Issuu on Google+

Gorriarena


Carlos Gorriarena

23 de julio al 23 de agosto de 2009 Sala Cronopios, Centro Cultural Recoleta Buenos Aires, Argentina


Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Jefe de Gobierno: Ing. Mauricio Macri Ministro de Cultura: Ing. Hernán Lombardi Director General del Centro Cultural Recoleta: Sr. Claudio Patricio Massetti Directora de Programación: María Rita C. de Fernández Madero Directora de Administración: Mónica Cánepa Director de Producción e Investigación Musical: Julio Viera Coordinador de Programación y Curaduría: Elio Kapszuk Asesora y Coordinadora de Artes Visuales: Laura Batkis


Ing. Hernán Lombardi

Desde la década del 70 la pintura de

Ministro de Cultura

Carlos Gorriarena ha tenido un protago-

de Buenos Aires honra hoy su trayec-

Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

nismo fundamental en el arte argentino.

toria presentando en la Sala Cronopios

Su obra señala a veces trágicamente

El Ministerio de Cultura de la Ciudad

del Centro Cultural Recoleta “Gorriarena

y otras con mordacidad o sarcasmo, as-

Siglo XXI”, muestra que permite

pectos y condiciones de nuestra comu-

apreciar la última producción del tras-

nidad. Su pintura constituye una crónica

cendente y vital artista, cuya obra hoy

singular que, desde la incandescencia

enorgullece nuestro arte y en el futuro

de sus imágenes, ha sabido desentrañar

será una clave esencial en el legado a

las facetas de nuestra realidad.

las futuras generaciones.


Claudio Patricio Massetti

Es un verdadero honor presentar en el

raíces en el grotesco. El lenguaje paro-

Director General

Centro Cultural Recoleta esta muestra

dial le permite expresar su crítica irónica

Centro Cultural Recoleta

de Carlos Gorriarena, uno de los maes-

frente a una sociedad que desfigura

tros más interesantes del arte argentino

al ser humano hasta el límite de sen-

actual.

tirse inadaptado. Observador intenso,

Su obra está más allá de escuelas y

el artista ha pintado como máscaras a

movimientos porque tiene una particu-

políticos, militares y religiosos, haciendo

laridad distintiva que excede cualquier

hincapié en la hipocresía de las másca-

categoría.

ras sociales.

Colorista excepcional, Gorriarena no

A dos años de su partida, queremos

renunció, sin embargo, a la figuración.

rendirle homenaje a este artista ex-

Un expresionismo figurativo puede ver-

cepcional, que ha trascendido por este

se a lo largo de toda su producción, con

legado que nos deja: su obra.


Elio Kapszuk

hablan de modelos establecidos y él ma-

una tela sobre el bastidor especial de do-

Coordinador de Programación y Curaduría

nejaba una libertad desprejuiciada en la

ble altura que le habíamos dado. Cuando

Centro Cultural Recoleta

cual ningún título le pertenecía del todo

le pregunté por qué lo había hecho, me

ni tampoco le era completamente ajeno.

dijo: “lo que vos me pediste ya lo pinté y

Era un sujeto político. Le interesaban

lo pinté en esa época y no puedo volver

las relaciones de poder y la realidad del

a pintarlo ahora. Lo que está en el cuadro

Varias veces le oí decir una frase de

país era parte de su vida, pero siempre

es lo que yo sentía y pensaba y es mi

Bacon: “La única crítica en la que creo,

separó la práctica del lenguaje, de la

mejor contribución por la memoria, que

es la del artista criticando su propia

palabra, de la pintura. Ésta, para él, no

es la memoria de lo que yo hice”. Lo

obra en el proceso del hacer”. Carlos

podía modificar la realidad y, en ese con-

que al principio me pareció un sacrilegio

Gorriarena manejaba el tiempo de la

texto y esa forma de pensar, sus obras

–recortar una obra y pegarla en otra tela

calma pero desde la pasión absoluta.

no son manifiestos políticos, como sí

pasados muchos años–, luego lo entendí

Desde ahí, él realizaba su autocrítica,

lo pueden ser algunos de sus textos

como que no sólo esa era una nueva

despojada de falsas expectativas de

y declaraciones. En todo caso, dejaba

obra, sino que se trataba de una decla-

perfección y, sobre todo, como parte de

testimonio en sus obras del tiempo que

ración de principios, entre otras cosas,

un proceso natural. Él decía que, como

le tocó vivir desde su pintura delicada-

sobre los límites del profesionalismo.

cualquier pintor que intenta hacer cosas,

mente brutal que desbordó pasión y

era desparejo, y que un artista era quin-

compromiso.

ce o veinte cuadros y que el resto era la posibilidad de llegar a ellos.

En 2006, le pedí que participara de

Cuando estaba pronto a cumplir 80 años, le quise organizar una gran fiesta, a la cual se negó reiteradamente. A él

una muestra denominada “Memoria,

no le gustaban los homenajes ni los

testimonio colectivo, creación permanen-

grandes reconocimientos. Y si bien no

de desacralizar la pintura en general y su

te”, en el marco de los treinta años de la

es la intención contrariarlo, esta es una

trabajo en particular. Para él, un pintor

última dictadura militar. Por las caracte-

muestra que festeja su relación carnal

es pintor porque no puede ser otra cosa.

rísticas de la propuesta, el formato era

con la pintura y la posibilidad de poder

Definitivamente, le molestaban los

de 90 x 90 cm y desde la producción le

disfrutar de ella.

encasillamientos y se divertía y enojaba

habíamos enviado un bastidor a cada

cuando alguien necesitaba ponerle una

artista. Cuando recibimos la obra, nos

algunos artistas son más que quince o

etiqueta como pintor político, social,

impactó a todos. El día del montaje

veinte cuadros. Hoy, la sala Cronopios

etcétera. Sobre todo porque las etiquetas

descubrí que él había recortado y pegado

es testigo de eso.

Siempre tuvo la actitud y la intención

También, varias veces se equivocaba;


10


El riesgoso camino de Gorriarena

Raúl Santana

Entre los debates en torno al arte que

Este ha sido apenas una semilla, el pun-

Curador

se desarrollaron en las primeras déca-

to de partida para movilizar las claves

das del siglo XX, artistas y teóricos de la

imponderables con las que Gorriarena

abstracción emergente, cuestionando la

emprende la aventura de cada cuadro,

ilusoriedad representativa, han afirmado

que siempre será el advenimiento de

que la historia de la pintura, ha sido la

otro mundo. Aquí la incidencia entre su

aventura de un cuerpo –la materia– y su

pintura y la realidad aparece a través de

sombra lo que se ha erigido a lo largo

la materia directa que hará vivir en la

de centurias como figuraciones. Salvo

tela formas, signos y tramas secretas,

casos muy excepcionales, la materia

lejos de cualquier descripción, verdad

habría quedado minimizada para dar pro-

empírica o anatómica, que nos remite

tagonismo a las sombras. Con distintos

desde su mundo de equivalencias vi-

grados de aparición o desaparición del

suales al mundo, como si este alcanzara

referente se ha desarrollado la saga de

una conflictiva, luminosa, enigmática o

la pintura. Eliminar las sombras para

doliente presencia. No es casual que,

darle protagonismo a la materia, ha sido

alguna vez, refiriéndose a aquellas

el tema fundamental, de la aventura

fotografías, haya dicho “me actualizan

emprendida por aquellas abstracciones

la incoherencia del mundo”, referencia

emergentes. ¿Será cuestión de elegir

particularmente notable en aquellas

tajantemente la sombra o el cuerpo, o

obras de la década del 70, en las que

es posible seguir refiriéndose al mundo

el objeto elegido era político o, mejor

sin restarle protagonismo y dimensión a

dicho, los efectos que sobre la realidad

la pintura? El dilema planteado ha sido

tiene lo histórico-político. Alejada de

tratado exhaustivamente a lo largo del

cualquier sentimiento celebratorio la ex-

siglo y en lo que va del XXI por la tarea

presividad de esa etapa –momento en

de innumerables artistas, y no ha sido

que su obra empezaba a tener los más

ajeno a las preocupaciones de Carlos

altos reconocimientos– lo incluía en lo

Gorriarena. Su obra se erige como una

que debemos llamar “tradición crítica”

vital y potente respuesta al problema

del arte argentino.

planteado: si bien para concebir sus

Gorriarena siempre se reía de la

obras ha partido casi siempre de foto-

vieja antinomia abstracción-figuración,

grafías de los medios, jamás ha dejado

que todavía tenía vigencia en nuestro

que el referente opaque su pintura.

medio en la década del 50, momentos

11


en que comenzaba a hacerse pintor.

Tal vez abrumado por semejante elogio

que rechazan la idea del espacio como

Él se situaba mas allá, aclarando que

sinceramente expresado, un poco más

continuo y homogéneo.

toda pintura tiene que ver con formas

adelante del reportaje, le tocó respon-

abstractas que deben vivir en el cuadro,

der a Rómulo y, frente a la pregunta

Gorriarena aclara “Nosotros estamos

sea partiendo de un objeto elegido o no.

“¿Qué dirías de Gorriarena ?”, respon-

insertos en un sistema, pero la pintura

Decía “el color se retroalimenta y así

dió “Que es un pintorazo (…) desde

también constituye un sistema, con

van naciendo las diferentes partes del

hace unos años está haciendo cosas

leyes particulares. Si la miramos para

cuadro cada una como consecuencia de

fenomenales, sobre todo como pone la

abajo, pareciera que el sistema de la

la otra, lo que forma un organismo pic-

materia, como la hace vibrar, es sensa-

pintura fuera cerrado; si lo damos vuelta

tórico donde nada queda definitivamen-

cional. Lo único que le puedo criticar, ya

para arriba está unido al sistema en que

te adelante ni atrás, porque cuando algo

que el está aquí, es eso de que se enojó

vivimos. Yo no creo en aquellos que

queda atrás o adelante es porque está

tanto cuando dije que para mí la pintura

creen que el sistema de la pintura está

muerto y, si está muerto, está pudrien-

es un arte del espacio, creo que es por-

apartado de un sistema que lo supera

do el conjunto que lo rodea”. Para el

que es un pintor español y los pintores

–que es la vida–, ni tampoco en aquellos

artista, el cuadro debía ser una realidad

españoles tienen bastante poco sen-

que creen solamente en la vida, y no

viviente, a lo que habría que agregar

tido del espacio, salvo Velázquez, que

creen que la vida también constituye

que, más que reflejar las apariencias del

aprendió de la pintura italiana, son mas

un sistema; creo que el conflicto es,

mundo, se incluye en él como un nuevo

bien románticos, cuando ven un hueco

realmente, lo que hace vivir una obra.

objeto autónomo que interactúa con

meten una cosa”. Macciò expresaba

No creo en la pureza del arte”.

la realidad. Por otra parte la idea que

una concepción del espacio totalmente

se desprende de la referencia “atrás,

opuesta a la de Gorriarena. El espacio

de la democracia, empieza a cambiar el

adelante” es que el espacio es un

para él, jamás es esa caja o escenario

objeto elegido; ahora, Gorriarena dirige

perpetuo conflicto entre profundidad y

que se impuso en el Renacimiento

su poderoso foco a lugares voluptuosos

planimetría.

cuando se consolidaron las leyes de la

puntos de encuentro de excitación,

En 1984, en un reportaje realiza-

En 1983, en otra entrevista,

En aquellos primeros años del retorno

perspectiva. No está definido a priori,

frivolidad, vicio y abandono; pasarelas

do por Miguel Briante a Gorriarena,

es un resultado posterior al accionar del

y vidrieras donde la farándula y otros

Macciò, Noé, Heredia y F. Maza para el

artista en cada cuadro, es lo ocupado

submundos hacen su celebrada apari-

diario Tiempo Argentino, en un momen-

por la materialidad de las figuras, los

ción mostrándose como en el mejor de

to, se suscitó un intercambio de ideas

objetos y el vacío que las contornea.

los mundos. En su galería de “casos”

entre Macciò y Gorriarena que significó

Más que lugar donde campean los

y “cosas”, el pintor, negándose como

una bella perla. Frente a una pregunta,

encuentros serenos, es lugar de conflic-

siempre a la “inocencia artística”, pro-

Gorriarena contestó “Rómulo es el

tos, de ahí la violencia e intranquilidad

pone un imaginario ambiguo y enigmá-

mejor pintor de nuestra generación”.

que tantas veces expresan sus pinturas,

tico; ésto no significa que esta pintura

12


Recuerdos del siglo XX, 1994 Acrilico sobre tela 138 x 160 cm

no acceda a una materia suntuosa, que propone a cada instante los gestos y acumulaciones propios de quien siente su arte como ese ámbito en el que suceden acontecimientos que tienen que ver con la pintura como laberinto que posibilita otras tramas. Y si, en el período en el que el objeto elegido era histórico-político, se señalaba hasta qué punto estamos insertos en la violencia, en estas obras irónicas y sarcásticas, pareciera decirnos que, en los lugares de esparcimiento y voluptuosidad, en la televisiva frescura y espontaneidad de sus personajes, la violencia persiste

voy a pintar. Pero esto tiene una causa

les ficciones. La escena hace convivir al

como mueca decorativa.

muy concreta: el hecho de que haya

espectador con lo familiar que se vuelve

Pero si todavía en aquellos años

pasado a segundo o tercer término la

extraño, en un clima de serena incerti-

persistían en sus imágenes la crítica y

agresión, la crítica [ríe] a uno le resulta

dumbre; aunque con una atroz carga de

la agresión, paralelamente, comienzan

más difícil elegir algo para pintar. […]

melancolía reaparece en Persona del

a aparecer señales de otro sentimiento

Si tuviera que ejemplificar diría que las

siglo que se va [ver pág. 14], de 1999.

del mundo; tal como expresó el pin-

fotos que hoy me interesan las hubiera

Las elocuentes y expresivas señales

tor en una conversación que mantuvo

desechado totalmente diez años atrás.”

desaparecen. El mundo, para la mirada

conmigo a comienzos de la década del

Podemos advertir claramente en

90, publicada en la revista Cultura: “Vos

aquella pintura de los primeros años de

reconocibles, pareciera haberse vuelto

dijiste alguna vez que yo sigo siendo un

la década del 90 que la negación al fon-

inmanente. La persona está en el paisaje

cronista y lo creo. Pero ahora lo soy sin

do, esos planos por momentos brutales,

como otra clave inescrutable de la expe-

preocuparme de serlo [ríe]. Antes, había

ese rasgado de las figuras que otorga

riencia de lo ominoso.

una preocupación de documentar, de ob-

primeros planos todavía más abruptos,

jetivar más mi relación con el contexto.

sin desaparecer, comienzan a alternar

que la predominancia del mundo urba-

Hoy, no tengo ese tipo de preocupación.

con otro imaginario, donde las figuras,

no, constante en su pintura a lo largo de

De pronto es una actitud más madura.

como en el cuadro Querida nuestro siglo

su camino comienza a alternar con ines-

De lo que tengo conciencia es que cada

se acaba [ver pág. 19], de 1990, mani-

perados encuentros con la naturaleza.

vez me resulta más difícil elegir lo que

fiestan un lirismo alejado de sus habitua-

Seguramente sus estadías, en el Tigre

del pintor, a pesar de las apariencias

Otro rasgo del nuevo imaginario, es

13


Persona del siglo que se va, 1999 AcrĂ­lico sobre tela 140 x 140 cm

14


primero y después en su amada casa

ahora con un endemoniado juego de

espaldas serena y decidida está comen-

“7 Candelas”, en La Paloma, donde

espacios virtuales. La obra representa

zando a entrar “en un bosque sombrío”,

hasta su muerte pasó muchos veranos

un enorme espejo con marco en lo que

que me hizo pensar en aquel poema de

junto al mar, fueron despertando en él

pareciera ser un interior. En la parte

Heidegger: “Camino y báscula / sendero

–pintor al fin– un inquietante interés por

izquierda una figura enigmática mira

y fábula / se encuentran en un pasaje /

la tierra, los cielos, el río y el mar; lo que

al espectador y su nuca y espalda se

anda y soporta / yerro y pregunta / a lo

dio lugar a una relación distinta con el

reflejan en el espejo; hacia la derecha,

largo de tu único camino“.

espacio, como si el mundo empezara

ocupando la totalidad del plano el espejo

¿Sabe un pintor que busca con su

a adquirir nuevas distancias, lejanías

refleja un exterior, un deck, prácticamen-

arte? Supongo que hay pintores que así

inexistentes en sus abigarradas visiones

te sobre el agua, donde se ve una mujer

lo creen. Pero la pintura de Gorriarena

de otras etapas. El paisaje nunca será

de espaldas y en la reposera, la figura

siempre ha sido un riesgoso camino,

tema exclusivo, pero proporcionará un

del pintor serena, mira el enorme espa-

aquello a lo que se refería el gran poeta

marco constante a los protagonistas de

cio que se abre hasta el lejano e incan-

expresionista alemán Gottfried Benn,

sus nuevas ficciones. No es casual la

descente cielo del fondo. Sólo la figura

cuando afirmó: “El mundo de la ex-

cantidad de escenas de playa del último

de la izquierda está en el espacio virtual

presión: ¡esa mediación entre la razón

tiempo. Y aunque en ellas persiste algo

del cuadro, las demás aparecen en la

y la nada!“ Palabras que sintetizan

del clima frívolo de las Pasarelas de la

virtualidad de la virtualidad del espejo.

admirablemente el camino del artista.

década del 80, por la luminosidad y el

¿Será un actual y transfigurado home-

Sólo habría que agregar que su obra ha

espacio, también expresan la dicha

naje a Velázquez? Otro juego similar se

sido destilada insistentemente de las

de vivir.

puede apreciar en El pintor y su sombra

invisibles heridas, a veces cicatrizadas,

[ver pág. 57], también de 2006. Hay un

otras no, que acompañaron la existen-

siempre amanece II [ver pág. 26], de

cuadro, El riesgoso camino hacia la nada

cia de este gran pintor llamado Carlos

2006, que es un indudable autorretrato,

[ver pág. 61], de 2006, que para los ami-

Gorriarena.

retoma la estructura de Recuerdos del

gos de Gorriarena fue recibido como una

siglo XX [ver pág. 13], de 1994, pero

conmovedora despedida; una figura de

En el magnífico cuadro En algún lugar

Junio de 2009

15


Erdosain 2000, 2000 AcrĂ­lico sobre tela 150 x 190 cm

16


17


Vestir al desnudo, 2001 AcrĂ­lico sobre tela 160 x 140,5 cm

18


Querida nuestro siglo se acaba, 1990 AcrĂ­lico sobre tela 160,5 x 140,5 cm

19


20


Nadie recuerda nada, 2002 Acrílico sobre tela 144 x 144 cm Página opuesta: Cien otoños, diez mil años, 2002 Acrílico sobre tela 180 x 140 cm

21


22


Bahía en el Cabo, 2004 Acrílico sobre tela 80 x 144 cm

23


Calcinados (el hombre con la pierna rota pero en casa), 2004 AcrĂ­lico sobre tela 160 x 140 cm

24


25


Perdidos, 2004 AcrĂ­lico sobre tela 144 x 144 cm

26


En algĂşn lugar siempre amanece II, 2004 AcrĂ­lico sobre tela 140 x 160 cm

27


28


La superficie de las cosas, 2004 AcrĂ­lico sobre tela 89 x 144 cm

29


Reportaje, 2004 AcrĂ­lico sobre tela 144 x 144 cm

30


Mil otoños diez mil años III, 2004 Acrílico sobre tela 145 x 178 cm

31


Enigma 30, 2005 AcrĂ­lico sobre tela 148 x 89 cm

32


Enigma 31, 2005 AcrĂ­lico sobre tela 150 x 90 cm

33


Altas paredes, 2005 AcrĂ­lico sobre tela 144 x 144 cm

34


Exponerse, 2005, AcrĂ­lico sobre tela 150 x 190 cm

35


36


En algĂşn lugar siempre amanece II, 2006 AcrĂ­lico sobre tela 144 x 233 cm

37


Eclipse en su mejor momento, 2005 AcrĂ­lico sobre tela 190 x 190 cm

38


39


Dulcinea 2005 (embarazada come dulces), 2005 AcrĂ­lico sobre tela 144 x 89 cm

40


Parten贸n, 2005 Acr铆lico sobre tela 155 x 235 cm

41


Cristal, 2006 AcrĂ­lico sobre tela 140 x 180 cm

42


Sobreseídos, 2006 Acrílico sobre tela 180 x 140 cm

43


El gusto de los americanos III, 2005 AcrĂ­lico sobre tela 140 x 180 cm

44


Blancos, 2006 AcrĂ­lico sobre tela 140 x 180 cm

45


La mañana del ayer, 2005 Acrílico sobre tela 190 x 190 cm

46


El gusto inglĂŠs (Carlos mira el divino paisaje con las preciosas vacas), 2005 AcrĂ­lico sobre tela 140 x 180 cm

47


El pintor en la pintura (autorretrato), 2005 AcrĂ­lico sobre tela 140 x 160 cm

48


Contraste de madre e hijo, 2006 AcrĂ­lico sobre tela 150 X 190 cm

49


Cancha, 2006 AcrĂ­lico sobre tela 170 x 200 cm

50


Sobre la condici贸n humana IV, 2005 Acr铆lico sobre tela 190 x 150 cm

51


Racing 1925, 2006 AcrĂ­lico sobre tela 125 x 200 cm

52


53


La casa del sofá amarillo, 2006 Acrílico sobre tela 150 x 150 cm Página opuesta: Reclinatorio, 2006 Acrílico sobre tela 160 x 140 cm

54


55


El pintor y su sombra, 2006 AcrĂ­lico sobre tela 150 x 150 cm

56


Empapelados, 2006 AcrĂ­lico sobre tela 140 x 160 cm

57


58


Sombras, 2006 AcrĂ­lico sobre tela 123 x 233 cm

59


La niebla detrás del río y de los árboles, 2006 Acrílico sobre tela 140 x 180 cm

60


El riesgoso camino hacia la nada, 2006 AcrĂ­lico sobre tela 160 x 140 cm

61


Sin tĂ­tulo, 2006 (inconcluso) AcrĂ­lico sobre tela 180 x 250 cm

62


63


Carlos Gorriarena

1925 Nace en Buenos Aires, Argentina. 1942-1948 Asiste a la Escuela Nacional de Bellas Artes. 1949-1954 Asiste al taller del maestro Demetrio Urruchúa. 1955 Primera exposición individual en Galería SAAP. 1959 Cofundador del Grupo del Plata. 1960 Premio Adquisición del Salón de Mar de Mar del Plata. Invitado por la Michael Karoly Memorial, dirigida por Bertrand Russell, a residir en Vance, Francia. 1960-1963 Exposiciones con el Grupo del Plata. 1964 Forma parte del equipo editorial de la revista La Rosa Blindada. 1965 Comienza a dar clases. 1966 Homenaje al Viet-Nam de los artistas plásticos. Galería Van Riel. Premio Mención del salón Air France, Argentina.

1966/1968/1973/1975/1979 Exposiciones individuales en Galería Arte Nuevo. 1967 Salón Homenaje al Che Guevara. Exposición colectiva en Galería SAAP. 1971 Reside en Madrid, España. 1972 Regresa a Buenos Aires 1976 Exposición individual, Últimos diez años, en Galería Balmaceda. Exposición colectiva, III Bienal de Artes Gráficas, Cali, Colombia. Individual en Galería Meridiano, en México D.F., México. 1977 Individual Pinturas 76/77. A rostro descubierto. Galería Arte Nuevo. 1978 Exposición individual Homenaje a los reporteros gráficos del Time, Galería Van Riel, Buenos Aires, Argentina. 1979 Primer Premio en Premio Fundación Piñeiro Pacheco. 1980 Muestra individual de dibujos y pinturas en Galería Praxis. Exposición colectiva en el Museo de Arte Latinoamericano de la OEA, Washington. USA.

65


Festival Internacional de Pintura, Cannes, Francia. Primer Premio (zona Buenos Aires). Premio Unión Carbide a la Pintura Argentina. 1981 Bienal de Medellín. Medellín, Colombia.

Junto a Rómulo Macciò, Luis F. Noé, Alberto Heredia y Fernando Maza, 1984.

1982 Retoma el dictado de clases en su taller de manera sostenida hasta su fallecimiento en 2007. 1982/1984 Exposiciones individuales en Galería Alberto Elía. Tercer Premio del Salón Municipal “Manuel Belgrano” con Para que el espíritu viva. Segundo Premio del Salón “Prilidiano Pueyrredón”. Salón Anual de Artes Plásticas. Galería Praxis y Fundación Navarro Correas. 1983 Temples años 1965-69. Exposición individual. Galería Ática. I Bienal de La Habana. La Habana. Cuba. Pintura y realidad. Parisiennes en las Artes. Exposición colectiva en Estudio Giesso. Segundo Premio del Salón Municipal Manuel Belgrano, con Cuadro Histórico.

En Venecia, Italia, 1987.

66

1984 Premio de pinturas y esculturas Fundación Fortabat. Museo Nacional de Bellas Artes.

Exposición de Autorretrato. Fundación Domec, México. Realismo, tres vertientes, Museo de América, Madrid, España. Trois aspects du réalisme en Argentine. Ministerio de Relaciones Exteriores. París, Francia. Primer Premio Adquisición del Salón Municipal “Manuel Belgrano”, con Neón. 1985 Retrospectiva Carlos Gorriarena 1964/85, Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori. Exposición colectiva Realismo, tres vertientes. Semana Cultural Argentina en la URSS. Segundo Premio de Pintura, Salón Nacional. Primer Premio de Pintura. Fundación Unión Carbide. 1986 Gran Premio de Honor del Salón Nacional con Pin-pan-punk. 1987 Trienal de Milán 1987. Italia. Obtiene la Beca John Simon Guggenheim Memorial Foundation. Viaja a Estados Unidos, Francia, España e Italia. 1988/1989/1991 Muestras individuales en Galería Van Eyck. 1989 Mención de Honor en la II Bienal de Cuenca, Ecuador.


1990 Premio al Mejor Artista 1989, otorgado por la Asociación Internacional de Críticos de Arte. 1992 Primer Premio en la Bienal Konex 1992 con Escaparate.

Con Pablo Suárez y Sylvia Vesco.

1993 Gorriarena. Pinturas de los últimos diez años. Museo de Arte Moderno. Primer premio, Premio Trabucco (ex Palanza), otorgado por la Academia Nacional de Bellas Artes con Región. 1994 100 Obras Maestras, 100 pintores argentinos.1810-1994. Fundación Konex. Periferia en la Trienal de Milán, Italia. Primer Premio en Pintura, Premio Leopoldo Marechal, Fundación Banco Ciudad, con la obra Templario.

Junto a Raúl Santana en Audiálogos, Sala Nachman, abril de 1997.

1996 Variantes de la Figuración Argentina, en Fundación Banco Patricios, Buenos Aires, y Museo Cuevas, México. I Salón de Pintura de la Asociación Argentina de Críticos de Arte, en Salas Nacionales de Cultura. Gran Premio Pintura Banco de la Provincia de Buenos Aires 1996, con Sur en el sur. Miguel Briante, el ojo en la palabra. Colectiva en Centro Cultural Recoleta, itinerante. Individual en el Museo de Arte Contemporáneo de Bahía Blanca.

1997/1998 Exposiciones individuales en Galería Palatina. Exposición colectiva en Maison de la Culture Côtes des Neiges, Montreal; y Centre d´exposition de RouynNoranda, Québec. Canadá. Premio Costantini 1997. Museo Nacional de Bellas Artes. Mención de Honor en la VI Bienal Chandon de Pintura-Salón de Maestros. Centro Cultural Borges. Segundo Premio del certámen Premio de la Universidad del Salvador. 1998 Individual Galería Cigale, Hotel Conrad, Punta del Este. Premio Constantini 1998, Museo Nacional de Bellas Artes. 1999/2000/2003 Exposiciones individuales Galería Principium. Argentinsk Samitdskunst: Jorge Demirjián, Carlos Gorriarena, Luis Felipe Noé, Bryggens Museum de Bergen, Noruega. Premio Fortabat 1999. Museo Nacional de Bellas Artes. Premio Costantini 1999, Museo Nacional de Bellas Artes. 2000 Individual en Galería Lilian Rodríguez, Montreal, Canadá. Artista homenajeado en arteBA 2000. Premio Costantini 2000. Museo Nacional de Bellas Artes. Primera Bienal Internacional de Arte. Museo Nacional de Bellas Artes.

67


2001 Muestra Antológica. Cuarenta años de pintura. Museo Nacional de Bellas Artes. Primer Premio, III Premio de Pintura de La Universidad del Salvador, con 1925. La condición humana. 2001/2004/2006 Exposiciones individuales en Sylvia Vesco Galería de Arte.

Carlos Gorriarena, Alicia Ferrari, Sylvia Vesco y León Ferrari, 2001.

2002 Premio Leonardo al artista del año, mejor muestra 2001, otorgado por el Museo Nacional de Bellas Artes. Arte y política en los sesenta. Palais de Glace. 2002-2005 En la feria arteBA, stand Sylvia Vesco Galería de Arte. 2003 Individual en Galería Fundación Elía Robirosa. 2004 Individual en Casa Rosada, Presidencia de la Nación.

68

2005 Individual en Fundación Mundo Nuevo. Presentación del libro Gorriarena. La Pintura un espacio vital. Exposición individual en el Museo Caraffa, Córdoba. Premio Reconocimiento a la Trayectoria. Otorgado por el Fondo Nacional de las Artes. 2006 Individual en Galería Thomas Cohn, San Pablo, Brasil. En arteBA, con Galería Thomas Cohn. Individual en el Museo de Arte Contemporáneo, Universidad del Litoral, Santa Fe. Exposición individual de dibujo en Casa de la Cultura, Fondo Nacional de las Artes. 2007 Fallece el 16 de enero en La Paloma, Uruguay. 2009 Individual en la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires.


Carlos Gorriarena en el Centro Cultural Recoleta

Departamentos

Exposición

Infraestructura y funcionamiento edilicio: Eduardo Tapia Relaciones institucionales y comunicación: Marisela Oberto Formación e instrucción cultural: Ana María Monte Coordinación técnica y actividades multimedia: Jorge Doliszniak Coordinación de producción de artes escénicas: Jorge Moreno Contabilidad y suministros a/c: Alfredo Mota Tesorería: Graciela Pescia Coordinación de recursos humanos: Elsa Cristina García Tecnología a/c: Sergio Caruccio Producción musical: Javier Leichman

Curaduría: Raúl Santana Coordinación: Sylvia Vesco Producción: Verónica Otero, Romina Aulicino Montaje: Arturo Aguilera, Héctor Antelo, Walter Blanco, Adrián Borda, Sebastián Carbaleira, Hernán César, Martín Labonia, Rodolfo Martínez, Horacio Vega, Miguel Viceconte Infraestructura y funcionamiento edilicio: José Luis Fariña Iluminación: Enzo Cuenca, José Montero, Gabriel Marola, Roberto Orellana, Rodolfo Fernández Prensa: Lucía Hernández, Erica Hoffmann, Carolina Ortú, Ileana Stofenmacher, Titi Stoppani, Paula Schprejer Diseño y realización del CD de prensa: Federica Bolomo Archivo y Documentación: Juan Carlos Solowej Coordinación de visitas guiadas: Inés Agazzi Guías: Jesica E. Buffone, Lorena Gabelloni, Pablo J. Méndez Coordinadoras de Sábados, Domingos y Feriados: Andrea Chiesa, Raquel Olmos

Asociación Amigos del Centro Cultural Recoleta Presidenta: Magdalena Cordero Vicepresidente: Alejandro Corres

Catálogo Texto: Raúl Santana Diseño gráfico: Marius Riveiro Villar Fotografía de obra: Gustavo Lowry Fotografías color del artista: Roberto Graziano Impresión: Talleres Trama

Esta exposición se realizó con la colaboración de todo el personal del Centro Cultural Recoleta. Gracias a todos


www.centroculturalrecoleta.org



Gorriarena