Page 1

BIENVENIDOABORDO.es Revista náutica

VOLVO OCEAN RACE

HALLBERG RASSY 64

Obra maestra de ligereza

El Telefónica hace historia

CHÁRTER La elección del barco

# 04


BIENVENIDOABORDO.es Revista náutica

Bienvenido a bordo.es es una revista náutica que brinda una herramienta dinámica e interactiva de información general © Copyright 2011 Bienvenido a Bordo.es Revista náutica Barcelona Movil: (+34) 629 417 294 info@bienvenidoabordo.es bienvenidoabordo.es@gmail.com www.bienvenidoabordo.es FOTOS: www.volvooceanrace.com

02

Diciembre 2011 BIENVENIDOABORDO.es


SUMARIO Noticias.....................................................04

Volvo Ocean Race....................................06

Ch谩rter, la elecci贸n del barco.................12

Hallberg Rassy 64.....................................20

03


NOTICIAS ACTUALIDAD Motyvel ofrece a sus clientes la serie limitada Diamond de Prestige Motyvel Náutica, distribuidor de la marca de yates a motor Prestige en Barcelona y Baleares, ofrece a sus clientes su nueva serie limitada Diamond. Esta exclusiva serie comprende los modelos Prestige 390S y Prestige 440S, ambos equipados con unos extras muy especiales.

En el caso del Prestige 390S, la promoción incluye el pack de equipamiento Excellence Axius, un exclusivo sistema de propulsión para un mejor rendimiento en la navegación, y supone un ahorro de casi 25.000 euros (sin impuestos) para el cliente. La edición limitada del Prestige 440S cuenta con un conjunto de extras todavía más interesante. Así, se incluyen el pack de electrónica y la cristalera eléctrica, además del pack de equipamiento Excellence con joystick de dirección IPS, flaps eléctricos, un conjunto de moquetas desmontables y proyector de luz de cubierta entre otros extras. Todo ello permite al cliente ahorrar más de 37.000 euros (sin impuestos).

Prestige 440S Potente e innovadora, la Prestige 440S cuenta con la firma del gabinete italiano Garroni Designers y Michael Peters design. Con líneas lanzadas y un temperamento dinámico, su nueva carena y sus motores IPS de última generación autorizan rendimientos excepcionales, así como un gran confort en mar.

Prestige 390S La elegante Prestige 390S innova con su doble bañera, un concepto que se reservaba anteriormente a los barcos superiores a 40 pies. Ofrece también un muy agradable volumen interior con dos camarotes, uno de ellos central full beam, un salón muy espacioso y un gran dressing en el camarote a proa.

04


Se suspende la MedCup En un comunicado oficial, World Sailing Management (WSM), empresa organizadora del Circuito MedCup de vela, anuncia la suspensión de la temporada 2012 de la competición internacional oficial en las clases TP52 y Soto 40. Las siguientes razones, relacionadas con el escenario actual de crisis económica y financiera que atraviesa el mundo entero, y Europa en particular, han llevado a World Mailing Management a tomar esta no deseada decisión empresarial: la fuerte incertidumbre respecto al número de barcos -principalmente en las 52 Series (clase TP52)- dispuestos a comprometerse para disputar la totalidad de los eventos del Circuito, una circunstancia que no garantiza un número mínimo de competidores, poniendo en peligro el alto nivel competitivo alcanzado por el circuito en ediciones anteriores.

05

La falta de recursos, sobre todo públicos, por parte de las potenciales sedes de los eventos del Circuito, cuya capacidad para hacer frente a sus obligaciones habituales se han visto limitadas, imposibilitando mantener el nivel de calidad del Circuito. En estrecha relación con todo lo anterior, se ha producido una disminución del apoyo necesario por parte de la empresa AUDI AG, que ha venido dando nombre al Circuito en sus cuatro últimas ediciones, lo que ha motivado que WSM haya decidido dar por concluido, de manera anticipada y pacífica, el contrato de patrocinio que vinculaba a ambas entidades. Como síntesis de todo lo expuesto anteriormente, WSM entiende que es una decisión más racional suspender el Circuito que degradar su calidad.


06


Volvo Ocean Race

El Telefónica

hace historia Team Telefónica ha logrado la victoria en la Etapa 1 de la Volvo Ocean Race. El barco de Iker Martínez cruzó la línea de meta a las 19:14 del 26 de noviembre, tras 21 días, 5 horas, 14 minutos y 25 segundos de navegación desde Alicante. Suma 30 puntos, encabeza la clasificación general y entra en la historia como el primer barco español que lidera la regata tras la primera etapa.

07


El Volvo Open 70 Telefónica ha cruzado la línea de llegada en Ciudad del Cabo tras 21 días, 5 horas, 14 minutos y 25 segundos de navegación desde Alicante, puerto de salida de la edición 2011-2012 de la Volvo Ocean Race. En el momento en el que el Telefónica cruzaba la línea de llegada, el Camper se encontraba a poco menos de 200 millas de la meta, mientras al Groupama le faltaban a 825 millas. Tras los abandonos de etapa del Abu Dhabi, el Puma y el Sanya y tras la finalización del Camper y el Groupama en segunda y tercera posición respectivamente, la clasificación general quedó así: 1º Telefónica (31 puntos), 2º Camper (29 puntos), 3º Groupama (22 puntos), 4º Abu Dhabi (6 puntos), 5º Puma(5 puntos) 6º Sanya (3 puntos). Seguramente el 5 de noviembre, el día de la salida, nadie del equipo patroneado por Íker Martínez,

08

podía haber imaginado una victoria tan dulce, y con una llegada tan impactante en el agua con vientos de 45 nudos para recibir al vencedor. Pero lo que es más importante aún convertirse en el primer barco español que lidera esta histórica competición tras la primera etapa. Y con una estadística añadida muy esperanzadora: tradicionalmente, el barco que ha ganado la primera etapa de la Volvo Ocean Race se ha llevado la regata. Así lo hicieron el Ericsson 4 de Torben Grael en 2008-09, el ABN AMRO One de Mike Sanderson en 2005-06, el Illbruck de John Kostecki en 2001-02, el EF Language de Paul Cayard en 1997-98, el NZ Endeavour de Grant Dalton en 1993-94, el Steinlager II de Peter Blake en 1989-90, el L’Espirit d’Equipe de Lionel Péan en 1985-86, y el Flyer de Cornelis Van Rietschoten en 1981-82 y en 1977-78. Sólo el Sayula II


de Ramón Carlín, ganador de la primera Whitbread Round the World Race en 1973-74, no se impuso en la etapa inaugural de aquella edición (ganó el Adventure de Patrick Bryans).

Tres abandonos La Etapa 1 de la Volvo Ocean Race 2011-12 (6.500 millas náuticas entre Alicante y Ciudad del Cabo) ha resultado letal para la mitad de la flota que cruzó su línea de salida el pasado 5 de noviembre. A las 19:15h de ese mismo día, el Azzam de Abu Dhabi Ocean Racing partió su mástil mientras navegaba frente a la costa de Cartagena. Aunque regresó a puerto para equipar su palo de repuesto en tiempo récord, el barco de Ian Walker

terminó retirándose de la etapa. Al día siguiente, el 6 de noviembre, a las 09:30h, Team Sanya reportaba daños en su casco frente a la costa de Motril. Poco después, el equipo de Mike Sanderson también se retiró de la etapa. La tercera víctima se produjo el 21 de noviembre, decimoséptima jornada de competición. En esa ocasión fue el Puma, el barco que rompió su mástil tras más de 4.300 millas de regata en las que protagonizó un épico duelo con el Telefónica. Los tres equipos confían en tener listas sus armas para competir en la regata in-port del próximo 10 de diciembre y la salida de la Etapa 2 rumbo a Abu Dhabi al día siguiente.

09


10


Una etapa disputada y veloz Lo más destacable de la etapa ha sido la pelea cuerpo con cuerpo protagonizada entre los españoles y el Puma, un Match Race de más de 4.000 millas que, como reconocía Pepe Ribes, tripulante del Telefónica logaba mantener a la tripulación del velero azul al ciento diez por cien en todo momento. Fue una pena que la rotura del palo por parte de los americanos diese por finalizada esta batalla. El Atlántico Sur recibió al Telefónica con vientos muy fuertes y el empuje

necesario para marcar los registros de velocidad más altos de la etapa. Fue precisamente ahí, donde el jueves 24, registraba su mejor marca de la etapa: 549 millas recorridas en 24 horas. En esas condiciones y durante los últimos días de etapa, el liderazgo por parte del barco español, ininterrumpido desde el 18 de noviembre, no sólo se afirmó sino que además fue in crescendo hasta el momento de cruzar la línea de llegada.

11


CHÁRTER

La elección del

barco

Escoger la embarcación más adecuada a las necesidades de la tripulación es tan importante como decidir el destino. Una mala elección puede limitar mucho el disfrute del tiempo a bordo y las actividades a realizar. Las claves para no fracasar al escoger la embarcación pasan por tener en cuenta las características que debe reunir cada zona del barco.

12


La mejor travesía puede convertirse en una pesadilla si no se cuenta con el barco adecuado. La intimidad de un camarote y unos mínimos de confort son prioridades a las que difícilmente se pueda renunciar sin que ello influya negativamente en la convivencia a bordo. Un barco lento, si se quieren realizar largas singladuras, o uno de maniobras muy exigentes, cuando la tripulación está compuesta por gente sin la suficiente experiencia, pueden transformar fácil y rápidamente los ánimos.

Las compañías disponen de flotas relativamente nuevas y barcos equipados teniendo en cuenta las características y el clima de la zona (calefacción, aire acondicionado, toldos para el sol, duchas, frigoríficos) por lo que el confort está garantizado en la casi totalidad de los casos. Sin embargo ello no evita que haya que prestar especial atención a distintas zonas del barco que serán claves a la hora de que unas vacaciones a bordo sean un éxito o una pesadilla.

La eslora de la embarcación determina el número de plazas y el presupuesto del chárter. A partir de ahí es sencillo sacar conclusiones sobre el tamaño del barco que se debe escoger y sus características. Hay que considerar, no obstante, que independientemente del número de personas que vayan a viajar, juegan un importante papel la actitud y la preparación de los embarcados, así como la duración del crucero. Aunque pueda parecer una determinación fácil, la solución definitiva no consiste en elegir un barco sobrado de eslora, ya que además de resultar más caro, implicará mayores dificultades en la maniobra y en el atraque en épocas de saturación de los puertos deportivos. Los tipos de embarcación a escoger que ofrecen la mayor parte de las compañías son fundamentalmente dos: monocascos y catamaranes. En el caso de los primeros el rango de esloras va de 10 a 15 metros con dos, tres o cuatro camarotes dobles y uno o dos baños. La cocina se sitúa longitudinalmente a una banda, integrada en el salón, o separada, hacia popa, y en forma de L. Si hablamos de multicascos entonces la cosa cambia: aquí el espacio del salón es mayor. En los catamaranes modernos existe, además, una comunicación directa entre la cocina y la bañera, a través de una ventana, lo que mejora enormemente las posibilidades de hacer vida al aire libre. En el interior, en cada casco pueden ubicarse dos camarotes con sus respectivos baños, o bien un aseo en cada casco para compartir. Suele existir incluso una tercera cabina para el patrón u otro tripulante. En líneas generales puede decirse que un catamarán ofrece mayor espacio e intimidad que un monocasco.

13


CHÁRTER

Cubierta y bañera Gran parte de la vida a bordo durante un chárter transcurre entre cubierta y bañera, sobre todo en ésta última. Tanto en navegación, como cuando se disfruta de las bondades del fondeo en una cala despoblada o incluso amarrados en puerto es el centro de operaciones del velero. La bañera debe cumplir sus funciones en esas dos situaciones diversas: navegando o en los momentos de relax. Ambas son igualmente importantes, aunque durante un chárter la segunda cobra prioridad. Sus dimensiones son decisivas. Con la mesa montada o sin ella, es el punto de estancia natural. La anchura suficiente de los asientos facilitará adoptar una postura cómoda sentado, y aceptable si queremos estirarnos, siempre que su longitud libre de obstáculos lo permita. La separación entre ambos ha de ser holgada. La longitud tiene mucho que ver con la eslora, pero hay que aspirar a que permitan tumbarse a tomar el sol. Pensando en navegaciones, son muy recomendables las capotas de tambucho, que incluso cumplen una buena función en fondeaderos muy ventosos, sin olvidar su aportación lloviendo, pues permite mantener abierta la escotilla, evitando la entrada de agua al interior, lo que asegura una adecuada ventilación. Para disfrutar del verano no hay que olvidar tampoco un toldo o bimini. Es el escudo contra el sol y un buen remedio contra la humedad nocturna. Un bimini es lo ideal, porque permite navegar con él desplegado mientras que el toldo no. Por suerte normalmente nunca falta. Serán los mejores aliados en los momentos de fondeo. La mesa ha de ser lo más grande posible desplegada. La mejores son las de un cuerpo central y dos alas abatibles, pues permiten combinaciones de uso que facilitan al paso. Los barcos con caña permiten aprovechar mejor el espacio de la bañera mientras no se navega, ya sea pivotándola o incluso desmontándola. Entre los de ruedas que son mayoría abrumadora hay que elegir, preferentemente, los que tienen

14


doble puesto de gobierno y permiten pasar con comodidad a popa o los que permiten desmontar la rueda o girarla. Una bañera forrada de teca acercará la felicidad. Actúa como aislante térmico y acústico en el interior, resulta el mejor antideslizante y su tacto es muy agradable cuando se anda descalzo. Hay que priorizar los veleros en los que abundan cavidades en las brazolas. Son ideales para guardar linternas, gafas de sol, tabaco, mechero, botes de crema solar y, sobre todo, el teléfono móvil. La cubierta, por su parte, debe garantizar una buena circulación. Tanto navegando como en maniobras de atraque y fondeo hay que desplazarse a proa. La correcta movilidad por ella pasa por lograr la máxima facilidad para subir desde la bañera a los pasos laterales y de éstos al techo de la cabina y a la zona ubicada desde el mástil hasta el pozo de fondeo. Para distintos trabajos de los muchos que hay en la mitad de la eslora del barco resultan imprescindibles unos pasamanos sobre el techo de la cabina. Servirán como punto de agarre en los desplazamientos a proa y como cuña de apoyo para pies o rodillas con el barco escorado. Tanto por comodidad como por seguridad, hay que buscar una cubierta lo más lisa posible y con la menor cantidad de herrajes o piezas sobresalientes. No es raro que un pie tope con en un cáncamo, escotero de génova o mordaza. Tampoco que un tripulante busque infructuosamente un lugar plano y liso donde poner una colchoneta o una toalla para tomar el sol. Con el ánimo de despejar la bañera, en los barcos con un espíritu de chárter se dispone la barra de escota de la mayor sobre la cabina. Si la ventaja es clara en términos de mejorar la habitabilidad de la bañera y garantizar una entrada al tambucho despejada, no lo es ideal si lo que se quiere es navegar con prestaciones. Finalmente, una buena plataforma de popa con su escalera de baño será uno de los elementos más utilizados en las vacaciones. Si puede convertirse en el pantalán de amarre del auxiliar, la felicidad será completa.

15


CHÁRTER Salón El salón es un espacio poco considerado hasta que llueve. Si bien es una situación poco habitual en verano, cuando se da esa circunstancia es cuando se lo valora en su verdadera dimensión y todos los tripulantes asumen que su función es la misma que la del salón de una casa. En esos casos los barcos de caseta elevada llevan una ventaja: permiten, con sus grandes portillos y lumbreras a modo de ventanales, un contacto más estrecho con el entorno. Fondear en una cala solitaria y no perder vistas, aún desde el interior es un detalle a tener en cuenta al escoger el barco. Los decorados de madera hacen mucho más acogedores, cálidos y marineros los salones. Una dinete de contramolde es poco agradecida a la vista. Debajo de los 35 pies de eslora pueden encontrarse salones bonitos y cómodos aún cuando deban utilizarse para dormir. Las posibilidades de estiba en las dinetes de barcos de estas esloras debe valorarse mucho si no se quiere pasar las vacaciones yendo cada día a puerto a reaprovisionarse. Respecto a la distribución hay que señalar que los salones con cocinas longitudinales permiten una interrelación mayor con la mesa lo cual se agradece a la hora de comer y en los prolegómenos. Pero los salones que ocupan toda la manga y destinan un rincón a la cocina en forma de L son mucho más aprovechables y confortables para el resto de los momentos de ocio.

La dinete debe ser un ambiente dedicado al reposo, la conversación, la lectura u otras actividades ociosas, más aún si alguien tiene que dormir allí por la noche. Una dinete limpia y ordenada ayudará a comenzar y finalizar el día de buen humor. Si bien la mayoría de las comidas y aperitivos se llevan a cabo en la bañera, la mesa del salón es el espacio por excelencia para el desayuno y la cena. La televisión es un elemento cada vez más frecuente en los barcos de chárter. Cuando está será bueno recordar los motivos por los que se escogió este tipo de vacaciones: acercarse a la naturaleza, disfrutar del tiempo libre con amigos y escapar del estrés. Un párrafo aparte merece la mesa de cartas. Por su proximidad al tambucho es equivocadamente tomada como el depósito de todos los objetos que no se necesitan en bañera. Tiene que ser respetada como el verdadero altar del patrón y no convertirse en un cofre de toallas húmedas, cremas solares, móviles, jueguitos electrónicos y gafas. Entender y cumplir esta norma a rajatabla es comenzar a ser un navegante.

16


Cocina Si bien no suele darse una importancia trascendente a la cocina a la hora de alquilar un barco, ésta la cobra cuando debe ser utilizada. Las disposiciones habituales son dos: en forma de L o longitudinal a lo largo de uno de los costados del barco. La luz natural, la capacidad de estiba, y la nevera son puntos claves. Pero el que no puede dar lugar a negociación alguna es la ventilación. La acumulación de olores, vapores que generan condensación y, sobre todo, calor, pueden convertir este espacio en una caldera. Las cocinas son parte del salón en los veleros. Jamás están separadas en los barcos de esloras menores a 60 pies, por ello es importante que tengan tapas los fregaderos y los fogones. Sobre todo cuando hay gente que duerme en las literas del salón. Las cocinas en forma de L son mucho más prácticas que las rectas si se va a navegar mucho y cocinar durante las travesía. Tienen abundantes puntos donde el cocinero puede asirse, y la propia distribución hace que éste tenga todo más a mano. Una encimera montada sobre el respaldo de un sofá del salón debe llevar siempre un separador para evitar salpicaduras a quienes se sientan allí. Si hay jarras, copas o vasos de vidrio deben estibarse siempre en su lugar para que no se rompan y pueda lastimarse alguien. Una buena cocina debe disponer de abundante espacio para estiba. Es cierto que cuando no se necesita utilizar el salón para tripulantes, en él hay mucho espacio para guardar alimentos, pero lo ideal es que éstos estén lo más a mano posible. La cocina debe estar montada en un cardán y debe tener elementos para sujetar las ollas y sartenes para evitar que se muevan y se caigan con el movimiento del barco. Las embarcaciones se mueven aun fondeadas o en puerto, por ello los guardamares en las encimeras evitarán accidentes.

Los fregaderos deben estar siempre secos y, en lo posible, hay que evitar la acumulación de vajilla y cubertería. Respecto al agua vale la misma recomendación que en el aseo: es un bien escaso y hay que cuidarlo. Las neveras de apertura superior hacen que se pierda menos frío cada vez que se abre la puerta, pero también es cierto que son mucho más incómodas para estibar los alimentos. Es clave la disposición interna de estantes y cajones. Una nevera dividida da mejores posibilidades de estiba. Se puede usar una parte para los alimentos y otra para las bebidas que, sobre todo en verano, será mucho más utilizada. Si sólo se dispone de nevera de hielo hay que utilizar separadores para los alimentos. El agua proveniente del hielo, en contacto con quesos o embutidos, los suele echar a perder. Para evitar el exceso de humedad hay que retirar con frecuencia el agua.

17


CHÁRTER Camarotes Aunque muchos puedan pensar que los camarotes son un simple espacio donde se pasan unas pocas horas de descanso por la noche, en la realidad son bastante más que eso. Es imprescindible que dispongan de buena capacidad de estiba ya que allí será donde los tripulantes guardarán todos sus pertrechos y objetos personales. Pero por sobre todas las cosas, es muy importante que tengan buena ventilación, luz natural e iluminación ya que es el único lugar del barco en el que las personas que estén a bordo dispondrán de intimidad. Hay que tener en cuenta que la abundancia de madera crea ambientes confortables para los ratos de ocio y recogimiento. Los estantes laterales son siempre de agradecer y disponer de un lavabo es un lujo no muy habitual, pero que no debe pasar inadvertido cuando existe. Un armario grande es imprescindible y si dispone de colgador, mejor. En cuanto a la ventilación la clave es que haya portillos a ambos lados para asegurar la circulación de aire, aún cuando la puerta esté cerrada. Porque pretender que haya dos escotillas es un lujo limitado a grandes embarcaciones. Los camarotes de popa son siempre más encajonados debido a que las formas de cubierta limitan su altura. El tema de la ventilación sólo está bien solventado en los que disponen de un portillo en el casco o caseta y otro en el lateral que da a bañera, lo que crea una corriente sin la cual las noches de verano pueden parecerse a un infierno.

18


Disponer de sofás y luces de lectura es un detalle positivo, que el camarote sea un espacio donde se puedan disfrutar los momentos de ocio con el limitado confort que permite un barco favorecerá la convivencia a bordo. En veleros de hasta 35 pies no queda más remedio que aceptar que el camarote, sobre todo los dos de popa, es un espacio limitado a dormir. Cuando se viaja con niños hay que tener en cuenta que los pequeños no pueden ocupar las cabinas en las que están los cortes de batería o que tienen acceso a la cabina del motor. Muchos barcos ofrecen un acceso al cofre de popa desde los camarotes traseros. Cuando no hay demasiados elementos estibados en él son una alternativa extra de espacio. El detalle de que existan cortinas o estores en los portillos se agradecerá cuando en un fondeo el sol pretenda invadirnos a través de ellos y cortar nuestro sueño.

Baño El aseo es, junto a la cocina y el salón, uno de los espacios que más conflictos genera a bordo. La escasa dimensión que suelen tener los baños de los barcos y el exceso de elementos proclives a sufrir desperfectos agrava la cosa. Para facilitar la convivencia y evitar problemas con el resto de la tripulación es imprescindible ser muy respetuosos y limpios en esta dependencia tan especial. Los cuartos de baño donde hay madera son más agradables, pero más complejos de limpiar si no hay una cortina de ducha. Si no se va a alquilar por mucho tiempo el barco, un aseo de contramolde es más práctico. Un espejo angulado hacia arriba favorece su utilización y es un detalle que se agradece. La ducha separada es una de las claves del baño, pero sólo existe en barcos de más de 40 pies. Cada tripulante debe prestar suma atención, cada vez que se ducha, al desagüe. Pelos, arena, hilos del bañador o pequeños restos de algas pueden taponarlo. La explicación de cómo utilizar el váter manual suena a chino la primera vez, pero no es nada compleja. Primero hay que introducir agua y luego hacer vacío. De ser necesario hay que repetir la operación dos veces, siempre con cuidado de no hacer tope con la maneta de bombeo para evitar romper los retenes. Si existe la posibilidad de optar por un barco con váter eléctrico, mejor.

19


Š Martin Sebastian Kreplin y Peter Szamer


Hallberg Rassy 64

OBRA MAESTRA DE LIGEREZA El nuevo Hallberg Rassy 64 presentado este año en el salón de Düsseldorf destaca por la seguridad y el confort a bordo que caracterizan a todos los barcos de este astillero. Diseñado por Germán Frers, es con un concepto de amplios espacios, luminosidad y visibilidad. Que el propio dueño de un astillero de los mejor reputación del mundo, en este caso Magnus Rassy, se enorgullezca de uno de los barcos salidos de su factoría, en este caso su HR 64, ya dice mucho. Si además, este último modelo salido de la casa sueca se convierte inmediatamente en el buque insignia en una marca tan prestigiosa y reputada como Hallberg Rassy, poco queda por agregar. Como en cualquier HR, éste 64 pies responde a los cánones de simplicidad y lujo náutico moderado, por lo que sorprenden más sus generosos espacios que su estética interna y externa, que está a la altura de las habituales en los veleros de este astillero.

Donde sí llama la atención es en navegación. Si bien todos los Hallberg Rassy son excelentes navegantes, éste es particularmente veloz y ligero, lo que es muy importante y un verdadero logro en un yate de casi 20 metros de largo. Su maniobrabilidad sorprende desde el propio pantalán. Una mano en la rueda, otra en el gas y con los pies se gobierna la hélice de proa. Sí, un botón en el suelo permite mover la proa a babor y otro botón hace lo propio para virar a estribor. No se trata de una genialidad, pero sí asombra que no se le haya ocurrido a nadie antes.

21


Cada milímetro es acertado La bañera central es un decálogo de buenas soluciones diseñadas con un doble fin: comodidad y seguridad. Pero todo ello, como ya hemos dicho, sin comprometer las prestaciones, ya que sobre el agua es un barco atlético, versátil, seguro y cómodo. Gran parte de este mérito es del diseñador argentino Germán Frers, quien desde 1988 trabaja para la casa de Hallberg-Rassy. Esos 23 años le han permitido evolucionar conjuntamente con Magnus Rassy en el desarrollo de barcos que se superan ejemplar tras ejemplar. Dispone de una cubierta limpia y despejada. Las escotillas y tragaluces están empotrados y el cabestrante del ancla queda oculto bajo el nivel de cubierta.En su diseño se contemplan las opciones para enrollador hidráulico, cutterstay y enrollador de génova bajo cubierta.

Una pasarela opcional se puede plegar en la bañera. En popa hay un espacio de 8,6 metros cúbicos que puede almacenar una semirrígida y una plataforma de baño doble hidráulica. Bajo cubierta es un verdadero gran yate. Tiene toda la amplitud de una casa. La altura de pie es de entre 2,05 y 2,15 metros en todo el interior. Los grandes portillos que permite esta altura interior traen mucha luz tanto al salón como a las cabinas, donde lo único que no cabe es la palabra estrechez. Sirve de ejemplo que la cama del camarote principal mide 2,05 por 1,70 metros. Todos los detalles muestran solidez y funcionalidad. Destaca la limpieza de los elementos y la generosa dimensión de cada uno de ellos. Desde el cableado de la electricidad y electrónica a la fontanería. Lo mismo puede decirse de la iluminación y la calefacción. O hasta de los toalleros de los baños.

Estética de barco clásico para un interior que tiene las dimensiones de una casa. 22


Atlético y veloz El HR 64 es un yate para grandes travesías y en cualquier tipo de mar. En viento fresco, su parabrisas brinda una protección absoluta y el timón responde con precisión y fineza. Con 18 nudos de viento es fácil superar los 10 nudos de velocidad y aún en esas condiciones es posible gobernar el barco con una sola mano. Todos los hidráulicos están al alcance del patrón que no necesita de ayuda extra. Como debe ser en un barco de travesías en las que no siempre hay cuatro brazos en las guardias y casi ninguno de ellos tiene la potencia de la extremidad de un gimnasta. Las polares marcan 9,2 nudos de velocidad del barco con 10 nudos de viento real y con un ángulo de 75º. Con trinqueta y mayor a 25 nudos de viento real y a 110º de ángulo, la embarcación puede alcanzar los 11,5 nudos. La motorización de serie en el Hallberg Rassy 64 es un Volvo Penta D6-280 de 280 caballos, con un depósito de combustible con capacidad para 1.800 litros y los tanques de agua dulce albergan 1.300 litros. Todo lo necesario para zarpar y no regresar por mucho tiempo. Y lo que es más importante, sin añorar nada de lo que quede en tierra.

Ficha técnica Hallberg Rassy 64 Diseñador: Germán Frers Eslora total: 19.85 metros Eslora flotación: 17.53 metros Manga: 5.20 metros Calado: 2.5 metros Desplazamiento: 26 toneladas Superficie vélica: 173 m2 Mástil: 27.4 metros Motorización: Volvo Penta D6-280 206 kW/280HP Capacidad combustible: 1.800 litros Capacidad de agua dulce: 1.300 litros Categoria CE: A (Oceánica)

El Hallberg Rassy 64 destaca por la seguridad y el confort a bordo que caracterizan a todos los barcos de este astillero.

23


Escola NĂĄutica Masnou

TĂ­tulos profesionales

Puerto Deportivo, Local 41 08320 El Masnou, Barcelona 935 407 276 935 406 027 info@enmasnou.com

Bienvenido a Bordo.es  

Revista Nautica