Page 1


Esta publicación se hizo gracias al talento de cada uno de los pequeños escritores, con el apoyo de: La Alcaldía de Medellín, La Biblioteca Pública Piloto de Medellín, el Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín y la Red de Bibliotecas Área Metropolitana, que hicieron posible la producción de este libro ahora en sus manos. Invitamos a niños y niñas para que participen en el Noveno Concurso de Cuento Infantil “Pedrito Botero”


Equipo de trabajo de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín Dirección General Gloria Inés Palomino Londoño División de Información y Cultura Cruz Patricia Díaz Cardona Comunicaciones, Extensión Cultural y Medios Audiovisuales Juan Carlos Sánchez Restrepo María Victoria Suárez Gutiérrez Mariluz Donado Montoya Servicios al Público Amparo Lopera Mejía Sala Infantil “Pedrito Botero” Kelly Johana Marín Sánchez Promotores de lectura Jhon William Jaramillo Tejada Marcial Aguirre David Ofelia Echavarría Macías Diana María Giraldo Jiménez Diseño imagen gráfica Andrés Montoya Madrigal Publicista Diagramación y diseño Jairo Alonso Ocampo Betancur - Lito Jairo Impresión Divegráficas Ltda. © Derechos Reservados 2012 Carrera 64 Nº 50 – 32 / Medellín – Colombia 460 05 86. Ext: 223 – Fax: 460 05 92 divinformacion@bibliotecapiloto.gov.co www.bibliotecapiloto.gov.co


PRESENTACIÓN En el VIII Concurso de Cuento Infantil “Pedrito Botero”, convocado por la Biblioteca Pública Piloto bajo el tema de “La solidaridad” en 2012, participaron cerca de mil quinientos niños y niñas de diferentes escuelas y colegios de Medellín y de otros municipios del departamento de Antioquia con sus pequeñas historias, unas mejor contadas que otras, pero todas producto de un esfuerzo a todas luces loable y digno de continuarse en el tiempo, ya que la práctica de la lectura y de la escritura son dos actividades fundamentales en la educación y la formación no solo de conciencias críticas y lúcidas, sino también en la elección de formas de vida aptas para el disfrute y el gusto por mundos y por estéticas que, sin duda, amplían y diversifican las maneras de ver y afrontar la realidad con que contamos los seres humanos. El jurado es consciente de que la solidaridad es un valor perteneciente a las personas y los pueblos no fácil de definir ni de concretar en un relato de la vida cotidiana o de la ficción, dado que ese valor tiende a confundirse con la amistad y tal vez con la complicidad. En tal sentido, quienes leímos y evaluamos los cuentos enviados al presente concurso encontramos que muchos de ellos se centraron justamente en esas dos características y no específicamente en la solidaridad, además de que muchos de ellos repitieron prácticamente las mismas historias, como si de un esquema se tratara, inducidos tal vez por las lecciones impartidas por sus profesores, sin la libertad y la suelta imaginación a que se debe convocar en circunstancias como estas de lectura, escritura y creación. Tanto en los dos cuentos ganadores (uno por categoría) como en los veinticuatro seleccionados para su publicación (doce por categoría) se percibe imaginación y soltura en la narración, además de libertad de contar una historia según la percepción y la sensibilidad personal no sujeta a dictados ni a parámetros preestablecidos. En ellos el concepto de solidaridad trasluce como una cualidad de los seres humanos indispensable para la convivencia cotidiana y, sobre todo, para los momentos en que nosotros mismos o los demás se encuentran en aprietos por desastres de la naturaleza, por incapacidad para desempeñar determinados oficios o por los tiempos en que la carencia de recursos nos ponen en situación de acudir a la ayuda de familiares, amigos o vecinos para paliar necesidades inmediatas. Debemos anotar, igualmente, que padres y profesores deben abstenerse de influir tanto en el desarrollo de la escritura de los niños, como en la calidad de sus letras, su composición gramatical y su ortografía porque ello, necesa

3


riamente, ante los jurados, invalida el esfuerzo de los niños en vez de ayudar a su mejor evaluación. Nos vimos abocados a no tomar en cuenta relatos que claramente, o fueron escritos por los adultos (letra de gran caligrafía y muy correcta ortografía), o dictaron a los estudiante términos que nada tiene que ver con la manera espontánea e infantil que ellos usan en sus expresiones. En este mismo sentido debe procurarse, en próximas convocatorias, que en la participación de los escolares no interfieran las instituciones educativas con tareas obligatorias porque, como hemos dicho, aquí debe prevalecer el gusto, la espontaneidad y la libre imaginación. Los profesores y padres deben saberles recrear, con lecturas e historias aprendidas en la vida, lo que los niños ya sabrán llevar a sus propios términos y a su loca y desbocada imaginación.

4

Otro factor a resaltar en esta presentación, que debe llamar a gran preocupación por parte de todos los adultos involucrados en la educación de los niños, es el del plagio de historias y relatos publicados en diversos medios y formatos y pertenecientes a otros autores. Se pudo comprobar algún caso en este sentido y desconocemos, porque es completamente difícil hacerlo, si acaso haya otros. Tenemos la esperanza de que no. En este concurso, como en todos los de su género, lo que se busca es incentivar la imaginación y el gusto por la literatura y la lectura. La competencia desleal es absurda e inaceptable. Se trata de un juego, en el mejor sentido del término. La honestidad y la ética de los futuros ciudadanos está en juego y en ello no puede haber concesiones de ninguna índole. Nos alegra la masiva participación en la presente convocatoria porque refleja el interés de las instituciones educativas y de los estudiantes en participar en este tipo de concursos que pretenden elevar el nivel de lectura y escritura como elementos que coadyuvan a la calidad de la formación escolar, así como a la formación de mejores ciudadanos y futuros profesionales.


ACTA JURADO VIII Concurso de Cuento Pedrito Botero El día sábado 15 de septiembre, a las 3PM, se reunieron los suscritos miembros del Jurado en el Jardín Botánico de Medellín con el fin de leer y seleccionar los cuentos ganadores. Categoría 1 Después de repasar las Bases del Concurso, procedieron a leer y comentar los cuentos presentados por cada jurado como candidatos a obtener el primer premio en esta categoría. El resultado dio como ganador por unanimidad al cuento titulado “La solidaridad”, de Esteban A. Ortiz, de la ciudad de Medellín, estudiante de grado 5º-3 de la Institución Campo Valdés. En este cuento el jurado destaca la forma original como el niño autor establece la relación solidaria entre un ratón y un león. El humor con que cierra la historia y la forma de lograrla con un texto corto son elementos muy valiosos que permiten abrigar la esperanza de tener ante nosotros a un futuro escritor. En esta misma categoría, quedaron como finalistas: - María Camila Castro Sánchez, con su cuento “El gran circo Piruetas”. - Sara Noreña Silva, con el cuento “El barco perdido en el fondo del mar”. - Santiago Villa Restrepo, con “La lección de Raimundo”. - María Paulina Ocampo Duque, “Mi hermanito de síndrome Down” - Jhonatan David Castañeda Buitrago, con “Refugio en el árbol”. - Julián Zuluaga Osorio, con “Solidaridad”. - Zoe Ángel Daza, con “Zor el terribloso”. - Laura Camila Bedoya Bermúdez, con “La dama y el mendigo”. - María Paulina Giraldo Pérez, con “La solidaridad”. - Esmeralda Arango Úsuga, con “Deisy y su gran amiga”. - Alejandra Valencia Rivera, con “María, una niña valiente”. - Andrea Álvarez Ramírez, con “Una corta historia de luz”. Categoría 2 De igual manera el jurado procedió con los cuentos de la Categoría 2, dando como ganador al cuento “La vaca Chela”, escrito por Sebastián David Duque Cardona, del municipio de La Unión, estudiante del Centro Educativo Jugue

5


tones. En este cuento el jurado destaca la capacidad de crear un personaje en una vaca y contar una historia en un texto corto y con vocabulario fresco y apropiado que muestra un conocimiento de las faenas del campo y la lechería y que recrea momentos de solidaridad. La forma de iniciarlo se aparta del trajinado “Érase una vez”, al que recurrieron la mayoría de los concursantes. En esta misma categoría, quedaron como finalistas: - Miguel Ángel Silva Jiménez, con “La solidaridad”. - Carlos Andrés Ceballos Herrera, con “El carretillero”. - Cristian David Gutiérrez Céspedes, con “La pelota perdida”. - Ana María Torres, con “El presidente”. - Anyi Camila Orrego Chavarría, con “El panadero”. - David Mateo Alzate Galvis, con “Tonny necesita ayuda”. - Iván Sebastián Correa García, con “El poder de la solidaridad”. - Yuliana Cardona Vásquez, con “La historia de un niño” - Cristian cano Ortiz, con “El secreto de la solidaridad” - Carolina Serna Álvarez, con “Una historia de vida” - Estefania Carvajal Callejas, con “Jacobo consigue una amiga” - Andrew Gutiérrez López, con “La verdadera historia de Hércules”

6

Los Jurados Luis Germán Sierra J. Jorge Iván Agudelo Z. Ángel Galeano H. Medellín, septiembre 15 de 2012


CONTENIDO Categoría 1 La solidaridad ............................................................. 11 Por: Esteban A. Ortiz

El gran circo Piruetas .................................................... 12 Por: María Camila Castro Sánchez

El barco perdido en el fondo del mar ................................... 14 Por: Sara Noreña Silva

La lección de Raimundo ................................................... 16 Por: Santiago Villa Restrepo

Mi hermanito de síndrome Down ......................................... 18 Por: María Paulina Ocampo Duque

Refugio en el árbol ....................................................... 20 Por: Jhonatan David Castañeda Buitrago

Solidaridad ................................................................ 21 Por: Julián Zuluaga Osorio

Zor el terribloso .......................................................... 22 Por: Zoe Ángel Daza

La dama y el mendigo .................................................... 24 Por: Laura Camila Bedoya Bermúdez

La solidaridad ............................................................. 25 Por: María Paulina Giraldo Pérez

Deisy y su gran amiga .................................................... 26 Por: Esmeralda Arango Úsuga

María, una niña valiente ................................................. 27 Por: Alejandra Valencia Rivera

Una corta historia de luz ................................................ 29 Por: Andrea Álvarez Ramírez


Categoría 2 La vaca Chela .............................................................. 33 Por: Sebastián David Duque Cardona

La solidaridad ............................................................. 34 Por: Miguel Ángel Silva Jiménez

El carretillero ............................................................. 36 Por: Carlos Andrés Ceballos Herrera

La pelota perdida ......................................................... 37 Por: Cristian David Gutiérrez Céspedes

El presidente .............................................................. 39 Por: Ana María Torres

El panadero ................................................................ 42 Por: Anyi Camila Orrego Chavarría

Tonny necesita ayuda ..................................................... 44 Por: David Mateo Alzate Galvis

El poder de la solidaridad .................................................45 Iván Sebastián Correa García

La historia de un niño ..................................................... 47 Por: Yuliana Cardona Vásquez

El secreto de la solidaridad ...............................................48 Por: Cristian Cano Ortiz

Una historia de vida ....................................................... 51 Por: Carolina Serna Álvarez

Jacobo consigue una amiga ................................................ 53 Por: Estefanía Carvajal Callejas

La verdadera historia de Hércules ....................................... 54 Por: Andrew Gutiérrez López


CATEGORÍA 1


La solidaridad GANADOR

Esteban Andrés Ortiz Giraldo 10 Años Institución Educativa Campo Valdés Medellín Había una vez un león y un pequeño ratón, el león se llamaba Solín y el ratón se llamaba Tomi, este siempre estaba muy contento. Se fue a ver la luna y siempre hacia lo mismo hasta que un día vio un león y corrió hasta el parque, del parque al salón, del salón a la tienda, luego al zoológico, del zoológico a la mano del león, este se le deslizó. El ratón corrió y corrió hasta que de repente se fue a una piscina y se estaba hundiendo y él decía auxilio alguien que me ayude me voy a morir y el león escuchó y corrió a salvar al ratón, buscaba y buscaba y no lo encontraba, hasta que lo encontró, había un problema muy grande, al león le daba miedo del agua pero aun así en un segundo lo sacó, el ratón le pidió que no se lo coma, el león le dijo ¡te quiero ayudar! Y el ratón se sonrió y jugaron y jugaron, hasta que el león dijo: ¿de verdad pensó que yo me lo comería? Y el ratón dijo yo se que los leones comen carne, y el león respondió yo le contaré lo que come un león, y otras historias más iba contando hasta que llegaron unos cazadores y cogieron el león y se lo llevaron y lo amarraron a una jaula y por la noche el ratón lo ayudó y mordió el lazo hasta romperlo, el león salió y se fueron juntos. A partir de ese momento se hicieron más amigos y aunque un león si come ratón pero no en esta ocasión. Colorín colorado al ratón se han tragado ¡mentiras! Colorín colorado este cuento feliz se ha acabado.

11


El gran circo Piruetas FINALISTA

María Camila Castro Sánchez Edad 9 Años Institución Educativa Alvernia Medellín Había una vez un pueblo llamado el Paraíso donde la gente era muy cordial, respetuosa, cariñosa y servicial. A este llegó un circo llamado Piruetas con muchos payasos, malabaristas, trapecistas, magos y animales amaestrados con el fin de entretener y alegrar a todas aquellas personas humildes del pueblo. Y empiezan aquellas divertidas funciones, en cada función hacían cosas diferentes, cuando salían los magos a hacer sus actos haciendo aparecer palomas y desapareciendo objetos, cuando les tocaba el turno a los payasos era muy divertido al contar sus chistes y al hacer sus juegos solo se escuchaba las risas de los niños y las de las demás personas.

12

Cuando salían los trapecistas y los malabaristas era un acto hermoso por todas las maniobras que hacían al brincar y hacer sus maniobras al aire. Al tocarle el turno a los animales amaestrados era maravilloso y algo asustador, ya que, estos grujían, la gente se emocionaba muchísimo y gritaban… los tigres, salían elefantes, micos, entre otros. Cierto día en una de las funciones de los malabaristas estaban en el acto del fuego lanzando los aros al aire, en una de las lanzadas esta voló tan alto que prendió una cuerda y esta se prendió, al prenderse el fuego se extendió y se formó en un gran incendio donde se prendieron los camerinos, los vestuarios y los corrales donde tenían a los animales. La gente desesperada, ¿cómo ayudar a salvar a los animales y a las demás personas que integraban el circo?. Las personas ayudaban con baldes de agua a apagar el incendio, afortunadamente no hubo muertos pero todo quedó destrozado, en cenizas. Todos los integrantes del circo quedaron muy tristes y llorando, ya que, habían quedado en la calle sin nada y sin trabajo.


La gente del pueblo al ver esto se solidarizó con los integrantes del circo, para darles ayuda les dieron hospedaje y ubicaron a los animales en un lugar seguro del pueblo, les dieron comida a los animales y a los integrantes del circo. La gente al ver que quedaban sin implementos con que trabajar se repartieron, unos ayudaron a reconstruir la carpa y armar corrales y jaulas. Las otras personas recogieron ropa y retazos para hacer los trajes de los payasos, el mago los malabaristas y los trapecistas. Al pasar los días con la solidaridad de la gente los integrantes del circo veían como estaba terminado su lugar de trabajo. Días después el circo ya estaba totalmente terminado, era tanta la felicidad y el agradecimiento de las personas del circo que dieron varias funciones gratis a las personas del pueblo. Aquí en este pequeño cuento podemos ver como con la solidaridad de la gente, este gran Circo Piruetas, volvía dar sus funciones. Fin

13


El barco perdido en el fondo del mar FINALISTA

Sara Noreña Silva

8 Años Institución Educativa Alvernia Medellín

14

Había una vez cinco amiguitos navegando en un barco pirata por el país de los colores en compañía de sus hermanos, ellos iban a buscar un tesoro que estaba escondido en la isla tenebrosa, de pronto escucharon unas tenebrosas serpientes se llamaban Tina y Tara las dos se montaron al barco y estaban espantando a todos, pero uno de ellos no tuvo miedo porque las serpientes no eran venenosas, él le decía a todos, no tengan miedo ellas no son venenosas y todos entendieron de pronto el agua fue invadiendo todo el barco porque este estaba muy pesado y poco a poco fue sumergiéndose, cada uno intento buscar ayuda pero no fue posible porque las olas eran fuertes y no lograron sostenerse, cuando de pronto llegó una sirena llamada Amanda quien vio todo lo que estaban sufriendo, así que llamó a todos sus amigos marinos para ver cómo podían salvarlos, el rey del mar era muy solidario con todos en las profundidades entonces al saber lo que estaba ocurriendo envío ayuda, pero el barco se hundió totalmente parecía que todos iban a morir, pero Amanda tenía un don, ella podía salvar a los seres de la superficie con solo tocarlos, se cubría su cuerpo de una luz resplandeciente, está permitía que respiraran y hablaran en el agua, todos estaban muy sorprendidos de lo que ocurría, no podían creer lo que estaba pasando con ellos, sonreían y se abrazaban de felicidad, miraron la sirena y le agradecieron pero a la vez sintieron mucho miedo, Amanda les dijo que no se preocuparan pues lo llevaría al reino del mar, pero ellos le dijeron que lo necesitaban pues llevarían su barco, no querían dejarlo perdido en el fondo del mar, como tantos otros que eran abandonados, así que pidiendo ayuda para unir fuerzas y salvarlo. Todos vinieron: tiburones, ballenas, caballos de mar y todo tipo de peces para apoyarlos, todos los días trabajaban y trabajaban pero no era fácil. Así transcurrió una semana, la familia de los cinco jóvenes estaba preocupada porque no sabían nada de ellos, buscaron ayuda en la marina, de allí enviaron un grupo de rescate pero pasaban los días y no los encontraban, entonces dieron por perdido el barco y nunca volvieron a buscar, pero a pesar de todo, sus mamás no perdían las esperanzas de poderlos volver a ver algún día. En el fondo del mar, todos continuaban trabajando en equipo hasta que por fin lograron ir jalando el barco hacia arriba y sacarlo, todos estaban muy felices, al estar a fuera ellos se despidieron y les dijeron a todos que nunca los olvida


rían, Amanda se sintió triste porque nunca los volvería a ver pero ellos prometieron que algún día regresarían, ella les dio un caracol que podían sumergir, en el se daría cuenta que regresaron. Todos volvieron a casa y contaron su gran historia. Fin

15


La lección de Raimundo FINALISTA

Santiago Villa Restrepo 8 Años Institución Educativa Maestro Pedro Nel Gómez Medellín – Antioquia Un día muy lluvioso el pequeño Raimundo observaba por la ventana las calles de su vecindario, él se sentía muy triste y solo porque no podía salir a jugar por tanta lluvia. Luego de un gran rato dejo de llover y salió un lindo y hermoso arco iris de muchos colores. Raimundo le dijo a su mamá si podía salir a jugar fútbol con sus amigos y ella le dijo que sí.

16

Al salir Raimundo se dirigió al parque a jugar fútbol. Allí se encontraban muchos niños que lo dejaban jugar, pero Raimundo comenzó a jugar solo, y no le pasaba el balón a nadie y les gritaba apodos a los demás. Aun niño que usa gafas le gritó cuatro ojos, otro que estaba gordito le gritó buñuelo, al más chico le grito chinga, al más grande le grito jirafa. Todos estos niños estaban muy enojados. Se reunieron y decidieron gritarle a Raimundo: “Raimundo cabeza de mundo” Entonces el se enojó mucho, se puso a llorar y se fue corriendo a casa. Al rato decide salir a montar bicicleta, se encontró con algunos de los amigos con los que había jugado fútbol y ellos no tenían bicicleta y le dijeron a Raimundo que si se turnaban para dar vueltas en la bicicleta pero Raimundo dijo que no. Él salió muy rápido y no vio un hueco en la calle, se cayó y comenzó a llorar, todos los niños corrieron a buscar ayuda. A Raimundo lo llevaron al hospital por que se quebró una pierna y enyesaron la pierna. A los días estaba en su casa muy solo y triste y los niños del barrio


fueron a visitarlo, él se puso muy feliz y se sintió muy mal porque él había sido muy grosero y mal amigo con ellos y les pidió perdón. Los amigos lo perdonaron y le llevaron una gran sorpresa, ellos habían escogido los pedazos que quedaron de la bicicleta y entre todos la habían arreglado. Durante el tiempo que Raimundo estuvo en cama recuperándose de su fractura, los amigos lo visitaron todas las tardes y jugaban con él en su habitación. Los amigos de Raimundo le demostraron y le enseñaron que en la vida siempre necesitamos de las demás personas y sin importar lo que pase siempre debemos ser solidarios. A partir de esa experiencia Raimundo se convirtió en una buena persona, nunca volvió a decirle apodos a nadie y cada que tiene la oportunidad ayuda a los demás. En el vecindario a Raimundo lo conocen y lo admiran por ser el niño más solidario y feliz del barrio. Fin

17


Mi hermanito con síndrome de Down FINALISTA

Maria Paulina Ocampo Duque 10 Años Colegio Jesús María Medellín Mis padres me dijeron que cuando nació mi hermanito para mi madre había sido algo duro, ya que, ella quería un niño normal como todas las madres, pero después ella fue entendiendo que Dios le mandó ese angelito para que lo cuidara, y a mi padre no le afecto mucho ya que a él le gustaban muchos los niños con síndrome de Down. Después de dos años nací yo y cuando fui creciendo fui entendiendo la dificultad de mi hermanito, apoyaba a mis padres en todo lo posible, ayudando a mi hermanito en todo lo que pudiera, jugaba con él en el parque, en mi casa jugábamos a que yo me escondí y él me buscaba, también jugábamos en la bicicleta, jugábamos con plastilina, bueno en realidad todavía lo seguimos haciendo.

18

Cuando vamos a misa mi hermanito saluda a todas las personas y les da la mano, también lo hace en el supermercado. Yo quiero mucho a mi hermanito y él me quiere a mí, me da besos en la mejilla y me abraza y yo hago lo mismo con él, pero a veces peleamos pero después nos perdonamos y nos abrazamos. En navidad cuando nos dan nuestros regalos yo voy a la habitación de mi hermanito y él me intenta decir que le abra su regalo. Yo se lo abro, se lo muestro a él y él se pone muy feliz y yo también, después él va a mi habitación y mira a ver a mí que me dieron, los dos empezamos a jugar y nos divertimos. A mi hermanito y a mí nos gusta ir a la finca, cuando llegamos a la finca me dice con señas que prenda la radio, se la prendo y él empieza a bailar, al día siguiente mi hermano por la mañana me dice “UFF” que significa que tiene calor para que lo dejemos meter a la piscina, cuando lo dejamos meter, él se pone su pantaloneta y recoge su pijama y la guarda después me dice que le eche bloqueador yo se lo echo y luego se mete a la piscina, después yo me pongo el vestido de baño y me meto con él. A los dos nos encanta nadar, actividad que mi hermanito realiza muy bien y mi padre y mi madre y yo le


enseñamos a nadar y ya sabe nadar, cuando nos salimos de la piscina mi madre lo baña y él se viste solo. En el año 2011 mi hermano hizo la Primera Comunión, fue muy lindo el día en que la hizo, todos nuestros familiares estaban ahí, luego de la Primera Comunión hicimos una pequeña reunión, mi hermanito estaba muy feliz y yo también, porque mi hermano hizo la Primera Comunión, todos nos acostamos felices.

19


Refugio en el árbol FINALISTA

Jhonatan David Castañeda Buitrago 10 Años Centro Educativo Juguetones La Unión – Antioquia Había una vez una pareja de ardillas que preparaban el nacimiento de sus bebés y para ello escogieron el árbol más grande de todo el bosque, hicieron un agujero gigante en el que prepararon la casa más grande de ardillas que se halla visto en el bosque y en ella colocaron muchas ramas secas y plumas de aves para que fuera más calientita, pues se aproximaba un fuerte invierno, por tal razón guardaron mucha pero mucha comida. El día de invierno llegó y la nieve caía tan suave como si fueran mariposas blancas que volaban y se asentaban en los árboles y en el suelo, todo el bosque parecía una gigante bola de algodón.

20

El silencio y paz reinaban en el bosque, de repente un horrible ruido despertó a todos los animales que dormían y también a papá ardilla que para este momento ya habían nacido sus bebés. Papá ardilla al asomarse por la ventana vio una gigante máquina que destrozaba las plantas y tumbaba los árboles dejando sin casa y sin abrigo a las familias del bosque, todos corrían desesperados por proteger a sus hijos. Papá ardilla al ver esto y temeroso de que sus bebés se despertarían cerró de nuevo la ventana se acostó y empezó a roncar tan fuerte como podía para evitar que se despertaran, pero mamá ardilla que ya estaba le preguntó preocupada ¿qué pasa afuera? Él le contestó, no te preocupes nuestra casa está en el árbol más alto del bosque y no nos pasará nada, pero mamá ardilla estaba muy triste por todo los de afuera y de nuevo le habló a papá diciendo: debemos ayudar a los animales, nuestra casa es muy grande y tenemos espacio y comida para todos, ahora ellos nos necesitan. Entonces papá ardilla se dio a la tarea de abrir las puertas de su casa para que todos los animales del bosque se refugiaran de la terrible máquina y del frío invierno hasta que llegué la primavera, estando allí en el inmenso árbol todos cantaron con alegría. Así gracias a la ayuda de la pareja de ardillas se salvaron todas las familias de animales del gran bosque. Fin


Solidaridad FINALISTA

Julián Zuluaga Osorio 8 Años Centro Educativo Juguetones La Unión – Antioquia Una vez se conocieron en el salón de clase dos amigos, uno se llamaba Juan y era de una familia muy adinerada, el otro joven se llamaba Carlos y era de una familia muy humilde y de pocos recursos económicos. Se hicieron muy buenos amigos. Al pasar el tiempo Juan y Carlos fortalecieron su amistad y salían juntos a pasear. Un cierto día iban por la calle y se encontraron un ciego que necesitaba cruzar la calle, y Carlos en su solidaridad lo ayudó a pasar, al ver Juan esto se enojó mucho y le dijo a Carlos que no fuera tan tonto, que él no tenía obligación de hacer eso. Carlos lo miró y se quedó callado, mas adelante llegaron a una panadería y se sentaron a comer unos deliciosos panes y pasteles, en ese momento entraron a la panadería una anciana y un niño con cara de hambrientos, se acercaron a la mesa de Juan y Carlos y les pidieron un poco de pan, Juan en su arrogancia les dijo que se fueran y que no los molestaran, pero Carlos les dijo esperen un momento yo les doy de mi pan y Carlos se sintió muy feliz de poder darles algo de pan a esas personas , lo contrario de Juan, Juan le dijo a Carlos que no tenía que ser tan solidario, que dejara que las personas se las arreglen a solas, pero Carlos no atendió las criticas de Juan y no le respondió nada. Cierto día estaban estudiando y tenían un trabajo muy largo para presentar, Carlos muy dedicado toda la semana hizo el trabajo pero Juan se dedicó a rumbear y a gastar su dinero. Al llegar el día que tenían que entregar el trabajo, Juan le pidió el favor a Carlos que le ayudara con el trabajo, ya que él no lo había hecho; Carlos lo miro a los ojos y le dijo te acuerdas del día que dijiste que dejara que las personas se las arreglaran solas; entonces arréglatelas solo, Juan exclamo: es distinto y Carlos le contestó no es distinto, es lo mismo todos somos iguales. En ese momento Juan entendió la lección. Ese día Juan perdió la materia pero aprendió el valor de la solidaridad y entendió porque Carlos era tan feliz teniendo tan poco y desde ese momento fue solidario con las personas y fue muy feliz y Carlos y Juan siguieron siendo los mejores amigos y fueron sembrando semillas de SOLIDARIDAD. Fin.

21


Zor el terribloso FINALISTA

Zoe Ángel Daza 7 Años Girardota – Antioquia En una isla muy pequeña, cerca al Polo Sur, todo es resbaladizo, color de niebla, muy blanco, con mucha nieve, el aire es muy fresco, sopla fuerte y silba. Vive allí, un terribloso ser, con cuernos largos, puntudos y mucho pelaje en todo su cuerpo. Mide 3 metros, en cada pata tiene cuatro garras muy afiladas, ojos amarillentos, que brillan en medio de la oscuridad, dientes también afilados y una cola puntiaguda y también peluda. Se llama Zor.

22

Siempre es muy feliz, lo pone feliz ver a sus amigos y jugar con ellos. Es muy valiente, cuando hay avalanchas de hielo, él arriesga su vida para salvar a otros seres vivientes. Es muy hábil escalando montañas de hielo lisas, cuando los papás le dicen: “haz las tareas y cuando termines puedes jugar” se pone ansioso e intenso. Es un joven muy juguetón, es rescatista por gusto, estudia métodos de rescate en una escuela que se llama la montaña. Le gusta la aventura, y se mente en muchos líos, además es un gran soñador, cree que se monta a una nave de extraterrestres, y descubre que ellos tienen un plan para destruir la tierra y él la pone a salvo. Él es muy especial, práctica Tai-Chi, que es un arte marcial chino, significa: camino del alma, lo hace por deporte, dice que es divertido y así está saludable y en forma. No le gustan las comidas rápidas, en cambio la zanahoria es su favorita, claro también las alitas de pollo; no soporta el vallenato pero le gusta el rock. Vive en un hueco debajo del hielo, en forma de laberinto con pasadizos secretos donde guarda lanzas, flechas, piedras, caucheras y todo lo que se encuentra en sus aventuras. Un día, de frío invernal, estaba nevando con mucha fuerza, venían Zor y su papá en la bicicleta. Su papá lo había recogido de su clase de rescate y estan-


do de vuelta a casa, iban charlando a cerca de la clase, de pronto a Zor se le ocurrió una idea, meter la pata en el rin de la rueda quería saber qué pasaba. Él es muy curioso y siempre quiere experimentarlo todo. Así que sin pensarlo 2 veces metió la pata en el rin de la rueda, y se atascó su tobillo, Zor empezó a gritar con mucho dolor. “¡Ayúdenme, ahhhhhhhhhh, ayúdenme!” su papá angustiado trataba de sacarle la pata, pero no podía, estaba atrancadísima y si se bajaba de la bicicleta le daría más dolor a Zor, porque tendría que mover mucho la bicicleta. Seguía nevando, todo era oscuro parecía que se acercaba una tormenta. Primero llegó un oso polar alto y musculoso, trató de acercarse cuando escuchó los gritos, pero cuando vio a Zor, con sus garras, cuernos y dientes afilados se alejó asustado y con mucho temor entró de nuevo a su caverna. Zor seguía gritando, el papá seguía sosteniéndole la pata para que no le doliera tanto, pero ni siquiera podía bajarse de la bicicleta; sintiéndose desesperado por encontrar una solución, miraba a todos lados. Zor trató ocho veces de sacar la pata pero no pudo. Cuando de repente apareció un pingüino calvo y con gafas, estaba entregando domicilios, se vino corriendo a ayudar. La foca que recibía el mercado, gritó: “¡Oiga, entrégueme eso!” y respondió el pingüino: “primero esta salvar una vida” Llegó una morsa taxista y con el pingüino soltaron la rueda. A Zor se le había rasgado la piel y sangraba. La morsa dijo: “Súbanse, yo los llevo” el papá de Zor lo alzó en brazos, el oso se sintió apenado y salió a guardarles la bicicleta. Mientras tanto, ellos llegaron al hospital, el papá de Zor lo descargó en una camilla y corrió a pagarle al taxista pero la morsa ya se había ido.

23


La dama y el mendigo FINALISTA

Laura Camila Bedoya Bermúdez 9 Años Institución Educativa Ignacio Botero Vallejo El Retiro – Antioquia Había una vez un señor llamado Pedro que trabajaba en un restaurante como administrador; todos los días llegaba a ese restaurante un mendigo que se llamaba Juan, pidiendo un poco de comida de la que sobraba a diario allí; pero Pedro nunca le daba nada en vez de esto siempre sacaba a Juan a patadas y la comida que quedaba al final del día la botaba a la basura. Juan esperaba que Pedro cerrara el restaurante para ir a buscar las sobras en la bolsa de la basura.

24

Un día cuando Juan cruzaba la calle para ir al restaurante como era de costumbre a mendigar un poco de comida lo atropelló un carro, la mujer que iba allí se bajo asustada a mirar que le había pasado a Juan, afortunadamente no había sido nada grave; pero al ver el estado en que se encontraba Juan inmediatamente le dijo ¿qué puedo hacer por ti? A lo que Juan respondió lo único que quiero es un plato de comida y aquella dama se dirigió con Juan al restaurante donde trabajaba Pedro. Cuando llegaron allí se sentaron en una mesa, pero Pedro al ver la presencia de Juan le dijo a la dama que no los podía atender ya que en este lugar no se admitían esa clase de personas. La señora indignada le respondió ¿sabes quién soy yo? Soy Victoria la dueña de este restaurante y de otros más en la ciudad y por lo que acabas de hacer quedas despedido en este momento. Pedro quedó sorprendido al igual que Juan, y Victoria le dijo a Juan que desde este día él se haría cargo del restaurante, Juan quedó inmensamente agradecido ya que su vida había cambiado totalmente. Fin


La Solidaridad FINALISTA

María Paulina Giraldo Pérez 9 Años Institución Educativa Ignacio Botero Vallejo El Retiro – Antioquia Todo era paz y tranquilidad en el pueblo donde yo vivía, era un ambiente muy sano, había muchos lugares llenos de fauna, parques de diversión y sitios donde se respiraba aire fresco. Los habitantes siempre se preocupaban por tener limpio el pueblo. Ya se empezaba a terminar el verano para darle paso al invierno. Nunca pensábamos que iba a entrar tan fuerte las lluvias. Todo el pueblo empezó a inundarse y muchas casas se las consumió el lodo que bajaba de las montañas. El invierno duró poco pero hizo muchos daños y prácticamente desapareció el pueblo. Cuando empezó de nuevo el verano, nos reunimos todos para planear lo que íbamos a hacer. Empezó un proceso de solidaridad entre todos para volver a empezar de nuevo y reconstruir todo el pueblo; unos hacían fritangas, otros eventos deportivos a otros les tocó los juegos de azar en los pueblos vecinos. Poco a poco fuimos reuniendo mucho dinero y entre todos empezamos a construir las cosas, pero esta vez lo hicimos en un lugar fuera de todo riesgo de desastres. Cuando todos estábamos listos para habitar las nuevas casas, hicimos una fiesta de inauguración, donde compartimos mucho tiempo juntos. Desde ese momento nos dimos cuenta que cuando una comunidad trabaja con solidaridad y compromiso, todos los sueños de pueden hacer realidad. Fin

25


Deisy y su gran amiga FINALISTA

Esmeralda Arango Usuga 8 Años Institución Educativa José Horacio Betancur Medellín – Antioquia

26

Abriaqui es un pueblo, allí una humilde niña llamada Deisy, en su rostro sólo se veía la tristeza, pues esta niña había perdido a sus padres y vivía con una señora que se dio a la tarea de ser solidaria con Deisy al encontrarla una tarde en un andén bañada en llanto, a parte de la señora, su gran amiga y compañía era Serafina, así se llamaba su muñeca la que un día encontró cuando barría el andén, está se convirtió en algo muy especial para la vida de Deisy, le brindaba tanto cariño que todos los días la bañaba, le cambiaba la ropa y se la lavaba además dormían junticas, habían noches en las que se pasaba varias noches sin poder dormir, entonces se sentaba a observar detenidamente a su muñeca, esto la acordaba de su pasado, las dos eran iguales, cada una contaba con la protección de una persona buena que las acogió para brindarles una vida digna como realmente debe llevar un ser humano y sobre todo los niños que a la hora de perder a sus padres lleguen a ellas personas de buen corazón para que los protejan como en el caso de Deisy que al quedar huérfana la acogió una señora que se convirtió en la mamá porque le brindó mucho amor, apoyo , cariño y la sacó adelante. Deisy creció, estudió para ser enfermera profesional, ahora muy agradecida trabajaba y cuida a su segunda mamá, la que un día la encontró en un andén. Fin


María, una niña valiente FINALISTA

Alejandra Valencia Rivera 9 Años Centro Educativo Juguetones La Unión – Antioquia En la escuela todo era alegría, los niños y las niñas disfrutaban de la aventura de aprender y visitar lugares lejanos a través de libros. María era una niña muy dedicada al estudio, todas sus notas eran excelentes, aunque era algo distante de los demás compañeros; todos sabíamos que vivía algo lejos y por eso nunca la veíamos los fines de semana en la iglesia o en el parque disfrutando de algún helado. Se llegó la hora de salir a vacaciones, y todos esperaban ansiosos el día que saldrían de paseo, unos viajarían a conocer el mar, otros visitarían el nevado del Ruiz, y algunos nos iríamos para las fincas de nuestros abuelos, solo María dijo que ella estaría en casa ayudándole a su madre a los quehaceres de la casa y cuidando de sus hermanos. Pasados veinte días volvimos todos a la escuela y cada uno contó su propia historia de vacaciones, compartimos algunos dulces y nuevamente a estudiar. A los tres días de haber entrado a la escuela, yo noté que nuestra compañera María no había regresado a estudiar pensé que tendría algún catarro y que luego regresaría. Me extrañó que ninguno de mis compañeros notara la ausencia de María pero no dije nada. Cuando pasó una semana y María no regresaba a estudiar le dije a nuestra profesora que si no le parecía extraño que María no había regresado, ella no me puso mucha atención. En la tarde regresé a mi casa y le conté a mis papás que una compañera de estudio llevaba una semana sin ir a estudiar; ellos no caían en cuenta cuál era; pero como yo les conté que era una excelente alumna se les hizo extraño, me dijeron que esperáramos ese fin de semana a ver qué pasaba al lunes siguien-

27


te. Se llegó la hora y regresamos nuevamente a la escuela y ahí si me preocupé, la ausencia de María se hizo notoria para mis profesores y compañeros preguntaron si alguno sabía algo de ella, y nadie decía nada. Cuando regresé a mi casa en la tarde les conté a mis papás y ellos me dijeron que al día siguiente irían a la vereda donde vivía María a ver qué había sucedido. Al otro día volví a la escuela y les conté a todos lo que mis papás harían; cuando estábamos en la hora de almorzar mi mamá llegó a la escuela con cara de preocupación habló con la profesora y ella nos reunió a todos para contarnos que María no había regresado a la escuela porque el lugar donde ella vivía se había desbordado un río y ella y su familia habían quedado atrapados al otro lado y no tenían manera de pasar. Todos nos pusimos tristes, pero pensamos en que había que ayudar. Mi papá ya se había comunicado con la Defensa Civil para que ellos les prestaran la ayuda necesaria para sacar a estas personas de allá.

28

En la escuela organizamos una colecta para darles comida, cobijas, medicamentos, ropa y la verdad fue grato ver la colaboración de todos para con María. Finalmente la Defensa Civil logró sacar a María y su familia de allí, las autoridades del Municipio le consiguieron un mejor lugar para vivir, nosotros le entregamos todas las cosas que habíamos recogido en la colecta y como gran regalo mi mamá le pidió a la mamá de María que le ayudara con las costuras que ella le pagaría y así todos vivirían bien y felices. Desde ese día en adelante María siempre sonrío… Fin


Una corta historia de luz FINALISTA

Andrea Álvarez Ramírez 7 Años Centro Educativo Juguetones La Unión – Antioquia Había dos niños que siempre andaban juntos, vivían en el mismo vecindario y tenían en verdad una amistad a prueba de todo. Si Luis tenía frio, Juan le daba su chaqueta; si Juan tenía hambre, Luis compartía su lonchera que aunque pobre, su madre le preparaba con mucho amor. Los padres de Juan no estaban de acuerdo con la amistad de Luis pues, lo considera un oportunista y aprovechado de las cosas que ellos sí podían darle a su hijo. Aun así Juan seguía ayudando y compartiendo todo con su amigo. Una noche de lluvia torrencial, desde el auto Juan vio a su amigo caminando bajo la tormenta, llorando y temblando del frío. Como pudo, bajo del coche, aun en contra de la voluntad de su padre que le insistía que regresara al carro. Al hablar con Luis, este contó que su madre estaba enferma y no tenía dinero para comprarle los medicamentos que necesitaba, Juan le preguntó a su padre, que si le podía dar un poco de dinero para ayudar a la madre de Luis, pero él se negó diciendo – no podemos cargar con otra obligación. Si ellos están así por algo será, quién va a saber en qué malas andanzas estarán. Al otro día Juan a escondidas, sacó su costoso videojuego para venderlo y comprar las medicinas que la madre de su amigo necesitaba. Sabía que tendría un severo castigo y no le importó, sólo quería ayudarle a su amigo, Luis le prometió que si algún día tuviera que dar la vida por él lo haría sin vacilar. Así pasaron los años y los jóvenes seguían con su entrañable amistad. Una noche en que Luis regresaba de la universidad pública vio como a su amigo lo estaban maltratando por robarle el carro y lo que tenía, sin pensarlo Luis corrió hacía él en el momento en que los ladrones lo iban a matar asustados por los gritos de Luis, uno de los asaltantes arrojó una piedra con tal fuerza que golpeó a Juan en la cabeza causándole una grave herida que lo dejó inconsciente; después de llevarlo al hospital, el médico le dijo a los padres de Juan, que había quedado ciego. Luis le recordó al padre de juan que las situaciones adversas en cualquier momento pueden llegar, aunque no seamos malos. Desde entonces Luis es la luz de los ojos de Juan. Siempre más que nunca, estaba con él, ayudándole, brindándole apoyo y compañía y mostrándole que quien ayuda desinteresadamente, nunca, nunca estará solo…

29


CATEGORÍA 2


La Vaca Chela GANADOR

Sebastián David Duque Cardona 11 Años Centro Educativo Juguetones La Unión – Antioquia Soy Chela vivo en el campo en una finca muy bonita donde nos cuidan y consienten mucho. Cuando yo era pequeña todos me miraban y me acariciaban, decían ¡qué ternera tan hermosa! Yo me volví zalamera y crecida. Mis compañeras de potrero se llaman Zara, Laura, Lupe y Cata, les hacía la vida imposible, las humillaba, me creía la reina única de la finca por lo bonito que hablaban todos de mí. Cuando cumplí los quince meses me sacaron de allí y me llevaron para otro potrero donde habían terneras más grandes, estaba asustada, todos me miraban como un bicho raro, me acordaba de todos los momentos malos que hice pasar a mis compañeras, me sentí triste y sola, me paré debajo de un árbol, me temblaban mis patas; así pasaron dos días, sólo iba tomaba agua y me devolvía para el árbol; de pronto se acercó por el medio de la cerca una vaca anciana, me preguntó: ¿Cómo te llamas?, Hola, me llamo Chela, ¿Por qué no pasteas ni te reúnes con las demás compañeras? Tengo miedo, estoy preocupada porque se ven mucho más grandes y fuertes que yo. Mira, me llamo Paty, aquí nos acostumbramos a vivir juntas sin hacernos daño y ayudándonos mutuamente, pero si sigues así, vas a enfermar. Chela le contó de lo mala que había sido con sus compañeras y que por eso sentía temor, Paty le explicó a Chela como es la vida de una vaca; cuando pequeña la cuidaban y alimentaban bien, cuando es novilla la embarazan, la consienten para que su producción de leche sea buena. De ahí la importancia de que tengamos una apariencia presentable; Paty pensó que esto serviría para que Chela se animara, pero ocurrió todo lo contrario, estaba muy triste, cabizbaja y no comía nada, Chela enfermó y la trasladaron para otro potrero, Paty convocó a las compañeras de Chela, les contó lo mal que se sentía por su mal comportamiento, decidieron hacerle un buen recibimiento para que se sintiera mejor y recuperara su salud. Así fue que Chela mejoró al ver que sus compañeras no guardaban rencor. La ayudaron a recobrar su salud y pidió perdón, fueron las mejores amigas.

33


La solidaridad FINALISTA

Miguel Ángel Silva Jiménez 11 Años Centro Educativo Autónomo Medellín – Antioquia CAPITULO1 Tenía miedo de salir de esta pirámide, moría de sed al lado de estas tumbas, creía que fallecería. Solo tenía un Phoenix a mi lado.

34

Esta historia comenzó cuando desperté, estaba ansioso de ir a la escuela, salí de mi cuarto pero, no vi a nadie. Muy atemorizado busqué a mi familia, pero no la encontré, solo vi en una jaula un águila que parecía ser amistosa, la liberé y se posó en mi hombro. Hizo un sonido (bueno, el que normalmente hacen las águilas) y fue como si me estuviera guiando, empezó a golpear la puerta con su pico, le abrí y se volvió a posar en mi hombro, al frente de mi casa había una tienda llamada “ROCK THE NATION” pero estaba destruida por garra, todas diferentes y había un líquido verde que parecía veneno. Lo único que estaba en buenas condiciones era una guitarra. Había un camino con huellas de leones, tigres, de toda clase de felino; tomé la guitarra y seguí esas huellas, allí vi algo que entraba a un edificio, pensé que era una serpiente pero no tenía 4 patas, entonces la seguí, al llegar vi a una quimera (en vez de cola tenía una serpiente, la cabeza era de un carnero y en su pecho tenía una cabeza de león) la Quimera rasguñó el lomo del águila, con la cuerda de la guitarra le vendé la herida, fue bonito ver que el águila me lo agradeciera, ahí comprendí el sentido de ayudar a otros. La Quimera lanzó fuego al águila, pero no de quemó, en vez de esto era espíritu tan solidario y honesto que se convirtió en un Phoenix (águila cubierta de fuego) y sujetó mis hombros, me llevó a un desierto, allí encontré un Minotauro y le pregunté que si había visto a mi familia, él me dijo –sí- le pregunté en dónde y él respondió –no te lo diré, pero si te diré quién fue- le dije –quién- y él dijo – fui yo- . Me salió persiguiendo hasta llegar a una pirámide, donde entré y se cerró la puerta. CAPITULO 2 Así fue como llegué aquí.


El clima era caluroso, dentro de esta pirámide había muchas esculturas de felinos, entonces el Phoenix sopló y en realidad eran felinos. Los felinos eran solidaros y amigos del Phoenix, quienes abrieron la puerta y combatieron al Minotauro, les agradecí por habérmelo quitado de encima. El Phoenix volvió a tomarme de mis hombros y me llevó de vuelta a mi hogar. Todo lo que había destruido, la quimera, ahora estaba restaurado. Hasta ROCK THE NATION. El Phoenix se apagó y volvió a ser un águila, entré a la tienda, había un señor desesperado que decía -dónde está mi guitarra – yo le dije – esta es tú guitarra – él me dijo -¡sí, esa es! –. -por ser tan generoso te regalaré entradas para un concierto – yo salté de la alegría, él me dijo –por qué tienes ese águila en tu hombro- yo le dije – me la encontré atrapada en una jaula – me despedí y me fui para el estadio donde organizaban una tarima y dije –creo que aquí es el concierto-. Cayó la noche y escuché a alguien anunciando algo, corrí a mi casa pero todavía no había nadie, entonces dejé los animales allí y corrí al concierto. Él estaba anunciando a KISS (mi banda de rock favorita) tocaron canciones muy buenas como “Moderm day delilah” “I was made for loving you” “Crazy nights” “Every time I look at you” “Heaven´s on fire” y “Good gave rock and roll to you” cuando se despidieron nos regalaron termos, vasos y hasta camisetas. Contento llegué a casa y todos los animales estaba en mi cama, estaban organizados, el grande en la mitad y los pequeños a los lados y el águila estaba con las alas abiertas y casi en el techo… Ahí me desperté, todos los integrantes de KISS estaban pintados en mi pared, en la sala estaba los felinos, en la cocina el águila y en la pieza de mi mamá estaban todos los de mi familia, ellos gritaron -¡sorpresa!-. Era mi cumpleaños y me dieron de regalo una guitarra como la de mi sueño, una camiseta de KISS y un portátil, les conté toda la historia, todo lo que me había pasado y ellos se maravillaron, al ver que no solo a mi me causaba ese tipo de sensaciones, decidí hacer que cada minuto de mi vida fuera parte de una nueva historia.

35


El Carretillero FINALISTA

Carlos Andrés Ceballos Herrera 13 Años Institución Educativa Felix de Bedout Moreno Medellín – Antioquia Un día como todos en el Centro, estaba un señor muy humilde vendiendo naranjas, mucha gente le compraba naranjas, porque eran muy jugosas y además deliciosas. El señor vendía por montones o por docenas, a veces vendía guanábanas o bananos, con lo que más bien le iba era con las naranjas.

36

Luego por la tarde iba corriendo un ladrón y la Policía detrás, por haberle robado el bolso a una señora, el ladrón corría muy asustado y no sabía qué hacer para perdérsele a los policías y cuando pasó por el lado del señor que vendía las naranjas, le tiró la carreta y el ladrón logró ganar un poco de tiempo, pero los policías no dijeron nada al señor de las naranjas y siguieron derecho. Todas las naranjas se le regaron en la mitad de la calle y nadie le ayudaba a recogerlas y se aproximaba una estampida de carros, si no las recogía rápido los carros las estriparían y llegó un señor y tiró todas sus pertenencias al piso y le ayudó a recogerlas todas y el señor de las naranjas le dijo que muchas gracias y le regaló dos naranjas. Fin


La pelota perdida FINALISTA

Cristian David Gutiérrez Céspedes 12 Años Institución Educativa San Cristóbal Medellín – Antioquia ¡Hola! mi nombre es Juan y tengo diez años vivía en el campo y allí jugaba con un balón que mamá me había dado en uno de mis cumpleaños; yo era feliz y jugaba con mis amigos. Un día mí mamá estaba en la cocina preparando unos riquísimos frijoles y yo estaba jugando en el patio de la casa; papá llegó de imprevisto y nos dijo que empacáramos rápido, ya que debíamos irnos porque unos señores de un grupo armado habían llegado al pueblo. Salimos tan rápido que apenas si pudimos empacar y la pelota se me cayó de las manos y la perdí. Quedé muy triste pero logramos escapar sanos y salvos. Mamá le dijo a papá que fuéramos a casa de la tía Marcela y al decir estos recordé que cuando iba de visita donde ella, me preparaba una deliciosa torta de chocolate. Llegamos en poco tiempo y cuando papá la llamó, la tía Marcela abrió la puerta y nos dijo que no podía recibirnos porque esos señores estaban buscando a las personas que habían huido del pueblo. Así que nos fuimos y tuvimos que irnos a la ciudad. Cuando llegamos todos nos miraban como bichos, nos trataban mal y con ese comportamiento hacia nosotros, fui perdiendo mi alegría, logramos conseguir un apartamento pequeño que papá pagó con el poco dinero que teníamos. Pero había un problema y era que el dinero se acababa y ni papá ni mi mamá tenían trabajo. Una semana después ya no había dinero y tampoco para comer; nos tocó irnos del apartamento pero cuando íbamos saliendo del edificio una señora ya vieja le dijo a mi mamá que podíamos quedarnos en su casa. Caminamos varias calles hasta que llegamos a una casa grande, con ventanas y puertas grandes; por dentro tenía muchos cuadros, muchas habitaciones, una gran sala y sillas y muebles muy bellos. La anciana nos acogió muy bien y

37


pronto nos adaptamos a nuestra nueva vida. Una mañana la anciana llegó a la casa y le dijo a papá y a mamá que tenían un trabajo en una fabrica a donde llega la leche recién ordeñada y la convertían en productos como leche pero pasteurizada, queso, mantequilla, cuajadas, kumis y lo demás. Al cabo de tres años mi alegría había vuelto; papá y mamá ya tenían amigos y amigas, se llevaban muy bien y los domingos salían con ellos a comer a jugar bingo o cosas así. Yo ya tenía amigos y cuando llegaba de estudiar (la señora también me había conseguido un cupo en el colegio) jugaba con ellos y con una pelota igual a la que había perdido y que la señora me había dado en mi último cumpleaños.

38

Todo sucedió así: Yo estaba en el baño y cuando salí y fui a tomar unas galletas de la cocina y vi que en la mesa había algo redondo y envuelto en un papel de fondo rojo y dibujos de perros, (a mí me gustaba mucho el color rojo y también los perros) había una tarjeta a su lado que decía: -Para Juan de Cecilia-. (Cecilia obviamente era la señora). Lo abrí rápidamente y descubrí que eso redondo era un balón idéntico al que había perdido como ya lo había dicho. Fui rápido a buscar a la señora, no podía encontrarla y no podía preguntarle a nadie ya que estábamos solos, porque mamá y papá se habían ido a trabajar a la fabrica y no llegarían sino dentro de 20 minutos, exactamente a las cinco de la tarde; finalmente la encontré en su habitación, estaba sentada en una mecedora, entré y le pregunté por qué nos ayudaba y ella me dijo: - porque a mí también me pasó lo mismo -. Me quedé frio al escuchar esa respuesta. Al mismo tiempo mamá y papá entraron, me abrazaron y me felicitaron. Esa y las demás noches dormí tranquilo porque ya tenía un hogar. Fin


El Presidente FINALISTA

Ana Maria Torres Cárdenas 11 Años Institución Educativa Alvernia Medellín – Antioquia Hablar sobre Luis Enrique Álvarez, sin recordar los caminos pisoteados por manadas de elefantes es imposible, ya que este personaje sí que tuvo una vida llena de grandes dificultades y tropiezos, que hicieron de él un hombre pujante y con ganas de ganarle la batalla a la vida. En el año de 1895, en una vereda adentro del pueblo de Angostura (Antioquia). Poblada con muy pocas personas, surgió un gran amor entre dos jóvenes. El Juan de la Cruz Álvarez y Ana Joaquina Mira, era un amor que con el paso del tiempo se fue acrecentado de una manera increíble. Ella sólo pensaba en que llegara la mañana de nuevo para poder contemplar la sonrisa de su Juan, una sonrisa que la llenaba de felicidad. Fue así que por todo el amor que sentía el uno por el otro decidieron unir sus vidas en el sagrado vinculo del matrimonio, una decisión que fue aceptada y compartida por sus familiares y amigos, ya que Juan era un campesino honrado, trabajador y con un gran deseo de formar una bella familia con la mujer que había escogido como esposa. Deseaba tener muchos herederos para que su amor se multiplicara como las arenas del mar. Eso comentaba Ana con gran alegría. En su afán por salir adelante, decidieron trabajar duro en sus sembrados de caña, cultivar la tierra con más ganas que nunca, porque sus hijos tendrían que estar muy orgullosos de ellos y seguramente dentro de poco comenzarían a llegar para llenar la casa de felicidad. Cada mañana era un día más de lucha; pues el trabajo les daba muy buenas ganancias. Tanto que comenzaron a hacer un ahorro significativo, porque, ellos sabían que criar tantos hijos no sería nada fácil. Tenían que ser muchos decían los esposos, ya que Juan hacia la tarea cada noche sin falla alguna. Pero al parecer algo estaba fallando, porque su esposa

39


no quedaba en estado. Esto comenzaba a preocuparlos un poco, pues su aniversario de boda seria en un mes. El tiempo no se detenía y su afán por tener hijos era cada vez mayor, Juan sentía que era su culpa, no sabía cómo ni que hacer para premiar a su esposa, sus noches se convertían en pesadillas cada vez que veía la ilusión de Ana por tener un hijo. Fue así que tomaron una decisión inteligente, visitaron al médico del pueblo. Juan muy apenado por tener que aceptar que no había sido capaz de preñar su mujer, pero el sentimiento que los unía continuaba igual o más grande que antes; el doctor Sebastián, decidió proponer un tratamiento muy delicado a la pareja. Mientras que Ana le pedía a la virgencita con todo el corazón que le regalara un hijo.

40

Dentro del tratamiento, el doctor les pidió, que debían mudarse al pueblo porque Ana tendría que asistir al menos dos veces en la semana al consultorio, además, necesitaba mucha quietud, ya que el medicamento era muy fuerte y le provocaría mareos continuos, esto parecía tardar más de seis meses. La pareja segura del paso que iban a dar decidieron gastar sus ahorros comprando una pequeña casa en el pueblo de Angostura, un sitio que los acogió con mucha amabilidad, como era costumbre en sus habitantes. El problema ahora era un trabajo para Juan que le diera tantas ganancias como sus sembrados, sólo contaba con una pequeña cantidad de dinero que les quedó después de la compra de su nueva casa. El deseo por salir adelante lo llevó a asociarse con Alfredo Vélez, un paisano adinerado que tenía un camión y vendía panela al por mayor a toda la región. Este negocio se hacía cada vez más próspero, tanto que en poco tiempo Don Juan se convirtió en el dueño absoluto del negocio y de los camiones. Don Juan y Doña Ana no se podían quejar de su economía, pero sí de su falta de hijos, ya estaban próximos a cumplir su tercer aniversario y nada de herederos, su tristeza y sus visitas a la virgen aumentaban cada vez más, pero el milagro estaba por ocurrir. Una mañana cuando visitaban el santuario de la virgen, Ana se sintió bendecida por el señor Jesús. De inmediato visitó el doctor y allí le confirmaron la presencia de su primogé-


nito. Pueden ustedes imaginar el gozo, la felicidad tan grande que sintieron al saber esta noticia, toda la familia saltó de júbilo. Su maternidad transcurrió feliz y con deseo de tener su hijo en brazos pronto. Así fue que llegó el gran día, su hijo amado había nacido perfecto, como ellos lo soñaron, decidieron llamarlo Luis Enrique Álvarez Mira. Lo que no sabían era que este niño tenía su propio destino marcado. Al cabo de ocho meses la pareja decidió tomar unas vacaciones muy merecidas con su hijo amado, las cuales fueron realmente trágicas. En el camino al mar, el carro perdió la dirección y se fueron al vacío, siendo Luis Enrique el único sobreviviente de este trágico accidente, allí comenzó su calvario. Pasó de ser el hijo anhelado a ser un niño desprotegido, sin familia, sin lugar en el mundo donde habitar. Pero la solidaridad se hizo presente por medio de unos indígenas de esta región, los cuales lo fueron ayudando para que sobreviviera en un mundo donde todo era escaso, su familia jamás supo de él, su vida se fue construyendo a base de mentiras, de pobreza, de injusticia y desamor, que hicieron reaccionar al joven que ya había tomado la decisión de extender sus alas e irse para la Capital. Siempre soñaba con estudiar y defender sus derechos y ser solidario con las otras personas. A pesar de su corta edad logró llegar a la ciudad y terminar su estudio de primaria y bachillerato con todo el esfuerzo del mundo y con la solidaridad de unos cuantos conocidos los cuales le ayudaron a realizarse como persona y así entrar a la vida política, con el paso de los años y con toda tristeza a cuestas por no conocer sus parientes, se convirtió en el mejor Presidente de la República colombiana. Saben, Luis Enrique era un ser solidario, generoso, sencillo y humilde. Todo esto hizo que fuera querido por el pueblo y que lo llamaran con gran orgullo: ¡¡ El gran Presidente Solidario!!

41


El Panadero FINALISTA

Any Camila Orrego Chavarria 11 Años Institución Educativa Ignacio Botero Vallejo El Retiro – Antioquia Yo tenía una vez un tío llamado Yoani, mi tío era muy feliz con su trabajo que era panadero y entonces la gente le pedía que le diera trabajo y mi tío les dio trabajo, eran como 15 trabajadores y entonces unos no sabían hacer el pan tostado y había uno que se llamaba Cucharita y Cucharita era muy tremendo y puso a tostar el pan y en vez de tostarlo lo quemó. — ¡Ay, ay, ay, Cucharita, te van a echar porque quemaste ese pan! Y el patrón está que llega y le va a jalar la oreja. —Tengo una idea, lo voy a lavar. Dijo Cucharita.

42

—Pues como que lo vas a lavar, más bien haga otro y le echa pasas y coco. Eso hizo Cucharita, llegó el patrón y le dijo: —Cucharita venga pues yo pruebo el pan que usted hizo hoy. Se sentó y Cucharita le sirvió, Cucharita apenas se escondía y lo miraba. Dice el patrón: —Ahora le toca el turno a servilleta. Servilleta, tu que te ves tan chiquito porque no haces unas galletas. — A… si patrón, yo hago las galletas — Se puso muy asustado pero bueno, empezó. Cogió 10 huevos, 6 bolsas de harina y empezó, pero asustado, revolvió y empezó e hizo las galletas y Cucharita pendiente de que no le pasara lo mismo que a él y preciso se le quemaron esas galletas. Cuando corre Cucharita y dice: ¬— ¡Ay hermano, huele a pasa quemada!


— ¡Ay, juepucha, yo le dije, ponga cuidado que no le pase lo mismo a los otros, si yo me voy, el embalado va ser usted Cucharita. si el patrón viene, dígale que yo me tuve que ir, porque ese olor tan verraco no me dejó trabajar. — y lo bueno es que no sabe que los panes se me quemaron. —Cucharita ojo con abrir la jeta, yo ya me voy, ahí lo dejo, ahora hay que llamar a Tostadita para que haga mañana los biscochos. Llegó Tostadita y dijo el patrón: — Ja, ja, ja, ja, pero bueno, empezá pues. Y Tostadita muy aburrido dijo: — Ese patrón no me gustó, mejor renuncio. Y así fue, renunció ya que los otros ya se habían ido y mi tío quedó solo comiéndose toda su parva. Fin

43


Tonny necesita ayuda FINALISTA

David Mateo Alzate Galvis 11 Años Institución Educativa San Cristóbal San Cristóbal - Medellín – Antioquia

44

Yo estaba caminando un sábado a las 12:00 del día , vi una maravillosa y grande pelota. La ignoré y seguí por mi camino. Cuando a lo lejos vi a un niño preguntándole a toda la gente del parque: — ¿Has visto mi pelota? — ¡Sí! Hace un momento, debajo de la silla que hay al lado de los columpios. Fuimos y ya no estaba, se puso muy triste y le dije: — Te prometo que te voy a ayudar a buscar la pelota. Recorrimos todo el parque y no vimos nada, me preguntó: — ¿Dónde estará? — No sé, vamos a buscar por todas las casas — le respondí. Cuando estábamos buscando le pregunté: — ¿Cómo te llamas? — Me llamo Tonny ¿y tú? — Juan. Cuando vimos a un niño con la pelota, lo perseguimos por todo el barrio, después se metió por una parte que no conocíamos, me encontré con Kevin, el que siempre me golpea en la escuela y nos preguntó: — ¿Hacia dónde van? — Detrás de un niño que tiene la pelota de mi amigo. — Para poder pasar me tienen que dar plata. — No tenemos. Tan pronto salimos corriendo, tan rápido como pudimos, hasta que lo perdimos de vista. A unas cuadras vimos el niño jugando con la pelota, le pregunté al niño que tenía la pelota: — ¿Cómo te llamas? — Max — Le dije: Max, ¿me entregas la pelota por favor? Muy triste nos la entregó, le dijimos: — Juguemos todos tres. Desde ese día, hasta hoy, jugamos Max, Tonny y yo.


El Poder de la solidaridad FINALISTA

Iván Sebastián Correa García 12 Años Institución Educativa San Cristóbal San Cristóbal - Medellín – Antioquia Había una vez un equipo de fútbol llamado el Deportivo Pradera, ese equipo tenía muchos admiradores y en esos admiradores había un niño llamado Mateo. Mateo cuando fuera adulto, quería ser del equipo el Deportivo Pradera, ese era su mayor sueño. El empezó a entrenar en una pequeña escuela de fútbol, estaba con un profesor que era uno de los mejores profesores de la institución donde Mateo estaba, quería ser el mejor de la clase. Poco a poco, era muy bueno, le faltaba un poco para ser un muy buen jugador, se convirtió en el mejor de la clase y armó un equipo, emocionados se metieron a la liga de menores y empezaron perdiendo, pero con el tiempo fueron los mejores de la liga, eran los primeros de esa liga. Ellos estaban emocionados, entonces llegó un niño nuevo al entrenamiento, donde estaba Mateo, los del equipo lo recibieron muy bien, pero Mateo no. Mateo estaba celoso porque todo el mundo le gustaba el niño nuevo, jugaba muy bien, y al pasar el tiempo se volvía más bueno y Mateo también. Mateo era muy competitivo y él quería ser el mejor que el niño nuevo. Mateo empezó a entrenar más tiempo y como el entrenamiento se le hacía más largo, su mamá empezó a preocuparse por él, porque el apenas tenía 9 años y vivían en un barrio popular de Medellín. Unos días después llegó un partido que era muy importante para ellos, el niño nuevo le pidió a Mateo que lo dejara jugar, Mateo por envidia no lo dejó, él no quería que sobresaliera en el partido. Mateo como era el preferido de todos, en el partido el equipo contrario no quería que Mateo les metiera el gol, entonces la defensa del equipo contrario le puso zancadilla y Mateo cayó y cayó tan mal que se fracturó y lo tuvieron sacar del partido. Mateo se puso muy triste porque a él lo sacaron y metieron al niño nuevo. El niño nuevo era muy bueno manejando el balón; a Mateo le dio mucha rabia porque el niño nuevo era la sensación del partido. Después del partido el niño nuevo invitó a Mateo que fuera con él a comerse un helado, Mateo aceptó. Ya

45


cuando estaban comiendo el helado, el niño nuevo le pregunto a Mateo que por qué Mateo le tenía tanta rabia y Mateo le respondió: No te tengo rabia, sino que yo tenía envidia, porque fueras muy bueno en el fútbol y más que yo. Entonces el niño nuevo le dijo “yo te enseñaré a jugar como yo e incluso más que yo”. Mateo le dijo “gracias” y Mateo le preguntó ¿cómo te llamas? Y él le dijo: “Me llamo Andrés”. Entonces Andrés cumplió su promesa, le enseñó a Mateo a jugar como él, ellos se querían mucho, eran los mejores amigos, eran como hermanos. Andrés era muy solidario y Mateo no tanto. Un día les dijeron que tenían que jugar el fin de semana, ellos empezaron a entrenar mucho y el fin de semana llegó y fueron todos al campo y esta vez Andrés pudo jugar todo el partido y anotó un gol y Mateo anotó dos y el partido quedó 3 – 0 , ellos estaban muy felices, ganaron un trofeo y unas medallas por ser el equipo menos derrotado.

46

Mateo era muy egoísta con el trofeo que había ganado todo el equipo, Andrés le dijo a Mateo que fuera un poco compartitivo con ellos y Mateo no quiso y Andrés a los pocos días fue a la casa de Mateo. Andrés le dijo: ya como te enseñé a jugar, te enseñaré un valor muy importante para la vida social, Andrés le enseñó el poder de la solidaridad Andrés le dijo: “tienes que ser compartitivo y ayudar para que cuando seamos adultos, seamos unos buenos adultos y unos buenos ejemplos para los pequeños”. Al otro día Mateo se fue al entrenamiento y les pidió disculpas y compartió con ellos el trofeo porque aprendió a ser un niño muy solidario. Fin


La historia de un niño FINALISTA

Yuliana Cardona Vásquez 11 Años Institución Educativa Barrio Olaya Herrera Medellín – Antioquia Había una vez un niño que era muy pobre y no tenía ni mamá ni papá, por eso vivía con su tío, el tío mandaba al niño a trabajar aunque él solo tenía 8 años. El niño trabajaba en un semáforo haciendo malabares. Una noche el niño regresó del trabajo, pero no trajo mucha plata y el tío se enojó mucho y le pegó, lo sacó para la calle, porque él decía: “si no traes plata no duermes, ni comes en mi casa”, cuando el tío lo sacó, él se fue a trabajar, para poder dormir en la casa al otro día. Cuando estaba recogiendo las monedas, se encontró con un señor que tenía mucha plata, el señor al ver al niño sintió lastima y lo invitó a comer, el niño le contó todo al señor, pero después se marchó, pues pensó que su tío le podía pegar por hacer contado como lo trataba. Después de varios días de hablar con el señor, ellos dos se volvieron muy buenos amigos. Una noche el niño regresaba para su casa y cuando llegó, se encontró con su tío borracho y le pegó porque no trajo dinero para el comprar trago, el niño se fue para la calle y le tocó dormir bajo un puente por varios días, pero como tenía tanta hambre tuvo que volver a trabajar al semáforo. Cuando estaba allí se encontró con el señor, y el niño le contó como estaba viviendo y él se solidarizó y se lo llevó a vivir con él y gracias al señor, el niño no tuvo que trabajar más y le dio gracias a Dios por mandarle un ángel tan solidario como él. Fin

47


El secreto de la solidaridad FINALISTA

Cristian Cano Ortiz 11 Años Centro Educativo Autónomo San Cristóbal - Medellín – Antioquia

La solidaridad es un conjunto de palabras, expresiones, comportamiento y compromisos que cada ser humano vive y desarrolla en el medio que lo rodea. Hubo una vez un joven llamado Pipe, que vivía en el barrio la Esmeralda; Pipe era pobre pero con gran espíritu de salir adelante y ayudar a los demás. Pipe quería ser un escritor famoso, soñaba que sus cuentos y poesías llegaran a todos los niños del mundo, para que aprendieran el secreto de la solidaridad.

48

El tiempo fue pasando y Pipe terminó sus estudios, la idea de ser un escritor famoso le ayudaba a no renunciar a sus sueños pero sus escasos recursos no le permitían entrar a la universidad, Pipe se sentó en un lugar sólo con papel y lápiz y comenzó a escribir. La Esmeralda es un gran barrio; tiene un hermoso puerto y llegan muchísimas personas ricas; y un día desembarcó un grupo de personas que ayudaron a los habitantes de la Esmeralda. Para ellos la idea era que las personas tuvieran una casa cómoda donde las familias pudieran vivir alegres y en armonía, comenzaron reuniendo a todo el barrio. El problema era que no había el suficiente dinero para construir todas las casas. ¡Se me ocurrió una gran idea! Entonces levanté la mano y propuse: todos los jóvenes podemos ir al parque a hacer actividades con todos los niños que van llegando de otras partes, mientras que nuestras madres venden ricos postres y helados. Todos aplaudieron la idea y se puso en marcha, un mensaje cubría casi todo el parque con la siguiente frase “Aprende a buscar el verdadero secreto de la solidaridad en las pequeñas cosas” ¡Disfruta realmente de este día! Los días transcurrieron entre el juego, la alegría y los ricos postres y helados que venían en el parque…


Mientras los hombres trabajaban incansablemente construyendo las hermosas casas que serían el orgullo de todos los esmeraldeños, Pipe miraba el cielo y con una gran sonrisa daba las gracias a Dios por tantas personas solidarias que llegaban a su barrio. Al cabo de tres meses el barrio la Esmeralda brillaba como una verdadera “esmeralda”, era limpia, embellecida por hermosos balcones llenos de flores de todos los colores, árboles frutales y el hermoso puerto de aguas cristalinas. ¡Ah que bien se siente y se vive en el barrio la esmeralda...! El grupo que había llegado desde lejos para ayudarles ahora tenía que partir, con gran tristeza pero agradecidos por tan valiosa ayuda, despiden a aquellos hombres y mujeres que aportaron sus ganas para que el sueño de tener unas casas dignas se hiciera realidad. Ahora, rondaba en la cabeza de Pipe la idea de que un barrio tan limpio debería tener una escuela y una parroquia. Pipe escuchó hablar a uno de los peregrinos que llegaba al puerto de un concurso de cuento y poesía que se realizaba todos los años por el mes de julio en la ciudad de “Analaqui” a donde él asistiría para escuchar y conocer a grandes escritores. Pipe no podía creer lo que escuchaba. Era su gran oportunidad para conocer a escritores famosos pero ¿cómo viajaré, si no tengo dinero? Corriendo se fue a su casa para contarle a sus padres lo que había escuchado, sus padres le dijeron Pipe eso es para personas que tienen mucho dinero y además han estudiado en grandes universidades, aquella noche no pudo dormir, pensando en lo maravilloso que sería asistir a aquel lugar; al día siguiente llegó al barrio la Esmeralda un viejo amigo de Pipe llamado Casimiro. Casimiro veía en el rostro de Pipe algo de tristeza entonces le preguntó ¿qué te pasa buen amigo?... Pipe suspiro y respondió: “me pregunto ¿cuál es el secreto para no desfallecer ante un sueño?” Casimiro pensativo respondió a Pipe: creo que en el mundo existen personas con un gran espíritu de lucha, capaces de conseguir todo lo que se proponen y además con deseos enormes de ayudar a los demás a conseguir lo que quieren. Tal vez si encontramos una de esas personas tú puedas realizar tu sueño… Pipe miró a Casimiro sorprendido por tan alentadoras palabras y dándole una palmadita en el hombro le dijo: y ¿Dónde la encontraremos? Casimiro con una mirada picarona le dijo: tú sólo preocúpate por hacer lo que mejor haces; y

49


por cierto cuál es tú sueño… sonrieron los dos amigos y Pipe le dice “Escribir”. Ah, muy bien, entonces a escribir, yo me encargo del resto. Cada ratito libre que tenía Pipe lo aprovechaba para escribir hermosos cuentos, mientras que su amigo Casimiro Hablaba con personas que tenían buenas relaciones con el mundo de la dama, Casimiro regreso al barrio la Esmeralda para recoger la obra maestra de su amigo. Cuando Casimiro presentó los escritos de su amigo a profesores y escritores lo único que salió de ellos fueron risas, Casimiro intentó por todos los medios que los presentes se interesaran por los cuentos y poesías de Pipe pero nadie quiso recibirlo; luego un señor de estatura alta y cabellera blanca se levantó de su silla y mirando a Casimiro fijamente le dijo: yo me llevaré los escritos, Casimiro salió corriendo a llamar a Pipe para darle las buenas noticias, Pipe estaba sorprendido por lo que escuchaba pero tenía que esperar una semana.

50

Casimiro volvió a embarcarse al barrio la Esmeralda pero ahora con muy buenas noticias. Pipe lo esperaba en el puerto ansioso de conocer la respuesta; Casimiro antes de llegar al puerto se lanzó del barco y nadando llegó a donde Pipe todo mojado y con una sonrisa que lo decía todo. Pipe del abrazo que le dio lo volvió a tirar al agua y ya juntos celebraron ese primer triunfo de ser “escritor de cuentos y poesías” Al final el nombre de aquel buen señor fue el secreto de la solidaridad. Fin


Una historia de vida FINALISTA

Carolina Serna Álvarez 11 Años Institución Educativa San Cristóbal San Cristóbal - Medellín – Antioquia Esa nube tiene forma de avión ¿de perro o de flor? eso era lo que estaba pensando recostada en el césped del parque; cuando de pronto se me acercó un niño: tenía la cara triste, la ropa rasgada, el cabello revolcado y la piel sucia… me miraba detenidamente y con una tímida sonrisa, me preguntó si quería jugar con él, a mi mente llegaron los recuerdos de mi madre cuando me decía que no me acercará a gente extraña y que no confiará en nadie, mucho menos en esa clase de gente que seguramente solo querían hacerme daño. En verdad nunca he podido comprender por qué los habitantes de la calle y la gente pobre son discriminados, sabiendo que son también seres humanos, igualmente y piensan y sienten y nosotros nos mostramos más indiferentes… Mirándolo a los ojos y con una mueca le dije que sí, que escogiera cualquier juego; ahora creo que aquel pequeño fue totalmente feliz al sentirse aceptado por alguien, decidió sentarse a mi lado y me empezó a contar que conocía un juego que consistía, en que unos muchachos salían detrás de otros y al que cogían le tocaba ahora perseguir. -¡ah sí! Se llama chucha cogida; mientras corríamos en el parque, yo pensaba en lo triste que podría ser la vida de aquel niño de hecho me parecía imposible que no conociera ese juego tan importante en la vida de todos los niños; por andar en otro mundo me caí y me aporree en una piedra grande y puntuda, el niño se preocupó mucho por mí hasta el punto en que insistió en llevarme a un hospital, pero la verdad no era para tanto por mi se preocupan mis abuelos, mis papás y mis hermanos, pero ¿quién se preocupaba por mi nuevo amigo, y por ese montón de personas que no tienen a nadie en el mundo, que sólo viven de la caridad de los otros? Eso verdaderamente daba lástima. Ese día pasó rápido y al notar que se estaba oscureciendo decidí marcharme a casa, pero no sin antes preguntarle el nombre, ahora sabía que se llamaba Juan y que era muy buena persona. Estando en mi casa y a escondidas de mi mamá, mandé a la señora del aseo a

51


llevarle comida y sábanas limpias a Juan para que no tuviera tanto frio y pudiera esconderse de los fantasmas que salen en la noche. Todos los días siguientes mi nuevo amigo y yo nos divertimos mucho; mis compañeras del colegio decían que era estúpido jugar con ese “gamín”, además qué pensaría la gente de mi, el caso era que no me importaba y no entendía por qué decían que Juan era un gamín: Él sólo era un niño que no tenía ni papás, ni casa, ni comida, ni amor. Recuerdo que en una ocasión Juan me regaló un collar con una figura de corazón partido en la mitad, me dijo que él guardaría el otro medio corazón y que cada vez que los juntáramos, la figura estaría completa, fueron días tan felices… hasta que una mañana, por las noticias avisaron que vendría el presidente y mucha más gente importante a la ciudad, así que dejaron todo limpio, tanto que recogieron a toda la gente que vivía en la calle y obviamente, entre ellos estaba Juan, mi amigo del alma, al que seguramente nunca volvería a ver. Muchos años después, una tarde, caminando por las calles de la ciudad, vi a un hombre trabajando en una tienda, un hombre que me hizo recordar algo que había olvidado y que ese medio corazón en su cuello me recordó.

52

Corrí a su encuentro, guiada por un sentimiento de profunda alegría que sólo podía que pertenecer a mi infancia, él me contó lo que había pasado; volvimos a vernos, pero ahora con más frecuencia, nunca hubiera pensado que gracias a Juan aprendí que era la solidaridad y creo que gracias a él estoy conociendo el amor… lo que si me da mucha tristeza es que la sociedad en general se está volviendo egoísta y en poco tiempo en sus almas no quedará ningún rastro de la satisfacción que se experimenta al ayudar a quien lo necesita.


Jacobo consigue una amiga FINALISTA

Estefanía Carvajal Callejas

13 Años Institución Educativa Félix de Bedout Moreno Medellín – Antioquia Esta es la historia de Jacobo un chico de 16 años que era muy rechazado por sus compañeros por ser gay y por tener un aspecto diferente a todos los “hombres” de su salón. Lo maltrataban mucho no sólo físicamente si no verbalmente, todos los días sus compañeros inventaban cosas para molestar a Jacobo sin embargo él no prestaba atención. Cierto día Jacobo paseaba por el parque y cinco jóvenes de su misma edad lo rodearon, lo golpearon y lo dejaron inconsciente. Después de la golpiza pasaba Mariana una chica de su colegio que no era amiga de Jacobo pero lo vio tan mal que decidió ayudarlo, llamó a una ambulancia para que lo llevaran a un hospital para que le sanaran las heridas, se encargó de enterar a sus padres y de quedarse ahí mientras Jacobo se recuperaba; cuando se recuperó sus padres y Mariana estaban ahí nervioso porque Jacobo no reaccionaba, luego de esto Mariana y Jacobo fueron muy buenos amigos. Fin

53


La verdadera historia de Hércules FINALISTA

Andrew Gutiérrez López 11 Años Institución Educativa San Cristóbal San Cristóbal - Medellín - Antioquia Había una vez un niño llamado Hércules quién era el más fuerte de su comunidad llamada Athenai, años después él estuvo en un entrenamiento de lucha, para combatir a los bandidos, pero no fue así al ver que su habilidad para manejar la espada era magnifica, lo ascendieron a guerrero. En una de sus peleas, todos murieron, sólo él sobrevivió. Él se retiro. Un brujo le tenía envidia a Hércules, el brujo creó unos monstruos para matar a Hércules, pero el dios de Grecia Mcrocio le dio a Hércules una espada con poderes, le dio mucha más fuerza y sabiduría puesto que el brujo lo va a engañar.

54

Un día el brujo citó a Hércules y le dijo que los centauros habían secuestrado a su novia, lo que Hércules no sabía es que el brujo la mandó a secuestrar. Hércules fue a rescatar a su novia al Bosque de los Centauros, Hércules venció a los guardianes del centauro mayor. Hércules salvó a su novia matando al centauro con su espada que traspasó el corazón. Hércules llevó el cuerpo del centauro como evidencia de su muerte, Hércules no sabía que el brujo seguía haciendo planes sobre asustar a la comunidad. Después del susto que le pegó a la comunidad de Athenai él creó un monstruo llamado Hidra, era tan grande que era 10 veces más grande que Hércules, la Hidra hacía estragos en Athenai. La misión de Hércules era acabar con la Hidra. La Hidra vivía en una cueva, Hércules entró a la cueva, la Hidra se le tiró encima, Hércules tenía una antorcha y le quemó la cabeza, el fuego prevenía el crecimiento de sus cabezas, por pasar más de un minuto la Hidra murió de calentura, Hércules celebró en su comunidad la muerte de la Hidra, pero llegó el brujo y liberó 20 aves de madera que eran muy fáciles de matar pues no volaban alto, Hércules las mató, el brujo le dijo que si aceptaba pelear con él pues le dio varias ideas para pelear, 2 de ellas fueron: - que la novia de Hércules la tenía secuestrada - que si Hércules ganaba la pelea el brujo moriría y Hércules sería feliz, pero si el brujo ganaba Hércules sería de él para siempre.


Hércules aceptó la pelea, es en el monte de fuego. Al llegar el día de la pelea Hércules habló con el dios de Grecia Mcrocio quien le dio muchos más poderes para pelear con el brujo y le regaló un Pegaso, un caballo con alas, a Hércules le gustó mucho su caballo y le agradeció al dios Mcrocio porque sin los poderes el brujo le ganaría. Hércules voló en su caballo hasta el monte de fuego que antes de iniciar la pelea ensayó los poderes. Hércules llegó y el brujo no estaba, Hércules tomó su poder invisible y lo vio, el brujo volvió a su forma normal, Hércules cogió el poder del agua y lo tiró hacia el brujo, el brujo cayó junto al volcán donde se tiro y salió un gigante llamado Yulis quien cogió a Hércules y lo acercó a su boca, Hércules sacó su poder de agua y se lo tiro al ojo y murió, el brujo como estaba dentro de Yulis también murió y toda la comunidad de Hércules disfrutó y vivieron felices para siempre. Fin

55


Instituciones Educativas participantes en el VIII Concurso de Cuento Infantil “Pedrito Botero” 2012 Medellín Centro Educativo Autónomo Colegio Cooperativo San Antonio de Prado Colegio Jesús María Colegio Madrid Campestre Colegio María Auxiliadora Colegio Sagrados Corazones Colegio San Ignacio de Loyola Colegio Santa María de La Paz Colegio Santos Ángeles Custodios Fundación Mutis Inem José Félix de Restrepo Sede Guillermo Echavarria Misas Institución Educativa Alcaldía De Medellín Institución Educativa Alvernia Institución Educativa Ángela Restrepo Moreno Institución Educativa Barrio Olaya Herrera Institución Educativa Barrio Santander - Sección Estado De Israel Institución Educativa Campo Valdés Institución Educativa Federico Ozanam Institución Educativa Félix de Bedout Moreno Institución Educativa Joaquín Vallejo Arbeláez Institución Educativa José Asunción Silva Institución Educativa José Horacio Betancur Institución Educativa José María Espinosa Prito Institución Educativa La Salle de Campo Amor Institución Educativa Loma Hermosa Institución Educativa Luis López de Mesa Institución Educativa Maestro Pedro Nel Gómez Institución Educativa Manuel J. Betancur Institución Educativa Marco Fidel Suárez - Sección Carlos Obando Institución Educativa Marco Fidel Suárez - Sección Cuarta Brigada Institución Educativa Marco Fidel Suárez - Sección La Iguaná Institución Educativa Mater Dei Institución Educativa Monseñor Gerardo Valencia Cano Institución Educativa Octavio Calderón Institución Educativa Presbítero Juan J. Escobar Institución Educativa San Antonio de Prado - Sección Carlos Betancur Institución Educativa San Antonio de Prado - Sección María Mallarino


Institución Educativa San Cristóbal Institución Educativa San Juan Bosco Institución Educativa San Vicente de Paúl Bello Colegio Mano Amiga El Retiro Institución Educativa Ignacio Botero Vallejo Envigado Colegio La Salle Itagüí Institución Educativa Loma Linda La Unión Centro Educativo Juguetones Santa Fe de Antioquia Institución Educativa Arturo Velásquez Ortiz Titiribí Institución Educativa Santo Tomás De Aquino


Esta Obra se terminó de imprimir en Divegráficas Ltda. Medellín, noviembre 2012.


Esta publicación se hizo gracias al talento de cada uno de los pequeños escritores, con el apoyo de: La Alcaldía de Medellín, La Biblioteca Pública Piloto de Medellín, el Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín y la Red de Bibliotecas Área Metropolitana, que hicieron posible la producción de este libro ahora en sus manos. Invitamos a niños y niñas para que participen en el Noveno Concurso de Cuento Infantil “Pedrito Botero”


Este libro reúne los cuentos de los niños y niñas ganadores y finalistas del Octavo Concurso de Cuento Infantil “Pedrito Botero” 2012, convocado por la Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina. Sueños y realidades de los niños hechos cuentos. Todas las actividades literarias y de promoción de lectura de la Biblioteca Pública Piloto hacen parte de su Programa Institucional de Lectura y Escritura y están enmarcados dentro del Plan de Lectura y Escritura: “Medellín, lectura viva”, de la Alcaldía de Medellín.

USTREAM

VIII Concurso de Cuento Infantil Pedrito Botero  

VIII Concurso de Cuento Infantil Pedrito Botero

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you