LA CAPRINOCULTURA EN COLOMBIA, COMO ALTERNATIVA PARA LA RECUPERACION ECONOMICA DE LAS ZONAS RURALES

Page 1

LA CAPRINOCULTURA EN COLOMBIA, COMO ALTERNATIVA PARA LA RECUPERACION ECONOMICA DE LAS ZONAS RURALES POSTCOVID19

La producción pecuaria en Colombia está siendo surtida en forma mayoritaria por pequeños y medianos productores, los cuales se caracterizan por tener un bajo nivel de desarrollo tecnológico, empresarial, productivo y gremial. El nuevo paradigma del desarrollo rural y agro-productivo, exige la inclusión de los productores agropecuarios a la dinámica de los mercados, y a las exigencias y necesidades de los consumidores. El programa de asistencia técnica relacionada con el comercio entre Canadá y las Américas (CATRTA en inglés) financiado por el gobierno canadiense, tuvo como objetivo ayudar a los países socios a maximizar las oportunidades y beneficios del aumento del comercio y la inversión, a través de los acuerdos de libre comercio bilaterales con Canadá. Como parte de este programa, la compañía canadiense Cannexion Corp., lideró el proyecto Ovinocaprino Canada-Colombia y evidencio las grandes oportunidades para la integración de productos colombianos derivados de leche de cabra, a los mercados internacionales y en especial al mercado Canadiense. El proyecto también evidenció la alta participación de la mujer y la juventud rural en la cadena productiva. La caprinocultura se reconoce como uno de los subsectores que tiene mayores oportunidades de desarrollo en el sector pecuario, dadas las ventajas comparativas con las cuales cuenta Colombia. Se resaltan la ubicación geográfica que ofrece variedad y disponibilidad de fuentes de alimentación durante todo el año,

adaptación de la especie a condiciones ambientales tropicales sin estacionalidad reproductiva y por ende productiva. La producción de cabras también se considera una excelente alternativa, para la mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero.

Los sistemas de producción caprinos, brindan la posibilidad de obtener importantes niveles de producción (carne/leche/cueros), en espacios reducidos y con pequeñas inversiones económicas; lo cual eleva su productividad. Lo anterior, se convierte en una alternativa muy viable y expedita para la recuperación económica, y el desarrollo de las regiones de Colombia.


Es necesario resaltar que los sistemas de producción caprinos, brindan la posibilidad de obtener importantes niveles de producción (carne/leche/cueros), en espacios reducidos y con pequeñas inversiones económicas; lo cual eleva su productividad. Lo anterior, se convierte en una alternativa muy viable y expedita para la recuperación económica, y el desarrollo de las regiones de Colombia. Además, la caprinocultura es una actividad con fuerte acervo cultural de producción en varias zonas del país, la cual se desarrolla con un especial énfasis de la participación de la mujer y los jóvenes, elemento fundamental de cohesión a ser promovido dentro de esta nueva etapa de reconstrucción social y económica de Colombia. La producción ha sido manejada, y en alguna forma orientada sólo desde una perspectiva de seguridad alimentaria en ciertas zonas del país, y para ciertas poblaciones de indígenas y campesinos. Esta forma tradicional de producción, se relaciona con la ausencia en la toma de datos, registros o medidas productivas y sanitarias (índices), que permitan reconocer el grado de avance del sistema. Tampoco permite la planeación y evaluar el efecto de las decisiones que se toman dentro de dicho sistema.

En consecuencia, también afecta a la institucionalidad privada y estatal, que al carecer de información confiable y oportuna, no le permite orientar políticas certeras para

conseguir objetivos trazados. Por ello, la importancia del desarrollo de sistemas de información y la conformación de redes de productores, que en tiempo real permita no solo a estos últimos, si no a la institucionalidad y la comunidad científica, saber que pasa en el campo. La implementación de sistemas de registro, permite proyectar, planear y evaluar los efectos de ciertas medidas implantadas o incluso cambios ambientales sobre el sistema productivo y por ende sobre este sub sector. La ausencia de información conduce a no saber cómo se debe orientar la verdadera generación de empresa en el campo. Los sistemas de producción modernos, también necesitan de la gestión de conocimiento como una herramienta para que los productores incorporen y apliquen estos nuevos conceptos en sus sistemas. Dicha gestión del conocimiento, permite al productor, potenciar los volúmenes de producción individual y a través de una correcta orientación asociativa, cumplir con la sostenibilidad de un mercado nacional y/o internacional; así como la estandarización de su producto y la diferenciación por denominación de origen si es posible. Por lo anterior, tanto los profesionales del sector agroindustrial como los tecnólogos, los centros de investigación, las entidades de formación técnica, juegan un papel importante. No solo en la generación del conocimiento, sino en la transferencia del mismo, que garantice la adopción y aplicación por parte del productor. Lo anterior, no ha permitido explotar las oportunidades y el valor no sólo económico, sino nutricional que tienen los productos logrados a partir de la leche de esta especie en el mercado. Si se lograra hacer un cambio en la organización del sistema productivo hacia una forma empresarial y asociativa (con vínculos reales al mercado y/o las necesidades de los consumidores), los resultados se verían reflejados en mejorar la sostenibilidad familiar. Trade + Development = Sustainable Agri-food Business

Cannexion.com


Regresando al tema de seguridad alimentaria, esta orientación en la producción, debería fortalecerse aún más por parte del gobierno colombiano, especialmente en esta época de grandes retos para la salud humana mundial. Estudios demuestran las bondades nutricionales tanto de la leche de cabra como la carne. La primera es asociada a la leche materna y se recomienda como base alimenticia para la población infantil y de adultos mayores. En el saber ancestral, a la leche se le atribuyen muchos beneficios asociados con la cura de enfermedades y la salud en general. Subproductos de la cabra y su valor para la salud y la nutrición humana La leche de cabra es considerada un alimento funcional gracias a sus grandes beneficios para la salud. La leche caprina posee mayor contenido en grasa que la leche de vaca, sin embargo ésta puede ser digerida y absorbida más fácilmente por el organismo, debido a que los glóbulos de grasa de la leche de cabra son más pequeños que los de la leche bovina. Dicha leche, está compuesta de ácidos grasos de cadena corta y media, los cuales se asimilan mejor en el organismo, esto se refleja en un menor trabajo digestivo. Las proteínas de la leche de cabra aportan casi la totalidad de aminoácidos esenciales para el organismo. La leche de cabra es una gran fuente de calcio y vitamina D, lo cual es de vital importancia en la prevención de la osteoporosis. Además contiene excelentes niveles de fósforo, vitamina A y B2. La leche obtenida de los caprinos tiene la propiedad de regenerar a hemoglobina, esto se produce debido a la menor interacción que se da entre el calcio y hierro de la leche. Además el

efecto buffer de la leche protege las mucosas del estómago previniendo los daños por la constante irritación del ácido clorhídrico. Esta leche también presenta gran cantidad de coenzima Q, a la cual le atribuyen propiedades anticancerígenas.

Estudios reportan que proteínas presentes en la leche de cabra podría estimular la inmunidad adaptativa en personas que sufren de Covid-19, aliviando la gravedad de sus síntomas. Es considerada por investigaciones científicas como la leche sustituta a la leche materna, que coadyuva en la recuperación de diversas enfermedades, y uno de los mejores alimentos para ancianos y niños. Incluso, estudios reportan que proteínas presentes en la leche de cabra podría estimular la inmunidad adaptativa en personas que sufren de Covid19, aliviando la gravedad de sus síntomas. También podría teóricamente proteger a las personas sanas contra la infección y potencialmente actuar de manera similar a una vacuna. Esto se debe a que la proteína presente en dicha leche, normalmente impide que un virus se adhiera a una célula y se reproduzcan.

Múltiples estudios demuestran que la carne de cabra es reconocida por tener menos contenido de grasas saturadas. Según un estudio del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina, establece que dicha proteína animal es un producto natural con bajo nivel graso y buena proporción de ácidos grasos insaturados. La Universidad de Carolina del Norte (USA) resalta que esta carne se diferencia del resto de carnes por su bajo contenido calórico y altos niveles de proteína.


El contenido de la grasa saturada en la carne de cabrito es 40% menor que el pollo y casi diez veces menor que la carne de res, cerdo u oveja, según reportes de la USDA (United States Departament of Agriculture). Además menciona que contiene hierro de fácil absorción y entre los minerales el que más destaca es el zinc, de acción antioxidante. Mercado y oportunidades comerciales En Colombia se resalta el creciente interés de los consumidores por este tipo de productos que asocian con altos valores nutricionales y saludables. De igual forma, sobresale la importancia y el auge que tienen dichos productos en el comercio internacional, en el cual Canadá podría ser un destino clave para los productos colombianos. Especialmente ahora, que Canadá ha abierto las fronteras para el ingreso de derivados lácteos de Colombia. Canadá ha sido un país tradicionalmente productor de leche bovina, hasta el punto de proteger fuertemente su industria, gracias a un sofisticado sistema de cuotas de producción de leche. Este sistema garantiza que Canadá sea autosuficiente y que sus productores de forma colectiva, negocien el precio de venta. Sin embargo, este modelo no aplica a los productores de leche de cabra, y por este motivo, la producción canadiense no autoabastece el consumo interno de esta leche y sus derivados. Productos diferenciados por sus características funcionales dada su forma de producción natural, ambientalmente sostenibles y por su origen social que ayuda a la recomposición de una población vulnerable; son características muy llamativas para el consumidor altruista Canadiense. Según Erumonitor International, las grandes empresas canadienses que dominan el mercado de los quesos, demuestran gran interés en quesos producidos a partir de leche de cabra, hasta el punto de estar adquiriendo pequeñas y medianas empresas dedicadas a esta labor, dada la tendencia de consumo. Lo

anterior, es debido en parte, a la gran cultura de consumo de los canadienses y la multiculturalidad racial que predomina en este país del norte. Para aprovechar estas ventajas, es necesario que la industria en Colombia genere un marco de acción flexible, basado en la combinación de estrategias y herramientas conceptuales y metodológicas, así como alianzas estratégicas con sectores gubernamentales, empresariales, del sector académico y gremial tanto de Canadá como en las regiones de Colombia. Así como la implementación de programas de cooperación al desarrollo deben, necesariamente, verse reflejados en el bienestar económico y el establecimiento de agronegocios sostenibles en los países en vía de desarrollo; es fundamental incluir a los pequeños productores agropecuarios tanto en las dinámicas de los mercados como en las necesidades y exigencias de los consumidores. Las fortalezas que brinda el comercio como factor dinamizador tanto de cambios económicos y tecnológicos como de comportamientos y habilidades, sumado a una aproximación pragmática a la cooperación para el desarrollo, que supere los sesgos asistencialistas y apueste por procesos graduales y de mediano plazo; son los elementos fundamentales para lograr la sostenibilidad (social, económica y ambiental) de los sistemas agroalimentarios en países en vía de desarrollo. En otras palabras, una relación estratégica entre comercio y cooperación para el desarrollo son claves para la sostenibilidad de los agronegocios.

Documento escrito por Juan Pablo Higuera • Ottawa, Ontario. CANADÁ