Page 1

Tomasello


Tomasello

30 de abril al 31 de mayo de 2009 Sala Cronopios, Centro Cultural Recoleta Buenos Aires, Argentina


Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Jefe de Gobierno: Ing. Mauricio Macri Vicejefa de Gobierno: Lic. Gabriela Michetti Ministro de Cultura: Ing. Hernán Lombardi Subsecretaria de Cultura: Prof. Josefina Delgado Centro Cultural Recoleta Dirección General: Claudio Patricio Massetti Directora de Programación: María Rita C. de Fernández Madero Directora de Administración: Mónica Cánepa Director Musical: Julio Viera Asesor de Programación de Dirección General: Elio Kapszuk Asesora y Coordinadora de Artes Visuales: Laura Batkis Jefes de Departamento del Centro Cultural Recoleta Formación Cultural: Ana María Monte Artes Escénicas y Actividades Multimedia: Jorge Doliszniak Coordinación: Elsa Cristina García Infraestructura y Funcionamiento Edilicio: Eduardo Tapia Asociación Amigos del Centro Cultural Recoleta Presidenta: Magdalena Cordero Vicepresidente: Alejandro Corres


Es un honor presentar en el Centro Cultural Recoleta la muestra de Luis Tomasello, un artista fundacional de la vanguardia artística nacional. Desde sus primeros relieves se vislumbra la relación luz/color que será determinante en su obra en los años en que fue co-fundador del Salón Arte Nuevo en Buenos Aires. En 1957 estudia las posibilidades cinéticas en la superficie plana y comienza a realizar los primeros relieves. Utiliza elementos poliédricos blancos y negros, ubicados uniformemente sobre la superficie blanca. Descubre allí el interés del juego luz-sombra, donde observa que, según la incidencia de la luz, se obtienen reflejos cambiantes sobre el fondo blanco. Desde 1960 utilizará esta propiedad inestable del color-sensación en un grupo de obras que llevarán el nombre de “atmósferas cromoplásticas”, referidas al efecto atmosférico producido por los reflejos de la luz, usando el cubo como el elemento geométrico determinante. En esta exposición podemos apreciar toda la investigación que Tomasello ha realizado en torno al concepto de atmósfera cromoplástica. Celebramos que lo haga en esta institución y agradezco a Jorge Taverna Irigoyen, presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes, el habernos escogido para realizar esta magnifica exposición. Claudio Patricio Massetti

Director General Centro Cultural Recoleta


Luis Tomasello no descubre formas ni luminosidades ni percepciones ni movimientos, los inventa. De alguna manera, nada es lo que parece y, sin embargo, la única realidad es aquello que se observa. Creador de virtualidades sobre canvas y forjador lúdico de la primera, segunda, tercera, cuarta, quinta, entre otras dimensiones. La obra del artista se presenta como una especie de crítica conceptual a las verdades acérrimas, produciendo una oda a lo relativo, a lo efímero de la certeza y a la incongruencia de la verdad. Todo ello sin perder la capacidad de generar belleza, a partir del artificio. Una obra que nos muestra, por sí misma, una cantidad de variaciones que dependen de la luz, pero también de otras variables producto de la subjetividad de la contemplación. Estrictas y “cuadradas” como los son, las creaciones de Luis Tomasello son mucho más dinámicas que lo que uno podría prejuzgar. Es más, su estructura fundacional está construida con el objetivo de producir cambios permanentes. Luis Tomasello genera también una musicalidad característica a partir de un ritmo propio. Los contrastes de luz y sombra dejan lugar para que la imaginación sugestionada crea escuchar un compás de nuestra música ciudadana. La posibilidad de contar con esta muestra en el Centro Cultural Recoleta es el resultado del trabajo mancomunado de varias voluntades e instituciones. O también es un modo eficaz para no dejar que se diluya nuestra capacidad de asombro. Elio Kapszuk

Asesor de Dirección General Centro Cultural Recoleta


Municipalidad de La Plata Intendente: Dr. Pablo Bruera Secretaría de Cultura y Educación: Víctor Iván Maidana Dirección General de Cultura: María Ibarlín MACLA - Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano Director General: Prof. César López Osornio Vicedirectora: Dra. María de las Mercedes Reitano Coordinadora General: Lic. Leticia Passaglia Producción / Prensa: Lic. Joaquín Almeida Administración: Prof. Adela Schwab, Paola Tarducci Gráfica - Web: DCV Lucrecia Feller, DCV Lucrecia Rumbo Fotografía: César Santoro Biblioteca: Bibl. Adriana Tarducci, Bibl. Julia Martínez Jefe de Sala y Montaje: Francisco Isasmendi Administración de Patrimonio: Simona Gil Montaje: Pablo Soubielle, Matías Bacci, Martín Irulegui


Luis Tomasello constituye todo un referente en las artes visuales. Lejos de temáticas, formalismos, iconografías o manierismos repetidos, establece, con lo mínimo, un puente entre lo representado y “lo presentado”. Un puente que nos permite llegar al otro lado –no sin esfuerzo– limpios de viejos preconceptos y juegos pseudo intelectuales, que suelen suplantar a la verdadera obra en presencia. Naturalmente, es fácil ocultar los caóticos vacíos con ademanes de superioridad que se agotan rápidamente, y no pasan ni van más allá de su representación: luz de un instante, oscuridad debida. Opuesto a esto, Tomasello encara el hacer desde una contemplación arraigada en el vivir experimentado y, como el arquero Zen, sabe por asumido que el blanco a apuntar está dentro, no fuera. En su obra no hay artificios ni “espectáculos” visuales. Su creación es producto de una revelación que se da desde un silencio que promueve la libertad ontológica. En el aparente hieratismo de sus trabajos encontramos sutiles instantes percibidos en imperceptibles movimientos. Su simetría isométrica y el perfecto espacio creado entre cuerpo y cuerpo producen una oscilación ocular, ya con tonos iridiscentes en una refracción especular, ya con sombras cambiantes según nos estamos moviendo. La obra de Tomasello sólo necesita ser contemplada desde su totalidad, es un todo armónico que palpita como una suave brisa fluyendo entre nosotros con su ritmo y armonía vitales, por medio de los cuales despertamos en los orígenes de la obra que es nuestra verdad asumida, vale decir sentida. La poesía de estas imágenes nos trae a la memoria un axioma Zen que señala: “la luna está en el fondo del estanque, pero no hay signos de que haya penetrado en él”. Así cala en nosotros la profunda obra de Luis Tomasello: verdad esencial, significante, atemporal y resonante en nuestro ser. César López Osornio

Director General MACLA-Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano


Academia Nacional de Bellas Artes Mesa Directiva Presidente: Jorge M. Taverna Irigoyen Vicepresidenta: Pola Suárez Urtubey Secretario General: Osvaldo Svanascini Prosecretario: Ary Brizzi Tesorero: Juan Melé Protesorero: Guillermo Roux Comisión del Bicentenario Nelly Arrieta de Blaquier Alberto Bellucci Ramón Gutiérrez Guillermo Scarabino Héctor Schenone Aldo Sessa Pola Suárez Urtubey Jorge M. Taverna Irigoyen

Hacia el Bicentenario


El tiempo es la medida de la obra. No sólo en la proyección, sino aún en su escala, en su dimensión expresiva, en su valor conceptivo. Una obra que crece y se redimensiona con el tiempo, es simplemente porque ha sido construida en una esencialidad rigurosa y fuera de efímeras originalidades. La obra de Luis Tomasello está inscripta en un espacio cronotemporal definido y cierto. Más de medio siglo transcurrido desde sus planteos iniciáticos, no sólo la ha consolidado en sus enunciados e idearios estéticos, sino, fundamentalmente, generado nuevas miradas integradoras de su lógica del ritmo. Tomasello concibe la abstracción como un campo mutable, cargado de energía y, sin embargo, suspendido en un espacio virtual. Animan su espíritu concretizante  desde Malevich a Mondrian, pasando por las auras de Albers y Vasarely. Y sin embargo, como sucede en los auténticos creadores, su obra goza de un aire propio, de una huella indiscutible, que el artista reconoce y ahonda sin apropiaciones espúreas. La estructura desplazable (dentro de una irrecusable geometrización de la luz), se plantea en Tomasello como una suerte de fonética a desarrollar. Está dentro del optical art y puede aceptarse como una derivación del cinetismo, pero el artista le insufla otro giro, otra caracterización de un plano ilusoriamente móvil, multiplicado en la serialidad, con un diseño euclidiano. La complicidad sutil y como displicente de Luis Tomasello juega a ordenar lo desordenado, a peinar minuciosamente la cabellera de la luz; pero por debajo de esta disciplina hay el placer de liberar, en pleno rigor geométrico y plástico, algo como las emociones de la materia, su murmullo azul o naranja, razona Julio Cortázar. Y es verdad. Demiurgo inconfeso, el artista reordena ese universo inventado de las formas perfectas y les da otro cauce de visualidad, otra lógica perceptual, un ofrecido cauce para que la  mirada integre / proyecte / dinamice en el acto de ver y explorar. Una teoría morfológica Dentro de la Morfología, la Orgonomía arriesga que la forma es movimiento congelado. Movimiento que se consolida. Esto cabría aplicarlo, quizá con razón, a toda esa concepción tan exacta y tan regida de equilibrios, como lo es la de Tomasello. Movimiento congelado son sus estructuras desplazables, si bien parten de lo aparentemente inerte de una materia fijada al plano. Estructuras dinámicas que se replantean situaciones ópticas ante la luz o la movilidad de quien contempla. Universos cinéticos y objetos espaciales que se mueven en una atmósfera cromoplástica tan real como idealizada. En su caso, la reflexión de la luz equivale a un gesto que escapa de los cánones preestablecidos. Planteos de encauzada monumentalidad, arquitecturados, reflexiva y conceptualmente, multiplican el campo concreto y lo revitalizan en diálogos sincopales que van de lo ilusorio a lo alusivo (¿A qué alude la obra de este artista, cabría entonces preguntar? Al perfectio de la luz, del universo, del Origen).


El plano como objeto-estructura El diseño de un plano que se conforma en objeto-estructura es parte esencial de su pensamiento artístico. Las contraposiciones de ese plano, la energía que contenga su materia, el orden y la integración de sus partes, constituyen otras ideas-fuerza que articulan sus planteos. El cinetismo como energía encauzada / regida /armonizada. Las contraposiciones del plano. La geometría euclidiana dictando leyes en las que la secuencia es el ritmo. En cada nueva obra, Tomasello retoma el concepto como una acción perceptual que debe concretar matéricamente, que se impone resolver en la integralidad de la síntesis. Todo su trabajo revela una coherencia vertical. Así, sus pinturas negras del 2000 retoman el ortogonalismo mondrianesco, sin por ello desocultar lo que, cincuenta años atrás, configuraron con deslumbrante potencia sus pinturas cinéticas blancas, de esmalte sobre madera. No es el color, no es el relieve, no es la orientación constructiva lo que prima o define la caracterización de una época sobre otra. Las Atmósferas cromoplásticas que parten de la década del 60 hasta mediados de los 90, no revelan sino la continuidad y el ahondamiento de un concepto regidor del plano; y sobre el mismo, más que variaciones, la voluntad por desentrañar en la alquimia permanente, nuevas aportaciones como los Objetos plásticos generados en los 70 u otras serialidades: desde la hendidura al toque. Otras sensaciones ideadas, como diría Bernard Berenson, nutren permanentemente su espíritu. Desde las épocas de Arte Nuevo (1954) y sus diálogos con Carmelo Arden Quin hasta su instalación en París (1957), su credo artístico se va afirmando con una claridad que conmueve. Las corrientes óptico-cinéticas lo movilizan; y no es extraño que ya en sus primeras presentaciones en la Galería Denise René, su labor esté comprometida con la luz y el movimiento. Participante de la Bienal de San Pablo en 1957 y de la Exposición Internacional de Bruselas al año siguiente, en 1976 el Museo de Arte Moderno de la ciudad de Paris lo invitó a una gran individual. Asimismo, y sólo como una referencia más, una retrospectiva de su obra itineró por países de Europa entre 1985 y 1986. La unidad plástica Las barras y variaciones del cuadrado, los pequeños relieves de madera, las formas romboidales y las serialidades, nutren sus planos y propuestas objetuales. Un refinamiento cromático (por encima del artilugio de la reflexión lumínica) lo lleva a utilizar los colores enteros y planos, como corresponde a la corriente. Pero en la calificación de esos colores estriba el talento y la perspicacia de Tomasello. No es el suyo un cromatismo impuesto, sino sugerido. Color que digita y a la vez se multiplica en efectos sensorializados. Azules que suman la potencialidad de todos los azules. Colores que  ritman el espacio. 10


Vasarely habla de la unidad plástica al referirse en 1954 a la pintura abstracta, después de la inconmensurable complejidad de la creación anterior. Y precisa la dualidad forma-color, que es la esencia y lo que yo llamaría en adelante la unidad plástica: en suma, “la unidad”. A esta cabe referirse con precisión, ante la obra del gran artista argentino Luis Tomasello. Dos homenajes confluyentes La Academia Nacional de Bellas Artes concreta con esta gran muestra antológica del artista Luis Tomasello, uno de los actos programdos para los festejos celebratorios del Bicentenario. La oportunidad de presentar este conjunto de obras de todos los periodos del pintor residente en París, fue posible gracias al generoso aporte del Museo MACLA de la Plata, casa a la que el mismo donara para su exhibición permanente. Este notable panorama que se exhibe al público argentino desde la sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta, constituye todo un acto de reconocimiento al arte nacional, desde una de las figuras vivientes más representativas y de trayectoria internacional. Doble homenaje confluyente, al que cabría sumar el feliz acontecimiento –dignísimo de celebrar– de la primera década del MACLA como institución que promueve y difunde el arte contemporáneo latinoamericano. La Academia Nacional de Bellas Artes agradece al citado Museo por su inestimable colaboración y eficaz participación de sus equipos técnicos; al artista Luis Tomasello por su doble presencia; al Centro Cultural Recoleta por su hospitalidad y puntual desempeño y al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por haberse sumado con entusiasmo a este importante emprendimiento cultural. Jorge M. Taverna Irigoyen

Presidente Academia Nacional de Bellas Artes

11


Figuras geom茅tricas, 1956 贸leo sobre tela, 35 x 45 cm

12


Pintura geomĂŠtrica, 1952 acrĂ­lico sobre tela, 90 x 70 cm

13


Figuras geomĂŠtricas, 1956 esmalte sobre tela, 40 x 30 cm

14


Pintura concreta, 1955 esmalte sobre madera, 60 x 70 x 1,5 cm

15


Peinture cinĂŠtique nÂş 4, 1957 esmalte sobre madera, 58 x 58 x 3 cm

16


Reflexi贸n n潞 66, 1961 relieve, 70 x 70 x 14 cm

17


Reflexi贸n n潞 64, 1961 relieve, 50 x 50 x 12 cm

18


Reflexi贸n n潞 63, 1961 relieve, 70 x 70 x 17 cm

19


20


Atmosphère chromoplastique nº 69, 1961 relieve, 60 x 60 x 15 cm

21


Reflexi贸n n潞 45, 1960 relieve, 90 x 60 x 11 cm

22


Atmosphère chromoplastique nº 82, 1961 relieve, 80 x 80 x 12 cm

23


Peinture cinĂŠtique, 1958 esmalte sobre madera, 48 x 58 x 3 cm

24


Peinture cinĂŠtique nÂş 2, 1957 esmalte sobre madera, 64 x 76 x 3 cm

25


Peinture cinĂŠtique nÂş 5, 1958 esmalte sobre madera, 48 x 48 x 3 cm

26


Objet plastique nยบ 129, 1964 relieve, 64 x 64 x 9 cm

27


Peinture cinĂŠtique nÂş 1, 1957 esmalte sobre madera, 58 x 82 x 3 cm

28


Peinture cinĂŠtique nÂş 3, 1957 esmalte sobre madera, 51,5 x 66 x 3 cm

29


CinĂŠtique en relief, 1958 relieve, 58 x 58 x 3 cm

30


Cin茅tique en relief + Reflexi贸n, 1958 relieve, 48 x 48 x 3 cm

31


Atmosphère chromoplastique nº 143, 1965 relieve, 85 x 85 x 7 cm

32


Atmosphère chromoplastique nº 118, 1967 relieve, 74,5 x 74,5 x 16 cm

33


34


Objet plastique nยบ 142, 1958-1965 relieve, 100 x 100 x 12 cm

35


Atmosphère chromoplastique nº 200 A, 1968 relieve, 64 x 64 x 5 cm

36


Atmosphère chromoplastique nº 159, 1966 relieve, 80 x 80 x 8,5 cm

37


Atmosphère chromoplastique nº 217, 1969 relieve, 180 x 180 x 12 cm

38


39


40


Atmosphère chromoplastique nº 533, 1973 relieve, 180 x 180 x 14 cm

41


Atmosphère chromoplastique nº 332, 1973 relieve, 180 x 180 x 11 cm

43


Atmosphère chromoplastique nº 331, 1973 relieve, 110 x 110 x 8 cm

44


Atmosphère chromoplastique nº 350, 1974 relieve, 95 x 95 x 8,5 cm

45


Atmosphère chromoplastique nº 695, 1990 relieve, 85 x 85 x 6 cm

47


Atmosphère chromoplastique nº 372, 1975 relieve, 80 x 80 x 9 cm

48


Atmosphère chromoplastique nº 396, 1976 relieve, 55 x 70 x 7 cm

49


50


Objet plastique nยบ 410, 1976 relieve, 94 x 94 x 10 cm


Objet plastique nยบ 474, 1980 relieve, 95 x 95 x 7 cm


53


Objet plastique nยบ 147, 1965 relieve, 100 x 100 x 9 cm

55


Objet plastique nยบ 153, 1966 relieve, 100 x 100 x 9 cm

56


Objet plastique nยบ 354, 1974 relieve, 140 x 140 x 9 cm

57


Objet plastique nยบ 356, 1974 relieve, 140 x 140 x 9 cm

58


Objet plastique nยบ 355, 1974 relieve, 140 x 140 x 9 cm

59


Objet plastique nยบ 615, 1987 relieve, 100 x 100 x 8 cm

61


Objet plastique nยบ 687, 1990 relieve, 125 x 125 x 7 cm

62


Atmosphère chromoplastique nº 713, 1992 relieve, 96 x 96 x 7 cm


Objet plastique nยบ 670, 1989 relieve, 131 x 131 x 8 cm

64


Objet plastique nยบ 725, 1993 relieve, 135 x 135 x 11 cm


Objet plastique nยบ 726, 1993 relieve, 135 x 135 x 11 cm

67


Atmosphère chromoplastique nº 379, 1975 relieve, 90 x 90 x 8 cm

71


Atmosphère chromoplastique nº 401, 1976 relieve, 90 x 90 x 8 cm

72


Atmosphère chromoplastique nº 531, 1982 relieve, 85 x 85 x 6 cm

73


Atmosphère chromoplastique nº 458, 1978 relieve, 170 x 170 x 8 cm

74


Atmosphère chromoplastique nº 467, 1979 relieve, 66 x 66 x 7 cm

75


Atmosphère chromoplastique nº 487, 1980 relieve, 77 x 77 x 4 cm

76


Atmosphère chromoplastique nº 491, 1980 relieve, 86 x 86 x 4 cm

77


Atmosphère chromoplastique nº 501, 1981 relieve, 92,5 x 92,5 x 5 cm

78


Atmosphère chromoplastique nº 485, 1984 relieve, 119 x 119 x 4 cm

79


Atmosphère chromoplastique nº 528, 1982 relieve, 76 x 76 x 8 cm

80


Atmosphère chromoplastique nº 568, 1984 relieve, 151 x 151 x 8 cm

81


Atmosphère chromoplastique nº 580, 1985 relieve, 102 x 102 x 6 cm

82


Atmosphère chromoplastique nº 612, 1987 relieve, 86 x 86 x 5 cm

83


Atmosphère chromoplastique nº 638, 1988 relieve, 87 x 87 x 6 cm

84


Atmosphère chromoplastique nº 665, 1988 relieve, 77,5 x 77,5 x 5 cm

85


Atmosphère chromoplastique nº 652, 1988 relieve, 50 x 57 x 4 cm

86


Lumière noire nº 812, 1989 relieve, 71 x 71 x 6 cm

87


Lumière noire nº 815, 2000 relieve, 108 x 108 x 7 cm

88


Lumière noire nº 834, 2002 relieve, 86 x 86 x 4 cm

89


Cronología

1915 Nace en la ciudad de La Plata, de padres italianos, el 29 de noviembre. 1938 Termina sus estudios en la Escuela “Prilidiano Pueyrredón”, obteniendo el diploma de Profesor de Dibujo. 1940-1944 Continúa estudiando en la Escuela Superior “Ernesto de La Cárcova”. 1951 Realiza un viaje de un año a Europa, donde se introduce en las vanguardias que conocía teóricamente.

Luis Tomasello y compañeros egresados de la Escuela de Bellas Artes, Buenos Aires, 1938.

1953 Participa este año y el siguiente en la muestra Veinte pintores y escultores, en galerías Krayd y Van Riel de Buenos Aires, respectivamente. 1955 Integra el salón Arte Nuevo, en Buenos Aires y la muestra Arte Abstracto, en galería Müller.  1957 Segundo viaje a Francia, oportunidad en que se radicará definitivamente en París.

Exposición individual, Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, Argentina, 1962. © Grete Stern

1958 Inicio de sus creaciones cinéticas bidimensionales. 1960 Desarrolla en continuidad su concepto de atmósfera cromoplástica. Período de relieves y de identificación con la luz como fuente. 1962 Concreta su primera individual en el Museo Nacional de Bellas Artes, de Buenos Aires. Presentación en la galería Denis René, de París, difusora del arte abstracto construido internacional.

Junto a Victor Vasarely, exposición individual, Galerie Denise René, París, Francia, 1962. © André Morain

1965 Integra la muestra La Argentina en el mundo, en el Instituto Di Tella. 1965-1970 Exhibe su obra en museos y galerías de Italia, Alemania, Suiza, España, Estados Unidos, Ecuador, Cuba y Nicaragua. 1976 Es nombrado Caballero de las Artes y las Letras en Paris, Francia

Página opuesta: Luis Tomasello y su Mural Luminoacústico, yeso, Salle Bleue, Palais des Congrès, Porte Maillot, París, Francia, 1973. Architectos : G. Guillet, H. Guibout, S. Maloletenkov. © B. Pestana


Mural cromoplástico, 200m2, Ville Nouvelle de Vaudreuil, Francia, 1979. Arqs.: H. Beauclair y G. Thurnaner.

1980 El escritor Julio Cortázar escribe un texto para el libro-objeto Un elogio del tres, en base a obra del artista. 1984 Realizan conjuntamente otra experiencia similar, titulada Negro el 10. 1985-1990 Sus obras comienzan a ser incorporadas en las medianeras e interiores de grandes edificios de Francia y otros países europeos, en diálogo abierto con la arquitectura. 1990 Muestra 90 años: Una selección de pintura argentina. Patio Bullrich, Buenos Aires. 1998-1999 Cofundador del Macla de La Plata.

92

2000 Realiza una donación de 92 obras al MACLA, Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano de La Plata, creado y dirigido por su amigo César

Mural, cubos de mármol, cortina de agua, nuevo Tribunal de Meaux, Francia, 1986. Arqs.: X. Menu y T. Gruber. © Lipa Burd


López Osornio, que así se constituye en el mayor depositario de sus obras en el mundo. Invitado a participar en la edición de estampillas postales de Grandes Maestros Argentinos, de Fundación Andreani, Buenos Aires. 2003 Muestra Tomasello en el MNBA, Buenos Aires. 2004 Es declarado Ciudadano Ilustre de la ciudad de La Plata. 2005 Participa en las muestras Homenaje al cuadrado, Palais de Glace, Escultura-Objeto, en el Museo de Arte Moderno y Homenaje a Grandes Maestros, en ArteBA. Proyecto de relieve-mural para la sede del Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén. Muestra antológica de su obra en el MACLA.

César López Osornio y Luis Tomasello, charla en el MACLA, La Plata, 27 de abril de 2004.

2007 Muestra Homenaje en la Fundación Federico Jorge Klemm, Buenos Aires. 2008 Obtiene el Gran Premio Homenaje otorgado por el Banco Central de la República Argentina. Participa de la muestra La geometría en el arte, Museo Emilio Caraffa, Córdoba. 2009 La Academia Nacional de Bellas Artes organiza una muestra antológica en la sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta, dentro de los actos celebratorios del Bicentenario.

93

Luis Tomasello en su taller, París, Francia, 1994.


Tomasello en el Centro Cultural Recoleta

Exposición Curaduría Jorge Taverna Irigoyen Producción Verónica Otero Joaquín Almeida Montaje Arturo Aguilera Héctor Antelo Walter Blanco Adrián Borda Sebastián Carbaleira Hernán César Martín Labonia Rodolfo Martínez Horacio Vega Miguel Viceconte Iluminación Enzo Cuenca José Montero Gabriel Marola Roberto Orellana Rodolfo Fernández

Catálogo Relaciones institucionales y comunicación Marisela Oberto

Coordinación Verónica Otero Joaquín Almeida

Prensa Lucía Hernández Erica Hoffmann Carolina Ortú Titi Stoppani Paula Schprejer

Fotografía César Santoro

Diseño y realización del CD de prensa Federica Bolomo Archivo y Documentación Juan Carlos Solowej Coordinadoras de Sábados, Domingos y Feriados Andrea Chiesa Raquel Olmos

Diseño gráfico Marius Riveiro Villar Impresión Talleres Trama Asociación Amigos del Centro Cultural Recoleta Equipo de gestión Mariela Sambán Sofia Besada Romero Danila Silveyra

Infraestructura y funcionamiento edilicio José Luis Fariña

Esta exposición se realizó con la colaboración de todo el personal del Centro Cultural Recoleta. Gracias a todos


Tomasello  

Catálogo de la exposición de Luis Tomasello en la sala Cronopios en abril de 2009

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you