Page 1


PARAÍSO TERRENAL SOBRE EL RÍO ARA A unos 900 metros de altitud, en una ladera perdida en el alargado valle del Ara, aproximadamente enfrente de lo que fue Jánovas, la localidad despoblada para el pantano que nunca se construyó, se encuentra una antigua propiedad del monasterio de San Victorián, que tras pasar a manos privadas de unos ganaderos, terminó en manos de Mario, un brasileño que en la Nochevieja del año 2000 consiguió hacer realidad el sueño de convertirlo en un hotel, Casa de San Martín, de los que se dice “con encanto”.

otras cosas por la armonía arquitectónica y decorativa, que define un estilo que desprende paz. La ubicación ayuda a esa sensación, ya que hay que acceder por una pista de cuatro kilómetros, ladera arriba, atravesando un robledal, para llegar a la finca de 92 hectáreas que acoge a este hotel. El perímetro se encuentra ajardinado y arbolado, con un césped impecable que alfombra su contorno. Esto provoca una primera impresión muy grata, como si entráramos en una especie de retiro espiritual donde el detallado decorado es tan perfecto que parece irreal. Hablamos de la excelente combinación exterior de casona pétrea ajardi-

EL ANTIGUO DISPENSARIO DE LA VIEJA POSADA EN CASA LEONARDO.

El esmero y buen gusto con el que ha sido reformado el edificio es imponente al imaginarse uno la obra realizada para transformar el pajar y las cuadras, la capilla y las cocinas, así como las dependencias que llegaron a albergar hasta una veintena de personas de la familia que explotaba la finca ganadera. El resultado es impactante, entre 86

nada, pero también de la decoración milimétrica de los compartimentos interiores, desde el comedor a las habitaciones, pasando por los espacios de descanso y lectura; todo cuidado al detalle con mimo. Dejando al margen las sensaciones, siempre tan subjetivas, hay elementos objetivos que nos ratifican en la idea de que en Casa

de San Martín es posible levitar sin darse cuenta. Ofrecen ocho habitaciones que están bautizadas con nombres de flores, no hay televisión ni se oye una palabra más alta que otra, y la carretera queda lo suficientemente lejos como para no apreciarla. Cuando el sol aparece, ilumina con fuerza esta ladera sur rodeada de robles


EL VETUSTO ENCANTO DE LA ANTIGUA COCINA ES EVIDENTE.

y pinos, mientras el viento nos susurra que es la hora de alimentarnos al traernos hasta la terraza el olor de los pucheros. Es la cocina la que apuntala el plan general de profundo descanso que nos propone Mario, tan solo roto por las incursiones al cercano parque nacional de Ordesa y Monte Perdido, invi-

tándonos a una degustación de los productos de temporada de su huerta y a las joyas culinarias locales, en este caso el cordero y la ternera del valle de Ara. Son materias primas tratadas con el mismo esmero y mimo que el decorado y que remiten al paladar a la gloria que solo pueden transmitir los sabores auténticos.

Al inicio de la primavera, con manchas blancas y gélidas repartidas todavía por las laderas, Casa de San Martín reabre sus puertas, pone a punto y enciende las chimeneas y retoma vida. Eso sí, en un misterioso halo de profunda paz, que es el que nos encandila y el que nos devolverá a esta casona una y otra vez. 87


UN MOMENTO DE SOSIEGO TRAS LA COMIDA.

EL VALOR DE REHABILITAR Mireia es rica, tiene varios tesoros que iluminan su vida y están unos dentro de otros, como una matrioska, componiendo un todo. El primero lo forman su marido y sus hijas, que viven y alegran el segundo tesoro: el hostal Casa Leonardo. Se trata de una posada del año 1913 que regentó su abuelo para acoger a los miles de trabajadores que participaron en la construcción de la hidroeléctrica de Sallente, en Vall Fosca, en cuya boca de entrada se emplaza la posada renovada por la mano y mente de Mireia. Posee otra joya incalculable, el conocimiento, el académico de Arqueología e Historia, pero también el de su entorno rural y montañés, que sabía que era un mundo en vías de desaparición, un mundo por regenerar de manera sostenible. 88

Como también está dotada con la sabiduría desde el trabajo y la humildad, ha terminado por parir a una tercera hija: El Cinquè Llac, una ruta pedestre circular de cinco etapas donde el senderismo se mezcla con el respeto a la naturaleza, y el conocimiento de las tradiciones de vida locales, con las leyendas pirenaicas. Así descrito podría parecer que todo ha sido coser y cantar desde que Casa Leonardo reabrió sus puertas en el año 2001. Pero también hubo que reabrir las mentes y visión de los lugareños, a la vez que la de las instituciones administrativas y sus entes de promoción turística, incluso la de aquellos a los que se invitaba a venir a Vall Fosca, para que aterrizaran con otra disposición, con una idea de descanso activo y ante todo respetando el entorno. Porque como dice ella: “Mi casa no son solo estas cuatro paredes, es todo esto que hay fuera, incluidas las

plantas, las personas y los animales. Por tanto, tengo un compromiso personal con el territorio”. Igualmente es el proyecto que dinamiza, porque Casa Leonardo es un hostal sencillo, sin grandes despliegues, pero todo lo que le rodea en forma del abanico de actividades que impulsan, es más complicado. Al itinerario de Cinquè Llac y todo lo que conlleva –cada paso que se da es sesudamente responsable con el medio ambiente, con el entorno laboral rural, con una alimentación sana, con el patrimonio cultural– hay que añadirle otros itinerarios en los que se han recuperado viejos caminos de pastores, como el Camino de los Quesos, dos jornadas por explotaciones ganaderas, y las rutas circulares de un día. También hay que sumar los talleres que organizan durante todas las estaciones, destacando en pri-


mavera la Semana entre Hierbas, que tras recogerlas en el campo se trabajan por áreas: agroalimentarias, medicinales, licoreras, para tinturas; o la Semana de Naturaleza, en la que se observan la botánica y fauna. Siempre siguiendo un plan personalizado, atendiendo los deseos que el grupo de visitantes ha expresado con anterioridad. Además de un plan ideado para familias, que discurre en una granja de ovejas, en la que guían al rebaño y elaboran productos con la lana en un taller de fieltro. Aún hay más. De tarde en tarde, cuando el tiempo lo permite, se reúnen con los abuelos del lugar, y estos les desvelan los secretos de algunas recetas de cocina que no estuvieron jamás en los libros. Esto alimenta de forma especial los fogones de Casa Leonardo, los renueva con recetas antiquísimas aplicadas a los productos elabora-

dos en el mismo valle, pero también nutre la red de internet, en la que cuelgan videos etnográficos de la enorme casa que es el territorio que les rodea. En resumidas cuentas, Casa Leonardo es una filosofía de vida, a la cual estamos invitados y cuya actividad nunca cesa, como muestran los galardones de turismo

responsable, de regeneración económica local y de preservación del medio ambiente. Además, al estilo rústico de la vieja posada le encaja como anillo al dedo la colección de objetos etnográficos de épocas pasadas, creando un pequeño museo del siglo xx. Un tesoro más por añadir al mundo de Mireia, donde la bandera es una sonrisa.

Ruta EL CINQUÈ LLAC Se trata de una travesía circular de senderismo de media montaña en los Pirineos, asequible a todo tipo de aficionados, con cinco etapas que transcurren por los Pallars y la Alta Ribagorça, con nombres muy sugerentes: La Giganta Dormida, El Aquelarre de Serraspina, El puente del Diablo, La Casa Encantada y El lago de Montcortès. Ofrecen varias opciones de ruta, como hacerla a paso de burro, en BTT, con guía o con total tranquilidad, invirtiendo media jornada cada día. La ruta establece claros criterios de sostenibilidad a sus participantes, de forma que no dejen rastro alguno en el paisaje y contribuyan a la conservación de caminos y costumbres. Más información en www.elcinquellac.com. ESPANTABRUJAS Y BELLA FACHADA DE CASA DE SAN MARTÍN.

89

Ideas para disfrutar de la primavera. Estancias con encanto, a Pirineos, Març 2017  

Estancias con encanto. Mireia es rica, tiene varios tesoros que iluminan su vida y están unos dentro de otros, como una matrioska, componien...

Ideas para disfrutar de la primavera. Estancias con encanto, a Pirineos, Març 2017  

Estancias con encanto. Mireia es rica, tiene varios tesoros que iluminan su vida y están unos dentro de otros, como una matrioska, componien...

Advertisement