Page 1

I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

1


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

INTELIGENCIA Y PACIENCIA En Equatolandia, vivía un lobo muy fuerte y presumido. Era arrogante y vanidoso siempre presumiendo de su belleza… Allí vivía también Pinmena, una pequeña ardilla lista y hermosa pero que había nacido con una rareza: ¡tenía el pelo blanco! Lofe, el lobo, siempre le decía: -

¡Pareces vieja, una anciana!

Pinmena solo le contestaba: -

Espera, espera, …

El lobo no entendía el porqué. Pinmena resignada ni se defendía ni se enfadaba. Con el paso de los años, un día Lofe se miró al espejo y tenía el pelo blanco… ¡Ahora era igual que Pinmena! Y entonces recordó: -

Espera, espera, …

Ahora entendió a la ardilla. Inteligencia y paciencia son dos cualidades que hay que tener en la vida JIMENA ALONSO 1º A

LA OSA DE LA CUEVA No sé si la osa sigue en la cueva. Esto es lo que responderé si me preguntan por ella. Pero yo no estaré seguro de si contestaré bien. A lo mejor esa osa puede seguir allí como un riachuelo, o puede que se haya ido como una flor al marchitarse. Pero, como dicen, nunca hay que quedarse con la duda, así que me fui como un valeroso caballero a buscar a la osa. Pero al 2


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

llegar mis ojos casi explotan de alegría al ver que la osa había formado una preciosa familia. Pero el corazón se me detuvo al ver el padre fallecido en la cueva. En ese momento se me ocurrió cuidarlos como si fueran de mi familia. Cuando llegué a casa todo el mundo me preguntaba si seguía viva, pero yo no se lo quise decir a nadie, porque me daba miedo que le pasara algo. Porque yo no me lo perdonaría. Con el paso del tiempo los oseznos iban creciendo como una flor en primavera. Ellos ya permanecían para siempre en mi corazón. Todo parecía genial, como un día de verano, hasta que llegó un grupo de cazadores y sin ningún tipo de piedad los mataron. En ese momento mi corazón se partió; es como si a mí me hubieran pegado un disparo al corazón. Daniel Anguita Boza, 1º ESO B

NOCHE INQUIETANTE Todavía estaba sola, nadie había en mi casa, solo yo y el sonido del silencio. Todo era paz y tranquilidad. Se podía notar como si todo hubiera cambiado, no sonaba el ruido de la televisión, ni de la cocina, nada. Hasta que de pronto ... ¡Pum! Se escuchó un disparo. Yo estaba aterrorizada, no sabía lo que pasaba y tampoco sabía qué hacer, solo se oían gritos y voces que decían "socorro". Me puse a llorar del miedo que sentía. Mi mente solo pensaba en lo que les podía haber pasado a mis padres. Me asomé por la ventana, pero toda la calle estaba apagada, ni una farola encendida. Unos segundos después se apagaron las luces de mi casa. Por seguridad cerré todas las ventanas y cerré con cerrojo las puertas de la 3


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

entrada. Cogí una silla y me subí en ella para mirar por el agujerito de la puerta. No se veía nada, todo estaba oscuro, la paz y la tranquilidad se habían terminado, solo se olía el miedo. Escuché unos pasos, eran dos personas. Me escondí en mi habitación en el hueco que hay detrás del armario. Unos segundos después se oyó un golpe enorme. Pensé que era una bomba, pero podía notar que era la puerta de mi casa. Me desmayé. A la mañana siguiente me desperté en un hospital. Empecé a preguntar qué había pasado esa noche. No me esperaba nada. Resultaba que los gritos de socorro eran porque se había ido la luz y se habían quedado encerrados en el ascensor. El disparo era un golpe porque habían saltado los plomos. Los pasos eran de mi padre y de mi madre, que no podían pasar porque había puesto el cerrojo; entonces tiraron la puerta. Se asustaron al ver que estaba detrás del armario, tirada en el suelo. Entonces me llevaron al hospital. Claudia González Toro, 1º ESO C

EL ALMA PERDIDA Parece un sueño profundo el de Tomás. Son las 18:00 y sigue dormido. Nos vamos a meter en su sueño. Es una alma, qué raro, ¿no? Parece que persigue una cosa luminosa; le pegan, le atormentan y le hacen llorar, pero él sigue la cosa luminosa esa. Hasta que los hombres se para, pero delante hay una persona que se mete la cosa luminosa. Después el alma le da un abrazo. Tomás se despierta, va a la cocina y dice: "Iluminas todo, mamá". Y la señora dice: "Anda, no digas chorrás..." Ángel León Soriano, 1º ESO D

4


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

LA MANSIÓN Ya por la tarde, se acercaba el crepúsculo. La única casa del pueblo iluminada por el sol era una mansión que estaba sobre la colina. Siempre allí, se oían ruidos extraños, desconocidos. El día de los difuntos no se oyó ningún ruido. La policía acudió ante la llamada de un jardinero, que les dijo: -No se escucha nada, y eso es raro. Siempre hay ruidos constantes. Cuando la policía entró se encontró con muchos objetos misteriosos como un oso con una lanza y un loro insólito gritando. Pero… ¿Dónde estaban los dueños? La policía se sintió perseguida, que alguien les seguía. La gente del pueblo nunca les vio salir de la mansión. LUCÍA INFANTES LIZANO 1º ESO E MENSAJE OCULTO Soy Alberto. Si estás leyendo esto probablemente esté muerto. Estoy en el año 3789, año en el que los coches vuelan y el 75% de las cosas son automáticas y eléctricas. Los robots conquistaron la Tierra y los extraterrestres viajan por millones de galaxias, saboteando los planetas. Soy de los pocos que aún sobreviven, por ahora. Para los que no lo sepáis, vivo con dos amigos en un planeta llamado Niviru, también conocido como “Planeta X”. Está entre el Sistema Solar y el Sistema Lunar. Cuando la órbita pase por el sistema Solar, tendremos que huir, ya que las posibilidades de sobrevivir son escasas. Bueno voy a...¡No!¡Están aquí!¡Voy a intentar mandar el mensaje!¡Vamos mini-cohete! ¡Arranca !¡Vamos !¡Corre que vienen!¡N-no puede s-ser!¡S-socorr-rro!¡Vienen a porrr...! Alberto López Ramos 2ºA

5


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

LUNA Era como si me hubiese despedido de todo el mundo antes de irme. Aquel día era tan normal como los demás, hasta que me fui de madrugada. Al despertarse mi adorada hija, preguntaba dónde estaba, a lo que mi amada mujer, con una sonrisa y lágrimas en los ojos la respondió: "Ahí está hija, papá está en la luna". MARTA MARTÍNEZ LÓPEZ 2º B

LA CRÍA DE CIERVO Me desperté en el bosque con incertidumbre y desesperación. En el cielo se veía el amanecer pero no había ni un alma. De repente escuché un gemido de dolor como de un animal. Seguí el ruido intentando encontrar a ese animal pero no lo veía; corría y corría pero no lo encontraba y cuando me paré un momento escuché una escopeta y vi a una cría de ciervo correr asustada. Oigo que se acercan a mí unos cazadores muy deprisa, pero cada vez les oigo menos. Me paro e intento ver si los cazadores están cerca; ya no veo a los cazadores pero si a la cría de ciervo, ya está muerta, tiene un disparo en una de las patas traseras. Inesperadamente siento un terrible dolor en mi corazón, algo muy fuerte; me fijo, me habían disparado y lo único que pienso, lo único que me ha dolido más que el disparo, es acabar de ver morir a mi hija por un maldito cazador. MARTA WAGMAN OTERO 2º C

6


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

DÍA CERO Me encontraba solo, completamente solo, en un lugar oscuro y con un aire aburrido en el que un fuerte olor lo envolvía. Estaba tumbado sobre un gran montón de fría y áspera paja o al menos es lo que a mí me parecía tras haberme despertado un minuto antes, así que poco me podía fiar de mis pensamientos. Me desplacé por aquella habitación, una habitación en la que me sentí perdido, una cigüeña sin rumbo, una margarita en un campo cubierto de fría y blanca nieve, donde la única luz que se podía apreciar era la poca que entraba por un agujero de aquel techo de madera vieja y chirriante. Por fin encontré un pomo aunque más bien parecía un hierro sobresaliente de la pared. Tiré de él y de repente me vi ciego, como un oso que abre por primera vez los ojos después de una larga hibernación. Ese era yo, un joven chico que se había olvidado de todo cuanto era, todo en mi mente estaba en blanco como las nubes de primavera, lo único que solo sabía hacer en ese momento era decir metáforas sin parar, una detrás de otra, sin saber por qué. No me acordaba de mi nombre, tampoco de mi edad, todo estaba ya olvidado, todo lo que hubiera realizado durante mi viaje estaba en algún lugar inerte de mi cerebro. Ese sería entonces el primer día de mi nueva vida, de mi nuevo viaje, “El día cero”. Alba Anguita 2ºD

INSOMNIO NOCTURNO Aquella noche invernal, como todas estas, yacía mi cuerpo sobre el frío colchón. Estaba pálido, delgado, ya no comía nada. Desde que me llamaron notificándome del trágico accidente de 7


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

coche que sufrió mi familia, mi cerebro estaba en blanco coma mi almohada descolorida de las lágrimas que sollocé ese día. Todas las noches el mismo sufrimiento de girarme y ver que mi mujer no está aquí. No puedo conciliar el sueño, todas las noches cuando el ocaso se oculta bajo los tristes edificios, me acuerdo

suspirando

de

aquellos

ponientes

de

Sol

que

contemplábamos en el acantilado. No aguantaba más, mi cuerpo temblaba al son del amargo reloj que me observaba esperando la hora del fin. Carlos Valverde Hernández 2ºE

AMOR ESCOLAR Cada vez que la veía entrar se le iluminaba el rostro. Él solía llegar antes que ella a clase, así que esperaba su llegada día tras día. Allí estaba, tan original e impecable como siempre. Se conocían desde hace años y siempre la veía igual de perfecta. En cambio, por él sí pasaba el tiempo; cada día estaba más y más viejo, roto y desgastado. Se sentaba en el pupitre de atrás, pero sabía que era imposible que se diera la vuelta. Él la admiraba en silencio. Sus telas con flores y estampados magníficos le hipnotizaban. Ni una sola costura se salía de su sitio y él, por lo contrario, temía que no le volvieran a llevar a la escuela debido a su mal aspecto. Deseaba que llegara la última hora porque los niños tenían Educación Física y ellos se quedaban en clase solos con los demás objetos. Era entonces cuando se abrían sus cremalleras y de ellas salían

infinidad

de

palabras.

Poco

a

poco

acabaron

por

enamorarse, pero un día, él no apareció en clase; en su lugar, habían traído una nueva mochila de la que presumía su dueño. La 8


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

peor pesadilla de la vieja mochila se había cumplido, ya no podía volver a la escuela y sentarse detrás de su amor: le habían tirado a la basura. Alba Calonge 3º A

JULIA EN REALIDAD ESTABA MUERTA El día tan esperado había llegado. Todos los nervios se habían esfumado. Al fin, todos los problemas se solucionarían puesto que no hay mayor alegría que contar con la persona que más quieres a tu lado. Todo estaba listo. Los invitados, puntuales e impecables, esperaban con alegría. Pálida piel, pelo castaño y recogido, labios carnosos y rojos. Se llamaba Julia. Él la estaba esperando, con ojos alegres e impaciente sonrisa. Hoy se casarían y cada año recordarían esta fecha: 13 de mayo de 1989. La espera se hizo eterna para el novio y para los invitados. Tan eterna que nunca llegó. Gema Hernández. 3º B JUNTAS Había pasado un mes desde que Sofía había decidido que su madre se quedaría a vivir con ella. Isabel, que así se llamaba, era delgaducha y débil y siempre estaba en su cama. Tanto tiempo había estado ya en esa cama, que de su cuarto salía un olor extraño. La mayoría de las pocas visitas que tenían eran unos hombres con batas blancas. La chica les odiaba, pensaba que querían quitarle a su madre, así que siempre les cerraba la puerta en las narices. Ese lunes era un día lluvioso. Después de que Sofía preparara el desayuno, oyó el timbre. Allí estaban los hombres de las batas. Que novedad, pensó ella, antes de cerrarles la puerta 9


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

como era su costumbre. Tras hacerlo, se dirigió a la habitación de su madre con el desayuno. La puerta estaba entreabierta, la cama deshecha y no había rastro de Isabel. De repente Sofía escuchó pasos muy cerca. Respiró aliviada. Sabía que ella y su madre iban a estar juntas muy pronto. MARTA DÍAZ

3º C

MAÑANA DE NAVIDAD Llevaba mucho planeándolo. La envidia me comía por dentro, mis padres no hacían más que todo el rato estar con mi hermano pequeño de dos meses. ¿Y yo? ¿Yo no existo? Por fin llegó la mañana de navidad, y estábamos todos contentos con nuestros regalos. Lo que mis padres no sospechaban era mi plan. Nos dejaron en casa a mi hermano y a mí mientras ellos se fueron a hacer la compra. No nos deberían de haber dejado solos, ya que debido a mi envidia, enterré vivo a mi hermano detrás de la casa. Mis padres nunca supieron la verdad, creyeron que le secuestraron mientras yo me echaba la siesta en mi habitación MARÍA ALBERT MANZANO 3º D

PACIENCIA Yo estaba allí, en mi camarote de la sección dos de proa, preparándome para la gran tormenta, dispuesta a inundar la embarcación, escribiendo mis recuerdos en un diario… Hoy mismo me encuentro con usted hablando, confesando mi delito, acusado de sobrellevar la amarga supervivencia a los límites de un humano. Aquel mal que hundió el barco, me enseñó muchas cosas, un sinfín de penurias: hambre, dolor y sed. Fui testigo del poder que la naturaleza tenía de marcar y mellar mi cuchillo, al igual que lo puede hacer con usted, debido a 10


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

su falta de conciencia. Dicen que la paciencia es la madre de la ciencia. “Usted es alguien que debería aplicárselo. ¡Espere!, porque usted será testigo igual que yo”. CHRISTIAN RAFAEL NARANJO 3ºE

UN RUIDO ESCALOFRIANTE María oyó por la noche unos terribles ruidos por la calle, pun pun pun. No la dejaban dormir. Nunca antes los había escuchado .Cada vez eran más fuertes y se escuchaban con más claridad. María fue a despertar a su padre acobardada: ¡Papá! ¡Papá! Despierta, oigo ruidos en la calle. El padre de María salió a la calle oscura sin luz, solo un ruido escalofriante. Al día siguiente María y su hermana fueron a preguntar a los vecinos y todos decían lo mismo que los escuchaban y que les daba mucho miedo. Esa noche fueron a pasar la noche a la casa de María todos los niños del barrio; se lo estaban pasando bien. Cuando de repente se apagó la luz, un humo verde aparecía por la rendija de la puerta, unos pasos se escuchaban cada vez más cerca. Los niños se asomaron a la ventana. Cuando se dieron cuenta de que en la calle no había luz los móviles no funcionaban…no había salida. Esa misma noche murieron 15 almas inocentes. Quince almas inocentes que no saben ni sabrán qué era el ruido y que ahora sólo gritan por la noches: ¡ISHKA! REBECA OLIVAR GÓMEZ

3º E- PMAR

11


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

ESCRITOR FRUSTRADO EN APUROS Todos los días escribiendo relatos y justo hoy, en mi día libre, me piden en clase de Lengua un microrrelato. Frustrado estoy al no saber qué hacer, exprimo mi cerebro, busco ideas, susurro a las paredes para que me respondan, pero nada. Miro la ventana, mojada por la lluvia, mi inspiración se ha desvanecido como la nieve en un día soleado. En sueños pido a Thalía una respuesta. La miro a los ojos y esa mirada me lo dice todo. Desvaneciéndose en las sombras, lo único que me responde es: -¡Déjalo! En los sueños me atormenta mi propia conciencia y cabizbajo, estoy pensando, analizando, imaginando, tratando de averiguar dónde fallo. Cuando ya me veo acabado y sin saber lo que hacer, decido tumbarme en la cama a descansar y al girarme, veo el tintero lleno y la hoja en blanco. Sin darme cuenta, estoy escribiendo mi propio microrrelato. Ismael García González 4ºA

CANCIÓN DEL OTRO LADO DEL FRENTE En pleno levantamiento nacional, iniciado el 18 de julio de 1936, dos hermanos, Veridiano y Gilberto, tíos abuelos míos, luchaban en frentes enemigos, cerca de la capital visigoda. Veridiano, capitán del bando nacional; Gilberto, por el contrario, soldado republicano. Una tarde, a Veridiano se le encendió el alma al oír un cante flamenco que le resulta familiar, cante procedente del otro lado del frente, cante de su hermano Gilberto. Desde entonces, cada tarde los dos hermanos lanzaban notas flamencas al aire para garantizarse el uno al otro que su vida fluía, fluía como el mismo río que les separaba. Paula Granados Baltuille 4ºB 12


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

LA HABITACIÓN

La habitación olía a humedad. Sentía una ligera brisa corriendo por el lugar. Abrió los ojos y no vio nada: ya era de noche, y un poco de luz lunar se filtraba por la ventana entreabierta. Retiró la pesada y áspera colcha, se sentó en el colchón y saltó desde su litera, pisando firmemente el duro y frío hormigón del suelo. Caminó dando tumbos. A fin de cuentas, tampoco conocía ese lugar. Era una extraña allí, o tal vez lo extraño fuera el sitio. Fue tocando las literas de sus compañeros para ubicarse, y oyó a la chica pelirroja llorar. Solía hacerlo por las noches, al acordarse del mundo. Ella también lo hacía al principio, pero había decidido que no podía permitirse tal lujo: debía ser fuerte. Si lo pensabas fríamente, la vida en la habitación no estaba tan mal: no tenías hora de levantarte, te daban tres raciones de comida diarias y charlabas con tus compañeros. Ahora bien, si tenías sentimientos, era otra historia. Si podías sentir, vivir allí era estar en un lugar claustrofóbico con seis desconocidos esperando ansiosos el día en que, por fin, pudieran salir. Llegó a la zona de los baños, y pisó algo húmedo. Se imaginaba qué era, y de quién era. El chico rubio. Lo supo desde el primer día que le vio. Era débil, no aguantaría mucho. Y tenía razón. La luna amplió el brillo, como si quisiera confirmar lo que ella ya sabía, y le vio. Un chico alto tendido en el suelo, y su pelo rubio, teñido de rojo. Beatriz Arbeteta Atienza 4ºC

13


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

LA SONRISA Fuente de juventud, divina comedia, manantial de felicidad, divino tesoro, signo de amabilidad. Cuando la gente está triste, a ti acude, sus penas se desvanecen, como el humo de una chimenea. Es la evasión de la amargura constante, elimina las “ganas” de guerra y hace alusión las “ganas” de paz. Érase una vez una sonrisa, mueca dibujada con líneas imperfectas en el rictus de una persona; motor de creación de hormonas y adrenalina. Aquella sonrisa a la que me estoy refiriendo fue capaz de cambiar muchas cosas, incontables. Ella cambió el destino del mundo, conduciéndolo a un futuro mejor. Ella le dijo que no se preocupara, que todo iba a salir bien, que no tenía ningún motivo para alejarse de su estado de descanso. Ella le devolvió el “favor” y los dos huyeron del mundanal ruido y alcanzaron una sensación de satisfacción mayor que se pudiera lograr. Cuando volvieron de aquel viaje y regresaron a la normalidad, olvidaron su experiencia , volviendo a su situación de desorden y sueños no cumplidos. Pedro Briega Naupert 4ºD

TE QUIERO, ABUELO Día tras día , noche tras noche , recordando los pequeños momentos que pasé a tu lado , recordando tu pequeña y cálida sonrisa cuando corría a tus brazos dejando huellas diminutas . Aún recuerdo aquel día que te vi llorar, tus lágrimas caían una tras otras sin parar, era una niña y no entendía por qué llorabas. Pero con el paso del tiempo, el brillo de tus ojos dejó de brillar, tu corazón por un momento dejó de palpitar, entonces entendí por qué habías llorado. Él sabía que llegaba el momento de marcharse, dos palabras en cuatro segundos su 14


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

último suspiro y me dijo " Te quiero". El tiempo se detuvo, un incómodo silencio entre la multitud, el dolor se reflejaba en los llantos, gotas de agua que caen al suelo. El lugar me sobrecogió cuando en medio de la inquietud la mujer que tanto le amaba, se despidió con el último beso, la intensidad de la lluvia concordaba con su llanto. La luz de mis ojos desaparecían al igual que se me escapó una pequeña lágrima al ver aquella tumba de pierda y solitaria. Los años pasaron, pero todas las noches me pregunto "¿ Por qué , por qué no le dije " Te quiero "? Esa pregunta invade mi interior, pero pienso y creo que estés donde estés siempre me cuidarás con dulzura y amor. Melany Chicaiza 4ºE

La italiana Las tardes soleadas de primavera estaba junto a mi gran amor, admirando sus innumerables curvas. Como cada día que nos encontrábamos, esperábamos disfrutar… Sentir como si fuese la última vez que estaba entre mis piernas y costaba pensar que nuestras rodillas nunca más se volverían a tocar… Como todas las relaciones, teníamos nuestros problemas, pero siempre terminábamos solucionándolos para lograr que esta pasión nunca se consumiese. Cuando hablábamos, su voz me hipnotizaba. Era como si solo existiésemos ella y yo. Sus orígenes italianos no fueron problema para comunicarnos entre nosotros, ya que lo único que queríamos era viajar por todos lados sin mirar por el retrovisor. Y ahí estábamos, yo y mi moto, un día soleado de primavera... Rafael González de Alvear, 4º E Diversificación 15


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

LA BOMBA 6:32 AM. Pío Pérez se levanta como cada mañana y se encamina al trabajo. Pío Pérez es un hombre de mediana edad con las características de un hombre de mediana edad. Vive solo en un pequeño piso, trabaja en una oficina gestionando cuentas y visita a su madre enferma los fines de semana. Pío Pérez no tiene hobbies conocidos, no sigue el fútbol, ni fuma ni bebe en exceso y es maniático y metódico. Lo único que distrae a Pío Pérez de su monótona rutina es escrutar los rostros variopintos de aquellos que, como Pío cada mañana, inundan el metro de Madrid. Hoy mismo, un anciano ha tenido su mirada fija en él durante varias paradas y Pío se imagina que le está espiando…Un joven se sienta al lado de Pío. Lleva una funda de un instrumento de música entre las manos y un sudor frío le baña la frente. “Llegará tarde a un concierto.” piensa Pío. Pasan varias paradas y el chico se baja corriendo. Con las prisas se ha dejado el instrumento. Pío lo recoge y le da la vuelta inspeccionándolo. Se fija en un contador pequeño que tiene en un lateral y cree escuchar unos tics procedentes de dentro de la funda. Cuando Pío se da cuenta de lo que pasa es demasiado tarde… Pío se endereza en el asiento y mira a su alrededor. Debe de haberse quedado dormido en el asiento porque por la ventana se ve el nombre de la quinta parada siguiente a la que estaba y no hay nadie a su lado. Sin embargo el anciano sigue mirándolo fijamente… David Ruiz Sánchez 1º Bachillerato

16


I CONCURSO DE MICRORRELATOS. COLEGIO APÓSTOL SANTIAGO DE ARANJUEZ. CURSO 20015-2016

17

Microrrelatos ganadores  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you