Page 1

Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

Grupos de acción y Defensa confederal Introducción En el año 2010 se celebró el centenario de la creación del sindicato anarcosindicalista CNT. En julio del 2011, se cumplió el 75º aniversario del estallido de la guerra civil en España. Para algunos, un episodio más de la historia cruenta de un país en el que las tragedias “civiles” parecen repetirse más que en otros del mismo entorno. Alguien la definió como la última guerra romántica del siglo XX (¿existen las guerras románticas?). Los tres millones de represaliados dejan poco lugar al romanticismo, más bien a la tragedia. Lo que no deja lugar a dudas, aunque algunos traten de esconderlo, son los hechos que se desarrollaron a partir del 18 de julio de 1936; hechos que evidenciaron un enfrentamiento de clases. Por un lado, el Pueblo, agrupado y organizado mayoritariamente en sus organizaciones sindicales: la CNT y la UGT junto a las organizaciones políticas socialistas, comunistas, nacionalistas y republicanas que defendieron la legalidad de la República. Por el otro, los que se sublevaron dando un golpe de Estado; las clases dominantes: la jerarquía católica, el capital y el ejército encuadradas en sus organizaciones políticas: la CEDA 1, la falange y el requeté, apoyadas y financiadas por la Alemania nazi y la Italia fascista. Durante los cerca de tres años que duró el enfrentamiento, guerra y revolución se darían la mano. Las realizaciones económicas que se produjeron en España asombraron al mundo entero. Los proyectos de economía social publicitados durante años por las organizaciones libertarias se plasmaron en una realidad que despertó las ilusiones de los mas desprotegidos y el odio de los privilegiados. Colectivizaciones, autogestión de fábricas y empresas, municipalización, socialización y nacionalización de importantes sectores económicos y administrativos (sanidad, educación) demostraron que el pueblo trabajador, a través de sus organizaciones sindicales, era capaz de transformar un sistema basado en la explotación y el privilegio por otro más igualitario y justo. La experiencia duraría poco. Los intereses partidistas acabarían imponiéndose y a partir de mayo de 1937 esas realizaciones prácticas acabarían siendo arrinconadas, en el mejor de los casos, o pasadas a fuego y cuchillo en la mayoría de las ocasiones. Las llamadas “democracias”, Inglaterra y Francia así como la autodenominada “patria” del proletariado, la Unión Soviética; defenderían únicamente sus intereses sin importarles para nada el sufrimiento y la ruina de todo un pueblo. Las dos primeras, pisotearían el Derecho internacional negando cualquier ayuda al gobierno legítimo de la República española -creación del Comité de no Intervención -. La Unión Soviética, saquearía el tesoro de la república y la utilizaría como moneda de cambio con la Alemania nazi Este enfrentamiento, que era inevitable dada la tremenda injusticia social reinante en el país, sería provocado por las clases privilegiadas al sublevarse contra el gobierno democráticamente elegido, el gobierno de la República. Los militares sublevados no concedieron demasiada importancia a la reacción de las 1

La Confederación Española de Derechas Autónomas, se formó en 1933 por partidos católicos y de derechas. Su máximo líder fue Gil Robles, de ideología filo-nazi


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

clases populares. Contaban con que, como otras veces, esta sería sofocada inmediatamente. Infravaloraron la respuesta de las organizaciones obreras y serían estas, fundamentalmente, las que no solo se enfrentarían al ejército sublevado sino que lo derrotarían2. Por primera vez en la historia de España las fuerzas auténticamente populares y progresistas derrotaban al Ejército y a la oligarquía más reaccionaria, causando una tremenda preocupación y miedo, por su efecto contagio, entre los regímenes autoritarios y conservadores de Europa, al mismo tiempo que generaba una profunda admiración entre la población más oprimida y explotada. La participación de los hombres y mujeres del movimiento libertario, a través del sindicato anarcosindicalista CNT y sus organizaciones específicas F.A.I3., F.I.J.L y Mujeres Libres fue vital para infringir esa humillación al ejército africanista y evitar el desmoronamiento de la República. La movilización de sus efectivos durante los casi tres años de guerra garantizarían la continuidad de la República y la defensa de las libertades. Más de la mitad de las tropas republicanas estaban encuadradas en el movimiento libertario a través de sus organizaciones: CNT, FAI, JJ.LL4. Durante esos tres años de combate se plasmaron en la historia las realizaciones económicas y sociales más avanzadas del mundo occidental: La Revolución Libertaria. ¿Cómo fue posible que fuerzas de trabajadores y trabajadoras, sin preparación militar y sin medios de combate, fueran capaces derrotar a un ejército perfectamente preparado, experimentado e instruido ?. Los comités de defensa confederales, fueron parte de esa estructura organizativa de la que se dotaron los libertarios para defender y extender una revolución que conmocionó al mundo entero. Esta es una parte de su historia…

2

También contaron con la ayuda de una parte de las fuerzas de seguridad (guardia de asalto y guardia civil) así como de una pequeña parte del ejército, ya que este fue desmovilizado por un decreto de la República. En los primeros meses de combate, antes de la militarización de las milicias, más de la mitad de los efectivos armados republicanos eran confederales. 3 Federación Anarquista ibérica y Federación Ibérica de Juventudes Libertarias. La gran mayoría afiliados a la CNT, por lo que participaban en la toma de decisiones de la misma. 4 El informe del Subcomisario General de Guerra de la República, Gómez Inestal (fue miembro del Comité Nacional de Defensa de la CNT) al Pleno del MLE, septiembre 1938, reconocía que el 40% de las tropas en primera línea pertenecían a la CNT, pero solo un 5% de los mandos militares eran confederales.


Juan J. Alcalde

Grupos de Acci贸n y Defensa confederal


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

Los Comités de Defensa de la regional catalana en mayo de 1937 Se cumplen 75 de años de unos sucesos que fueron el comienzo del declive de la CNT5 y el Movimiento Libertario en la guerra civil española. El declive del Movimiento Libertario, significaría también el exterminio de todos aquellos que se enfrentaban dentro del campo marxista al pensamiento único estalinista, representados en esos momentos por POUM6. Los hechos o jornadas de mayo de 1937, significaron el principio del fín de la República española y el ascenso al poder de un nefasto personaje, Juan Negrín, que aupado al poder por la Unión Soviética y el PCE estableció el divorcio del gobierno de la República con el heroico pueblo español que valientemente se enfrentó, tanto al fascismo y el nazismo internacionales como a las maquinaciones y provocaciones de los agentes soviéticos incrustados en todos los resortes del gobierno republicano y la Generalidad. En las jornadas de mayo de 1937, en Barcelona, el Pueblo trabajador, representado por la CNT y el POUM, se enfrentó a la contra revolución. Antecedentes Los intentos de la Generalidad catalana para socavar la influencia de la CNT en Cataluña tuvieron en el decreto que disolvía las patrullas de control, la Junta de Seguridad Interior y los Consejos de obreros y soldados, una intención manifiesta de liquidar el poder del anarcosindicalismo, tanto en las calles (la retaguardia) como en las milicias (el frente de guerra). El 26 de marzo de 1937, la crisis estalló al rechazar la CNT el decreto en cuestión, por lo que el nuevo gobierno de la Generalidad no pudo formarse hasta el 26 de abril. En abril de 1937, Pedro Herrera, consejero (ministro) de Sanidad del segundo gobierno Tarradellas, y Manuel Escorza serían designados por la CNT de Cataluña para negociar con Lluis Companys -presidente de la Generalidad- una salida a la crisis gubernamental abierta a principios de marzo de 1937 a causa de la dimisión del «consejero» de Defensa, el cenetista Francisco Isgleas. Companys, decidió abandonar la táctica de Tarradellas que propugnaba un gobierno de la Generalidad de unidad antifascista en el que debía participar la CNT, para asumir plenamente la de Joan Comorera, secretario del PSUC, que pasaba por imponer a la fuerza un gobierno de “orden” en el que no estuviese representada la CNT, a la que se acusaba de ser incapaz de controlar a sus propios militantes, calificados como «incontrolados»7. 5

Confederación Nacional del Trabajo de España Partido Obrero de Unificación Marxista 7 Una de las difamaciones que propagaron profusamente desde los medios comunistas, nacionalistas y algunos republicanos para desprestigiar a los libertarios. Las acusaciones, se dirigían especialmente contra las milicias de los sindicatos, los comités de barriada y las milicias de control o de vigilancia de la retaguardia. Un dato, que muy pocos conocen y que pocas veces se ha mencionado, trata sobre los escasos actos de saqueo o pillaje en tiendas y comercios en las ciudades donde se derrotó a los sublevados. Se cometieron otro tipo de actos, más propios de venganzas, y algunos excesos por parte de individualidades que pronto serían sofocados. No debemos tampoco olvidar que los libertarios fueron los primeros en denunciar estos excesos de los “incontrolados” de todos los sectores, llegando a fusilar a militantes que habían abusado de sus funciones, algo que no hizo ninguna de las otras organizaciones. Posteriormente, acusarían a la CNT de no enviar estos cuerpos armados de retaguardia a los frentes. La CNT llegó a disponer de 30.000 efectivos armados en la 6


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

Companys, estaba decidido a romper la política de pactos con la CNT, contando con el apoyo entusiasta del PSUC y los soviéticos que eran los que realmente habían diseñado el plan de exterminio del POUM y de arrinconamiento y descrédito de la CNT. El fracaso de las conversaciones entre Companys y Escorza-Herrera, al no hallar solución política alguna, tras dos meses de conversaciones y pese al efímero nuevo gobierno del 16 de abril, desembocó directamente en los enfrentamientos armados de mayo de 1937 en Barcelona. El detonante, la actitud de Companys, que sin avisar a Tarradellas (ni a los representantes de la CNT, Escorza y Herrera) dio la orden a Artemi Aguadé, consejero de Interior, de ocupar la Telefónica, orden ejecutada por Rodríguez Salas. La toma de la Telefónica era la brutal respuesta a las exigencias cenetistas y un desprecio a las negociaciones que durante el mes de abril habían mantenido Manuel Escorza y Pedro Herrera directamente con Companys, al haber excluido este expresamente a Tarradellas. La provocación El lunes 3 de mayo de 1937, hacia las tres menos cuarto de la tarde, Rodríguez Salas, militante de la UGT y del PSUC apodado “El Manco”, estalinista convencido y responsable oficial de la comisaría de orden público, intentó tomar “manu militari” el edificio de la Telefónica. La empresa, estaba autogestionada por los trabajadores y el comité obrero correspondiente -CNT-UGT- en el que era mayoritaria la CNT. La importancia estratégica de la misma era prioritaria para la Generalidad ya que desde telefónica se accedía a todas las comunicaciones. Los confederales organizaron una dura resistencia ante el intento de ocupación. La noticia se propagó rápidamente y de forma inmediata se levantaron barricadas en toda la ciudad. La respuesta ante estos hechos no fue una reacción espontánea de los trabajadores barceloneses. Tanto la huelga general declarada, el levantamiento de barricadas y los enfrentamientos armados con las fuerzas de orden público siguieron un plan y unas consignas determinadas por el Comité de Defensa confederal y los Comités de barriada. El descontento generalizado entre la población se debía a numerosas causas: la carestía de la vida, las innumerables colas, el racionamiento y un profundo malestar entre la militancia confederal ante las continuas agresiones que sufrían, favorecieron la extensión del conflicto. La resistencia armada en las calles y locales confederales recayó en los comités de defensa de barriada (y sólo parcial y secundariamente sería apoyado por algún sector de las patrullas de control)8. retaguardia (Barcelona). Pero, los que acusaban a la CNT olvidaban que el grueso de las columnas de milicianos /as combatientes (El 85% en 1936-37), estaba formado por hombres y mujeres de la CNT. El Estado republicano, mantuvo en retaguardia hasta el final de la guerra a más de 100.000 efectivos -los cien mil hijos de Negrín- perfectamente equipados y entrenados en funciones de “orden público”. El Estado mantendría intacto, con nuevas incorporaciones, todo el aparato represivo anterior que acabaría cayendo en manos de los comunistas: policía, guardia de asalto, mozos de escuadra, guardia nacional republicana (Guardia Civil depurada) y carabineros. 8 Los combates no solo se produjeron en Barcelona sino que se extendieron a Tortosa, Ametlla del Mar, La Cenia, Amposta, Tarragona y varias localidades del norte de Cataluña (Vich, Montesquiu). Previamente, el 29 de abril, fuerzas catalanistas y comunistas asesinaron a Antonio Martín (el cojo de Málaga) y otros confederales responsables del Comité de Defensa


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

Aunque, estos fueron parte de los hechos que desencadenaron los enfrentamientos armados de las jornadas de Mayo9, existieron otros factores que de seguro los propiciaron10 y que no deben descartarse. García Oliver, entonces Ministro de Justicia del gobierno de la república, hace las siguientes reflexiones11: < Estábamos a finales de abril de 1937. De Cataluña llegaban rumores alarmantes de choques entre elementos anarcosindicalistas y policías o agentes catalanistas y del PSUC. Era indudable que la conspiración de París y la soviética trabajaban ya al unísono. Ahora acercando las cerillas a materiales más inflamables que los probados en la huerta valenciana, pues crearon incidentes graves en la Comarcal del bajo Llobregat, principalmente en Hospitalet, la barriada más explosiva de Barcelona>. García Oliver, relata su visita a Companys, visita no esperada por el presidente, y le llama la atención el numeroso armamento que encuentra en el despacho del presidente: < En su mesa no había papeles ni expedientes…>. < Y vi, en cuanto penetré en su despacho, adosados a un ángulo de un mueble alto, seis fusiles Mauser de reglamento, y a los pies de sus culatas dos cajas de madera de las usadas para cartuchería. ¿A quien esperaba combatir con tanta cartuchería y seis fusiles. ¿Esperaba aguantar un largo asedio?. ¿Qué batalla pensaba librar y contra quienes?. <Eran las resonancias de los compromisos de París. Con razón, ya eran dos los consejeros en funciones –España y Ventura Gassol- los que se habían fugado, bien pertrechados. ¿Sería en Cataluña donde los conspiradores pensaban librer su batalla definitiva?. Para mí, ya no había dudas. Y Companys sabía <<cuando y donde nos darían los golpes>>, lo que tanto me preocupaba cuando comenté a Largo Caballero el error de haber dado publicidad a las conspiraciones>. de la localidad fronteriza de Puigcerdá, con la intención de hacerse cargo del control de la frontera. Según cálculos oficiales, los hechos de mayo produjeron 500 muertos y más de 1000 heridos, aunque seguramente las cifras reales fueron superiores. Los anarquistas españoles y el poder, pág. 214-215 9 Tras los sucesos de mayo, catalanistas y comunistas continuaron decididos a terminar con la influencia de la CNT. La cartera de defensa de la Generalidad, en manos de la CNT, dejó de tener competencias, desapareciendo el 7 de mayo de 1937 tras hacerse cargo directamente el gobierno de la República de todos los aspectos militares y de orden público. Los libertarios, se retiraron del Consejo de la Generalidad el 29 de junio de 1937, dado que la única autoridad efectiva era la del Gobierno de Negrín, en manos de los comunistas, y más a partir del 30 de octubre en que el gobierno republicano trasladó su sede a Barcelona. 10 Tras los sucesos de mayo la CNT realizó un folleto que se publicó en Valencia titulado: Sucesos de Barcelona. Relación documental de las trágicas jornadas de la primera semana de mayo de 1937. En el se incluye un comunicado del Comité Nacional sobre los hechos. Uno de los diez apartados de los que consta el documento lleva como título “los provocadores del Estat catalá”, organización política catalana que fue investigada por los servicios de información exterior de la CNT. Las investigaciones realizadas descubrieron conexiones importantes entre “huídos” a Francia pertenecientes al Estat Catalá y nacionalistas vascos con hombres de Mussolini, representantes de los sublevados y de la monarquía. Los resultados de estas investigaciones se hicieron llegar a Juan García Oliver, ministro de Justicia. Este, a su vez los hizo llegar a Largo Caballero, al que pidió mucha reserva y discreción. Largo Caballero destapó el asunto antes de los hechos de mayo de 1937. García Oliver, cree que este fue uno de los motivos de la provocación de esas jornadas, que además de socavar el prestigio y la fuerza de la CNT trajo consigo la caída del Gobierno de Largo Caballero, el ascenso de Negrín y Prieto y la preponderancia del PCE estalinista. 11 Juan García Oliver. El eco de los pasos; pp. 415-435


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

En Levante, como ahora en Barcelona, conviene no perder de vista los elementos subjetivos siguientes: la conspiración de París, puesta al descubierto por el expediente elaborado y remitido por la Comisión de vigilancia a Marianet (Secretario Gral. del CN de la CNT); el error de Largo Caballero de haber querido reventar aquel grano purulento en una conferencia de prensa; el no haber dejado Largo Caballero que el expediente pasase a manos del fiscal general de la República para proceder con arreglo al artículo 10 de la nueva ley de represión del espionaje; la conspiración iniciada en la embajada soviética, empezada por Rosenberg y llevada a término por Gaiski, que englobaba a Prieto, a Negrín, a Alvarez del Vayo, traídos y llevados por los jefes de la GPU: Krivitski, Orlov y Petrov. A más de los motivos subjetivos, el motivo único para una parte considerable de la conspiración: el oro. El oro enviado a la Unión Soviética por los jefes del PSOE. El enviado a Francia por los nacionalistas vascos. El enviado a Francia por los catalanistas. Los demás agentes circunstanciales, los agentes del <<Manco>>, los provocadores del PSUC, los fascistas camuflados de comunistas –eran milesservirían como muñeco del pim-pam-pum. Y muñecos serían también los miembros del POUM, que no tomaron parte activa en la dirección de los sucesos pero que secundariamente recibieron la peor parte de los golpes, por representar en España el papel de opositores de Stalin, entonces ferozmente preseguidos en el mundo entero. ¿Los <<Amigos de Durruti>>?. No tuvieron ninguna participación en la preparación y desencadenamiento de los sucesos. A los sumo, actuaron como pequeños capitanes araña. Sus elementos destacados, y fuera de ellos con nadie más contaban, eran tres: Pablo Ruiz, Jaime Balius y Carreño. Ninguno de los tres era <<faísta>>. No pertenecían a la FAI. Carreño, era un anarquista venido de Argentina. Durruti lo llevó consigo en su columna; cuando organizó el Comité de Guerra, Carreño se hizo jefe del mismo. En el Comité de Guerra, Carreño no aportó iniciativas militares. Era de ambiciones pequeñas. Durruti lo envió con la delegación de la columna al desfile de octubre en Moscú, lo que no le caracteriza como anarquista precisamente. Cuando Durruti fue a Madrid, dejó para siempre su Comité de Guerra en las tierras esteparias y polvorientas de Los Monegros, A Madrid llevó solamente a dos compañeros de confianza e inteligentes: Manzana y Yoldi, el navarro. Jaime Balius, no era anarquista ni sindicalista. Era un fanático separatista catalán que se apartó de Maciá y Companys cuando, abandonando la idea de crear el gobierno de Estat Catalá, optaron por la Generalidad de Cataluña. No pertenecía a ningún sindicato. Su estancia en cierta forma en la CNT se debía a Liberto Callejas, que en su bohemio deambular por Barcelona con gente de lo más raro, frecuentemente sospechosa. Fue Callejas quien empezó a publicar en CNT de Madrid artículos de Balius, muy radicales: ni anarquistas, ni sindicalistas ni separatistas; solamente de rabioso contenido radical, casi nihilista. ¿Que era pablo Ruiz, aparte de haber sido visto siempre con desconfianza?. Lo conocía desde 1923. Por aquel entonces, aparecía por las tardes en el local del Sindicato de la Madera, en la calle de San Pablo. A dicho local, que tenía café, acudía los más granado de los grupos de acción. Pablo Ruiz, que no pertenecía a ningún grupo, ni de acción ni de afinidad, llegaba siempre con un paquete de telas cortadas –era sastre de profesión – y olisqueaba aquí y allá.


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

Hasta que llegó un día que los compañeros cortaban siempre la conversación al aparecer él, que impasible y siempre con una sonrisa procuraba tomar parte en la conversación. ¿Quiénes movieron a las gentes de la CNT y de la FAI, induciéndolas a caer en los planes conspirativos de París y de los soviéticos?. Si no fueron los llamados <Amigos de Durruti> ni los dirigentes del POUM, ¿Quiénes tenían suficiente arraigo para arrastrar a tanta gente al suicidio colectivo?. Solamente pudo hacerlo la Sección Marítima del Sindicato del Transporte de Barcelona. Mejor dicho: J. Merino, Patricio Navarro y Maeztu. Constituían, porque ya lo habían demostrado, una triplete peligrosa, actuando siempre por su cuenta. Lo hicieron cuando el 16 de julio de 1936 se adelantaron a las consignas del Comité de Defensa Confederal, asaltando la santabárbara de los barcos surtos en el puerto de Barcelona, apoderándose de los armamentos, distribuyéndolos inmediatamente entre las juventudes libertarias y provocando casi la declaración del estado de guerra. Que no llegó a producirse por la rápida intervención del comandante Guarner jefe de seguridad, de Ascaso de Durruti y de mi mismo, que a duras penas pudimos evitar que la lucha empezase entonces, colocándonos como alteradores del orden público y dando lugar a que los militares saliesen a la calle comos restablecedores del orden perturbado por una banda de irresponsables anarcosindicalistas. Si el Comité de Defensa les había dicho que lo tuviesen todo preparado para llevar a cabo el asalto, cuando recibiesen la consigna por el toque de alarma de las sirenas de las fábricas, ¿por qué se adelantaron?. La participación de esa tripleta de compañeros fue también decisiva en la conjura llevada a cabo al margen del Comité de Milicias, cuando el capitán Bayo organizó la desastrosa expedición de Mallorca. ¿Inocencia o desconocimiento de la importancia de lo que hicieron. Sabían que empezaban a romper la creciente autoridad del Comité de Milicias. Entre la clase obrera en el poder, que eso era el Comité de Milicias y la reacción, representada en ese momento por Companys y Bayo, optaron por lo último. Maeztu, enviado a Madrid con la columna <Tierra y Libertad> que mandaba Germinal de Souza, inicio la retirada sin conocimiento ni autorización del Comité de Defensa Confederal, poniéndolo en gran ridículo, por la primera unidad combatiente que abandonaba Madrid. Después, el mismo Maeztu, ya en el frente de Aragón con los restos de la columna <Tierra y Libertad>, trató nuevamente de sembrar el pánico y de abandonar el frente de Aragón. En cuatro asuntos, habían procedido independientemente, al margen de los planes de la Organización, creando graves situaciones. ¿Era Patricio Navarro consciente de lo que hacía?. ¿Lo era Merino?. ¿Eran ambos juguetes de Maeztu?. ¿Quién era Maeztu. ¿De donde procedía?. ¿Fueron ellos tres los que iniciaron los acontecimientos de mayo?. ¿Cómo esclarecerlo. Lo que sé, porque lo vi, es que Merino utilizó un teléfono reservado del Comité regional de Cataluña, desde donde daba las órdenes. Fue cuando Marianet y yo llegamos a la casa CNT-FAI, procedentes de Valencia en plena lucha callejera. El dos de mayo, por la tarde, se inició la lucha en las calles de Barcelona. En Valencia, me enteré en las primeras horas del día tres. Me llamó por teléfono Marianet para darme cuenta de ello. Rodolfo Llopis, Subsecretario de la


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

Presidencia del Gobierno, convocaba a los ministros a una reunión por indicación de Largo Caballero12. <….Al parecer, no todo había salido a la medida de los deseos de quienes prepararon los acontecimientos, que engañados sin duda por el giro que tuvieran en la huerta valenciana el anterior mes de marzo, creyeron en una marcha triunfal de aplastamiento de todos los reductos sindicales de la CNT. A las nueve de la mañana, según informó el ministro de Gobernación, las noticias eran que los militantes de la CNT tenían dominada la mayor parte de la ciudad y tenían cercado el palacio de la Generalidad y el Ayuntamiento. Se carecía de información respecto a si la grave situación se había propagado o no a los frentes de Aragón. Y se comentaba que de ser así, el desplome de la defensa militar, desde los Pirineos hasta Extremadura, no se haría esperar, creándose una situación de caos sangriento, que podría dar pie a una intervención extranjera. - ¡¡Justamente lo que proponían los conspiradores de París!! - Sería el principio de la entronización de una monarquía –comentó Prieto - ¡Justo!. En cuyo caso, saldrían triunfantes los conspiradores de París –concluyó Largo Caballero… - (Largo Caballero a García Oliver): <Haga cuanto pueda por reventar los planes de los conspiradores de París. Que no se salgan con la suya los Irujo y los Ventura Gasol. - García Oliver: <A lograrlo fui a Barcelona. No porque me lo recomendase Largo caballero, sino porque cuantos coincidíamos en aquel esfuerzo teníamos tres objetivos: impedir la restauración monárquica, aplastar la maniobra soviética, salvar la vida de los militantes anarcosindicalistas de Cataluña y por extensión, del resto de España>. - <Lo que importaba era apagar esa hoguera. De otra manera, se produciría la llegada de los guardias de Asalto de Galarza, de la flota y los aviones de Prieto y, ¿por qué no? De unidades del ejército, previa destitución fulminante de Largo Caballero y tendríamos que terminar estúpidamente, en una lucha cara a la pared, heroica si se quiere, pero calculada por los técnicos de la provocación, los Krivitski, Orlov y Petrov. Ese mismo día, dos delegaciones designadas por los respectivos Comités nacionales de la CNT y la UGT salían de Valencia a Barcelona13. El cinco de mayo terminaban las jornadas de mayo. Durante los días siguientes, se calcula que unos 12.000 guardias de asalto, dotados de armamento moderno, llegaron a Barcelona para tomar el control de la ciudad y reprimir cualquier oposición. Los trabajadores fueron desarmados y comenzaron los arrestos en masa. Las patrullas de control, controladas fundamentalmente por la CNT, desaparecerían el 4 de junio de 1937.

12

El Consejo de Ministros, de urgencia, tuvo lugar a las nueve de la mañana. Fue un Consejo monográfico sobre los sucesos de Barcelona. 13 La delegación de la CNT estaba formada por el Secretario General, Mariano R. Vázquez (Marianet) y JuanGarcía Oliver. La de la UGT por Pascual Tomás y Cárlos Hernández Zancajo.


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

La implicación de la O.V.R.A.14 de Mussolini, en los hechos de mayo de 1937. Para los estalinistas del PCE, la implicación era clara. Una de las acusaciones al POUM era la de estar en connivencia con los militares sublevados y la OVRA italiana. Pero, la acusación (en lo que se refiere al POUM) era simple y llanamente una auténtica calumnia. Ahora bien, los estalinistas (PCE) estaban perfectamente informados por la OGPU/NKVD de los contactos entre los nacionalistas vascos (Irujo) y catalanes (Estát Catalá) con agentes de Mussolini (OVRA)15, como lo estaban de las investigaciones de los Servicios de Información exteriores confederales, denunciando a los conspiradores de París. Desgraciadamente, Largo Caballero cometió el error de hacerlo público en el mes de marzo. Los nacionalistas catalanes eran aliados del PSUC en Cataluña. Pactos antinatura de ese calibre solo eran posibles si había un enemigo común, en este caso la CNT y el POUM. Los conspiradores de París, al “negociar” con los agentes de Mussolini y de Franco, trataban de terminar con la guerra lo antes posible, la solución monárquica era la más consensuada. No sería por tanto descabellado pensar en la implicación indirecta de los italianos en los “hechos de mayo de 1937”, aunque esa implicación no sería de ninguna manera resolutiva. No disponemos de soportes documentales sobre estas negociaciones, tampoco de informes de la OVRA, algo que llama la atención a cualquier investigador dado que los archivos de los servicios de información de Mussolini cayeron en poder de los aliados en 194416. Es sospechoso que sobre los conspiradores de París no haya aparecido nada de nada17. Por tanto, lo que nos queda será hacer conjeturas basándonos en hechos reales. Poco científico, indudablemente, pero es lo único que en estos momentos podemos hacer. Si, el PCE hubiera actuado con lealtad a la República y al Pueblo español, habría denunciado inmediatamente tanto a los seguidores de Irujo como a los catalanistas de Estat Catalá18 en cuanto tuvo conocimiento de esos encuentros 14

La Organizzazione per la Vigilanza e la Repressione dell'Antifascismo (OVRA; en español "Organización para la vigilancia y la represión del Antifascismo") era la policía secreta del Reino de Italia; fundada en 1927 bajo el régimen de Benito Mussolini durante el reinado de Víctor Manuel III. La OVRA, además de las funciones específicas de un servicio secreto y de información se ocupaba de la eliminación física de los antifascistas italianos. 15

Pensar, que lo que habían descubierto en Francia los servicios de investigación exterior confederales no lo sabía la NKVD sería de un infantilismo supino. La OGPU/NKVD, era uno de los servicios de información más eficientes del mundo. 16 Los primeros en acceder a los archivos fueron miembros del Partido Comunista Italiano. Es posible que los norteamericanos trasladaran parte de los archivos a los EE.UU. Desconozco, si se ha realizado alguna investigación al respecto, sobre esas actuaciones de la OVRA en la guerra civil española. 17 Si han aparecido algunos estudios e informaciones posteriores a los hechos de mayo de 1937. Sobre este tema acceder a ,fuente: World Socialist Web Site (Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI); wsws.org 18 La aplicación del artículo 10 de la nueva ley (que había elaborada García Oliver )sobre represión del espionaje contra la República, hubiera supuesto el encarcelamiento y fusilamiento de los conspiradores, sus colaboradores y aliados, entre los que se encontraban los dirigentes comunistas y soviéticos.


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

y negociaciones. Pero, estas formaciones políticas le eran necesarias en su lucha por el control del Gobierno de la República y el aniquilamiento de la CNT y el POUM en Cataluña. Los intereses de Partido primaban sobre los de la nación19. Acusar posteriormente al POUM, de ser ellos los que mantenían contactos con los italianos y los sublevados fue una bomba de humo destinada a silenciar a los auténticos conspiradores20. El PCE, fue cómplice de los enemigos de la República en 1937 como lo fue en 1939, aceptando y callando sumisamente ante el traicionero pacto germano-soviético. Su instrumentalización por los soviéticos era escandalosa. Pavel Sudoplatov21, que desde 1939 hasta 1945, ocupó los cargos más importantes de la Inteligencia soviética (NKVD) en junio de 1936 se encontraba en Barcelona y nos ilustra sobre las actividades de la OGPU/NKVD en España durante la contienda civil: - < De 1936 a 1939, hubo en España dos luchas a vida o muerte, ambas contiendas civiles. Una enfrentaba a las fuerzas nacionalistas dirigidas por el general Francisco Franco, ayudado por Hitler contra los republicanos españoles, ayudados por los comunistas. La otra guerra, la libraban los propios comunistas entre sí. Tanto Stalin en la Unión Soviética como Trotski, en el exilio, abrigaban la esperanza de ser de forma particular el salvador y fiador de los leales a la República, convirtiéndose con ello en la vanguardia de la revolución comunista mundial. Los soviéticos enviamos a España a nuestros jóvenes e inexpertos agentes de espionaje, así como a nuestros instructores más avezados. España, fue una magnífica escuela para nuestras operaciones futuras de espionaje. Nuestras posteriores iniciativas en materia de espionaje partieron todas ellas de los contactos establecidos22 y las lecciones aprendidas en España. Los republicanos perdieron la batalla, pero los hombres y las mujeres de Stalin la ganaron. Al término de la guerra civil española, Trotski ya no tenía nada que hacer en ninguna parte23>. - << Orlov24, fue enviado a España en 1936. Era nuestro rezident y agente responsable de las operaciones de seguridad. Lo más destacado fue su 19

Pavel Sudoplatov y Anatoli Sudoplatov. Operaciones Especiales. Edit. Plaza y Janés, 1994. Relatando el traslado del oro del Banco de España a Moscú <Otros tesoros, destinados a fines operacionales de los comunistas españoles y de la República española, para financiar operaciones clandestinas, fueron pasados de España a Francia y llevados a Moscú como cargamento diplomático. Nuestra conclusión fue que aquellos fondos eran suficientes para mantener a los emigrados y refugiados españoles que empezaban a aparecer por Moscú. 20 También, algunos historiadores “académicos” llegan a acusar de lo mismo a los libertarios. Como Angel Viñas. Por lo visto en los medios estalinistas siempre ha salido barato calumniar y difamar. 21 Pavel Sudoplatov y Anatoli Sudoplatov. Operaciones Especiales. Edit. Plaza y Janés, 1994. pp. 76-77 22 Las Brigadas Internacionales fueron una excelente “cantera” de colaboradores y agentes. También sirvieron para depurar a los críticos con las directrices de la “patria del proletariado”, la Unión Soviética 23

Pavel Sudoplatov, pp.59-60 Alexándr Orlov, era el alias por el que era conocido en Occidente. Su verdadero nombre era Alexándr Feldhin, de profesión periodista. Tenía el rango de mayor (actual coronel) de la NKVD. En septiembre de 1938 huyó de España, convencido de que Stalin quería eliminarlo (purgas de los años 1935-1936), como hizo con la antigua guardia bolchevique y todos los dirigentes soviéticos que estuvieron en España. En noviembre, se refugió en los EE.UU. 24


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

actuación al mando de operaciones de secuestro y actos terroristas contra tronquistas y personas a quien el Servicio Especial debía neutralizar. Fue también el responsable de operaciones de seguridad, consiguiendo con éxito el embarque del oro de la República española a Moscú. Por tan arriesgada misión fue promovido al rango de comandante de seguridad del Estado.>>. <<Hizo un buen trabajo eliminando a los trosquistas en aquel país. Orlov, consiguió publicar un panfleto antitrotsquista con la firma de Andreu Nin, que había sido ya asesinado por el equipo de Orlov, bajo las órdenes de Stalin. Orlov, escribió aquel panfleto para comprometer a Trotski, como si Nin que había sido secretario de Trotski se hubiera retractado a causa de los descalabros y las traiciones de los trotsquistas en España. Fue un magnífico ejemplo de desinformación que Yezhov25 comunicó directamente a Stalin>>.

Camilo Berneri, ¿asesinado por los soviéticos o por la O.V.R.A.? Las jornadas de mayo de 1937 en Barcelona, produjeron más de medio millar de muertos en los dos bandos. Durante los tres días en que se desarrollaron los hechos grupos de incontrolados se dedicaron a ajustes de cuentas 26. En estas circunstancias, se produjeron los hechos que desencadenaron el asesinato de Camili Berneri y Francesco Barbieri. Aunque todas las investigaciones apuntan a que fueron las fuerzas de seguridad las que detuvieron en sus domicilios a los anarquistas italianos, otras investigaciones apreciaron la más que posible participación de los servicios secretos de Mussolini en estos asesinatos. García Oliver, reflexiona sobre este criminal atentado: << En aquellos días, la muerte andaba suelta por las calles. La muerte al servicio de los combatientes de ambos bandos se prestaba muy bien para los ajustes personales de cuentas y también para crímenes incalificables. Solapada detrás de las barricadas, agazapada tras los balcones y ventanas, en forma de balas y bombas sueltas, brincaba sin freno ni medida, al azar sin seleccionar sus víctimas, abatiéndose sobre el primero que pasase o el combatiente que se descuidaba. Así se conducía la muerte durante los hechos de mayo. Ni los anarquistas escogían sus víctimas ni las seleccionaban los comunistoides y esquerranos. ¿Por qué se dedicó alguien a la caza de Camilo Berneri?. Si bien sus matadores –dijeron que fueron varios- aprovecharon la confusión reinante en aquella semana, parece como si se tratara de un ajuste de cuentas de carácter 25

Yezhov, fue nombrado (Jefe) Comisario Nacional de NKVD (Komisariado Nacional de Asuntos Internos), en septiembre de 1936. A partir de esas fechas el periodo pasaría a ser conocido como el Gran Terror o Yezhovshchina (reinado de Yezhov). Fue destituído en diciembre de 1938, aunque desde julio a septiembre de ese año todas sus órdenes debían ser certificadas por Beria. Yezhov, sería detenido en 1939 y ejecutado en 1941. Jruschov, en el XX Congreso del PCUS donde se denunciaron los crímenes de Stalin, calificó a Yezhov de degenerado. 26 Las consecuencias de los hechos de mayo se ampliarían con el paso de los días, los meses y los años. La represión desatada contra los militantes del POUM fue especialmente cruenta. La de los libertarios, que se intensificó tras las jornadas, también. Las conquistas conseguidas por los trabajadores en importantes sectores, serían anuladas (destrucción de las colectividades en Aragón, eliminación de la autogestión en importantes sectores de la producción, militarización importantes sectores industriales, etc). El PCE, se hizo con el control casi total de la España republicana en todos los aspectos. El social, el productivo y el militar.


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

particular o grupo. No debe olvidarse la propensión italiana al grupo. Los italianos tienden a agruparse cuando se encuentran en el extranjero. Sin haber conocido ni tratado al compañero Berneri, vilmente asesinado ciertamente, fuesen quienes fuesen los autores de su muerte, no podía eludir el establecer un paralelo –por las muchas similitudes en la manera de ser asesinado- con Carlo Roselli. Profesor de la universidad de Bolonia antes de ser muerto en Francia, socialista sui generis porque discrepaba de todas las concepciones derivadas del marxismo, fundador del movimiento y periódico italiano Justicia y Libertad, y que también estuvo en una unidad de combatientes italianos en el frente de Aragón, ante Huesca, que fue incorporada a la columna Ascaso. Abandonó el frente cuando empezaron a tomarse medidas de unificación y militarización, poco antes de los sucesos de mayo. El y su hermano murieron misteriosamente asesinados en Paris. Los antifascistas italianos acusaron a desconocidos agentes de Mussolini de haber llevado a cabo los asesinatos de los hermanos Roselli. Parecía indudable que entre los italianos venidos a luchar a España existían fuertes disensiones a causa de problemas que nada tenían que ver con las incidencias de nuestra guerra. Quizá solamente se trataba de coincidencias. Pero muy posiblemente, por tener entre ellos abundantes agentes de la OVRA, agencia criminal del fascismo italiano27. Porque el héroe tiene 100 muertes, ¡¡salud Camilo Berneri!! Porque cien muertes tienen los héroes, ¡¡ salud, Carlo Roselli!!.>>. Esta hipótesis, que responsabiliza a la OVRA de los asesinatos, se vería avalada por las investigaciones que Berneri estaba realizando sobre documentos incautados en el consulado italiano en Barcelona, en los que se describían los planes de Mussolini para hacerse con las Baleares y consolidar el poder italiano en el Mediterráneo. La otra hipótesis28, tal vez la más acertada, establecía que tanto Berneri como Barbieri fueron detenidos en su domicilio por una patrulla compuesta de un grupo de doce elementos armados, seis de ellos de las fuerzas de seguridad y el resto miembros del PSUC o de UGT. Ambos serían asesinados tras el arresto. La similitud con el secuestro y posterior asesinato de Andreu Nin29, este sí a manos de la NKVD, eran evidentes. Las razones que tal vez pudieran tener los soviéticos para asesinar a Berneri podrían encontrarse en el apoyo y solidaridad que este realizó al POUM (uno de los últimos textos que escribió fue "En defensa del POUM"), a los que el PCE, había acusado de traidores y connivencia con el enemigo y Mussolini. 27

García Oliver, tuvo que investigar personalmente la infiltración de algunos de estos agentes italianos en unidades de combatientes del frente de Aragón 28 Aunque en esta “hipótesis” si están comprobados los hechos probados, como la identificación de los asesinos. Podríamos añadir una tercera hipótesis, refundiendo las dos anteriores. La OVRA, instrumentalizaría a elementos del PSUC y la UGT para eliminar a los libertarios italianos. 29 Nin, fue uno de los delegados de la CNT que se desplazó a Rusia (1921) cuando esta se adhirió a la III internacional. Aceptó un cargo de secretario en la Internacional roja quedándose en Moscú e ingresando en el PCUS, aceptando compromisos con el Estado soviético. Al pasarse al bando de la oposición anti.Stalin (1926), de la que formaban parte Trotski y otros dirigentes comunistas, firmó su sentencia de muerte.


Juan J. Alcalde

Grupos de Acción y Defensa confederal

Los hechos de mayo de 1937, en los que se conjuraron comunistas, socialistas prietistas30 y nacionalistas contra la CNT-FAI-JJ.LL y el POUM, repercutieron negativamente, sobre todo, en los libertarios y el POUM31. La CNT y los trabajadores de Barcelona sufrirían un duro revés, ya que dejaron de controlar resortes importantísimos (tanto militares como económicos e industriales) en Cataluña. Pero no solo afectó negativamente en esos medios. La Generalidad, tras estos sucesos iría perdiendo el control político y económico de Cataluña, en beneficio del gobierno de la República, ya en manos de Negrín y del partido comunista. La rama caballerista de la UGT también sufrió un duro revés del que se benefició Indalecio Prieto. Los hechos de mayo provocaron la dimisión del líder ugetista como Presidente del Gobierno. Negrín, se prestó a ser utilizado por los comunistas en la ingenuidad de que podría controlarlos más adelante. En el contexto del bando republicano los beneficiados fueron los soviéticos, el Partido Comunista de España y el PSUC. Aunque la actitud de la CNT, al no entrar de una manera total en la provocación, traería nefastas consecuencias para los agentes de Stalin en España32 Si las jornadas de mayo se hubieran desarrollado de otra manera, en una palabra, si las fuerzas confederales se hubieran dejado llevar por los acontecimientos y las provocaciones activando todos los mecanismos de defensa ¿quiénes hubieran sido los beneficiados? Sin lugar a dudas, los primeros hubieran sido los militares sublevados, ya que la participación en estos hechos de las columnas confederales y por contagio de otras unidades de combatientes, hubiera supuesto, como muy bien nos relata García Oliver en su resumen del Consejo de Ministros del 3 de mayo: < el derrumbe de los frentes desde los Pirineos hasta Extremadura>. Esta realidad, es técnicamente irrefutable.

30

El presidente Largo Caballero, tendría que dimitir el 15 de mayo de 1937 ante el ataque y la falta de apoyo de todos los sectores políticos (incluyendo a los suyos, a los comunistas y a los nacionalistas catalanes y vascos), con excepción de los libertarios. 31 El Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) además de perder a sus máximos dirigentes, entre los que se encontraba Andreu Nin, fue acusado de connivencia con el enemigo y sus militantes perseguidos, asesinados o encarcelados. Nin, “desapareció” el 16 de junio de 1937 en Barcelona. 32 García Oliver, relaciona la eliminación de ( Antónov-Ovseenko, Orlov y Petrov) en las consiguientes purgas estalinistas, con el “fracaso” de la provocación estalinista en los hechos de mayo de 1937.


Juan J. Alcalde

Grupos de Acci贸n y Defensa confederal

En la fotograf铆a, los cuerpos de varias decenas de miembros de la Juventudes Libertarias de Barcelona asesinados por los estalinistas durante los hechos de mayo de 1937 en Barcelona

Camilo Berneri

Andreu Nin

Francesco Barbieri


Juan J. Alcalde

Grupos de Acci贸n y Defensa confederal

Barricada en las calles de Barcelona, durante los hechos de mayo de 1937, anarcosindicalistas y milicianos del POUM

Grupos de accion y defensa confederal mayo 1937 2  

Juan J. Alcalde

Advertisement