Page 1

Música

Les Musiciens du Louvre Crudel, tiranno Amor Francesco Corti, director Sábado 20 21:00 horas Teatro Juárez Francia

Benjamin Chelly


3

Les Musiciens du Louvre Crudel, tiranno amor Francesco Corti, director y clavecín Arianna Vendittelli, soprano Emmanuel Laporte, oboe Georg Friedrich Haendel (1685 -1759) Concerto grosso Op. 6 num. 11 en la mayor HWV 329 I- Andante larghetto e staccato II- Allegro III- Largo e staccato IV- Andante V- Allegro Cantata Crudel tiranno Amor, cantata HWV 97 Giovanni Benedetto Platti (1697-1763) Concierto para oboe en sol menor I 47 I- Allegro II- Largo III- Presto Intermedio Georg Friedrich Haendel Cantata I pensieri notturni di Filli HWV 134: “Nel dolce dell’oblio” Concerto grosso Op. 6 num. 2 en fa mayor HWV 320 I- Andante larghetto II- Allegro III- Largo IV- Allegro ma non troppo Cantata Delirio amoroso HWV 99: “Dal giorno fatale”

Duración: 100 minutos


4

Tres cantatas italianas y tres grandes conciertos Concerto grosso Op. 6 núm. 11 La música de Haendel ya anticipa una evolución hacia el nuevo estilo de mediados del siglo xviii: a diferencia de los procedimientos de Bach, más estrictamente contrapuntísticos, Haendel enfatiza la melodía y la armonía porque en Londres estaba más vinculado a las modas de su época. Sus doce Concerti Grossi fueron compuestos en 1739 para un grupo de solistas (concertino) formado por dos violines y violonchelo, un acompañamiento de orquesta de cuerdas (ripieno) y un clave como bajo continuo. Pensados para ser ejecutados durante los entreactos de mascaradas y oratorios, estos conciertos fueron anunciados en los periódicos londinenses para atraer al gran público, y tuvieron tanto éxito que más tarde se publicaron como una colección de conciertos individuales, convirtiéndose en lo que hoy se conoce como el op. 6 de Haendel. Si bien es cierto que desde principios del siglo xvii surgen los primeros ejemplos de obras donde un pequeño conjunto de solistas dialoga con un tutti orquestal, el hecho de referirse a ellos como concertino y ripieno es muy posterior, pues data de 1680 y se debe al italiano Alessandro Stradella. Con el tiempo, a esa forma musical dialógica se le dio el nombre de concerto grosso y alcanzó gran popularidad en Italia, para luego extenderse al resto de Europa de la mano de Corelli, Geminiani o Torelli. Sin duda, su punto cenital corresponde al Op. 6 de Arcangelo Corelli, conjunto de doce “grandes conciertos” en los que un concertino de dos violines y un violonchelo se enfrenta a un grupo de ripieno conformado por una orquesta de cuerdas y continuo.


5

Fuera de Italia, compositores como G.F. Haendel toman el modelo de Corelli en sus Concerti grossi Op. 6; también lo hace G.B. Platti en su Concierto para oboe en sol menor.

Crudel tiranno Amor. Cantata con stromenti El 17 de mayo de 2006, en la Capilla Real de Todos los Santos de Múnich, la Biblioteca de Bavaria auspició un concierto para el virtual estreno de la cantata Crudel tirano Amor, de G.F. Haendel. Si bien ya se conocía una versión para soprano, cuerdas y bajo continuo –compuesta quizá en junio de 1721–, en 2004 el músicólogo alemán Bertold Over descubrió en el acervo muniquense un manuscrito inédito cuyo desconocido arreglo había sido escrito para soprano, clavecín y violonchelo. El hallazgo de ese documento revistió gran importancia por la conjunción de dos factores: se trataba de una muy rara copia autógrafa, de hecho era la única fuente conocida en la que Haendel había dispuesto de su puño y letra la parte del bajo continuo en sus recitativos, lo cual es un elemento muy valioso para quienes se dedican a interpretar música con instrumentos históricos. El manuscrito de once folios para esta nueva cantata con stromenti fue escrito por el mismo Haendel –no es una de las múltiples transcripciones de trabajo realizada por sus copistas– y por ello se le asignó un número de opus que la hace parte del canon: Crudel tiranno Amor. Cantata con stromenti HWV 97 B. Anthony Hicks piensa que Crudel tiranno Amor fue la “nueva cantata” interpretada por Margherita Durastanti en su concierto de beneficio del 5 de julio de 1721 en el King’s Theatre. El 4 de diciembre de 1722, cuando la soprano hizo el papel de


6

Rosanne en una reposición de la ópera Floridante, Haendel añadió a ese personaje las tres arias que integran esa cantata, lo cual podría indicar que la soprano quizá ya las conocía. También es probable que esa fuera la última cantata compuesta por Haendel, pues para su biógrafa Ellen T. Harris la pieza podría representar “un final adecuado para el periodo de cantatas de Haendel: por un lado, ofrece una mirada retrospectiva para apreciar la riqueza de las composiciones creadas para la familia Ruspoli en Roma y, por otro, con ella saldría de la esfera privada para entrar a la escena pública”. Aunque en realidad esas tres arias quizá no eran dignas de figurar entre la música que Haendel compondría para sus mejores óperas, lo cual podría explicar que las utilizara en la reposición de Floridante.

Concierto para oboe en sol menor Durante la primera mitad del siglo xviii las obras de Arcangelo Corelli tenían inusitada demanda dentro y fuera de Italia, al grado de que los doce conciertos de su op. 6 se le antojaban insuficientes a la nueva generación de compositores, quienes se dedicaron a beber una y otra vez de sus refrescantes aguas. Uno de ellos fue Giovanni Benedetto Platti (16971763), virtuoso multinstrumentista al servicio de la corte de Würzburg y que supo adaptar a la forma del concerto grosso al menos tres de las sonatas para violín que compusiera Corelli para su op. 5. Haendel hizo lo mismo en sus Concerto grossi Op. 6, e incluso J.S. Bach en sus Conciertos de Brandemburgo. Los dos compositores alemanes trascendieron hasta nuestros días, mas no así G.B. Platti, músico educado en Venecia y probable discípulo de Gasparini, Vivaldi, los hermanos Marcello y Albinioni. El que se perdiera en la oscuridad –hasta fechas recientes– ¿significa


7

que Platti no fue especialmente talentoso o tan solo que le tocó una muy mala mano en el póquer de la historia muscal? Si bien su Concierto para oboe en sol menor ha disfrutado de cierta fortuna crítica, no es mucho lo que se conoce sobre la obra de este compositor nacido en Padua o en Bérgamo. Lo cierto es que cuando tenía 20-22 años fue a probar suerte en Alemania, donde fue acogido como músico en la corte de Johann Philipp Franz von Schönborn, príncipe-obispo de Würzburg, posición que mantuvo hasta su muerte en 1763. Además de buen maestro de canto, Platti fue reconocido como un virtuoso del oboe y el violín, intérprete destacado tanto de clavecín como violonchelo, e incluso – cuando era necesario–podía fungir como tenor en los conciertos ofrecidos en el palacio del obispado. Platti empezó a componer en el estilo barroco, pero pronto debió abrazar los nuevos estilos: el galante y el clásico temprano, y con el paso del tiempo su música mostraba un cada vez mayor carácter alemán y menos tendencia italiana. Fue un compositor con marcado sentido en el desarrollo del ritmo, con buen uso del contrapunto –de manera especial en sus tempranas piezas de corte barroco– y completo dominio de los recursos armónicos, de tal manera que podía aportar una amplia variedad armónica, síncopas llamativas y buenas melodías –en ocasiones hasta bien adornadas. Sin embargo, su casi anónima existencia en la corte de Würzburg contribuyó al hecho de no tener el reconocimiento que merece –lo cual parece que empezó a cambiar desde hace dos décadas.

Recitativo “Nel dolce dell’oblio” Entre los varios tipos de cantatas escritos por Haendel, quizá la menos ignota sea Pensieri not-


8

turni di Filli, también conocida por las primeras palabras del recitativo inicial: “Nel dolce dell’oblio”. Su tema es pastoril y refiere la historia del sueño de Filis, turbado por los pensamientos amorosos. Filis quiere abrazar al amado, pero éste se desvanece porque todo es solo un sueño. En esta cantata se encuentran ya, aparte de soluciones contrapuntísticas, una expresión dramática muy cercana a la de la ópera del primer barroco, de la que Haendel sería uno de los mayores exponentes. La cantata fue compuesta en 1707-1708 y tiene como dotación un solo instrumento, ya sea flauta o violín, además del bajo continuo. El texto poético es un ejemplo usual del procedimiento arcádico de dilatar o expandir –mediante preciosas divagaciones– un asunto por demás sencillo: la dicotomía entre el sueño engañoso y la desilusión del despertar. La cantata consta solamente de dos arias, cada una precedida por un breve recitativo: la primera se base en el elegante fraseo que alterna ritmo punteado y compas triple; mientras la segunda se apoya en un patrón rítmico incisivo; ambas están animadas por el doble juego de referir y seguir el material entre voces e instrumentos solistas –mismo que sintetiza el propósito de ejercicio estilístico de la composición en su conjunto. Tales indicios son válidos para definir el carácter precioso y exclusivo que tenía el género de la cantata de cámara a principios del siglo xviii: el destinatario de esas obras era un público aristocrático educado y muy selectivo, quien se complacía con el arte de cantantes solistas y la incesante innovación estilística por parte de los compositores. Los poemas para las cantatas solían basarse en un muy reducido número de situaciones afectivas e inspiradas en caracteres heroicos propios de la mitología;


9

algunos tenían un contexto arcádico y elogiosas alusiones al comitente de la obra, en otros había crípticas referencias a situaciones precisas en que fue compuesta la pieza –celebraciones, recepciones–. La tarea del compositor consistía en hallar soluciones musicales siempre renovadas y que dieran feliz expresión formal a una serie de afectos limitada en extremo. La articulación formal alternaba entre recitativos y arias –por lo general en la forma da capo: estructura de tres secciones donde la última empieza de la misma forma que la primera, lo cual permite al virtuoso intérprete cambiar la línea melódica a voluntad–; el bajo continuo solía ser el medio elegido para acompañamiento, aunque otras veces se prefería utilizar un conjunto pequeño.

Concerto grosso Op. 6 num.2 Desde su llegada a Londres en 1712 –donde permanecería hasta su muerte en 1756–, el compositor y empresario G.F. Haendel conoció la adulación y el aplauso, pero también desdenes e intrigas. Fue ahí donde escribió la mayor parte de su muy copiosa obra, e hizo gala de su enorme popularidad para utilizar parte de sus composiciones más de una vez, ya que varios de los movimientos de sus famosos concerti grossi también pudieron ser apreciados por el público que asistía a sus conciertos de ópera, donde el maestro alemán les daba forma de interludios instrumentales. En Inglaterra, Haendel se enfocó en los dos géneros principales de la música barroca: la suite y el concierto. Compuestos en 1739, los Concerti grossi Op. 6 agrupan doce conciertos escritos para un trío concertino de dos violines y violonchelo, y un ripieno de cuatro instrumentos de cuerda y clavecín a manera de continuo; fueron publicados al


10

año siguiente con el título de 12 Grands concertos. Ahí logró plasmar una síntesis de suite y concierto, pues concedió el debido énfasis a los pasajes alternados entre conjunto de solistas y tutti orquestal que son distintivos del concerto grosso. Los fraseos del tutti o ripieno son elaborados por la sección de cuerdas y clave, mientras los episodios del concertino son interpretados por la pequeña dotación de dos violines y violonchelo. En suma, cada uno de los movimientos también representa una sucesión de danza barrocas –entre ellas la gavota, la giga y el minueto–, y de esa manera entretejen una suite que puede estar precedida por una obertura. Haendel emplearía este esquema básico en dos de sus dos más famosos ejemplos de gran concierto: Water Music y Music for the Royal Fireworks.

Recitativo “Da quel giorno fatale” Si bien las cantatas italianas de Haendel representan una importante contribución al repertorio musical, no son tan conocidas como el resto de su obra. Son poco más de un centenar de obras escritas durante un breve periodo para interpretarse de manera privada en Italia. Su diversidad va de las miniaturas musicales –por ejemplo, dos arias conectadas por un recitativo y acompañadas por un continuo, es decir, una línea de bajo interpretada por violonchelo y clave– hasta piezas más largas, con personajes que cantan una historia dramática acompañados por media docena de instrumentos. Centradas con frecuencia en las penas del amor, estas cantatas se distinguen por un carácter intimista, cuyos textos con frecuencia fueron escritos por (y en ocasiones acerca de) algún miembro de la privilegiada audiencia para las que tales obras habían sido compuestas. El autor del texto para


11

algunas de estas cantatas es un muy importante patrón italiano de Haendel: el cardenal Benedetto Pamphili, quien solicitó al compositor escribir una cantata de largo aliento. Por el propio carácter íntimo y privado de esas piezas, las cantatas para continuo solían ser interpretadas por un pequeño ensamble de clavecín y violonchelo –y en algunos casos bastaba con el puro clavecín. Andrea Villarreal

C. Doutre 2015

Francesco Corti Francesco Corti nació en 1984 en Arezzo, Italia, dentro de una familia de músicos. Estudió órgano en Perusa y, más tarde, clavecín en Génova y Ámsterdam. En 2006 obtuvo el primer premio del certamen internacional Johann Sebastian Bach en Leipzig, y al año siguiente ganó el certamen de clavecín de la ciudad de Brujas. Se ha presentado como solista en recitales y conciertos en Europa, Estados Unidos, América


12

Latina y Nueva Zelanda. También ha sido invitado a reconocidos festivales, entre ellos la Semana de Mozart y el Festival de Música de Salzburgo, BachFest de Leipzig, MusikFest de Bremen, Festival de Música Antigua de Utrecht, Festival de Radio Francia en Montpellier y la Milanesiana. También ha tocado en la Salle Pleyel de Paris, Bozar de Bruselas, la Konzerthaus de Viena, la Tonhalle de Zúrich, Mozarteum y Haus für Mozart en Salzburgo, y el Concertgebouw de Ámsterdam. En 2007 se integró a Les Musiciens du Louvre que dirige M. Minkowski, y desde entonces se ha presentado como solista en numerosos conciertos para interpretar obras de Bach, Haendel, Haydn y Mozart. También ha colaborado con diversas agrupaciones de música antigua, entre ellas el sexteto Zefiro de A. Bernardini, Bach Collegium Japan a cargo de M. Suzuki, Les Talens Lyriques dirigido por C. Rousset, Harmonie Universelle de F. Deuter; Pulcinella, bajo la dirección de O. Gaillard; Música Temprana de A. van der Spoel, y Le Concert des Nations que dirige J. Savall. En sus presentaciones como solista le han acompañado reconocidas agrupaciones: la Mozarteum Orchestra, Combattimento Consort, la Orquesta Barroca de Leipzig y la Orquesta de Cámara de Mantua. Desde 2015 conduce de manera regular Les Musiciens du Louvre en un repertorio que abarca de A. Scarlatti y Haendel a Mozart y Galuppi. Fue invitado para fungir como director y solista de la Sociedad Barroca de Holanda, con la cual realizó una gira europea interpretando los Conciertos de Brandenburgo, e hizo lo mismo al frente de la Sociedad Bach Holandesa. Como solista ha grabado las Suites de Louis Couperin, las Partitas de J. S. Bach y dos cuartetos para piano de Mozart donde pudo tocar el mismo


13

instrumento usado por el compositor austriaco. En 2017 el sello francés Evidence publicó su álbum Harpsichord Sonatas de Joseph Haydn. Además de haber impartido clases magistrales por toda Europa, Latinoamérica y Asia, desde septiembre de 2016 es profesor de clavecín y bajo continuo en la Schola Cantorum Basilensis.

Arianna Vendittelli Una de las más sorprendentes sopranos de su generación, a pesar de su juventud, Arianna Vendittelli se ha presentado en algunas de las mejores teatros y festivales de música en todo el mundo, entre ellos los de Salzburgo y Ravena, el Teatro La Fenice de Venecia, el San Carlo en Nápoles, Teatro Regio de Turín, Teatro Comunale de Bolonia, los festivales de Spoleto e Innsbruck y el Centro Nacional para las Artes Performativas de Beijing, recintos en los que ha estado bajo la dirección de Cristopher Franklin, Alain Guingal, Gianandrea Noseda y Riccardo Muti. Nacida en Roma, ha tomado clases desde muy temprana edad, primero de violin y después de canto. Se graduó con honores Conservatorio An-


14

tonio Buzzolla de Adria, y hoy en día perfecciona su técnica bajo la guía de Mariella Devia. En 2009 interpretó la Missa Defunctorum de Paisello en escenarios de Salzburgo, Ravena, Vicenza y Udine, bajo la dirección de Riccardo Muti. Volvió a trabajar de nuevo con este director en 2010, en el marco de los festivales de Salzburgo y de Ravena, donde hizo el papel de Carmi en el oratorio Betulia Liberata de Mozart. En 2012 hizo su debut en el Teatro Regio de Turín en Così fan tutte de Mozart, donde interperat a Despina, con Christopher Franklin como director musical, en un montaje dirigido por Ettore Scola. En 2015 recibió el premio del público en el Certamen Internacional de Canto para Ópera Barroca Pietro Antonio Cesti, para luego debutar en el Festival de Música Antigua de Innsbruck, donde tuvo lugar el estreno mundial de una nueva versión de la ópera cómica Le nozze in sogno, del mismo Cesti. En 2015 y 2016 compartió escenario con el Ensemble Matheus, dirigido por Jean-Christophe Spinosi, para interpreter a Matilde en la ópera de Rossini Elisabeth reina de Inglaterra; con Les Talens Lyriques y Christophe Rousset hizo el papel del Ángel en Los prodigios de la Divina Gracia en la conversión y muerte de San Guillermo, Duque de Aquitania, de Pergolesi en el Festival Pergolesi Spontini; con la Academia Montis Regalis y Alessandro De Marchi participó en LAS Vísperas solemnes de confesor y la Misa de coronación, ambas de Mozart; volvió a trabajar con Alessandro De Marchi –ahora acompañada por la Orquesta de la Radio y Televisión de Múnich—en tres óperas de Mozart escenificadas en el Teatro del Principe Regente de esa ciudad: Las bodas de Figaro, Don Giovanni y Così fan tutte.


15

En 2014 participó en la grabación del álbum Intorno all’oratorio di San Filippo Neri (Frescobaldi, Ortiz, De’ Cavalieri, Michi, Animuccia, Kapsberger), editado por el sello Urania Records, acompañada por el ensamble MVSICA PERDVTA. En el papel de Eudosia también colaboró en la grabación del álbum San Giovanni Crisostomo de A. Stradella, acompañada por el Ensemble MareNostrum y editado por Roma Inaedita en 2015. Entre sus próximos proyectos destacan la participación en Rodrigo, de Haendel, y en el Justino, de Vivaldi; en esta última obra estará acompañada por la Academia Bizantina y será presentada en el Festival de Beaune, así como en Bucarest y Lausana; en el Festival de Música Antigua de Innsbruck participará en el oratorio Davidis pugna et victoria, de Scarlatti, mientras su actuación en Così fan tutte la llevará a teatros de Urbino, Maserata y Ancona, entre otras ciudades del centro de Italia.

Jean-Baptiste Mallot

Emmanuel Laporte Emmanuel Laporte comenzó sus estudios de oboe en Nantes, Francia.  Continuó su perfeccionamien-


16

to en los conservatorios de Boulogne–Billancourt y de París con los maestros Yves Poucel, Jacques Tys, Frédéric Tardy y David Walter en oboe moderno, y con los maestros Marcel Ponseele y Michel Henry en oboe barroco. Obtuvo del Conservatorio Nacional Superior de París los diplomas de oboe, oboe barroco, música de cámara, armonía y contrapunto. También fue alumno de Maurice Bourgue, JeanLouis Capezzali y Hans-Jörg Schellenberger. Desde 2006  ha participado en innumerables conciertos y grabaciones como primer oboe o solista con las más renombradas orquestas de instrumentos históricos, entre ellas Les Musiciens du Louvre dirigida por M. Minkowski, L’Orchestre des Champs Elysées bajo la dirección de P. Herreweghe, Les Talens Lyriques que dirige C. Rousset, Café Zimmermann de P. Valetti y C.Frisch, Ricercar Consort bajo la batuta de P. Pierlot, Pygmalion de R. Pichon, Gli Angeli dirigida por S. MacLeod), Les Nouveaux Caractères y Philidor, entre otros. Se presenta regularmente con dichos ensambles en las más reconocidas salas y festivales del mundo, abarcando un repertorio  con instrumentos históricos que va desde Lully hasta Stravinsky. En 2014 fue profesor de oboe barroco en la Academia Internacional Haendel de Karlsruhe, Alemania, y además impartió  clases magistrales en Argentina y Colombia.

Les Musiciens du Louvre Fundado en 1982 por Marc Minkowski, el ensambe Les Musiciens du Louvre ofrece una reinterpretación de un repertorio lírico y sinfónico que se extiende del barroco hasta el periodo moderno empleando instrumentos de época.


17

Desde hace treinta años la Orquesta ha forjado su reputación con exitosas interpretaciones de Handel, Purcell y Rameau, pero también de Haydn y Mozart (Misa en do menor), y más recientemente de Bach (Misa en si menor, Pasión de San Juan) o de Schubert (la integral de sus sinfonías), tanto en grabación como en concierto. Asimismo, Les Musiciens du Louvre es muy apreciado por su interpretación de la música francesa del siglo XIX. Ha organizado proyectos focalizados en Berlioz (Sinfonía fantástica, Las noches de verano, Harold en Italia), Bizet (música adicional para La chica de Arlés) y Massenet (Cenicienta). Sus recientes éxitos operísticos incluyen la producción de Orfeo y Eurídice presentada en Salzburgo y en la Maison de la Culture de Grenoble, Los cuentos de Hoffmann, de Offenbach, en la Salle Pleyel de París; en la Haus für Mozart de Salzburgo ofrecieron La Perricholi, también de Offenbach; Las bodas de Fígaro en el Theater an der Wien y en la Ópera de Versalles; en este recinto presentaron también Così fan tutte y Don Giovanni; Alcestes fue escenificada en la Ópera Garnier de Paris, mientras que Armida, compuesta por Gluck, la llevaron a la Staatsoper de Viena; en ese mismo recinto se presentó la Alcina de Haendel. Por último, para celebrar el 30 aniversario de la fundación de la orquesta, en 2012 ofrecieron una Gala Mozart, así como varias funciones de El holandés errante, de Wagner, en la Ópera de Versalles, La Maison de la Culture de Grenoble, la Konzerthaus de Viena, el Palacio de la Música en Barcelona y el Theater an der Wien. Después de grabar la integral Sinfonías londinenses de Haydn para Naïve en 2010, Sinfonias de Schubert en 2012 y las versiones de El holandés errante de Dietsch y de Wagner en 2013, Les Mu-


18

siciens de Louvre grabó Johannes-Passion de Bach en abril de 2017, y para el presente año se prevé la grabación de la Gran misa en do menor de Mozart.

Les Musiciens du Louvre Director y clavecín: Francesco Corti Violines primeros: Nick Robinson | Christophe Robert | Martin Lissola | Mario Konaka   Violines segundos: Agnieszka Rychlik | Koji Yoda | Julia Boyer | Karel Ingelaere   Violas: Marco Massera | Lika Laloum      Violonchelos: Patrick Sepec | Aude Vanackère  Contrabajo: Rüdiger Kurz | Flauta: Andres Locatelli Oboe: Emmanuel Laporte | Fagot: Ivan Calestani Clavecín: Julio Caballero Laúd: Miguel Rincón Rodríguez

Les Musiciens du Louvre son subvencionados por el Departemento de l’Isère, la Région Auvergne-Rhône-Alpes, y el Ministerio de las Cultura y la Comunicación (DRAC Auvergne-Rhône-Alpes)


María Cristina García Cepeda Secretaria de Cultura Marcela Diez Martínez Directora General de Promoción y Festivales Culturales

Diego Sinhué Rodríguez Vallejo Gobernador Constitucional del Estado de Guanajuato Alejandro Navarro Presidente Municipal de Guanajuato Dirección General del Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato

Luis Felipe Guerrero Agripino Rector General de la Universidad de Guanajuato

© XLVI Festival Internacional Cervantino

www.festivalcervantino.gob.mx @cervantino

cervantino

cervantino

cervantinofestival

Les Musiciens du Louvre / XLVI Festival Internacional Cervantino  
Les Musiciens du Louvre / XLVI Festival Internacional Cervantino  
Advertisement