2.1 x 1.8 cm.) predominantemente quístico (89%) con estroma desmoplásico e inflamatorio con focos de extraluminización de mucina y reacción granulomatosa focal con células gigantes de tipo cuerpo extraño con extensión a la dermis sin neoplasia en bordes quirúrgicos Alguien ha venido a explicarle la ejecución. Las líneas del cuerpo. Por ejemplo: esto es un don. No. Un reemplazo. [Después de tener sexo, abrirán las ventanas. Mi radioactividad no es contagiosa. Por ejemplo. En un país lejano, sacrifican caballos en mi nombre.] De repente: ser un campo de batalla. La muy desesperada. Rabiosa de sí. No hay más que una compasión un poco sucia en el hombre que la mira. Ella, insolente. Desnuda como todos los enfermos. A esta hora, el paisaje de la fascinación es improbable. Muy cerca de la habitación de los metales han construido una máscara para contener el furor. Asfixia a la medida de su rostro. ¿aún me reconoces? Lo despiadado resplandece. Imposible mirar fijamente su herida y no quedar seducido/a. El encierro, la promiscuidad, las células oscuras del deseo se están multiplicando como los accidentes. AUDIO en Soundcloud: https://soundcloud.com/daniela-camacho-6/oh-236 *****


[improvisaciones de jardín ix] [astrantia, sanicula hembra] crecer en el lugar violento. como las amapolas. estudiar escrupulosamente la producción de los desastres. mostrar (negros) los dientes. de esa manera ahuyentar a las de rostro magnífico. [monarda fistulosa] en la periferia toda declaración de soledad es inútil. [astrantia, sanicula hembra] tendrías que comprender mi pasado. una celebración. abrirnos las venas por lo atroz y lo maravilloso. [monarda fistulosa] mi imaginación no conoce los nombres. [astrantia, sanicula hembra] ¿y el color? ¿la temperatura? el gris de mi cadáver es demasiado brillante. p a u s a. diez minutos después. (embrutecida de vino malo) contraje el amor junto al humano desconocido. el jardín es un lugar que existe en el sueño. la escena que ahí se representa pertenece a una mujer a un hospital a un libro: la que baja del opio se desmaya entre flores enfermas. espera que una mano la tome del cuello como a los animales. [monarda fistulosa] ¿has vuelto del lugar del amor? [astrantia, sanicula hembra] lo atravesé a ciegas. como si reconociera la virtud de las semillas. me alimenté de la depravación. de la ternura. [monarda fistulosa] yo también fui perforada. la música y el peligro. una lengua muy larga. [astrantia, sanicula hembra] vives como si la degradación te protegiera. pero aprendes a rezar. y a desnudarte. como si temieras la muerte. observa. los niños se pintan las manos con el color de la sangre menstrual. nuestro presente es de un rojo más violento. *****


[el aislamiento de los cuerpos puros] (a) La enfermedad comienza aquí. Aquí termina el cuerpo, la simetría la belleza de tu rostro. El día casi. El éxtasis el trance que está por comenzar es invisible. De ahora en adelante, si piensas en la muerte, no será por ahogamiento ni electrocución ni por incendio. No habrá espacio entre tu máscara y tu piel para anudar la soga, temerás a los cuchillos y al veneno y las alturas. De ahora en adelante, acopiarás tumores como una alucinada. PEQUEÑA CAJA DE CRISTAL DONDE SE EXHIBE: bala mágica o sexual pequeña joya pequeño monstruo (Soy un pensamiento vertical. Una caída. La palidez me separa del mundo. Mi fábula de moribunda tendrá fin antes de que el extranjero pronuncie mi nombre.)

(b) Despídete de la infancia. Tus padres serán atravesados por una ballesta al conocer la noticia. Su pequeña cría desprotegida. Su niña tenebrosa a la intemperie. Tendrán pesadillas como animales salvajes; al despertar, tu resplandor les parecerá extraordinario. Para calmarlos, ocultarás la fatiga, inventarás una astucia una pasión un estusiasmo. (Nunca me sentí más viva. Mi deseo simula un castillo al centro de una ciudad construida sobre el agua. La cicatriz sugiere un sueño una incomprensión algo en peligro. Por eso procuro no ser vista. Por eso me protejo de la compasión. Por eso busco mi lugar entre los elementos.)


(c) Cabalgarás. Dirás abultamiento/ melodía. Llevarás un muerto de la mano. Junto a él descubrirás tu seducción por el desorden. Escribirás entonces sobre la crueldad en tu lenguaje de cristales y de células, como si el deterioro fuera un espectáculo. Pensarás el tumor es una extraña certidumbre. (La imagen del espejo cambia. Mi imagen frente al espejo cambia. Hubo días en que todo fue un tembladeral. Hubo noches. Hablo en mi gramática infantil. Están apareciendo magnolias en mi lengua. Los cuerpos que me amaron se estremecen. Conocen la dulzura. Lo escondido. El bulto de mi boca resplandece y me alimenta con la rabia de las últimas estrellas.)

(d) En la enfermedad, como en el sueño, el sexo es absolutamente real. Escucha: Tu sombra, tu camino de animales, es irrepetible. Ahora vas a quedarte muy quieta. Vas a apagar en ti a la desbocada. Te crecerá una madriguera un cielo adentro de los ojos. Vas a preguntarle al incendio por tus manos. (El hospital ha devorado la casa. Estoy aterrada en un presentimiento.)

*****


: tokio (una voz/ no temas la propagación el desplazamiento de la corteza terrestre sólo ocurre en geografías mentales) 14:46 una ciudad amamantada por la luz, un archipiélago, la adquisición de mi lenguaje aún en ciernes. la acústica de los elementos presagia una catástrofe. madre, mira al mundo estremecerse. mira mi columna vertebral, su curvatura, tú que aún conservas el significado de mi infancia entenderás esto: la brutalidad me descubrió sin instrumentos. me hice al exilio sin más asidero que el pavor, como si con eso pudieran prevenirse los desastres. a esta hora, las aves más hermosas son las más desorientadas. a esta hora, las yeguas se pasean de un lugar a otro, se miran los costados, sudan. no quieren parir. quietísimas las más desesperadas: cuello uterino dilatado, contracción involuntaria. ¿nada puede protegerlas del miedo? por la vagina expulsan agua. los miembros del potro hacen su primera aparición, los hombros, la cabeza, y una vez que entra en la vida, lo hace para caer de nuevo al suelo. bajo este escenario, yo soy una zona de derrumbes. ¿madre, puedes verme? nadie supo decirnos lo que era en realidad la lejanía. esta alteración, el sobresalto, todas las alarmas y un vaivén, un balanceo tan feroz, tan inhumano. debo abandonar la casa, reunirme con las otras mujeres, las he visto salir con sus hijos en los brazos. ahora sé que no hay embestida más violenta contra el cuerpo que una isla. muy cerca de nosotras, el aceite penetra en la bahía. reconocemos el olor de los incendios. las manos juntas, el rostro como quien finge una serenidad. alguien dice: !el invierno no es una estación propicia para morir. nos elevaríamos al cielo desordenando la caída de la nieve. habría que plantar un bosque en otro bosque. quietud. corteza de magnolios. humo blanco. el arroz se ha quedado esparcido en pequeñas mesas familiares. frente a una ciudad a oscuras, sólo queda olvidarse de los ojos. detener los trenes. buscar un sitio cálido donde dormir. avanzamos con las cabezas cubiertas y el asombro y la duda. podría pensarse que vamos enlazados, cogidos de las manos. podría pensarse que no temen la


desaparici贸n. jishin, me digo, terremoto. las noticias dicen nueve. magnitud. lo poderoso y lo devastador. todav铆a no he rozado la orilla del espanto, estoy escuchando las estrellas: el coraz贸n de tokio es una cuna y mi mano accidentada lo mece.

AUDIO en Soundcloud: https://soundcloud.com/daniela-camacho-6/tokio-de-isl-sima

Daniela Camacho

*****


Enrique Salustiana (Venezuela) Poeta. Egresado de la Escuela de Artes de la UCV, Mención Artes Plásticas. Master Multimedia. Diseñador Gráfico. Postproductor Audiovisual y Guionista. Director Creativo en Cheikon Studio. Integrante del grupo de poesía de Edda Armas El Ojo Errante. Autor de los poemarios inéditos I Can’t Believe It’s Not Poetry, Columpio, Plomo Parejo, Asomado y Pixelado. Nace en Caracas en 1971.

*****


Ella estaba llorando Ella estaba llorando mientras orinando pasaba entre sus piernas una rata que bebió de ella y casi atropello aquella noche perdido en el carro. Ella estaba llorando con su maquillaje derramado en la tristeza voluptuosa paralizada y fría ante mis faroles. Perdida en su mirada tratando de borrar el olor y los resto de su último hombre. Cartel francés de cabaret Trópico ardiente y devaluado. Ella estaba llorando sentada su noche febril. ***** ASA 100 Olivos abrazan el viento El riachuelo viste la montaña Un pájaro se detiene ***** Haiku de las noches sin té (007) Lombriz alada, capullo en el suelo. En mis plegarias. *****


Sigilosa Me asomé por la ventana, sabía que en cualquier momento quebrarías la rama seca. Esta sequía es perfecta lanza su enorme manto de trampas al desnudar los árboles del jardín, y aunque la noche es un vacío sin dirección sin luciérnagas, luna y estrellas pienso en tu acecho mientras espero convertirme en la presa que saliste a buscar hambrienta. Tu pelaje silencioso que corta la oscuridad me paraliza como liebre sorprendida por la súbita linterna hechicera a mitad del camino entumecido por el frío de una muerte segura entre tus dientes. Puedo sentir tu nariz congelada sobre mi rostro. Tu respiración en mis orejas, el olor de tu boca sobre mi cuello. No se si es tu compasión, o el sueño desmedido y vulgar en disfrutar cómo tiemblan mis manos antes de ser devorado. Me rondas, me das vueltas, te sacudes, te acicalas, te preparas. Confundido, la brisa me ha hecho pensar que así danzas antes de marcar tu territorio. Dejando tus aromas nuevamente cerca de mi. Creo haberte deseado sin que lo sepas. Creo que tú…


… que soy, trampa, carnada, desecho, no lo se. Cierro los ojos esperando tus designios. Sigo asomado en la ventana, te has ido. *****

EXT. CAYO-DÍA Son las 10 de la mañana. El día está asoleado. No hay nubes en el cielo. Los alcatraces se estrellan contra el agua. Comen dos y tres peces a la vez. El peñero encalla en la orilla. Un anciano pescador, cuya mascota es un pájaro bobo, acompaña a los ocho pasajeros hasta la parte trasera del cayo mientras informa el significado de los colores del agua. Azul claro, no es profundo. Azul turquesa, el agua puede llegar a la cintura. Azul oscuro, es frío y hay posibilidades de resaca. Dos fuerzas antagónicas se confrontan. El agua tibia de la ensenada se encuentra con el agua fría del mar abierto, generando olas lentas y pesadas que pueden cubrirte por completo. Todos hablan italiano excepto yo. Una pareja camina sobre el rompeolas tomada de las manos. Se besan apasionadamente. Ella corre y se lanza al mar. Él sonríe y hace lo mismo. Ambos nadan sobre azul oscuro. Cardumen de sardinas. Verdugos alcatraces asaltados por las gaviotas huyen del manto negro que nada hambriento por detrás de nuestra embarcación. Lanza sus garras sin éxito, Las aspas del motor lo esquivan. Sus ojos de escama plateada buscan la mirada del próximo viajero sorprendido, obligado. Mi espalda es un escudo que burla su mordida. ***** El perro loco murió. Sus zamuros chupan sangre como pulgas. *****


45˚ Inclinados. Tu peso, calor y frío. Ubicua desde tus labios: Bebes la boca. Haces nido, clavo a la herradura. Aviva el viento que consume la vela. Recogidos en el pocillo, derretidos. Arribo con tus tejidos en los dientes. Te viste mi sudor. Sangrantes, sisados, con las pupilas dilatadas. Guardados. *****

SUCESO Su saliva es una taza que recibe al llanto vestido de madera: un atajo mordido en la pólvora corona su frente. Ojo ciego. 13 cartuchos retumban su réquiem. *****


LA VACA PASTA EN EL TRIGAL Ella golpea con su mano izquierda páginas de una vaca que pasta en el trigal. (Golpea) (Golpea) (Golpea) (Golpea) (Golpea) Mi voz es un vestido cromático de ecos cálidos y fríos girando sobre gradientes de negro, sobre gradientes de blanco. (Golpea) (Golpea) (Golpea)

De mirada hipnótica brotan sonrisas en los relámpagos de su boca, hechizo que sólo ella lee sosteniéndola cinética en un bis. (Golpea) (Golpea) (Golpea) (Golpea) (Golpea)


Su nombre citado desde diversas alturas, llevado entre la danza apacible de los sauces, sobre el rocío de la lluvia asoleada, en el zumbido meloso de las abejas que abrigan de polen sus oídos. (Golpea)

(Golpea) En mis ojos se sorprende su mirada de brazos abiertos, vertiendo aguaceros sobre un corazón sediento, paciente, sentado, esperando su verbo articulado que aturda por horas lo que guarda en su mente. (Golpea) (Golpea) (Golpea) (Golpea) (Golpea) Corre hacia a mí. Nos besamos frente con frente, Fugaces pasos de liebre. Me trepa. Su mirada nuevamente. Llena mi vaso de leche y regresa corriendo al trigal donde la vaca ha pastado. (Golpea) (Golpea) (Y golpea) Ahora duerme y se ha fugado. *****


S.O.S. (Detrás de la reja) (Crescendo) ...___... Na

ma

ka

peta

Péta

PÉTA!

...___... Ná

...___... (Forte) ¡NÁ

¡NO! ¡NO! ¡NO! ¡NÁ

PÉTA!

(Silencio de redonda con calderón) (Fortissimo) AH! AH! AAAAAAAHHHHHHH!!! ¡NÁ ¡NÁ

MÁ MÁ

KÁ KÁ

PÉTA! PÉTA!

(Piano subito) Na… Ma… Ka… Peta… (Silencio de redonda con calderón)


Sus pupilas están contraídas. Detrás de las rejas camina de izquierda a derecha salivando la espera. Lleva horas así, largas vidas. Está cazando el descuido. Quiere escapar. Su madre en el banco lo esperará hasta su regreso. ...___... *****

SIETE HORAS La tarde acaba de soltarme. Un beso bañado de luna. ***** Habitación 512 Cuatro días extraviados. Ertapenem. Omeprazol. Suero para la sequía. Edema en 20, luego 10. La bomba protege 5 cc por hora. Tos de pecho.


14 días, 1 descuido. Cero visitas. Leve insuficiencia. Ecos que la desvisten por dentro. Sus imágenes hacen eco en mis miedos. Sedientos clavan sus pajillas los demonios en la vía central. Sorben mis 4 o 5 litros. El pajarito cucú se ahorcó. No quería caminar descalzo y sin agua por el Sahara. No puedo dormir. No quiero dormir. No duermo. Mis pupilas se están quebrando. Durante la fiebre rebelde puentes ahogados en antibióticos y desmayos. Emergencia, luego de ocho horas: Infectólogo, nefrólogo, pediatra. Enfermeras chupa sangre. Procalcitonina, VSG, PCR, sin frenos en la bajada. ¡Sepsis bastarda! E. coli, ubicua. Descubierta ascendente. Pielonefritis sólo tu muerte en las fauces de la cefalosporina endovenosa, sensible, sin resistencias. Pelvis renal con alteraciones congénitas.


Una verdad postparto: La sombrita aquella gritando pesadillas desde la semana 24. Al cuarto mes: en quirófano, los brazos de un desconocido. Entre el frío, la anestesia, supurando miedo. El secuestro, la muerte, el harakiri, ¡dando cachetadas! Un luto sin luto sonriente y feliz. El llanto que no llega. Los metales en sus venas no son livianos. Las vacunas con virus vivos o no. La letra A es un espectro pestilente con chupón y peluche de osito dientes de caimán, garras de lobo y caperucita. Quizás es un rechazo a la neurosis tan parecida a la psicosis del mundo ¿para qué buscarla?: “Aprendan ustedes a encontrarme. El idioma de la pausa, la mirada infinita descansa sobre palmas de nubes y laberintos. Azul del cielo coral.


Sin echar a volar las alas no recuerdan estereotipias” Nuestro PECS no es húngaro.

¡No puedo dormir, insisto!

Cuentos de asesinos que se asesinan. Sudor noctámbulo. ¡Insisto! ¡No puedo dormir! Converso con los vending machines. Les doy de comer níquel y papel. Toninas, cachicamos, águilas arpías, tortugas carey, osos frontinos y cardenalitos. Todos queremos en la boca el alimento de sus estómagos. Cuento los líquidos en la pared. Rayo y tacho palitos detrás de estas rejas. Belladona en espera: creo en los extraterrestres. La Cuántica es una opción silente. Visitas. Ausencias.


¡Pi, pi, pi! ¡Pi, pi, pi! ¡Pi, pi, pi! es el canto de Mr. Braun buscando calor en los secretos de su oreja, dudoso algoritmo.

Tres imágenes en devoción: soy creyente.

Se pierde la vena: una dos tres. Se rompe la vena: cuatro y con dolor.

Agua. Crema, pañales. Flora barrida. Guano hasta las rodillas. Mordida de pitón en la caverna. Fantasmas constrictor aprietan hasta la asfixia.

¡A guar-dar! ¡Vacaciones de los colegios!: Muchas veces, varias veces, las veces que sean necesarias para calmarla. Signos vitales. Signos:


No hay un modo1 no hay un punto exacto.

Grávida gota que gorda cae y la salva. Cuatro ojos hipnóticos ante la caza. No importa la posición la guerra debe seguir hasta ganar.

Urotac, Hidronefrosis, Gamma grama Quistes, Reflujos, Virus, Bacterias, Micosis, Intestino. ¡Cándida! ¿Cándida Albicans?

Levaduras o blastoesporas. Nistatina por siete días. Luego dos hasta desaparecer. Conuco de probióticos para la siembra.

Leucocitos, Albumina, Glóbulos blancos, Hematíes, Inmunología, Terapias, Caballos, Delfines, más terapias. El tráfico inclusive en las vías urinarias. !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! "!!"#$"%&!


¿Diferente? Sí. Cáncer. Obesidad. Nódulos múltiples en la tiroides más posible lipoma. Punción para aterrizar en otra pista. Eva no conocía de Adán la pepa en el cuello. Hígado graso, hernia umbilical. La hamaca, el mueble, el piso. ¡42 años y me siento como de 100! Tristeza, Amor, Familia, Amigos. Descuido. Desempleo: Despido sin aparente sentido. Fue un complot. Las hienas no ven a los ojos, sólo muerden y desgarran. Facebook, Twitter, Smartphones, Virtualidad. Café y más café. ¿Sexo?


Celibato.

En la ausencia de las hormonas la adopción es una opción. La abuela está embarazada y yo asistiré su parto en una Queen Size que me desterró en tiempos del Rey Chigüire, aquel de palabras mágicas cuyos delirios abrieron las puertas del manicomio dejando escapar plátanos podridos en un guacal sin timón donde las arañas del cambural siguen celebrando con orgías los eunucos tacones de los batallones. ¡Dios! ¡Cuánta esclavitud! ¡Que dejen de rechinar los pernos y sus cadenas sobre mis tobillos! Debo decirles a las moscas que aún no estoy muerto. Que vengan luego. Dicen que las moscas nos rondan cuando alguien nos piensa. ¡Vaya manera de resignarse desde el estiércol circundante! Reo número 260971, 1 metro 75. Tez morena. Cabello negro. Libra, ascendente Piscis. 5 y treinta de la tarde. De Santiago de León. Ojos de cafeína. No pienso en pedofilias, no quiero. Ni en China, ni en potencias hegemónicas, fundamentalistas, imperialistas, capitalistas, socialistas.


En ninguna preeminencia adquirida a la fuerza eximida de todo horror y pecado. Mucho menos en la anarquía criolla sobre el asfalto, en los zombies de la ciudad copulando en un país borracho en la demencia. Ni en las leyes, el narco, las noticias.

Sólo en la música, la poesía. El amor posible, en ocasiones inalcanzable.

En mi hija. “Cumpleaños Feliz” 2 ¡Carajo Viejo, cuánto te extraño! Tu ausencia no soporta metáforas. Mis nalgas en el concreto orando por el milagro, tampoco. Recuerdo cuando contaste que tus heridas curabas con borra de café. ¡Eso no sirve viejo! ¡no sirve! !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! '(!"#$"%&)(


Del preludio a la giga, concierto número 1, para cello, en Sol Mayor.

Xifarcaína al 1% ***** ENTRE TÚ Y YO Era nuestro -el secretoahora se escucha el grito del mar que muere en el muelle. ***** 9,5 Luego resucité entre tus piernas Suicida bebiste cada disparo tuyas mis gotas Al cruzarlas dibujaste el infinito. Recibí tu texto: Puntos suspensivos. Tu sed corrió a mi boca y de ti la fui llenando. En mis labios terremotos. *****


Erika Kuhn (México)

Nace en la ciudad de Toluca, Estado de México. Se graduó en la Licenciatura en Educación y en el 2007 se gradúa también como Licenciada en Artes Plásticas con la especialidad de Gráfica en grabado, en la Escuela de Bellas Artes de

Toluca,

obteniendo

mención

honorífica. En el 2010 obtiene el grado de Maestra en Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas UNAM, haciéndose acreedora a la medalla Alfonso Caso, distinción

otorgada

al

mérito

Universitario por su tesis: “Fragmentos de una Cotidianidad. La Producción Artística

como

Estrategia

para

la

Construcción de un Sujeto”. Cuenta con cerca de 10 exposiciones colectivas y tres exposiciones individuales, una de ellas como ganadora del concurso “Arte Abierto, Arte para todos” que convoca el Museo Universitario Leopoldo Flores. Fue seleccionada en la segunda Bienal internacional Universitaria convocada por la UAEMéx. Ha obtenido diversas distinciones en concursos de dibujo y sus imágenes han sido publicadas en revistas y libros de distribución Nacional e internacional, así como también en blogs, artículos literarios, y revistas digitales. Actualmente labora como Docente y Asesor Metodológico en la Licenciatura de Artes Plásticas en la Escuela de Bellas Artes de Toluca, además de ser Productora Plástica desde 2005 a la fecha.

*****


Dibujo retardado como la despedida que tengo pendiente Al leer tus lĂ­neas comprendĂ­ que para que las palabras basten, es preciso alguna muerte en el corazĂłn.


Capullo Capullo se debería de escribir con “y”


Ensayo #4 Marzo 04 Eso de ponerse nostálgica sale caro, de pronto me vi parada frente al espejo de una zapatería probándome unos zapatos. No, es bueno creer en los espejos, casi siempre te hunden en la gran nada y por más que te veas y te veas, nunca acabas por reconocerte en el reflejo. Y aún así dije: me los llevo señorita. Ay Erika, di mejor que te cuesta trabajo hablar de lo que no tienes. Una ausencia no es un par de zapatos.


Lucerop谩jaro Sali贸 a rastrear sus huellas en el eco de las palabras y con tanto azul arriba y abajo se convirti贸 en lucerop谩jaro.


La recitadora No lloró, tampoco nunca olvidó por mucho tiempo dejó de tejer con las plumas envuelta en sus alas. Lo último que se le escuchó decir fue: (nopuedocontanto) al otro lado del mar.


Pendientes para ma帽ana: * Regar las plantas. * Recordar todos los cumplea帽os olvidados. * Dejar que los pensamientos vayan y vengan sin que importe el tiempo (sin angustia, ni ansiedad) * Decirle que lo quiero con todo el coraz贸n. * Poner a secar la ropa mojada. * No olvidar suicidarme un poco. * Preparar un vaso con agua y ponerlo en la noche sobre el bur贸.


Que me defienda el vacío Sin deslavadas que la línea ya es tenue y discontinua delgadísima es justo y necesario que el vacío comience a defenderme que hable el hijo de puta y que selle por siempre esta boca que se han de comer los gusanos, porque los ojos ya me los sacaron.


Retrato de mi madre lo Ăşnico que puede hacer es seguir abriĂŠndose paso, respirando a fondo y dejando escapar el aire poco a poco, aunque sea absurdo.


-Se帽ales de vidaNo huy贸 de la luna al contrario le adjunt贸 todas sus estrellas.


Yellow -Dibuj贸 una l铆nea en su espalda y escribi贸 amarillo Toda ella era amarillo-


-La experta en vuelosSe agarró con fuerza de los árboles aún puso los huesos rectos y ambos brazos a 90º apuntaló al aire y aprovechó las ventosas el cuerpo y la boca los tiene ya agrietados y las plumas salpicando de tinta No le teme a la luna, porque se sabe de ella. Desde esa noche comenzó a mover las cartas.


La equilibrista Fue entonces - sólo después de haber alcanzado la evidencia- cuando ordené la reubicación en la casa, eran demasiadas cosas y a todas tenía que buscarles un nuevo espacio, un lugar estratégico para localizarlas rápidamente en caso de emergencia, pero que a su vez, por el momento no me estorbaran. !Qué le vamos a hacer! soy una mujer catastrófica y sólo por instantes soy capaz de mantener el equilibrio.


1,2,3 por Erika y todos sus huidos.


Te regalo mi ceguera, pero ya no mis ojos.

*****


Florencio Quintero (Venezuela) (Caracas, 1980). Poeta, dibujante y médico cirujano especialista en psiquiatría. Egresado del Programa de Estudios Superiores de Psicoanálisis de Orientación Lacaniana del CID-Las Mercedes. . En 1997, con su poemario Orgasmo Cósmico, obtuvo el primer lugar en el Concurso Nacional de Poesía para liceístas, (La Casa de la Poesía Pérez Bonalde, Caracas) y en el año 2001, primer y segundo lugares en el I Concurso de Poesía Vargas, de la Escuela de Medicina José María Vargas (UCV), con sus poemarios Retórica de lo Mundano y Nostalgia del Vuelo, respectivamente. Con Divertimento (Caracas: Monte Ávila Editores, 2005). ganó el Premio de Poesía para Autores Inéditos 2005 de Monte Ávila Editores. En 2011 publica Muchedumbre de Uno (Editorial Equinoccio). Parte de su trabajo aparece en la compilación poética de Gina Saraceni, En Obra (2008) y en la Antología de Joven Poesía Venezolana, (castellano- árabe, 2009) de la Universidad del Líbano. Es además columnista y dibujante de Zuplemento, revista de cómic e ilustración en Venezuela.

*****


Habrán de enfrentarse La mañana ha roto los cristales Rosicleres se dibujan entre los cuerpos aún embriagados de desmesura Pronto habrá de romperse el equilibrio el chillido eléctrico del despertador no tardará en hacerse patente entonces no habrá paliativos habrán de enfrentarse con la realidad de sus cuerpos desnudos ajenos distantes cubiertos de luz y de desconcierto en una mañana igual que todas. Tomado de Divertimento (Editorial Monte Ávila, 2005) *****

Un rio, el rio Un rio vuela de mi pluma a la tuya Las cenizas se depositan en medio del trayecto El caudal es indetenible El curso incierto Sólo existe la recóndita noción de que el rio es: vuelo pluma ceniza caudal Tomado de Divertimento (Editorial Monte Ávila, 2005) ***** Te regalo Te regalo mi tiempo El brillo de los espejos del salón de los vitrales Te regalo cada posible arco iris que se agazapa en cada gota de esta taza de agua Te regalo mi risa si es que sirve de algo Y la franqueza de mi mirada por complementar


Te regalaría duendes si es que en algún momento dejan de emborracharse Te regalo la flor nunca vista la frase no dicha por temor a romper el equilibrio Te regalaría mis versos si es que pudieran soliviantar tus penas pero lo dudo Te regalo mis manos ajenas al trabajo cercanas al ocio de deshojar mariposas Te regalo mi ego infladísimo como pelota para que juegues volleyball en la playa Te regalo mi nombre sonoro rimbombante cadencia de carcajadas Te regalo lo que es mío y de lo que carezco siempre he pensado que las posesiones terminan por envenenar Te regalo mis días Si estas dispuesta a aventurarte.

Tomado de Divertimento (Editorial Monte Ávila, 2005) ***** Treoma de la esperanza No hay por qué preocuparse en algún lugar del mundo una crisálida se rompe en este momento Tomado de Divertimento (Editorial Monte Ávila, 2005) ***** Todo depende del vehículo A veces la vida es un autobús raudo sembrado de hastío otras las más placenteras


es el amor cubierto de ixoras que se traslada en bicicleta. Tomado de Divertimento (Editorial Monte Ávila, 2005) ***** Juego de Primates

Every word was once a poem. Ralph Waldo Emerson

Tú dices agua yo llovizna dices gruta y yo fuego dices flor y yo hogar Y así vamos nominando el mundo que se crea en cada una de las palabras de este juego de primates recién descendidos del árbol caminando en dos patas por la tierra.

Tomado de Muchedumbre de Uno (Editorial Equinoccio, 2011)


***** Treoma del confundido

Distingo una pedrada de un improperio confundo un beso con el amor y todas sus variantes.

Tomado de Muchedumbre de Uno (Editorial Equinoccio, 2011) ***** LOS ALIADOS A Pepe, mi abuelo

Los aliados Dulce tuétano de vaca Convertido en esponja

Retorno a mi infancia bajo una mata de mango Las rueditas de la bicicleta hasta los nueve Yo enorme en una pequeña de sillín acolchado trato de domar el equilibrio El tiempo


era entonces una gota extensible y péndula que oscilaba sin romperse en mi infancia rodaban las canicas llovían muñecos de papel de nombres estrambóticos en mi infancia mi abuelo sellaba un cuadro y me contaba de Víctor Hugo mientras en el Kiosko los dulces me esperaban: los aliados suaves edificios prolongables también polvorosas almidones conservas de coco yo

glotón soñador dismétrico engullía

Las piernas rotas en el intento vano de prescindir de las rueditas Gordo, ¿Sabes de dónde sacan ese dulce que tanto te gusta? decía la boca detrás del bigote cepillo después del 5 y 6 y las maravillosas historias de orquídeas Espolvoreado mi pueril rostro de nevazúcar


llenos los carrillos inmenso mi asombro Al entender que los huesos de las vacas esconden secretos muy dulces que la vida es a veces grotescamente parad贸jica sonre铆a y amaba a mi abuelo.

Tomado de Muchedumbre de Uno Editorial Equinoccio, 2011) *****

ENTRE MIS MANOS

Reflejo de agua que se escurre en mis manos 驴Es mi rostro esta imagen o es la imagen tan s贸lo un rostro de muchos? Cae mi identidad en gotas Me diluyo Cobijo en cada uno de mis pliegues la savia del mundo Bebo del agua en el salobre golpe de su gusto descubro


la falacia de la percepción ahora que carezco de cuerpo

y soy puro mar.

Tomado de Muchedumbre de Uno Editorial Equinoccio, 2011) ***** NADO

Nado en tus ojos Atravieso sus olas embravecidas

Nado hacia la promesa de tus pestañas Más no me esfuerzo en demasía guardo el deseo secreto de naufragar en su azul por siempre.

Tomado de Muchedumbre de Uno (Editorial Equinoccio, 2011)

*****


Luis Perozo Cervantes (Venezuela) Maracaibo, Venezuela. 5 de agosto de 1989. Poeta, narrador y ensayista. Estudiante de Letras Hispánicas en la Universidad del Zulia. Presidente fundador del Movimiento Poético de Maracaibo y coordinador del Festival de Poesía de Maracaibo. Ha publicado los poemarios: Poemáticas (2013, Caracas) con Negro sobre Blanco Editores, Semántica de un tornillo enamorado (2012, Barcelona) con la editorial española Suburbio Editores, A Puro Despecho (2012, Coro) con la editorial alternativa Ediciones Madriguera, Poemas para el nuevo orden mundial (Maracaibo, 2011) a través de la Fundación Editorial El Perro y la Rana; y en formato digital el poemario Noche Electoral (Sevilla, 2010) con el Grupo Palimpsesto2punto0. Ediciones Madriguera (Coro, Venezuela) le ha dedicado la Hoja Poética #44 (2011, Plaquet) con algunos fragmentos del poema: Si te pregunta por la muerte. El domingo 14 de abril de 2013, el Papel Literario de El Nacional inició una muestra de la nueva poesía venezolana con la presentación de su obra. #$%!&'!()*+*,$-!!"#$%&'()*)+&)%,#-).+)/&0-%01,2%3))&./'(0!1*%*2$)!2&'!3)45&)!6)&54$! 5&%740%!8%.*9$:!2&'!#$%7/).$!;*!<)*6*!;4(&)*)4*:!*/.6474*2$!6$)!'*!=4)&7740%!2&!#/'(/)*!9! '*!8.7/&'*!2&!;&()*.!2&!'*!>%4?&).42*2!2&'!@/'4*!9!&'!A&)7&)!6)&54$!&%!'*!5&%740%!3$&.B*!2&'! 54.5$!7$%7/).$!7$%!&'!6$&5*)4$-!!4,#-'01.3C!D+(/?$!5&%740%!2&'!,/)*2$!&%!&'!EEE! #$%7/).$!E%(&)%*74$%*'!2&!3$&.B*!F8'!5/%2$!''&?*!*'*.G!7$%!&'!6$&5*!5(6-'2'-).+)%,#-!&%! HI"":!&%()&!5J.!KII!6*)(4746*%(&.!*')&2&2$)!2&'!5/%2$C!L/&!5&)&7&2$)!2&!'*!!"#$%& '()*+,-.&/-&01"2).&32)$"/"2.&45%#"1(&0/"26.&7/-/82.9&:;;<:!5&%740%!%*))*(4?*:!2&!'*! M&7)&(*)4*!2&!#/'(/)*!2&'!8.(*2$!@/'4*N!9!2&!5O'(46'&.!)&7$%$7454&%($.!2&!'*!8.7/&'*!2&! ;&()*.!2&!'*!>%4?&).42*2!2&'!@/'4*!6$)!./!'*+$)!2&!6)$5$740%!7/'(/)*'!9!*6$9$!*7*2P547$C! ! Q*%(4&%&!/%!+'$1.4(&!(4(/'*2$!8R()&5*2*5&%(&!3$P(47$(%&#%*(+*(,-&,&#*(,./012"-(.#(%1"-1&( ,&3$12&)


LAFORMA

* la sombra de la sombra lo que existe de la sombra la grieta de la sombra

la sombra misma que se agrieta

¿para la noche cada uno de mis músculos? ¿para la sombra el puerto y el poema?

¿a poema vuela la hoja? ¿de poema la hoja?

a sombra, sombra, la sombra ¿qué queda, entonces, de miedo para este alertado?

(una pulgada propia de impropio paroxismo)

de a sombra sombra no queda más que la sombra

* Duele, pero puja y la forma de esta abierta abierta abierta herida es tan carne como uña

así me aterro de doble filo

a paja, con la paciencia del miedo


(si tejer otra mortaja para cuento) me duelo en puro calco copia de silencio

caída propicia de los ecos

terrible tráfago de locura

duele, pero puja duele, pero vive duele

* Dada la forma del miedo queda esa puerta a madera dura en la que los ojos esperan

queda (porque no queda otra cosa) una deuda repentina de adioses a forma de formas para el temor

¿qué otra lengua le guarda más letra? o más espacio en fondo de pasillo en la vela que se apaga y prende en la tranquila luna

holgado, entonces, se hace parte de ojos se hace, porque no queda más, se hace

* lima, entonces, la cristalería preocupado por el suspiro


el cambio de color la luna

con el tintineo preciso de la voz que posee el interior de afuera ese decir de la hora que no coincide con el alma

¿qué alinea, entonces, esta falta de fe? ¿una muerte más próxima que la forma de la herida? ¿no grita ya el cují cuando llueve?

lo que se diga redunda con la forma.

* la nube convierte en mundo esta ventana a esta ventana, la sombra no le existe

me acobijo con la fragancia del encierro, me acobijo

¿qué queda después del puerto? veo la ola que se lleva la nube la marea

queda por ver aún la tarde

pero no es suficiente el sueño ni el frio de este infierno

me vale, apenas, la forma (pero no soporto todo lo que dice).


* que la piedra toma la forma, de la forma que la piedra la forma y en ella la paciencia se aburre porque la verdad de la forma tarda en producirse se juega con la piedra, una de ajedrez una de cactus una de esas manecillas agotadas

pasea, pues, la lluvia por la forma y el sol y otras explosiones cotidianas

no queda una furia más no queda condena no queda no queda pero queda en la piedra

* leer la madera, es un oficio de la forma no puede quedar otra solución nada es más preciso que ese cambio de tierra un fragmento de barro cocido aquella costilla jamás contada

¿qué más hay que poner en lo plano para hacer la montaña?

lima, entonces, la dura piedra de palo lima, entonces, ese mito de la oscuridad pero atento al relámpago en su venganza en su bosquedad de trueno


* Si ves la ventisca ya la piedra no tiene importancia esconde la silueta, más paciencia que la lluvia es el grito más duro del verano es el polo no conocido de esta gravedad

la forma tiene sus aciertos

* la nube se mueve a pulso de forma ¿qué más difícil que parecer la muerte y ser más que blancura fina?

confundir, para forma, reinar (valga que a nuestras cabezas nos enseñan a pensar) valga que la nube no piensa es la ley del acierto quien las modifica la forma misma en todo la forma en su más alta superficie

(empiezo a creer que las nubes son un simple reflejo de otras formas)

* La forma no basta de esconderse la forma no se deja su concesión de cuerpo no despoja pero en su persecución impresente halla, inconsistente, la plenitud de lo poseso


el siempre deseado vocablo de los sólidos quebrantes

* ¿Cuál es la forma, al fin, de la piedra? pues su musgo dice otras direcciones su corazón, taladra otras curvas, más planas, más sucias

dureza, entonces, no es una forma puro lenguaje dice la suavidad de la roca ¿Qué cristal no es piedra en este madrugar? donde la planicie se rompe, la piedra se ha hecho de hueso y tierra

vamos, pues, que el clima cambia y la piedra oscurece con la madrugada

vamos, que falta estrella falta instinto

* Poner, entonces, a la página como excusa como si bastara

queda poco para que las de otoño sean rosas pero queda, queda el germinar no termina el rocío la forma madura en su explosión, multifocal toda hora no basta no basta, pero sí paciencia aprehende ¿Cómo redimirse, entonces, el verso?

nunca nunca falta una hojita verde


en lo más alto de la luna

* Ponme la vanidad en el olvido (aunque, un rato, duela darle forma a la ausencia)

de eso mismo se puede hablar con el café lo negro siempre responde a las preguntas (común de la noche, saberse emocionar)

una paz que habita lo suficiente eso, darle forma lo que tiene horizonte ¿quién le manda al cielo, a ser, tan limitado de azules?

así que ponme todo lo que soy en cuarentena

estoy buscando la forma, de lo informe

*****


Gabriela Rosas (Venezuela) Poeta. Cursó estudios de Educación Integral en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel). Ganadora del Primer Premio Nacional de Poesía para Jóvenes Liceístas (1995), otorgado por la Casa de la Poesía J. A. Pérez Bonalde. Ha publicado los poemarios La mudanza (Eclepsidra, 1999) Agosto interminable (Eclepsidra, 2008) y Blandos (Editorial El Pez Soluble, 2013). Ha realizado diferentes talleres de poesía y narrativa. Ha sido incluida en las antologías Las voces de la hidra (Miguel Marcotrigiano, Mucuglifo, Mérida, 2002), El coro de las voces solitarias (Rafael Arráiz Lucca, Eclepsidra, 2003) y en reconocidos medios impresos y digitales de Venezuela y otros países. Ha sido traducida al catalán y al italiano. Participó en varias ediciones de la Semana Internacional de la Poesía de Venezuela, en el III Salón Pirelli de Jóvenes Artistas y en la Feria Internacional del Libro de Lima (2011), entre otros. @magarosas

*****


23. Nunca he sido presa ajena a mis deseos no poseo dientes para la carne que anhelo en mis adentros ignoro el color de los labios durante la cacería sólo es obvio lo que llevo a mi boca Todas las vueltas toda la anticipación son ecos al fondo de tu garganta Yo no cierro los ojos para imaginar soy traviesa juego con un gato que no conozco gato adentro gato choco menta gato rebelde que hace de las noches una guinda. ***** Baile ¿Quieres que mienta? que diga que puedo defenderme salir victoriosa de tanta palabra tuya de la torsión que significa habitar también tu cuerpo o que tú habites el mío como si no tuviese fondo Claro que me apena la falta de cintura entre otras cosas que no quiero que veas pero tú las ves porque para eso vives tan curioso Me observas como si toda la lluvia se contuviese para caer allí en ese momento sobre nosotros Dices: tranquila amor no pasa nada Y todo pasa pasa la ternura de tu verbo pasa que me recitas al oído sobre tu cama sobre la nueva sábana de hilos que has comprado chocamos un segundo nuestros diente


para cumplir el requisito de equivocarnos y luego los besos son perfectos estallidos de la gloria que podemos ser frecuentemente lejos sin agotar nunca todas nuestras destrezas la próxima palabra es el siguiente baile afuera en el mundo no hay mayores secretos que en nuestro interior Y pasa la mano por mi cabello pasa la caricia que lo aparta de mis ojos como si tal vez por un segundo la poesía no doliera pero duele duele ser el poema en una cama y como cierto dolor me es placentero yo lo dejo doler hasta que pase. ***** Trampa Quedé con las manos limpias la boca seca recién bañada la piel más suave que nunca Soy mi propia trampa no cargo lágrimas no encuentro dolor en las despedidas demando un poco de tristeza para olvidar las anteriores Mi techo siempre ha estado en llamas no tengo ganas de volver a atravesarlo no tengo sueños me quemo y es contigo soy una herida Quedé con la cama hecha las paredes pintadas la televisión encendida escondí la ciudad donde éramos posibles me hice cargo la noche no cierra. *****


52. Apúrate Alison una esquina te espera no busques atención pasa de largo busca lo pequeño lo plano y transfórmalo para ti deja que las noticias las den otros ponte de pie cada vez que te engañen un niño romperá su piñata. ***** Columpio Yo pude mostrarte el color de mis encajes abrir las piernas más pero no quise Abonar los límites Ir hondo Pudo pasarme el silencio un día pero jamás contigo Debiste colocar dentro de tus ojos un pañuelo para evitar excusas vueltas círculos y fraccionarme la brutal idea de no poder abandonar porque un espejo roto es suficiente para toda la vida pero ningún espejo se quiebra tanto como nosotros Yo pude decir espera amor tengo hambre hace frío mi cuerpo es tu columpio. pero no quise. *****


Lista de deseos (a Piolo) Una boca que siempre se muerda los labios Una flor con tantos pétalos como vida Un cuerpo vacío para llenarlo Una lámpara a punto de encenderse Tres texturas de un mismo chocolate Una ciudad entera sobre el cuerpo Una lengua a punto de ser agua Una cabellera que deje huellas Un domingo por la tarde para siempre Un cuento, un poema Una pared, una cama Una bañera por fin, una bañera Unas medias mordidas Una piscina que nos recuerde que somos uno sobre el otro paisaje y gemido y que llegaste lejos es decir, a casa. *****


55. Una mujer atraviesa su suerte pasillo por pasillo en cámara lenta habita en soledad el final de la casa los libros que leyó las películas que no la abandonan En su cabeza una voz le repite: camina muchacha camina mientras ladren los perros mueve los ojos adentro que en la penumbra también te salvas. ! ! ! ! ! ! *****


Rafael Ayala Páez (Venezuela)

(Guárico, Venezuela, 1988). Es licenciado en Educación, mención Lengua y Literatura por la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR). Finalista del ‘2013 Poetry Prize’ que otorga la revista escocesa ‘Poet and geek’ (Reino Unido). Poeta invitado al XI Encuentro Internacional de Poesía de la Universidad de Carabobo, 2013. Sus poemas han sido publicados en

revistas de

Venezuela,

Estados Unidos, Alemania, Australia, Nueva Zelanda, Pakistán, Escocia e Inglaterra. Sus colecciones incluyen Bocados de silencio y The lightness of matter (ambos de 2012), y su trabajo fue incluido en The Blue Hour Anthology – A collection of poetry, prose and art (2013). Algunos de sus poemas han sido traducidos al Inglés, alemán, francés y hebreo.

*****


Los antepasados Mis abuelos conocieron bien de estas distancias De la marea del viento sobre la hierba Del gorjeo de las aves silvestres abandonando los árboles por la mañana Ellos también sembraron estrellas y lunas en la tierra Dieron de comer al día y a la noche Fueron azulejos que cantaron sus vidas A veces sintieron miedo de truenos y de rayos y quemaron palma bendita para ahuyentarlos Conocieron muy bien de los ciclos de la lluvia Y del sol Además fueron los primeros habitantes de esta casa que hoy ésta sin ellos y sin nosotros Yo hubiera querido ser su contemporáneo y de ese modo conocer las sencillas cosas que llenaban su alma Respirar el mismo aire que ellos y las piedras Mi abuelos como también yo sembraron en el patio secretos que sólo los árboles conocen. *****

El secreto del aire Eres un espíritu errabundo que se mueve entre el follaje bajo los guijarros esparcidos en la arena. Viento que me habla en el balanceo


de los árboles libélula de azul absoluto, puro. Soplo eterno portador de alivio.

*****

La casa nueva La casa se ausenta de nosotros. GANGOTENA Nos mudamos de una casa a otra a una casa completamente distinta Donde la sala es más pequeña que nuestra antigua sala Donde el corredor es más amplio que nuestro antiguo corredor Donde nuestros cuartos nos suenan más oscuros y la cocina es fría y está muy alejada del resto de la casa Aquí nada es igual como en nuestra antigua casa En esta nueva casa hay más muebles y espejos pero aún nos acostumbramos a ellos


En esta nueva casa somos otrosâ&#x20AC;Ś

*****

Tierra adentro En el llano, los chaparros mueren de soledad. Sus pieles de ramas y raĂ­ces se secan lentamente, a un lado del camino. Sobre la tierra llana los torditos vuelan presagiando una oscura ventolera de dĂ­as. *****

Vaishvanara/Agni El fuego par del universo _________forma un sol derramando llamas.


El fuego se mueve hacia el centro. El soplo es viento que canta sin detener su marcha. Los ojos madrigueras que se encienden _________en claridad entrevista. *****

Ya nunca más Ya nunca más oiré tu voz Ya nunca más miraré tus ojos de pez Ya nunca más te escucharé rezar santiguarte en la noche Ya nunca más te miraré fumar sentada con la mirada perdida en algún resplandor Ya nunca más te contemplaré acostada en la hamaca regar las matas en el patio Ya nunca más me dormiré a tu lado para espantar los miedos Ya nunca más te ayudaré atender las sábanas de la cama Ya nunca más me despertaré con tus pasos al amanecer Ya nunca más te esperare inquieto tras la puerta de madera Ya nunca más estrecharé tus suaves manos Ya nunca más volveremos a vernos sobre la tierra.


El piano Cada sonido producido por el piano acentúa la distancia el silencio la ausencia dentro de mí. Afuera llueve *****

Después que el estrépito ha pasado estoy frente a mis ruinas, mirando mi rostro en un charco. (Me pregunto sí aun estoy a salvo) Percibo una sensación extraña de haberlo perdido todo y que viene traída por pensamientos más perdurables y ciertos que las piedras En ese momento caigo en un lento sopor Al despertar me esfuerzo en reconstruir lo roto dentro de mí con pastillas y cantos budistas Pero sus efectos son transitorios como el día la noche


las estaciones.

*****

Siempre en el umbral El miedo es un país extrañó. Un pez que sube desde las profundidades hasta la superficie de mis sentidos eclipsándolos. El miedo asfixia las palabras, sólo las puedo escuchar dentro de mí. Lugar sin nombre donde ni el eco de mi voz puede ser oído.

*****

La transparencia de tu cuerpo Los pájaros vuelan en tu cuerpo Sus alas moteadas proyectan sus sombras sobre tus cejas _________son ecos El mar hogar de tus ojos


El río nido en el aire de tu moreno cuerpo Cuerpo desnudo bajo la palabra aún no inventada Mi poema se mueve en tu espalda geografía de misterios Tu música recorre mi mundo con tu nombre Tu transparencia es una cadencia Tu cadencia es una afluencia de voces y silencios Estás hecha de piedra y agua. Eres un jardín silencioso ese canto de tranquilidad ese vacío vital, necesario.

*****

Palabras que rayan en el silencio Cuando escribo mis días _________en cada una de estas páginas _________las sílabas dibujan borrosas memorias _________sólo llego a verme en uno de los miles _________de espejos de la realidad entonces ya no existen certezas sino probabilidades _________el azar repite sus juegos. Cuando escribo mis días _________en cada una de estas páginas _________pierdo mi unicidad _________ya el universo no es uno _________sino multiuniversos


_________existo aquí y allá en la página que escribo _________en la que borro. Cuando escribo mis días _________en cada una de estas páginas _________balbuceo respuestas insuficientes y son más las preguntas. Cuando escribo mis días _________en cada una de estas páginas _________unas verdades esclarecen otras _________me doblo y me desdoblo trazo puentes bajo la lluvia Cuando escribo mis días _________en cada una de estas páginas _________logro sobrevivir en ellas _________con palabras que rayan en el silencio.

*****


Ruth Hernández Boscán (Venezuela) (1970). Psicólogo (UCAB), Psicoanalista. Participación en talleres de poesía coordinados por Gabriela Kizer, Eugenio Montejo y Edda Armas. Premio Monte Ávila de Poesía para Autores Inéditos (2005). Finalista del Premio Italia para la poesía en el Certamen Mediterráneo y Caribe (2007) Mención Honorífica en la XVII Edición del Premio de Poesía “Fernando Paz Castillo”, con el poemario Baúl. Mención Honorífica en la Bienal Venezolana de Literatura 2006-2008, “José Rafael Pocaterra”, con el poemario Shop Suey. Libros publicados: • A pasos cortos. Monte Ávila Editores (2005) • Ex. Taller Editorial El Pez Soluble (2007) • Gramática de piedras. Editorial Eclepsidra (2011) Antologías: • Mediterráneo y Caribe (2010) •

Antología de Poesía Joven Venezolana. Una edición bilingüe traducida al árabe por Nadia Záfer Chaabán (2009).

El Ojo Errante (2010). VI Premio Nacional de Libro (CENAL) (Mejor Producción Editorial Alternativa y Mejor Diseño de portada).

*****


a veces la vida se detiene en el lugar más oscuro del abismo cuando aún caes y el fondo no llega *****

sólo cuando callamos habló el amor se levantó del sillón abriéndose paso inabarcable torpe e insistente sordo a los argumentos susurró dos palabras encendió el fuego y al fin pudimos guarecernos en sus manos abiertas como párpados *****

En el noticiero anuncian fuertes tormentas aconsejan abandonar al instante el lugar como si fuese tan simple elegir qué guardar en la maleta después de llorar lo que no cabe ves venir el agua y te das cuenta de lo que importa *****


sólo sé que volveré a verte en nuestro hotel las calles son pliegues Mariela Casal

lost in translation me dices que prefieres un hotel porque en mi casa harías nido después de insistir en una cama doble refugiamos este amor de la intemperie tras un cartelito de do not disturb la camarera que entiende lo ignora cada vez por un instante somos un trío corres la cortina para hacer las noches y los días y vas trayendo ramas hierba hojas barro

*****


hoy mi madre llamó le dije he estado enferma me dijo salimos de viaje la semana que viene le dije aumenté de peso me dijo cómo van las cosas con tu esposo le dije me divorcié hace más de un año mamá me dijo dile del sábado no dije nada los espero que te mejores

*****

para no tener que darle más cuerda al mundo me hice una casa en una calle casi ciega un amasijo de conchas de naranjas pozo horizontal lleno de gatos y zapatos que reposan inmutables por todos lados el reloj de esta casa mide los tiempos en espacios breves o se detiene


si hace falta es mi casa toda pared inmensa donde apoyo la espalda cuando mi hijo pregunta por el frío de esas señoras que caminan de noche por la avenida en traje de baño *****

Exilio Sobrevivo en un tiempo suspendido condenada a vivir en lo ajeno paréntesis abierto lejos de lo mío me impongo un no retorno mi maleta siempre lista se deshace de tanta vida esperando en otra parte aquí estoy tierra adentro llanto adentro atada al sueño de otra orilla nadie me dijo que este mar que crucé no era de broma *****

Abril Alondra Alma Almendra Amada

Adoración

Alba

Alegría


Ámbar América Amparo Bárbara Bella Cándida Candela Digna Dolores Dulce Esperanza Felicidad Flor Gracia Luz Libertad Luna Mar Milagros Misericordia Piedad Rosa Serena Severa Soledad

Angustias Consuelo

tenían que ser nombres de mujer ***** Gomagi Un tañido difuso no logra invocarte se devuelve a mí como un eco Tu corazón abatido prefiere andar sordo Busco en este portafolio cartografiado algún poema de amor nada de mí misma que valga un centavo ***** Experta Recorro a saltos una rayuela griega Me succiono a mí misma en recuadros obstinados mal dibujados repetidos

Cristal


Mi tejo cae siempre en el lugar justo Nadie me iguala en hacer malabares A veces saltos a piernas abiertas a cambio del cielo Serรก que me equivoque y pise la raya a ver si vuelvo a empezar *****


Yhonais Lemus (Venezuela) (1988) Profesora de Castellano Literatura y Latín de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, ha sido publicada en diversas antologías poéticas: nuevas voces en la mirada del mañana vol. I y II, así como en varios números de la revista Para las Telarañas y la revista literaria ¿al vacío…?. Su primer libro, La trascendencia de los insectos, fue merecedor del segundo premio en el 1er Concurso de Poesía “Elsa Morales” 2008. Además, ha participado en diferentes eventos literarios: 4to Festival Mundial de Poesía 2007, 6to Festival Mundial de Poesía 2009, II Festival de Poesía de Maracaibo 2013. Coordinadora y fundadora del Club de Lectura de la U.D.B.E. Participó en el taller de creación literaria de Monte Ávila Editores. Recientemente publicó el poemario Hilos Celestes y actualmente cursa la maestría en Literatura Latinoamericana en la Universidad Simón Bolívar. @YhonaisLemus

*****


Aquellos hilos celestes ya no me sostienen se rompieron caigo con toda la mirada ahora s贸lo soy el destello de un espejo cuerpo de un grito que no logra articularse sucumbo ante los vestigios amarrados a mis pies son las sombras callejeras las que asfixian el eco en un caj贸n sin embargo logro ver desde mi abismo algo de luz.

(De Hilos celestes. Editorial Torino C.A. Caracas, Venezuela 2013)

*****


Al colibrí de la biblioteca

Un colibrí atrapado entre paredes atropella la luz de una lámpara Los sentidos distorsionados Sus lágrimas dedicadas a la nostalgia de un cielo verde Todo tan estático excepto su abismo y la ventana tan cerca siendo del viento.

(De Hilos celestes. Editorial Torino C.A. Caracas, Venezuela 2013)

*****


Negación Ese pedazo de inexistencia me fue arrebatado obligándome a presenciar este circunloquio absurdo Justificación para que Dios se sienta un poco vivo y mientras soy más olvidada se desprende el nudo que unía mis venas a algún tipo de origen divino.

(De Hilos celestes. Editorial Torino C.A. Caracas, Venezuela 2013)

*****


Despertar

Mientras dormimos los gĂŠlidos resplandores que se esconden entre las costillas se ponen de acuerdo Luego Dudamos del grito y abrimos los ojos.

(De Hilos celestes. Editorial Torino C.A. Caracas, Venezuela 2013)

*****


Evasi贸n

Cuando el punto de fuga me reclama abro la diminuta puerta que llevo encima de mi hombro Escapo prefiero huir a caer presa en la insustancial estad铆a que procura mi asesinato.

(De Hilos celestes. Editorial Torino C.A. Caracas, Venezuela 2013)

*****


Párpados

Existen párpados que guardan hielos de girasoles y parecen estar muertos pero sus sueños se escurren en la verticalidad del horizonte párpados, que simplemente disfrutan del letargo sin quedarse dormidos.

(De Hilos celestes. Editorial Torino C.A. Caracas, Venezuela 2013)

*****


(inéditos)*

nohayespacio que sujete la energía

fácil es cruzar los muros siempre fueron blandos

acuosas sus ventanas

las miradas aferradas a los veleros

las gotas de luz bailan la canción más honda de las rocas las gamas titilantes del silencio *****


Si digo que hay revelación es porque el árbol renace Elizabeth Shön le salen raíces a la puerta cuando llueve

recuerda el bosque

la manilla se abre como

una

flor

deseosa

la llave entra en la corteza los cuerpos pasan

*****

de

rocío


la mecedora acepta

las

rasgaduras

de

los

gatos

como sus propias cicatrices

(no hay lĂĄgrimas)

bebe la madera los rayos que cruzan la ventana

el tiempo y su silencio el tiempo y el olvido

sĂłlo los fantasmas se aferran se mecen porque sĂ­ entienden de nostalgia

*****


Probaste la fruta mi vientre el ombligo te cerrĂŠ el paraĂ­so no porque las raĂ­ces se alimentan en la tierra pecan es natural el latido que repta hacia el subsuelo desde antes somos carne sin gloria.

*****


Absurdo esto de pretender ser mรกs cuando siempre hemos sido animales de sangre caliente orientados desde el inicio por los instintos que quedan debajo del ombligo.

*****


A todo le colocas un nombre luego pruebas la fruta mencionas el sexo transfiguras los designios resplandeces Entiendes que el prop贸sito de la boca no son las palabras.

*****


Yoyiana Ahumada Licea (Venezuela) Periodista (UCV 1990). Magister Literae (Universidad Simón Bolívar, 2001) Dramaturga, escritora, guionista e investigadora. Autora del poedrama Polvo de Hormiga Hembra (Editorial Eclepsidra, 2013) Venezuela: la obra inconclusa de José Ignacio Cabrujas (Ebook-2012); Portugal y Venezuela: 20 testimonios (2012); Aproximación a nuestra cultura (2011), El mundo según Cabrujas (2009), Cabrujas ese ángel terrible (2008); 50 Imprescindibles (2002) Empresas de vida; Primer Diccionario de la Televisión Venezolana (2003), Alucinados, visionarios e irreverentes, la idea escénica en Venezuela en los años 70 (Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, Ecuador, 2001). Autora del espectáculo Cabrujas: la voz que resuena (Cultura Chacao, 2011) Guionista de telenovelas desde 1992 y documentales. Perfiles de la Música Caraqueña y Toque a Caracas. Colaboradora de diarios, revistas nacionales y los sites Código Venezuela, ideasdebabel, Prodavinci, Literanova, así como publicaciones foráneas. Tiene una sección teatral en la radio FM Cultural 97.7, y otra Literaria en la 88.1 FM emisora adulto contemporáneo. Coordina la promoción de los sellos Fundavag Ediciones y Kalathos Colección Poesía. Su blog yoyiana.wordpress.

*****


La fiesta de los vencidos A los presos políticos venezolanos Ellos allí en su traje oscuro de alegría, reunidos en guirnalda de afectos Danzaron la tristeza Desvistieron la noche en copas de vino Sellaron el pacto de la sed eterna Los vencidos siempre los vencidos, dioses de la esperanza rota Hacedores de los días de la espada en la piedra, del espíritu vago de aquel que devora Los vencidos tejieron pedazos Recogieron bramidos Se hicieron a la fiera batalla de la vida Siempre en la cuerda floja de una espera insomne

*****


Adeus Estamos hechos de despedidas jirones de silencio que se escapan de las manos Estamos hechos de promesas que no resisten de pactos traicionados de llegadas sin retorno de lazos deshechos de partidas permanentes de huidas sostenidas estamos hechos de olvido y para siempre en el largo sue単o de un gigante alucinado.

*****


Aquel día terminó por ser tarde. La espera había perdido sentido. El tibio fulgor de la paciencia extinto Allí en tus manos descorazonadas de miedo Supe entonces que era imposible la revelaciónEn esa nada, tu silencio Volviendo Hacia la divinidad extraviada en la ribera de tus horas

*****


Raíz Mi padre decía siempre que había que tener caramelos en los bolsillos Nunca se lo escuche decir Pero estaban allí Yo muerdo, halo, lo dejo arderLucho Intenta el dulzor Amable Vestido en su traje de cuadros Blanquinegro vierte misterio No me pertenece Pero agrada Quizá no podría acomodarse en el cuenco Imagino su mano Abierta Jengibre Como un regaño Padre, sal, desconcierto Vacío Decía *****


Full Moon Luna alcĂĄnzame, no me dejes partir hacia tu lado oscuro AllĂ­ habito siempre. Luna tiende tu misterio cruza los caminos de los desangelados No te des la vuelta No es hora de sombra Con la noche se cobija el miedo.

*****


La Habana despierta en el ojo dormido de la noche. C贸mplices del terciopelo, los cuerpos acuden a poblar misterios. El perfume esperado centellea, tienta, danza, extraviado desarma junturas. Dos almas furtivas transitan hacia esa boca, imposible punto de fuga, anidan y esperan, Tres lamentos. Tres risas. Tres fantasmas de la ciudad se llevan la brisa, Otros cantos se escuchan, como oraci贸n sin destino. el aliento del malec贸n golpea y acaricia muslos desprevenidos. Tres ninfas bajan por un hilo de voz Imprudentes veletas, sombras de un hast铆o. La Habana es delirio.

*****


Tres hombres detrás de la sombra I ¿Qué escondes tú? Sé el que nunca duerme No quieras regresar a la perdida calma -dice el que recién llega¿Esperas que sostenga tu paso? Que tiemble Allí En la punta de tu espera II Han venido por ti De nada sirvió Esconderte La suerte siempre termina por hallarte Arrancaste todas las flores No podrás Quedar inmune Ante el daño Sostenido III Derribaremos esta casa Y con ella la memoria Triste Has perdido la sombra Hora de entregarla Baja No temas dar el paso La luz es abrazo necesario Podrás llevarte los maderos Y ser tu casa en otra tierra.


***** Š Caracas, Venezuela 15 de diciembre de 2013



Stand Up Poetry/Edición Especial