Issuu on Google+


VILLA Y TIERRA DE SEPÚLVEDA, UN BUEN SITIO PARA PEDALEAR Muchos son los motivos que pueden hacer dirigir nuestra bici hacia esta tierra que a pesar de la austeridad de sus paisajes y de sus gentes, o precisamente o por esto, nos ofrece muchos más alicientes que los publicados habitualmente en las guías turísticas. Deben quedar pocas personas que no conozcan aún la villa segoviana de Sepúlveda. Pero de lo que sí estamos seguros es que sí hay muchos aficionados a la bicicleta y el ciclo turismo que todavía no explotaron las enormes posibilidades de esta zona que reúne unas inmejorables características para la práctica del ciclismo de carretera o la práctica del MTB Siempre que preparemos nuestra escapada prestando atención al tiempo que nos espera, no hay problema para visitar la zona a lomos de nuestra bicicleta en cualquier época del año invierno incluido. Primavera y otoño siempre son aconsejables por la mayor suavidad de temperaturas y en verano, las sombras de estas “choperas” nos vendrán bien a mediodía.


Si eres de los que no conoces aún sus caminos, carreteras y parajes, o sólo pasaste por allí para degustar su potente gastronomía dominada por el mundialmente conocido lechazo, te interesa indagar un poca más en esta zona para comprobar que las riquezas de la Tierra de Sepúlveda van más allá de lo que hasta la fecha se hablo y escribió sobre esta histórica comarca de Castilla y León.


Pasear por las calles de Sepúlveda -mejor si lo hacemos en un día laborable- para descubrir sus rincones menos fotografiados, nos abrirá una nueva perspectiva a lo más conocido de esta población. Siendo espectacular su Plaza Mayor dominada por el Castillo de Fernán González o su afamada colección de bellísimas iglesias románicas, esta villa de Segovia nos ofrece la posibilidad de hacer unos recorridos por su intricado callejero que nos abrirá un sinfín de perspectivas visuales; y dependiendo de la hora del día también olfativas, cuando sus innumerables figones comienzan a dar el punto optimo a sus hornos de leña que inundan el ambiente con el aroma del autentico cordero asado.

Aún no sabemos si es intención del Ayuntamiento de Sepúlveda la construcción o la ubicación de alguna zona de aparcamiento para bicicletas. El cicloturista que porta alforjas en su bici lo agradecería. Esta localidad segoviana alberga innumerables rincones que merecen la atención del que se acerca a visitarla y poder tener la bicicleta en un lugar seguro mientras paseas, sería interesante y cómodo.


Por cierto a pesar de que en Sepúlveda existen decenas de restaurantes en los que en su carta no falta su reconocido lechazo, si acudimos en fin de semana, será fundamental realizar la reserva de mesa a primera hora de la mañana; ya que sería una tragedia para el cicloturista pasear por sus calles acompañados de ese aroma y no conseguir mesa para degustarlo. Si esto ocurre, lo mejor será acomodarse en la barra de algún bar y dedicarse a probar sus pinchos.

Es posible que lo más transitado por el ciclista aficionado en la provincia de Segovia sea la vertiente norte de la Sierra de Guadarrama, pero esta parte de la meseta castellana ofrece la posibilidad de hacer mucha carretera


-en general de buen firme- sin que el tráfico nos apabulle. Realizar los recorridos que unen los diferentes pueblos será muy placentero, ya que estamos hablando de poblaciones que fuera de la época estival no alcanzan en ocasiones los 100 habitantes. Valga como referencia que transitando por esta zona de Tierra de Sepúlveda, en un recorrido de algo más de siete kilómetros uniendo los pueblos de Barbolla y Navares de Ayuso con la localidad de Aldeonte hacia la mitad del itinerario, sólo me cruce con un par de tractores. Esto último y una orografía no demasiado exigente le permiten tener al aficionado el tiempo suficiente para respirar tranquilidad e incluso contemplar el vuelo de las numerosas rapaces que sobrevuelan la zona sin tener que poner pie a tierra ya que entre tanto silencio, apreciar la llegada por detrás de un vehículo a motor es sencillo.


Si nuestra afición se decantó hace tiempo por el uso de la bicicleta MTB, la duda surge a la hora de elegir qué camino seguir. Existen muchos de uso agrícola. En cualquier caso, esta zona permite circular decenas de kilómetros por trazados de tierra bien conservados y en los que sólo tendremos que hacer un alto para reponer fuerzas o ver paisajes, ya que apenas existen vallas que limiten nuestros movimientos. Lógicamente lo más transitado en las cercanías a Sepúlveda son los itinerarios que bordean o se introducen en el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, pero aún así merece la pena acercarse para contemplar este sorprendente paraje.


Podemos utilizar Sepúlveda como centro de nuestros recorridos MTB como si de carreteras radiales se tratara, ya que esta villa se encuentra enclavada en pleno nordeste de la provincia. Existen numerosos alojamientos de turismo rural en la zona, por lo que con nuestra bicicleta de montaña o carretera podemos alcanzarnos hasta otras poblaciones igualmente de interés. Riaza se encuentra a 26 km, Cantalejo a 20 km, Pedraza a 24 km, o Sacramenia, cercana a la vallisoletana ciudad de Peñafiel a 33 km. Por otra parte, todo lo que sea entrar por caminos orientados a Valladolid y Burgos, nos introducirán en las tierras segovianas de la Denominación de Origen Vinos de Ribera del Duero, lo


que representa un aliciente más en nuestros itinerarios por esta zona que bien merece nuestra visita para ser pedaleados. Nuestra llegada a Sepúlveda siempre que lleguemos de lugares alejados a esta localidad, y por lo tanto si nuestra bicicleta viaja en el porta bicis de nuestro automóvil, puede ser a través de diversas carreteras. Desde el norte de la península accediendo por la carretera NI y desviándonos en la localidad de Boceguillas, desde Madrid y el sur de España igualmente por la N-I saliendo en el desvío de Castillejo de Mesleón, desde el noroeste a través de la CL-112 después de pasar Valladolid y desde el este del país atravesando Soria y El Burgo de Osma circulando por la N-122. Para los más valientes, aquellos que desean amortizar esas buenas alforjas de su bici, disponen de esas mismas carreteras y de infinitos caminos por los que transitar, e insistimos en que aunque en todo momento tenemos la Sierra de Guadarrama a la vista, la orografía no es exigente y predominan los llanos

La influencia del arte románico inunda cualquier construcción a pesar de que alguna es de reciente construcción. La rehabilitación de viviendas antiguas ha tratado de no alterar la estética e incluso se mantiene la típica posición de la “teja segoviana”.


y el terreno ondulado. Por lo demás, todo lo que sea transitar por carreteras locales o caminos será un ejercicio placentero en el que el tráfico de vehículos a motor es muy escaso.

Eso sí, es importante elegir bien la época del año en que nos escapemos a transitar estos parajes, en verano el calor aprieta aunque las noches y las mañanas son frescas. El invierno es verdaderamente frío en esta zona, por lo que es aconsejable


realizar nuestro viaje durante primavera y otoño. Si lo que pretendemos es realizar una escapada para aprovechar un puente o fin de semana, verano también puede ser perfecto siempre que recordemos que el último fin de semana de agosto son los Toros de Sepúlveda y la localidad se pone reventar. Para los valientes que quieran pedalear en invierno, siempre que se aseguren que no habrá nieve o no lloverá, la opción puede ser válida ya que bien abrigados y alimentados podemos disfrutar de unas frías jornadas de ciclismo, pero de una luz espectacular. Saludos y buen viaje para todos aquellos que se acerquen a pedalear por tierras de Sepúlveda.

Texto Cikista Sospechoso Twitter @CiklistaSospe Fotos Ciklista Sospechoso y Pregonero Digital de Sepúlveda


IMÁGENES DESDE LA BICICLETA Por lo general el amante de la bicicleta es un fotógrafo en potencia. No olvidéis vuestra cámara

Panorámica de Sepúlveda desde el mirador de Zuloaga en la entrada a la villa por la SG-232


Las cuevas a los pies de la muralla dan cobijo y sede a las peñas y charangas en las Fiestas de los Toros Los balcones de la Calle San Justo y Pastor en un soleado día del mes de octubre


Blasón en la fachada de “caliza rosa” de La Casa de las Conchas Crucero renacentista en San Bartolomé


Caminando por la Calle de los Fueros hacia la Plaza del Trigo Entrando a la Calle Victoriano de la Serna


La aguas termales de la Fuente de la Salud se mantienen a 18 grados todo el año, suficiente para bajar de la bici y darnos un baño. Curiosamente mejor en invierno y cuanto más frío haga mejor Panorámica de los cañones del Duratón en el Parque Natural de las Hoces El acceso a la Fuente de la Salud se puede realizar en bici sin problemas La Puerta de la Fuerza continúa soportando nevadas después de siglos


Existen empresas en la zona especializadas en el ocio de naturaleza. Por ejemplo piragüismo en el fondo del cañón del Duratón, navegando por los meandros del río Hacer aguas menores no es ocio y nos lo recuerdan


El origen de la palabra que da nombre a esta localidad, apunta a que tiene relación con las siete puertas de entrada que había en la muralla original de Sepúlveda y siete llaves conforman su escudo La Puerta del Río es una de las que aún resisten el paso de los siglos El gusto por las puertas se mantiene entre los sepulvedanos


Esquina que nos da entrada al callejón de la Queda Fachada del Ayuntamiento desde la Plaza Mayor


El uso de la piedra caliza rosa de Sepúlveda es muy habitual en las construcciones de la zona


Junto a la Puerta del Azogue o Ecce Homo se encuentra el Jardín de la Señora celebre por la reunión de las autoridades con el carlista Balmaseda en 1838 La Iglesia del salvador desde la empinada cuesta de la calle del mismo nombre


  El Museo de los Fueros acomoda su sede en la Iglesia de los Santos Justo y Pastor La casa del Moro actualmente reconvertida en centro de eventos y convenciones La torre de la Iglesia del Salvador une su torre a la nave por un pasadizo Subida por la Calle Barbacana hacia la Plaza Mayor, recorrido inicial de los Encierros de Sepúlveda


  Sin casi infinitos los rincones que pueden llamar nuestra atención No son muchos los visitantes de un día de otoño y al gato parece que no le molestamos La subida a la calle Isabel la Católica en horario de fin de jornada laboral Algunos prefieren el viaje desde Inglaterra sobre cuatro ruedas… Es una opción


www.bicistore.net


Villa y Tierra de Sepúlveda, un buen sitio para pedalear