Orientación Empresaria - Edición especial 90 Aniversario

Page 1

-ORIENTACIÓN EMPRESARIA-

Reseña histórica

1


2

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


90 años liderando el desarrollo empresarial de Rafaela y la región Han transcurrido nueve décadas de trabajo incansable. Resulta emocionante repasar la historia del Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región (CCIRR) que, en el transcurso de todos estos años, ha logrado construir una sólida y reconocida reputación a partir del esfuerzo de cientos de dirigentes y colaboradores que contribuyeron con el desarrollo empresarial de nuestra ciudad y la zona. En efecto, en estos primeros 90 años de trayectoria, el CCIRR ha contribuido a la consolidación de un modelo de crecimiento que se sustenta a partir de la potencia del amplio y diverso entramado productivo que representamos. En ese camino, que no estuvo exento de los altibajos propios de cualquier organización inmersa en la realidad argentina, hemos alcanzado múltiples logros que nos llenan de orgullo y que es fundamental poner en valor. Es por esto que, a lo largo de esta edición especial, podrá encontrar una reseña histórica que repasa los hitos más importantes, así como también el testimonio de aquellos dirigentes que han tenido la responsabilidad de liderar la entidad. Al pensar en el porvenir, reconocemos que, en todo el mundo, las organizaciones empresariales nos encontramos ante importantes retos, ya que los avances tecnológicos y los cambios sociales nos obligan a repensar los modelos de gestión que debemos desarrollar para adaptarnos a las QXHYDV FLUFXQVWDQFLDV (Q HVWH VHQWLGR VDEHPRV TXH HO IXWXUR VHUi VXPDPHQWH GHVDÀDQWH \ HVWDUi VLJQDGR SRU SURIXQGDV WUDQVIRUPDFLRQHV \ TXH QHFHVLWDUHPRV DXPHQWDU QXHVWUD ÁH[LELOLGDG para seguir siendo protagonistas de los cambios, en un entorno empresarial que evoluciona a gran velocidad. Desde ya, entendemos que la única manera de convertir estos desafíos en genuinas oportunidades de desarrollo será a partir de la colaboración activa de todos nuestros asociados, que deberá potenciarse a partir de la construcción de alianzas estratégicas con los múltiples actores que integran el amplio ecosistema institucional de la región. ¡Lo invitamos a ser parte e involucrarse! La visión estratégica y la capacidad de gestión de cada empresario y emprendedor es un insumo fundamental para que podamos transformarnos en una organización más diversa, participativa, resiliente, dinámica y ágil, que sea capaz de seguir creando valor para sus asociados y de posicionar una agenda de desarrollo empresarial sostenible que contribuya al bienestar general de nuestra comunidad. La Comisión Directiva del CCIRR

Revista Orientación Empresaria Edición especial 90 aniversario STAFF PROPIETARIO Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región Necochea 84 Rafaela (Santa Fe) 03492 436500 info@ccirr.org.ar www.ccirr.org.ar CUIT 30-52577761-4

COORDINACIÓN GENERAL Gabriel Lagger Jonatan Faber PRODUCCIÓN PERIODÍSTICA Constanza Abeillé Mario Russo Miguel González DISEÑO VF Digital GESTIÓN COMERCIAL NC Producciones Registro de propiedad intelectual en trámite

Editorial

3


En Rafaela, la Navidad de 1932 no sólo fue una ocasión más para reunirse con los seres queridos para celebrar y brindar, y tal vez intercambiar algún que otro regalo íntimo, sino que además fue el día en que se fundó una de las instituciones económicas más relevantes de la ciudad: el actual Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región (CCIRR). Acompáñenos a través de estas páginas a descubrir los principales hitos que conforman la historia de esta organización que, en diciembre de 2022, cumplió su 90 aniversario.

Forjando los orígenes (1932-1945) La década de 1930 fue un período que introdujo fuertes transformaciones en la estructura social y económica de la mayoría de los países del mundo. A las terribles consecuencias que había dejado la Primera Guerra Mundial (19141919) y una serie de oleadas revolucionarias encabezadas por la clase obrera (1917-1920), se sumó el efecto negativo de la crisis de 1929 iniciada en los Estados Unidos de América. La depresión económica trascendió las fronteras nacionales, desplomando el comercio internacional y generando el quiebre de los paradigmas sociales y políticos vigentes. En Argentina, se desarticularon los términos de intercambio que se tenían con los países europeos, exportando materias primas e importando manufacturas. A su vez, con el derrocamiento del presidente Hipólito Yrigoyen y el comienzo del gobierno de facto del General José Féliz Uriburu, se inició una larga tradición de golpes de Estado que impregnó toda la cultura política nacional. Para esa fecha, Rafaela era una pujante ciudad que contaba con una población de 20.000 habitantes. El paisaje urbano se encontraba en continua transformación material y social. Un par de años antes se había comenzado con la obra de adoquinado, se expandía la red eléctrica y de agua potable y surgían nuevas instituciones que buscaban dar respuestas a las emergentes demandas sociales de la población.

4

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

En este contexto, el 25 de diciembre de 1932, a las 10 de la mañana, un grupo de hombres de la ciudad se reunió con un objetivo común: fundar una institución que velara por los intereses de los ciudadanos vinculados a las actividades comerciales e industriales. Ante la continua expansión y desarrollo del sector agrícola y metalmecánico -y de una pujante actividad comercial- se hizo cada vez más imperante la necesidad de aglutinar a las crecientes fuerzas productivas bajo un denominador común: trabajo y progreso. El encuentro se llevó a cabo en la sala del teatro de la Sociedad Italiana Victorio Emanuelle II, ubicado en calle Pueyrredón. Según cuentan las crónicas, esa jornada de diciembre fue muy calurosa y la vereda y el hall del teatro estuvieron colmados por 268 comerciantes e industriales ansiosos por oír lo que iba a ocurrir. En una mesa y ante toda la gente, se ubicaron los vecinos José Nidasio y Alfonso Blasi, acompañados de los delegados del Centro Comercial de la ciudad de Santa Fe, quienes habían sido invitados especialmente como asesores. En aquella sesión, Nidasio, hombre importante en la colectividad rafaelina y dueño de una de las empresas constructoras de la ciudad, explicó minuciosamente lo que se había resuelto en la reunión previa que habían tenido un grupo de comerciantes el 22 de diciembre de ese año.


Tras una amplia discusión, se resolvió designar una Comisión compuesta por los señores Faustino Paviolo, Pedro Remonda, Carlos Vismara y Horacio Peña, para confeccionar una lista de 28 personas que luego integrarían la Comisión Directiva provisoria de a entidad. Los miembros elegidos fueron: Eduardo Ripamonti, José Nidasio, Pedro Remonda, Juan Frosi, Gaspar Arnesto, Luis Fasoli, Donato Sáenz, Isidoro Colombo, Carlos Picasso, Francisco Carignano, Luis Remonda, Honorio Peña, Marcelino Osenda, Antonio Giacobino, Pablo Frallonardo, Inocencio Frosi, Enrique Gatti, Mariano Quirós, Agustín Montón, José Piovano, Felipe Panigatti, Juan Nemec, Miguel Cabrera, Rafael Nacer Levy, Antonio Selva, Faustino Lencioni, Averaldo Gentili y Moisés Kravetz. Ripamonti fue designado presidente y Juan Frosi secretario. La lista fue aprobada por unanimidad y ante el beneplácito de todos los presentes.

Sin embargo, había también otra preocupación latente: cuando llovía, la ciudad quedaba aislada por la falta de pavimento en las rutas, que en ese entonces eran de tierra y estaban totalmente descuidadas. Por este motivo y considerando la urgencia del tema, entre 1934 y 1939, la Comisión Directiva del CCIRR llevó adelante distintas gestiones para la pavimentación de la ruta Panamericana (actual ruta nacional 34), la ruta Santa Fe-Esperanza-Rafaela (hoy ruta provincial 70) y la ruta Santa Fe-San Francisco (actual ruta nacional 19).

Después de algunas palabras de los integrantes de la lista, se trató la propuesta del nombre. A diferencia del centro de Santa Fe, que era sólo comercial, aquí primó el criterio de agregar al sector industrial, por el peso que tenía en la FLXGDG HO IULJRUtÀFR GH /XLV )DVROL $Vt QDFLy HO Centro Comercial e Industrial del Departamento Castellanos (CCeIDC).

La importancia de la palabra escrita

Las primeras acciones /D HÀFLHQFLD GH ODV YtDV GH DFFHVR \ ODV redes de comunicación que unían a Rafaela con otras ciudades de la región y del país fue una de las primeras preocupaciones de los miembros del CCIRR. Por ello, una de las primeras acciones de la entidad se centró en mejorar las redes de transporte, con el objetivo de agilizar los movimientos tanto de mercaderías como de personas. Rafaela tenía el privilegio de ser un nodo ferroviario excepcional: cuatro líneas llegaban hasta la ciudad (Ferrocarril Central Argentino, Ferrocarril Santa Fe-Las Colonias, Ferrocarril Central Córdoba y Ferrocarril a Marini). Por este motivo, el primer presidente, Eduardo Ripamonti, trabajó incansablemente para que los horarios de llegada y partida de los trenes cumplieran con las necesidades de los comerciantes, consiguiendo que el Central Córdoba realice cuatro pasadas de ida y de vuelta semanalmente.

Las mejoras en las vías de comunicación de la ciudad y alrededores continuaron a lo largo de la década, y en el mismo período la entidad comenzó a tramitar el servicio telefónico en pueblos como San Vicente, Margarita, María Juana, Estación y Plaza Clucellas y Zenón Pereyra.

Desde su formación en la Navidad de 1932, el comité directivo del CCIRR reparó en la importancia de comunicar sus acciones a los socios de la entidad. Por ello, en mayo de 1934 VH HGLWy HO SULPHU EROHWtQ RÀFLDO LQIRUPDWLYR que sirvió de vínculo entre la institución y sus asociados. A través de estos comunicados, la Comisión Directiva dio a conocer todo lo relativo a sus actividades, los resultados de su labor y otros temas de interés general para la ciudadanía. Si bien las páginas de estos primeros boletines eran escasas, sus columnas estaban destinadas al tratamiento y estudio de temas de actualidad y a la búsqueda de soluciones a los problemas de orden económico, social o jurídico.

Notas de varios de los boletines publicados - 1940 y 1949

Reseña histórica

5


El primer diseño utilizado fue, remitiendo a la mitología griega, una ilustración del dios Hermes. Este dios era mensajero del Olimpo, siendo el representante de las fronteras, de los viajeros, del ingenio, de la astucia y del comercio en general. Además, como heraldo de los dioses, tenía una formidable habilidad en el uso de la palabra y la elocuencia en general. Hermes puede ser reconocido por su sombrero de ala ancha, sus sandalias aladas y su caduceo o vara de heraldo. Esta vara está rodeada de dos serpientes enroscadas, usualmente coronadas con un par de alas.

3ULPHU EROHWtQ R¿FLDO

La imagen propia: síntesis de mitología y valores Uno de los principales elementos que toda institución crea al conformarse es el logotipo. Esta idea no fue ajena a los socios fundadores del CCIRR, quienes emprendieron la difícil tarea de encontrar una imagen que pudiera sintetizar los valores, creencias y objetivos de la institución. El logotipo debía ser representativo y, a la vez, memorable y atemporal.

Como podemos ver en las primeras placas, pergaminos y publicaciones del CCIRR, la imagen de Hermes se presenta de forma ascendente, envuelto en un paño blanco y sosteniendo la carta constitutiva de la institución, en una clara alusión a la primacía de los valores colectivos antes que individuales. Sin embargo, dado que la novel entidad no sólo buscaba resguardar los intereses del comercio sino también de la industria, Hermes se posa en un pie sobre una rueda dentada con alas que simboliza la pujanza y el crecimiento del sector industrial. De fondo, la ciudad se levanta a las espaldas del personaje divino, coronando el paisaje un colosal faro, que metafóricamente orienta y guía a la institución en su tarea. Con el paso del tiempo y en busca de una HFRQRPtD JUiÀFD PiV HÀFLHQWH OD LQVWLWXFLyQ renovó su logotipo, reduciéndolo a los dos elementos fundamentales que sintetizan sus ámbitos de acción: el comercio, representado por el caduceo de Hermes, y la industria, representada metafóricamente con la rueda dentada.

La consolidación institucional (1945-1972) (O DxR VLJQLÀFy XQ SDUWHDJXDV HQ HO contexto internacional y social. La Segunda *XHUUD 0XQGLDO OOHJy D VX ÀQ FRQ

6

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

OD GHÀQLWLYD GHUURWD GH ORV UHJtPHQHV IDVFLVWDV que habían dominado la escena política europea del período de entreguerras. Pero, a


Reseña histórica

7


la vez, se inició una etapa de gran hostilidad política causada por el enfrentamiento geopolítico entre los Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. En Argentina, la llegada del General Juan Domingo Perón al poder inauguró una nueva página en la historia. Políticamente, marcó la entrada de los trabajadores a la arena política y el inicio de un modelo de Estado beneIDFWRU GLULJLVWD \ SODQLÀFDGRU (Q PDWHULD HFRQymica, este gobierno generó políticas orientadas al mercado interno a través de la consolidación de un patrón de industrialización nacional que había sido iniciado ya en la década anterior. Sin embargo, para 1955 la experiencia peronista terminó con una fuerte escalada de violencia que obligó al líder popular al exilio junto con la proscripción del Partido Justicialista. Comenzó así una etapa marcada por la inestabilidad política y la alternancia entre regímenes de facto y gobiernos democráticos.

en nuestra ciudad en 1995, habiendo dejado una imborrable huella, hecha de tinta y papel, de su presencia en la institución. Vale recordar que en 1965 se inauguró de PDQHUD RÀFLDO OD %LEOLRWHFD 7pFQLFD GHO &&,55 Su creación tuvo que ver con un interés de la Comisión Directiva en abrir un espacio para la cultura que también ayude al empresario local, aportando materiales de lectura relacionados con el comercio y la industria. A la par, ese mismo año también se creó el Instituto de Informes Comerciales (IIC), bajo el mandato del entonces presidente Juan López Caula.

A pesar de todos estos vaivenes en materia económica y política, en este período el accionar del CCIRR se enfocó en consolidar el lugar social e institucional que había logrado conformar desde sus orígenes. Internamente, estos fueron años de muchos logros: se creó la revista Orientación Empresaria, se gestionó la sede propia, se inauguró la Biblioteca Técnica, se realizaron varias exposiciones comerciales e industriales y se ofrecieron cursos y capacitaciones para los socios de la institución.

La revista Orientación Empresaria (Q ORV EROHWLQHV RÀFLDOHV GHO &&,55 VH transformaron en una revista propia. El título elegido fue Orientación Empresaria y, si bien su función era también informativa, contaba con más páginas, mayor tirada y una frecuencia mensual. El primer director editorial de la publicación fue Victorino Bayo, miembro activo e inquieto de la entidad, quien se mantuvo en el cargo a lo largo de 30 años, desde 1945 hasta 1975. Vale decir que Bayo además fue gerente de la institución, siendo de este modo la persona que más tiempo estuvo en ambos cargos. En diciembre de 1970, la revista cumplió 25 años y festejó sus Bodas de Plata con un merecido homenaje a su mencionado director y la entrega de una medalla de oro en reconocimiento de su labor. Don Victorino Bayo falleció

8

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

Homenaje a la Comisión Pro Desarrollo de Rafaela - 1972

En busca de un HGL¿FLR SURSLR Disponer de una sede propia fue, desde los comienzos, uno de los mayores anhelos del CCIRR. &RQ HVWR OD LQVWLWXFLyQ SRGUtD ÀMDU XQ OXJDU GH HQFXHQWUR \ EULQGDU D ORV VRFLRV ORV EHQHÀcios


Abrí tu Cuenta ahora &XHQWD 3\0(V

&XHQWD 3URIHVLRQDOHV

&XHQWD 1HJRFLRV

Reseña histórica

9


de tener un espacio donde desarrollar sus DFWLYLGDGHV $GHPiV HO HGLÀFLR SURSLR OH GDUtD a la entidad un lugar reconocible en la geografía de la ciudad. Pero ésta no fue una tarea fácil y pasaron varias décadas hasta que el Centro logró tener su sede. Hasta entonces, funcionó HQ HO SULPHU SLVR GH XQ HGLÀFLR XELFDGR en Avenida Santa Fe que no pertenecía a la institución. (Q HVH GHVHR GH WHQHU XQ HGLÀFLR SURSLR cobró más importancia y la Comisión Directiva del CCIRR, encabezada por Juan Skogman, logró la compra de un terreno ubicado en boulevard Roca y Arenales, con el aporte voluntario del socio y empresario Luis Fasoli. Para celebrarlo, se organizó un acto público y se colocó la “piedra fundamental” que daría inicio a las futuras obras de la sede propia. Pese al entusiasmo, el tiempo pasó y por diversos motivos económicos las obras no se pudieron concretar. Así fue que, en 1959, la familia del señor José Lorenzatti decidió ofrecer en venta al CCIRR su residencia familiar ubicada en la intersección de las calles 9 de Julio y Necochea para que funcione como sede de la entidad. El presidente de ese año, el señor Amilcar Carena, realizó un balance y llegó a la conclusión de que convenía más comprar esa casa que gastar en materiales y mano de obra para FRQVWUXLU XQD HGLÀFDFLyQ QXHYD \D TXH HUDQ tiempos difíciles y no abundaba el dinero. Acto seguido, se comunicó la propuesta y toda la Comisión Directiva estuvo de acuerdo en comprar la propiedad de la familia Lorenzatti por la suma de 800.000 pesos. El terreno donde se había colocado la piedra fundamental fue rematado y el dinero recaudado se utilizó para hacer refacciones en la actual sede.

La actual sede de 9 de Julio y Necochea 8QD HGLÀFDFLyQ SXHGH WUDQVPLWLU PXFKDV cosas juntas. Imponencia, seriedad, detallismo, delicadeza y majestuosidad son algunos de ORV DLUHV TXH VH UHVSLUDQ HQ HO DFWXDO HGLÀFLR del CCIRR. Por sus volumetría, sus detalles y artisticidad, es una de las construcciones más destacadas de la trama urbana rafaelina. /HYDQWDGD HQWUH ÀQDOHV GH OD GpFDGD GH y comienzos de 1920 por el empresario de la construcción Manlio Masini, tal como se dijo más arriba, perteneció a la familia de José

10

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

Lorenzati. Masini fue un gran contratista de obras de albañilería y especialista en trabajos decorativos, que se destacó en la realización de frentes artísticos e imitación piedra. ArquiWHFWyQLFDPHQWH HO HGLÀFLR VH SUHVHQWD FRPR una construcción maciza de dos plantas, con una serie rítmica de ventanas con celosías metálicas y con importantes balcones que resaltan especialmente la curva de la ochava. Sus dimensiones exacerbadas hablan de la PDMHVWXRVLGDG TXH HPDQD HO HGLÀFLR FRQ XQD VXSHUÀFLH GH PHWURV FXDGUDGRV VX fachada la cubren 23 ventanas y 3 puertas de acceso. Los ingresos sobre ambas calles conducen a un gran hall de doble altura, donde FRQÁX\HQ ODV KDELWDFLRQHV GH OD SODQWD DOWD Una claraboya de grandes dimensiones (que parece haber sido imaginada para un vitral que nunca se colocó) dota de luz natural a todo el lugar. Finas molduras del más perfecto cavado FRQ YDULDGRV PRWLYRV ÀWRPyUÀFRV KRMDV JXLUQDOGDV GH ÁRUHV ÁRUHV VXHOWDV GHFRUDQ WHFKRV y paredes. Una escalera en forma de “u”, con una herrería artística que replica los motivos ÁRUDOHV SHUPLWH OOHJDU DO VHJXQGR SLVR Sobre el acabado de la fachada con material de frente, del que daba gala de su destreza el constructor, se observan aplicaciones en relieve también con motivos vegetales. Al igual que la herrería de los balcones y a la altura de la cornisa, una serie entrelazada de rejas reproduce diseños modernistas. Como detalle GH FRORU SHUR TXH GLFH PXFKR VREUH OD HGLÀcación, encontramos un timbre de diminutas dimensiones de estilo Art Noveau que muestra XQ URVWUR IHPHQLQR GH SHUÀO \ UHVLVWH RFXOWR \ silencioso al paso del tiempo.

Las exposiciones comerciales e industriales Otro tema de importancia para los miembros del CCIRR fue la realización de diversas exposiciones para que los vecinos de la ciudad conocieran y se informaran sobre todo lo relacionado al mundo del comercio y la industria. Así, entre el 24 y el 31 de octubre de 1959, bajo la presidencia de Amilcar Carena, se realizó la Primera Exposición Industrial del Departamento Castellanos, que consistió en una semana


completa de exhibición del más variado tipo de equipamiento industrial. Las máquinas y todos los vehículos se posicionaron sobre boulevard Santa Fe, ante la mirada y el asombro de los vecinos de la ciudad. El hecho sirvió para seguir avanzando en la gestión de acciones conjuntas entre el Municipio local y los industriales de la región.

De modo similar, bajo el mandato de Juan López Caula, se llevó adelante una nueva exposición, pero esta vez orientada al comercio, que coincidió con la fecha de los festejos patronales. Como en la expo anterior, la gestión del evento fue colaborativa e involucró a representantes de la Municipalidad de Rafaela y del comercio local.

Primera Exposición Industrial del Departamento Castellanos - 1959

Reseña histórica

11


La red telefónica Otro hito de importancia en estos años fue la ampliación de la red telefónica, lograda gracias a las gestiones de la Comisión Directiva del CCIRR. En la década de 1960, Rafaela contaba con apenas cerca de 3.000 teléfonos en la

ciudad, y se requería un mínimo de 4.000 para que se pudiera ampliar la red de telefonía. En 1964, gracias a los trámites del entonces presidente Juan López Caula, se logró que le adjudicaran a la ciudad unos 3.500 dispositivos nuevos, llegando al número necesario para obtener la tan deseada ampliación.

El posicionamiento en la región (1972-1986) Además de las exposiciones, el CCIRR comenzó a participar activamente de otras acciones de interés para la comunidad rafaelina. Aquellos fueron años de grandes obras para garantizar el crecimiento económico de la ciudad y conseguir un mayor bienestar para sus habitantes. Entre 1973 y 1975, el empresario inmobiliario Clemente Gaggiotti asumió el cargo de la presidencia de la institución. Su padre, Tranquilo Gaggiotti, había formado parte del primer grupo de gestión del CCIRR en la Navidad de 1932, y le había inculcado a su hijo la pujanza de aquellos primeros empresarios e industriales de la región. De la gestión de Clemente Gaggiotti se destaca, principalmente, la creación de la Comisión Permanente Pro Desarrollo de Rafaela, que en el año 1972 impulsó obras de suma importancia para la comunidad rafaelina como la Universidad Tecnológica Nacional - Facultad Regional de Rafaela (UTN-FRRa) el acueducto Rafaela-Esperanza y el Parque Industrial de Rafaela (PIR). Otros proyectos de relevancia dentro de este período histórico fueron la gestión del sistema de iluminación de la ruta nacional 34 y la campaña “Compre Local”, en el año 1975.

Obras trascendentales El PIR nació a la par de otros similares y en consonancia con la Ley de Parques Industriales

12

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

que promovía en aquel momento la locación de pequeñas y medianas empresas industriales de distinta naturaleza en un espacio relativamente alejado del centro urbano. Así, en el año 1973 se creó la Asociación del Parque Industrial GH 5DIDHOD $3,5 HQWLGDG VLQ ÀQHV GH OXFUR con el fundamental objetivo de promocionar la mayor demanda de progreso. Para la instalación del PIR, el gobierno de la provincia dispuso por Decreto 02200/73 la expropiación de 32 hectáreas de terreno a la vera de la ruta nacional 34, a una distancia de dos kilómetros del centro de la ciudad. El acueducto fue otra obra necesaria para la ciudad de Rafaela, puesto que el consumo diario de agua corriente se había incrementado considerablemente en aquellos años y era necesario garantizar un mayor caudal del suministro desde la ciudad de Esperanza. Fue por ese motivo que, el 11 de febrero de 1972 VH ÀUPy HQ %XHQRV $LUHV HO GRFXPHQWR TXH KDbilitaba la realización del acueducto. La obra tendría casi 60 km de extensión, podría garantizar una dotación de 350 litros por habitante por día, cubriendo una demanda de servicio para toda la población de Rafaela hasta el año 2000. Pero, a pesar del entusiasmo y la necesidad, hubo que esperar hasta el año 1981 para su inauguración y puesta en funcionamiento. Por último, en esta época también fue creada la sede local de la UTN, como anexo de su par de Santa Fe. Esta casa de estudios fue el primer establecimiento de nivel universitario de la ciudad que brindó capacitación educativa y


DEFENDER RAFAELA

es defender un modelo de desarrollo que necesita la Argentina. A lo largo de toda la historia de la ciudad una gran cantidad de empresas rafaelinas se han desarrollado, han crecido, generaron trabajo, ganaron mercados en el mundo, e hicieron que Rafaela sea una marca de desarrollo. El Centro Comercial fue sin dudas la institución clave que asoció a los empresarios para potenciar y apuntalar este crecimiento.

Destaco y hago un reconocimiento a los hombres y mujeres que le dedicaron mucho tiempo a la institución y tuvieron responsabilidades destacadas. Ningún compromiso institucional nace desde la apatía o la indiferencia social. En estos 90 años cada una de las personas dejó su huella. Seguramente en las paredes del CCIR late la presencia de todas ellas.

Celebro estos 90 años que sirvieron para fortalecer el entramado productivo, consolidar nuestros valores y protagonizar la vida social de la ciudad.

Para los que vienen es un legado clave de esfuerzo, dedicación, visión, coraje y perseverancia. Es la inspiración necesaria para seguir construyendo el futuro.

'LSXWDGR 1DFLRQDO

Reseña histórica

13


técnica a los jóvenes con la posibilidad de acceder a un título de Ingeniería en Electromecánica y de Ingeniería en Construcciones. Esta oferta educativa complementó, a su vez, la de nivel medio de la Escuela Nacional de Educación Técnica Guillermo Lehmann con la que 871 FRPSDUWLy HGLÀFLR KDVWD HO DxR $ partir de ese momento, la institución contó con su propio predio ubicado en Roca y Artigas.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial En el año 1978, el CCIRR participó de las gestiones que, en 1983, permitieron emplazar HQ HO HGLÀFLR GHO ,QVWLWXWR 1DFLRQDO GH 7HFQRORJtD Agropecuaria (INTA)- una de las delegaciones del Centro de Investigaciones Tecnológicas de la Industria Láctea (CITIL), una iniciativa que luego evolucionó para convertirse en el área de Lácteos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

El INTI había surgido como un organismo dependiente de la Secretaría de Estado de Desarrollo Industrial, del Ministerio de Economía de la 1DFLyQ FRQ OD ÀQDOLGDG GH OOHYDU D FDER LQYHVtigaciones aplicadas para la industria nacional. Cabe destacar que los organismos creados por HO ,17, FRQ HQWLGDGHV RÀFLDOHV \ RUJDQL]DFLRQHV empresarias surgieron en respuesta a una QHFHVLGDG HVSHFtÀFD GH OD LQGXVWULD HQ momentos que fueron realmente difíciles para la ciudad y el país, puesto que el contexto internacional había cambiado en forma desIDYRUDEOH \ VH YLYtD XQ HVSLUDO LQÁDFLRQDULD consecuencia del desmantelamiento del Estado de Bienestar y la transformación de la matriz productiva argentina. Por otra parte, Argentina había contraído una importante deuda externa con la banca privada internacional y se encontraba en un período GH FULVLV QR VyOR ÀVFDO VLQR WDPELpQ SROtWLFD HQ marzo de 1976 caía el gobierno constitucional y tomaban el poder las fuerzas militares. Este gobierno de facto duró hasta el año 1983, momento en que el país entero transicionó a la democracia.

Un horizonte internacional (1986-2010) A mediados de la década del 80, se produjo XQ SURIXQGR FDPELR HQ HO SHUÀO SURGXFWLYR nacional provocado, en gran medida, por el fenómeno de la globalización. Gracias a los nuevos medios de información, comunicación y transporte, se logró tejer una red internacional de comercio e industria, facilitando también el movimiento de personas. Adaptado a este nuevo panorama, el sector exportador de las industrias de la ciudad comenzó a participar de ferias internacionales para vender sus productos y estableció relaciones comerciales con países latinoamericanos y europeos.

14

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

Comunicaciones y servicios Fue durante la dirección de Ricardo Galiano, empresario autopartista de la ciudad, que el CCIRR logró gestionar el sistema de telediscado nacional y de discado directo internacional para facilitar el trabajo de un empresariado que comenzaba a proyectarse en el exterior de manera creciente. En esa época, el servicio telefónico resultaba oneroso y se percibían demoras de horas para poder entablar una comunicación, inconveniente que el telediscado podía solventar. Durante la gestión de Galiano también se realizaron mejoras edilicias en


la sede del Centro y el IIC incorporó un centro de cómputos para ofrecer un mejor servicio, al tiempo que comenzó a brindarse asistencia técnico legal en todo lo referente a patentes de invención, marcas de productos y servicios. Rafaela se desarrolló como polo económico e industrial justamente por sus medios de transporte y por sus vías de comunicación; y parte del trabajo del CCIRR estuvo enfocado en esta

tarea. También en la gestión de mejoras de los servicios como el gas: es imprescindible mencionar que el sector empresario tuvo una notable importancia en la concreción del gasoducto que actualmente provee gas a la UHJLyQ FXDQGR D ÀQHV GH OD GpFDGD GHO \ D través de un trabajo conjunto de los empresarios de Rafaela, Sunchales y Esperanza- se logró la realización de esta importante obra.

Adjudicación de la obra del Gasoducto Regional Centro - 1988

Reseña histórica

15


Los años 90 Los años 90 en Argentina tuvieron la impronta del Plan de Convertibilidad y la apertura de las importaciones. Estas medidas, impulsadas por el Gobierno nacional dentro de un contexto internacional globalizado, presentaron nuevos desafíos al empresariado local y a las instituciones que los representaban. Así, las gestiones que se llevaron a cabo dentro de este período estuvieron orientadas a promover alianzas regionales y establecer relaciones internacionales. Estas acciones tuvieron lugar durante los mandatos de Juan Carlos López Curto, Juan Carlos Frautschi y Moisés Limansky. Con respecto a la construcción de vínculos regionales, en el año 1992, el Centro participó de la creación de la Fundación para el Desarrollo Regional (FDR) y, dos años después, en respuesta a la necesidad de reunir y representar a las micro y pequeñas empresas de la ciudad y de localidades cercanas, fundó la Cámara de Pequeñas Industrias de la Región (CAPIR). Estos eventos tuvieron destacada importancia para la ciudad y la región, en WDQWR SXVLHURQ GH PDQLÀHVWR HO GLQDPLVPR \ HO rol protagónico que consiguieron las instituciones, las organizaciones y los agentes del sector empresario junto con el Gobierno municipal.

Por otra parte, y en línea con las tendencias económicas globales, los empresarios de la ciudad consideraron de necesidad establecer vínculos participativos con centros de investigación en el extranjero, con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con empresas europeas y con organismos empresariales nacionales e internacionales. En el año 1995 fundaron también el Centro de Innovación Tecnológica de Rafaela (CITRA, hoy denominado Centro Multipropósito Rafaela, con las siglas CEMRAF) perteneciente al INTI, y en 1997 crearon el Centro de Desarrollo Empresarial &'( FRQ HO DSR\R \ ÀQDQFLDPLHQWR GH RUJDnismos internacionales. También en ese año, y gracias a las gestiones que lideró el CCIRR junto a diversas entidades y a los gobiernos local y provincial, se conformó el Centro Regional Rafaela del INTI. Al mismo tiempo, estos empresarios -a través del CCIRR- diseñaron estrategias de promoción a las pequeñas y medianas industrias locales mediante la participación en el Plan Estratégico para Rafaela (PER) que fue lanzado en 1996 con una proyección a seis años. En este marco, el Centro colaboró con el Municipio local en el proyecto de remodelación del boulevard Bv. Santa Fe y también instrumentó la Bolsa de Empleo.

Asamblea Constitutiva de la Fundación para el Desarrollo Regional - 1992

16

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Inauguración del Centro de Innovación Tecnológica de Rafaela - 1995

Inauguración del Centro de Desarrollo Empresarial - 1997

Reseña histórica

17


$O ÀQDOL]DU OD GpFDGD HO &&,55 FRQWDELOL]DED cámaras profesionales -espacios de coordinación de acciones comunitarias y colectivas entre FRPHUFLDQWHV H LQGXVWULDOHV DÀQHV \ IRUPDED parte de distintos organismos: la Federación de Industria Metalúrgica de Argentina (FIMAR), la Federación de Cámaras Empresarias del Comercio y Otras Actividades de la Provincia de Santa Fe (FECECO), la Federación de Entidades Industriales Santafesinas (FEIS) y la Confederación General de Industrias de la República Argentina (CGI), entre otras.

Un puente a la educación: la creación del ITEC La reversión de la economía y las altas tasas de desocupación, provocadas por la crisis política del año 2001, tuvieron un impacto negativo en todo el sistema industrial y comercial. El CCIRR no estuvo al margen de esta situación y bajo la presidencia de Roberto Lencioni se llevaron a FDER DFFLRQHV TXH DSXQWDURQ DO ÀQDQFLDPLHQWR de pymes locales y al desarrollo de herramientas crediticias. En este período, comenzaron a gestionarse también otros dos proyectos de envergadura: el Parque de Actividades Económicas de Rafaela (PAER) y el Resguardo Aduanero. -XQWR FRQ HO VHFWRU S~EOLFR VH LQWHQVLÀFy HO acompañamiento al Instituto de Capacitación y Estudios para el Desarrollo Local (ICEDeL) en capacitaciones de recursos humanos, relevamiento socio económicos y proyectos de utilidad para la ciudad. A su vez, la apuesta del empresariado por la revolución tecnológica se vio plasmada en la constitución del Centro Tecnológico de Servicios y, años más tarde, en la conformación del Instituto Tecnológico Rafaela (ITEC). Este último fue creado con la intención de formar capital humano para la industria local.

La primera presidente mujer En el 2006, Marta Williner asumió el cargo de la presidencia del CCIRR. Aquel año fue muy especial para la ciudad porque se conmemoró el 125º aniversario de su formación y el 74º

18

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

aniversario de la creación del Centro. Siguiendo la tradición institucional, la destacada empresaria rafaelina representó al ala industrial, después de la gestión de un representante del comercio local. Durante su mandato se gestó la Asociación Civil para el Desarrollo y la Innovación Competitiva Agencia Rafaela (ACDICAR), destinada a promover el crecimiento económico y social de la región centro. En ese marco se desarrolló también el Programa de Competitividad Territorial de la Región Central de la Provincia, que LPSXOVy HO ÀQDQFLDPLHQWR \ OD LQQRYDFLyQ SDUD ORV sectores productivos lácteos, metalmecánicos y de producción primaria. Por otra parte, gracias a la ayuda del INTI, del Centro de Investigación y Desarrollo de Santa Fe (CERIDE), del CDE y de la Comisión de Industrias del CCIRR, se pudieron compaginar acciones promovidas desde el sector público y el privado. Otro hito destacable de la gestión de Marta Williner fue la creación de una red articulada de instituciones educativas públicas, privadas y empresariales orientada a las necesidades del sector productivo local. Pero el proyecto prioritario del año 2007, que reunió a todas las cámaras y asociados, fue el Plan Estratégico Institucional (PEI). Los ejes que se tuvieron en cuenta para el establecimiento de objetivos a largo plazo para la institución fueron la gestión interna, la responsabilidad social empresaria, las relaciones institucionales y los servicios para el desarrollo empresarial. En el transcurso de la década, se continuaron las mejoras de infraestructura en la sede del Centro, con la inauguración del SUM, y con obras viales y de servicios para el PIR y el PAER. También se le dio una fuerte promoción al sector tecnológico y la industria del software a través de la creación de la Cámara de Empresas de Desarrollo Informático (CEDI), en agosto de $O ÀQDOL]DU VX PDQGDWR OD PHQFLRQDGD empresaria, pasó a ocupar un cargo en la vicepresidencia y continuó desde allí el desarrollo de otras acciones de mejora institucional. Trabajó en el rediseño de la imagen institucional y organizó el Primer Foro de Mujeres Emprendedoras, que tuvo lugar en el año 2008. Un año más tarde, el CCIRR participó también de la organización de la 3º Conferencia Industrial de la Federación Industrial de Santa Fe (FISFE) en la ciudad de Rafaela.


Una apuesta al territorio (2010-2020) Dando continuidad al PEI y los ejes fundantes del mismo, la gestión del empresario Diego Turco generó iniciativas y proyectos para las distintas cámaras. Un hecho destacable de este período fue la consolidación del área de comunicación institucional del CCIRR, GHGLFDGD HVSHFtÀFDPHQWH D OD GLYXOJDFLyQ GH ODV acciones y proyectos de la institución. También se potenció la especialización de los cuadros técnicos con la incorporación de especialistas en cada sector.

Global -al que la entidad había adherido en 2009- y la Mesa Directiva de la Red del Pacto Global en Argentina, desde donde se plantearon diversas iniciativas.

Propuestas integradoras En el área comercial, Turco buscó gestar un modelo asociativo de empresas para mejorar la competitividad, que se materializó en el año 2010 con la marca Paseo del Centro, impulsada por la Comisión Promotora de Centros Comerciales a Cielo Abierto de Rafaela. En el 2011, se iniciaron gestiones conjuntas con la Secretaría de Hábitat de la provincia para concretar un proyecto de construcción de 100 viviendas con lote propio para rangos medios de industrias de Rafaela y la región. La intención fue garantizar un hogar a aquellas personas que no pudieran acceder a viviendas sociales ni a créditos hipotecarios bancarios. Esta gestión fue responsable también de la coordinación del Proyecto Asociativo Mi Galpón, propuesto por la Comisión de Industrias al *RELHUQR QDFLRQDO SDUD ÀQDQFLDU LQIUDHVWUXFWXUD empresarial. Se organizaron encuentros de la Agenda Regional de Industrias (ARDI), se participó de la 4º Conferencia de la FISFE y, a nivel capacitaciones, se abrieron los programas Rafaela Emprende y Aprender en la Fábrica, ambos destinados a los jóvenes de la ciudad. Además, se mantuvo un vínculo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a través del Pacto

$QXQFLR R¿FLDO GHO SURJUDPD 0L *DOSyQ

En 2011, el Centro lanzó también el programa de Prácticas Profesionalizantes a través de OD ÀUPD GH FRQYHQLRV FRQ HO 0LQLVWHULR GH Educación, el Ministerio de Producción y la FISFE. Este programa de capacitación laboral alcanzó a los establecimientos de educación técnica de toda la provincia. Se gestaron proyectos de formación profesional y capacitación laboral, en conjunto con otras acciones de cooperación institucional y de asistencia técnica, con el propósito de promover el desarrollo de oportunidades de aprendizaje en el ámbito de la formación para el trabajo en dicho sector. Más adelante, en el año 2012, bajo la gestión de Germán Gaggiotti, el CCIRR convocó a los ex dirigentes de la institución para participar del Foro de Presidentes. Este espacio en la gremial empresaria buscó recuperar las voces y experiencias de quienes aportaron su trabajo a la entidad, en el marco del 80º aniversario del Centro. De esta manera, siguieron conectados a la institución y contribuyeron con ideas y consejos para las generaciones venideras.

Reseña histórica

19


Primer encuentro del Foro de Presidentes del CCIRR - 2012

Proyecto IncluiRSE Una de las acciones más importantes dentro del programa de responsabilidad social empresaria -uno de los ejes del PEI- fue el proyecto IncluiRSE, operativo desde el año 2010. Este proyecto consistió en la creación de un ÀGHLFRPLVR D SDUWLU GHO DSRUWH HFRQyPLFR GH los empresarios locales- para cooperar con asociaciones civiles de la ciudad. Con este fondo se compraron materiales y equipamientos para los talleres de plástica, radio, cine y títeres de la Asociación Civil El Umbral; y elementos y herramientas para el taller de carpintería de La Casona de los Pibes. A estos aportes solidarios, se sumaron otros destinados a las cooperadoras escolares para la compra de útiles escolares y otros materiales áulicos, a la Fundación Progresar, a la Casa del Adolescente y a la Granja Hogar El Ceibo. Cabe destacar que este programa fue apoyado también por el Municipio local, a través de la creación de la Subsecretaría de Inclusión Formal, que buscó promover la incorporación de personas con discapacidad al mercado laboral.

Taller IncluiRSE - Nuevas técnicas de gestión para mejorar el trabajo de nuestras organizaciones - 2016

20

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

El futuro está en manos de las nuevas generaciones En esta década del siglo XXI y casi llegando a la actualidad, el CCIRR continuó apostando a la capacitación de los ciudadanos en el entramado económico regional. Las acciones RULHQWDGDV D HVWD ÀQDOLGDG UHVSRQGLHURQ D XQD demanda cada vez más creciente de trabajadores en la industria y el comercio locales. Ese fue, en parte, el objetivo del proyecto Jóvenes Embajadores, una apuesta institucional por la apertura de espacios de participación para las nuevas generaciones. Para ello, se conformó un grupo de representantes juveniles de la ciudad y la región que cumplieron el rol de agentes del CCIRR y sus cámaras, asistiendo a reuniones, congresos, rondas de negocios y otros eventos de relevancia. Asimismo, los jóvenes que participaron de la iniciativa pudieron acceder también a becas de estudio o residencias en el exterior para especializarse en diversas áreas académicas de interés.

Primer encuentro de Jóvenes Embajadores - 2012


Por otra parte, en el año 2012 el CCIRR apoyó la creación de un stand de Rafaela en la reconocida feria nacional Tecnópolis para mostrar los avances en materia de desarrollo productivo a nivel local. Al año siguiente, en 2013, el Centro participó también del congreso provincial La educación técnica y la producción, organizado por la FISFE en forma conjunta con el Ministerio de Producción y de Educación de la provincia, con sede en la localidad de Recreo. Este encuentro facilitó la articulación entre el sector productivo y el educativo para dialogar sobre la política educativa técnica necesaria para el desarrollo industrial de la provincia. En 2014, el CCIRR cedió su sede para la realización del 2° Congreso de educación y producción: Dos claves para el desarrollo, que contó con la presencia del entonces gobernador de Santa Fe, Dr. Antonio Bonfatti y la ministra de Educación de la provincia, Claudia Balagué. Ese mismo año se apoyó el proyecto de la Universidad Nacional de Rafaela (UNRaf), la primera universidad pública y gratuita de la ciudad; la cual fue creada mediante la Ley N° 27.062. También en 2014 se organizó el

Desafío ECO, un campeonato federal de autos ecológicos impulsados por energías renovables y diseñados por alumnos de las escuelas técnicas de todo el país. Este certamen contó con la participación de escuelas técnicas de Rafaela y localidades como San Vicente, Sunchales, Tostado, Esperanza y San Carlos. En el mismo año, se inauguró el Centro de Formación, Investigación y Desarrollo en Soldadura Industrial, ubicado en las dependencias del ITEC y, al año siguiente, la Cámara de Profesionales en Marketing de Rafaela y la Región (CPMRR) presentó la primera edición del #SerMarketing, un evento dirigido a estudiantes, profesionales y al empresariado local. En otro orden, también en 2015 comenzó a materializarse el proyecto del Centro Tecnológico de Manufactura e Industria Digital (CenTec), una red institucional de servicios, conformada por ACDICAR, INTI, UNRaf, ITEC y UTN-FRRa que permite articular servicios y recursos humanos especializados con el objetivo de ofrecer asistencias tecnológicas que potencien los procesos de innovación en las empresas de la región y el país.

Reseña histórica

21


Empresarial y el Desafío de Robótica, que articuló a más de 100 alumnos de Rafaela y la región.

Inauguración del Centro de Formación, Investigación y Desarrollo en Soldadura Industrial - 2014

Congreso de Turismo y Desarrollo - 2019

Comprometidos con la ciudad

3ULPHUD HGLFLyQ GHO 6HU0DUNHWLQJ

Asimismo, en 2015 y en 2016, se impulsaron las Jornadas Nacionales de Actualización Industrial del INTI y el CenTec, nuevamente hospedadas en la sede del CCIRR, de las que participaron representantes industriales de todo el país y de Brasil. En el año 2018, se concretó la incorporación de tecnología de vanguardia, aún única en el país, tanto en el CenTec (con la adquisición de una impresora 3D para metales, además de otra para plásticos) como en el INTI (con la puesta en marcha de un tomógrafo industrial). En el año 2019, se inició la ampliación de la sede del ITEC para mejorar las áreas de capacitación destinadas a alumnos universitarios de formación profesional y a la comunidad en general. La nueva construcción, actualmente en pleno uso, permitió reorganizar las aulas y WDOOHUHV GXSOLFDQGR OD VXSHUÀFLH GLVSRQLEOH También en 2019 se desarrolló el Congreso de Turismo y Desarrollo, del que participaron referentes de Santiago del Estero, Buenos Aires, Gualeguaychú, Santa Fe, Rosario, San Nicolás, Esperanza, Humberto Primo y Ramona, entre otros. Ese mismo año se llevó adelante el 1º Programa de Mentores para el Desarrollo

22

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

Múltiples fueron las iniciativas y proyectos que se concretaron en esta década. En materia de cultura, desde 2010, tras percatarse de la evidente falta de espacios culturales adecuados SDUD OD FLXGDG HO &&,55 LPSXOVy ÀUPHPHQWH la decisión de transformar la ex terminal de ómnibus en un lugar destinado a la cultura. El proyecto se concretó entre 2014 y 2015, cuando la Municipalidad de Rafaela inauguró el Complejo Cultural del Viejo Mercado, logrando que allí funcionen el Museo Municipal de Arte Dr. Urbano Poggi, la Biblioteca Pública Municipal Lermo R. Balbi, el Liceo Municipal Miguel Flores, la Escuela Municipal de Artes Escénicas José Pepe Fanto y el Archivo Histórico Municipal, junto con el Foto Cine Club Rafaela y el Archivo del Centro de Estudios e Investigaciones Históricas de Rafaela. $O ÀQDOL]DU HO DxR VH DFRUGy OD DSURbación de una Ordenanza que dotó de fondos a ACDICAR para garantizar su continuidad y fomentar políticas de desarrollo, inclusión tecnológica e inclusión social, generando la posibilidad de que los emprendedores pudieran acceder a nuevas tecnologías y créditos, que la infraestructura llegue a la ciudad y la región, y que se articulen planes en común con otras ciudades. Al año siguiente, en el 2015, el Centro también colaboró activamente con el Municipio local en el desarrollo del Plan Rafaela Productiva 2020, con una agenda de proyectos estratégicos que orientarían las acciones de los sectores productivos y de los gobiernos locales y regionales.


El compromiso social y civil también estuvo presente en las acciones del CCIRR. En 2015, se elaboró el primer Mapa Social de las Organizaciones de la Sociedad Civil de Rafaela, una herramienta producto de un arduo relevamiento realizado en la ciudad para conocer cómo funcionan las organizaciones existentes en la ciudad que actúan en los diversos ámbitos. Este mapa se realizó a través del programa IncluiRSE, en colaboración con el ICEDeL y la Subsecretaria de Economía Social y Empleo de la Municipalidad de Rafaela.

pavimentación de la avenida Juan Domingo Perón, optimizando la salida directa a la ruta nacional 34 y el ingreso a la sede del ITEC. En 2018, se comenzó a trabajar en un plan de viviendas para mandos medios de industrias, con la articulación entre la Comisión de Industrias del CCIRR, la Cámara Inmobiliaria Rafaela (CIRA) y el Instituto Municipal de la Vivienda. Y, en 2019, se impulsó la primera edición de la campaña de prevención contra el cáncer de mama, denominada La Prevención está en Vos. Ese mismo año, se presentó la Comisión Promotora de Paseo Roca Rafaela, con actividades orientadas a fomentar este distrito comercial e incentivar a las personas para que recorran el sector y conozcan su oferta de productos y servicios.

3UHVHQWDFLyQ GHO SULPHU 0DSD 6RFLDO GH ODV 2UJDQL]DFLRQHV de la Sociedad Civil de Rafaela - 2015

En materia edilicia, en el 2017 se inauguró el Salón de Usos Múltiples (SUM) del Área de Servicios Comunes del sector industrial del 3$(5 (O HGLÀFLR VH FRPSRQH GH WUHV EORTXHV uno dedicado a los servicios de emergencia (bomberos + salud), otro que responde a las necesidades propias de la institución que desarrolla la iniciativa (SUM), y el último que agrupa servicios generales (cantina + banco) y de prevención (policial); todos ellos articulados entre sí por el espacio público que remata en su parte sur en la Plaza de la Industria. En lo que respecta a conectividad vial, en 2014 se ORJUy XQ LPSRUWDQWH DYDQFH FRQ OD FRQÀUPDFLyQ de la puesta en marcha de las obras para transformar la ruta nacional 34 en autovía, entre Angélica y Sunchales. En esta misma línea, en 2018 se logró la una mejora sustancial en el acceso al sector industrial, mediante la

Jornada de La prevención está en vos - 2019

También en el año 2018, la Cámara de Empresarios Proveedores del Agro de Rafaela (CEPAR), con la colaboración del Municipio local, organizó un evento de relevancia para la ciudad en el que se remataron un número importante de máquinas agrícolas: más de 200 entre cosechadoras, tractores y equipos fumigadores, entre otros implementos agrícolas.

Remate de maquinaria agrícola organizado por CEPAR 2018

Reseña histórica

23


De los años de pandemia a la actualidad (2020-2023) El año 2020 comenzó con un evento de dimensiones globales que afectó las economías de todos los países del mundo. Este fenómeno fue la pandemia del COVID-19, una enfermedad infecciosa causada por el virus SARS-CoV-2 TXH VH OOHYy LQÀQLGDG GH YLGDV KXPDQDV (Q nuestro país, las medidas sanitarias adoptadas para prevenir el contagio masivo fueron tomadas por el entonces presidente de la Nación, Alberto Fernández, en acuerdo con los gobernadores de las provincias. Así, el 20 de marzo de 2020 se dispuso por Decreto el denominado Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), seguido de otro protocolo de Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (DISPO). La campaña de vacunación inició recién en diciembre del mismo año, por lo que hasta entonces hubo que adaptarse a las medidas dispuestas por el Gobierno y enfrentar, en muchos casos, la pérdida de seres queridos. Sin dudas, la pandemia provocó una crisis sin precedentes en todos los países del mundo y en Argentina los desafíos fueron mayores, puesto que la situación económica, política y social de antesala ya era difícil. Ante esta compleja situación, el CCIRR coordinó los esfuerzos de un importante número de asociados, que realizaron millonarios aportes económicos para contribuir al mejoramiento integral del sistema de salud del Hospital Jaime Ferré de Rafaela, lo que incluyó la compra de múltiples equipos e insumos (bombas de infusión, monitores mulWLSDUDPpWULFRV FROFKRQHV LQÁDEOHV UHVSLUDGRres portátiles, tubos de oxígeno, tensiómetros, equipos rodantes de rayos X, estetoscopios, lámpara cialítica, tanque de oxígeno, respiradores mecánicos, equipo de plasmaféresis, oxímetros, mobiliario para internación, gases medicinales, barbijos quirúrgicos, telas para frazadas, etc.). A su vez, el Centro contribuyó con aportes económicos para la realización de

24

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

XQD LQYHVWLJDFLyQ FOtQLFD FLHQWtÀFD UHODFLRQDGD con el uso de ibuprofeno inhalado y concretó la compra de 200 máscaras de protección facial para el personal, diseñadas por el centro de investigación aplicada UNRaf TEC, y confeccionadas por la empresa rafaelina UNITEC. Por otra parte, desde la pandemia de COVID-19, ACDICAR trabajó en el diseño y ejecución de OtQHDV GH ÀQDQFLDPLHQWR SDUD S\PHV \ HPSUHQdedores. Se entregaron créditos para capital de trabajo y gastos de funcionamiento y se continuó apoyando proyectos de mejora dentro del eje de transformación digital. Asimismo, VH JHVWLRQy XQ IRQGR GH ÀQDQFLDPLHQWR SDUD pymes y emprendedores, en el marco del Fondo Nacional de Capital Social (FONCAP).

Donaciones de empresarios locales para la compra de respiradores y oxímetros para el Hospital Jaime Ferré - 2021

En línea con los principios del Pacto Global de 1DFLRQHV 8QLGDV ÀUPDGR HQ MXOLR GH HO CCIRR llevó a cabo acciones de involucramiento social. Se destacan en este período especialmente aquellas iniciativas que se pusieron en marcha en torno a la pandemia de COVID-19, el cuidado del ambiente, el programa IncluiRSE, las mentorías empresariales y la responsabilidad social interna. Se continuó apoyando el programa de Instituciones Sustentables, una iniciativa del Instituto para el Desarrollo


3SPUFHFNPT UPEP FO MB WJEB EF MBT QFSTPOBT 3PSRVF FM DPSB[ O EF MBT JOTUJUVDJPOFT FTU FO TV HFOUF `)FMJDJUBNPT B Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región QPS TVT 90 B PT EF WJEB

sancorseguros.com.ar

Reseña histórica

25


Sustentable de Rafaela (IDSR) y la Secretaría de Producción, Empleo e Innovación de la Municipalidad de Rafaela, que se materializó a través de un trabajo de articulación entre el Estado local, las Cooperativas de Recicladores Urbanos y el sector privado. Otra de las iniciativas acompañadas fue el Banco de Alimentos de Rafaela, una propuesta de la Asociación Civil Iniciativa Solidaria que trabaja para resolver las problemáticas del hambre, la malnutrición y el desperdicio de alimentos, en la ciudad y en la región.

conjunta en la remodelación de los canteros del microcentro y en la actualización del Código Urbano. También participó del proyecto de pavimentación del camino público Nº 6, en el tramo comprendido entre la traza actual de la ruta nacional 34 y la variante. Dentro del eje de desarrollo de obras también se encuentra la refuncionalización de la sede de la entidad, tanto en términos de remodelaciones edilicias como de actualización tecnológica,y la construcción de un destacamento de bomberos y de emergencias médicas en el área industrial.

En el año 2020, gracias al Programa de Desarrollo de Parques Industriales promovido por el Gobierno nacional, el CCIRR pudo concretar diversas mejoras en el área industrial de la ciudad que continúan hasta la actualidad. Estas gestiones forman parte del Proyecto Integral de Mejoras para el Área Industrial y consisten en obras de pavimento, iluminación, red de gas natural, seguridad, ciclovías, ciclocarriles, forestación y lugares de esparcimiento. Al año siguiente, la CaCEx logró, después de 20 años, la concreción del proyecto del Centro Logístico Internacional en cercanías del PAER. La puesta en funcionamiento del Centro está prevista para este año.

Otra de las acciones promovidas por el CCIRR en este período fue la primera edición de la Encuesta de Remuneraciones. Se trata de una iniciativa que tiene como objetivo potenciar la Comisión de Política Laboral del Centro y posicionarla como referente en esta temática, en la ciudad y en la región. A través de esta encuesta, las empresas pueden acceder de manera ágil, FRQÀDEOH \ FRQÀGHQFLDO D OD LQIRUPDFLyQ DFWXDOL]DGD VREUH VDODULRV \ EHQHÀFLRV TXH OHV D\XGH a tomar mejores decisiones sobre la administración del costo laboral y la atracción y retención de talentos.

Aporte provincial a favor de la CaCEx para la construcción del Centro Logístico Internacional de Rafaela - 2021

En el año 2021, el CCIRR reforzó su compromiso con el Municipio y la ciudad trabajando de forma

Remodelación de los canteros de boulevard Santa Fe - 2022

26

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

Para lograr mejoras en el ámbito laboral, el CCIRR también colaboró con la administración provincial, el Ministerio de Trabajo y la Superintendencia de Riesgos del Trabajo de la Nación en la creación de una Comisión Médica Jurisdiccional pensada para que el trabajador cuente con un mejor acceso a las prestaciones económicas y médicas que le corresponden por derecho. A pesar de los vaivenes económicos y de la situación política del país, el CCIRR ha podido en estos años articular otras tantas iniciativas de interés para la ciudad y la región. Además de todo lo que ya hemos revisado a lo largo de


Reseña histórica

27


este escrito, destacamos el trabajo continuo en el fortalecimiento de las instituciones que fueron fundamentales para la entidad, como el ITEC, la UNRaf Tec y el CenTec. Y recuperamos, SDUD ÀQDOL]DU OD FRQVROLGDFLyQ GHO &&,55 -RYHQ XQ iUHD HVSHFtÀFD GHVWLQDGD D ODV QXHYDV generaciones de empresarios, emprendedores y profesionales de todos los sectores productivos, que serán los líderes del desarrollo empresarial en los próximos años. Todos estos ejes forman parte de la actualización del PEI del CCIRR, cuyo desafío consiste en preparar a la institución para los nuevos HVFHQDULRV \ DÀDQ]DUOD FRPR XQ HVSDFLR GH formación e intercambio para los jóvenes empresarios y emprendedores de la ciudad y la región.

3UHVHQWDFLyQ R¿FLDO GHO &&,55 -RYHQ

Camino al centenario El CCIRR ha cumplido 90 años. Un aniversario siempre es una buena excusa para tomarse un instante y mirar hacia atrás. Al revisar la historia, se hace evidente que muchos y muy variados fueron los desafíos a los que la institución tuvo que enfrentarse. Desde coordinar los horarios de trenes, pasando por organizar exposiciones y eventos comerciales e industriales, hasta esperar casi 30 años para poder FRPSUDU XQ HGLÀFLR SURSLR R GRQDU PDWHULDO sanitario y ofrecer créditos destinados a las empresas e industrias locales para hacer frente a una pandemia de escala global. Pero voltear la mirada no sólo sirve para hacer un balance de todo lo vivido en estos años, sino también para percatarse de que todavía queda mucho camino por recorrer.

28

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

Los presidentes del CCIRR Eduardo Ripamonti (1932-1935) Faustino Lencioni (1935-1937 y 1941-1943) Aurelio Severin (1937-1939) Ítalo Berta (1939-1941) Juan Skogman (1943-1947, 1949-1951 y 1953-1957) Francisco Roulet (1947-1949) Amilcar Carena (1957-1961) Ernesto Bruera (1961-1963) Juan López Caula (1963-1967) Roberto Pron (1967-1971) Clemente Gaggiotti (1973-1975) Osvaldo Acastello (1975-1980) Juan Basso (1980-1982) Edmundo Marzioni (1982-1986) Ricardo Galiano (1986-1988) Armando Williner (1988-1990) Juan Carlos López Curto (1990-1992 y 19941996) Juan Carlos Frautschi (1992-1994) Moisés Limansky (1996-2000) Roberto Lencioni (2000-2006) Marta Williner (2006-2008) Oscar Parra (2008-2010) Diego Turco (2010-2012) Germán Gaggiotti (2012-2014) Pablo Laorden (2014-2016) Andrés Ferrero (2016-2020) Diego Castro (2020-2022) Mauricio Rizzotto (2022-actualidad)

Los directores del CCIRR Francisco Bigi (1933-1937) Francisco Perucca (1937-1945) Victorino Bayo (1945-1975) Homero Defagot (1975-1991) Federico Sepliarksy (1991-2008) Natalia Aquilino (2008-2009) Benjamín Albrecht (2009-2018) Iván Acosta (2018-actualidad)


/RV SUHVLGHQWHV GHO &&,55

Ricardo Galiano (1986-1988) Una gestión marcada por la reconstrucción de los vínculos institucionales en los albores de la restauración democrática. sino también las organizaciones no gubernamentales. Entre los dirigentes que pasaron por la presidencia del CCIRR, Ricardo Galiano ostenta un importante privilegio: vivió en primera persona aquella etapa dentro de la gremial empresaria. Siendo muy joven Ricardo ya había incursionado en la representatividad gremial. Habiendo iniciado su actividad en 1967 como mecánico de sistemas de freno, fue uno de los fundadores de la Asociación de Propietarios de Talleres Mecánicos (APROTAME). Posteriormente, por invitación de Carlos Marzioni, también fundó la Cámara de Repuesteros Automotor de Rafaela (CRAR), una de las más dinámicas dentro del Centro.

Este 2023 Argentina está celebrando el 40° aniversario de la restauración democrática. La elección del 30 de octubre de 1983 marcó HO ÀQDO GH OD GLFWDGXUD PLOLWDU TXH JREHUQy HO SDtV GHVGH \ VLJQLÀFy HO FRPLHQ]R GH XQD etapa, afortunadamente ininterrumpida, de soberanía popular en la elección de los poderes representativos del Estado. Ciertamente son PXFKRV ORV tWHPV TXH FRQÀJXUDQ HO SDVLYR GH las últimas cuatro décadas, pero el principal DFWLYR OR FRQÀJXUD OD IRUWDOH]D GH ODV LQVWLWXciones de la democracia para sostener en poder de los ciudadanos el mayor instrumento de representatividad, que es el voto popular. La década del 80 tuvo, en muchos sentidos, el carácter de una gran transición, a la que tuvieron que adaptarse no sólo los poderes estatales,

Con todo ese bagaje de experiencias previas y una inquietud permanente por innovar y crecer, Ricardo comenzó a incursionar en la industria allá por 1981. “Se había producido una de las tantas crisis que suelen suceder con las importaciones. No entraban repuestos desde el exterior y había muchos camiones que tenían sistemas de frenos que debían ser reparados. Así que empecé a fabricar los repuestos que se necesitaban, como una forma de sustituir importaciones”, cuenta ahora, al memorar aquellos inicios en la actividad industrial. Luego de sumarse al trabajo en la Comisión de Industrias, en la cual estableció relación con dirigentes de la talla de Juan Basso, Osvaldo Acastello, Armando Williner, Juan Carlos Frautschi, Edmundo Marzioni y otros, en plena transición democrática asumió responsabilidades importantes dentro de la institución.

NUESTRAS SUCURSALES

i Casa Central Rafaela, Santa Fe. i San Justo, Santa Fe. i Franck, Santa Fe. i San Francisco, Córdoba. Entrevistas i Bandera, Santiago del Estero.

29

www.grossotractores.com.ar


“Fue una época muy, muy dura -recuerda Ricardo- porque recién salíamos del gobierno militar y todos los mecanismos de vinculación con los gobiernos había que crearlos. Por ejemplo, los políticos hacían sus campañas, pero -después de tantos años de militares- recibirlos, escucharlos y proponer cosas era algo nuevo. Los invitábamos para ver qué pensaban y también para dejar sentadas nuestras posturas y demandas sobre distintas cosas. Al principio eran acercamientos con la esperanza de que luego nos dieran respuestas. No siempre ocurrió que nos respondieran con hechos concretos, eso siempre depende de cada gobierno, pero las gestiones estaban y de hecho se fueron consiguiendo cosas. Siempre tuvimos claro que ese acercamiento era necesario”, señala.

La defensa de la industria, una prioridad En coincidencia con el testimonio unánime de todos los presidentes que pasaron por el CCIRR, Ricardo enfatiza que su interés por la participación gremial “nunca fue para obtener EHQHÀFLRV SHUVRQDOHV 3XHGR GHFLU TXH QLQJXQR de los que participamos en las comisiones del CCIRR lo hicimos para eso. En mi caso, mi prioridad era defender a la industria rafaelina y al sector productivo en general, con el comercio y los servicios. Hacer cosas que nos sirvieran a todos. Nunca pensé en hacer algo desde la gremial empresaria que me sirviera a mí personalmente o a mi empresa, sino que lo hice para EXVFDU XQ EHQHÀFLR SDUD WRGRV 6L OR ORJUDED HQ GHÀQLWLYD WDPELpQ PH LED D IDYRUHFHU SRUque en ese ‘todos’ estaba mi empresa. Ese fue siempre mi enfoque y creo que el de todos los que pasamos por la gremial empresaria”. La presidencia de Ricardo fue un ciclo muy dinámico, con transformaciones para la ciudad y la región. En Rafaela había mucho por hacer y en esa búsqueda del bien común se plantaron algunos mojones que ahora recuerda con orgullo. En un recorte periodístico de marzo de 1987, el entonces presidente del CCIRR -que todavía se llamaba Centro Comercial e Industrial del Departamento Castellanos- aparece junto al ministro de Obras Públicas de la provincia, Carlos Jaskellioff, y al senador

30

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

departamental de ese momento, Raúl Stradella, con un tema central: la gestión para conseguir un gasoducto que uniera Santa Fe con Esperanza, Rafaela y Sunchales. El gasoducto llegó a Rafaela un par de años después, aunque ahora HVD WUD]D SODQLÀFDGD HQWRQFHV HV OD TXH WHUPLna de ejecutarse para el Gasoducto Regional Centro.

El DDI y otros logros En pleno siglo XXI y con internet, las redes sociales y las comunicaciones que existen hoy en día se pierden de vista otros logros muy especiales. El 26 de agosto de 1988, en la sede social del Centro, se puso en marcha el sistema de Discado Directo Internacional (DDI). Hasta entonces, todas las comunicaciones con el exterior requerían una tramitación a través GH RSHUDGRUHV OR TXH GLÀFXOWDED HQRUPHPHQWH el contacto comercial con clientes del exterior. La entonces Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTel) había construido en Rafaela XQ HGLÀFLR FRQ PRGHUQR HTXLSDPLHQWR WHFQRlógico. Sin embargo, casi nadie sabía la potencialidad que ello ofrecía. “Pasó que ENTel tenía XQ FRQÁLFWR JUHPLDO 3RQHU HQ PDUFKD HO '', implicaba dejar de depender de los operadores y entre ellos había traductores y personal técnico que se quedaban sin trabajo. Nosotros nos enteramos casi por casualidad que el sistema que se había instalado en Rafaela nos daba la posibilidad de poner en marcha el DDI y cuando VH UHVROYLy HO FRQÁLFWR JUHPLDO OD FLXGDG IXH una de las primeras en el país en contar con HVH VHUYLFLR )XH XQ JUDQ EHQHÀFLR QR VyOR para las empresas, sino para toda la ciudad, un enorme avance en las comunicaciones de ese momento.” Con un ayuda memoria de puño y letra, Ricardo Galiano agrega otros importantes logros de la Comisión Directiva que encabezó en aquellos años, como lo fue un convenio de complementación suscripto con la Dirección de Asesoramiento Técnico, a través de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Rafaela (CIMR), SDUD HO ÀQDQFLDPLHQWR GH XQ ODERUDWRULR TXH VH constituyó en la ciudad. Además, en reuniones con la Confederación General de la Industria (CGI) se logró incluir a la zona de Rafaela como la primera región del


SDtV SDUD XQ HVWXGLR VREUH VX SHUÀO LQGXVWULDO estableciéndose vínculos con la Universidad de Bologna, en convenios de cooperación que permitieron el estudio del “caso Rafaela” como un distrito industrial similar a los del norte de Italia. En 1987 también el CCIRR fue parte de las gestiones realizadas por más de 15 entidades de la provincia para normalizar el funcionamiento de la Federación de Centros Comerciales de Santa Fe y de la Federación de Industrias, cuyo funcionamiento se había visto discontinuado durante los gobiernos militares. En el plano gremial, hubo actividades destinadas a fortalecer el comercio exterior y en lo social la institución participó en las gestiones -junto al senador Stradella y al entonces concejal Omar Emmert- que llevaron a la donación de terrenos del Estado nacional para la posterior ejecución, por parte de la Dirección de Vivienda y Urbanismo de la provincia, de 532 viviendas de la operatoria FONAVI, en lo que hoy es el barrio 17 de Octubre.

Un párrafo especial le dedica Ricardo a los aportes del Ing. Víctor Monti, director del Centro de Investigación Tecnológica de Santa Fe, organismo dependiente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Monti fue un activo colaborador en todas las políticas de capacitación empresarial y un impulsor de las áreas industriales, por lo que el Parque Industrial de Rafaela (PIR) fue bautizado con su nombre. En la actualidad, aunque alejado de un rol activo en la gremial empresaria, Ricardo sigue al frente de la empresa RG Frenos, y es uno de los industriales más reconocidos de la ciudad. “Siempre estoy a disposición para colaborar con la institución, sobre todo cuando nos reunimos los ex presidentes, y siempre destaco la importancia de participar. Lógicamente hay nuevas generaciones trabajando en la entidad, pero estoy muy orgulloso de lo que hicimos y cuando repaso las fotos y veo los grandes dirigentes que me acompañaron en la gestión o con quienes compartimos muchas iniciativas y logros, no puedo menos que sentirme satisfecho por lo alcanzado.”

Asegurando los cimientos de la institución El título que encabeza estos párrafos puede sugerir una metáfora sobre la calidad de los dirigentes que hacen a la fortaleza de las organizaciones con aportes de gestión, ideas y acciones destinados a sobrevivir el paso de las décadas. Ciertamente Ricardo integra el grupo de personalidades TXH PHUHFH XQD DÀUPDFLyQ VHPHMDQWH 3HUR WDPELpQ YDOH PHQFLRQDU XQD REUD TXH OLWHUDOPHQWH hizo que el equipo de dirigentes que lideraba durante su presidencia tuviera que ocuparse de los cimientos del CCIRR. De los cimientos edilicios. A partir del acueducto que se había puesto en marcha luego de gestiones impulsadas por la entidad varios años antes, los frentistas servidos por la red de agua potable fueron obligados -con el cierre de la opción de utilizar bombeadores para extraer agua de napa- a utilizar el agua de red para todos los usos diarios del hogar, por lo que millones y millones de litros de agua traídos desde Esperanza se volcaron al subsuelo de la ciudad diariamente y fueron saturando la capacidad de absorción natural, dado que las redes de cloacas no acompañaron el mismo ritmo de avance que las redes de agua potable. Así, para la segunda mitad de la década de los años 80, la saturación de los suelos creó un problema adicional que se transformó en una cuestión de Estado: las napas elevadas inundaron VyWDQRV HQ DOJXQDV ]RQDV TXHGDURQ D SRFRV FHQWtPHWURV GH OD VXSHUÀFLH \ HQ HO FHQWUR GH OD

Entrevistas

31


FLXGDG ORV VXHORV SHUGLHURQ FRQVLVWHQFLD \ HVWDELOLGDG *UDQGHV HGLÀFLRV FRPR OD -HIDWXUD GH 3ROLFtD \ OD &DWHGUDO 6DQ 5DIDHO DIURQWDURQ HO ULHVJR GH ´KXQGLUVHµ HQ HO VXHOR LQHVWDEOH SRU VX peso. Unos movimientos de pocos milímetros podían generar grietas en las paredes y el riesgo cierto de un colapso de las estructuras. ´1XHVWUR HGLÀFLR GH FDOOH 1HFRFKHD WDPELpQ HPSH]y D PRVWUDU VtQWRPDV GH HVWRV SUREOHPDV \ HVR QRV SUHRFXSy PXFKtVLPR 6LOYLR )RQWDQHW HUD QXHVWUR YLFHSUHVLGHQWH \ HQ OD &RPLVLyQ 'LUHFWLYD VLJXLHQWH IXH WHVRUHUR DVt TXH D pO OH WRFy MXQWDU HO GLQHUR TXH KDFtD IDOWD SDUD HQFDUDU HO WUDEDMR GH FLPHQWDFLyQ TXH KL]R HO ,QJ +RPHUR ,QJDUDPR 6H LQ\HFWDURQ XQRV SLORWHV GH KRUPLJyQ D JUDQ profundidad para reforzar los cimientos y creo que se puede decir que eso salvó la integridad HVWUXFWXUDO GHO HGLÀFLR 7RGDV ODV PHMRUDV SRVWHULRUHV TXH VH KLFLHURQ QR SRGUtDQ KDEHUVH FRQFUHWDGR VL QR VH KXELHUD HIHFWXDGR HVH WUDEDMR TXH LQPHGLDWDPHQWH GHVSXpV GH WHUPLQDGR \D QR VH YLR SRUTXH TXHGy HQWHUUDGR SHUR TXH FRVWy PXFKR HVIXHU]R \ GLQHURµ UHFXHUGD 5LFDUGR < Vt VH SXHGH GHFLU TXH KD\ GLULJHQWHV TXH FRQ VX WUDEDMR IRUWDOHFLHURQ ORV FLPLHQWRV GHO &&,55 /LWHUDOPHQWH DVt IXH HQ HO FDVR GH 5LFDUGR *DOLDQR 6LOYLR )RQWDQHW \ WDQWRV RWURV TXH UHDOL]DURQ esfuerzos extraordinarios para enfrentar aquella situación.

Juan Carlos López Curto (1990-1992 y 1994-1996) Dos mandatos signados por una profunda transformación tecnológica. La familia López tiene una extensa vinculación con el sector comercial rafaelino. Fue precisamente en la Comisión de Comercio & Servicios que Juan Carlos López Curto inició su vinculación con la gremial empresaria, durante los años 70. Su padre Juan López Caula había inaugurado la tradición familiar abriendo un almacén en Pueyrredón y Agustín Álvarez, cuando todavía era viajante de La Castellana, una GLVWULEXLGRUD GHO IULJRUtÀFR $QJOR (VH SHTXHxR comercio se amplió y luego se transformó en un mayorista de reconocido prestigio en la región. “Como muchos otros dirigentes, me acerqué a la actividad gremial empresaria cuando surgió un problema que requería que nos

32

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Entrevistas

33


juntáramos los que padecíamos lo mismo. Era una época en la que había control de precios, algo a lo que nosotros nos oponíamos, y también desabastecimiento. Fueron realmente tiempos muy difíciles, pero trabajamos mucho para enfrentar las consecuencias de toda esa situación”, sostiene ahora Juan Carlos, desde la perspectiva que dan los años. Su participación dentro de la mencionada Comisión le fue dando protagonismo y ya en la década del 80 comenzó a integrarse a las Comisiones Directivas. Comenzó siendo vocal titular y, cuando Ricardo Galiano asumió la presidencia en 1986, fue vicepresidente, en representación del sector comercial, mientras que el vicepresidente por el área industrial era Silvio Fontanet. Tras mantener la vicepresidencia durante el mandato presidencial de Armando Williner, Juan Carlos tomó la posta de la conducción del CCIRR en 1990, oportunidad en que inició el primero de sus dos períodos como titular de la institución, ya que repitió mandato en el ciclo 1994-1996, con un intermedio en que el presidente de la entidad fue Juan Carlos Frautschi. Para Juan Carlos, “fue un período de cambios extraordinarios en las tecnologías. Nosotros estábamos habituados a lidiar con muchos problemas con las comunicaciones. Celebramos como un gran triunfo de la institución el haber conseguido para Rafaela el Discado Directo Internacional (DDI). Recuerdo que la primera comunicación con DDI se hizo con un acto público en el CCIRR y fue una llamada del intendente, que era Rodolfo Muriel, al exterior. Lo pusimos en comunicación con mi hermana, que estaba radicada en Dinamarca”. 3DUD JUDÀFDU OD PDJQLWXG GH HVDV WUDQVIRUPDciones, dice que, menos de diez años después de esa primera comunicación directa con el exterior, “ya estábamos entrando a la era de internet. Durante mi presidencia apareció el fax, que era otro avance impresionante, y en poquitos años tuvimos que cambiar varios aparatos porque evolucionaban permanentemente,

34

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

lo mismo que las computadoras. Fueron cambios enormes”. Todos esos cambios tuvieron que ser acompañados por capacitaciones permanentes. “Si hay algo que destaco en mis dos presidencias y en el período intermedio, que fue el de Juan Carlos Frautschi, fue el espacio que le dimos a esas instancias de formación. Surgió la Fundación para el Desarrollo Regional (FDR); y en la vinculación que conseguimos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para REWHQHU ÀQDQFLDPLHQWR WXYLPRV TXH FUHDU HO Centro de Desarrollo Empresarial (CDE), del cual fui el primer presidente. Pero también nos vinculamos con el País Vasco, y establecimos relaciones con universidades extranjeras, como la de Bologna. Fue una época de mucha evolución para nuestra institución”, remarca Juan Carlos, que por supuesto subraya que “se trabajó siempre en equipo, independientemente de quienes estuviéramos en los cargos principales”. En esos años, la mirada del CCIRR tampoco dejó de estar presente en los temas de infraestructura regional. “Teníamos una excelente relación con el gobernador Carlos Reutemann, que nos conocía a todos y venía seguido a nuestra casa. Así conseguimos que se le diera prioridad a la repavimentación de la ruta 70, entre Rafaela y Recreo, que estaba destruida y todavía era de hormigón. Después vino la transformación del tramo a Coronel Fraga, que era la famosa ‘veredita’, y fue reconstruida. Duró hasta ahora, que la están repavimentando de nuevo”, relaciona. Entre sus recuerdos, Juan Carlos destaca la relación con todos los dirigentes, con los que reconoce que siempre existió una “comunión de intereses que nos llevó a poner siempre delante de todo el rumbo de la institución y la defensa de los intereses gremiales del empresariado de Rafaela y la región. En lo personal me permitió conocer muchísima gente, valorar en su justa dimensión el prestigio de la institución y del empresariado de Rafaela, y tener la satisfacción de ser protagonista de cambios importantes para la entidad”.


Entrevistas

35


De las gestiones incesantes a la revolución de internet -XDQ &DUORV WLHQH DOJXQRV UHFXHUGRV PX\ YtYLGRV GH JHVWLRQHV UHDOL]DGDV GHVGH HO &&,55 SDUD EHQHÀFLR GH OD FLXGDG \ OD UHJLyQ DVt FRPR GH ORV DGHODQWRV TXH VH GLHURQ HQ ODV FRPXQLFDFLRQHV ´<D D SULQFLSLRV GH ORV DxRV MXVWDPHQWH FXDQGR \R HVWDED HQ PL SULPHUD SUHVLGHQFLD VH KDEODED PXFKR GH OD SRVLELOLGDG GH FRQVWUXLU XQD FLUFXQYDODFLyQ SDUD OD UXWD QDFLRQDO 3HUR había una realidad: la ruta atravesaba la ciudad, tenía un tránsito creciente porque habían desaSDUHFLGR SUiFWLFDPHQWH ORV IHUURFDUULOHV FRPR PHGLR GH WUDQVSRUWH GH FDUJDV \ SDVDMHURV \ WRGR HO SUR\HFWR GH OR TXH DKRUD FRQRFHPRV FRPR OD YDULDQWH SDUHFtD UHDOPHQWH PX\ OHMDQR $Vt TXH HQ HVD pSRFD HPSH]DPRV D WUDEDMDU FRQ ORV LQWHQGHQWHV SULPHUR FRQ 2PDU 3HURWWL \ OXHJR FRQ 5LFDUGR 3HLURQH SHUR HVSHFLDOPHQWH FRQ HVWH ~OWLPR VREUH OD QHFHVLGDG GH SODQLÀFDU OD WUDQVIRUPDFLyQ GH OD WUDYHVtD XUEDQD GH OD UXWD QDFLRQDO HQ XQD DYHQLGD GH OD FLXGDG µ (VDV JHVWLRQHV LQLFLDGDV D PHGLDGRV GH ORV DxRV GLHURQ IUXWR GLH] DxRV GHVSXpV \D TXH HQWUH \ VH WHUPLQy GH HMHFXWDU OD DYHQLGD PXOWLWURFKD &DVL DxRV GHVSXpV GH DTXHOODV gestiones, con la variante Rafaela ya habilitada, se ve claramente la importancia de tener esa avenida urbana, ya integrada al tránsito de la ciudad y convertida en una arteria fundamental para la vinculación entre los barrios. ´7RGRV HVRV SURFHVRV HUDQ LPSXOVDGRV QR VyOR SRU TXLHQHV HVWiEDPRV FRPR GLUHFWLYRV GHO &&,55 sino también por los colegas de las distintas cámaras, y por las entidades a las que pertenecíamos \ WRGDYtD LQWHJUDPRV 6LHPSUH OD DUWLFXODFLyQ HQWUH ORV HVWDPHQWRV S~EOLFRV \ ORV SULYDGRV HVWXYLHURQ SUHVHQWHV HQ OD KLVWRULD GH OD LQVWLWXFLyQµ DJUHJD -XDQ &DUORV (Q VXV UHÁH[LRQHV VXPD PiV GDWRV ´6H H[SORUDEDQ VLHPSUH WRGDV ODV SRVLELOLGDGHV < QR VLHPSUH OOHJDPRV D UHVXOWDGRV SRVLWLYRV SHUR QR GHMDPRV GH LQWHQWDUOR 8Q FDVR IXH OD UHODFLyQ FRQ 5XVLD (Q FD\y HO 0XUR GH %HUOtQ \ XQRV PHVHV GHVSXpV FRODSVy HO VLVWHPD FRPXQLVWD HQ OD (XURSD del Este. Rusia vivió unos años en los que comenzó a abrirse más al mundo, y en ese contexto nos YLVLWy HO HPEDMDGRU GH OD )HGHUDFLyQ 5XVD SRUTXH KDEtD EXHQDV SRVLELOLGDGHV GH QHJRFLRV FRQ OD SURYLQFLD GH 6DQWD )H 0H WRFy UHFLELUOR HQ QXHVWUD VHGH WDPELpQ YLVLWDPRV DOJXQDV HPSUHVDV y se exploraron posibilidades de intercambio comercial, pero nunca se llegó a profundizar en la PHGLGD GH OR GHVHDGR SRU OD LQHVWDELOLGDG SROtWLFD TXH WHQtD DTXHO SDtV HQ HVH PRPHQWR µ )LQDOPHQWH WDPELpQ GHGLFD XQ SiUUDIR HVSHFLDO D LQWHUQHW ´)XH HQ PL VHJXQGR PDQGDWR FXDQGR comenzó a visualizarse la importancia que tendría. Era algo muy primitivo, diría. En esos años se inició la prestación de servicios, que eran muy precarios, lentísimos si lo comparamos con lo que KD\ DKRUD 3HUR HPSH]DPRV D FRQRFHU OR TXH HUDQ ORV FRUUHRV HOHFWUyQLFRV D YLVXDOL]DU DOJXQRV sitios web y se fue descubriendo un mundo nuevo, para lo cual también debíamos prepararnos y capacitarnos. En esos años en que me tocó presidir la institución, hubo cambios tan drásticos que cuando comencé mi primer mandato no hubiera imaginado la magnitud de los desafíos que ÀQDOPHQWH DIURQWDPRV µ

36

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Juan Carlos Frautschi (1992-1994) Cuando los hilos del destino conducen a una certeza: industrial se nace. No son pocas las oportunidades en que la mano del destino interviene para corregir el curso de los acontecimientos en la vida de una persona. Invisible y traducido en circunstancias fortuitas que conducen el rumbo hacia determinada dirección, el destino puede ser también una herramienta que descubre vocaciones. Algo de eso le pasó a Juan Carlos Frautschi, que a sus 86 años recuerda muy bien esos orígenes. Es probablemente uno de los hombres de mayor trayectoria dentro de la gremial empresaria, a la que ingresó casi en paralelo con el comienzo de la actividad que

Entrevistas

37


lo distinguiría como una personalidad destacada de Rafaela y la región. Fue elegido presidente del CCIRR en 1992 y cumplió el mandato hasta 1994, en una etapa de transformaciones profundas para la ciudad y también para la institución.

Los hilos invisibles Un cura que dejó de serlo cuando colgó los hábitos para reemplazarlos por el amor de una mujer. Un coronel del Ejército comprensivo que supo que más importante que la formación militar del ciudadano obligado al rigor del servicio era la formación profesional para el mundo del trabajo y la producción de uno de sus reclutas más disciplinados. Una mamá que extrañaba al hijo bajo bandera, una Semana Santa en familia y una carrera de motos en el Balneario, en aquella pista que hizo historia entre los amantes de la velocidad. El destino, uniendo circunstancias. Quizás no hubiera existido el industrial y dirigente empresario Juan Carlos Frautschi si DOOi SRU ÀQHV GH ORV DxRV VL HVD FDGHQD de elementos dispersos no hubiera unido sus eslabones caprichosamente para que hacer

38

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

que Juan Carlos encontrara el tiempo y la chance de hacer brotar su vocación oculta: la de transformar el metal en un producto terminado, hacer de ello un negocio y generar una industria que a lo largo de siete décadas le dio trabajo a cientos de rafaelinos. “Yo había hecho la parte básica de mis estudios en la Escuela Técnica de Rafaela y luego completé la formación en un establecimiento de Santa Fe. Me tocó el servicio militar y me destinaron a Rosario, donde conocí a un muchacho que había estado estudiando para cura pero luego se casó y dejó los hábitos. Este muchacho era mayor que nosotros porque se había incorporado al servicio militar cuando dejó los estudios de sacerdote. La cuestión es que nos hicimos amigos porque él también tenía una formación técnica y cuando lo dieron de baja se le presentó la oportunidad de ir a Plaza Huincul, en Neuquén, donde se estaba dando un gran auge de la industria petrolera. Eran los tiempos de la presidencia de Frondizi, que tenía una política muy favorable para el sector, así que este amigo me entusiasmó con la idea de ir a trabajar allí”, cuenta Juan Carlos. Para lograr trabajar en ese prometedor sector, Frautschi necesitaba terminar el servicio


militar. Pero los plazos eran apremiantes y en Neuquén le pedían un examen de aptitud. Un coronel comprensivo que estaba a cargo del regimiento en el cual revistaba Juan Carlos accedió a concederle una licencia. Allá fue Frautschi hasta Neuquén. Rindió la prueba y volvió a Rafaela, para pasar una Semana Santa en familia, preparar equipajes de mudanza y anunciar a la familia que, terminado el servicio militar, no habría retorno a Rafaela: Plaza Huincul lo esperaba.

Aquella carrera No. En Rafaela lo esperaba el destino. El domingo de Pascuas Oscar, el recordado Cachi, hermano de Juan Carlos y quien lo acompañaría en su vida empresarial como socio, lo invitó a ir a ver una carrera de motos en el Balneario. “La verdad, las motos no me gustaban. A Cachi le encantaban todos los deportes. Él fue, yo no. Me fui a ver unos amigos y cuando volví a casa, a la tardecita, encontré a mi madre llorando. Se había producido un accidente en la carrera y una moto había herido a Cachi, que quedó internado con una pierna quebrada. ‘No te vas a ir ahora’, me dijo mi madre: tanto ella como mi padre eran grandes

de edad y no podían lidiar con el problema de Cachi, así que me quedé.” Al día siguiente otro hilo del destino tejió su trama. Fue en la persona de Antonio Poupeau, el entonces director de la Escuela Técnica. Se abría un nuevo curso en la institución y para cumplir con la formalidad de la creación de cargos necesitaba técnicos dispuestos a dar clases. “Ni se me había ocurrido dar clases, pero Poupeau era muy amigo de mi familia y PH SLGLy XQ IDYRU ¶1HFHVLWR TXH ÀUPHV FUHDmos el cargo y después renunciá o hacé lo que quieras, pero por una semana necesito que estés en el aula para que tengamos el cargo creado’, me dijo. Acepté por unos días. Me terminé quedando 7 años.” Entonces, ¿Juan Carlos Frautschi tenía la vocación de docente? No. Pero la docencia le dejaba un sueldo para vivir y tiempo libre. “Yo estaba acostumbrado a muchas horas de actividad, porque cuando era estudiante también trabajaba. Estaba 12 o 14 horas ocupado. Ahora me sobraba tiempo. Así que lo hablé con mi papá y le dije que quería comprarme un torno para hacer algunos trabajos. Y le di para adelante. Me instalé en un galpón de Avenida Santa Fe, ahí cerquita de la Jefatura.”

Entrevistas

39


40

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Entrevistas

41


Brillante, como el acero inoxidable El destino, siempre la mano del destino. La idea original de producir piezas de bronce que se usaban en la maquinaria de la industria láctea sufrió un vuelco. Por intermedio de su padre, que era inspector en empresas de ese VHFWRU -XDQ &DUORV VXSR TXH KDEtD GLÀFXOWDGHV para conseguir algunos repuestos y piezas HVSHFtÀFDV /RV SURYHHGRUHV QR HUDQ EXHQRV Así que, contactos mediante, llegó hasta gente de SanCor con la intención de preguntarles qué QHFHVLWDEDQ HVSHFtÀFDPHQWH /R OOHYDURQ D Sunchales, donde la cooperativa recién terminaba de instalar una planta de leche en polvo ultramoderna. “Joven, si usted quiere trabajar para nosotros olvídese del bronce. Desde ahora todas las industrias lácteas vamos a trabajar con acero inoxidable, es lo que viene”, lo previnieron. Juan Carlos se trajo los planos de las piezas más necesarias, convocó a un ingeniero amigo de Santa Fe y se puso manos a la obra. Al poco tiempo tenía tanto trabajo que su hermano Cachi, que por entonces estaba terminando sus estudios técnicos en la Escuela de Mecánica de la Armada, volvió a Rafaela. Los hermanos se pusieron de acuerdo pronto: los dos estaban FRQ ORV ´ÀHUURVµ SHUR &DFKL VH GHGLFDED PiV D la producción y Juan Carlos empezaba a enfocarse en los negocios. “A mi me gustaba mucho la fresadora, ya desde mi época de estudiante. Era una máquina que nadie quería, pero a mi me encantaba. Cachi estaba en el taller y él no quería saber nada de los papeles, disfrutaba el básquet, se destacaba mucho y gozaba del deporte. Nunca dejamos de trabajar y jamás hicimos un trabajo para terceros: diseñamos nuestros productos y nos dedicamos a ellos”, recuerda hoy Juan Carlos.

Frautschi creció, tuvo más de 50 empleados, se mudó al Parque Industrial y en los años 90 VH DVRFLy D 1RFDGR XQD ÀUPD GH FDSLWDOHV alemanes. “Los alemanes nos aportaron tecnología y modernización. Estuvimos vinculados 14 años.” Contrariamente a lo que puede suponerse, no fue una de las tantas crisis de Argentina lo que desbarrancó a la sociedad. En Alemania, Nocado se integró con varios socios y entró en negocios muy grandes, incluidas licitaciones para obras públicas, cuando OD XQLÀFDFLyQ DOHPDQD LPSXOVy HQ JUDQ IRUPD las obras de infraestructura en la Alemania del Este. En una guerra de titanes en pleno proceso de expansión alemana, le hicieron sentir el rigor de los poderosos y Nocado tuvo que desprenderse de sus activos. “Ellos ya no podían transferirnos tecnología y si no lo hacían, la sociedad no tenía razón de ser”, sintetiza Juan Carlos, que agrega: “a nosotros lo que nos provocó mucho daño fue la crisis del 2001”. Internacionalizada de pies a cabeza, Frautschi compraba materias primas en Europa y por su sociedad con Nocado disponía de ÀQDQFLDPLHQWR DPSOLR ´D OD HXURSHDµ SOD]RV largos y bajo interés. De golpe y porrazo, la Convertibilidad colapsó y el uno a uno se transformó en cuatro a uno. “Los clientes me llamaban para decirme que lo que le habíamos vendido a un dólar era en realidad un peso. Pero las obligaciones con los proveedores europeos se nos multiplicaron por cuatro. Tuvimos que achicarnos, nos desprendimos de muchos empleados, de a poco. Hasta que nos acomoGDPRV \ YROYLPRV D VDOLU D ÁRWH µ En estos tiempos, ya con la segunda generación de Frautschi al frente de los negocios, la empresa tiene otra vez más de 50 empleados. La vocación de Juan Carlos, que todavía cada vez que puede se da una vuelta por la planta, sigue ÀUPH FRPR HO SULPHU GtD 3RUTXH LQGXVWULDO \ metalúrgico, se nace.

Un período de cambios y transformaciones (Q HO WUDQVFXUVR GH ORV DxRV GH KLVWRULD GHO &&,55 PXFKRV KRPEUHV \ PXMHUHV QXWULHURQ D OD LQVWLWXFLyQ FRQ VX VDELGXUtD VX YRFDFLyQ GH VHUYLFLR \ VX HMHPSOR GH YLGD -XDQ &DUORV HV XQR GH HVRV KRPEUHV TXH GHMy VX VHOOR HQ OD DFWLYLGDG JUHPLDO HPSUHVDULD 3RGUtD GHFLUVH TXH HQ FDVL GRV tercios de la vida institucional del CCIRR hizo acto de presencia, incluso desde los tiempos en que PiV TXH XQ LQGXVWULDO VH FRQVLGHUDED D Vt PLVPR FRPR XQ WUDEDMDGRU GH ´ORV ÀHUURVµ

42

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


/RV KHUPDQRV )UDXWVFKL IXHURQ GH ORV SULPHURV HQ LQWHJUDU OD $VRFLDFLyQ GHO 3DUTXH ,QGXVWULDO GH 5DIDHOD $3,5 $XQTXH KDVWD DYDQ]DGRV ORV DxRV RFXSDURQ HO WDOOHU XELFDGR HQ 2·+LJJLQV \ 5RTXH 6DpQ] 3HxD \D SHQVDEDQ GHVGH PiV GH XQD GpFDGD DQWHV HQ OD QHFHVLGDG GH RFXSDU VXHOR LQGXVWULDO ´)XH FXDQGR VH FRQIRUPy OD $3,5 TXH HPSHFp D LQWHUHVDUPH SRU ORV DVXQWRV GH OD JUHPLDO HPSUHVDULDµ GLFH DKRUD -XDQ &DUORV FRQ OD SHUVSHFWLYD GHO WLHPSR &XDQGR VH OH SUHJXQWD VL KXER DOJ~Q HMHPSOR TXH OR PDUFy HQ VX YLGD FRPR GLULJHQWH QR GXGD HQ PHQFLRQDU D XQR GH HOORV 2VYDOGR $FDVWHOOR ´&RQ 2VYDOGR IRUMDPRV XQD JUDQ UHODFLyQ 6LHPSUH me abrió muchas puertas porque él era un dirigente empresario reconocido a nivel nacional y OOHJy D VHU SUHVLGHQWH GH OD $VRFLDFLyQ GH ,QGXVWULDOHV 0HWDO~UJLFRV GH OD 5HS~EOLFD $UJHQWLQD $',05$ 6DEtD FXiOHV WLPEUHV KDEtD TXH DSUHWDU SDUD FRQVHJXLU UHVSXHVWDV HQ ODV FRVDV TXH QHFHVLWiEDPRV UHVROYHUµ DSXQWD $ -XDQ &DUORV OH WRFy WDPELpQ DIURQWDU OD SUHVLGHQFLD GHO &&,55 HQ XQ FRQWH[WR PX\ HVSHFLDO Rafaela acababa de tener un vuelco político de mucha trascendencia, que la marcaría por los VLJXLHQWHV WUHLQWD DxRV 8Q DxR DQWHV GH VX HOHFFLyQ FRPR SUHVLGHQWH GH OD HQWLGDG 2PDU 3HURWWL había sido elegido intendente para cumplir su primer mandato en el gobierno de la ciudad, dando el primer paso importante de una carrera política que lo llevó a ser gobernador en el período actual. (VH FDPELR TXH VH KDEtD UHJLVWUDGR HQ OD FLXGDG WHQtD VX LQFLGHQFLD HQ OD JUHPLDO HPSUHVDULD 3RU SULPHUD YH] VH KDEtD FUHDGR XQD 6HFUHWDUtD GH 3URGXFFLyQ GHQWUR GHO (MHFXWLYR PXQLFLSDO 6H GHQRPLQDED ´GH 3URJUDPDFLyQ (FRQyPLFDµ \ OH GDED DO VHFWRU SURGXFWLYR XQ HVSDFLR SDUD HO GHEDWH GH SROtWLFDV S~EOLFDV TXH UHGXQGDUDQ HQ PHMRUDV SDUD OD FRPSHWLWLYLGDG VLVWpPLFD GH LQGXVWULD comercio y servicios. Era un signo de modernización para Rafaela. -XDQ &DUORV QR IXH DMHQR D WRGR HVH SURFHVR 7DPELpQ OR UHFXHUGD FRQ FODULGDG ´3HURWWL WUDEDMy FRQ QRVRWURV HQ HO &&,55 DQWHV GH GHGLFDUVH D OD SROtWLFD (UD XQ FRQWDGRU MRYHQ \ HVWDED LQYROXFUDGR HQ FXHVWLRQHV GH FRPHUFLR H[WHULRU (UD XQ FRODERUDGRU HÀFD] \ XQ GtD QRV YLQR D SODQWHDU D 2VYDOGR \ D PL TXH WHQtD XQD RSRUWXQLGDG GH LU D 6DQWD )H /H KDEtDQ RIUHFLGR XQ FDUJR GLUHFWRU GH ,QGXVWULDV GH OD SURYLQFLD \ QRV SODQWHy VX SUR\HFWR GH LQJUHVDU HQ OD SROtWLFD 1RV SDUHFLy ELHQ 'H DOJXQD PDQHUD QRV SHUPLWtD WHQHU D XQ LQWHUORFXWRU FRQRFLGR GHQWUR GH OD HVWUXFWXUD SURYLQFLDOµ cuenta. En línea con esas transformaciones que se producían en la ciudad y en el país -eran los primeros DxRV GHO 3ODQ GH &RQYHUWLELOLGDG TXH SODQWHDED XQD SULYDWL]DFLyQ SURJUHVLYD GH ORV VHUYLFLRV S~EOLFRV y el desafío de una competitividad difícil ante la apertura total de la economía a la importación de SURGXFWRV H[WUDQMHURV GXUDQWH OD JHVWLyQ GH -XDQ &DUORV VH FUHDURQ KHUUDPLHQWDV TXH VH GHVWLQDURQ D OD PHMRUD GH OD FRPSHWLWLYLGDG /D )XQGDFLyQ SDUD HO 'HVDUUROOR 5HJLRQDO )'5 IXH XQD GH HVDV KHUUDPLHQWDV FODYHV TXH VH FRQYLUWLHURQ HQ XQD FRUUHD GH WUDQVPLVLyQ SDUD OD IRUPDFLyQ GH UHFXUVRV KXPDQRV \ OD FDOLÀFDFLyQ de mandos medios y cuadros técnicos de las empresas, además de abrir una ventana a los procesos GH PHMRUD FRQWLQXD /DV YLQFXODFLRQHV FRQ RUJDQL]DFLRQHV FRPR HO %DQFR ,QWHUDPHULFDQR GH 'HVDUUROOR %,' TXH SHUPLWLy OD FUHDFLyQ GHO &HQWUR GH 'HVDUUROOR (PSUHVDULDO &'( \ OD LQWHJUDFLyQ GH OD &iPDUD GH 3HTXHxDV ,QGXVWULDV GH OD 5HJLyQ &$3,5 IXHURQ WDPELpQ GHPRVWUDFLRQHV VXVWDQFLDOHV GH ´WRFDU ORV WLPEUHVµ TXH VH UHTXLHUHQ SDUD ORJUDU UHVSXHVWDV LQGLVSHQVDEOHV

Entrevistas

43


Marta Williner (2006-2008) /D UHJLRQDOL]DFLyQ \ HO 3(, ORJURV GH XQD JHVWLyQ WUDQVIRUPDGRUD Comercio & Servicios, ya que dentro del grupo empresario familiar su mayor responsabilidad estaba al frente del directorio de lo que eran Supermercados Quijote, cuyo paquete accionario poseía la familia desde la compra de lo que era la antigua Cooperación, como se llamaba hasta entonces al tradicional comercio.

Si hay un apellido representativo de las HPSUHVDV TXH GLEXMDURQ HO SHUÀO GH 5DIDHOD \ VX ]RQD GH LQÁXHQFLD HQ ORV ~OWLPRV DxRV ese apellido es Williner. El CCIRR nació apenas cuatro años después de que Alfredo instalara, en 1928, una pequeña cremería en la colonia Bella Italia, piedra fundacional de Sucesores de Alfredo Williner. La historia de la empresa se conoce. Y también el intenso vínculo que siempre unió a la familia con el CCIRR. Armando, hijo de Alfredo, fue presidente de la institución, dedicándole sus mejores esfuerzos en el período 1988-1990, dejando una huella profunda en el recorrido de la entidad. Marta, hija de Armando y nieta de Alfredo, tomó la posta en 2006 y hasta 2008 también dejó una marca indeleble. Ya retirada de la vida empresaria y de las actividades que la ocuparon durante tantos años, Marta nunca dejó de sostener que su elección como presidente fue “inesperada”. Se dio una curiosidad: siendo los Williner una familia tan ligada a lo industrial y a la producción de alimentos, el ingreso de Marta a la gremial empresaria vino a través de la Comisión de

44

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

“Había estado participando en la Comisión de Comercio & Servicios y siempre que uno se involucra en una institución, va incrementándose el compromiso con el trabajo que se hace. Aprendí a conocer los objetivos de la gremial empresaria, que por supuesto siempre los tenía presente por las enseñanzas de mi padre, pero una cosa es escucharlos y otra es vivirlos, así que la experiencia fue muy útil. Durante la presidencia de Roberto Lencioni me incorporé a la Comisión Directiva, y cuando digo que la elección vino de forma inesperada es porque me veía venir que iban a hacerme el ofrecimiento, ya que la presidencia iba rotando entre personas representativas del comercio y de la industria. Estaba preparada para el ‘No’ y hasta había buscado la manera de decirlo, pero vino a hablarme Osvaldo Acastello y las palabras que me dijo calaron muy hondo en mi. Supo dónde llegar y por otra parte yo sabía, íntimamente, que tenía también un deber moral con la institución”, señala Marta.

El peso de la mochila y cómo saber llevarlo El período de Marta al frente del CCIRR es uno de los mejor recordados por quienes la sucedieron en el cargo. Casi todos los presidentes posteriores sólo tienen palabras de admiración KDFLD HOOD 8QRV VH UHÀHUHQ D VX ´VHQVLELOLGDGµ para abordar toda la complejidad de temas de


la actualidad y otros hablan de su “muñeca” para convocar y reunir equipos de trabajo que supieran asumir desafíos. Lo más importante: para ganarse el respeto que su gestión mereció Marta nunca necesitó rescatar el peso de su apellido. Y vaya si había metas por cumplir. Si el tránsito por la presidencia de la institución supone para cualquier dirigente de la gremial empresaria cargar una pesada mochila de responsabilidades y deberes, Marta equilibró las cargas y nunca necesitó apoyarse en bastones ajenos. (VR Vt HO SHVR IXH HO PiV VLJQLÀFDWLYR QDGD menos que el proceso de regionalización del Centro y el diseño fundacional del Plan Estratégico Institucional (PEI) que marcaría los próximos lustros de la entidad. “Estaba desde hacía tiempo la idea de hacer un plan estratégico, de sentarnos a trazar las líneas de hacia dónde queríamos ir, por qué FDPLQRV FRQ TXp YDORUHV DOJR TXH GHÀQLHUD HO rumbo general. Y una de las primeras cosas que VXUJLy IXH OD QHFHVLGDG GH LGHQWLÀFDUQRV PiV con la región. Hasta ese momento habíamos llevado el nombre de Centro Comercial e Industrial de Rafaela. Pero la actividad productiva en comercio, industria y servicios es mucho más que Rafaela. Es toda una amplísima zona”, apunta Marta al fundamentar las motivaciones que llevaron a ese cambio. Parecía sencillo agregar “y la Región” a la denominación. No lo fue. Administrativa y legalmente hubo que hacer muchos cambios, desde la letra y redacción del Estatuto hasta aspectos puramente formales. Cambió la sigla, el cartel GH LGHQWLÀFDFLyQ HQ OD SXHUWD GH OD VHGH \ PXFKR más, porque a partir de ese paso nadie dejó GH LGHQWLÀFDU D OD LQVWLWXFLyQ UHSUHVHQWDWLYD GHO sector productivo rafaelino como un emergente de la potencialidad enorme de una región que lidera procesos de innovación, desarrollo, y crecimiento dentro de la provincia de Santa Fe.

Tenemos plan La gran tarea, no obstante, fue el PEI. Estaba creado el clima previo para el debate, pero había que poner manos a la obra. Marta lideró ese proceso, que hoy es uno de sus mayores orgullos porque fue un logro que marcó la historia de la institución. “Dividimos la actividad del Centro en cuatro ejes principales: gestión interna, relaciones institucionales, infraestructura y servicios para los asociados y responsabilidad social empresaria. En función de esos ejes se eligieron responsables de cada área y se trabajó sobre esas líneas, de las cuales salieron ideas que fueron implementándose en distintas etapas y que dejaron una marca en el desarrollo de la institución, porque trascendieron al CCIRR.” Fue muy positivo el trabajo en talleres que se concretó, y también el hecho de una optimización de la comunicación horizontal entre las cámaras. “No alcanza con que las cámaras que integran el Centro compartan un mismo techo institucional, debe existir esa sinergia entre ellas y esa fue una preocupación que también remarcamos cuando nos tocó estar en la presidencia.” 6REUH ORV DYDQFHV HQ HO GHEDWH 0DUWD UHÁH[LRQD recordando que “las discusiones fueron muy enriquecedoras y quedaron plasmadas en diferentes documentos que luego se analizaron en reuniones plenarias. Trabajamos con un análisis de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA), lo que implicó poner en examen todo lo concerniente al CCIRR en interacción con el medio con el que actúa. ,QVLVWR HQ DOJR VL GHEHPRV GHÀQLU TXp ORJUy HO PEI, es que se pudieron potenciar y estructurar las sinergias entre los asociados apuntando a una serie de acciones que dieron resultados concretos y marcaron un rumbo previsto y estudiado previamente”.

Entrevistas

45


Ella, la mujer /D SUHVLGHQFLD GH 0DUWD :LOOLQHU HQ HO &&,55 PDUFy RWUR DFRQWHFLPLHQWR VLJQLÀFDWLYR HQ OD KLVWRULD GH OD LQVWLWXFLyQ IXH OD SULPHUD PXMHU HQ DVXPLU OD Pi[LPD UHVSRQVDELOLGDG GHQWUR GH OD LQVWLWXción. (Q XQD VRFLHGDG GH SHUÀO SDWULDUFDO FRPR HV OD QXHVWUD OD SUHVHQFLD IHPHQLQD HQ OD GLUHFFLyQ GH empresas fue mínima en relación con la potencialidad productiva que representa el género. La imaJHQ GH XQD PXMHU DVRFLDGD DO WUDEDMR IDPLOLDU \ GRPpVWLFR FRQ OD HYROXFLyQ FXOWXUDO GH OD VRFLHGDG IXH GHMDQGR SDVR D XQ VDOXGDEOH \ FUHFLHQWH SURWDJRQLVPR GH OD PXMHU HQ WRGRV ORV iPELWRV GH OD vida. Con la mirada que hoy existe, cuando ya se atraviesa la tercera década del siglo XXI, y avanza la FRQFLHQWL]DFLyQ VREUH OD LJXDOGDG GH JpQHUR TXH XQD PXMHU HPSUHVDULD GLULMD XQD HQWLGDG JUHPLDO TXH UHSUHVHQWD ORV LQWHUHVHV GH HVDV HPSUHVDV SXHGH SDUHFHU DEVROXWDPHQWH QDWXUDO (Q ORV FXDQGR 0DUWD \D KDFtD VXV SULPHURV SDVRV HQ OD DFWLYLGDG JUHPLDO HPSUHVDULD QR HUD WDQ FRP~Q YHU HO SURWDJRQLVPR GH XQD PXMHU \ VX LQYROXFUDPLHQWR HQ OD FRQGXFFLyQ GH HPSUHVDV GH UHOLHYH \ en la representación de muchos colegas en donde predominaban claramente, casi en exclusividad, los hombres. 0DUWD WHQtD FODUR HO UXPER TXH PDUFDED WDPELpQ HQ FXHVWLRQHV GH JpQHUR HO GtD TXH DVXPLy /R GLMR SUHFLVDPHQWH HQ DTXpO PRPHQWR ´(V FLHUWR TXH UHSUHVHQWR D XQD HPSUHVD WUDGLFLRQDO \ FRQ XQD KLVWRULD GHWUiV SHUR OD PXMHU HVWi JDQDQGR HO SURWDJRQLVPR TXH PHUHFH \ SDUWLFLSDQGR en mayor medida de la actividad empresaria, sea industrial o comercial, y también lo hace en la política y en lo gremial. Antes había carreras y actividades que parecían exclusivamente masculinas, KR\ HVR \D QR H[LVWH $ PL PH WRFy VHU OD SULPHUD PXMHU HQ GHVHPSHxDU OD SUHVLGHQFLD SHUR QR PH DGMXGLFR QLQJ~Q PpULWR HVSHFLDO QL WDPSRFR FRQGLFLRQDPLHQWR DOJXQR VH GLR SRUTXH GHEtD GDUVH \ QR GHEH VRUSUHQGHU µ

Oscar Parra (2008-2010) ´0H UHFLEt GH HPSUHVDULR HO GtD HQ TXH WHUPLQp PL JHVWLyQ HQ OD SUHVLGHQFLD GH OD LQVWLWXFLyQ µ El nombre de Oscar Parra se limita al ámbito de las formalidades, puede decirse. Para la mayoría de los mortales que lo conocen, Oscar es VLPSOHPHQWH ´3DFKDµ DXWRGHÀQLGR FRPR

46

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

introvertido y tímido, aunque el rasgo que más OR LGHQWLÀFD VHJ~Q pO PLVPR DGPLWH HV HO GH ser un “hombre de diálogo”. “Si hay un rasgo por el que quisiera que siempre me recuerden


sonaba muy loca: fomentar el turismo en Rafaela. ¿Cómo íbamos a atraer gente si no teníamos ríos ni paisajes bellos? Con eventos, decimos ahora. Pero lo decimos ahora: en aquél momento apenas había un turismo que llamábamos de negocios, de personas que venían a la ciudad por relaciones comerciales o que eran viajantes, o representantes de empresas.”

es por eso, por ser una persona de diálogo”, señala. En esta reseña que sirve para puntualizar aspectos de distintas personas que ocuparon la presidencia de la institución, uno de los objetivos es mostrar por qué un empresario generalmente preocupado por llevar adelante su giro de negocios -con todo lo que ello implica para quien gestiona una pyme en la Argentina de cualquier época- decide un día sumarse a la actividad gremial en representación de sus pares. Para Pacha fue un doble desafío. No sólo porque no se sentía a sí mismo como un “empresario” en el sentido literal de la palabra, sino porque le costaba -por su personalidad introvertida- involucrarse en actividades que dePDQGDUDQ XQD H[SRVLFLyQ VRFLDO VLJQLÀFDWLYD Pero siempre hay un click. Para Pacha fue la inauguración del hotel que lleva el apellido familiar. “Al hotel lo abrimos en 1998. Fue todo un acontecimiento, porque en ese momento la falta de hoteles que ofrecieran los servicios que tenía el nuestro era bastante notoria. Así que nuestro hotel vino a cubrir una demanda que había en ese tipo de servicios. Al mismo tiempo se estaba gestando un nuevo concepto o interpretación del turismo. Se creó una Comisión Municipal de Turismo, con una idea que

El debut de Pacha en las lides gremiales empresariales resultó entonces el de representar al CCIRR en esa Comisión. “Hasta en mi casa se reían de la idea de impulsar el turismo para Rafaela. No se entendía lo que hoy está muy claro, que los eventos también podían traer visitantes. Y se empezó a organizar un calendario, porque Rafaela tiene tantas instituciones que todas tienen alguna actividad, en algún momento del año, que trae visitantes. Y fue una linda experiencia inicial. Ahí aprendí a expresarme un poco en público y a tomar la palabra en las reuniones, y también en nombre de la institución. Pero, además, por primera vez un privado encabezó la Comisión, que había sido creada por el intendente Ricardo Peirone”, recuerda hoy. Pacha agrega otro dato. “Yo vengo de una familia con tradiciones peronistas: mi papá había sido uno de los fundadores del peronismo en Rafaela, así que un Parra en el CCIRR parecía que no encajaba. Pero resultó lo contrario: nunca me sentí aislado, y ayudó que yo nunca me sintiera un político ni mucho menos. Tengo mis ideas, me gusta la política, pero no era un político dentro de una institución, lo mío era una participación desde otro costado, más humano, más por el compromiso social que sentía. Para la política partidaria había otras personas trabajando y no lo sentía como algo mío. Así que, con esa experiencia inicial, don Roberto Lencioni -que era presidente del CCIRRme alentó a meterme más en la institución, y entonces pasé a ser presidente de la Comisión de Comercio & Servicios. Yo encabezaba esa comisión y Juan Carlos Basso estaba en la de Industrias.” Luego de la gestión de Roberto Lencioni llegó el momento de que Marta Williner presidiera

Entrevistas

47


el CCIRR. “Marta me pidió que la acompañara, como vicepresidente primero. Fue un gran orgullo que una persona como ella, con todo OR TXH HO DSHOOLGR :LOOLQHU VLJQLÀFD SDUD OD LQdustria de Rafaela y del país, liderara el CCIRR y me pidiera que la secundara. Como te decía, Juan Carlos Basso estaba en Industrias y Diego Turco fue el vicepresidente segundo del Centro, así que se había conformado un grupo muy potente para pensar en lo que nos ocupaba en ese momento, que era la necesidad de armar el Plan Estratégico Institucional (PEI).”

El aprendizaje más intenso Fue en esos días intensos cuando el aprendizaje se hizo veloz, a partir de la dinámica de los acontecimientos. “En marzo del 2008 estalló HO FRQÁLFWR GH OD 5HVROXFLyQ FRQ ORV FRUtes de rutas en todo el país. Marta estaba de viaje fuera del país en ese momento y yo era el vicepresidente primero de la institución, así que me tocó enfrentar la situación.” Fueron momentos difíciles, porque el CCIRR GHELy H[SUHVDUVH S~EOLFDPHQWH HQ XQ FRQÁLFWR que se había instalado en la centralidad de la agenda nacional: había cortes y bloqueos de rutas, mucha tensión, desabastecimiento de insumos que afectaban al comercio y a la industria y falta de comprensión hacia las demandas del sector rural. “Nosotros planteamos la necesidad de respetar la Constitución. No debía alterarse la paz social con cortes de rutas, pero tampoco se podían imponer LPSXHVWRV FRQÀVFDWRULRV 3HUR TXHGDU HQ HO medio en una posición que expresaba lo más racional que se podía hacer en ese momento no ayudó a la institución porque la coyuntura exacerbaba mucho las posiciones. Tuvimos que trabajar mucho, a veces en silencio, en reuniones reservadas y en contactos que no VDOtDQ D OD VXSHUÀFLH SDUD DFHUFDU SRVLFLRQHVµ apunta Pacha, en la memoria de aquellos días. Ya con él como presidente, tomando la posta dejada por Marta Williner, sobrevino una nueva

48

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

crisis, la internacional, provocada por el estallido de la burbuja de las hipotecas subprime. Lo TXH HUD XQ FLPEURQD]R ÀQDQFLHUR HQ (VWDGRV Unidos -con la caída de la banca Lehmann %URWKHUV OD PD\RU TXLHEUD ÀQDQFLHUD HQ OD historia del capitalismo- se trasladó a la economía real. La industria automotriz fue de las más afectadas, pero el golpe atravesó a toda la economía global. En Argentina, afectó especialmente a las industrias exportadoras. “Otra vez nos encontramos con un problema tremendo, y con la posibilidad de que las empresas, fundamentalmente las dedicadas al comercio exterior, tuvieran que elegir entre achicar sus plantas de personal o sucumbir. Se reactivó el Consejo Consultivo, se formó un comité de crisis, hubo muchas gestiones y mesas de trabajo para estudiar alternativas que ayudaran a todos a superar el mal trance”, remarca.

Fuera de la zona de confort Para Pacha, esas experiencias le permitieron, SRU ÀQ VHQWLUVH YHUGDGHUDPHQWH XQ HPSUHsario. Aunque lo fuera en los hechos desde muchos años antes. “Al que le toca asumir la conducción del CCIRR le cabe salir de la zona de confort. En cierta forma uno aprende sobre realidades que sufren los colegas, pero también en el esfuerzo por ser ecuánime y equilibrado recibe ‘palos’ de todos lados. Fue por ese aprendizaje que yo me dije a mí mismo ‘ahora sí soy un empresario completo’. Fue en el CCIRR donde descubrí lo que implica tomar decisiones con consecuencias que a uno lo trascienden, cuando hay que tomar caminos y afrontar las cosas de frente. Fue un aprendizaje hermoso, me acostumbré a relacionar lo público con lo privado, a encontrar oportunidades en las crisis. Sí, me recibí de empresario siendo SUHVLGHQWH GHO &&,55µ HQIDWL]D < HVD GHÀQLción, en buena medida, sintetiza el desafío de encarar la labor gremial empresaria con toda la carga de responsabilidad que implica su ejercicio pleno y comprometido.


Dos legados: IncluiRSE y el Plan de Contingencia /D PLUDGD VRFLDO IXH OR TXH DFHUFy D 2VFDU 3DUUD D OD $VRFLDFLyQ &ULVWLDQD GH 'LULJHQWHV GH (PSUHVD $&'( \ VX FRODERUDFLyQ FRQ HVD LQVWLWXFLyQ FRUULy SRU UXWDV SDUDOHODV D VX FRPSURPLVR GHQWUR GHO &&,55 6LQ HPEDUJR OD PRWLYDFLyQ VLHPSUH IXH OD PLVPD EULQGDUVH GHVGH GLVWLQWRV UROHV SDUD DSRUWDU DO ELHQ FRP~Q 3RU HVR HQ OD UHVHxD GH VX SDVR SRU OD SUHVLGHQFLD GHO &HQWUR 3DFKD PHQFLRQD FRQ RUJXOOR HO KDEHU SXHVWR HQ PDUFKD ,QFOXL56( XQ SURJUDPD TXH VXUJLy HQ OD OtQHD GH UHVSRQVDELOLGDG VRFLDO HPSUHVDULD GHÀQLGD HQ HO 3(, $ WUDYpV GHO SURJUDPD VH FRQYRFy D 2UJDQL]DFLRQHV GH OD 6RFLHGDG &LYLO 26& TXH VH GHVHPSHxDUDQ HQ OD WHPiWLFD GH QLxH] DGROHVFHQFLD \ IDPLOLD D SUHVHQWDU SUR\HFWRV GH IRUWDOHFLPLHQWR LQVWLWXFLRQDO TXH FRQWXYLHUDQ REMHWLYRV GH FDUiFWHU VRFLDO ,QFOXL56( RIUHFLy DSR\R LQVWLWXFLRQDO ÀQDQFLDPLHQWR \ UHFXUVRV SDUD LQIUDHVWUXFWXUD HTXLSDPLHQWR insumos, capacitación y formación profesional, los cuales fueron sometidos a evaluaciones de DFXHUGR D ODV HVSHFLÀFDFLRQHV GHO SUR\HFWR ´)XH XQ HQRUPH DSRUWH TXH VH IRPHQWy GHVGH OD LQVWLWXFLyQ \ FUHR TXH WDPELpQ XQD GH ODV OtQHDV GH WUDEDMR GHO 3(, TXH VH FXPSOLy GH PDQHUD PiV FDEDO 4XLHUR UHVFDWDU OD ÀJXUD GH XQ KRPEUH TXH FRODERUy PXFKR \ TXH \D QR HVWi FRQ QRVRWURV FRPR IXH 5XEpQ %XUNHWW 3DUD Pt IXH XQ SUHVLdente sin cargo, porque nunca quiso ocupar ese rol en la institución, pero realmente participó en WRGDV ODV LQLFLDWLYDV \ VLHPSUH KL]R OR TXH KDEtD TXH KDFHU VHJ~Q OD FLUFXQVWDQFLD 7UDEDMy PXFKR SRU ,QFOXL56( \ SRU RWURV WHPDV GH OD JUHPLDO HPSUHVDULDµ UHFRQRFH 3DFKD WDPELpQ UHVFDWD RWUR OHJDGR FODYH ´/D GLQiPLFD GH ORV KHFKRV QRV SRQH VLHPSUH DQWH HVFHQDULRV FDPELDQWHV $ SRFR GH DVXPLU \R PH IXL GH YDFDFLRQHV SDUD ODV )LHVWDV GH ÀQ GH DxR \ FXDQGR HVWDED IXHUD GH OD FLXGDG PH OOHJy XQ OODPDGR GHO LQWHQGHQWH TXH HUD 2PDU 3HURWWL 0H puso al tanto del incendio que se había registrado en la planta de Limansky (fue en la noche del 30 GH GLFLHPEUH GH \ FRQFOXLPRV TXH GHEtDPRV KDFHU DOJR DQWH OD JUDYHGDG TXH KDEtD WHQLGR HO KHFKR $Vt TXH PH YROYt DQWHV GH ODV YDFDFLRQHV SDUD WUDEDMDU FRQ OD LQVWLWXFLyQ HQ HO WHPD µ 7UDEDMDU HQ HO WHPD LPSOLFDED DSUHQGHU GH OD H[SHULHQFLD /LPDQVN\ VXIULy XQ VHJXQGR LQFHQGLR SRFRV GtDV GHVSXpV SHUR OD GHYDVWDGRUD H[SHULHQFLD KDEtD GHMDGR XQD OHFFLyQ OD FLXGDG QHFHVLWDED XQ 3ODQ GH &RQWLQJHQFLD TXH SHUPLWLHUD RUGHQDU \ RSWLPL]DU OD FDSDFLGDG GH UHVSXHVWD GH ORV servicios de emergencia ante una situación que lo ameritara. $Vt VH FUHDURQ SURWRFRORV \ VH JHVWy XQD -XQWD GH 3URWHFFLyQ &LYLO FRQ DUWLFXODFLyQ GH WRGRV ORV organismos actuantes ante situaciones de desastres por accidentes o por catástrofes naturales. 6H WRPDURQ HQ FRQVLGHUDFLyQ ORV ULHVJRV SRWHQFLDOHV HQ ODV LQGXVWULDV \ HQ ODV FDUUHWHUDV \ VH KLFLHURQ SUXHEDV \ VLPXODFURV SDUD PHGLU WLHPSRV GH UHVSXHVWD \ FDSDFLGDGHV RSHUDWLYDV 1DFLy HO SUR\HFWR \ SURQWR VH FRQFUHWy GH JHQHUDU XQ FXHUSR GH %RPEHURV 9ROXQWDULRV < VH KL]R PX\ patente la necesidad de contar con una autobomba equipada con escalera mecánica, que la ciudad QR WHQtD (Q HO &RQFHMR 0XQLFLSDO FRQ IRQGRV SURSLRV DGTXLULy HVD XQLGDG \ OD HQWUHJy D ORV %RPEHURV 9ROXQWDULRV 'H ODV FULVLV VLHPSUH QDFHQ RSRUWXQLGDGHV (O &&,55 \ 3DFKD 3DUUD WDPELpQ OR VDEHQ

Entrevistas

Saludamos a

Cardon Rafaela - Bv Santa Fe 269 - Whatsapp 3492695752

49


Diego Turco (2010-2012) ´$PSOLDU OD EDVH GLULJHQFLDO HV XQ SURFHVR TXH VH DMXVWD D OD HYROXFLyQ GH ORV WLHPSRV µ Cuando Diego Turco llegó en 1995 al CCIRR buscaba orientación para una misión que parecía imposible. Diego, junto a su padre y un amigo, tenían un pequeño taller en Angélica en donde elaboraban engrasadoras. El objetivo que tenían era realizar su primera exportación, a Paraguay. Ese asesoramiento que buscaba lo obtuvo y dio sus frutos en 1997. Diego no sabía que ese sería el primer paso de un largo camino dentro de la gremial empresaria rafaelina, que lo llevaría a presidir la entidad y a ser un protagonista de hitos importantes dentro de la institución.

Tras su paso por el Municipio, se reactivó su participación en la gremial empresaria. Integró el grupo de dirigentes que puso el acento en la necesidad de elaborar un Plan Estratégico Institucional (PEI). “Este tipo de iniciativas no nacen de un día para el otro, sino que surgen del intercambio dentro de un grupo de trabajo. Nos pareció que era necesario fortalecer una Comisión Directiva que resultara representativa de todos los sectores, adaptando la organización a la necesidad de ese tiempo.”

Como muchos industriales y empresarios en general, fue la perspectiva de hallar en el CCIRR una herramienta que le permitiera mejorar sus posibilidades de negocios lo que acercó a Diego a la entidad. Lo recuerda con precisión: “Por ese interés en exportar a Paraguay fue que me acerqué a la Cámara de Comercio Exterior del CCIRR (CaCEx Rafaela), cuyo presidente en ese momento era Juan Carlos Basso. Él me alentó a sumarme y le pusimos mucho esfuerzo a lo que era la Guía For Export, que venía mostrando al mundo la oferta exportable de las empresas de Rafaela y la región. Trabajamos para digitalizarla, la hacíamos en CD en ese momento. Fue una experiencia inicial muy importante para mí”, remarca.

Diego compara la transformación que comenzó a operar en el seno del CCIRR como la transformación de la casa común en un “loft institucional”, en el cual “cayeran las paredes que solían separar a las cámaras y comisiones para integrarnos todos bajo un techo en en cual nos enfocáramos en los temas comunes. Sin descuidar los intereses de cada cámara o sector, teníamos que concentrarnos en potenciar la agenda única común a todos”.

Tanto se habla siempre dentro del CCIRR de la articulación entre lo público y lo privado, que a Diego le tocó estar en ambos lados de la mesa. 3RUTXH D ÀQHV GH ORV DxRV \ SULQFLSLRV de los 2000, durante la gestión del intendente Ricardo Peirone, se sumó al gabinete del Ejecutivo Municipal, donde ocupó la Secretaría de Producción y también la de Gobierno. Combinó en esos años su labor como funcionario público con la actividad privada.

50

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

Un “loft institucional”

Para Diego, en ese marco “la búsqueda fue democratizar la institución en el buen sentido. Como decía, todo es un proceso y los procesos están promovidos siempre con la idea de adaptarnos a lo que las circunstancias del tiempo presente nos exigen o lo que el futuro nos depara. Nos parecía que era un tiempo en que muchos dirigentes más jóvenes tenían que hacerse cargo y que esa plataforma implicaba un proceso de democratización muy amplia para que todos los sectores se sintieran representados. Y además también se trató de quitar el prejuicio de la participación política del dirigente”. ¢4Xp VLJQLÀFD HVR VREUH WRGR FXDQGR OR PHQciona alguien que fue funcionario de una gestión pública? Lo explica el propio Diego: ”A


Del dicho al hecho Diego ya había ocupado la vicepresidencia de la institución y obtenido importante representación en la Comisión de Industrias. Cuando fue elegido para presidir la Comisión Directiva del CCIRR, su nombramiento dejó plantado un mojón, porque justamente él representaba a una microempresa, aquella que con apenas cuatro integrantes que eran a la vez trabajadores y dueños, se había acercado para explorar las posibilidades de exportar.

veces se piensa que para participar en instituciones como el CCIRR hay que ser ‘apolítico’. A mí me parece que la gente, si se involucra, se tiene que involucrar con su pensamiento. Y a su manera hace política. Porque el mérito de este Centro es el ser representativo de todos los sectores, aunque no todos los temas nos caben bien a todos. Entonces se hace necesario encontrar temas transversales. Así se logra, en este esquema de dirigencia, un nivel de debate mucho más rico y en el cual incluso se necesita un nivel de consenso muy importante. Porque la diversidad de miradas es muy amplia. Y a eso apostamos en esa época, que todos se sientan representados.”

“Aunque efectivamente representaba a una empresa muy pequeña, nunca me sentí observado por ello. Era todo parte de una construcción colectiva, de ese proceso que contaba antes. Tal vez me sentí raro en el 95, cuando me convocaron para trabajar en comercio exterior y yo venía de una empresa en la cual mi viejo hacía los engrasadores y mi mamá era la encargada de la administración. Pero sí sentí mucho orgullo, y lo tengo todavía, porque en cierta manera se marcaba un hito para dejar HVWDEOHFLGR ÀUPHPHQWH TXH HQ HVWH HVSDFLR no hace falta tener detrás el respaldo de empresas grandes, sino que al CCIRR lo hacemos también las pymes muy chicas, con demandas que puedan ser satisfechas por una organización como esta. Sí puedo decir que viví ese proceso con mucho orgullo, porque claramente fui el empresario más ‘chico’, en término de estructura de negocio, en llegar al cargo. Lo sentí también como un homenaje a mis viejos y a mi familia, que siempre me acompañaron en todo lo que emprendí.”

Mi Galpón, el Viejo Mercado y ACDICAR En todas las gestiones presidenciales hay temas que marcan el período. Diego rescata tres que sobresalieron nítidamente por la trascendencia y el impulso que merecieron. El primero fue un proyecto que se gestó en los debates de industriales de la región y logró convertirse en un instruPHQWR GH DOFDQFH QDFLRQDO 0L *DOSyQ ´0L *DOSyQ IXH OD HYROXFLyQ GHO GHEDWH DFHUFD GH OD QHFHVLGDG GH UHFRQRFHU D ORV JDOSRQHV FRPR VHGHV LQGXVWULDOHV TXH GHEHQ FRQWHPSODUVH FRQ XQ FRQFHSWR VRFLDO GH GHVDUUROOR 1RV SHUPLWLy OOHJDU con ese proyecto hasta las máximas autoridades nacionales y que luego sirviera para levantar más GH PLO JDOSRQHV HQ OD $UJHQWLQD TXH VH FRQYLUWLHURQ HQ SODQWDV LQGXVWULDOHVµ UHFXHUGD 'LHJR (O

Entrevistas

51


SUR\HFWR QDFLy GH OD $JHQGD 5HJLRQDO GH ,QGXVWULDV $5', XQD LQVWDQFLD TXH FRQYRFy D FRPLVLRQHV de industrias de varias localidades de distintos departamentos de la provincia, impulsadas desde la &RPLVLyQ GH ,QGXVWULDV GHO &&,55 ´(VWR IXH IUXWR WDPELpQ GH OR TXH VH KDEtD SUR\HFWDGR DxRV DQWHV que era recuperar al Centro como una institución que representara al empresariado de la región, no VRODPHQWH GH 5DIDHOD 0L *DOSyQ QR UHVROYLy SUREOHPDV SDUD 5DIDHOD VRODPHQWH VLQR TXH WXYR XQ DOFDQFH QDFLRQDO µ (O RWUR WHPD PX\ SUHVHQWH IXH HO GHEDWH TXH VH JHVWy SDUD UHVROYHU HO XVR TXH VH OH GDUtD DO HGLÀFLR GH OD 7HUPLQDO GH ÐPQLEXV GHVRFXSDGD WUDV HO WUDVODGR GH VXV IXQFLRQHV DO SUHGLR GH 6DOYD \ OD UXWD nacional 34. Hubo un proyecto de iniciativa privada que proponía la construcción de un shopping que encontró resistencias en muchas instituciones de la ciudad, principalmente en las vinculadas D OD FXOWXUD ´6H GLR XQ GHEDWH WUHPHQGDPHQWH YDOLRVR SRUTXH QRVRWURV SXGLPRV PRYLOL]DU PiV GH GLULJHQWHV D XQRV WDOOHUHV TXH VH FRQYRFDURQ HQ OD 6RFLHGDG 5XUDO HQ HO FRQYHQFLPLHQWR GH TXH esa iniciativa privada iba en contra del modelo de desarrollo que pretendía esta ciudad. Y llevamos FDQWLGDGHV GH LGHDV DSR\DGDV HQ OD &RQIHGHUDFLyQ $UJHQWLQD GH OD 0HGLDQD (PSUHVD &$0( TXH HQ HVH PRPHQWR IXHURQ VXPDPHQWH YDOLRVDV $Vt VH WHUPLQy IRUMDQGR OR TXH KR\ HV HO &RPSOHMR &XOWXUDO GHO 9LHMR 0HUFDGR µ 8Q WHUFHU HMH VXEUD\DGR SRU 'LHJR IXH OD UHHVWUXFWXUDFLyQ GH OD $VRFLDFLyQ &LYLO SDUD HO 'HVDUUROOR \ OD ,QQRYDFLyQ &RPSHWLWLYD $JHQFLD 5DIDHOD $&',&$5 ´/D UHFRQÀJXUDPRV FRQ HO REMHWLYR GH TXH IXHUD HO HVSDFLR LQVWLWXFLRQDO HQ GRQGH TXHGDUD SODVPDGD OD DUWLFXODFLyQ S~EOLFR SULYDGD GH OD TXH WDQWR KDEODPRV VLHPSUH 0H WRFy SUHVLGLU OD $JHQFLD WLHPSR GHVSXpV 9HtDPRV TXH HVD DUWLFXODFLyQ no estaba institucionalizada y ACDICAR hizo realidad esa institucionalización, pero además generó herramientas para el desarrollo que tuvieron y tienen un alto impacto para todo el aparato productivo. 8Q HMHPSOR IXH OD FUHDFLyQ GHO &HQWUR 7HFQROyJLFR GH 0DQXIDFWXUD H ,QGXVWULD 'LJLWDO &HQ7HF 6H VDQFLRQy XQD 2UGHQDQ]D \ VH HVWDEOHFLy XQ IRQGHR HVSHFLDO SDUD VRVWHQHUOD HQ HO WLHPSR $ Pt PH JXVWD KDEODU GH ¶DSDODQFDPLHQWRC SDUD HVWH WLSR GH DSR\RV ÀQDQFLHURV SRUTXH ORV YHR UHDOPHQWH FRPR XQD ¶SDODQFD· TXH D\XGD D SRQHU HQ PRYLPLHQWR XQD UXHGD TXH OXHJR JLUD SRU Vt VROD µ

Los acuerdos básicos

&XDQGR HQ WRUQR D XQD PHVD KD\ PiV GH GRV SHUVRQDV VLHPSUH VH FUX]DQ RSLQLRQHV GLYHUVDV 0XFKR PiV HQ XQD HQWLGDG FRPR HO &&,55 HQ OD TXH FRQÁX\HQ PXOWLSOLFLGDG GH LQWHUHVHV GLYHUVRV PLUDGDV RSXHVWDV \ JHQHUDFLRQHV FRQ H[SHULHQFLDV \ DSUHQGL]DMHV GLIHUHQWHV (Q XQ iPELWR FRQ WDOHV GLYHUVLGDGHV 'LHJR UHVFDWD ´HO PpULWR TXH WHQHPRV GH VDEHU UHVROYHU ODV WHQVLRQHV SURGXFLGDV HQWUH ORV VHFWRUHV 1LQJXQR GH ORV SUHVLGHQWHV TXH SDVDPRV SRU HO &&,55 hemos construido una agenda propia, sino que lo que se logró hacer, lo que comenzó y luego fue continuado, todo fue fruto de procesos. Así sucede hasta hoy, se puede sostener a lo largo del tiempo XQD DJHQGD FRP~Qµ (Q HVH PDUFR GHVWDFD FRPR XQ HMHPSOR FRQFUHWR HO GH OD FRQVWUXFFLyQ GH OD GHQRPLQDGD YDULDQWH 5DIDHOD ´+DFH PiV GH DxRV TXH HVWi GLEXMDGD HVD FLUFXQYDODFLyQ (VWDED GHVGH ÀQHV GH ORV DxRV SUR\HFWDGD < VLHPSUH IXH XQ WHPD GH DJHQGD DXQTXH SDVDUDQ GpFDGDV 2WUR WDQWR SDVD FRQ HO WUDQVSRUWH DpUHR 7XYLPRV DOJXQDV H[SHULHQFLDV HQ ODV TXH VH ORJUy XQD YLQFXODFLyQ FRQ %XHQRV $LUHV SHUR WRGDYtD QR ORJUDPRV DOJR GHÀQLWLYR 6LQ HPEDUJR VLJXH VLHQGR XQ WHPD GH DJHQGD \ XQ JUDQ GHVDItR TXH WHQHPRV SRU GHODQWH µ ´/R YDOLRVR GH WRGR HVR FRPR OR VRQ ORV SODQWHRV SRU HO VXHOR GH XVR LQGXVWULDO SRU ODV UHIRUPDV en el microcentro y por otras cuestiones- es que la dirigencia tenga la capacidad de entender que la agenda de la ciudad es una agenda colectiva pensada en el desarrollo y no es la agenda de un SUHVLGHQWHµ FLHUUD

52

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Germán Gaggiotti (2012-2014) Unir a los sectores productivos pensando en la proyección del desarrollo. curar rápidamente, para restablecer la lógica del sentido común. Fue en su despedida como presidente cuando mencionó el tema, a modo de balance. “Rescato -dijo en aquél mensaje- el compromiso que sellamos con nuestros pares de la producción, del sector agropecuario y con nuestros pares de la región, con Sunchales y todas las localidades de la zona y de la región ampliada, porque con el sector agropecuario conformamos todos el aparato productivo de la región. A nosotros nos toca representar a la industria, el comercio y los servicios, y junto con el agro somos todo el sector privado que todos los años tenemos que ÀQDQFLDU HO (VWDGR HQ WRGRV VXV QLYHOHV µ

“Hay un plan. Y cuando hay un plan, los nombres no importan mucho, porque son meros ejecuWRUHV GH HVRV HMHV TXH HVWiQ GHÀQLGRV HQ HO plan. Entonces el dirigente sabe que no está solo, porque tiene el respaldo de un equipo y la dirección bien marcada de hacia dónde debe ir. El riesgo es menor así.” &RQ HO WRQR UHÁH[LYR TXH OR FDUDFWHUL]D Germán Gaggiotti, Contador Público Nacional, presidente durante el período 2012-2014, asegura que nunca le tembló el pulso cuando tuvo que aceptar la postulación para un cargo que ya había desempeñado su padre y para el que, la historia suya lo indicaba, estaba preparado casi de forma natural. Germán remite a sus discursos a la hora de mencionar cuáles fueron aquellas directrices que siguió a lo largo de su gestión. No cambiaría ni una letra, ni siquiera con la perspectiva que da el tiempo. Por eso destaca algo en especial de aquél período, hace una década DWUiV HO FRQÁLFWR FDPSR JRELHUQR GH había engendrado una grieta que atravesó a la sociedad generando heridas que era necesario

Si hay una línea para trabajar, ahí está el trazo grueso principal: representar al sector productivo, llevar la voz de los que generan riqueza y trabajo al lugar en el que se toman decisiones. Pero no a tontas y locas: hacerlo con un plan. Con estrategia. “No me gustaba mucho la idea de ser presidente, pero lo acepté porque se daban las condiciones. Teníamos un Plan Estratégico Institucional (PEI) que apuntaba al 2020, lo habíamos consensuado y elaborado con mucho trabajo en la etapa en que presidió el CCIRR Marta Williner. Así que ahí estaba claro lo que se esperaba de los dirigentes”, remarca. Efectivamente, Germán cumplió con esas OtQHDV ´1XHVWUR 3(, GHÀQtD FXDWUR OtQHDV 'HQWUR de ellas, el plan de acción nos indicaba liderar el desarrollo de Rafaela y la región con calidad de gestión y servicio”, memora. La gestión se caracterizó, entonces, por trabajar con las dos puntas de la dirigencia. Se conformó un Foro de Presidentes, que tuvo como objetivo mantener vivo el contacto con quienes habían estado al frente de la institución en distintas etapas, de modo de recoger sus experiencias y aprender de sus errores, pero al mismo tiempo también se constituyó un programa de Jóvenes Embajadores. El propio Germán, informalmente, había

Entrevistas

53


sido un “joven embajador” del comercio exterior en sus épocas de formación profesional, y su experiencia sirvió como base para muchas realizaciones concretas. También se trabajó con responsabilidad social empresaria, fortaleciendo el programa IncluiRSE, entre otros numerosos ejes de trabajo que tuvieron su punto de partida o se consolidaron durante ese período. Al margen de esos logros, Germán rescata por encima de todo aquello del principio: “hay un plan”. Agrega más: “En una época se debatía mucho eso de la alternancia entre un representante de la industria y otro del comercio para ocupar la Presidencia del CCIRR. Ahora eso eso ya no interesa, ya casi ni nos acordamos quién representa a quién. Por eso rescato especialmente aquello que dije en el cierre de mi presidencia, que estábamos transitando un camino también con el agro. Todos somos sector productivo, todos generamos riqueza para la ciudad y la región. Hacemos política, claro que sí: política, no partidismo, que es otra cosa. No actuamos partidariamente, pero sí tenemos que hacer política, porque así es como se logran cosas.” Germán también vivió una transición importante en lo tecnológico. Supo lo que era generar contactos para el comercio exterior en la era

SUHYLD D LQWHUQHW \ VDEH OR TXH VLJQLÀFDQ DKRUD las redes sociales, incluso para quienes asumen el compromiso de participar de la “cosa pública” sin otro interés que el de proyectar el bien común desde una institución con 90 años de historia. “Hay que tener la tranquilidad de la coherencia. Si uno hace las cosas bien y da el ejemplo con su acción de todos los días, no hay que temerle a nada. Creo que tenemos que ir siempre a lo trascendente, contribuir a ese cambio de mentalidad que nos haga crecer como Nación, para dejarle un país mejor a los que vienen detrás nuestro. Para ese cambio hay que involucrarse sanamente, transmitir experiencias. Exponerte a la crítica vale también porque si no querés que te critiquen quedate en tu casa a ver pasar el tren que se va a llevar puesto el futuro. De eso se trata el compromiso con la gremial empresaria”, sintetiza. De eso se trata. De predicar con el ejemplo, y de servirse de los buenos ejemplos, también. Dice Germán, para cerrar: “¿Sabés lo que hicimos el 25 de diciembre de 2012, cuando había que recordar los 80 años del CCIRR? Nos fuimos a la Victorio Emanuelle, la sala de calle Pueyrredón donde se fundó la institución. A brindar por aquel ejemplo de constituir una entidad en un día de Navidad. Y hasta hubo quien levantó la copa por Faustino Ripamonti. De esos ejemplos también aprendimos.”

En el nombre del padre -XQWR FRQ 0DUWD :LOOLQHU *HUPiQ HV XQR GH ORV GRV SUHVLGHQWHV TXH HV KLMR GH RWUR H[SUHVLGHQWH GH OD LQVWLWXFLyQ 6X SDGUH &OHPHQWH IXH WLWXODU GH OD HQWLGDG HQ HO SHUtRGR SHUR DGHPiV LQWHJUy DTXHOOD UHFRUGDGD FRPLVLyQ 3UR 5DIDHOD TXH FRQ VXV LQLFLDWLYDV PDUFDUD OD KLVWRULD GH OD FLXGDG \ OD UHJLyQ DOFDQ]DQGR ORJURV EULOODQWHV HQ PDWHULD GH JHVWLRQHV SDUD HO GHVDUUROOR 3HUR WDPELpQ VX DEXHOR 7UDQTXLOR *DJJLRWWL HVWi HQ OD KLVWRULD GH OD LQVWLWXFLyQ \D TXH IXH XQR GH ORV VRFLRV fundadores. Cuando le tocó asumir, en 2012, Germán recordó en su discurso de inicio de gestión que esa heUHQFLD IDPLOLDU SDUHFtD PDUFDUOR 6LQ HPEDUJR VX LQJUHVR D OD HQWLGDG QR IXH GH OD PDQR GH SDSi QL GHO DEXHOR IXH D WUDYpV GHO FRPHUFLR H[WHULRU &RQ VX ÁDPDQWH WtWXOR GH FRQWDGRU *HUPiQ HVWDED KDFLHQGR XQ FXUVR VREUH HVD WHPiWLFD HQ %XHQRV $LUHV \ GH HVD UHODFLyQ HQWUH WUDEDMR \ YRFDFLyQ salió lo que marcó el destino. ´<R D\XGDED HQ OD LQPRELOLDULD IDPLOLDU \ OH HVWiEDPRV YHQGLHQGR XQD SURSLHGDG D -XDQ %DVVR /H FRPHQWp TXH HVWDED KDFLHQGR XQ FXUVR GH FRPHUFLR H[WHULRU HQ %XHQRV $LUHV TXH PH LQWHUHVDED HO tema, y él, que estaba en el mismo tema dentro de la institución, aceptó que me sumara para hacer

54

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


DOJXQDV WUDPLWDFLRQHV \ JHVWLRQHV SDUD ODV HPSUHVDV HQ %XHQRV $LUHV (UD DOJR DG KRQRUHP SDUD UHSUHVHQWDU D OD &iPDUD GH &RPHUFLR ([WHULRU &D&([ HQ %XHQRV $LUHV LED D UHXQLRQHV D ODV TXH VLHPSUH LQYLWDEDQ SHUR QR LED QDGLH PH IDPLOLDUL]DED FRQ OD 6HFUHWDUtD GH &RPHUFLR ([WHULRU KDFtD JHVWLRQHV HVWDED DO WDQWR GH ODV ~OWLPDV UHVROXFLRQHV \ WRGDV HVDV FRVDVµ UHFXHUGD KR\ &XDQGR OD &D&([ DGTXLULy RWUR SHUÀO 5REHUWR $SSy LPSXOVy OD SURIHVLRQDOL]DFLyQ GH HVH PDQHMR LQVWLWXFLRQDO < OD WDUHD UHFD\y HQ TXLHQ KDEtD KHFKR HO WUDEDMR KDVWD DKRUD *HUPiQ *DJJLRWWL (O VDOWR GH calidad fue importante. Los exportadores rafaelinos se convirtieron en pioneros en la conquista de DOJXQRV PHUFDGRV TXH SDUHFtDQ LQDFFHVLEOHV SDUD ODV S\PHV GHO LQWHULRU 6H RUJDQL]DURQ PLVLRQHV DO H[WHULRU \ VH FRQIHFFLRQDURQ ODV SULPHUDV JXtDV )RU ([SRUW TXH HUDQ XQ FDWiORJR FRP~Q SUHVHQWDGR por las pymes exportadoras que integraban la Cámara. Allí estaban los principales productos y los datos de contacto. En papel, porque internet no existía. Y esa guía era una carta de presentación claYH HQ H[SRVLFLRQHV HYHQWRV LQWHUQDFLRQDOHV \ DJUHJDGXUtDV FRPHUFLDOHV GH HPEDMDGDV H[WUDQMHUDV 3DUD FXDQGR *HUPiQ OOHJy D OD SUHVLGHQFLD HQ OXHJR GH KDEHU GHVHPSHxDGR PXFKDV IXQFLRQHV GHQWUR GH OD LQVWLWXFLyQ KDFtD WLHPSR TXH \D QR HUD ´HO KLMR GH &OHPHQWHµ 7HQtD XQ SHUÀO SURSLR \ SRU VXSXHVWR WDPELpQ GHMy VX LPSURQWD HQ VX FDUJR

El legado de la coherencia

(Q HO PDUFR GH OD $VDPEOHD *HQHUDO 2UGLQDULD FRQPHPRUDWLYD GHO DQLYHUVDULR GH OD LQVWLWXFLyQ los representantes del comercio, la industria y los servicios de Rafaela y la región dieron a conocer una declaración de principios que se basó en los lineamientos y el espíritu de los Estatutos y se anexó DO 3(, 3DUD *HUPiQ TXH HQ DTXpO PRPHQWR SUHVLGtD HO &&,55 HVWRV SULQFLSLRV VLHPSUH HVWXYLHURQ implícitos en todas las acciones de los dirigentes que pasaron por la entidad, pero constituyen un OHJDGR GH FRKHUHQFLD HQWUH HO SODQLÀFDU HO SUR\HFWDU HO GHFLU \ HO KDFHU TXH HUD QHFHVDULR SODVPDU en un documento institucional.

Pablo Laorden (2014-2016) ´6HU GHFLU \ KDFHU HVD HV OD FODYH GH OD DFFLyQ JUHPLDO HPSUHVDULD µ Pablo Laorden dejó la presidencia del CCIRR en 2016, luego de cumplir sus dos años de mandato. Como sucede con cada presidente TXH ÀQDOL]D VX JHVWLyQ DO IUHQWH GH OD LQVWLWXción hay un momento de despedidas, que no es más que un simbolismo: ningún presidente se va para siempre, porque la relación continúa. Pero en esa despedida Laorden recibió un presente, un poco en broma y un poco en serio, del equipo de comunicación de la institución. Le pidieron que en el mensaje no dejara

de recordar su frase de cabecera: “Ser, decir, hacer”. Y aunque ahora recuerda el momento con simpatía, sigue sosteniendo que en esas tres palabras está contenida la convicción íntima que debe animar a cada dirigente de la gremial empresaria: ser, decir, hacer. “Siempre tiene que haber una coherencia entre el ser, el decir y el hacer. ¿Qué somos? Una institución gremial empresaria. No somos Estado, ni gremial de trabajadores. No nos pidan

Entrevistas

55


Representante y montador exclusivo para Latinoamérica

56

International Institute of Ammonia Refrigeration

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


motivación principal porque entendíamos que los aumentos sistemáticos de Ingresos Brutos desnaturalizaban muchísimo la actividad comercial y entendíamos que había que ir a pelear por eso. Cada gobernador que venía hacía su aumento de Ingresos Brutos, pero nunca planteaban una reducción del gasto estatal. Entonces, nos encontramos con un Estado que se llevaba más que las empresas, que ponen el riesgo, la inteligencia y el cuerpo.”

opiniones sobre si es lindo o no un feriado: nosotros somos empresas, queremos trabajar. Vamos a querer trabajar siempre. Si tenemos que decir algo, será eso: queremos trabajar. Somos empresas, decimos lo que como empresas sentimos y hacemos lo que como empresas debemos”, agrega, como acentuando las palabras, sabiendo que ese concepto está en la raíz de su compromiso dirigencial con la institución. Y destaca algo más: “No estamos en una entidad vertical donde hay una sola voz. Somos representantes. Yo represento. Voy a una reunión o hablo cuando el tema me concierne. Si hay un tema de la industria metalúrgica, va el metalúrgico. Y lo mismo para el comercio.” Pablo llegó al CCIRR cuando sintió que sólo desde el escritorio de su empresa no podría luchar contra molinos de viento. “Lo gremial tiene un emergente cooperativo. Nos juntamos porque tenemos los mismos problemas, somos partes que nos unimos para defender intereses lícitos. Esos intereses, para las empresas, tienen que YHU FRQ OD SUHVLyQ ÀVFDO TXH QHFHVLWDPRV VH disminuya, con las facilidades para obtener infraestructura y suelo industrial, para acceder a líneas crediticias, a programas de incentivo, a cuestiones que no se gestionan sólo desde una empresa porque a veces ni siquiera sabemos dónde tenemos que golpear puertas o no nos enteramos de las últimas novedades”, señala.

Impuestos “a lo bruto” Para Pablo, la puerta de entrada al mundo de la gremial empresaria fue la preocupación por el impuesto a los Ingresos Brutos. “Fue mi

El análisis de Pablo es contundente sobre esta problemática: “Me hago cargo de lo que digo: han aumentado los impuestos en forma irresponsable. Hoy pagamos por Ingresos Brutos el doble de lo que tenía el gobernador anterior a las gestiones del socialismo. Y ahora parece que nunca alcanza. ¿Qué mejoró desde entonces?”, se pregunta. Esa preocupación lo llevó a pelear. “Esa fue la motivación racional. Decir: me voy a involucrar un poco a ver qué hacemos, a ver si hacemos escuchar nuestra voz. Y cuando uno ya llega a un grupo donde los intereses son comunes, también aparecen otros intereses o miradas que uno ni siquiera pensaba que los necesitaba o no sospechaba que existían”, agrega. Y suma: “Te aparece un tema como el gasoducto. Surge porque alguien está consumiendo intensivamente energía y necesita el gas .Y cuando te sentás a la misma mesa decís ‘sí, esto se QHFHVLWD SRUTXH KR\ OR EHQHÀFLD D pO \ D RWURV como él, pero todos estamos dentro del mismo ODGR \ HQ GHÀQLWLYD QRV YD EHQHÀFLDU D WRGRV \ también a la ciudad y la región’. O alguien está pidiendo reembolsos a las exportaciones que no le están dando. O surge un programa de LQFHQWLYR ÀVFDO SDUD ORV TXH IDEULFDQ JDOSRQHV Creo que de todo eso fue surgiendo lo del Plan Estratégico Institucional (PEI).”

El empujón para decidirse No hay dirigente que haya pasado en las últimas dos décadas por el CCIRR que no ponga en alto el valor del PEI. Pablo Laorden no era presidente todavía cuando esa iniciativa vio la luz. Pero sí tiene claro que sin ella quizás no se hubiera atrevido a asumir la presidencia. “Un plan

Entrevistas

57


estratégico siempre suena a humo, a palabrerío, pero en realidad es decir a dónde vamos, cómo lo queremos hacer y con quiénes. Cuando vos ya establecés eso, te resulta más fácil tomar la siguiente decisión y más cuando van cambiando los presidentes. Porque ya es natural. Me dijeron, ‘vení, sumate que ya hay un plan’, en el que yo había participado, como invitado. Realmente yo veía que la gremial iba a crecer. Podíamos anticipar que íbamos a tener más gerencia política, más capacidad de lobby, de ser escuchados.” Fue su antecesor, Germán Gaggiotti, el que lo convenció de tomar la posta. “Me convenció porque estaba el PEI y porque sabía que nadie me iba a dejar solo. Estaba indicado el camino por donde había que transitar, sólo era cuestión de seguirlo.” En ese contexto, nacieron muchas ideas. Una fue la de constituir un grupo que nucleara a los comerciantes del sector céntrico. Y nació Paseo del Centro, que surgió sobre la idea impulsada a nivel nacional por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en el sentido de crear centros comerciales a cielo abierto. Fue el puntapié inicial para que otros pequeños centros comerciales surgieran en distintos barrios y sectores de la ciudad, como el caso posterior de Comercial Oeste, o Paseo Roca, o Paseo Yrigoyen.

El factor humano 3DEOR SXQWXDOL]D RWUR WHPD VLJQLÀFDWLYR HQ OD decisión de involucrarse en el CCIRR. “Está el factor humano. En mi caso yo tomé responsabilidades cuando estaba entre los 40 y los 50 años, cuando se combinan madurez y plenitud psíquica y física. Porque la actividad gremial empresaria también requiere un desgaste físico. Todos los días hay una reunión, algún evento, un viaje, una recepción. Uno está trabajando para su interés, pero también para el interés de otros. Y no siempre el ‘retorno’, en el sentido afectivo de la palabra, es el que uno espera. Eso produce desgaste, claro, y hace que los dirigentes a veces elijan dar un paso al costado, o tomar distancia.” Pero también el expresidente aborda otra cuestión que no debe perderse de vista: “A mí el CCIRR me dio una gran madurez y un enorme aprendizaje sobre la naturaleza humana. Los empresarios de Rafaela integramos empresas

58

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

familiares, pymes en las que dirigimos grupos y a veces estamos acostumbrados a que se haga sólo lo que queremos. Insisto: el empresario puede tener el ego muy alto y eso te obliga a desarrollar anticuerpos. Dijimos, ¿cómo hacemos, como institución, para no pelearnos entre nosotros? Y ahí también encontramos la respuesta en el PEI, porque abre la cabeza también en ese sentido. De pronto uno se encuentra hablando con un gobernador, con un ministro, con un dirigente en nombre de otros y pidiendo por necesidades que no son las propias, pero lógicamente hay que aprender a hacerlo y a conocer los códigos de la política. A saber interpretar los momentos, las circunstancias, las oportunidades. La gestión gremial te enseña a tener paciencia.” Finalmente, destaca otro punto exitoso de la gremial empresaria: “La renovación la practicamos. Salvo alguna excepción, nadie está más de dos años en la presidencia. Pero hemos tenido desde empresarios micropymes hasta representantes de empresas de servicios, de comercio, de industrias de distintos rubros. No hay que poner sobre la mesa la chapa de ‘gran empresario’ en facturación para tener un lugar importante en el CCIRR. Eso hace a la gremial más transparente y más abierta.” A la hora de los reconocimientos, el factor humano también juega su partido. “Germán Gaggiotti fue el que me convenció de ser presidente. Marta Williner tuvo siempre una calidez ejemplar y fue la primera que me habló del PEI, le puso mucho motor a ese plan. Rescato la pasión de Diego Turco en su momento, me gustó OD GLYHUVLGDG TXH VLJQLÀFDEDQ *DEULHO )DEHU R Gustavo Segnini, que nos llevaban a extremos ideológicos donde estábamos en la mesa en posiciones opuestas y discutíamos con altura. No me arrepiento de ese proceso”, sostiene. 7DPELpQ HQ HO FLHUUH 3DEOR VH UHÀHUH D RWUD cuestión importante de los vínculos humanos. “Yo conocía a Andrés Ferrero de estar compartiendo momentos en la institución. Cuando ejercí la presidencia lo conocí más, nos vinculamos muy bien y me tocó convencerlo de que era el indicado para tomar la posta que dejaba yo. Hoy no sólo somos colegas, sino que somos íntimos amigos y compartimos muchas cosas”, cierra.


La tapa negra de Orientación Empresaria (Q OD VHOHFFLyQ DUJHQWLQD GH I~WERO TXH YHQtD GH JDQDU GRV &RSDV $PpULFD HQ IRUPD FRQVHFXWLYD VXIULy XQD KXPLOODQWH JROHDGD SRU D DQWH &RORPELD HQ HO HVWDGLR 0RQXPHQWDO GH 5LYHU 3ODWH $TXHOOD GHUURWD HVWXYR D SXQWR GH GHMDU D $UJHQWLQD IXHUD GHO 0XQGLDO GH \ IXH XQ GLVSDUDGRU SDUD TXH 'LHJR 0DUDGRQD UHWRUQDUD D OD VHOHFFLyQ \D TXH IXH QHFHVDULR GLVSXWDU XQ UHSHFKDMH DQWH $XVWUDOLD SDUD DVHJXUDU HO SDVDMH D 86$ En aquella semana aciaga para el deporte más popular de la Argentina, la recordada revista El *UiÀFR SXEOLFy XQD WDSD FRPSOHWDPHQWH QHJUD VLQ LOXVWUDFLRQHV FRQ XQD VROD SDODEUD FRPR WtWXOR ´9HUJ HQ]Dµ GHFtD /D WDSD HQ Vt PLVPD HUD XQ HGLWRULDO < IXH XQD ´ERPEDµ SHULRGtVWLFD 9HLQWLFLQFR DxRV GHVSXpV 2ULHQWDFLyQ (PSUHVDULD OD UHYLVWD LQVWLWXFLRQDO GHO &&,55 HPXOy DTXHOOD WDSD QHJUD GH OD SXEOLFDFLyQ GHSRUWLYD 7DPELpQ IXH XQD ´ERPEDµ SRU OD FRQWXQGHQFLD GHO PHQVDMH institucional que transmitió. 3DEOR HUD HO SUHVLGHQWH GH OD LQVWLWXFLyQ \ WXYR PXFKR TXH YHU HQ DTXHOOD LGHD ´(VWiEDPRV LQGLJQDGRV realmente. Yo había ingresado a la gremial empresaria varios años antes, precisamente porque SHQVDED TXH GHEtDPRV KDFHU DOJR HQ FRP~Q FRQWUD HO LPSXHVWR D ORV ,QJUHVRV %UXWRV SRUTXH HV WRWDOPHQWH GLVWRUVLYR /R VLJR SHQVDQGR 3HUR HQ HVRV GtDV KDEtDPRV WHQLGR OD YLVLWD GHO JREHUQDGRU de ese momento, que nos aseguró personalmente que no habría nuevos aumentos de las alícuotas. Imaginen la sorpresa cuando una semana después nos enteramos que la Legislatura había aprobaGR FRQ DFXHUGR GH WRGRV ORV SDUWLGRV XQ LQFUHPHQWR /R VHQWLPRV FRPR XQD EXUODµ UHFXHUGD 3DEOR /D WDSD QHJUD GH DTXHOOD HQWUHJD GH 2ULHQWDFLyQ (PSUHVDULD UHÁHMy FRQ OD IXHU]D GHO PHQVDMH JUiÀFR HO OXWR GH ORV HPSUHVDULRV SRU OD PXHUWH HQ VHQWLGR ÀJXUDGR FODUR HVWi GH OD SDODEUD HPSHxDGD \ GHO FRPSURPLVR DVXPLGR ´6H HQRMDURQ YDULRV SHUR KDEtD TXH VHU ÀUPHV < OR IXLPRVµ VHQWHQFLD 3DEOR KR\ FXDQGR VLJXH FRQYHQFLGR TXH HVWH LPSXHVWR SURYLQFLDO FRQWLQ~D VLHQGR XQ IDFWRU GH GLVWRUVLyQ económica que debilita sistemáticamente la competitividad de las empresas santafesinas y afecta su desarrollo económico.

La crisis que fue oportunidad y bisagra 'XUDQWH HO PDQGDWR GH 3DEOR VH SURGXMR XQD FULVLV PX\ LPSRUWDQWH HQ OD FLXGDG \ OD UHJLyQ FXDQGR JUXSRV GH DFWLYLVWDV GHO 6LQGLFDWR GH &DPLRQHURV GH OD SURYLQFLD UHDOL]DURQ XQ EORTXHR D GRV FRUUDORQHV GH OD FLXGDG HQ XQ FRQÁLFWR UHODFLRQDGR FRQ HO HQFXDGUDPLHQWR JUHPLDO GH ORV WUDEDMDGRUHV )XHURQ GtDV \ VHPDQDV GH PXFKD WHQVLyQ SDUD ORV SURWDJRQLVWDV GLUHFWRV H LQGLUHFWRV ´/D FULVLV GH ORV FRUUDORQHV QRV GHMy XQD LQVWLWXFLRQDOLGDG IRUWtVLPD +XER XQ DQWHV \ XQ GHVSXpV GH HVH FRQÁLFWR +XER VROLGDULGDG SRUTXH ORV HPSUHVDULRV EORTXHDGRV QR SRGtDQ HQWUHJDU PHUFDGHUtDV entonces lo hacíamos otros por cuenta de ellos. El tema era aguantar mientras se hacían las gestiones DQWH OD -XVWLFLD \ DQWH ORV RUJDQLVPRV LQWHUYLQLHQWHV 0XFKDV QRFKHV VLQ GRUPLU R FRQ OODPDGRV D FXDOTXLHU KRUD SRUTXH HO WHPD UHDOPHQWH QRV PRYLOL]DED PXFKRµ UHFXHUGD 3DEOR ´(Q DTXHO PRPHQWR GHVFXEUt HO YDORU GH XQLU SDUWHV \ WHMHU YLQFXODFLRQHV +DEtD TXH FRRUGLQDU PXFKR +DVWD TXH VH ORJUy HO GLFWDPHQ GHO 0LQLVWHULR GH 7UDEDMR GH OD 1DFLyQ \ WDPELpQ HO DSRUWH GH OD -XVWLFLD \ TXHGy VHQWDGR XQ SUHFHGHQWH HVD PHWRGRORJtD HQ 5DIDHOD QR VH YD D DFHSWDU SRU LOHJDO 6H ORJUy SDFLÀFDU OD VLWXDFLyQ µ 1R REVWDQWH OD HQVHxDQ]D TXH GHMy DTXHOOD FULVLV IXH TXH HO IRUWDOHFLPLHQWR GH ORV YtQFXORV LQVWLWXFLRQDOHV HVWi VLHPSUH SRU HQFLPD GH OD IXHU]D HMHUFLGD FRQ RWURV PpWRGRV ´7XYLPRV TXH WUDQVLWDU GXUDQWH PHVHV HVD FULVLV \ VH ORJUy VDOLU FRQ OD YtD OHJDO FRQ OD YtD pWLFD 3HUR FODUR TXH KXER TXH operar con mucha fuerza y mucho gremialismo. Así fue que la institución, puesta en situación de VRSRUWDU OD Pi[LPD WHQVLyQ VH IRUWDOHFLy (VH FLPEURQD]R PDUFy PL SUHVLGHQFLD \ PH SHUPLWLy WHMHU PiV UHODFLRQHV SHUVRQDOHV µ

Entrevistas

59 59


CCIRR - Especial 90 Años.pdf 1 8/9/2023 11:17:47

60

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Andrés Ferrero (2016-2020) ´3DUD VHU LQGXVWULDO QR DOFDQ]D FRQ WUDEDMDU SXHUWDV DGHQWUR µ comprendido ese concepto de que participar en la gremial empresaria es una parte esencial de ser empresario”, señala Andrés. Es importante destacar ese concepto rescatado por un industrial que, como muchos emprendedores, comenzó desde abajo, pero ya en sus primeros años no descuidó la vinculación institucional y encontró en el CCIRR el espacio adecuado para canalizar sus inquietudes. “Mis primeros vínculos con la institución se dieron con la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Rafaela (CIMR), con la Comisión de Industrias. Ya a principios del año 2000 estábamos participando con regularidad.” La empresa que dirige Andrés Ferrero, en sociedad con José Risso, tiene apenas 25 años de vida. Pero desde que dio sus primeros pasos en Desarrollo de Equipos Industriales SA (DEISA, por sus siglas), Ferrero supo que la proyección de los negocios dependería tanto de las cuestiones propias de la empresa como de de su interrelación con el entorno, no sólo el insWLWXFLRQDO VLQR HO GH RWUDV ÀUPDV FRQ ODV TXH compartían mercados, infraestructura y realidad micro y macroeconómica. “Con mi socio comenzamos la actividad en 1997 y muy pronto supimos que generar actividad industrial no es cuestión que pueda hacerse solamente puertas adentro. Estaba claro que había una necesidad de compartir, de estar codo a codo con los colegas, en otros ámbitos. Ese ‘compartir’ en algún momento nos llevó a sentarnos en la misma mesa con empresarios que eran nuestra competencia, siempre con la idea de buscar reglas de juego, o tratando de ver cómo la actividad podía crecer. Soy un convencido de que la evolución que hemos tenido tiene que ver con haber

-¿Cómo se dio el comienzo de esa participación? - Había puertas abiertas y también existía un proceso de renovación generacional, una especie de corriente de empresarios jóvenes como nosotros mismos. Destaco mucho el ejemplo que siempre nos dio Osvaldo Acastello, una persona a la que extrañamos mucho, realmente, por todo lo que nos dio. Otro dirigente clave para mí fue Juan Carlos Frautschi, con quien todavía tengo intercambios y que de vez en cuando me manda algún WhatsApp con recomendaciones sobre tal o cual cosa. Ellos fueron fundadores de la Cámara, transmitieron OD ÀORVRItD SURSLD GHO LQGXVWULDO HQ HO VHQWLGR de la participación, de poner la entidad por sobre todo, de la articulación público-privada, de cómo trabajar con las autoridades de Rafaela, de cómo posicionarse, de cómo enfocarnos en el bien común del sector y de la ciudad toda. Bueno, uno creo que ha tenido ahí una experiencia importantísima.

Entrevistas

61


-Decía que no hay un industrial completo sin la interacción con los colegas. - Sí, como decía, desde el principio entendimos que es función de ser industrial participar codo a codo con los colegas. Esto genera naturalmente una evolución y desafíos. Llega un momento en que los mismos colegas empiezan D YHUWH FRQ SHUÀO R FDOLÀFDFLyQ SDUD OLGHUDU DOJ~Q HVSDFLR \ XQR HPSLH]D D WRPDU HO SHUÀO GH dirigente dentro de la gremial empresaria, y ahí surgen también visiones distintas que obligan a encontrar un camino de consenso. Una cosa es dirigir la empresa, donde uno resuelve y delega. Y otra cosa es como dirigente, un ámbito en el que hay que tratar de encontrar ORV FRQVHQVRV \ WHQHU XQD OtQHD TXH VLJQLÀTXH el resumen de las posiciones de un sector metalúrgico o de un sector industrial. Lo que exige responsabilidades mayores y, sobre todo, una apertura mental, así como una necesidad de formación y capacitación.

-Ese aprendizaje que marca, ¿sólo se da por la experiencia que se va adquiriendo en la gestión institucional?

- El recorrido te da experiencia, pero también hay un vínculo con los que estuvieron antes que uno en la misma función y con las mismas responsabilidades. De mi parte también entiendo que se puede aprender desde el estudio, como me sucedió hace poco, que pude hacer una diplomatura en liderazgo industrial a través de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA).

- ¿Cuál fue su primera responsabilidad importante en la gremial empresaria? - A lo largo de la primera década de los 2000 tuve distintos lugares, pero en 2010 me tocó presidir la CIMR. Creo que ahí se dio el primer FRQWDFWR ÁXLGR \ SHUPDQHQWH FRQ OD FRQGXFFLyQ del CCIRR. Eso me dio una visión adicional, que llegaba desde otros sectores que estaban representados en la directiva. Si bien yo había tenido alguna actividad también comercial en algún momento de mi vida, surgió el intercambio y el roce con empresarios del área de servicios y de comercio. Rafaela sigue siendo una ciudad en la cual el sector empresario tiene que estar organizado y por un montón de circunstancias es muy positivo que estemos bajo un mismo techo. Es sumamente enriquecedor que todos podamos ver qué puntos comunes tenemos. Se van ampliando los círculos, en cierta forma, y uno se enriquece mentalmente.

La interacción permanente y el desarrollo de la región 3DUD $QGUpV ´TXLHQ DVXPH HO ULHVJR GH RUJDQL]DU XQD HPSUHVD WLHQH PXFKR HQ FRP~Q FXDOTXLHUD sea su sector. Los puntos de requerimiento, las necesidades que tiene cada uno de ellos, el orden y ODV SULRULGDGHV TXH KDFHQ DO FUHFLPLHQWR GH OD FLXGDG HV VLHPSUH DOJR FRP~Q D WRGRV &UHR TXH VHUtD imposible que un sector en forma autónoma pueda pensar en generar una política de desarrollo de OD FLXGDG \ OD UHJLyQ VLQ FRQWHPSODU D ORV GHPiVµ (Q VX YLVLyQ ´HVRV FtUFXORV FRQFpQWULFRV OOHYDQ QDWXUDOPHQWH DO LQWHUFDPELR FRQ RWURV VHFWRUHV +XER PXFKRV WHPDV TXH GHVGH HO &&,55 SXGLPRV WUDEDMDU FRQ FROHJLRV SURIHVLRQDOHV /R KLFLPRV FRQ ORV

62

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


SUHVXSXHVWRV FRQ HO DQiOLVLV GH QRUPDV LPSRVLWLYDV FRQ ODV PRGLÀFDFLRQHV GHO &yGLJR 8UEDQR TXH VH HVWXGLDURQ \ WUDEDMDURQ SHUIHFWDPHQWH ELHQ FRQ ORV FROHJLRV GH LQJHQLHURV DUTXLWHFWRV \ FRQ ORV WpFQLFRV GHO VHFWRU < WDPELpQ QRV MXQWDPRV FRQ OD 6RFLHGDG 5XUDO R FRQ RWUDV LQVWLWXFLRQHV KHUPDQDV para compartir visiones que no siempre son totalmente coincidentes, pero que sí tienen puntos de HQFXHQWURµ

La pesadilla de la pandemia: el camino de la solidaridad y la nueva normalidad

0X\ SRFRV DUJHQWLQRV VH ROYLGDUiQ GHO DxR \ HQ HVSHFLDO GH OD IHFKD GHO GH PDU]R TXH PDUFy HQ OD $UJHQWLQD HO SXQWR GH LQÁH[LyQ LQLFLDO GH XQ IHQyPHQR PXQGLDO TXH LPSDFWy GH OOHQR HQ OD YLGD GH OD KXPDQLGDG OD SDQGHPLD GH &29,' $QGUpV )HUUHUR HUD HO SUHVLGHQWH HQ HMHUFLFLR GHO CCIRR y sobre él recayó una responsabilidad gigantesca: la de representar al enorme sector productivo rafaelino afectado por los efectos sanitarios, sociales y económicos de la pandemia sin perder de vista el valor supremo de la vida. ´/D SULPHUD VHxDO TXH WXYLPRV IXH HO FLHUUH GH DOJXQDV DFWLYLGDGHV TXH IXH HQ HO ÀQ GH VHPDQD SUHYLR DO GH PDU]R HO GtD HQ TXH ÀQDOPHQWH VH GLFWy HO $LVODPLHQWR 6RFLDO 3UHYHQWLYR \ 2EOLJDWRULR $632 $KRUD QRV ROYLGDPRV XQ SRFR SHUR HQ DTXHOORV GtDV QRV DFRVWXPEUDPRV D PXFKDV SDODEUDV QXHYDV 7XYLPRV FRQVXOWDV HQ OD HQWLGDG VREUH OR TXH HPSH]DED D SDVDU SHUR QR WHQtDPRV GLPHQVLyQ UHDO GH OR TXH VH YHQtD 1R HVWiEDPRV SUHSDUDGRV (O PXQGR QR OR HVWDED 8QR PXFKDV YHFHV WLHQH GXGDV FRPR GLULJHQWH \ DSHOD D XQ SURIHVLRQDO D XQ FROHJD D XQD LQVWLWXFLyQ 3HUR HQ HVWH FDVR

Entrevistas

63


no había ninguna certeza: tuvimos que aprender todo de nuevo y anteponer la vida a cualquier otra FRVDµ GLFH $QGUpV /D SULPHUD ´FXDUHQWHQDµ HVWULFWD SODQWHy RWURV FRQFHSWRV TXH KDVWD HVH PRPHQWR HUDQ GHVFRQRFLGRV $SDUHFLy OD GHQRPLQDFLyQ GH ´DFWLYLGDG HVHQFLDOµ TXH QL VLTXLHUD ODV SURSLDV DXWRULGDGHV LQWHUSUHWDEDQ GH OD PLVPD IRUPD ´3RU DKt OR TXH SDUD XQRV HUD HVHQFLDO SDUD RWURV QR 7H GDEDQ XQ permiso, pero salías a la calle y te decían que esa actividad no era esencial. Eran contradicciones TXH QRV RFXSDEDQ WRGR HO WLHPSRµ DJUHJD /RV FRQWDFWRV \ HO LQWHUFDPELR GH LQIRUPDFLyQ HUDQ FRQVWDQWHV DXQTXH ODV SXHUWDV GH 1HFRFKHD HVWXYLHUDQ FHUUDGDV ´(VWiEDPRV HQ FDVD SHUR ORV LQWHUFDPELRV HUDQ FRQVWDQWHV 6H KDEODED mucho con los colegas para ver el análisis de las posibilidades sobre qué hacer, cómo hacer, porque la situación era de enorme gravedad en lo sanitario, pero también de mucha angustia que se generaba HQ OD JHQWH SRU HO IXWXUR SRU OD LQFHUWLGXPEUH TXH KDEtD VXUJLGR \ GH FyPR VH VDOtD GH HVWR )XH PX\ LPSRUWDQWH HVWDU HQ FRQWDFWR FRQ PXFKRV FROHJDV \ WUDWDQGR GH YHU TXp UHVSXHVWDV SRGtDPRV GDUµ recuerda también. 3DUD $QGUpV HPSUHVDULR FLHQWR SRU FLHQWR LQGXVWULDO HVWDU HQ OD SUHVLGHQFLD GHO &&,55 VLJQLÀFy también ponerse en el lugar del comerciante, del dueño de una empresa de servicios, del gastronómico, \ D YHFHV WDPELpQ GHO SURSLR WUDEDMDGRU ´1RV IDPLOLDUL]DPRV FRQ WpUPLQRV \ FXHVWLRQHV TXH WDO YH] YHQtDQ GHVGH KDFH PXFKR WLHPSR SHUR TXH QR HUDQ FRPXQHV HQ HO GtD D GtD 1RV GHFtDQ TXH VH SHUPLWtD HO WDNH DZD\ \ KDEtD TXH GHÀQLU TXp HUD HVR 7HQtDPRV TXH YHU VL ORV VXSHUPHUFDGRV DEUtDQ XQD KRUD PiV R PHQRV VL KDEtD TXH LU FRQ JXDQWHV \ EDUELMR VL HO YLUXV DFWXDED HQ ODV VXSHUÀFLHV GH ORV REMHWRV R VL HUD PiV DFWLYR HQ GHWHUPLQDGRV KRUDULRV 7RGRV ORV GtDV QRV FDPELDED OD UHDOLGDG µ

64

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


(Q HVH HVFHQDULR FRPSOHMR GH XUJHQFLDV FRWLGLDQDV GH LQWHUDFFLyQ REOLJDGD HQWUH OR S~EOLFR \ OR privado, de sensaciones que mezclaban la angustia y la esperanza con la desazón, la lucha geneURVD SRU OD YLGD \ ODV WHQWDFLRQHV GHO ´ViOYHVH TXLHQ SXHGDµ HO &&,55 WDPELpQ VH SUHSDUy SDUD OD VROLGDULGDG $QGUpV )HUUHUR PHPRUD TXH ´OD LGHD RULJLQDO IXH UHXQLU DSRUWHV GH ORV VRFLRV TXH VH HQFRQWUDEDQ HQ PHMRU VLWXDFLyQ SDUD DGTXLULU UHVSLUDGRUHV TXH D\XGDUDQ D PHMRUDU HO HTXLSDPLHQWR GHO +RVSLWDO -DLPH )HUUp 1R SXGR KDFHUVH SRUTXH HO *RELHUQR FRQ EXHQ FULWHULR PRQRSROL]y OD FRPSUD \ GLVWULEXFLyQ GH UHVSLUDGRUHV 3HUR FRQ OR UHFDXGDGR VH ORJUDURQ DGTXLULU RWURV HOHPHQWRV TXH HUDQ LQGLVSHQVDEOHV GHVGH HTXLSRV GH WHFQRORJtD PpGLFD KDVWD LQGXPHQWDULD SDUD HO SHUVRQDO GH VDOXGµ /D SDQGHPLD GHMy VHFXHODV HFRQyPLFDV \ VRFLDOHV TXH WRGDYtD SHUGXUDQ HQ OD FRPXQLGDG 3HUR ODV FULVLV WDPELpQ JHQHUDQ HQVHxDQ]DV \ HV WDUHD GH WRGRV DSUHQGHU GH HOODV 0XFKDV IDPLOLDV SHUGLHURQ seres queridos y, entre los asociados al CCIRR, también hubo víctimas de la enfermedad, personas YDOLRVDV TXH \D QR HVWiQ 3DUD WRGRV HOORV HO UHFXHUGR HPRFLRQDGR SHUPDQHFH YLYR FRPR DVt WDPELpQ el deseo de que las circunstancias dolorosas desde todo punto de vista que tocó atravesar hayan FUHDGR OD IRUWDOH]D VXÀFLHQWH SDUD VXSHUDU ODV SHRUHV SUXHEDV TXH WRGDYtD GHSDUH HO IXWXUR

Las dos décadas del PAER y el ITEC

De la participación que tuvo y tiene en distintos espacios de la gremial empresaria, Andrés destaca GRV WHPDV HQ ORV TXH WXYR PXFKD LQMHUHQFLD \ FRQVLGHUD TXH IXHURQ XQD SDUWH FHQWUDO GH VX DFWXDFLyQ en la institución.

Entrevistas

65


$GHPiV GH SUHVLGLU OD &,05 \ HO &&,55 )HUUHUR WDPELpQ IXH SUHVLGHQWH GH OD $VRFLDFLyQ GHO 3DUTXH GH $FWLYLGDGHV (FRQyPLFDV GH 5DIDHOD $3$(5 '(,6$ OD HPSUHVD GH )HUUHUR IXH GH ODV SULPHUDV LQGXVWULDV TXH VH UDGLFy HQ HVH VHFWRU ´$GTXLULPRV VXHOR HQ HVWD SDUWH GH OD ]RQD LQGXVWULDO FXDQGR UHFLpQ VH KDEtDQ DELHUWR ODV FDOOHV (O 3$(5 GDWD GHO DxR \ FXDQGR QRVRWURV YLQLPRV OD DYHQLGD 3HUyQ TXH KR\ HV HO DFFHVR SULQFLSDO QR HVWDED QL VLTXLHUD DELHUWD QR H[LVWtD HQWUiEDPRV DO 3$(5 SRU OD FDOOH 0LOODV /RV ULSLRV LQFOXVR HUDQ PX\ SUHFDULRV ORV FDPLRQHV SRGtDQ TXHGDU HPSDQWDQDGRVµ UHFXHUGD 'HVGH OD DFFLyQ LQVWLWXFLRQDO \ FRQ PXFKD DUWLFXODFLyQ HQWUH HO VHFWRU S~EOLFR \ HO SULYDGR VH ORJUy TXH HO 3$(5 WHQJD SDYLPHQWDGDV WRGDV VXV FDOOHV LQWHUQDV \ VX DFFHVR SULQFLSDO TXH VH KD\DQ XWLOL]DGR WRGRV ORV HVSDFLRV GLVSRQLEOHV SDUD OD UDGLFDFLyQ GH HPSUHVDV TXH HO SUHGLR HVWp SURYLVWR FRQ JDV natural e iluminación LED, así como sistemas de videovigilancia monitoreados en forma permanente JUDFLDV D XQD UHG GH FRQH[LyQ GH ÀEUD ySWLFD VLHQGR SHUPDQHQWHV ODV JHVWLRQHV SDUD LQFRUSRUDU PiV \ PHMRUHV VHUYLFLRV D WRGD OD ]RQD DOHGDxD GRQGH WDPELpQ VH HVWiQ UDGLFDQGR QXHYDV SODQWDV GH empresas de la ciudad. $QGUpV WDPELpQ VXEUD\D ORV DYDQFHV ORJUDGRV HQ HO ,QVWLWXWR 7HFQROyJLFR 5DIDHOD ,7(& ´(O ,7(& VH JHQHUy FXDQGR HO 0XQLFLSLR QRV DFHUFy OD LQTXLHWXG GH FUHDU XQD HQWLGDG HGXFDWLYD GH IRUPDFLyQ WpFQLFD WHUFLDULD HVSHFtÀFD \ SDUD XELFDU GHQWUR GHO iUHD LQGXVWULDO 6H FUHy OD )XQGDFLyQ \ QRVRWURV OD LQWHJUDPRV FRPR LQVWLWXFLyQ JUHPLDO HPSUHVDULD SHUR HQ DOJ~Q PRPHQWR IXH QHFHVDULR LQWHUYHQLU FRQ XQ SURFHVR GH QRUPDOL]DFLyQ TXH LPSOLFy OD UHDOL]DFLyQ GH DOJXQRV FDPELRV 1RV LQYROXFUDPRV PiV FUHR \R \ HVR GLR VXV IUXWRV UiSLGDPHQWH 3HUR VLHPSUH IXH SRQLHQGR HO DFHQWR HQ OD LQWHUUHODFLyQ S~EOLFR SULYDGD HQ WUDEDMDU ORV WHPDV FRQ HO (VWDGR ORFDO R FRQ ORV HVWDPHQWRV TXH FRUUHVSRQGLHUD +R\ HO ,7(& WLHQH RWUD GLQiPLFD H LUUDGLD QR VRODPHQWH VREUH ODV LQGXVWULDV VLQR WDPELpQ VREUH HO VHFWRU GH FRPHUFLR \ VHUYLFLRV µ

El tiempo, el aporte más valioso &DGD XQR GH ORV GLULJHQWHV TXH SDVy HQ HO WUDQVFXUVR GH OD KLVWRULD GH ORV DxRV GHO &&,55 DSRUWy su grano de arena para los logros que consolidaron el rol de la institución en la comunidad de 5DIDHOD \ OD UHJLyQ 6H SRGUtDQ PHGLU HVRV DSRUWHV SRU OD PDJQLWXG GH ORV ORJURV SHUR QR VHUtD MXVWR si no se entendiera la inversión de horas que un dirigente realiza cuando asume el compromiso de UHSUHVHQWDU D VXV SDUHV (V WLHPSR TXH VH LQYLHUWH HQ UHXQLRQHV HQ YLDMHV HQ JHVWLRQHV HQ UHODFLRQHV S~EOLFDV HQ WRFDU SXHUWDV HQ HVFXFKDU UHFODPRV HQ WUDQVPLWLU LQTXLHWXGHV $QGUpV VDEH GH HVRV WLHPSRV 6X SDUWLFLSDFLyQ HQ HO VHQR GH $',05$ OR REOLJy D YLDMDU XQD YH] SRU VHPDQD D %XHQRV $LUHV ´$ YHFHV ODV UHXQLRQHV WHUPLQDEDQ D ODV GH OD WDUGH \ KDEtD TXH SHJDU OD vuelta, llegar a Rafaela, descansar y al otro día estar temprano en la empresa o atendiendo cuestiones GH OD LQVWLWXFLyQ 2VYDOGR $FDVWHOOR VLHPSUH PH GHFtD TXH QR VyOR VH WUDEDMD DG KRQRUHP VLQR TXH D YHFHV KD\ TXH SRQHU OR TXH OD LQVWLWXFLyQ QR WLHQH µ

66

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Diego Castro (2020-2022) ´(VWDQGR DTXt DSUHQGt D YDORUDU HO SUHVWLJLR TXH WLHQH HO &&,55 GHQWUR \ IXHUD GH OD UHJLyQ µ un poco por interés en la actividad a la que pertenece nuestra empresa y otro poco porque la participación en instituciones no es algo nuevo ni para mí ni para mi familia. Siempre participamos en el club (Atlético de Rafaela) y en otras entidades, y una cosa te va llevando a la otra.”

Pese a sus jóvenes 44 años, Diego Castro tiene una trayectoria prolongada dentro de la actividad gremial empresaria. Como en casi todos los casos, hubo un disparador de tal compromiso. En el año 2007, Rafaela y la región se vieron afectadas por una gran inundación que afectó a miles de hectáreas, lo que impactó directamente sobre la economía regional agropecuaria. Cuando ese tipo de desastres suceden, las inversiones de los productores decaen y se ven afectados directamente los rubros más vinculados a la actividad. Fue el caso de los proveedores del agro, que ante un escenario complejo -a las inundaciones del 2007 siguieron años GH VHTXtD \ GH FRQÁLFWR HQWUH HO JRELHUQR \ HO campo por las retenciones aplicadas a los granos- resolvieron crear la Cámara de Empresarios Proveedores del Agro de Rafaela (CEPAR) en el seno del CCIRR. Uno de los impulsores de la CEPAR fue Ricardo Castro, padre de Diego, y aunque luego la CEPAR tuvo un período de impasse, el concepto que llevó a su integración nunca desapareció, por lo que Diego retomó la posta iniciando su participación en la gremial empresaria desde ese lugar. “Me fui involucrando y participando,

Ese transcurrir de los acontecimientos hizo que Diego se involucrara en la gestión de la gremial empresaria, no sólo como dirigente de la CEPAR, sino integrándose paulatinamente a la Comisión Directiva del CCIRR. “Siempre me sentí muy cómodo, integrando distintas comisiones y grupos de trabajo. Estuve en la Comisión de Comercio & Servicios, pasé a la vicepresidencia de la institución en representación de esa Comisión y llegó el día en que Andrés (Ferrero) y Pablo (Laorden) vinieron a hablarme para que fuera presidente”, señala en la actualidad.

-Dice “me vinieron a hablar”. Es un honor y una responsabilidad. ¿Qué cosas se evalúan en ese momento? - Lo tomé naturalmente porque, como ya dije, me sentía cómodo en los lugares en los que estaba. Pero además uno sabe que en las instituciones no sobran dirigentes. Todos tenemos nuestra actividad privada, nuestras familias, nuestras obligaciones. Algo que me dijeron en ese momento y que me quedó grabado es que en las instituciones generalmente no participa la gente a la que le sobra tiempo, sino que lo hacen precisamente aquellos a los que les falta tiempo. Es al revés de lo que uno piensa, pero tiene su lógica: los que asumen responsabilidades son los que generalmente las tienen también en otros ámbitos.

Entrevistas

67


-Usted es una persona joven, ¿siente que hay atrás suyo otra generación que se prepara para tomar la posta? - Una de las cosas que más valoro de mi turno como presidente es que logramos constituir el CCIRR Joven, en el que hay muchísimos participantes, muy entusiasmados, formándose para ser dirigentes. De hecho, ya lo son, pero no dejan de generar actividades y de prepararse para responsabilidades mayores. Se pudo JHVWDU HVH HVSDFLR HQ OD SDUWH ÀQDO GH PL PDQGDWR y veo que hoy toma cada vez más fuerza. Así que eso me parece importantísimo y muy relevante.

-¿Quedó algo pendiente de ese mandato? - Dos años es poco tiempo, siempre quedan cosas, pero ahí está justamente el secreto de la institución, en que las transiciones no son traumáticas, hay una continuidad. SI no lo hice yo, lo hace el que sigue o el que continúe luego. La institución siempre fue un ejemplo en ese sentido. Aquí los nombres de las personas que ocupan los puestos terminan siendo un dato anecdótico, porque lo importante es la formación. La Comisión de Industria y la Comisión de Comercio & Servicios, siempre suman a más gente participando, hay renovación y no suceden los mismos nombres. Cuestiones pendientes siempre quedan porque, en este país, las cosas son un poco largas y a veces algo que se empieza hoy, se termina dentro de diez años, sobre todo lo que tenga que ver con obras, que avanzan gracias a las gestiones de parte de la

68

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

institución. Así que lo importante es que todos sigamos relacionados, ligados, y que se trabaje en conjunto.

-Si tendría que darle un título a la enseñanza principal que le dejó haber pasado por la presidencia del CCIRR, ¿cuál sería? - Siempre rescato que algo importante que destaca a Rafaela por sobre las demás comunidades es que comercio, servicios e industria están bajo un mismo techo institucional y todas las cosas se discuten en conjunto y se reivindican en conjunto. En otras ciudades a veces ha pasado que por egos personales o cuestiones de otro tipo el sector empresario se ha dividido y eso te quita fuerza. Y otra cosa que me llevo es que cuando estás adentro te das cuenta de la valoración que tiene la institución desde afuera. El respeto es impresionante. La verdad que me sorprendió. Lo sabés, lo escuchás, lo observás, pero una vez que estás acá adentro, o cuando vienen funcionarios, políticos o otras instituciones de otro lado, te enorgullece y a su vez te marca el desafío de seguir manteniéndolo en alto. En esos dos años, y también durante el tiempo en que participé y participo como dirigente del CCIRR, aprendí mucho de un área sobre la que no conocía, que es la industria. Nunca me sentí “sapo de otro pozo”, me hicieron sentir muy bien. Y lo que me terminé de aprender es el potencial que tiene la ciudad de Rafaela. Hay empresas que son únicas en el país, por su modelo de producción o por lo que diseñan, fabrican y venden. Entonces, creo que tenemos que seguir trabajando con eso, con seguir vendiendo para afuera y potenciando y explotando la marca Rafaela, que es un orgullo nuestro.


-¿Qué mensaje le dejaría a aquellos a los que no les sobra el tiempo pero quieren hacérselo para dedicarse a la gremial empresaria?

- Les diría que hay que encontrar la vuelta y hacerse ese tiempo, cada uno a su medida de acuerdo al lugar que ocupa su empresa. Yo entiendo que no todos tienen ese tiempo disponible, pero no debería ser excusa. Hay que involucrarse, porque el lugar que no lo ocupa uno lo ocupan otros y después no hay tiempo para quejas. Lo mismo pasa con la política. Cuando una buena persona se involucra en política yo me alegro. La verdad es que en las instituciones hay un montón de cosas por hacer y se necesita del compromiso de todos.

Pandemia y obras, las dos caras de la moneda Cada presidente que pasó por la máxima responsabilidad dentro del CCIRR tiene en su memoria ORV HMHV SULQFLSDOHV TXH DWUDYHVDURQ VX JHVWLyQ (Q HO FDVR GH 'LHJR HO UHFXHUGR HVWi IUHVFR SRUTXH IXH TXLHQ OH HQWUHJy OD SRVWD DO DFWXDO 0DXULFLR 5L]]RWWR < PiV D~Q FXDQGR HQ HO SHUtRGR HQ HO TXH OH WRFy FRQGXFLU OD HQWLGDG FRLQFLGLy OD ~QLFD SDQGHPLD TXH VH SURGXMR HQ ORV DxRV GH YLGD GH OD institución. ´3DUD Pt OR SULQFLSDO TXH PH SDVy HQ OD JHVWLyQ IXH OD SDQGHPLD )XH PX\ IXHUWH FRPR SDUD TXH QR VHD OR TXH SULPHUR PH YHQJD D OD FDEH]D 0H GHMy UHFXHUGRV PX\ EXHQRV \ WDPELpQ GH ORV RWURV SRU VXSXHVWR 3HUR UHVFDWR DOJR IXQGDPHQWDO OD IRUWDOH]D GH OD LQVWLWXFLyQ 6L KDEtD TXH GHPRVWUDU TXH HO WUDEDMR HQ FRQMXQWR VLHPSUH UHVXOWD PHMRU TXH HO HVIXHU]R LQGLYLGXDO TXH HQIUHQWDU XQD FULVLV HQ HTXLSR HV PHMRU TXH KDFHUOR GH D XQR DKt HVWXYR OD SDQGHPLD \ WRGDV VXV FRQVHFXHQFLDVµ GLFH Diego. (O FRQFHSWR VH UHIXHU]D VREUH OD LGHD GH OR FROHFWLYR SUHYDOHFLHQGR SRU HQFLPD GH OR VLQJXODU ´+XER LQÀQLGDG GH WHPDV TXH HUDQ LPSRVLEOHV GH WUDWDU VL QR HUDQ HQ FRQMXQWR 7XYLPRV PRPHQWRV PX\ fuertes y muy tensos, pero desde la institución teníamos en claro que representábamos a un todo, QR D XQ VHFWRU QL D XQD HPSUHVD QL D XQD SHUVRQD HQ SDUWLFXODU )XH GHVJDVWDQWH 3HUR DKt WDPELpQ es cuando a uno se le abre la cabeza y comienza a ver el panorama con una visión más general. Yo también soy empresario, estaba en la misma bolsa que todos, pero había que estar por encima de eso y actuar representando a todos, sin descuidar el valor de la vida humana, que también estaba HQ MXHJR µ Diego también vivió de cerca, primero como vicepresidente y luego como presidente del CCIRR, una WUDQVLFLyQ SROtWLFD TXH VH GLR HQ OD SURYLQFLD HQ OD TXH OXHJR GH GRFH DxRV GH XQD JHVWLyQ GHÀQLGD por un mismo grupo político, asumía un nuevo gobernador, de otro signo y con sentido de pertenencia FRQ OD FLXGDG \D TXH 2PDU 3HURWWL KDEtD VLGR WUHV YHFHV LQWHQGHQWH GH 5DIDHOD ´'HVWDFR TXH PH WRFy YLYLU HVD WUDQVLFLyQ SRUTXH VH FRQVLJXLHURQ FRVDV SDUD 5DIDHOD HQ PDWHULD GH REUDV S~EOLFDV TXH YHQtDPRV UHFODPDQGR GHVGH KDFtD PXFKR WLHPSR 3HGLGRV KLVWyULFRV GH OD institución que empezaron a tener una respuesta. Interpretar esos momentos políticos también forma SDUWH GHO DSUHQGL]DMH SHUPDQHQWH TXH XQ GLULJHQWH GHEH WHQHU \ GHVGH HO &&,55 VLHPSUH DFRPSDñamos todas las decisiones que fueran positivas para la región, independientemente de qué sector SROtWLFR SXGLHUD DGRSWDUODV µ

Entrevistas

69


Mauricio Rizzotto (2022-actualidad) ´&RQGXFLU HVWD LQVWLWXFLyQ HV HO Pi[LPR KRQRU TXH SRGtD LPDJLQDU µ

Responsabilidades inesperadas en momentos inesperados. Destinos marcados, o simplemente circunstancias que la vida pone delante de una persona. De algo de eso puede dar fe Mauricio Rizzotto, que a los pocos días de asumir su mandato como presidente del CCIRR quedó frente a una efeméride clave, nada menos que el cumpleaños número 90 de la institución. Un hito que lo puso ante la obligación de repasar una trayectoria que posicionó a la entidad como una referencia del sector productivo de una gran región de la provincia de Santa Fe. Por eso no es casual que, en el momento de la SDXVD UHÁH[LYD 0DXULFLR DÀUPH \ VRVWHQJD XQD y otra vez que conducir el CCIRR nunca estuvo en sus planes, pero que ahora que está subido a ese desafío lo siente como “el máximo honor que podía imaginar para mí como empresario y como dirigente de una gremial empresaria”. El año 2001 marcó a los argentinos de una manera especial, por la crisis económica producida por el colapso de la Convertibilidad. Fue, por otras razones, un año bisagra en la

70

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

vida de Mauricio. Recién incorporado a las dos empresas del grupo familiar -Rizzotto y Pieragostini y Fundición Lehmann- en las áreas más bajas de la pirámide de funciones, sufrió el fallecimiento de su padre, Alcides Rizzotto, en un accidente de tránsito. “Fue un shock en todo sentido: para mi familia, para la empresa, para mí en lo personal. Él estaba a cargo de toda la gestión administrativa y de negocios de la empresa, mientras que mi tío Urano Pieragostini se encargaba de la producción. Había sido un pionero en la industria, porque la empresa la había fundado en 1958, por lo que formó parte de una generación que integraron personalidades como Edison Valsagna, Juan Basso, Victorino Modenesi, Juan Carlos Frautschi, Osvaldo Acastello. Además del dolor humano, sobrevino todo lo demás: cómo seguir con la empresa”, comenta ahora Mauricio. Rizzotto padre ya había incursionado en la gremial empresaria, siendo uno de los fundadores de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Rafaela (CIMR), aunque con participación menor en cargos directivos. Para Mauricio, de todas maneras, la primera prueba de fuego fue la empresa familiar. Recuerda que “no tenía ninguna experiencia y en mi entorno había pocos que creían que pudiera hacerme cargo. Además, PL SDGUH IDOOHFLy D ÀQHV GH PD\R \ HQ ORV PHVHV siguientes pasó la hecatombe de la crisis de la Convertibilidad. Tuvimos que tomar decisiones: resolvimos no despedir personal, pero sí apelamos a la comprensión de los trabajadores porque hubo que reducir salarios y sobrellevar la inactividad. Acordamos aguantar como estábamos, haciendo un esfuerzo todos, hasta ver qué venía después. Superar esa crisis fue como hacer un posgrado, un aprendizaje impresionante. Ni siquiera llegué a procesar el duelo por la pérdida de mi padre, cosa que recién hice un par de años después”.


Entrevistas

71


El primer paso Como sucedió con muchos dirigentes de la gremial empresaria, el primer paso para el industrial Mauricio Rizzotto fue dentro de la CIMR. “Nuestra empresa estaba entre las fundadoras de la Cámara, pero mi padre nunca había participado tanto porque la empresa no le dejaba mucho margen de tiempo. A mí me llamó Andrés Ferrero, en su etapa como presidente, para que me sumara. Me interesó, sentía que podía animarme. Por ahí tengo la tendencia a creer que no estoy a la altura de DOJXQDV FRVDV TXH QR FRQR]FR OR VXÀFLHQWH pero me integré y comencé a participar.” Hasta allí, Mauricio recuerda que no se relacionaba con otros industriales en el vínculo colega a colega que se da en un ámbito institucional. “Conocía a algunos, pero no de compartir un ámbito como es la gremial empresaria. Luego de Andrés llegó a la presidencia de la Cámara Daniel Cornaglia, con quien ya teníamos contacto, y él me propuso ser vicepresidente. Yo sabía que el vicepresidente después pasaba en el turno siguiente a la presidencia, así que le dije ‘pará un poco, hasta acá.’ No me sentía preparado. Con Daniel nos conocemos mucho y él me tranquilizó, convenciéndome de que tenía un tiempo para aprender y que además había respaldo de otra gente y de un equipo.” Efectivamente, luego del mandato de Cornaglia la presidencia recayó en manos de Mauricio, que luego también asumió otro compromiso, como fue el de dirigir la Fundación del Instituto Tecnológico Rafaela (ITEC), tarea que ejerció durante cuatro años. Y en el medio, la devasWDGRUD SDQGHPLD FRQ WRGR OR TXH HOOR VLJQLÀFy en términos económicos para las empresas. “Uno acepta determinados desafíos cuando comprende que no estará solo en la tarea. El dirigente termina encajando en una maquinaria que ya está marchando y en la que uno es un engranaje más”, sintetiza.

72

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

La gran tarea /D PDWHULD ÀQDO GHO UHFRUULGR GH WUHV OXVWURV GH Mauricio en la gremial empresaria resulta nada menos que la presidencia del CCIRR, que ejerce en estos días en un mandato que se inició D ÀQHV GH ´3DUD SULQFLSLRV GHO -enfatiza Mauricio- ya estaba familiarizado con el funcionamiento de todo el CCIRR, pero era apenas un vocal dentro de la Comisión Directiva. Nunca había participado de reuniones de mesas chicas dentro de la gremial. Diego Castro, que era el presidente, un día me invitó a tomar un café y me consultó si tendría interés en tener mayor participación. Jamás en mi vida pensé que iba a ser presidente del CCIRR. Me parecía un lugar privilegiado, pero no para gozar de privilegios, sino por lo que implica la entidad.” Más allá de su pensamiento personal, lo cierto es que varios dirigentes dentro del CCIRR veían en 5L]]RWWR HO SHUÀO DGHFXDGR SDUD OD FRQWLQXLGDG de un modelo de conducción dentro de la gremial caracterizado por algunas señales comunes, desde lo generacional hasta el grado de compromiso con la institución. En la renovación parcial de Comisión Directiva, en la asamblea de 2021, Mauricio pasó a ser secretario y se dio otra etapa de su aprendizaje: ya no se trataba de convivir sólo con industriales, sino también con los otros sectores y cámaras que integran el CCIRR. “Fue como un período de transición, en el que me di cuenta que lo que hacía no era distinto de lo que venía realizando. En las charlas con Diego insistí en algo: necesitaba acompañamiento, fundamentalmente de parte del equipo técnico del CCIRR, que encabeza Iván Acosta pero que integran muchas otras personas que están en el día a día. Precisaba que eso tuviera la misma continuidad. Me cercioré de que ese equipo estuviera. Y también hablé con las cámaras que integran el Centro. Cuando di el sí fue porque estaban dadas las condiciones para iniciar mi período como presidente que, insisto, es un honor que nunca esperé me tocara.”


Familia y mucho más Estando en plena gestión, Mauricio no puede realizar un balance de su mandato, por razones lógicas. Pero sí tiene agradecimientos especiales, en primer lugar para su familia. “Mi esposa y mis hijas fueron parte de la decisión de tomar la responsabilidad de la presidencia. El tiempo que uno le dedica a la gremial empresaria es un aporte de la familia a la entidad”, subraya. En la misma línea, dedica un espacio para poner en valor el apoyo de las empresas en las cuales participa, en las que el esfuerzo de sus socios y el equipo de trabajo se torna imprescindible, ya que la actividad dirigencial también implica restarle tiempo a la empresa.

-Decía que en cada paso que dio dentro de la gremial surgieron los temores lógicos de saber si estaba a la altura. Ahora que está en el timón y navegando, ¿cómo se siente la tarea? - Es difícil, pero es satisfacción pura. Hay mucha exposición personal y es un deber cuidar muy

bien la representatividad. Yo puedo ser hincha de un club, pero no me puedo poner otra camiseta que la de la selección, que sintetiza a todos. Por eso cada vez que hablo o hago alguna declaración tengo que ser muy cauteloso. Aquí convivimos las empresas grandes y las chicas, las industrias, los comercios y los servicios, los empresarios que tienen cientos de empleados y los monotributistas. No podemos hacer ni decir nada que no represente a todos los asociados. ¿Vamos a conformar a todos? SeguUDPHQWH QR +D\ TXH VDEHU WLUDU \ DÁRMDU HQ ORV momentos indicados, y también cuando uno se sienta a hablar con el sector político. Apoyar lo bueno, criticar lo malo. Pero que lo bueno o lo malo lo sea en esencia para todos los que compartimos la institución. La discusión interna enriquece mucho. Aprendés a entender que hay muchos puntos de vista para analizar. Nos sentamos en una mesa, discutimos un tema, lo vemos con distintas miradas, pero cuando termina el debate debemos adoptar una posición común y yo como dirigente debo ser capaz de sintetizarla y expresarla, independientemente de lo que haya pensado en lo personal sobre ese mismo tema. Para Mauricio, “el CCIRR es una entidad muy democrática. Hubo una época en que los dirigentes pertenecían a las empresas más grandes o con otro recorrido. Ahora es distinto, ni mejor ni peor: es otra época, otro momento. La institución tiene una fortaleza enorme, un prestigio muy reconocido. Y si como dirigente erraste en algo, la institución te lo hará saber. Es mi mayor tranquilidad y la enseñanza para los que vendrán luego de nosotros”.

La materialización de la articulación público-privada En toda la historia del CCIRR, la vinculación permanente de la institución con las distintas representaFLRQHV GHO (VWDGR HQ WRGDV VXV IRUPDV FRQIRUPy HO $'1 GH OD HQWLGDG &XDQGR QDFLy OD LQVWLWXFLyQ HQ DTXHOOD LQROYLGDEOH 1DYLGDG GH OR KL]R FRQ XQD PRWLYDFLyQ FHQWUDO TXH HUD ÀMDU SRVLFLyQ HQ contra de un aumento de impuestos que se estaba proyectando en la provincia. En ese acto fundaFLRQDO \D H[LVWtD OD PDUFD RULJLQDO SDUD DOFDQ]DU HO REMHWLYR KDEtD TXH KDFHUVH RtU \ HO UHFHSWRU GHO PHQVDMH QR HUD RWUR TXH HO (VWDGR R ORV OHJLVODGRUHV TXH OR UHSUHVHQWDEDQ El paso de los años mostraría incontables demostraciones de los alcances de esa articulación enWUH ORV REMHWLYRV WUD]DGRV \ ODV DFFLRQHV UHDOL]DGDV SDUD DOFDQ]DUORV FRQ OD ´FRQWUDSDUWHµ OODPDGD (VWDGR HQ VXV GLVWLQWDV MXULVGLFFLRQHV \ IDFHWDV 6LQ HPEDUJR HQ HO GtD D GtD GH OD IRUPDFLyQ GH XQ dirigente, suele ocurrir que no se comprende la magnitud que implica gestionar no con la mirada de los vecinos que se miran de vereda a vereda por encima de la calle, sino con el espíritu familiar del TXH FRPSDUWH OD PHVD SDUD HQFRQWUDU FRQVHQVRV VLQ GHMDU GH UHVSHWDU ORV UROHV SDUWLFXODUHV \ ODV obligaciones concernientes.

Entrevistas

73


3DUD 0DXULFLR OD OX] UHYHODGRUD VH HQFHQGLy HO GtD HQ TXH $QGUpV )HUUHUR OR OODPy SDUD HQFDUJDUOH XQD PLVLyQ HVSHFLDO UHSUHVHQWDU DO &&,55 HQ OD )XQGDFLyQ ,7(& XQ HVSDFLR LQWHJUDGR SRU OD 0XQLFLSDOLGDG GH 5DIDHOD \ OD )XQGDFLyQ SDUD HO 'HVDUUROOR 5HJLRQDO )'5 GHÀQLGR FRPR XQD DOLDQ]D HVWUDWpJLFD HQWUH HO VHFWRU S~EOLFR \ HO VHFWRU SURGXFWLYR SDUD OD FUHDFLyQ \ HO FUHFLPLHQWR GHO ,7(& XQ FHQWUR GH IRUPDFLyQ WHUFLDULD TXH QDFLy FRQ HO REMHWLYR GH RIUHFHU FDUUHUDV WHFQROyJLFDV FRUWDV ÁH[LEOHV \ TXH DWLHQGHQ D OD QHFHVLGDG GH IRUPDFLyQ \ FDSDFLWDFLyQ SDUD HO PXQGR GHO WUDEDMR ´$QGUpV KDEtD OOHJDGR D OD SUHVLGHQFLD GHO &&,55 \ XQR GH VXV GHVDItRV HUD UHSRVLFLRQDU DO ,7(& TXH YHQtD FRQ DOJXQRV SUREOHPDV GH GLVWLQWR RUGHQ 0H FRQYRFy \ PH GLMR TXH QHFHVLWDED DOJXLHQ SDUD OD )XQGDFLyQ \ TXH HVH DOJXLHQ WHQtD TXH VHU \R TXH HQ HVH PRPHQWR HVWDED SUHVLGLHQGR OD &,05 0H VRUSUHQGLy \ PH LQVLVWLy SHVH D PL QHJDWLYD LQLFLDO )LQDOPHQWH ORJUy FRQYHQFHUPH DO SODQWHDU TXH era importante impulsar un cambio con dirigentes que busquen construir consensos. (O UHODWR VLJXH FRQ OR PiV LQWHUHVDQWH SRUTXH 0DXULFLR UHVFDWD TXH OD SDUWLFLSDFLyQ HQ OD )XQGDFLyQ ,7(& ´PH SHUPLWLy GHVFXEULU HO VHFUHWR GH OD DUWLFXODFLyQ S~EOLFR SULYDGD (VWXYH FXDWUR DxRV \ IXHURQ fundamentales para mi formación, porque en esos años fue en que comencé a aprender cómo funFLRQD OR S~EOLFR ODV IRUWDOH]DV ODV GHELOLGDGHV ODV IRUPDOLGDGHV TXH GHEHQ UHVSHWDUVH ORV DFXHUGRV que es necesario alcanzar. En la empresa uno toma decisiones por sí mismo. En la gremial empreVDULD FRQVHQVXDPRV GHQWUR GH XQD HVIHUD FRP~Q GH LQWHUHVHV $TXt HUD QHFHVDULR DEULU OD FDEH]D D otro tipo de esquema, pero también en esa mesa tomé conciencia plena de lo que era representar a la institución, a sus más de 750 socios, en un ámbito institucional diferente. Y por supuesto también XQR DSUHQGH D UHODFLRQDUVH PiV FRQ ODV SHUVRQDV TXH HQFDUQDQ DO (VWDGR TXH VRQ ORV IXQFLRQDULRVµ ´(Q PXFKRV VHQWLGRV OD WDUHD TXH FXPSOt HQ HO ,7(& IXH PX\ HQULTXHFHGRUD \ DGHPiV PH GLR OD VDWLVIDFFLyQ GH TXH VH DOFDQ]DURQ ORV REMHWLYRV TXH VH KDEtDQ SODQWHDGR SDUD OD HWDSD HQ OD TXH PH WRFy HVWDU 6H RUGHQy OD SDUWH IRUPDO VH HOLJLy XQ QXHYR GLUHFWRU VH SHUÀODURQ QXHYDV FDUUHUDV \ VH FUHDURQ RWUDV UHODFLRQHV SRU HMHPSOR FRQ OD 8QLYHUVLGDG 1DFLRQDO GH 5DIDHOD 815DI TXH FRPSOHPHQWD HO KLVWyULFR YtQFXOR TXH HO ,7(& KD WHQLGR FRQ OD )DFXOWDG 5HJLRQDO 5DIDHOD GH OD 8QLYHUVLGDG 7HFQROyJLFD 1DFLRQDO 871 )55D +R\ HO ,QVWLWXWR HVWi IRUPDQGR WpFQLFRV D PHGLGD GH ODV GHPDQGDV GH ODV HPSUHVDV LQFOXVR FRQ FDSDFLWDFLRQHV PX\ HVSHFtÀFDV µ

DISTRIBUIDOR MAYORISTA

74

Conscripto Zurbriggen 207 - Rafaela - Sta. Fe. +54 03492 435775/6 Centro Comercial e Industrial - www.misturasa.com.ar de Rafaela y Región


/RV GLUHFWRUHV GHO &&,55

Federico Sepliarsky (1991-2008) (O KRPEUH TXH WUDQVIRUPy HO SHUÀO GH OD JHUHQFLD transformó en el primer director general de la entidad. ¿Cómo llegó Federico al CCIRR? A través de una de las cámaras “fuertes” que había en aquellos años 70 y 80, como era la Cámara de Repuesteros Automotor de Rafaela (CRAR). Entre las múltiples actividades que desempeñaba, Federico participaba de un comercio de venta de repuestos y fue durante la presidencia de Ricardo Galiano que se integró a la gremial empresaria, tomando parte en el manejo de la Cámara. Para entonces Federico animaba la expectativa de pasar a controlar la sociedad -también trabajaba con una empresa de artículos eléctricos- ya que había hecho algunos ahorros como para invertir en el negocio repuestero. Sin embargo, algunas decisiones comerciales que no compartía provocaron que decidiera romper con la sociedad y pensar en otro destino para su actividad privada. En todas las instituciones, y el CCIRR no fue la excepción, hay personalidades que logran darle D VXV IXQFLRQHV HVSHFtÀFDV XQ SHUÀO SURSLR /R hacen porque ponen empeño en la tarea, pero fundamentalmente porque encaran los desafíos con la persistencia y la pasión que se requieren para alcanzar las metas establecidas. Federico Sepliarsky es una de las personas que construyó su propio espacio dentro del CCIRR. No tenía una autopista segura para llegar a la institución, ni estaba predestinado a entrar en ella. En la intimidad de su refugio hogareño, ya retirado de la actividad plena pero nunca lejos de los temas de actualidad que conciernen a la institución, recuerda su historia personal como un repaso del camino que lo preparó para ser el gerente que, a fuerza de identidad propia, se

“Le comenté el tema a don Armando Williner, que en esos años estaba participando mucho en el CCIRR y fue presidente inmediatamente después del período de Ricardo Galiano. Es decir, Galiano fue presidente entre 1986 y 1988 y luego asumió Armando, hasta 1990, asumiendo posteriormente Juan Carlos López Curto. Precisamente estaba López Curto como presidente cuando tuve la charla que te menciono con Armando Williner. Fue en el café del club Roberto Grau, que era donde don Armando charlaba con sus amigos. Él me dijo que había pensado en mí con dos opciones: llevarme a la administración del supermercado Quijote, donde los Williner tenían la mayoría del paquete accionario, o ver si podía estar en la gerencia del CCIRR. En ese momento estaba como

Entrevistas

75


gerente Homero Defagot, que tenía otras ocupaciones, y don Armando me comentó que esWDEDQ WUDWDQGR GH GDUOH RWUR SHUÀO D OD JHUHQFLD un tema que ya estaban charlando con López Curto y la Comisión Directiva”, cuenta ahora Federico, desde una memoria que se mantiene muy viva en su mente y en su corazón. Federico fue también el primer director general del CCIRR. ¿En qué momento ese cargo de gerente adquirió otra jerarquía? Fue durante la gestión de Roberto Lencioni como presidente, entre 2002 y 2004. “Se habían conformado muchas cámaras y algunas de ellas tenían su propio gerente. La Cámara de Industriales Metalúrgicos de Rafaela (CIMR) tenía su gerente, la Cámara Empresaria del Transporte Automotor de Rafaela (CETAR) tenía su gerente, la Cámara de Comercio Exterior del CCIRR (CaCEx Rafaela) tenía su personal, el Instituto de Informes Comerciales (ICC) lo mismo. ‘Vos tenés que ser el director de la orquesta, hay que coordinar el trabajo de todos y alguien tiene que ser el que esté por encima en la administración de la institución. Ese alguien tenés que ser vos’ me dijo Roberto. Y así fue que me convertí en director, que era una función un poco más amplia y abarcativa, porque así lo demandaban los tiempos que corrían”, dice Federico.

Lo que pudo ser y no fue En tantos años de trabajo hubo muchos presidentes y dirigentes que marcaron a Federico. “Yo recuerdo a muchos, pero muy especialmente a Ricardo Galiano, porque me abrió las puertas de la institución. Don Armando Williner, un señor en todo el sentido de la palabra, que también FRQÀy HQ Pt < RWUD SHUVRQD FRQ OD TXH WXYH una gran relación y siempre consideré un gran dirigente fue Roberto Lencioni. Respeté mucho a una cantidad de dirigentes que pasaron por el Centro, como por ejemplo a Moisés Limansky. ‘Tito’ lideró un proceso en el que se jugó mucho, que fue el tratar de conseguir un servicio aéreo para unir Rafaela-Buenos Aires. No salió bien lo que intentó y creo que fue una

76

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

gran frustración para él y para la institución. Nos dio muchos dolores de cabeza ese tema”, memora. No fue la única “sangre” que le quedó en el ojo a Federico, que es de los que recuerda la historia de lo que salió bien y lo que no salió tan bien como se esperaba. Sepliarsky fue uno de los impulsores, desde su lugar, de una serie de importantes decisiones que tuvieron que ver con la infraestructura del CCIRR. Así fue que se diseñaron ampliaciones y reformas, que derivaron en lo que hoy es el acceso por calle 9 de Julio, y el Salón de Usos Múltiples (SUM) Osvaldo Acastello, donde se realizan la mayoría de las actividades sociales importantes del CCIRR. Se construyeron sanitarios nuevos, un ascensor, y TXHGDURQ DPSOLDGDV RWUDV RÀFLQDV TXH GLHURQ mayor comodidad y desenvolvimiento a las cámaras que funcionan en la entidad. También en esos años se adquirió el predio que perteneciera a la empresa Multicable, y donde en la década de los 80 funcionara esporádicamente un bar. Allí se proyectó, con una constructora privada santafesina, la HMHFXFLyQ GH XQ HGLÀFLR TXH WHQGUtD XQRV once pisos de altura. Fue ese proyecto el que desencadenó un debate en la ciudad, que no WXYR ÀQDO IHOL] SDUD OD LQVWLWXFLyQ VH OLPLWy OD DOWXUD GH ORV HGLÀFLRV D FRQVWUXLU HQ 5DIDHOD \ se determinó que sólo en el triángulo ubicado entre Mitre, Santa Fe y Roque Sáenz Peña podría haber construcciones superiores a los 20 metros de altura. El proyecto quedó trunco “porque el negocio no cerraba si no se hacía con once pisos. Así que el predio que compramos quedó como playa de estacionamiento, aunque ahora la institución tiene otro proyecto para darle uso a ese espacio. Ojalá se pueda concretar”, asevera Federico.

El descanso del guerrero El momento del retiro para Federico llegó en 2008, durante la presidencia de Marta Williner. Luego de casi dos décadas de gestión, para el CCIRR no fue fácil encontrar un reemplazo, dado


HO SHUÀO \ HO PDQHMR TXH WHQtD HO HQWRQFHV GLUHFWRU general de todos los asuntos relacionados con la institución. “Me quedé con muchos recuerdos y experiencias reconfortantes. No sólo por haber conocido a mucha gente valiosa, grandes empresarios que hicieron un enorme aporte a la ciudad y la región. Todos los presidentes y los que integraron comisiones directivas y cámaras durante los años en que estuve en el CCIRR dejaron sus aportes, con aciertos y errores, pero dando lo

mejor de cada uno. Y para mi fue importante sentirme partícipe de transformaciones que tuvo la institución y la ciudad: muchos debates que se dieron en esos años tuvieron su caja de resonancia en el CCIRR y me tocó participar activamente de todos ellos, así que los tengo muy presentes como parte de mi vida y de mi aprendizaje”, cierra el hombre que fue gerente administrativo y director de una gran orquesta que hizo funcionar al CCIRR en todo su potencial.

El Instituto de Informes Comerciales, un hito fundamental )HGHULFR UHFXHUGD XQ KLWR FODYH HQ OD DFWLYLGDG DGPLQLVWUDWLYD GHO &&,55 OD OOHJDGD GH OD FRPSXWDción. Corrían los años 80 y una columna vertebral en el funcionamiento de la entidad era el IIC. Era ni más ni menos que una base de datos sobre todos los clientes que tenían las empresas asociadas. /D ÀQDQFLDFLyQ GH ODV FRPSUDV HQ ORV FRPHUFLRV HVWDED DWDGD D PHFDQLVPRV PX\ GLIHUHQWHV GH ORV DFWXDOHV /D SDODEUD WRGDYtD FRQVHUYDED DOJ~Q YDORU VLJQLÀFDWLYR \ OD UHODFLyQ FRPHUFLDQWH FOLHQWH HUD GH ´W~ D W~µ EDVDGD HQ OD FRQÀDQ]D VXUJLGD GHO FRQRFLPLHQWR 1R H[LVWtDQ DO PHQRV QR FRQ OD H[WHQVLyQ GH KR\ HQ GtD ODV WDUMHWDV GH FUpGLWR 3HUR OD FLXGDG FUHFtD \ \D QR HUD IiFLO UHFRQRFHU D WRGRV ORV clientes, muchos menos a familias que llegaban a la ciudad desde otros lugares. 3RU HVR FXDQGR VH SUHVHQWDED XQ FOLHQWH D UHDOL]DU XQD FRPSUD ´D FUpGLWRµ OD KHUUDPLHQWD PiV HÀFD] TXH WHQtD HO FRPHUFLDQWH SDUD FRQRFHU OD VROYHQFLD GHO FOLHQWH HUD HO ,,& D WUDYpV GH XQD EDVH de datos que se enriquecía día a día, el comerciante sabía si el cliente había cumplido con sus obliJDFLRQHV FXDQGR ODV FRQWUDtD R VL SRU HO FRQWUDULR KDEtD GHMDGR GHXGDV LPSDJDV HQ RWURV FRPHUFLRV de la ciudad. )HGHULFR UHFXHUGD SRU VX QRPEUH GH SLOD D 3DWULFLD OD HPSOHDGD GHO ,,& TXH HODERUDED ODV ÀFKDV /D dimensión de la importancia del Instituto fue creciendo, a punto tal que los recursos que generaba HUDQ OD FDMD SULQFLSDO GH OD HQWLGDG HQ VX FRQMXQWR ´(UD XQ ¶9HUD]· GH OD pSRFD WRGR HO PXQGR TXHUtD WHQHU HVD EDVH GH GDWRV SDUD VDEHU VL FRQÀDED R QR HQ XQD SHUVRQD TXH SHGtD XQ FUpGLWRµ GLFH ahora. ´5LFDUGR *DOLDQR \ 0DULR %HUWRODFFLQL HUDQ GRV DYHQWXUHURV HQ DTXHOOD pSRFD 6H DQLPDURQ D DOJR que a los demás ni se nos ocurría: comprar una computadora. ¡Una computadora! Debe haber sido de las primeras en la ciudad, creo que la compramos en un negocio que se llamaba Hércules o algo DVt FHUFD GH GRQGH DKRUD HVWi HO 9LHMR 0HUFDGR &RVWDED PXFKtVLPR GLQHUR < DKt HPSH]DPRV D FDUJDUOH ORV SULPHURV GDWRV D SDVDU WRGDV ODV PLOHV GH ÀFKDV TXH KDEtD 'XUDQWH PXFKR WLHPSR HO ,,& IXH XQD JUDQ KHUUDPLHQWD TXH VLUYLy GH PRGHOR SDUD RWURV OXJDUHV GH OD SURYLQFLD WDPELpQµ FLHUUD )HGHULFR

Entrevistas

77


78

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Entrevistas

79


Natalia Aquilino (2008-2009) ´(O &&,55 HV XQD HVFXHOD GH SDUWLFLSDFLyQ FtYLFD µ que fue un paso breve en cuanto a plazos pero PX\ SUROtÀFR HQ FXDQWR D REMHWLYRV WUD]DGRV \ acciones realizadas.

-¿Cuál fue el objetivo TXH VH ¿My DO DVXPLU esta responsabilidad?

El año 2008 fue muy especial en Argentina y también en la región, por varias razones. En el CCIRR estaba completando su mandato como presidente Marta Williner, primera mujer en ocupar ese cargo de la entidad. Y, también en ese año, Natalia Aquilino se transformó en directora general de la institución. Licenciada en Ciencias Políticas, Natalia llegó a uno de los puestos de mayor responsabilidad dentro de la gremial empresaria sin haber registrado un paso previo por cámaras o comisiones del Centro. “Me vinculé con la institución a través de una búsqueda abierta y competitiva que el CCIRR realizó para elegir la persona que se hiciera cargo de la Dirección General en el año 2008. Luego de varias entrevistas con referentes institucionales, quedé seleccionada para ocupar el rol”, señala hoy, recordando lo

80

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

&XDQGR VH FRQÀUPy PL GHVLJQDFLyQ VDEtD TXH el objetivo principal estaba vinculado a la renovación y modernización de la agenda gremial y la gestión institucional. La idea era dotar a la función del máximo dinamismo y con profesionalismo, dentro de un marco extremadamente adecuado y consensuado, que fue el Plan Estratégico Institucional (PEI) 2007-2016. Conté con el apoyo permanente de un Comité Ejecutivo super comprometido y un equipo operativo de las cámaras que fue sostén inmejorable en el trabajo diario.

-¿Qué fue lo que le pidieron esos referentes en las entrevistas, qué premisas había en ese momento para el cargo que debía ocuparse? - Centralmente me pidieron que lidere la puesta en marcha del PEI bajo cuatro ejes estratégicos,


con mucha coordinación horizontal y vertical. Uno de ellos fue la modernización de la gestión LQWHUQD LQFRUSRUDQGR QXHYRV SHUÀOHV \ SURIHsionalizando la gestión técnica y operativa del CCIRR, con metodologías de medición y herramientas de gestión cotidianas. Otro eje fue el fortalecimiento de las relaciones institucionales, con el foco muy puesto en representar a la la institución en espacios de articulación público-privada a nivel municipal, provincial y nacional y también en la comunicación institucional.

-¿Había otros dos ejes? - Efectivamente. Eran el apoyo al compromiso con la responsabilidad social empresaria, con el desafío de poner el tema en agenda. En esta materia logramos avanzar en la adhesión a compromisos internacionales de relevancia como el Pacto Global de la ONU, y en la capacitación a más de 30 empresas locales en VXVWHQWDELOLGDG < ÀQDOPHQWH EULQGDU QXHYRV servicios al desarrollo empresarial, con el proceso de regionalización de la gremial empresaria para avanzar en una integración territorial en Santa Fe. Esto impactó en una reforma del Estatuto y del logo del CCIRR y en la coordinación permanente de la agenda institucional y el trabajo de las comisiones de Política Tributaria, Energía, Política Laboral, Ambiente y Responsabilidad Social Empresaria, en articulación permanente con las cámaras que forman parte del CCIRR y los socios de la entidad.

Una experiencia invalorable La gestión de Natalia marcó también una transición dentro de lo que fue la gestión operativa diaria del CCIRR. Al analizar el período en que se desempeñó en esa función, considera que “con mi contribución se logró instalar la posibilidad de que el cambio puede ser sostenido y efectivo. Hoy está más claro y es evidente que también es constante. Al mismo tiempo pudimos mostrar capacidad de adaptación interna a QXHYRV SHUÀOHV \ GHVDItRV \ H[WHUQD D WHPDV y actores nuevos que no estaban en el radar del CCIRR”. Una experiencia de esta naturaleza también deja vivencias personales que no son ajenas

a la valoración de los protagonistas. Por eso Natalia dice hoy que el paso por la Dirección General del CCIRR “me dejó un enorme crecimiento personal y profesional. Aprendí muchísimo sobre el funcionamiento de la trama productiva nacional con perspectiva global de negocios. Todos elementos que están muy presentes en la lógica del desarrollo local, y que se encarnan de una manera muy virtuosa en Rafaela. El CCIRR es una escuela de participación cívica. Ha sido sin dudas una experiencia muy relevante para mi trabajo actual como Directora Nacional de Evaluación en la Secretaría de Industria. Estoy muy agradecida FRQ TXLHQHV FRQÀDURQ HQ Pt SDUD HVH GHVDItRµ

Un rol clave en el desarrollo Natalia, luego de su paso por el CCIRR, tuvo otras funciones destacadas, incluso dentro de OD RÀFLQD GH 1DFLRQHV 8QLGDV HQ $UJHQWLQD /D perspectiva de su mirada sobre el presente de la institución es también un aporte valioso a la hora de evaluar el papel que juega la entidad en el escenario regional, provincial y nacional en que se desenvuelve. “Creí y creo -sostiene- que el CCIRR tiene un rol clave en el desarrollo productivo, económico, social y territorial de Rafaela y su región, logrado con el esfuerzo de una red de actores comprometidos. Pero además pienso que tiene un liderazgo claro en el ámbito nacional, instalándose como referente de la dinámica de articulación público privada.” Señala que “la institución de principios de los 2000 era bastante diferente a la actual y tenía un enorme desafío por delante que era el de la renovación. Visto hoy, todos los objetivos lograron cumplirse y algunos incluso superarse, como el de la renovación generacional y la incorporación de temas globales progresistas a la agenda local. Esa capacidad de adaptación es virtuosa”, concluye. “Actualmente sigo muy vinculada a la institución como socia apoyando la elaboración de su política de integridad y de una estrategia de igualdad, género y diversidad. Dos espacios que valoro y que proyectan al CCIRR hacia temas relevantes para un desarrollo con equidad TXH HV HQ GHÀQLWLYD OD DVSLUDFLyQ TXH SHUVLJR en lo personal”, cierra Natalia, que con su trabajo dentro de la institución supo honrar esas aspiraciones.

Entrevistas

81


Benjamín Albrecht (2009-2018) El hombre que eligió construir puentes antes que levantar muros. Parra y Diego Turco. Natalia Aquilino seguía en funciones pero ya se sabía que se iba a retirar de la institución. Estábamos en una transición ordenada, pero ella tuvo que acelerar su alejamiento por el proyecto personal que tenía y me tocó ingresar a la institución”, cuenta Albrecht en el inicio de una charla que lo hará contar su experiencia al frente de la gestión diaria de los múltiples asuntos que pasan por la dirección de la entidad.

Benjamín Albrecht tenía 32 años cuando le llegó la propuesta de integrarse al CCIRR como director general. Fue en marzo de 2009 y la fecha la tiene presente en su memoria por un dato de su vida personal: hacía poco que había contraído enlace y su pase al “equipo de los casados” vino acompañado también por el inicio de un nuevo desafío. Fue Miriam Goldenberg quien vio en Benjamín el potencial para reemplazar a Natalia Aquilino, quien venía desempeñando la función en el CCIRR pero ya había anticipado su intención de hacerlo durante un período acotado de tiempo. “Miriam era clienta del banco donde yo trabaMDED FRPR RÀFLDO GH FXHQWDV \ GH OD UHODFLyQ que se había forjado con ella por esa tarea surgió la propuesta. Ella estaba en la Comisión Directiva del CCIRR y fui a una reunión, de la cual también participaron Marta Williner, Oscar

A la hora de tomar la decisión de aceptar el QXHYR UHWR LQÁX\y HO FOLPD IDYRUDEOH TXH SHUcibió en el grupo de trabajo de la institución. “A los dirigentes que mencioné agrego los KRPEUHV GH /HDQGUR /ySH] *XVWDYR 0ROÀQR Pablo Laorden; personas con las que tenía XQD DÀQLGDG LPSRUWDQWH LQFOXVR JHQHUDFLRQDO Compartíamos valores, miradas y expectativas y eso me impulsó a decir ‘sí, voy a integrarme a la institución’.”

-¿Y cómo fueron los primeros pasos? - Difíciles. Hubo un momento en que me cuestioné si había tomado la decisión correcta. Llegaba al CCIRR con la mirada de un contador que trabajaba en un banco, con una formación puramente técnica. Números, matemática, resolución de los asuntos según una lógica que no tiene muchas alternativas porque dos más dos es cuatro. Y llegaba a un lugar donde hacían falta otras habilidades. Ahora me río, pero en los primeros dos o tres meses salía de las reuniones, que eran una tras otra, y el 80% de

Junto al Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la región, en su 90 aniversario.

82

Centro Comercial e Bv Industrial Santa Fe 1362 de Rafaela y Región

S2300 - Rafaela 03492 - 504253


las veces no entendía de qué se había hablado, para qué habíamos dedicado el tiempo a ese WHPD FXiO HUD OD ÀQDOLGDG

-Como para preguntarse qué hacía ahí… - Totalmente. ¿Qué hago acá? Así que esa transición me resultó difícil. Me preguntaba si había tomado la decisión correcta. Y seguramente hubo algún dirigente que habrá tenido el mismo dilema y se habrá preguntado si yo era la persona que buscaban para el cargo que ocupaba. Todos teníamos buenas intenciones, pero si la cosa no funcionaba, no funcionaba y había que admitir el error. Lo cierto es que creo que era más mi ansiedad que la de los dirigentes lo que trabajaba en mi cabeza, porque ellos nunca dejaron de apoyarme. Por mi formación profesional y mi trabajo anterior me exigía resultados inmediatos que en la función que me tocaba ahora no podía lograrlos, porque todo era más intangible.

-¿Cuánto llevó la adaptación? - Unos seis meses. Creo que cuando la rueda empezó a girar mi sensación es que tuvimos un crecimiento permanente. El hecho de haber estado empantanado al principio hizo que fuera despacito, pero luego todo se hizo tan natural que llegó el momento en que ese ida y vuelta entre lo que la institución me daba y lo que yo le daba al CCIRR era vertical. Lo digo con humildad. Yo estuve nueve años en la institución, pero en un momento me planteé la necesidad de comenzar a vislumbrar que debía tomar otro camino.

-¿Por qué se dio ese paso al costado? - Allá por 2015 o 2016 me empecé a preguntar cómo seguía. Me acuerdo de que el director ejecutivo de la UIA en esa época era Martín Echegoyen, que estuvo en esa función 10 años y era un poco el espejo en que me miraba.

Hasta se puede trazar un paralelismo con la política: a mí me parece que dos mandatos de cuatro años están bien. Porque cuatro años parecen poco, ocho años es un buen período y entre ocho y doce te podés llegar a “aburguesar”, como se dice. Así que comencé a plantearme eso de buscar otro camino.

No a la política Durante la gestión de Benjamín como director general, el CCIRR atravesó muchas etapas que implicaron discusiones y debates que excedieron largamente a la institución, pero también FRQWULEX\HURQ D UDWLÀFDU VX SHUÀO FRPR UHSUHsentativa del sector productivo de una gran UHJLyQ 1R IDOWDURQ ORV FRQÁLFWRV DOJXQRV GH ellos muy grandes. Y allí estuvo el trabajo del director general para lo que es, según él mismo GHÀQH VX PD\RU YLUWXG ´6R\ XQ KRPEUH TXH VLHPSUH SUHÀULy FRQVWUXLU SXHQWHV DQWHV TXH levantar muros.” Esa vocación de construir consensos fue más que necesaria en la función que le tocó desempeñar a Benjamín. No faltaron los que comprendieron el valor de esa virtud y capacidad. Y al director general le llegaron propuestas para asumir responsabilidades ya en la gestión pública. “Tuve ofrecimientos para convertirme en funcionario. Y lo pensé, porque respeto mucho a quienes lo hacen o lo han hecho. Lo medité, lo compartí con algún dirigente de la HQWLGDG \ ÀQDOPHQWH PDGXUp OD UHVSXHVWD Fue ‘no’, aunque era más fácil decir que sí. Agradecí la valoración que habían hecho de mí, y la oportunidad que me ofrecían, pero rechacé el convite. Me veía más trabajando en la actividad privada.” Benjamín se retiró de su cargo en el CCIRR para ingresar como gerente general en una empresa privada, donde sus múltiples habilidades mostradas en los nueve años que ejerció como director general fueron bien valoradas. Por supuesto, hubo una transición ordenada en la sucesión al frente del área que conducía, pero también una certeza: el hombre que SUHÀHUH ORV SXHQWHV D ORV PXURV QXQFD LED D derribar aquellos pasos que le permiten, una y otra vez, continuar mirando de cerca la gestión de la gremial empresaria.

Entrevistas

83


84

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Una carta a través del alambrado, símbolo de muchos hitos (Q DEULO GH KXER PiV GH GtDV HQ TXH QR DSDUHFLy HO VRO HQ 5DIDHOD 7DPSRFR HQ OD UHJLyQ *UDQGHV LQXQGDFLRQHV SRQtDQ HQ MDTXH D OD SURGXFFLyQ DJURSHFXDULD \ HO HQWRQFHV SUHVLGHQWH GH OD 1DFLyQ 0DXULFLR 0DFUL OOHJy KDVWD HO DHUyGURPR GH 5DIDHOD SDUD DERUGDU XQ KHOLFySWHUR TXH OR llevaría a sobrevolar las zonas más afectadas. Era un día sábado y esa mañana el aeródromo estaba rodeado por un gran operativo de seguridad, acorde a la investidura del mandatario visitante, y porque además había una pequeña manifestación de opositores al gobierno que habían llegado hasta los portones de avenida Yrigoyen para hacerse YHU \ RtU $Kt HQWUH JHQGDUPHV SROLFtDV \ PDQLIHVWDQWHV KDEtD XQD ÀJXUD VROLWDULD TXH OOHYDED XQD FDUSHWD (UD %HQMDPtQ HQ SOHQD DFFLyQ KDEtD TXH DOFDQ]DU OD FDUSHWD DO SUHVLGHQWH GH OD 1DFLyQ SRUque allí había una serie de planteos que el empresariado rafaelino quería formularle al mandatario. (O RSHUDWLYR GH VHJXULGDG HUD IpUUHR SHUR D WUDYpV GHO WHMLGR %HQMDPtQ OH SDVy OD FDUSHWD D *DEULHO Gentinetta, otro directivo del CCIRR, que por su vinculación con la empresa propietaria del hangar GRQGH VH UHDOL]DUtD OD FRQIHUHQFLD GH SUHQVD GH 0DFUL WHQGUtD SRVLELOLGDGHV GH HQWUHJDU HQ PDQR OD FDUSHWD FRPR ÀQDOPHQWH RFXUULy La peripecia no pasó de una anécdota, ilustrativa por cierto de las circunstancias que a veces hay TXH DSURYHFKDU SDUD KDFHU XQD JHVWLyQ %HQMDPtQ UHFXHUGD HO HSLVRGLR FRQ OD VLPSDWtD FRQ TXH VH PHQFLRQDQ ODV KLVWRULDV GH HVH WLSR DXQTXH HO ´FRQVWUXFWRU GH SXHQWHVµ TXH SRGtD SDVDU FDUSHWDV SRU ORV DODPEUDGRV VH UHÀHUH FRQ PiV VHULHGDG D RWURV KLWRV LPSRUWDQWHV PDUFDGRV HQ VX SDVR SRU el CCIRR. ´/RV EORTXHRV D HPSUHVDV SRU SDUWH GH ORV FDPLRQHURV IXHURQ H[FHVRV TXH QR VH SRGtDQ SHUPLWLU \ ORJUDPRV HO LPSHULR GH OD OH\ DXQTXH FRVWy PXFKR FRQVHJXLUOR 3HUR UHVFDWR WDPELpQ RWUDV FRVDV importantes que logramos. Un control institucional del presupuesto del Estado, o la reinvención de la $VRFLDFLyQ &LYLO SDUD HO 'HVDUUROOR \ OD ,QQRYDFLyQ &RPSHWLWLYD $JHQFLD 5DIDHOD $&',&$5 XQ HVSDFLR TXH SXGLPRV FRQVROLGDU FRPR XQD SROtWLFD GH (VWDGR SXGLHQGR HQDUERODU XQD LGHD FRQ REMHWLYRV SHUR D OD YH] KDFLpQGROD VXVWHQWDEOH µ &XHQWD WDPELpQ HQ HO UDFFRQWR OD UHQRYDFLyQ ORJUDGD HQ HO ,QVWLWXWR 7HFQROyJLFR 5DIDHOD ,7(& FRQ XQD SURIHVLRQDOL]DFLyQ GHO HTXLSR GH JHVWLyQ \ XQ FODUR OLGHUD]JR GHO &&,55 HQ HVD WDUHD ´7XYLPRV WDPELpQ XQ DFRQWHFLPLHQWR PX\ LPSRUWDQWH FRPR IXH OD &RQIHUHQFLD ,QGXVWULDO GH OD )HGHUDFLyQ ,QGXVWULDO GH 6DQWD )H ),6)( HQ XQR GH ORV SULPHURV GHVDItRV TXH PH WRFy DIURQWDU FRPR GLUHFWRU GH OD LQVWLWXFLyQ )XH PDVLYD PRQWDPRV XQD FDUSD HQ HO %Y 6DQWD )H OOHQDPRV HO &LQH %HOgrano con empresarios industriales que pusieron sobre la mesa de debate toda la problemática del sector pyme. Y ese fue un paso, porque después también logramos actividades masivas con la CáPDUD $UJHQWLQD GH &RPHUFLR \ 6HUYLFLRV &$& \ OD &RQIHGHUDFLyQ $UJHQWLQD GH OD 0HGLDQD (PSUHVD &$0( LPSXOVDQGR WDPELpQ ORV FHQWURV FRPHUFLDOHV DELHUWRV FRQ IRQGHRV GH HVWD ~OWLPD HQWLGDG /H GLPRV P~VFXOR D HVRV SUR\HFWRV \ HO GHVSHJXH TXH VH GLR HQ 3DVHR GHO &HQWUR IXH XQD GH ODV FRQVHFXHQFLDV GH HVDV DFFLRQHV µ %HQMDPtQ VXEUD\D RWURV KLWRV VLJQLÀFDWLYRV TXH VH GLHURQ D OR ODUJR GH VX WUDEDMR ´&UHR TXH VH FRQVROLGy XQ QXHYR PRGHOR GH JHVWLyQ PiV KRUL]RQWDO H LQWHJUDGR HQWUH FiPDUDV H LQVWLWXFLRQHV 6H ORJUy un fuerte sentido de pertenencia y espíritu de equipo, con apoyo a la creación de nuevas cámaras. 3HUR QR IXHURQ HVIXHU]RV DLVODGRV VLQR TXH VH GLR XQD FRPSOHPHQWDFLyQ GH DFFLRQHV 1RV VHQWLPRV ¶WRGR WHUUHQR· SRU GHFLUOR GH DOJXQD IRUPD /DV FiPDUDV TXH IXHURQ VXUJLHQGR FRPR HO FDVR GH OD &iPDUD GH (PSUHVDULRV 3URYHHGRUHV GHO $JUR GH 5DIDHOD &(3$5 HV XQ HMHPSOR GH HVDV DFFLRQHV Y también tuvimos en el período un momento de transición y modernización, con recambio de diriJHQWHV \ GH HTXLSRV GH WUDEDMR 1XQFD VH GHMy GH YDORUDU OR KHFKR SRU ORV TXH SDVDURQ DQWHV VLQR TXH VH WUDWy GH SRWHQFLDU OR \D FRQVHJXLGR µ

Entrevistas

85 85


)LQDOPHQWH %HQMDPtQ PHQFLRQD RWURV WHPDV UHOHYDQWHV TXH PDUFDURQ VX WDUHD \ OH JHQHUDURQ XQD HVSHFLDO VDWLVIDFFLyQ FRPR HO LPSXOVR DO SUR\HFWR 0L *DOSyQ \ OD LPSOHPHQWDFLyQ GH ODV SROtWLFDV GH responsabilidad social empresaria.

La “batalla” por la autopista

(Q DJRVWR GH ÀQDOPHQWH VH ORJUy OD KDELOLWDFLyQ GH OD YDULDQWH 5DIDHOD HO WUDPR GH DXWRSLVWD de la ruta nacional 34 que permite circunvalar la ciudad y quitar el tránsito de camiones -muchos de ellos con cargas peligrosas- de la travesía urbana. Antes de que el tiempo naturalice una realidad TXH FRVWy WDQWR WUDEDMR FRQVHJXLU YDOH GHVWDFDU WRGR HO SURFHVR GH JHVWLRQHV \ DFRPSDxDPLHQWR TXH realizó la institución. El primer hito lo marcó una reunión en la que se convino, entre todos los actores involucrados -el sector productivo y las autoridades políticas de la región- la necesidad de hacer todo el lobby necesario para que la construcción de la autopista se iniciara en el tramo más transitado y peligroso de la ruta QDFLRQDO HQWUH $QJpOLFD \ 6XQFKDOHV /DV REUDV HPSH]DURQ HIHFWLYDPHQWH D ÀQHV GH FRQ XQ SUR\HFWR SDUD FRQYHUWLU HVH WUDPR HQ DXWRYtD /DV YLFLVLWXGHV TXH DWUDYHVy HO SUR\HFWR OXHJR UHFRQYHUWLGR GH DXWRYtD HQ DXWRSLVWD OD SDUDOL]DFLyQ GH ORV WUDEDMRV GXUDQWH ODUJXtVLPRV PHVHV HO ULWPR OHQWR HQ RWURV WDQWRV SHUtRGRV ORV XVRV \ DEXVRV GH ODV SURPHVDV HOHFWRUDOHV ORV YLDMHV D %XHQRV $LUHV SDUD HQWUHYLVWDU D DXWRULGDGHV QDFLRQDOHV ORV ´SDVHRVµ JXLDGRV D IXQFLRQDULRV GH 9LDOLGDG SDUD FRQYHQFHUORV GH OD QHFHVLGDG GH pavimentar los caminos 5 y 6: todo eso forma parte también de las gestiones concretadas que marFDURQ OD KLVWRULD GH XQD GH ODV REUDV PiV VLJQLÀFDWLYDV \ GH PD\RU LPSDFWR SDUD OD UHJLyQ

Iván Acosta (2018-actualidad) ´&DGD GtD GH JHVWLyQ HV XQ DSUHQGL]DMH GLIHUHQWH \ HQULTXHFHGRU µ Iván Acosta tiene 34 años, y desde hace más de diez integra el equipo de trabajo del CCIRR. Desde 2018 está a cargo de la dirección general de la institución, una enorme responsabilidad que recayó sobre sus hombros de manera casi natural, podría decirse, dada la experiencia y preparación que fue acumulando en los años previos.

se habían concretado a través de los vínculos técnicos con esta casa de altos estudios. A partir de esos contactos, que lo llevaban a trajinar ODV RÀFLQDV GHO &&,55 GHO ,QVWLWXWR 1DFLRQDO de Tecnología Industrial (INTI), del Municipio y de distintos organismos públicos y privados, en pocos meses logró que su tarea llamara la atención en Necochea 84.

Iván llegó al CCIRR en enero del 2012. Venía de la actividad académica y de la industria: egresado de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), sus primeros contactos con la institución

Siempre hay circunstancias que ayudan a inclinar la balanza del destino de las personas. En la Secretaría Técnica de la Comisión de Industrias se estaba desempeñando en ese

86

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


5HVSHFWR D VX WDUHD HVSHFtÀFD FRPHQWD TXH ´FDGD GLUHFWRU OH KD GDGR VX SHUÀO SURSLR D OD gestión. En mi caso estoy siempre tratando de constituirme en un factor de equilibrio, que es lo esencial en esta tarea. Equilibrio porque tenemos socios industriales, comerciales y de servicios, cada uno con sus preocupaciones por el sector al que representan, con sus características particulares y con sus personalidades. Equilibrio también entre los temas de la coyuntura, los urgentes, los que se imponen en el día a día, pero sin perder de vista también las cuestiones de largo plazo, en las que también debemos trabajar”.

momento Romina Rébola, quien por cuestiones personales debía retirarse de la institución SDUD HQFDPLQDUVH D RWURV SUR\HFWRV (O SHUÀO de Iván encajaba para cubrir la “brecha” y así fue como se produjo su ingreso a esa tarea de tiempo completo, que lo iba a preparar para lo que vendría. Esos años dentro de la Comisión de Industrias le permitieron formarse en el conocimiento de los dirigentes que trabajan en el día a día de la institución, al mismo tiempo que imbuirse en la complejidad y diversidad de temas que se abordan, con momentos y coyunturas en los que la institución y sus protagonistas afrontan las tensiones propias del día a día.

El equilibrio permanente En 2018, nuevamente las circunstancias lo pusieron ante otro desafío. Esta vez fue el turno de dar un paso al costado de Benjamín Albrecht, quien venía desempeñándose como director general y había optado por encarar un nuevo desafío personal. El “traspaso de mando” fue una transición ordenada, primero porque Iván ya venía siendo la mano derecha de Benjamín dentro de la gestión, y segundo porque este último no se retiró de un día para el otro, sino que hizo una salida programada. “Fue un proceso super ordenado que en lo personal me facilitó las cosas”, sintetiza Iván al analizar ese cambio que pareciera fue ayer pero del que ya han pasado cinco años.

Las complejidades de lo cotidiano Dentro de esas temáticas de “mirada larga”, ocupa un lugar trascendente la agenda de integridad institucional. “Hay temas de actualidad que se van a ir potenciando, como son las políticas de inclusión, la equidad de género, la diversidad, los jóvenes. Todo esto convive con las obligaciones administrativas, porque la institución debe ser sustentable en su funcionamiento. Y eso implica hacer un seguimiento de aspectos tan comunes como puede ser el cobro de las cuotas a los socios hasta la programación de las actividades de capacitación; el uso de las instalaciones; el manteQLPLHQWR GHO HGLÀFLR HO VHJXLPLHQWR GH ORV convenios de vinculación técnica o de programas de formación que tenemos. Hay actividades que son aranceladas, otras que no lo son. Hay un gran equipo trabajando en la institución, y coordinar ese grupo también es parte importantísima de mi tarea.” Un aspecto clave en la función del director general es la relación con las distintas cámaras sectoriales. “La articulación con las cámaras siempre es un gran desafío, porque cada una DERUGD WHPDV HVSHFtÀFRV HQ VX UXEUR < KD\ cámaras que tienen una dinámica propia, con mucha historia. La Cámara de Industriales Metalúrgicos de Rafaela (CIMR) tiene su agenda y una trayectoria enorme. Lo mismo la Cámara de Comercio Exterior del CCIRR (CaCEx) o la Cámara Empresaria del Transporte Automotor de Rafaela (CETAR). Todas ellas tienen personería jurídica propia, proyectan dirigentes a entidades nacionales, generan una

Entrevistas

87


88

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


actividad muy grande. Y hay otras cámaras más chicas, que son simples asociaciones para enfrentar problemáticas comunes, que se activan más durante algunos períodos cuando hay algún tema que las afecta más especialmente, que no tienen estructura formal ni personería jurídica, pero que también tienen su presencia y merecen el máximo de atención cuando lo requieren. A todos tratamos de darle soporte operativo cuando lo precisan.” En paralelo, en los últimos años el CCIRR ha embarcado en una modernización que resultaba impostergable. Desde la remodelación del Salón de Usos Múltiples (SUM) hasta el reacondicionamiento de la sala de Comisión Directiva, el Auditorio ubicado en la planta superior, las RÀFLQDV GHO HTXLSR RSHUDWLYR \ RWUDV LQVWDODFLRnes, hasta la incorporación de herramientas informáticas necesarias para la operatividad diaria. Para todo ello la entidad debió apelar a los aportes de empresas particulares -16 en total-, TXH D WUDYpV GH WUHV SUR\HFWRV GH FUpGLWR ÀVFDO permitieron avanzar en este tipo de transformaciones. De toda esa gestión también debe hacerse cargo la dirección. Y los desafíos continúan, con el proyecto de concretar un nuevo ingreso y todo el sector de estacionamiento.

Las cadenas de valor Dentro de las nuevas perspectivas y desafíos, ,YiQ WDPELpQ VH UHÀHUH D OR TXH VXFHGH FRQ OD evolución de las cámaras. “La CEDI (Cámara de Empresas de Desarrollo Informático) hizo una transformación importante, al constituirse como un clúster de la economía del conocimiento, involucrando no sólo a las empresas HVSHFtÀFDV GHO UXEUR VLQR WDPELpQ D ODV TXH forman parte de su cadena de valor.” “Sobre ese modelo, hay otras cadenas de valor para rescatar. Un ejemplo es el sector del transporte y la maquinaria, en el que pueden incluirse a las empresas de transporte, repuesteros, talleristas, fabricantes y vendedores de maquinaria agrícola, integrando todo con una visión de cadena. Algo que vaya más allá de ODV FiPDUDV HVSHFtÀFDV < RWUR WDQWR VH SXHGH hacer con la economía que gira en torno a la industria de la construcción, porque allí encontramos a corralones de materiales, empresas constructoras, colegios profesionales, inmobiliarias, desarrolladores urbanos, electricistas, venta y fabricación de muebles, de aberturas,

Entrevistas

89


comercios que proveen a la construcción”, precisa Iván. Para el director general del CCIRR, “vamos hacia eso. Si cada uno de estos micro sectores quiere trabajar en su espacio y limitados a su propia agenda, el enfoque también se limita. Si lo apreciamos desde el impacto de la cadena de valor en la economía regional, le damos otra dimensión y también se pueden obtener otros resultados en la búsqueda de soluciones y en el camino del desarrollo”.

-Iván, ¿qué te está dejando esta experiencia de más de diez años dentro de la institución? - Muchísimo aprendizaje, además de las vivencias personales. Un industrial de la zona me

dijo que trabajar aquí es como hacer un MBA todos los días. Creo que el CCIRR es muy difícil de comparar con otra institución o incluso con una empresa. Nosotros permanentemente GLDORJDPRV FRQ ORV VRFLRV TXH WLHQHQ SHUÀOHV diferentes. Encontramos desde comerciantes o empresarios muy chicos, monotributistas, hasWD ODV JUDQGHV ÀUPDV GH OD FLXGDG 3XHGH VHU que estemos con un trabajo ciento por ciento operativo, acomodando un banner, poniendo los equipos de audio, asegurándonos que lleguen las personas que vienen a dar una capacitación o cerrando una compra de insumos; y a la tarde estamos sentados con un gobernador, un candidato a presidente o un ministro hablando de temas de enorme importancia para nuestros asociados. Son experiencias invalorables y soy un agradecido por ello, a todos los que me han dado una oportunidad, como en su momento lo hizo Gustavo Segnini –que comandaba la Comisión de Industrias en el momento de mi ingreso- o luego Benjamín Albrecht en todo el tiempo que compartimos en el CCIRR.

Diversidad, equidad e inclusión, los nuevos temas que se imponen

(O ULWPR GH WUDEDMR HQ XQD LQVWLWXFLyQ GLQiPLFD \ DPSOLD FRPR HV HO &&,55 LPSRQH VHJXLU GH FHUFD la realidad social en la que está inmersa la propia institución. A veces no alcanza con el debate en la mesa de dirigentes, o con algunas ideas aportadas por especialistas que asesoran a empresas R HQWLGDGHV 3XHGH RFXUULU TXH KD\D XQ KHFKR TXH GLVSDUH OD FKLVSD TXH HQFLHQGD OD FRQFLHQFLD colectiva y ponga sobre la mesa uno o varios temas de tratamiento impostergable. $OJR GH HVR VXFHGLy HQ HO ~OWLPR WLHPSR HQ HO &&,55 )XH XQD VLWXDFLyQ SXQWXDO HQ OD TXH XQ JUXSR de asociados -que había participado en una actividad en la cual el disertante se expresó de forma inapropiada- comenzó a utilizar las vías de comunicación de la institución para plantear la necesidad de abordar la problemática de la diversidad, como parte de un todo que tiene que ver con la línea HVWUDWpJLFD GH OD LQWHJULGDG TXH VH SUHJRQD \ GHÀHQGH ,YiQ VHxDOD TXH ´HQ SULPHUD LQVWDQFLD HVWDPRV DQWH XQD RSRUWXQLGDG GH WUDEDMDU HQ QXHVWUD propia estrategia del concepto de integridad. Una política de diversidad, de equidad e inclusión que necesariamente incluye la perspectiva de género. Hubo ese disparador que a veces es necesario para plantear: ‘a ver, en esto tenemos que detenernos un poco más y ahondar para seguir DGHODQWH FRQ PiV IXHU]D· 6H JHQHUy XQ HVSDFLR SDUD TXH ORV VRFLRV VH DFHUTXHQ \ FRPLHQFHQ D LQWHUFDPELDU LGHDV PLUDGDV < D SDUWLU GH DKt DUPDU XQ SODQ GH WUDEDMR TXH HV HO REMHWLYR TXH WHQHPRV GH FDUD DO DxR TXH YLHQHµ (Q HVH FRQWH[WR HO GLUHFWRU JHQHUDO VHxDOD TXH HO &&,55 HVWi HQ FRQWDFWR FRQ OD 21* 3RGHU &LXGDGDQR HVSHFLDOL]DGD HQ HVWRV WHPDV ´SDUD TXH HOORV GHVGH VX H[SHULHQFLD UHSDVHQ OR TXH KLFLPRV

90

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


\ QRV EULQGHQ DOJXQDV UHFRPHQGDFLRQHV (Q HO PLVPR VHQWLGR FRQ HO 3DFWR *OREDO GH 1DFLRQHV Unidas, del que formamos parte desde hace tiempo con una relación muy productiva, se está HQFDUDQGR PiV OD LQWHJULGDG VRVWHQLEOHµ (Q PDWHULD GH SROtWLFDV GH JpQHUR HO &&,55 KL]R SXQWD HQ OD &DPSDxD 7ROHUDQFLD &HUR D OD 9LROHQFLD FRQWUD ODV 0XMHUHV VLHQGR OD SULPHUD JUHPLDO HPSUHVDULD GH OD SURYLQFLD HQ DGKHULUVH ´1RV LPSXsimos un plan de acción que vamos a respetar, con actividades de capacitación y sensibilización, estableciendo vínculos con espacios análogos de otras instituciones. La Unión Industrial ArgenWLQD 8,$ OD &iPDUD $UJHQWLQD GH &RPHUFLR \ 6HUYLFLRV &$& OD &RQIHGHUDFLyQ $UJHQWLQD GH OD 0HGLDQD (PSUHVD &$0( \ OD )HGHUDFLyQ ,QGXVWULDO GH 6DQWD )H ),6)( HQWLGDGHV TXH VRQ QXHVWUDV UHIHUHQFLDV QDFLRQDOHV \ SURYLQFLDOHV WLHQHQ GHSDUWDPHQWRV \ FRPLVLRQHV HVSHFtÀFRV TXH DERUGDQ HVWDV WHPiWLFDV TXH UHVXOWDQ FRPSOHMDV SRUTXH HQ FLHUWRV PRPHQWRV DSDUHFH OD SROtWLFD SDUWLGDULD HQ HO PHGLR (O GHVDItR HV LU D OD YHORFLGDG MXVWD FRQ ORV DSUHQGL]DMHV \ ODV DFFLRQHV TXH QRV GHPDQGHQ ORV REMHWLYRV TXH VH YD\DQ SODQWHDQGR µ

(O &&,55 -RYHQ

Augusto Hartmann Un semillero de dirigentes para asegurar una simbiosis generacional. entidad cada dos años, sin que la relativa brevedad del período de gestión de un presidente implique una interrupción de los procesos de gestión: cada presidente es continuador de una línea de trabajo en la acción gremial empresaria y en la vinculación con otras instituciones y con el propio Estado en sus diversas jurisdicciones, de modo que las personas pasan, pero las realizaciones quedan y continúan.

En todas las organizaciones no gubernamentales uno de los temas que más inquieta y moviliza es la formación de dirigentes jóvenes que aseguren la renovación de los cuadros de conducción. En el CCIRR, esta demanda de la realidad se convirtió en una premisa prioritaria desde hace décadas, cuando se adoptó el criterio general de renovar la presidencia de la

Más allá de esas certezas, en el 2022 el CCIRR OH GLR RUJDQLFLGDG DO HVSDFLR HVSHFtÀFR GHVWLnado a la formación de nuevos dirigentes, con la conformación del CCIRR Joven, un equipo que en su etapa inicial fue liderado por Augusto Hartmann. Con apenas 25 años, Augusto viene caminando los senderos de la industria prácticamente desde niño, con el entusiasmo que siempre tienen los más chicos a la hora de aprender. Así como en esa época tomaba como un juego el pasear y observar el trabajo en la fábrica de colchones familiar, pronto comprendió otras cuestiones de la rutina empresarial transmitida por su padre Adolfo, quien cumplió

Entrevistas

91


varios roles dentro de la Comisión Directiva del CCIRR, y es actualmente vicepresidente segundo. “A veces sucedía que papá llegaba tarde o no estaba en alguna cena, o en una ocasión determinada en la que lo esperábamos, y era porque había viajado por cuestiones de negocios, pero también para participar de reuniones de la Federación Industrial de Santa Fe (FISFE), o de encuentros que tenían que ver con otras cuestiones que iban más allá de la empresa. Así que fue haciéndose natural entre nosotros que comprendiéramos que esa tarea era también PX\ LPSRUWDQWH SDUD pO \ VL OR HUD VLJQLÀFDED que también tenía valor para la empresa”, dice Augusto, que de esa manera comenzó también desde muy jovencito a entender el compromiso que implica la actividad gremial empresaria para los dirigentes.

“Militancia industrial” Para Augusto, el involucramiento en la gremial empresaria es parte de la “militancia industrial” inculcada en el seno familiar por su papá Adolfo. “Siempre se habló del tema en casa, uno lo fue mamando desde muy chico. Así que también el CCIRR fue como una segunda casa para nuestra familia. Una vez que empecé a involucrarme mucho más en la empresa, sobre todo después del incendio que destruyó una gran parte de la planta, también me sumé a esta ‘militancia’. Veíamos que estaba haciendo falta una ‘pata joven’ dentro de la institución, que fuera capaz de ser un nexo entre generaciones.” Para Augusto, el objetivo no era crear un eslabón DUWLÀFLDO TXH RÀFLDUD GH YtQFXOR HQWUH ORV jóvenes y los más experimentados, sino que se tratara de una organización más armónica. “La idea del CCIRR Joven es crear una simbiosis entre camadas de dirigentes, de modo que no haya ninguna generación de jóvenes que no hayan tenido oportunidad de participar.” El joven Hartmann no está totalmente de acuerdo con el concepto de “recambio” que habitualmente se utiliza para sintetizar la capacidad de

92

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

una institución de renovar sus cuadros dirigenciales. “No lo llamo recambio porque está la tentación de pensar que en CCIRR Joven hacemos exactamente lo mismo que hace el CCIRR en otro nivel de dirigencia. No es así, porque tenemos una agenda propia y una serie de actividades, incluso con estructura propia, que es totalmente complementaria de lo que hacen las cámaras o la propia Comisión Directiva del CCIRR. Claro que esas actividades nos van formando como los próximos dirigentes que tendremos a cargo otras responsabilidades, pero al iniciar el camino de esta manera creo que la preparación va a ser totalmente diferente. Es una experiencia que la Unión Industrial Argentina (UIA) está llevando adelante desde hace más de diez años, y que también FISFE realiza en la provincia de Santa Fe”, explica.

-¿ Quiénes se suman a CCIRR Joven son todos hijos de empresarios, como es tu caso? - No, ahí rompimos un poco con ese paradigma. ¿Cómo se genera la estructura? Te lo digo en dos puntos. Como te decía, están las experiencias de UIA Joven y FISFE Joven, en ambas también tengo participación. Ellos ya tienen un trabajo realizado en la inserción de las distintas generaciones dentro de las instituciones. Nosotros lo que hicimos fue tratar de copiar en cierto modo ese modelo y darle nuestro tinte, QXHVWUR PDWL] QXHVWUR SHUÀO HQIRFDGR HQ OR que es el CCIRR. Lo primero que nos preguntamos fue qué jóvenes podíamos sumar. Así la idea original fue cambiar el paradigma de que en el Centro podemos estar solamente los empresarios. Y lo que hicimos fue juntarnos un grupo de personas conocidas o vinculadas por alguna actividad común, que nos fuimos convirtiendo en un grupo de amigos. Nos integramos jóvenes que venimos de la actividad industrial, del comercio, de los servicios, del sector inmobiliario, del agro. Y se fue consolidando un entramado muy interesante.


- Algo así como sumar e ir construyendo sobre la marcha… - El requisito inicial era el deseo de involucrarse, de participar. Pusimos un tope, algo informal, a la edad, 35 o 40 años como máximo. Pero se construyó un grupo muy interesante, que además supo generar una agenda propia.

- ¿Por dónde pasa esa agenda? - Nuestra agenda tiene dos grandes ejes. Uno es la articulación con las distintas entidades jóvenes de instituciones como UIA, FISFE, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) o la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), que son las entidades madres. 7DPELpQ KD\ FiPDUDV HVSHFtÀFDV TXH WLHQHQ entidades madre a nivel nacional que han dado un espacio a sectores jóvenes. Lo mismo hicimos en la articulación con otras instituciones rafaelinas, tanto del sector público como del privado. El otro gran eje es el de la formación, a través del cual apuntamos a capacitarnos integralmente en lo dirigencial, en lo académico, en el management; adoptando distintos enfoques desde los cuales podemos ir generando diversas interacciones.

El impulso inicial El CCIRR Joven como instancia formal dentro de la institución nació en la última parte del mandato de Diego Castro como presidente y continúa en la presidencia de Mauricio Rizzotto. Augusto, en nombre de todos quienes integran CCIRR Joven, no deja de destacar la “generosidad” de las Comisiones Directivas y la comprensión sobre la importancia que tenía la conformación del nuevo grupo. “Evento tras evento fuimos sumando muchísima gente, a tal punto que nosotros mismos tenemos nuestra rotación en cuanto a dirigentes responsables del grupo, y ahí contamos con una muy amplia base de jóvenes que están en condiciones de asumir esas responsabilidades.

Antes hablábamos de si sólo se suman hijos de empresarios. No es así, y lo remarco: participamos personas que ocupamos cargos dentro de ODV HPSUHVDV R TXH WHQHPRV DOJ~Q URO HVSHFtÀFR un espacio particular dentro de las compañías, sean estas industriales, comerciales o de cualquier rubro. No hay requisitos excluyentes y eso amplió mucho nuestra base de jóvenes que ya sienten su pertenencia a la institución.” Amplía Agusto destacando que “en nuestro grupo hay profesionales, gerentes, responsables de recursos humanos, de áreas comerciales, de producción, abogados, agentes inmobiliarios, técnicos en informática y de desarrollos tecnológicos. El espectro es muy grande y nos da herramientas de primera mano para ir conociendo ese panorama general de la actividad productiva que nos lleve a ser mejores dirigentes, saliendo de la zona de confort que implica WUDEDMDU VLHPSUH VREUH OR TXH HV OR HVSHFtÀFR de nuestra propia actividad”. Entre los grandes logros de CCIRR Joven está la generación de eventos que marcaron importantes convocatorias, como la Junta Federal UIA Joven de 2022, en la que el disertante principal fue nada menos que Miguel Galuccio, primer presidente de YPF tras la reestatización de la petrolera nacional y actual CEO de una compañía privada dentro del mismo sector. Más de 200 jóvenes, llegados desde distintos puntos del país, tomaron parte de esa jornada que se concretó en Rafaela y Esperanza. (Q VXV FRQFHSWRV ÀQDOHV $XJXVWR VXEUD\D TXH hay otros logros intangibles. La capacitación permanente y la red de articulaciones lograda dentro de la propia institución y con terceros son ejemplos de ello. “Logramos banca para ser escuchados y escuchar, para aprender todo lo bueno que se ha logrado. Claramente nosotros somos fruto de todo lo que se construyó HQ HVWD LQVWLWXFLyQµ UHÀHUH ´6RPRV XQ EORTXH joven, ya tenemos dirigentes integrados a las cámaras y a otras instituciones de la ciudad. Y eso nos pone orgullosos y nos obliga a replantear permanentemente los desafíos por venir”, sintetiza.

Entrevistas

93


/D DUWLFXODFLyQ S~EOLFR SULYDGD

Omar Perotti

Gobernador de la provincia de Santa Fe

´(Q HO &&,55 FRQRFt WRGD OD SRWHQFLDOLGDG TXH KDEtD HQ OD YLQFXODFLyQ FRQ HO 0XQLFLSLR \ OD 3URYLQFLD µ región. Tengo muy presente una feria en San Pablo, a la que habíamos ido con empresas de la entidad. También recuerdo que en la Cámara estaba Hugo Dalmasso y en el CCIRR el presidente era don Armando Williner.”

Omar Perotti fue el primer dirigente nacido, criado y formado íntegramente en Rafaela que llegó al más alto cargo en el Poder Ejecutivo provincial. Su extensa trayectoria política es bien conocida: fue durante tres mandatos (1991-1995, 2003-2007 y 2007-2011) intendente de Rafaela, pero además ocupó la titularidad del Ministerio de la Producción durante la primera gestión del gobernador Jorge Obeid; fue senador provincial por el departamento Castellanos entre 2001 y 2003, así como diputado nacional y senador nacional; hasta que ÀQDOPHQWH OOHJy D OD *REHUQDFLyQ DO UHVXOWDU electo para el período 2019-2023. $QWHV GH GHVDUUROODU HVD SUROtÀFD FDUUHUD SROtWLFD mayormente en cargos electivos, el entonces muy joven contador trabajó dentro del CCIRR, en una experiencia que él mismo valora por las importantes vivencias que le dejó. “Fue en 1988, aproximadamente, a través de un convenio que existía entre la Cámara de Comercio Exterior del CCIRR (CaCEx Rafaela), que estaba presidida por Roberto Appó, el Municipio y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En el marco de ese convenio, yo estaba trabajando dentro de la Cámara, con la tarea de facilitar la internacionalización de las empresas de la

94

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

“Se hicieron muchas cosas en aquél momento. Es muy conocido lo que pasó con el Discado Directo Internacional (DDI). Había un gran problema con las comunicaciones con el exterior, se GLÀFXOWDED WRGR 8QR GH ORV WUDEDMRV TXH PH KDbían encargado era tratar de abrir una cabina en el CCIRR, para que al menos se pudieran hacer llamadas directas desde ahí. En la averiguación de las cuestiones técnicas, uno de los responsables de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTel) en aquél momento nos pregunta qué central teníamos en Rafaela, donde hacía poco se había instalado un equipo nuevo. Y cuando le dijimos lo que había, el hombre casi se nos larga a reír: ‘pero si con esa central le pueden dar DDI a todos los abonados de la ciudad’. Y se hizo casi en forma inmediata. Fue un gran logro en ese momento.” Luego de esa experiencia, Omar pasó a ocupar un cargo de segunda línea dentro de lo que en ese momento era el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio (MAGIC), actualmente conocido como Ministerio de la Producción. Fue la antesala de su presentación como candidato a intendente de Rafaela en 1991: el 8 de septiembre de ese año, en unos comicios en los que por primera vez regía la denominada Ley de Lemas, Omar fue electo para dirigir los destinos de la ciudad.

Un lugar para la producción Aquella primera gestión de Omar al frente del Municipio de Rafaela marcó un capítulo especial


en la relación del sector productivo con el Estado local. “Dimos el salto de involucrar a la Municipalidad en los temas productivos. Eso no lo hacía nadie en ese momento, no había un Municipio de la escala de Rafaela que tuviera XQ iUHD HVSHFtÀFD GHGLFDGD D OD SURGXFFLyQ Dimos la primera señal clara con la creación, en el primer organigrama, de la Secretaría de Programación Económica. Cuando trabajé en la CaCEx vi la enorme potencialidad que había si vinculábamos al sector productivo con las herramientas que el Estado podía facilitar. Sobre todo para sacar las empresas al mundo.” Argumenta Omar que “hasta ahí había un esfuerzo sólo de las cámaras y del CCIRR, y la idea fue potenciar mucho más ese trabajo con acciones más coordinadas, con la presencia del Municipio, ayudando a que un montón de empresas más chiquititas pudiesen subirse. Se hicieron capacitaciones, se generaron las herramientas necesarias y fueron momentos de muy lindas actividades, en los que todo era un desafío. Incluso la Cámara tenía su escuela de formación, ahí dábamos clases. Fue una etapa de capacitación de recursos humanos clave, y fue la etapa en la que empezamos la vinculación con los organismos internacionales. Traer los programas del BID, lo que después permitió crear el Centro de Desarrollo EmpreVDULDO &'( < FRQVHJXLPRV PXFKR ÀQDQFLDmiento del BID”. Omar rescata aquellos años como “de innovación pura. Fue una etapa en la que se fueron generando cosas en las que Rafaela innovaba fuerte. Y ahí los organismos estaban pendientes. Quizás la que conseguimos ahora a través del Centro Tecnológico de Manufactura e Industria Digital (CenTec) es una vuelta a alguna de esas LQVWDQFLDV GH ÀQDQFLDPLHQWR TXH SHUPLWLHURQ dar saltos muy importantes, que con la fuerza de las instituciones locales solamente no se pueden dar”.

Capacitación, innovación, comercio exterior y cambio cultural Omar también pone en valor especialmente otro capítulo de aquellos años, como fue la creación del Instituto de Capacitación y Estudios

para el Desarrollo Local (ICEDeL). “Es el organismo dedicado a la capacitación y a la formación, para lo interno y para lo externo. Ahí es donde estuvo Pablo Costamagna en el inicio. El ICEDeL permitió tener una herramienta para generar información estadística, datos duros que nos ayudaran a trabajar sobre aspectos concretos que surgían de los relevamientos. Tenemos una Encuesta Permanente de Hogares que nos permite medir indicadores claves para el desarrollo de la ciudad y para la toma de decisiones, porque tenemos al personal preparado para hacer esos relevamientos y sacar las conclusiones correspondientes, gracias al ICEDeL. Y tenemos un índice de empleo, un seguimiento de la actividad económica y social porque en su momento se generó esa herramienta fundamental.” Sostiene Omar que “muchas de estas cosas trataban de suplir lo que era formación de recursos humanos o vinculación para acercarnos a la tecnología o a la innovación, que esa tarea en los últimos años es más un objetivo universitario que de los propios actores. Son las cosas que se buscaban en ese momento para tratar de mantener a todo un sector empresario con dimensiones chicas en tamaño, pero siempre cerca de toda la innovación o de los cambios que se estaban dando y donde tradicionalmente llegan siempre antes los más grandes. En esa primera etapa la CaCEx tuvo un rol fuerte por lo que generó, y hubo que seguir trabajando sobre eso, en un cambio cultural”.

-¿De qué manera se daba ese cambio cultural, cómo se expresaba? - Por ejemplo, en la forma de producir, en la forma de ser proveedor de algunas empresas que exportaban. Hay algunas anécdotas de esa época muy simbólicas. Recuerdo el caso de los envases. Para exportar las válvulas al exterior, los importadores que compraban requerían un determinado tipo de cajón de embalaje. Y nos preguntaban: ‘Pero si siempre hicimos los cajones de esta manera, ¿por qué tenemos que cambiar?’ ‘Tienen que cambiar porque se van a quedar sin trabajo.’ Esa era la respuesta. Es decir, hasta culturalmente surgió la necesidad de adaptar esas cosas de nuestro sistema productivo a lo que pedía el mercado externo.

Entrevistas

95


96

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Entrevistas

97


Ahí creo que el mayor impacto fue ese, el del comercio exterior, porque apareció también la necesidad de los idiomas, la necesidad de las comunicaciones, lo que te contaba del DDI. Es decir, tuvimos una externalidad no aprovechada durante mucho tiempo. Todas esas cosas las movilizaba el comercio exterior. Y lo hace todavía, por supuesto.

- En la gestión provincial, ¿continuó esa mirada sobre el comercio exterior?

- Por supuesto, siempre hemos tenido la misma mirada, y eso lo demostramos fortaleciendo la presencia de nuestras empresas en ferias y misiones internacionales, una actividad que hemos apoyado fuertemente con inversión del Estado provincial. Es enorme la cantidad de empresas que han salido afuera a explorar posibilidades de ganar mercados, algo que se traduce en mayor actividad económica y mejores niveles de empleo. El impacto y los resultados también: ya son casi 783, ese fue el último número de empresas que registraron formalmente operaciones de comercio exterior. Son empresas radicadas en 106 pueblos y ciudades de la provincia. Ahí te das cuenta que hay muchísimas empresas pymes y micropymes que han salido al exterior a vender valor agregado santafesino.

El acento puesto en la infraestructura

/D JHVWLyQ SURYLQFLDO GH 2PDU 3HURWWL HVWi OOHJDQGR D VX ÀQDO $ OD KRUD GH GHÀQLU FXiO IXH OD UHODción con las entidades de la producción y dónde estuvo puesto el foco principal de la vinculación, el JREHUQDGRU SODQWHD TXH ´VLHPSUH WUDWp GH PDQWHQHU XQD DJHQGD GH WUDEDMR FRP~Q H LU UHVROYLHQGR QR VRODPHQWH ODV FXHVWLRQHV FR\XQWXUDOHV TXH SXHGD HVWDU QHFHVLWDQGR HO VHFWRU FRPR DOJ~Q reclamo de gremial empresario, sino todo el esquema de infraestructura que ayude al esquema SURGXFWLYR UHJLRQDO 3RQHU WRGR HO KLQFDSLp HQ OD OOHJDGD GHO DJXD HQ HO WHPD GH OD UXWD HQ ORV FDPLQRV GH OD UXUDOLGDG FRQ ORV SURGXFWRUHVµ 3DUD 2PDU WRGD HVD SROtWLFD GH GHVDUUROOR GH ODV LQIUDHVWUXFWXUDV ´WLHQH TXH YHU FRQ XQD GHPDQGD GH QHFHVLGDGHV UHJLRQDOHV TXH KHPRV WUDWDGR GH SRQHU OR PiV DO GtD SRVLEOH 7RGR HO WHPD GHO saneamiento hídrico que hemos hecho, la puesta en marcha de gasoductos, que durante décadas QR VH KLFLHURQ HV SDUWH GH HVD YRFDFLyQ FRQ OD TXH KHPRV HMHUFLGR HO JRELHUQR /DV REUDV HVWiQ D OD YLVWD \ HQ 5DIDHOD KHPRV WUDEDMDGR FRGR D FRGR FRQ ODV HQWLGDGHV GH OD SURGXFFLyQ FRPR HO CCIRR. Hemos dado muchas respuestas a temas históricos, como el caso del acueducto, la autoSLVWD \ ORV QXHYRV DFFHVRV SRU OD UXWD SURYLQFLDO \ OR PLVPR KLFLPRV HQ OD PD\RU FDQWLGDG GH SXHEORV \ FLXGDGHV GH OD SURYLQFLDµ

Luis Castellano Intendente de Rafaela

´(O &&,55 HV XQ DFWRU FODYH HQ OD LQVWLWXFLRQDOLGDG GH OD FLXGDG µ Desde que CCIRR nació a la vida pública, en aquella Navidad de 1932, la vinculación con el sector público ha sido permanente. Ni antes ni ahora podría ser de otra manera: para una

98

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

institución gremial que representa un interés sectorial -en este caso el de las empresas privadas- una parte del camino de las reivindicaciones que forman parte de su razón de ser


que a veces también dependen de las personas que encarnan las representaciones. Podemos sentirnos orgullosos de todo lo que se hizo en esta materia porque hay ejemplos tangibles y claros de esa voluntad de cooperación y esos esfuerzos comunes para lograr hacer una mejor Rafaela.”

De la Vieja Terminal a la Recova

requiere de una contraparte esencial, como es el Estado en sus distintas jurisdicciones. Luis cumplió distintas responsabilidades en el Estado local, siendo concejal en primera instancia e intendente desde 2011 hasta la fecha. En esas funciones que le asignó la ciudadanía de Rafaela, fue indirectamente parte fundamental de la historia de articulación entre Estado e institución, por lo que su palabra adquiere una relevancia trascendental en el repaso de lo actuado. Al referirse al tema, el intendente sostiene que “si nosotros queremos poner el acento el valor de la articulación entre lo público y lo privado como una marca registrada de la ciudad, sin dudas que el CCIRR es un actor clave de la institucionalidad de Rafaela. Fue y es una contraparte indispensable del sector público. Cuando existen políticas públicas en las cuales el Estado marca un liderazgo, en el sentido de llevar adelante procesos de proyección y de SODQLÀFDFLyQ GH OD FLXGDG VLHPSUH FXHQWD FRQ HO acompañamiento de la entidad, que no siempre quiere decir estar de acuerdo en todo, pero sí en contribuir a la búsqueda de soluciones a los desafíos que se plantean”. Para Luis, hubo una decisión política que en su momento marcó un antes y un después en la vinculación del CCIRR con el Estado municipal. “Cuando Omar Perotti incorporó, en su primer gabinete, la Secretaría de Programación Económica y luego el Instituto de Estudios y Capacitación para el Desarrollo Local (ICEDeL) se dio un paso fundamental en un modelo de FRQVWUXFFLyQ \ SODQLÀFDFLyQ FRPSDUWLGR FRQ HO Estado liderando, pero acompañando al sector privado. Hubo luces y sombras en ese proceso,

A la hora de mencionar ejemplos concretos de esa cooperación, Castellano puntualizó sobre lo ocurrido con el proceso de discusión en torno DO XVR TXH VH GDUtD DO HGLÀFLR GH OD YLHMD terminal de ómnibus. Existía una propuesta de inversores privados para construir un shopping, lo que fue resistido por la mayoría de las instituciones de la cultura y también por comerciantes del sector céntrico. “Se dio una discusión por los usos que se le iba a dar al espacio y de la controversia inicial, se generó un debate enriquecedor, con trabajos en talleres y una tarea conjunta que condujo a un consenso necesario, producto del cual surgió el proyecto de lo que hoy es el Complejo Cultural del Viejo Mercado.” En la visión del intendente, “si traemos ese ejemplo a la actualidad podemos decir que lo mismo deberemos hacer en lo que es el abordaje de qué se hará tras la reconstrucción de los ex Grandes Almacenes Ripamonti, lo que conocemos con la Recova. Y son dos temas que nos llevan a hablar también de todo el planteo que hay en torno al área central de la ciudad, con lo que ya se hizo y lo que hay para hacer. No podemos imaginar ninguna decisión TXH QR SDVH SRU HO ÀOWUR QHFHVDULR GHO DERUGDMH con las instituciones del sector privado involucradas, en especial el CCIRR y sus cámaras asociadas”.

ACDICAR, el ITEC y la institucionalidad jurídica En esa mirada de largo alcance sobre el valor del aporte histórico del CCIRR al desarrollo de 5DIDHOD HO LQWHQGHQWH DJUHJD RWUD UHÁH[LyQ

Entrevistas

99


“Rescato especialmente que en todo este tiempo también se pudo construir institucionalidad jurídica. Porque no se trata de cuestiones que hayan sido resueltas sólo en el terreno del diálogo y de las palabras. Cuando las cosas quedan solo en los diálogos se corre el riesgo de que se pierdan fácilmente cuando cambian los protagonistas. Con mucho orgullo tengo que mencionar dos instituciones claves con representatividad del sector público y privado, como son la Asociación Civil para el Desarrollo y la Innovación Competitiva Agencia Rafaela (ACDICAR) y el Instituto Tecnológico Rafaela (ITEC). ACDICAR está dedicada más a todo lo que es la discusión de los grandes temas y proyecciones de obras, planes y programas necesarios, que muchos salieron y se proyectaron desde allí. Sin ir más lejos, desde la Agencia se discuWLy \ VH ÀQDQFLy HO HVWXGLR KLGUiXOLFR GH OR TXH llamamos el oeste productivo. Y el ITEC es una institución dedicada al tema educativo, que nació para la formación de personas en tecniFDWXUDV \ RÀFLRV QHFHVDULRV SDUD OD LQGXVWULD metalúrgica, pero que ahora se va ampliando ya a otro tipo de sectores y que tiene una proyección tremenda, porque casi el 100% de los chicos que egresan como técnicos ahí

100

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

tienen salida laboral inmediata. Fue un acierto enorme.” Luis también considera que la infraestructura con que se equipó al área industrial es un buen ejemplo de resultados tangibles de la acción articulada entre instituciones. Cuando comenzaba su carrera política como concejal, el Municipio estaba poniendo en marcha el Parque de Actividades Económicas (PAER). Ahora, cuando se dispone a entregar la llave de la intendencia a su sucesor luego de tres períodos, el intendente destaca como cumplido el objetivo de dotarlo de todos los servicios. “Menos cloacas, hoy el PAER está completo y listo en materia de servicios. Tiene pavimento, iluminación /(' ÀEUD ySWLFD FiPDUDV GH YLGHRYLJLODQFLD gas natural, un cuartel de Bomberos, forestación, ciclovías. El Estado acompañó la inversión privada, y hoy entrás al PAER y ves muchísimas empresas muy consolidadas, sostenidas por un entorno que las contiene y les da comodidad.”

3ODQL¿FDQGR HO IXWXUR En la puesta en valor de todo lo relacionado con esa complementación necesaria, Luis tie-


ne una lista de temas que ocuparon su agenda en los últimos doce años. “La discusión del Código Urbano no fue fácil, pero terminó saliendo. No fue sencillo porque había lógicamente una contraposición de intereses legítimos de los dos lados, pero cada uno viendo lo suyo. Se terminó votando y marcó un nuevo ordenamiento para un aspecto clave de Rafaela como es el desarrollo urbano.”

codo a codo en lo que es la Red de Ciencia, Tecnología e Innovación (RedCTeI) y en el armado de los centros comerciales abiertos. Nacieron Paseo del Centro, Paseo Roca, Comercial Oeste, Punto Sacripanti; y ahora estamos haciendo algo similar con el boulevard Yrigoyen. Son instancias en las que el Estado lidera, pero el CCIRR es una ‘pata’ clave para avanzar y crecer.”

En la misma dirección, apuntó que “ya está GHÀQLGR HO HVWXGLR KLGUiXOLFR GHO VHFWRU RHVWH y ello nos llevó a la elaboración del plan para HO RHVWH SURGXFWLYR TXH GHÀQH OR TXH SXHGH o no puede hacerse zona por zona, de modo que no nos vayamos encima de la autopista y evitemos que nos pase lo que sucedió con la travesía urbana de la 34. Y ese amplio sector oeste, inundable y con muchas restricciones, es un terreno para las oportunidades, una vez que se hagan las obras hidráulicas que tendrán que ejecutar el Estado y los privados”.

Finalmente, pone el acento en otro tema de interés común: el resguardo del empleo. “Mencionaba lo que es el ITEC como instancia de formación de técnicos que inmediatamente tienen salida laboral. Probablemente sea el punto de mayor colaboración, porque se conformó una Fundación y allí está la representación permanente del CCIRR. Pero en estos años han sido múltiples los intercambios que hemos tenido para el fomento del empleo formal en la ciudad.”

Programas y empleo En el cierre del extenso diálogo, Luis remarca otros frutos de la cooperación institucional. “Elaboramos programas que implementamos en conjunto: Rafaela Emprende, Rafaela Exporta, Rafaela Inspira, son iniciativas que resultaron de las necesidades del sector productivo de la ciudad y el CCIRR no fue ajeno a ninguna de ellas. Pero, además, también trabajamos

Al exponer sus conclusiones, Luis hace alusión a su salida del Gobierno municipal, para dar lugar a una nueva gestión al frente del Municipio; y expresa su convicción de que “el CCIRR estuvo siempre muy presente como un actor clave en el proceso de transformación de la ciudad de todos estos años. Estimo que lo va a seguir siendo en el futuro inmediato y debe ser así porque claramente esta ciudad tiene una base productiva y una representatividad de ese sector, que es y ha sido parte de todos los procesos históricos de Rafaela”.

La prueba del templado

Desde tiempos inmemoriales, los metales más resistentes surgen del temple, un proceso de calentamiento intenso seguido de un enfriamiento rápido, que permite lograr mayor dureza y resistencia PHFiQLFD GHO DFHUR /D LPDJHQ WtSLFD GH XQ KLHUUR HQFHQGLGR DO URMR YLYR LQJUHVDQGR HQ XQD FXED de agua fría ilustra sobre ese proceso. La relación entre las instituciones también tiene momentos en que las tensiones la pueden poner DO URMR YLYR +DVWD TXH OOHJD HO PRPHQWR GHO DJXD IUtD TXH SRQH WRGR HQ HTXLOLEULR FRQ HO UHVXOWDGR de obtener una fortaleza que ayuda a enfrentar las crisis por venir. La fortaleza del templado -en la Argentina de todos los tiempos- se pone frecuentemente a prueba. (Q FRQ OD FDtGD GH OD &RQYHUWLELOLGDG VH YLR XQ HMHPSOR $ /XLV &DVWHOODQR HQ FDPELR OH WRFy SRQHU D SUXHED HO WHPSOH GH OD IDPRVD DUWLFXODFLyQ S~EOLFR SULYDGD HQ XQ HVFHQDULR LQpGLWR HO GH la pandemia.

Entrevistas

101


´<R GHVWDFR UHFXHUGD HO LQWHQGHQWH OR GH OD LQVWLWXFLRQDOLGDG MXUtGLFD OR GH VHU FRKHUHQWHV HQ OD OtQHD GH DFFLyQ (Q HO HO 0XQLFLSLR WUDEDMy SDUD HQIUHQWDU OD FULVLV VRFLDO \ HFRQyPLFD PiV JUDYH GH OD KLVWRULD DUJHQWLQD 7HQtDPRV XQ DOWtVLPR SRUFHQWDMH GH GHVRFXSDFLyQ PLOHV GH IDPLOLDV con necesidades básicas insatisfechas, no existían mecanismos de contención como es ahora una $VLJQDFLyQ 8QLYHUVDO SRU +LMR $8+ R XQD D\XGD GH HVH WLSR 5DIDHOD SXGR FRQIRUPDU XQ &RQVHMR &RQVXOWLYR 6RFLDO FRQ XQD SDUWLFLSDFLyQ GH WRGRV ORV VHFWRUHV (VWDGR ,JOHVLD &RQIHGHUDFLyQ *HQHUDO GHO 7UDEDMR &*7 HQWLGDGHV GH OD SURGXFFLyQ TXH D\XGy D FRQWHQHU GHVERUGHV \ HYLWDU XQ FRODSVR JHQHUDOL]DGR GH VHUYLFLRV (Q OD SDQGHPLD SXGLPRV UHDFWLYDU HVH &RQVHMR &RQVXOWLYR SHUR OR WUDQVIRUPDPRV HQ XQ &RQVHMR GH (PHUJHQFLD 6DQLWDULD µ /D PHPRULD GH HVRV DFRQWHFLPLHQWRV HVWi IUHVFD D~Q ´7XYLPRV TXH KDFHU FRQWDFWRV H LQQXPHUDEOHV UHXQLRQHV SDUD YHU FyPR QRV DMXVWiEDPRV D ODV PHGLGDV GH SURWHFFLyQ GH OD YLGD FRPR RUGHQiEDPRV KRUDULRV DFWLYLGDGHV UHVWULFFLRQHV DXWRUL]DFLRQHV 1R VH SRGtD FRQIRUPDU D WRGRV SHUR HO GLiORJR VLHPSUH HVWXYR SUHVHQWH FRPR XQD KHUUDPLHQWD FODYH SDUD OD VXSHUDFLyQ GH HVD FULVLV µ

Germán Bottero Presidente del Concejo municipal

´(O &&,55 HV VLQyQLPR GH UHSUHVHQWDWLYLGDG GHO VHFWRU SURGXFWLYR GH 5DIDHOD µ Germán Bottero es ampliamente conocido como uno de los principales dirigentes políticos de la ciudad. Fue elegido concejal por primera vez en el año 1999 y desde entonces cumplió cinco mandatos ocupando una banca en el cuerpo legislativo ciudadano, con dos breves ciclos sabáticos: entre 2011 y 2013; y entre 2017 y 2019. Sin embargo, algo de sangre industrial corre en sus venas: Germán es hijo de Ítalo Bottero, uno de los fundadores de la fábrica de válvulas Basso, Beninca y Bottero, DSHOOLGRV FX\DV LQLFLDOHV LGHQWLÀFDQ D XQD marca emblemáticas de la industria autopartista rafaelina. Además, Ítalo también fundó ETMA, otra empresa de reconocido prestigio a nivel local. Germán también incursionó en la gremial HPSUHVDULD SRU DOJXQRV PHVHV )XH D ÀQDOHV de la década del 90, cuando participaba de un emprendimiento familiar dedicado a la fabricación de artículos de bronce para la industria del mueble. “En ese momento estábamos dentro de la Cámara de Pequeñas Industrias de la Región (CAPIR), que se había conformado no hacía mucho tiempo, y partici-

102

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

pamos de una misión a la Expo Paraguay, con intenciones de probar suerte en el mercado de ese país”, recuerda al ser entrevistado para esta publicación. Pasaron más de 20 años de aquel tiempo y la actualidad de Germán es bien distinta. Desde 2019 es la máxima autoridad del Concejo Municipal y en el cierre de este 2023 es un hombre clave en el período de transición que afronta la ciudad, luego del cambio de signo político en la conducción del Municipio. Todo indica que al actual presidente del cuerpo legislativo rafaelino le esperan ahora importantes responsabilidades ejecutivas, a través de las cuales continuará una línea de trabajo que lo distinguió en su etapa como legislador: su personalidad conciliadora, alejada de los FRQÁLFWRV \ FRQ FDSDFLGDG SDUD DQDOL]DU HO HVcenario de la coyuntura con mirada estratégica. Desde la poltrona de la presidencia del Concejo, Germán evalúa con mirada política al CCIRR. “Creo que la entidad representa la esencia de la institucionalidad en Rafaela. Nos jactamos mucho de la articulación público-privada


-En este último proceso electoral la ciudadanía resolvió un cambio de signo político en el manejo del Municipio. Hasta ahora usted integró un cuerpo legislativo sin poder de decisión en lo ejecutivo, pero formará parte del nuevo equipo de gobierno municipal. ¿Qué consecuencias puede traer ese cambio en la relación con el CCIRR? en el manejo de los asuntos de interés en la FLXGDG \ FXDQGR XQR VH UHÀHUH DO FRQFHSWR GH OR ‘privado’ no lo hace para mencionar personas individuales o a empresas, que por supuesto también existen en esa articulación. El ‘sector privado’ de Rafaela es el CCIRR, más allá de que existan otras instituciones importantes. En el CCIRR, en sus cámaras, en sus dirigentes, están los interlocutores que representan al sector productivo más dinámico de la ciudad y de la región, como son la industria, el comercio, los servicios. La Sociedad Rural complementa eso con su representación del sector agropeFXDULR SHUR 5DIDHOD WLHQH XQD LGHQWLÀFDFLyQ de ‘lo privado’ referenciándose en el CCIRR”, enfatiza.

-¿En qué se traduce esa distinción, a su modo de ver? -El CCIRR es la institución que emerge como el primer lugar al cual hay que concurrir para analizar, evaluar y consensuar alguna política que tenga que ver con la producción, con el desarrollo, con el empleo. Esto no es nuevo, no lo descubrimos los que estamos ahora, sino que forma parte del ADN de Rafaela. Sucede así desde que se fundó el CCIRR, por el protagonismo que tuvo la institución a partir de entonces, pero antes que eso ya Rafaela tenía sus representaciones a través de instituciones TXH OH IXHURQ GDQGR XQ SHUÀO D HVD FDSDFLGDG de entrelazar esfuerzos para lograr avances.

- El CCIRR tiene 90 años y está probadamente demostrado que la articulación histórica entre la institución y el sector público no sufrió variantes de importancia. Es una política de Estado que no se alterará ni con nosotros ni con nadie, creo yo, más allá del signo político de los intendentes o de los concejales. Esa política de Estado perdura en el tiempo y con el intendente electo Leonardo Viotti la metodología continuará siendo la misma. Han sucedido momentos de mayor entendimiento o de menor comprensión, en los que quizás no era tan fácil ponerse de acuerdo. A veces los interlocutores favorecen el diálogo, a veces no tanto. Más allá de las personas, las instituciones que representan a lo público y a lo privado van a seguir trabajando en conjunto y con acciones en la misma dirección. Con matices, puede ser, es natural. Pero siempre desde lo propositivo.

- En esa interrelación permanente, ¿qué cosas destaca especialmente? - Son muchas. Ahora me vienen a la mente los momentos más difíciles que atravesamos como sociedad. Hubo momentos muy críticos en los que necesitamos que hubiera una red de contención y entre los que sostuvieron esas redes nunca faltó el CCIRR, como institución o a través de la voluntad de sus asociados actuando con iniciativa individual bajo el techo de la institución.

Entrevistas

103


- Muchos dirigentes rescatan la experiencia del Consejo Consultivo. -En el 2001 yo estaba empezando justamente mi primer mandato como concejal y claramente allí se generó un movimiento de amortiguación de la crisis. Se crearon anticuerpos ante lo que estaba pasando, tratando de tener una respuesta rápida, evitar alguna situación violenta como las que se daban en otros lugares del país. No tuvimos saqueos en Rafaela, pero ante el clima de estallido social fue necesario tomar medidas de asistencia rápidas, urgentes, estar en los barrios que más lo necesitaban. El CCIRR hizo sus aportes en ese momento, a través de sus dirigentes o de sus asociados, incluso con ayudas materiales.

-En otro espacio de esta publicación se dice que las crisis fueron el temple que le dio consistencia de acero a esa articulación tan declamada. ¿Coincide con ese diagnóstico? - Son pruebas, es cierto. Tengo más presente lo que fue la pandemia. Quizás en el 2001, cuando era mi primer mandato, yo era muy joven, tenía apenas 30 años, quizás no dimensioné exactamente lo que pasaba, la circunstancia histórica en que nos ubicábamos. Aquí en Rafaela la gente la pasó mal, pero no hubo

104

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región

el estallido que se produjo en otras ciudades. Creo que por eso tengo mucho más fresco lo de la pandemia, más allá de que son cosas que no tienen nada que ver, pero son situaciones claramente extremas que nos tocó vivir.

-¿Cómo respondió el Concejo ante la pandemia y qué enseñanza dejó sobre esa articulación de la que tanto hablamos? - Creo que salimos fortalecidos. El Concejo como institución siguió funcionando vía Zoom. Fuimos uno de los primeros Concejos municipales que trabajamos desde la virtualidad y mantuvimos el ritmo legislativo en la medida de lo posible. No se perdió nunca la institucionalidad. Y luego, en el día a día, resolvimos sobre los instrumentos legales que el Estado necesitaba para atender la emergencia, desde qué comprar en alimentos, en gasa o en alcohol, que no se conseguía. En ese contexto, el CCIRR también tuvo una participación muy activa, con donaciones de millones de pesos para la compra de insumos que resultaban esenciales para atender la pandemia. Esa voluntad de colaboración de los empresarios y del CCIRR no es algo que surja por una gestión de alquien que levanta un teléfono para pedir algo: es una respuesta natural que surge cuando funcionan aceitadamente los mecanismos de articulación de los que hablamos. Rafaela KD PDGXUDGR OR VXÀFLHQWH \ HV XQD VLWXDFLyQ que se va a sostener en el tiempo, más allá de quien presida el CCIRR, más allá de quién sea el intendente de Rafaela.


La jerarquización de la relación con el Concejo

Germán analiza la relación entre la institución que presidirá hasta el 10 de diciembre de 2023 y el &&,55 FRQ XQD PLUDGD QHFHVDULDPHQWH SROtWLFD 6XPHUJLGR HQ OD YRUiJLQH TXH LPSOLFD HO SHUtRGR GH WUDQVLFLyQ TXH DIURQWD HO 0XQLFLSLR HQ HO FXDO pO PLVPR MXHJD XQ URO FODYH DSXQWD D VXEUD\DU OR TXH FRQVLGHUD IXH XQ SDVR GHFLVLYR HQ OD MHUDUTXL]DFLyQ GHO &RQFHMR ´+DVWD QR KDFH PXFKR VH YHtD DO &RQFHMR FRPR XQ DSpQGLFH GHO (MHFXWLYR PiV TXH FRPR XQ SRGHU LQGHSHQGLHQWH GHQWUR GHO (VWDGR ORFDO (Q QXHVWUR PRGR GH YHU HO (MHFXWLYR PRQRSROL]DED GH DOJXQD manera la relación con el CCIRR, quizás por usos y costumbres, quizás porque siempre fue así, TXL]iV SRUTXH D YHFHV ORV &RQFHMRV HVWDEDQ GRPLQDGRV SRU XQD PD\RUtD TXH UHVSRQGtD DO PLVPR VLJQR SROtWLFR GHO (MHFXWLYR 3DUHFtD XQ RUGHQ QDWXUDO GH ODV FRVDV SHUR HVWR FRPHQ]y D FDPELDU VLHPSUH VHJ~Q OD PLUDGD SHUVRQDO TXH WHQJR GHO WHPD FXDQGR VH GLR XQ FDPELR HQ OD FRPSRVLFLyQ SDUWLGDULD GHO &RQFHMR \ OD RSRVLFLyQ REWXYR PiV EDQFDV FRQFUHWDPHQWH GHVGH HO (O KHFKR de que la mayoría fuera de otro partido hizo que las decisiones del poder Legislativo fueran más visibles y que se comprendiera más cabalmente el rol que tienen los ediles en los asuntos de la DJHQGD S~EOLFDµ GHVWDFD En ese contexto, Germán pide poner de relieve esa interpretación política y su correlato en los KHFKRV ´$ SDUWLU GH HVD QXHYD UHDOLGDG VH SURGXMR GHVGH HO &&,55 XQD DSHUWXUD \ XQ DFHUFDPLHQWR PXFKR PD\RU VH FRPHQ]y D WHQHU HQ FXHQWD DO &RQFHMR GH RWUD IRUPD &UHR TXH HQ ORV ~OWLPRV años el cuerpo que me toca presidir fue actor protagónico en varias cuestiones centrales que se venían demorando. Una de ellas fue el Código Urbano. Hubo siete años de discusión antes de que WXYLpUDPRV HO SUR\HFWR \ FXDQGR OOHJy DO &RQFHMR VH OR DQDOL]y VH FRUULJLy VH FRQVHQVXDURQ FRVDV \ VDOLy HQ WUHV PHVHV ¢(V SHUIHFWLEOH" 6t VHJXUDPHQWH SHUR VH YRWy +R\ WHQHPRV XQ SUR\HFWR GH SODQ SHULXUEDQR GRQGH WDPELpQ HO &RQFHMR HV DFWRU FHQWUDO \ OD SULPHUD UHXQLyQ SRVW SUHVHQWDFLyQ TXH KL]R HO (MHFXWLYR IXH HQ HO &&,55 FRQ WRGRV ORV EORTXHV OHJLVODWLYRV UHSUHVHQWDGRV (VR WDPELpQ HV FRQVHFXHQFLD GHO SURWDJRQLVPR TXH WRPy HO &RQFHMR \ PH SDUHFH TXH HV VDQR TXH DVt RFXUUD µ 3DUD *HUPiQ OHJLVODGRU FRQ PXFKRV DxRV GH DFWLYLGDG HVH URO GHEH VRVWHQHUVH HQ HO WLHPSR FXDOTXLHUD VHD OD FRPSRVLFLyQ SROtWLFR SDUWLGDULD GH VXV EDQFDV ´(O &RQFHMR QR SXHGH HVWDU DXVHQWH GH OD DJHQGD S~EOLFD DXQTXH ORV WLHPSRV OHJLVODWLYRV VHDQ PiV SURORQJDGRV TXH ORV GHO (MHFXWLYR 3RUTXH ODV SROtWLFDV S~EOLFDV VH GLVHxDQ \ HMHFXWDQ HQ HO (MHFXWLYR PXFKDV HQ DUWLFXODFLyQ FRQ HO VHFWRU SULYDGR 3HUR D ODV QRUPDV TXH OH GDQ PDUFR MXUtGLFR D HVDV SROtWLFDV ODV VDQFLRQD HO &RQFHMR 8QR SXHGH GHFLU ¶DFi YDPRV D KDFHU XQ ORWHR GHVWLQDGR D VXHOR LQGXVWULDO· SHUR HVH ORWHR QHFHVLWD DSUREDFLRQHV OHJDOHV \ WRGR SDVD SRU HO &RQFHMR (Q HO FDVR GH ODV UDGLcaciones de empresa en la zona oeste, como sucede en estos días con un proyecto de Rafaela $OLPHQWRV VXFHGH OR PLVPR (O FRQYHQLR TXH VH ÀUPy SDUD UHDOL]DU XQDV LQYHUVLRQHV PX\ LPSRUWDQWHV TXH WUDQVIRUPDUiQ OD ]RQD WDPELpQ IXH HYDOXDGR \ UDWLÀFDGR SRU HO &RQFHMR < DVt KDEUi LQÀQLGDG GH WHPDV TXH QHFHVDULDPHQWH UHTXHULUiQ RUGHQDQ]DV SDUWLFXODUHV \ DOOt HO &RQFHMR QR GHEH QL SXHGH HVWDU DXVHQWH µ

Entrevistas

105




106

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Entrevistas

107


108

Centro Comercial e Industrial de Rafaela y Región


Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.