Page 1

PERSONAJES DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA

PERSONAJES IMPORTANTES DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA Nicolas de Condorcet

En 1789, al estallar en Francia la Revolución, Condorcet tuvo un papel protagonista, como defensor de numerosas causas liberales, y esperaba una reconstrucción racionalista de la sociedad. Tras la Toma de la Bastilla fue elegido para el Consejo Municipal de París. De tal modo que en 1791, fue elegido representante de París en la Asamblea legislativa, tras haber solicitado la implantación de la República. Incluso llegó a ser secretario de la Asamblea. Se alineó con los Brisotinos (Girondinos). La Asamblea adoptó, como sistema educativo de la nación, el que proponía Condorcet: introdujo la noción básica de laicismo en la enseñanza. Incluso propuso un borrador de constitución para la nueva Francia. Además, adoptó una posición activa en la lucha de las mujeres, mostrándose partidario al voto de las mujeres en un artículo del Journal de la Société de 1789, y publicando en 1790 Sobre la admisión de las mujeres en el derecho de ciudadanía. Condorcet se encontró pronto en situación incómoda. Se enfrentaban dos corrientes con puntos de vista opuestos a la hora de reformar el Estado francés: los Girondinos, partidarios de una reconstrucción pacífica del país y los Jacobinos, dirigidos por Maximiliano Robespierre, que propugnaban una depuración radical del pasado imperial francés. Condorcet estaba entre los Girondinos, y votó contra la ejecución de Luis XVI. Los Girondinos perdieron el control de la Asamblea en favor de los Jacobinos, en 1793. El Jacobino Marie-Jean Hérault de Séchelles propuso una nueva constitución,


muy distinta a la de Condorcet. Éste la criticó, lo que le hizo ser condenado por traición. El 3 de octubre de 1793, se redacta una orden de arresto contra él.

Georges-Jacques Danton

Republicano moderado fundó, en 1790, junto con Marat, Desmoulins y otros, La Sociedad de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, conocida como el Club de los Cordeliers. Elegido presidente de los Cordeliers va ganando popularidad; pese a su deformación física y a su cínico discurso, Danton, poseía un carisma y una oratoria tan brillantes que conseguía simpatizar con todos.[cita requerida] Miembro de la Comuna, dirigió la agitación republicana que condujo a los fusilamientos de los manifestantes en el Campo de Marte el 17 de julio de 1791. Danton huye, y se refugia en Inglaterra.[cita requerida] A su retorno, en noviembre de 1791 es elegido sustituto del procurador de la Comuna de París y tras participar en la insurrección de agosto de 1792, fue nombrado Ministro de Justicia. Por su condición como miembro de la Comuna y, formando parte, a la vez, del Consejo del Gobierno, Danton se convierte en el hombre con más poder en Francia.[cita requerida] En enero de 1793, vota a favor de la ejecución de Luis XVI, pese a que, anteriormente, había propuesto el destierro. En marzo de 1793 participa en la creación del tribunal revolucionario que preside, desde julio, el propio Danton[cita requerida]. En abril entra en el Comité de Salvación Pública, órgano ejecutivo de la primera República Francesa. El 5 de septiembre es elegido diputado de París, y deja el ministerio, -conservando, no obstante, su gran influencia en los asuntos diplomáticos-, para ejercer este cargo en la Convención Nacional, donde entrará en franca oposición con Robespierre, no tanto por sus convicciones (que las tienen en común), cuanto por la forma. Danton intenta pacificar el país y llegar a un entendimiento entre girondinos y jacobinos, se oponía a la continuidad del Terror, apoyando al grupo denominado de los "indulgentes"; defiende las reivindicaciones de los "sans-culottes", desaconseja la


ejecución de Maria Antonieta y crea la "armada revolucionaria". La ruptura entre los "dantonistas" y los jacobinos se consuma a últimos del año 1793, período en el que Robespierre intenta mantener el equilibrio político de su gobierno encarándose a los más radicales, así como a los más moderados. Los jacobinos acusan a Danton de malversación de fondos y de haberse vendido a los monárquicos, y se ve comprometido, junto a su amigo y diputado Fabre d’Églantine, en el escándalo de la liquidación de la Compañía de las Indias. A causa de todo ello, Danton se encuentra en peligro y, una vez más, huye, refugiándose en Arcis-sur-Aube. El 30 de marzo de 1794, quince días después de la ejecución de los "herbetistas" Danton, Desmoulins y Fabre son arrestados bajo la acusación de ser "enemigos de la República"[cita requerida], según la denuncia llevada a cabo por Saint-Just. Es condenado a muerte y guillotinado el 5 de abril de 1794. Sus últimas palabras fueron: No os olvidéis, sobre todo no os olvidéis de mostrar mi cabeza al pueblo: merece la pena. También llegó a decir, antes de morir: De lo único que me arrepiento es de irme antes que esa rata de Robespierre.

Maximiliano Robespierre

Político francés. En 1781 se gradúa abogado en París. Elegido diputado de los Estados Generales de 1789, se destaca en la asamblea por sus ideas democráticas inspiradas en la filosofía de Jean-Jacques Rousseau; por su oratoria y tenacidad en el trabajo reciben el apodo de Incorruptible. Defiende el sufragio universal para compensar el desequilibrio de una sociedad basada en la desigualdad de bienes. Considera que la propiedad debe estar limitada sólo por el derecho de los demás, y define la libertad como el más sagrado de los derechos. Afirma que la sociedad debe exigir de sus miembros iniciativa y trabajo duro y darles un tratamiento igualitario, educación y salud gratuita y pensiones de vejez e invalidez.


Presidente de los jacobinos desde 1790. Tras los sucesos de 1792, se convierte en líder del pueblo de París. Con Jacques Danton y Jean-Paul Marat forma el grupo de La Montaña en 1790, que promueve el enjuiciamiento del rey y su muerte aprobado en 1793. Dedica sus esfuerzos a acabar con los girondinos y se convierte en jefe del Comité de Salvación Pública. Durante el Reinado del Terror adopta medidas autoritarias que le hacen perder el favor popular en las jornadas de los sans-culottes, pues guillotina a sus dirigentes. Ordena la creación del culto al «Ser Supremo» como objeto de los sentimientos religiosos de la revolución y rechaza el ateísmo. Sus enemigos lo acusan ante la Convención el 26 de julio de 1794, que lo sentencia a morir en la guillotina dos días más tarde


PERSONAJES DE LA REVOLUCION FRANCESA  

persoanjes de la revolucion

Advertisement