Folleto de la exposición "Arte Pop en el Norte de África"

Page 1


ALLA BUDABBUS

AMY SOW

RASHA AMIN

GHITA BENLAMLIH

DHAFER BEN KHALIFA EL-3OU MALAK EL-GHUEL SARAH BASMA HARNAFI ILYES MESSAOUDI

ABDULRAHMAN AL-NAZEER COMBO SKANDEROUS RAYAN NASIR

EL-MOUSTACH

THE YELLOW MAN

QARM QART

AMADO ALFADNI

AHMED EL-SHAER

DAR AL NAIM

A través del amplio programa de actividades que Casa Árabe ofrece al público de manera permanente, tratamos de cumplir con nuestro objetivo de informar, de manera abierta y diversa, sobre todas las cuestiones que tienen que ver con la actualidad de los países árabes. Nuestra mirada, a modo de gran angular, trata de subrayar el dinamismo que caracteriza a buena parte de estas sociedades, en las que los jóvenes tienen un protagonismo indudable. Esta frescura se plasma también en una buena parte de la producción artística de esta región como bien recoge la exposición “Arte Pop en el norte de África”, comisariada por Najlaa El-Ageli, de origen libio y Toufik Douib, originario de Argelia. Los diecinueve artistas presentes en esta muestra, procedentes de Túnez, Argelia, Libia, Sudán, Marruecos, Egipto y Mauritania o de sus respectivas diásporas, frecuentan de manera habitual las redes sociales convertidas, hoy en día, en la caja de resonancia de este arte emergente que recurre con ingenio y humor al collage y a la yuxtaposición de técnicas e imágenes para dar cuenta de sus personales visiones de la realidad. En las obras de estos creadores abundan las reflexiones desprejuiciadas sobre las propias sociedades, sus conflictos, su tabúes, así como sobre la historia colonial y el contexto internacional actual. Del mismo modo, las referencias a símbolos e iconos de la cultura popular y de la tradición, algunos nacionales, otros compartidos, son constantes, transmitiendo una relación muy directa con la cuestión de la identidad, ya sea de referencia local o norteafricana. Se trata, en suma, de prácticas artísticas que exploran distintos modos de resolver la supuesta contradicción entre tradición y modernidad de la que tantas veces se habla como si fueran dos extremos opuestos e irreconciliables. Esta exposición ha sido posible gracias a la estrecha colaboración de Casa Árabe con Noon Art Projects, entidad fundada y dirigida por Najlaa El-Ageli, una de las comisarías de este proyecto, que en los últimos años ha realizado una encomiable labor de apoyo a artistas jóvenes de todo el ámbito norteafricano.

Pedro Martínez-Avial Director General de Casa Árabe


La muestra “Arte Pop en el norte de África” reúne obras de 19 jóvenes artistas visuales del ámbito norteafricano. Algunos de ellos residen en países como Marruecos, Argelia, Túnez, Egipto, Sudán, Mauritania o Libia, mientras que otros pertenecen a la diáspora residente en Europa. A través de la pintura, video, impresiones digitales, fotomontajes, animación, música, arte mural o instalaciones, esta exposición acompaña al visitante en un viaje a través de paisajes y códigos urbanos que exploran la condición humana y dan cuenta de la constante negociación entre tradición y modernidad. El conjunto de obras presentadas en esta exposición colectiva podría entenderse como una evocación nostálgica a otros tiempos caracterizados por la jovialidad, el ánimo expansivo y el ingenio; pero, por encima de todo, constituyen una poderosa forma de explorar y subrayar la versátil y plural identidad norteafricana. En esta muestra, el arte pop es el vehículo para dar a conocer tanto interpretaciones personales de las culturas cotidianas, como visiones populares de cada geografía especifica. Uno de los temas que recorre toda la exposición es la constatación del hecho de que estos jóvenes artistas se han convertido en analistas públicos de lo que acontece en sus sociedades. Pero al mismo tiempo celebran sus identidades locales en el contexto del mundo del consumo globalizado al que todo pertenece de manera inevitable. Su arte pop, no exento de contenido político, aborda esa interacción crítica entre los productos occidentales y el modo en que son consumidos en el norte de África. Esta suerte de “magrebización” de las marcas comerciales

occidentales, a través de la cual los artistas se apropian de ellas para versionarlas según su cultura local, también puede ser leída como una forma de diálogo entre las culturas denominadas “occidentales” y las “no occidentales”. Las obras celebran igualmente toda una serie de iconos culturales, algunos compartidos, pero otros relacionados con contextos específicos, ensalzando o cuestionando a determinados héroes o artistas cuya imagen popular es tratada sin complejos al estilo de los pioneros del arte pop occidental como Keith Haring, Andy Warhol y Roy Lichtenstein. En Occidente, la cultura pop se convirtió rápidamente en un fenómeno de masas, empezando por la reapropiación y reinvención, para después acabar convirtiéndose en una fábrica de sueños y evasión. El arte pop evoluciona continuamente en su manera de comunicarse con las masas, pero también en la forma de relacionarse con las minorías. De igual manera, en el norte de África ayuda a los artistas a analizar la relación entre la ultra modernidad y la tradición. Sin embargo, también es el espacio para reflexiones de orden existencial o social que plantean, con aparente nostalgia y guiños de provocación, mensajes con fuerte contenido político. Más allá de la imaginería colorista impregnada de burla y sarcasmo, estos artistas desde Marruecos hasta Sudán

abordan temas inspirados en la historia, la tradición y sobre todo, en los retos cotidianos que surgen día a día. La naturaleza directa y accesible de estas obras revela grandes dosis de sentido del humor, cinismo y desenfado que cuestionan frontalmente las visiones dominantes que se tienen de una región en crisis. Esta ecléctica selección de trabajos ofrece una mirada única hacia el interior de uno de los contextos más vibrantes y diversos del planeta, y permite romper con los enfoques binarios y reduccionistas que a menudo dominan el modo como la región es concebida por la opinión pública y representada en los medios de comunicación. Pero, sobre todo, la exposición pretende ofrecer al público español un punto de vista diferente y nuevo del norte de África y llamar la atención sobre algunos discursos populares-culturales que están surgiendo con fuerza en la región.

Najlaa El-Ageli y Toufik Douib Comisarios. Agosto de 2019


Como muchos artistas de su generación, tanto dentro de Sudán, como en la diáspora, Dar forma parte de un movimiento artístico que está irrumpiendo con enrome fuerza y personalidad en el contexto de las protestas que vive Sudán desde hace un año y que ya ha llamado la atención de diversos medios de comunicación internacionales. @daralnaimart

AHMED EL SHAER

DAR AL NAIM

Sálvate, 2019

Dar Al Naim es una joven artista sudanesa con una obra prolífica y apasionada. Su mirada dinámica es reflejo de su forma de vida nómada, diaspórica y “afropolita”, término que ella ha acuñado para definir su querencia a las identidades africanas. Su necesidad compulsiva de producir es patente en la extensa abundancia de su obra y en los múltiples temas sobre los que investiga constantemente. Tanto sus ilustraciones, cuadros, obra textil o estampaciones en color, como sus dibujos a tinta en blanco y negro son muy detallados, obsesivos, libres y llenos de connotaciones simbólicas relativas a Sudán. Dar Al Naim, de madre española y padre sudanés, nació en Madrid en 1988, aunque ha vivido gran parte de su vida en Sudán. Su formación ecléctica le ha permitido fusionar el academicismo europeo con un sentido estético de fuerte influencia africana.

Struggle in the Nile (Lucha en el Nilo), 2014 Game art: Ahmed El Shaer Diseño e ilustración: Wael Azzam

Ahmed El Shaer es un artista multimedia nacido en 1981 y residente en El Cairo interesado desde sus inicios por la estética de los videojuegos. Realizó sus estudios de Arte en la universidad de Helwan (El Cairo) y posteriormente se formó en videoarte y videojuego en Salzburgo (2006 y 2007). Actualmente es uno de los pocos creadores en el país que hace uso de la tecnología de los videojuegos. El Shaer crea obra gráfica, películas y juegos interactivos y sus vídeos combinan la tecnología machinima con imágenes de archivo, animación 3D y paisajes sonoros experimentales. Las creaciones de este artista han sido presentadas en numerosos festivales y citas internacionales tales como la 56ª Bienal de Venecia (2015), el festival “Experimentación en el cine árabe” en la Universidad Simon Fraser en Vancouver (Canadá), en la Universidad de Rochester (Nueva York), así como en la Bienal de Bamako. El Shaer ha sido galardonado con numerosos premios y ha realizado varias residencias artísticas de gran prestigio como en la Cité Internationale des Arts de París; Art Omi en Nueva York, Pro-Helvetia en Zúrich o en la Academia de Bellas Artes de Verano en Salzburgo. www.ahmedelshaer.com


Bint al Sudán (La hija de Sudán), 2019

La instalación Bint al Sudan (Hija de Sudán) se inspira en el popular perfume creado en los años veinte del siglo pasado por el viajero y aventurero británico Eric Ernest Burguess. En la actualidad, Bint El Sudan se envasa y distribuye en prácticamente todo África y Oriente Medio y se ha llegado a conocer como “el Chanel nº 5 de África”. El artista Amado Alfadni actualiza la imagen de la clásica etiqueta del perfume para transformarlo en un mensaje revolucionario de liberación con la icónica imagen de Alaa Salah durante las manifestaciones de la primavera de 2019 en Jartúm. Alfadni ha participado en numerosas exposiciones internacionales tanto individuales como colectivas y ha realizado diversas residencias en universidades y museos de EEUU y Alemania. Durante 2016 y 2017 realizó una residencia en el espacio JIWAR en Barcelona. www.amadoalfadni.com

Las 1001 noches de Sherezade, 2016

ILYES MESSAOUDI

AMADO ALFADNI

“Soy un artista sudanés nacido en Egipto. Mi infancia estuvo marcada por dos ambientes: la calle cairota y el hogar sudanés. Mis obras hablan de la relación entre lo incluido y lo excluido, y tratan de ser un diálogo abierto sobre cuestiones de identidad y política. Mi trabajo más reciente se basa en la investigación y documentación de eventos históricos ignorados, especialmente aquellos que tienen que ver con la historia colonial, que trato de releer desde la perspectiva de los nativos.”

Artista visual formando en diseño gráfico, reside actualmente entre Túnez y Francia, aunque su práctica artística está fuertemente vinculada a sus raíces norteafricanas. Sus collages llenos de energía, color y contraste, se caracterizan por un toque de espontaneidad infantil, en lo que constituye simultáneamente una crítica y un elogio a los tabúes de la cultura tunecina. En su colección más reciente, Las 1001 noches de Sherezade, Messaoudi presenta una serie de cuadros que contraponen citas populares tunecinas con iconos contemporáneos y tradicionales de Túnez, para relatar la historia de Sherezade, la legendaria narradora de la más famosa recopilación de cuentos orientales: Las mil y una noches. Messaoudi: Estoy buscando el anarquismo en Túnez entre 1930 y 1950, y el anarquismo hoy en día. [...] Uso los mismos mantras, cantos antiguos e himnos del discurso político y social porque siguen siendo ciertos. [...]. A menudo resulta poético y sarcástico, pero muestra que la historia se repite. Instagram.com/ilyesgallery


Babor Dzaiyer (Navegando Argelia), 2015

En su personal y actual versión de “La balsa de la Medusa” de Théodore Géricault, titulada “Babor Dzaiyer” (‘Navegando Argelia’), hace hincapié en el uso del color amarillo y el simbolismo que transmite acerca de la condición actual de la humanidad. A través de sus dibujos de rostros y siluetas, a un tiempo grotescas y familiares, L’Homme Jaune se ha hecho muy popular en las calles de Argelia en las que habitualmente presenta sus creaciones. “No se suele conseguir un impacto así en galerías y museos, ni tienes la oportunidad de recibir los comentarios del público sobre el reflejo de sus propias imágenes y pensamientos. Por eso el auténtico lugar de un artista es la calle: allí es donde conseguiremos un cambio social real”, explica el artista. http://lhommejaune.com/

La mujer sudanesa, 2018

Nació en Jartúm, Sudán, y en la actualidad reside en Amán, Jordania. Fundó el blog Pop Khartoum, una iniciativa y plataforma artística cuyo objetivo es retratar la cultura sudanesa de manera contemporánea. Nasir pretende tender puentes entre el presente y el pasado, la juventud y la vejez, y también entre Sudán y el resto del mundo. El arte de Nasir nos habla de temas muy serios revestidos de una capa de cinismo, y utiliza su obra como una forma de hacer campaña y concienciar sobre la violencia de género, los derechos de las mujeres y la justicia social. Su principal inspiración y estilo ha sido el arte pop, pues permite un uso de los colores que facilita una perspectiva diferente de la realidad cotidiana.

RAYAN NASIR

L’HOMME JAUNE

L’Homme Jaune (El hombre amarillo) es un concepto mediante el cual el artista Yasser Ameur establece un vínculo entre su práctica artística y la condición social humana actual, de tal forma que resulte un mensaje más fácil de identificar y contextualizar por parte del público argelino al que se dirige. La elección del color amarillo se inspira en el cuadro de Gauguin “El Cristo amarillo” y con ello pretende mantener una actitud de denuncia permanente de numerosos aspectos negativos que vivimos o de los que somos testigos en las sociedades modernas.

“Creo que el arte pop se diferencia de otras formas artísticas en que te permite crear obras que reflejan la realidad sin limitaciones, en las que puedes alterar los colores y añadir distintos elementos que te ayudan a entremezclar diferentes situaciones, culturas y épocas... Para un artista, el arte pop facilita mucho la expresión porque ofrece una enorme libertad —explica Nasir—. Lo que más me interesa es empoderar a las mujeres de mi país mostrándolas en situaciones únicas y diferentes, para que les parezca más fácil encajar en ellas y estar orgullosas de sus diferencias y de quienes son”. www.facebook.com/pg/Rayannasirr


Oui, Slips, 2017

En su serie Oui, Slips (2017), muestra llamativas pin ups que hacen reflexionar sobre el concepto del género y denuncian la visión que todavía tiene el hombre de la mujer y cómo ésta es considerada a menudo un objeto sexual. Sus collages son una mezcla de tejidos, papel, plástico, lencería femenina y bordados, entre otros materiales, comprados a los mayoristas del popular barrio de Attaba, en El Cairo. El impacto visual de las pin ups nos plantea preguntas sobre importantes temas de actualidad social y sobre la manera como la sociedad egipcia los aborda o los convierte en tabú. La obra de Qart se ha exhibido en Luxor, Alejandría y El Cairo (Egipto), Bolonia (Italia), Londres (Reino Unido), Bahréin y París (Francia). Es igualmente autor de dos libros en árabe egipcio: Momo (Dar Al- ‘Ain, 2017), y Masriyyano: Diaries of an Italian Artist (Dar Al-‘Ain, 2012). www.qarmqart.com

Enjaulado, 2016

EL-MOUSTACH

QARM QART

Qarm Qart, cuyo nombre real es Carmine Cartolano, nació en 1972 en Salerno, Italia. Es un artista, escritor y traductor que ha vivido en El Cairo desde 1999, donde enseña italiano.

El-Moustach, cuyo nombre real es Gaoua, es un diseñador gráfico y artista callejero de la ciudad argelina costera de Boumerdès, al este de Argel. Creó su alter ego en 2008 como artista de raíces locales pero cuyo arte responde a las influencias extranjeras en la cultura árabe. Por medio de la investigación en el arte pop y la influencia de artistas como Denis Martínez, la obra de Gaoua ha evolucionado y se ha hecho popular en Argelia y en todo el Magreb. El-Moustach incorpora una vibrante mezcla de artefactos culturales tradicionales bereberes e islámicos, así como numerosos iconos asociados a la historia moderna de Argelia, incluyendo entre otros el líder decimonónico Emir Abdel Kader, la película “La batalla de Argel” (Gillo Pontecorvo, 1966) o Cheb Hasni, el popular cantante de raï, música folk argelina. Como artista, cree que tal yuxtaposición es necesaria para sensibilizar a la sociedad argelina sobre ciertos valores que, de otra forma, las generaciones más jóvenes perderían. Facebook.com/elmoustach.dz


Combo, también conocido como Combo Culture Kidnapper, es un artista de calle nacido en 1989 en Amiens, Francia, de padre cristiano libanés y madre musulmana marroquí. Cursó sus estudios en Niza donde comenzó a realizar grafiti. Tras un tiempo trabajando como director de arte en agencias de publicidad en París, en 2012 decidió dedicarse a su auténtica pasión. Harissa, 2018

Ilustrador tunecino graduado por la Escuela de Artes Estienne, la Escuela Francesa de Agregados de Prensa y el Instituto de Tecnología de Nueva York. Sus viajes por Túnez, Argelia, Marruecos, Egipto, Irán, la India y España han inspirado su pasión por la geometría y el arte islámico, con especial interés en rescatar el arte ancestral del zellige, mosaicos característicos del Magreb, realizados con piezas de terracota esmaltadas en colores. Skanderous mezcla el arte magrebí y el arte pop plasmando de manera hipnótica motivos e iconos con los que lleva al público a un viaje especial por las lindes entre en Oriente y Occidente. www.instagram.com/skanderous

CoeXisT, 2015

COMBO

SKANDEROUS

www.combo-streetart.com

Su estilo personal se caracteriza por el “reciclaje” de iconos culturales populares, mitos urbanos, cómics, animación, videojuegos, cuadros, fotografías, etc. La obra de Combo es un llamamiento a la comprensión y a la tolerancia, aunque eso le haya hecho encontrar detractores en algunos lugares del planeta donde está presente su obra: Hong Kong, París, Beirut, Chernóbil, etc. Según el propio artista, “mis obras funcionan de manera disruptiva, sorprenden. Se encuentran donde no deberían estar”. La mayor parte de sus obras son realizadas en carteles que una vez expuestos en la calle, son despegados y traspasados a lienzos. Hasta la fecha, su grafiti más famoso ha sido el proyecto CoeXisT, concebido en 2015 tras el ataque a la publicación semanal Charlie Hebdo. Las referencias a cuestiones de actualidad en sus murales son constantes, al igual que la contraposición de símbolos culturales con imágenes históricas y contemporáneas. El propósito de su trabajo es abogar por la paz, la armonía y la diversidad, así como cuestionar los estereotipos.


La reinterpretación de las babuchas tradicionales norteafricanas, localmente conocidas como babouche o balgha, es uno de sus proyectos más conocidos. Ben Khalifa ha incorporado a este calzado coloridas iconografías tradicionales, así como toda una imaginería artesanal con un estilo algo kitsch y que incluyen imágenes de cafeteras turcas, manos de Fátima o patrones geométricos. www.collectifcreatif.info

EL-MOUSTACH (imagen digital)

DHAFER BEN KHALIFA

Babuchas, 2017

Como fundador de “Collectif Créatif”, Dhafer Ben Khalifa promueve y celebra la cultura tunecina a través de las industrias populares y de su estrecha conexión con la artesanía. La proyección internacional que da sus obras, basadas en la renovación de la artesanía tradicional, fomenta la superación de los clichés semánticos y le ha hecho merecedor de una gran consideración por conseguir documentar y poner en valor muchos elementos de la cultura tunecina. Ben Khalifa introduce un gran componente creativo en el desarrollo de productos de consumo, desde el diseño de interiores hasta la música, pasando por la moda y el diseño gráfico.

EL-3OU (música) El-3ou, 2017

El-3ou es un músico y productor argelino cuyo trabajo se centra en la investigación de la música tradicional argelina. El rastreo que hace de canciones tradicionales de su país le lleva a revitalizarlas en forma de géneros contemporáneos como el trip-hop, el reggae, el jazz y la música electrónica. En colaboración con el artista El-Moustach, su proyecto Ched fel Asl (No pierdas tus raíces) juega con clásicos tradicionales argelinos, como la música de Abdel Kader Chaou, Nadia Benyoucef, Mustapha Toumi y Amar Ezzahi, devolviéndolos a la escena musical actual. Gracias a plataformas como YouTube y Soundloud, El-3ou está reinventando la cultura argelina para las nuevas generaciones, mezclando tradición y modernidad mediante sus sonidos el3ou.bandcamp.com/


Oum Koulthum, 2016

Abdulrahman Alnazeer Ali es un artista gráfico sudanés, residente en Jartúm. Su obra habla del pueblo sudanés y de numerosos elementos y personajes de la cultura popular de su país del pasado y del presente que son constitutivos de un sentido de identidad local: artistas, actores, músicos, activistas y políticos. Por medio del arte pop, Alnazeer propone una colorida imagen de Sudán, muy diferente de la que se suele asociar a su país desde el exterior. Alnazeer es un artista muy vinculado a los movimientos sociales en Sudán durante el último año y su obra, de composición digital, está siendo mostrada y distribuida abiertamente a través de las redes sociales. El arte digital de este artista, al igual que el de muchos otros de su generación, logra una amplia audiencia de perfil joven, espontáneo y dinámico, que actualmente está muy sensibilizada por los cambios que vive Sudán.

GHITA BENLAMLIH

ABDULRAHMAN ALNAZEER ALI

Futbolista, 2017

Nacida y criada en Rabat, Ghita Benlamlih reside actualmente en París, donde trabaja como diseñadora gráfica. Bajo la marca GB Art & Photography, diseña piezas inspiradas en la cultura popular, extrayendo temas de la vida cotidiana y relacionándolos con iconos y símbolos de origen e influencia occidental. Cuando Benlamlih decidió instalarse en París, en 2007, lo hizo para proseguir sus estudios de arquitectura; sin embargo, una vez allí, comenzó a explorar la fotografía, el arte digital y la pintura. Esto la llevó a crear y producir collages pop que lograron una gran difusión en las redes sociales. Sus obras suelen representar objetos o escenas de la cotidianeidad, sirviéndose de técnicas de la publicidad y de ilustraciones populares.

“Me di cuenta de que me gustaba mucho trastocar las cosas, así que comencé a mezclar y combinar aquello que me gustaba: pintura, fotografía, moda, arte… y, lo que es más importante, ¡con material de mi propia cultura!”. Orgullosa de ser marroquí, añade: “Quiero incluir a Marruecos en mi obra, un país con una cultura riquísima. Comencé haciendo collages con aquello que me inspiraba: objetos marroquíes y árabes, personalidades icónicas, referencias del arte pop, muchos colores, caligrafía árabe, palabras y frases potentes…”. www.instagram.com/skanderous


El viaje, 2016

Sarah Basma Harnafi es una fotógrafa e ilustradora marroquí. Son las calles de su país y su extraordinaria diversidad cultural lo que le aportan la inspiración reflejada en su fascinante producción artística. En la colección La Terre s’envole (La Tierra despega), Harnafi presenta una serie de interpretaciones oníricas de la cotidianeidad marroquí, en las que se mezclan la imaginería tradicional con su personal visión surrealista y libre. Su obra constituye una constante búsqueda de un mundo mejor, un viaje fantástico para representar el insaciable deseo de lo que nunca llega: un mundo de amor, optimismo y libertad. A través de sus imágenes fantásticas, Harnafi explora temas como las migraciones, el amor, el viaje y la feminidad.

Zouzou, 2015

RASHA AMIN

SARAH BASMA HARNAFI

El amigo del hombre, 2016

Rasha Amin consiguió una beca para licenciarse en Interiorismo en 2003, en la facultad de Bellas Artes de la Universidad Helwan, Egipto. Desde entonces, ha estado trabajando como artista visual y diseñadora gráfica. La ecléctica obra de Amin mezcla asuntos del día a día con las redes sociales haciendo que se diluyan las fronteras entre su arte y la cotidianeidad, hasta convertirse en una misma cosa.

“El momento vital más enriquecedor para mí es cuando experimento con diversos enfoques, cometiendo algunos errores pero logrando resultados interesantes. Esto es lo que me hace sentirme viva… El arte pop nos ofrece la oportunidad de recuperar nuestra identidad perdida, a través de iconos egipcios que han sido influyentes en las décadas anteriores.” www.rashaamin.com Instagram.com/visualartistrashaamin


Fotograma de Kosh-Khasha, 2017

Malak Elghuel nació y creció en Trípoli (Libia) y es licenciada en Diseño Multimedia por la Universidad Americana de Sharjah. Durante los últimos dos años, ha trabajado como diseñadora gráfica en Twothirds Design Bureau mientras, en paralelo, ha ido desarrollando una producción artística propia centrada principalmente en explorar el pasado de Libia, así como cuestiones de actualidad a través del collage de videos. A través de su obra, Malak Elghuel recupera elementos de carácter social y cultural de su país de origen, mostrando la nostalgia por un hogar que ya no existe. Su medio es fundamentalmente el videoarte pero también hace uso de diversas técnicas mixtas. Su trabajo se ha exhibido ampliamente en festivales como el 23 del Festival Internacional de Videoarte (FIAV) de Casablanca, el 29 ° festival Les Instants Video en Marsella, el Festival Internacional de Cine Ekurhuleni (SABC) y el Festival de Cine Árabe en los Países Bajos, así como el Festival de Cine Subterráneo de San Diego. Vimeo.com/malakelghue

ALLA BUDABBUS

MALAK ELGHUEL

Haja Hurryia, 2016

Alla Budabbus experimenta el arte pop con artefactos reconocibles de la cultura popular libia, como la mano de Fátima, prendas tradicionales, estatuas o caligrafía que se yuxtaponen con iconos occidentales. Sus diseños también hacen referencia a la cultura contemporánea libia incorporando buenas dosis ironía. Una de sus obras más conocidas, Haja Hurryia (Señora libertad), fue seleccionada por la Fundación Benetton en Italia en 2016 para ser la imagen de portada del catálogo de arte internacional Libya Imago Mundi. La pieza, que representa a la Estatua de la Libertad vestida con ropa tradicional de Libia y rodeada de botellas con un logotipo del país apropiándose de la marca de refrescos Pepsi, hace referencia a cómo los países del llamado tercer mundo importan no sólo bienes de consumo sino también valores culturales. Alla Budabbus es ingeniero civil con gran pasión por el diseño gráfico. Trabaja en el campo de la publicidad y el marketing y ha sido director de varias empresas del sector. También es profesor en el Departamento de Arquitectura de la Universidad de Trípoli. Instagram.com/a.budabbus


Mujer en poder, 2019

AMY SOW

Nacida en 1977 en Nuakchot (Mauritania), Amy Sow es una artista visual autodidacta cuya obra oscila entre el arte abstracto y el figurativo. Se expresa por distintos medios, entre otros la caligrafía, la fotografía o la pintura acrílica. Amy Sow lleva a cabo una gran labor por la promoción de la creación artística en Mauritania. Es la vicepresidenta de M-Art, un colectivo de jóvenes artistas visuales de su país que organiza cada año el Libre’Art Festival. Es igualmente la fundadora de Art Galle, un espacio dedicado a promover encuentros artísticos de diversa índole. Amy Sow ha mostrado un compromiso permanente con los derechos de las mujeres, especialmente en el contexto africano. Fue la primera mujer de Mauritania que participó en la creación de la Casa de los Artistas en Nuakchot en 2004. Desde 2005, muchas instituciones culturales han acogido su obra, incluyendo el Instituto Francés, el Centro Cultural y Museo Nacional de Nuakchot. También ha participado en las bienales de Dakar, Túnez y Agadir. amysow.blogspot.fr


ACTIVIDADES PARALELAS A CARGO DE LA ESCUELA DE OFICIOS ELECTROSONOROS

Najlaa El Ageli

Toufik Douib

Originaria de Libia, es una arquitecta británica cuya pasión por el arte la llevó a cofundar en 2012 Noon Arts, una pequeña fundación privada cuyo objetivo es apoyar a los artistas libios en la compleja era post Gaddafi. Hasta la fecha, Noon Arts ha comisariado con gran éxito once exposiciones internacionales que han logrado impulsar el arte libio y norteafricano, recabando críticas excelentes y una gran cobertura mediática. Por invitación de la Benetton Foundation, Noon Arts comisarió igualmente el catálogo de Libya Imago Mundi en 2016. En la actualidad El-Ageli es comisaria independiente en Londres y trabaja para dar visibilidad no solo a la creación artística de Libia, sino a la inspirada en toda la región de Oriente Próximo y el norte de África. La colaboración con Casa Árabe se inició en 2018 con la muestra Rastreando un paisaje que desaparece, expuesta en las dos sedes de Casa Árabe.

Comisario y organizador de eventos independientes, nacido y criado en Argelia, donde estudió en el Conservatorio de Arte para, más tarde, trabajar en el Ministerio de Cultura. En 2009, se trasladó a Londres para continuar desde allí su trabajo como productor cultural, fuertemente comprometido con la identidad artística argelina y magrebí. Tras completar un máster en gestión de eventos culturales en 2014, Douib ha trabajado en distintos proyectos para llevar la cultura argelina al público británico. Es de destacar su trabajo como productor musical y teatral, y su vinculación con The London Algerian Ballet (2012-2014). Ha comisariado el proyecto colectivo de arte visual Algerianism (2015), así como el proyecto de arte digital Home Lend (2016). Además, colabora con Wall Street International y DIGI-MENA, una plataforma online de investigación de técnicas de mapeo.

www.noonartsprojects.com

Gracias a la colaboración con la Escuela de Oficios Electrosonoros y con apoyo de la Fundación Daniel y Nina Carasso, Casa Árabe programa dos talleres o experiencias educativas orientadas al collage con cinta magnética abiertas al público y un complemento sonoro para los visitantes de la exposición: •

Aquellas personas que lo deseen podrán visitar la exposición disfrutando de una selección de música árabe de los años 60, 70 y 80, registrada es casetes. Para ello deberán solicitar al personal de la entrada unos Walkman con auriculares, previo depósito de un carné o identificación. Las tardes de los sábados 26 de octubre y 23 de noviembre, La Escuela de Oficios Electrosonoros impartirá sendos talleres de música electrónica sobre la base de mezclas con músicas árabes. Los talleres son gratuitous pero, dado que el aforo es reducido, es imprescindible la reserva de plaza a través de la web www.casaarabe.es

La Escuela de Oficios Electrosonoros (E.O.E) es un proyecto artístico/educativo que realiza su actividad en torno al sonido y la escucha, entendiendo estos conceptos desde un amplio espectro que abarca desde el ruido hasta la música electrónica o electroacústica, incluyendo el arte sonoro o la música experimental. El objetivo principal de la E.O.E es diseñar experiencias educativas que promuevan la accesibilidad e inclusión de este tipo de música a públicos cada vez más diversos. Para la consecución de este objetivo la Escuela cuenta con una serie de líneas de investigación que desarrolla a través de acciones artístico/educativas, para las que generan sus propios recursos didácticos.


ARTE POP EN EL NORTE DE ÁFRICA Del 4 de octubre al 1 de diciembre de 2019 De lunes a sábado de 10:00 a 19:30 h Domingo y festivos de 10:00 a 19:30 h Entrada libre

Comisariado: Najlaa El-Ageli y Toufik Douib Coordinación: Nuria Medina Diseño de logo: Alla Budabbus Diseño gráfico de exposición: Lorena López de Benito y Walter Ospina Audiovisuales: Creamos Technology Montaje: Jose Luis Tovar y Lorena López de Benito Talleres de música electrónica: Jesús Jara y Patricia Raijenstein

Organizan:

Esta actividad está subvencionada por la Junta de Andalucía. La subvención ha sido concedida por la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior.

Colaboran: Casa Árabe es un consorcio formado por:

www.casaarabe.es C/ Alcalá, 62. 28009 · Madrid