Page 1

DIÓCESIS DE ORIHUELA-ALICANTE

Comienza la campaña de NAVIDAD para las cárceles de Alicante La Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Orihuela-Alicante y la Universidad CEU Cardenal Herrera, aúnan esfuerzos un año más para la reinserción de los presos y la ayuda a sus familiares Redacción OBISPADO

U

na madre con su niño en brazos, esa es la sugerente imagen que este año nos ofrece la tradicional campaña de Navidad que el Secretariado de Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Orihuela-Alicante promueve siempre en estas fechas en las cárceles alicantinas. La iniciativa, que cuenta desde hace dieciocho años con la colaboración y apoyo del CEU Universidad Cardenal Herrera de Elche, lleva por lema en esta ocasión ‘Nacer en la cárcel, crecer en libertad’ y busca de nuevo poner la atención sobre los presos y presas de las cárceles de la provincia de Alicante sin olvidar las necesidades de sus familias y entorno. Y este año de una forma más específica en las madres y sus hijos. Y es que desde hace

‘Nacer en la cárcel, crecer en libertad’ es el lema de este año para la campaña

Cartel de la campaña de Navidad 2020. / Foto: Obispado

unos meses, Alicante cuenta con la Unidad de Madres Irene Villa González promovida por la Diócesis de Orihuela-Alicante, desde su Pastoral Penitenciaria. En la actualidad viven en ella cinco madres con sus bebés, a la espera de que lleguen algunas más, trasladadas desde otros centros penitenciarios. Esta casa va a ayudar a que los niños y niñas que ahora están en dicha Unidad disfruten de un hogar que les permita crecer en libertad y felices sin ser separados de sus madres. Es por ello que el objetivo principal de la campaña de Navidad de este año no podía ser otro que obtener los recursos económicos necesarios que permitan apoyar este nuevo hogar de acogida e intervenir de manera integral con las madres y sus hijos. En este sentido, según explica Mariola Ballester, directora del Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria: “La política de tratamiento de este centro penitenciario es empoderar a estas madres presas para que, cuando sus bebés hayan cumplido los tres años, no tengan que ser separados y puedan salir juntos a vivir en hogares de acogida donde acabarán de cumplir la condena en tercer grado o libertad condicional”, apunta. Se apela así a la participación y a la colaboración ciudadana para no olvidar que ayudar a los presos y a sus familias es invertir en prevención del delito, en el freno a la marginalidad y en la igualdad de oportunidades. Y es trabajar también para que los niños que ahora tienen a su padre o familiar en prisión, y que sufren la pobreza, no sean los presos del mañana. Otros objetivos Otros de lo objetivos que se pretenden con la campña de Navidad es seguir manteniendo abiertas las casas de acogida San Vicente de Paúl, para mujeres, y Pedro Arrupe, para hombres, que permiten hacer de puente entre la vida en la cárcel y la vida en libertad, ayudando así a la reinserción de los presos alicantinos. Becar a las familias de los presos para ayudas de alimentación, comedor escolar para los niños, libros de texto, pago de medicamentos y otras necesidades urgentes que puedan surjir durante todo ese tiempo.

De igual modo también se pretende facilitar, a través de ayuda económica, a los internos españoles y extranjeros de las cárceles de Alicante, la comunicación telefónica con sus familias, así como ayudar a estas para que puedan visitarlos en la cárcel con normalidad. Otro de los objetivos esmediar, a través de la inserción socio-laboral, para que aquellos que menos opciones tienen puedan acceder al mercado laboral y, por lo tanto, a la construcción de una vida desde los valores del trabajo, el esfuerzo y la responsabilidad social. Con el apoyo del CEU El CEU Universidad Cardenal Herrera de Elche es la principal entidad implicada en esta campaña colaborando desde 2002 con el diseño e impresión de dípticos y carteles que sirven para dar a conocer la campaña por todos los rincones de la provincia. Además, el CEU colabora también con la Pastoral Penitenciaria en la maquetación e impresión de los ejemplares de la revista que edita: La Puerta, que sigue siendo un vehículo de comunicación para los presos sirviendo de conexión con el exterior. Todos aquellos que quieran unirse a la campaña de Navidad y colaborar pueden hacerlo de una manera muy sencilla y rápida por transferencia bancaria en Sabadell CAM indicando que es ‘Para Pastoral Penitenciaria’. Cuenta Obispado OrihuelaAlicante: ES22 0081 7310 6100 0223 8130. O por donativo en el Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria (C/ Marco Oliver, 5, 03009, Alicante). Teléfonos: 96 520 48 22 y 96 520 49 09.

Ayudar a los presos y sus familiares es invertir en el freno a la marginalidad


DIÓCESIS DE ORIHUELA-ALICANTE

II |

Diciembre de 2020 | El Rotativo

Vivir la NAVIDAD con la familia en tiempos de coronavirus Redacción OBISPADO

L

a Navidad se nos presenta como todo este 2020, marcada por la pandemia del Covid19. Las restricciones para seguir controlando al Coronavirus y velar por la seguridad y la sanidad afectan a todo aquello más característico de estas fiestas: las reuniones y fiestas familiares y/o con amigos, reencuentros, abrazos, salir de compras, ir a celebraciones religiosas… Pero desde un punto de vista psicológico ¿cómo podemos prepararnos para estas Navidades tan atípicas? Según la socióloga y psicoterapeuta Elena Bermúdez Ochoa debemos centrarnos en las posibilidades que se nos abren y no en lo que nos falta. “Tendremos tiempo de volver a los encuentros y a las reuniones”, indica la experta. Según señala la profesional-

L

debemos aprender a ver en los momentos de crisis las oportunidades. “Aprovechemos ahora la oportunidad que se nos abre. Creo que nuestros hijos van a aprender mucho de esta experiencia”, comenta. Y es que todo esto nos va a permitir una cercanía y una relación mucho más estrecha ya que vivir acontecimientos en pequeños grupos fomenta una intimidad mucho mayor. “Si lo enfoca-

pio confinamiento nos va a ayudar igual que ocurrió en la Semana Santa”, comenta Bermúdez Ochoa. Lo que es seguro es que deberemos evitar por ejemplo abrazarnos en unas fechas tan señaladas. Y para suplir esa necesidad de contacto los expertos aconsejan demostrarnos el cariño y el afecto de otros modos. “Estas Navidades nos impulsan a hacer lo que habitualmente no hacemos: decir a la otra persona lo que valoramos, darle las gracias, reconocerle.. y hacerlo en presencia de otros, sin rubor, porque es el mejor regalo que podemos hacerle y entonces a uno le llega el amor “a raudales” y no es imprescindible el contacto. “Escribir también es una preciosa manera de amar y abrazar”, aconseja.

“Estas Navidades podemos escribir, también es una manera de amar y abrazar”

“El ruido nos impide conectar con lo que realmente celebramos”

a noche ha sido iluminada por aquel que es la Luz. María da a luz a la verdadera luz del mundo y da la vida humana al que es la Vida. No es la cueva de Belén y la visión de su pobreza lo que turba nuestro pensamiento, sino que es el abajamiento del Hijo de Dios lo que desafía a nuestra racionalidad que no tiene cabida para la lógica del Inmenso en el límite y del Omnipotente en la necesidad. Y esta es la sublime lección de amor que Dios confía al corazón del ser humano y la eterna Sabiduría a su razón. La gracia para entender esto es concedida a los pobres y sencillos (Cf. Mt 11,25); y, también, a los puros de corazón, como nos recuerdan las Bienaventuranzas (Cf. Mt 5,8). De hecho veremos en los relatos evangélicos de los días de Navidad, como esto se manifiesta en la sencillez de los pastores, primeros llamados a la cueva de Belén, y en la búsqueda perseverante de los Magos, cuyos ojos vieron la estrella para seguirla, y

mos así, nuestros pensamientos generan emociones de agradecimiento, expectativa, alegría…”, explica la socióloga y psicoterapeuta. Y si lo miramos desde el

prisma del ámbito religioso la también directora del Secretariado de Familia y Vida de la Diócesis de Orihuela-Alicante nos invita a vivir la Navidad de una manera más

íntima, más recogida, sin renunciar a la alegría del acontecimiento. “A veces el ruido nos impide conectar con lo que realmente estamos celebrando. Este año el pro-

Acoger y celebrar la NAVIDAD Jesús Murgui Soriano, Obispo de Orihuela-Alicante cuyos corazones acogieron con obediencia la voz de la Palabra. Con el nacimiento de Jesús ya no estamos solos, Dios viene a nosotros, habita entre nosotros (Cf. Jn 1,14). Desde la humilde cueva de Belén, inicia el misterioso y doloroso camino de Mesías Salvador que le conducirá hasta Jerusalén, donde cumplirá la voluntad del Padre consumando en la Cruz su sacrificio de amor, para salvarnos. Y resucitado, sigue con nosotros todos los días hasta el final del mundo (Cfr. Mt 28, 20). Por obra del Espíritu Santo, en su Iglesia nos habla con su Palabra, y nos alimente con el pan de vida, la Eucaristía. En su Iglesia sigue caminando con nosotros, acogiéndonos, perdonándonos, curándonos. En ella, especialmente en los sacramentos, se sigue acercando para salvar-

nos, sigue prolongando su nacimiento para no dejarnos ya, nunca, solos. Así la Navidad inauguró una cercanía de amor que llega hasta nosotros, hasta cada uno de nosotros. Así nos habla de la Navidad, con su culta expresión, San Pablo VI, como “liturgia inaugural, cósmica e inefable, que celebra el canto de la Alianza nueva entre el Dios de le eternidad y los hombres de la historia, entre el cielo y el mundo, entre la gloria del

Reino, todavía para nosotros invisible, y la realidad terrestre, a la vez espléndida y atormentada “(Mensaje “Urbi et orbe”, 25-XII-1974). En esta realidad nuestra, especialmente atormentada y sufriente por el drama de la pandemia, estamos llamados a acoger y celebrar la Navidad. Una Navidad muy solidaria, especialmente unidos a los sufrimientos de tantos hombres y mujeres y a la entrega ejemplar de cuantos

les cuidan y sirven, un dolor y una entrega que marcan e iluminan nuestra más profunda y actual realidad. Ahí está Jesús, naciendo para todos, cerca del dolor y del amor hecho servicio. Y ahí quiere el Señor que le encontremos y le acojamos. Elevemos nuestra oración por nuestra pobre humanidad, para que sepa reconocer y acoger al Señor que viene a ella, y para que, aunque atravesando una gran prueba, no se sienta abandonada por Dios, dejada de su mano, condenada y sola. Que la solidaridad comprometida y la sensibilidad tan singular, que son promovidas en nosotros por este momento tan dramático de nuestra historia, sean de ayuda para acoger mejor la lección de amor que Dios nos da, la enseñanza contenida en la cueva de Belén. Así nos lo

recuerda Papa Francisco: “Ante el pesebre, comprendemos que lo que nos alimenta la vida no son los bienes, sino el amor; no es la voracidad, sino la caridad; no es la abundancia ostentosa, sino la sencillez que se ha de preservar. En Navidad recibimos en la tierra a Jesús, Pan del cielo: es un alimento que no caduca nunca. En Belén descubrimos que la vida de Dios corre por las venas de la humanidad” (Homilía en la Misa de medianoche, 24-XII-2018). Sensibles y solidarios, más que nunca, con tantas necesidades y con tantos ejemplos de entrega de los que vivimos rodeados en esta época: Acojamos a Jesús que ha nacido por nosotros de María; y pidámosle que nuestra sufriente Humanidad encuentre en Él el amor que es la luz que rompe la pesada oscuridad de nuestros días. ¡Feliz Navidad 2020! Jesús Murgui Soriano Obispo Orihuela-Alicante


El Rotativo | Diciembre de 2020

DIÓCESIS DE ORIHUELA-ALICANTE

La Iglesia de Orihuela-Alicante: UNIDA frente a la pandemia

Sinodo diocesano de jovenes. / Foto: Redacción

Cartel sobre la campaña iglesia unida. / Foto: Redacción

La realidad diocesana sigue viva con actividad celebrativa, pastoral, cultural y socio-caritativa Redacción OBISPADO

El confinamiento, que también los templos han vivido -por motivos sanitarios evidentes-, nos ha privado del encuentro con el Señor y la vivencia comunitaria de la fe. Pero, sin duda, han suscitado nuevos deseos de participar, de un manera más honda, del “pan de la vida” (Jn 6, 48), de no privarnos del pan que Cristo nos da y que transforma la vida”, remarcaba el obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, monseñor Jesús Murgui en sus palabras de presentación de las Orientaciones Pastorales para el curso 2020-2021. Orientaciones que han tenido muy en cuenta, como no podía ser de otro modo, el contexto actual. “La humanidad anhela nuevos caminos para levantarse después de haber probado la fragilidad y la vulnerabilidad.

La Iglesia no es ajena a esta esperanza. En medio de esta humanidad, más que nunca está llamada a ser “hospital de campaña” (Papa Francisco)”, remarca el texto. Con este mensaje de fondo, la Iglesia Diocesana de Orihuela-Alicante ante unos meses duros y difíciles y sobre todo frente a una realidad total-

“La humanidad anhela nuevos caminos para levantarse tras verse vulnerable”

mente inédita, se ha unido para mantener viva tanto la actividad pastoral, como celebrativa, cultural y socio-caritativa. Han sido muchas las iniciativas que se han podido sacar adelante, siempre siguiendo las correctas medidas sanitarias, en esta Diócesis que cuenta con más de 300 sacerdotes para 214 parroquias y que mantiene activo, entre otros muchos recursos, 139 centros para mitigar la pobreza, 11 casas para ancianos, enfermos crónicos y personas con discapacidad, 10 centros para promover el trabajo, 4 de menores y jóvenes en situación de vulnerabilidad, 3 para la promoción de la mujer y las víctimas de la violencia y 2 de asistencia a emigrantes, refugiados y prófugos. Plan de Prevención Entre las iniciativas más relevantes que se han puesto en marcha en estos tiempos de pandemia en la Diócesis de Orihuela-Alicante destaca la

creación de la ‘Comisión diocesana para la protección de menores y adultos vulnerables’ que ha diseñado un plan integral articulado para la prevención e intervención del abuso para este curso 20202021. El planteamiento inicial parte de que la Iglesia no puede actuar solo cuando hay un caso de abuso sexual, sino que de una forma proactiva debe tomar todas las medidas operativas y espirituales para proteger a las personas y prevenir cualquier forma de abuso de conciencia, poder o sexual, evitando el encubrimiento. Este plan abarcará a todos los

sectores de la Diócesis: clero, seminaristas, familias, agentes pastorales, colegios, parroquias, vida consagrada, asociaciones… y se basa en dos fundamentos: la prevención y la intervención. Para este curso se ha previsto iniciar campañas de sensibilización, itinerarios de formación, implantación de un sistema de entorno seguro en todos los ámbitos pastorales y entidades de la Diócesis y la puesta en marcha de la asociación PREVYAC para prevenir y actuar ante cualquier abuso, sobre todo, como ayuda y asistencia a las víctimas.

| III

Cuidar el patrimonio Este pasado mes de noviembre el Obispado de OrihuelaAlicante, a través de la Comisión de Obras, ha llevado a cabo el encargo y coordinación del proyecto arquitectónico que permitirá rehabilitar la Sacristía y la Capilla de la Comunión de la iglesia parroquial Santas Justas y Rufina de Orihuela. La intervención tiene por objeto acometer dos actuaciones necesarias en el templo, que permitan la conservación y mantenimiento de este patrimonio oriolano tan emblemático, declarado Bien de Interés Cultural (BIC). El plazo de ejecución de las obras está estimado en seis meses desde su inicio y supondrá una inversión aproximada de 800.000 euros, que aportarán principalmente instituciones públicas, entre ellas el Ayuntamiento de Orihuela y la Conselleria de Cultura, así como la propia parroquia y el Obispado. Sínodo Diocesano Y para terminar el 2020 otra iniciativa para la esperanza en un año difícil. La puesta en marcha de un Sínodo Diocesano de Jóvenes. La idea surgió precisamente de la petición espontánea de un grupo de jóvenes, integrantes de diferentes movimientos, asociaciones y parroquias, para ayudar a la Iglesia a “rejuvenecer su rostro”. Un planteamiento que está en línea con el deseo del obispo diocesano, monseñor Murgui, de impulsar este camino sinodal en la Diócesis de Orihuela-Alicante. El proceso de este Sínodo, inspirado en el camino sinodal realizado en Roma, quiere ser un lugar de comunión, donde los jóvenes se hagan presentes y dialoguen con la Iglesia. Junto al obispo, pretenden ponerse en escucha y descubrir qué pide el Señor ante las necesidades e inquietudes de los jóvenes.

Aspecto de la rehabilitacion de la Iglesia Santas Justa y Rufina de Orihuela. / Foto: Redacción


IV

DIÓCESIS DE ORIHUELA-ALICANTE

Diciembre de 2020 | El Rotativo

Víctor Mellado, director de Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante

“Van a ser unas navidades duras para las familias VULNERABLES”

El director de Cáritas Diocesana de Orihuela- Alicante tras la entrevista. / Foto: Redacción

Reme García REDACCIÓN ORIHUELA-ALICANTE

P

regunta: Estamos a punto de vivir unas Navidades muy especiales con todo lo acontecido en este 2020 ¿Cómo las afrontáis desde Cáritas? ¿Alguna campaña en especial? R: Efectivamente van a ser unas Navidades diferentes para todo el mundo, y como siempre pasa, mucho más duras para la gente que peor lo está pasando. El COVID está impactando muy fuerte en la economía y las familias más vulnerables son las que más están sufriendo estos efectos, más si cabe en nuestra provincia donde muchas familias dependen directamente de los ingresos que genera el turismo. Hemos multiplicado por 4 nuestras ayudas directas a familias y vamos a seguir apoyando para que a pesar de todo las familias puedan recibir el espíritu de la Navidad. Segui-

mos apostando por dignificar el apoyo que damos a todas estas personas, por lo que nuestra campaña más especial para estas Navidades se realiza a través de unas tarjetas solidarias con las que las familias podrán comprar en supermercados y farmacias lo que necesiten para pasar mejor estas fiestas. P: Precisamente en este contexto las personas sin hogar suelen preocupar mucho a Cáritas en estas fechas no solo por la Navidad sino también por el frío. Se añade ahora el

“Nos preocupa la salud mental y la soledad, aspectos cada vez más al alza”

COVID. ¿Cómo estáis gestionando esta ayuda para este colectivo tan vulnerable? R: Nuestra Cáritas Diocesana está especialmente preocupada por estas personas, es un problema que desgraciadamente va en aumento en la provincia de Alicante y en toda España. Hemos pasado de 30.000 a más de 40.000 personas que viven en la calle en los últimos años. Contamos en estos momentos con 3 centros residenciales dedicados a estos colectivos, en Orihuela, Elche y Alicante. Además de 15 viviendas tanto para situaciones de urgencias como para itinerarios de inclusión. A pesar de todo este esfuerzo y el de otras muchas entidades el problema sigue agravándose, por ello hemos comenzado reuniones con los principales ayuntamientos para tratar de avanzar. P: ¿Qué otros colectivos consideráis en estos momentos de mayor vulnerabilidad? R: Desafortunadamente el COVID ha agravado una situación que ya era precaria. El

FOESSA publicado en 2019 nos mostraba que en los últimos 4 años la franja intermedia más vulnerable había mejorado bastante gracias a la mejora del empleo y la economía, pero al mismo tiempo se concluye que hay una desesperante cronificación de la pobreza en muchas familias y colectivos. La exclusión severa apenas ha mejorado con la economía y en determinados colectivos incluso aumenta. Nos preocupa especialmente todo lo relacionado con la salud mental y la

“Hemos multiplicado por cuatro nuestras ayudas directas a familias”

soledad, aspectos cada vez más al alza en nuestra sociedad. P: ¿Notáis que la pandemia ha modificado el perfil de persona que os solicita ayuda? R: No diría que se ha modificado si no que se ha multiplicado. Como mencionaba anteriormente, las personas y familias que estaban mal, están peor, pero además se han unido otros perfiles que nunca habían acudido a Cáritas. De repente el confinamiento y todas las restricciones del COVID han generado que muchas familias que apenas llegaban a cubrir sus gastos y que evidentemente no tienen ni ahorros ni una ayuda o ERTEs se hayan quedado de un día para otro con ingresos 0, sin poder ni siquiera llenar la nevera. En muchos casos hablamos de familias con hijos menores, situaciones realmente preocupantes. P: ¿Cómo “tender la mano a los más pobres” como nos pide el papa Francisco en su mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres 2020?

R: El mensaje es claro, pero desafortunadamente vemos que en la práctica no termina de calar ni en la sociedad ni en las instituciones públicas. Nos acordamos y hacemos algo por Navidad o en situaciones de emergencias muy mediáticas pero pronto vuelve a caer en el olvido. P: De todos es sabido que Cáritas lo mueven sus voluntarios y sus Cáritas Parroquiales ¿Cómo os estáis organizando en estos meses de restricciones para que no pare la labor? R: Efectivamente, hemos tenido que adaptarnos en muchas cosas. Como bien dices, ese motor de voluntarios en su gran mayoría son personas mayores con alto riesgo por el COVID. Pero tanto con el apoyo de voluntarios más jóvenes y nuevos voluntarios que se han unido, hemos conseguido mantener la mayoría de nuestros proyectos. Además, hemos creado un nuevo teléfono de atención gratuito gestionado por trabajadores y voluntarios que ha permitido realizar el seguimiento provincial mitigando el impacto del cierre de algunas Cáritas Parroquiales. P:.¿Algún proyecto destacado en marcha ? R:Llevamos varios años realizando una apuesta por todos nuestros programas de empleo, porque al final lo que necesita la gente es encontrar ese trabajo que le permita mejorar su situación y salir adelante. Con el COVID y el impacto en la economía y empleo en nuestra provincia se recrudecerá aún más la situación. Por fin hemos cerrado el círculo completo de acompañamiento, nuestra empresa de inserción dedicada al reciclaje textil ha sido homologada y en abril 2021 abriremos la primera tienda MODARE en el centro de Alicante. P: ¿Qué le pedís desde Cáritas al 2021? R:Le pedimos fuerzas para seguir creciendo como entidad ante esta complicada situación. 2021 va a ser un año muy complicado. Mantenemos la esperanza de que se controle el COVID, pero sabemos que la economía y la situación para muchas familias va a tardar más tiempo en solucionarse. Como entidad además de seguir apoyando nuestros programas de atención a través de nuestras Cáritas Parroquiales, hemos puesto como objetivo prioritario el Plan de Personas Sin Hogar (PSH). Creemos que la provincia y concretamente las ciudades de Alicante y Elche, se merecen una respuesta decidida para buscar soluciones.

Profile for Universidad CEU Cardenal Herrera

Suplemento Navidad Diócesis Orihuela-Alicante  

Suplemento Navidad Diócesis Orihuela-Alicante  

Profile for ceu-uch

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded