Page 1

BIGOTE falso

N° 2

BIGOTE

falso

Anual AÑO 2 Noviembre 2014 | $40.-

o i v l Si n a d ol

Sllave para

d u t n e la juv

La

N° 2

Anual AÑO 2

ISSN 2346-8505

NI UN BLOG IMPRESO ni una revista virtual

Cuentos obsesiones historietas obsesiones blogs libros cine obsesiones entrevistas discos y más…obsesiones.


Staff Director

Sebastián Martín Rodríguez

Editora general María Lucila Yañez

Editor responsable

Sebastián Martín Rodríguez Felipe Vallese 2354 (C. P. 1406) Capital Federal bigotefalso@hotmail.com.ar // www.bigotefalso.com.ar

Directora de arte

Redactores

Diseño gráfico y diagramación

Correctora

Mercedes Gildenberger

Yanina Di Bello

Director fotográfico Leandro Rocha

Ilustrador de staff y combi Josué Martínez

Sebastián Culp, Dolores Yañez y Lucila Yañez Lucila Yañez

Entrevistas

Dolores Yañez

Logística y movilidad Juan Pablo Cañal

Oráculo del soporte web Sipo

Colaboran en este número

Juanma La Volpe; Andrés Alberto; Fernando Sassali; Ayar B.; Pato Morrison; Ciudadano Ilustre; Seelvana; Marcelo Carne Yañes; Brunancio; Julián Garro; Julián Marini; Guillermo Altayrac; Carla Facciorusso; Vale; Ale Perazzo; Tomás en shorts; Hernán Panessi; Leticia Cappellotto; Rita Contreras Mayén; Fede Araya; Jijo Ortí; Guadalupe López; y Ágata.

Masa encefálica, corazón y entrañas de BF Contenidos Culp & Yañez

Año: 2 / Octubre 2014 Impresión: Tecnooffset José Joaquín Araujo 3293 (C. P. 1439) Capital Federal Número de propiedad intelectual: 5157604


Editorial Quién nos ha visto y quién nos ve. Un año después del alumbramiento de la revista logramos, con ahínco y tesón, publicar el tan esperado —al menos por nosotros— segundo número. Dedos, calculadoras y ábacos, tras contar una y otra vez llegamos a la conclusión de que necesitaríamos una suma interesante para materializar en papel todas las sandeces que a diario escribimos. Una vez que lo del dinero estuvo resuelto, como en todo éxito, comenzaron los primeros roces dentro del equipo: Mercedes exigió la construcción de un camerino propio; Yanina pidió expresamente no cruzarse con Leandro, nuestro Director fotográfico; Dolores resolvió quedarse a vivir en casa de Silvio Soldán, a pesar de la negativa del afamado locutor; Sebastián consultó a una vidente natural que le hizo creer que iba a ser asesinado por los integrantes del grupo, por ese motivo utilizó parte del dinero para contratar a dos guardaespaldas que lo escoltaron de manera permanente; y Lucila cayó en una severa depresión que la hizo sumirse en el descontrol y la champaña, tras practicarse un grosero blanqueamiento dental. Todo comenzaba a disolverse, y no fue hasta que empezamos a recibir el material de amigos y desconocidos que entendimos que debíamos olvidar las diferencias. No sólo somos nosotros, Bigote Falso es producto de la colaboración de muchas personas a las que admiramos y queremos. Es como abrir las puertas de tu casa para que esos amigos —con los que podés hablar sin siquiera pensar en qué diantres estás diciendo— vengan y apoyen los pies sobre tu mesa, tiren birra en tu sofá, y se sirvan de tu heladera a su caprichoso antojo. De eso se trata todo esto, nos hace felices generar un pequeño espacio en donde cada uno haga lo que le gusta y pueda mostrarse tal cual es. ¡Sean todos bienvenidos a este hogar de 66 páginas!

Está abierto el correo de lectores díscolos y sepan que además tienen a su disposición el libro de quejas virtual (recuerden que somos amigos de forzudos y sicarios, así que trolls abstenerse). Y si desean colaborar con esta publicación, ya sea con alguna expresión artística o donando millares de dólares, también pueden hacerlo. http://www.bigotefalso.com.ar/ BigoteFalso @Bigote_Falso bigotefalso@hotmail.com.ar 3


Índice Mi padre / Julián Garro.............................................................6 Tipo de lectores.........................................................................7 Los Conjeturadores: La entrevista maldita...............................8 Puby / Juanma La Volpe.........................................................10 Quiero Entender Todo: Pequeños interrogantes / Vale...........12 Dualidad de duda / Lucila Yañez. Ilustración Seelvana..........14 Presa de fobias mayúsculas y miedos inofensivos / Dolores Yañez....................................16 Alemanes en Short: Lo que nadie te dijo de llegar a los 30 / Tomás en Shorts...................................................................17 Cinefilia: El fisgón morbosón / Sebastián Culp.......................18 Gente extraña que he conocido: Jorge D. / Guillermo Altayrac..................................................20 YO...........................................................................................21 Ideas para salvar al mundo.....................................................22 Memoria emotiva / Carla Facciorusso.....................................23 ¿Qué se llevaron tus ex?: Señorita Bimbo / Por Hernán Panessi..............................................................24 Análisis de un dibujo de la infancia.........................................26 Entrevista: Silvio Soldán / Por Dolores Yañez........................28 Breve catálogo de insoportables. Hoy: El abogado del calendario / Andrés Alberto.....................................................33 Jugar a otra cosa / Leticia Cappellotto....................................34 Obsesiva de manual / Dolores Yañez.....................................36 Se Me Apagó el Piloto: Equilibrio cósmico / Ale Perazzo........38 Gotcha by Mocha....................................................................39 Proyectos quijotescos: Videojuego NAVE de Hernán Sáez......................................................................40


Parecidos / Elio Puntieri............................................................................................42 Una muerte absurda / Lucila Yañez..........................................................................44 Tetris / Fernando Sassali...........................................................................................45 Ideas en acción: Maldón / Por Guadalupe López.....................................................46 Melomanía: La del mono / Jijo Ortí...........................................................................48 Funny Mandelbaum / Ciudadano Ilustre...................................................................49 Melomanía: 5 canciones de amor enfermo / Dolores Yañez.....................................50 Archivos clasificados / Julián Marini..........................................................................52 Fisgones de bibliotecas: Diego Crespo.....................................................................53 Mi obsesión privada: Jorge Mario / Por Dolores Yañez............................................54 Visto al pasar / Yanina Di Bello.................................................................................56 Sólo sé que no sé nadar / Pato Morrison..................................................................57 La vida es un cuento de Ciencia Ficción / Rita Contreras Mayén. Ilustración: ‘‘Thdick’’ Marcelo Carne Yañes...............................................................58 Bicivolador / Sebastián Culp.....................................................................................60 Libropatía: Ready Player One / Federico Araya........................................................62 Memorias sudorosas / Lucila Yañez..........................................................................63 Horóscopo / Ágata.....................................................................................................64 Game Lover / Brunancio..............................................................................Contratapa


CUENTOS

Por Julián Garro

Mi padre En algún momento de nuestras vidas todos nos preguntamos el por qué. ¿El por qué de qué?, dirán ustedes. Es una buena pregunta, y siempre es bueno preguntarse cosas como: ¿de dónde venimos?, ¿adónde vamos?, ¿Dios existe?, y ese tipo de cosas. Pocos logran alcanzar una respuesta satisfactoria a al menos una de las preguntas a lo largo de sus vidas. Una de esas pocas personas era mi padre. Él las sabía todas. Él siempre las supo; desde su más tierna adolescencia se entrenó para poder alcanzar estas respuestas. Obviamente que la castidad no la aplicó. Su explicación sobre la castidad tenía algo que ver con la homosexualidad, pero no lo recuerdo bien. Y sus respuestas las compartió conmigo desde que tengo memoria. "¿De dónde venimos?" le pregunté una vez mientras volvíamos de un viaje de la casa de la tía Alfonsa, porque mi tía y mi tío habían ampliado la familia hacía sólo unos meses. Tenía 6 años, y su respuesta fue a la vez sencilla para que un niño de mi edad la entendiera, cargada de sentido para que hoy por hoy me siga haciendo pensar en cada pequeña oportunidad en que estos recuerdos asaltan mi memoria. "De lo de la tía Alfonsa", respondió. Luego hizo una pausa, una larga pausa que duró hasta que llegamos a casa (era casi una hora de viaje). Tal vez, traspasado al papel su respuesta pierda todo el misticismo y carga que sólo mi padre supo darle. Lo cierto es que valía la pena intentarlo, y tal vez alguno pueda escaparle a esta prisión de comunicación que deja tanto afuera (los smileys, los guiños, : P :) XXXXP). En otra ocasión, luego de ver una paloma muerta, le pregunté: "¿Y hacia dónde vamos?" Tenía 10 años, y estábamos esperando a que mi madre volviera. "Vamos adonde se nos cante el culo. Que la muy pelotuda de tu madre nos dejó afuera de nuevo" (era la tercera vez que pasaba en la semana). De todas maneras, la respuesta de mi padre apuntaba a otro lado. Una suspicacia infinita hacía que pareciera que hablaba de una cosa cuando en realidad estaba hablando de otra. ¿¿¿Acaso soy yo el único en notarlo??? ¡¡Ah!! Pero la respuesta a la tercera pregunta dejará a más de uno satisfecho. "¿Dios existe?", pregunté temeroso, aunque ya intuía la respuesta. Mi padre me miró, entre odio, amor, compasión, ternura, rencor, hambre, asco y ganas de ir al baño (es que su cara era infranqueable, como la de toda persona sabia), y me dijo: "¡Por supuesto que existe! Es argentino y es hincha de Boca. ¡Y se llama MARADONA! Claro, ¡era tan simple! Corrí a los brazos de mi padre y me quedé un rato abrazado en la seguridad de su pecho. Hubiera permanecido para siempre así, pero mi padre insistió en que lo soltara un lunes. Tenía que ir a trabajar y yo tenía que ir al colegio.

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 6

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


Tipo de lectores Cartografía que demuestra la personalidad del lector a partir de cómo señala su lectura.

-Señalador

Estructurado. Ortodoxo. La mesa se inventó para comer. El bidet, para usarlo. La cama, para hacer el amor (sí, dice: “Hacer el amor”, el hijo de puta). Cada cosa en su lugar. Cuando va a la peluquería dice: “Como siempre, Héctor”.

-Si tiene solapa, la usa. Si no tiene, no usa nada

Cuando no tiene solapa, nunca se acuerda por qué página iba. Pero va más allá: a veces, incluso, olvida que debe poner algo para marcar la lectura. Esta patología llega a niveles astronómicos, por eso deja libros por la mitad, porque olvida que estaba leyendo. Hace yoga. Y por lo general, se toma en serio los chistes.

-Dobla la punta de la página

Lee cada tanto. Una novela de 300 páginas le puede durar de 4 a 5 meses. Hay épocas en las que está tan cansado que lee una página por noche, todo para decir que lee. Por consiguiente, el libro experimenta un doblez en cada una de sus páginas.

-Nada. Apela a la memoria

Mente superior. En vacaciones —por calles que no conoce— nunca se pierde, tiene memoria espacial. No usa esa capacidad para casi nada útil. Recuerda los teléfonos de todos sus amigos; la patente de los autos del padre y del hermano; las películas por año, director y actores principales. Cuando está en alguna sala de espera mira con detalle el ambiente y luego, a la noche, trata de reproducirlo en su cabeza.

-Marca con un lápiz la página

Universitario. El síndrome del estudiante eterno. Por más que no esté leyendo un libro para la facultad, le quedó el estigma. Y ya que tiene el lápiz en la mano suele destacar frases o conceptos que cree conveniente. Sueña con que ese libro lo agarre otra persona (una chica/o que le gusta) y vea sus atinados subrayados.

-Pone cualquier objeto que tenga a la mano

Antes era muy frecuente un boleto de bondi, ahora es una tarjeta de subte, el chiste del Bazooka, una feta de salame, un fósforo-cohete, una ficha de pool. No es materialista. Vive el día. No ‘al día’, que es distinto. Va a 10 mil. Cuando cobra invita sin pedir nada a cambio. Compra para compartir el momento, no le importa ver si este o aquel pusieron plata. No es materialista en términos convencionales, los libros sí le importan, por eso no puede doblar la puntita de la página. Antes preferiría agarrarse un huevo con una llave inglesa.

-Flor / hoja seca / trébol

Pelotudo. Se cree poeta, sensible. Pero, no, es un pelotudo. 7


Los Conjeturadores Por Bigote Falso

La entrevista

maldita

Quizás los recuerden de posteos como: ¿Qué música escucha el morrudito este?, ¿Cuál es el password de ese pobre tipo? o ¿Cómo se llama el can de esa parejita? En un esfuerzo de producción logramos convencer a esta dupla —que por más de dos años estuvo mandándonos posteos por mail— para verles las caras, para enfrentarlos en un mano a mano, en un tête à tête sin precedentes. Miércoles | 16:56 Estación Medalla Milagrosa, Subte E. Entro al segundo vagón del subte, según lo acordado. Ni un minuto más, ni un minuto menos. Paneo con la mirada y veo gente que no me interesa. A lo lejos logro divisar los elementos que me mencionaron: una Condorito delante de la cara de Él, un huevo Kinder en las manos de Ella. Me acerco. Me siento en el medio. No hablo. No hablo hasta que ellos me dan el ok. El subte avanza. BF: ¿Cómo empezaron con esto de conjeturar?

Él: Creo que empezó en la playa. En la playa se pueden hacer dos cosas: leer y dormir; y cuando ya hiciste todo eso, comés. Comés y tomás mate. Bueno, ahí. Ella: Así empezamos a mirar a las personas, cuando se terminaron los churros no tuvimos otra cosa más que hacer. BF: ¿Son conscientes de que lo que están haciendo es un delito?

Ellos: No es un delito, ¿de dónde sacaste eso? Sí por eso fuera, los chimenteros televisivos deberían estar cumpliendo cadena perpetua en una penitenciaría. BF: ¿Ah, no? Bueno, entonces comprenderán que lo que están haciendo es un tanto enfermo.

Ellos: ¿Enfermo? Enfermo es tener los ojos sanos y no usarlos para mirar. BF: ¿Cuándo empezaron a sacar fotos, a hacer los posteos?

El: Un día de golpe sacamos una foto y... bla, bla, bla, yo le dije... ella me dijo... Después un amigo en común nos contó que un blog estaba buscando colaboradores para posteos... bla, bla, bla, le mandamos un mail, nos postearon. La gente empezó a insultarnos, bla, bla, y eso es toda la historia con lujo de detalles. <<Próxima estación: Boedo>>

GOTE

BF: ¿Alguna vez alguien reaccionó violentamente por notar que estaba siendo fisgoneado, fotografiado o vulnerado por ustedes?

o falso also

El: Primero, lo entendemos como un análisis, no como un fisgoneo. Ella: Segundo, una vez le sacamos una foto a una chica de una ventana, cuando le hicimos zoom a la imagen notamos que ella nos estaba mirando. ¿Te das cuenta?, de alguna manera también estaba vulnerando nuestra

BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 8

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


TE

so

libre acción de sacar una foto al aire libre, así que no nos dijo nada. ¿Entendés? La mina tenía el culo sucio, sino hubiera saltado. BF: ¿Qué hay de cierto en las versiones que indicarían que les propusieron filmar su historia protagonizada por Meryl Strep y Clint Eastwood repitiendo, por única vez, la fórmula de Los ‘Puentes de Madison’?

Él: Verdad. Rechazamos la propuesta porque tanta exposición nos pondría en la mira. Ella: Además, querían pagarnos demasiado y no sabríamos qué hacer con tanto dinero. BF: Ustedes conjeturan una verdad posible, pero nunca la corroboran. ¿Creen que siempre aciertan?

Ellos: Es probable que nos equivoquemos, hay demasiadas variantes… Esa sería una respuesta modesta, lo cierto es que pensamos que siempre damos en el clavo, sino ni lo haríamos. La verdad somos nosotros. BF: ¿Si se separaran...? Bah, no sé, ¿qué relación hay entre ustedes?

Ellos: Excelente pregunta, mi estimado. Conjeture, nomás.

BF: Bueno, reformulo: ¿Podrían conjeturar por separado?

Hablan al unísono, tan al unísono que no se percatan de lo que dice el otro: Ella: Yo sí, pero no creo que él esté preparado. El: Yo sí, pero no creo que ella esté preparada. BF: ¿Qué quieren conseguir? ¿Tiene algún fin?

Ellos: Sí, tenemos ganas de formar una red de conjeturadores amateurs, una S.A. Se ponen de pie y caminan hasta la puerta con decisión a cortar la entrevista. Yo me levanto con ellos y sigo grabando todo. El subte agarra una curva cerrada que no me espero, me agarro —como puedo— con la mano que tengo libre. BF: No, no, me refiero a si tiene un final, si en algún momento piensan dejar de hacer esto.

Él: Ah, sí, podríamos dejar de hacer esta actividad si... ¿Viste que bien que te incluimos la pregunta en la respuesta?, así después no tenés quilombo para editar… En ese preciso instante se abren las puertas, ingresa una horda de gente. Ella: Como decía él, existiría la remota posibilidad de que dejáramos de hacerlo si… Ellos salen y yo quedo atrapado por un cochecito de bebé, estiro la mano para seguir grabando. <<Piiiiiiiii-Piiiiiiiii>>

Ella sigue moviendo la boca, claramente, está diciendo algo revelador. Él asiente. No sé leer los labios, no sé interpretar lo que están diciendo, no sé conjeturar. Inmediatamente después de la alarma, las puertas se cierran en mis narices. El subte avanza. 9


GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 10

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


TE

so

facebook.com/edicionesespaciales

11


http://www.quieroentendertodo.blogspot.com.ar

Quiero Entender Todo Por Vale

PEQUEÑOS INTERROGANTES XXVIII • • • • •

¿Qué es la soda cáustica? ¿Por qué cuando hace frío hacemos más pis? ¿Cómo hace la luna para manejar las mareas? ¿Un licenciado es alguien que está de licencia? ¿Qué es el meteorismo?

Respuestas Br1: ¡Ja! Yo también pensé lo del licenciado. En realidad, es alguien que tiene licencia como Bond, que tiene para matar. Lo de la luna y las mareas, precisamente, me marea. Agrego un interrogante al pis, ¿por qué cuando estamos nerviosos hacemos más seguido? Gustavo: 1. La soda cáustica sirve para limpiar los piletones de sangre de morcilla. “Por eso no comas morcilla”, me decía un tío. Así que es algo malo, pero que limpia (?) 2. El frío te hace consumir las reservas de triglicéridos, consumís el azúcar y orinás la grasa, ponele. 3. Sacó la licencia de conducir. 4. Claramente, la luna es doblemente licenciada porque también tiene licencia poética. 5. Ser fanático de Meteoro y justamente el auto era el Max 5 como el número de respuesta, todo tiene que ver con todo. Cerebrito: Siempre que posteás pequeños interrogantes me siento flor de pelotudonte porque no se me ocurren a mí los comentarios originales y me tengo que conformar con admirar los del resto. Le corta las piernas a mi ego esto. Aurelianito: ¿Me tengo que preocupar por saber las respuestas de todos tus interrogantes? Eva Letzy: A mí la soda cáustica me parece que es algo ideal para echarle a las bebidas alcohólicas, al Fernet seguro que le va genial. Me voy a preparar un Fernet con soda cáustica ya mismo...

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 12

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


TA

BIGOTE

falso NT SUMAME B

LIC

IAL

S UNA EDITO E N É I R MB E SERIA

AC I Ó

D

O

S

PU

A

N

a m a G lta E LI B R

Cuadernillo de viaje Lucila Yañez La trama invisible Sebastián Culp

SEGU N

libros editados en el 2014

Periodismo pop Hernán Panessi

EDICIÓN DA

o ¡uÉtixlaintte! r

http://www.bigotefalso.com.ar - bigotefalso@hotmail.com.ar BigoteFalso @Bigote_Falso


CUENTOS

Por Lucila Yañez Ilustración: Seelvana / www.seelvana.com.ar

Dualidad de duda La lógica lo estimulaba de manera impensada. Siempre fue devoto de lo fáctico. Febril amante de lo exacto. Encontraba un delicioso placer en aquellos tubos de ensayo. Su guardapolvo, ya sin botones, dejaba en ridícula evidencia su grotesco sentido de la moda. Calculaba hasta lo inimaginable, pasaba los días desafiando sus propias teorías. El tabique de su nariz, profundamente acanalado, descansaba de sus pesados lentes sólo en contadas ocasiones. Admirado por estudiantes y envidiado por sus colegas, era un tipo desproporcionadamente seguro en el mundo profesional. No así en su penosa vida privada. Decidir entre un Vascolet o un té de boldo podía llevarle horas. Elegir entre las exigentes escaleras o un aventón en ascensor le provocaba una incertidumbre escabrosa. Lo endemoniaba debatirse entre cortarse las uñas de los pies con una afilada tijera o un pequeño alicate, cabe destacar que con las de las manos no tenía mayores inconvenientes porque solía comérselas. ¿Y cuándo iba al cine? Cuando iba al cine releía la nutrida cartelera cinematográfica sin poder resolver jamás que filme mirar. Si no lograba que el joven de la boletería decidiera por él regresaba frustrado y contemplaba, una vez más, la colorida señal de ajuste; sabrán comprender que nunca pudo decidirse por una empresa de cable. Para comprar un obsequio era tal la vacilación previa que prefirió ausentarse de manera permanente de cualquier festividad que demandara la elección de un regalo. Lo mismo sucedió con sus vacaciones; se planteaba de manera exasperante la estadía en la montaña o en la playa. Como ninguna vez pudo definirse, cada verano transcurría igual que siempre: en su departamento. No pudo más que cavilar seriamente sobre el aborrecible asunto. Pensó, razonó, examinó, cotejó. Debía encontrar el modo de escoger con inmediatez. Apenas si conocía lo que ese término significaba. Volvió a cotejar, examinar, razonar y pensar. Definitivamente, tuvo una revelación. ¡Definitivamente la tuvo! Cansado de ser hombre de ciencia optó por la perinola.

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 14

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


15


VIAJE AL CENTRO DE LA PSIQUE

PRESA DE FOBIAS MAYÚSCULAS Y MIEDOS INOFENSIVOS Por Dolores Yañez

Quién más, quién menos, todos tenemos algunos miedos que nos atormentan, que nos recuerdan ciertas limitaciones, en caso de que uno se olvide que —en esta vida— no le ha tocado ser un superhéroe. Por mi parte, debo admitir que padezco de miedos muy peculiares. Empezaré por el que, más que miedo, es una fobia: la pirotecnia en todas sus formas y las armas de fuego. Gracias al cielo, el temor propiamente dicho se reduce a dos noches por año, la de Navidad y la de Año Nuevo. A veces me sorprende algún festejo fuera de la agenda de diciembre que incluye fuegos artificiales, pero no es lo más común. En cualquiera de estos casos, mi reacción es inmediata y desmedida, buscar un techo y si es necesario hacer cuerpo a tierra. Quienes me han visto en estas situaciones me preguntaron si había estado en alguna guerra, por mi respuesta traumática a las explosiones. Y no, la verdad es que no, al menos, no en esta vida. Mi temor es que una cañita voladora defectuosa impacte con una herida de muerte sobre mi persona o que cualquier artefacto polvoriento por más inofensivo que parezca se me pegue a la ropa y me queme a lo bonzo. No puedo evitarlo, escucho el primer estruendo y ya me imagino engrosando la lista de quemados del nuevo año por el “tres tiros” del vecino que vino fallado o de las de víctimas fatales por bala perdida. Las armas de fuego son otro tema… el solo hecho de pensar que están hechas para matar me da escalofrío. Incluso verlas en la cintura de un policía ya me da miedo, me parece que se pueden disparar en una maniobra impensada, que la bala va a rebotar en el piso y a encontrarme a mí en el camino. Les aseguro que vivir así es un infierno. Felizmente, no suelo ver armas de fuego, eso hace mi vida mucho más amena. Después de estas fobias mayores tengo otro miedo mucho menos ofensivo, pero un miedo al fin. Un pequeño temor que me acompaña a diario y que cuando parece que ya no está, que me ha dejado para vivir en total y absoluta libertad, vuelve a aparecer acompañado de un bocado de comida. Sí, señores, me da miedo morir atragantada, ahogada por la ingesta de algún alimento. La realidad es que yo me ahogo hasta con el agua, calculo que es porque tengo amígdalas grandes lo que reduce el espacio en la garganta. Muchas veces termino tosiendo y llorando con un simple y aparentemente inofensivo sorbo. Es espantosa la sensación que eso genera, no poder respirar, lagrimear por ojos y por nariz, una verdadera desgracia muchas veces agravada por el papelón de que nos vean otras personas. Lo cierto es que, más allá del “mal trago”, ahogarme con agua no me llevará al cementerio, pero cuando se trata de un alimento sólido la torpeza se puede convertir en un pasaje sin retorno. Por esto mismo creo que no es casual que mis comidas favoritas sean el puré y la sopa. Sin dudas debe ser por el temor a atragantarme con carne o con alguna comida más sustanciosa. El lado positivo de todo esto es que desayunando, almorzando, merendando y cenando todos los días de mis 37 años, aún no he perdido la vida. Eso me da esperanzas. Repele n felino: te con esenc e ia aterrado ste aroma mante de s roedores y alejados a los ndría delicia d . El punto a favo meteretes e r, defensore ambientalistas sería la y lejos de s de animales p m ratoncito atarlos, los sim orque, p que haces no tendrían má áticos a otro sit r sus maletas y s opción marchars io. e

Ideas ar para salv o d n u al m

e ideas: arios gnum d Maremá cial donde los usu negocios, una red so eas de películas, , y entre id escriban cualquier otra cosa en to o inventos arían forma. Pun y los d todos les productores de tv rían a s contra, lo ublicitarios ya est p creativos s colmillos. afilando su

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 16

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


http://www.alemanesenshort.blogspot.com.ar/

LO QUE NADIE TE DIJO DE LLEGAR A LOS 30 Por Tomás en Shorts O que probablemente te dijeron mil veces, pero no quisiste escuchar por ser un adolescente insolente y horrible. No se asusten, esta no será una nota del clásico viejo choto que se siente un viejo choto por tener 30 años cual viejo choto cuando todos sabemos que ser viejo choto es otra cosa. Esto se trata de las injusticias de la vida, la madurez, las responsabilidades, y que nos hayan vendido algo que no es. En realidad, nadie te vende nada. Es como una de esas cosas a las que venís enganchado de por vida, como el ABL. Y bueno, es posible que sí me sienta un viejo choto. Empiezo por la injusticia más grande de todas. El pelo. Sí, ese detalle tan trivial y frívolo como tener una tupida, perfecta, masculina y seductora cabellera. Y no me vengan con que ahora los pelados tienen onda. Yo tuve un pelazo toda mi vida, más lindo que el de la Kloosterboer, y ahora se está yendo ducha tras ducha (por eso me baño menos, no es de sucio). Y me pregunto, ¿no nos podríamos quedar pelados desde los costados en vez de desde arriba? Aunque si así fuera, seguro que tampoco tendría onda. Lo peor es que cuando le preguntás a alguien te dice que los 30 son la mejor edad. Llegando ahí, me dicen que los 35 son lo más, y hasta escuché decir que los 40 es la edad de oro. Bueno, pará, ya entiendo como es la movida, estás re depre y le decís a todo el mundo que la edad que tenés es lo mejor que te pasó en la vida, pero por dentro te morís por tener 20 de nuevo y vivir todos los días de joda, está clarísimo. Pero no me vengas con que los 50 son la gloria de la vida porque de la presbicia no zafa nadie, la ciática te mata, no podés dormir más de 5 horas de corrido sin ir al baño y eso que hace unos años parecía una leve pérdida de cabello se convirtió en una pulcra, lampiña y brillante bola de boliche. Llegando a los 30 ya estoy sintiendo cosas de viejo, pero no la madurez ni las responsabilidades. De hecho evito compromisos, no hablo de tener hijos, no sé qué es tener una tarjeta de crédito y todavía vivo con mis padres. Pero no es lo que piensan, es culpa de la actualidad del país, está todo muy difícil. En realidad, justo me iba a mudar y reservaron el departamento que me gustaba. Bueno, medio que la empleada se olvidó de despertarme el día que tenía que ir a dejar la seña, y eso. Pero les juro que apenas pueda me mudo ya de este infierno. Casi tengo 30 años y todavía no tengo una marca de dentrífrico favorita. Tampoco sé si escribí bien dentrífrico. ¿Dónde está el aprendizaje que me prometieron? ¡¿Qué hice con mi vida?! Si todavía te faltan unos años para llegar a los 30 te aclaro unas dudas: - No, no vas a salir de joda todos los días. Al otro día, generalmente, tenés que trabajar y ni la plata ni la bilis de tu hígado es ilimitada. - Sí, quedarte en casa un sábado a la noche viendo una película es el mejor plan que vas a tener. A menos que tengas un casamiento, en el cual la vas a pasar para el orto, pero vas a ir sólo por la comida. - No, no vas a llegar millonario a los 30. Con suerte, si te va bien a los 50 te podés comprar un auto usado. - Sí, a los 30 ya hay arrugas, dolor de huesos, cansancio, flacidez y no sé si hablé de la pérdida masiva de cabello y su posterior y respectiva humillación. Igual me quedo tranquilo, siempre se puede ser más patético, infeliz y viejo choto de lo que soy ahora. Así que vos aprovechá y salí de joda mientras puedas que un hígado sano y resistente para toda la vida son los padres. No existe.

facebook.com/alemanesenshort 17


CINEFILIA Top 5 de películas

sobre el voyeurismo,

y demás perversiones

Por Sebastián Culp

‘Es un mirón malicioso’ decía la voz doblada al castellano de Marty McFly en “Volver al futuro”—en el ciclo <Cine Shampoo> de Canal 13— refiriéndose a su padre, al verlo fisgonear a su futura esposa. De manera magistral y autoconsciente el cine se hizo cargo y supo poner en escena ese deseo impuro de meterse en vidas ajenas. Acá hacemos un conteo de las más exquisitas obras que tratan esa desviación del ser humano que tanto nos gusta: mirar al otro.

“La ventana indiscreta” (1954) Alfred Hitchcock Un fotógrafo bohemio y aventurero debe permanecer en su estrecho departamento por una fractura en su pierna. Inmovilizado y aburrido comienza a espiar ventanas y balcones que dan hacia el patio interno de su edificio, con el poderoso teleobjetivo de su cámara de fotos. Al tedio de su estadía en tan reducido espacio se le suma su novia sofisticada y encantadora que lo acorrala con la idea de casarse. Juntos, no tardan en descubrir que un vecino podría ser el autor del asesinato de su inválida esposa. Comedia negra, morbosa y ácida. Obra maestra de todos los tiempos, con la particularidad de que la mayor parte del film transcurre en un solo ambiente.

“Peeping Tom” (1960) Michael Powell

GOTE

also falso BIGOTE

En el doblaje, Marty McFly dice ‘Mirón malicioso’ y en el texto original dice ‘Peeping Tom’, en honor a esta película. La trama gira en torno a un asesino en serie que mediante una pequeña cámara de cine filma distintas muertes, todas de mujeres hermosas. El psicópata colecciona esas cintas con las expresiones de horror de las víctimas en el momento de morir. Film perverso y oscuro que tuvo una recepción extremadamente dura de la crítica, que provocó problemas en la carrera del director Powell en el Reino Unido, pero con el tiempo se convertió en una pieza de culto.

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 18

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


“Doble de cuerpo” (1984) Brian De Palma Un actor de poca monta es despedido de una película por padecer claustrofobia; de regreso a su casa descubre a su mujer con otro hombre. Devastado y sin lugar para vivir, recibe el ofrecimiento de parte de otro actor para cuidarle la casa, que no es otra cosa que un gran mirador sobre una colina. Desde ahí, y con la ayuda de un telescopio, va a mirar todas las noches a una mujer que hace la rutina de un baile sexy. Extraordinario film puramente Hitchcockiano, con grandes escenas de tensión y persecuciones propias de un fisgón. Momentos musicales gloriosos y una destreza poco tenida en cuenta en los movimientos de cámara. Las aventuras (y la obsesión) llevan al personaje a bizarras situaciones como la de actuar en una película porno.

“Following” (1998) Christopher Nolan Un joven aspirante a escritor —sin empleo ni mucho que hacer— empieza a seguir a distintas personas por el sólo hecho de ver hacia dónde van y, quizá, juntar datos para sus personajes de ficción. Pero la cosa toma un rumbo distinto cuando rompe una de sus reglas: nunca seguir a la misma persona dos veces. Genial film de Christopher Nolan, sumado al hecho de ser su ópera prima. Thriller complejo, donde nada es lo que parece. Obsesiones y engaños, utiliza el recurso de flashbacks y flashforwards (en Memento —su siguiente película— lleva este recurso todavía más allá). Todo esto en 69 minutos filmados los fines de semana, en película de 16 milímetros, en blanco y negro y con un presupuesto de 6 mil dólares. La película que todo estudiante de cine sueña hacer.

“Historias Extraordinarias” (2008) Mariano Llinás Film complejísimo para describir en pocas líneas. Tres historias que nunca se tocan pero que todas llevan consigo la premisa de la aventura, la obsesión, y hasta del absurdo. Primera historia: El personaje X comete un crimen y se ve obligado a esconderse en un hotel de la provincia. Con un expediente en sus manos, pasa largos meses encerrado tratando de develar un caso. En momentos de distracción, X mira por la ventana imaginando noviazgos y se obsesiona con una mujer de otra habitación del hotel. Episodio documental sobre la obra de Salomone, arquitecto excéntrico que supo dejar una vasta y ecléctica obra. Segunda historia: Al personaje Z lo trasladan a un empleo en la provincia. Allí se va a obsesionar con el personaje que lo antecediera en ese trabajo, quien murió de un ataque al corazón y a nadie pareció importarle. Haciendo unas recorridas de rutina por distintos pueblos, va a seguir la pista de una serie de cartas, mapas y raras anotaciones que lo llevarán a descubrir quién era el muerto. Escena memorable: Z toma mate junto a un león enfermo, pero majestuoso. Tercera historia: El personaje H es contratado para navegar un río manso en busca de unos monolitos con una consigna simple y absurda: fotografiarlos. Pero la cosa se complica cuando un hombre extraño se le interpone en su camino. Gran historia dentro de la historia: un mini relato con militares nazis, ingleses y un imponente tanque de guerra. Una película inmensa y épica en su fabricación, en su propuesta y en su pretensión (pretensión en el buen sentido). Narrada en su gran mayoría con voz en off y de cuatro horas de duración. El relato ágil, lúcido, intrincado, pero totalmente a disposición de la trama, crea una nueva manera de ver el cine. Dicho por su guionista y director, Mariano Llinás, un intento —acertado, agrego yo— de llevar la literatura al cine. 19


GENTE EXTRAÑA QUE HE CONOCIDO

Por Guillermo Altayrac

JORGE D. Jorge D. era compañero mío en la primaria. Era un muchacho pobre y era segregado por sus compañeros por esta razón. Cuando Jorge lograba ser invitado a un cumpleaños, se guardaba sándwiches de miga y chizitos en los bolsillos. La madre de Jorge era umbandista, y Jorge decía que él sabía hacer brujería. Un lunes contó que el sábado había hecho que la bandera de la escuela se transformara en la de los Estados Unidos. La bandera norteamericana había estado guardada en el cajón de secretaría durante todo el fin de semana. Y el lunes, a primera hora, Jorge había deshecho el hechizo para que volviera a ser nuestra bien amada enseña nacional. Nadie abrió ese cajón durante el fin de semana. No hay pruebas de que esto haya sido cierto ni de lo contrario. Florencia T. era una de las compañeras que más segregaba a Jorge D. Un día, el padre de Florencia falleció. Al tiempo, Jorge proclamó que él había matado al hombre con un conjuro. Florencia lloraba desconsolada. Jorge tuvo que ir a dirección. No por el homicidio del padre de Florencia, claro. En ese caso, supongo que el castigo hubiese sido más severo. En las autopsias no se detectan los conjuros. Cualquier brujo lo sabe. No hay pruebas de que Jorge haya asesinado al padre de Florencia ni de lo contrario. Jorge decía que si gritabas «Yacaré Huatí» en un bosque de pinos, un enano deforme aparecía e intentaba matarte. Luego adaptó la leyenda y dijo que también sucedería lo mismo si uno llamaba al enano en cualquier calle en la que hubiese pinos, o al menos uno. Luego la adaptó por tercera vez y la maldición funcionaba también en el baño de la escuela. En el baño de mi escuela no había ningún pino. Tal vez algún producto de limpieza utilizado por la portera tenía esa fragancia. No lo sé. Un día, para probar su teoría, entró al baño con Martín G. y Hernán S. Gritó, «Yacaré huatí». Luego de un rato, los tres salieron del baño. Jorge D. con una sonrisa triunfal, Hernán S. con una mueca de sorna, Martín G. llorando con cara de pánico. Decía, entre jadeos, que todas las puertas de los sanitarios se habían abierto de par en par al mismo tiempo. Yo no estuve presente en el lugar del hecho. No tengo pruebas de que haya sucedido eso ni de lo contrario. Como Aldous Huxley, soy demasiado escéptico como para negar la posibilidad de nada. El llanto de Martín G. parecía sincero. Tal vez, los otros dos se lo hayan empernado o algo así. No lo sé. Lo último que supe de Jorge D. es que estuvo preso durante un par de años. Salió de la cárcel siendo evangelista.

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 20

BIGOTE

BIGOTE

carneconalambre.blogspot.com.ar

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


Por Ayar B.

Ratón Disney: "Yo creo que ya era hora de ocupar el tamanio de la página que YO me merezco, porque yo dije bien claro las condiciones, que si querían que yo figure en esta revista dije bien claro que debía tener una página completa para MÍ". chimiboga.blogspot.com.ar 21


Ideas var l para sa o al mund

on ubículo c ería un c adamente s : o d a iz u insonor erta adec El baño , el techo y la pu r tipo de sonido es ie s, las pared ra ahogar cualqu y baños público s a a p in s , c o a fi d z o la ais limpie para ción y/o le. Ideal indeseab na buena ventila s retorcijones y e lo au sumado vitará aguantars er que esperar a e ten o ri in a s u el us undo er lo seg e su hogar. c a h rá d d po intimidad llegar a la

Remera sd a la soluc escartables: e staríamo ión de un s fr te alguna ve z fuimos ma del que todos ente víctimas. remeras Bas qu Hablamo e se achican, esti ta de ran o dec s de rem eras muy oloran. diseños m bara o tipo de la derados, para no tas y de zo ge usarías — estrecho. La com nerar ningún prarías, la no más d e tirarías a l tacho sin tres veces— y la nostalgia ni rodeos .

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 22

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


Memoria emotiva Por Carla Facciorusso / www.facebook.com / Carla.Fa.actriz

He aquí, una recopilación de posteos de Facebook que nos dejan bien en claro que existe algo mucho más vergonzoso que nuestros propios padres: los de Carla.

Ayer operaron a mi papá de una hernia. Está bien, pero convencido de que le dejaron un bisturí adentro. Hoy cené con mis papás y cuando mi mamá se levantó a traer el postre mi papá, cómplice, me dijo: "¿No te molesta que no te lleve a tu casa? Te doy plata para un taxi". “Todo bien”, le dije y rogué que no me diera más información. En vano, porque insitió: "Es que me encanta como le queda a mi mami el pantalón de tiro corto". Mi mamá me mandó por mail unos teléfonos que le pedí y se despidió así (copy paste, eh): "Deseando que esto te sea útil, me despido de vos con un abrazo". ¿Qué formal, no? Mi mamá nos preguntó a mí y a mi hermano si sabíamos bien lo de la ley de fertilización asistida. Le dijimos algunas cosas, y nos dijo: "Ah, no, porque papá está en contra y me pidió que le averiguara bien qué era". Mi papá, dijo: “Que se escape un meteorito de la Luna o de Marte y que caiga en medio de las oficinas de Movistar. Eso sí, que no haya nadie... bueno... que los directivos sí estén”. Intenté ser feliz, y me hice un baño de inmersión en mi bañera —que es como la bañera de cualquier departamento de clase media—. Me llamó mi papá mientras lo preparaba, le conté lo que estaba por hacer, y me dijo: "No te relajes mucho a ver si te quedás dormida y te ahogás". A los 10 minutos volvió a llamarme para corroborar que estuviera despierta. "Argentina sale campeón y el avión de Malasia aparece en 15 días con todos los tripulantes muertos; no me pregunten cómo lo sé, porque no se los puedo decir", sentenció mi papá. A lo cual, mi mamá le dijo que dejara de decir pavadas, él se enojó y preguntó: "¿Qué, ahora yo no puedo omitir opinión? El avión de Malasia aparece porque los ovnis ya terminaron de hacer sus experimentos con él. Eso sólo puedo develar”. Le agradecimos mucho la información. Mi hermano propuso un aplauso para él; lo aplaudimos. Me enteré de que mi papá, la noche anterior a la mañana que pasa el sodero, sale varias veces a revisar que en ningún sifón haya quedado nada de soda. Y si eso llegara a ocurrir, ahí mismo, en la puerta, se lo toma. También me enteré de que una vez por día le pide a mi mamá que le diga que lo quiere. Le conté a mi papá que estaba saliendo con un chico, y me dijo —después de respirar profundo, cerrar fuerte los ojos y dejar caer la cabeza entre las manos un buen rato: "Qué alivio, con mamá teníamos mucho miedo de que fueras 'tortillera'. Igualmente (como recobrando la postura) hay que hacer lo que hay que hacer: ¿quién es que lo mato?". 23


se llevaron ¿Qué tus ex

?

Por Hernán Panessi (@hernanpanessi)

Esa figura de acción de Toxic Avenger que te habían traído de la Comic-Con de San Diego, las chancletas con las que tu abuelo ganó el campeonato de bochas del barrio, ese primer vinilo de Almendra que heredaste de un tío que estiró la pata, aquella revista de fitness con Schwarzenegger en tapa de la que no reconocías procedencia pero que aun así amabas con locura. ¿Qué cosas se llevaron tus ex y ya nunca volverás a conseguir? Responde: Señorita Bimbo, actriz.

Señorita Bimbo siempre parece estar apurada. Allá va ella y, detrás, su enorme culo. Se ríe y es mejor: “Si llueve, llevo un paraguas para mí y otro para mi culo”. Le imprime a las situaciones una emoción y una velocidad como pocos seres humanos en el mundo lo hacen. Bimbo es de esas personas que pasan por tu vida para dejarte algo: una reflexión, una recomendación, un beso, un chiste, una sonrisa, una frase que cobija. Ducha en el arte del amor (quedará para los anales de la historia su extinto blog conversacionesconhombres.blogspot.com) y con una desbordante energía vital (permítanse conocerla —ella se deja— y entenderán que es única e irrepetible), Virginia Godoy (así dice su DNI, así no le dice nadie) se sale de los espacios perimetrales del confort para entronizarse en una estrella —la suya— que no para de democratizar. Ni una mueca de dudas: Señorita Bimbo es más linda que Dios. Sufrió desamores, curtió varones, regaló pasiones. Y hoy, desde hace unos meses, porque de todo se aprende, está felizmente de novia. Y allá va Bimbo, apurada, con su culo enorme, como una estrella veloz pero nunca fugaz, en busca del calor de un caloventor, de la comodidad de una mesita y de una historieta que anhela, sueña y recuerda, pero que jamás volverá a tener.

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 24

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


Una mesita de metal y vidrio con rueditas “Era ideal para usarla de mini-bar ambulante. Encima, ni siquiera era mía. Era importante para mí porque actué en teatro con ella sobre el escenario y fue un gran momento. Siempre que me cruce con la dueña de la mesa, me sentiré culposa. Digamos que es un secreto de a tres. Yo no puedo pedírsela, ella no se anima a pedírmela. Se la llevó mi segundo novio”. Un caloventor “El último bromance —mitad broma, mitad romance— se llevó un caloventor en pleno invierno, comprado —también en pleno invierno— con el precio alto de estar en temporada invernal acorde con la desesperación que desata la ola polar. Una lástima porque hoy me vendría muy bien: cuesta dos veces más.” El cómic Death: The High Cost of Living, de Neil Gaiman “El último pseudo novio temporada 2013 se llevó Death: The High Cost of Living, de Neil Gaiman. Y no lo editan más. Ni tampoco lo traen más. Lo lloro cada noche. No a él, sino al cómic. ¿Por qué? Porque es una de las historietas claves. Si leíste Sandman, amás a Death. Ella sólo posee dos cómics unitarios, donde cada cien años tiene un día mortal y cada cómic cuenta uno de esos días. Nunca la muerte fue tan linda como pensada por Gaiman.”

a 18 s de 15 .30 e rn ie v lunes a 3.30 a 1 radio de domingos de 2 , actúa en e c a h o s s b rita Bim on . Ademá enti. Y lo te, Seño Alejandro Ling nal Rock 93.7 rtiendo cartel c r n e lm a io a o n c p P o a . Actu m c N o ld !, junto Café, c Reinho por FM en Spam ariño. Ambos, ó en el Velma rulias y Diego dirigida por a C oc en Villa stand up Roc bula, Natalia C rande, película el 2015. Así m e d rá o a ara rn G la obra ano, María C en Infie está previsto p o Perón y una je a n z o o s L r u pe eno hiq ir Maju tiene un ent, cuyo estr Leo, su gato C Estela. , te r a p im su ada vio Javier D o— llam n su no Valentín , vive junto co ron hace poc s pta las cosa tita —que ado a g a nuev

25


An��i�i� �� �� ����j� �� l� �nf�n�i�

Nombre: Sebastián Edad: 6 años Año: 1986 Contexto familiar: Padres recientemente separados. El padre se fue de la casa. Es un padre presente, se ven todos los días o se hablan, pero está claro que no es lo mismo que vivir juntos. Su hermana, 5 años más grande que él, completa el núcleo. Dibujar es la forma que los chicos eligen para expresarse. Como quizás no encuentran las palabras, ni quizás tengan la reflexión o el carácter analítico que se desarrolla con la edad, dibujan. Dibujan a modo de juego, dibujan porque los divierte, pero sin saberlo están diciendo mucho más. Sebastián es ahora el hombre de la casa. Sebastián ahora protege a su madre y a su hermana (2 mujeres). Sebastián es víctima de la sociedad machista. Tiene sólo 6 años, no puede discernir. Tiene sólo 6 años y cree que tiene la responsabilidad como “hombre” de cuidarlas. Si bien su padre está representado en el dibujo (por eso que decimos que es un padre realmente presente) él es ahora el que debe hacerse cargo de todo. Por eso las armas. Por eso la personificación de sheriff. Es la ley, el padre sustituto, el “macho” de la casa, el rey (en el plano de lo simbólico, claro está). Y no tiene un arma, no. Tiene dos. Para que

GOTE

also falso BIGOTE

no queden dudas. Pero otra cosa se logra entrever ahí. Sebastián está atravesando un momento crítico. Por eso la reacción desmesurada. Por eso la cara de demente Y la risa desquiciada. Por un lado le gusta tener que proteger a la familia (con 6 añitos, pobre pibe). Y por otro, está turbado, tiene odio. Con las armas con que las protege podría, en cuestión de segundos, abrir fuego contra ellas mismas. Incluso, contra su padre. Sobre todo contra su padre. Sebastián está furioso. Sebastián no entiende por qué el padre de golpe se fue de la casa. Sebastián debe creer —en su psique infante— que si la familia se quebró, es mejor romperla del todo. “Total, esto que está pasando no es lo que me vendieron”. “A mí me vendieron lo de la familia feliz, vacaciones en Mar de Ajó, salidas al cine, los tostados de la tarde que el padre hacía, y toda la bola. No esta mierda”. Está furioso, pero también está triste, desilusionado. Sebastián ha vivido el primer desengaño de su vida. Sebastián se acaba de dar cuenta de la farsa de la familia como institución. El cuadro se completa con un día soleado. La típica representación de una escena feliz es dibujar un sol radiante, un cielo azul y unas nubes.

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 26

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


El contraste es clarísimo. Sebastián anhela aquello. Sebastián recuerda esa felicidad que hoy no tiene. Casi como un acto irónico. Como una cargada. Como diciendo: la familia unida por siempre bajo este cielo azul (¡¡¡y mis dos pistolas!!!). Otra interpretación es que Sebastián tiene amenazada a su familia para que siga junta, unida como antes. Negando toda realidad. Por último, hay un personaje ascendiendo a los cielos que bien puede ser una casuali-

BIGOTE

falso

OTE

so

dad. Sebastián quizás empezó a dibujar a ese personaje, luego no le gustó, lo borroneó, y comenzó el otro dibujo arriba. Pero quizás, no. Quizás esté por algo. Quizás ese personaje esté representando la pequeña muerte que la ruptura de la familia provoca. O bien, quizás se eleva la ingenuidad de Sebastián. Quizás lo que muere es la inocencia del niño. Lo que es seguro, es que Sebastián —a golpes de puño— ya es otro, uno distinto, un poco más grande. 27


n a d l o S o i v d l u i t n e S v u j a ara l La llave p

Por Dolores Yañez Fotos Lea Rocha

El autor de las grandes frases que marcaron nuestra infancia, como “Gonzalito la cinta”, “Un programa hecho con amor” y “Un corte, una quebrada y enseguida volvemos”, aceptó el desafío de sumarse a Bigote Falso. Silvio Soldán, un referente indiscutido de la televisión, un auténtico maestro de ceremonias y un romántico incurable. Lo pensamos demasiado, no era una decisión fácil, era nada más y nada menos que elegir la tapa de nuestro segundo número. Unos querían que fuera alguien prestigioso; otros, que fuera famoso, pero fundamentalmente, coincidimos, queríamos que sorprendiera. Hicimos listados eternos de posibles entrevistados, cada uno tenía su favorito, fue difícil, muy difícil. Hasta que una tarde, sentados en un bar de Belgrano frente a las vías del tren, nos decidimos. Nuestra segunda tapa es Silvio Soldán, un ícono de nuestra infancia. Crecimos pensando en que si nos portábamos bien y estudiábamos, algún día podríamos llegar al cofre de la felicidad, y saltar con él para festejar el premio mayor: un viaje de egresados a Bariloche. Finalmente, ninguno de los que hacemos Bigote Falso tuvo la posibilidad de destacarse en un “Yo sé”, un “Camino al Oscar”, o el clásico “Ping-pong de preguntas y respuestas”. Pero la vida siempre da una segunda oportunidad, así que tuvimos la nuestra. La cita fue un lunes a las 14 horas en su casa de Belgrano, primero nos juntamos en la esquina para llegar todos juntos a su encuentro. Era una tarde muy fría y estaba por empezar a llover, esperamos que se terminaran los cigarrillos prendidos por la ansiedad y tocamos el timbre. De golpe, mientras nuestras cabezas tarareaban la inolvidable melodía triunfal de Feliz Domingo, se abrió la puerta y ahí estaba él, impecablemente vestido con una campera de cuero marrón y aire ochentoso. Entramos a su casa. Mientras Lea, el fotógrafo, acomodaba los equipos para hacer las fotos en el living, nos instalamos cómodamente en el escritorio para avanzar

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE

28

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


E

o

con la entrevista. Tenía poco tiempo y, sin dejar de lado la amabilidad con la que nos recibió, se mostraba apurado y muy disperso. El teléfono no paró de sonar durante toda la charla. Eran productores de diferentes canales de televisión interesados en hacerle una nota con motivo del cumpleaños número 100 de su madre. BF: Actualmente, está haciendo dos programas en el canal de cable “Volver”, ¿Por qué no está Silvio Soldán en los canales de aire?

SS: No hay espacio para mí en la televisión, podría haberlo, pero no me llaman, evidentemente no les intereso. La televisión actual es distinta a la televisión que hacíamos antes, no digo que sea mejor ni peor, es distinta. Sí me convocan como invitado a esos programas que están llenos de vedettes y de botineras opinando, pero no acepto, no me gusta opinar de lo que no sé. BF: Tiene una trayectoria de más de 50 años de trabajo, ¿qué le agradece a su profesión?

SS: Todo, porque he vivido siempre de esta profesión, me dio un bienestar económico, me ha permitido conocer a mucha gente que yo admiraba, y luego ser amigo de muchos de ellos. Ni hablemos del mundo del espectáculo… del tango, del teatro, cantantes, tuve afinidad con muchos, me dio vida. Yo tenía un futuro totalmente indefinido, incierto, me metí en esto y bueno… la gente me aceptó. William Silvio Soldán nació en Colonia Belgrano, provincia de Santa Fe, en marzo de 1935. Llegó a Buenos Aires junto a sus padres cuando era muy chico. BF: ¿Cómo fueron sus comienzos?

SS: Llegué a esto por necesidades económicas —yo hacía teatro independiente y no tenía plata—, empecé a estudiar abogacía, pero tuve que abandonar por falta de recursos económicos. Y el teatro independiente lo mismo, no daba plata, al contrario, había que poner. En ese momento, hace 55 años de esto, la televisión empezaba a asomar con mucha fuerza y los locutores ganaban fortuna. Entonces, 29


dije: a lo mejor agarro un mango yo también, lo voy a intentar. Y así… buscando, buscando, me dieron una oportunidad. El teléfono seguía sonando y robándonos la atención de nuestro entrevistado, de nuestra estrella. Estábamos frente a una estrella de verdad. Mientras atendía sus llamadas nosotros mirábamos sus premios, sus galardones, su colección de discos, las tapas de revistas, los cuadros con su imagen y sus fotos con grandes valores del tango. BF: ¿Cómo fue ese primer trabajo en los medios?

SS: En la primera oportunidad laboral que me dieron me terminaron echando, me dijeron: ‘Vos no servís para esto, la televisión no es para vos’. Esa fue Martha Reguera, en Canal 7, que en ese momento me probó para hacer un comercial del té Crift, y cuando lo hice me dijo: ‘Un desastre, esto no es para vos, andate’. Recuerdo que años después —ella ya estaba consagrada como directora de televisión de Alta Comedia y otros programas importantes, y yo ubicado en lo mío— nos cruzamos por los pasillos del canal, y me dijo: ‘Cómo me equivoqué con vos’, yo le respondí: ‘No te preocupes Martha, vos tenías razón, el público se equivocó’. De aquel joven a este hombre que a fuerza de trabajo ganó un lugar de privilegio en los medios de comunicación, hay una vida entera. Una vida que fue tan intensa como el reconocimiento que recibe y ha recibido de diferentes maneras. Que una esquina de Buenos Aires o una plaza en Palpalá (Jujuy) lleve su nombre son ejemplos de las muestras de cariño que el país le ha brindado. BF: ¿Cómo vive estos reconocimientos del público?

SS: Mi casa parece un museo, fui y soy un tipo muy homenajeado. Son caricias que recibo dicen que por admiración, supongo que así debe ser. BF: Parte de ese cariño se debe a los años compartidos con los estudiantes y las familias: ¿Qué recuerdos le dejó “Feliz Domingo”?

SS: Muchos, fueron años increíbles. Uno de los mejores recuerdos fue cuando el escritor Roberto Tálice, que formaba parte del jurado, cumplió 90 años. El estudio era bastante grande y lo homenajeamos con 90 tortas, todas en manos de un estudiante diferente, fue una cosa maravillosa, uno de los recuerdos más lindos que me han quedado. Lo complicado fue en el corte, cuando los chicos empezaron a jugar a los tortazos limpios. Tuvieron que mandar una tanda de media hora para limpiar, porque con la crema chantillí, todo el estudio patinaba. Ese fue uno de los grandes momentos.

GOTE

also falso BIGOTE

BF: ¿Cuál es la historia que hay detrás del clásico saltito con el que festejaba la llave ganadora?

SS: Lo del salto fue algo espontáneo. Un día había un grupito de un colegio que se notaba que era muy humilde; entonces, pensé: estos chicos si no viajan por Feliz Domingo no van a poder ir a Bariloche. Participan en una prueba y clasifican para el cofre de la felicidad.

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 30

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


TE

o

Cuando lo veo al chico de esta escuela que estaba en la cola pensé para mis adentros: ojalá gane él. Cuando agarra la llave y abre pegué un salto de alegría, pero auténtico, porque me gustó, yo quería íntimamente que ellos ganen y ganaron. Al otro día, todo el país hablando de cómo había saltado, la realidad es que yo no salté demasiado, lo que pasó fue que el director, con gran habilidad, repitió el salto en cámara lenta, entonces daba la impresión de que saltaba dos metros. Muy gracioso que todo el mundo hablara de mi agilidad y lo maravilloso del salto. A partir de ahí, dije: esto es negocio, hay que hacerlo siempre, y se convirtió en un clásico. BF: ¿Qué lugar ocupa el tango en su vida, usted cree que su vida es un tango?

SS: Yo no creo que mi vida sea un tango, pero hay otros que interpretan que sí, más que nada por el hecho de la mina, que la mina te embromó y esas cuestiones. El tango es un género que amo, y he admirado a los grandes intérpretes de los que después me hice amigo. BF: ¿En su rol de escritor, cuántas canciones ha escrito?

SS: Me encanta escribir poesía, soy muy romántico. Tengo 200 canciones grabadas con músicos como Mariano Mores, Horacio Guaraní, Sandro, Chico Novarro, Héctor Varela, muchísimos, y primerísimas figuras. Éxitos grandes, grandes, tuve dos: “Hoy la he visto pasar a María”, que hice con Hugo Marcel; y “Así bailaban mis abuelos”, con Héctor Varela. Otros éxitos fueron “Sabor de adiós” y “Los valientes”. Sigo escribiendo, terminé uno hace cinco días —con Raúl Parentela— que se llama “Ser amante”, y ahora le está haciendo la música a otro poema mío que se llama “Te prometo”. BF: ¿Conoce a los jóvenes que hacen tango actualmente?

SS: Sé que hay jóvenes muy valiosos que están haciendo tango, he conocido a los de la Fernández Fierro; el Sexteto Milonguero, que también me encanta; y otros más, como Cerda Negra. Hay un montón de conjuntos nuevos, y algunos vienen muy bien, también hay otros que están derrapando por ahí. Hay muchos muchachos que me convocan para que les diga algunas palabras o les grabe presentaciones. Como un baldazo de agua fría, otro llamado interrumpe la entrevista. Del otro lado del teléfono con fax que sonó con estruendosa insistencia durante toda la tarde, una voz le comunicaba que Adrián Suar lo había nominado a hacer el “Ice Bucket Challenge”. La noticia no pareció entusiasmarlo.

BF: ¿Cómo se lleva con la tecnología, utiliza internet?

SS: Me llevo mal, tengo celular, tengo notebook, tengo todo, pero no lo uso. No tengo Twitter, estoy fuera de todas las redes sociales.

Definitivamente, su relación con la tecnología no es la mejor, lo habíamos advertido cuando intentamos localizarlo para pedirle la entrevista. Rastrearlo por internet no nos condujo a buen puerto y cuando por fin conseguimos su teléfono, nos sorprendió con un número de línea fija que no es otra que la del fax que seguía sonando en el transcurso de la charla. La verdad es que Silvio Soldán es una estrella que brilla por sí sola, sin necesidad de promover su figura a través de internet, y su contacto con el público también perma31


nece intacto, no necesita de la ambigua interacción (cercana y a la vez virtual) que propone las redes sociales. Es un hombre sencillo al que se lo puede saludar cuando camina por las calles de su barrio o en alguno de los restoranes donde sigue disfrutando de las noches porteñas y, al mismo tiempo, una figura tan inalcanzable como los recuerdos que no volverán. BF: Han sido públicamente conocidos los desvelos que le han causado las mujeres, incluyendo una estadía de dos meses en la cárcel de Devoto: ¿Cómo vivió esa experiencia?

SS: No me quiero humillar con la palabra cárcel. Estuve en un country de Villa Devoto, uno de los barrios más caros de Buenos Aires. Si habré hecho humor con eso, si habré hecho reír a la gente con eso. Fue una experiencia muy fea, pero uno se acostumbra a todo, el hombre es un animal de costumbre. No fue grato para nada, nunca hubiese querido pasar por eso. Me tocó estar por circunstancias de la vida que no tenían nada que ver conmigo, por lo tanto fui sobreseído, pero estuve realmente muy complicado. Si hubiese sido un tipo desconocido no pasaba nada. Los jueces a veces le tienen mucho miedo a la prensa y a la opinión pública. BF: ¿Cuál es su situación sentimental actual?

SS: Estoy muy bien, enamorado de una chica muy simpática y muy bonita. Hace mucho tiempo, pero no vivimos juntos, es una etapa totalmente distinta, basta de convivencia, a mí no me sirvió nunca, así que no quiero intentarlo más; además, estoy grande ya. Hay un porcentaje muy alto de gente que se casa y se descasa rápidamente, es por culpa de la convivencia. Conozco mucha gente que tiene su pareja afuera, a nosotros nos está resultando maravillosamente. En realidad, yo soy soltero, nunca me casé. Me corrijo, sí me casé en Uruguay, pero no tuvo validez en Argentina. Así que estoy soltero y sin apuro. Hay que sobrevivir a tantas parejas sin casarse, hay que ponerse una coraza, me han pedido matrimonio muchas veces. BF: ¿Tiene alguna conducta obsesiva o manía?

SS: Mi manía es el orden, soy un tipo absolutamente ordenando: cada cosa en su lugar y su lugar para cada cosa. También soy muy exigente con la puntualidad, adoro la puntualidad. Pero no más que eso. Como pudimos observar, la casa de nuestro entrevistado estaba en perfecto orden. Una casa grande y oscura como el día en que nos tocó visitarla. Una gran barra de tragos en el centro del living nos indicó que en algún momento, ya no, esa casa supo ser una fiesta. Quizás la casa refleje que ahora, Silvio, elige el amor con cama afuera. Ya no apuesta a la convivencia, y hasta su madre dejó de habitar ese espacio para recibir los cuidados que su edad requiere en un hogar de ancianos. El tiempo pasa implacable, pero Silvio Soldán no es un señor mayor, es un grande. Su inconfundible tono de voz sigue intacto y su estado físico es admirable. Sin dudas, es la prueba de que la pasión por su profesión, por la música, por su familia, por las mujeres, hizo de su vida un eterno domingo para la juventud.

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 32

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


33

Por AndrĂŠs Alberto revistapis.blogspot.com.ar


Jugar a otra cosa

Por Leticia Cappellotto / @tododoble

“¿¿Qué vas a jugar a qué???”, pregunta sorprendida una chica en el Café San Bernardo, en pleno Villa Crespo, en la Ciudad de Buenos Aires. “Al PingPongO”; responde muy suelto Andrés Mariategui, decidido a vencer a su contrincante y subir escalafones en el ranking mundial. Es que el PingPongO o Ping-Pong-con-Obstáculos es un invento argentino, entonces lidera con facilidad las posiciones internacionales. Con sal, con pedacitos de piedra, la cancha del ping-pong tradicional se va poblando de dificultades para que jugar a este nuevo deporte que —junto con otros aún más exóticos— están organizados bajo el rótulo de Deportes Alternativos, y tienen hasta una Comisión que los representa frente a varias organizaciones gubernamentales. “En nuestros campeonatos todos quieren ganar, pero también hay muchas risas porque los obstáculos se hacen notar de maneras impensadas”, explica Juan Pablo Álvarez, creador del PingPongO y del blog/programa de radio “Bola sin Manija”, donde se difunde esta práctica que fundamentalmente aumenta su caudal de fans a partir del boca a boca o las redes sociales. Sin embargo, siguen siendo pocos los que lo conocen, aunque eso no tiene que ser necesariamente algo negativo. “Esa es otra ventaja de los deportes alternativos: como los juega poca gente no necesitás mucho talento para estar entre los mejores del mundo, y está bueno jugar con eso”, asume Álvarez. Es que tanto cuando los ves dando vueltas por la mesa —el movimiento es otro obstáculo del campeonato—

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 34

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


E

o

o cuando das vueltas tratando de embocarle a la pelotita, te reís o te reís. “Nada serio puede venir del PingPongO, su única meta es incorporar el absurdo al deporte”, dice Mariategui. “El PingPongO enseña que los deportes son una construcción humana, que no bajaron del cielo, que las reglas se pueden modificar y que se pueden inventar otras”, señala Álvarez y, ya un poco más serio, acota: “Creo que el PingPongO estimula mucho la creatividad y la distancia crítica, aunque parezca un chiste”. Directo de Hogwarts Pero si de estimular la creatividad e inventar nuevas reglas se trata, el podio indiscutido se lo llevan los cuatro equipos que practican Quidditch en los Bosques de Palermo. El deporte que J.K. Rowling inventó para su saga de libros infantiles “Harry Potter” —en el que los alumnos de la escuela de magia Hogwarts usan sus escobas voladoras para lograr atrapar una pequeña bola endemoniada por los aires— tiene su correlato terrestre a pasos del Planetario. Allí, cada sábado se juntan fanáticos de la literatura con ganas de correr que —impedidos por las leyes más lógicas de la física— dejan volar la imaginación, con capas y espadas que emulan a los ya clásicos personajes de aventuras británicos. Matías Formento conoció el asunto hace dos años, y hoy es un jugador avezado de un deporte novedoso y raro, que a la vez lo estimula a seguir jugando y aprendiendo. En relación a la poca difusión, promociona: “Somos gente muy abierta, sin prejuicios, compartimos una pasión y nos divertimos practicándola sin importar el qué dirán o la gente que se burla. Es un deporte sano y mucho más interesante que pasarse el día frente a una computadora.” Por otra parte, el Quidditch (a diferencia del PingPongO) tiene correlato internacional, producto del fenómeno global de ventas que la saga Potter tuvo en los últimos años. En Estados Unidos y Gran Bretaña se practica en las universidades, donde se compite en ligas interestatales. Aunque por estas latitudes parezca imposible semejante despliegue, sus adeptos lo defienden a ‘capa y espada’ (!!!) como una nueva manera de ver el deporte a través de la literatura: “El que se queda afuera hablando mal sin haberlo practicado debería primero hacer el intento”, desafía Formento. En resumen: ‘Hacer actividad física’ puede sonar a receta de revista de señoras, pero que hace bien, hace bien. Entonces, ¿por qué quedarse mirando la tele cuando se puede salir a conocer a estos muchachos, darse una vuelta por los aires con la snitch y/o conocer chicas en el San Bernardo? Adelante, mis valientes, que no todo fue Brasil 2014 en esta vida. 35


VIAJE AL CENTRO DE LA PSIQUE Por Dolores Yañez

Obsesiva de manual

No sé cuándo fue que me volví tan obsesiva, yo no era así. Tampoco sé si es que se me puede considerar obsesiva de manual, me refiero a patológica, eso debería decírmelo un psicólogo, pero prefiero no tentar al demonio. Me quedo con mi propia percepción del asunto y, lejos de un diagnóstico hecho y derecho, empiezo a detectar algunos rasgos obsesivos en mí que van tomando color con el paso del tiempo. Debo reconocer que estas obsesiones me resultan súper simpáticas, creo que me brindan un cierto orgullo, son mi creación. También sé que podría dejarlas cuando quiera y no creo estar hablando como un adicto a la cocaína que se auto-convence con un: “yo lo manejo, no es adicción”. Una de mis nuevas adquisiciones en materia de obsesiones es contar las horas que duermo, antes de acostarme y al levantarme, por las dudas, para reafirmar el cálculo. Eso sí, debe ser con los dedos, cuantos más dedos me ocupe la cuenta, más tranquila respiro. Cuando veo que estoy lejos de llegar a las 8 horas recomendadas para un verdadero sueño reparador, enseguida empieza otro cálculo mental: ¿cuándo recuperaré esas horas? Si estoy cerca del fin de semana no es tan grave, puedo manejarlo mejor; pero si arranco con el déficit un lunes o un martes, estoy en problemas. La meta será encontrar algún día en el que pueda llegar a casa, bañarme y acostarme temprano, el objetivo está cumplido cuando veo mi piel descansada. Sí, es la piel de la cara, su color, su textura, la que me indica que mi organismo se ha recuperado del desvelo. Esta obsesión está irremediablemente vinculada a muchas otras, a saber… si yo duermo poco o menos de lo deseado, nunca, jamás, será por insomnio. Felizmente no conozco ese flagelo, si no alcanzo las horitas de rigor es porque alguna actividad me lo impide. Entonces, mi cerebro me lleva directo a hacer una serie de malabares mentales para lograr el equilibrio entre las mencionadas 8 horas de sueño, las 8 de trabajo y las restantes 8 de recreación, que completan las 24 horas del día. Esto merece un párrafo aparte, es indispensable hacer una salvedad, las horas de recreación se ven injustamente saboteadas por las 3 horas diarias que invierto en el traslado de mi casa al trabajo y del trabajo a mi casa. Esto sí me obsesiona, quién me devuelve ese tiempo, eso no se puede compensar, esos preciados minutos se me escurren entre las manos día tras día y no hay fin de semana que lo pueda remediar. Dejar de trabajar no es una opción, pues no podría garantizar mi subsistencia ni costear mis horas de recreación, o lo que quede de ellas…

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 36

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


o

A este dilema le estoy encontrando una alternativa, con mucha imaginación y esfuerzo estoy tratando de convertir en recreativas todas las actividades rutinarias como bañarme, hacer la cena, limpiar la casa y lavar la ropa. Así es como he leído 18 libros (y 6 medios libros que dejé sin terminar) en los últimos 2 años y he tejido 3 bufandas exclusivamente en el viaje en tren, contorsionándome entre las multitudes que se trasladan en hora pico igual que yo. Otro ejemplo es que he incorporado nuevos productos para la ducha, en total… me aplico alrededor de 7 productos entre exfoliantes para el cuerpo, humectantes, desmaquillantes, cremas para peinar, todo en un estricto orden de prioridades y de tiempos, ya aceitadísimos, que convierten a mi ducha diaria en una indiscutida coreografía. Pero eso no es todo. Como podrán imaginar, para que se trate de una verdadera obsesión, la satisfacción del desafío de recuperar las horas de ocio que me he cargado al hombro, debe ser fácilmente medible, comprobable, como lo es mi piel de porcelana a las horas suficientes de descanso. Para ello acudo a las valiosísimas horas libres del fin de semana, que son 48, sin trabajo y sin viáticos. Saber que me organizo bien se puede medir de la siguiente manera, durante sábado y domingo yo debo haber realizado una actividad que estimule mi cuerpo, es decir, deporte/caminata/contacto con la naturaleza/sexo, entre mis favoritas; una actividad que alimente mi espíritu como relajación/meditación/contacto con la naturaleza/encuentro con seres queridos, y una actividad cultural e intelectual que puede ser ver una película/un recital/una obra de teatro/leer un libro, entre muchísimas otras. Por supuesto, muchas de estas actividades se superponen y al mismo tiempo rinden o califican para los tres niveles: cuerpo, espíritu y mente. Entiendo que mi pensamiento es un poco obsesivo, principalmente puedo advertirlo porque antes yo tenía una vida en la que no existían ninguno de estos algoritmos. Pero también sé que ahora estoy muy cómoda con ellos y me hacen sentir muy acompañada. Además, alcanzo una felicidad extrema e indescriptible cada vez que puedo darles rienda suelta y consentir a cada una de mis obsesiones. Llegar al objetivo propuesto para la organización de mis tiempos, le ha dado un nuevo sentido a mi vida. No es algo menor, el sentido de la vida misma, saber que paso por esta encarnación utilizando cada instante de la manera más eficiente posible, sin desperdiciar un minuto. De todas formas, de algo estoy más que segura, más allá de lo que estas obsesiones significan para mí, yo sé que las manejo, si quiero las dejo. 37


http://www.semeapagoelpiloto.com.ar

Se me apagó el piloto

facebook.com/semeapagoelpiloto

Por Ale Perazzo

Equilibrio cósmico Los seres humanos nos dividimos en dos grupos que, de tan marcadas que son sus diferencias, casi podríamos hablar de dos razas diferentes: los que se adaptan al medio y los pelotudos. Todos sabemos que a Carlitos Tévez le das una bandita elástica, un revipóster de Justin Bieber y un chicle Jirafa y el tipo te arma un reactor nuclear, todo eso sin saber pronunciar bien la erre. Eso es adaptarse al medio. Al mismo tiempo, es de saber popular que si a Roberto Giordano le das una llave, la usa para golpear más fuerte la puerta. Por orden natural, los primeros debieran dominar el mundo mientras que los otros sólo debieran servir para llenar tribunas de tele y laburar en cabinas de peaje. Pero, no. ¿Por qué? Porque la mayoría de la gente es bipolar y mezcla ambos mundos. Por ejemplo, las minas que se maquillan en el transporte público: en Federico Lacroze son Baby Etchecopar, en Pueyrredón son Jennifer Aniston, con sólo usar un cepillito incomprensible, un espejito más chico que un Beldent, y todo eso a los saltos. Es como si yo intentara afeitarme con una piraña mientras bajo a caballo por el costado de la General Paz. Eso es adaptación completa.

GOTE

Ahora, yo me pregunto: ¿y si en lugar de usar toda esa ingeniería se levantan 10 minutos antes y se maquillan en sus casas? ¿No es mejor? Eso es una flagrante pelotudez, creería yo.

also falso

Pero bueno, después de todo, la vida es equilibrio. Una de Messi y una de Mouche. Una de Megan Fox y una de Lita de Lázzari. Una de Cortázar y una de Belén Franchese. Y así hasta que morimos de redundancia.

BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 38

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


Got cha ! a h c o M by

Por Mercedes Gildenberger

http://gotchabymocha.blogspot.com

Personajes: diferentes interpretaciones Cronología

nza venga e d n Versiótrucción y des

de dos historias, en sus diferentes versiones, a lo largo de 50 años del séptimo arte.

1958

Attack of the 50 foot woman

1941

ruo er monst e del cin El 1 r opula p s á m rror de te

The Wolf Man

Lon Chaney Jr.

Allison Hayes

1994 or n hum o ria co l feminism o t is H a a d a orient

Wolf

o oráne a t ntemp Un co que resca ento o m t e r la c re o el in del lob sentidos de los

Jack Nicholson

1993

Attack of the 50 foot woman

Daryl Hannah

2010

ión retac Interp , mística gótica riana o y vict

The Wolfman

Benicio del Toro

39


Proyectos quijotescos Videojuego NAVE

Hernán Sáez

videogamo.com farsaproducciones.com.ar

1. ¿Cuán perturbado o nostálgico tenés que ser para idear y programar un videojuego? Lo suficiente como para que sea algo que querés hacer con toda la furia, algo que si lo tenés adentro tenés que vomitar. 2. ¿Qué diantres es NAVE? NAVE es un juego blanco y negro de naves donde tenés que resistir la mayor cantidad de tiempo posible, mientras hacés crecer tu nave con powerups, ganando capacidad de ataque y resistencia para poder afrontar el desafío. Pero, sobre todo, es el fruto de un equipo; cada uno de los que participó puso su cuota de fantasía para que sea lo que es. El juego en sí lo hicimos con Máximo Balestrini —programador y diseñador— y para construir la máquina se sumaron Walter Cornás y Goyo Escardó —de FARSA Producciones—, más Axtor Espeluzland y Fernando Martínez Ruppel, dos artistas de los que soy fan, bajo la firma NEURORAMA. Sumados a todos los testers y amigos que lo jugaron, nos dieron feedback, nos bancaron y nos siguen bancando con la movida. 3. ¿Cuál es tu primer registro consciente del germen de este juego? El germen está en algunos de esos juegos clásicos de naves en los que agarrabas poderes, a la nave se le sumaba una nueva parte y podías disparar mejor. Cuando era chico flasheaba con la idea de que la nave creciera más y más. Muchísimos años después, cuando salió concretamente la idea de hacer el juego, eso era algo que lo tenía incorporado y que se fue desarrollando a medida que lo armábamos. 4. ¿Por qué un director y guionista de cine crea un videojuego —con gabinete y todo— y, en lugar de venderlo y convertirse en magnate, lo lleva de paseo por todo el país?

E GOTE

Fue algo que se dio con naturalidad. La máquina la hicimos exclusivamente para la muestra argentina GameOn! 2012, y después de eso no sabíamos adónde la íbamos a meter. Pero nos empezaron a invitar de distintos tipos de eventos y nos dijimos: “pongámosle el NAVE Arcade Tour así, cada lado al que nos inviten, es una fecha del tour”. Cuando el juego empezó a girar, comenzamos a verlo a través de los ojos de la gente y nos dimos cuenta de que tenía algo especial eso de que existiera sólo una máquina y que fuera el único lugar

o falso also BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 40

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


TE

so

donde podés jugarlo. Por un lado, está el hecho físico de usar esa máquina hecha especialmente para ese juego. No hay mejor forma de jugar NAVE que en el arcade. Por el otro, la mística que se genera alrededor potencia la experiencia de formas que nunca nos imaginamos. Finalmente, como desarrolladores del juego, no tiene precio poder ver en vivo prácticamente todos los partidos de NAVE y aprender de cada jugador que pasa. Y a nivel personal, es básicamente una gran oportunidad para conocer nuevas personas y lugares. No descartamos que en algún momento hagamos más máquinas o versiones descargables para computadoras y consolas, pero mientras sigamos con ganas de girar, esa va a ser la forma de jugar el juego.

5. Muchos realizadores y escritores admiten que jamás repasan su obra una vez terminada. Vos, ¿volviste a jugar a NAVE? Cada vez menos, aunque cada tanto lo agarro. Al principio competíamos bastante con Maxi y con otros amigos para probar los límites del juego, pero, con la aparición de nuevos jugadores fui dejando la zona de “alto rendimiento”. Ya hay muchos jugadores que juegan mejor que yo, que de a poco me fueron corriendo del Top Ten. 6. ¿Contemplás la posibilidad de repetir la osadía con otro juego? Tenemos ganas de hacer otros arcades, pero no creo que giremos tanto como con este. Supongo que cada juego nuevo tendrá su camino, pero no es un proyecto girar con todos. Salvo que nos empiecen a invitar de distintos lugares y no nos quede otra opción. El tiempo dirá.

Hernán Sáez, nacido en 1978 en Haedo, Buenos Aires, Argentina. Aficionado al dibujo, la música, el cine y los videojuegos. Director de cine en FARSA Producciones desde 1990 (Trilogía PLAGA ZOMBIE, Saga NUNCA ASISTAS y NUNCA MÁS ASISTAS A ESTE TIPO DE FIESTAS, Locura KAPANGA TODO TERRENO) y diseñador de videojuegos en VIDEOGAMO, Inc. desde 2010 (Bicicletas: HOY, Radical Something: ESCAPE, NAVE Arcade).

41


CUENTOS

Por Elio Puntieri / @Wait_Man

Parecidos Hay gente que anda por ahí buscándole parecidos a las personas. Ese era el caso de don Rogelio Antúnez, el peluquero de Parque Centenario. Don Rogelio era un buen tipo: culto, algo intelectual, bastante progre… eso sí: cuando empezaba a hablar, no había forma de pararlo. Todos los temas le venían bien: cine, teatro, fútbol, política… el viejo encaraba cada tema con la sapiencia de los que saben de verdad. Uno siempre sospechaba que no era solamente un peluquero. Yo lo trataba mucho porque vivía a una cuadra de su negocio. De hecho, fui su cliente durante años. Pero todo cambió el día que decidí comprar mi propia máquina de cortar el pelo. Y cambió tanto, que ahora estoy en mis últimos días de vida por culpa de Don Rogelio. Resulta que el día en que me compré esa fatídica máquina del diablo hubo un quiebre en la relación. Porque hasta ese día, yo pasaba por la puerta de la peluquería y Don Rogelio me gritaba: “¡¡Ey, ya está largo ese pelo, eh!! ¡¿Cuándo te venís al negocio?!”. Y claro. Un día pasé por la puerta con el pelo totalmente rapado. El viejo se quedó mudo. No sé si le costó reconocerme o fue la traición que lo dejó sin palabras. Tardó varios días en reaccionar. No me decía nada, me miraba pasar nomás. Pero al cuarto día creí que se le había pasado. Iba yo con mi bolsito para ir a jugar al fútbol, y el viejo me grita desde la otra vereda: “Eh, parecés la Brujita Verón con ese pelo”. Me reí, lo saludé, y seguí camino. Me fui pensando en que la sociedad de alopécicos debería rendirle homenaje a tipos como Verón y Bruce Willis. Ambos le devolvieron la dignidad a varias generaciones de pelados. En fin, volviendo al tema: ese día jugué como nunca en mi vida. La rompí. Hice 8 goles, 3 desde afuera del área. Los pibes no me podían parar. Fui tonto al no relacionar aquel partido con lo que me dijo Don Rogelio. Semanas después, con el pelo ya un poco más crecido, volví a pasar por la puerta rumbo al picado con los muchachos. “¡¿Qué hacé´… Eros Ramazzotti?!” me grita el viejo. Ese día mi juego volvió a la normalidad: fui el mismo patadura de siempre. Inclusive probé al arco un par de veces, y la pelota terminó en el medio de la Avenida del Trabajo. Eso sí: en las duchas me puse a cantar, y me salían todas las canciones de Eros Ramazzotti con el acento tano y todo. Y eso que hasta ese día ni me sabía las letras. El pelo siguió creciendo, y yo seguí todos los días cantando las canciones de Eros, como si fuera él mismo. Varias mujeres de 40 para arriba me encararon por la calle. Una me dio su tarjeta. Nunca había tenido tanto levante entre las veteranas. Y un par de meses después, ya con el pelo más largo, empecé a tener levante con las generaciones más pendejas.

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 42

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


“Qué pelambre, che. Parecés Pablito Rago”, me gritó Don Rogelio. Y a partir de ese día comenzaron a aparecer minas en mi Facebook. Todas lindas. Todas perras. Incluso me contactaron algunas famosas: María Carámbula, Cherubito, Victoria Vanucci… Fue una etapa gloriosa. Pero el pelo siguió creciendo. Y creciendo. Y creciendo. Los rulos se me fueron formando en la cabeza. Y un día, Don Rogelio me gritó: “¡JA! ¿¿¿Sabés a quién te parecés con esa porra??? ¡¡A Favio Posca te parecés! Los días siguientes fueron insoportables. Yo no paraba de hablar, y quedaba como un salame ante todo el mundo. Hablaba y hablaba y hablaba. Mi timbre de voz era tan insoportable que la gente me evitaba constantemente. Todo eso comenzó a volverme loco. Por eso decidí raparme nuevamente. Estaba obsesionado por no parecerme a nadie. Me corté a cero, y luego me afeité con la Gillette. Tan demente estaba con esto que decidí también rasurarme las cejas. En cuanto terminé, me fui caminando rumbo a la peluquería. “Cómo te cagué Rogelio”, pensaba. “Ahora no me vas comparar con nadie”. Aminoré el paso frente al negocio. El viejo me miró casi con desprecio. Pareció dudar, pero finalmente me dijo: “Qué hacés, pibe... ¿te volviste loco?, ¡parece que estuvieras enfermo!”. Y aquí me ven. Lleno de tubitos, pálido y sufriendo mis últimos días de vida. Para colmo, con la quimio el pelo no crece más. Me contaron que Don Rogelio está muy triste. Los vecinos me dijeron que por el barrio se la pasa diciendo: “Y sí… esas máquinas de cortar pelo son cancerígenas… yo siempre lo dije”.

TE

o

43


Una muerte absurda Un joven terminó con la vida de su novia en medio de una inocente salida vespertina que se transformó en la última cita. Corresponsal del Conurbano: Lucila Yañez

D

urante la tarde del sábado se registró otro inexplicable y pavoroso caso de femicidio. El episodio tuvo lugar a plena luz del día en el partido de Gerli. Un joven de 22 años asesinó brutalmente a su novia, dos años menor, frente a la mirada atónita de los adultos y niños que en ese momento estaban en la plaza del barrio de Villa Sapito.

Ideas ar para salv o al mund

letas: ara bicic horas p que supieron 4 2 e g os. ales Gara y locutori ría en loc funciona clubs, parripollos nga la e o v e e id u v ser sta q bicicleta enos, ha Por lo m skate volador y la l e d a . mod ejor vida pase a m

GOTE

also falso BIGOTE

Al parecer, todo comenzó cuando el masculino ―que ahora es intensamente buscado por la policía― tomó por debajo de los brazos a la chica, que reaccionó empujándolo como respuesta inmediata a las cosquillas producidas. Según cuentan los testigos del crimen, ese fue el instante en que se desató el verdadero infierno. “La chica le pedía por favor que se detuviera pero, como a la vez se reía, uno no sabía lo que hacer”, sentenció una testigo presencial del hecho. El victimario continuó haciéndole cosquillas mientras la tenía reducida en el suelo, a pesar de los intentos de la joven por zafarse. “Todavía no me puedo sacar de la

cabeza la risa desesperada de la piba; nunca me voy a perdonar no haberla ayudado”, comentó un vecino de la zona. La ambulancia llegó a los pocos minutos, los médicos que acudieron hicieron esfuerzos denodados por reanimarla, pero ya era tarde. Hoy se conocieron los resultados de la autopsia que confirman que la víctima murió de risa. “Lo peor fue que estaban acostados sobre una lona y ella se había sacado las zapatillas. Cuando él le hizo cosquillas en la planta de los pies la terminó de matar; si hubiera estado calzada, quizás hoy estaría con nosotros”, reveló la madre de la joven asesinada.

Acompa ideal para ñantes para re c avalanch proteger a las ch itales: res está ra a ic masa sud s y salvaguardarl as de las t ado dad a um a socie suma o espeto f cocochito orosa. El servicio s de la a r l r l e : a ían s e s s p re quí alud y aminar estar com” para ver mejor d de “a eda ado y a e Ver o fum por sí, de la s dores c ar, Los acom pletamente incluid bería an y n dida de en pos s fuma reda p lo harí superar e pañantes tendría o. n divi rencia mo. Lo or la ve adores peatón estar cap l 1,75 metro de altu que a dife el próji ente p no fum do, el á la y no cobra citados para gen ra, n e por lusivam ue los ste mo tendr ador e feliz, abri r viáticos. Si que rar charla ré te exc ntras q r. De e aco no un fum ¡pervertid una cuenta en T s final mie la impa e el tab arse a a! inder, por detest de fum . que gación ública obli a vía p plen

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 44

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


45

Por Fernando Sassali fsassali.blogspot.com


Ideas en

Por @LuppeLoppez Creadora y Directora en Hagamosuntrato.com.ar

acción

/HagamosUnTratoRadio @HagamosTratos

MALDÓN:

Que vuelvan los juegos de mesa Empresa que se dedica a los juegos en cualquier formato o plataforma, ya sea de mesa, digital o gráfica, realizan juegos propios y para empresas en todo su proceso: idearlos, fabricarlos, comercializarlos y jugarlos. 1. Momento Newton: ¿Cómo y cuándo se les ocurrió la idea?

Después de 25 horas seguidas de trabajar en una campaña publicitaria de un shampoo, pensé: “Qué haría de mi vida si no me importara la plata ni lo que hice hasta ahora”. Y en un rapto de lucidez, dije: un juego de mesa. 2. Momento Brigada A: ¿Cómo fue la planificación para llevarla a cabo?

Llamé a mi hermano, a mi primo y a un amigo de mi hermano, porque sabía que son gente a la que le gusta mucho jugar, y nos juntamos a tirar ideas. De esas tardes salió el primer juego: El Erudito. Empezamos a decir las cosas que para nosotros eran divertidas en un juego de mesa: preguntas, categorías, ingenio, apuestas… y después todo giró en torno a eso. Algo tan cotidiano como ir al kiosco significaba encontrar nuevas preguntas para el juego. 3. Momento Doc. Brown: Un momento en que se hayan sentido como el Doc. Brown en “Volver al Futuro” cuando se pone a saltar en el medio de la calle a los gritos: “¡¡La máquina funciona!!”.

La primera prueba la hicimos con nuestra familia. Todos muy lúdicos, pero también muy exigentes. Sabíamos que no nos iban a festejar la idea sólo por el esfuerzo. Apenas empezamos a jugar y vimos cómo se divertían, lo supimos: “¡¡La máquina funciona!!”. 4. Momento "Nunca más": Algo del proceso que no salió como esperaban y aprendieron para no repetirlo a futuro.

GOTE

El armado. Para ahorrarnos el armado le dijimos a la imprenta que nos mandara los materiales y nosotros armábamos los primeros dos mil juegos. Tuvimos que ordenar más de dos millones de tarjetas y durante dos meses toda nuestra vida social giró en torno al armado de los juegos. Nuestros amigos, familiares y cualquiera eran candidatos a colaborar.

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 46

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


5. Momento MacGyver: Una solución que hayan sacado de la galera y amerite ser una anécdota para contar a sus nietos algún día.

No conseguíamos fichas baratas para los juegos, por lo que decidimos ir a una fábrica de botones y pedirle que nos los vendieran antes de que hicieran los agujeros. Es el día de hoy que las fichas de El Erudito son esas.

6. Momento Astral: ¿Cómo proyectan esta idea de aquí a tres años?

Principalmente, seguir haciendo y jugando juegos. Hoy en día ya tenemos 9 juegos de mesa: El Erudito, El Melómano, El Memorioso, El Cinéfilo, El Futbolero, El Switcher, El Benjamín, El Pasajero y El Sr. Dix. Estamos barajando la idea de exportar, hacer juegos para empresas y juegos digitales. Además, todos los domingos sale publicado en la última página del diario La Nación un juego nuestro que se llama “El Ilustrado” y, eventualmente, queremos llevarlo a juego de mesa. 7. Momento de película: ¿Cómo fue la experiencia de participar en el filme "El inventor de juegos"?

Alguien del set había jugado nuestros juegos y los conocía, por lo que nos llamaron un día en calidad de “expertos lúdicos” para desarrollar los juegos que el personaje inventa a lo largo de la película. Inesperado desafío. A partir del guión y de la historia tuvimos que desarrollar físicamente algunos juegos y para otros tuvimos que pensar su dinámica y dibujarlos. Incluso, fuimos al set a explicarlos. Hay mucho de Maldón ahí, pasar de las góndolas de una juguetería a verse en la pantalla grande fue algo inimaginable.

s, los juego s e d s o c ti o ná en Somos fa s los juegos qu o m e c a yh jugar. gustaría Maldon /Juegos n sMaldo @Juego

om.ar aldon.c www.m 47


Melomanía La del mono

Arctic Monkeys: AM

Por Jijo Ortí

Voy a ser contundente. AM es el mejor disco de Arctic Monkeys por longitud. Se fueron, ya no están, ya no son humanos, entraron en esa nebulosa de genialidad que dura muy poco. Las estrellas se alinearon, como con Ziggy Stardust; como Kurt en el ´91, cuando le dabas una motosierra eléctrica y te sacaba un hit radial; o como el fallecido Lou con Transformer, Q.E.P.D. El primer tema, “Do I Wanna Know?”, básicamente te muestra todo el disco, es como jugar al poker con las cartas al revés y ganar. Uno por ahí me dijo: “¿no abusaron de los coritos agudos?”, y pienso... si queda tan bien ¿es un abuso o un descubrimiento? Hay de todo, tenés baladas de esas que a Turner le manda Lennon desde el Central Park del cielo; hay riffs zeppelinescos; Matt Helders lleva los tambores con un power y una precisión, mezcla de Bonham y Grohl, que asusta. Los monitos, hoy, acá, en este disco, están irrompibles. Después es inevitable, caerán, intentarán hacer un disco tan genial una vez más, y ahí, nosotros, los de abajo, los que pagamos la entrada para quedarnos con un ratito de ellos, apuntaremos nuestro dedo/oído acusador y diremos: “Ya no sos igual, ya no sos igual, sos un vigilante de la Federal”. Están avisados a tener cuidado con esta clase de discos porque funcionan como una especie de droga en la que te metés y no podés, ni querés, salir. Una vez afuera lo miraremos de reojo, dudando, pensando que tarde o temprano una recaída en estas aguas será inevitable.

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 48

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


facebook.com/VivaCiudadanoIlustre 49


Melomanía

5 canciones

de amor enfermo

Por Dolores Yañez

Porque no todo amor es sano, este ranking de canciones nos trae una bonita selección de piezas musicales que remiten a los más enfermos sentimientos que pueden venir acompañados del amor de nuestras vidas. Obsesiones por las que todos pasamos alguna vez —aunque sea por una fracción de segundos—, pero que nos hacen perder la cordura al cruzar una barrera de la que no se vuelve. La locura puede ser temporal pero deja huellas imborrables, la marca indeleble del paso por el manicomio del corazón. Dudas, contradicciones, pasiones, odios, desesperación, una verdadera tortura conocida como el lado B del amor. Para ir entendiendo a qué nos referimos, empezamos a ejemplificar con las siguientes canciones: 1er puesto: Corazón, Los auténticos decadentes “Cuando vamos a algún lado nunca elijo yo porque lo único que quiero es ir contigo, vivo dando vueltas a tu alrededor como un perro abandonado que en la calle te siguió. Pero yo no soy tu prisionero y no tengo alma de robot es que hay algo en tu carita que me gusta, que me gusta y se llevó mi corazón”.

Hace falta que aclare que se trata de un noble sentimiento el que transmite esta canción, muy noble, sí, eso no se discute, pero enfermo. Esto termina mal. Por empezar, si nunca elegís adonde ir, te van a dejar por aburrido. De una. ¿Lo único que querés es estar con el otro, vivís dando vueltas a su alrededor? Pará, la vas a marear y ¡aburrís! Lo esperanzador del tema es que el enamorado llega a registrar la necesidad de aclarar que no está preso y que no es un robot. Está emberretinado, pero bueno… lo perdonamos, y ojalá se le pase.

2do. Puesto: No me olvides, Abel Pintos “Seguro vos encuentres quien te quiera de verdad porque vos sos libre yo voy a estar pensando en volver, en regresar, nena, no me olvides”.

GOTE

also falso BIGOTE

Este es otro caso enfermo, más egoísta que el del primer puesto. Más manipulador, es una patología más retorcida. A ver… este es enfermo y un poquito mal tipo. Le dice que va a encontrar a alguien que la quiera de verdad, pues él —claramente— no lo es. Peeero, por las dudas, por si “piensa en regresar” le pide que no lo olvide. Clarísimo, está loco pero no de amor, está loco de indecisión. La esperanza en este caso sería que la chica en cuestión pueda olvidarlo. Nuestra solidaridad para con esa joven que no es bien querida, esperamos que no tome el encargo que le deja el poeta.

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 50

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


3er. Puesto: Lo imprescindible, Shakira “Una máquina de vivir sin paz eso es lo que soy desde que no estás dices que no tiene caso reaccionar así que has hecho tu elección que viva y deje vivir pero no quiero romper el lazo que me ata a ti ten consideración y no me dejes sufrir”.

¡¡Mamita, cómo estamos!! Te dice que ya eligió, que quiere que lo dejes en paz: ¿qué parte no entendés? ¿No querés romper el lazo que los ata? ¿De verdad creerá que están atados por un lazo? Estos casos me apenan mucho, uno también tiene corazón y siempre está a las puertas de terminar de esta manera. Dios bendito, si uno supiera que va a terminar así en algún momento, se mete en un monasterio. Para rematarla, esta enferma de amor apela a la lástima, le pide consideración. ¡¡Sos vos la que no debe elegir sufrir!! Tranquila… ya va a pasar.

4to. Puesto: Están lloviendo estrellas, Cristian Castro “Perdona si hago de cuenta que no te he perdido me duele aceptar que ya no estás conmigo y no puedo dejar de pensar sólo en ti. No sé si algún día sabrás que te llevo conmigo la vida no tiene razón ni sentido y me puedo morir si no estás junto a mí. Tengo tanta sed de ti que me cuesta respirar o será que en mi delirio te amo más y más”.

Esta me gusta especialmente porque nuestro enamorado está enfermo, pero lo sabe. Arranca pidiendo perdón y reconoce que delira de amor. Pero bueno… no deja de estar absolutamente mal, fuera de sí. ¿Qué será eso de “te llevo conmigo”? No te vas a morir, zonzo, quedate tranquilo. El temita de la sed se resuelve, las bebidas alcohólicas son ideales para estos casos; y si te está costando respirar, una consulta al médico no vendría mal, no sea cosa que con el disgusto te hayan bajado las defensas y te agarres neumonía.

5to. Puesto: Colgando en tus manos, Carlos Baute y Marta Sánchez “No perderé la esperanza de hablar contigo. No me importa qué dice el destino. Quiero tener tu fragancia conmigo. Y beberme de ti lo prohibido. Sabes que estoy colgando en tus manos. Así que no me dejes caer. Sabes que estoy colgando en tus manos”.

Esto es un dúo, acá hay dos para cantar estos sentimientos demenciales. Es muy común cuando uno está hasta la médula con un amor patológico, encontrar un amigo que, piadoso, te hace la segunda. Calculo que acá sería algo así o que son dos enamorados que dialogan sobre el amor enfermo que se tienen. Sí, claramente enfermo. Enfermo y prohibido. El temita de la prohibición, no sabemos porqué será, lo patológico está bien claro: “Estoy colgando en tus manos”. ¿No será mucho? “Colgarse” de tu pareja puede tener algunos beneficios, no digo que no, quizás te colgás de su fama, como la gente que se “cuelga de las tetas de Moria”, pero bueno… de ahí a pedirle que no te deje caer. Olvidate… si vos te colgás es bajo tu responsabilidad. Y seguro te vas a caer. Nada enfermo puede terminar bien. 51


sificados: a l c s o v i h c Ar

Hemingway e la Plata en el Río d

to que Ernes — saben ie on d a s n , n i u s —ca enos a gentina. M muy pocos í r A im te M a l , en s m a l en ones herman ci s ca a Pocos, rea a l v y s a to n á Ernes la m s pasó u e, quizás, romance de qu Hemingway el n a e r r o b n o s diós a que ig nocen r nombre “A ás son los los que co o m p s e o ev ch l u l M ons. . Hemingway y Norma P a las Pons eraria de it l a r b o a edicatoria d a que pesa s o famos iñ r borracho” como ca jo ” s ie a “v m r e o d N las in ningún alidad e asume, s s de la cu s te o la m en is ci m s n co . Él ostrando Todos son Hemingway onoce, dem e ec n d r ta a y r s u n — o o ig f ach nas P sobre la viejo borr las herma — e es l qu o ta l o d o tu m eí ti cr prurito, co ahí que el ios, haber Norma a doble. De de los gen eí d v a e d qu il m o “Adiós a a u l ” h s a n , o a P m r s o a l una, N o “Adiós a solo eran ormas” y n N s a l a Ernesto “Adiós Normas”, s a l ”. a í s im “Adió y a M ben hacer os, no sa pasaje de n a n ic u er m en a te anos, los norte Precisamen sudameric a: “…los ci es n l b te a m en a s , realmente tos Hemingway de líneas trario, es r n a o. p co n u el n or a co un orgasm asados, p o, continú dujo en mí eg o u o; r L s p e to ”. r í b is s m , o ch s bien é, un h s á qu m l argentino a a p a er T , ico que sador as: “…en acer gástr iso, era a l et p revelador p n u a n er o , r a a Lito es me gener es”. Se llamab chinchulin ax sexual m y í s a cl ej s l o l l e d o d sus mo a el más elev lindó con

arini Por Julián M

Ideas ar para salv al mundo

GOTE

ita a marqu e con un iga: v ri d n e P el que d o un carte lado, pelotudo! st e e d a ¡v

also falso BIGOTE

52

BIGOTE

falso

BIGOTE falso

falso

BIGOTE

Golosin para e as exclusiv l a barras d cine: chocola s y alfage e cereal, caramtines, de un m latis con envolt elos o por ejematerial silencios rios o plo: cart ón o go , ma eva .

res as muje s de ido las chic s o c li b a s púb es sa esper Baño grandes: normes y es como r e a s s g á la lu m con co ar en s. lidian s para orin estaurante alen más a r s n r o s n e s te r e teatro homb solució cines, as que los entran. La número Mientr de lo que un mayor r rápido ía dada po s toilettes ulinos. lo vendr ículos en n los masc b de cu inos que e femen

falso

fa

falso falso falso BIGOTE falso

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE falso falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

BIGOTE


Entrevista

Espías de Bibliotecas

Un amigo de la casa nos cuenta cuáles son sus tres libros preferidos.

go Crespo Nombre: Die iodista er Profesión: P os Edad: 36 añ

Cuando entramos a una casa ajena merodeamos las bibliotecas. En cuanto podemos pispeamos los libros que han quedado sobre la mesa, en el baño o en la mesita de luz. Porque saber qué libros lee la gente nos dice mucho más que charlar cara a cara. KARATE JUNIOR VOL. 2

Lo elijo porque se lo robé a mi hermano. De chico lo leí entero (más que leer miraba los dibujos del nene anfitrión que hacía las poses y golpes), pero no entendí mucho, quizás porque me faltó leer primero el VOL. 1, que nunca conseguí. Pero lejos, lo mejor, es la jeta y el precioso bigote mostacho que luce uno de los autores en la contratapa. EL PENSAMIENTO VIVO DE CARLOS MENEM

La tapa prometía un compilado de ideas y propuestas de Menem en vistas a un tercer mandato, razón suficiente para ver de qué se trataba. Al abrirlo, intrigado, sólo encontré páginas en blanco. Aplaudí y celebré tanto la idea que compré diez ejemplares que fui regalando en nueve cumpleaños consecutivos. EL LIBRO DE LOS CONEJITOS SUICIDAS

El mejor libro de humor gráfico que tengo, por su capacidad de resumen y su extraña temática. Me sorprende la creatividad y efectividad de los mecanismos que los propios conejos, suaves y pomposos, idean para suicidarse.

53


Mi obsesión privadA Los elfos del inconsciente deciden qué y cómo haremos ciertas cosas. Manías, que a simple vista parecen insólitas, y en verdad... lo son. Por Dolores Yañez

Hoy: Jorge mario y una pasión cuadro por cuadro Lo conocimos en el documental “Amateur”, de Néstor Frenkel, y fue amor a primera vista. Odontólogo de profesión y cinéfilo de corazón, realizó películas en Super 8 —entre las que se destaca el western “Winchester Martín” y su remake—. Vive en Concordia y, con la ayuda de su mano derecha y compañera de la vida (Ofelia), lleva un obsesivo registro de las 15.053 películas que vio en su vida, de los actores —nacionales e internacionales— vivos y muertos de todos los tiempos, así como también un pormenorizado archivo de los premios Oscar, en donde detalla las estatuillas entregadas por la Academia en todas las categorías existentes y en todas sus ediciones. Jorge Mario, un hombre que parece no tener apellido, no lo necesita, es único. Tan singular como su fiel Ofelia, quien por esas casualidades de la vida comparte el nombre con la amante de Hamlet, un personaje que se destaca en la emblemática novela de Shakespeare por ser, al mismo tiempo, tan secundario como protagónico. El cuadro familiar se completa con el hijo de ambos, a quien bautizaron Oscar en una clara alusión a los galardones hollywoodenses. Sin más preámbulos, con ustedes, Jorge Mario: BF) ¿Cuáles son los primeros recuerdos que tiene sobre su atracción por el cine? JM) Comenzó desde niño, iba siempre a las matinées de los domingos del Cine Gran Odeón o del Cine San Martín, y en especial al cine familiar del salón de la capilla Gruta de Lourdes donde se exhibían en 16 milímetros los episodios de las seriales de Batman, Superman, El llanero justiciero y Flash Gordon. Otro momento que me llamó mucho la atención fue presenciar la filmación de "El Camino del Gaucho", cuando empezó en Concordia el 8 de diciembre de 1951, yo tenía 10 años recientemente cumplidos. Esto posiblemente haya influido en mi deseo de hacer cine, al punto que en esos años comencé a dibujar tiras en cintas de papel de máquina de sumar usadas en el revés limpio. Lo hacíamos con un amigo —ya fallecido— y las pasábamos por dos ranuras de una caja de zapatos y así teníamos el cinemascope cuadro por cuadro. Nos gustaba dibujar historias del Far West yanqui que inventábamos nosotros mismos. De ello pasamos a dibujar en tiras de papel manteca con tinta china y de colores para proyectar a través de un proyector creado por mí, con una caja de madera, con el foco adentro y a la que le coloqué un lente de Cine Graff que compré en Buenos Aires por correo. Recuerdo que se reunían todos los amiguitos del barrio para ver cine en el garage de mi casa y les cobraba 10 centavos la entrada.

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 54

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


BF) ¿Cómo adquirió su máquina Super 8? ¿Cómo surgió la idea de filmar “Winchester Martín”? JM) Esto ocurre ya siendo hombre, ejerciendo la profesión de odontólogo, en 1970 cuando estaba por contraer matrimonio. Un amigo, Miguel Cettour, de Casa Foto Vía, había traído una filmadora Sankyo Super 8 —que aún conservo— y me convenció para comprarla, así él me filmaba el casamiento y yo podía filmar mi viaje de bodas. Y así fue… comenzaron mis primeras filmaciones, y llamé a la película casera "Se armó el casorio". Al año de esto, y después de otras dos filmaciones de entre casa "Un día en el campo" y "Puerto Yeruá", comencé a madurar la idea de hacer cine en serio, y con un grupo de amigos se creó el grupo Producciones "M" Films de donde salió "Winchester Martín” (1971) filmada en dos fines de semana al aire libre total, un western concordiense de cuyo guión fui autor y al que fotografié totalmente. Años después, en 1975, con la misma filmadora hice su remake, ya con más tecnicismo ideado por nosotros. BF) Lleva un archivo de información sobre actores (fallecidos y vivos): ¿de qué manera surgió ese hábito? ¿Cuánto tiempo le dedica? JM) Bueno… una cosa trae a la otra, siempre tuve la precaución de anotar los títulos en un cuaderno. A medida que avancé en la edad ello pasó a carpetas con los actores, sus fotos y las películas en que les había visto. Pasando los años, y al adquirir una computadora, comencé a llevar los actores a archivos especiales. Al principio me llevó mucho tiempo, ahora lo hago inmediatamente después de ver cada película, y son minutos nada más. BF) ¿Ha digitalizado el archivo sobre los premios Oscar o sólo conserva la agenda en papel que muestra en la película “Amateur”? JM) Estoy en ello, comencé con el historial del Oscar y ya llevo varios años con la entrega completa en todos los rubros: fecha y numeración de la ceremonia; dónde se realizó; quién la condujo; las aclaraciones sobre los avances y nuevos rubros; Oscar honoríficos; los Premios Irving G. Thalberg, Jean Hersholt y Gordon E. Sawyer; y por supuesto que conservo esa especie de agenda año por año y la llevo actualizada. culas BF) ¿Cómo contabiliza las películas que sus pelí n e o d bajan hijos a tr ha visto? ¿Las divide por género? 8 7 e 19 sus Mayo dper 8 junto a u JM) Esto lo hice recién en 1995 y fue mi gran sorpresa; la cifra en S ahora está en las 15.053 películas vistas en mi vida, con la más reciente "El Planeta de Los Simios: Confrontación". Las voy registrando año por año, con excepción de los filmes animados que tienen su carpeta aparte, así como el cine argentino, el español, el francés y el italiano; y carpetas de ´Cine de TV o Telefilmes´; ´Cine de la época muda´; ´Cine por rubros´, exclusiva para películas antiguas que considero destacadas, dentro de la que figuran carpetas con las películas de Alfred Hitchcock, James Bond, Charles Chaplin y Mario Moreno Cantinflas; la de los ´Monty Python´; y la de los ´Animales Estrellas´, películas cuyos actores son los animalitos junto a los humanos; y no faltará alguna otra que se me ocurra abrir oportunamente. 55


Guardianes

Rayos y centellas

#VISTO A L PA S A R

Todos los días de nuestra vida vivimos en una monotonía constante... hasta que, sin darnos cuenta, algo llama nuestra atención; desde una maravilla de la naturaleza a una del hombre. Por un momento nos abstraemos de lo apagado y aburrido de este mundo y nos llenamos de curiosidad, se despierta nuestro interés y entramos en un camino de búsqueda de cosas asombrosas que le dan color a nuestras vidas.

instagram.com/vistoalpasar

GOTE

also falso

Sexy bondi BIGOTE

Sr. Idea

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 56

BIGOTE

BIGOTE

Asfalto

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


Por Pato Morrison

“Sólo sé que no sé nadar” patogarabato.blogspot.com.ar 57


La vida es un cuento de Ciencia Ficcion

Por Rita Contreras Mayén Ilustración: Marcelo Carne Yañes http://jjcadabro.deviantart.com/

Muchos de los nacidos en la muy, muy lejana época de los años 60 y 70 del siglo XX, cuando aún no había Internet, Facebook, Twitter o WhatsApp, crecieron viendo películas de ciencia ficción, cuyas tramas trataban encuentros con extraterrestres (simpáticos como ET o asquerosos tal cual Alien); guerras galácticas; viajes al futuro y a las estrellas; policías robotizados; pesadillas sobre un Big Brother (no era el reality); etc... Miles de niños y jóvenes, estimulados por esos relatos, imaginaron el 2014 con múltiples maravillas tecnológicas que ya permitirían los viajes espaciales y harían la vida más grata y sencilla. Claro que también había historias donde el futuro era un lugar oscuro y aterrador, pero se tenía el consuelo de que eran meras ficciones. ¿Qué piensan ahora estos personajes cuando se han convertido en adultos maduros? Sigamos a un representante de esta generación, cualquier día con lluvia matutina en cualquier megalópolis latinoamericana. El sujeto empieza su día yendo al trabajo, el cual para su desgracia no es de oficial científico en el Enterprise de Star Trek o piloteando el Halcón Milenario de Star Wars. Toma el tren/subte/colectivo que va repleto y con retraso.El pobre viaja en medio de empujones, aspirando obligadamente todo tipo de olores y transpirando a full, al mejor estilo de la atmósfera asfixiante propia de Blade Runner. Está podrido porque este no es el futuro que esperaba: sin viajes interespaciales, teletransportadores ni siquiera un auto volador. Se siente identificado con el Marty McFly adulto de la segunda parte de Volver al Futuro. La diferencia es que no tiene una máquina para viajar en el tiempo como el DeLorean. Se conformaría con la última versión de la Tardis del duodécimo Dr. Who. Más de una vez ha pensado que si tuviera alguno de esos artefactos volvería de este futuro (recuérdese: 2014 era su futuro en 1985) a su adolescencia y usaría la información de lo que no debe hacer para evitar meter la pata: casarse a los 25, estudiar una carrera muy competida, o por lo menos para no quedar desplumado en el divorcio. Por cierto que todo el mundo lo anima para hallar nueva pareja, pero con métodos modernos, es decir, buscar gente por Internet, sin necesidad de compromiso. Quizá hoy se anime al “macheo” por celular como lo hacen sus compañeros más jóvenes de la oficina, entusiastas usuarios de Tinder. Le recuerda mucho la onda que había en un Mundo Feliz de Huxley, sólo que allí era más

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 58

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


fácil y directo, y no importaba si eras alfa más o un beta menos, aunque con el sueldo que gana se siente un epsylon. Como van las cosas, piensa, no falta demasiado para que nos enamoremos de un sistema operativo como le pasa al protagonista de She, desde luego, según vio, el histeriqueo femenino no cambiará, así se trate de un mero software. Hablando de relaciones tecnológicas, su celular le avisa que tiene mensajitos de sus hijos adolescentes, no son saludos, por supuesto, sino reclamos porque no les funciona el 3G. Lee e imagina a sus vástagos como cyborgs con brazos y manos soldados a la tablet, notebook y celular, faltan los lentes de Google para ser la versión actualizada de Robocop o una variante siniestra de Terminator. Los teen cyborgs piden además entradas para Transformers y Las Tortugas Ninja, pelis que para el padre son historias bizarras llenas de efectos especiales. Nada que ver con lo que él veía en su ochentosa adolescencia cuando se imaginaba que el porvenir… sus reflexiones se interrumpen ante la realidad que se materializa en un graffiti propio de un final de cuento de ciencia ficción: “el futuro llegó hace rato”. 59


CUENTOS

Por Sebastián Culp

Bicivolador

Sueño que hago willy con la bici. Sueño que ando una cuadra o más sobre una rueda con la bici. Lo sueño siempre. Lo que se llama un sueño recurrente. Cada vez es peor. Porque en el sueño experimento una suerte de ‘consciencia’. Cada vez que lo sueño digo: “¿Viste que lo podía hacer?, lo soñé mil veces, pero ahora puedo”, como si esa vez fuera de verdad. Como si esa vez fuera la última y definitiva. Pero no. Es un sueño, otro. Uno nuevo. Y otro, y otro. Tengo 34 años. Lo sueño desde los 10. Resulta que la bicicleta para mí fue muy importante. Era una manera de comunicarme, de relacionarme con mis amigos, con el mundo. Cuando era chico la bicicross era una extensión de mi cuerpo. Era mis piernas. Soñaba (ahí, sí, despierto) con ser un bicivolador. Soñaba con flotar por el aire montado en la bici. Soñaba con hacer un backflip; un can-can, soñaba con saltar por encima de un auto, con poder andar en la media tubería o la “U”, con hacer pruebas, freestyle, con despegarme del piso, de la realidad aburrida y asfixiante. Olvidarme de que era gordo, del colegio que me agobiaba mortalmente y de que Mariel, la chica que me gustaba, no me daba bola. Por eso andábamos con mis amigos y con mis primos todo el bendito día. Nos creíamos los reyes del barrio. Copábamos las calles. Íbamos a todos lados en bicicleta. En el Parque Chacabuco improvisábamos rampas que sólo mi primo, Juan Pablo, se animaba a usar sin dudar, sin medir, sin reparar en si era peligroso o no. Él tenía el temple para ser un bicivolador. Yo no. Yo quería, pero me daba miedo. Yo intentaba, pero no iba a fondo. Lo deseaba con los huevos que todavía no estaban desarrollados. Pero igual no daba todo. Tenía breves momentos de audacia, pero eran escasos; en términos generales, me quedaba ahí, a medio camino entre la rampa y el punto del aire deseado. O sea, el piso. No lograba despegarme del suelo. Así y todo, recibí varios golpes. Como digo, algún rapto de kamikaze tenía, me he roto la nariz en dos oportunidades (aunque una fue con una patineta); me he caído corriendo carreras, coleccioné así varias frutillas bordó; me he clavado frenos y manubrios en los huevos y en la zona del escroto, pintándome hermosas hematomas negruzcas-amarillentas en el cuerpo. Qué lindos recuerdos. Pero en la mayoría del tiempo era cagón. Un gordito cagón. En realidad, ahora viendo a la distancia, no era tan gordo como yo me sentía. Pero para mí era un yunque (valga la metáfora buscada).

GOTE

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 60

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


Mi gordura la sentía una gran desventaja. La sentía una invalidez. Como un “yo no puedo hacer eso, si soy una bola”. Pero no en términos de agilidad, sino más bien por una cuestión emocional y estética. Y claro, cuando intentaba —ya con toda esa carga— no llegaba a hacer lo que quería. Pero había casos, en cambio, que era distinto. A veces pensaba algo, una prueba con la bici que no me salía (una prueba simple), la pensaba en mi casa, de noche, haciendo otra cosa, y decía: creo que la puedo hacer. Iba al otro día, decidido, la intentaba y… el milagro. Recuerdo una puntual. Yo no podía levantar la rueda de atrás de la bici. Subía los cordones de la vereda andando, pero levantaba la rueda de adelante y, por la fuerza de la tracción y el envión, subía también la de atrás. Pero la rueda de atrás no se despegaba del piso. Bueno, un día mientras hacía otra cosa —quizá la tarea o comiendo un tostado— pensé en cómo hacerla. Pensé en cómo había que hacer la fuerza, cómo poner el cuerpo. Fue como cuando a Neo le cargan los programas de entrenamiento: “Sé Kung Fu”, dice sentado en una cómoda silla. Qué capo, ¿no? Al otro día agarré la bici y salí a la calle. Fui con una decisión que parecía enviada de algún lado, intenté levantar la rueda de atrás y ¡pá!, ¡tomá!, pude. No sabía cómo, pero pude. Pude despegar la rueda de atrás del piso. Al rato, ya no sabía cómo antes no podía. Ahora resultaba obvio. Y no sólo la rueda de atrás, ¡sino que las dos juntas! Saltaba, sin rampa, con las dos ruedas. Me elevaba, apenas un poco, pero me elevaba. Las dos ruedas azules de la bici dejaban de tocar la tierra, flotaba. Todo por mi tracción, todo por mi voluntad. No daba para saltar un auto, ni siquiera para saltar a mis amigos acostados en el piso, pero las dos ruedas se despegaban del pavimento. Quizá a la vista de los otros era algo muy menor, pero ahora podía subir los cordones saltando, sin que las ruedas toquen el adoquín. Y yo volaba de contento. Eso para mí ya era ser un bicivolador. Está claro, nunca logré ser un bicivolador de verdad. Nunca logré saltar autos, ni hacer un doble backflip, ni andar en la media tubería. Como tampoco nunca en mi puta vida logré hacer willy con la bici. Un willy digno, de una cuadra o más, como los que hago cuando sueño. Había una película que veíamos con mis amigos, mis primos y sobre todo que veía yo solo, una y otra vez. La alquilaba siempre. Era mi obsesión: Los Bicivoladores 2. La busqué, la bajé y la subí al canal de Youtube de Bigote Falso. Buscala así: RAD - Los Bicivoladores 2 (1986) PELÍCULA COMPLETA Sub Español. 61


Libropatía Ready Player One

Por Federico Araya | @fedearayac Quien escribe esta reseña que estás leyendo fue convocado a hacerlo por el sencillo motivo de que es un obseso enfermo de Ready Player One. Tres fucking veces leí esta novela a pesar de estar escrita sin demasiada elegancia, ser sólo cien páginas menos extensa que la infumable Rayuela, tener la estructura dramática de un regular capítulo de Melrose Place y, para colmo, estar traducida al mismo insoportable gallego que ya arruinó a Bukowski y a Salinger. ¿Dónde está el chiste? Resulta que el autor es un tal Ernest Cline, conocido por algunos a partir de ser el guionista de un películón llamado Fanboys (1998). Cline tiene un inusitado nivel de nerdencia en sangre; es fanático de los videojuegos, de la ciencia ficción y, sobre todo, de los productos de consumo cultural de masas elaborados en la década de los ochenta, es decir: de la música ochentosa, de las series ochentosas, de las pelis ochentosas (¡el tipo es dueño de un DeLorean, por Dios!). ¿Y qué creen que hizo cuando se sentó a escribir su primera novela? La estúpida y sensual obviedad: Cline metió en una licuadora mental Scifi, videojuegos, y ochentas. Y este yanqui comehamburguesas hizo magia. El argumento ultra resumido es que el mundo de 2044 devino, sin ayuda de cataclismos cósmicos, en una mierda bastante peor que esta que vivimos hoy. El esperable agotamiento de la matriz energética fósil no trajo crisis, guerras y revoluciones, sino un mundo hambriento y resignado. Parte de la culpa de esta apatía anti anómica la tiene la aparición de un videojuego de realidad virtual llamado OASIS en la que la gente pasa casi todo su tiempo. El juego es tan zarpado en su realismo y su infinitud que se termina comiendo a internet y convierte a su creador, James Halliday, en trillonario. La novela arranca con la muerte de Halliday y con la forma en que el tipo resuelve repartir su herencia, es decir, el control de OASIS, es decir, del mundo. Sin hijos ni mujer, ofrece todo a quien encuentre dentro de su creación aquello que los programadores de videojuegos llaman “huevo de pascua” (¡googlealo!). Tres llaves, tres puertas y acertijos repartidos en el universo virtual que se resuelven a partir de conocer los gustos del propio Halliday; y adivinen cuáles son. Sí, amigos, desde la peli “Juegos de guerra” hasta la banda Rush, desde los primeros videojuegos de Commodore hasta los libros de Phillip K. Dick y la sagrada trilogía de John Hughes. Todo el mundo puede intentarlo, pero sólo quien entienda definitivamente el alma ñoña tiene alguna chance. Lo que resta es el desarrollo de una novela con formato ochentoso hasta en su drama: no faltan corporaciones malignas, enamoramientos adolescentes, persecuciones arriba de X-Wings y peleas de robots gigantes. Lo demás es tocuén. Game over.

GOTE

Extra life: La Warner compró los derechos para hacer la película y están haciendo el guión.

also falso BIGOTE

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 62

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


Memorias sudorosas { } Por Lucila Yañez

Hiperhidrosis:

Exceso de sudoración, generalizado o localizado en determinadas regiones de la piel, principalmente en los pies y en las manos.

Así se llama el mal que padezco desde mucho tiempo antes de ser capaz de recordarlo. Mi madre me ha contado que aun siendo una bebé diminuta debía esperar a que me durmiera para cortarme las uñas, porque si permanecía despierta durante la sesión de manicure las manos y los pies me sudaban inconteniblemente. Al escolarizarme comenzaron los verdaderos problemas: durante las excursiones debíamos tomarnos de la mano para que nadie se perdiera; iba a un colegio religioso, me pasaba la misa entera pensando en el fastidioso momento en que iba a tener que rezar estrechándole la mano a quienes estaban a mi lado; tuve que usar secante para poder escribir, si apoyaba la mano sobre la hoja la humedecía al punto tal de desintegrarla —sí, como si de una carta bomba se tratara—. En la adolescencia era una verdadera pesadilla el simple hecho de compartir una pieza de baile con un muchacho; ni hablar de la remota posibilidad de aprender a tocar un instrumento o usar sandalias; en ocasiones, he llegado a aplaudir salpicándome el rostro. En la actualidad, siendo una señorita grande, sigo padeciendo este flagelo. Muchas de mis amigas ya han tenido hijos, por lo general —a menos que me los den envueltos en una toalla o estemos sumergidos dentro de una piscina— evito levantarlos a upa porque los empapo. La sola idea de ser madre me hace pensar que mi hijo será el primer niño del mundo entero vestido, íntegramente, con trajecitos de neoprene. Al día de hoy, puedo enumerar situaciones concretas que siguen siendo una tortura: completar un formulario; dar la mano en un saludo formal; sostener el número hasta que toque mi turno en un comercio; que alguien me pinte las uñas. Es que cuanto más sé que necesito usar las manos, más me sudan. Recuerdo cuando en uno de mis trabajos tenía que fichar con mi pulgar, he pasado horas intentando que el lector reconozca mi huella dactilar. He concurrido a bodas y al momento de aventar el arroz a la feliz pareja me he quedado con los granos adheridos a la palma de mi mano. Igual, no todos son disgustos. Los animales suelen lamerme las manos cariñosamente, supongo que debe agradarles la idea de toparse con un abrevadero humano. También creo que, de haber querido, podría haber hecho una gran carrera como banquera —prescindiendo de la almohadilla húmeda y de la máquina contadora de billetes—. Pero mi inquietud sigue sosteniéndose en el tiempo… ¿Es que acaso se trata de puro autoboicot o mera rebeldía de las glándulas sudoríparas? 63


Horóscopo Por Ágata

ACUARIO Participará de una maratón a beneficio del yaguareté petitero, su desempeño será tan horrible que un desconocido le hará notar que si de usted dependiera la fauna toda ya estaría extinguida.

LEO Confíe en sus instintos, cómprese el Pato Pochoclero que tanto anhela.

SAGITARIO Será invitado/a a un cumpleaños que se festejará, íntegramente, dentro de una limusina.

ESCORPIO Le explotará un paquete de tutucas en el rostro.

LIBRA Tendrá severos problemas de caspa que pasarán inadvertidos desde el momento en que opte por tirarse confeti, sobre el cabello y los hombros, para desviar el foco de atención. VIRGO Un tropezón no es caída, pero usted cayó. ¡Levántese!

PISCIS

Se pellizcará el mentón con el cierre de su chamarra.

ARIES Será embestido/a por un pony con sombrero mexicano. TAURO

GOTE

No logrará encontrar una lapicera que funcione y perderá la oportunidad de su vida.

also falso BIGOTE

GÉMINIS Su inútil colección de carozos será comprada por un excéntrico magnate.

CAPRICORNIO Su psicólogo/a le pedirá un consejo. CÁNCER Lo comentará, encantado/a, Se contagiará el a su entorno virus del ébola, más cercano, ¡pero a no pero nadie le alarmarse!, será creerá. sanado/a por la imposición de manos de un niño milagrero.

BIGOTE

BIG

fa

falso BIGOTE falso falso falso falso BIGOTE falso BIGOTE falso falso falso falso 64

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE

BIGOTE BIGOTE

BIGOTE


Puntos de venta Agradecimientos Vamos Viendo Cine y Néstor Frenkel Julieta Ianuzzi Mauricio Bernardi Caro Di Chiorchi Diego Blejman Ala Norte Cine Digital Fernando Lorenzale Carla y Luca Mori Matías Lojo Laura Raggio Cata Caceres Y a todos los que compraron BF #1

Librería Inpaz - Flores Moebius Liceo - Barrio Norte Espacio Moebius - Almagro La Libre - San Telmo La Copistería Librería Bohío Andaluz (La casa del árbol) - Palermo Eterna Cadencia - Palermo Planetary Toys Comics - Centro Revista Lavaca MU Rayo Rojo Los Confines Libros - Villa Urquiza El Enebro Libros - San Fernando Boutique del libro - San Isidro Sudeste Libros - Tigre Crumb - La Plata Revista Bazofia - Mendoza 1985 - Distribución de Libros y Revistas Bahía Blanca

Otros proyectos independientes y amigos que apoyan a…

BIGOTE falso

Avellaneda 3088. CABA / www.area88.com.ar


Nツー 2

Anual Aテ前 2

BIGOTE falso

Bigote Falso #2  

Ni un blog impreso, ni una revista virtual. Noviembre 2014

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you